Page 1

             

1


PORTADA: César  Jesús  May  Cocom     D.R.      1  984    Ramón  Iván  Suárez  Caamal         Impreso  en  México     EDICIÓN:   ACADEMIA  ESTATAL  DE  LA  CULTURA   DE  LA  SECCIÓN  25  DE  S.N.T.E.                                                                          

2


A MIS  PEQUEÑOS:     CITLALLI,  MEZTLI  Y  OMAR                                                                        

3


Í  N    D    I    C    E       Prólogo  (    5    ).     Regalo  (    6    ).    Quintana  Roo,  puerta  del  sol  (    7    ).    Busco  un  lugar  (    8    ).      Con  la   cáscara   de   un   coco   (     9     ).     Omarín   y   el   mar   (   10       ).     Niños   junto   al   mar   (   12       ).     Mercado         submarino   (   14       ).   Canción   de   bienvenida   (     15     ).     Reporte   meteorológico   (   17       ).     Los   puntos   cardinales   (     18     ).     Los   colores   (     19     ).     Las   siembras  (    20    ).    El  sol  bañista  (    21    ).    La  lluvia  (    22    ).    El  arco  iris  (    23    ).     Juego   de   manos   no   es   de   villanos:     Los   pajes   (     24     ).     Los   gansos   (   24       ).                                             El   conejo   (   25       ).     Un   beso   (     25     ).     Figuras   (     25     ).     Estas   manos   (     26     ).                       Deditos  (    27    ).     Algunos   naipes   de   la   lotería   (     28     ).     Frutas   del   trópico   (     32     ).     Ronda   (     36     ).     Castigo  (    36    ).    Consejo  (    36    ).      Copla  (    37    ).    Deseos  (    37    ).     Trabalenguas:       Chachalaca   (     38       ).     Pajarito   (   38       ).     Gato   (     38     ).     Martín           pescador  (    39    ).    La  calabaza  (      39  ).         Canciones   de   cuna:       Nana   junto   al   mar   (     40     ).     Arrullo   para   un   niño   pobre   (     40     ).     Arrullo  mestizo  (    41    ).    Para  dormirla  después  del  baño  (  41      ).    Fórmulas  para   asustar  a  un  niño  (    42    ).     Cuentos  de  nunca  acabar  (    44    ).    El  astronauta  (    45    ).    El  traje  de  lunita  (  47      ).                         Juegos  (    49    ).    Adivinanzas  (    50    ).    El  viento  (    53    ).    Cubiertos  (    54    ).     La   fauna   del   platón:     El   gallo   (     55     ).     El   recreo   (     55     ).     Preguntas   (     56     ).                       Códice  (    57    ).    Lorito  (    57    ).    Cacatúa  (    58    ).    Juego  (  58      ).  Mariposa  (    59    ).     Ballena   (   59       ).     Cervatillo   (   60       ).     Caballitos   (     61     ).     Zooilógico   (     62     ).             Mosquitos  espadachines  (  64      ).    Apuros  (  66      ).            Piñata  (    66    ).    En  broma  (    67    ).     Telegrama  urgente  (    67    ).         Dibujos  animados  (    68    ).    Hasta  luego  (    69    ).                              

4


PRÓLOGO     Ramón  Iván  Suárez  Caamal  no  es  un  conformista…     Busca   y   encuentra,   con   esa   difícil   facilidad   que   tienen   los   artistas   natos,   con   la   sensibilidad   con   que   la   naturaleza   le   ha   dotado   y   que   él   ha   sabido   incrementar   y   encauzar,  dejándonos  atisbar  su  sólida  formación  pedagógica.     Ramón   Iván,   poeta   laureado   nacionalmente,   ha   incursionado   con   notable   éxito   por   el  ámbito  de  la  narrativa  y  la  poesía,  y  en  este  último  género  ha  dado  a  su  fecunda   pluma  un  sutil  encanto  dirigido  al  núcleo  humano  más  puro  y  receptivo:  la  niñez.     En   “La   fauna   del   platón”   encontramos   esa   poesía   fresca,   con   alma   de   niño,   con   ternura   etérea   en   una   presentación   diáfana   y   candorosa.   Poesía   didáctica   despojada  de  la  rigidez  de  la  lección,  adornada  con  la  sencillez  de  la  espontaneidad   que  refleja  el  mundo  simple,  inmaculado,  de  la  niñez  mexicana  y  del  mundo,  puesto   que  la  niñez  no  conoce  fronteras.     La   academia   Estatal   de   la   Cultura   de   la   Sección   25   del   Sindicato   Nacional   de   Trabajadores   de   la   Educación,   en   el   estado   de   Quintana   Roo,   no   ha   escatimado   esfuerzos  para  que  uno  de  sus  más  distinguidos  miembros,  el  Profr.  Suárez  Caamal,   vea   hoy   cristalizada   una   obra   más   de   las   que   lleva   en   su   haber   a   través   de   su   prolífica  producción  literaria.    En  estos  esfuerzos  no  ha  sido  ajeno  el  Gobierno  del   estado  de  Quintana  Roo.     Cumpliendo  con    nuestros  objetivos  de  difundir  la  cultura  y  proyectar  a  nuestros   valores  locales  y  regionales  del  magisterio,  con  gusto  hemos  emprendido  la  tarea   de   la   presente   edición   que   sentimos   será   de   gran   apoyo   en   el   quehacer   docente,   independientemente   de   los   agradables   momentos   de   verdadero   solaz   que   nos   proporcionará.     Así   pues,   amable   lector,   despójate   del   lastre   de   tensiones   que   nos   impone   el   acelerado   progreso   y   prepárate   (con   alma   de   niño)   a   disfrutar   del   placer   de   esta   lectura.       ACADEMIA  ESTATAL  DE  LA  CULTURA.   SECCIÓN  25  DEL  S.N.T.E.                

