REVISTA PECADO #24

Page 1

#24 · 2017

1


2


#24 · 2017 revistapecado.com pecadostaff@gmail.com PECADORES Silvina Gautier Diego del Carril Shavi Alli Luciano Poveda Leandro Parra FOTO DE TAPA Ariel Galli ILUSTRACIONES DE TÍTULOS Florencia Merlo // @flor_membrillar COLABORAN EN ESTE NÚMERO Napo Devesa // Florencia Cazaban // Patricio Lueiza INTERVENCIÓN CONTRATAPA Ona Ballesteros Gravino //

@onaballesterosgravino

SEGUINOS EN: RevistaPecado @revistapecado @revistapecado RevistaPecado

PRODUCTO ARGENTINO ©2017 PECADO. Todos los derechos reservados. PECADO no se responsabiliza por los comentarios y trabajos fotográficos subidos en esta publicación, siendo los únicos responsables los autores de los mismos, que expresaron tener derechos sobre el material enviado siendo los autores originales. Se prohibe la reproducción total o parcial del material publicado en esta revista o en la web www.revistapecado.com. Sin perjuicio de ello PECADO en general autoriza reporducciones de los contenidos que le pertenecen pero deberá contar con la previa autorización de Revista Pecado por escrito, para lo cual rogamos solicitar esta autorización a pecadostaff@gmail.com.

3


4


EDITORIAL NAPO DEVESA licenciado en filosofía y fotógrafo

En 1973, el economista Kenneth Boulding oponía la economía del cowboy, donde la maximización del consumo se basa en la depredación de los recursos naturales, llegar, explotar y marchar, a la economía del cosmonauta “para la cual la Tierra se ha convertido en una nave espacial única, desprovista de reservas ilimitadas, ya sea para agotar los recursos o para verter los desechos contaminantes”. Con las primeras imágenes del planeta visto desde el espacio por el Apolo, la Tierra se transformaba en una rareza del universo, pequeña, agotable y frágil. Tomemos el ejemplo de la Isla de Pascua para pensar esta cuestión; la Isla de Pascua fue uno de los últimos lugares de la tierra en ser poblado por el ser humano. Según la

preconstrucción de los arqueólogos, la desaparición de esta sociedad fue desencadenada por el agotamiento de su limitada base de recursos. Por lo tanto, la principal enseñanza de la ecología es entonces el aprendizaje de los límites. Tanto a límites cualitativos: re-definir las nociones de desarrollo, progreso, calidad de vida, bienestar; como reconocer los límites cuantitativos, es decir, aprender los límites que debemos imponer al uso de recursos naturales. Admitir los límites implica pasar de la edad infantil a la edad adulta. Y entender que los problemas ecológicos son problemas de todos, y por tanto, deben ser preocupaciones de todos. No podemos seguir viviendo como si nuestros recursos fueran infinitos. Tenemos un solo planeta que es una isla en el espacio.

5


6


08 500 MILLONES

Trabajo fotográfico de Leonardo Ponis

24

EN EL CONURBANO Trabajo fotográfico de Ariel Galli

22

GAJES DEL OFICIO Pequeñas historias de alrededor de lo que hacemos cuando hacemos fotografías. Ya sea en la calle o en el laboratorio, trabajando o simplemente fotografiando porque sí. por FLORENCIA CAZABAN

36

WORK IN PROGRESS

38

DINÁMICA DEL PAISAJE Trabajo fotográfico de Juan José Corona

Sabemos que los temas a fotografiar son tan diversos como quienes fotografían. Queremos saber en que andan, que tema desarrollan y por qué. por PATRICIO LUEIZA

50

RECOMENDACIONES

51

TEXTO FINAL 7


LEONARDO PONIS

8


9


10


11


12


13


14


15


16


17


18


19


20


Leonardo Ponis naci贸 en 1977 en San Juan, Argentina. De formaci贸n autodidacta, su trabajo busca reflejar la transformaci贸n del paisaje a manos del hombre y la lenta pero progresiva invasi贸n de la naturaleza. Tiene dos libros autopublicados: Domesticada (2011) y 500 millones (2013). Actualmente trabaja en un proyecto sobre el impacto de las rutas de su provincia en sus alrededores.

