Issuu on Google+


Ideas, realizaci贸n y edici贸n:

revista.iglu@gmail.com flickr.com/revistaiglu facebook.com/revistaiglu


IGLÜ es tu refugio personal, donde sos vos y tu cámara; tu mente personificada en el plano óptico de la luz. Donde se presenta la conjunción entre la sensibilidad del fílmico y la que se encuentra dentro tuyo, armonizando el orbe visual que nos representa. Desde nuestro pequeño lugar y aporte, intentamos generar el reconocimiento de los fotógrafos/ artistas/ aficionados/ amantes independientes, que muchas veces no traspasan la barrera de sus páginas web personales, mediante un espacio para que se exponga su trabajo.

IGLÜ is your personal haven, where's you and your camera, your mind embodied in the optical plane of light. Which shows the junction between the sensitivity of the film and the sensitivity that is within you, harmonizing the visual world that represents us. From our small place and contribution, we try to generate the recognition of independent photographers/ artists/ fans/ lovers, whom often do not break through their personal web pages, using a space to expose their work.


HIDEAKI HAMADA JOCELYN CATTERSON ROSARIO SANZ BASTIANK, JULIA & SHOCKI PILAR VILLASEGURA RHI ELLIS PICU ROSSI ÇAGLAR TAHIROGLU ANNA GAWLAK

MATEO BARBUZZI JOAQUÍN BOSCH

UNAI ZOCO VLADIMIR STANKOVIC


Hideaki tiene treinta y cinco años. Nació en las islas Awai prefectura de Hyogo y actualmente vive en Osaka. Sus compañeras son una Pentax 67II y una Rolleiflex SL66. Hideaki comenzó a sacar fotos cuando estaba en la secundaria, hace más de veinte años. Pero luego del nacimiento de su hijo mayor se volvió más consciente el acto de fotografiar. Considera que mirando el mundo a través de un visor, las personas pueden ver lo que está sucediendo en frente de ellos más objetivamente, recordar lo que sienten y piensan en esos momentos mirando las fotos. De esta forma es posible descubrir aspectos de cada uno que no se sabía que existían antes. “Siento que esta repetición de pensamiento es lo que construye mi mundo. Para mi, sacar fotos, es conocerme a mi mismo”. “Mi fotografía es yo mismo” considera. La inspiración para Hideaki deviene del comportamiento de sus hijos, “Los niños siempre actúan mas de lo que espero”. Aunque dirige algunas de sus fotografías, en la mayoría de los casos fotografía a sus hijos tan solo como son. “Lo que quiero mostrar es su forma de vida”. Para él lo importante es mantener una perspectiva objetiva; no muy cerca, pero

tampoco muy lejos, como si los estuviera mirando desde atrás, algo cercano a la mera observación. Obedeciendo esta regla le da a sus fotos una calidad universal, necesaria para comunicar sus formas de vida a otras personas. La parte más linda para Hideaki es experimentar la sensación de excitación mientras espera sus fotos reveladas, también el miedo de no haber sacado las fotos con habilidad o el hecho de no saber si tuvo éxito. “Afrontar esos inconvenientes y problemáticas es algo necesario y es la postura que tomamos frente a la fotografía”. El también se relaciona con el método digital. Cree que es importante usar ambas técnicas, dependiendo de la situación. Es sobre esa base cuando considera que es muy importante utilizar cámaras analógicas. “La fotografía tiene el potencial de capturar la cantidad de tiempo y esfuerzo consciente que ponemos en ello. No tiene nada que ver con métodos analógicos contra digitales, depende de a que le quieras sacar fotos y que apuntas a hacer. Pero si disfrutas de la fotografía, talvez tengas una pista de como pensarla y como pasar tu tiempo haciéndola”. Hideaki lleva su cámara a todos lados, todos los días.

h a m a d a h i d e a k i . c o m f l i c k r. c o m / p h o t o s / h a m a d a h i d e a k i / f a c e b o o k . c o m / Hi d e a k i Ha m a d a J P


Jocelyn tiene diecinueve años. Nació en Colorado, Estados Unidos. Vive actualmente en la ciudad de Missoula, Montana. Su compañera es una Canon Rebel 2, cámara de su abuelo que luego le regalo. Fotografía hace siete años. Sus primeras fotos fueron retratos de sus amigos, en la escuela media, con cámaras descartables de mala calidad. Luego las revelaba en el negocio local y las colgaba de su pared o hacia collages. “Poder sostener con mi mano la imagen de un recuerdo lo hace sentir mas tangible, si es que eso tiene sentido.” A Jocelyn le gusta poder guardar en fílmico los recuerdos, los momentos en el tiempo y poder mirar atrás aquellas cosas buenas y malas que fueron sucediendo en su vida. Ella usa la fotografía como un medio para recordar lugares, personas y experiencias. “Para documentar la vida y toda su belleza”. La inspiración de esta joven estadounidense resuena en cada persona que conoce, cada lugar que visita, cada experiencia que vive. “La vida me inspira!”

