__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

CLICK TO PRAY

REVISTA DIGITAL | RED MUNDIAL DE ORACIÓN DEL PAPA | MARZO 2021 | Nº 53


mensual

COMENTARIO A LA INTENCIÓN

INDICE

4 5 7 8 9 16 23 32

INTENCIÓN

para meditar

ACTITUDES DEL MES para vivir

OFRECIMEINTO oración

RECONCILIARNOS para meditar

LA RECONCILIACIÓN DE JOSÉ Y MARÍA para meditar

CON CORAZÓN DE PADRE para meditar

EL CAMINO DEL PERDÓN para meditar


¿COMO REZAR CON Click To Pray? REZAR CON CTP ES SENCILLO ES UNA PROPUESTA DE ORACIÓN DIARIA QUE TE PERMITIRÁ ENCONTRARTE CON JESÚS EN TU ORACIÓN DIARIA Y SE DIVIDE EN TRES MOMENTOS

COMIENZA EL DÍA CON LA ORACIÓN DE OFRECIMIENTO . LUEGO LEE LA REFLEXIÓN “CON JESÚS POR LA MAÑANA” Y DEDICA UNOS MINUTOS A MEDITAR CON LA REFLEXIÓN. EN EL TIEMPO DE DESCANSO, AL MEDIO DÍA, MEDITA CON LA REFLEXIÓN “CON JESÚS POR LA TARDE”

AL TERMINAR EL DÍA , REPASA TU JORNADA CON LAS PAUTAS DE LA REFLEXIÓN “CON JESÚS POR LA NOCHE”.


Intención de oración por la evangelización Marzo PAPA FRANCISCO  SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN

DESAFÍO DEL MES

Recemos para que vivamos el sacramento de la reconciliación con renovada profundidad, para saborear la infinita misericordia de Dios 4


Comentario del Papa Francisco a la intención del mes

La confesión es el paso de la miseria a la misericordia, es la escritura de Dios en el corazón. Allí leemos que somos preciosos a los ojos de Dios, que él es Padre y nos ama más que nosotros mismos. «Quedaron solo ellos dos: la miserable y la misericordia». Solo ellos. Cuántas veces nos sentimos solos y perdemos el hilo de la vida. Cuántas veces no sabemos ya cómo recomenzar, oprimidos por el cansancio de aceptarnos. Necesitamos comenzar de nuevo, pero no sabemos desde dónde. El cristiano nace con el perdón que recibe en el Bautismo. Y renace siempre de allí: del perdón sorprendente de Dios, de su misericordia que nos restablece. Solo sintiéndonos perdonados podemos salir renovados, después de haber experimentado la alegría de ser amados plenamente por el Padre. Solo a través del perdón de Dios suceden cosas realmente nuevas en nosotros. Volvamos a escuchar una frase que el Señor nos ha dicho por medio del profeta Isaías: «Realizo algo nuevo» (Is 43,18). El perdón nos da un nuevo comienzo, nos hace criaturas nuevas, nos hace ser testigos de la vida nueva. El perdón no es una fotocopia que se reproduce idéntica cada vez que se pasa por el confesionario. Recibir el perdón de los pecados a través del sacerdote es una experiencia siempre nueva, original e inimitable. Nos hace pasar de estar solos con nuestras miserias y nuestros acusadores, como la mujer del Evangelio, a sentirnos liberados y animados por el Señor, que nos hace empezar de nuevo.

5


«Quedaron solo ellos dos: la miserable y la misericordia». ¿Qué hacer para dejarse cautivar por la misericordia, para superar el miedo a la confesión? Escuchemos de nuevo la invitación de Isaías: «¿No lo reconocéis?» (Is 43,18). Reconocer el perdón de Dios es importante. Sería hermoso, después de la confesión, quedarse como aquella mujer, con la mirada fija en Jesús que nos acaba de liberar: Ya no en nuestras miserias, sino en su misericordia. Mirar al Crucificado y decir con asombro: “Allí es donde han ido mis pecados. Tú los has cargado sobre ti. No me has apuntado con el dedo, me has abierto los brazos y me has perdonado otra vez”. Es importante recordar el perdón de Dios, recordar la ternura, volver a gustar la paz y la libertad que hemos experimentado. Porque este es el corazón de la confesión: no los pecados que decimos, sino el amor divino que recibimos y que siempre necesitamos. Sin embargo, nos puede asaltar una duda: “no sirve confesarse, siempre cometo los mismos pecados”. Pero el Señor nos conoce, sabe que la lucha interior es dura, que somos débiles y propensos a caer, a menudo reincidiendo en el mal. Y nos propone comenzar a reincidir en el bien, en pedir misericordia. Él será quien nos levantará y convertirá en criaturas nuevas. Entonces reemprendamos el camino desde la confesión, devolvamos a este sacramento el lugar que merece en nuestra vida y en la pastoral. «Quedaron solo ellos dos: la miserable y la misericordia». También nosotros vivimos hoy en la confesión este encuentro de salvación: nosotros, con nuestras miserias y nuestro pecado; el Señor, que nos conoce, nos ama y nos libera del mal. Entremos en este encuentro, pidiendo la gracia de redescubrirlo. HOMILÍA CELEBRACIÓN DE LA PENITENCIA FRANCISCO 29 DE MARZO DE 2019