5


REGALO En un árbol la canción de mis versos escogí. Tómalos, son para ti; en ellos mi corazón se hizo niño y recibí la más hermosa lección.

6


QUINTANA ROO, PUERTA DEL SOL Apenas si sale el sol la luz primera recibe un rosado caracol en aguas del Mar Caribe. Puede oírse en las arenas de estas blanquísimas playas la música de los mayas en el molusco que suena. Así nuestro Estado pudo poseer estilizado un caracol dibujado en el rojo de su escudo. Y si logras acercar el caracol a tu oído oirás que dice el mar: -Los niños de todas partes serán siempre bienvenidos.

                       

7


BUSCO UN  LUGAR     Sobre  una  barca  de  papel   o  un  caballito  de  la  mar   busco  un  lugar  donde  reír   sea  el  idioma  natural.     Cerca  del  sur  hay  un  lugar   en  la  extensión  de  mi  país;   pueblos  al  sol,  selvas  y  mar:   Quintana  Roo,  tierra  feliz.     Una  torcaza  fue  mi  avión   cuando  las  selvas  visité,   no  crean  que  es  una  ilusión,   pueblos  de  niños  ahí  miré.     Mi  bicicleta  manejé   por  las  calles  de  Chetumal,   al  ver  más  niños  me  alegré   y  al  fin  me  dije:  este  es  mi  hogar.     Cerca  del  sur  hay  un  lugar   en  la  extensión  de  mi  país;   pueblos  al  sol,  selvas  y  mar:   ¡Quintana  Roo,  tierra  feliz!              

8


CON LA  CÁSCARA  DE  UN  COCO     Con  la  cáscara  de  un  coco   una  tortuga  platica   y  poco  después  le  explica   que  piensan  que  está  cegata.     En  la  cáscara  de  un  coco   se  hizo  a  la  mar  una  rata,   parche  el  ojo  de  pirata,   pata  de  palo,  valiente.     Con  la  cáscara  de  un  coco,   a  la  manera  de  pala,   un  castillo  de  cien  salas   construyó  en  la  arena  un  nene.    

Si esta  historia  te  entretiene,   yo  creo  que  poco  a  poco   tú  también  podrás  jugar   y  sueños  imaginar   con  la  cáscara  de  un  coco.                  

9


OMARÍN Y  EL  MAR     Omarín  quiere  formar   un  castillo  y  un  pastel   sobre  el  hermoso  mantel   de  las  arenas  del  mar.     Omarín  es  un  pequeño   que  tiene  al  mar  por  padrino,   Omarín  del  agua  vino   y  al  agua  lo  lleva  el  sueño.     Muy  quitado  de  la  pena,   sin  que  lo  moleste  el  sol,   un  rosado  caracol   recoge  de  las  arenas.     Al  acercarlo  a  su  oído,   en  vez  del  mar  que  saluda,   una  voz  que  pide  ayuda   oye  el  niño  en  el  sonido.     El  mar  moribundo  siente   que  lo  llenan  de  basura,   que  le  pone  sepultura   la  espuma  del  detergente.     Naufragan  los  cachalotes,   se  entristecen  las  gaviotas,     en  todas  partes  se  notan   pegostes  de  chapopote.    

10


No bajan  ya  las  estrellas   pues  sucias  están  las  playas,   en  donde  quiera  se  hallan     colillas,  latas,  botellas.     Omarín  quiere  llorar,   mas  luego  recapacita   que  sus  brazos  necesita   y  no  lágrimas  el  mar.     Su  decisión  es  completa,   el  juego  por  un  oficio:   a  recoger  desperdicios   con  su  pala  y  su  cubeta.     Yendo  de  aquí  para  allí   trabaja  el  niño  en  la  arena;   limpia  y  trabaja  sin  pena:   ¡Si  todos  fueran  así!                              

