Page 1

Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

TEMA 2 LAS CATEGORÍAS GRAMATICALES 1. El sustantivo 2. El adjetivo 3. Los determinantes 4. Los pronombres 5. Los verbos 6. Los adverbios 7. Las preposiciones 8. Las conjunciones 9. Las interjecciones

ANEXOS: 

Ejercicios

Ficha locuciones (Teoría y actividades)

Ficha de las perífrasis verbales (Teoría y actividades)

Los valores estilísticos de las formas verbales y las formas no personales (Teoría y actividades)

Pautas para realizar el análisis morfológico

1


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

COMÚN (Designa a todos los seres de una misma clase: pino, balcón)

NOMBRE O SUSTANTIVO

1. EL SUSTANTIVO Contable

Designa seres o entidades que pueden ser contadas (mesa).

No contable

Designa realidades que no se pueden contar, aunque sí se pueden medir o pesar. Pertenece a los siguientes campos semánticos:  Sustancias informes (aire, niebla, humo)  Sustancias extensas, como los elementos constitutivos del cuerpo (sangre, carne)  Materias primas (mármol, hierro, plomo)  Productos naturales (leche, miel)  Productos artificiales (lana, mantequilla, papel)  Conjuntos contemplados como compactos (heno, pienso)  Conglomerados de grupúsculos o granos o partes demasiado insignificantes e informes para nombrarse (arena, harina, hierba, chatarra)

Individual

Colectivo

Concreto

PROPIO (Identifica o individualiza a un ser distinguiéndolo de otros de la misma clase)

Abstracto

Antropónimo (nombre de persona)

Topónimo (nombre de lugar)

Designa en singular a un solo elemento de una clase o conjunto (árbol, abeja, casa).

Designa en singular un conjunto de seres individuales semejantes o considerados como semejantes (arboleda). Pueden ser:  Determinados. Designan grupos de entidades cuya naturaleza conocemos (piara, robledal, yeguada, vecindario, hayedo, profesorado, familia, clero, ejército, rebaño, enjambre, manada).  Indeterminados. Designan grupos de entidades cuyos componentes desconocemos (millar, docena, par, grupo, serie, conjunto, montón, puñado).

Designa seres reales o imaginarios perceptibles por los sentidos (libro, televisor).

No designa un objeto real, sino una idea o una cualidad de los seres, es decir, realidades que sólo se perciben por la inteligencia (desesperación, pensamiento, hermosura, tranquilidad).

Nombres de pila (Luis, Antonio) Sobrenombres o apellidos Patronímicos. Se trata de apellidos formados a partir del nombre del padre, mediante la adición del sufijo –ez: Fernández (= hijo de Fernando) Hipocorísticos. Nombres en forma abreviada o diminuta, empleados como designaciones familiares, afectivas o eufemísticas: Pepe (por José). Apodos Seudónimos

Países Ciudades Ríos

DEFINICIÓN: es una clase de palabras variable (experimenta flexión de género y número), que designa los seres, objetos, ideas, situaciones, sentimientos, etc. (incluso cualidades: belleza, inteligencia) y que funciona como núcleo del SN. Puede ir precedido o seguido de determinantes y calificado por adjetivos. Con unos y otros mantiene concordancia, al igual que con el verbo si actúa como sujeto de una oración. 2


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

EL GÉNERO: es un rasgo gramatical, así que no debe confundirse con el sexo, que es un rasgo biológico. Existen sustantivos en los que el género es un rasgo gramatical inherente que no tiene reflejo en la realidad (la pared, el muro, el ordenador...) Hay, por tanto, sustantivos que no varían en su género: son masculinos o femeninos de forma inherente y concuerdan con determinantes y adjetivos de su mismo género (la pared blanca, ese césped cortado...) Y sustantivos que pueden ser masculinos o femeninos, dependiendo del morfema flexivo (chico / chica). Sólo podremos considerar la presencia de un morfema flexivo de género en este último caso (mano=lexema; “o” no es un morfema). El morfema de género es a menudo “-a”, pero no es el único; contamos con terminaciones en –esa, -isa, -ina, -triz (abadesa, alcaldesa, poetisa, heroína, gallina, emperatriz, actriz...). En ocasiones el género de los seres animados se diferencia por oposición de palabras y no con terminaciones; este fenómeno se denomina heteronimia (padre-madre; hombre-mujer; caballo-yegua; toro-vaca...). Casos especiales:  Ciertos sustantivos no animados presentan la oposición de género –o/a no para marcar diferencias de sexo, sino para diferenciar significados relacionados con el tamaño, la forma, etc... (cesto/a; jarro/a; manzano/a...)

Algunos sustantivos tienen un significado diferente según se combinen con determinantes o adjetivos de distinto género (el/la editorial; el/la frente; el/la orden; el/la cólera; el/la corte; el/la coma...) Se trata de sustantivos homónimos. 

Género común: se da en los sustantivos que carecen de distinción de género, y precisan del artículo u otros determinantes para marcar la diferencia de sexo (el/la estudiante; el/la coleccionista; el/la juez; el/la soprano; el/la conserje...) 

