Page 1

A ñ o3. Nº 3 , 17n Año

º 16

Página

1

Spes Unica A

S

T

R

O

L

O

G

Í

A

, O

T

T A R O R O S

T C

, U

P E

O N

E T

M O

S

A S . .

, .

C

U

E

N

T

O

S

Y

Escriben y colaboran en este número: Horacio Otheguy Riveira; Yoselem Divincenzo; María de la Paz Reyes Peña; Roberto Langella Norman Rockwell Número dedicado a la memoria de Luis Alberto Spinetta (1950-2012) MARZO 2012


Pá gin a

2

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica

Regale y regálese su propia carta natal astrológica (nuestro informe es elaborado de manera completamente artesanal y personalizada); NO ES PRODUCTO DE PROGRAMAS DE COMPUTADORA. Incluye: Análisis de la carta natal propiamente dicho, análisis del horóscopo personal anual, informe sobre vidas pasadas, lista de heráldicas, mapas astrales a todo color. Obtenga gratis un ejemplo de nuestro producto en nuestro sitio de descargas, y comprobará la calidad del tratamiento y presentación. Con el encargo de dos cartas natales (parejas, padres e hijos, etc.) REGALAMOS un informe sinástrico (comparación de cartas, para evaluar compatibilidades e incompatibilidades de la relación). Los primeros 15 consultantes de cada mes recibirán un informe numerológico (personalidad y destino) GRATIS. Descargue gratis desde nuestra sección de links el programa de Videoconferencias Skype, para que podamos atender on line las lecturas de Tarot y runas celtas; nosotros le diremos cómo instalarlo y configurarlo. Escríbanos para que podamos brindarle mayor información sobre nuestros servicios y formas de pago. Tómese unos segundos para visitar todas nuestras secciones, donde hallará más detalles. Visite nuestra web y vea más detalles, listas de precios, y encuentre en nuestros blogs artículos interesantes sobre astrología y otros temas; ¡los esperamos!.

www.spesunicastrologia.com.ar


Pá gin a

3

S pe s

Un ica

Sumario Editorial

4

Noticias del mundillo literario

5

La adolescencia, por Yoselem Divincenzo

5

El sacerdote, por William Faulkner

6

Ideas y bosquejos para una filosofía y una hermenéutica de la astrología (5º parte), por Armando Rey

8

Se me cayeron las alas (3º parte)

10

Divagaciones pelotudas, por Mary Paz Reyes Peña

12

Lesiones del buen escribir, por Roberto Langella

13

El astrólogo y la tarotista

14

Los signos astrológicos en la historia (Géminis)

16

Rock: Música dura. La suicidada por la sociedad, por Luis Alberto Spinetta

20

Misceláneas interrumpidas, por Horacio Otheguy Riveira y Roberto Langella

22

El arte de Norman Rockwell

24

Onomancia

27

Horóscopo

28


Pá gin a

4

S pe s

Un ica

Editorial La inercia

N

o es solamente mantenerse inactivo, pasivo, inmóvil, también la inercia es mantenerse en movimiento, cuando se lo hace de manera mecánica, a velocidad uniforme, sin aceleración ni desaceleraciones (o sí, cuando cualquiera de éstas son progresivas y paulatinas), sin dirección establecida. Para nosotros, la inercia es la fuerza de la costumbre, de las convenciones, de lo dado por hecho o por sabido, sin lugar a dudas ni a fricciones de ninguna naturaleza. Todos los círculos son viciosos, dice Horacio Otheguy Riveira que Eugene Ionesco decía (y no creo que mientan, ninguno de los dos). Vivimos en un mundo circular, nuestras vidas son circulares, por más que en una primera impresión nos parezca que son mayormente lineales. Que nuestra existencia es circular y no lineal, lo demuestra el que a veces nos hallemos ―en la cresta de la ola‖, y a veces, allá abajo. Damos por hecho el ser padres, porque tenemos hijos; el ser escritores, porque nos leen; el ser humanos, porque vamos vestidos. Sin embargo, no somos conscientes de que la noche se hizo para dormir, que en el sueño se apagan casi todos nuestros motores, continuando encendidos apenas los básicos necesarios para la supervivencia, y que cada mañana, al despertar y levantarnos, volvemos a encender esos dispositivos secundarios, que es lo que nos hacen o pueden hacer ser algo más que pura estructura orgánica. Con los primeros ruidos de la mañana, la casa cruje y la cocina se

llena de fantasmas, dispuestos para el desayuno. Y damos por hecho que entre estos están maridos y esposas, hijos, quizás algún abuelo, y damos por sentado también que cada quien somos alguien, en función de cada uno. Creemos ser originales, y sin embargo todos los días hacemos lo mismo. Deberíamos refrescarnos de impresiones cada mañana, deberíamos formatear nuestro recuerdo y reiniciar toda la secuencia de consideraciones. Advierto, no soy yo hasta no haber desayunado; no soy yo hasta después de los dos o tres primeros mates, ni tampoco soy yo, sino hasta haberme fumado el primer cigarrillo del día. No soy yo, no sé quién soy, menos puedo saber quiénes están a mi lado. Entonces Mary Paz me riega como a un potus, hasta tanto no vuelva en mí, y hace bien y no hay problema; yo a veces hago otro tanto con ella. Lo importante es saber quién sos al acostarte, y con quién te acostás. Por la mañana comúnmente te despertás solo, excepto en esos días, claro. Me refiero a esos días en que el círculo se rompe, accidentalmente, o porque nos predispusimos y lo logramos, como logramos romperlo a cada hora, en nuestro mejores días. Y cada vez que logramos romper el círculo, lo sabemos, porque es una nueva aventura, porque el paisaje se renueva, aunque sea siempre el mismo, porque recibimos a con quienes convivimos como si hiciera un largo tiempo no lo viéra-

mos, se trate de un hijo, la pareja o un amigo. Cuando esto ocurre, hasta una rodaja de salame y un pedazo de queso nos resulta afrodisíaco, y no hay que estar ―produciéndose‖ para que nos noten, para que nos encuentren, para que nos redescubran. No hay que estar pidiendo consejos tampoco, porque el saber es solo uno, solo que solemos olvidar que sabemos. La felicidad suele estar en una gota de lluvia pegada al cristal de la ventana, pero no siempre.

Mary Paz Reyes Peña, Roberto Langella, Marzo 2012.


Pá gin a

5

S pe s

Un ica

Noticias del mundillo literario Comunidad de Contenidos de Calidad es un ―blog de blogs‖, por así

decir, una especie de ―paper.li‖ de iniciativa personal, de unos cuantos, en que se publican las actualizaciones de diferentes blogs, de variada temática, presentándose todo debidamente organizado, precisamente, por etiquetas temáticas. Si son gustosos de la lectura de blogs, no pueden perdérselo. http://contenidosdecalidad.blogspot.co m/ *

A

PROYECTO PUBLICACION DE FAN FICTION Posiblemente ya hayan leído mi artículo acerca de qué es fan fiction, en mi blog; para quienes no y deseen hacerlo, acá el link. La idea es la de realizar una publicación de historias del género— completamente independiente de Spes— mensual y de 30 páginas, que también tuviera características de folletín (publicación por entregas). Cada número contendría un máximo de diez historias (de tres páginas cada una); con un mínimo de tres historias, podemos arrancar.

La publicación será sin fines de lucro alguno, y respecto de la polémica por los derechos legales de personajes y situaciones, desde la redacción sostenemos que de ninguna manera se trata de ninguna forma de plagio, y nos apoyamos en que ya existen sitios de publicación online sobre el tema, tanto en español como en inglés, de asistencia y participación masivas. Los interesados entonces, no tienen más que empezar a ponerse en contacto conmigo; quedando a la espera de sus colaboraciones.

lgunos le dicen la edad

hay que respetar ” , y hacerse

hacerle tantas preguntas sobre el

difícil, del pavo, otros

AMIGO de su hijo. ¿Porqué debe

mundo, como cuando era chico.

de la bobera…

de hacerlo? Sencillamente por-

Ahora su hijo quiere experimen-

Ahora yo digo: ¿porqué mofarse

que su hijo se va a encontrar con

tar, descubrir por sí mismo, y si

de nuestros niños cuando están

otras amistades de las cuales

no encuentra a un amigo en us-

en un proceso hacia una nueva

asimilará otros puntos de vista,

ted con el cual compartir todas

etapa en sus vidas?; más que

otras ideas que influyan en su

sus nuevas experiencias, y solo

nueva, intrigante y

comportamiento tanto positivas o

está recibiendo gruñidos y reprensiones por todo lo

muchas veces injusta.

que hace; entonces

Nosotros los padres

usted no está enten-

tenemos la obligación

diendo la esencia mis-

de apoyar más a

ma de su hijo, no se

nuestros hijos en esta

está mirando en su

ardua tarea, en donde

propio espejo del pa-

deben aceptar su nue-

sado, donde una vez

va etapa de vida ( q ue no es nada

usted fue un adolesnegativas.

cente.

ían llena de fantasías y aventuras

Usted debe de convertirse en el

Rebobinar a su pasado para en-

vividas leyendo los cuentos en su

amigo que lo escuche cuando lo

tender mejor a su hijo y ponerse

niñez; para afrontarse esta cruda

necesite, el que juegue, bromee,

sus zapatos de adolescente, le

realidad del mundo en que vivi-

ría y llore con él.

ayudará a comprender lo que su

mos hoy.

Su hijo está entrando en una

hijo está viviendo en el presente.

Lo primero que debe hacer, es

etapa que no entiende lo que

dejar su título de “ padre al que

vive, y seguramente ya dejó de

color de rosa ) y dejar la que ten-

(Continúa en la página 21)


Pá gin a

6

S pe s

Un ica

El sacerdote (relato), por William Faulkner

H

abía casi terminado sus estudios eclesiásticos. Mañana sería ordenado, mañana alcanzaría la unión completa y mística con el Señor, que apasionadamente había deseado. Durante su estudiosa juventud había sido aleccionado para esperarla día tras día; él había tenido la esperanza de alcanzarla a través de la confesión, a través de la charla con aquellos que parecían haberla alcanzado; mediante una vida de expiación y de negación de sí mismo hasta que los fuegos terrenales que lo atormentaban se extinguieran con el tiempo. Deseaba apasionadamente la mitigación y cesación del hambre y de los apetitos de su sangre y de su carne, los cuales, según le habían enseñado, eran perniciosos: esperaba algo como el sueño, un estado que habría de alcanzar y en el cual las voces de su sangre serían aquietadas. O, mejor aún, domeñadas. Que, cuando menos, no lo conturbaran más; un plano elevado en el que las voces se perderían, sonarían cada vez más débiles y pronto no serían sino un eco carente de sentido entre los desfiladeros y las cumbres mayestáticas de la Gloria de Dios. Pero no lo había alcanzado. En el seminario, tras una charla con un sacerdote, solía volver a su dormitorio en un éxtasis espiritual, un estado emocional en el cual su cuerpo no era sino un letrero con un mensaje llameante que habría de agitar el mundo. Y veía aliviadas sus dudas; no albergaba duda ni tampoco pensamiento. La finalidad de la vida estaba clara: sufrir, utilizar la sangre y los huesos y la carne como medios para alcanzar la gloria eterna, algo magnífico y asombroso, siempre que se olvide que fue la historia y no la época quien creó los Savonarola y los Thomas Becket. Ser de los elegidos, pese a las hambres y las roeduras de la carne, alcanzar la unión espiritual con el Infinito, morir, ¿cómo podía compararse con esto el placer físico anhelado por su sangre?

