Page 1

Página

Año 3. Nº 18

1

Spes Unica A

S

T

R

O

L

O

G

Í

A

, O

T

T A R O R O S

T C

, U

P E

O N

E T

M O

A S

.

S .

, .

C

U

E

N

T

O

S

Y

Viaje a un Renacer—Pilar Giménez Bret

Escriben y colaboran en este número: Yoselem Divincenzo; Pilar Giménez Bret; María Ester Rinaldi; Horacio Otheguy Riveira; María de la Paz Reyes Peña, Roberto Langella

ABRIL 2012


Pá gin a

2

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica

Regale y regálese su propia carta natal astrológica (nuestro informe es elaborado de manera completamente artesanal y personalizada); NO ES PRODUCTO DE PROGRAMAS DE COMPUTADORA. Incluye: Análisis de la carta natal propiamente dicho, análisis del horóscopo personal anual, informe sobre vidas pasadas, lista de heráldicas, mapas astrales a todo color. Obtenga gratis un ejemplo de nuestro producto en nuestro sitio de descargas, y comprobará la calidad del tratamiento y presentación. Con el encargo de dos cartas natales (parejas, padres e hijos, etc.) REGALAMOS un informe sinástrico (comparación de cartas, para evaluar compatibilidades e incompatibilidades de la relación). Los primeros 15 consultantes de cada mes recibirán un informe numerológico (personalidad y destino) GRATIS. Descargue gratis desde nuestra sección de links el programa de Videoconferencias Skype, para que podamos atender on line las lecturas de Tarot y runas celtas; nosotros le diremos cómo instalarlo y configurarlo. Escríbanos para que podamos brindarle mayor información sobre nuestros servicios y formas de pago. Tómese unos segundos para visitar todas nuestras secciones, donde hallará más detalles. Visite nuestra web y vea más detalles, listas de precios, y encuentre en nuestros blogs artículos interesantes sobre astrología y otros temas; ¡los esperamos!.

www.spesunicastrologia.com.ar


Pá gin a

3

S pe s

Un ica

Sumario Editorial

4

Noticias del mundillo literario

5

La juventud, por Yoselem Divincenzo

5

El huésped de Drácula (1º parte), por Bram Stoker

6

Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la Astrología (6ª parte), por Armando Rey

8

Se me cayeron las alas

10

Divagaciones pelotudas, por María de la Paz Reyes Peña

12

Lesiones del buen vivir, por Roberto Langella

13

El Astrólogo y la Tarotista

14

Los signos del zodiaco en la Historia (Cáncer)

16

Poesía, por María Ester Rinaldi

20

Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella

22

El arte de Pilar Giménez Bret

24

Onomancia

27

Horóscopo

28


Pá gin a

4

S pe s

Un ica

Editorial 29 de febrero, paredón y después

G

racias a Dios hay 29 de febrero una vez cada cuatro años, dado a la vista las terribles cosas pueden suceder en una de estas fechas. La vida es un tango. Y una ranchera. Y de vez en cuando es un rock. Y no, definitivamente los escritores mucho no tenemos que ver con los blogueros, es como entre cantantes y músicos, se parecen, comparten conocimientos, pero no es lo mismo. No importa, igual somos toda gente amorosa. No es cinismo, ¿o no es lo que se la pasan proclamando en los muros de FB?; ―¡oh, cuánto amo a los animales!‖; ―¡oh, cuánto amo a los libros!‖; ―¡oh, cuánto amo a los originarios!‖. Bibliofilia como zoofilia como necrofilia; una cuestión de sufijos, como bibliofagia, zoofagia, necrofagia, y así podés seguir hasta comerte a tus padres y a tus hijos. El tip@ que informa cuánto hace algo –amar, para el caso— presupone que vos no lo hacés, o no al menos en igual medida. Es como el ―Yo sí amo a mi país‖ de ―la Sole‖ (una cantante de por aquí), cuyo ―yo sí‖ presupone un ―vos no‖. Cuando leo estas cosas, me quedo viendo a mi perrita, a mis libros, a mis vecinos parientes de originarios, medio de reojo, como diciéndoles ―bueno, a ustedes les tocó esto, qué se le va a hacer‖. Además, es como una moda, ¿no?, está de moda amar a los animales, a la naturaleza –o a los recursos naturales más que a la naturaleza misma—y a los libros. Digo que es una moda, porque no se proclama,

por ejemplo, un ―¡oh, cuánto amo a la democracia!‖, o un ―¡oh, cuánto amo a la filosofía!‖, o un ―¡oh, cuanto amo madurar y no comportarme, a mis 40 años, como si me encontrara en la edad del pavo!‖. No, no hay variedad y sí mucho de visión unilateral, de uniformidad, ¿de dogmatismo?. ―Yo quiero tener un millón de amigos‖, cantaba mi tocayo el Carlos, y eso que no cantaba tangos, ni rancheras ni rock. Y fue un precursor y un adelantado, y no fue profeta ni en su tierra ni en ningún lado, porque en aquellos años, los ’70, quién podía querer tener un millón de amigos. Mentalidad de bloguero, tener un millón de amigos y escribir para ellos, para que todos digan lo bonitillo que sos y lo de acuerdo que están con lo que escribís. El disenso no está de moda. La gente horroriza del disenso, de la diferencia. Si la planteás, lo primero que te dicen es que querés censurarlos. Es que cambió el concepto de censura. Antes, para que alguien pudiera censurarte, tenían que neutralizarte, a vos y a tu producción, de alguna forma; tenían que volverte invisible por algún medio. Ahora basta con evidenciar la carencia de argumentos del que dice, para que te consideren un censor. Los 29 de febrero paso de ser un gilipollas a un quilombero. No es necesario les defina lo primero. Ser un quilombero, por acá, es crearse problemas sin motivo alguno. Ser un quilombero es mover el tablero, patear la pelota afuera, mirar a la cámara, en un mundo que todavía se pretende como un juego, como uno de reality show.

Porque, sí, la vida era un juego—nunca hay nada nuevo bajo el sol—pero era, debía ser, un juego supremo, el gran juego del cerdo en la batea, el cerdo que ahora se ha vuelto jabalí, como nos lo prefigura Roger Waters, ese músico, el del otro paredón. Porque, ―qué cosa fuera la masa sin cantera‖, como nos advertía aquel otro poeta, Silvio Rodríguez. Internet es eso. Es la masa sin cantera. Todas las paredes ya fueron derrumbadas, junto con nosotros, cada ladrillo, cada bloque que fuimos cada uno de nosotros. Spes Unica funciona porque es un remedo de soporte. En Spes Unica se llega finalmente al final de la página, el show sigue teniendo un final, para que todos puedan volver de nuevo a sus casas. ¿Ven?, ahora mismo se acabó. R. L.


Pá gin a

5

S pe s

Un ica

Noticias del mundillo literario

El 2º viernes de cada mes, de 20 a 21 hs de España, Luis García Orihuela, autor de Babel Books Inc., presentará una columna titulada ¿Qué me cuentas?, en el programa Encuéntame en las Ondas, de Radio Guiniguada, de Islas Canarias, conducido por Tino Prieto. Las frecuencias de

la radio son 105.9 y 89.8, ambas de FM, pero también se puede oír de manera online, en el sitio web de la emisora: http://www.radioguiniguada.co m/ Le agradecemos a Luis la mención que ha hecho de nuestros libros, y de diferentes aspectos

de la editorial, en lo que fue la presentación de su columna, el día viernes 9 de marzo. Para oír la primera entrega, hacer click aquí.

Porque lo dijo Rubén Darío:

mos a nuestra juventud, seamos puros de pensamiento y olvidemos nuestros problemas pasados y presentes. Vivamos el presente en armonía y dejemos que los jóvenes se expresen. Ellos lo hacen de diferentes maneras y nosotros parecemos no advertirlas: en su forma de vestir, en su manera de hablar, en su manera de caminar. Si a usted le alarman ciertas formas de vestir, piense que este joven está diciendo a gritos: ―ODIO ESTA SOCIEDAD INJUSTA‖.

actúe. Y si está dentro de sus límites poder solucionar algo. ¡HÁGALO!. Si un joven entra en el mundo de las drogas, deje de estar poniéndole nombrecitos tales como: drogadicto, alcohólico, y haga lo que esté a su alcance. Primero: entablando el diálogo sincero y de confianza; segundo: respetando y aceptándolo tal cual es; tercero: ofrecer ideas, ayuda, su amistad y respeto. A veces estos jóvenes se sienten tan solos en este mundo tan injusto que sus palabras de aliento, de optimismo, respeto y amistad; podrán crear milagros en esta sociedad. El secreto es siempre el mismo y en todos los géneros se aplica: Cambiemos nosotros interiormente y el mundo cambiará.

“Juventud divino tesoro. ¡ya te vas para no volver! Cuando quiero llorar no lloro, y a veces lloro sin querer”

L

a juventud hay que aprovecharla al máximo, vivirla, intensificarla, experimentarla. ¡Dejemos que nuestros jóvenes la vivan!, que sean libres de elegir qué carrera deben seguir, qué doctrina o pensamiento seguir, con quién se quieren casar o si prefieren la soledad. Así como libertad no es sinónimo de libertinaje, tampoco lo es respeto a sometimiento. Dar a cada ser su espacio en este mundo significa el futuro de un mañana diferente. Usted ha vivido su juventud y la vive todavía porque en su interior es tan joven como en su adolescencia (por lo menos yo me siento así). Entonces, si somos adultos volva-

Si un joven le parece grosero en su manera de expresarse, piense que le está diciendo: ―NO ACEPTO LAS NORMAS DE ESTA SOCIEDAD‖, porque en su interior no sabe cómo ni a quién recurrir para quejarse. Antes de mirar con desprecio: piense, analice, hable, infórmese,

¡PIENSE Y ACTÚE YA!