Ver el texto completo: http://www.vatican.va/content/francesco/es/homilies/2019/documents/papa-francesco_20190329_omelia-penitenza.html © Copyright - Libreria Editrice Vaticana 6


Actitudes del mes para encarnar en nuestra vida Las intenciones de oración del Papa nacen de la compasión por el mundo y, por lo tanto, expresan desafíos para la humanidad y para la misión de la Iglesia. Cuando Francisco nos confía sus intenciones de oración, nos ayuda a acercarnos al corazón de Cristo, a contemplar el mundo con sus propios ojos: «El corazón de Cristo es tan grande que desea acogernos a todos en la revolución de la ternura. La cercanía al Corazón del Señor insta a nuestro corazón a acercarse a nuestro hermano con amor, y nos ayuda a entrar en esta compasión por el mundo» Francisco. Cada intención puede ser desplegada en actitudes concretas que ayudan a encarnarla en la propia vida. Estas actitudes constituyen “una bajada” a la vida concreta y por tanto orientan el diseño de contenidos en los diversos proyectos de la RMOP, las instancias de formación, oración y actividades apostólicas en las comunidades cuyo tema sea la intención de oración mensual. Las actitudes orientan el modo de concretar en la propia vida, la intención de oración. La actitud que aparece en el centro es la actitud global mensual, la cual es desplegada en actitudes concretas a trabajar durante el mes. reconocer el amor

reconocer infidelidades

misericordear

Sacramento de la reconciliación

pedir y dar el perdón

7

acoger y alegrase en el perdón


ofrecimiento diario oración

Padre Bueno, sé que estás conmigo. Aquí estoy en este nuevo día. Pon una vez más mi corazón junto al Corazón de tu Hijo Jesús, que se entrega por mí y que viene a mí en la Eucaristía. Que tu Espíritu Santo me haga su amigo y su apóstol, disponible a su misión de compasión. Pongo en tus manos mis alegrías y esperanzas, mis trabajos y sufrimientos, todo lo que soy y tengo, en comunión con mis hermanos y hermanas de esta red mundial de oración. Con María te ofrezco mi jornada por la misión de la Iglesia y por las intenciones de Oración del Papa y de mi obispo para este mes. Amén.

8


PARA MEDITAR

Humanos

Reconciliarnos El Papa Francisco nos da algunas pistas para poder vivir con profundidad y alegría la intención de oración de este mes. Nos dice que en toda la vida sacramental la misericordia se nos da en abundancia. También nos dice que es muy relevante el hecho de que la Iglesia haya querido mencionar explícitamente la misericordia en uno de los sacramentos “de la sanación”, la Reconciliación. La fórmula de la absolución dice: “Dios, Padre misericordioso, que reconcilió consigo al mundo por la muerte y la resurrección de su Hijo y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz”. Es una oración que encarna una fuerza operativa particular, pues mientras la invocamos con fe nos viene concedida la petición que hacemos en ella, mientras la confesamos viva y real, nos transforma verdaderamente.

La misericordia que nos precede y que es real y efectiva en el perdón, es un aspecto fundamental de nuestra fe, que debemos conservar en toda su originalidad: antes que el pecado, tenemos la revelación del amor con el que Dios ha creado el mundo y los seres humanos. Este mes en el que somos invitados a vivir con profundidad renovada el sacramento de la reconciliación, tenemos la oportunidad de saborear la infinita misericordia de Dios. La reconciliación es el abrazo de Cristo que levanta las caídas, sana las heridas y fortalece las fragilidades. El amor es el primer acto con el que Dios se da a conocer y viene a nuestro encuentro. Por tanto, abramos el corazón a la confianza de ser amados por Dios. Su amor nos precede siempre, nos acompaña y permanece junto a nosotros a pesar de nuestro pecado. (CFR. PAPA FRANCISCO MISERICORDIA ET MISERA Nº 5) EQUIPO NACIONAL RED DE ORACIÓN DEL PAPA ARGENTINA - URUGUAY