Pero, una vez entre sus compañeros seminaristas, ¡cuán pronto olvidaba todo aquello! Los puntos de vista y la insensibilidad de sus condiscípulos eran un enigma para él. ¿Cómo podía alguien a un tiempo pertenecer y no pertenecer al mundo? Y la pavorosa duda de que acaso se estaba perdiendo algo, de que acaso, después de todo, fuera cierto que la vida se limitaba sólo a lo que uno pudiera obtener en los breves setenta años que al hombre caben. ¿Quién lo sabía? ¿Quién podía saberlo? Existía el cardenal Bembo, que vivió en Italia en una era semejante a plata, semejante a una flor imperecedera, y que creó un culto al amor más allá de la carne, esquilmado de las torturas de la carne. Pero ¿no sería esto sino una excusa, sino un paliativo a los terribles miedos y dudas? ¿No era la vida de aquel hombre apasionado y hacía tanto tiempo muerto semejante a la suya; un tejido de miedo y duda y una apasionada persecución de algo bello y excelso? Sólo que algo bello y excelso significaba para él no una Virgen sosegada por el dolor y fijada como una bendición vigilante en el cielo del oeste, sino una criatura joven y esbelta e indefensa y (en cierto modo) herida, que había sido sorprendida por la vida y utilizada y torturada; una pequeña criatura de marfil despojada de su primogénito, que alza los brazos vanamente en la tarde que declina. Para decirlo de otro modo, una mujer, con todo lo que en una mujer hay de apasionada persecución del hoy, del instante mismo; pues sabe que el mañana tal vez no llegue nunca y que

sólo el hoy importa, porque el hoy es suyo. Se ha tomado una niña y se ha hecho de ella el símbolo de los viejos pesares del hombre, pensó, y también yo soy un niño despojado de su niñez. La tarde era como una mano alzada hacia el oeste; cayó la noche, y la luna nueva se deslizó como un barco de plata por un verde mar. Se sentó sobre su catre y se quedó mirando hacia el exterior, mientras

las voces de sus compañeros se iban mitigando a su pesar con la magia del crepúsculo. El mundo sonaba afuera, y se eclipsaba; tranvías y taxímetros y peatones. Sus compañeros hablaban de mujeres, de amor, y él se dijo a sí mismo: ¿Pueden estos hombres llegar a ser sacerdotes y vivir en la abnegación y en la ayuda a la humanidad? Sabía que podían, y que lo harían, lo cual era más duro. Y recordó las palabras del padre Gianotti, con quien no estaba de acuerdo: -A través de la historia el hombre ha fomentado y creado circunstancias sobre las que no tiene control. Y lo único que podrá hacer es dar forma a las velas con las que capeará el temporal que él mismo ha


Pá gin a

7

provocado. Y recuerden: la única cosa que no cambia es la risa. El hombre siembra, y recoge siempre tragedia; pone en la tierra semillas que valora en mucho, que son él mismo, ¿y cuál es su cosecha? Algo acerca de lo cual no ha podido aprender nada, algo que lo supera. El hombre sabio es aquel que sabe retirarse del mundo, cualquiera que sea su vocación, y reír. Si tienes dinero, gástalo: ya no tienes dinero. Sólo la risa se renueva a sí misma como la copa de vino de la fábula. Pero la humanidad vive en un mundo de ilusión, utiliza sus insignificantes poderes para crear en torno un lugar extraño y estrafalario. Lo hacía también él mismo, con sus afirmaciones religiosas, al igual que sus compañeros con su charla eterna sobre mujeres. Y se preguntó cuántos sacerdotes de vida casta y dedicados a aliviar el sufrimiento humano serían vírgenes, y si el hecho de la virginidad supondría alguna diferencia. Sin duda sus compañeros no eran castos; nadie que no haya tenido relación con mujeres puede hablar de ellas tan familiarmente; y sin embargo, llegarían a ser buenos sacerdotes. Era como si el hombre recibiera ciertos impulsos y deseos sin ser consultado por el autor de la donación, y el satisfacerlos o no dependiera exclusivamente de él mismo. Pero él no era capaz de decidir en tal sentido; no podía creer que los impulsos sexuales pudieran desbaratar la filosofía global de un hombre, y que sin embargo pudieran ser aquietados de ese modo. ¿Qué es lo que quieres?, se preguntó. No lo sabía: no era tanto el deseo particular de alguna cosa cuanto el temor de perder la vida y su sentido por culpa de una frase, de unas palabras vacías, sin ningún significado. Ciertamente, en razón de mi ministerio, deberías saber cuán poco significan las palabras. ¿Y en caso de que hubiera algo latente, alguna respuesta al enigma del hombre al alcance de la mano pero que él no pudiera ver? El hombre desea pocas cosas aquí abajo, pensó. ¡Pero perder lo poco que tiene! El pasear por las calles no hizo que viera más claro su problema. Las calles estaban llenas de mujeres: chicas que volvían del trabajo; sus

S pe s

cuerpos jóvenes y airosos se hacían símbolos de gracia y de belleza, de impulsos anteriores al cristianismo. ¿Cuántas de ellas tendrán amantes? -se preguntó-. Mañana me mortificaré, haré penitencia por esto mediante la oración y el sacrificio, pero ahora abrigaré estos pensamientos en los que ha tanto tiempo he deseado pensar. Había chicas por doquier; sus delgadas ropas daban forma a su paso en la Calle Canal. Chicas que iban a casa para almorzar -el pensamiento de la comida entre sus dientes blancos, de su placer físico al masticar y digerir los alimentos, encendió todo su ser-, para fregar en la cocina; chicas que iban a vestirse y a salir a bailar en medio de sensuales saxofones y baterías y luces de colores, que mientras duraba la juventud tomaban la vida como un coctel de una bandeja de plata; chicas que se sentaban en casa y leían libros y soñaban con amantes a lomos de caballos con arreos de plata. ¿Es juventud lo que quiero? ¿Es la juventud que hay en mí y que clama hacia la juventud en otros seres lo que me conturba? Entonces, ¿por qué no me satisface el ejercicio, la contienda física con otros jóvenes de mi sexo? ¿O es la Mujer, el femenino sin nombre? ¿Habrá de venirse abajo en este punto toda mi filosofía? Si uno ha venido al mundo a padecer tales compulsiones, ¿dónde está mi Iglesia, dónde esa mística unión que me ha sido prometida? ¿Y qué es lo que debo hacer: obedecer estos impulsos y pecar, o reprimirlos y verme torturado para siempre por el temor de que en cierto modo he desperdiciado mi vida en aras de la abnegación?. Purificaré mi alma, se dijo. La vida es más que eso, la salvación es más que eso. Pero oh, Dios, oh, Dios, ¡la juventud está tan presente en el mundo! Está por doquiera en los jóvenes cuerpos de chicas embotadas por el trabajo, sobre máquinas de escribir o tras mostradores de tiendas, de chicas al fin evadidas y libres que exigen la herencia de la juventud, que hacen subir sus ágiles y suaves cuerpos a los tranvías, cada una con quién sabe qué sueño.

Un ica

Salvo que el hoy es el hoy, y que vale mil mañanas y mil ayeres, exclamó. Oh, Dios, oh, Dios. ¡Si al menos fuera ya mañana! Entonces, seguramente, cuando haya sido ordenado y me convierta en un siervo de Dios, hallaré consuelo. Entonces sabré cómo dominar estas voces que hay en mi sangre. Oh, Dios, oh, Dios, ¡si al menos fuera ya Mañana! En la esquina había una expendeduría de tabaco: había hombres comprando, hombres que habían finalizado su jornada de trabajo y volvían a sus casas, donde les esperaban suculentas comidas, esposas, hijos; o a cuartos de soltero para prepararse y acudir a citas con prometidas o amantes; siempre mujeres. Y yo, también, soy un hombre: siento como ellos; yo, también, respondería a blandas compulsiones. Dejó la Calle Canal; dejó los parpadeantes anuncios eléctricos que habrían de llenar y vaciar el crepúsculo, inexistentes a sus ojos y por lo tanto sin luz, lo mismo que los árboles son verdes únicamente cuando son mirados. Las luces llamearon y soñaron en la calle húmeda, los ágiles cuerpos de las chicas dieron forma a su apresuramiento hacia la comida y la diversión y el amor; todo quedaba a su espalda ahora; delante de él, a lo lejos, la aguja de una iglesia se alzaba como una plegaria articulada y detenida contra la noche. Y sus pisadas dijeron: ¡Mañana! ¡Mañana!. Ave María, deam gratiam... Torre de marfil, rosa del Líbano...


Pá gin a

8

S pe s

Un ica

Ideas y Bosquejos para una Filosofía y una Hermenéutica de la Astrología (5º parte, ensayo), por Armando Rey Publicado por primera vez en la revista digital Gente de Astrología-GeA nº 23, diciembre de 2002.

A

claro pues cuáles son a mi entender los puntos de partida esenciales, esto es, ontológicos, que enmarcan el edificio epistemológico de la Astrología. 1. Ser y Realidad se hacen presentes en forma de símbolos, por tanto 2. Toda experiencia que aparece e símbolo, y el símbolo es la condición de la aparición de todo fenómeno. 3. El símbolo es asimismo representación sensible de una realidad inteligible. Esa es una de las definiciones más someras que se pueden dar del símbolo. Partimos de la convicción de que la Realidad se estructura en dos dimensiones esenciales: la realidad invisible, abstracta y atemporal, llamada tradicionalmente lo espiritual; lo abstracto, lo inteligible cuyo modo de ser es el de la Unidad, y la realidad perceptiblesensible, concreta y temporal, cuyo modo de aparecer es el de la multiplicidad, ámbito típico de lo fenoménico. 4. El símbolo se encuentra en una zona intermedia entre lo puramente sensible y lo puramente inteligible, actuando de intermediario, puente, comunicador. Pertenece a un estadio mediador, donde lo espiritual se representa e imagina, y a la vez lo material se espiritualiza, cumpliendo así una doble función, que hace patente su esencia: Posi-

bilitar, y asimismo, sustraerse a las categorías del entendimiento, y a las formas de la sensibilidad. Henry Corbin ha llamado a esa zona intermedia Mundus Imaginalis, y dice de él: “Constatamos que no estamos reducidos al dilema del pensamiento y la extensión, al esquema de una cosmología y una gnoseología limitadas al mundo empírico y al mundo del entendimiento abstracto. Entre los dos se coloca un mundo intermediario, aquel que nuestros autores designan como alam-al-mithal, mundo de la imagen. Mundus Imaginalis: Un mundo tan real ontológicamente como el mundo de los sentidos y el mundo del intelecto; un mundo que requiere una facultad de percepción que le sea propia… Mundo cuyo nivel ontológico está por encima del mundo de los sentidos y por abajo del mundo inteligible puro… Tenemos así el mundo imaginal, entre el mundo sensible y el mundo inteligible…”. <7> 5. El símbolo es inagotable en su capacidad de representación, excediendo así la mera dimensión conceptual de la reflexión intelectual, que siempre es limitada. Por ello necesita de la imagen y la imaginación, el modo de aprehensión más propia del símbolo. Esta cualidad de lo simbólico por la que una experiencia, aún siendo ella misma no se agota en ella misma, ni en su delimitación conceptual, sino que es también algo más. Ese algo más es el sentido de la experiencia. Una dimensión del significado, que remite a esa otra realidad, que permanece inefable, ignota. Este sentido ha de ser desentrañado, interpretado, pues nos sitúa frente a un mundo que puede y debe ser interpretado; dice algo más de lo que dice, es algo

más de lo que es. James Hillman rescata un precioso concepto, el pensamiento del corazón, que “es el pensamiento de las imágenes, que el corazón es el asiento de la imaginación, que la imaginación es la auténtica voz del corazón”. <8> “La filosofía… Debe surgir del corazón para poder descubrir el mundo fielmente, puesto que, como dice Corbin, ese sutil órgano es el que percibe la correspondencia entre las sutilezas de la consciencia y los niveles de la existencia. Este conocimiento tiene lugar por medio de imágenes que constituyen una tercera posibilidad entre la mente y el mundo”. <9> 6. La visión simbólica del mundo es la concepción que descubre, revela el significado inscrito en inmanente a los fenómenos del acontecer. No un sentido sino el sentido: Su ser e inteligibilidad. Que el mundo sea símbolo es la garantía de que el mundo sea verdad. Verdad, ahora sí en el sentido heideggeriano. Los símbolos están en el centro del corazón y de la vida imaginativa, conducen a los resortes más íntimos del destino y del acaecer universal, y son auxiliares invaluables en los esfuerzos humanos de hallar luz en la vasta inmensidad de oscuridad, misterio, que nos rodea y cobija. ―Las palabras— afirma Chevallier—serán indispensables para sugerir el sentido, o los sentidos de un símbolo, pero… Incapaces de expresarlo en todo su valor‖. <10> Símbolo versus concepto “Un símbolo es la mejor representación de algo que nunca puede ser totalmente conocido”. Carl. G. Jung.