 Sustantivos ambiguos en cuanto al género: se dejan acompañar indistintamente por determinantes y adjetivos masculinos y femeninos, sin ninguna diferencia semántica ni gramatical, aunque sí a veces de estilo o registro idiomático (el/la mar; azúcar blanquillo/blanquilla; el/la armazón...) A veces, la ambigüedad se produce en el uso del sustantivo en singular frente al plural: el arte dórico / las bellas artes.  Sustantivos epicenos: aquellos que designan personas o animales sin determinar el sexo, por lo que son inherentemente masculinos o femeninos (gorila, rata, víbora, cuervo, elefante, cría, persona, bebé...)

EL NÚMERO: los sustantivos, por lo general, presentan variación de número. Se refieren, en singular, a un solo ser u objeto, y, en plural, a más de uno. Reglas de formación del plural:  Sustantivos acabados en vocal: forman su plural añadiendo el morfema flexivo “–s” si acaban en vocal átona (casas, manos, coches...), en vocal tónica –á, -é, -ó (sofás, cafés, burós...). Los acabados en “–ú” pueden formar su plural añadiendo “–s” o “–es”, pero algunos sólo pueden formarlo con “–s” (hindúes o hindús, tabúes o tabús... pero: menús, champús). Los acabados en “– í” suelen formar el plural con “–es” (jabalíes, alhelíes, israelíes, síes...), pero se tiende cada vez más a formarlo con “–s” (esquíes – esquís).

3


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

 Sustantivos acabados en consonante: Si acaban en consonante distinta de “s” o “x”, forman el plural añadiendo “–es” (pasteles, cánones, altares...) Los acabados en “s” o “x” con acentuación aguda, también (compases, autobuses...). Los sustantivos llanos y esdrújulos acabados en “s” o “x” no varían en plural (la/las tesis, el/los tórax). Los sustantivos que acaban en “–y” forman el plural con “–es” pero convierten la “y” en consonante (convoy>convoyes; ley>leyes; buey>bueyes...), con excepción de las palabras jersey (jerséis), paipay (paipáis) y rentoy (rentóis).  Palabras extranjeras: Si acaban en vocal, siguen la regla general (boutique > boutiques; cliché > clichés). Si acaban en las consonantes –l, -n, -d, -z, -r, -s, -x, lo normal es que adopten el plural en “–es” (eslogan > eslóganes; fax > faxes); no obstante, algunos permanecen invariables (los best-seller, los escáner). Si acaban en otra consonante, lo normal es que sean invariables (el/los complot; el/los cómic). Sin embargo, la RAE recomienda “clubes” como plural de club y se está generalizando el uso de sándwiches.  Sustantivos latinos: Los que no hayan adoptado la forma castellana, permanecen invariables (el/los déficit; el/los superávit; el/los memorándum). Los que se han adaptado al castellano siguen las normas generales (currículo > currículos; referendo > referendos). CASOS ESPECIALES:  Los nombres de las vocales forman su plural en “–es”: aes, es (se contrae), íes, oes, úes.  Las palabras yo, no y sí, también forman su plural en “–es”: yoes, noes, síes.  El plural de las notas musicales es: dos, res, mis, fas, soles, las, sis.  Hay tres sustantivos que cambian la sílaba tónica en el plural: régimen > regímenes; espécimen > especímenes; carácter > caracteres.  Algunos sustantivos sólo tienen singular. Son los llamados “singularia tantum” (cenit, caos, sed, cariz)Otros sólo tienen plural. Se llaman “pluralia tantum” (andas, víveres, nupcias, exequias, prismáticos).  Algunos sustantivos que designan objetos compuestos de dos partes simétricas presentan el singular o el plural indistintamente (tijera y tijeras; pantalón y pantalones; nariz y narices...) .  En ocasiones, el uso del singular o el plural se debe al contexto: Me duele la espalda / Se lo echó a las espaldas; Subo la escalera /subo las escaleras (mayor sensación de esfuerzo).

VALORES ESTILÍSTICOS DE LOS SUSTANTIVOS: su presencia abundante da un tono más expresivo, descriptivo, estático o intemporal. Si son abstractos o cultos marcarán un tono más intelectual; si son concretos, será un texto más expresivo y plástico; si aparecen topónimos, arcaísmos o tecnicismos, confieren un carácter más evocador.

4


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

2. EL ADJETIVO DEFINICIÓN: es una clase de palabras que acompaña y califica al nombre, y experimenta flexión de género, número y grado. La gramática tradicional incluía en esta categoría gramatical a las palabras que ahora denominamos determinantes (son, en realidad, adjetivos determinativos). Los participios son equiparables a los adjetivos calificativos y cumplen sus mismas funciones. Sintácticamente, es el núcleo del Sintagma Adjetivo o Adjetival. CLASIFICACIÓN: Por su flexión

Variables (masculino / femenino) e Invariables en género. Todos pueden variar en cuanto al número.

Especificativos (distinguen) y Explicativos (valoran). Epítetos: valor literario > sugieren, evocan, ornamentan... Por su significado y valor con Se distinguen por el contexto. La posición no siempre es un criterio válido para respecto al sustantivo diferenciarlos, aunque los especificativos suelen ir después del nombre y a veces no admiten la anteposición (*francés licor, *lateral carril, *municipales elecciones, eléctrica estufa...) ni la gradación (*un ganado muy porcino, *un hombre muy casado...)

