Page 1

14 AGOSTO / 2011

BOGOTÁ, COLOMBIA

ISSN- 2215-8332

Luchas populares Espacios de esperanza. A propósito de la movilización obrera y popular en Puerto Gaitán Neoliberalismo rampante La ofensiva del “decisionismo” transnacional. La universidad: un emporio del capital · Un ensayo sobre la depravación total. Nuevo neoliberalismo académico y capitalismo ‘por posesión’ Capitalismo en crisis Europa: El momento actual de la crisis financiera del capitalismo · China, Brasil, Indonesia... El capital es un amante infiel Nuestra América Bolivia: Tensiones y contradicciones del proceso de cambio Historia y memoria El desterrado · Por qué ser marxista hoy Reseña Neopentecostalismo y política. El caso colombiano Editorial Fuerte olor a Frente Nacional


Jairo Estrada Álvarez Director Jesús Gualdrón Sandoval Jefe de redacción Álvaro Vásquez del Real, Daniel Libreros Caicedo, César Giraldo Giraldo, Frank Molano Camargo, Jorge Gantiva Silva, María Teresa Cifuentes Traslaviña, Nelson Fajardo Marulanda, Patricia Ariza, Sergio De Zubiría Samper, Víctor Manuel Moncayo Cruz Consejo editorial Beatriz Stolowicz (México), Julio Gambina (Argentina), Ricardo Antunes (Brasil), Antonio Elías (Uruguay) Consejo asesor internacional Tatianna Castillo Reyes Diseño y diagramación

Todo el contenido de esta publicación puede reproducirse libremente, conservando sus créditos.

Espacio Crítico Ediciones Publicación auspiciada por Espacio Crítico Centro de Estudios www.espaciocritico.com ISSN-2215-8332 Nº 14, Agosto de 2011. Bogotá, Colombia


LA OFENSIVA DEL “DECISIONISMO” TRANSNACIONAL. LA UNIVERSIDAD: UN EMPORIO DEL CAPITAL Jorge Gantiva Silva 12 UN ENSAYO SOBRE LA DEPRAVACIÓN TOTAL. NUEVO NEOLIBERALISMO ACADÉMICO Y CAPITALISMO ‘POR POSESIÓN’ José Francisco Puello-Socarrás 18

Neoliberalismo rampante Capitalismo en crisis Nuestra América Historia y memoria Reseña

EUROPA: EL MOMENTO ACTUAL DE LA CRISIS FINANCIERA DEL CAPITALISMO Daniel Libreros Caicedo 24 CHINA, BRASIL, INDONESIA... EL CAPITAL ES UN AMANTE INFIEL Walden Bello 30 BOLIVIA: TENSIONES Y CONTRADICCIONES DEL PROCESO DE CAMBIO Katu Arkonada 38 EL DESTERRADO Adolfo Sánchez Vázquez 46 POR QUÉ SER MARXISTA HOY Adolfo Sánchez Vázquez 48 NEOPENTECOSTALISMO Y POLÍTICA. EL CASO COLOMBIANO María Teresa Cifuentes Traslaviña 58

Editorial

Luchas populares

ESPACIOS DE ESPERANZA. A PROPÓSITO DE LA MOVILIZACIÓN OBRERA Y POPULAR EN PUERTO GAITÁN Jairo Estrada Álvarez 4

FUERTE OLOR A FRENTE NACIONAL Jesús Gualdrón Sandoval 64


Espacios de esperanza A propósito de la movilización obrera y popular en Puerto Gaitán

H

Jairo Estrada ÁlvarEz Profesor del Departamento de Ciencia Política Universidad Nacional de Colombia

e querido darle a esta nota el título de uno de los últimos libros del geógrafo marxista David Harvey1 por cuanto considero que permite resumir en un par de palabras el significado de la reciente movilización obrera y popular en Puerto Gaitán. Independientemente de los resultados que ella produzca, es indiscutible que allí entraron en acción todos los elementos propios del proceso de producción capitalista del espacio, en la forma que éste viene asumiendo en diferentes lugares del territorio nacional. Y, sobre todo, se puso en evidencia que la acumulación capitalista siempre tiene los límites políticos que le impone la lucha de clases; que toda estrategia capitalista, por muy perfeccionada que aparezca, siempre habrá de contar con la resistencia del mundo del trabajo, con diferente intensidad y variadas formas de organización. La producción capitalista del espacio conlleva de manera inevitable la producción de espacios resistencia y de esperanza. En el evento que nos ocupa, frente de la figura de una locomotora (decimonónica en todo el sentido de la palabra) que se abre paso con el despliegue pleno del poder y de 1 David Harvey, Espacios de Esperanza, Ediciones Akal, Madrid, 2003 (Publicado originalmente por Edinburgh University Press, 2000)

_4

Volver a contenido


La guerra del Agua de Cochabamba. En septiembre de 1999, la multinacional Bechtel firmó un contrato con Hugo Banzer, presidente electo y antiguo dictador de Bolivia, para privatizar el servicio de suministro de agua a Cochabamba. Imagen tomada de: http://iciarbollain.wordpress.com/

la fuerza, se interpuso -en un territorio previamente alistado y disciplinado con el concurso paramilitar- la acción colectiva de varios miles de obreros, acompañados en la mayoría de los casos de sus familias, pero también de otros pobladores e indígenas de la región, para gritarle un ¡Ya basta! a la ignominia y al oprobio de la explotación capitalista por parte de empresas transnacionales en esa región del departamento del Meta. Un acto heroico, sin duda alguna; una muestra, al mismo tiempo, de las (viejas y nuevas) conflictividades que viene pariendo el proyecto de acumulación capitalista basado en el llamado modelo de reprimarización financiarizada de la economía. Lo de Puerto Gaitán, junto con las movilizaciones contra la extracción de oro en Santurbán, en Santander, y en La Colosa en Cajamarca, Tolima, o contra la construcción de la represa del Quimbo en el Huila, y con otras expresiones locales no suficientemente conocidas, se constituye -de hechoen manifestación del (muy probable) ciclo de luchas en proceso de gestación y maduración que tiene como sustento la producción (y apropiación) capitalista del territorio. En efecto, la tendencia reciente de la acumulación se ha caracterizado por una reorganización geográfica del proceso de producciónreproducción y por la disposición del territorio en función de dinámicas transnacionales de acumulación. De la misma manera que otros lugares, el departamento del Meta es una expresión ejemplar de la transformación a la que está siendo sometido el paisaje social y ambiental en todo el país. La decisión política de explotar intensivamente el territorio encuentra allí su concreción en los múltiples proyectos de economías extractivas de Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Luchas populares

Volver


hidrocarburos y de recursos minerales; en la agricultura para la producción de agrocombustibles (etanol y biodiesel), así como en el desarrollo de megaproyectos de infraestructura, ente otros. En ese departamento se sintetiza lo que bien pudiera definirse como la nueva economía de la actual fase de acumulación capitalista. Por otra parte, también allí está emergiendo una nueva generación del trabajo; aquella del trabajo precarizado, producto de décadas de violencia capitalista y desertificación neoliberal: una generación que acaba de hacer su ingreso en Puerto Gaitán en la historia de las luchas populares de nuestro país. La nueva economía a la que aquí se hace referencia no es simple demostración de un modelo de reprimarización. Se trata de un eslabón de la nueva división internacional capitalista financiarizada del trabajo, la cual resume formas del capital en las que la inversión productiva en procesos transnacionales (deslocalizados) de producción se disuelve de manera simultánea en una inserción profunda en mercados de capitales especulativos.

El alistamiento del territorio No es casual que tal inversión haya llegado al territorio del Meta. Lo hace tras décadas de violencia capitalista y de la imposición del control y el disciplinamiento paramilitar por parte de los Carranceros, que -en connivencia con las fuerzas militares del Estado y, durante los últimos ocho años, de la mano de la política de la seguridad democrática de Uribesembraron de desplazamiento, muerte y sangre la región. Las configuraciones criminales y mafiosas que asumió el régimen político local se acompañaron del debilitamiento y, en la mayoría de los casos, de la destrucción de variadas formas de organización social y popular, así como de la liquidación física de sus liderazgos. Igualmente, del repliegue

_6

Volver a contenido

Las protestas se extendieron durante los años 2000 al 2003 Imagen tomada de:http://www.elciudadano.cl


y el desdoblamiento de la insurgencia armada hacia la parte surcentral y suroccidental del departamento. Las bases para un incremento territorial de la tasa (probable) de ganancia se completaron con disposiciones del orden nacional (incentivos extremos a la inversión extranjera, despojo a Ecopetrol de toda injerencia en el diseño de la política petrolera y feria de concesiones por la Agencia Nacional de Hidrocarburos, reforma del código minero y festín de títulos mineros, estímulos a la producción de etanol y biodiesel, contratos de estabilidad jurídica, entre otros), que se unieron a las ya impuestas dentro del proceso de neoliberalización de la economía (flexibilización laboral, privatización, descentralización, etc.). En suma, un encuadramiento en derecho de la estrategia de acumulación blindada militarmente con la seguridad democrática: un alistamiento integral del territorio. Al gobierno de Santos sólo le resta el despliegue pleno de lo ya dispuesto, y así está concebido en plan de desarrollo Prosperidad para todos. Esa es la razón por la que están -y seguirán- aflorando con fuerza los conflictos y contradicciones sociales y ambientales.

Estado y transnacionales de la mano No es casual, por tanto, que en el departamento del Meta se haya asistido a un aumento espectacular de la inversión extranjera. Allí se refleja la tendencia general de un país cuyo territorio ha sido entregado a la explotación intensa del capital transnacional. Si al inicio de la década anterior la inversión extranjera bordeaba los 2.000 millones de dólares al año, diez años después se situó por encima de los 10.000 millones y, al finalizar el cuatrienio presidencial actual, en 2014, se espera que supere con creces los 14.000 millones de dólares. El orden de derechos del capital establecido en el país hace posible que situaciones como las que se viven en el departamento del Meta hayan emergido -y, con certeza, volverán a emerger en otros lugares del territorio nacional-, rememorando los tiempos de las republiquetas bananeras. Hoy, desde luego, con otras investiduras. El permisivo orden del derecho empresarial posibilita el desdoble casi ad infinitum de la propiedad capitalista hasta prácticamente perder la huella original, para luego imponer el anonimato de una “propiedad sin propietario” Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Luchas populares

Volver


En Puerto Gaitán se puso en evidencia que la acumulación capitalista siempre tiene los límites políticos que le impone la lucha de clases; que toda estrategia capitalista, por muy perfeccionada que aparezca, siempre habrá de contar con la resistencia del mundo del trabajo, con diferente intensidad y variadas formas de organización. La producción capitalista del espacio conlleva de manera inevitable la producción de espacios resistencia y de esperanza.

responsable. Se trata de la flexibilización extrema de la forma de propiedad que se crea, “extingue” y resurge en un incesante flujo de títulos valores (de propiedad) que parecieran no tener propietario conocido y no representar lo que en la actualidad en verdad caracteriza el movimiento del capital: la altísima concentración y centralización de la propiedad. Una de las lecciones que deja la movilización obrera y popular en el departamento del Meta consiste precisamente en la necesidad de indagar acerca de los diferentes ropajes que asume la propiedad transnacional para deshacerse de su carácter en esencia monopólico e imponer una forma de organización y de gobierno consorcial basado en la satelización y deslocalización extremas, recurriendo al out sourcing de múltiples servicios productivos e improductivos y, en consecuencia, con plantas permanentemente inestables de trabajadores, cuyo signo no puede ser otro que el de la precarización extrema del trabajo2. En ese sentido, se trata de inversiones cuya tasa de ganancia además de poseer un diferencial territorial (producto, entre otras causas, del disciplinamiento y de la desestructuración de la clase), se sustentan en la superexplotación del trabajo. Por ello no es casual que las demandas de los trabajadores de Puerto Gaitán se asemejaran a las reivindicaciones obreras del siglo XIX, que darían origen al derecho laboral: mejoramiento de las condiciones cotidianas del trabajo, regulación de la jornada (de trabajo y de descanso) y del salario, para mencionar algunas3.

2 En el caso de Puerto Gaitán se trató específicamente de las transnacionales canadiense Pacific Rubiales y española Sepcolsa. 3 En los documentos de los trabajadores se denunciaron jornadas de _8

Volver a contenido


Imagen tomada de: http://www.elciudadano.cl/wpcontent/uploads/2010/09/guerra-del-color.jpg

La experiencia de Puerto Gaitán es igualmente valiosa para comprender el tratamiento estatal de la protesta social. Por una parte, se dispuso la inmediata militarización de la zona. El diario El Espectador tituló por esos días con un parte de guerra: “Comandante del ejército asume el manejo del paro en Puerto Gaitán”. Se habló de encapuchados, de infiltrados del terrorismo, de la presencia de hombres armados, de la incitación a la toma de instalaciones y al uso de la violencia; se detuvieron activistas. En resumen, se pretendió criminalizar la movilización obrera y popular. Al mismo tiempo, se desató el lenguaje meloso y sibilino del diálogo social y de un tripartismo que se quiere proyectar desde la vicepresidencia de la República, a la que se muestra como un tercero amigable entre partes en conflicto, con el fin de contener y desmovilizar para consolidar la estrategia de acumulación en curso. De esa combinación entre represión y demagogia quedó claro a los ojos de la opinión pública que en Colombia prima la protección militar de las inversiones.