Pá gin a

9

La herramienta cognitiva propia a la Astrología es el símbolo. Así como el concepto, hijo de la razón, campa por sus anchas en la ciencia moderna y en nuestras interacciones cotidianas, el símbolo está hoy y culturalmente relegado. Gran parte de las aproximaciones metodológicas y de las teorías y premisas astrológicas parten de y utilizan unas herramientas, que por lo menos rebajan su uso y su utilidad al mínimo, y en el peor de los casos, transforman su esencia, convirtiéndola en una disciplina incoherente y apta para todos los desatinos. Etimológicamente ―reunir lo separado‖ proviene del término griego ―symbolon‖, una moneda que en la antigua Grecia partían dos enamorados que se separaban, para reconocerse cuando se volverán a encontrar. El símbolo apunta a la integración y a la síntesis, que son lo contrario de la separación; y el análisis a los que apuntaba el concepto, juntar lo separado, etimológicamente. Puente, escalera. Completitud: Reintegrarse con uno mismo. Abrazar lo perfecto y lo imperfecto. Reconciliarse con el universo, con la eternidad. Su fuente es interior, por tanto subjetiva y objetiva a la vez. Implica un conocimiento transformativo, de la unidad y para la unidad. Es conocimiento objetivo y subjetivo a la vez. Subjetivo, porque la fuente está en el interior, brota de uno, pero no es arbitrario; es decir, es objetivo, porque depende totalmente del nivel de consciencia; dos interlocutores comparten el mismo conocimiento si comparten su nivel de consciencia, pero con una persona menos consciente puede haber intercambio comunicativo, pero nunca comprensión idéntica. Conocimiento que no ofrece meramente información, como los conceptos y los signos, sino

S pe s

que es formativo; es decir, va indisolublemente ligado a la tarea de evolucionar. Implica la dimensión de la consciencia humana, un darse cuenta. Sus metas son descubrir el significado en las cosas que nos pasan. Ayudarnos a vivir una vida con sentido, por lo que implica necesariamente un camino de evolución, de transformación o de realización, de crecimiento. La

meta es llegar a ser uno mismo conscientemente, plenamente. Eso nos lleva al reino de la fluidez, de la imprevisibilidad. Sin ningún esquema, sin ninguna idea preconcebida, abrirse a la indefinición. Uno se toma a sí mismo como el principal misterio. Una de las metas principales del ―conócete a ti mismo y conocerás el Universo‖, del Oráculo de Delfos. Los símbolos son muy útiles para percibir el flujo energético del universo; no es una percepción física; constituyen más bien los auxiliares de las señales que provienen del Espíritu. Los símbolos ayudan a percibir e interpretar los augurios y/o las coincidencias significativas (sincronicidades), tanto en la vida personal como en las tendencias colectivas. Los símbolos nos revelan de una manera intuitiva, la naturaleza subyacente de la realidad. Por subyacente se entiende un más allá de las apariencias, de lo manifiesto. Y lo que hay más allá de lo físico-

Un ica

presente es algo abstracto, elusivo y altamente importante: Un significado. Los conceptos describen, diferencian, separan; los símbolos muestran, conectan, integran. El concepto no está abierto a interpretación, porque sus límites han sido fijados estrictamente. Por supuesto, los símbolos pueden ser usados de igual modo cuando, por convención, se les confiere tal función, tal como ocurre en Química, por ejemplo, o los símbolos algebraicos, que han llegado a ser señales. Pero los símbolos tienen en sí mismos una naturaleza esencialmente diferente. Están abiertos, su interpretación puede ser inacabable. Su riqueza ontológica nada tiene que ver con el concepto; el concepto es por así decir un mendigo, ontológicamente hablando.

Continúa en el número siguiente…

<7>: Henry Corbin. Mundis Imaginalis ou L’Imaginaire et L’Imaginal. Pág. 9 y ss. Cahiers Internationaux de Symbolisme, 6 (1964) 3-26. <8>: James Hillman, El Pensamiento del Corazón. Pág. 18. Ed. Siruela. Biblioteca de Ensayo (1981). <9>: Id. Pág. 20. <10>: J. Chevallier / Alain Gheerbrant. Diccionario de los Símbolos. Introd. Pág.. 16. Ed. Herder. Barcelona, 1086.


Pá gin a

10

S pe s

Un ica

Se me cayeron las alas (tercera parte) A la memoria de Eduardo Daniel Melgar #95 06-nov-2010 16:22 Roberto Langella Del Furioso se dice que es tan disperso, que realmente conseguiría distraerse en el Sahara. Y parece que entrena en la amplia pampa. Por mi parte, soy tan pollerudo como el madrigal, toda vez que la Mary me tiene cortito, cortito, vea. ¡Y siga usted con el arte culinario de las teutonas, que así va a terminar!. #96 06-nov-2010 22:30 Eduardo Daniel Melgar Usté es tan despistado como el gringo de las pampas, las teutonas son caso aparte y son amigas del furioso. Esto era de Alma, válgame el cielo, que me hace dar hambre cada vez que relata sus recetas aztecas, y ha mejorado la foto del perfil; se ve que comió. Aprenda a ser más preciso y no perdamos amigos. #97 07-nov-2010 0:57 Roberto Langella Y mi foto de perfil, ¿no mejoró también?; no es que la haya cambiado, pero hay veces que me miro y me veo más feo que otros días; se ve que es por la primavera. #98 07-nov-2010 1:53 Eduardo Daniel Melgar Sé que en realidad usté es gordo y peludo, pero con un juego de espejos inventó ese personaje aguilachudo y con eso de que lo tienen cortito, quiere dar lástima. Sería interesante que haga el juego de espejos estilo Felipe, pero se le vería detrás de la máscara la enorme cantidad pilosa que le rebasa y los brotes de adiposidad burguesa que disimula lanzando gritos cubanos de liberación. Aquí todo se sabe, menos dónde

está el furioso. Vamos a necesitar de su influencia con Veronique para dar con él y con la niña Lorena, que hizo mutis por el foro. Alma puso la camarita más arriba y salió en colores, ahora tiene sexapil. #99 07-nov-2010 2:02 Orlando Ampuero Discúlpeme, don Melgar, estoy más ocupado que baño de feria. Apenas termine unos pedidos (para las teutonas, por supu), voy a publicar, ver si me sale un versito sobre la morbilidad mejicano, y hacer una revolución patriota contra esa RAE, que acá desde hace 200 años no queremos que nos gobierne la monarquía. Creo que Suite cambió las fotos. Yo soy gordo y peludo. #100 07-nov-2010 2:10 Orlando Ampuero ¿Vio que no estaba enojada La Maja Vestida? Simplemente, se nos había ido de vacaciones. Lo que no entiendo, es cómo puede ir a la playa en noviembre. El mar es sólido a esta altura del año. Realmente es exótica. #101 07-nov-2010 2:19 Eduardo Daniel Melgar Vino despistado, don furioso, no puede olvidarse de las teutonas ¿qué tratos tiene con ellas? Lo noto cortocircuitado, no tendo los de los mexicanos y la furia contra RAE y el bicentenario; creo que le obsesiona el rey de copas, debe haber perdido al truco con las germanas. Voy a sospechar que usté tampoco es como se ve en la foto, ese flequillo envidiable, ¿se lo pone a las horas de resolana, o también tiene mirada aguilachuda? #102 07-nov-2010 2:21 Orlando Ampuero No, don Melgar, uní todos los hilos.

#103 07-nov-2010 2:26 Alma Delia Chávez Rojas A ver, a ver, ¿cómo que ahora si tengo sexapil? ¿¿¿y antes no, o cómo??? Dime, furioso, ¿quien es la maja vestida? A lo mejor allá por aquellos lares no se puede ir al mar, pero por acá, ¡¡¡claro que si!!! Parece alberquita y el agua está caliente, no como en semana santa, que parece que la sacaron de la nevera. ¿De qué quieres hablar de nosotros los mexicanos, Orlando? #104 07-nov-2010 2:31 Eduardo Daniel Melgar Tiene razón, Veronique es verdaderamente exótica, ha hecho confesiones de una princesa española y habrá que pasarlo como noticia. Lo que me intriga es el regaliz, ¿lo mezcla con el mate o lo toma como mate? Si los mezcla, se explica el porqué es una mujer de altas revoluciones. Al regaliz solamente le falta una pizca de pólvora. (P.D.: cuando dice "hilos" ¿se refiere al crochet?) #105 07-nov-2010 2:41 Orlando Ampuero Acabo de descubrir las calaveritas, Alma, y me gustaron mucho. La Maja vestida es nuestra suprema regional, la virreina Veronique. #106 07-nov-2010 2:43 Eduardo Daniel Melgar Alma, contesto mi parte con respecto al sexapil (cómo salgo de ésta, yo también meto la pata a veces). Me refería a la foto, vehículo único por el que admiramos las bellezas de estos foros, Ver una foto en blanco y negro siempre me hace recordar a Frankens-


Pá gin a

11

tein 1930 o a Tiempos Modernos. La cámara un poquito por debajo hace ver los atributos solemnes de un rostro, en cambio, la cámara un poquito por arriba destaca la mirada y la adorna con un % de erotismo, a su vez, el pelito despojado de su natural erección, tipo animé, le da el necesario orientalismo, y difuminado bla bla blá. Espero que sea suficiente cátedra. #107 07-nov-2010 2:52 Alma Delia Chávez Rojas ¡Jajaja, claro que es suficiente! lo del pelito tipo animé nadie en mi larga vida me lo había dicho, jajaja. Y como no entendía de qué estaban hablando me fui al otro foro y ya entendí, eso de la maja vestida, lo del regaliz y lo demás. Coincido con ustedes, ¡Veronique es toda una dama! Qué bueno que te hayan gustado las calaveritas, Orlando, qué malo que cuando la escribí no te había conocido, sino te hubiera incluido. #108 07-nov-2010 3:28 Orlando Ampuero Hilos se lo he robado a don Manuel Seijas, que se ve que la tiene súper clara. Distintos foros, ¿le va? junté todos los títulos, después descargaré mi furia por separado, hay pa'todos, canejo. Acá no hacemos crochet como en Temperley, trenzamos cuero, de tiento cortado a ojo y de parado. Y gracias, Almita, sos la única que me trata bien #109 07-nov-2010 5:08 Eduardo Daniel Melgar Le aclaro que "hilo" en ese sentido, ya lo usaba el magnánimo Salvador y Don Seijas se copió de la veteranía. En cuanto al crochet que tanto critica, tengo que decirlo, es para hacerles a los cuatro gatitos que tuvo mi gata naranja ayer, un piso de lanas, por si lo sensibiliza en algo, cosa que no creo. Con los tientos a ojímetro y de parado, puede hacer como el monje asesino en El código Da Vinci y sobar-