9


MAR L|1 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | No juzguen Acoge el día que comienza y agradece la Misericordia de nuestro Padre, que día a día nos sostiene la vida con su Amor. Que la compasión que recibimos de Dios sea motivo para ser nosotros compasivos y misericordiosos. “No juzguen y no serán juzgados; perdonen y serán perdonados” (cfr. Lc 6, 37). Este mes que Francisco nos invita a saborear la infinita misericordia de Dios, busquemos ser misericordiosos con quienes compartimos, vida, trabajo, sociedad. Date un momento para recordar a quienes han sido compasivos contigo y agradece a nuestro Padre por haberse manifestado a través de ellos. Padrenuestro. POR LA TARDE | Misericordia Haz una pausa en tu jornada. Detente uno minutos y repasa lo vivido hoy. Agradece las gracias recibidas y mira con bondad los inconvenientes que has tenido. Este mes te proponemos meditar sobre el sacramento de la reconciliación, para que lo vivas con renovada profundidad y gustando de la infinita misericordia de Dios. “Jesús de Nazaret, con su palabra, sus gestos y con toda su persona revela la misericordia de Dios.” (Papa Francisco). Busca en tu corazón las palabras de Jesús y revive sus gestos. Retoma la jornada con el propósito de reflejar el amor de Dios. POR LA NOCHE | Lo que se mueve en el corazón Busca un lugar tranquilo para cerrar tu día. Agradece lo que has vivido hoy y pon la mirada en tu interior. ¿A qué o a quienes tienes aferrado el corazón? ¿Qué capturó hoy tu imaginación, tu deseo, tu tiempo libre? ¿Te movió el amor a Dios y a los hermanos o pesó más el egoísmo? toma nota de lo que descubres y entrégalo al Amor que hace nuevas todas las cosas. ¿Qué podrías hacer de diferente para mañana? Pide al Padre su ayuda y date la oportunidad de reconciliarte a través del Sacramento. Ave María. 10


MAR M|2 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Hacerse servidor Recibe la vida que Dios nos da con una sonrisa de agradecimiento. Es un regalo precioso que nos permite ser reflejos de su amor y misericordia en medio de nuestras tareas y rutinas. “El mayor de ustedes que se haga servidor de los demás” (Mt. 23, 11). ¿Eres consciente de las actitudes de servicio que recibes cada día de parte de tus familiares, amigos, compañeros de trabajo? ¿Acaso crees que es obligación de ellos? Agradece a nuestro Padre por el amor y compasión que recibes y haz propósito de reconocer y agradecer a quienes comparten tu vida. Padrenuestro. POR LA TARDE | Atentos a lo recibido Haz una pausa y repasa cómo estás recibiendo el amor que Dios te prodiga hoy. “Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia para poder ser también nosotros signo eficaz del obrar del Padre” (Papa Francisco). Cada vez que obramos mal, nuestro Padre nos perdona. ¿Podrías contar las veces que has recibido el perdón de Dios en lo que va de la jornada? Él no se cansará nunca. Agradece la misericordia recibida y haz propósito de enmendar en lo que queda del día. POR LA NOCHE | Sincerarse Aquieta el corazón y recoge el día en la acción de gracias. ¿Cómo has vivido? Los actos que hiciste, ¿Qué cuota de amor tuvieron y cuánto de búsqueda de ti mismo? ¿Cuáles fueron tus motivaciones en tus gestos, en tus pensamientos, en tus palabras? ¿Qué tienes para agradecer de lo que ves y qué para pedir perdón y corregir? Anota una frase que te recuerde el Amor de Dios. Prepara tu mañana y procúrate el bienestar de recibir el Sacramento de la Misericordia. Ave María. 11


MAR M|3 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Vida rescatada Abre tu corazón al Señor y agradece el día que te regala. “Lo mismo que el Hijo del Hombre no vino a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos” (Mt. 20, 28), así emprende tu día hoy buscando servir con humildad y sencil ez a todos a aquellos que comparten tu diario trajinar. Medita un momento, ¿de qué te serviría todo el amor y misericordia que Dios te da cada día, sino fuera para darla con la misma gratitud que la recibes? Haz un propósito concreto de servicio a los demás. Padrenuestro. POR LA TARDE | Perdonados Toma un descanso y repasa lo vivido en tu jornada. ¿Cómo vas con tu servicio hoy? “Misericordia es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre no obstante el límite de nuestro pecado” (Papa Francisco). Medita las palabras de Francisco. ¿Eres consciente del infinito amor que Dios tiene y demuestra por ti? Pide la gracia de aceptar el perdón de Dios. Haz el ejercicio de perdonar los errores de quienes comparten tu trabajo. POR LA NOCHE | Acoger el amor de Dios Busca un espacio silencio para cerrar el día. Mira ahora a Dios presente en todas las expresiones de la cercanía que recibiste: un abrazo, una sonrisa, una palabra ¿Qué personas, situaciones o cosas han sido para ti motivo de alegría, esperanza, plenitud, paz? ¡Agradécelas! ¿Qué actitudes de amor has tenido con tus hermanos? El rostro del Señor llega a través de gestos concretos que “dan vida”. Apunta lo que descubras ¿Has pensado en acercarte al Sacramento que te abre al Perdón? Ave María. 12