Lecciones para el mundo del trabajo No obstante lo anterior, la principal lección de Puerto Gaitán la arroja el mundo del trabajo. Se ha expresado una nueva generación de trabajadores, cuyas reivindicaciones no pueden ser interpretadas exclusivamente en términos de demandas nostálgicas por las instituciones laborales del pasado. Esta generación es la del trabajo deslaboralizado, precarizado al límite; por una parte, expresión del cambio en el balance del poder de clase y producto de la redistribución regresiva del ingreso a favor de los fondos de acumulación y en detrimento de aquellos del consumo (social e individual) y, por otra, representativa de la derrota de las políticas distributivas y de la imposición de criterios de asignación de acuerdo con la regla del mercado. trabajo de 18 horas diarias; trabajo continuo hasta por cuarenta días, sin descanso; no pago de salarios a trabajadores en período de prueba; pagos diferenciados por el mismo trabajo; no afiliación a la seguridad social luego de más de tres meses consecutivos de trabajo; condiciones insalubres y antihigiénicas de los alojamientos, entre otros. Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Luchas populares

Volver


Pero al mismo tiempo, estos trabajadores son expresión de la nueva constitución de la clase hoy. Más allá de lo valeroso de la movilización en una región con las características ya señaladas, considero que se ha tratado de un anuncio en términos de los límites políticos que hoy posee la explotación capitalista. En Puerto Gaitán se presenció una potencia emancipadora que al desatarse pudo mostrar que las estrategias de acumulación no pueden transcurrir impunemente. Los trabajadores se destacaron por la combinación de variadas formas de lucha (marchas, toma de instalaciones, bloqueos de vías, asambleas populares); por una organización y disciplina ejemplar; por la expulsión del miedo y la disposición a la confrontación cuando fue necesario. También funcionó la solidaridad intergeneracional: produjo mucha emoción el papel desempeñado por sectores de la dirección de la CUT del Meta y, sobre todo, por dirigentes de la Unión Sindical Obrera. Los acumulados históricos de la clase obrera se exhibieron con éxito. Al mismo tiempo, los hechos de Puerto Gaitán pusieron en evidencia que la dinámica del conflicto entre el capital y el trabajo ha trascendido el espacio tradicional de producción, adquiriendo una dimensión territorial que se proyecta sobre la articulación de diversas escalas, desde lo local hasta lo transnacional, y disuelve al mismo tiempo el proceso inmediato de producción en el proceso de producción del territorio. Por ello no se trató simplemente de una lucha obrera, sectorizada. La dinámica del conflicto incorporó comunidades indígenas, campesinos y otros lugareños. Desde esa perspectiva, el tipo de conflictos que está produciendo la actual fase de acumulación transnacional, que pareciera privilegiar la captura completa de territorios a lo largo y ancho de la geografía nacional, genera condiciones de posibilidad para lograr trascender la actual fragmentación, el interés de lo sectorial, para incorporar transversalmente en la política no sólo la producción inmediata, sino la vida y la cotidianidad misma. Ahí también puede estar su límite, en el surgimiento de otro tipo de fragmentación, el interés exclusivo por lo territorial. De ahí que una de las tareas fundamentales hoy de la organización y de la politización se encuentre tanto en la articulación como en la extrapolación de las escalas territoriales para contribuir a hacer realidad la unidad del campo popular, del mundo del trabajo. Aunque Puerto Gaitán no registre, en sentido estricto, una victoria, los momentos allí vividos indican que hay espacios de esperanza.

_10

Volver a contenido


Se declaró la ley marcial y la policía boliviana mató al menos a una persona (Víctor Hugo Daza, de 17 años) e hirió a 170 de los que participaron en las protestas. Imagen tomada de: http://revista-amauta.org

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Luchas populares

Volver


La ofensiva del “decisionismo” transnacional La universidad: un emporio del capital

El transformismo de la maquila transnacional

C

Jorge gantiva Silva Filósofo Universidad Nacional de Colombia Profesor Titular Universidad del Tolima

_12

Volver a contenido

oherente con su proyecto transnacional de convertir la educación en una mercancía, el gobierno de Juan Manuel Santos ha presentado al Congreso de la República la reforma de la educación superior en una versión más agresiva y “perfeccionada” en el marco de su estrategia de someter el país al gran capital, al TLC y a las corporaciones privadas nacionales e internacionales. Se trata de una ofensiva de la derecha “decisionista” que desprecia la discusión, la deliberación y la participación democrática, y pasa por encima de las tendencias y los logros del democratismo educativo. En su lógica de poner el país en la órbita del capitalismo mundial y de la mercantilización de la educación, ha puesto la universidad pública en el mercado mundial de los megaproyectos educativos. Después de 17 años de existencia de la ley 30 de 1992, la educación superior sólo ha alcanzado el statu quo de privilegios de la universidad privada, los intereses de lucro y los negocios, ha incorporado las políticas de


La Guerra del Gas, disputa social en Bolivia, centrada en la explotación de las reservas de gas natural que se descubrieron en el departamento de Tarija, a mediados de la década de 1991 y catalogadas conjuntamente como el segundo yacimiento más grande de Sudamérica. Imagen tomada de: http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_del_Gas_%28Bolivia%29

flexibilización y precarización del trabajo docente, ha extendido de manera abusiva la educación a distancia, ha lesionado severamente la autonomía y las libertades fundamentales, ha implantado el pensamiento único de las competencias y de los estándares y ha generado un proceso de desinstitucionalización y desgobierno en el conjunto de las universidades públicas. Sus resultados son mediocres; así como elocuentes son sus niveles de desigualdad, medianía académica y privatización. Tras las imposiciones de la banca mundial y de la política neoliberal, la universidad colombiana quedó sumida en un profundo adocenamiento y subordinación. Durante este período ha sido dramática la forma como se desfiguró la universidad pública de su propósito de formar la personalidad histórica de Colombia y promover el desarrollo económico, la ciencia, la tecnología y la identidad cultural, postulados contemplados en las finalidades sociales del Estado que reclama el bloque constitucional. La universidad, otrora centro de saber y campo de redefinición de la identidad histórica y cultural, se trastocó en mercado de negocios y saberes funcionales de la maquila capitalista. La “idea de universidad”, proclamada por el democratismo internacional, fue desestimada por los “decididores” del mercado mundial, del pensamiento pragmático y de los negocios. La calidad convertida en una “palabra vacía” de lógicas macroeconómicas ha sido un manto ideológico de la política de control, homogeneización del saber y despojo del conocimiento. A lo largo de estos años, se legalizaron decenas de instituciones de garaje; muchas de ellas, se convirtieron en verdaderas “cuevas de Rolando” de corrupción

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Izquierda en debate

Volver


Este proyecto de reforma de la educación superior desatará grandes pasiones, luchas y movilizaciones. Como campo de interpelación de las sociedades y de los proyectos históricos expresa una subjetividad múltiple atravesada por el antagonismo y la pluralidad.

_14

y clientelismo. Bajo el recetario de la calidad, la universidad perdió irónicamente su estatus de saber, de libertad académica y universalidad de que gozaban al amparo de su autonomía. Particularmente desastroso han sido el proceso de privatización y la política de precarización y flexibilización del trabajo de los docentes. Además de la desfinanciación y bancarización de la educación superior, la deuda contraída por el Estado sigue siendo una amenaza para su existencia.

El santismo del lucro y de los negocios El proyecto de reforma de la educación superior que presentó el gobierno nacional al Congreso de la República, a mediados de julio, es una versión más agresiva y coherente de la que formuló en marzo del presente año. Esta iniciativa es una expresión del transformismo de la maquila capitalista, cuyo élan vital son los negocios, el ánimo de lucro, la explotación económica de los servicios educativos. Este proyecto hace parte del engranaje estratégico del reformismo institucional que promueve la política granburguesa de Juan Manuel Santos en el contexto de la globalización imperial. Como pieza clave en el proceso de formación del gran capital, esta reforma articula las locomotoras de la gran minería y de los agrocombustibles, la regla fiscal, el recorte de las regalías y del gasto del Estado para beneficiar el pago de los altos intereses y del capital de la deuda externa, las exigencias del TLC, la precarización del trabajo y de los salarios, la reforma tributaria, las Metas del Milenio, la política de competitividad, castigando el gasto social, la soberanía de Colombia y los derechos fundamentales de la población. La novedad de Santos radica en el impulso reformista de la maquila capitalista transnacional que ha abierto la educación superior al mercado mundial de los servicios educativos. El gobierno de Juan Manuel Santos ha roto el democratismo educativo que el bloque constitucional reconoce como patrimonio histórico de la nación. La ruptura del carácter público de la educación universitaria ha diluido la “idea de universidad” en una subasta de los servicios educativos, en un festín de los negocios y el holding de los servicios educativos de acuerdo con la lógica del mercado mundial. Este reformismo es una

Volver a contenido


mascarada para profundizar la “terciarización” de la educación superior y universalizar la relación del capital en la formación, la investigación, la enseñanza y la cultura universitaria. El gobierno nacional ha decidido de manera enfática no renunciar a su estrategia transnacional de avalar las instituciones de educación superior con ánimo de lucro para abrir el campo de acción a las grandes corporaciones capitalistas internacionales, especialmente, norteamericanas. Esta reforma regresiva liquida la universidad pública, inicia una nueva fase del largo proceso de privatización y mercantilización bajo la dictadura de los organismos multilaterales. Según la euforia del gobierno, en “un país más competitivo es necesario ajustar la educación superior y cubrir las necesidades de acuerdo con las demandas de un mundo cada vez más global”.

El embuste del mérito y de la vocación: la “terciarización” del saber El proyecto de reforma de la educación superior reorganiza la totalidad del sistema universitario, centraliza el conjunto de sus instituciones y orientaciones, legitima el Plan Bolonia de movilidad, competencia y competitividad, legaliza el programa de “articulación” entre la educación media y la universidad, refuerza la estrategia de precarización y flexibilización del trabajo de los docentes, profundiza la política de bancarización de la educación superior. Su “alma” es el lucro, los negocios, la explotación capitalista, la mercantilización de la educación -proceso bastante adelantado bajo el “espíritu” avasallador del capital humano, de la competencia, de la estandarización y de la ideología de la “alta calidad”, del mérito y de la excelencia-. Colombia, desesperada por su notorio atraso y mediocre posición internacional en el campo de la educación superior, pretende entonces subsanar esta brecha histórica, sometiéndose a la lógica del mercado transnacional de los servicios educativos. Desde hace más medio siglo, el Estado colombiano ha estado obsesionado por sobrepasar el nivel medio-bajo de sus resultados, sin poder mostrar un avance significativo, salvo su creciente dependencia respecto de las imposiciones internacionales. La calidad ha servido para todo, menos para producir un nivel de

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Izquierda en debate

Volver


formación, trabajo, cultura, investigación y conocimiento que pueda traducirse en el logro de las finalidades sociales del Estado, el desarrollo económico y social del país, la formación de la personalidad histórica de Colombia y la comprensión y solución de sus necesidades y expectativas. La calidad se ha convertido en una “palabra vacía” para legitimar una política social compensatoria, remedial, asistencial y de control de las prácticas y de los sujetos educativos, basada en la justificación de los empréstitos internacionales. El proyecto de reforma de la Ley 30 encierra una falacia que el pensamiento crítico y la pedagogía consideran una regresión de fondo. Se trata de condicionar la garantía del derecho a la educación superior, y su reconocimiento como bien público según las nociones de “mérito” y “vocación”, dos expresiones ideológicas que sólo sirven para avalar la competencia y la desigualdad, esto es, legitimar la lógica del mercado y limitar los derechos. El “mérito” es una engañifa para reimplantar el premio y el castigo, para establecer un sistema de valorización jerárquica y excluyente, y para subordinar las prácticas de saber según la perspectiva de la utilidad y el provecho. La “vocación” constituye otra maniobra para encubrir una supuesta predestinación social y exaltar la individuación en una sociedad profundamente desigual. Ni el “mérito” ni la “vocación” son constitutivos del derecho fundamental a la educación superior. Para el democratismo internacional el derecho a la educación no tiene otra prerrogativa que la condición de la dignidad de la persona, la libertad y la autonomía. Estas nociones -en manos de la tecnocracia y los agentes de la racionalización del gasto y de la estandarización- sólo sirven para acentuar la exclusión y la injusticia social. En el fondo, la retórica discursiva en torno a la calidad, el “mérito” y la “vocación” es un artificio ideológico para legitimar la política internacional de la “terciarización” de la educación superior establecida por la OMC, la OCDE y la banca mundial que establece una pobre educación para pobres, un despojo del conocimiento, una educación para el trabajo en una sociedad sin trabajo, una estandarización del saber según la maquila internacional, una profundización de la política de precarización y flexiblización del trabajo docente y una extensión abusiva de la educación a distancia, sin condiciones, recursos ni garantías. La ironía de la calidad de la educación superior radica en el contraste entre la parafernalia del andamiaje burocrático de control y mediciones econométricas con la “naturaleza” libre y autónoma de las prácticas de saber, las libertades y las

_16

Volver a contenido


condiciones para el desarrollo de la academia y de la investigación. Sus “resultados” no son sino un pálido reflejo de este desgarramiento. En general, el proyecto de reforma fortalece la universidad privada, los negocios y el lucro; alienta la idea de un pool de universidades estatales de alta calidad que compitan en el ranking internacional; a las restantes las somete al chantaje de su degradación y al delirio de la competencia por su reconocimiento. La reforma de la educación superior ahonda el proceso de deslegitimación de la universidad pública y destruye el precario bloque constitucional de la educación superior como derecho fundamental. Este proyecto de reforma de la educación superior desatará grandes pasiones, luchas y movilizaciones. Como campo de interpelación de las sociedades y de los proyectos históricos expresa una subjetividad múltiple atravesada por el antagonismo y la pluralidad. El capitalismo de la maquila transnacional contraataca la educación pública como bien público, no sometido a las leyes del mercado. Esta disputa de enfoques constituye el centro de lucha, la “razón de ser” de la universidad, entre la lógica de la educación superior como empresa capitalista y el proyecto de universidad como bien público no transable, como patrimonio histórico, basado en la libertad y la autonomía, en la “impertinencia” del saber y el ethos intelectual de su función social. He ahí la razón por la cual se “justifica rebelarse” contra la reforma de la maquila capitalista del gobierno de Juan Manuel Santos.

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

La ruptura del carácter público de la educación universitaria ha diluido la “idea de universidad” en una subasta de los servicios educativos, en un festín de los negocios y el holding de los servicios educativos de acuerdo con la lógica del mercado mundial.

Barricadas por la nacionalizacion del gas y contra el referendo. Imagen tomada de: http://sucre.indymedia. org/es/2004/06/9561.shtml

Izquierda en debate

Volver


Un ensayo sobre la depravación total Nuevo neoliberalismo académico y capitalismo ‘por posesión’ “Si en el nombre del orden se nos quiere seguir burlando y embruteciendo, proclamamos bien en alto el sagrado derecho a la insurrección… Los dolores que quedan son las libertades que faltan” Manifiesto de Córdoba sobre la Reforma Universitaria (1918)

JoSé FranciSco Puello -SocarráS Politólogo Magíster en Administración Pública Estudiante del Doctorado en Ciencia Política Universidad Nacional de San Martín UNSAM - Argentina

_18

Volver a contenido

Del capitalismo universitario al neoliberalismo académico

L

as tendencias a la mercantilización del trabajo inmaterial (intelectual), el conocimiento científico (natural, social y humano) y la educación en general, fueron anticipadas desde finales del siglo XIX por Marx y Engels en varios de sus escritos. En los albores del siglo XX esta realidad quedó confirmada por el capitalismo universitario de Estado, término acuñado por el sociólogo alemán Max Weber para describir la manera en que las lógicas capitalistas, el lucro y la acumulación incesante del capital impregnaban toda la organización universitaria.