S pe s

se un poco los lomos, a ver si se le va la furia. #110 07-nov-2010 15:07 Roberto Langella Así es, todas las mañanas me asomo por el balcón, miro a la poblada y me digo: "Dios mío, se pelean por comida". Ya mi antepasado, Silas Langella, escribía furibundas e insultantes cartas a Monteagudo, en lo que fuera el antecedente más remoto de Twitter: el telégrafo. Mi abuelo debió perecer en el Titanic, pero ni siquiera se hallaba cerca del muelle, el día que zarpó. Y a mí, un esbirro de Quebracho una vez me espetó, de manera desafiante: "Usted es de los que luego salen a balconear nuestras revolutas". La verdad es que yo metí violín en bolsa, pero aquí me ve, todo el día tomando mate en el balcón, y siguiendo de cerca a la poblada, por si las dudas. De chico, yo todo lo que quería era la tele en colores; entonces, ¿eran mis ambiciones desmesuradas?; ay, patria mía, cuánto dolor. 07-nov-2010 15:47 Eduardo Daniel Melgar Usté es un maestro del despiste; así que fue usté el que robó el famoso poet-violín del abuelo Nicasio, un riojano cordobés del siglo pasado que colaboró con una hija a parirme en el Rivadavia (con un novio gringo, vaya); él tampoco estuvo en el Titanic, si no yo sería un bagre de agua fría, aunque Conrad dice que hubo varios colados. Lo del telégrafo no me lo trago, palomas y gracias. Lo mismo va a pasarle a usté cuando se le escape la pata por los barrotes y le quede colgada del balcón, expuesta a los mordiscones de la pueblada. Si toma todo el día mate estará verde y por ahí, se la devuelven. No disimule más y confiese, ¿o me va a salir con los hilos usté también?.

Un ica

#112 07-nov-2010 16:08 Orlando Ampuero Dios, esto ya parece una charla de locos sordos, mamados con grapa y las pastillas del abuelo (rescatadas del Titanic). Me superan. No tengo ni remota idea de qué están hablando. ¿Cómo hacen cuando van a la panadería? A ustedes los deben mirar bastante raro en el barrio. ¿O lo críptico es un vicio profesional, de eso que hacen con las vísceras de los gansos silvestres? Hablen simple, muchachos, que recién me bajé del caballo, y se me complica atar la rienda al palenque. Estoy más desorientado que Borges en una tienda de comics. #113 07-nov-2010 16:31 Eduardo Daniel Melgar Sacúdase la impresión de la montura y enderece las gambas, don furioso. Le digo que los que lo miran al capitán no son los mismos que me miran a mí; hay diferencias notables, imagínese, él está del lado de Los Andes, nieve, frío y pocos goles, digamos. Yo, del lado del celeste, todo cielo y nubecitas inocentes (hasta el martes, dicen) y no importa si no hay goles, todo es pasión y choripán. Además, debo vender 10 mil banderines que me quedaron cuando jugó con Sarmiento en Junín. Sordo, un poco, grapa no, anís, y pastillas del Gandulfo. Entonces, no crea que esto es un barrio chico, al contrario, se extiende bien lejos, como cuando usté otea el horizonte parado sobre el llovaca para buscar teutonas. ¿No probó hablarle al alazán?. (Continuará en el próximo número)


Pá gin a

12

S pe s

Un ica

Divagaciones pelotudas, Por maría de la paz reyes peña Se habrán dado cuenta, como yo, que cada vez que avisan a quienes les rodean que van a necesitar paz y tranquilidad, y que por nada del mundo les interrumpan, se desata el Apocalipsis en sus casas. Tal pareciera que todos a sus alrededor tienen la consigna de buscar el mejor pretexto para invadir sus refugios con la caja de Pandora en las manos. Así me sucede cada vez que escribo algún capítulo, de esos que según yo, son culminantes para la novela que estoy cocinando. Voy y les digo un día antes a mis clientes pelotudos que no me llamen para consultarme, aunque se les venga el techo encima, o un tren atraviese sus cocinas, o Brad Pitt les toque la puerta insistentemente. Luego, muy temprano, sirvo el desayuno a mis hijos para que vayan a la universidad y espero a que mis hermanos se vayan al trabajo. Entonces me preparo un té, pongo el televisor en las noticias (necesito fondo de gente hablando para poder concentrarme), y me siento frente a la computadora para meterme a inventar la vida y milagros de mis personajes. Hasta ahí todo va muy bien, pero en cuanto empiezo a describir alguna situación clave para mi historia… ¡Riiiiing!, el teléfono comienza a sonar, como si su misión fuera interrumpirme. Bueno, sí, para eso se inventó el teléfono, para interrumpir nuestras vidas cuando estamos en el baño, haciendo el amor o durmiendo el sueño de los justos. Ahora yo le agrego, también cuando estamos concentrados en algo que nos apasiona. Si contesto, resulta que es mi amiga Rosalbita, que hace más de un año no se acordaba que existo, y que ahora tiene ganas de ponerme al día con todos los interesantísimos detalles de su vida de boluda (perdón, pero es que me indignan estas cosas). Ni siquiera me pregunta si estoy ocupada, si quiero saber sus vicisitudes, o si estoy bien, caray, se suelta a hablar como río que se desparrama por el teléfono y me inunda con su bla, bla, bla, incansable. Cuando por fin logro cortar, luego de inventar que tengo que ir corrien-

do al médico porque me está dando el patatús, puaf, suena el teléfono de nuevo, así que mejor lo desconecto. Y entonces cuando vuelvo a concentrarme en lo que estaba, me habla mi flaco por Messenger, pero bueno, es mi flaco. Uno tiene que aguantar a su flaco, si no está una frita, acabará seca, arrumbada y sola como alma en pena. Luego de los besitos y saludos y arrumacos acostumbrados, le comunico que estoy escribiendo, al fin, un capítulo más de mi novela y no pelotudeando con los juegos de Face. ―¡Bien, bebé, escribí! Yo estoy aquí, escribiré también‖. Y sí, los dos escribimos en santa paz un rato, pero luego alguien me toca a la puerta, y cuando lo ignoro, casi la tira a patadas. Así que le aviso a mi flaco y voy a ver quién es el hijoepu que tiene tanta urgencia de que yo vaya a atenderle. Resulta que es un vendedor de marcos para retratos, así que lo despido pacientemente, repitiendo una y otra vez que no necesito un marco. Y luego retorno a mi lugar y le cuento a mi flaco que era un vendedor de marcos. Luego intento agarrar de nuevo el hilo de mi historia y reparo en que mi flaco empieza a quejarse ―¡Qué gente! ¡Por Dios!‖ y se ahoga, tose, carraspea. Así que le aviso que iré a la cocina a preparar un té de tila para los nervios. La verdad es que aprovecho mientras espero a que se caliente el agua para el té, pateó la pared del patio, cuento hasta diez, respiro profundo, me hago mi té y regreso a escribir. Me calma mucho el té de tila, así que le doy besitos a mi flaco quejumbroso y escribo de nuevo, hasta que alguien me empieza a gritar desde la puerta. Me hago la occisa y espero a que se cansen de gritarme, es la voz de María, mi vecina, y no tengo ganas de abrirle. Pero ella es del club de los insistentes, y sigue gritando como si se estuviera quemando la casa de al lado; mi perro ladra escandalosamente para hacerle segunda y acabo por ir a abrir, de muy mala gana.

―¡Que bueno que me abrió! Le estuve llamando pero no contestó el teléfono, así que me imaginé que lo descolgó, como luego no quiere que la llamen‖ (ahí me dan ganas de reírme, por su desfachatez). Le pregunto qué ocurre y ella se me queda viendo como si quisiera pasar adentro, pero me hago la que no me doy cuenta. ―Es que vengo a invitarla a una demostración de productos de belleza. Es a las seis, venga para que me den mi regalo de anfitriona. Voy a servir tostadas de pata de res. ¿Está ocupadita?‖. Ahora me pongo sincera y le digo que sí, que estoy escribiendo y me ha interrumpido. Increíblemente, María no se siente afectada por mi respuesta y se suelta a reír. ―Perdón, señora Marypaz, ya no le quito su tiempo, la espero. ¿Qué está escribiendo ahora?‖ ¡Estoy escribiendo una novela donde una escritora mata a su vecina impertinente a cuchilladas! (perdida toda la paciencia, tendré que comprar la tila por kilo). María se suelta a carcajear y se va por la calle, recordándome que la cita es a las seis, en su casa. ¡Ahora sí! Voy a ponerme a escribir y no voy a abrir ni aunque se oigan mil sirenas y entren los bomberos por encima de la barda. Me siento de nuevo enfrente de la computadora y le explico a mi flaco lo ocurrido. El siempre me dice que cuando estemos juntos seremos dos ermitaños, en alguna casita de campo lejos de la civilización, pero con Internet, eso sí. Y a los pocos minutos de agarrar de nuevo el hilo de mi narración, se va la luz en toda la calle y mi computadora se apagará en unos minutos, cuando se termine la pila del regulador de corriente. Así que sólo tengo tiempo para avisarle a mi flaco, salvar lo que escribí y esperar a que regrese el servicio. Pasan dos horas y el silencio de la casa, de la calle y del mundo exterior es impresionante, como para ponerse a escribir con toda la concentración requerida. ¡Buáaa!


Pá gin a

13

A

dherir a nuevas corrientes literarias en boga, no solo que hace decir de usted que se trata de un verdadero vanguardista, además, le sirve para disimular que real e inequívocamente, usted escribe para el ojete, mi amigo. Y si la realidad a vivir se presenta tan crítica, que ni para nuevas corrientes literarias da, porque todos los adalides se han puesto un tanto irritables, al no alcanzarles el peculio ni para cambiarse ―esa boina calada al estilo del Che‖ (cara insignia a cualquier gurú de la cultura que se precie), pues invéntese una, che.

S pe s

¿Que no sé puntuar?. Yo solo sigo los indicios sutilmente demarcados por el gran Mario Benedetti, que escribiera páginas sin un solo puto punto, sin una sola puta coma. ¿Que en mis textos hay palabras que ni siquiera existen?; ¿y Cortázar?, ¿y aquel párrafo en Rayuela, donde no hay una sola palabra verdadera? Hasta tanto no convenza a nadie, ponga siempre cara de incomprendido, de artista fuera de época, de

¿Que confundo 1º y 3º persona del singular, al referirme a un mismo personaje?; ¡insensibles!, ¿no ven que estoy creando un contrapunto entre la realidad esencial y la impregnación cultural del protagonista?. ¿Que no se entiende un zorongo lo que digo?; a usted le falta cultura, para adentrarse en la mayestática de mi prosa.

Pero si no los convence aún, tampoco desista. Todavía nos queda un último recurso: La imaginación. Sí, sí, la imaginación, esa cosa que nos sirve para justificar cualquier pelotudez que se nos ocurra. ―¡La imaginación al poder!‖, es un buen eslogan (que anduvo dando vuelta entre los otros psicodélicos, de los años ‗60, ¿pero quién se acuerda?). Imaginación y repentismo, una fórmula infalible; agregue en su presentación que su obra se trata de arte efímero. Con eso incluso justificará que alguno tire su libro a la basura, que nunca falta el envidioso. Y en última instancia, si usted quiere ser reconocido, pero reconocido de verdad, inmólese. Así es, en la próxima presentación de alguno de sus libros, súbase de pie sobre su silla de conferenciante, y descerrájese un balazo en la boca.