Por su origen (según procedan o no de otra palabra) y por su estructura (según estén formados por un lexema, por más de uno o por lexema y morfemas derivativos)

Primitivos (bello, simpática, blanquiverde, astutos...) o derivados/ parasintéticos (de un sustantivo > mensual, marítimo, de otro adjetivo > rojizo, achatado; de un verbo > complaciente, errante...)

Simples (rosa, oscuro, inconsciente...) o compuestos (azulgrana, agridulce...). Parasintéticos (barriobajero)

Positivos – comparativos – superlativos Por el grado (según se presente la cualidad o rasgo sin más, estableciendo una comparación o mostrándola en su máxima intensidad o grado)

Algunos especificativos no lo admiten (*análisis muy químico, *evaluación bastante fina) Comparativos y superlativos se presentan de forma sintética (una sola palabra: mejor, inferior, guapísimo, paupérrimo) o analítica (el adjetivo va modificado por otras palabras para indicar intensificación o comparación: más alto que, igual de atrevida que, el más eficaz de...). Para el superlativo absoluto, además del sufijo “-ísimo”, se emplea “-érrimo” (paupérrimo, libérrimo...)

CASOS ESPECIALES: 

Formas apocopadas > adjetivos que pierden la vocal final o la última sílaba cuando preceden al sustantivo (grande > gran).

Posición > algunos cambian de significado según vayan antepuestos o pospuestos al nombre: Una cierta inquietud (poco definida, vaga) / una inquietud cierta (real, verdadera) Un viejo amigo (antiguo) / un amigo viejo (anciano) Un gran hombre (importante) / un hombre grande (alto y corpulento) 5


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

Adjetivos de posición fija > no siempre puede elegir el hablante entre anteponerlo o posponerlo al nombre. En algunos casos la norma ha consagrado una opción, que se convierte en uso obligado: la pura verdad, el mero hecho, el buen o mal gusto, la última pena, el libre albedrío, un hombre público, la puerta falsa... En el lenguaje técnico y científico, sustantivo y adjetivo pueden llegar a formar unidades indisociables: gases nobles, velocidad angular, media aritmética, materialismo histórico, central nuclear, sintagma nominal...

A veces el sustantivo recibe morfema de grado. Se convierte en adjetivo del discurso: Mi novio es muy hombre, más hombre que nadie. Y los adverbios cobran el valor de los adjetivos cuando complementan a un sustantivo: Amistades así no son recomendables.

Adjetivo y adverbio tienen en común que: forman superlativos en “-ísimo” (bajísimo, lejísimos); admiten construcciones comparativas (es más bajo que Juan / habla más bajo que Juan); admiten aumentativos y diminutivos (clarito, cerquita). COMPLEMENTOS DEL ADJETIVO

 Un adverbio que lo cuantifica: tan fácil, muy interesante, increíblemente alta, demasiado grande...  Un sintagma preposicional: ancho de hombros, perdido sin remedio, contento con su suerte, aburrido de sus charlas, hábil para los negocios, diestro con el revólver, preocupado por su futuro...Obsérvese que algunos adjetivos exigen este tipo de complemento: *Eran partidarios / Eran partidarios de la huelga. *Era un pueblo amante / Era un pueblo amante de las religiones.  Un sustantivo u otro adjetivo: negro azabache, azul verdoso, verde oscuro...  Una proposición subordinada sustantiva: fácil de entender, hartas de que las llamasen, conformes con que les subiesen el sueldo...

VALORES ESTILÍSTICOS DE LOS ADJETIVOS: la presencia de explicativos o epítetos proporcionan un carácter literario al texto. Los especificativos confieren un valor más objetivo y preciso al escrito. El orden en la colocación del adjetivo tiene gran importancia expresiva y estilística. La posposición (colocación después del sustantivo) es la norma, mientras que la anteposición (antes del sustantivo) da una valoración subjetiva, estética, con carga de afectividad.

3. LOS DETERMINANTES (Adjetivos determinativos, según la gramática tradicional) Forman una clase de palabras caracterizada por ser variable (experimentan flexión de género y número, salvo excepciones) y por presentar y actualizar al sustantivo, con el que concuerdan. CLASIFICACIÓN: Salvo el artículo (el, la, los, las / un, una...), que sólo actualiza, los demás introducen distintos matices: demostrativos (este, ese, aquel...), cuantificadores (numerales: uno, dos, tres.../ primero, segundo... e indefinidos: pocos, bastantes, muchos, alguno, varios, todos...), interrogativos (qué, cuál, cuántos...), exclamativos (qué, cuántos...), posesivos (mi, mío, tuyo...), distributivos (ambos, sendos, cada). Algunos de los citados pueden funcionar como pronombres (véase: mi libro, un libro mío = determinantes / Es mío = pronombre).