11


NIÑOS JUNTO  AL  MAR     ¡Qué  enorme  mantel  la  arena   festoneada  por  la  espuma!   Las  conchas  y  caracoles   y  las  estrellas  abundan.   El  panadero  divino   con  esta  harina  tan  suave   del  horno  azul  de  la    mar   sacó  peces  y  caracoles.   ¡Cuántos  niños  en  la  playa   hacen  castillos  de  arena   en  donde  vive  escondida   una  bonita  sirena!   Algunos  buscan  regalos,   otros  tiran  sus  anzuelos   y  varios  más  son  piratas   de  alegres  rojicapelos.   En  la  puerta  del  castillo   hace  guardia  un  caballero   de  sorprendente  armadura,   con  ella  igual  de  ligero.   Mira  el  barco  de  papel   con  mástil  de  fantasía   levar  anclas  y  elevarse   sobre  el  verdor  de  una  risa.   El  caballito  de  mar   se  ha  comprado  una  montura             y  un  pez  globo  de  colores   escapa  de  las  agujas.   Las  sardinas  y  otros  peces   visten  chaleco  de  raso.   ¡Uy!,  se  rompió  la  hilaza  

12


que sostenía  a  los  pájaros.   Cae  el  martín-­‐pescador   sobre  el  vitral  de  las  aguas,   treinta  gaviotas  parecen   un  escuadrón  de  acrobacia,   estiradas  señoritas   cruzan  flamencos  y  garzas   y  un  pelícano  gruñón   con  la  sal  hace  sus  gárgaras.     -­‐Mamá,  tengo  mucho  sueño;   me  he  cansado  de  jugar.   Arréglame  ya  la  cama   en  una  concha  del  mar.                                                        

13


MERCADO SUBMARINO  

Un  tianguis  quiso  poner   en  el  mar  una  sirena,   le  aconsejó  la  ballena   qué  vender.     Dio  su  lija  el  tiburón,   los  mástiles  el  coral   y  el  mostrador  de  nogal   un  antiguo  galeón.     Pez  martillo  puso  clavos,   su  manta  la  mantarraya   y  el  camarón,  de  morralla,   diez  centavos     Venden  perlas  en  su  estuche   por  un  doblón,   hasta  balas  de  cañón   y  anémonas  de  peluche.     Señor  tortuga  cajero,   dependiente  el  calamar   y  el  caballito  de  mar,   mandadero.     En  su  puesto,  esta  sirena   vendió  una  argolla  de  cobre   a  un  pececillo  muy  pobre   por  un  puñado  de  arena.  

14


CANCION DE  BIENVENIDA     Bajo  el  cálido  cielo   de  las  Antillas   en  hamaca  de  espumas   duermen  las  islas.     Dulce  canción  salada   trae  la  brisa;   la  mar,  madre  de  todas,   las  acaricia.     ¿Quién  bordó  caracoles   en  las  orillas   de  esta  hamaca  que  mecen   palmas  altísimas?     Pero  la  hamaca  es  red   que  las  asfixia   desde  los  tiempos  malos   de  la  Conquista.     Nao  europea  viene,   velas  henchidas;   en  su  vientre  preñado   África  grita.  

15


Sueños de  siglos  sueñan   en  mar  tranquila,   un  huracán  a  veces   las  despabila.     Algunas  ya  encontraron   la  luz  del  día,   otras  la  están  buscando   todavía.     Un  gigante  las  mece   para  que  sigan   en  el  sopor  del  sueño   sin  rebeldía.    

Y una  gaviota  vuela   de  isla  en  isla:   alzan  sus  redes  todas   y  una  sonrisa.                            

16


REPORTE METEOROLÓGICO     El  huracán   -­‐niño  malo-­‐   sin  miedo  a  que  lo  castiguen,   juega  al  trompo  trompiloco   en  las  aguas  del  Caribe.                                                

17


LOS PUNTOS CARDINALES Mañana, muy de mañana, espera que salga el sol, salúdalo cuando asome: -¡Buen día tenga, señor! Dale la mano derecha en señal de tu amistad, sentirás su mano tibia si el sol su mano te da. La derecha donde sale, la izquierda donde se va y el cuerpo firme y erguido para poderte orientar. Al frente tendrás el Norte que es frío y muy fanfarrón, el Sur será a tus espaldas debajo del Ecuador. El Este está a tu derecha, allá donde sale el sol y a la izquierda está el Oeste, la hamaca donde durmió. Ves qué fácil te orientaste y aprendiste la lección de los puntos cardinales. -¡Muchas gracias, señor sol!

18


LOS COLORES El plátano es amarillo, el verde pinta al limón y rojos son los tomates igual que mi corazón. De negro viste la noche, rosado tiñe el rubor, las uñas sin pintauñas y el nácar del caracol. Las lenguas de la fogata hablan en anaranjado, las uvas y los caimitos visten su traje morado. Azul es el ancho cielo, el café siempre es café blanca la espuma y las nubes y la sonrisa de usted.

               

19


LAS SIEMBRAS ¡Qué a gusto están las semillas dormidas bajo la tierra! Canción de cuna les cantan las estrellas. Mañana que llegue el sol las debe encontrar despiertas, ¡cuidado con las hormigas!, ¡se las llevan! Que la lluvia las bautice con jícara o regadera; ya asoman sus tiernos brotes en las eras. Un caracol jardinero les quiere hacer una fiesta; vestidos de muselina hoy estrenan. Las cuidaremos a todas, les quitaremos las hierbas para que pronto tengamos la cosecha.          

