Issuu on Google+

Año 3. Nº 22

A

S

T

R

Página

O

L

O

G

Í

A

, O

T

T A R O R O S

T C

, U

P E

O N

E T

M O

A S

.

S .

, .

C

U

E

N

T

O

S

1

Y

Musashi, por Pablo Scalise

Escriben y colaboran en este número: Horacio Otheguy Riveira, Pablo Scalise, Fabián Gutiérrez Reyes, Jorge David Alonso Curiel, Guillem de Rubenhor, María de la Paz Reyes Peña, Roberto Langella AGOSTO 2012


Pá gin a

2

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica

Regale y regálese su propia carta natal astrológica (nuestro informe es elaborado de manera completamente artesanal y personalizada); NO ES PRODUCTO DE PROGRAMAS DE COMPUTADORA. Incluye: Análisis de la carta natal propiamente dicho, análisis del horóscopo personal anual, informe sobre vidas pasadas, lista de heráldicas, mapas astrales a todo color. Obtenga gratis un ejemplo de nuestro producto en nuestro sitio de descargas, y comprobará la calidad del tratamiento y presentación. Con el encargo de dos cartas natales (parejas, padres e hijos, etc.) REGALAMOS un informe sinástrico (comparación de cartas, para evaluar compatibilidades e incompatibilidades de la relación). Los primeros 15 consultantes de cada mes recibirán un informe numerológico (personalidad y destino) GRATIS. Descargue gratis desde nuestra sección de links el programa de Videoconferencias Skype, para que podamos atender on line las lecturas de Tarot y runas celtas; nosotros le diremos cómo instalarlo y configurarlo. Escríbanos para que podamos brindarle mayor información sobre nuestros servicios y formas de pago. Tómese unos segundos para visitar todas nuestras secciones, donde hallará más detalles. Visite nuestra web y vea más detalles, listas de precios, y encuentre en nuestros blogs artículos interesantes sobre astrología y otros temas; ¡los esperamos!.

www.spesunicastrologia.com.ar


Pá gin a

3

S pe s

Un ica

Sumario Editorial

4

Noticias del mundillo literario

5

El marciano (1º parte), por Ray Bradbury

6

No está escrito en ninguna parte, por Horacio Otheguy Riveira

8

La voz de un pueblo dormido, por Fabián Gutiérrez Reyes

10

Divagaciones pelotudas, por María de la Paz Reyes Peña

11

Súbitos, por Guillem de Rubenhor

12

Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (10º parte), por Armando Rey

14

Se me cayeron las alas

16

El Astrólogo y la Tarotista

18

Recordando “Nueve Reinas”, de Fabián Bielinsky, por Jorge Alonso Curiel

20

Los signos del zodiaco en la historia (Escorpio)

21

Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella

22

Pablo Scalise, de Llavallol para el mundo

24

Lo mejor (y lo peor) de Facebook

26

Onomancia

29

Horóscopo

30


Pá gin a

4

S pe s

Un ica

Editorial Cortinas de humo

C

onsejos sobre cómo mantener viva la relación de pareja, un reportaje a la viuda de un genio, un link a la noticia sobre la supuesta demencia senil de Gabriel García Márquez y otro más al video de una conferencia de Vargas Llosa, donde abunda sobre las bondades del capitalismo más salvaje, todo hecho por la misma persona pero en diferentes medios, para que el espectador se entretenga armando el rompecabezas, si es que tiene tiempo y ganas. Como la historia de aquel actor en la película de Woody Allen (Regarding Henry), que desenfocaba, entonces no había modo de regular la cámara, era él mismo el que desenfocaba. Cuando intentás mantener la política solo como tema de sobremesa, el postre termina cayéndote pesado, y se nota. En todo caso terminás tocando la flauta como en Hammelin, y tus seguidores embelesados terminan tirándose de cabeza al río, desde el muelle. Quizás nuestra propuesta sea basura, pero toda la inmundicia está acá, no hay rompecabezas que resolver, no hay segundas lecturas. Esto es lo que somos, se toma o se deja. Editorializar se editorializa de dos maneras, o bien diciendo “uy, mirá lo que me en-

contré”, y presentando a continuación párrafos de Mi Lucha, de Hitler o de El Capital de Marx, o diciendo directamente de qué va la vaina, más tarde o temprano ustedes eligen, o porque no les gusta lo que estamos diciendo o porque nuestras apariencias no son muy cool que digamos. Ustedes saben, mi teoría es que el pensamiento de derechas es fruto de una patología, nadie elige real y libremente estar a favor del conservadurismo y el estancamiento, poner el valor de mercado por encima del humano, anatemizar al que piensa y siente diferente hasta convertirlo en un desterrado de todas partes. Los que se creen a la vanguardia de todo son quienes más retrasan; es fácil y facilista apostar a un caos y sin-sentido natural y universal, porque así nadie es responsable de los desmanes y te librás de tomar partido. Es más, te autodenominás algo así como “taller de pensamiento sociológico” y da la casualidad que desde ahí solo alentás pensamientos fascistas. Que las crisis son momentos que pueden aprovecharse para superarnos, puede que tenga algo de razón, pero también es un argumento complaciente para aquellos que provocan las crisis (algo así como “pegame que me gusta”); en realidad, porque las que nos

ayudan a superarnos son solo aquellas personales. Las crisis provocadas por terceros, por individuos poderosos en perjuicio de las mayorías siempre son injusticias, por más que los obsecuentes de siempre quieran verlo como algo positivo y beneficioso de vivir. La obsecuencia, un tema del que no se ha tratado nunca completamente; la filosofía del trepador y de la “green card”, el espíritu del balsero que abandona a su familia para ir a entregarse a los brazos del tirano. Eso no es aprovechar la crisis para superarse, eso es rendirse. Y en toda rendición hay siempre algún tipo de traición. R. L. y M. P. R. P. Agosto, 2012


Pá gin a

5

S pe s

Un ica

Noticias del mundillo literario

Recuerden que apareció la edición especial nº 1 de El Astrólogo y la Tarotista, la que pueden ver haciendo click aquí. Para comprar la versión impresa, click aquí. *

Nuestro amigo Simón Domínguez Barahona, ecuatoriano realizador cinematográfico, está en la preproducción de su próxima película, y para ello requiere de la ayuda de todos, para lo cual se ha adherido a un no-

vedoso sistema de mecenazgo llamado “crowdfunding”, que se basa en diferentes montos que pueden donarse (en este caso va desde los 2 euros hasta los 300 euros) a cambio luego se realizarán retribuciones a todos los donantes, desde la participación en los créditos de agradecimiento de la película, el ejemplar de un DVD de la misma, etc. El título del film es Latino-

http://www.kifund.com/es/ project/latinoamerica-seunen-las-sangres-ecuador No dejen de visitar el sitio, tanto para realizar una donación como para enterarse de este interesantísimo proyecto.

américa, se unen las sangres, y hay una completísima información acerca de esta producción y su forma de financiamiento en

Simón Domínguez Barahona


Pá gin a

6

S pe s

Un ica

El marciano (1º parte), por Ray Bradbury

L

as montañas azules se alzaban en la lluvia y la lluvia caía en los largos canales, y el viejo La Farge y su mujer salieron de la casa a mirar. -La primera lluvia de la estación señaló La Farge. -Qué bien -dijo la mujer. -Bienvenida, de veras. Cerraron la puerta. Dentro se calentaron las manos junto a las llamas. Se estremecieron. A lo lejos, a través de la ventana, vieron que la lluvia centelleaba en los costados del cohete que los había traído de la Tierra. -Sólo falta una cosa -dijo La Farge mirándose las manos. -¿Qué? -preguntó su mujer. -Me gustaría haber traído a Tom con nosotros. -Oh, por favor, Lafe. -Sí, no empezaré otra vez. Perdona. -Hemos venido a disfrutar en paz nuestra vejez, no a pensar en Tom. Murió hace tanto tiempo... Tratemos de olvidarnos de Tom y de todas las cosas de la Tierra. La Farge se calentó otra vez las manos, con los ojos clavados en el fuego. -Tienes razón. No hablaré de eso nunca más. Pero echo de menos aquellos domingos, cuando íbamos en automóvil a Green Lawn Park, a poner unas flores en su tumba. Era casi nuestra única salida. La lluvia azul caía sobre la casa. A las nueve se fueron a la cama y se tendieron en silencio, tomados de la mano, él de cincuenta y cinco años, y ella de sesenta en la lluviosa oscuridad. -¿Anna? -llamó La Farge suavemente. -¿Qué? -¿Has oído algo? Los dos escucharon la lluvia y el viento. -Nada -dijo ella.

-Alguien silbaba. -No lo he oído. -De todos modos voy a ver. La Farge se levantó, se puso una bata, atravesó la casa y llegó a la puerta de la calle. La abrió titubeando, y la lluvia fría le cayó en la cara. En la puerta del patio había una figura. Un rayo agrietó el cielo; una ola de color blanco iluminó un rostro que miraba fijamente a La Farge. -¿Quién está ahí? -llamó La Farge, temblando. No hubo respuesta. -¿Quién es? ¿Qué quiere? Silencio. La Farge se sintió débil, cansado, entumecido. -¿Quién eres? -gritó, Anna se le acercó y lo tomó por el brazo. -¿Por qué gritas? -Hay un chico ahí fuera en el patio y no me contesta -dijo La Farge, estremeciéndose-. Se parece a Tom. -Ven a acostarte, estás soñando. -Pero mira, ahí está. Y La Farge abrió un poco más la puerta para que también ella pudiera ver. Soplaba un viento frío y la lluvia fina caía sobre el patio, y la figura inmóvil los miraba con ojos distantes. La vieja se adelantó hacia el umbral. -¡Vete! -gritó agitando una mano-. ¡Vete! -¿No se parece a Tom? -preguntó La Farge. La figura no se movió. -Tengo miedo -dijo la vieja-. Echa el cerrojo y ven a la cama. Deja eso, déjalo. Y se fue, gimiendo, hacia el dormitorio. El viejo se quedó, y el viento le mojó las manos con una lluvia fría. -Tom -llamó La Farge en voz baja-. Tom, si eres tú, si por un azar eres tú, no cerraré con llave. Si sientes frío y quieres calentarte, entra más tarde y acuéstate junto a la chimenea; hay allí unas alfombras de piel.