6


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

Determinado

el, la, lo, los, las

Indeterminado

un, una, unos, unas

Demostrativos

este/a/os/as, ese/a/os/as, aquel/aquella/os/as

Posesivos

mi/s, tu/s, su/s, nuestro/a/os/as, vuestro/a/os/as

DETERMINANTES (acompañan siempre al sustantivo)

Artículo

Cardinales

un/a; dos, tres, cuatro…

Ordinales

primer/o/a, segundo/a, tercer/o/a

Partitivos

medio, tercio, catorceavo, quinceavo…

Multiplicativos

simple, doble, triple, cuádruple, quíntuple, múltiple

Numerales

Adjetivos determinativos Indefinidos

un/a/os/as; algún, alguno/a/os/as; ningún, ninguno/a; cualquier, cualquiera, cualesquiera; quienquiera, quienesquiera; todo/a/os/as; tanto/a/os/as; más, menos; mucho/a/os/as; poco/a/os/as; otro/a/os/as; más; menos; demás; bastante/s; demasiado/a/os/as; varios/as; cierto/a/os/as

Distributivos

cada, sendos

Identificativos

mismo/a/os/as, propio/a/os/as

Interrogativos

qué, cuánto/a/os/as

Exclamativos

qué, cuánto/a/os/as

Los determinantes y pronombres posesivos varían, además de género y número, en número de poseedores: así, “mío” es masculino, singular, de un solo poseedor; “nuestro” es masculino, singular, varios poseedores; “míos” es masculino, plural, un solo poseedor, etc. Los cuantificadores indefinidos (bastante, poco, demasiado, etc.) no siempre son determinantes o pronombres. Cuando se mantienen invariables en género y número y, además, complementan al verbo como C.C., son adverbios: 1. No tengo bastante dinero. (Bastante: determinante) 2. He comprado un kilo de azúcar; ¿hay bastante? (Bastante: pronombre); Vinieron bastantes. (Pronombre) 3. La verdad, me gusta bastante su forma de bailar. (Bastante: adverbio); Es bastante alta. (Bastante: adverbio) Cuando son pronombres, pueden cumplir en la oración las funciones propias del sustantivo (sujeto, CD, atributo, etc.); cuando son adverbios, funcionan como CC o como cuantificadores de un adjetivo o de un adverbio (Es bastante guapa; Vive bastante lejos.) VALORES ESTILÍSTICOS DE LOS ARTÍCULOS: la presencia del artículo supone existencia, y su ausencia supone centrarse en la esencia, por ello, la ausencia de artículos da carácter abstracto al texto, valor afectivo , valorativo o esencial; la presencia de artículos supone carácter concreto, valor existencial objetivo y racional. 7


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

4. EL PRONOMBRE Sujeto

yo, tú, él, ella, ello, nosotros-as, vosotros-as, ellos-as

CD

me, te, nos, os (no coinciden con el verbo en número y persona) lo,( le), la, los, las

CI

me, te, nos, os (no coinciden con el verbo en número y persona) se (= le o les). [Va seguido de lo, la, los, las] le, les

Término

él, ella, ello, nosotros-as, vosotros-as, ellos-as, mí, conmigo, ti, contigo

CD / CI

me, te, se, nos, os (coinciden con el verbo en número y persona / admiten el refuerzo a mí mismo, a ti mismo, a sí mismo, a nosotros mismos, a vosotros mismos …)

Término

sí, consigo

Recíprocos

CD / CI

nos, os, se (coinciden con el verbo en número y persona / admiten el refuerzo mutuamente, uno a otro, el uno al otro, unos a otros, los unos a los otros …)

Demostrativos

éste/a/os/as, ése/a/os/as, aquél/aquélla/os/as, esto, eso, aquello

Posesivos

mío/a/os/as, tuyo/a/os/as, suyo/a/os/as, nuestro/a/os/as, vuestro/a/os/as

Personales

PRONOMBRES

Reflexivos

Cardinales

uno-a, dos, tres, cuatro…

Ordinales

primero-a, segundo-a, tercero-a …

Partitivos

tercio, cuarto, quinto, sexto

Multiplicativos

doble, triple, cuádruple …

Colectivos

decena, docena, veintena, treintena, centena

Numerales

La forma ambos Indefinidos

uno/a/os/as; alguno/a/os/as; ninguno/a; alguien, nadie, algo, nada; cualquiera, quienquiera; todo/a/os/as; mucho/a/os/as; poco/a/os/as; otro/a/os/as; varios/as

Relativos

que; el que, la que, lo que, los que, las que; el cual, la cual, lo cual, los cuales, las cuales; quien, quienes; cuyo, cuya, cuyos, cuyas

Interrogativos

quién/es, qué, cuánto/a/os/as, cuál/es

Pronombres

Personales Reflexivos Recíprocos

Morfemas verbales

Marca de pasiva (solo se) Marca de impersonalidad (solo se) Morfema verbal lexicalizado Morfema verbal enfático Marca de voz media

ME / TE / SE / NOS / OS

8


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

DEFINICIÓN: el pronombre es una clase de palabra variable (experimenta flexión de género, de número y, además, de caso) que funciona en la oración como un sustantivo. No todos los pronombres tienen flexión de género (ejemplos: quién, quien, cuál, dos, tres, algo, nada...) y algunos tampoco varían en número (dos, tres, cuatro, ambos...) Algunos determinantes se convierten en pronombres en el discurso; así ocurre con los demostrativos (este, a, os, as), los cuantificadores (uno, dos...; pocos, muchos...), los posesivos (si se presentan con artículo se sustantivan: el suyo, el nuestro...), algunos interrogativos y exclamativos (qué, cuánto).