El ‘alpenglow’ de las montañas y la forma en que las nubes se pegan a ellas después de una tormenta. Personas que tienen carácter e historias para contar. La forma en que el viento levanta mi pelo y lo azota contra mi cara. La luz de la mañana, la total diversidad del paisaje y la inmensidad del campo abierto. La fuerza de las personas. El olor del rio y la forma en la que fluye en el paisaje. “Cada pedacito de vida tiene una influencia en mi porque estoy constantemente tratando de capturar lo que me muestra”. Jocelyn elige fílmico porque este capta la luz y el color de una forma que las cámaras digitales son incapaces de captar. Lleva su cámara consigo siempre, pero eso no significa que siempre la use. Hay ciertas experiencias que simplemente no pueden ser capturadas por la cámara.

j o c e l y n c a t t e r s o n . c o m f a c e b o o k . c o m / Jo c e l y n - C a t t e r s o n - p h o t o


Bastian tiene treinta y un años y fotografía junto a su novia Julia, de veintiséis años y su aventurero perro, Schoki de cinco. Bastian nació en el profundo bosque de Bavaria, en un pequeño pueblo llamado Freyung, Alemania; donde vive actualmente con su novia Julia y Schoki, el perro de ambos. Cada uno retrata con su Polaroid Land, como la SX-70 y la SLR 680, también los acompañan diferentes tipos de cámaras plegables instantáneas como es la Polaroid Land 180. Una de sus favoritas es la Polaroid Land Pathfin, convertida para usar película instantánea, y la Vista Field 4x5 para película en hojas. Bastian y Julia retratan ‘instantáneamente’ desde hace cuatro años. Ambos comenzaron con la fotografía instantánea porque estaban enamorados de su medio fugaz, de las películas vencidas y sus efectos inesperados. “El material es como trabajar con objetos. Eso es magia! Lo que te permite sentir que vivís en tu propio Universo”. Para ellos sus fotos son el medio por el cual otros pueden ver sus puntos de vista. Es más que sacar una foto, es el sentimiento de estar los tres juntos o con la Madre Naturaleza.

Los inspira todo lo que los rodea. Puede ser la luz del sol en los ojos de Julia, un árbol muerto o la nariz murmurante de Schoki. “Dejamos nuestro interior afuera y eso es lo que guardamos en el marco de la polaroid”. “Cuando salgo solo con Schoki y veo lugares que se ven especiales, no puedo evitar mirar por el único ojo de mi cámara y dejar que ocurra. Muchos pensamientos corren por mi mente, creando una pequeña historia-polaroid” (Bastian) La elección, de esta bella pareja, por las cámaras polaroids se debe a sus efectos mágicos e inesperados. Así como también a la acción limitada de obturación. “Cada fotografía es única y debe ser pensada”. Lo que además motiva a Bastian es el deseo de sacar la foto perfecta de una sola y primera vez, para luego observar con ansias mientras se revela en sus manos o en la cámara. “Estos pocos segundos son la principal razón por la que usamos este material”. Ambos llevan la cámara consigo cuando salen a pasear con Schoki, pero también suelen planear una fotografía, incorporando escenografía, ropa, muebles, locaciones, etc. Una cosa se repite en ambos casos, una bolsa gigantesca llena de cosas que hace latir más rápido sus corazones instantáneos.

f l i c k r . c o m / b a s t i a n k / people.polanoid.net/BastianK


Picu tiene veintiséis años. Nació en San Carlos de Bariloche pero actualmente vive en Buenos Aires. Sus compañera es una Pentacon six tl de formato medio, con un lente Carl Zeiss.

También está influenciada por los fotógrafos contemporáneos, como Alessandra Sanguinetti, Rossana Simonassi, Nan Goldin, Marion Poussier, entre otros.

Picu se relaciono con el universo de la fotografía hace once años cuando cumplió sus quince y recibió como regalo de sus padres una Nikokln 35 mm. “Desde ese momento siempre me gusto sacar fotos, pero de una forma casual”.