Cerró la puerta, pero sin echar el cerrojo. La mujer sintió que La Farge se metía en la cama y se estremeció. -Qué noche horrible. Me siento tan vieja.... -dijo sollozando. -Bueno, bueno -la calmó él, abrazándola--.. Duerme. Al cabo de un rato la mujer se durmió. Y entonces La Farge alcanzó a oír que la puerta se abría, casi en silencio, dejaba entrar el viento y la lluvia, y se cerraba otra vez. Luego oyó unos pasos blandos que se acercaban a la chimenea, y una respiración muy suave. -Tom -dijo. Un rayo estalló en el cielo y abrió en dos la oscuridad. A la mañana siguiente, el sol calentaba. El señor La Farge abrió la puerta de la sala y miró rápidamente alrededor. No había nadie sobre la alfombra. La Farge suspiró: -Estoy envejeciendo. Salía de la casa hacia el canal, en busca de un balde de agua clara, cuando casi derribó a Tom, que ya traía un balde lleno. -Buenos días, papá. El viejo se tambaleó. -Buenos días, Tom. El chico, descalzo, cruzó de prisa el cuarto, dejó el balde en el suelo y se volvió sonriendo. -¡Qué día más hermoso! -Sí -dijo La Farge, estupefacto. El chico actuaba con naturalidad. Se inclinó sobre el balde y comenzó a lavarse la cara. La Farge dio un paso adelante. -Tom, ¿cómo viniste aquí? ¿Estás vivo? El chico alzó la mirada. -¿No tendría que estarlo? -Pero, Tom... Green Lawn Park todos los domingos, las flores y... La Farge tuvo que sentarse. El


Pá gin a

7

chico se le acercó y le tomó la mano. La mano de Tom era cálida y firme. -¿Estás realmente aquí? ¿No es un sueño? -Tú quieres que esté aquí, ¿no? -El chico parecía preocupado. -Sí, sí, Tom. -Entonces, ¿por qué me preguntas? Acéptame... -Pero tu madre, la impresión... -No te preocupes. Estuve a vuestro lado, cantando, toda la noche, y me aceptaréis, especialmente ella. Espera a que venga y lo verás. Tom se echó a reír sacudiendo la cabeza de rizado pelo cobrizo. Tenía ojos muy azules y claros. La madre salió del dormitorio recogiéndose el pelo. -Buenos días. Lafe, Tom. ¡Qué hermoso día! Tom se volvió hacia su padre y se le rió en la cara. -¿Ves? Almorzaron muy bien, los tres, a la sombra de detrás de la casa. La señora La Farge descorchó una vieja botella de vino de girasol, que había apartado en otro tiempo, y todos bebieron un poco. El señor La Farge nunca la había visto tan contenta. Si Tom la preocupaba, no lo demostró. Para ella era algo completamente natural. La Farge comenzó a pensar también que era natural. Mientras mamá lavaba los platos, La Farge se inclinó hacia su hijo y le preguntó con aire de confidencia: -¿Cuántos años tienes, hijo? -¿No lo sabes? Catorce, por supuesto. -¿Quién eres, realmente? No es posible que seas Tom, pero eres alguien. ¿Quién? Atemorizado, el chico se llevó las manos a la cara. -No preguntes. -Puedes decírmelo -dijo el hombre-. Lo comprenderé. Eres un marciano, ¿no es cierto? He oído historias de los marcianos, pero nada definido. Dicen que son muy raros y que cuando andan entre nosotros parecen terrestres. Hay algo en ti... Eres Tom y no eres Tom.

S pe s

-¿Por qué no me aceptas y callas?gritó el chico hundiendo la cara entre las manos-. No dudes, por favor, ¡no dudes de mi! Se levantó de la mesa y echó a correr. -¡Tom, vuelve! El chico corrió a lo largo del canal, hacia el pueblo lejano. -¿Adónde va Tom? -preguntó Anna que regresaba a buscar el resto de los platos. Miró atentamente a su marido-. ¿Le has dicho algo desagradable? -Anna-dijo el señor La Farge tomándole una mano-. Anna, ¿te acuerdas de Green Lawn Park, del mercado, de Tom enfermo de neumonía? La mujer se echó a reír. -¿Qué dices? -No importa -contestó La Farge en voz baja. A lo lejos, el polvo se posaba a orillas del canal por donde había pasado Tom. Tom volvió a las cinco de la tarde, cuando el sol se ponía. Miró indeciso a su padre.

Un ica

pero prefiero no hablar de eso ahora. -No hablemos entonces. Lávate las manos, es hora de cenar. El chico corrió a lavarse. Unos diez minutos más tarde, una lancha se acercó por la serena superficie de las aguas. Un hombre alto y flaco, de pelo negro, la impulsaba con una pértiga, moviendo lentamente los brazos. -Buenas tardes, hermano La Farge dijo deteniéndose. -Buenas tardes, Saúl. ¿Qué se cuenta por aquí? -Esta noche, muchas cosas. ¿Conoces a un tal Nomland que vive al borde del canal en una casa de chapas? La Farge se enderezó. -Sí. -¿Sabías que era un granuja? Se dijo que salió de la Tierra porque había matado a un hombre. Saúl se apoyó en la pértiga mojada y miró a La Farge. -¿Recuerdas el nombre del muerto? -Gillings, ¿no?

-Nada de preguntas -dijo La Farge. El chico sonrió con una sonrisa blanca.

-Sí, Gillings. Pues bien, hace unas dos horas el señor Nomland llegó al pueblo gritando que había visto a Gillings, vivo, aquí, en Marte, hoy, esta misma tarde. Nom1and quería esconderse en la cárcel, pero no lo dejaron. De modo que volvió a su casa y veinte minutos después, dicen, se pegó un tiro. Vengo ahora de allí.

-Estupendo.

-Bueno, bueno -dijo La Farge.

-¿Dónde has estado?

-Ocurren unas cosas... -dijo Saúl-. En fin, buenas noches, La Farge.

-¿Me vas a preguntar algo? -quiso saber.

-Cerca del pueblo. Casi no vuelvo. He estado a punto de caer en una... -el chico buscaba la palabra exacta-, en una trampa. -¿Cómo en una trampa? -Pasaba al lado de una casita de chapas de zinc, cerca del canal y de pronto pensé que me perdía y que no volvería a veros. No sé cómo explicártelo, no encuentro cómo, ni siquiera yo mismo lo sé. Es raro,

-Buenas noches. La lancha se alejó por las serenas aguas del canal. -La cena está lista -llamó la mujer. (Continúa en el próximo número)


Pá gin a

8

S pe s

Un ica

No está escrito en ninguna parte, por Horacio Otheguy Riveira 1

batadora y mirada ausente con sonrisa dulce.

a cena alrededor de la piscina fue tan espléndida como todas las que Evaristo Fernández solía preparar en primavera: velas en el césped, luces de colores debajo del agua, manjares variados: platos turcos, franceses, argentinos e italianos. Todo regado a gusto por buenos vinos y coronado por un postre helado rociado de ron y fuego que se creaba cada año especial para la ocasión.

Evaristo presentaba a su esposa, con quien se había casado sin invitados en una ermita de la sierra, y con la que había pasado una encantadora luna de miel perdidos en la austeridad casi monacal de una cabaña en medio de un bosque.

L

Nadie nunca supo el motivo de semejante ceremonia. Era un ágape misterioso y a la vez demasiado expuesto. La ocurrencia pública y secreta de un arquitecto de fama internacional por diseños como los de su propia mansión en la que vivía solo con dos criados, más los que contrataba para cada fiesta, aunque ninguna tan multitudinaria como la de primavera. Este año fue distinto, pues por primera vez estuvo claro el motivo. No hacía falta ruborizarse ante el silencio del apuesto dueño de casa cuando se le preguntaba. Todos los ojos enfocaban a la preciosa mujer de edad indefinida, de curvas ligeramente pronunciadas, sensualidad arre-

Julieta Borrés-Escobar paseó su elegancia entre los comensales, pero a todos sorprendió su bella frialdad: “Es hermosa pero rara”, “Parece sacada de una de esas películas que no se entienden”, “Tiene un aire

de mujer fría fascinante”… Evaristo la paseaba de la mano, apenas cubierta por un vestido de seda muy ceñido, casi transparente. Disfrutaba el mínimo acercamiento con quien fuera, todo era esplendor, máxima excitación al percibir que la mirada de los otros recorría sus curvas, su boca, sus piernas, como si fuera una deidad recién llegada de otro mundo sólo para él.

En víspera de tragedia, el drama empezó horas después, cuando ya no quedaban restos de whisky, ron ni champán, y nada ni nadie podía consolarle. 2

D

urante años deseó a esta mujer soltera, encerrada a cal y canto con su madre y su hermana. Durante años el deseo de Evaristo recorrió esas paredes y esa silueta sin recibir ninguna posibilidad de acercamiento. Hasta que alguien le dejó caer —entre copa y copa en un Casino, mientras la ruleta daba vueltas y él ganaba pequeñas fortunas— que existía doña Laura, una vidente, dueña y señora de las conquistas imposibles. Y allí fue cargado de dinero en metálico, aunque la primera vez no le cobró, sólo le pidió lo que necesitaba para el agarre, para que usted la tenga bien tenida: “ropa interior, sangre menstrual, vello púbico y cabello… y una o dos fotos, mejor dos, cuando más actuales mejor”. El hombre creyó levitar. Ninguno de sus andares se parecía a los habituales. El mero contacto con su propia piel encendía su antigua y soñada pa-


Pá gin a

9

S pe s

sión. Lo imposible encontraba caminos palpables, y la boca de esa silueta temblorosa con la que apenas había cruzado palabras pudorosas características de entre vecinos, se abría húmeda y lasciva por primera vez.

divulgar su gran triunfo a propios y extraños, más allá de toda fiesta

3

L

a fiesta terminó. Juliette ya se entregó por completo a sus caprichos, y ahora amanece en la ciudad donde Evaristo pensaba

consiste en conseguir que le acompañe, que le acepte, que usted la posea cuanto quiera, pero nunca dije que le amara. — ¿Entonces ya no puede hacerse nada? — No.

Pagó a un detective para que consiguiera todos los encargos. Y la noche en que le fueron entregados no pegó ojo: se embriagó con el aroma de todo lo recaudado, el tacto de tan preciado tesoro y la viva imagen de la bella solterona desnuda entre sus brazos. El perfume cautivante de una mujer que perdería su virginidad en sus brazos. Doña Laura recibió el material y tras previo pago por adelantado de la suma acordada le dio una fecha, y en ese día, a la hora predeterminada, llamó a la puerta de Julieta y ésta le recibió sonriente, vestida de blanco, sensualmente prometedora, y él la pidió en matrimonio y ella aceptó y dos días después se casaron, y más tarde juntos asistieron a la gran fiesta en que la presentó en sociedad. Todo a pedir de boca, de piel, de mirada y de ensueño.