CLASIFICACIÓN: Personales: presentan características específicas que los distinguen de otros pronombres: el rasgo de persona gramatical (tres personas: 1ª, 2ª y 3ª, con sus variaciones de número); tienen formas tónicas y átonas, y los de tercera persona del singular tienen una forma neutra, paralela a la del demostrativo (esto). La flexión de caso es exclusiva del pronombre personal, que adopta formas distintas según la función sintáctica que desempeñe (ejemplo: yo –sujeto-; mí, me, conmigo –complementos del verbo). 1. El leísmo consiste en la utilización de LE, LES como CD, en lugar de LO, LOS: A Juan le quiero mucho. Es frecuente en la zona centro, y en otras zonas cuando se refiere a “usted”: Oiga, yo le considero un caballero. En otras zonas (País Vasco y zonas limítrofes) también se comete leísmo al sustituir LA, LAS: *A María le llaman por teléfono (en lugar de la llaman). La RAE acepta el leísmo masculino de persona en singular, pero condena el resto, incluido el uso de LE referido a animal o cosa (*El lápiz le tiré). 2. Laísmo y Loísmo son los fenómenos contrarios (utilizar LA,LAS / LO, LOS como CI) y nunca son admisibles, si bien forman parte de la variedad diatópica del centro peninsular: *A María la duele la cabeza; *A Pedro lo dieron una paliza. 3. Los pronombres personales átonos no pueden funcionar como sujeto de la oración; tampoco los tónicos con preposición (En Me gusta el fútbol; A mí me parece un deporte interesante, ni me ni a mí son sujetos de sus oraciones). 4. Los pronombres átonos funcionan – como se indica en el esquema - como CD, CI o son simples modificadores del verbo. Los tónicos con preposición pueden funcionar como CD (¿Me viste a mí? ¿Nos llamasteis a nosotros?) , como CI (¿Se lo diste a él? ¿Nos lo preguntasteis a nosotros?), o con otras funciones (Suple: Siempre hablas de mí; CN: Tengo una nota de ellas; CADJ: Estamos contentos con vosotros; CADV: Quiere irse lejos de ti; CC: Lo llevó consigo; Compró las flores para ella; Atrib.: Es de él; CAgen: La pistola ha sido utilizada por Jack). 5. Las formas lo, la, los, las / le, les siempre tienen función sintáctica en la oración: de atributo o CD (lo), de CD (la, los, las), de CI (le, les). También las formas con preposición. No así las formas me, te, se, nos, os, que en ocasiones son meros modificadores verbales (pronominalizan el verbo, le dan valor de voz media, valor impersonal o pasivo, etc... Los dos últimos casos, sólo con la forma SE) 6. Las formas me, te, se, nos, os, pueden tener valor reflexivo (el sujeto y el pronombre tienen el mismo referente: Me estoy arreglando; ¿Te vas a duchar?; Nos pintamos con perfilador); Nos, os, se pueden ser también formas recíprocas (¿Ella y tú os seguís escribiendo?; ¿Se llaman todos los días?). En ambos casos el pronombre funciona como CD o CI (si la oración lleva ya otro CD).

 Relativos: se refieren a un elemento anterior en el discurso, que se llama ANTECEDENTE. El antecedente puede estar explícito (La casa que compré es grande) o implícito (El que come mucho, engorda). En el primer caso, introducen una subordinada de relativo o adjetiva. En el segundo también, pero sustantivada. Los pronombres relativos cumplen una función nominal en la proposición subordinada (en el ejemplo anterior: que es CD de “compré” en la primera 9


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

oración; en la segunda forma el sujeto de “come”).  Interrogativos y exclamativos: son formas tónicas y siempre llevan tilde. Los pronombres interrogativos propiamente dichos son cuál, cuáles y quién, quiénes. Pero también las formas qué, cuánto, cuánta, cuántos, cuántas, si no preceden a un nombre como determinantes, sino que aparecen en su lugar, como núcleo, se convierten en pronombres en el discurso (¿Cuál es el más tranquilo?; ¿A quién se lo vas a regalar?; ¿Qué quieres ahora?; ¿Con cuántos contamos?...) Introducen preguntas directas, como vemos, o indirectas (Te interesa averiguar quién te delató), y cumplen variadas funciones sintácticas (Sujeto – CI – CD – Supl – Sujeto, respectivamente, en los ejemplos citados). Estas mismas formas pueden presentar la variedad exclamativa (¡Quién lo hubiera dicho!; ¡Qué le vamos a hacer!)  Demostrativos: indican la proximidad o lejanía en el tiempo, en el espacio o en el discurso (son deícticos). Sólo las formas neutras Esto – eso – aquello son verdaderos pronombres (nunca actúan como determinantes). Pero también funcionan como tales, cuando no acompañan a un nombre, sino que lo sustituyen: Este, esta, estos, estas / Ese, esa, esos, esas / Aquel, aquella, aquellos, aquellas. En este caso, es conveniente poner la tilde diacrítica, para distinguirlos con claridad de sus homónimos: Esa chica es de Zaragoza / Ésa es de Zaragoza. 

Indefinidos: indican la cantidad de modo impreciso. Los p. indefinidos propiamente dichos (nunca pueden ser determinantes) son: nadie – alguien – nada – algo – quienquiera – quienesquiera. También funcionan como pronombres en el discurso los demás determinantes indefinidos cuando ocupan el lugar del sustantivo: mucho – poco – otro – ninguno – alguno – bastante – demasiado – todo – más – menos – cualquier – cualquiera – un, una... (y sus variantes de género y número).