A Picu le cuesta mucho adaptarse al formato medio, de 120 mm, “Pero cuando logro sacarle jugo, los resultados me fascinan”.

Cuando comenzó a estudiar dirección de cine, la fotografía la volvió a cautivar. “Fotografiar es para mi una forma mas, entre otras, de captar algo insinuador en un mundo cotidiano”. Para Picu es importante intentar reflejarse en todo aquello que fotografía. Poder ver sus propias contradicciones en una foto. Le inspiran sus amigos, sus compañeros de trabajo, todo aquello con lo que tiene contacto cotidiano, pero también tiene muchos sentimientos de nostalgia cuando se encuentra al aire libre, en contacto con la naturaleza, recuerdo que la traslada a su infancia.

No es enemiga de lo digital, ya que, su canon 7d con el lente adecuado, también le ha dado muchas alegrías. Aun así en los últimos meses decidió dejar lo digital para trabajar y fotografiar todo lo que pueda en formato medio. “Si bien no puedo hacer fotos muy espontáneas con la Pentacon, porque se requiere de cierta quietud, creo que puedo lograr intensidad desde otro lado”. Ella lleva casi siempre la cámara consigo.

p

i

t

i

x

x l

r b

o u

s

s

r

s

i

. .

c c

o

m

o

m


Çaglar tiene veinticinco años. Nació en Estambul, actualmente vive entre Francia y Turquía. Sus compañeras son una Canon Ae-1 y una Holga . Fotografía hace tres años.

Ella cree que las fuentes de su inspiración son inconscientes, pero considera que además los estudios psicológicos la han influenciado mucho. “Analizarme y analizar a otros destraba cosas creativas en mí”.

Todo comenzó cuando vio la cámara de su papa, en la casa de sus padres y quiso probarla. Recordaba esa cámara desde su infancia. Su padre le dijo que tenía varias cámaras más y así fue como se sumergió en la fotografía. A través de la fotografía encontró un medio para concretar sus inspiraciones artísticas, en un sentido, sus cámaras pertenecen a sus manos. “Es liberador”.

Elige fílmico por su carácter impredecible y orgánico. Ir al cuarto oscuro para descubrir que hay en la película es su gran motivación. Además prefiere el grano fílmico, no importa que tan bien hechas estén las manipulaciones digitales, considera que no pueden dar esa sensación suave y nostálgica.

Çaglar intenta manipular, a través de sus fotos, el mundo de acuerdo a sus inspiraciones. Intenta buscar aquello que no está tan visible en el mundo real. “Creo que esta sensación esta unida a mi infancia. Era una niña con mucha imaginación, siempre creando imágenes, historias. Sin embargo, no sabía como darle vida a mis historias. Ahora siendo adulta, puedo rastrearlas y recrearlas a través de mis fotografías”.

Trata de llevar su cámara en todo momento. “Cada vez que me la olvido, encuentro algo que vale la pena fotografiar ¿será una maldición?”

cargocollective.com/caglartahiroglu/ f l i c k r. c o m / c a g l a r t a h i r o g l u / facebook.com/caglartahirogluphotographie/


Anna tiene veinticinco años. Nació en Polonia y vive en Cracow. Sus compañeras son una Canon t70, canon kt90, canogn AE1 y una Kiev 60. S E E E . Ç Fotografía hace tres años. Anna no sabe realmente porque saca fotos. Supone que para ella es como contar un cuento: cargar una película, tomar fotografías y componerlas mediante una narración envuelta en tranquilidad y naturalidad. “La tranquilidad es más que la falta de movimiento, no puedo parar de buscarla donde quiera que voy. Buscar la naturalidad significa tratar de elegir que es verdadero y simple en el mundo”.

Pero, primero y principalmente, la historia de Anna se trata de un gran amor. “Amo el mundo: luz, color, contraste, simetría, arboles, comida sabrosa, edificios, puertas, pies, tobillos, ojos. Amo al ser humano. Donde quiera que vaya, no puedo parar de buscar. Todas estas cosas hacen los simples placeres de la vida”. Anna asegura que el fílmico le permite aprender nuevas cosas y aprender a ser paciente es parte de eso. En cada obturación debe y quiere ser, más sensible. Lleva la cámara seguido, pero no siempre. “Sacar fotos del hermoso mundo no es suficiente para mí. Quiero vivir una vida hermosa. A veces una cámara puede desviar esto”.