Pá gin a

6

S pe s

Un ica

El huesped de Dracula (1º parte), por Bram Stoker

C

uando iniciamos nuestro paseo, el sol brillaba intensamente sobre Münich y el aire estaba repleto de la alegría propia de comienzos del verano. En el mismo momento en que íbamos a partir, Herr Delbrück (el maître d'hôtel del Quatre Saisons, donde me alojaba) bajó hasta el carruaje sin detenerse a ponerse el sombrero y, tras desearme un placentero paseo, le dijo al cochero, sin apartar la mano de la manija de la puerta del coche: -No olvide estar de regreso antes de la puesta del sol. El cielo parece claro, pero se nota un frescor en el viento del norte que me dice que puede haber una tormenta en cualquier momento. Pero estoy seguro de que no se retrasará sonrió-, pues ya sabe qué noche es. Johann le contestó con un enfático: -Ja, mein Herr. Y, llevándose la mano al sombrero, se dio prisa en partir. Cuando hubimos salido de la ciudad le dije, tras indicarle que se detuviera: -Dígame, Johann, ¿qué noche es hoy? Se persignó al tiempo que contestaba lacónicamente: -Walpurgis Nacht. Y sacó su reloj, un grande y viejo instrumento alemán de plata, tan grande como un nabo, y lo contempló, con las cejas juntas y un pequeño e impaciente encogimiento de hombros. Me di cuenta de que aquella era su forma de protestar respetuosamente contra el

innecesario retraso y me volví a recostar en el asiento, haciéndole señas de que prosiguiese. Reanudó una buena marcha, como si quisiera recuperar el tiempo perdido. De vez en cuando, los caballos parecían alzar sus cabezas y olisquear suspicazmente el aire. En tales ocasiones, yo miraba alrededor, alarmado. El camino era totalmente anodino, pues estábamos atravesando una especie de alta meseta barrida por el viento. Mientras viajábamos, vi un camino que parecía muy poco usado y que aparentemente se hundía en un pequeño y serpenteante valle. Parecía tan invitador que, aun arriesgándome a ofenderlo, le dije a Johann que se detuviera y, cuando lo hubo hecho, le expliqué que me gustaría que bajase por allí. Me dio toda clase de excusas, y se persignó con frecuencia mientras hablaba. Esto, de alguna forma, excitó mi curiosidad, así que le hice varias preguntas. Respondió evasivamente, sin dejar de mirar una y otra vez su reloj como protesta. Al final, le dije: -Bueno, Johann, quiero bajar por ese camino. No le diré que venga si no lo desea, pero cuénteme por qué no quiere hacerlo, eso es todo lo que le pido. Como respuesta, pareció zambullirse desde el pescante por lo rápidamente que llegó al suelo. Entonces extendió sus manos hacia mí en gesto de súplica y me imploró que no fuera. Mezclaba el suficiente inglés con su alemán como para que yo entendiese el hilo de sus palabras. Parecía estar siempre a punto de decirme algo, cuya sola idea era evidente que le aterrorizaba; pero cada vez se echaba atrás y decía mientras se persignaba:

-¡Walpurgis Nacht! Traté de argumentar con él pero era difícil discutir con un hombre cuyo idioma no hablaba. Ciertamente, él tenía todas las ventajas, pues aunque comenzaba hablando en inglés, un inglés muy burdo y entrecortado, siempre se excitaba y acababa por revertir a su idioma natal.... y cada vez que lo hacía miraba su reloj. Entonces los caballos se mostraron inquietos y olisquearon el aire. Ante esto, palideció y, mirando a su alrededor de forma asustada, saltó de pronto hacia adelante, los aferró por las bridas y los hizo avanzar unos diez metros. Yo lo seguí y le pregunté por qué había hecho aquello. Como respuesta, se persignó, señaló al punto que había abandonado y apuntó con su látigo hacia el otro camino, indicando una cruz y diciendo, primero en alemán y luego en inglés: -Enterrados..., estar enterrados los que matarse ellos mismos. Recordé la vieja costumbre de enterrar a los suicidas en los cruces de los caminos. -¡Ah! Ya veo, un suicida. ¡Qué interesante! Pero a fe mía que no podía saber porqué estaban asustados los caballos. Mientras hablábamos, escuchamos un sonido que era un cruce entre el aullido de un lobo y el ladrido de un perro. Se oía muy lejos, pero los caballos se mostraron muy inquietos, y le llevó bastante tiempo a Johann calmarlos. Estaba muy pálido y dijo: -Suena como lobo..., pero no hay lobos aquí, ahora.


Pá gin a

7

-¿No? -pregunté inquisitivamente-. ¿Hace ya mucho tiempo desde que los lobos estuvieron tan cerca de la ciudad? -Mucho, mucho -contestó-. En primavera y verano, pero con la nieve los lobos no mucho lejos. Mientras acariciaba los caballos y trataba de calmarlos, oscuras nubes comenzaron a pasar rápidas por el cielo. El sol desapareció, y una bocanada de aire frío sopló sobre nosotros. No obstante, tan sólo fue un soplo, y más parecía un aviso que una realidad, pues el sol volvió a salir brillante. Johann miró hacia el horizonte haciendo visera con su mano, y dijo: -La tormenta de nieve venir dentro de mucho poco. Luego miró de nuevo su reloj, y, manteniendo firmemente las riendas, pues los caballos seguían manoteando inquietos y agitando sus cabezas, subió al pescante como si hubiera llegado el momento de proseguir nuestro viaje. Me sentía un tanto obstinado y no subí inmediatamente al carruaje. -Hábleme del lugar al que lleva este camino -le dije, y señalé hacia abajo. Se persignó de nuevo y murmuró una plegaria antes de responderme: -Es maldito. -¿Qué es lo que es maldito? inquirí. -El pueblo. -Entonces, ¿hay un pueblo? -No, no. Nadie vive allá desde cientos de años. Me devoraba la curiosidad: -Pero dijo que había un pueblo.

S pe s

-Había. -¿Y qué pasa ahora? Como respuesta, se lanzó a desgranar una larga historia en alemán y en inglés, tan mezclados que casi no podía comprender lo que decía, pero a grandes rasgos logré entender que hacía muchos cientos de años habían muerto allí personas que habían sido enterradas; y se habían oído ruidos bajo la tierra, y cuando se abrieron las fosas se hallaron a los hombres y mujeres con el aspecto de vivos y las bocas rojas de sangre. Y por eso, buscando salvar sus vidas (¡ay, y sus almas!.... y aquí se persignó de nuevo), los que quedaron huyeron a

Un ica

subiera. Mi sangre inglesa hirvió ante esto y, echándome hacia atrás, dije: -Tiene usted miedo, Johann... tiene usted miedo. Regrese, yo volveré solo; un paseo a pie me sentará bien. -La puerta del carruaje estaba abierta. Tomé del asiento el bastón de roble que siempre llevo en mis excursiones y cerré la puerta. Señalé el camino de regreso a Münich y repetí: -Regrese, Johann... La noche de Walpurgis no tiene nada que ver con los ingleses.

Continuará en el próximo número...

otros lugares donde los vivos vivían y los muertos estaban muertos y no.... no otra cosa. Evidentemente tenía miedo de pronunciar las últimas palabras. Mientras avanzaba en su narración, se iba excitando más y más, parecía como si su imaginación se hubiera desbocado, y terminó en un verdadero paroxismo de terror: blanco el rostro, sudoroso, tembloroso y mirando a su alrededor, como si esperase que alguna horrible presencia se fuera a manifestar allí mismo, en la llanura abierta, bajo la luz del sol. Finalmente, en una agonía de desesperación, gritó: «¡Walpurgis Nacht!», e hizo una seña hacia el vehículo, indicándome que


Pá gin a

8

S pe s

Un ica

Ideas y Bosquejos para una Filosofía y una Hermenéutica de la Astrología (6º parte, ensayo), por Armando Rey Publicado por primera vez en la revista digital Gente de Astrología-GeA nº 23, diciembre de 2002.

E

l concepto es al símbolo como la ciencia es a la poesía. La poesía deja aparecer realidades nuevas o nuevas perspectivas de la realidad, porque alude a cosas en una manera misteriosa y oculta; poesía es simbolismo puro, y cuando la ciencia logra tal tarea, como en las intuiciones de los grandes científicos, llega a ser poesía. Los símbolos no han sido inventados por el ser humano, el mismo idioma no es una invención del hombre, pues éste no es tan poderoso. Los símbolos, el idioma, el hombre mismo, son modos del ser, maneras en los que el ser aparece o se muestra él mismo. Era Sócrates quien puso todo su esfuerzo en definir las cosas; quería saber qué eran, quería asirlas, así investigó aquellas notas o calificaciones, sin las que una cosa particular dejaría de ser esa cosa particular. Dichas notas esenciales constituían el concepto de esa cosa particular. Así el concepto nació con Sócrates en un esfuerzo de asir. La ciencia, tal y como la conocemos, no es más que un desarrollo del concepto y de la filosofía y lógica aristotélica (la lógica binaria aristotélica contiene la semilla de la cibernética contemporánea). El propósito y la esencia de un concepto es asir, y tal es el propósito de la ciencia: Controlar y dirigir. Y añadiría a dichos objetivos de la ciencia: Entender, revelar un orden subyacente, satisfacer curiosidad, resolver un enigma; estos no son exacta-

mente ―asir, controlar y dirigir‖, aunque hay un elemento de esto en su uso. El símbolo, en cambio, muestra, y al hacer así, deja que algo aparezca, esté presente, tal es su esencia, no asir, no dirigir, no controlar. Las señales y los conceptos pueden ser aliados, los símbolos y los conceptos no pueden. Los conceptos no son más que fichascontenedores, inventados por los miembros de un grupo para representar ideas de una forma muy concisa y facilitar su manipulación. Así, por ejemplo, ―=― nos dice: ―Cualquier cosa que está a la izquierda de = puede reemplazar a cualquier cosa que esté a la derecha de =―, y, ―si quieres guardar el equilibrio y la equivalencia, cualquier cosa que hagas en la derecha de = has de hacerlo en su lado izquierdo =―. Equilibrio / Equivalencia es el concepto. Los símbolos no son el resultado de cualquier tipo de acuerdo general social. Los conceptos brotan, precisamente, de la actividad social humana. Ello todo tiene en común arbitrarlos a un juego de significados concretos. Para nosotros,‖=― no es un símbolo, es un concepto, que remite a otros conceptos: Equilibrio, tal como equivalencia. Un mapa no es una representación simbólica, porque define una realidad definida. Definir algo es el proceso cognoscitivo de diferenciar (de separar) una

entidad del descanso, o un aspecto de la realidad de otro aspecto. Conceptos Tratan de representar y definir la realidad Son herramientas de comunicación y pensamiento Surgen de una convención social Su propósito es informar Símbolos Tratan de ayudarnos a insertarnos en la realidad de un modo pleno Son herramientas de comunicación con el Espíritu Surgen del misterio, no sabemos quién los hizo Su propósito es transformar Afirma Chevallier: ―El símbolo se distingue esencialmente del signo, en que éste es una convención arbitraria que deja el significante y el significado ajenos uno a otro, es decir, que el símbolo presupone homogeneidad del significante y del significado en el sentido de un dinamismo organizador… Durand funda sobre la estructura misma de la imaginación ese dinamismo organizador… Podemos decir que el símbolo… Posee algo más que un sentido artificialmente dado, porque detenta un esencial y espontaneo poder de resonancia… Con el signo permanece-


Pá gin a

9

mos sobre un camino continuo y firme; el símbolo supone una ruptura de plano, una discontinuidad, un pasaje a otro orden; introduce un orden nuevo con múltiples dimensiones‖ <11> Las herramientas simbólicas (Astrología, Kabalah, Tarot y/o I Ching) se pueden usar de maneras muy diferentes y con diversas ―intenciones‖, pero su esplendor lo logran cuando ayudan a los seres humanos a fortalecer su vínculo con el Espíritu, y éste por medio del símbolo compromete al ser entero, no solo a su intelecto, por tanto, el saber simbólico o saber de los símbolos va inseparablemente unido a un encarnar dicho saber, en la propia vida y en el ser de uno. Así, yo no puedo saber una cosa y no ser tal cosa. Los símbolos son medios que ayudan a nuestra atención a cambiar de nivel: Desde lo concreto de nuestras ilusas preocupaciones cotidianas a este reino de fuerzas impersonales y poderes que desde la eternidad dan forma y sustancia a nuestro camino vital. El símbolo es como una copa vacía. Cualquier símbolo, en su función integradora, abarcadora, llevado a sus últimas consecuencias, afirma que todo está en todo. Cada símbolo, por definición, está conectado con un universo de posibilidades. La tarea simbólica consiste en juntar el rigor objetivo del símbolo con el proceso creativo subjetivo de uno mismo. Esto hoy nos da un conjunto de significados, cuyo potencial evocador es inagotable. El símbolo se dispara a un infinito colmado de significado y riqueza, pero a la vez está vacío, es una copa vacía que se llena de todas las experiencias, prejuicios y juicios del que los usa. Todo astrólogo enfrentado al símbolo solo ve lo que puede ver, comprende lo que puede comprender. El símbolo no da más allá