Fácil es de verdad crear una nueva corriente literaria, basta con justificar (aún… ¡con glorificar!) todas las atrocidades que usted perpetra en cada escrito, para hacerse de una nueva, a medida. ¿Que confundo a cada rato conjugaciones pasadas y presentes en un mismo párrafo?; ¡necios!, ¿no ven que se trata de un discurrir ―sintiempo‖, donde se evidencia la trascendencia del personaje por sobre el autor?.

Un ica

O más espectacular (y más económico), préndase fuego a lo bonzo. Cuando menos, luego de eso, alguien se interesará en leer algo de lo suyo, más no sea haya dejado escrita alguna explicación de porqué se mató. adelantado. No tema resultar exagerado, extravagante o estrafalario; ríase a carcajadas frente a la TV, cuando aparezca un ministro anunciando nuevos recortes, y llore hipando, por ejemplo, frente a un corto de Bob Esponja. Si con eso nos los convence, al menos no lo molestarán durante un tiempo, esperando de usted actitudes normales.

Nota: Les dejo una “yapa”. Me gusta ser generoso, no me agradezcan. Frase matadora para decirle a las mujeres: ―Yo no escribo libros; ellos me escriben a mí‖. De nada, sé que le sacarán provecho, muchachotes.


Pรก gin a

14

S pe s

Un ica


Pรก gin a

15

S pe s

Un ica


Pá gin a

16

S pe s

Un ica

Los signos del zodiaco en la Historia (Géminis) ( T o m a d o d e “ A s t r o l o g í a y C i e n c i a s A d i v i n a t o r i a s ” . B i b l i o t e c a B á s i c a M u l t i m e d i a . F . G . E d i t o r e s . M a d r i d , 1 9 9 8 ) .

Marilyn Monroe Año de nacimiento: 1926 La figura de Marilyn Monroe puede resultar frívola, por su mundo y el papel jugado en su vida profesional, pero también es la figura por excelencia de la tragedia en su sentido más clásico. Norma Jean, su nombre real, muere para dar vida al personaje, a la mujer símbolo que se encumbra y muere dentro del misterio que rodeó su muerte. Dicen los clásicos que Géminis es la chispa del Zodiaco, el signo en el que la velocidad y la viveza se unen. Los regidos por el signo de los gemelos son gente voluble y nerviosa y la joven Norma Jean tuvo pronto una buena serie de desengaños que marcaron su lado más negativo. Nacida el primer día del mes de junio de 1926, su infancia se caracterizó por ser compleja y triste. Su juventud, tal vez no fue ni peor ni mejor que la de los miles de chicos y chicas con los que tuvo que compartir aquellos días de la segunda guerra mundial y del cine de evasión o propaganda. Pero el cine también era un sueño no sólo en las salas de proyección, sino en los corazones de los adolescentes, y la joven

Norma ya había madurado por fuera y estaba dispuesta a triunfar: tenía palmito, encanto y probó fortuna en el cine. Su amor al cine le venía de familia ya que su madre Gladys Baker, ya había trabajado en Hollywood en el montaje de negativos. Norma Jean había pasado por un orfanato y ese ambiente debió ser un detonante para lanzarla con más fuerza hacia arriba, hacia el país de los sueños que también estaba en Los Ángeles, como su orfanato, y que respondía al nombre de Hollywood. La juventud y la ilusión le dieron fuerza para asaltar aquella colina de los sueños y en ella entró gracias a caminos alternativos y a una clara idea de cómo transformar su ambición en realidad. Naturalmente, su belleza fue el pasaporte que le hizo conocer gente importante que se transformó en fieles aliados para hacerse un hueco en los estudios. Pero, esta lucha tiene su precio, como lo tiene toda lucha por vivir y sobrevivir, y a menudo los Géminis no saben estar a la altura. Su punto es su sistema nervioso que no puede aguantar la sobrecarga de su volubilidad y la necesidad de rapidez en sus actuaciones. Las exigencias de su carácter les lleva a pedir al

cuerpo más de lo que puede aguantar y, a la larga, la tensión les lleva al agotamiento. Pero no nos adelantemos a los acontecimientos. Importa más saber por qué Marilyn Monroe es algo más que un nombre y una cara populares. Es la representante de un signo y de una época, de una lucha determinada por el carácter que la lleva a donde quiere: al éxito, a la fama instantánea, al reconocimiento popular y todo ello, ya se sabe, cuesta mucho. A nosotros, espectadores de su mundo rodado en celuloide, nos queda la imagen de una joven dulce y erótica, sensual e ingenua, que poco tiene que ver con la persona que está al otro lado del rodaje, en el interior de Norma Jean. Otros Géminis célebres fueron Felipe II, Velázquez, Marqués de Sade, Rabindranath Tagore, Jack London, Federico García Lorca y Ana Frank.


Pá gin a

17

S pe s

Un ica

Gritos desde el Hades (poesía) (160 pág.) Hay muchas maneras de entrar al Hades, a veces nos quedamos un buen tiempo ahí, pero es nuestra decisión. La salida está siempre abierta, cuando te has liberado de todo lo negativo que vienes cargando, es el momento de regresar a la luz. ISBN: 978-1-61196-988-7 editorial / Amazon / Barnes & Noble / AbeBooks / Cosis / Krisostomus / Paddyfield / Superbookshop / SoundMedia / Buch / ¡y en muchas librerías más! El Elegido (Novela) (196 pág.) Jesús Emmanuel encuentra en su abuelo un refugio para huir de los monstruos que le persiguen durante su niñez; Linda, la maestra; los chicos que lo molestan, un padre y una madre que parecen adorarlo, pero que viven su propia guerra. El viejo curandero es el que le da las armas para sentirse ―especial‖, protegido por seres mágicos que nadie más puede ver. Ya no estará nunca solo, ni desvalido, él ha sido elegido para llevar a cabo una gran misión. Todos, como Jesús Emmanuel, hemos deseado sentirnos elegidos para una misión especial, protegidos por seres invencibles, y ser poseedores de poderes sobrenaturales y conocimientos que otros no tienen a su alcance. Todos, como Jesús Emmanuel, hemos tenido que escoger alguna vez entre llevar a cabo nuestros sueños o conformarnos con lo que tenemos, sacrificando la aventura de lo que podría ser para darle a los demás lo que esperan de nosotros. Dentro del mundo cotidiano donde habita Jesús, podemos ver claramente los arquetipos del bien y del mal, en su eterna batalla. Y la locura del muchacho es la misma de cualquiera que pretende salir del anonimato de formar parte de las masas, de las multitudes que pululan en todos los escenarios del mundo. ISBN: 978-1-61196-971-9 Editorial / Amazon / Barnes & Noble / AbeBooks / Cosis / Krisostomus / Paddyfield / Superbookshop /

Aventuras de una Tarotista Loca (cuentos) (196 pág.) Todos estamos algo locos, pero Cimi tiende abusar de esta tendencia muy humana y generalizada. Cuando se trata de meterse en lío, conocer gente estrambótica o pasar por situaciones fuera de lo común, no tiene igual. Ella está dispuesta a vivir las más locas aventuras con sus amigos, porque la vida es corta y uno debe beberse hasta la última gota de emoción. Con esa filosofía de vida, no es de extrañar que un día aparezca en algún templo de enseñanzas orientales y al otro se esté trepando en la pirámide del Sol. Pero eso sí, Cimi es la única amiga que te puede garantizar que jamás te aburrirás si la sigues en sus andanzas. ISBN: 978-1-61196-975-7 Babel Books Inc. / Amazon / Barnes & Noble / AbeBooks / Cosis / Krisostomus /


Pá gin a

18

S pe s

Un ica

Invencible (novela) (240 pág.) La amistad es un regalo invaluable, y una verdadera fortaleza para refugiarnos cuando todos, aún nuestros parientes, parecen habernos dado la espalda. Cuando se tiene un amigo, las peores situaciones parecen ser más soportables, y tomamos valor para vencer los miedos y las dudas. Perita parte en viaje iniciático por su propia vida, donde encontrará un coro de personas más luminosas, más oscuras, que de manera más o menos voluntaria le ayudarán a confrontarse con sus circunstancias, sus dudas y sus deseos, en un proceso donde irá descarnándose, soltando lastre, puliéndose, hasta brillar con una luz propia, que la confirmará en el ser que el destino le tenía deparado. ISBN: 978-1-61196-974-0 Babel Books Inc. Amazon Barnes & Noble Valerie Vuelve (novela policial) (206 pág.) Julia Chávez es estudiante de criminología en Buenos Aires; favorecida por un intercambio cultural, viaja a realizar prácticas a Barcelona. Entonces comienzan a suscitarse una serie de asesinatos, de muy difícil resolución, inspirados en las páginas del libro de Valerie Solanas, SCUM Manifesto; la guerra contra el machismo se ha desatado, pero… ¿Será realmente una mujer la asesina? ISBN: 978-1-61196-986-3 Babel Books Inc. Amazon Barnes & Noble Poeta del Marcapasos (poesía) (112 pág.) ―¡No pasarás por mis galvanómetros!‖, advierte el poeta del marcapasos (¿o el poeta que marca los pasos?), el último en la retaguardia de mis ―yoes‖ literarios, cuando ya no alcanza ni la novela, ni el cuento ni el ensayo, y aún resta tanto por decir… Intentar definir la poesía es tan arduo e inútil como intentar lo mismo respecto del amor, y tantos ya lo han intentado antes, infructuosamente… El poema es tanto más impune que cualquier otro género literario, a la vez que es mucho más frágil; se destruye ante la menor animadversión, aunque siempre también volverá a renacer de entre sus cenizas, cual ave fénix… La poesía, como la pintura, la música o la danza, no necesita ser explicada, por suerte… En este volumen les invito a un repaso por mis versos, los de los últimos años, y unos pocos de años anteriores. Como acabo de decir, en ellos hallarán todo lo que me es imposible expresar en mis novelas, intentando completar el paisaje, algún paisaje… ISBN: 978-1-61196-976-4 Babel Books Inc. Amazon Barnes & Noble


Pá gin a

19

S pe s

Un ica

El Sepulcro de la Rosa de los Vientos (Novela) (388 pág.) El destino vuelve a reunir, luego de años, al psiquiatra Nicolás Berasain y a la arqueóloga urbana Elsa Galimberti, para investigar un misterioso caso que involucra a una paciente de manicomio, a su tío, y a la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires. Un extraño objeto ha surcado la historia de la humanidad, desde los tiempos del Templo de Salomón, pasando por las Cruzadas, la Revolución Francesa, las guerras de independencia sudamericana, hasta arribar a la ciudad de La Plata, de manos de los masones. ¿Pero qué extraño poder confiere este objeto a quien lo posee?, y más precisamente, ¿qué cosa es la rosa de los vientos, o acaso es algo que se halla dentro de lo que se ve?. La muerte se sucederá en todos aquellos que intenten develar sus secretos. Nicolás y Elsa se encuentran ahora en riesgo de vida, en una carrera contrareloj, hacia un destino que hasta el final no tendrá más que horribles sorpresas y terribles desafíos que proponerles... ISBN: 978-1-61196-973-3 Babel Books Inc. Amazon Barnes & Noble La Ira de Dios (Novela) (240 pág.) Hospitales psiquiátricos Borda y Moyano, en Buenos Aires. De pronto un día aparece un interno, en su demencia, asegurando ser Dios. Cuatro psiquiatras de estas instituciones, a la vez que son ateos, se hallan en la encrucijada de tener que tratarle. ¿Cuán fácil será demostrarle a Darío Ferrarotti que él no es Dios, y qué ocurrirá cuando lo logren? El suspenso envuelve una trama psicodélica, donde arte y ciencia, simbolismo y concepto, afuera y adentro, cordura y locura, confunden sus delimitaciones, desafiándose constantemente, y entramando una lucha por la supervivencia, de la que se podrá sobrevivir solo si se es poseedor de la verdad. Solo quien se halle a mitad de camino entre todos aquellos factores, podrá desandar el juego macabro hasta el final… ISBN: 978-1-61196-951-1 PROXIMAMENTE A LA VENTA

Babel Books Inc. ahora también presenta a la venta sus libros desde el nuevo sitio online ADN Libros, un moderno soporte para una mejor y más cómoda selección y visualización de sus libros; les invitamos a conocer la nueva librería (para utilizar este link presione CTRL y haga click).