20


EL SOL BAÑISTA Una tarde, el sol, solo, se aburría; vio el azul del mar, se echó desde arriba. La espuma del agua a un buque salpica. ¡Pobre sol de estambre! ¡Qué mal clavadista! -Creo que se ahoga. ¡Pronto!, un salvavidas. De la chimenea de un barco salían aros y más aros para el sol bañista.

21


LA LLUVIA Esta mañana, amigos, no vino a jugar el sol porque su hermana la lluvia todo el cielo le tapó. Le ha robado sus juguetes: el barrepiés volador, raudos aviones de viento, el trueno de su tambor. ¡Cómo se ríe la lluvia que a los pájaros mojó, puso aretes a las hojas y al charco un sapo cantor! El sol que se enoja, enoja, su roja cara asomó... ¡Corre, lluvia, que te pega!, y la lluvia allí perdió su caja de cien colores entre que corre y corrió.

22


ARCO IRIS Una tarde que llovía, el sol, hábil carpintero, hizo un puente de colores con los diamantes del cielo. -Con mi triciclo de lata, papá, yo quiero trepar ese puente de colores que acaba el sol de pintar.

     

23


JUEGO DE MANOS, NO ES DE VILLANOS

LOS PAJES Cinco pajes muy corteses, en la corte, cortesanos, cuatro flacos y uno gordo, son los dedos de mi mano Hacen una reverencia cuando pasa algún señor y a la salida de clases a todos dicen adiós.

LOS GANSOS Es este ganso gordo no quiere volar, Señalacaminos lo va a regañar. Tercia el ganso grande: -Lo puedo ayudar. -Yo también ayudo, grazna el anular. -¿Y el ganso más nene? -¡Déjenme jugar!

24


EL CONEJO En la sarteneja bebe don conejo, mueve sus orejas de trapo viejo. Mordisquea el villano coles y lechugas; viene el hortelano. ¡Ay, date a la fuga!

UN BESO Juntando sus cinco puntas mis dedos han de formar, muy pegados uno a otro, las palmeras de un palmar, el pico de una torcaza, el cáliz de un alcatraz y si los llevo a mis labios: un beso para mamá. FIGURAS Esta es la tortuga, esta es la palmera y esta la jirafa cuello de escalera. Esta es una casa y un libro de versos y esta una paloma por el universo.

25


ESTAS MANOS Estas manos, como ves, son los picos de unos gansos que buscan entre la hierba insectos, maíz, garbanzo... Estas manos que ahora miras son alas de mariposas, alas de vivos colores que en los cálices se posan... Estas manos que te muestro son fauces de cocodrilo que arrastrándose vinieron de las orillas del Nilo... Estas manos pueden ser dos cuellilargas jirafas, y si no las puedes ver, quizá necesites gafas... Estas manos son tarántulas que salen a caminar, pueden ser veloces águilas o lo que quieras formar.

26


DEDITOS Deditos de fina espuma que por el brazo me suben, deditos de viento y nube o aleteo de la pluma. Deditos llegan al hombro, después escalan el cuello, acarician mis cabellos estos deditos que nombro. Deditos que matan piojos bajan luego por la cara, se detienen en los ojos o en las orejas se paran. Galope de caballitos de mi nariz a mi boca, me hacen reír los deditos aunque ligeros me tocan.

   

27


ALGUNOS NAIPES DE LA LOTERÍA 1 Palacio del dios Neptuno -fiesta de espumas y arenabaila el vals “Sobre las olas”, ceñido el talle moruno por su cola, la sirena. 2 ¡Qué galante es el catrín!, el catrín, ¡qué buena facha! ¡Qué piropos desembucha cuando pasa una muchacha! 3 Barril, barrilito sin fondo; deja ya de comer o no respondo. 4 Espera que se madure la fruta que verde asoma; para que el gusto te dure es...pera pa' que la comas. 5 Unida por vez primera nuestra nación mexicana se hizo libre y soberana para ondear en la bandera.

28


6 La muerte, muerte muy mona, dio a un niño sus dientes flojos por uno, dos o tres piojos que lucirá en su pelona. 7 En las aguas del estero, sin moverse, y en un pie, inválida garza espera la limosna de algún pez. 8 Andariega, presumida, coqueta como ella sola; la luna, esposa del sol es una bella señora. 9 Tiene catarro el cotorro y no quiere conversar; denle jarabe de pico para que pueda sanar. 10 Recargado en la pared finge alegría el borracho, insulta porque es muy macho y a veces llora de sed.