MAR J|4 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Aunque un muerto resucite Recibe con agradecimiento el día que comienza y abre tu corazón al amor que Dios tiene reservado hoy para ti. “Si no escuchan a Moisés ni a los profetas, aunque un muerto resucite, no le harán caso” (Lc. 16, 31). En su infinita misericordia Dios se hizo hombre en Jesús para vivir como uno de nosotros, y sirviendo a los demás, enseñarnos cómo vivir. Nuestros pecados lo llevaron a la cruz y su muerte. Sabemos que resucitó y está en medio nuestro. ¿Qué excusa vamos a dar para no a imitar su vida con nuestros hermanos? Padrenuestro. POR LA TARDE | Gustar Está por comenzar la tarde, haz un alto y revive en tu corazón lo has vivido hoy. ¿Qué agradeces? “Ante la gravedad del pecado, Dios responde con la plenitud del perdón. La misericordia siempre será más grande que cualquier pecado y nadie podrá poner un límite al amor de Dios que perdona” (Papa Francisco). Solo nuestra libertad es capaz de limitar el perdón de Dios. Acepta, saborea, gusta, la infinita bondad de nuestro Padre y no quedes aferrado a tus faltas o equivocaciones. Disponte a vivir sabiéndote perdonado y busca perdonar. POR LA NOCHE | Alegría del perdón En el silencio de la tarde repasa tu día con el Señor que está en lo profundo de ti. Agradece todos los dones recibidos ¿Qué cosas de este día has vivido con amor, con entrega, con generosidad, con libertad? ¿Qué momentos viviste a la defensiva, con retaceos, con miedos o mezquindades? ¿Crees que hay algo que enmendar? Recuerda: La posibilidad de ser liberados alegra y ensancha el corazón, porque donde está tu grieta, es allí donde Dios te cura y perdona. Date la alegría de dejarte curar y reconciliar en el Sacramento del perdón. Ofrece al Señor tu día y tu mañana renovado. Ave María. 13


MAR V|5 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Jornada mensual de oración Comienza el día alabando a nuestro Padre por el regalo de la vida, inmerecido don de amor y compasión que Dios te da para que lo hagas fructificar entre nosotros, en tu familia, en tu trabajo, en tus diversiones, en todos los ámbitos de tu vida. “Por eso les digo que a ustedes les quitarán el reino de Dios y se lo darán a un pueblo que produzca frutos” (Mt. 21, 43). Repasa en tu vida qué impedimentos pones a los frutos de amor que Dios espera de ti. Haz propósito de enmienda y déjate fructificar. Padrenuestro. POR LA TARDE | Renovar la Buena Noticia Detente en la marcha de esta jornada para dedicarle un tiempo al Dios que habita en tu corazón. Él tiene un mensaje de amor para ti y para todos los hombres, ¡préstale atención! “En nuestro tiempo, la Esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia y no empuñar las armas de la severidad” (Papa Francisco). La buena noticia que Jesús nos da es la de un Dios Padre bueno y misericordioso. Que nuestros temores y culpas no nos hagan olvidar este mensaje. ¿Aceptas con humildad el perdón de Dios? POR LA NOCHE | Pidiendo perdón Apacigua los ruidos interiores, busca la calma en esta jornada que acaba y agradece lo vivido. Descubre los movimientos de tu corazón ¿has recibido el Amor de Dios para ti y para los demás o te has privado de él? ¿Has cultivado la bondad divina o más bien pensamientos, palabras y gestos egoístas? ¿Cuánto hubo de cada cosa en tus actitudes? Cuando te privas de recibir el Amor, privas también a los demás. Lo que cultives en tu jardín favorece o daña a tu entorno. Pide perdón por las faltas de amor y abre tu corazón al Padre en el Sacramento de la Misericordia. Ave María. 14


MAR S|6 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Todo lo mío es tuyo Comienza el día diciéndole al Señor: “hoy quiero recibir el amor que me das, te pido me ayudes a tener una mirada compasiva con mis hermanos buscando salvar siempre su buena intención”. “Estaba aún distante cuando su padre lo divisó y se enterneció. Corriendo, se le echó al cuello y le besó” (Lc. 15, 20). Así sale Dios a tu encuentro cada vez que vuelves a caminar hacia Él. Siempre Él primero, esperando tan solo que lo dejes obrar en ti. Repasa en tu corazón, alguna de las veces que Dios salió a recibirte. Padrenuestro. POR LA TARDE | Invitador Tomate un tiempo para sintonizar tu corazón con el de Jesús. ¿Cómo has estado en su presencia en lo que va de la jornada? “Toda esta riqueza doctrinal -de la Iglesia- se vuelca en una única dirección: servir al hombre. Al hombre en todas sus condiciones, en todas sus debilidades, en todas sus necesidades” (Papa Francisco). Dios se hizo Hombre en Jesús, para mostrarnos el verdadero rostro del Padre, para acompañarnos especialmente en nuestras debilidades. A eso nos invita con su vida, a que nos acompañemos unos a otros en nuestras debilidades. ¿A quién eliges acompañar hoy? POR LA NOCHE | Como nosotros perdonamos Deja tus tareas para recoger el día. Pon tu atención en los gestos de amor dados y recibidos hoy. ¿Qué personas están en ellos? Agradece por cada una. ¿Hubieras podido ser más amoroso con alguien? ¿Hay algún hermano que necesita ser perdonado por ti? ¿Te sabes perdonado por el Padre? Ser consciente del propio pecado y del perdón del Señor, te habilita a soportar más fácilmente el pecado de los otros. Deja todo en manos de la misericordia y haz tu propósito de llevar al Sacramento de la Reconciliación todas estas cosas. Ave María. 15


PARA MEDITAR

Humildad

La reconciliación de José y María “José, su esposo, que era un hombre justo, pensó en abandonarla en secreto” (Mt. 1, 19)

La reacción inmediata de José fue la que la mayoría de nosotros hubiese tomado al percibir un trato injusto para con nosotros de alguien que queremos o nos importa. Buscaríamos esquivar el conflicto, no profundizar el daño, evitar enfrentar los problemas, disimular la injusticia y terminamos eligiendo una paz aparente.