Pá gin a

20

S pe s

Un ica

Ú Manifiesto escrito por Spinetta, decididamente contracultural, en 1973

S

on tantos los matices que comprenden la actitud creativa de la música local – entendiendo que en esa actitud existe un compromiso con el momento cósmico humano– , son tantos los pasos que sucesivamente deforman los proyectos, incluso los más elementales como ser mostrar una música, reunir mentes libres en un recital, producir en suma algún sonido entre la maraña complaciente y sobremuda que: EL QUE RECIBE DEBE COMPRENDER DEFINITIVAMENTE QUE LOS PROYECTOS EN MATERIA DE ROCK ARGENTINO NACEN DE UN INSTINTO. Por lo tanto: el Rock no le concierne a ciertas músicas que aparentemente INTUIDAS POR LAS NATURALEZAS DE QUIENES LAS EJECUTAN siguen guardando una actitud paternalista, tradicional en el sentido enfermo de la tradición, formulista, mitómana, y en la última floración de esta contaminación, sencillamente ―facha‖. Sólo en la muerte muere el instinto. Por lo tanto, si éste se mantiene invariable, adjunto a la condición humana a la que necesitamos modificar para reiluminarnos masivamente, quiere decir que tal instinto es la vida. El Rock no es solamente una forma determinada de ritmo o melodía. Es el impulso natural de dilucidar a través de una liberación total los conocimientos profundos a los cuales, dada la represión, el hombre cualquiera no tiene acceso. El Rock muere sólo para aquellos que intentaron siempre reemplazar ese instinto por expresiones de lo superficial, por lo tanto lo que proviene de ellos sigue mantenien-

do represiones, con lo cual sólo estimulan ―EL CAMBIO‖ exterior y contrarrevolucionario. Y no hay cambio posible entre opciones que taponan la opción de la liberación interior. El Rock no ha muerto. En todo caso, cierta estereotipación en los gustos de los músicos debería liberarse y alcanzar otra luz. El instinto muere en la muerte, repito. El Rock es el instinto de vivir y en ese descaro y en ese compromiso. Si se habla de muerte se habla de muerte, si se habla de vivir, VIDA. Más vale que los rockeros, cualesquiera sean sus tendencias (entre las cuales dentro de lo que se entiende por instinto de Rock no hay mayores contradicciones) jamás se topen con los personajes hijos de puta demonios colaterales del gran estupefaciente de la represión que pretende conducirnos por el camino de la profesionalidad. Porque en esa profesionalidad se establece –y aquí entran a tallar todas las infinitas contusiones por las que se debe pasar hasta llegar a dar un juego que contradice a la liberación, que pudre el instinto, que modifica como un cáncer incontenible la piel original de la idea creada hasta hacerla, en algunos casos, pasar a través de un tamiz en el que la energía totalizadora de ese nuevo lenguaje abandona la sustancia integral que el músico dispuso por instinto en su momento de crear, y luego esa abortación está presente en los escenarios, en la afinación, hasta en la imagen exterior del mensaje cuando por fin se hace posible verlo. Tengo conciencia de que el público ve esta debilidad y no se libera: sufre. Luego esta ausencia de totalidad, esa parcialidad, es el negocio del Rock. El negocio del cual viven muchos a costa de los músicos, poetas, autores, y hombres creativos en general.

O sea, esta difamación de proyectos sólo adquiere relieve en esa ―ganancia‖ que representa haber ejecutado el negocio, y solamente en ese nivel hay una aparente eficacia. Es la parcialidad de pretender que algo que es de todos termina en definidas cuentas en manos de aquellos bastardos de siempre. Este mal, por último rebote, cae nuevamente en la nuca de los músicos, y los hace pelota. Luego de participar del juego, son

muy pocos los que aun permanecen con fuerzas para impedir la trampa al repetir una y otra vez el juego mediante el cual expresarse, o simplemente arriesgar en el precipicio de la deformación un mensaje que por instintivo es puro y debería llegar al que lo recibe tal cual nació. Este juego pareciera ser el único posible (hay mentalidades que nos fuerzan a que sea así). Lo importante es que hay otros caminos. Luego de haber caído tantas veces antes de ejecutar esa caída final, parábola definitiva en la que se cierran los cerebros para no amar ni dar, hay muy pocos músicos que


Pá gin a

21

pueden seguir conservando ese instinto. DENUNCIO SIN EL LIMITE DE LA DENUNCIA A LO QUE NO RECIBE DENUNCIA A LO QUE LA DENUNCIA TRASPASA A ALGO PEOR QUE LA DENUNCIA. Denuncio a los representantes y productores en general, y los merodeadores de éstos sin excepción, por indefinición ideológica y especulación comercial. Ya que estos no se diferencian de los patrones de empresa que resultan explotadores de sus obreros. O sea, por ser los engranajes de un pensamiento de liberación a quienes no les interesa que toda la pieza se mueva, dado que al producirse el más mínimo movimiento, serían los primeros en auto reprimirse y dejarían por tanto de participar en la cosa.

S pe s

Denuncio a ciertas agrupaciones musicales que se alimentan con esas mentalidades no libres, a pesar de contar con el apoyo del público de mente libre. Denuncio a otros grupos musicales por repetitivos y parasitarios, por atentar contra la música amplia y desprejuiciada, estableciendo mitos con imágenes calcadas de otras músicas que son tan importantes como las que ellos no se atreven a crear ni sentir. Denuncio a los tildadores de lo extranjerizante, porque reprimen la información necesaria de músicas y actitudes creativas que se dan en otras partes del planeta, y porque consideran que los músicos argentinos no pueden identificarse con sentimientos hoy día universales. Además es de prever que si estos señores desconocen que la Argentina provee a su música nuevos contenidos nativos, ellos mismos están minimizando la riqueza de una creación local apenas florecida.

Un ica

Denuncio a otras mentalidades por elitistas y pronosticadoras del suceso de la muerte de algo que por instintivo no puede morir antes de la vida misma. Denuncio a las editoriales ―fachas‖ por distribuir información falsa en sí misma, y por deformar la información verdadera para hacerla coincidir con las otras mentalidades a las que denuncio. Denuncio a los participantes de toda forma de represión por represores y a la represión en sí por atañer a la destrucción de la especie. Denuncio finalmente a mi yo enfermo por impedir que mi centro de energía esencial domine este lenguaje al punto que provoque una total transformación en mí y en quien se acerque a esto. El rock, música dura, cambia y se modifica, en un instinto de transformación.

mismo el único creador del resen-

quiere? ¿qué haría con el si lo

timiento que su hijo le pueda tener

tuviera?, pregúntele si es tan ne-

Acepte a su hijo como es, si su

cuando sea adulto.

cesario, o por que otra cosa lo

hijo le confiesa algo que a usted

Amistad, amor, comprensión,

cambiaria. Pregúntele que otras

le duela en su corazón, o no le

aceptación y felicidad, son las

cosas no-materiales lo harían Fe-

guste; no lo reprenda. ¡Sea su

cosas más valiosas que usted le

liz. ¡SE SORPRENDERA DE LAS

amigo! ¿Usted cree que uno de

pueda brindar a su hijo; que un

RESPUESTAS!

sus amigos lo podría reprender

nuevo “ I-POD ” o

Si usted acepta a su hijo tal cual

por algo que él le cuente en con-

“ P layStation ” , o ropa de marca.

es, él no sentirá necesidad de

Si su hijo es su amigo, no le exi-

contarle sus problemas o dramas

girá a usted cosas materiales; las

a otra gente extraña, se los con-

cosas materiales que él quiera

tará a ¡USTED!

(Viene de la página 5)

fianza? Ese amigo de su hijo, lo aconsejará ( buena o malamente ) , pero lo hará; entonces usted perderá puntos como padre.

obtener, significan el alivio de que

¿No es lo que todo padre siempre

Este es un punto muy importante

al poseerlas se sienta aceptado

desea?

para un padre, el no perder la

por esta sociedad consumidora.

confianza de su hijo. Si su hijo

Entonces…. ¡usted decide! Amis-

No convierta a su hijo en una per-

pierde su confianza y solo reci-

tad o Respeto.

sona plástica dándole cuanta cosa

be insultos y agravios de su par-

quiera y así quitárselo de encima,

te; puede ser que lo respete obli-

mejor pregúntele: ¿para qué lo

gatoriamente, pero será usted

¡PIENSELO!


Pá gin a

s

22

í, completamente de acuerdo con los motivos ante los ‗30 o ‗40, es así, una lentitud, una uniformidad que añoro como si la hubiera vivido: un orden; cuando veo las películas de entonces siento un gran placer al ver a todos los hombres con su traje, corbata y sombrero, que precisamente no uso, pero allá y entonces, no importaba la clase social a la que pertenecías; bueno, sí importaba en la calidad del traje, pero la tendencia era de todos, no era que el señorito iba trajeado y el dependiente en jersey roto, y todo eso envuelto en el aroma inconfundible de las mujeres escotadas y arropadas por el humo aromático de sus cigarrillos. También lo que dices, parece ser que entonces todo eso del café, el pucho, el diario... Eran cosas baratas, al alcance de cualquiera. Ah, la aparición de la TV lo arruinó todo, jajaja, suena a reaccionario, claro, hacia atrás todo era mejor; no, no es eso, pero qué encanto venir corriendo del cole para "escuchar" a Tarzán, por ejemplo. La imaginería de la radio era algo fabuloso, y después salían los radioteatros a representarse por los pueblos y tenían que proteger al malo porque la gente le saltaba a la yugular, no podía creerse que fuera ficción. Y hoy la televisión es especialmente espantosa. Es raro que la encienda si no es para dvd, me saca de quicio. Cada tanto me pongo a hacer zapping y bueno, es una felicidad rarísima dar con una película que empieza, o una entrevista buena, y quedarme fascinado. En general carcome todo mínimo de inteligencia y es terrible cómo en casas de gente que considero inteligente y o sensible tienen que tener la tele encendida todo el día, y también cuando hablan con las visitas. De locos. Incluso la necesitan dándole la espalda. Una vez fuimos de vacaciones a un pueblo de la costa de Granada; la