www.leonardoponis.com 21


GAJES DEL OFICIO por FLORENCIA CAZABAN En mis épocas de estudiante de fotografía, con mis compañeros solíamos comprar latas de película y fraccionarlas. Así, cada uno se hacía de diez o doce rollos con los que salir a “fotear” para preparar las entregas. En tiempo de cursada entonces, en la heladera de mi casa convivían frascos, envases y botellas junto a los negativos. Tenía dos paquetes: uno para rollos sin exponer, y otro con rollos esperando a ser revelados. Como soy -confieso- un tanto obsesivo compulsiva, me aseguraba de etiquetar cada uno y de que nadie confundiera las bolsas. Noviembre de 2012. Un viaje relámpago al Litoral para concluir una crónica periodística en la que estaba trabajando. Llevo la cámara digital para hacer tomas alusivas. Y la analógica, que me encanta. Y un rollito. Lo saco de la heladera, de la bolsa etiquetada “SIN EXPONER”. Concluye el viaje; el rollo ya usado se deposita en el segundo paquete refrigerado. Ese mismo verano vuelvo a salir de viaje, a la Patagonia. El año académico ya había terminado, pero aún me quedaba película virgen. Se repite la fórmula: cámara digital y analógica en la mochila. Más rollitos. Tras las vacaciones comienzo con deter22

minación a revelar toda la película -nueva y vieja- del último estante de la heladera. Y entonces, la sorpresa. Treinta y pico de cuadros expuestos dos veces. Las frondosas palmeras entrerrianas de Colón sobre ese perrito simpático del taller en Chubut donde arreglamos la pinchadura de la goma trasera. Un paisaje de campo abierto, encerrado entre las paredes de una escuela abandonada. Un paseo a bordo de “La Trochita” y flores de manzanilla. Evidentemente, había guardado aquel rollo de Entre Ríos en la bolsa de película sin exponer. Rollo que azarosamente volvería a mi mano el día que tomé uno de la otra bolsa antes de partir al Sur. Yo, la del TOC. Yo, la que fabricaba etiquetas enormes, rotuladas en letra imprenta bien grande y con tinta roja; no fuese el caso de que confundiera los paquetes. Yo, la que pedía a todos en la casa que no tocaran las bolsas negras del último estante sin consultarme. El azar. El azar. El azar. Un hermoso ¿error? que me devolvió tan mágicas exposiciones dobles, surgidas de ambos extremos del país, plagadas de anécdotas. Desde entonces, en la heladera, los rollos andan más libres. Y yo también.


Foto: Florencia Cazaban

23


ARIEL GALLI

24


25


26


27


28


29


30


31


32


33


34


Ariel Galli nació en 1994 en Buenos Aires. En 2012 inicia sus estudios en la Escuela Argentina de Fotografía (EAF), realizando varios cursos y talleres y sus primeros trabajos como fotógrafo de prensa y empresarial. A principio de 2014 se introduce en la fotografía analógica, a través del formato medio, hecho que lo impulsó a producir su obra fotográfica.

@ariel_galli 35


WORK IN PROGRESS por PATRICIO LUEIZA

Los temas en mi quehacer fotográfico han sido diversos, pero siempre son abordados desde una mirada de autor, cercano al ensayo fotográfico. Cuando estás en academia los temas son aún más variados, pero fui descubriendo un camino fotográfico desde un proceso conceptual, estilístico y emocional, de ésta manera comencé a descartar lo que no me provocaba sensaciones, no necesariamente desde la euforia del impacto visual, sino mas bien desde la emoción contenida en la segunda lectura, lo escrito entre líneas. Me enriquece profundamente leer fotografías, pensarlas desde la unidad, desde los detalles específicos, a un todo que logra construir un relato con una mirada un discurso personal. Mi primer tema fue la infancia y se expresó en el ensayo “El patio de Juan”, 36

abordé el alma infantil y como ésta se relaciona con su entorno. Descubrí lo simple de las cosas en un mundo donde paradójicamente vivimos para hacerlas complicadas. He desarrollado proyectos fotográficos pasando por temas tales como la pérdida, el recuerdo, crítica social, el sexo, mundo onírico y algunos más de introspección, creo que mi trabajo como fotógrafo sin duda tiene el rasgo de la búsqueda, marcado por el tiempo y la experiencia, hay mas pausas ahora, creo que uno es algo impulsivo cuando partes en la fotografía, el tiempo va ensañando a esperar el momento y situación adecuada, claramente eso ayudo a que las temáticas dieran como resultado cuerpos de trabajo significativos. A mi parecer los temas deben ser abordados y desarrollados desde la observación y reflexión profunda de lo que