S pe s

de lo que el practicante puede comprender. Entre el símbolo y lo que significa hay un salto que solo se puede salvar mediante una conducta. Uno tiene que ser capaz de comportarse de modo que se le abran las puertas del significado. La conducta expresa la totalidad de nosotros. El significado no es algo estático, es la encarnación de una chispa que brota al

Un ica

des mayores y el reto más exigente. Nos vemos obligados a utilizar una herramienta potente pero equívoca y limitada, en un sentido sutil pero importante. Nuestra sintaxis fácilmente acaba despojando al símbolo de su potencial mágico-transformador. Para evitarlo resulta necesario luchar contra la sintaxis conceptual, con sus propios medios, utilizando algunos instrumentos que nos pueden ayudar. Fruto de mi experiencia con ellos, propongo: La paradoja, la narración y la asociación espontánea. La paradoja

instante, que toca y transporta. A veces es un proceso, como una gestación; el significado es como el ―Logos Spermátikos‖, la palabra que entra y fecunda, de allí hay una concepción y luego un parto. El símbolo recae sobre la totalidad del ser, y su consecuencia es la transformación de la conducta y todos aquello que la fundamenta: Ideas, creencias, valores y actitudes. Posibilidades y límites de la sintaxis en la Astrología

E

l lenguaje simbólico necesita en gran medida del lenguaje conceptual para ser comunicado. Jung precisa: ―El símbolo no encierra nada, no explica, remite más allá de sí mismo hacia un sentido aún en el más allá, inasible, oscuramente presentido, que ninguna palabra de la lengua que hablamos podría expresar de forma satisfactoria‖ <12> Ahí reside una de las dificulta-

“Las palabras que son estrictamente verdaderas parecen ser paradójicas”. Lao Tse, Tao Te King

“Lo que es uno es uno. Lo que es nouno, es también uno”. Chuang-Tzu La lógica aristotélica se basa en la ley de la identidad, que afirma que A es igual a A; la ley de la no contradicción (A no es igual a no –A), y la ley del tercero excluido (A no puede ser A y no – A, ni A ni no –A). Aristóteles lo afirmó así: ―Es imposible que la misma cosa pertenezca y al mismo tiempo no pertenezca a la misma cosa y en el mismo respecto… Este es entonces el más seguro de todos los principios‖. Metafísica I, 1005b 20. Continúa en el siguiente número... <11>: J. Chevallier. Ob. Cit. Pág. 19 <12>: C. G. Jung. Problemas del alma moderna, 1927


Pá gin a

10

S pe s

Un ica

Se me cayeron las alas (CUARTA parte) A la memoria de Eduardo Daniel Melgar #114 07-nov-2010 16:38 Alma Delia Chávez Rojas Así es, Orlando, estos chicos de que se elevan, se elevan. En ocasiones es necesario tentar a la RAE o a alguna página de regionalismos argentinos para lograr entenderles, pero después de haberles leído como cincuenta mil post, como que le vas hallando a la forma rebuscada y churrigueresca con la que estos dos personajes hablan. Y eso que no te haz encontrado a supermiguel y Antonio del Olmo en plena plática con el Cap. Beto y maese Eduardo. Capitán: eso del telégrafo a manera de Twitter antiguo realmente estuvo genial. Lo mismo que lo de la pueblada. Y usté, Orlando, ¿cómo que se complica atar la rienda? si conduce medio de transporte cuadrúpedo no debe de ser difícil. Ya me imagino a Borges en la tienda de comics, ¿¿¿será buscando el último ejemplar de Superman??? Jajaja. #115 07-nov-2010 17:15 Orlando Ampuero Ja, ja. Menos mal que dos por tres apareces tú, Alma, sino estaría más solo que Hitler en Tel Aviv. Te cuento, la rienda no se ata, se da una vueltita nomás, depende del orgullo del gaucho que ha domado el caballo. Si la gente ve que el paisano ata con cuidado la rienda, es una situación vergonzosa, y además el caballo se ofende. Yo lo contaba así, porque es típico del gaucho hacerse el tonto ante la gente

de la Capital como mis interlocutores. Esto también es un regionalismo, y deja contentos a los porteños, y a los del interior en ventaja, porque nos subestiman. Por otro lado, querida Alma, en nuestro país no hay puebladas autogeneradas (salvo una sola vez en la historia), y justamente muchos "generadores" de puebladas son caciques políticos de los pagos de los dos muchachos, así que no corren peligro, porque nunca se organiza una pueblada por allí, sino que se exportan a localidades destinadas a ser asoladas por oscuros motivos. Esto que te cuento ya ha pasado las suficientes veces como para que sea una especie de regla. Si no me equivoco, en muy poco tiempo empezarán de nuevo los asaltos en masa y ataques a supermercados, antes de las elecciones y dependiendo de la contención que ciertos sindicatos oficialistas puedan lograr. A mí también me duele mi Patria. #116 07-nov-2010 19:13 Roberto Langella Digámoslo de una buena vez por todas: Ni todo el mundo estuvo en el Titanic ni todo el mundo conoció a Gardel; terminemos con ciertos mitos. Por lo demás, ciertas puebladas suelen conformarse toda vez que asomo mis flacas rodillas florecidas de malvones, por entre los barrotes de mi balcón, que de cualquier manera se halla en planta baja, no habiendo ni escalera ni ascensor. Pero permítame decirle, mi querido y onírico amigo Sueñero, que no habiendo jugado Maradona ni en Los Andes ni en el Celeste, ¿cómo de este modo se

podría hablar de fútbol?; a la vez que poco sé de esta religión, ni de sus ritos ni misterios. Y en la panadería yo pido mis miñoncitos con aire circunspecto, por si las moscas. #117 07-nov-2010 19:39 Eduardo Daniel Melgar ¿Qué hemos hecho, don Beto, capitán? ¿O debería preguntárselo a Alma Chávez Delia Roja, porque usté también está desvariando? Resulta que tiene balcón en la PB? ¿No será ocupación de vereda? A don Orlando se le escapó la chaveta histórica, nos ve como porteños y no como surconuburbanos, eso es grave, usté habla de Gardel, el Titanic y de Maradona, justo los temas del loquito del barrio y no sé si quedarme con las teorías apocalípticas del furioso - un Edipo pampeano grave - tratando de confundir a una dama azteca. Se hace el apocado, dice, para dominarnos, habla de Adolf y Tel Aviv, de supermercados y sindicatos, del orgullo del caballo, creo que es un caso parecido al de Anguetto, debe tener la rienda almidonada en el aire, haciendo tacatá con la boca y corriendo de un lado al otro la pampa gringa. Vuelva a la realidad, don Beto, no puedo cachetearlo desde acá, pero reaccione, recuperemos al furioso que se nos va a México. Deje las cartas natales y los mates de Paz y envíe malvones a la pampa.


Pá gin a

11

#118 07-nov-2010 20:45 Alma Delia Chávez Rojas Pues sí, que esto es un lío, ¡ahora sí que no he entendido nada! Maese, gracias por lo de dama azteca, y entre todos aclárenme el punto, porque ya no sé a quién hacerle caso. Recuerden, nobles caballeros, que nunca he estado en su patria y me cuesta trabajo enorme entender la situación que los ha afectado, incluso tanto que hasta creo perder la chaveta. En fin, que se hace tarde y mi pancita ruge como si me hubiera comido un león, una vez más los dejo porque voy a preparar la comida. Espero que cuando regrese no se hayan hecho trizas, recuerden chicos, cordura. Pdta.: me voy con la imagen del cap. sacando sus piernecitas por entre los barrotes de su balcón al piso. jajajaja #120 07-nov-2010 23:13 Roberto Langella ¡Ha de ser entonces por ello, maese Sueñero, que se arma la poblada!; no por mis flacas rodillas sino porque usurpo la vereda; sus palabras son siempre reveladoras, Ministro. Bueno, pondré un puesto de choripanes en mi balcón, como para darle usufructo y uso digno y legítimo. Ya sabemos qué sensible se pone nuestra gente surconurbanera ante la prestigiosa carne de cerdo. ¡Viva la patria!. #121 07-nov-2010 23:26 Eduardo Daniel Melgar Cuando a Alma le da hambre, larga todo y tiene eco. Les propongo que hagamos un ejercicio con dicha dama azteca, de mirada misteriosa, como dijo una vez Del Olmo, adivinando lo que sigue de esa fotito, Yo

S pe s

digo que es alta, como 1,70, usa tacos altos, zapatos negros y vestido blanco con flores azul marino o rojas. Brazos fuertes y las uñas pintadas, camina taconeando, pero calma. pesa alrededor de 60 kilos y su voz es de maestra de séptimo. Les propongo este ejercicio para declarar una tregua y luego podemos seguir con el capitán, cuya fotito muestra algo más. La difícil será la de don furioso, es una foto clavada como para no dar más datos. #122 07-nov-2010 23:49 Orlando Ampuero 1,65 m, 58 Kg, no tacos. Se puso el vestido para la foto. Voz más musical, habla muy rápido. #123 08-nov-2010 3:13 Roberto Langella Para mí que es como la Chilindrina, pero sin anteojos, algo más gordita y con la voz más grave; es decir, no se parece en nada a la Chilindrina. #124 08-nov-2010 3:33 Alma Delia Chávez Rojas Maese: cerca, cerca. Orlando: cerca, cerca, frio. Cap. Beto: frio, congelando, frizado, jajajaja. #125 08-nov-2010 3:50 Alma Delia Chávez Rojas Así es, Eduardo, casi siempre me conecto cerca de la hora de la comida o en la noche. ¿Cómo soy?, como una combinación de todas las definiciones, en sí ninguno le atinó: Altura: 1.73 sin zapatos, cuando me pongo tacos altos (o tacones como decimos por acá), pues llego a medir hasta

Un ica

casi 1.90 cm. Por una afección en mi piececito últimamente solo uso zapatines bajos. En cuanto al contoneo, dicen que camino cual modelo empírica, la postura siempre es importante. Además, como tendrán de conocimiento, soy maestra, así que maese Eduardo le atinó (2 veces), pero no doy clases a los pequeños (aunque me gustaría bastante) más bien a los mayorcitos -en la universidadEn cuanto a mi peso, pues ahí sí que le erraron todos, para nada que soy ligera, el espejo y la báscula indican todo lo contrario, pero don't worry, no soy obesa, más bien grande, ciertamente fuerte y tengo predilección por los animales de la granja, específicamente por los caballos, debido a eso me gusta la vida del campo, aunque vivo en la ciudad. ¿Vestido? solamente cuando voy a fiestas o eventos, de otra manera nop, nop, nop, más bien jeans, para seguirle el trote galopante a mi hija, a mis alumnos y a las 100 mil cosas que tengo que hacer al día. Uñas... Mmm... no sé ...están peleadas con los barnices a muerte y también con las postizas, más tardo en ponerlas guapas cuando todo se cae, se despega... ¡qué caray!, más bien cortas. ¿La voz? ronquita y suave, aunque puedo alcanzar tonos bastante agudos cuando me toca ensordecer a las personas de la iglesia, jajajaja. Furioso solo le dio a una, dicen que hablo cual tarabilla. Ah, y se me olvidaba, ¡si uso lentes! ¡así que el Cap. Beto le atinó a 2! ¿¿¿Y a ver a quién le toca??? ¿quién dijo yo? ¿¿¿o le van a seguir conmigo??? Continuará...