La escultura “Caídos en la Guerra del Gas” es un homenaje a los héroes y mártires desaparecidos en la “Guerra del Gas”, suscitada en la “Jornadas Sangrientas de Octubre de 2003”. Imagen tomada de: http://elaltonoticias.blogspot.com

Por la misma época, un economista usamericano, Thorstein Veblen, en una de sus obras, The Higher Learning. A memorandum on the conduct of Universities by Business, analizaba la experiencia en la educación superior de los Estados Unidos, pronosticando con asombrosa exactitud los avatares en el desarrollo de un modelo universitario germinante y que resultaría tan novedoso como extravagante para el naciente siglo. Se trataba de un esquema que corrompía –al decir de Veblen- los propósitos humanistas que venían siendo enarbolados en los siglos anteriores desde los claustros universitarios, escenario arquitectónico y por antonomasia del saber en la modernidad. Veblen observaba que la evolución del modelo (us)americano -en ese momento apenas en gestación- y la progresiva injerencia del sector privado en los planes de la educación superior, consumaría la subordinación de la universidad a los intereses de los grandes negocios empresariales. Con ello, se anticipaba el fin de las realidades modernas de la universidad, el conocimiento científico y la esperanza de que el Gran Relato acerca del avance en los saberes y las técnicas emanciparan la humanidad. Era el camino de vuelta hacia la barbarie. De hecho, el subtítulo que inauguralmente Veblen había reservado para The higher learning era: “Un ensayo sobre la depravación total”. Hacia finales del siglo pasado y en sintonía con el “profético” Veblen, el modelo usamericano se convirtió en el paradigma de la organización universitaria global. Esta plantilla impuesta por las mal llamadas organizaciones multilaterales (en realidad, animan el unilateralismo de Washington), como el Banco Mundial,

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Izquierda en debate

Volver


Marcha indígena en Cochabamba Imagen tomada de: http://america-profunda.blogspot.com/2010/09/estado-plurinacional.html

terminó servilmente adoptada por las clases dirigentes nacionales en varios países durante la avanzada de la hegemonía neoliberal. Un estudio de otros dos usamericanos, Sheila Slaughter y Larry Leslie -Capitalismo académico. Política, políticas y la universidad empresarial- corroboraba en 1997 las tempranas sospechas de Marx a Veblen. Los autores mostraban cómo – entre las décadas de los 70 y 90-, la universidad abandonaba definitivamente su carácter público y se convertía en una empresa sin ningún tipo de cortapisas: “dirigida hacia el mercado”1. El diagnóstico, empero, quedaría incompleto y podía ser aún más desalentador. Esta versión del capitalismo académico descontaba la década de los noventa, período en el cual la ofensiva sobre el sector patrocinada por el capitalismo salvaje y el neoliberalismo más ortodoxo proyectaba, con el Consenso de Washington en mano, un balance mucho más aberrante. El nuevo milenio exigiría confirmar la existencia de un neoliberalismo académico, en vista de la exacerbación de los rasgos históricamente registrados en la mercantilización capitalista de la educación superior, patrocinados esta vez por el salvajismo que encarna el capitalismo de época -el neoliberalismo- en los fueros de la organización universitaria 2.

¿Nuevo Neoliberalismo Académico? Ciertas voces hilarantes proponen para los tiempos presentes “el fin del neoliberalismo”. No obstante, las evidencias teóricas y empíricas más actuales confirman exactamente lo contrario: la persistencia del neoliberalismo, aunque en una versión de “nuevo cuño” que se diferenciaría de la anterior ortodoxia instalada en las décadas de los 80 y 90 solo en algunos aspectos superficiales. Los principales “cambios” que se vienen produciendo a nivel mundial no implican la destitución de los principios filosóficos o el debilitamiento de las convicciones ideológicas y de las prácticas neoliberales en general. 1 Sheila Slaughter y Larry Leslie, Academic capitalism: politics, policies and the entrepreneurial university, Baltimore, Johns Hopkins, 1997. 2 El documento del Banco Mundial, El financiamiento y administración de la educación superior: reporte sobre el estatus de las reformas del mundo (1998), proponía que la agenda para la “reforma educativa”del momento (un eufemismo, porque se trataba de una regresión histórica de enorme magnitud): “está orientada por el mercado más que por la propiedad pública o por la planeación y la regulación gubernamentales (…) la dominación, en casi todo el mundo, del capitalismo de mercado y los principios de la economía neoliberal se encuentran en la base de la orientación por el mercado de la educación media superior y superior”. _20

Volver a contenido


Hoy sigue vigente -sin modificaciones de fondo- el núcleo duro de la estrategia de acumulación dominante (paradigma de desarrollo basado en el mercado), aunque se hayan “actualizado” en coyunturas recientes el perfil de algunas políticas, las formas de actuación institucional (la publicitada “mayor” presencia estatal) o el discurso, lenguaje y categorías que habitualmente fueron utilizadas por la hegemonía (e.g., la jerga emergente se alimenta de nociones neoliberales como: el emprendedor/ismo; la esfera pública-noestatal; las asociaciones público-privadas, etc.). El neoliberalismo viene adaptándose selectivamente en diferentes contextos. Sobre todo, haciendo eco de los complejos desafíos que le plantea esta época, signada por crecientes resistencias sociales anti-neoliberales (iniciadas tempranamente en América Latina y continuadas a lo largo de esta década en el Norte de África, el Medio Oriente y la periferia europea) que se profundizan conforme avanza la cabalgante crisis del sistema. Se despliega, pues, un “replanteamiento” táctico de los programas convencionales de las políticas neoliberales, ya que -como todo el mundo lo sabe, y así lo reconocen los partidarios del neoliberalismo, incluso los más tozudos-, muestran demasiados límites y se encuentran agotados para efectivizar la explotación económica y la dominación política, social y cultural para los cuales han sido diseñados. Presenciamos, entonces, la reformulación del programa neoliberal (de políticas económicas, especialmente) pero no del proyecto (político y la estrategia de acumulación), cuestiones estrechamente relacionadas pero de diferente naturaleza, que deben ser tenidas en cuenta a la hora de los análisis y de las praxis3. Desde luego, en este proceso la educación no es la excepción. Los planes contrarreformistas que se adelantan en el sector educativo reproducen con pasmosa claridad los aspectos más sustantivos del nuevo neoliberalismo académico. América Latina tampoco resulta ajena a esta coyuntura, como lo han evidenciado

El neoliberalismo viene adaptándose selectivamente en diferentes contextos. Sobre todo, haciendo eco de los complejos desafíos que le plantea esta época, signada por crecientes resistencias sociales antineoliberales (iniciadas tempranamente en América Latina y continuadas a lo largo de esta década en el Norte de África, el Medio Oriente y la periferia europea) que se profundizan conforme avanza la cabalgante crisis del sistema.

3 Puello-Socarrás, J.F., Nueva Gramática del Neo-liberalismo, 2008. En línea: www.espaciocritico.com. Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Izquierda en debate

Volver


Los planes contrarreformistas que se adelantan en el sector educativo reproducen con pasmosa claridad los aspectos más sustantivos del nuevo neoliberalismo académico. América Latina tampoco resulta ajena a esta coyuntura, como lo han evidenciado recientemente los casos más sonados en Chile y Colombia, la cual, sin embargo, recorre con diferentes matices toda región.

_22

recientemente los casos más sonados en Chile y Colombia, la cual, sin embargo, recorre con diferentes matices toda región. En Colombia las pretensiones contenidas en la última contrarreforma propuesta por Juan Manuel Santos (cuyo gobierno se ha autoproclamado de Tercera Vía bajo la máxima: “El mercado hasta donde sea posible, el Estado hasta donde sea necesario”) resultan esclarecedoras acerca de la “creatividad” -destructora, por supuesto- de lo que podría avecinarse si se permite que avancen estos procesos. Si bien existen múltiples controversias sobre el perfil de la contrarreforma que ya han sido denunciadas, otros aspectos claves en relación con las novedades del neoliberalismo académico en curso -y que, en ciertas oportunidades, pasan inadvertidos quizás debido a su grado de sofisticación- siguen estando aún poco desarrollados. Uno de ellos tiene que ver con la financiación de la educación pública universitaria a través de “inversiones” del sector privado con fines de lucro, cuestión que además permitiría que las universidades tengan la naturaleza de “sociedades por acciones”, maniobra que intenta, entre otras cosas, someter a la educación superior a los dictados del libre comercio global y los poderes financieros trasnacionales. ¿Qué novedades implicaría este asunto? Complementando lo teorizado recientemente por David Harvey respecto a las lógicas de la acumulación capitalista por desposesión, el nuevo neoliberalismo actúa paralelamente a través de una lógica de posesión sin desposesión. El problema de transferir la propiedad pública a manos privadas, tal y como sucedía corrientemente en la época de las privatizaciones, pasa a un segundo plano. Lo importante en la nueva era es la empresarialización -un tipo de privatización aunque atípica o implícita- y el gerenciamiento gestionario, en tanto el propósito es distinto: más allá de conseguir la apropiación directa de los bienes públicos, se trata de “agenciar” su posesión (utilizando una metáfora: a la manera de la “posesión” de un cuerpo por un espíritu; un mismo cuerpo pero dominado por

Volver a contenido


“otra” personalidad) como dispositivo para introducir el espíritu empresarial y reproducir las lógicas de mercado, sin que esto signifique transformar el carácter de la propiedad, la cual puede seguir siendo “pública” mientras que garantice que la gestión o gerencia del negocio y sus ganancias sean privatizadas 4. Un ejemplo de lo anterior viene funcionando extendidamente en diferentes ámbitos bajo los mecanismos de concesiones y las famosas asociaciones público-privadas en la pretendida consolidación de una esfera pública no-estatal, que, como su nombre lo indica, está muy lejos del supuesto y anunciado “regreso del Estado”, por lo menos en una versión no-neoliberal 5. En el discurso del nuevo neoliberalismo, estas situaciones son denominadas cuasimercados, fórmula recurrida para capturar aquellos bienes públicos que no han sido aún incorporados en el ciclo de valorización capitalista o, en su defecto, débilmente articulados al mercado, y que además revelan diferentes obstáculos (no tanto de índole económica sino fundamentalmente resistencias de tipo político y social) para funcionar “plenamente mercantiles” bajo las estrategias tradicionales. En este aspecto, y a diferencia del pasado, la cuestión no giraría más en torno a la creación de estructuras de mercado (la obsesiva y acostumbrada “apertura de los mercados”). Ahora parece indispensablemente mejor enraizar las fuerzas de mercado para que, incluso en espacios formalmente no-mercantiles, éstos funcionen “a la manera” del mercado (“como si” efectivamente lo fueran). Es lo que se aspira imponer para la Educación Superior. Marx o Weber quizás se sorprenderían del estilo de contrarreforma educativa que propone hoy el nuevo neoliberalismo, el cual definitivamente exaspera los límites de lo que hasta el momento parecía innombrable. Veblen, de seguro, profundizaría el tono amargo de su primer subtítulo pues, en este caso, la depravación no es total sino absoluta, absurda. 4 En los sistemas de concesión, el Estado aportaría la infraestructura física y la financiación básica garantizando “la demanda”, en tanto el sector privado “administraría” (gestión y gerencia) el negocio y las ganancias. Otro ejemplo de los esquemas de posesión sin desposesión puede ser relacionado con los mecanismos de “titulación” que han sido aprobados en la reciente Ley de “Restitución Tierras” del gobierno de Santos en Colombia. 5 En el caso de la educación primaria y media secundaria colombiana existe vasta evidencia histórica e institucional sobre la introducción de este tipo de esquemas durante las alcaldías de Antanas Mockus y Enrique Peñalosa en Bogotá, situación que se tornó más grave aún con la mal llamada “Revolución Educativa” de Uribe Vélez a nivel nacional. Todas estas experiencias mostraron siniestros resultados, que, en algunos casos, afortunadamente vienen siendo revertidas. Sólo entre 1999-2001, la Alcaldía de Enrique Peñaloza entregó 23 establecimientos públicos distritales en concesión. El balance: la educación pública devenida en negocio, situación a la que se sumaron varios casos de corrupción. Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Izquierda en debate

Volver


Europa:

El momento actual de la crisis financiera del capitalismo

El fracaso de la unidad monetaria neoliberal Daniel libreros CaiCeDo Profesor del Departamento de Ciencia Política Universidad Nacional de Colombia

_24

Volver a contenido

L

a crisis financiera internacional que actualmente estamos presenciando constituye el último capítulo de la recesión internacional que se inició a finales de la década del sesenta, recesión en la que se expresan las contradicciones históricas de una economía basada en la ley del valor, en la que cíclicamente opera una baja en la tasa de ganancia. El neoliberalismo, que fue diseñado por las elites del capital mundial para responder a esa limitación estructural, liquidó el otrora llamado Estado de Bienestar y redujo de manera dramática los salarios, recuperando las ganancias del capital pero aumentando, de paso, las contradicciones sociales. Efectivamente, el dinero excedentario de una acumulación que se apropia de lo que le pertenecía al fondo salarial y que sobre-explota el trabajo, pero, que tendencialmente no puede expandir la “economía real”, terminó inflando artificialmente la intermediación financiera y generalizando el endeudamiento público y privado que ahora pretende


El presidente Evo Morales, ungido con un atuendo blanco de lana de llama y un chuku (corona). Habló sobre el rol de los pueblos indígenas en la defensa de la naturaleza a nivel global. La ceremonia fue seguida por más de 40 mil cautivados asistentes.

cobrarse a los pueblos mediante planes de ajuste abriendo un escenario de luchas sociales y contradicciones políticas. Debe tenerse en cuenta que en el universo desigual de la acumulación capitalista, las manifestaciones de la crisis ocurren en tiempos discordantes. Contrario a lo que había ocurrido en la segunda postguerra, hoy el epicentro de la crisis se encuentra en los países metropolitanos, en Europa y Estados Unidos. En Europa, el antecedente del actual momento de dificultades debe ubicarse en la oficialización del euro. El diseño de la unidad económica europea procuró un bloque regional competitivo en el comercio mundial a la manera neoliberal, esto es, reduciendo salarios. Adicionalmente, la unidad monetaria no contó con un presupuesto comunitario, por lo que los países con capacidad fiscal limitada y menor productividad fueron forzados a endeudarse de manera recurrente. Este mismo grupo de países incurrió en déficits comerciales crónicos que, ante la imposibilidad de compensarlos mediante devaluaciones, se convirtieron en otra de las causas para ajustar aún más los salarios y para incrementar el endeudamiento1. Mientras tanto Alemania logró una mayor participación exportadora

1 Este sobreendeudamiento soportado en la depreciación del euro sobre el dólar explicó el

funcionamiento de la unificación monetaria frágil hasta que Alemania bajó a tal punto los salarios que inundó el espacio comunitario con sus exportaciones. Sobre el tema ver, Husson M, “Euro: en sortir ou pas?” Revista suiza, “A le Encontre”, Internet, Julio 18 del 2011.