Un ica

— ¿Cómo que no? — Están ustedes condenados. — ¿Condenados? — Condenados a entenderse sin posibilidad de salvación. — ¿Y eso dónde está escrito? — En ninguna parte.

convencional, más allá del tiempo y el espacio, y acaricia su espalda desnuda, sus hermosos pechos, su boca perfecta, sus muslos deliciosos tan bien disfrutados en la luna de miel, mas esta vez ella no reacciona. Es una muerta en vida. Sólo acepta sus caricias con sumisión de hembra de alquiler drogada de por vida. No tiene voluntad, apenas se asea, apenas se mueve, apenas respira. Evaristo la lleva en su coche a toda prisa a la casa de la vidente que tan caro le cobró. Julieta lleva una sonrisa pegada a la boca. Doña Laura les abre y no tarda nada en asegurarle al hombre desesperado: — Yo nunca dije que le amara, señor, jamás he dicho eso. Mi trabajo

Cuando vuelven al coche, Evaristo Fernández está furioso, a su antaño adorada le pega en la cara. Ella sangra sonriente y abre los muslos, levanta la falda, le ofrece su sexo rasurado, tal y como a él le gusta; sus dientes sangran, sus bellos labios prometen lujuria, sus piernas se elevan, el coche se estrella contra un árbol, se destroza contra un árbol… pero apenas se hacen unos pocos rasguños. No muere ninguno de los dos. Y él se atormenta al descubrir que no sólo no tiene escapatoria sino que esa mujer ya no le gusta.


Pá gin a

10

L a v o z F a b i á n

H

S pe s

d e u n p u e b l o d o r m i d o , G u t i é r r e z R e y e s

ace cuestión de un año y medio, la gente de México veía en la televisión como en otros países se marchaba y se manifestaba en contra del gobierno y su dictadura. La respuesta del televidente mexicano era impresionantemente positiva, marcada por el complejo del estereotipo mexicano, clasicista, flojo y torpe, con expresiones como "Ojala aquí hiciéramos lo mismo", "en todo el mundo la gente no se deja excepto los mexicanos porque somos pendejos", "Que bueno, la gente ahí no se deja", "En otros países la policía se une a los manifestantes".¡¡¡Bien!!! , dirían muchos. Sin embargo ahora que toca la estafeta el pueblo mexicano de mostrar que no somos “pendejos”, torpes, ignorantes y flojos, ahora que México lucha contra la imposición de EPN por medio de la Televisión. Es cuando esa misma gente que admiraba al pueblo de otros países por manifestarse y estar unidos, repudia a los manifestantes de su mismo país, tachándolos de “huevones, flojos, borregos, pandilleros, acarreados y vándalos”. ¿Qué paso con la gente que aludía y adulaba a los manifestantes inconformes de otros países? ¿Es acaso el complejo aparato anestesiante de los medios de comunicación más efectivo? Uno ya no puede alzar la voz para gritar, uno ya no puede quejarse, porque enseguida sale el comentarista, reportero o político a decirnos que es lo correcto y lo permitido. Con tus mismos compañeros, amigos y hasta familiares que aun siguen en la zona de “confort”, que se tranquilizan al escuchar en la televisión: “el cambio viene de la gente trabajadora, y no de manifestantes

flojos que solo hacen desmanes”. Aun cuando el salario en todos los trabajos es el mínimo, con jornadas laborales que especifican la hora de entrada mas no la de salida, aun cuando son impuestas metas inalcanzables en tiempos muy cortos. Esa gente que trabaja de asalariada en miles de empresas, que se traga las falacias de la caja idiota, que se emociona cuando la llaman trabajadora y por la espalda la traten como esclava. Esa misma gente que no puede dejar de tomarse su coca-cola ligth porque hay que ser saludables, es la que hoy en día pretende que los cambios se hagan en acciones “ligth” para ser saludables.

Como Universitario debo decir que en México, serlo representa un gran peligro, se nos etiqueta de universitarios manipulados, ignorantes, torpes, enemigos del sistema, forajidos, vándalos y huevones. Costumbre del sistema mexicano represor, que en tiempo atrás salieron a las calles a manifestarse en contra de las injusticias en 1968, un horrendo episodio para mi país. Ahora la costumbre se hace tradición. Los universitarios, dicen los medios televisivos, son fácilmente manipulados, son porros, son manejables, son ignorantes, son torpes. Estudiar se ha vuelto un peligro,

Un ica

p o r

porque te convierte en enemigo del sistema. Si, un sistema corrupto, un sistema podrido lleno de gusanos y demás animales carroñeros insaciables que viendo al muerto todavía se alimentan de sus restos. Los mexicanos no olvidamos 2 de octubre de 1968, no olvidamos San Salvador Atenco, no olvidamos 70 años de opresión y represión Priísta. Quisiera mandarle mí mas sincero respeto, admiración y solidaridad a todos esos estudiantes mexicanos que día a día hacen la diferencia, que siguen en pie luchando de manera inteligente, y quizá la única, la pacífica. Mi admiración a los campesinos oprimidos y olvidados por el gobierno capitalista que solo ve en ellos un mendigo, que sin embargo no se han rendido y siguen manifestándose. Mi apoyo a todos los indígenas que sufren de desprecio y maltratos de las industrias laborales y de un gobierno ignorante, mi mas grande respeto a estos indígenas que siguen manteniendo vivas sus tradiciones, lenguas y dialectos que enriquecen la cultura de nuestra nación. Pero también quiero agradecerle a usted querido lector, por prestar 5 minutos de atención a un estudiante cansado, un mexicano fastidiado, pero ante todo, un ser humano como todos.


Pá gin a

11

S pe s

Un ica

Divagaciones pelotudas, Por maría de la paz reyes peña

¿

Les ha sucedido que alguien los apuñale por la espalda? No importa quién, puede haber sido su mejor amigo, la jefa, el primo, el compañero de banca en la escuela, incluso la abuela. Como mi abuelita Mary, a quien le conté, cuando era una mocosita de cinco años, que me gustaba mucho mi compañerito de kinder, Carlos. Eso lo consideraba yo un secreto entre mujeres, pero para la abuela Mary era la graciosada del momento, así que antes de que llegara la hora de la merienda, todos en mi casa lo sabían. A mí se me partió el corazón de la pura desilusión, mi abuela cayó estrepitosamente desde el pedestal donde yo la tenía trepada, quedando ante mis ojos en calidad de traidora de la peor especie. Claro que eso a mi abuela le importó un bledo, sería porque ni se dio por enterada, y las miradas que le lanzaba yo, cual puñales, fueron olímpicamente ignoradas. Ahí comenzó todo, porque siguiendo la tradición familiar, yo le regresé la puñalada a mi abue, a la primera oportunidad, acusándola con mi padre cuando se comió algo absolutamente prohibido en su dieta. Desde ahí, el ojo por ojo y puñalada por puñalada, ha regido mi vida. ¡Qué feo! Y es que, no seamos hipócritas, eso de castigar al enemigo insidioso me provoca más excitación que Brad Pitt en “Troya”. Eso de planear la venganza y luego poner manos a la obra, es casi erótico-mágico-musical, es todo un ritual, una hazaña, y luego, cuando llevamos todo a feliz término… ¡Ja! ¡Qué felicidad! Eso de poner la otra mejilla, suena muy lindo, es admirable que

haya personas así, pero a mí no se me da. Yo soy del otro clan, del de las brujas, arpías, maquiavélicas, víboras. Y como nunca niego la cruz de mi parroquia… Bueno, decía yo que si alguna vez alguien los ha apuñaleado con singular alegría, me comprenderán y yo a ustedes. Y no nos echemos a llorar, eso no conduce a nada más que a ser una víctima propiciatoria oficial de todos a su alrededor. Mejor piensen en cómo hacer pagar al traidor(a) que osa pisotear la confianza que ustedes depositaron en él o ella. Deben ubicar el punto débil del sujeto en cuestión y ser creativos. Eso me hizo recordar a mi amiga Angélica, que muerta de rabia por la traición de su amiga Leda, que no sólo le robó la atención del chico que ella le había confesado la traía babeando, se hizo novia de él. Angélica tomó una decisión: “Voy a comprarle todos los días quesadillas y garnachas, aunque me quede sin dinero”. Y es que Ledita come fritangas con verdadera fe, como camionero. Ese es su punto débil, amigos, y a los enemigos hay que darles por su punto débil. ¿Entendido? Paso número dos, sean taimados. No se puede ir a la guerra al descubierto, eso sería suicida. Imaginen, si yo le advierto a mi víctima que lo voy a destruir, pues él de tonto se dejaría. ¡No! El enemigo debe estar distraído (suena horriblemente abusivo, pero recuerden que ellos empezaron),

ocupado pensando en que ya nos vio la cara de penitentes y seguro de que él ha ganado la guerra. Por eso uno debe poner cara de dulzura, de menso de la película, y luego, cuando esté bien listo todo, ¡zas! ¡Zarpazo feroz! Ahí tenemos ejemplos maravillosos, como el de Edmundo Dantés, en el Conde de Montecristo. A menor escala y guardando las debidas proporciones, claro, podemos igualar su osadía. Paso número tres, nunca, jamás, por ningún motivo, se arrepientan de su venganza en el último momento. Nada de que “Pobre d fulanita, ni es tan feliz con mi ex novio, ahora él le es infiel a ella”. ¡¿Qué clase de Arpía sería yo si me hubiese apiadado de mi anciana y achacosa abuela?! ¡No, señor! El que perdona una, perdona siempre y le llaman tonto de primera categoría. Las risas de nuestro enemigo se multiplicarán con eco hasta el infinito. Nadie, nunca, se tocará el corazón ni temerá abusar de ustedes. Y además los repudiaré de mi exclusivo “Club de Víboras ponzoñosas” sin vuelta de hoja, advierto. Así que piénsenlo dos veces antes de creer que perdonar es divino y todas esas patrañas de la Nueva Era. La triste realidad es que no perdonamos, nos aguantamos, que es diferente… y luego por eso lo paga nuestro hígado. Lo digo por experiencia. ¡Ja! Una vez entendido esto, amigos, están listos para defender sus vidas en este mundo caótico y egoísta, suerte y ¡de espaldas a la pared!