S pe s

provincia es muy grande, pero este pueblo tenía apartamentos de alquiler muy baratos y el lugar era fenomenal, a media hora de la primera ciudad y a hora y media de Granada capital. Cuando llegamos al apartamento nos queríamos morir... pero de risa, porque cuando voy de vacaciones nada me altera; es raro, con lo calentón que soy, que algo me moleste o me caiga mal. Aquello era tremendo: toda la calle en el verano, las ventanas abiertas y todos los televisores encendidos. Y eso que entonces, 1985, sólo había dos canales en España, y algunos regionales. Las noches eran un barullo bárbaro, pero la tele acababa sobre las 12-1, así que no pasaba nada. Y había varias familias que comían con la tele encendida, pero la mitad de la gente no podía verla: pero les acompaña. Cielos, hagan algo, sobre todo tú, que tienes influencias con los astros... Yo también recuerdo aquellos cines en sesión continua, me llevaban adultos que les gustaban los dibujos, pero más les gustaban los noticieros que daban entre medias; había un cine cerca de Lavalle o en Lavalle: tantos dibujos, tantos noticieros, y todo el día así. Era fabuloso. También daban cortos del mudo o de Laurel y Hardy, que eran mis preferidos: cómo me reía cuando lo rompían todo en las casas burguesas; claro, mi madre tenía obsesión por el orden y la limpieza, jajaja, y llegaban estos tipos y para instalar un piano se cargaban la casa y después el piano. Eran maravillosos. H. O. R. *

¿

Por qué será que a los dos nos atrae esa época, o la estética de los '30 o '40?; ¿o será cosa de libranos, nomás?; porque tenía un amigo de nuestro signo que también le atraía esa época, ¿por qué será?. Mirá que yo le escapo a todos los

Un ica

uniformes, y en esa época todo el mundo se vestía igual; pero me encantan los impermeables, los sombreros, las calles adoquinadas, aquellos modelos de autos. Creo que mucho tiene que ver que hasta entonces el mundo seguía siendo lento, seguía teniendo un ritmo reposado, a pesar de la aparición del automóvil. Y estaba lo económico de los cigarrillos, el diario, el café en el bar, el transporte público. También me atrae la época victoriana y el Medioevo; ¿qué punto en común tendrán esas tres épocas?. A veces creo que la aparición de la TV lo arruinó todo; hasta entonces uno tenía que esperar a ir al cine a ver un poco de mundo. Tenía más lugar a la fantasía y se leía más, y la radio siempre fue mucho más amable también que la TV. Qué tiempos y qué mentalidades. Por ejemplo, yo no me imagino que la gente alguna vez haya ido al cine a ver el Frankenstein de Karloff, y que se hayan podido asustar con eso. Sí me imagino que hayan ido a ver a Chaplin; no sé por qué, me parece más verosímil. Bueno, si pienso que alguna vez la gente fue a ver películas de Mirtha Legrand, pienso, ¡qué sociedad de mierda, ja!. Me acuerdo cuando mi mamá nos llevaba a mi hermana y a mí a ver películas de Disney. Creo que Pinocho fue la primera película que vi en mi vida, la primera vez que fui al cine. Yo era muy chiquito, me metí mucho en la película, y me pareció terrible cuando el muñeco muere ahogado. Después viene el hada y lo convierte en un chico de verdad, pero a mí no me convencía. Me acuerdo que me puse a llorar cuando murió Pinocho, y mi mamá, pobre, que se sabía la historia, me decía "bueno, bueno, pero ahora resucita". En el cine Los Ángeles me distraía con los personajes de Disney que estaban puestos en palcos, en la sala. En la oscuridad, me parecía verlos moverse.


Pá gin a

23

S pe s

También recuerdo el cine de continuado, donde te pasaban dibujos animados desde la mañana a la noche, por el precio de la misma entrada. Te ibas cuando querías. Ahí eran los mismos dibujos de la tele, pero en pantalla gigante y a todo color. Yo creía que no nos lo pasaban en colores en la tele, para que fuéramos al cine. Y con el gordo y el flaco, me pasó que yo vi el dibujo animado, que lo hacía Hanna-Barbera, antes que la película. Entonces no entendía cómo habían hecho para encontrar tipos tan parecidos al dibujo animado, ja. ¡Qué tiempos aquellos, mi amigo! R. L. *

S

í, de acuerdo con tu visión de don Paulo Coelho, el millonario que viene de la extrema pobreza. Millonario por sus libros muy amados por mucha gente. Es curioso. Un tipo muy especial de cuya biografía apenas sé nada. La cuestión es que aunque tiene un estilo muy elemental, carente de poesía, cuenta con algunas situaciones e ideas muy interesantes. En mi caso no me atrae nada todo el tinglado de la autoayuda, aún no conocí a nadie que no me haga trepar por las paredes. Sin embargo, mi debut con él fue con El Manual del Guerrero de la Luz y me ha impactado muchísimo. Te cuento. Todo el discurso de ese librito es para mí un vademécum de supervivencia. Las pautas, la relación entre la vida cotidiana y las actitudes contradictorias, etc., están muy relacionadas con un proceso que yo hice con un vidente, un tipo muy especial. No sé si te conté la historia de MMM, un hombre de campo, de Murcia, sin estudios de ninguna clase que se convirtió en anticuario. Se casó, tuvo dos hijas: una ahora es psiquiatra y la otra psicóloga. Le conocí entre actores para ayudar a una cantante argentina que aquí había tenido mucho éxito y padecía un cáncer muy doloroso, aunque andaba de pie. Él la ayudó a morir sin dolor.

Él vivía, con altibajos, de su tienda, y llegó a pasar muy malos momentos económicos cuando abrió otra en Madrid. Pero consideraba que no debía cobrar nada por sus ayudas, que era algo que "Los Hermanos de la Luz" no admitían en ningún caso. Era un tipo de gran generosidad con posibilidades serias de ayudar a la gente de diferentes maneras. A mí me apreciaba mucho y me ayudó durante años. Él me ayudó mucho a fortalecerme en momentos difíciles. Con sólo mirarte sabía muchas cosas importantes de tu vida y te daba meditaciones. Todo giraba en torno a los Hermanos de la Luz en la misma onda que El Manual del Guerrero de Coelho. M. M. publicó dos libros de su propio bolsillo y los repartió sólo entre alguna gente allegada, a la que ya no iba a atender más por teléfono ni personalmente, pues decidió concentrarse en sus viajes (viajaba a muchos sitios: Egipto, Argentina, China... en misiones espirituales). Hace años que le perdí la huella. Las meditaciones de sus libros y una cruz cuadrada que llevo conmigo por él bendecida, me son muy queridas. Su perfil es el de un Cristianismo que ha fracasado en el martirio de Jesús, por eso la Cruz que veneran sus Hermanos de la Luz, espíritus de luz, es cuadrada: marca los cuatro puntos cardinales, aparta la idea de martirio... es muy interesante. Y en el Manual de Coelho veo muchas de esas pautas. Y considero que lo encontré para continuar esa búsqueda... Acabo de leer El demonio y la señorita Prym, y aunque es una novela muy floja y reiterativa, tiene momentos muy interesantes y críticos sobre diversos aspectos sociales que me viene bien. Además cada libro arranca con el mismo suplico: "Oh, Madre de Dios, sin pecado concebida, rogad por nosotros que a vos recurrimos". La Virgen María es de una belleza fabulosa que ha entrado en mi casa y en mi vida por aquella monja amiga de la que ya te conté, cuando estuve grave en una clínica: ella me ha ido regalando navidad tras navidad estampitas de la virgen y me quedo flipando cuando las encuentro en diversas iglesias, casi siempre por casualidad. Lo de sin

Un ica

pecado concebida me parece una tontería, pero allí está, me callo y me arrodillo. No sé, dejo pasar ciertas cosas porque siempre mi espíritu crítico me ha hecho frenar experiencias religiosas o espirituales. Eso está allí y no lo puedo cambiar, y lo hago partícipe con la cruz cuadrada: los caminos hacia la luz que potencia Coelho en su pasión por las posibilidades de cambio individual son muy atractivas... Ahora voy a leer Verónica decide morir, en Holanda, porque mi hijita holandesa es forofa de él y siempre me ha puesto carita de mona al enterarse que su papá español que lee tanto nunca había leído a Coelho, así que me lo llevo el ejemplar para allá... y otro, este sí que lo disfruto a pata suelta, de un autor ecuatoriano que descubrí hace poco, Javier Vásconez: La piel del miedo, sobre sus experiencias de niño ante la brutalidad de su padre. Tiene un lenguaje envolvente muy bien logrado: pura poética en el relato, algo que Coelho no tiene. M. M. era un hombre encantador, muy simpático, muy cariñoso, que no sabía por qué con sólo mirar un mueble ya sabía a qué siglo pertenecía y su precio en el mercado internacional, y se reía al contarlo mientras no paraba de fumar... Pues bien, la coincidencia con Coelho me llama la atención porque ahora necesito un nuevo apoyo, un refuerzo. Todas las meditaciones de M. M. terminan igual: así lo quiero y así lo deseo, así lo deseo y así lo quiero. Y el Coelho da mucha importancia al deseo de cambio en los seres que, mayoritariamente, se aferran a sus vicios o desgracias. El efecto constante de la lucha entre el Bien y el Mal, la luz y esa oscuridad donde el vértigo de la autodestrucción organiza su propia fiesta. H. O. R.


Pรก gin a

24

S pe s

Un ica

El arte de Norman Rockwell


Pรก gin a

25

S pe s

Un ica


Pá gin a

26

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica Curso Práctico de Tarot a distancia Inauguramos nuestro Curso Práctico de Tarot a distancia, el cual tiene una duración de seis meses, de cuatro clases por mes, de modalidad intensiva, racional y psicológica. Por medio de este curso, el estudiante adquirirá los conocimientos específicos y completos acerca de tiradas y lecturas y sobre todas las nociones relativas a nuestra materia. La estructura del curso es modular, mensual y correlativa; esto significa que el alumno adquirirá por adelantado su vacante mensual, la que consta de un módulo de cuatro clases, por cada una que irá recibiendo un apunte de contenidos. La correlatividad de nuestras clases apunta a que nadie podrá "saltearse" módulos, ni obviar algunos de los primeros, aunque se contara con conocimientos previos. Sin embargo, las clases serán individuales y el alumno sí podrá "saltearse" meses de asistencia, sin perder la correlatividad; es decir, al regresar al curso, hubiera pasado el tiempo que fuere, retomará desde el mismo punto donde lo dejó. Se evaluarán exámenes mensualmente, y al final del curso habrá un examen integrador. Se otorgará entonces el certificado de asistencia al curso, y de reconocimiento del egresado como tarotista. Todos los inscriptos al curso recibirán el kit de estudio, el cual consta de todas las herramientas y contenidos necesarios, absolutamente, para la realización de este curso, tales como: Todas las clases serán dictadas por Roberto Langella o María de la Paz Reyes Peña, a elección del alumno. Mazo de cartas de Tarot Marsellés, de Botta (para imprimir). Mazo de cartas Zenner (para imprimir). Presentación del curso y apuntes nº 1, 2, 3 y 4 Carátula personalizada para ir encarpetando los apuntes Fuentes tipográficas para la computadora Todos los alumnos tendrán una clase de dos horas en un día de la semana a convenir, por el programa de videoconferencias Skype Siempre y en todos los casos los alumnos podrán resolver sus dudas y cuestionamientos vía e-mail. Los alumnos egresados encontrarán en Spesunica una fuente de consulta personalizada, para toda la vida. Téngase presente que la suma de los apuntes irán conformando un verdadero libro, manual de Tarot. La cuota mensual es de U$S 40.- ($ 150.– de Argentina) por adelantado, mientras que quien desee pagar el curso completo, en una o dos cuotas trimestrales, el precio final es de U$S 200.- ($ 800.– de Argentina). Para una mayor información acerca de las características de este curso, descargue libremente el artículo "Presentación, Estructura y Temario", en nuestra sección de descargas. www.spesunicastrologia.com.ar


Pá gin a

27

S pe s

O n o m a n c i a :

( p r i m e r a

L e t r a

p a r t e )