16

José lo pensó como nosotros. Pero se mantuvo abierto a lo que Dios quería de él para ese momento. Por eso pudo escuchar la invitación de Dios a reconciliarse con María, no fue una orden, no podría serlo porque Dios no impone y la reconciliación es un proceso exclusivamente personal, que no puede decretarse desde fuera de uno mismo. La reconciliación que tiene en su base la humildad y el servicio a los demás, es el resultado de la verdad y cuando José dialogó con María conociendo el mensaje del Ángel, pudo elegir ser familia con ella y contribuir a un proyecto común donde había más amor, más confianza, más sencillez…, más Dios.

No le debe haber resultado sencillo a José transitar el proceso, como no lo es para ninguno de nosotros cuando queremos reconciliarnos con alguien. Pero debemos reconocer que ese mal no perdonado, ese rencor que sólo me hace daño, es un pedazo de guerra que llevo dentro, es un fuego en mi corazón, que hay que apagar si queremos realmente amar. ¿Te animas a conversar con José para que guíe tus reconciliaciones?

FERNANDO IANCHINA RED DE ORACIÓN DEL PAPA ARGENTINA - URUGUAY


MAR D|7 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | En el interior del hombre Comienza un nuevo día, ¡alégrate!, tienes una misión, el aporte que tú debes hacer para el reino faltará si no lo haces. “Derriben este santuario y en tres días lo reconstruiré” (Jn. 2, 19). El Dios de la Vida, en su infinita misericordia, con su muerte y resurrección reconstruyó tu vida para que fuera un santuario donde habitar. ¿Eres consciente que tu cuerpo es morada de Dios? ¿Respetas con tus actitudes la presencia permanente de Dios en ti? ¿Qué conductas puedes cambiar para que la casa de Dios en ti no sea un mercado? Padrenuestro. POR LA TARDE | Peregrinos Has un alto en tu jornada para buscar el paso de Dios por tu vida. “¡Cómo deseo que los años por venir estén impregnados de misericordia para poder ir al encuentro de cada persona llevando la bondad y la ternura de Dios! A todos pueda llegar el bálsamo de la misericordia como signo del Reino de Dios que está ya presente en medio de nosotros” (Papa Francisco). Para poder ser signo de la misericordia de nuestro Padre, debemos aceptarla y sabernos amados y perdonados. ¿Por qué dudas del perdón de Dios? POR LA NOCHE | Lo que se mueve en el corazón Busca un lugar tranquilo para cerrar tu día. Agradece lo que has vivido hoy y pon la mirada en tu interior. ¿A qué o a quienes tienes aferrado el corazón? ¿Qué capturó hoy tu imaginación, tu deseo, tu tiempo libre? ¿Te movió el amor a Dios y a los hermanos o pesó más el egoísmo? toma nota de lo que descubres y entrégalo al Amor que hace nuevas todas las cosas. ¿Qué podrías hacer de diferente para mañana? Pide al Padre su ayuda y date la oportunidad de reconciliarte a través del Sacramento. Ave María. 17


MAR L|8 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Amor sin límite Levanta los ojos y agradece a Dios el día que comienza. Es una oportunidad más para colaborar en la construcción del reino. “Muchos leprosos había en Israel en tiempo del profeta Eliseo; pero ninguno fue sanado, sino Naamán el sirio” (Lc. 4, 27). Así como la compasión y misericordia de nuestro Padre no mira el origen, color de piel, cultura, raza, ni hace distinción alguna entre hombres o mujeres, de la misma forma debemos obrar nosotros con todos aquellos con quienes compartimos nuestro día. Presta atención y no mezquines el perdón en tus ambientes. Padrenuestro. POR LA TARDE | Omnipotencia Toma una pausa en el día para orar y hacer vida en ti la intención de oración de este mes. ¿Cómo vives en este tiempo el sacramento de la reconciliación? “Es propio de Dios usar misericordia y especialmente en esto se manifiesta su omnipotencia. Estas palabras muestran cuánto la misericordia divina no sea un signo de debilidad, sino más bien la cualidad de la omnipotencia de Dios” (Papa Francisco). Si la misericordia es signo de la omnipotencia de Dios, el recibirla y acogerla con gratitud, es signo de humildad, lo contrario es soberbia. Y tú, ¿acoges o condicionas? POR LA NOCHE | Saborear la Misericordia Entra en la calma de la tarde y aquieta tu mente. Observa al Padre que te mira y deja que el corazón repose. ¿Cómo percibes su mirada sobre ti y sobre los demás? ¿Cómo miraste tú a tus hermanos? ¿Fuiste capaz de saborear la misericordia sin límites? Si te abres a mirar tu debilidad como Dios la mira, podrás despertar y ver la magnitud de la misericordia que tiene con todos. Esto va a ensanchar tu corazón. Pide perdón si fallaste en esto y recibe un corazón que acoja a todos. Planifica un mañana renovado. Ave María. 18