29


11 Telar del aire y la seda, prodigio de ingeniería; con qué maña teje y qué bien le queda su tela de fantasía a la araña. 12 Si me permite un segundo, le quisiera preguntar cuánto le dan por cargar sobre sus hombros el mundo 13 Mexicano es el nopal, se nutre de la penuria; en sus espinas es furia y en sus flores, inmortal. 14 Corona tienen los reyes, corona llevan los muertos, la Virgen tiene corona y los que sueñan despiertos. 15 De la chinampa florida trae flores, trae frutas y trae también sonrisas la chalupa.

30


16 Te dije que le dejaras el arco entre los jarales; si quieres curar tus males, jaras van y vienen jaras. 17 -¡Aquí con el corazón! ¡Lotería! ¡Lotería! ¡Ay, tiemblo de la emoción y la alegría!

31


FRUTAS DEL TROPICO 1 Guanábana guanabana, ananá, nana y anona, banana, mano, manojo; cuando caigan, las recojo y si no caen, las bajo, dijo una mona pelona, aunque me cueste trabajo.

2 Dulce mango picotea en el racimo un canoro, si rompe la pulpa de oro la luz del alba chorrea. Picotea, pico-tea ... 3 El coco es agua de cielo y mar, agua que nadie supo quién se la dio, cómo cupo entre su blanco manjar.

32


4 Una franja condecora a la sandía, es la naranja señora con gajos de mediodía. Cómo llora don limón al ver que su corazón ha perdido poesía. Buche de pavo se esponja la toronja pues ama la fantasía. La toronja es una monja de nombre sor Alegría.

5 Reina del huerto, mi reina, reina que en mí reina, piña, el delantal de una niña que sus cabellos despeina. El trópico en un arbusto pintó de cuadros la aurora, monedas conque atesora azúcar servida al gusto. ¡Ay, que me pegaste un susto!, tiara del sol en la era, piña, piña dominguera,

33


deja que me dé gusto, piña, piñata, rumbera.

6 Si me dieran un cuchillo lo hundía en la pitahaya, rojo que en el verde estalla si me dieran un cuchillo. O si fuese guacamaya de verde acerado brillo o un pájaro carpintero, en la pulpa, como quiero, hundiría mi martillo.

7 El trópico ha verdecido un corazón en la rama y al verlo, un pájaro exclama con el canto enternecido: -¡Cuánto por probar diera de su dulcísima pulpa! Yo no me tengo la culpa que de la rama cayera. ¡Oh, qué de púas por fuera y por dentro finas sábanas! No es una fruta cualquiera esta sabrosa guanábana.

34


8 Hay frutos que son amargos aunque muy dulces parezcan: el plátano, por ejemplo, que cultivó Centroamérica pues hizo de sus países Repúblicas Bananeras. Entre las aguas salobres un día madurará este racimo de pobres que comienza en Guatemala y termina en Panamá.

35


RONDA En cada esquina del mundo, me dijeron mis abuelos, hay una ceiba sembrada; sus ramas tocan el cielo. Junto a las ceibas enormes, las ceibas de grandes brazos, como lluvia bienhechora se derrama un calabazo. Alrededor de la ceiba una ronda hay que formar porque es el árbol más bueno de todos los que aquí hay. CASTIGO Por aruinar los elotes, me lo contó una lechuza: ¡Pobrecita de la tuza! ¡Le tuzaron los bigotes!

CONSEJO Tus pantalones blancos no los vayas a enlodar; si el agua quieres cruzar, pídele al mangle sus zancos cuando estés en Bacalar.

36


COPLA Quién tuviera los primores como tienen las abejas de atesorar en las rejas la fortuna de las flores.

DESEOS De una hojita de cilantro está poch* la pochitoque, haga cola la tortuga si desea que le toque una hojita de cilantro, una hojota de lechuga.                                   _____________________   *Deseosa,  envidiosa.          

37


TRABALENGUAS 1. CHACHALACA La cha chachalaca, la cha chachaloca, su cola colaca su cola coloca, maroma maraca, maraca maroma, qué flaca, que coma, qué flaca, qué loca, qué loca, qué flaca.

2. PAJARITO Me dijo una guacamaya y te lo repito, pito; no es tu novia, pajarito, la pita, la pitahaya.

3. GATO Mentecato, gato, gato, pues no pescaste al ratón. Pazguato gato zocato te voy a hacer garabato ¡por dormilón!

38


4. MARTÍN PESCADOR Martín pescador pescaba en el espejo del mar, en el espejo del mar Martín pescador pescaba. ¡Qué buen peje, don Martín! ¡Qué buen peje ya sacaba! Y el peje pejecoleaba viendo cercano su fin. Martín pescador pescaba. 5. LA CALABAZA Cala la calabaza, cálale una calavera, escárbale la mollera en son de broma o de guasa. En son de broma o de guasa -calaca laca calacasi no te da con la estaca, acaso es porque no quiera o porque cae de flaca. Calaca laca calaca, cálale la calavera.

39


CANCIONES DE CUNA   NANA JUNTO AL MAR Al niñito de los puertos lo duerme en su hamaca el mar, le da un gorro marinero y el sable de un capitán. Las velas son los pañales, los mástiles el palmar y sueña sueños azules en la siesta tropical. Al niñito de los puertos lo duerme en su hamaca el mar.