f l i c k r. c o m / a n j a g a w l a k / g a w l a k . t u m b l r . c o m /


Rosario tiene veinticuatro años. Nació en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y actualmente vive en La Lucila. Sus compañeras son una Rollelex 2. y una Comenzó a sacar fotos a los dieciséis años, pero su trabajo más consciente comenzó cuando tenía veinte años. Comenzó a experimentar con la cámara de su padre, fotografiando solamente en blanco y negro con la Nikon FM. En esos años ella sentía la necesidad de fotografiar todo lo que veía para atesorar esos momentos. “Llevaba la cámara a todas partes”. Con el tiempo, sus hábitos cambiaron, su mirada empezó a desviarse por otro tipo de fotografía, su atención retenía aquello que la rodeaba pero intentando capturar y evocando lo que sentía en el momento de hacer el click. “Ya no es una fotografía inocente, ahora me hago cargo de mi alrededor e intento demostrar que lo que me rodea es único, que ese momento es mío y nada ni nadie puede quitármelo”. Para Rosario sus fotografías suelen tener una marca en común muy notoria y esa marca es la luz. A lo largo del tiempo su obsesión con la luz del sol, su difusión, su dureza, su calidez se hizo más grande. “Siempre quise tenerla como protagonista, pero sin dejar que la misma sea dueña de la fotografía”.

Las personas que han pasado por el lente de su cámara son personas con las cuales ha tenido o tiene una relación afectiva muy fuerte. “Mi mirada es una mirada muy personal, por estas razones es que elijo momentos de mi vida cotidiana y personas importantes para mí”. Su inspiración surge de la pintura, de la fotografía y del cine. Ya que nunca estudio fotografía, todo lo que aprendió fue por su propia cuenta y por los fotógrafos con los que se ha reunido a lo largo de estos años. Pero siempre tuvo interés por el cine, es por eso que hace cuatro años estudia su arte en diferentes instituciones. En cuanto al formato medio, luego de adquirir su cámara descubrió un mundo nuevo, “Una manera de encuadrar muy extraña y fascinante para mí; lo que pasa en un cuadrado no es lo mismo que en un rectángulo”. Rosario elige el fílmico porque desde chica le gustaba la sensación de la fotografía tangible. La sensación de tener sus fotografías consigo y poder tocar el negativo era algo que le apasionaba. “La textura, los tonos, la profundidad es lo que me hacen elegir el fílmico: es un formato que requiere mucha paciencia y dedicación”. Antes llevaba a todos lados su cámara, pero ahora elige los momentos cautelosamente; depende adonde vaya, con quien o quien la espere en el destino.

r o s a r i o s a n z . t u m b l r. c o m / f l i c k r. c o m / r o s a r i o s a n z p h o t o g r a p h y / facebook.com/r o s a r i o s a n z . a r t i s t a v i s u a l


Pilar tiene veinticuatro años. Nacida y criada en Buenos Aires, Argentina. Sus compañeras son una Nikon fg que quiso mucho pero que se encuentra rota, la Olympus OM1 regalo de su novio pero a la que le da poco uso y la “Terry”, una Yashica t4 con la que mas obtura. Se relaciono por primera vez a la fotografía a sus catorce años, pero se vinculó por completo cuando se unió al taller del fotógrafo argentino, Guillermo Ueno. Pilar cree que comenzó con la fotografía porque de chica le encantaba usar binoculares. Recuerda que su padre sacaba fotos con una Zenit grande y pesada. Su tío Marito fue quien le regaló su primer Nikon fg a los diecisiete años.

Su inspiración fluye de distintos lugares. “Ahora estoy copada con Letty Schmiterlow, de veinte años, hace unas fotos hermosas”. Elige fílmico porque no logra adaptarse a lo digital. “Me compré hace unos años una cámara digital y la terminé vendiendo”. Pilar lleva sus cámaras consigo dependiendo del tamaño de su cartera.

p i l a r v i l l a s e g u r a . c o m . a r / f l i c k r . c o m / p o l a r _ /


Rhi tiene veinticuatro años. Nacida en Bristol, Inglaterra. Vivió un tiempo al sur de Gales y en la ciudad de Brigthon, actualmente regreso a su ciudad natal. Su compañera es una Chooinon, herencia de su abuelo, quien sobrevivió a varios percances y es por eso que la considera la cámara más ruda. Sin olvidar a sus amigas coleccionables, que reúne hace varios años. Cuando tenía siete años, obtuvo su primer cámara, mediante el canje de fichas de cereales, la cual encontré y mande a revelar recientemente. Las fotos salieron rosadas por los años, y eran en su mayoría de caballos, ardillas y mascotas, haciendo notorio su gusto por la naturaleza desde pequeña. Aún asi fotografía seriamente hace tres años. El placer de estar rodeada de bellos lugares, capturarlos en el tiempo y poder compartirlo con otras personas es uno de los motivos por los que esta joven fotógrafa sobrevuela el mundo de la fotografía y asegura que encuentra su felicidad vagando en búsqueda de nuevos lugares. “Soy una persona muy nostálgica, me gusta rodearme de los momentos que disfruté”.