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Capitalismo en crisis

Volver


en el espacio comunitario, fraccionando el viejo continente entre un área competitiva en la que la acompañan los países bajos y Austria y una periferia marginada compuesta por los países del Mediterráneo, Islandia e Irlanda. Después del colapso financiero de 2008, los bancos centrales europeos, como parte de las operaciones de salvamento, les entregaron liquidez a los intermediarios financieros, a tasas de interés muy bajas, lo que le sirvió a estos últimos para realizar ataques especulativos en la Europa marginal.

Un plan Brady para Grecia

Campesino protesta y pide condena al autor intelectual de la masacre en Pando. Imágen tomada de: http://www. elpais.co.cr/images/ INT0908449.jpg

La situación actual de la comunidad europea confirma la profundización de la crisis. La necesidad de un segundo paquete de ayuda a Grecia, país que cuenta con un endeudamiento que supera considerablemente a su PIB, obligó a la UE en reunión en Bruselas del 21 de julio a aceptarlo por un monto aproximado de 109 millardos de euros, que serán entregados por el Fondo de Estabilización Europeo, con plazos más largos y menores tasas de interés a las que actualmente presta el FEE, en coordinación con el FMI y previo el compromiso del gobierno griego de aceptar un grupo de trabajo especial que seguirá la implementación de un severo plan de ajuste. En relación con los títulos privados se implementará un programa de recompra, inicialmente pactado a tres años, para cambiarlos por papeles de menor rentabilidad2, aunque 2 “El Eurogrupo cifra en 37.000 millones de euros la contribución neta del sector

privado en financiación entre 2011 a 2014 más un programa de recompra de otros 12.600 millones, que lleva el total a 50.000 millones…” Esta fórmula que fue negociada por el Instituto para las Finanzas Internacionales (lobby que agrupa a 400 entidades financieras) ya ha sido cuestionada por las Aseguradoras de Crédito. La aseguradora Fitch ha insistido en que esto significa, “un impago restringido”, “una pérdida neta del 20% para los bancos y otros acreedores de Grecia” y que por lo tanto mantendrá a la baja la calificación de los bonos griegos.” Fitch advierte de que el nuevo rescate a Grecia es un “impago restringido”, El País de Madrid, Julio 22 del 2011.

_26

Volver a contenido


La crisis financiera internacional que actualmente estamos presenciando constituye el último capítulo de la recesión internacional que se inició a finales de la década del sesenta, recesión en la que se expresan las contradicciones históricas de una economía basada en la ley del valor, en la que cíclicamente opera una baja en la tasa de ganancia.

hipotecándoles la economía griega en el largo plazo. Esta fórmula fue tomada del formato del Plan Brady impuesto en América Latina a finales de la década del ochenta y fue negociada con los acreedores para evitar el default. Esa reestructuración de la deuda privada griega, que fue repudiada públicamente por Sarkozy, dada la mayor exposición de los bancos franceses en el sistema financiero griego, era la única manera de evitar el default. Finalmente, los mandatarios europeos, para darle garantía a las instituciones financieras del viejo continente de que en lo posible no habrá reestructuraciones adicionales de endeudamiento privado, propusieron una ampliación de las funciones del FEE que incluirá préstamos blandos preventivos, recapitalización de bancos y compra de deuda en el mercado secundario. Esta ampliación de funciones deberá ser aprobada por los parlamentos nacionales. La solución transitoria que el capital transnacional ha diseñado para Grecia no resuelve los problemas. La crisis financiera es de tal magnitud, que lo que se avizora en el horizonte es la eventualidad de nuevas declaratorias de emergencia fiscal. El otro país que ha anunciado en las últimas semanas esa posibilidad es Italia, que representa una cuarta parte de la totalidad de la deuda pública de la eurozona. Efectivamente, a inicios de julio, Italia soportó un ataque especulativo cuya explicación debe encontrarse en el hecho de que el 11% de los papeles italianos colocados en renta fija (US$247 millardos) vencen en la segunda mitad de este año. “Italia debe cerca de una cuarta parte de toda la deuda pública de la zona euro. Sus bonos están en manos de bancos y aseguradoras en toda la región. Las pruebas de estrés de los bancos más grandes de Europa a mediados de julio mostraron que el sistema bancario de la región podría absorber las pérdidas derivadas de un impago griego mediante una operación en la que tan sólo una docena de bancos obtengan capital adicional. Las pérdidas de Irlanda o Portugal también pueden ser contenidas. Pero,

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Capitalismo en crisis

Volver


Debe tenerse en cuenta que en el universo desigual de la acumulación capitalista, las manifestaciones de la crisis ocurren en tiempos discordantes. Contrario a lo que había ocurrido en la segunda postguerra, hoy el epicentro de la crisis se encuentra en los países metropolitanos, en Europa y Estados Unidos.

dificultades similares a la griega con la deuda pública italiana o española anunciarían una ola de quiebras bancarias. Los bancos franceses celebraron compras por casi $ 100 millones de dólares de la deuda soberana de Italia a finales del año pasado (con una exposición total en Italia, casi cuatro veces mayor), según el Banco de Pagos Internacionales. Eso significa una exposición mayor a la que experimentan frente a la deuda soberana de Grecia, Irlanda, Portugal y España. “Si la crisis llega a Italia, Francia, será parte de los huracanes”, anotó un banquero italiano de alto nivel. Los fondos de inversión estadounidenses, una gran fuente de financiación a corto plazo para los bancos europeos, ya empezaron un recorte a su exposición con los bancos franceses…”3. Las aseguradoras de riesgo consideraron que el recorte presupuestal llevado al Congreso por el gobierno no era suficiente para respaldarlos. Berlusconi, entonces, se apresuró a presentar un plan de ajuste más severo, confirmando que el gran capital europeo ha decidido implementar una guerra social en contra de los pueblos mediante planes de ajuste para salvar las ganancias de los bancos y los intermediarios financieros, abriendo una fase de luchas sociales agravada con tensiones políticas. Las últimas expresiones de estas contradicciones políticas ‒además del caso griego, que ya devino crónico‒ son las de Italia y España. El fracaso de Berlusconi en el reciente referéndum sobre nuevas plantas nucleares inició una fase de declive político del Primer Ministro italiano y en España, después de las grandes movilizaciones de los “indignados” y del rechazo cada vez mayor de la población a las políticas de ajuste de Zapatero, hasta el periódico El País de Madrid ligado desde hace varios años al “establecimiento” socialdemócrata, le ha pedido la renuncia. Efectivamente, en editorial del 18 de julio la dirección del periódico anota, “Más allá de cualquier consideración sobre el origen de las protestas del 3 “The euro-zone on the edge: “The road to Rome”, The Economist, julio

14 del 2011.

_28

Volver a contenido


Prefectura quemada de Cochabamba. Imagen tomada de:http://www.abyayala. info/ruta/bolivia/polisoci.html

15-M, sobre su legitimidad o sus intenciones, resulta evidente que el aprecio que han merecido por parte de la opinión trae causa del profundo malestar en el que se ha sumido el conjunto de un país con cinco millones de parados, en el que 300.000 familias han perdido sus casas en los últimos tres años, y en el que su primer gobernante es incapaz de ofrecer ninguna esperanza razonable de alivio a sus angustias(….). Si de verdad Rodríguez Zapatero quiere rendir un último servicio a su país, debe hacerlo abandonando el poder cuanto antes y reconociendo la urgencia de que nuestro Gobierno recupere la credibilidad perdida. Los españoles en su conjunto, y los votantes socialistas en particular, se lo agradecerán”4. El futuro europeo ya se está disputando en el escenario de la lucha de clases.

4 El País, Madrid, 18.07.2011.

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Capitalismo en crisis

Volver


China, Brasil, Indonesia...

El capital es un amante infiel1

E

WalDen bello Economista Diputado de la Cámara de Representantes de Filipinas Partido de la Acción Ciudadana (Akbayan) Presidente de la Freedom from Debt Coalition Analista del Instituto Focus on the Global South (Bangkok)

1 Fuente:

http://hronlineph. wordpress. com/2011/06/29/

_30

Volver a contenido

l filósofo esloveno Slavoj Zizek escribió recientemente que “China es hoy el estado ideal para el capitalismo: libertad para el capital, con el Estado haciendo el ‘trabajo sucio’ de control de los trabajadores. China como poder emergente del siglo XXI..., parece incorporar un nuevo tipo de capitalismo: sin reparar en sus consecuencias ecológicas, desdeñando los derechos de los trabajadores, subordinándolo todo al desarrollo despiadado para devenir la nueva potencia mundial.” Pero el capital es siempre un amante infiel. En el último tiempo, un número creciente de líderes empresariales albergan cada vez más dudas en torno al “modelo chino”, que durante tres décadas ha sido tan importante en la globalización de la producción y de los mercados. El alivio con que los círculos empresariales recibieron la recuperación de Asia oriental, impulsada por el voluminoso programa de estímulo económico de China de 580 mil millones de dólares en 2009, ha sido reemplazado por la preocupación sobre el estallido de la burbuja inmobiliaria, la gran presión inflacionaria y la enorme capacidad de


El 6 de agosto de 2006, se instala la Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución y moldear un Estado más equitativo, defender los recursos naturales y acabar con el modelo neoliberal. Imagen tomada de: http://aler.org/labitacora/wp-content/uploads/2008/08/11.jpg

inversión sin control alguno. Existe, también, la sensación de que la dirigencia China está inmersa en una batalla perdida contra los intereses y las estructuras creadas a fin de pasar de una estrategia de crecimiento basada en una economía exportadora a otra basada en el crecimiento del mercado interno. Un movimiento que mucha gente considera urgente, ya que los mercados tradicionales de China en los Estados Unidos y Europa se encuentran en una situación de estancamiento a largo plazo.

Los trabajadores se levantan

Pero es la impresión de que la docilidad y el bajo coste de la mano de obra china ‒principal fuente de rentabilidad de las empresas‒ no van a durar mucho tiempo, lo que molesta especialmente tanto a las empresas extranjeras, como a la naciente clase capitalista local. Y muchos temen que la falta de escrúpulos de la que habla Zizek (la mano de hierro que ha desplegado el Estado chino durante las tres últimas décadas para hacer de China un país competitivo) constituye ahora el problema central. Esta preocupación se hizo palpable el año pasado cuando trabajadores de diversas empresas instaladas en el sudeste chino, como Honda y Toyota, se declararon en huelga y lograron sustanciales incrementos salariales. Para sorpresa de los inversores extranjeros, el gobierno no se opuso a las demandas de incrementos salariales, lo que llevó a algunos a especular sobre la posibilidad de que el régimen viera las huelgas como

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Capitalismo en crisis

Volver


un elemento complementario a sus esfuerzos por reorientar la economía hacia el crecimiento interno. Luego las huelgas cedieron, pero la segunda ola de movilizaciones, con fuertes disturbios, que se ha desatado en mayo de este año ha preocupado tanto al gobierno como a las elites capitalistas. La base social de las protestas actuales no son los trabajadores con cierto nivel de formación, los mejor pagados en las filiales japonesas, sino la gente con una remuneración baja, (migrantes internos) que trabajan en las pequeñas y medianas empresas nativas produciendo bienes para el mercado exterior. En la zona de Zengcheng, uno de los centros de la protesta, se encuentran cientos de empresas subcontratadas especializadas en la producción en masa de vaqueros que terminan vendiéndose, bajo distintas marcas, en tiendas como Target y Walmart en EE UU. Teniendo en cuenta que la provincia de Guangdong, donde tuvieron lugar la mayoría de las protestas, representa alrededor de un tercio de las exportaciones de China, las autoridades respondieron con la dureza. Pero, como dice un informe de una oficina del Consejo de Estado, el Centro de Investigación para el Desarrollo, la represión policial no va a lograr garantizar la estabilidad. “Los trabajadores inmigrados del campo están marginados en la ciudad”, dice el informe, “no se les integra en la ciudad, son tratados como una mano de obra barata, marginados, despreciados y discriminados.” El informe advierte: “Si no son absorbidos en la sociedad urbana y no gozan de los derechos que les corresponden, se van a acumular muchos conflictos... Si no se administra correctamente esta situación, se generará una gran amenaza desestabilizadora.” Un problema grave que no parece que tenga una solución fácil. Durante las últimas tres décadas, la reserva inagotable de mano de obra del interior rural de China y el bajo nivel de organización de los trabajadores presionaba los salarios a la baja. Ahora el suministro de trabajadores a las provincias costeras dedicadas a la exportación puedan llegar a su fin, lo cual conllevaría un incremento constante de los salarios y una militancia obrera mayor que marcaría el fin del “precio chino”.

_32

Volver a contenido


Wiphala y bandera boliviana. Imagen tomada de: http://www. flickr.com/photos/wilthnet/

¿Despega Brasil?

Cuando, al término de su viaje a China en abril, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció que Foxcom International Holdings, la mayor productora mundial de productos electrónicos, se desplazaba de China a Brasil con una inversión prevista de 12.000 millones de dólares en la construcción de factorías en ese país, muchos observadores pensaron que se inauguraba una “Cooperación Sur-Sur”. Pero el movimiento de este dato representaba algo más que la “solidaridad BRIC” (término que se utiliza para referirse conjuntamente a Brasil, Rusia, India y China): Foxcom (fabricante del IPhone y IPadpara Apple, de los ordenadores Dell y muchos otros dispositivos bien conocidos por los compradores de alta tecnología en todo el mundo), terminó con pérdidas el ejercicio de 2010 debido a los costes laborales más altos en China. Foxcom no es la única que pega el salto a Brasil. La razón principal por la que los inversores se están yendo en masa a Brasil parece originarse en que bajo el mandato de Lula este país no sólo se hizo buen amigo del capital debido a sus atractivas leyes para las inversiones extranjeras y sus políticas macroeconómicas conservadoras, sino, también, por la estabilidad que promueven sus políticas sociales. Uno de los promotores más entusiastas de Brasil, The Economist , escribía lo siguiente el 12 de noviembre de 2009 comparando a Brasil con China y otros mercados emergentes para las inversiones: “A diferencia de China, es una democracia; a diferencia de India, no hay rebeliones ni conflictos religiosos o étnicos entre comunidades. A diferencia de Rusia, exporta algo más que petróleo y armas y trata con deferencia a los inversores extranjeros. Bajo la presidencia de Luiz Inazio Lula da Silva, ex líder sindicalista de origen humilde, su gobierno tomó medidas para reducir las desigualdades e impulsar el consumo doméstico. Los países desarrollados tienen más que aprender de Brasil que de China.”