Pá gin a

12

S pe s

Un ica

Súbitos: Damas del crimen en primera línea de fuego, por Guillem de Rubenhor

E

l arte del buen matar lite-

que sea, genera gran interés, intriga,

firma la inglesa primera dama del

rario viene de lejos, con-

emociones diversas y un interés

crimen Ruth Rendell (sórdidas his-

quistando a un público

fabuloso, pues a través del homici-

torias de clase media, o del sub-

felizmente atrapado por sus relatos.

dio o el asesinato aparece siempre

mundo de Reino Unido desde los

Historias en las que se encaman el

una gran ilusión, una esperanza de

80); la escocesa Denise Mina

miedo y la traición, o irrumpe el

cambio, de ensueño, de vitalidad sin

(notable vitalista que describe abu-

odio inesperado, o un inspector de

límites. En suma, de libertad.

sos sexuales y otras lacras en la clase

policía borrachín se vuelve capaz de

Millones de personas en el mundo

baja y la clase dominante en Glas-

desvelar corrupciones… Historias

anhelan el encuentro a tiro limpio o

gow); la norteamericana Patricia

sórdidas en las que el delito y las

a degüello. Aunque sea de mentiriji-

Cornwell, creadora de la médico

pasiones humanas se entrecruzan

forense Kay Scarpetta; la briosa

una y otra vez.

francesa con nombre de chico, Fred

Pero es más reciente el hecho de

Vargas, indagando en las cloacas de

que sean mujeres quienes firmen

París, o la española Alicia Giménez

relatos fascinantes de crimen y mis-

Bartlett, creadora de la inspectora

terio. Empezaron en el siglo XX, y

Petra Delicado…

han sabido seguir los masculinos

Mujeres de armas tomar, sin duda,

pasos, pero no desde un balcón bajo

como la argentina Claudia Piñeiro

romántica brisa, sino como creado-

que ha sabido indagar y divulgar la

ras de sus propios paisajes con sitio

criminal opresión y la criminal liberación

para la venganza, el desafío, la capa-

de no pocas víctimas de una falsa,

cidad de defenderse, el arrojo im-

hipócrita, nueva alta sociedad en

prescindible para vivir y retar al des-

Patricia Cornwell

tino a otra vuelta de tuerca con tal

Las viudas de los jueves, Tuya, Betibú y Las grietas de Jara: gente bien de

de respirar aire más puro que el do-

llas, con sangre falsa de películas o

country o ciudad grande, para quien

minado por hombres que, en el me-

negra-roja tinta de novelas: todos

la ambición desproporcionada y la

jor de los casos, son auténticos

los géneros se han consolidado en el

venganza por celos adquiere una

crápulas o cobardes con poder.

policiaco y la novela negra (es decir,

dimensión dramática de sorpren-

Tanto en los textos más populares,

con predominio de la investigación

dente precisión.

como fueron las obras de los clási-

dentro de la ley, en el primer caso, o

La Piñeiro está en alza desde que la

cos griegos, o las novelas de venta

fuera de ella, mostrando las miserias

editorial Española Alfaguara la pre-

en kioscos, escritas a todo dar, o

de la sociedad en que se vive sin

miara. Y se lo merece. Es muy bue-

aquellas otras con prestigio de pre-

posibilidad de la ley y el orden nos

na. Y además tiene ideas claras.

mios internacionales, en cualquier

proteja).

Dice, por ejemplo, que determina-

caso, y bajo todo tipo de cultura, la

En algunos países ya se conoce co-

dos ambientes de los acomodados

muerte violenta de otro, cualquiera

mo “novela criminal”, tanto si la

funcionan a la perfección como


Pá gin a

13

S pe s

Un ica

autor de numerosas novelas populares como El príncipe y el mendigo y Las aventuras de Tom Sawyer. El escribió: “Si el deseo y la oportunidad de matar

siempre

llegaran

juntos,

¿quién se libraría de la horca?”.

Patricia Highsmith ámbito delictivo, como el lugar don-

encantador, seductor según conven-

de el asesinato puede tener un prota-

ga pues poco y nada le interesan los

gonismo excepcional, como por

placeres sexuales, y si se tercia pue-

ejemplo un country: “Este es un ámbi-

de ser un singular camarada con

to muy interesante, porque funciona hoy

capacidad para transformarse en “El

como el cuarto cerrado del policial tradicio-

amigo americano”, pero en cual-

nal. Si en el country mataron a alguien y para entrar o salir hay tantos requerimientos de seguridad, entonces el asesino está dentro, entre nosotros”. Las damas del crimen nacieron con Patricia Highsmith (Texas, 1921Suiza, 1995), la norteamericana que se recluyó en una casita de Centroeuropa entre montañas, rodeada de gatos, con talento y whisky suficientes para escribir unas 40 novelas,

Claudia Piñeiro

pero triunfar con un gran personaje por encima de todos: Tom Ripley:

quier caso siempre “un fuera de la

un pobre chico desclasado que apro-

ley” que aprende sobre la marcha y

vecha la ocasión de cargarse a un

domina los resortes del fuguista

amigo prepotente y sobrado de con-

astuto, y sabe cómo medrar en un

fort, y desde entonces sobrevive con

mundo implacable dominado por

encanto y violencia a partes iguales

los mismos de siempre.

haciéndose pasar por el muerto.

Damas del crimen. Mujeres con

Tom Ripley ha protagonizado cinco

talento implicadas en el arte de ma-

novelas y cinco películas entre 1955

tar, eso que tanta ilusión provoca en

y 1991. La Highsmith le dio carta

millones de lectores. Seguramente

blanca: un tipo simpático, guapo,

todas ellas han leído a Mark Twain (EE.UU., 1835-1910), el ingenioso


Pá gin a

14

S pe s

Un ica

Ideas y Bosquejos para una Filosofía y una Hermenéutica de la Astrología (10º parte, ensayo), por Armando Rey Publicado por primera vez en la revista digital Gente de Astrología-GeA nº 23, diciembre de 2002.

E

n el curso de la interpretación hablo del pasado, del presente y del futuro, aunque el énfasis nunca es en la adivinación de hechos (te casarás, te divorciarás, tuviste un accidente, te contratarán, etc.), sino que el esfuerzo recaerá en la tarea de religar los diferentes hechos esparcidos a lo largo de la vida, para intentar con la ayuda del referente cósmico, que se transluzcan sus significados ocultos (inconscientes). Esos significados son los que permitirán entender aspectos de una vida, de una historia y de un destino, bajo otra luz, y una mirada que posibiliten re-ligar, descubrir, cómo hechos aparentemente inconexos, no relacionados entre sí, revelan con la ayuda de la Astrología, un vínculo significativo, un sentido. La posibilidad de conectar con esto es la posibilidad de ampliar la consciencia, y de reintegrar aspectos de uno mismo y de la vida, ahora incomprendidos, y como tales desintegrados de la vida consciente. El acto de adivinar recupera así su significado original, retoma su brillo perdido: Adivinar como divina guía; encontrar no en la mera descripción de los hechos, sino penetrando en su corazón, aquel mensaje que ayude a vivir la vida con más sabiduría. Y sobretodo, ayude a enfocar el presente, piedra de toque fundamental, con mayor amplitud de miras. No sé, y creo que nadie puede sabe, si, en última instancia, hay un libro celeste en e que nuestro destino está ya escrito. Ahora bien, de lo que sí estoy convencido es que no hay nada del futuro que no depende del grado de consciencia con el que afrontamos el aquí y ahora. LAS FASES DE LA INTERPRETACIÓN “Sediento ya no estarás por mucho tiem-

po, ¡corazón ardiente! Hay promesas en el aire, De bocas desconocidas siento un aliento. Siento venir la gran frescura…” F. Nietzsche El semillero Usualmente, divido el trabajo de interpretación de la carta en dos partes, y se lo comunico al interpretado de este modo: La primera parte implica un movimiento de salirte de tu vida y ponerla delante de ti. Como si pudieras contemplar el proceso entero de tu vida desde afuera y revisarla a la luz de tu símbolo cósmico. Si así te sitúas, verás que eso que llamamos vida es un proceso de despliegue de lo que al principio era un conjunto de potenciales, de posibilidades. Una vida plena es pues aquella en que el máximo número de potenciales se convierte en realidades, en capacidades desarrolladas, experiencias vividas, en tareas cumplidas. En esta primera, yo leeré cada símbolo de tu carta astral, como un conjunto de posibilidades, de potenciales, de cosas que podrían ser o deberían ser en tu vida, o lo serán, o lo han sido o lo están siendo. Ahora bien, que sepas que por mucho que me esfuerce, nunca voy a agotar todas las posibilidades inherentes a tu ser, inscritas en tu mandala, en el mismo acto de tu aparición en el planeta. La lectura es desde este punto de vista, la de un lector de semillas. Como si al nacer se te hubieran dado un conjunto de semillas y un terreno. Como sabes, de un terreno árido (cuadraturas, maléficos, etc.) uno puede hacer un vergel, y de un terreno frondoso (trígonos, benéficos, etc.) y fértil, uno puede acabar creando una jungla espesa. A lo que me refiero, le explico, es que lo que no está escrito en la carta astral, ni hay modo de saber, es el grado de trabajo, de esfuerzo que cada uno va a realizar con las semillas y el terreno heredados. En otras palabras, te digo que es fácil

que de algunas de las cosas que te relate, te sepan a cosa conocida, ya vivida; otras justo ahora las empieces a intuir, y respecto a otras, te suenen a chino, pero quizás dentro de cinco, diez o veinte años, te acuerdes de mí, y digas “¡ah, ahora entiendo lo que me dijo Armando aquel día!”, porque en tal momento habrás descubierto ese potencial, esa capacidad, esta nueva dimensión de tu ser o de tu vida, hasta entonces dormida, inconsciente, no cultivada. También es posible que algunos de estos potenciales sean semillas que no prendan nunca, nunca fructifiquen, y todo porque lo que tampoco está escrito aquí en el tema natal es el grado de acuerdo o desacuerdo contigo mismo que tienes; ya sabes que muchas personas viven de espaldas a sí mismas. O sea que no hay nada garantizado. La antorcha La segunda parte va a ser complemento de la primera, como la otra cara de la moneda. Si antes sobrevolábamos tu vida apuntando a los potenciales de tu ser, ahora vamos a enfocar tu aquí y ahora, pero para ello vamos a revisar tu historia personal (los hechos de tu vida). Para ello, hablaremos de tu pasado, de tus ancestros, de tu presente y del futuro que se acerca. Pero aquí sí que necesito tu ayuda, pues llegará el momento en que te pida que te sinceres y que me cuentes cuál es el área o las dimensiones de tu vida que ahora te preocupan, te crean inseguridad, dudas, etc. Cuando llegue el momento, y si me cuentas lo que debes, verás cómo el símbolo astrológico te puede ayudar inmensamente en la tarea de resolver y/o entender lo que necesites, para seguir adelante con nuevos bríos y recursos. O sea que el trabajo siempre confluirá en tu momento presente.