 Numerales: indican una cantidad exacta, concreta. Son pronombres cuando no acompañan al sustantivo, sino que lo sustituyen. Pueden serlo los cardinales: un/o, dos, tres...veinte...mil...diez mil... En realidad, los ordinales (primero, segundo.....quincuagésimo primero...), los partitivos (onceavo, treceavo....) y los multiplicativos (doble, triple...) sólo son determinantes. Para funcionar como núcleo del SN se sustantivan mediante otro determinante, como el artículo (El primero de su clase; Sólo le quedó un onceavo; Le pidió el doble de dinero) Sí puede ser pronombre el numeral dual ambos, ambas.  Posesivos: indican lo poseído: mío, tuyos, nuestras... Los determinantes posesivos pueden funcionar como pronombres precedidos de artículo y convertirse en núcleo nominal ( Han cogido su autobús > Han cogido el suyo; Me impresionaron tus cualidades > Me impresionaron las tuyas).  VALORES ESTILÍSTICOS DE LOS PRONOMBRES: su aparición en textos - y especialmente el pronombre personal - marca un tono enfático, de realce de la subjetividad de los personajes. La presencia de pronombres átonos (me, te, se ...) o de laísmo, leísmo y loísmo puede reflejar un registro coloquial.

10


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

5. EL VERBO DEFINICIÓN  Desde el punto de vista morfológico: palabra variable que experimenta flexión de persona, número, tiempo y modo, además de indicar las nociones de aspecto y voz. Está formado por un lexema y los morfemas que recogen los accidentes antes mencionados.  Desde el punto de vista semántico: es una palabra que expresa acción, estado, proceso, pasión o suceso. Los verbos PREDICATIVOS (hacer) tienen significado pleno; los COPULATIVOS (ser, estar, parecer) carecen de verdadero significado léxico; los SEMIPREDICATIVOS O SEMICOPULATIVOS (hacerse, quedarse...), pierden su significado o lo cambian.  Desde el punto de vista sintáctico: es el núcleo del predicado, si se trata de un verbo predicativo. Si se trata de un verbo copulativo, sirve para unir el atributo al sujeto. De la misma forma, una perífrasis o una locución verbal funcionan como núcleo del predicado en la oración. Las formas no personales pueden formar parte de una perífrasis o introducir subordinadas. CLASIFICACIÓN: a) Según su forma o flexión:

REGULARES: su lexema es invariable y sus morfemas se ajustan al modelo de conjugación (habl – ar; habl – a – ba – s; habl – a – re – mos...) IRREGULARES: presentan alteraciones en su lexema, en sus morfemas o en ambos (dec – ir; dig – o; dir – é...) Para saber si un verbo es irregular basta comprobar si hay alteraciones en el presente, pretérito perfecto simple o futuro de indicativo. Si las hay en el presente, las habrá en el presente de subjuntivo y en el de imperativo (cocer > cuezo, cueza, cuece tú); si las encontramos en el pret. perf. simple, las habrá en el pret. imperfecto y en el futuro de subjuntivo ( andar > anduve, anduviera, anduviere); Si se altera el futuro de indicativo, lo hará el condicional (decir > diré, diría). A veces hay cambios ortográficos que no implican irregularidad (tocar > toqué; distinguir > distingo; exigir > exijo). DEFECTIVOS: su conjugación resulta incompleta al carecer de algún tiempo o forma verbal (abolir, acaecer, acontecer, agredir, atañer, concernir, incoar, incumbir, soler, transgredir...) No existe, por ejemplo *abolo, aboles, ni *soleré, etc. PRONOMINALES: se conjugan con un pronombre átono de carácter reflexivo, pero el pronombre no tiene función sintáctica (abstenerse, arrepentirse, jactarse, quejarse...) IMPERSONALES: no llevan sujeto y se conjugan en 3ª persona del singular (de fenómeno meteorológico, gramaticalizados...) UNIPERSONALES: pueden llevar sujeto y se conjugan en 3ª persona del singular o del plural (acontecer, ocurrir, acaecer, suceder...) b) Según su uso sintáctico: AUXILIARES: se unen a una forma no personal para formar tiempos compuestos (haber), la voz pasiva (ser) o perífrasis verbales. Han perdido su significado original.

11


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

COPULATIVOS O ATRIBUTIVOS: carecen de significado léxico y sirven para unir un sujeto y su atributo (ser, estar, parecer) SEMICOPULATIVOS O SEMIPREDICATIVOS: cambian su significado original como verbos predicativos y llevan atributo (quedarse, volverse, hacerse, sentirse, ponerse...) (Ver notas de clase al respecto) PREDICATIVOS: poseen significado pleno y constituyen el núcleo del S.V. Pueden ser TRANSITIVOS (si van acompañados de un CD) o INTRANSITIVOS (si no lo necesitan). Los Transitivos pueden ser también REFLEXIVOS (el sujeto es el agente de una acción que recae sobre él) o RECÍPROCOS (el sujeto es plural y la acción pasa de unos a otros, mutuamente). C) Según su origen y estructura interna: SIMPLES: constan de un solo lexema y las desinencias verbales: comió, sentimos, vivían... COMPUESTOS: constan de más de un lexema (+ las desinencias verbales): entreabrir, fotografiar (compuesto en su origen)... PRIMITIVOS: no presentan afijos DERIVADOS: presentan afijos. Están formados a partir de otra palabra: proponer, prever, contratar, implantar... PARASINTÉTICOS: normalmente formados por un lexema al que se añadieron un prefijo y un sufijo de forma simultánea: enviciar (de vicio), intimidar (de tímido), aterrizar (de tierra), endulzar (de dulce), encorajinar (de coraje)... Tenemos muchos casos de verbos parasintéticos en castellano.