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Capitalismo en crisis

Volver


Siguiendo con sus alabanzas al Brasil de Lula, la revista dice: “La inversión extranjera se vuelca a ese país, atraída por un mercado estimulado por la disminución de la pobreza y la ampliación de las capas medias bajas de la sociedad. Brasil ha consolidado sus instituciones políticas. Una prensa fuerte y pujante pone al descubierto la corrupción, que es muy amplia y vive en la impunidad.” El semanal concluye que “Su despegue es tanto más admirable porque fue logrado a través de reformas democráticas consensuadas. Si China pudiera decir lo mismo....” Lula parece haber cuadrado el círculo. ¿Es esto real? El analista progresista Perry Anderson cree que lo es. En un largo y clarificador artículo publicado en la London Review of Books dice que la innovación de Lula consistió en combinar políticas económicas conservadoras y una favorable política para las inversiones extranjeras con un programa contra la pobreza, la Bolsa Familia, que en términos de gasto gubernamental supone muy poco, pero que tiene efectos sociales y políticos importantes. Con este programa de transferencia económica condicionado al compromiso de los padres de escolarizar a sus hijos y de someterlos a periódicas supervisiones médicas, la Bolsa ha contribuido a la reducción del número de pobres de 50 a 30 millones, lo cual ha convertido a Lula en uno de los pocos líderes políticos que terminó su mandato con una mayor popularidad que la que tenía al comenzarlo. En cuanto a los sindicatos, que en Brasil agrupan el 17% de la fuerza de trabajo, están contentos con el liderazgo de quien emergió de sus filas para convertirse en el principal dirigente sindical antes de lanzarse a la carrera política.

¿Es la hora de Indonesia?

El mismo tipo de comentarios recorre la prensa económica sobre Indonesia. Brasil e Indonesia son más o menos comparables en términos de población y extensión geográfica. Pero mientras Brasil es la octava potencia mundial, Indonesia es la decimoctava. Ninguna de las dos se ha visto especialmente tocada por la crisis económica global, dado que aunque tienen un sector exportador fuerte, son economías basadas fundamentalmente en su mercado interno. Mientras el resto de sus países vecinos del Sudeste asiático han sufrido importantes retrocesos en su crecimiento económico en el momento álgido de la crisis en 2009, Indonesia alcanzó un impresionante crecimiento del 4,6%. Según Mari Pangestu, ministro de Comercio, en los últimos años el país ha sido el destinatario de “una gran cantidad de deslocalizaciones” provenientes de China, _34

Volver a contenido


En Oruro, aproximadamente 4.000 mineros protagonizaron una marcha por las principales calles de su capital en demanda del incremento de precio en la gasolina, conocido como “gasolinazo”. Imagen tomada de: http://www.flickr.com/photos/wilthnet/

provocadas éstas por “la revaluación del yuan, el aumento de los salarios, la regulación estricta del trabajo y los problemas a los que China tiene que hacer frente. Con salarios medios más bajos que en China en muchos sectores, incluso en el de las tecnologías de la información, el país se está convirtiendo en una alternativa para la recolocación de las empresas preocupadas por los incrementos salariales que, en China y Vietnam, alcanzan dos dígitos. La inversión extranjera ascendió a los 15.000 millones de dólares en 2008, retrocedió a 10.000 millones en 2009, recuperándose en 2010 hasta los 12.500 millones, con la esperanza de que en 2011 llegue a 14.500 millones de dólares. El Foro Económico Mundial para el Este de Asia tuvo lugar en Yakarta el pasado 12 y 13 de junio, lo que constituye un respaldo importante de quienes dirigen las agencias de inversión de capital. En su informe sobre la “competitividad” de Indonesia, el Foro Económico Mundial señalaba que “entre los puntos fuertes en el entorno macroeconómico de Indonesia destaca el rápido crecimiento y buena gestión fiscal que le ha dado al país una sólida base fiscal. El peso de la deuda se ha reducido drásticamente y la confianza en el país (la calificación para el crédito) ha mejorado.” El informe remarca que siendo uno de las 20 economías más grandes del planeta, Indonesia, que cuenta con un gran número de consumidores potenciales así como un rápido crecimiento de sus clases medias, “es un país muy interesante tanto para los inversores locales como extranjeros.” El débil desarrollo de las infraestructuras constituye un gran obstáculo, pero ‒ precisamente por ello‒ un sector muy apetitoso para el capital extranjero, como lo señala el Wall Street Journal en un laudatorio editorial que indica al gobierno la necesidad de otorgar la gestión de las mismas al sector privado y al capital extranjero. Pero, sobre todo, es el gobierno de Indonesia el que convierte a este país en un destino atractivo para el capital extranjero. La corrupción sigue siendo un problema generalizado y determinados sectores empresariales extranjeros se quejan de que la reforma Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Capitalismo en crisis

Volver


del código de trabajo sea más favorable para los trabajadores que para el capital. Sin embargo, Indonesia afirma que ha atravesado la caída de la dictadura de Suharto, la crisis financiera asiática y la transición democrática con gran éxito. Dice que trece años después de la caída de Suharto, la única ventaja que puede ofrecer al capital extranjero es un “rápido crecimiento con estabilidad democrática”. Aunque no exista la Bolsa, como en Brasil, la reducción de la pobreza en Indonesia, estimada en un 13% del total de la población, es considerada por las Naciones Unidas y el Banco Mundial como una de las más impresionantes en el mundo. El presidente Susilo Bambag Yudhoyono, antiguo general bajo el mandato de Suharto, ha estabilizado la economía y consolidado el gobierno democrático durante su primer mandato (2004-2009), desempeñando el papel de Lula en Brasil. Al igual que Lula, Yudhoyono no sólo es bien acogido por el capital mundial, sino que es, también, muy popular. En las elecciones para su segundo mandato, ganó con holgura. Y, como Lula, que no se comportó como representante de los trabajadores en el poder, Yudhoyono ‒SBY para la mayoría de la población‒ no ha actuado como se esperada de un ex militar. Sin embargo, para mucha gente de izquierdas en ambos países, la situación social está lejos de ser ideal, y consideran la fórmula de complacencia con el capital combinada con la reducción de la pobreza como una mala fórmula para resolver los problemas de sus respectivos países. Su escepticismo no es injustificado. Según el Instituto Brasileño para la Investigación de la Economía Aplicada (http://ipea.gov.br/portal) las desigualdades sociales no se han reducido en los últimos 25 años: el 10% de la población más rica acapara la mitad de la renta nacional de Brasil, mientras que el 10% de la misma se reparte entre el 50% de la población más pobre. Indonesia, debido al permanente saqueo practicado por las grandes compañías madereras, se ha convertido en el tercer mayor emisor de gas de efecto invernadero del planeta. Sin embargo, estas voces disidentes son minoritarias.

¿Necesita el capital global regímenes más liberales?

Hará falta un poco de tiempo antes de que China sea desplazada de su posición dominante como plaza preferente para las inversiones del gran capital, pero los temores comienzan a aparecer. Zizek lleva razón, _36

Volver a contenido


pero también se equivoca: parece que mientras la mano de hierro del gobierno sirvió a los intereses del gran capital durante las últimas décadas, ahora, desde el punto de vista de los inversores en China, las políticas que desarrolla generan fisuras que estallan regularmente. Su preocupación mayor en relación con China es que se está convirtiendo en una olla a presión sin suficientes válvulas de seguridad, con un Partido Comunista que pierde mucho peso en la clase obrera y se opone a las reformas democráticas. Parece que para la reproducción estable de las relaciones capitalistas durante la fase actual de la economía mundial, sistemas políticos más abiertos que permitan integrar los conflictos a través de elecciones y con regímenes laborales más liberales constituyen una opción mejor desde la perspectiva del capital. La ironía de la situación es que incluso las empresas chinas podrían encontrar los regímenes sociales de Brasil e Indonesia más favorables que la propia China para obtener un crecimiento estable y realizar sus beneficios.

La crónica escasez de carburantes domésticos (GLP y Diesel) en Bolivia. Imagen tomada de: http://sucre. indymedia.org/es/2005/10/22678.shtml

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Capitalismo en crisis

Volver


Bolivia: Tensiones y contradicciones del proceso de cambio

L

K atu arKonada ...Militante del proceso de cambio

_38

Volver a contenido

a Revolución Democrática y Cultural en el Estado Plurinacional de Bolivia atraviesa sin duda un momento de crisis. La reciente publicación de dos documentos contrapuestos quizás es la mejor escenificación de las tensiones, contradicciones y posicionamientos políticos, a veces complementarios, a veces enfrentados entre sí, que vive nuestro proceso. Por un lado, desde la Vicepresidencia se ha lanzado el documento “Las tensiones creativas de la revolución, la quinta fase del Proceso de Cambio”, escrito por Álvaro García Linera, sobre la base de su discurso el 22 de enero del 2011 en la Asamblea Legislativa durante las celebraciones por el primer aniversario del Estado Plurinacional. Por otro lado se ha lanzado a la opinión publica el manifiesto “Por la recuperación del proceso de cambio para el pueblo y con el pueblo”, firmado por varios conocidos intelectuales bolivianos, algunos de ellos además referentes por haber ocupado distintos cargos públicos en el ejecutivo de Evo Morales, como Alejandro Almaraz, quien ha sido el mejor Viceministro de Tierras que hemos tenido, o Raúl Prada, ex Viceministro de Planificación Estratégica del Estado. Una mirada a los dos documentos puede darnos algunas claves para entender la coyuntura actual del proceso en Bolivia


Evo Morales es el primer mandatario de origen indígena en la historia de Bolivia. Uno de los fundadores del Movimiento al Socialismo (MAS), el cual lideró gran parte de las protestas sociales ocurridas en Bolivia en los primeros años del siglo XXI. Imagen tomada de: http://boliviaexigesumar.blogspot.com y el complicado horizonte que se nos dibuja a todos los y las que nos consideramos militantes del proceso de cambio.

Fases del proceso de cambio Nuestro Vicepresidente define cinco fases del proceso revolucionario que estamos viviendo desde que en el año 2000 estallara la Guerra del Agua hasta el momento actual, proceso por el que han pasado 5 presidentes en 5 años hasta la victoria de Evo Morales, fases que detallan la construcción de un proyecto común y de una hegemonía nacional popular. Una primera fase caracterizada por el ciclo de lucha que transcurrió de 2000 a 2003, pues si bien desde años antes se habían dado luchas por la tierra y el territorio en Bolivia, principalmente por parte de los pueblos indígenas del oriente boliviano, germen de la reivindicación de la convocatoria de una Asamblea Constituyente, es con la Guerra del Agua en Cochabamba, guerra popular profundamente antiliberal y con raíces en las luchas antiglobalización, que se da el primer paso de recuperar una memoria histórica de lucha, una unión de las clases populares y subalternas, campesinos, indígenas, obreros fabriles, estudiantes y clases medias urbanas. Guerra del Agua continuada con la Guerra del Gas, con decenas de compañeros y compañeras muertas por las balas del ejército en las calles de El Alto. Y en este punto llega una segunda fase, la que va de 2003 a 2008, definida como la del empate catastrófico, en el que tras las decisiones populares en cabildos y asambleas de no tomar el Palacio presidencial mediante la utilización de la violencia política, y la apuesta de utilizar el recurso de la vía institucional, en diciembre de Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Nuestra América

Volver


Las clases subalternas también necesitan aprender de experiencias anteriores y entender que de cada crisis surgen variaciones en el orden explotador o posibilidades de organizar un nuevo orden, máxime cuando, además de las resistencias y acumulaciones populares en nuestra América, ocurren las rebeliones en los pueblos árabes y europeos.

_40

2005 un indígena y el Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos llegan al gobierno, aunque como se vería después, tomar el gobierno no equivalía a tomar el poder. Poder que seguía estando en las mismas manos de siempre, de una derecha política, económica y mediática que utilizo todos los medios a su alcance, violentos y golpistas, para tratar de ganar mediante métodos fascistas lo que había perdido en las urnas. La tercera fase definida por García Linera es la que, en paralelo a la segunda, se inicia el 22 de enero del año 2006 cuando Evo Morales Ayma es declarado Presidente de la República de Bolivia. Es la fase en la que la capacidad de movilización es convertida en presencia estatal gubernamental. La contradicción antagónica de un gobierno controlado por los subalternos y un poder de Estado dominado todavía por las clases dominantes nos sumerge en una fuerte dinámica de confrontación. Y aunque García Linera no se adentra en la cuestión, esta fase es la de la transición del estado republicano y colonial al Estado Plurinacional mediante la convocatoria y desarrollo de la Asamblea Constituyente en Sucre. Nos adentramos en la cuarta fase, la del punto de bifurcación, y esperemos que de no retorno. Ante el choque y confrontación de dos bloques antagónicos, la derecha es derrotada política y militarmente (después llegaría la derrota electoral en diciembre de 2009 cuando Evo revalida su mandato con el 64% de los votos). No podemos olvidar a nuestros hermanos y hermanas sometidas en Sucre a humillaciones racistas en mayo de 2008, la quema de instituciones estatales en el oriente boliviano y la masacre de campesinos el 11 de septiembre de ese mismo año en Pando. La captura de un grupo terrorista de ex mercenarios de la guerra en Yugoslavia en abril de 2009 o la presentación como candidato de la derecha a Vicepresidente del propio prefecto de Pando encarcelado como autor intelectual de la matanza de campesinos hizo el resto para terminar de desarticular el proyecto político racista de la derecha. Y así llegamos a la quinta fase del proceso de cambio, la actual, la que el Vicepresidente García Linera define como la de las tensiones

Volver a contenido


creativas, contradicciones secundarias (Mao las definía como contradicciones en el seno del pueblo) pero también creativas que son (si se manejan de manera adecuada) motor del proceso de cambio. Contradicciones y tensiones que giran alrededor de la caracterización, velocidad y profundidad del proceso de cambio. Se nos definen cuatro tensiones dentro de esta quinta fase que repasaremos a continuación.