Pá gin a

15

Más o menos, la introducción llega aquí. Larga pero necesaria, puesto que he comprobado cómo me ayuda mucho a crear el marco de relación apropiado, para que la persona se abra al máximo y se entregue como mejor sabe y puede. El cliente, independientemente de lo que le había traído a la consulta, se da cuenta de lo que se trata: De una ocasión única de profundizar como nunca, y de elevar sus miras como nunca también. Además, la afirmación de que, en definitiva, se trata de un encuentro consigo mismo, en la que yo hago el papel de mediador, le sitúa en un estado de ser propicio para la autorevelación. En la primera parte, el enfocarme en los potenciales me permite desplegar las mejores posibilidades de cada emplazamiento planetario. Leo cada símbolo, cada planeta, cada aspecto, etc., imaginándomelo en su pleno esplendor. Desde aquí no me preocupan los problemas, las debilidades, los peregrinajes, los aspectos tensos, etc. Eso ya vendrá luego, pero creo muy conveniente una primera inmersión en el mundo del potencial, que la persona se de cuenta del inmenso poder que lleva en sí. No importa cómo vive, ni lo que le han dicho que es, o lo que debe o puede ser. La lectura del potencial del símbolo suele dejar todas las imágenes previas de sí mismo alicaídas, pobres, limitadas. Es el momento de atreverse a soñar, a levantar miras y ser capaz de intuir la vida de uno, bajo el prisma de lo que podría ser, no de lo que es; de lo que debería llegar a ser, quizás. Ver el propio destino como un camino único, una aventura mágica en que lo único que importa en el proceso de autodescubrimiento es el acto de cumplir con el destino. Y ya sabemos que cumplir con el destino va ligado totalmente a actualizar los potenciales. En la segunda parte suelo abordar el pasado, empezando a dibujar una historia de sus ancestros. Le hablo de la vida de su madre, de la de su padre, de la relación entre ambos, etc., etc. Con este abordaje estoy preparando el terreno para que en su momento el acto de hablarle de él mismo encuentre terreno abonado.

S pe s

Una de las leyes cósmicas más implacables y de grandes repercusiones en nuestra vida, es el tema de la herencia. Heredamos de nuestros ancestros no solo lo que nos dejan en sus testamentos, sino también una tremenda carga de determinaciones biológicas, psicológicas y espirituales. En relación a ello, hablar de los padres y de la vida que tuvieron, es hablar del sujeto mismo, pero mediante una aproxi-

mación indirecta. El objetivo estratégico es muy importante: La persona no se siente aludida y por tanto no se activan sus mecanismos de defensa. Escucha con interés una historia acerca de sus ancestros, que usualmente difiere de la oficial, y que intuye que está plena de sentido. Pongo un ejemplo. Supongamos una Luna cuadratura a Marte. Podría empezar diciéndole que tiene un problema con su agresividad, su impulsividad, y/o su autoafirmación. Seguro que acierto, pero inaugurar la interpretación de esta estructura simbólica de tal modo, es peligroso por lo que he dicho antes. La persona se siente aludida directamente, puede acongojarse, cerrarse o sucumbir a la ansiedad que le despierta el tema. Así pues, prefiero empezar a hablarle de su madre, de cómo es muy posible que a lo largo de su vida su madre tuvo que habérselas con una dimensión de su ser, que no pudo integrar. Por lo menos no había podido hasta el momento en que nació él/ella. Por la educación que recibió, o por lo que fuera, su madre no pudo vivir su lado agresi-

Un ica

vo. Una agresividad que no solo era canal de violencia, sino de capacidad de autoafirmación, y de tomar iniciativas y decisiones de un modo independiente y autoafirmativo. Su madre se vio imposibilitada de luchar por su propio ser, por ser ella misma. Fijémonos que esta interpretación se la podía aplicar al cliente mismo, pero el hecho de hablarle de su madre, en primer lugar, preparó el terreno para, en su momento, en base a la existencia de la ley mencionada, que también se la explico, pasar a hablarle de que es muy posible que él esté viviendo como personal un problema heredado de sus ancestros. Así también, le ayudo a tomar una asna distancia de sus problemas. Ya lo dijo Jung, los problemas personales no son personales, los vivimos y padecemos personalmente, pero no son relativos a la persona, son colectivos, y en su corazón, arquetípicos. Lo único personal, mejor, individual, es la respuesta que uno puede darle a este problema. (Continúa en el próximo número)


Pá gin a

16

S pe s

Un ica

Se me cayeron las alas (octava parte) A la memoria de Eduardo Daniel Melgar #164 10-nov-2010 14:57 Eduardo Daniel Melgar La gran enseñanza de Margarita Xirgu a sus alumnos de teatro en Buenos Aires era "¡Debes oler!" y entonces, cada cual elegía su olor de emanar, según su dedicación. Si alguno dice que no huele, niega sudar con el SEO y otras cosas, pero yo jamás le diría a una dama que es como un cangrejo y luego aclaro, para oscurecer, método frecuente en estos dos tipejos surrealistas, como son estos deudosos muchachos (dudosos y deudores) con relación a Humberto, el siempre redivivo por nuevos suiteros (que vivan). Si me nota algo embravecido es porque es cierto que tenía un vecino que fabricaba chorizos y de repente empezaron a desaparecer los gatitos del barrio y dispuesto a hacer justicia me uní a los doberman y mastines de la cuadra para salvar a las nuevas generaciones de felinos. Ahora el personaje fabrica otras cosas, pues no tiene más carne inocente y solo le ha quedado la tripa. La industria nacional va en baja, pero aumentará la población, si de eso vive. Poner un piececito al lado del otro es gracioso e infantil, si me permite, más que modelaje y es un resabio de la niñez para ver quién tira primero la piedrita en la rayuela. #165 10-nov-2010 15:41 Roberto Langella Si le digo que durante 5 años (ya hacen como 20) me desempeñé como iluminador en el Teatro Margarita Xirgu, sito

en la calle Chacabuco 875, entre Independencia y Estados Unidos (un karma), no me va a creer. Pues que a mí el alma en persona de la inefable Margarita me obligaba a oler, durante todo aquel tiempo aciago. Lo que me da derecho a decirle a Alma que es como un cangrejo, me parece, sí, señó. #166 10-nov-2010 16:38 Eduardo Daniel Melgar Usté siempre ilumina, capitán. Dígale lo que desee, usté huele. #167 10-nov-2010 16:42 Roberto Langella Sentimiento recíproco, mi buen Sueñero. #168 10-nov-2010 16:49 Eduardo Daniel Melgar Qué le parece si husmeamos un poco al pampeano, a ver de qué embutido es. Mi abuela hacía morcilla de pollo, creo que por ahí nos orientamos. #169 10-nov-2010 17:39 Roberto Langella Huuuummm... El problema va a ser si nos gusta, don maese... #170 10-nov-2010 21:10 Alma Delia Chávez Rojas Como los vi un tanto solitos, dije voy a darles un post. He andado un tanto atareada, como podrán notar. ¿Siguen pensando que las altas esferas cuidan sus pasos? Con respecto al cuidado que maese hizo a los pequeños felinos, me parece una

labor muy encomiable, no es que los gatitos sean mucho de mi agrado -más bien prefiero a los perros- pero ¿porque hacerles daño? ¡Mejor que hubiera hecho los embutidos de soya o de algún otro material! En cuanto al olor, así como oler a carne, pues como que no, más bien a hierba de olor, tengo un pequeño jardincillo interior y tengo sembrado: orégano, hierbabuena, salvia, citronela, en fin, que muchas plantas de olor, que luego uso en la comida o para remedios. Así que si tengo que tener un olor, diría que sería a hierbas de este tipo. En cuanto a que uds. iluminan -¿con crayolas?jajaja, sí, uds. son los soles que iluminan este foro, que de otra manera ya hubiera fenecido. Y por cierto ¿dónde se escondió el furioso? ¿será que uds. tenían razón y es un infiltrado, que al verse descubierto corrió cual gacela sobre la alambrada -espero que no se haya quedado engarzado en alguna- y está haciendo mutis para seguir en este foro? #171 10-nov-2010 21:52 Orlando Ampuero Yo los sigo, siempre de lejos, pero los leo continuamente. Sigo ocupado como turco con harén nuevo, pero los sigo. Si puedo elegir, me gustaría oler al chacinado que más me gusta, el solomillo ahumado (es un salame picado fino con trocitos de jamón), y a un quesito banquete saborizado, con galleta recién hecha, cortada con el cuchillo viniendo para acá, y un tintillo rasposo, de los


Pá gin a

17

que manchan. Ya les dije, ustedes sigan, que yo voy borrando las huellas con una rama. #172 11-nov-2010 1:05 Roberto Langella Misia, si a los argentos nos quitan la carne es como que nos quitaran la ropa, la esencia o la ropa de la esencia. De carne somos y sin carne no somos nada. Las altas esferas ya no vigilan porque les robaron la cámara web que habían montado. Por lo demás, yo prefiero los gatos a los perros, porque son menos cargosos. Al Furioso lo vi sacándole espinas a un rosal, a mordiscones; parece que ese es otro de sus pasatiempos. #173 11-nov-2010 1:10 Roberto Langella Harén de teutonas el suyo, ya veo. Ah, a mí me va una morcilla vasca, esa que lleva nueces dentro. Y aguante con un queso mar del plata (el de los agujeros, tiene otro nombre), y lo acompaño con el tinto rasposo, nomás. Ah, me dio hambre. Adiós. #174 11-nov-2010 1:51 Alma Delia Chávez Rojas ¡¡¡¿Como turco en un harén?!!! vaya con el furioso, eso si que me hizo reír, jajajaja. Y lo demás con la definición, ¡¡¡sí ciertamente me dio hambre y mucha!!! no sabía la importancia de la carne para los argentos, capitán deje definirme de manera carnívora. Bueno, no de inmediato por que quiero hacer un arti, pero en la primera oportunidad. Chicos, una pregunta, ¿han tomado vino de frutas casero?