MAR M|9 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | ¿Hasta siete veces? ¡Despierta! Entrega tu día al Señor, déjate bautizar por su amor y vive siendo testigo de su infinita compasión. “¡Sirviente malvado, toda aquella deuda te la perdoné porque me lo suplicaste! ¿No tenías tú que tener compasión de tu compañero como yo la tuve de ti?” (Mt 18, 32-33). Haz una pausa y pide al Señor la gracia de reconocer la infinidad de veces que al ofender a nuestros hermanos y a nuestro Dios a cambio recibimos su generoso perdón y amor. Acéptalo, aprende a perdonarte para poder perdonar. Padrenuestro. POR LA TARDE | Aparente justicia Has una pausa para orar al Dios de la vida y así renovar fuerzas y esperanzas para el resto de la jornada. “Paciente y misericordioso es el binomio que a menudo aparece en el Antiguo Testamento para describir la naturaleza de Dios. Se constata concretamente en tantas acciones de la historia de la salvación donde su bondad prevalece por encima del castigo y la destrucción” (Papa Francisco). Entre nosotros, los hombres, solemos olvidar que la justicia sin misericordia no es justicia sino venganza. A la hora de emitir un juicio sobre alguien, ¿eres misericordioso? POR LA NOCHE | Sincerarse Aquieta el corazón y recoge el día en la acción de gracias. ¿Cómo has vivido? Los actos que hiciste, ¿Qué cuota de amor tuvieron y cuánto de búsqueda de ti mismo? ¿Cuáles fueron tus motivaciones en tus gestos, en tus pensamientos, en tus palabras? ¿Qué tienes para agradecer de lo que ves y qué para pedir perdón y corregir? Anota una frase que te recuerde el Amor de Dios. Prepara tu mañana y procúrate el bienestar de recibir el Sacramento de la Misericordia. Ave María. 19


MAR M|10 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Mientras dure el cielo y la tierra. Agradece el día que comienza y prepárate para ser testigo fiel del amor que nuestro Padre Dios tiene reservado hoy para ti. “No vine para abolir, sino para cumplir. Les aseguro que mientras dure el cielo y la tierra, ni una “i” ni una coma de la ley dejará de realizarse” (Mt. 5, 17-18). La infinitud de la creación es el límite que tiene Dios para dispensarnos su amor y compasión. Y nos lo da gratuitamente para que gratuitamente lo demos entre nosotros. Recuerda aquella vieja ofensa, ¿qué estás esperando para perdonarla? Padrenuestro.

POR LA TARDE | Desde las entrañas Date un momento para repasar lo vivido en la jornada, agradece la presencia de Dios en ella y proponte enmendar tus errores. “Así pues, la misericordia de Dios no es una idea abstracta, sino una realidad concreta con la cual Él revela su amor, que es como el de un padre o una madre que se conmueven en lo más profundo de sus entrañas por el propio hijo” (Papa Francisco). Así se duele Dios cuando te ve sufrir por tus errores o equivocaciones y te está esperando para curar tus heridas. ¿Qué esperas para volver a Él? POR LA NOCHE | Acoger el amor de Dios Busca un espacio silencio para cerrar el día. Mira ahora a Dios presente en todas las expresiones de la cercanía que recibiste: un abrazo, una sonrisa, una palabra ¿Qué personas, situaciones o cosas han sido para ti motivo de alegría, esperanza, plenitud, paz? ¡Agradécelas! ¿Qué actitudes de amor has tenido con tus hermanos? El rostro del Señor llega a través de gestos concretos que “dan vida”. Apunta lo que descubras ¿Has pensado en acercarte al Sacramento que te abre al Perdón? Ave María. 20


MAR J|11 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Recoger con el Señor Señor quiero servir a mis hermanos, haz que mis manos los abracen y mis pies se muevan hacia ellos. Quiero empezar este día haciéndome cercano a los que necesitan de mí como tú estás cerca de mío. “Mientras un hombre fuerte y armado guarda su casa, todo lo que posee está seguro. Pero si llega uno más fuerte, le quita las armas en que confiaba y reparte sus bienes” (Lc. 11, 21-22). Repasa en tu corazón, las armas en que pones tu confianza, ¿son tus capacidades, o la sencillez de aceptar el amor y misericordia de Dios? Padrenuestro.