Tensiones creativas La primera de las tensiones está referida la tensión entre Estado y movimientos sociales. Esta tensión es probablemente la más compleja de todas las que se analizan. Lo primero porque exige una distinción entre Estado y gobierno, lo segundo porque sin atrevernos a definir en este momento si este es el Gobierno de los Movimientos Sociales, en cualquier caso sí que los movimientos sociales y pueblos indígenas, tanto sus bases como su dirigencia, asumen como suyo este gobierno. La segunda de las tensiones, enlazada con la primera, es la de la flexibilidad hegemónica frente a la firmeza en el núcleo social. Es decir, la necesidad de un nuevo mapa de alianzas políticas para construir hegemonía, pero manteniendo la conducción del proceso en manos de las clases plebeyas. Sin embargo habría que preguntarse si los últimos acontecimientos y decisiones, como la introducción de 2 artículos en la Ley de Revolución Productiva que dan entrada libre a organismos genéticamente modificados en medio de las declaraciones positivas del agronegocio cruceño, o el proyecto de ley que legaliza todos los autos ilegales (más de noventa mil registrados hasta el momento) promovido por senadores del MAS pero en la que se dan una mezcla de intereses legítimos de sectores populares con una serie de intereses de mafias ligadas al contrabando, contribuyen a construir una hegemonía nacional popular u otro tipo de hegemonía que puede poner en peligro el rumbo de nuestro proyecto político. La tercera tensión es la que se da entre los intereses generales, y los intereses particulares y privados. Es cierto que después de las reivindicaciones colectivas del ciclo de lucha que permitieron a Evo Morales y el MAS llegar al gobierno, después del cumplimiento con más o menos matices de la Agenda de Octubre, nacionalización y convocatoria de la Asamblea Constituyente, los movimientos se han replegado y han pasado a reivindicar demandas más sectoriales. Pero el análisis es más complejo de lo que parece, el que las reivindicaciones sean territoriales o sectoriales no nos puede hacer pensar que son particulares. Tampoco podemos olvidarnos de un año 2010 donde la acumulación de contradicciones (marcha de la CIDOB en oriente, conflicto Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Nuestra América

Volver


con colonizadores muertos por la policía en Caranavi, las tres semanas de bloqueo en Potosí, etc.) terminaron con una respuesta popular que obligo a derogar el decreto 748 de nivelación de precios, más comúnmente llamado gasolinazo. La cuarta de las tensiones es la referida al Socialismo Comunitario del Vivir Bien. Es decir, industrialización versus Madre Tierra. Probablemente la más importante de las contradicciones que vive nuestro proceso de cambio, como lograr una industrialización y un desarrollo para un país saqueado y esquilmado de todas sus riquezas, sin prácticamente industria, a la vez que esto se da en armonía con la Madre Tierra y bajo el horizonte del Vivir Bien. Aquí debemos discrepar con el Vicepresidente en cuanto a que Vivir Bien sea utilizar la ciencia, la tecnología y la industria para generar riqueza, por mucho respeto a la naturaleza que haya en este proceso. Vivir Bien en estos momentos supone construir un nuevo proyecto político sustentado en pilares como la descolonización o despatriarcalización, que desarrollen el Estado Plurinacional, que nos introduzcan en otras lógicas, en las que quizás no salgamos del sistema mundo capitalista, pero si nos permitan construir una transición hacia otro modelo económico. Teniendo presente esta tensión, no podemos caer en los turbios movimientos que se dan en algunos sectores para profundizar las brechas coyunturales que surgen por esta dinámica de contradicciones entre gobierno y movimientos. Es legítimo la disputa política y el marcaje férreo en la defensa de nuestra Madre Tierra, pero no cuando esa defensa se da buscando divisiones al interior de las ejecutivas de las organizaciones, o entre las organizaciones y el gobierno, por medio de plataformas u organizaciones como LIDEMA (Liga de Defensa del Medio Ambiente), financiada por el programa PL4801 de USAID, la Agencia Internacional de Desarrollo de los Estados Unidos, agencia que se ha demostrado varias veces operadora de los intereses del Departamento de Estado y que en Bolivia realiza acciones de espionaje ante la ausencia del embajador y su cuerpo diplomático, expulsados en 2008.

Reconducción junto al gobierno o frente al gobierno En esta coyuntura es donde se ha lanzado a la opinión publica el manifiesto2“Por la reconducción del proceso de cambio para el pueblo y con el pueblo” en el que se 1 http://www.usaid.gov/policy/budget/cbj2007/an/pl480.html 2 http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2011062207 _42

Volver a contenido


Lote de monedas con la nueva denominación “Estado Plurinacional de Bolivia” para adecuarse a lo que establece la nueva Constitución Política del Estado. hacen una serie de críticas al gobierno basadas en cuestiones económicas, como que a pesar de la nacionalización las transnacionales siguen en poder de nuestros campos hidrocarburiferos, que se está financiando al capital internacional con nuestras reservas internacionales (en niveles altísimos por encima de los diez mil millones de dólares), reforzándose así mismo el modelo extractivista mientras se sigue acumulando deuda multilateral. En el manifiesto se lanzan además graves acusaciones políticas como la violación de la Constitución Política del Estado, el giro autoritario del gobierno y el abandono de la construcción del Estado Plurinacional. A la vez, el manifiesto lanza una serie de propuestas sin mucho contenido político, o precisamente con tal alto contenido que lleva a la ambigüedad y con las que todos y todas podemos estar de acuerdo, defensa de la Constitución, de la participación, ejercer la interculturalidad, construir el Estado Plurinacional comunitario y autonómico…Sin embargo ninguna de las anteriores ocupa el primer lugar en el listado de propuestas con la que termina el manifiesto, sino que este lugar le corresponde a la conformación de una Coordinadora Plurinacional de Reconducción, lo cual se parece sospechosamente a algún tipo de articulación política, quizás no (todavía) la creación de un nuevo partido político, pero si un movimiento que tiene ya reuniones programadas, primero en Cochabamba, y después en otros departamentos, prácticamente definiendo como traidor al gobierno, impulsando una política frentista que no construye, sino todo lo contrario. La autoría del manifiesto tiene una homogeneidad en cuanto a su composición, clase media, urbana, de un ámbito intelectual, lo cual es muy legítimo, pero con una heterogeneidad en cuanto a posiciones políticas, desde compañeros que han sido parte institucional de este gobierno, a otros que están enfrentados a él desde hace varios años. En cualquier caso, y aunque se ha buscado, no ha contado con la firma de movimientos sociales ni colectivos urbanos que están en posiciones críticas con este gobierno pero con una lealtad al proceso de cambio que les lleva a plantear su crítica al interior y no al exterior en una actitud que además es alimentada por algunos medios de comunicación e intereses de la derecha. Además, ya ha provocado algunas pequeñas divisiones al interior de las organizaciones, lo cual es bien peligroso. Es de resaltar la actitud de madurez política del CONAMAQ planteando3 que siempre ha tenido una posición crítica frente a las acciones gubernamentales, pero considerándose a la vez guardián del proceso 3 http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2011-06-24&idn=48314 Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Nuestra América

Volver


de cambio que construyen los movimientos indígenas desde antes de la Asamblea Constituyente y que ahora coyunturalmente dirige Evo Morales. Todo esto además solo puede llevar a un repliegue de filas oficialistas, un cierre de los espacios de reflexión y crítica interna, en perjuicio de los compañeros y compañeras que al interior del ejecutivo, están trabajando y peleando por construir el Estado Plurinacional bajo el horizonte del Vivir Bien.

Como encarar la transición Estamos viviendo un tiempo histórico, una transición hacia otro modelo, modelo en construcción, además de en disputa. No puede haber propuestas alternativas de ningún lado que no profundicen en una plurinacionalidad descolonizadora, en el pluralismo democrático, jurídico, cultural lingüístico, etc. que ofrece nuestra Constitución. Transición en la que, y aquí volvemos a coincidir con el Vicepresidente, el modelo alternativo de generación y distribución de la riqueza es el de la economía plural con liderazgo estatal en los sectores estratégicos de generación del excedente. En estos momentos es urgente un mayor acercamiento entre gobierno y movimientos, no solo a nivel de dirigencias, legítimamente elegidas, sino especialmente con las bases. Debemos convertir de nuevo al MAS-IPSP en el instrumento político de los pueblos, implementándolo territorialmente, abriendo mayores cauces de participación y debate para construir desde adentro, para una real construcción del proceso de cambio también desde las bases y los sectores populares y no solo desde el gobierno, con lealtad al proceso de cambio, pero también con una mirada crítica sobre la burocracia, tecnocracia, peguismo, corrupción, y porque no decirlo también, la derecha instalada en nuestro gobierno, a la que hay que combatir siempre, aunque sin hacerle el juego a todos los que están esperando y operando para convertirse en alternativa electoral en 2014. Alternativas electorales con las que nunca, bajo ninguna circunstancia, vamos a profundizar y mucho menos radicalizar el proceso de cambio. Propuestas desde la reflexión son urgentes y necesarias en estos momentos, ahora es cuando. No podemos desaprovechar este momento histórico, incluidas crisis, tensiones y contradicciones, debemos valernos de ellas para avanzar, construir y profundizar una transición bajo otro horizonte político y civilizatorio, el horizonte de la descolonización y el Vivir Bien.

_44

Volver a contenido


Habitantes de Cochabamba, tercera ciudad más importante de Bolivia, centro cultural que alberga gran diversidad en cultura, tradiciones y costumbres. Imagen tomada de: http://www.desdeabajo.info/images/stories/babril/cochabamaba.jpg

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Nuestra América

Volver


El pasado 8 de julio falleció en Ciudad de México a la edad de 95 años el filósofo marxista español, historiador, profesor universitario y poeta Adolfo Sánchez Vázquez. En México había vivido desde 1939; allí encontró asilo después de participar como soldado en la Guerra Civil Española luchando al lado de la República contra el franquismo. IZQUIERDA se une al dolor que deja su partida y quiere rendirle un homenaje en estas páginas a quien, “fue un joven de 90 y pico de años que siempre se atrevió a ser un pensador insumiso, un idealista, que no un iluso, capaz de concebir utopías posibles, empeñar su vida y energía y contagiarnos de esperanza sobre el sentido de luchar por la dignidad y la justicia”. 1 1 Elena Poniatowska, La Jornada, 11 julio 2011 _46

Volver a contenido


El desterrado Adolfo Sánchez Vázquez

El árbol más entero contra el viento helo en tierra, deshecho, derribado. Congregando su furia en un costado el hacha lo dejó sin fundamento. La torre que besaba el firmamento -oh, sueño vertical petrificado-, con todo su volumen desplomado tan sólo de la muerte es monumento. Y tú, desnudo y leve junco humano, contra el viento amarillo del olvido, contra todo rigor, estás erguido. Torre humana o árbol sobrehumano, contra el hacha, en el aire levantado, sin raíz ni cimiento, desterrado.

Sánchez Vázquez en la Batalla de Teruel (Diciembre de 1937Enero de 1938)

Adolfo Sánchez Vázquez, Poesía en el exilio (1940-1954), publicado en su libro Poesía, del Fondo de Cultura Económica, 2005, p.131. Agradecemos a la profesora Beatriz Stolowicz por el envío del hermoso soneto y la foto de Teruel.

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Historia y memoria

Volver


Por qué ser marxista hoy U

Adolfo Sánchez VáSquez PreSentAción Atilio Borón 1

1 Politólogo y Sociólogo

argentino. Director del Observatorio Social de América Latina y presidente del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO)

_48

Volver a contenido

na triste noticia conocimos hace pocas horas: a los 95 años de edad murió don Adolfo Sánchez Vázquez, quien sin exageración podría ser caracterizado como uno de los más grandes filósofos marxistas de la segunda mitad del siglo veinte y cuya influencia se dejara sentir hasta nuestros días. Falleció ayer, 8 de Julio, en México, país que lo acogiera con su proverbial hospitalidad al finalizar la Guerra Civil española en 1939. Tal como lo escribí en Facebook ni bien me enteré de lo ocurrido, el fallecimiento de Don Adolfo Sánchez Vázquez me llegó a lo más profundo del alma. Fue él quien me invitó a introducirme a fondo en el campo de la filosofía política, instándome a combinar mis análisis sociopolíticos y económicos del capitalismo con una mirada más filosófica que me abriera las puertas a una reflexión más integral, totalizadora y dialéctica de las sociedades contemporáneas. Eso ocurrió en México, en 1976, cuando en la FLACSO -por ese entonces todavía un foco de pensamiento crítico- lo invitaron a dictar un curso de Filosofía Política en la Maestría de Ciencia Política que se dictaba en esa institución. Al aceptarlo me solicitó que fuera su asistente de cátedra y desde ese momento su obra y su persona se convirtieron en una fuente constante de estímulo para mi pensamiento.


“Vivir bien”, proyecto político liderado por Evo Morales, que implica la posibilidad del Estado de influir en los lugares donde más necesidades existen con la redistribución de la riqueza, la nacionalización, la recuperación de los recursos y de empresas estratégicas. Imagen tomada de: http://reciprocidadboliviana.blogspot.com/

Como diría otro español excepcional, Alfonso Sastre, don Adolfo se convirtió en mi sombra, con la cual mantuve a lo largo de más de tres décadas un diálogo permanente. Por eso no exagero un ápice si digo que aquella experiencia de trabajo con él me cambió la vida y mi visión del mundo. Cuando gran parte de lo que pasaba por marxismo en aquel entonces era una indigesta colección de “manuales estalinistas” o de confusos desvaríos estructuralistas o postestructuralistas -porque Gramsci todavía estaba a la espera de su relectura en clave comunista y no socialdemócrata y porque Mariátegui, Fidel y el Che no habían logrado horadar el europeísmo y la colonialidad que aún prevalecía en las filas del marxismo-, Sánchez Vázquez me enseñó a descartar tanto las imposiciones teóricas de una burocracia pseudo revolucionaria como a desconfiar de las modas intelectuales de la época, por más seductoras que fueran. La obra de don Adolfo era un marxismo abierto, anti-dogmático, fresco y, por lo tanto, en permanente renovación, sintonizado constantemente con el desenvolvimiento de las contradicciones del capitalismo en cuyos entresijos se internaba para descubrir, desde allí, la ruta hacia la nueva sociedad. En esta empresa, su sabiduría le permitía distinguir muy cuidadosamente entre la necesidad de una continua reactualización de la gran herencia de la tradición marxista y el “liquidacionismo” posmoderno, en virtud del cual los supuestos "renovadores" del marxismo lo “renovaron” con tanto entusiasmo que terminaron pasándose a las filas del pensamiento burgués. En fin, con su muerte se nos fue un grande de la filosofía política marxista y alguien Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Historia y memoria

Volver


que jamás pagó tributo a las modas teóricas e ideológicas de su tiempo. Intelectual de una sabiduría y erudición deslumbrantes enalteció como pocos la palabra "maestro". Jamás abjuró de sus convicciones revolucionarias ni le hizo concesión alguna al capitalismo, al cual nunca se cansó de denunciar por su incorregible esencia predatoria, explotadora y antihumana. Sus enseñanzas, recogidas en más de veinte libros e infinidad de artículos, seguirán viviendo entre nosotros. ¡Hasta la victoria siempre, don Adolfo! Estoy seguro que a Don Adolfo le hubiera gustado que eligiéramos este breve fragmento de su obra para honrar su memoria en el momento de su partida. Se trata de la conferencia que dictó en la Universidad de La Habana cuando le otorgaron el doctorado honoris causa. A continuación, las palabras que pronunciara en aquella ocasión.