Pá gin a

12

S pe s

Un ica

Divagaciones pelotudas, Por maría de la paz reyes peña

¿

Quién entiende a la gente? Todo el mundo alaba la sinceridad, la honestidad, el apegarse a los hechos sin distorsionarlos con oscuros intereses, y cuando se les dice la verdad tal cual, se horrorizan y una queda convertida en quimera de lengua corrosiva. Es más, mi amiga Tania se la pasaba repitiendo que está gordísima del trasero y que las dietas no le funcionan nunca, pero cuando le dije que efectivamente, los pantalones con bolsillos laterales la hacían ver como un gaucho a punto de bailar el malambo… ¡Hasta lloró! Se cansó de acusarme de víbora, mala amiga, detractora de su autoestima, y no sé qué tantos calificativos que significan ―monstruo sin sentimientos‖. Pero, bueno, mi fuerte no es la sutileza de alas de mariposa; yo soy un hachazo en la frente. Así he sido desde pequeña, y lo he pagado caro. Cuando era chiquita, mi tía Naty me odió porque le dije la verdad cuando me preguntó luego de pasarse una hora poniéndose tubos y laca en el pelo, pestañas postizas y un vestido que le hizo mi madre para su fiesta de fin de curso en la academia de secretariado. ―Dime la verdad, ¿me sigo viendo muy pueblerina?‖ Si yo hubiera sido más observadora, hubiera entendido lo que había detrás de la pregunta, pero sólo tenía doce años y una lengua impulsiva. ―Ay, tía, te sigues viendo igual de pueblerina que siempre, como si tuvieras tus trenzas y tus cachetes quemados por el sol‖. Era la verdad, mi tía seguía teniendo el pelo quemado por tanto sol, la piel morena y áspera de quien ha vivido soportando las inclemencias del clima, y los ojos con conjuntivitis crónica. Está de más decir que caí de su gracia para siempre jamás. Y yo nunca supe porque me pellizcaba con singular alegría. Igual me sucedió con mi maestra Margarita de tercer grado de primaria; un día me sentó en la misma banca con su hijito Rolando, y eso fue el acabose. Resulta que el tal Rolandito era el niño más guapo de

la clase, pero también era un copión, y cuando lo descubrí espiando mis respuestas por encima de la mochila, le pegué sin piedad, con la misma singular alegría con la que me pegaba mi tía Naty a mí. Cuando mi maestra, escandalizada, me preguntó delante de toda la clase por qué le pegaba a Rolando, le contesté bien fuerte y segura de mí, que le pegaba porque me copiaba mis respuestas en los exámenes. La maestra enrojeció y le dirigió una mirada severa a su hijo, y a mí una mirada asesina. Pero yo ni me di por enterada.

Claro que antes tenía poca edad y no entendía algunas cosas. Pero cuando crecí seguí presentando el mismo comportamiento impertinente que me impedía ser la reina de la popularidad en donde estuviera. Así que decidí pedir consejo a mi amiga Irma, que es mi Pepe Grillo oficial, así fue como me dijo la triste realidad, porque ella también puede ser bastante sincera. ―Tienes la lengua ―bifurcada‖, y tú te justificas con la bandera de la sinceridad. Debes aprender a ser más diplomática‖. Me puse a pensar y decidí que tenía que aprender el arte de decir mentiras piadosas con la desfachatez de los políticos. Así que me compré una revista de anuncios para encontrar pareja. ¿Han visto como la gente miente con todos los dientes y sin remordimientos cuando se trata de impresionar a los posibles prospectos a pareja? ¡Ja! Es bastante ilustrativo ver algunos anuncios. Si la mujer dice ―soy guapa‖, seguro que es fea y sin chiste. Si dice que tiene buen cuerpo, es

flaca, y si dice llenita, es obesa. Cuando se califican como ―solitaria‖ seguro nadie le hace caso por sosa, fea y aburrida, y si se pone a decir que necesita hombre bueno que la apoye en la vida, seguro es una vividora que busca al mejor postor. Cuando dicen ―mujer profesional‖, seguro que tiene terminada la preparatoria, si dice que es empleada, debe de ser burócrata o empleada de farmacia o de una tienda. Y si proclama que es activa, es vendedora de puerta en puerta. Morenita quiere decir muuuuy morena; clarita, quiere decir morena; no fea es fea sin gracia; simpática quiere decir que tiene alguna manía que le hace caer pesada a los demás. Y los hombres, no se quedan atrás, si dicen ―robusto‖, está gordo; si dicen ―atlético‖, es que están pasaditos de peso; ―joven‖, quiere decir madurito no tan acabado; ―experimentado‖, bastante entradito en años o de plano en la vejez. Soltero, quiere decir que el tipo es pobre, feo, mediocre y aburridísimo. Caballeroso, quiere decir que es feíto trabajador. Si dice que es guapo y que sólo quiere amistad, es un morboso que busca víctimas. Si dice que es de solvencia económica, tiene un taxi o un negocio ambulante. Y si dice que busca la pareja de su vida, su alma gemela, seguro escribe cursilerías y se siente poeta. Cuando un hombre pone un anuncio diciendo ―desesperadamente solo‖, es caso perdido, un perdedor, alcohólico o algo parecido. ¡Ay, no! Qué trabajo hablar en clave, y luego poner cara de circunstancias. Mejor sigo siendo diáfana, transparente e impertinente como sólo puedo serlo yo. Amigos, los amo porque sólo ustedes pierden el tiempo leyendo mis reflexiones pelotudas. ¡Ja!


Pá gin a

13

Q

uizás usted ni noticia tenga acerca de qué va (o iba) la serie de TV Sex & the City, que comenzara a emitirse en todo el mundo allá por 1998, y que si lo que se sigue pasando no son capítulos viejos, vaya a saberse por cuál temporada van. La serie se plantea pretensiosamente como una comedieta liviana, que narra la historia de un grupo de amigas treintonas, lideradas por la tal Carrie Bradshaw, que se pretende también representar el paradigma de la mujer moderna: Independiente, desenfadada, y por sobre todas las cosas ―con estilo‖- En este mundo—Nueva York, dicho sea de paso—los hombres han sucumbido resignada e inexorablemente a la innegable superioridad de la naturaleza femenina, pero tal cosa paradójicamente, no neutraliza que las mujeres sigan necesitando de hombres IDEALES, que tanto más resulta difícil hallarlos, cuando sin resistencia alguna ya todos los que les rodean parecen haberse decidido a actuar definitivamente, como los reverendos papalardos que siempre fueron, desde la cuna. En esta realidad paralela, la de una ciudad conjugada exclusivamente con el sexo, tampoco va a ser entonces que la mujer (cuyo epitome es Carrie Bradshaw) sufra emocionalmente sus carencias, que, claro, es que tampoco son emocionales. No, simplemente y para el caso, la Bradshaw y sus amigas son unas histéricas instintivas—sexuales—de manera hedonista y nihilista, a un punto que recuerda a los eloi de La Máquina del Tiempo, de H. G. Wells, que sin resistencia alguna se ajustaban solo a ser, en la espera de la nada, alimentos para los morlocs, la especie subhumana. Al menos, aunque no fueran conscientes de ello, a los eloi les

S pe s

quedaba el consuelo de ser parte de una tragedia. En la vida de Bradshaw y sus amigas no hay morlocs y no hay por lo tanto riesgo de tragedia alguna, claro, tampoco posibilidad de alguna forma de vida digna. De la dignidad que inherentemente debería tener la condición humana, por condición misma, es a lo que me refiero. La vida de Bradshaw y sus amigas es tan vacía de verdaderos contenidos, emocionales, psicológicos, mínimos de vida, que en sus depresiones ni siquiera alcanzan la idea del suicidio, porque, claro, quien desconoce el valor de lo que posee, también desconoce el de la pérdida de lo mismo. Es decir, hasta en el suicidio puede haber al menos un dejo o algo parecido a la dignidad. De este modo, la denigración de los valores tradicionales—tanto de los buenos como de los malos—es concomitante y progresivo a todo lo largo de la serie. Ni siquiera pueden hablarse de que la serie sea un culto a la amistad, siendo que la relación entre estas mujeres parece ser más la de una fraterna asociación a un Club Exclusivo de Mujeres, donde en vez de sentarse a fumar un habano, intercambian unilateralmente (en este mundo no hay puntos de vista diferenciados, discusiones) jalones en el anecdotario de sus tristes vidas sexuales, que casi no tienen realmente de otro tipo. Lo raro de todo este asunto es la mella que la serie ha provocado entre sus espectadoras, en diferentes partes del mundo, que tan poco tienen que ver con Nueva York, su cultura, su lenguaje y sus hábitos, al margen de considerar hasta qué punto esta serie realmente representa fehacientemente a la Nueva York real.

Un ica

Las acólitas de Carrie Bradshaw han invadido, desde Argentina, México, España, desde todas partes, tomando la modalidad de blogueras y hasta escribiendo libros, sacándose chispas por quién representa más y mejor, quién se identifica más profundamente con su heroína virtual. Relatan sus lamentables anécdotas sexuales, despectivamente hacia el tonto que les ha tocado en suerte como ocasional pareja, despectivamente hacia sí mismas también, digamos ya, en sus condiciones de seres al menos potencialmente pensantes y sensibles, en una saga que supera ya la clásica oposición machismo-feminismo, porque no es esta dicotomía lo que en ningún momento se plantea. En este mundo, en estas pobres mentes, esa desigualdad ya es historia vieja, incluso, algo que nunca pasó, o la realidad de algún mundo paralelo. Porque estas mujeres de este mundo moderno, lo que hacen es no considerar al prójimo, no considerándose primero a sí mismas. La vergüenza no existe, los argumentos, la razón de ser, tampoco. Claro, lo que ocurre es que a este lado de la realidad todavía habemos hombres y mujeres de verdad, con vidas y problemáticas legítimas. Carrie Bradshaw termina por traicionarlas, porque no está allí cuando alguien las interpela. Entonces se enfurruñan, como las niñitas caprichosas que son, se ofenden y te retiran la palabra. En fin, se trata de mujeres de 30, de hoy. En treinta años más quizás puedan decir algo sustancioso acerca de este tema.