S pe s

como jamaica, membrillo, piña, anís, bueno, más que vino, licor. ¿Les gusta? Ando haciendo investigación porque recién fui a un curso sobre la elaboración de vino casero a base de elementos como los mencionados anteriormente y quiero ver si podrían funcionar en un arti. Bueno, los dejo -por el momento#176 11-nov-2010 14:36 Eduardo Daniel Melgar No sé en qué pueda colaborar un inexperto en bebidas como yo, solo conozco el H2O y tampoco estoy al tono de aquel que dijo "la poesía no será de los bebedores de agua". Cuando voy de visitas acepto un licorcito, un anís o vino de misa. Colijo que vino, vino, es de uvas y si tiene algún otro elemento, es como una sangría de pulpería pampeana. Debe preguntarle a los más aptos, el capitán, borrachinesco de los bares más dudosos de Temperley, o al furioso, habitué de los piringundines germanos y tanos, aunque me parece que jamás aceptarían una frutita en el excelso alcohol. O puede preguntarle al declarado desgastado somático don Olmo que debe tener en sus venas toda la información pertinente de la fermentación útil a su futuro artículo. Salú. #177 11-nov-2010 15:34 Roberto Langella Creo que el Sueñero lo ha explicado de manera indiscutible: El vino es de uva. Ya cuando en la etiqueta de alguna marca se comenta acerca por ejemplo del "delicioso aroma a maderas y ciruelos" a mí me suena una mariconada. En todo caso, el vino es artesanal..

Un ica

Yo no confío mucho en el vino casero, de cualquier modo, diferente es si es artesanal, pero hecho en bodega. Diferente es si lo casero se trata de licores. Mi cuñado se dedica a eso. El tema es que hay que saber de calidad de alcoholes, y conocer el proceso. Pero el licor casero suele ser mucho mejor que el industrial, y si alguien sabe cómo meterlo en el mercado (con dinero, claro) puede ser un negocio excelente. #178 11-nov-2010 22:45 Antonio del Olmo Por suerte o por desgracia, querida Alma, como bien apunta maese Melgar, si hay algo en lo que tengo verdadera fe es en mi idilio con los licores. Pero no sé fabricarlos; ¿para qué hacerlos yo mismo si me gustan los que vienen ya embotellados? Mi abuela hacía un licor con cerezas que nadie probó nunca. Yo lo utilicé una vez para matar cucarachas y lo cierto es que resultó muy eficaz. #179 11-nov-2010 23:31 Alma Delia Chávez Rojas Qué malo, Antonio :( Yo hago licor de flor de jamaica y me queda muy bueno, pero en el taller hicimos de granada, membrillo y anís, son digestivos y frescos. Bueno, luego te pasó lo de la fermentación, para que le des una checada. Un saludo

Continuará


P รก gin a

18

S pe s

Un ica


Pรก gin a

19

S pe s

Un ica


Pá gin a

20

S pe s

Un ica

Recordando "Nueve reinas", de Fabián Bielinsky, por Jorge David Alonso Curiel La ópera prima de Bielinsky llenó las salas en el año 2000 y descubrió al resto del mundo al magnífico actor Ricardo Darín.

L

as películas que tratan el tema de personajes que se dedican a timos y a engaños siempre funcionan muy bien en taquilla. Parecen gustar estas tramas de personajes que se ganan la vida con el embuste. Así corrieron esta suerte cintas como Los impostores, de Ridley Scott, o Los timadores, de Stephen Frears, o la aclamada Casa de juegos, de David Mamet. También en España tenemos Incautos, de Miguel Bardem. Y también tuvo mucha fortuna Nueve reinas, película argentina del año 2000, que fue un rotundo éxito de público y crítica en aquel país, y que en España también triunfó en la Muestra de Cine Hispanoamericano de Lleida, y después en todas nuestras taquillas. Hasta en Francia se estrenó con mucho éxito popular en 2002. Y es que tanto fue el revuelo causado que Hollywood le propuso muchas veces hacer un remake a Bielinsky, aunque siempre renunció. Por ello, con esta su ópera prima, Fabián Bielinsky pasó a ser un director de referencia, y en el año 2005 estrenó su segundo largometraje, El aura, también interpretada por Ricardo Darín. La mala noticia es que poco después de ver en cartel su filme, Fabián murió de un infarto en Brasil, haciendo un casting, y dejó truncada una carrera que prometía ser muy larga y llena de interesante cine.

Sinopsis de Nueve reinas Nueve reinas nos presenta a dos timadores, uno más rodado en el oficio, encarnado por Ricardo Darín, y otro más joven e inexperto, interpretado por Gastón Pauls, que se asocian para trabajar juntos porque se necesitan, y que se les presenta por delante de ellos un negocio perfecto para dar el timo de su vida, hacerse ricos definitivamente, y dejar de jugarse el cuello. El éxito de Nueve reinas y Ricardo Darín La fórmula para tener éxito con una película no se conoce. Y por ello el espectador, los críticos y los productores no deben pensar mucho en esta cuestión porque está claro que es todo un misterio. Y es que Nueve reinas es sólo una cinta correcta, que se deja ver, que por momentos decae, en la que lo mejor son unos actores que sostienen la película, y que por ellos el espectador llega hasta el final ya sin mucho interés. Pero lo importante es que logró que la gente fuera al cine, y que en Argentina Ricardo Darín se catapultase totalmente como

actor de referencia, y que también en España deslumbrase y que se le empezara a contratar aquí, y que diez años después del estreno de la cinta los directores españoles aún le sigan requiriendo para sus producciones. Porque Darín es un actor inmenso, increíble, lleno de recursos y de naturalidad muy trabajada. Es un actor que llena de credibilidad y humanidad cada papel.


Pá gin a

21

S pe s

Un ica

Los signos del zodiaco en la Historia (Escorpio) ( T o m a d o d e “ A s t r o l o g í a y C i e n c i a s A d i v i n a t o r i a s ” . B i b l i o t e c a B á s i c a M u l t i m e d i a . F . G . E d i t o r e s . M a d r i d , 1 9 9 8 ) . .Pablo Ruiz

Picasso

Año de nacimiento: 1881 Pablo Ruiz Picasso nació en Málaga un 25 de octubre de 1881, casi en el arranque de su signo, pero plenamente dentro de sus marcas de identidad. Los Escorpio son gente que define su propio código y Picasso lo hizo de forma clara y contundente desde su niñez. Posiblemente ya de niño decidiera tomar el camino de los genios, un camino distinto lejos de las arbitrariedades y los convencionalismos. Lo que hagan los demás les trae, lógicamente sin cuidado; ya están embarcados, desde esa decisión, en su mundo y no les preocupa si está situado en otra órbita. Para ellos, la opinión ajena, les trae sin cuidado, es algo que está tan fuera de ellos como la luna o el fondo marino. En este caso, Pablo Ruiz Picasso tuvo a su favor haber nacido en una casa donde el cabeza de familia había hecho del dibujo y la pintura su profesión. Su padre, José Ruiz Blasco era profesor de

dibujo en la Escuela de Artes y Oficios de Málaga. De él parece heredar o absorber la capacidad de expresión y a los nueve años ya pinta su primer óleo. Pero, si en el tema de la creatividad el genio no tiene problemas, los estudios no le van tan bien a nuestro protagonista. Las malas notas hacen que sus padres lleguen a desconfiar de sus posibilidades, aunque él en ningún momento pierda la confianza en sí mismo. A la espera de que llegase el

momento adecuado para demostrar de lo que era capaz, la ocasión ideal se presentó cuando su padre fue trasladado a Barcelona. Aquí Pablo Ruiz Picasso aprovecha y se presenta a las pruebas de ingreso de la Academia de Arte de la Lonja. Allí le dan un plazo de un mes para presentar un desnu-

do, pero él no puede perder el tiempo en algo tan sencillo y entrega la prueba al día siguiente. Tenía catorce años y ya estaba dentro de la Academia. Como los silenciosos Escorpio, que disfrutan guardando secretos, Picasso esconde su genialidad hasta que en 1897 presenta una obra al jurado de la Exposición Nacional de Arte de Madrid, "Ciencia y Caridad". Se trata de una composición compleja y bien resuelta, totalmente al gusto de la época, pero ya con una soberbia factura y una densidad difícil de improvisar. En este momento, aunque con el bachillerato incompleto todavía, el genio ha aprendido todo lo que debía sobre academicismo y ya puede emprender su propio camino. El camino de uno de los mayores genios pictóricos que la historia nos ha brindado. Otros Escorpio célebres son Marie Curie, Rommel, Indira Ghandi, François Mitterrand, Auguste Rodin, Francis Bacon, María Antonieta, Juana La Loca, Gracia de Mónaco y Elizabeth Taylor.


Pá gin a

22

T

uve muy buenos maestros cuando jovencito. El judío sefaradí Pablo Palant, hombre de teatro por encima de todo, que no cumplía con los ritos y se consideraba un liberal. "Un liberal clásico a quien nadie quiere: a la burguesía les molesta nuestra independencia, y para los de izquierda somos unos reaccionarios"; y Gerardo Pisarello, un maestro de escuela y profesor de literatura y escritor fiel a su ideal comunista. Entre los dos me enseñaron a ver a través de los textos como si se paseara por una ciudad misteriosa, recién nacida... Estos dos hombres sabios fueron de enorme generosidad. Palant trabajaba duro como autor de teatro, de televisión, director, periodista, pero a nosotros nos daba clases de teoría, análisis y escritura teatral completamente gratis en un local de Argentores. Pisarello tampoco cobraba por sus clases en el IFT, el gran centro teatral y cultural de judíos de izquierda de la calle Boulogne Sur Mer. Algún día tendré que escribir esto. Es que tu actitud me recuerda la mía cuando tenía 18 años y allí iba dos horas un día a la semana y los sábados desde las 3 de la tarde hasta las 8 de la noche... Hermosos recuerdos. Qué gente estupenda. Cuántas manos tendidas… Se cumplían no sé cuántos años del suicidio de Waldo de los Ríos y yo era amigo de quien había sido su último representante, así que hice un reportaje para un dominical, salió muy bien. En esa misma semana Alberto Cortez, entonces en la

S pe s

cresta de la ola, sería 1983, más o menos, concedía pocas entrevistas, y va y le pide a nuestra común amiga, "manager" entonces de unos pocos artistas, que me proponga entrevistarle a él, que me abriría con gusto las puertas de su casa, cosa que no hacía con cualquier periodista. Yo no era un adicto a Cortez, pero me gustaban algunas de sus letras. Pues bien, voy con el fotógrafo a un hermoso chalet en las afueras de Madrid, a pocos metros que el de una celebridad de la ópera, Alfredo Kraus. Bien, no más empezar ya me partió en dos. Ya me hubiera ido, pero todo fue a peor durante más de dos horas, que era lo que duraban mis entrevistas, conversaciones en las que yo tomaba notas a mi bola pero no grababa nada, de manera de lograr el mayor relax posible. ¿Por qué empezamos mal? Por dos motivos. Uno: él tenía un jefe de prensa que editaba una revista cada equis meses con autobombo espeluznante. No conocía esa revista, pero me dio varios ejemplares mientras le esperábamos. El jefecito este era un joven sumiso, lameculos de Alberto de aquí, Alberto de allá. En cuanto eché una ojeada a esas páginas me di cuenta del ego del tipo. Ya llevaba unos 6 años entrevistando gente y jamás me había pasado esto. En esas revistas "paseaba" por sus recitales con mucho público, elogios de la prensa, cartas de amor de otros cantantes como Serrat, sin aportar nada nuevo, dale que dale con lo maravilloso, sensible y genial que soy. En esas que aparece "el maestro". Rediós, antes de empezar la entrevista se daba importancia. Es verdad que yo estaba en la cresta de la ola, que gustaban mucho