Por qué ser marxista hoy1 “Ser marxista hoy significa no sólo poner en juego la inteligencia para fundamentar la necesidad y posibilidad de esa alternativa (al capitalismo), sino también tensar la voluntad para responder al imperativo político-moral de contribuir a realizarla.” La decisión del Consejo Universitario de la Universidad de La Habana de otorgarme el grado de doctor honoris causa, me ha conmovido tan profundamente que la expresión de mi agradecimiento resultaría pobre e insuficiente. Pero no puedo dejar de decir que tan alta y honrosa distinción la aprecio, sobre todo, por provenir de una institución universitaria que, junto a sus elevadas contribuciones académicas, tanto ha dado al realce y a la realización de los valores que más podemos estimar: la verdad, la

1 Discurso de Investidura pronunciado por el filósofo y escritor mexicano Adolfo Sánchez Vásquez, al recibir el Doctorado Honoris Causa en la Universidad de La Habana, el 16 de septiembre de 2004. _50

Volver a contenido


Pachamama: (del aymara y quechua pacha: tierra y, por posterior extensión bastante moderna, “mundo”, “cosmos”; mama: madre, es decir “Madre Tierra”). Imagen tomada de: http://es.wikipedia.org/wiki/Pachamama

justicia, la dignidad humana, así como la soberanía nacional, la solidaridad, la convivencia pacífica y el respeto mutuo entre los pueblos. Pero a este agradecimiento institucional, quisiera agregar el personal por la fraternal, lúcida y bella laudatio de quien -Roberto Fernández Retamar- me siento, desde hace ya casi 40 años, no sólo compañero de ideas y esperanzas y admirado lector de su admirable obra poética, sino también persistente seguidor de su conducta intelectual y política al frente de una institución tan consecuente con la digna e inquebrantable política antiimperialista de la Revolución Cubana como La Casa de las Américas, a la que tanto debemos los intelectuales de este continente y del Caribe por su defensa ejemplar y constante enriquecimiento de la cultura latinoamericana.

I. A continuación voy a dedicar mi discurso de investidura a la obra que tan generosamente se reconoce con el grado de doctor honoris causa. Y, por supuesto, no para juzgarla, pues yo sería el menos indicado para ello, sino para reivindicar el eje filosófico, político y moral en torno al cual ha girado toda ella: o sea, el marxismo. Pero no sólo el marxismo como conjunto de ideas, sino como parte de la vida misma, o más exactamente: de ideas y valores que han alentado la lucha de millones de hombres que han sacrificado en ella su tranquilidad y, en muchos casos, su libertad e incluso la vida. Ahora bien, ¿por qué volver, en estos momentos, sobre este eje, fuente o manantial teórico y vital? Porque hoy, más que en otros tiempos, se pone en cuestión la vinculación entre sus ideas y la realidad, entre su pensamiento y la acción. Cierto es que el marxismo siempre ha sido no sólo cuestionado, sino negado por quienes, dados su interés de clase o su privilegiada posición social, no pueden soportar una teoría crítica y una práctica encaminadas a transformar radicalmente el sistema económico-social en el que ejercen su dominio y sus privilegios. Pero no es éste el cuestionamiento que ahora tenemos en la mira, sino el que cala en individuos o grupos sociales, ciertamente perplejos o desorientados, aunque no están vinculados necesariamente con ese interés de clase o privilegiada posición social. Esta perplejidad y desorientación, que se intensifica y amplía bajo el martilleo ideológico de los medios masivos de comunicación, sobre todo desde el Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Historia y memoria

Volver


Imagen tomada de: http://caminodelanoviolencia. files.wordpress.com/2009/03/pachakuti.jpg hundimiento del llamado “socialismo real”, constituye el caldo de cultivo del cuestionamiento del marxismo, que puede condensarse en esta lacónica pregunta: ¿se puede ser marxista hoy? O con otras palabras: ¿tiene sentido en el alba del siglo XXI pensar y actuar remitiéndose a un pensamiento que surgió en la sociedad capitalista de mediados del siglo XIX? Ahora bien, para responder a esta pregunta habría que tener una idea, por mínima que sea, de lo que entendemos por marxismo, dada la pluralidad de sus interpretaciones. Pues bien, teniendo esto presente, y sin pretender extender certificados de “pureza”, se puede entender por él -con base en el propio Marx- un proyecto de transformación del mundo realmente existente, a partir de su crítica y de su interpretación o conocimiento. O sea: una teoría y una práctica en su unidad indisoluble. Por tanto, el cuestionamiento que se hace del marxismo y se cifra en la pregunta de si se puede ser marxista hoy, afecta tanto a su teoría como a su práctica, pero -como trataremos de ver- más a ésta que a aquélla.

II. En cuanto teoría de vocación científica, el marxismo pone al descubierto la estructura del capitalismo, así como las posibilidades de su transformación inscritas en ella, y, como tal, tiene que asumir el reto de toda teoría que aspire a la verdad: el de poner a prueba sus tesis fundamentales contrastándolas con la realidad y con la práctica. De este reto el marxismo tiene que salir manteniendo las tesis que resisten esa prueba, revisando las que han de ajustarse al movimiento de lo real o bien abandonando aquellas que han sido invalidadas por la realidad. Pues bien, veamos, aunque sea muy sucintamente, la situación de algunas de sus tesis básicas con respecto a esa triple exigencia. Por lo que toca a las primeras, encontramos tesis que no sólo se mantienen, sino que hoy son más sólidas que nunca, ya que la realidad no ha hecho más que acentuar, ahondar o extender lo que en ellas se ponía al descubierto. Tales son, para dar sólo unos cuantos ejemplos, las relativas a la naturaleza explotadora, depredadora, del capitalismo; a los conceptos de clase, división social clasista y lucha de clases; a la expansión creciente e ilimitada del capital que, en nuestros días, prueba fehacientemente _52

Volver a contenido


la globalización del capital financiero; al carácter de clase del Estado; a la mercantilización avasallante de toda forma de producción material y espiritual; a la enajenación que alcanza hoy a todas las formas de relación humana: en la producción, en el consumo, en los medios masivos de comunicación, etcétera, etcétera. En cuanto a las tesis o concepciones que habría que revisar para ajustarlas al movimiento de lo real, está la relativa a las contradicciones de clase que, sin dejar de ser fundamentales, tienen que conjugarse con otras importantes contradicciones en la sociedad actual: nacionales, étnicas, religiosas, ambientales, de género, etcétera. Y por lo que toca a la concepción de la historia hay que superar el dualismo que se da en los textos de Marx, entre una interpretación determinista e incluso teleológica, de raíz hegeliana, y la concepción abierta según la cual “la historia la hacen los hombres en condiciones determinadas”. Y que, por tanto, depende de ellos, de su conciencia, organización y acción, que la historia conduzca al socialismo o a una nueva barbarie. Y están también las tesis, que han de ser puestas al día acerca de las funciones del Estado, así como las del acceso al poder, cuestiones sobre las cuales ya Gramsci proporcionó importantes indicaciones. Finalmente entre las tesis o concepciones de Marx y del marxismo clásico que hay que abandonar, al ser desmentidas por el movimiento de la realidad, está la relativa al sujeto de la historia. Hoy no puede sostenerse que la clase obrera sea el sujeto central y exclusivo de la historia, cuando la realidad muestra y exige un sujeto plural, cuya composición no puede ser inalterable o establecerse a priori. Tampoco cabe sostener la tesis clásica de la positividad del desarrollo ilimitado de las fuerzas productivas, ya que este desarrollo minaría la base natural de la existencia humana. Lo que vuelve, a su vez, utópica la justicia distributiva, propuesta por Marx en la fase superior de la sociedad comunista con su principio de distribución de los bienes conforme a las necesidades de cada individuo, ya que ese principio de justicia presupone una producción ilimitada de bienes, “a manos llenas”. En suma, el marxismo como teoría sigue en pie, pero a condición de que, de acuerdo con el movimiento de lo real, mantenga sus tesis básicas -aunque no todas-, revise o ajuste otras y abandone aquéllas que tienen que dejar paso a otras nuevas para no quedar a la zaga de la realidad. O sea, en Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Historia y memoria

Volver


la marcha para la necesaria transformación del mundo existente, hay que partir de Marx para desarrollar y enriquecer su teoría, aunque en el camino haya que dejar, a veces, al propio Marx.

III. Ahora bien, reafirmada esta salud teórica del marxismo, hay que subrayar que éste no es sólo, ni ante todo una teoría, sino fundamental y prioritariamente, una práctica, pues recordemos, una vez más, que “de lo que se trata es de transformar el mundo” (Tesis XI sobre Feuerbach de Marx). Pues bien, si de eso se trata, es ahí, en su práctica, donde la cuestión de si tiene sentido ser marxista hoy, ha de plantearse en toda su profundidad. Pues bien, considerando el papel que el marxismo ha desempeñado históricamente, desde sus orígenes, al elevar la conciencia de los trabajadores de la necesidad y posibilidad de su emancipación, y al inspirar con ello tanto sus acciones reivindicativas como revolucionarias, no podría negarse fundamentalmente su influencia y significado histórico-universal. Ciertamente, puede afirmarse sin exagerar, que ningún pensamiento filosófico, político o social ha influido, a lo largo de la historia de la humanidad, tanto como el marxismo en la conciencia y conducta de los hombres y de los pueblos. Para encontrar algo semejante habría que buscarlo fuera de ese pensamiento, no en el campo de la razón, sino en el de la fe, propio de las religiones como budismo, cristianismo o islamismo, que ofrecen una salvación ilusoria de los sufrimientos terrenales en un mundo supraterreno. Para el marxismo, la liberación social, humana, hay que buscarla aquí y desde ahora con la razón y la práctica que han de conducir a ella. Aunque sólo fuera por esto, y el “esto” tiene aquí una enorme dimensión, el marxismo puede afrontar venturosamente su cuestionamiento en el plano de práctica encaminada a mejorar las condiciones de existencia de los trabajadores, así como en las luchas contra los regímenes autoritarios o nazifascistas o por la destrucción del poder económico y político burgués. Los múltiples testimonios que, con este motivo, podrían aportarse favorecen esta apreciación positiva de su papel histórico-práctico, sin que éste signifique, en modo alguno, ignorar sus debilidades, sombras o desvíos en este terreno, ni tampoco las aportaciones de otras corrientes políticas _54

Volver a contenido


o sociales: demócratas radicales, socialistas de izquierda, diferentes movimientos sociales, o de liberación nacional, anarquistas, teología de la liberación, etcétera.

IV. La cuestión se plantea, sobre todo, con respecto a la práctica que, en nombre del marxismo, se ejerció después de haberse abolido las relaciones capitalistas de producción y el poder burgués para construir una alternativa al capitalismo: el socialismo. Ciertamente, nos referimos a la experiencia histórica, que se inaugura con la Revolución Rusa de 1917, que desembocó en la construcción de la sociedad que posteriormente se llamó el “socialismo real”. Un “socialismo” que se veía a sí mismo, en la ex Unión Soviética, como la base, ya construida, del comunismo diseñado por Marx en su Crítica del Programa de Gotha. Sin entrar ahora en las causas que determinaron el fracaso histórico de un proyecto originario de emancipación, al pretender realizarse, puede afirmarse: Primero, que, no obstante los logros económicos, sociales y culturales alcanzados, condujo a un régimen económico, social y político atípico -ni capitalista ni socialista-, que representó una nueva forma de dominio y explotación. Segundo: que ese “socialismo” significó, no obstante, un dique a la expansión mundial del capitalismo, aunque es evidente también que con su derrumbe la bipolaridad en la hegemonía mundial dejó paso a la unipolaridad del capitalismo más depredador, concentrada en el imperio de Estados Unidos. Y tercero: que la opción por, y las esperanzas, en la alternativa social del socialismo quedaron sumamente reducidas o cegadas, así como las del marxismo que las inspiró y fundamentó. A ello contribuyó decisivamente la identificación falsa e interesada del “socialismo real” con todo socialismo posible y la del marxismo con la ideología soviética que lo justificó.

V. Puesto que no es tan fácil negar el carácter liberador, emancipatorio, del pensamiento de Marx y del marxismo clásico, los ideólogos más reaccionarios, pero también más perspicaces del capitalismo, tratan de sostener la imposibilidad de la realización del socialismo. Y para ello recurren Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Historia y memoria

Volver


a diversas concepciones idealistas del hombre, la historia y la sociedad. Unas veces apelan a una supuesta naturaleza humana inmutable -egoísta, competitiva-, propia en verdad del homo economicus capitalista, incompatible con la fraternidad, solidaridad y cooperación indispensable en una sociedad socialista. Otras veces se valen de la concepción teleológica de la historia que decreta -muy hegelianamente- la inviabilidad del socialismo al llegar aquélla a su fin con el triunfo del capitalismo liberal, o más exactamente neoliberal. También se recurre a la idea fatalista de que todo proyecto emancipatorio, al realizarse se degrada o desnaturaliza inevitablemente. Y, por último, se echa mano del “pensamiento débil” o posmoderno para el cual la falta de fundamento o razón de lo existente invalida toda causa o proyecto humano de emancipación. Como es fácil advertir, en todos estos casos se persigue o alimenta el mismo fin: confundir las conciencias, desmovilizarlas y cerrar así el paso a la organización y la acción necesarias para construir una alternativa social al capitalismo y, por tanto, a todo pensamiento que -como el marxista- contribuya a ella.

VI. Ahora bien, aun reconociendo la falsedad de los supuestos ideológicos en que se apoyan estos intentos descalificadores, así como los intereses de clase que los promueven, es innegable que a raíz del hundimiento del “socialismo real” se da un descrédito de la idea de socialismo y un declive de la recepción y adhesión al marxismo. Y ello cuando la alternativa al capitalismo, en su fase globalizadora, se ha vuelto más imperiosa no sólo porque sus males estructurales se han agravado, sino también porque al poner el desarrollo científico y tecnológico bajo el signo del lucro y la ganancia amenaza a la humanidad con sumirla en la nueva barbarie de un holocausto nuclear, de un cataclismo geológico o de la supeditación de los logros genéticos al mercado. De tal manera que, en nuestros días, el agresivo capitalismo globalizador hegemonizado por Estados Unidos, al avasallar con sus guerras preventivas, la soberanía y la independencia de los pueblos, al hacer añicos la legalidad internacional, al volver las conquistas de la ciencia y la técnica contra el hombre y al globalizar los sufrimientos, humillaciones y la enajenación de los seres humanos, atenta no sólo contra las clases más explotadas y oprimidas y contra los más amplios sectores sociales, sino también contra la humanidad misma, lo que explica el signo _56

Volver a contenido


anticapitalista de las recientes movilizaciones contra la guerra y de los crecientes movimientos sociales altermundistas en los que participan los más diversos actores sociales. La emancipación social y humana que el marxismo se ha propuesto siempre pasa hoy necesariamente por la construcción del dique que detenga esta agresiva y antihumana política imperial estadunidense. Pues bien, en la construcción de ese dique al imperialismo que tantos sufrimientos ha infligido al pueblo cubano, está hoy sin desmayo, como siempre, y fiel a sus orígenes martianos, la Revolución Cubana.