Pรก gin a

14

S pe s

Un ica


Pรก gin a

15

S pe s

Un ica


Pá gin a

16

S pe s

Un ica

Los signos del zodiaco en la Historia (Cáncer) ( T o m a d o d e “ A s t r o l o g í a y C i e n c i a s A d i v i n a t o r i a s ” . B i b l i o t e c a B á s i c a M u l t i m e d i a . F . G . E d i t o r e s . M a d r i d , 1 9 9 8 ) . Ernest Hemingway Año de nacimiento: 1899 La personalidad del escritor norteamericano Hemingway es paradigmática como nativo de Cáncer. Desde muy niño descubre la enfermedad y la desazón humana, al acompañar frecuentemente a su padre, en las visitas que realizaba a sus pacientes a través de todo el país. En su obra posterior narrará de forma encubierta estas experiencias, que le marcarán para el resto de sus días. Muchas de sus novelas incluyen individuos atormentados, con ansias altruistas y deseos de paz con grandes cargas de utopía. Hemingway nace en un lugar muy cercano a Chicago, el día 21 de julio de 1899, es decir, en el último decanato del signo Cáncer. Ello significa que cualquier proyecto que se proponga lo culminará con éxito y, realmente, así fue. Sus cualidades literarias son descubiertas por alguno de sus profesores del High School, centro educativo de Chicago en el que sus padres habían matriculado al joven Ernest. A los dieciocho años termina sus estudios e intenta trabajar en el campo de la información y de la cultura. Su oficio de periodista y de escritor no es visto con buenos ojos por la madre del muchacho y surge el primero y más serio de los conflictos que Hemingway va a encontrar a lo largo de su existencia. Estas relaciones con su progenitora, son el primer indicio de la agresividad que pueden desarrollar los Cáncer. Sin embargo, las desavenencias con la madre no impiden que Ernest comience a trabajar en un periódico de opiniones pluralistas e independiente. Pero Marte se

encuentra cerca del Ascendente en la carta astral de Hemingway y ello le obliga a una continua búsqueda de nuevas y, a menudo, violentas emociones. Es el momento en que decide entrar a formar parte del grupo de voluntarios que el gobierno de su país necesita para luchar contra los alemanes. En el tema astral de Hemingway aparecen Saturno y Urano en la casa IV y ello quiere decir que, casi siempre, deberá buscar otros horizontes a su vida. Será muy frecuente que sus propósitos resul-

ten fallidos. Precisamente, un defecto fisiológico que afectaba a sus ojos, impide que su deseo de ir al frente pueda realizarse ya que el ejército lo rechaza como combatiente, aunque lleva a cabo acciones por propia iniciativa que le valen una condecoración y hasta es internado en un hospital italiano a causa de una herida de guerra. Durante ese tiempo de reflexión, importante para un canceriano, revive en Hemingway el siempre latente deseo de formar un hogar. Se olvida de los conflictos que antaño tuviera con su madre y decide declarar su amor a la enfermera que le atendía en su convalecencia. La enfermera no corresponde al afecto que le propone y rechaza la oferta de matrimonio. Hemingway se siente víctima y desgracia-

do, una vez más, y aparece ese famoso presagio cuando Marte se encuentra en la Casa 1: la violencia y agresividad, siempre soportada a duras penas, que los nativos de Cáncer sufren por parte de la sociedad. Esto hace que se sientan incomprendidos y que se vean obligados a iniciar de nuevo otras acciones. Aunque, aparentemente, los cancerianos son de temperamento tímido y apacible, en su fuero interno rebulle toda una serie de controvertidos pensamientos. En este sentido, Hemingway busca consuelo en la bebida y, aunque el éxito en su trabajo alcanza cotas inigualables, no termina de encontrarse a sí mismo. Bebe demasiado y los primeros síntomas de alcoholismo comienzan a aparecer. Sus experiencias afectivas son iniciadas una y otra vez hasta que después de varios divorcios se casa con Mary Welsh. Corría el año 1946 y Hemingway había participado en avatares tan diversos como la guerra civil española y la segunda guerra mundial, no sólo como corresponsal de su periódico, sino también como activo combatiente. Los años transcurridos en España producen un fructífero trabajo, pues por entonces compone una de sus obras más polémicas en aquel tiempo: ¿Por quién doblan las campanas Con este genial escritor, por tanto, se cumple el vaticinio que resulta de la interpretación de su tema astral: los cancerianos tienen mucha imaginación y tienen posibilidades de triunfar como periodistas y novelistas. Otros Cáncer célebres son Enrique VIII, Puccini, Modigliani, Rembrandt, Pirandello, Ernesto Sábato, Olivia de Havilland, Gina Lollobrígida y George Sand.


Pá gin a

17

S pe s

Un ica

Gritos desde el Hades (poesía) (160 pág.) Hay muchas maneras de entrar al Hades, a veces nos quedamos un buen tiempo ahí, pero es nuestra decisión. La salida está siempre abierta, cuando te has liberado de todo lo negativo que vienes cargando, es el momento de regresar a la luz. ISBN: 978-1-61196-988-7 editorial Amazon Barnes & Noble El Elegido (Novela) (196 pág.) Jesús Emmanuel encuentra en su abuelo un refugio para huir de los monstruos que le persiguen durante su niñez; Linda, la maestra; los chicos que lo molestan, un padre y una madre que parecen adorarlo, pero que viven su propia guerra. El viejo curandero es el que le da las armas para sentirse ―especial‖, protegido por seres mágicos que nadie más puede ver. Ya no estará nunca solo, ni desvalido, él ha sido elegido para llevar a cabo una gran misión. Todos, como Jesús Emmanuel, hemos deseado sentirnos elegidos para una misión especial, protegidos por seres invencibles, y ser poseedores de poderes sobrenaturales y conocimientos que otros no tienen a su alcance. Todos, como Jesús Emmanuel, hemos tenido que escoger alguna vez entre llevar a cabo nuestros sueños o conformarnos con lo que tenemos, sacrificando la aventura de lo que podría ser para darle a los demás lo que esperan de nosotros. Dentro del mundo cotidiano donde habita Jesús, podemos ver claramente los arquetipos del bien y del mal, en su eterna batalla. Y la locura del muchacho es la misma de cualquiera que pretende salir del anonimato de formar parte de las masas, de las multitudes que pululan en todos los escenarios del mundo. ISBN: 978-1-61196-971-9 Editorial Amazon Barnes & Noble Aventuras de una Tarotista Loca (cuentos) (196 pág.) Todos estamos algo locos, pero Cimi tiende abusar de esta tendencia muy humana y generalizada. Cuando se trata de meterse en lío, conocer gente estrambótica o pasar por situaciones fuera de lo común, no tiene igual. Ella está dispuesta a vivir las más locas aventuras con sus amigos, porque la vida es corta y uno debe beberse hasta la última gota de emoción. Con esa filosofía de vida, no es de extrañar que un día aparezca en algún templo de enseñanzas orientales y al otro se esté trepando en la pirámide del Sol. Pero eso sí, Cimi es la única amiga que te puede garantizar que jamás te aburrirás si la sigues en sus andanzas. ISBN: 978-1-61196-975-7 Babel Books Inc. Amazon Barnes & Noble


Pá gin a

18

S pe s

Un ica

Invencible (novela) (240 pág.) La amistad es un regalo invaluable, y una verdadera fortaleza para refugiarnos cuando todos, aún nuestros parientes, parecen habernos dado la espalda. Cuando se tiene un amigo, las peores situaciones parecen ser más soportables, y tomamos valor para vencer los miedos y las dudas. Perita parte en viaje iniciático por su propia vida, donde encontrará un coro de personas más luminosas, más oscuras, que de manera más o menos voluntaria le ayudarán a confrontarse con sus circunstancias, sus dudas y sus deseos, en un proceso donde irá descarnándose, soltando lastre, puliéndose, hasta brillar con una luz propia, que la confirmará en el ser que el destino le tenía deparado. ISBN: 978-1-61196-974-0 Babel Books Inc. Amazon Barnes & Noble Valerie Vuelve (novela policial) (206 pág.) Julia Chávez es estudiante de criminología en Buenos Aires; favorecida por un intercambio cultural, viaja a realizar prácticas a Barcelona. Entonces comienzan a suscitarse una serie de asesinatos, de muy difícil resolución, inspirados en las páginas del libro de Valerie Solanas, SCUM Manifesto; la guerra contra el machismo se ha desatado, pero… ¿Será realmente una mujer la asesina? ISBN: 978-1-61196-986-3 Babel Books Inc. Amazon Barnes & Noble Poeta del Marcapasos (poesía) (112 pág.) ―¡No pasarás por mis galvanómetros!‖, advierte el poeta del marcapasos (¿o el poeta que marca los pasos?), el último en la retaguardia de mis ―yoes‖ literarios, cuando ya no alcanza ni la novela, ni el cuento ni el ensayo, y aún resta tanto por decir… Intentar definir la poesía es tan arduo e inútil como intentar lo mismo respecto del amor, y tantos ya lo han intentado antes, infructuosamente… El poema es tanto más impune que cualquier otro género literario, a la vez que es mucho más frágil; se destruye ante la menor animadversión, aunque siempre también volverá a renacer de entre sus cenizas, cual ave fénix… La poesía, como la pintura, la música o la danza, no necesita ser explicada, por suerte… En este volumen les invito a un repaso por mis versos, los de los últimos años, y unos pocos de años anteriores. Como acabo de decir, en ellos hallarán todo lo que me es imposible expresar en mis novelas, intentando completar el paisaje, algún paisaje… ISBN: 978-1-61196-976-4 Babel Books Inc. Amazon Barnes & Noble


Pá gin a

19

S pe s

Un ica

El Sepulcro de la Rosa de los Vientos (Novela) (388 pág.) "El destino vuelve a reunir, luego de años, al psiquiatra Nicolás Berasain y a la arqueóloga urbana Elsa Galimberti, para investigar un misterioso caso que involucra a una paciente de manicomio, a su tío, y a la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires. Un extraño objeto ha surcado la historia de la humanidad, desde los tiempos del Templo de Salomón, pasando por las Cruzadas, la Revolución Francesa, las guerras de independencia sudamericana, hasta arribar a la ciudad de La Plata, de manos de los masones. ¿Pero qué extraño poder confiere este objeto a quien lo posee?, y más precisamente, ¿qué cosa es la rosa de los vientos, o acaso es algo que se halla dentro de lo que se ve?. La muerte se sucederá en todos aquellos que intenten develar sus secretos. Nicolás y Elsa se encuentran ahora en riesgo de vida, en una carrera contrareloj, hacia un destino que hasta el final no tendrá más que horribles sorpresas y terribles desafíos que proponerles...". ISBN: 978-1-61196-973-3 Babel Books Inc. Amazon Barnes & Noble La Ira de Dios (Novela) (240 pág.) Hospitales psiquiátricos Borda y Moyano, en Buenos Aires. De pronto un día aparece un interno, en su demencia, asegurando ser Dios. Cuatro psiquiatras de estas instituciones, a la vez que son ateos, se hallan en la encrucijada de tener que tratarle. ¿Cuán fácil será demostrarle a Darío Ferrarotti que él no es Dios, y qué ocurrirá cuando lo logren? El suspenso envuelve una trama psicodélica, donde arte y ciencia, simbolismo y concepto, afuera y adentro, cordura y locura, confunden sus delimitaciones, desafiándose constantemente, y entramando una lucha por la supervivencia, de la que se podrá sobrevivir solo si se es poseedor de la verdad. Solo quien se halle a mitad de camino entre todos aquellos factores, podrá desandar el juego macabro hasta el final… ISBN: 978-1-61196-951-1 Babel Books Inc.