Un ica

mis entrevistas y mis artículos, pero no era, ni por asomo, gente por la que los famosos perdía el culo (sobre todo Rosa Montero o Maruja Torres de El País... y otros). Pero el tipo me sobrevaloraba. En esas que habla con Jorge (su jefe de prensa que tenía un apellido que daba risa, no me acuerdo Jorge Perola, o algo así que rimaba con lo de siempre: Che, Perola, chupame las bolas...) y va y le dice: ¿Cuándo vamos a Japón, Jorge? Y estupideces así. Bien, la entrevista fue un infierno. Como no quería joder sus giras por todo Hispanoamérica y por las comunidades españolas, no se quería mojar en nada. Se carteaba y coqueteaba con "rojos" como Serrat y otros pero en cuanto le tocabas algún tema, no sé ni me acuerdo: nada decía de Malvinas, ahora me acuerdo, era el tiempo de la Guerra de las Malvinas, el 82, nada decía de nada importante. La cosa la remató cuando nos íbamos y paseábamos por el jardín donde correteaban hermosos perros, y a mi lado venía el fotógrafo, el judío de origen polaco Néstor Chprintzer, y Cortez le dice al otro: ¿Qué te parece Jorge que invitemos a Horacio a la comida con Falú? Y Jorge: Sí, claro, cómo no, a Eduardo le va a encantar... Cortez: Ya te avisaremos, Horacio. Y al fotógrafo ni la hora: les habrá parecido un judío de mierda, jajaja. El artículo fue una de cal y otra de arena, elogiando lo que parecía bien y a la vez dejando constancia de que me parecía un pedante. Al día siguiente me llamó su lameculos, muy sumiso, muy suavito: y con los meses y los


Pá gin a

23

S pe s

años no paró de invitarme a cuanto recital ofrecía en Madrid, dispuesto a demostrarme que era un buen tipo. Así se lo hizo saber a mi amiga y otros conocidos comunes: "Qué lástima que Horacio no me comprendió y me considera un pedante". H. O. R. *

¡

Eaeapepé, compañero! No se me olvide de que los Kirchner llegaron de la mano de Duhalde, a quien traicionaron, algo que hay que decir sin eufemismos. Al principio Clarín quería a los Kirchner, y cómo no los iba a querer, si Néstor Kirchner fue quien les dio muchas de las licencias que ahora van a sacarles. ¿Cómo se entiende esto?, porque los Kirchner llegan al poder transando, en el país del "que se vayan todos". Los que lo votamos lo hicimos por no verle más la cara a Ménem, y pensando que como mucho Kirchner terminaría siendo como De la Rúa. Desde ya que las primeras señales Néstor las dio en la primera semana, pero costaba creerle, a mí me costaba, pero hubo señales que me llamaron la atención. Kirchner transó de movida con Clarín y fue a contra el FMI, se sacó a Estados Unidos de encima, codo a codo con Chávez en la cumbre de Mar del Plata, cuando poco menos le escupieron un ojo a Bush. Ahí todos dijimos el primer “oia”. No nos olvidemos que Víctor Hugo Morales estaba en contra del gobierno (al ver que transaban con Clarín) pero se sorprendió igualmente cuando el fútbol para todos, que le rompió al medio un negocio millonario al grupo cuando por tv de los par-

tidos solo podías ver la tribuna (si querés ver a los jugadores, pagalo). Kirchner dijo que para hacer política había que meter las manos en la mierda, y es evidente que tuvo que hacerlo muchas veces, y andá a saber si no fue eso lo que le valió la vida. Luego, con el paro del campo en 2008 las cosas se definieron mucho más claramente. A Néstor le tocó hacer el trabajo sucio para que luego Cristina pudiera trabajar un poco más progresivamente. Néstor sentó las bases, por así decir. Fue un momento oportuno y mágico para que así se sucediera. Si en algo este período se parece mucho al de Perón, es que las condiciones están dadas, incluso en el contexto internacional. Lo que marca a un momento histórico como trascendente es su carga de épica, algo de lo que no estamos acostumbrados y que es difícil distinguir mientras lo estamos viviendo. Escribo estas líneas y no puedo dejar de pensar en El Matadero de Esteban Echeverría, la época de Rosas en tiempo real, ¿no? No creas que el poder de Clarín está sobrevaluado, amigo, son el primer formador de opinión pública en un país muy fascista. Nos corre el fantasma del 2001 todavía de atrás pero les tocas el dólar y hasta el kirchnerista más progre salta. Ya sabemos cómo funciona, "la vida por Perón" en el 45 y un golpe de estado diez años más tarde; a ver si ahora nos vamos a creer lo de la consciencia latinoamericana, ¿en Argentina?; si en el fondo todos piensan que Evo Morales es un indio de mierda, no jodamos. Somos todos kirchneristas, amigo, pero Clarín sigue siendo el diario más vendido, y eso Cristina lo sabe. No, claro que Clarín ahora no está funcionando, de cara al 54

Un ica

% obtenido por Cristina, pero es como con Menem, que pateándolo lo votaron por segunda vez, por las hipotecas y créditos. Cuando surja algún referente carismático que prometa devolvernos al uno a uno, ahí Cristina va a tener sus días contados. En el fondo, un país mejora, otro empeora, es decir, el mundo no cambia. Sí, yo me fijo mucho en cómo se narran las historias de época en el cine argentino. En general, no me gusta cómo se hace, cargando las tintas en un episodio u otro, generalmente político o histórico, quebrando la línea o poniendo todo en el mismo plano de la historia particular que se narra. Distinto es si se trata de un personaje político. En el Sepulcro, el único episodio que a mí me interesaba de San Martín era su encuentro con Bolívar, ¿pero cómo no narrar todo lo anterior que le pasó y el contexto? Gricel no es un personaje político, si determinado momento de su vida coincide con la muerte de Evita, por ejemplo, a mí me suena muy forzado, muy "políticamente correcto", como de manual, detenerme en ese momento y dedicarle a Evita todo un capítulo, o ponerla en el mismo plano que a Gricel. No se trata de un libro de historia, y como te dije en otra ocasión, tampoco de "tango argentino for export", donde entonces tenga que aparecer Perón, el dulce de leche y la picana eléctrica, ja, todo en el mismo plano. R. L.


Pรก gin a

24

S pe s

Pablo Scalise, de Llavallol para el mundo

Batman

Delirio Sandman

Tattoo

Boceto

Un ica


Pรก gin a

25

Musashi

S pe s

The Preacher

Dr. Who

Underworld

Un ica


Pá gin a

26

S pe s

Un ica

Lo mejor de Facebook...

Siempre capo, Dolina

No sé, a mí me causó mucha gracia

¡¡¡La argentinidad al palo!!!


Pá gin a

27

S pe s

Un ica

Y lo peor...

Del muro de Horacio Rodríguez Larreta, Viceintendente de la Ciudad de Buenos Aires

¿Chaves será apellido inca o azteca?

No, no hay (responderle a Victoria es un trabajo sucio, pero alguien tiene que hacerlo)


Pá gin a

28

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica Curso Práctico de Tarot a distancia Inauguramos nuestro Curso Práctico de Tarot a distancia, el cual tiene una duración de seis meses, de cuatro clases por mes, de modalidad intensiva, racional y psicológica. Por medio de este curso, el estudiante adquirirá los conocimientos específicos y completos acerca de tiradas y lecturas y sobre todas las nociones relativas a nuestra materia. La estructura del curso es modular, mensual y correlativa; esto significa que el alumno adquirirá por adelantado su vacante mensual, la que consta de un módulo de cuatro clases, por cada una que irá recibiendo un apunte de contenidos. La correlatividad de nuestras clases apunta a que nadie podrá "saltearse" módulos, ni obviar algunos de los primeros, aunque se contara con conocimientos previos. Sin embargo, las clases serán individuales y el alumno sí podrá "saltearse" meses de asistencia, sin perder la correlatividad; es decir, al regresar al curso, hubiera pasado el tiempo que fuere, retomará desde el mismo punto donde lo dejó. Se evaluarán exámenes mensualmente, y al final del curso habrá un examen integrador. Se otorgará entonces el certificado de asistencia al curso, y de reconocimiento del egresado como tarotista. Todos los inscriptos al curso recibirán el kit de estudio, el cual consta de todas las herramientas y contenidos necesarios, absolutamente, para la realización de este curso, tales como: Todas las clases serán dictadas por Roberto Langella o María de la Paz Reyes Peña, a elección del alumno. Mazo de cartas de Tarot Marsellés, de Botta (para imprimir). Mazo de cartas Zenner (para imprimir). Presentación del curso y apuntes nº 1, 2, 3 y 4 Carátula personalizada para ir encarpetando los apuntes Fuentes tipográficas para la computadora Todos los alumnos tendrán una clase de dos horas en un día de la semana a convenir, por el programa de videoconferencias Skype Siempre y en todos los casos los alumnos podrán resolver sus dudas y cuestionamientos vía e-mail. Los alumnos egresados encontrarán en Spesunica una fuente de consulta personalizada, para toda la vida. Téngase presente que la suma de los apuntes irán conformando un verdadero libro, manual de Tarot. La cuota mensual es de U$S 40.- ($ 150.– de Argentina) por adelantado, mientras que quien desee pagar el curso completo, en una o dos cuotas trimestrales, el precio final es de U$S 200.- ($ 800.– de Argentina). Para una mayor información acerca de las características de este curso, descargue libremente el artículo "Presentación, Estructura y Temario", en nuestra sección de descargas. www.spesunicastrologia.com.ar


Pá gin a

29

O n o m a n c i a :

S pe s

L e t r a

“ M ”

( t e r c e r a

Un ica

p a r t e )

( T o m a d o d e “ A s t r o l o g í a y C i e n c i a s A d i v i n a t o r i a s ” . B i b l i o t e c a B á s i c a M u l t i m e d i a . F . G . E d i t o r e s . M a d r i d , 1 9 9 8 ) . MARTA

MATIAS

Un nombre que significa acción y movilidad. Es propio de personas inquietas, que siempre están en continuo ajetreo y que resuelven sus asuntos de manera radical: van directamente al grano, sin andarse con remilgos ni florituras. Dinero: Lo más persuasivo de todas las cosas es el dinero. Amor: Es necesario amar y ser amado. Trabajo: Lo prioritario en la vida es llevar a cabo con aprovechamiento las tareas que caigan bajo nuestra responsabilidad.