LOS MORFEMAS VERBALES: 1. LA PERSONA VERBAL Indica si quien ejecuta la acción verbal, la recibe o la padece es el hablante (1ª), el receptor (2ª) u otros seres, objetos o ideas ajenos a los citados (3ª) > Compré un solar (1ª) / ¿Tienes fuego?; Siempre llegas tarde (2ª) / La sociedad cambia; Me gusta tu vestido (3ª). En el modo imperativo sólo hay 2ª persona (singular y plural) porque las órdenes y ruegos se dirigen al interlocutor, normalmente. Cuando queremos exhortar incluyéndonos o emplear fórmulas de cortesía, o bien introducir la forma negativa, recurrimos al subjuntivo: sal (tú); salid (vosotros) / salgamos / salgan / no salgáis. 2. EL NÚMERO VERBAL Indica si el sujeto de la acción que expresa el verbo es individual (singular) o colectivo (plural). Por esto, al cambiar el número del verbo, podemos reconocer el sujeto de la oración. Cuando el verbo es impersonal, se conjuga en singular.

3. EL MODO VERBAL Expresa la actitud del hablante ante la acción o proceso indicados por el verbo. Es objetiva en el modo INDICATIVO (modo “de la realidad”), subjetiva en el modo SUBJUNTIVO (modo “del punto de vista”) y exhortativa en el modo IMPERATIVO (modo de la prohibición o del mandato), que sólo se da en tiempo presente y en dos formas (2ª persona del singular y del plural), pues el resto se suple con el presente de subjuntivo. El uso de uno u otro implica 12


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

diferencias significativas o de intención (Busco a una chica que tiene / tenga interés; Como llega / llegue tarde, no lo reciben > en la primera frase, con indicativo, el CD “chica” es conocido por el hablante; con subjuntivo, es desconocido. En la segunda frase, con indicativo, la subordinada implica causa y con subjuntivo, condición, posibilidad). Otra forma de introducir matices relacionados con el MODO es el empleo de ciertas perífrasis, llamadas “modales” (de obligación > tengo que salir; hiperbólicas > me hincho a trabajar; de aproximación > viene a costar mil pesetas...). Además, algunos adverbios y construcciones llamados “modalizadores”, tienen valores modales, porque indican la actitud del hablante ante lo enunciado > Probablemente no lo conoce. Cabe señalar, por último, que determinadas construcciones sintácticas exigen el uso del subjuntivo (subordinadas > Quiero que venga / *Quiero que viene).

4. EL ASPECTO VERBAL Informa sobre el desarrollo de la acción, con independencia del tiempo verbal. El aspecto es PERFECTO cuando se indica que la acción o proceso están terminados (tiempos compuestos, pret. perf. Simple, participio > Juan ha perdido la cartera / perdió la cartera). Es IMPERFECTO si la acción no está terminada en el momento en que se habla, se repite o incluso puede seguir desarrollándose (tiempos simples, gerundio, infinitivo > Juan perdía / pierde la cartera (lo hacía o lo hace a menudo). Existen perífrasis aspectuales, que aportan diversos matices sobre el desarrollo de la acción (incoativas: la acción empieza o va a iniciarse > se echó / se echará a llorar; resultativas: la acción ha acabado como resultado de un proceso > tiene resuelto el problema...) Obsérvense los diferentes matices en esta serie en tiempo pasado (ocurre lo mismo en presente o en futuro): salió – salía – había salido – estaba saliendo – iba a salir – se disponía a salir – hubo salido.

5. LA VOZ VERBAL Nos informa acerca del sujeto de la acción o proceso: indica si la ejecuta (sujeto agente) o la recibe (paciente). De ahí la diferencia entre ACTIVA y PASIVA. Puede darse la pasiva perifrástica en cualquier tiempo, modo y persona, y puede combinarse con otras perífrasis > Fueron premiados; habría sido premiado; Tendrán que haber sido premiadas; Debías de haber sido premiada... Recordemos que algunas gramáticas recogen la llamada voz MEDIA, en la que el sujeto no realiza la acción ni la recibe, sino que la “padece” > El bolso se rompió. 

La pasiva perifrástica se forma con el auxiliar SER conjugado y el participio del verbo principal: fueron obtenidos, habían sido trasladadas, serán recogidos, son elegidas… Puede llevar C.agente, que es un S.Prep. con preposición “por” y, en contadas ocasiones, “de”: La noticia fue publicada por la prensa”; “La noticia era de todos conocida”.

La pasiva refleja se forma con el morfema independiente SE y el verbo en 3ª persona del singular o del plural, que concuerda con el sujeto paciente: “Se publicó la noticia” o “Se publicaron las noticias”. No suele llevar C.Agente. Es más ágil y su uso es preferible al de la perifrástica en muchos contextos, como es el caso de la información periodística.