Babel Books Inc. ahora también presenta a la venta sus libros desde el nuevo sitio online ADN Libros, un moderno soporte para una mejor y más cómoda selección y visualización de sus libros; les invitamos a conocer la nueva librería (para utilizar este link presione CTRL y haga click).


Pá gin a

20

S pe s

Un ica

Poesía, por María Ester Rinaldi DE LA MUSA AL POETA

Gira la luna loca en el cielo y tus manos se alzan implorando -Oh, Eros, dios del amor…devuélveme el fluir de las palabras quiero sentir el fuego, aquel fuego sagrado que hoy no tengo en mis venas vacías… sediento de emociones me he secado y mi mano está muerta, la tinta es savia inerte y mis ojos no ven. Te miro acongojada y me abandono al hueco tibio de la pereza Cruzan sombras dolientes la ventana entreabierta… la luna está sonriendo, -no jures por la luna, la inconstante, la bella en cuyos giros cambias cada vez-. Desato mi cabello que cae sobre la blonda almohada… la mirada extraviada de tus pupilas me recorre. -Por qué, -me dices, -no encuentro la llama inspiradora en ti… por qué te niegas a darme el flujo de la vida. Yací diciendo te duermes a mi lado. Respiras agitado envuelto en quién sabe cuántos trasfondos de locuras, buscas lo que no tienes, aquello que es negado a quién no lleva adentro el precioso designio del bendito decir -Yo no quiero ser tu musa… porque tú solo escribes para el ego dibujas las palabras, petrificas los sueños en busca del aplauso. Abre el pecho poeta, si lo eres… y grita lo que sientes, desángrate en los versos sin importar aquello que dirán porque nunca sabrás si lo que dices te colmará de gloria, pero estarás gritando... tu verdad. Yo soy para el poeta que duerme una anti musa,

porque soy toda de fuego, llamarada que arde y me hastían aquellos que sólo escriben versos cuando la luna llena despereza en el Orbe. Ser tu musa requiere perder la libertad, ésta que me permite desangrar mis vertientes. Yo ejerzo la exaltada expresión de mis genes a quién quiero y admiro… sea pájaro o sierpe. * PECADO.

Hemos comido del fruto prohibido Me has hecho el amor. Y me sentí impura. Qué nos ha pasado. Solos ante Dios… lloramos como niños. No quiero sumergirme en el oscuro Submundo de la tierra del dios Hades. Tengo miedo. La barca de Caronte Navega tras de mí. Abrázame amor. Quédate a mi lado. La oscuridad me aterra. Las aguas están frías. Hay formas incorpóreas Que reptan, se oyen lamentos y aullidos. Cerbero tiene ojos de fuego. Veo sus colmillos brillar entre las sombras. Tanto hemos pecado, Que tan cruel es el castigo. Llévame a la luz. Aléjame del castillo donde reina el mal. Aquí en este mundo subterráneo Nos juzgarán…Ellos no conocen el amor. Pero nuestros cuerpos Aún están desnudos. Mira mis manos…aferradas a ti Tiemblan al tocar tu piel…y te estremeces… Aleteos de pájaros y suaves armonías Suenan en mis oídos…Se han ido Los fantasmas se fueron y tú estás en mí. Metido adentro mío, y ya no temo, amor.


Pá gin a

21

S pe s

DESTERRADA. No soy buena para ti, me duele ver acaso cómo se alejan los mástiles erectos de las barcas en el atropellado decir enrarecido de tus conjuros irreverentes, mar picado, aguas profundas, y yo a la deriva náufraga huérfana del inframundo que te rodea… qué sola, gaviota herida alas rotas sobrevolando el silencio de tu voz.

No soy buena para ti, hay otros sobre mí, desfile de blancas ironías, me esquivas sabes que las palabras nacen desnudas y la noche fallece porque las ignoras. Vístelas de ti, siémbralas de atroces verdades de tonos grises, de exasperadas voces.

Yo no sé decir el sublime goce que enrarece la inesperada vocal eyaculando esperma de sentires profundos, soy apenas el silencio un intento de nada, un eco masturbándose a la sombra de un verso que ni siquiera es mío. No soy buena para ti, nunca lo fui

*

LA MUERTE TE SIENTA BIEN Te observo en silencio. Tu pelo peinado Como siempre...Cubriste las canas antes de morir. -No quiero que me vean fea... vigila por favor que mis uñas estén pintadas y pulcras. No quiero lucir pálida, ponme rubor y retócame los labios si fuera necesario. Que no se me note la muerte. No dejes un rosario entre mis manos. mejor...unas rosas pequeñas y rojas del mismo color del esmalte. El vestido que tú elijas debe ser blanco quiero lucir como una novia el corsé de encaje y una corona de azahares en la frente... que parezca que estoy dormida No quiero estar rodeada de santos ni de ofrendas florales que huelan a incienso. Aleja a los curiosos de mi muerte. que no me toquen, el frío de los muertos

Un ica

jamás se olvida... Quédate a mi lado hasta el ultimo instante, háblame despacio que sea apenas un murmullo, pero háblame. Yo te escucharé, quiero que sea tu voz la ultima que suene en mis oídos cuando me lleven...Y no llores ni te angusties. No podrás estar atento a todo, una lágrima tan solo una, deja caer en mis labios cuando me des el último beso...Eso será suficiente. Y olvídame pronto, los muertos estorban en el mundo de los vivos, estarás bien sin mí... Aún resuenan tus palabras en mis oídos. Tenías razón, no puedo llorar. Debo cuidarte y realmente luces hermosa. Te hablo, amor, constantemente. Tal como lo pediste, y a veces me parece ver una sonrisa en tu boca. Te doy el último beso... y una lágrima se escurre entre tus labios que no están fríos, amor. Tus labios aún están tibios.


Pá gin a

22

S pe s

A

noche tenía una carta bien larga para ti, mi querido amigo, y ahora resulta que el puto hotmail de los putos cojones salta con error de la concha de su madre y desapareció todo, y eso que tiene "guardador automático" el muy hijo de puta. Así que me veré obligado a cambiar el tinglado y escribir en word y enviarte adjuntos. Es muy fuerte, la gran puta. Ahorita estoy con un trabajo bien pesado, un poco desquiciado el Horace, asínque ya volveré en condiciones. Da recuerdos al Langella, un tipo fenómeno, y a Roberto también, otro gran amigo; son poetas, líricos, gandules, fumadores, bebedores, "ricos-tipos", gente de una pieza, no sé, dales un abrazo si los ves, deciles que, tanto si estoy en óptimas condiciones, con mi natural tendencia al buen humor, o en baja forma como últimamente, especialmente hoy, los recuerdo con una sonrisa; cuando los tengo cerca es entrar en un paisaje de sombrero y gabardina por una ciudad que te atrapa porque te quiere, no para comerte el hígado; eso es lo hermoso del Club de Maestros, todos lindos bichos camino de sus nichos con una sonrisa, porque les han venido a buscar admiradores y amigos jóvenes con mucha vida por delante, y allí van con su talento, dispuestos los viejitos a dar su do de pecho, su melodía entrañable, su recuerdo de un Buenos Aires ensoñado noche a noche, bandoneón a bandoneón, cuando los aplausos y "las lindas cachorras" bailaban la vida con rumor de melodía, con noches eternas que no necesitaban al amanecer para sentirse vivas. Un abrazo, campeón. H. O. R. *

S

í, claro, uno puede sentir, quizás, que cierto barrio de París es un mundo... Ahora, yo viví un mes en un barrio de esa ciudad, que no era muy diferente al Abasto porteño. ¡Oh!, yo me cansé de encontrarme con nenes caca porteño, que hasta sus padres les habían pagado el pasaje y la estadía, que estaban de vacaciones, joder, quejándose de que extrañaban Buenos Aires, el terruño y la propia cama. La primera vez que vi a la Torre Eiffel, desde la ventana de un tren, me puse a llorar como un hijo de puta, de la emoción, y yo que pensaba que no me iba a causar sensación alguna. Pero carajo, cómo no me iba a causar. Años viéndola en fotos y películas, y de pronto estar ahí, sabiendo que iba a tocarla, que podía patearla si se me cantaba; que estaba ahí esperándome, como lo estuvo durante tantos años, como una mamá. Porque eso son los lugares del mundo, incluso a los que quizás nunca vayamos. De cualquier modo, los lugares están ahí, esperándonos. El mundo es un reflejo de la realidad y de la vida, y la vida es amorosa. Ok, podrás decirme a ver quién está esperándome en un lugar donde se haya desatado una guerra feroz. No sé, muchas veces, andando a orillas del Sena, pensaba en la ocupación nazi; en que la gente de esa época, y de anteriores, habían estado pisando ahí, donde yo pisaba ahora. Sus fantasmas me traspasaban. Y después, en Alemania, en la casa natal de Beethoven, acaricié la tapa del piano, y pensé, cuántas veces él habría pasado la mano también por allí, y entonces sentís que la historia te traspasa, que somos todos todo y nada en un segundo, y si entrás al Palacio de Versailles entonces entendés cómo los luises pudieron estar tan locos, porque es imposible vivir en esa maravilla y no volverte loco, si en un rato que estás nomás, salís completamente trastornado. Entonces, digo, qué mezquindad y

Un ica

qué soberbia es ser tan patriota y tan localista, ¿no?. ¿Qué carajo me importan mi colchón y mi cama, y el asado y el mate?, ¿cómo privarme de un buen queso de cabra italiano, de un vino francés, de la pescadería mediterránea?, ¿cómo me privaría de un buen taco y de tequila, en México?; yo fui a Europa a tomar ajenjo, que en Argentina siempre estuvo prohibido, por considerarse veneno. Como decía Roberto Fontanarrosa, "no es que haya viajado mucho, ahora, al lado de mi tía, soy Marco Polo". Pobre de la gente que no tiene la oportunidad de viajar, de conocer otros países y culturas. Amigo, si habiendo yo estado apenas un año nomás, a veces extraño tanto a Barcelona, y la atmósfera general de mi viaje. Extraño tanto el Ponte Veccio, aunque solo estuve cinco días en Florencia. Con las mejores posibilidades, nunca nos alcanzaría la vida para recorrer todo el mundo. Entonces hay que ser un poco más humildes, y por respeto a aquellos que amarían viajar, y no lo consiguen. Yo tenía 5 años, mi amigo, y me la pasaba viendo en atlas las fotos de los lugares que luego conocí, y de otros, pensando que nunca lo iba a lograr. Y acá me ves, hablándote de esto. Y a vos, nada menos, que sabés de lo que te hablo. Sí, mi amigo, te entiendo, te comprendo, o al menos debo hacer el esfuerzo; te lo debo y me lo debo, porque es recíproco, yo lo sé. A veces dirás (o podrías decir, mejor dicho) "¿y yo que tengo que ver con ese rockerito desprolijo y bigotón?". Y sabés que tenés todo que ver, y a la vez nada, y eso te libera, nos libera, de toda la parafernalia de pelotudeces consensuadas, de convencionalismos y contratos sociales, que un día nos enojamos y nos mandamos a la mierda, y después nos miramos y nos preguntamos "¿en qué estábamos?"; ¡ah, sí,


