{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1


HIPO HIPOPÓTAMO CAMINABA CON SU EQUIPAJE. “¿A DÓNDE VOY AHORA?”, se preguntaba. No sabía la respuesta. No había nadie más ahí. Corría. Descansaba. Iba dando saltitos. Hacía lo que quería, ese era su camino.


"¿Qué es eso en el medio de mi camino? ¿Cómo se atreve a estar ahí?", pensó.

¡Ah! ES SOLO UNA PIEDRITA.


Rรกpidamente ARROJร“ LA PIEDRA LEJOS, bien lejos.


A los pocos pasos se encontró con OTRA PIEDRA EN SU CAMINO. Parecía una broma. Era grande y deforme.

¡POBRE HIPOPÓTAMO!


EMPUJÓ LA PIEDRA CON TODAS SUS FUERZAS. Se esforzó y se cansó, pero finalmente lo logró. LA PIEDRA RODÓ Y RODÓ POR EL BARRANCO, y él siguió sin problemas por el sendero.


De pronto, HIPO ENCONTRÓ OTRO OBSTÁCULO. “Mmm... No me dijeron que este viaje sería tan complicado.” Puntiaguda y afilada otra piedra estaba allí.

Otra vez lo mismo. —¿Me rindo? –dijo bajito–. NO PUEDO RENDIRME, ESTE ES MI CAMINO.


Se levantó, agarró la piedra con todas sus fuerzas, empujó de aquí y arrastró de allá...

...hasta que finalmente LA PIEDRA SALIÓ DE SU CAMINO.


La piedra fue a parar a otro lugar, rodando y desapareciendo de su vista. Esta vez, DEJÓ UNA MARCA EXTRAÑA MIENTRAS SE ALEJABA.


Tal vez Hipo nunca se olvide de esa piedra molesta que intentรณ detenerlo. Tuvo ganas de huir y de llorar, sin embargo, SE SINTIร“ FUERTE AL VER SU CAMINO LIBRE PARA SEGUIR.


Profile for Editorial Quipu

La aventura de Hipo  

Un día como cualquier otro, Hipo agarró su valija, se puso su chaleco favorito y emprendió su gran aventura. Todo marchaba según sus planes,...

La aventura de Hipo  

Un día como cualquier otro, Hipo agarró su valija, se puso su chaleco favorito y emprendió su gran aventura. Todo marchaba según sus planes,...

Advertisement