ARRULLO PARA UN NIÑO POBRE Duérmete, pequeño, no pidas avena que tu madre buena vigila tu sueño. Mi cielo, mi gozo ¿por qué no has dormido si calor de nido tiene mi rebozo? Come esta migaja: lija que se lija, doña lagartija

40


tiene su sonaja.

ARRULLO MESTIZO Si ya te bañamos con ruda y albahaca, mi niño bonito, duérmete en tu hamaca. Mece que te mece, pues te quiere mucho, tu mamá vigila que no venga el tucho. Se durmió mi nene, se durmió en su hamaca; no me lo despiertes, chacha chachalaca.

PARA DORMIRLA  DESPUÉS  DEL  BAÑO     Llega con tu baño, mami, que te quiere: pétalos, suspiros y olas de jabón, mi niña grumete. Puños, pataleo la bañera mueven, golpes suavecitos con alguna esponja y baños de aceite. Nena sirenita  

41


-el pañal te envuelvecierra tus ojitos, tómate tu leche; dos, tres palmaditas, buenas tardes, duerme; duerme, mi angelito, que tu barca mecen.

FÓRMULAS PARA ASUSTAR A UN NIÑO No estés despierto, ahí viene el tucho con su serrucho y su ojo tuerto. Dormirte quiero, cálmate un poco, ya sale el coco de su agujero. ¿Sabes un rezo? llega el diablito con su rabito, rojo el pescuezo. Viene a buscarte, viene la bruja, la puerta empuja para llevarte. Cierra tus ojos, viene la loba, trae una escoba

42


para tus piojos. -Papá, no es cierto. ¿Ves cómo eres? ¿Por qué no quieres que este despierto?

43


CUENTOS DE NUNCA ACABAR 1 Por la boca muere el pez y el hablador por la boca: el refrán no se equivoca. ¿Te lo repito otra vez? 2 La gallina puso un huevo, del huevo brotó un pollito, el pollito se hizo grande y fue gallina de nuevo. La gallina puso un huevo ...

44


EL ASTRONAUTA Papá, cuando sea grande, quiero ser un astronauta que viaje por el espacio, puesto su traje de lata. Al elevarse el cohete me asomaré a su ventana. ¡Cómo brillan las estrellas que se encienden y se apagan! Si logro pescar alguna, en un frasco a la luciérnaga meteré con mil cuidados para traértela a casa. Yo pienso que los cometas son papalotes de largas colas de papel de China. ¡Mira!, un ángel se resbala del tobogán de Saturno. Es un columpio de plata la luna, la luna nueva. ¿Será que la Osa su pata me dé si la llamo amiga? Mundos y más mundos pasan. Una nebulosa gira su rehilete de hojalata. No sé si soy pez o pájaro ni si esta nave es mi jaula o si seré como estrella fugaz que en el cielo viaja. Desde esta altura es la tierra

45


una canica azulada. Papá, si miras arriba, salúdame desde casa pues viene en un colibrí de regreso tu astronauta.

46


EL TRAJE DE LUNITA Este cuento que les cuento le sucedió a luna nueva que quiso, como los peces, su traje de lentejuelas. Me lo contó Federico desde una antigua carreta -por caminos de Santiagoque polvo en el cielo deja. Vivía la niña luna en una casa muy negra envidiando los destellos de sus hermanas estrellas. ¡Pobrecita de la luna!, de la luna tan coqueta que quiere traje de luces para estrenar en la fiesta. Es cumpleaños del sol, reparte nubes de fresa, adorna el patio del cielo con piñatas y cometas. Se fue muy triste la luna de la mar a las riberas, llora suspiros de sal y lágrimas de luz y arena. La escuchan los caracoles, se acongojan las sirenas, mantarraya condolida

47


quiere enjugarle las penas. Discuten los animales reunidos en asamblea y en menos que una ola cae las soluciones acuerdan: Pez aguja cosió el traje, la concha ofreció su perla, pez volador le llevó el traje de lentejuelas. Se probó el traje la luna para ver cómo le queda, su sonrisa de gitana sobre el agua se refleja. Aquí termina este cuento que les contó quien les cuenta. Lunita usó desde entonces su traje de lentejuelas.

48


JUEGOS En torno del sol que a todos sujeta juegan a la ronda los nueve planetas. Y cuando hay eclipse, se esconde traviesa la luna lunita detrás de la tierra. Pasa un aerolito -canica veloz-, gira su hula hula el halo del sol. Y en los asteroides, mazo de cartón, rompe su alcancía el Niñito-Dios.

49


ADIVINANZAS 1 Mari salió de paseo vestida con lo mejor, y si a Mari yo la veo, Mari posa en una flor. 2 Resuelve esta adivinanza: algunos niños muy malos le dieron ¡pobre! de palos hasta romperle la panza... Llovieron muchos regalos. 3 Blanca, más blanca que nieve, fina, más fina que arena me llevo bien con la avena y el niño, feliz, me bebe. 4 Vengo del mar sin ser pez y estoy presente en tu mesa; si no lo adivinas, sal, que el juego apenas empieza. 5 Ya ves que te vine a ver, ya ves que siempre te veo. Ya ves que nunca te olvido aunque vaya de paseo.