estamos haciendo, es decir reconocer el momento, la situación que nos llevará a una verdad, plantear o responder una pregunta a través de una imagen. Y no hablo de la supuesta verdad y objetividad periodística necesariamente, sino mas bien hablo de la verdad de cada uno. Nosotros como fotógrafos debemos ser capaces de tener un discurso expresado y representado en nuestras fotografías y dependerá de que tan profundamente entiendes o no entiendes tu entorno físico y emocional, que tan importante es el tema para ti como fotógrafo y como individuo que es parte esta sociedad, aunque muchas veces pretendamos escapar de este sistema. Inclusive la mentira es parte del proceso creativo, la vuelves verdad cuando planteas situaciones y creas realidades bajo un contexto específico para lograr narrar una historia ficticia con tintes de ficción como es el caso de “Esto no es un romance” una serie fotográfica que expone a una supuesta pareja y romance con fragmentos de una historia que jamás ocurrió, pero que logra crear un relato. Buscar un tema para lograr la fotografía “Bonita” o del agrado de los demás es un nefasto error, eso hace que el proyecto no tenga identidad y pierde la esencia del autor al buscar “gustar” convirtiendo a la fotografía como un elemento de mera contemplación. La fotografía debe profundizar, generando reflexión y muchas veces una emoción positiva o negativa, pero siempre generar algo, resultado de un estimulo visual que va mas allá de lo superficial. 37


JUAN JOSÉ CORONA

38


39


40


41


42


43


44


45


46


47


48


Juan José Corona nació en 1988 en Chile. Egresado de Técnico Fotográfico y Comunicación Visual. Desempeña sus conocimientos en el área de la fotografía contemporánea abarcando temas sociales y de la actualidad, rescatando las variadas formas existentes dentro de la urbanidad. Trabaja y vive en Santiago por lo cual sus proyectos se desenvuelven dentro de los diferentes paisajes de la región. 49


CADO E P N U ES NO LEER

CADO E P N U ES NO VER

Andy Marquine

Gilad Baram

PROYECTORE

KOUDELKA: SHOOTING HOLY LAND

¿De qué manera cambian los objetos? ¿Cómo se modifican desde el momento en que son diseñados y producidos hasta el momento en que son adquiridos y utilizados? Y, más aún, ¿de qué manera cambian cuando son reinventados en su forma o en su función? Las 3R clásicas de la sustentabilidad ambiental son: REducir, REutilizar y REciclar. Y generalmente se refieren al Reciclaje mecánico, el Reciclaje químico, y a la Recuperación energética. Este libro propone además otras 3R: REdiseñar, REsignificar, REinventar. Los invitamos a ver-leer este nuevo libro de Andy Marquine que edito La Marca Editora.

El joven fotógrafo y cineasta israelí, fue contratado para ayudar a Koudelka en Israel y los territorios palestinos, haciendo arreglos de viaje y proporcionando seguridad, apoyo logístico y leyendas mientras el fotógrafo trabajaba en su proyecto para documentar el muro que estaba construyendo los israelíes en Cisjordania, culminando en el Libro Wall: Israeli & Palestinian Landscape.

En su web nos invitan a subir nuestra foto y convertirnos en el protagonista del próximo libro. www.proyectore.net 50

Koudelka no está fotografiando la guerra aquí, sino las heridas visibles en forma de muros construidos para controlar los movimientos del enemigo interior. Sus movimientos reflejan la violencia preventiva de estos muros que destruye vidas a ambos lados de la divisoria.


Si tomáramos como cierto este viejo proverbio; “No heredamos la tierra de nuestros ancestros, la tomamos prestada de nuestros hijos” estaríamos mas atentos a que tipo de huellas dejamos sobre ella. Miraríamos con otros ojos los cambios que nuestras manos producen por acción o inacción. Tendríamos una nueva mirada hacia la tierra que vamos dejando abandonada. Mientras pensamos en transformar Marte, convertimos nuestro planeta en un lugar inhabitable. Como diría Mcluhan: “No hay pasajeros en la nave espacial tierra: todos somos tripulantes”.

51


52