 VALORES ESTILÍSTICOS DE LOS VERBOS: en los comentarios es importante precisar el tiempo verbal, si la acción está acabada (ritmo más rápido) o inacabada (ritmo más lento de la acción). Determinados verbos de movimiento confieren mayor dinamismo a la lectura; por otra parte, la ausencia del verbo - elipsis- proporciona mayor densidad o concentración de ideas.

13


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

ADVERBIO

6. EL ADVERBIO Lugar

aquí, allí, allá, lejos, (a)delante, atrás, (a)dentro, ahí, cerca, arriba, encima, detrás.

Tiempo

hoy, mañana, luego, ya, todavía, aún, constantemente, recientemente, nunca, ayer, ahora, enseguida, recién, mientras, temprano, antes, después.

Modo

así, bien, mal, mejor, peor, igual. Y la mayoría de los acabados en mente.

Afirmación

sí, también, claro, bueno, efectivamente, evidentemente, verdaderamente.

Negación

no, tampoco, nada, nunca, jamás

Cantidad

nada, mucho, poco, apenas, demasiado, más, menos, tan, muy, bastante, casi, justo, todo

Deseo

ojalá, así

Duda, posibilidad

quizá(s), igual, acaso, posiblemente, probablemente, seguramente

Exclusión, adición

inclusión

o

sólo, solamente, exclusivamente

únicamente,

mismo,

aun,

precisamente,

naturalmente,

además,

incluso,

cabalmente,

seguro,

inclusive,

Identidad

mismamente, concretamente

propiamente,

Exclamación

qué, cuán

RELATIVOS

donde, como, cuando, cuanto. En las oraciones adverbiales modales y temporales los adverbios relativos como y cuando tienen valor conjuntivo

INTERROGATIVOS

dónde, cómo, cuándo, cuánto

 VALORES ESTILÍSTICOS DE LOS ADVERBIOS: denotan circunstancias que modifican o perfeccionan la significación verbal, por tanto, su abundancia implicará voluntad de precisión léxica y de tono culto, pero también marcará mayor expresividad; igual que el adjetivo, es uno de los recursos embellecedores de la lengua literaria.

7. LAS PREPOSICIONES  Preposiciones propias: a – ante – bajo – con – contra – de – desde – en – entre – hacia – hasta – para – por – según – sin – sobre – tras  Otras preposiciones: A la lista tradicional debemos unir durante y mediante, cuya naturaleza es de participios latinos de presente, pero que siempre sirven para subordinar (durante la guerra > en la guerra; mediante su ayuda > con su ayuda). También podemos incluir las palabras pro y vía. La primera es un cultismo de uso muy restringido (asociación pro derechos humanos); la segunda pertenece al lenguaje jurídico, administrativo, institucional o político (Esto se consigue vía sindicatos; El partido se transmite vía satélite). Los adverbios conjuntivos donde, cuando y como actúan como preposiciones cuando introducen sustantivos (y en el caso de como, también adjetivos): Voy donde tu amigo; Trabaja como camarero; Cuando la guerra se vivía mal; Me 14


Tema 2: Las categorías gramaticales

2º Bachillerato

tienen como tonto. Son anticuadas, pero se emplean sobre todo en la lengua literaria, preposiciones como cabe (=junto a), so (=bajo), allende (=al otro lado de), aquende (=a este lado de): Se sentaron cabe el fuego; Lo hizo so pretexto de calmarla; Allende el Océano...; Aquende los Pirineos...

8. LAS CONJUNCIONES

CONJUNCIONES

Coordinantes

Subordinantes

Copulativas

y, e, ni

Disyuntivas

o, u

Adversativas

pero, aunque, mas, sino

Completivas

que, si

Causales

porque

Consecutivas

conque, luego

Finales

que

Concesivas

aunque

Condicionales

si, como, cuando

Comparativas

que, como

 VALORES ESTILÍSTICOS DE LAS PREPOSICIONES Y CONJUNCIONES: si no son frecuentes, puede tratarse de textos más coloquiales o sencillos; si son abundantes, suelen introducir oraciones compuestas. Confieren mayor complejidad sintáctica, por tanto, los textos son más elaborados o cultos, aunque la repetición deliberada de una conjunción (y, pues ...) puede indicar un estilo llano o pobre.

9. LAS INTERJECCIONES

INTERJECCIONES

Imitativas (imitan ruidos de la realidad) Expresivas (exteriorizan sentimientos) Apelativas (actúan sobre los receptores) Formularias (se usan como fórmulas de saludo, despedida, cortesía…)

¡zas!, ¡pumba!, ¡plaf!, ¡chas! ¡ay!, ¡ah!, ¡oh!, ¡uf!, ¡bah!, ¡ajá!, ¡qué va!, ¡hay que ver!, ¡no te joroba! ¡aúpa!, ¡eh!, ¡ea!, ¡psss!

¡adiós!, ¡hola!, ¡gracias!, ¡enhorabuena!

 VALORES ESTILÍSTICOS DE LAS INTERJECCIONES: son propias del lenguaje coloquial y de los textos dialogados. Denotan espontaneidad y emotividad. También pueden aparecer en textos literarios en los que son necesarias expresar una mayor afectividad. 15

Profile for CPIVEDRA DEPARTAMENTOLENGUAESPAÑOLA

UD 2 LCL2B  

UD 2 LCL2B  

Advertisement