50


6 Somos cuatro Y somos veinte Y en cada uno una luna Todas las noches creciente. 7 ¿Quién en la fábrica, obrera, en las mañanas las flores cuida y guarda los sabores en cantaritos de cera? 8 Peces hay de aletas finas, Viven fuera de la mar; Aunque cerca de tus ojos, Nunca los puedes mirar. 9 Lero lero de madera, lero lero de ensartar, se va lero y lero viene: ¿lo puedes adivinar? 10 Cuevita que se abre y cierra Con rocas de porcelana., Alfombra de roja lana, Cuevita de roja tela.

51


11 Este no es un disparate, si Jito juega ajedrez, en menos de un dos por tres, a cualquiera le da mate.

12. -Soy tuerta y guardián-¡Tan, tán! -Aunque no le cuadre, a nadie le abro, sólo a mi comadre.

_____________________ RESPUESTAS 1. La mariposa. 2. La piñata. 3. La leche. 4. La sal. 5. Las llaves. 6. Las uñas. 7. La abeja. 8. Las pestañas. 9. El balero. 10. La boca. 11. El jitomate. 12. La cerradura.

52


EL VIENTO El viento travieso que a veces llega, entra por la ventana y todo juega. Se pone a hojear los libros, vuela mis cosas, convierte mis papeles en mariposas. Si juegas con los árboles a estira-afloja, quítales a pellizcos todas sus hojas. Y si juego contigo, ¡nada de tretas! no le jales la trenza a mi cometa.

53


CUBIERTOS El cuchillo corta y corta, punza y punza el tenedor, en el plato de comida muy buenos amigos son. El cuchillo cuchichea al oído del limón: -Escucha, cuchara, escucha, escucha y date sabor. Son anguilas los fideos, la sopa es de caracol y hay estrellas diminutas que regalan su sabor. -Rema, cucharita, rema en el caldo de platón.

54


LA FAUNA DEL PLATON EL GALLO Muy temprano saca el gallo su reloj de leontina, desempolva su chaleco y despierta a las gallinas. -¡Ten te re so!, se puso el gallo a cantar y al rojo sol picotear estirando su pescuezo.

EL RECREO Ya se cansó tu caballo, tu caballo de madera, ya se cansó de correr por el patio de la escuela. Traca tracá traca trote, traca tracá tracateo, tu caballito de ocote arma bastante jaleo. Traca tracá trote, traca tracá tracateo, anuncia ya la campana que ha terminado el recreo.

55


PREGUNTAS 1 ¿Por qué la mantarraya no tiene la piel de manta sino de lija? ¿Por qué la lagartija no tiene piel de lija sino de hoja? ¿Por qué, tortuga floja? 2 -¿Quién es mejor zapatero? El pájaro carpintero cuando maneja el martillo. -¿Y quién mejor caballero con armadura de acero? -El armadillo.

56


CÓDICE La tortuga que conoces no es hoy como hace mil años ni tenía en ese tiempo su cazuelita de barro. Un pequeño la encontró entre las hojas llorando, le dio el niño a la tortuga una casa por regalo. Y en un códice aparece que un tlacuilo mexicano le pintó compadecido las grecas del carapacho.

LORITO Lorito de lengua roma amaneció pensativo, no quiere usar el idioma de quien lo tiene cautivo. -No ves qué tristes están los niños con esa broma; lorito, ándale, toma tu chocolate con pan.

57


A lo mejor no desea, si libres todos vivimos, ser un loro de librea sino tranquilo volar para poder disfrutar del festín de los racimos.

CACATUA Dijo la cacatúa: -Cacatúa, túa, túa, carpintero, tero, tero ..., tú a pintar huecos al tronco que yo me voy al frutero.

JUEGO En la teja está el tejón, en la teja del tejado; los pollitos que hay aquí deben de tener cuidado. Junto al tejón de la teja del tejado va la zorra, si logran llegar aquí: -¡Qué se salve el que más corra!

58


MARIPOSA Junto a las aguas de un charco, mariposa del clavel ha cerrado ya sus alas porque quiere ser un barco, un barquito de papel. Suelta tus velas de lino, no te suceda algo malo. Y cuídate de los piratas que vienen por el camino con espadones de palo.

BALLENA Quiere lucir la ballena para el baile marinero, encarga su corselete al astillero. A la moda está su esposo que en lo de lucir la imita con su pechera de rayas y un corbatón de levita.

59


CERVATILLO En un paraje del monte mamá venado ha parido, frota feliz sus pezuñas el venado su marido. Apenas si se sostiene este lindo pequeñín en sus patitas de trapo rellenas con aserrín. Sirvió para su bautizo una charca cristalina, invitaron a la luna a que fuera su madrina. Su cola es suave y discreta, en sus ojitos hay miel y los besos de la luna se pintaron en su piel.