21

POR LA TARDE | Eterna es su misericordia Toma un descanso en la jornada para dedicarlo al Señor y así relanzar tu día en compañía del Dios de la vida. “En este mismo horizonte de misericordia, Jesús vivió su pasión y muerte, consciente del gran misterio del amor de Dios que se habría de cumplir en la cruz” (Papa Francisco). Jesús nos señaló el camino, la absoluta confianza en el amor misericordioso de Dios Padre. Ten confianza, todo lo que vives, es oportunidad para recibir y aceptar el amor de Dios, ¡déjate curar! Continúa tu jornada consciente de la misericordia de nuestro Padre. POR LA NOCHE | Alegría del perdón En el silencio de la tarde repasa tu día con el Señor que está en lo profundo de ti. Agradece todos los dones recibidos ¿Qué cosas de este día has vivido con amor, con entrega, con generosidad, con libertad? ¿Qué momentos viviste a la defensiva, con retaceos, con miedos o mezquindades? ¿Crees que hay algo que enmendar? Recuerda: La posibilidad de ser liberados alegra y ensancha el corazón, porque donde está tu grieta, es allí donde Dios te cura y perdona. Date la alegría de dejarte curar y reconciliar en el Sacramento del perdón. Ofrece al Señor tu día y tu mañana renovado. Ave María.


MAR V|12 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | 24 horas para el Señor Agradece el día que comienza y dile al Señor: que Tú seas mi principio y fin, mi comienzo y mi final, que nada en mí esté lejos de Ti. “Que amar al Señor con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios” (cfr. Mt. 12, 33). Con los demás, ¿tienes las mismas exigencias que contigo? ¿perdonas con la misma facilidad que pides perdón? Reconoce en ti el amor que Dios te da, para poder entregarlo. Padrenuestro. POR LA TARDE | Signos de misericordia Haz una pausa para centrar tu corazón con el de Jesús y prepárate para relanzar la tarde. “Este amor se ha hecho ahora visible y tangible en toda la vida de Jesús. Su persona no es otra cosa sino amor. Los signos que realiza, sobre todo hacia los pecadores, pobres, excluidos y sufrientes llevan consigo el distintivo de la misericordia” (Papa Francisco). El acercarnos a Jesús en la oración, ya nos pone en contacto con la misericordia del Padre. Acéptala, guárdala en tu corazón y que tu memoria nunca la olvide. POR LA NOCHE | Pidiendo perdón Apacigua los ruidos interiores, busca la calma en esta jornada que acaba y agradece lo vivido. Descubre los movimientos de tu corazón ¿has recibido el Amor de Dios para ti y para los demás o te has privado de él? ¿Has cultivado la bondad divina o más bien pensamientos, palabras y gestos egoístas? ¿Cuánto hubo de cada cosa en tus actitudes? Cuando te privas de recibir el Amor, privas también a los demás. Lo que cultives en tu jardín favorece o daña a tu entorno. Pide perdón por las faltas de amor y abre tu corazón al Padre en el Sacramento de la Misericordia. Ave María. 22


PARA MEDITAR

Vínculos

Con corazón de Padre... “Todos pueden encontrar en san José -el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta- un intercesor, un apoyo y una guía en tiempos de dificultad. San José nos recuerda que todos los que están aparentemente ocultos o en ‘segundas líneas’ tienen un protagonismo sin igual en la historia de la salvación” (Papa Francisco). He querido traer a la contemplación este rasgo tan nombrado, pero quizás por ser tan habitual en las palabras, un tanto menos contemplado con detenimiento y con silencio: la grandeza de San José se manifestó en haber sido padre de Jesús, y por tanto toda su vida fue un completo y único servicio a este misterio. Esto nos sitúa ante la paternidad como servicio, un ponerse a los pies, abajarse ante una realidad para cuidar, proteger, ayudar a crecer y luego soltar.

23

San José nos invita a contemplar cómo procede el corazón de un padre, y a descubrir el modo de encarnar ese “corazón paternal” en nuestra vida corriente, con las personas con las que compartimos, en nuestros trabajos, con la familia, amigos, comunidad. El corazón de padre es una manera de proceder, una forma de situarnos y relacionarnos con las cosas y con los demás, que acoge, ayuda a crecer y acompaña a ser. Es la concreta actitud de servicio en la que se está disponible para otro y en la que el protagonismo lo tiene el otro que es el centro de la mirada y la atención. Es el completo descentramiento que acoge y que acompaña la realidad de otro tal cual viene dada sin pretensiones. Es el servicio que no cubre el propio vacío, sino que se ofrece para que el otro sea lo que está llamado a ser. San José hizo posible con su servicio la porción de misión que le fue encomendada.