VII. Llegamos al final de nuestro discurso con el que pretendíamos responder a la cuestión de si se puede ser marxista hoy. Y nuestra firme respuesta al concluir, es ésta: puesto que una alternativa social al capitalismo -como el socialismo- es ahora más necesaria y deseable que nunca, también lo es, por consiguiente, el marxismo que contribuye -teórica y prácticamente- a su realización. Lo cual quiere decir, a su vez, que ser marxista hoy significa no sólo poner en juego la inteligencia para fundamentar la necesidad y posibilidad de esa alternativa, sino también tensar la voluntad para responder al imperativo político-moral de contribuir a realizarla. Por último, reitero mi más profundo agradecimiento a la Universidad de La Habana, porque con la alta distinción que me otorga, me da un vigoroso impulso para continuar, en su tramo final, la obra que ha tenido y tiene como eje teórico y vital al marxismo. Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Historia y memoria

Volver


Neopentecostalismo y política. El caso colombiano

María Teresa CifuenTes Traslaviña Licenciada en Estudios Sociales Universidad Externado de Colombia Magister en Ciencia Política Universidad de los Andes

Álvaro Cepeda Van Houten (2010). Neopentecostalismo y política. El caso colombiano. Cali: Universidad San Buenaventura, (171 páginas).

_58

Volver a contenido


Miles de manifestantes cercan la sede del Gobierno y el Parlamento bolivianos. Imagen tomada de: http://www.elpais.com/articulo/internacional/ trabajadores/asedian/Morales/elpepuint/20110406elpepuint_20/Tes

E

n Colombia, al igual que en América Latina, el mapa religioso fue modificado cuando, a partir de la segunda década del siglo XX, irrumpieron con fuerza grupos misioneros de diversas organizaciones denominadas pentecostales que, en la medida en que se consolidaron, le disputaron los creyentes a la Iglesia Católica y a las iglesias protestantes históricas de las cuales habían derivado. El avance en el número de los fieles de dichas denominaciones no sólo altera la hegemonía de la Iglesia Católica, sino que les permite hacer presencia en distintos espacios sociales, hasta terminar incursionando en la política. Es precisamente con ocasión de la Asamblea Nacional Constituyente, que da origen a la Constitución de 1991, cuando, para sorpresa de muchos, salieron elegidos como constituyentes varios de sus representantes. A partir de este momento es usual encontrar en los cuerpos colegiados, y con diferentes niveles de éxito, representantes de denominaciones religiosas que han asumido la participación política como otro ejercicio de su “misión evangelizadora”. A veinte años de la Constitución de 1991, el oportuno libro, Neopentecostalismo y política. El caso Colombiano, de Álvaro Cepeda van Houten, muestra cómo la nueva Carta abrió espacios a grupos sociales que antes estaban relegados o tenían que hacer ingentes esfuerzos para ser reconocidos y legitimados como actores sociales y políticos. El estudio que nos presenta Cepeda evidencia que en materia religiosa la sociedad colombiana ha ido aceptando no sólo formal sino culturalmente la pluralidad religiosa. Nos muestra el proceso de participación política de agrupaciones cristianas no católicas, los cambios que en su Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Reseña

Volver


concepción de lo social y lo político hicieron sus dirigentes para legitimar su presencia en espacios que antes veían con suspicacia. “Cristianizar la política”, fue su consigna. Para quien no está iniciado en el tema, no es fácil entender el complejo mundo de los conocidos popularmente como cristianos y lograr establecer diferencias entre las variadas corrientes y las múltiples -y a veces sutiles- diferencias entre un grupo y otro, por lo que el autor dedica un capítulo para hacerlos entendibles. En efecto, en el primer capítulo, “Génesis del protestantismo latinoamericano”, Cepeda ubica al lector para comprender esta variedad de expresiones religiosas con la caracterización del protestantismo en general, del protestantismo histórico y evangelical y del movimiento pentecostal y carismático neopentecostal en particular. En este sentido concluye que las diferencias entre estas organizaciones están mediadas por el grado de individuación o subjetivación que el creyente tiene frente a lo trascendente. En palabras del autor:

“(…) en el protestantismo histórico la gracia media de forma objetiva y se institucionaliza por una jerarquía que se legitima por tradición y sacramentos. Dentro del evangelicalismo la mediación de la gracia avanza hacia la subjetivización e individualización, determinada por la decisión consciente del individuo de convertirse a la fe cristiana y aceptar una vida en el Espíritu Santo. Por su parte, en el movimiento pentecostal, la gracia media de forma claramente subjetiva en el creyente y esta vivencia es identificada de forma objetiva con la glosolalia. Aunque la gracia se presenta en el individuo a través de la vivencia personal, la institución tiene el criterio objetivo de legitimarla. Por último, en el movimiento carismático la gracia se presenta en el individuo a través de una vivencia extática, sin que tenga que haber un criterio objetivo verificable por la institución” (pp. 29-30). Una de las riquezas del libro consiste en el análisis que el autor hace del clientelismo y el sistema de partidos en Colombia. Muestra la evolución y cómo, de acuerdo con cambios de orden político y económico, las formas de clientelismo se ajustan y adoptan a las nuevas estrategias de acceder a los bienes estatales, tal como se evidencia actualmente cuando los dineros del Estado fluyen generosamente a la bolsa de los grandes contratistas. El ejercicio de la política por parte de los grupos cristianos no católicos no escapa a la vieja práctica de clientelismo, sólo que se presenta con un nuevo rostro. Es _60

Volver a contenido


Incremento de protestas en La Paz, exigiendo al presidente Evo Morales erradicar “el gasolinazo”. Imagen tomada de: http://www.clarin.com/mundo

un clientelismo emocional de carácter urbano, cuyos bienes a dispensar no provienen del Estado sino del prestigio personal del líder religioso devenido político. Entonces, ¿qué ofrece este nuevo líder político? Cepeda demuestra que estos nuevos comerciantes del creer, con su carisma, ofrecen: “(…) bienes sagrados de salvación y que cautivan a su clientela gracias al discurso religioso…” (p. 47). El voto pasa de ser un derecho y un deber de participación ciudadana a ser una adhesión religiosa y, de alguna manera, se ofrece como ofrenda al pastor-político-candidato. Esta nueva forma de hacer política, en vez de oxigenar y limpiar de vicios el ejercicio de la política colombiana, sólo constituye una nueva manera de enlodar tales prácticas, en tanto que la presión de orden religioso limita sustancialmente la poca libertad que los ciudadanos tienen para ejercer de manera consciente su derecho al voto. Pero también es la demostración de que la intencionalidad de algunos líderes-políticos-religiosos de purificar la política quedó solamente en enunciados y de que éstos entraron rápidamente, eso sí, innovando, para volver atrás reafirmando “(…) versiones premodernas del ejercicio del poder basadas en la sumisión a las jerarquías religiosas y en la negación de la autonomía” (p. 177), como nos lo señala de manera precisa el autor. Por otra parte, no son ajenas al interés de dicho líderes religiosos las pretensiones de orden personal y grupal, en tanto buscan prerrogativas para sus organizaciones y un acomodamiento estructural al statu quo; es decir, se evidencia una aparente nueva organización política que se torna funcional a los dirigentes y se acomoda al modelo resquebrajado del ejercicio de la política en Colombia. En conclusión, para el autor las prácticas clientelistas, a pesar de nuevos actores políticos, se reproducen e impiden un verdadero ejercicio de la democracia:

“(…) las prácticas clientelistas, a pesar de los diferentes intentos que se han realizado para acabarlas, han logrado reproducirse de múltiples maneras, lo cual impide el desarrollo de una cultura política racional y va en contravía de los intereses de las mayorías y de la propia idea de crear una nación con un Estado fuerte. Por el contrario, en la actualidad, las políticas neoliberales, de disminución del Estado, y la forma de hacer política amenaza con impedir la creación de escenarios verdaderamente Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Reseña

Volver


democráticos. Además, el clientelismo político contribuye a hacer de la política un espacio más de exclusión social y de concentración de capitales, puesto que el poder de negociación de los gremios económicos está atravesado por dichas prácticas” (p. 54). Lo anterior se refleja en el estudio que hace Cepeda de tres organizaciones políticoreligiosas: la Misión Carismática Internacional y el Partido Nacional Cristiano (PNC); la Cruzada Estudiantil y Profesional de Colombia y el Compromiso Cívico Cristiano con la Comunidad (C4), y la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional y el Movimiento Independiente de Renovación Absoluta (Mira), que constituyen los temas de los tres últimos capítulos del libro. En la historia de cada uno de estos grupos y en la caracterizaciones no sólo de sus líderes, sino de sus concepciones y prácticas religiosas, el autor muestra cómo los pastores-políticos legitiman la opción política acudiendo a un supuesto mandato divino que, obviamente, no puede ser cuestionado por los seguidores y que los presenta frente a los adherentes como revestidos de un mandato superior al que hay que obedecer y seguir. Otro elemento para destacar en esta parte -y que el autor analiza profundamentees cómo los dirigentes políticos-religiosos justifican el ascenso social, el crecimiento económico y político en la doctrina postmilenarista, propia de los movimientos neopentecostales, que se refleja en la prosperidad económica y en el poder terrenal. En esta parte, el autor señala de manera acertada que “(…) los neopentecostales persiguen las mismas metas de la sociedad de consumo haciéndose funcional para el sistema y oponiéndose a una transformación reformista o revolucionaria de las estructuras políticas” (p. 178). Por último, el libro de Álvaro Cepeda Van Houten, Neopentecostalismo y Política. El caso Colombiano, se constituye en un excelente aporte para el análisis y comprensión del intento de una aparente nueva forma de hacer política nacida entre los grupos de cristianos no católicos, en este caso, los neopentecostales. El libro, además de bien documentado, está agradablemente escrito, de tal manera que atrapa al lector para dejar en él, entre otras ideas, que estas organizaciones políticas no son más que empresas familiares de carácter religioso-político donde el nepotismo está a la orden del día.

_62

Volver a contenido


Dos burros muertos, que representan a Evo Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, colocados por maestros rurales el viernes en la Apacheta durante el bloqueo de la principal carretera del país. Texto e imagen tomados de: http://www.elpais.com

Nº 14, Agosto de 2011 · Bogotá, Colombia

Nuestra cultura

Volver


Fuerte olor a Frente Nacional Jesús Gualdrón

E

l ingreso del Partido Verde a la todopoderosa coalición de gobierno -la mal llamada Unidad Nacional- constituye, de hecho, otra elocuente muestra de la búsqueda de la unanimidad total que subyace al excluyente modelo político que se ha venido implementando en nuestro país en los últimos años. Por parte de los verdes, este paso representa una demostración evidente de su incapacidad de generar un proyecto político alternativo, independiente de la decisión del bloque de poder de profundizar el camino de la entrega del país al capital transnacional, y de su total sumisión a las metas estratégicas asociadas a esa política. Se apresuran a afirmar en todos los tonos que no se trata de un acuerdo burocrático -el tiempo seguramente demostrará lo contrario-, pero no emiten una sola línea en la cual expliquen cuáles son sus posturas frente a los grandes conflictos de la nación colombiana y sus soluciones. El propio Sergio Fajardo, uno de sus principales dirigentes y quien expresó su desacuerdo con la adhesión, formulaba en entrevista radial una larga lista de asuntos que, en su opinión, no fueron tenidos en cuenta en “las negociaciones”. En realidad, ella es el culmen de la acción legislativa de la bancada verde, que hasta ahora ha actuado apoyando incondicionalmente la agenda legislativa del Gobierno. Una frustración más para los colombianos que en algún momento vieron en ese partido una alternativa a la politiquería o a la antidemocracia política y social. Pero más allá de ello, este acontecimiento ha de llamarnos la atención sobre el fortalecimiento de un modelo de dominación que nos recuerda en toda su prepotencia las aciagas épocas del Frente Nacional, una etapa histórica que todavía está a la vuelta de la esquina, y que, como ahora, con una fachada participativa, generó un régimen de democracia restringida en el que el ejercicio de la oposición política real resultaba ser en la práctica una acción subversiva, considerada y tratada como tal por establecimiento. Aún hoy están abiertas las heridas heredadas de ese periodo. Y es que las columnas sobre las cuales se levantó semejante adefesio -pese a la Constitución del 91- han venido siendo reedificadas tanto por la vía legal, como por las vías de hecho, sin excluir la criminal. En efecto, la aplastante maquinaria legislativa representada en la Unidad Nacional y en total sintonía con los proyectos del Gobierno imposibilita que la acción legislativa de la oposición tenga expresión en las leyes que se aprueban, independientemente del interés nacional. Un ejemplo elocuente, aunque no exclusivo, lo constituye la Ley de Víctimas y Restitución de tierras, para cuya aprobación ni siquiera fueron consultados los propios afectados, pese a la obligación constitucional de hacerlo. La protesta social y las acciones contestarías de los movimientos sociales, esto es, la oposición extraparlamentaria, siguen siendo criminalizadas por el Estado y sus agentes y sus reivindicaciones desconocidas o deslegitimadas al presentarse como resultado de la injerencia de la insurgencia armada; y _64

Volver a contenido


la eliminación física de los opositores, para lo cual se mantiene un aparato paramilitar, pese a la farsa de su desmovilización, sigue estando al orden del día. El moño del modelo lo aportan los medios de comunicación, los cuales hacen una presentación conscientemente deformada y manipuladora de la información referente a la oposición al régimen, o simplemente la acallan. El debate sobre el Estatuto de la Oposición que se anuncia para la legislatura que comienza -pero que no es nuevo ni novedoso- muestra que la tendencia antes descrita pretende ser, en lo fundamental, continuada por este gobierno. Está por verse si el Estado acepta ser responsable por la seguridad de la oposición, si en verdad se garantizará un acceso equitativo a los medios de comunicación oficiales, si la financiación de la oposición alcanzará los mismos niveles de la que se concede al oficialismo, si podrá estar representada en el Tribunal Electoral, para sólo formular algunas preguntas. Entre tanto, un fuerte olor a Frente Nacional sigue expandiéndose.

DATOS IMÁGENES Y ALGUNOS TEXTOS Las imágenes y textos presentados y editados en este número fueron tomados de las fuentes indicadas en cada pie de imagen. *En portada: Murales por Bolivia http://www.flickr.com/ photos/cesarangel/ *En bandera http://america-profunda. blogspot.com/2010/09/ estado-plurinacional.html y esta página: Cochabamba, Bolvia, abril 20 de 2010: Clausura en el estadio “Jorge Wilstermann” de la Conferencia Mundial Sobre El Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra. Foto: ABI / GONZALO JALLASI http://pressenza.com

Todos los números de la publicación se pueden consultar en www.espaciocritico.com

Volver


Volver a contenido

Revista Izquierda  

Revista Izquierda

Advertisement