60


CABALLITOS Caballito de verdad, caballito de madera, caballito de la mar, mi pequeña los espera. Caballito de verdad que corres por la pradera, mi niña te fue a comprar terrones de primavera. Caballito de madera, hecho del roble más fuerte, mi niña ya quiere verte para ponerse a jugar. Caballito de la mar, mi niña es una sirena y un montoncito de arena te quisiera regalar. -¿Alguno falta nombrar para empezar otra vez? -Me quisieron olvidar-, dijo. Y se puso a saltar, caballito de ajedrez.

61


ZOOILÓGICO Conoce a los animales, niñito de la ciudad, pero no sólo en las jaulas por pura curiosidad. Jirafa estira el pescuezo porque se quiere salir, abúlicos elefantes nomás piensan en dormir. Ha ensuciado su peluca el orgulloso león, no ríe ni doña hiena, el cóndor está pelón. Una familia de monos no deja de discutir; hipopótamo ha engordado, ¿qué dieta debe seguir? Pandita, panda de estuche -embajador del orienteno hacen los mimos y halagos a la prisión diferente. Con su coraje blindado embiste el rinoceronte, la llama llama a la llama y llama al llanto el sinsonte.

62


¡Qué flaca y descolorida luce señora flamenco!, los más antiguos lagartos bostezan de aburrimiento. Se puso traje de luto pantera, pues quedó viuda; el pobrecito pingüino, muy lejos del hielo, suda. El lobo se ha vuelto bobo, abre el erizo sus púas y alborotan la prisión mítines de cacatúas. La cebra se ha acostumbrado al traje de la prisión, camello más jorobado, mapache no es un ladrón. Un oso que fue gitano añora su libertad, armadillos y tlacuaches un túnel quieren cavar. Exótico papagayo se ha atrevido a preguntar: -¿Por qué estamos prisioneros, niñito de la ciudad?

63


MOSQUITOS ESPADACHINES Palacio del aguacero llegan los espadachines, se anuncian con sus clarines los mosquitos mosqueteros. Desenvainan sus aceros y atacan los malandrines. Clavel de los clavelines, los mosquitos embusteros embozados en violines a grandes y a chiquitines toman por alfileteros. ¡Ay, si tuviera el mosquito! ¡Ay, si el mosquito tuviera corazón, corazoncito así de chirriquitito y a nadie chupar quisiera! Exige el rey su tributo, exige el patrón lo mismo; y el gendarme diminuto, su cuota de paludismo. Zumba el zumbón carcelero, zumba desde la maleza, se burla de la pobreza alevoso y pendenciero. Las charcas hay que secar, las ciénegas fumigar, limpiar en los basureros.

64


Y lo que importa ante todo es encender un brasero que cambie esta situación de burla y explotación que sufren pueblos enteros.

65


APUROS En el hueco de una aguja se ha atorado un elefante, o lo jalas o lo empujas hacia atrás y hacia adelante. Se formaron las parejas y todo el mundo jaló, la cola se reventó, le crecieron las orejas. Para sacarlo de enmedio le jalaron la nariz, de la asfixia quedó gris; mas le pusieron remedio.

PIÑATA Si supieras, cantarito, cantarito, si supieras los golpes que te han de dar, de gala no te vistieras. ¡Qué traje tiene aquel cántaro!, aquel cántaro que traje; dichoso ha de ser aquél, aquél que luego lo raje.

66


EN BROMA ¡Qué zancos trae la garza! ¡Y qué zuecos el caballo! ¡Qué abanico el pavo real! ¡Y qué traje el papagayo! ¡Con gusto regalaría a la morsa una navaja, sus espejuelos al topo, su corbata a la jirafa! Denle un peine al puercoespín y una cola al elefante. ¡Qué guapo sería el zorrillo si usara desodorante!

TELEGRAMA URGENTE Asustado de repente, un pájaro carpintero picoteó en un madero este telegrama urgente: ¡Niñito, salva a la selva de la maldad de tu gente!

67


DIBUJOS ANIMADOS Cortó una flor el muñeco para una muñeca flaca que se peinaba su fleco en una cinta polaca. Moscas espantó la vaca con su colita de estambre y con sus cuernos de alambre por hambre embistió una paca. Ya florecían las rosas ... Esta singular muñeca no tiene cabeza hueca. Salieron dos mariposas de sus ojos de botón. Le palpitó el corazón de papel cuando la brisa y regaló una sonrisa al muñeco de cartón. ¡Cómo baila bailarín, cómo baila, ¡vaya!, vaya ... Salieron en la pantalla las letras que dicen FIN.

68


HASTA LUEGO Porque mis versos son tuyos, no digo que me despido, si los aprendes, pequeño, te quedaré agradecido. Ya se va la palomita, se va la paloma, niño; mas llevará a donde vaya la hojita de tu cariño.

69

La fauna del platon 1984  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you