Nombre propio de varón cuya tendencia más sobresaliente es la introversión, aunque, en ocasiones, aparente que es una persona comunicativa y de carácter abierto. Además, les preocupan sobremanera las denominadas cuestiones sociales. Dinero: Es necesario para lograr la felicidad o, al menos, para paliar la mayoría de las desgracias que puedan sobrevenirnos. Amor: Consideran que el amor siempre es interesado. Trabajo: Lo más importante para la realización personal. MATILDE

MARTIN Representa, sobre todo, una actitud ante la vida que consiste en no doblegarse; aunque, en ocasiones, no les queda más remedio que ceder. Es propio de personas contradictorias y de humor desigual. Dinero: A veces no se interesan por el dinero, ni saben valorarlo. Amor: Son afectivos y están necesitados de cariño. Trabajo: A menudo no han elegido su trabajo, sino que las circunstancias se lo imponen.

Nombre que indica cierta preocupación por el futuro. Es propio de personas que aprovechan una determinada circunstancia para medrar. Aunque todo lo hacen no porque les guste el poder, sino para asegurar su porvenir. Dinero: El dinero no es un lujo, sino una necesidad. Amor: Se entregan sin reservas a la persona amada; cumplen todas sus promesas y exigen, a cambio, total fidelidad. Trabajo: Realizan con gusto y aprovechamiento su trabajo.

MATEO

MAURICIO

Refleja una tendencia acusada hacia el misticismo y los aspectos éticos y morales. Es propio de personas que prefieren la conservación de todos los valores tradicionales, antes que la innovación y el progreso. Dinero: Lo consideran muy necesario, pero no imprescindible. Amor: El verdadero amor exige sacrificios y concesiones por ambas partes. Trabajo: Es esencial para la plena realización como persona.

Indica cierta predisposición a la indisciplina. Es propio de personas que aprovechan cualquier ocasión para plantear su desacuerdo. Por lo general, exponen sus ideas con apasionamiento. Dinero: Siempre están mentando el dinero y lo valoran en exceso. Amor: Manifiestan su preferencia por el amor interesa do, antes que por el amor romántico. Trabajo: Son buenos trabajadores, aunque inconstantes. MAXIMO Revela la necesidad de sobresalir y

destacar. Es propio de personas que, en ocasiones, no aceptan las convenciones sociales - aunque aparentemente no se les note- y prefieren hacer un ambiente a su medida. Dinero: Se las ingenian para sacar dinero de sus proyectos y empresas. Amor: Son fieles y afectuosos para con los suyos. Trabajo: Son emprendedores y se afanan por realizar su trabajo. MELCHOR Revela igualdad en el trato, especialmente con sus colaboradores y amigos. Es propio de personas que necesitan confiar en alguien para seguir adelante. Prefieren el orden al caos y libertinaje. Dinero: Con dinero se compran voluntades y se ablandan corazones. Amor: Prefieren ser amados y no odiados. Trabajo: Realizan su trabajo con parsimonia, pero con eficacia. MELISA Alude a la necesidad de paz y armonía internas, a los ademanes comedidos y a la discreción en el decir. En sentido universal, se identifica con el afán continuado y las preocupaciones laborales. Dinero: Se debe tomar como medio para conseguir determinados fines. Amor: La fidelidad y el respeto mutuos son los pilares del amor. Trabajo: Siempre están en continua actividad y realizando nuevos proyectos.


Pá gin a

30

S pe s

Un ica

Horóscopo de Agosto por Roberto Langella

a

Aries Mes de mucha creatividad y placeres. Sin embargo, pueden surgir disgustos en el ámbito del hogar.

b

Tauro Discusiones en el ámbito del hogar, pero una mejor relación con los hermanos. Buen mes para las actividades artísticas. Cuidado con los pequeños accidentes domésticos.

c

Géminis Muy buen mes para los estudios, la transmisión de ideas e información. La creatividad se manifiesta de forma agresiva, quizás sea aconsejable la práctica de algún deporte competitivo.

d

Cáncer Venus los acompaña durante este mes, lo que les hará sentir muy emotivos, seductores, pasionales. Un muy buen mes también para las finanzas. También se prevén discusiones y peleas en el ámbito del hogar.

e

Leo Mes de cumpleaños para la mayoría de estos nativos. Con Venus en casa 12 (en el zodiaco en reposo) pueden sentirse algo emocionalmente fríos, o que los demás les reclamen por eso (al estar cumpliendo años, es algo que puede extenderse por el resto del año). Estarán mentalmente muy activos y es un excelente período para emprender el aprendizaje

técnico de alguna materia.

f

Virgo Mes de cumpleaños para los del primer decanato. Disfrutarán mayormente de las amistades y la vida social. Las actividades financieras se reactivan con inusitada fuerza.

g

Libra Las amistades y la vida social cobran mayor importancia para los de este signo, temas que de cualquier modo nunca les pasan desapercibidos. Conflictos con todo lo que represente autoridad femenina. Marte pasando por su signo durante casi todo el mes los vuelve algo agresivos y predispuestos a los accidentes, cuidado.

h

Escorpio Problemas con todo lo que represente autoridad; un mes para recluirse en el entorno más inmediato. Disfrutarán del arte elevado, superior.

Capricornio

Algunas inarmonías entre la personalidad y la psiquis más profunda. Un mes para no tomarse demasiado en serio. Aproveche para dedicarle más tiempo a la pareja, un tema del que disfrutarán. Durante este mes el mundo podrá parecerles mayormente violento, reclúyanse en su círculo más íntimo.

Acuario

i

Las cuestiones referidas al extranjero, las ciencias, la filosofía, los estudios superiores toman relevancia. La sexualidad y las emocionen se combinan de tal forma que acarrean pequeños fastidios. Peleas con amigos, a menos que se canalice, por ejemplo, compartiendo prácticas de algún deporte competitivo.

k

Muy buen mes para disfrutar del diálogo con la pareja. Filosóficamente, se encuentran muy combativos. Cuiden los riñones.

Piscis Sagitario

j

l

Se sienten desfallecientes, agotados, estresados, tómense unas vacaciones, en lo posible. Pueden disfrutar de la creatividad artística, y son posibles las aventuras amorosas, agradables, pero más bien intrascendentes (al menos por este mes). Sin embargo en la vida sexual pueden haber algunos pequeños fastidios.


Pá gin a

31

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica Curso Integral de Astrología a distancia Inauguramos nuestro curso de astrología a distancia, el cual tiene una duración de seis meses, de cuatro clases por mes, de modalidad intensiva, racional y psicológica. Por medio de este curso, el estudiante adquirirá los conocimientos específicos y completos acerca de la confección e interpretación de la carta natal astrológica, Revoluciones Solares, cartas combinadas y sinastrías, y todas las técnicas complementarias que hacen al quehacer del oficio de astrólogo. La estructura del curso es modular, mensual y correlativa; esto significa que el alumno adquirirá por adelantado su vacante mensual, la que consta de un módulo de cuatro clases, por cada una que irá recibiendo un apunte de contenidos. La correlatividad de nuestras clases apunta a que nadie podrá "saltearse" módulos, ni obviar algunos de los primeros, aunque se contara con conocimientos previos. Sin embargo, las clases serán individuales y el alumno sí podrá "saltearse" meses de asistencia, sin perder la correlatividad; es decir, al regresar al curso, hubiera pasado el tiempo que fuere, retomará desde el mismo punto donde lo dejó. Se evaluarán exámenes mensualmente, y al final del curso habrá un examen integrador. Se otorgará entonces el certificado de asistencia al curso, y de reconocimiento del egresado como astrólogo. Todos los inscriptos al curso recibirán el kit de estudio, el cual consta de todas las herramientas y contenidos necesarios, absolutamente, para la realización de este curso, tales como: Todas las clases serán dictadas por Roberto Langella Tablas de Efemérides Planetarias para los siglos XX y XXI Tablas de Casas Otras diferentes tablas Plantilla para la confección de mapas astrales Presentación del curso y apuntes nº 1, 2, 3 y 4 Carátula personalizada para ir encarpetando los apuntes Fuentes tipográficas de astrología para la computadora Todos los alumnos tendrán una clase de dos horas en un día de la semana a convenir, por el programa de videoconferencias Skype Siempre y en todos los casos los alumnos podrán resolver sus dudas y cuestionamientos vía email. Los alumnos egresados encontrarán en Spesunica una fuente de consulta personalizada, para toda la vida. Téngase presente que la suma de los apuntes irán conformando un verdadero libro, tratado de Astrología. La cuota mensual es de U$S 40.- ($ 150.– de Argentina) por adelantado, mientras que quien desee pagar el curso completo, en una o dos cuotas trimestrales, el precio final es de U$S 200.- ($ 800.– de Argentina). Para una mayor información acerca de las características de este curso, descargue libremente el artículo "Presentación, Estructura y Temario", en nuestra sección de descargas.

www.spesunicastrologia.com.ar


Consultorio Astro lógico Spesunica

A S T R O L T A R O T , P C U E N T O S C U E N T

O G Í A , O E M A S , Y O T R O S O S . . .

www.spesunicastrologia.com.ar robertolangella@spesunicastrologia.com.ar marypazreyespena@spesunicastrologia.com.ar

Spes Unica. Año 3 nº 22. Agosto de 2012 Editada por el Consultorio Astrológico Spesunica Dirección: Roberto Langella y María de la Paz Reyes Peña Registro de Propiedad Intelectual: En trámite. Impresa por Peecho B. V., Amsterdam, Netherlands Colaboran en este número: Horacio Otheguy Riveira; Fabián Gutiérrez Reyes; Pablo Scalise; Guillem de Rubenhor; Jorge David Alonso Curiel; Ñapi. Las afirmaciones y opiniones vertidas en los artículos y textos son de exclusiva responsabilidad de quienes los escriben. Se prohíbe la reproducción total o parcial por cualquier medio de esta publicación, sin previa autorización de la editorial. Mary Paz y Roberto registran sus contenidos en www.safecreative.org Los números atrasados pueden ser obtenidos siguiendo este vínculo: http://issuu.com/robertolangella

Un lugar de encuentro.

¡Esperamos sus colaboraciones!


Revista Spes Unica nº 22 - Agosto 2012