Mantiene el gusto por lo analógico por su medio instantáneo, sin ediciones y el hecho de nunca saber realmente como va a salir una foto. Siempre se emociona cuando va en busca de sus fotografías. Además, le regalaron una cámara analógica en el momento justo, cuando quería experimentar mas con la fotografía, asique fue una decisión consciente y una muy buena sincronización. Rhi define su fotografía como un modo de documentar su vida. “Creo que mis fotografías son bastantes tranquilas y pensativas”. Le gusta enfocarse en algo dentro de un paisaje hermoso, pero también le gusta documentar los momentos tranquilos que las personas suelen pasar por alto. Hay mucha quietud en sus fotos y eso es trasmitido por el asombro que genera en ella su entorno. Su inspiración deviene de la naturaleza y sus viajes. “Me gustan mis paisajes dramáticos y salvajes”. Su cámara la acompaña siempre, preparada en su mochila, por si acaso.

r

h

i

-

e

l

l

i

s

.

c

o

m

/

r h i - e l l i s - p h o t o g r a p h y . t u m b l r. c o m f l i c k r . c o m / r h i - e l l i s / t w i t t e r . c o m / r h i _ e l l i s


Más allá de lo que soy, de lo que fui, de lo que seré. Más allá de los caminos y rutas transitables. Más allá de los techos de casas y edificios. Más allá de cualquier idioma. Aquí encuentro mi refugio, mi guarida. Sin espacio ni tiempo alguno, aquí puedo volar libremente, fluir en armonía, descansar en paz. Aquí puedo convertir una gota de lluvia en un rayo de sol, una oruga en una mariposa, un susurro en un rugido salvaje. Puedo darle vida a lo sin vida, mover lo inamovible, colorear y moldear abstracciones, iluminar hasta el más oscuro rincón. Bienvenido seas.

m a t e o j b . t u m b l r. c o m /

Exilio. (Del lat. exilîum). 1. m. Separación de una persona de la tierra en que vive. 2. m. Expatriación, generalmente por motivos políticos. 3. m. Efecto de estar exiliada una persona. 4. m. Lugar en que vive el exiliado.

—Siempre quise volver, algo en ese Antonio que era quedó allá, algo que no está en el Antonio que soy —me respondió, al principio mirándome fijo, después levantando un poco su mirada, como observando algo que estuviese justo por encima de mi cabeza—. Ese algo que nunca volví a sentir. Nunca. Dos o tres veces, en la vida que vino después, pensé que estaba cerca, que lo alcanzaba, pero no llegué. Se me escapó. Volví al lugar, el lugar desde lo geográfico, el lugar desde lo topográfico digamos. Pero ya no es lo mismo. No es lo mismo, porque yo no soy el mismo. Hizo una pausa. En realidad la pausa estaba hecha, el tipo vivía en pausa y solo la interrumpía cuando yo le preguntaba algo de su vida, su familia, su país. Del por qué y del cómo, sobre todo del por qué. Siempre me intrigó el exilio y mucho más el exilio auto-infligido, el exilio producto de una decisión propia. Yo me quedé pensando, le dije alguna estupidez para cerrar el tema, capaz por lo incómodo de tratar con ese extraño que ves todos los días, capaz porque las abstracciones me cuestan. Me cobró las dos bolsas y el chocolate que me tentó en la caja, pagué con cincuenta y me fui.


u n a i z o c o. b l o g s p o t . c o m


behance.net/vladimirsartdesign


AGATHE Y EL FIDEICOMISO/ soundcloud.com/agathe-y-el-fideicomiso

GUAUCHOS/ guauchos.com


SOBRENADAR/ sobrenadar.bandcamp.com facebook.com/sobrenadar

UTOPIANS/ utopians.com.ar/


de vos. depende lleno Sentirte



Revista Iglu #3