“ I ”

( s e g u n d a

p a r t e )

y

Un ica

“ J ”

( T o m a d o d e “ A s t r o l o g í a y C i e n c i a s A d i v i n a t o r i a s ” . B i b l i o t e c a B á s i c a M u l t i m e d i a . F . G . E d i t o r e s . M a d r i d , 1 9 9 8 ) . IVÁN Indica un cambio en el modo de pensar y una evolución en el modo de llevar a la práctica determinados proyectos. Es propio de personas que cuestionan de continuo sus ideas y las de quienes les rodean. Dinero: El dinero es lo más práctico y útil para pensar con autonomía. Amor: En el afecto hay que dar para recibir. Trabajo: Son buenos profesionales, aunque algo inquietos. JACINTO Indica perseverancia en los proyectos a realizar y entereza a la hora de continuar adelante por la senda que, con antelación, se hubieran marcado. Siempre prestan su ayuda a quienes lo solicitan. Dinero: Valoran suficientemente el dinero y piensan que es indispensable. Amor: Desearían que el amor fuera lo más importante de su vida. Trabajo: Son profesionales buenos y competentes. JAIME Revela la impronta derivada de un talante predispuesto a la voluntariedad. Es propio de personas que no permiten que nadie se entrometa en sus asuntos, sin que a cambio les reporte algún beneficio. Dinero: Valoran el dinero, pero saben prescindir de él si fuera necesario Amor Son bastante tímidos y no suelen tomar la iniciativa. Trabajo: Les cuesta realizar determinadas tareas. JAVIER Nombre propio de personas al-

truistas y tímidas, al mismo tiempo. Siempre se puede contar con ellas si se las necesita. El respeto hacia los demás es su lema. Y aunque parezca que se mantienen distantes y fríos, son muy sociables. Dinero: Con ser muy importante, valoran más la inteligencia. Amor: Necesitan del afecto y la ternura de quienes les rodean. Trabajo: Son responsables en su trabajo, y siempre con aprovechamiento las tareas que se les encomiendan. JERÓNIMO Indica preocupación por los aspectos trascendentes y por las grandes cuestiones de la vida aunque, no por ello, se desentienden de los asuntos cotidianos. Valoran su trabajo y el de sus colaboradores. Dinero: Es necesario para llevar a cabo iniciativas y proyectos de importancia. Amor: Se preocupan por agradar a sus seres queridos. Trabajo: Son excelentes profesionales. JESÚS Nombre que indica preocupación por lo trascendente. Es propio de personas que, por lo común, miran la vida desde un punto de vista ético, por lo que son partidarias de que la sociedad no reniegue de los valores morales tradicionales. Dinero: Es muy importante, pero sólo como medio para conseguir siempre fines lícitos. Amor: Preside todos los actos de la vida, es el don superior que se le ha dado a los humanos. Trabajo: El trabajo es el principal deber a cumplir. JOAQUÍN Nombre que implica confianza en los demás, aunque seleccionan sus amistades y prefieren la compañía de unos pocos al bullicio de las ma-

sas. Se sienten muy a gusto en ambientes frecuentados por personas influyentes. Dinero: Piensan que el dinero es muy importante, pues si se carece de él todas las puertas se cierran. Amor: Creen que hay que amar para ser amado. Trabajo: Se preocupan por realizar siempre bien su trabajo. JONÁS Se le relaciona con un futuro prometedor, especialmente en el campo profesional y, por lo general, se afana en conseguir ideales relacionados con su propio modo ético de ver la vida, tanto privada como pública. Dinero: No es fácil que le falte el dinero al emprender algún proyecto. Amor: Es exigente en lo afectivo y tiene por lema la fidelidad. Trabajo: En ocasiones no logra sacar adelante su trabajo. JORGE Nombre de personas que se interesan por la cultura y que valoran los descubrimientos científicos y las innovaciones técnicas. Les preocupa el desamparo en el que se halla la gente que no tiene conocimientos ni preparación. Dinero: Es necesario para que muchos proyectos culturales y humanitarios puedan realizarse. Amor: El deseo de adquirir conocimientos es, también, una clase de amor. Trabajo: Nunca debe cesar el ansia por trabajar.


Pá gin a

28

S pe s

Un ica

Horóscopo de Marzo por Roberto Langella Aries

a

Mes de cumpleaños para los del primer decanato. Este tiempo los podrá encontrar con algunos trastornos en el lugar de trabajo, o en la salud, alguna debilidad general, debida quizás al agotamiento. Sin embargo, se hallarán mentalmente muy lúcidos, y con ideas originales.

Tauro

b

Hasta el día 21, buena época para iniciar proyectos, y para disfrutar con amigos.. A partir del día 6 se hallán marcadamente sensuales y románticos. Son muy probables la variedad y cantidad de experiencias, en este sentido.

Géminis

c

Los problemas con el medio ambiente más amplio (la sociedad) se suceden hasta el día 21, en que volverá la calma y será un buen tiempo para disfrutar con amigos. No obstante, durante todo el mes procúrense descanso, sobre todo mental, evitando así el estrés.

Cáncer

d

No es buen momento para la profesión, no pretenda hacer modificaciones al respecto, sobre todo, desde el día 21 (en todo caso, resuelva todo lo que deba resolver, antes de esa fecha). El amor podría llegar de entre las amistades.

Leo

e

No es un buen momento para las actividades intelectuales superiores, ni para nada relativo a lo extranjero, pero las cosas mejorarán en este sentido, a partir del día 21. Si podrá disfrutar personalmente, de cosas tales referidas a intelectualidad abstracta,

relación con el extranjero, pero no piense sacar ventaja material de ello. Sin embargo, el amor podría llegar de afuera de su país de residencia.

Virgo

f

Mayormente, un tiempo para dedicarle a la pareja, o en que este tema cobrará mayor importancia. Se hallarán física y mentalmente muy potenciados, quizás les convenga canalizar energías por medio de la realización de algún deporte, o podrán hallarse sumamente irritables. También para ustedes, el amor podría llegar desde el extranjero.

Libra

Capricornio

Buena época para los escritos de orden místico-filosófico, buena relación con los hermanos, y con el entorno más inmediato. A partir del día 21 podrían surgir discusiones violentas en el hogar, cuídense de ello. Se resguardará de todos sus problemas, en su relación con sus hijos, o niños.

g

Problemas de mucha confusión, respecto de la creatividad, a menos que usted se dedique a la música, o a la danza. Problemas confusos con niños. Puede ser una época en que necesite tomarse un descanso de su sexualidad, aunque quizás su pareja, al respecto, se halle un tanto demandante.

Escorpio

h

Puede sentir un sentimiento religioso, en relación a los niños, y es un excelente período para la creación, mayormente si se dedica a la música o a la danza, o a los discursos abstractos, de corte filosófico o místico. También es un gran momento para vivir en pareja, con mucha sensualidad y romanticismo.

Sagitario

i

Mucha confusión y desentendimientos en el hogar, cuyo ambiente puede ser algo opresivo, lo que le conducirá a abstraerse de su entorno y aplicarse a una enorme actividad, a partir del día 21. Cuiden sus riñones, y de enfermedades de transmisión sexual.

j

Acuario

k

Pequeñas ganancias inesperadas y súbitas. Hacia fin de mes, excelente período de gran actividad comunicacional y literaria; disfruta de su entorno más inmediato. Sin embargo, podrá sentirse inadecuada respecto del lugar donde vive.

Piscis

l

Mes de cumpleaños, para la mayoría de los de este signo. Las iniciativas económicas durante este mes, deberán realizarse hasta antes del día 12. Es un gran momento para disfrutar de su entorno más inmediato.


Pá gin a

29

S pe s

Un ica

Consultorio Astrológico Spesunica Curso Integral de Astrología a distancia Inauguramos nuestro curso de astrología a distancia, el cual tiene una duración de seis meses, de cuatro clases por mes, de modalidad intensiva, racional y psicológica. Por medio de este curso, el estudiante adquirirá los conocimientos específicos y completos acerca de la confección e interpretación de la carta natal astrológica, Revoluciones Solares, cartas combinadas y sinastrías, y todas las técnicas complementarias que hacen al quehacer del oficio de astrólogo. La estructura del curso es modular, mensual y correlativa; esto significa que el alumno adquirirá por adelantado su vacante mensual, la que consta de un módulo de cuatro clases, por cada una que irá recibiendo un apunte de contenidos. La correlatividad de nuestras clases apunta a que nadie podrá "saltearse" módulos, ni obviar algunos de los primeros, aunque se contara con conocimientos previos. Sin embargo, las clases serán individuales y el alumno sí podrá "saltearse" meses de asistencia, sin perder la correlatividad; es decir, al regresar al curso, hubiera pasado el tiempo que fuere, retomará desde el mismo punto donde lo dejó. Se evaluarán exámenes mensualmente, y al final del curso habrá un examen integrador. Se otorgará entonces el certificado de asistencia al curso, y de reconocimiento del egresado como astrólogo. Todos los inscriptos al curso recibirán el kit de estudio, el cual consta de todas las herramientas y contenidos necesarios, absolutamente, para la realización de este curso, tales como: Todas las clases serán dictadas por Roberto Langella Tablas de Efemérides Planetarias para los siglos XX y XXI Tablas de Casas Otras diferentes tablas Plantilla para la confección de mapas astrales Presentación del curso y apuntes nº 1, 2, 3 y 4 Carátula personalizada para ir encarpetando los apuntes Fuentes tipográficas de astrología para la computadora Todos los alumnos tendrán una clase de dos horas en un día de la semana a convenir, por el programa de videoconferencias Skype Siempre y en todos los casos los alumnos podrán resolver sus dudas y cuestionamientos vía email. Los alumnos egresados encontrarán en Spesunica una fuente de consulta personalizada, para toda la vida. Téngase presente que la suma de los apuntes irán conformando un verdadero libro, tratado de Astrología. La cuota mensual es de U$S 40.- ($ 150.– de Argentina) por adelantado, mientras que quien desee pagar el curso completo, en una o dos cuotas trimestrales, el precio final es de U$S 200.- ($ 800.– de Argentina). Para una mayor información acerca de las características de este curso, descargue libremente el artículo "Presentación, Estructura y Temario", en nuestra sección de descargas.

www.spesunicastrologia.com.ar


Consultorio Astro lógico Spesunica

A S T R O L T A R O T , P C U E N T O S C U E N T

O G Í A , O E M A S , Y O T R O S O S . . .

www.spesunicastrologia.com.ar robertolangella@spesunicastrologia.com.ar marypazreyespena@spesunicastrologia.com.ar

Spes Unica. Año 3 nº 17. Marzo de 2012 Editada por el Consultorio Astrológico Spesunica Dirección: Roberto Langella y María de la Paz Reyes Peña Registro de Propiedad Intelectual: En trámite. Colaboran en este número: Yoselem Divincenzo; Horacio Otheguy Riveira; Ñapi. Las afirmaciones y opiniones vertidas en los artículos y textos son de exclusiva responsabilidad de quienes los escriben. Se prohíbe la reproducción total o parcial por cualquier medio de esta publicación, sin previa autorización de la editorial. Mary Paz y Roberto registran sus contenidos en www.safecreative.org Los números atrasados pueden ser obtenidos siguiendo este vínculo: http://issuu.com/robertolangella

Un lugar de encuentro.

¡Esperamos sus colaboraciones!

Profile for Roberto Langella

Revista Spes Unica nº 17 - Marzo 2012  

¡628 lecturas el mes pasado!; ¡gracias!

Revista Spes Unica nº 17 - Marzo 2012  

¡628 lecturas el mes pasado!; ¡gracias!

Advertisement