Pá gin a

23

S pe s

en las empanadas, o en la diatriba holandesa, o en la mítica de los circos o en la realidad astrológica de los gusanos de seda!". Bueno, ya te dormiste. Es que hace frío y hoy te levantaste temprano. Mañana la seguimos. R. L. *

L

o de Borges me parece muy british, muy de su cultura británica, la cortesía por encima de todo en un ambiente de inalterable prudencia; siempre admiré ese estilo del que yo soy capaz en muy contadas ocasiones; me chifla discutir, aunque no creo que quiera tener razón siempre, más bien por afán de averiguar, de ponerme a prueba a mí y al otro; dicen que en Cádiz, paraíso del humor en Andalucía, "se ríen mucho de sí mismos y de ti mismo también". Por ahí va la vaina, claro, y en ese ping-pong avanzar sin miedo; admiro lo bien que te mueves debatiendo en los foros, es una parte de tu personalidad divertida, muy distinta a la que yo conozco, con la que yo alterno, qué bueno, sales a la pista como un espadachín, tal cual Errol Flynn, jajaja, y además con un toque de bufón elegante, estilo Robin Hood, francamente bueno; lástima que yo no consigo adaptarme a ese juego, pero está bien, si no estaríamos juntos en todas partes y acabaríamos como una pareja cómica, bueno, no estaría mal, qué grande las parejas de cómicos; aunque dicen que en la mayoría de los casos se llevaban muy mal, no sé, en el periodismo se vive mucho de la desgracia ajena, constantemente sacan a relucir desgracias, manías, perversiones, etc., de cualquier más o menos conocidos, y después está el otro extremo, la revista HOLA, donde sólo salen los famosos mostrando sus casas en color by de luxe donde el confort tiene toque de felicidad eterna. Aquí en Madrid tuve un amigo uruguayo que trabajaba en la Agencia EFE. No tenía sueldo. Vivía de lo que lograba vender a las revistas mal llamadas del corazón y en las

del anti-corazón; había una que dirigía Ricardo Parrota, un argentino hijo de puta y rastrero como él solo; pero tuvo éxito: Sal y pimienta se llamaba, se tomaba todo a farsa; ahí mi amigo encajó una sección fija donde ganó bastante: La basura de los famosos; iba a las casas, les pedía la bolsa de la basura; se metía en un callejón o se la llevaba a casa, se tapaba la nariz con una pinza de colgar la ropa y seleccionaba y sobre eso escribía. Algunos se negaban, pero la mayoría le daba todo. Así las cosas se pasó una semana haciendo guardia con otros compañeros de la misma turba maldita (a mí me provocaban moderada gracia, según qué personajes, pero siempre me negué a vivir de eso, no podía, me daba dolor de estómago, qué sé yo); en la casa de la Preysler, la ex de Julio Iglesias, que andaba con un ministro socialista y los querían fotografiar juntos. Ni modo. Parece que el tipo entraba en el garaje tendido en el suelo del coche. Pero en esas que a mi amigo le dio por hurgar en el contenedor de la basura de la señora sin pedirle permiso y encontró un montón de borradores dirigidos a su ex, o sea a Julio Iglesias, pidiéndole ayuda contra un periodista de entonces que competía con el Hola y la acosaba. Mi amigo llevó esos manuscritos al Hola y le pagaron estupendamente, pero muy bien, por quedarse con ese material y que no lo publicara nadie: el Hola siempre protegió a su gente. En otra oportunidad no tenía nada que hacer y se fue a los archivos de EFE, escogió fotos de los más famosos de entonces y se inventó acontecimientos más o menos llamativos o morbosos y los vendió tan ricamente. La cara ruin del periodismo en fase menor, porque la de fase mayor es cuando montan todo un falso tinglado para desnucar a personajes públicos, claro. No todo es así, por supuesto, lo único que me quedó de las aventuras de mi amigo es que era un miserable; sí, simpático, buena conversación sobre libros y política, pero un miserable. Cuando me contó lo que le habían pagado por aquellas

Un ica

cartas estábamos comiendo un menú de mierda, que cada uno pagó lo suyo. Jamás pagó nada nunca. Ni un café. Odio a los miserables. Jajajaja… H. O. R. `

O

tro de tus textos, de los que se hacen memorables solo en un rato, como un cuentito costumbrista, de esos que pintan aldeas, como un aguafuerte, mejor que las de Arlt, que tenía ideas geniales, pero nunca me gustó su discurso, que siempre me pareció falto de vuelo. En fin, pobre tocayo, mejor ya no lo jodo. Sí, mi amigo, qué increíble importancia que nos damos, y de manera tan desesperada, y también a nuestras opiniones. En los cementerios están todos aquellos quienes pensaban que sin ellos el mundo no podía continuar, dijo alguien por ahí. Precisamente, cuánto se pierden de disfrutar, ¿no es verdad?; por eso yo ya no discuto a muerte con gente a la que quiero en serio. Tampoco se trata de ser complaciente, claro, pero si me ves por ahí discutiendo con alguien "hasta las últimas consecuencias", entonces es que a ese alguien mucho aprecio que digamos no le tengo. Lo digo, porque hoy me la pasé "debatiendo" todo el día, en FB. Es un buen ejercicio, te oxigena las neuronas. Borges decía que es de muy mala educación tener la razón en algo, en cualquier cosa, y que es de muy buena educación dársela a quien tenés presente, aunque no la tenga. ¡Ja!, ¡qué viejo ladino! Pero es como vos decís, después viene la vieja y nos iguala a todos, a los que tuvimos razón, y a los que no la tuvimos también. R. L.


Pá gin a

24

S pe s

Un ica

El arte de Pilar Gimenez Bret

Cicatrices (técnica mixta)

―Mis comienzos fueron con un colectivo llamado ―Allada vermell‖. Éramos un grupo de pintores que cada sábado exponíamos en el centro de Barcelona, España, en una zona turística junto Museo de Chocolate y junto al Museo de Picasso. Eran pequeños eventos a pie de calle donde los espectadores podían observar las pinturas de todo tipo de tamaños y técnicas. Allí encontré grandes maestros que me acompañarían en la trayectoria, que seguiría paso a paso por este bello mundo del arte‖. P. G. B. Inside Light


Pá gin a

25

S pe s

Cerrando etapas (técnica mixta)

―Intento ir más allá de la mera abstracción en los lienzos, investigando con materias cromáticas de la madre tierra, me agradan los trazos desenfadados no sigo unas normas ni pautas a la hora de ponerme delante de un lienzo, me lanzo a él sin dibujar, sólo me dejo llevar por los sentimientos de esos momentos, y hay que aprovecharlos, porque se pueden desvanecer y ya no regresan de la misma manera‖. ―Vivir es combatir la pereza de muchos instantes… Pintar es compartir tu "yo" más intimo‖. ―No sabría plasmar sin darle luz y mucho brillo a las pinturas, más relieves de todo tipo de grosores que sobresalgan fuera; de ese nuevo parto artístico mimo cada pincelada, cada movimiento, aunque jamás lo veo terminado, así que lo quito fuera de mi vista, para no meterle mano a lo que ya se da por terminado‖. P. G. B. Gente (Acrílico)

Un ica


Pá gin a

26

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica Curso Práctico de Tarot a distancia Inauguramos nuestro Curso Práctico de Tarot a distancia, el cual tiene una duración de seis meses, de cuatro clases por mes, de modalidad intensiva, racional y psicológica. Por medio de este curso, el estudiante adquirirá los conocimientos específicos y completos acerca de tiradas y lecturas y sobre todas las nociones relativas a nuestra materia. La estructura del curso es modular, mensual y correlativa; esto significa que el alumno adquirirá por adelantado su vacante mensual, la que consta de un módulo de cuatro clases, por cada una que irá recibiendo un apunte de contenidos. La correlatividad de nuestras clases apunta a que nadie podrá "saltearse" módulos, ni obviar algunos de los primeros, aunque se contara con conocimientos previos. Sin embargo, las clases serán individuales y el alumno sí podrá "saltearse" meses de asistencia, sin perder la correlatividad; es decir, al regresar al curso, hubiera pasado el tiempo que fuere, retomará desde el mismo punto donde lo dejó. Se evaluarán exámenes mensualmente, y al final del curso habrá un examen integrador. Se otorgará entonces el certificado de asistencia al curso, y de reconocimiento del egresado como tarotista. Todos los inscriptos al curso recibirán el kit de estudio, el cual consta de todas las herramientas y contenidos necesarios, absolutamente, para la realización de este curso, tales como: Todas las clases serán dictadas por Roberto Langella o María de la Paz Reyes Peña, a elección del alumno. Mazo de cartas de Tarot Marsellés, de Botta (para imprimir). Mazo de cartas Zenner (para imprimir). Presentación del curso y apuntes nº 1, 2, 3 y 4 Carátula personalizada para ir encarpetando los apuntes Fuentes tipográficas para la computadora Todos los alumnos tendrán una clase de dos horas en un día de la semana a convenir, por el programa de videoconferencias Skype Siempre y en todos los casos los alumnos podrán resolver sus dudas y cuestionamientos vía e-mail. Los alumnos egresados encontrarán en Spesunica una fuente de consulta personalizada, para toda la vida. Téngase presente que la suma de los apuntes irán conformando un verdadero libro, manual de Tarot. La cuota mensual es de U$S 40.- ($ 150.– de Argentina) por adelantado, mientras que quien desee pagar el curso completo, en una o dos cuotas trimestrales, el precio final es de U$S 200.- ($ 800.– de Argentina). Para una mayor información acerca de las características de este curso, descargue libremente el artículo "Presentación, Estructura y Temario", en nuestra sección de descargas. www.spesunicastrologia.com.ar


Pá gin a

27

S pe s

O n o m a n c i a :

( p r i m e r a

L e t r a

p a r t e )

“ J ”

( s e g u n d a

p a r t e )

y

Un ica

“ L ”

( T o m a d o d e “ A s t r o l o g í a y C i e n c i a s A d i v i n a t o r i a s ” . B i b l i o t e c a B á s i c a M u l t i m e d i a . F . G . E d i t o r e s . M a d r i d , 1 9 9 8 ) . JOSE Nombre que indica cierta predisposición por mirar la vida desde una perspectiva ética. Quienes llevan este nombre son dados a obrar de acuerdo con sus propios principios, cumplen sus promesas y no traicionan a sus amigos: son personas de fiar. Dinero: Consideran que el dinero hace más libres a los hombres. Amor: Es un sentimiento necesario en la vida de las personas. Trabajo: Siempre tienen proyectos que llevar a cabo. JUAN Nombre que indica, por lo general, bondad y magnanimidad. Es propio de personas preocupadas por la buena marcha del mundo. Dinero: Es importante para ayudar a los demás y, en todo caso, siempre se debe tomar como medio para lograr los fines propuestos. Amor: El amor engrandece a los humanos. Trabajo: Toda tarea tiene que tener una proyección beneficiosa para la sociedad. JUDITH Indica entereza a la hora de elegir en la vida lo más conveniente y adecuado. Es propio de personas que no se asustan ante las innovaciones, pero que prefieren permanecer apegadas a sus costumbres y tradiciones. Dinero: Sin dinero no es posible llevar a cabo proyecto alguno. Amor: La fidelidad es la base de toda relación amorosa y afectiva. Trabajo: Realizan sus tareas con aprovechamiento y eficacia. JULIA Nombre propio de mujer cuya principal característica es su preocupación por ayudar tanto a los

demás que, en ocasiones, se olvida de sí misma. Sólo si se ve muy necesitada exige que le devuelvan los favores que había prodigado con antelación. Dinero: Instrumento necesario para cumplir los fines propuestos. Amor: La compañía es un don al que son acreedores los humanos. Trabajo: Nada se puede lograr sin esfuerzo, y todo se consigue si somos constantes en nuestro trabajo. JUSTINO Revela cierto afán por aparecer ante sus colaboradores y conocidos investido de un aura de justicia que, en su interior, aún no ha asumido suficientemente. Es propio de personas amantes del orden y defensoras de las buenas costumbres. Dinero: La experiencia les dice que el dinero está al margen de la moral. Amor: Les gustaría amar y ser correspondidos. Trabajo: Realizan sus quehaceres con prontitud y minuciosidad. JUSTO Revela parquedad en el decir y sobriedad en la conducta. Es propio de personas que reflexionan de continuo sobre los caminos a seguir, especialmente a la hora de fijarse nuevos objetivos o iniciar determinados proyectos. Dinero: Consideran de todo punto necesario el dinero, con todas sus implicaciones. Amor: Exigen sinceridad y, a cambio, ofrecen seguridad. Trabajo: Realizan con profesionalismo sus tareas. LAURA Nombre de personas que se dejan dominar por sentimientos contradictorios. Les preocupa la opinión de los demás, y son muy selectivos al elegir compañero, ya sea en el juego, en el trabajo o para toda la vida. Dinero: Consideran al dinero indis-

pensable. Amor: Necesitan afecto, pero aparentan frialdad y apatía hacia quienes se interesan por ellos. Trabajo: Se vuelcan en sus tareas, cuando les gusta su trabajo. LÁZARO Representa la pasión por la vida, y, particularmente, el interés y la curiosidad por cuanto acaece en el entorno, o en el ambiente, en que se mueve. En un sentido universal, se asocia a la firmeza de carácter. Dinero: Es importante siempre que se emplee como medio para conseguir un fin. Amor: Su timidez impide que manifiesten sus sentimientos. Trabajo: Siempre cumplen con sus compromisos laborales. LEANDRO Indica fidelidad a la palabra dada y respeto por las opiniones de los demás. Es propio de personas que viven para agradar a los seres queridos y que, como norma general, se desviven por cumplir sus compromisos. Dinero: Es importante, en cuanto que es útil para llevar a cabo determinados proyectos. Amor: Lo más valioso en la vida de los humanos es el amor. Trabajo: Debe realizarse lo mejor posible.


Pá gin a

28

S pe s

Un ica

Horóscopo de Abril por Roberto Langella

a

Aries Mes de cumpleaños para los del primer decanato. Algunos fastidios proveniente de la relación con los hijos, eviten las especulaciones y el juego. La pasarán bien junto con sus hermanos. Habrá entradas extras de dinero, pero cuídense de no exagerar con los gastos.

b

Tauro El mes de cumpleaños para los del primer decanato. Habrá gastos en asuntos de estética o de arte. Un muy buen mes para realizar ejercicios físicos. La pasarán muy bien, sintiéndose en completa expansión de sus naturalezas.

c

Géminis Una época para disfrutar con amigos, se sienten emotivos y los asuntos de esta índole pasan a primer plano. Disgustos y molestias en el hogar, posibles peleas con los padres, o con aquellos con quienes se convive.

d

Cáncer Hasta el día 20 problemas con todo aquello que represente autoridad. Emocionalmente, se sentirán algo distantes y fríos, o los demás podrán recriminarles esto. Una buena época para dedicarse a estudios de índole técnica.

e

Leo Excelente período para la sexualidad, o para interesarse en asuntos relativos al psiquismo. También pueden resolver algún tema de

herencia. Un gran mes para disfrutar con amigos. Las ganancias se verán ―motorizadas‖.

f

Virgo Un mes para tomarse vacaciones de la sexualidad, a la que no podrán disfrutar plenamente, por un motivo u otro. Problemas emocionales en relación con la sociedad en general, o con la madre. Asimismo, se sentirán muy energizados, dinámicos, activos, de una forma rara a sus propias naturalezas. Se recomienda hacer mucho ejercicio físico, para canalizar la agresividad.

g

Libra Los temas de pareja pasan a primer plano. Una gran relación con todo lo que represente el extranjero, afectuosa y ligada con la estética y el arte.

h

Escorpio Algunos malestares y fastidios relativos a temas de salud; cuidado con los pequeños accidentes, con filos, electricidad o máquinas, en el hogar o en el trabajo. También deberían tomarse una pequeña vacación de su vida sexual, a la que no disfrutarán plenamente. Las relaciones de amistad se verán dinamizadas.

Sagitario

i

La creatividad se verá potenciada y es un excelente tiempo para disfrutar con los hijos. Suerte en los juegos de azar. También es un

gran momento para dedicar y disfrutar en pareja, con quien tiene una excelente comunicación. Problemas con aquellos que representen autoridad, o con la madre. Cuiden la dieta.

Capricornio

j

Problemas en el hogar, en el lugar de residencia. Molestias en el lugar de trabajo y con los empleados. Cuiden sus riñones. Gran dinamismo en sus relaciones con el extranjero.

Acuario

k

Excelente mes para el aprendizaje básico y técnico, para el comercio, los escritos y la difusión de ideas e información. Un gran mes para la creatividad artística y la relación con los hijos; suerte en el juego. Fastidios respecto de la vida sexual, también ustedes tómense vacaciones al respecto.

Piscis

l

Un mes para dedicarle al tema de las finanzas, dado que podrán haber muchos ingresos. Problemas en el hogar en relación con cierto desagrado experimentado hacia el lugar en que se vive. Excelente momento para la pareja (especialmente para las mujeres).


Pá gin a

29

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica Curso Integral de Astrología a distancia Inauguramos nuestro curso de astrología a distancia, el cual tiene una duración de seis meses, de cuatro clases por mes, de modalidad intensiva, racional y psicológica. Por medio de este curso, el estudiante adquirirá los conocimientos específicos y completos acerca de la confección e interpretación de la carta natal astrológica, Revoluciones Solares, cartas combinadas y sinastrías, y todas las técnicas complementarias que hacen al quehacer del oficio de astrólogo. La estructura del curso es modular, mensual y correlativa; esto significa que el alumno adquirirá por adelantado su vacante mensual, la que consta de un módulo de cuatro clases, por cada una que irá recibiendo un apunte de contenidos. La correlatividad de nuestras clases apunta a que nadie podrá "saltearse" módulos, ni obviar algunos de los primeros, aunque se contara con conocimientos previos. Sin embargo, las clases serán individuales y el alumno sí podrá "saltearse" meses de asistencia, sin perder la correlatividad; es decir, al regresar al curso, hubiera pasado el tiempo que fuere, retomará desde el mismo punto donde lo dejó. Se evaluarán exámenes mensualmente, y al final del curso habrá un examen integrador. Se otorgará entonces el certificado de asistencia al curso, y de reconocimiento del egresado como astrólogo. Todos los inscriptos al curso recibirán el kit de estudio, el cual consta de todas las herramientas y contenidos necesarios, absolutamente, para la realización de este curso, tales como: Todas las clases serán dictadas por Roberto Langella Tablas de Efemérides Planetarias para los siglos XX y XXI Tablas de Casas Otras diferentes tablas Plantilla para la confección de mapas astrales Presentación del curso y apuntes nº 1, 2, 3 y 4 Carátula personalizada para ir encarpetando los apuntes Fuentes tipográficas de astrología para la computadora Todos los alumnos tendrán una clase de dos horas en un día de la semana a convenir, por el programa de videoconferencias Skype Siempre y en todos los casos los alumnos podrán resolver sus dudas y cuestionamientos vía email. Los alumnos egresados encontrarán en Spesunica una fuente de consulta personalizada, para toda la vida. Téngase presente que la suma de los apuntes irán conformando un verdadero libro, tratado de Astrología. La cuota mensual es de U$S 40.- ($ 150.– de Argentina) por adelantado, mientras que quien desee pagar el curso completo, en una o dos cuotas trimestrales, el precio final es de U$S 200.- ($ 800.– de Argentina). Para una mayor información acerca de las características de este curso, descargue libremente el artículo "Presentación, Estructura y Temario", en nuestra sección de descargas.

www.spesunicastrologia.com.ar


Consultorio Astro lógico Spesunica

A S T R O L T A R O T , P C U E N T O S C U E N T

O G Í A , O E M A S , Y O T R O S O S . . .

www.spesunicastrologia.com.ar robertolangella@spesunicastrologia.com.ar marypazreyespena@spesunicastrologia.com.ar

Spes Unica. Año 3 nº 19. Mayo de 2012 Editada por el Consultorio Astrológico Spesunica Dirección: Roberto Langella y María de la Paz Reyes Peña Registro de Propiedad Intelectual: En trámite. Colaboran en este número: Yoselem Divincenzo; Pilar Giménez Bret; María Ester Rinaldi; Horacio Otheguy Riveira; Ñapi. Las afirmaciones y opiniones vertidas en los artículos y textos son de exclusiva responsabilidad de quienes los escriben. Se prohíbe la reproducción total o parcial por cualquier medio de esta publicación, sin previa autorización de la editorial. Mary Paz y Roberto registran sus contenidos en www.safecreative.org Los números atrasados pueden ser obtenidos siguiendo este vínculo: http://issuu.com/robertolangella

Un lugar de encuentro.

¡Esperamos sus colaboraciones!

Profile for Roberto Langella

Revista Spes Unica nº 18 - Abril 2012  

914 lecturas el mes de marzo; gracias a ustedes.

Revista Spes Unica nº 18 - Abril 2012  

914 lecturas el mes de marzo; gracias a ustedes.

Advertisement