Toma los Evangelios de la Infancia de Jesús y detente a contemplar a este padre con corazón de padre, su camino, el modo en que acompañó a María y a Jesús, la manera en que encarnó la misión de compasión que le fue encomendada acogiendo en su propia historia a un Dios pequeño, vulnerable y frágil. Y lleva a tu vida a la relación con tu familia, con tus amigos, con tus trabajos y proyectos, esa actitud de servicio, de cuidado de la fragilidad y pequeñez. Una manera de encarnar la compasión como camino y como estilo de vida. BETTINA RAED DIRECTORA REGIONAL RED MUNDIAL DE ORACIÓN DEL PAP ARGENTINA - URUGUAY


MAR S|13 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | ¿Te tienes por justo? Acoge con humildad el día que Dios te da y proponte vivirlo con sincero agradecimiento por los dones que recibes. “Les digo que éste volvió a casa absuelto y el otro no. Porque quien se alaba será humillado y quien se humilla será alabado” (Lc. 18, 14). Solemos olvidar que no hay mérito nuestro en ser amados por Dios y confundimos sus dones con premios a nuestras acciones. ¿Reconoces tu condición de pecador, perdonado? Al mirar a quienes sus pecados se le notan, ¿acaso te crees diferente? Dios no distingue al amar, no lo hagas tú. Padrenuestro. POR LA TARDE | Lo que nos mueve Antes de comenzar la tarde, dedica unos minutos orar con Jesús, repasa tu día y renueva tus propósitos de hoy. “Lo que movía a Jesús en todas las circunstancias no era sino la misericordia, con la cual leía el corazón de los interlocutores y respondía a sus necesidades más reales” (Papa Francisco). La misericordia que movía a Jesús, la había recibido y aceptado del Padre. A ti, ¿Qué te mueve en tu relación con tus hermanos? ¿Recibes y acoges la misericordia que Dios te da? Pide a Jesús la gracia de la docilidad. POR LA NOCHE | Como nosotros perdonamos Deja tus tareas para recoger el día. Pon tu atención en los gestos de amor dados y recibidos hoy. ¿Qué personas están en ellos? Agradece por cada una. ¿Hubieras podido ser más amoroso con alguien? ¿Hay algún hermano que necesita ser perdonado por ti? ¿Te sabes perdonado por el Padre? Ser consciente del propio pecado y del perdón del Señor, te habilita a soportar más fácilmente el pecado de los otros. Deja todo en manos de la misericordia y haz tu propósito de llevar al Sacramento de la Reconciliación todas estas cosas. Ave María. 24


MAR D|14 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Para que el mundo se salve Agradece el nuevo día. Toma el propósito de descubrir la presencia del Señor en lo que vivas. “Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por medio de Él. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz.” (Jn. 3, 17; 19). Dios nos da su misericordia sin miramiento alguno, sólo espera que la aceptemos y seamos dóciles a su obrar en nosotros. Pide al Señor la gracia de la docilidad. Padrenuestro. POR LA TARDE | Responsabilidad Haz una pausa y repasa en tu corazón la presencia de Dios en tu día. Agradécela y renueva tu propósito de hoy. “La misericordia de Dios es su responsabilidad por nosotros. Él se siente responsable, es decir, desea nuestro bien y quiere vernos felices, colmados de alegría y serenos. Como ama el Padre, así aman los hijos. Como Él es misericordioso, así estamos llamados a ser misericordiosos los unos con los otros” (Papa Francisco). Dedica tiempo a reconocer los gestos de misericordia que recibes del Padre. Acógelos con gratitud y sencillez. Busca imitar esos gestos con quienes te rodean. POR LA NOCHE | Saborear la misericordia Entra en la calma de la tarde y aquieta tu mente. Observa al Padre que te mira y deja que el corazón repose. ¿Cómo percibes su mirada sobre ti y sobre los demás? ¿Cómo miraste tú a tus hermanos? ¿Fuiste capaz de saborear la misericordia sin límites? Si te abres a mirar tu debilidad como Dios la mira, podrás despertar y ver la magnitud de la misericordia que tiene con todos. Esto va a ensanchar tu corazón. Pide perdón si fallaste en esto y recibe un corazón que acoja a todos. Planifica un mañana renovado. Ave María. 25


MAR L|15 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Si no vemos signos Aquí estoy Señor para iniciar el día contigo. Como Andrés quiero estar contigo, pasar el día contigo y así poder invitar a mis hermanos a que te conozcan. Llevarlos a ti. “Al oír que Jesús había llegado le suplicaba que bajase a sanar a su hijo moribundo. Jesús le dijo: -Si no ven signos y prodigios, ustedes no creen. Regresa tranquilo, que tu hijo sigue vivo” (cfr. Jn 4, 47-50). Toma un momento para revisar en tu corazón los signos de la presencia de Dios en tu vida. Agradécelos y sé testigo de su misericordia. Padrenuestro. POR LA TARDE | A todos por igual Toma un momento de descanso, repasa tu día, busca reconocer los signos de Dios y recalibra tu corazón con el de Jesús. “Pasando delante del banco de los impuestos, los ojos de Jesús se posan sobre los de Mateo. Era una mirada cargada de misericordia que perdonaba los pecados de aquel hombre y, venciendo la resistencia de los otros discípulos, lo escoge a él, el pecador y publicano, para que sea uno de los Doce” (Papa Francisco). Así también pasa por tu vida y está dispuesto a todo para que lo recibas. ¿Qué te detiene? POR LA NOCHE | Lo que se mueve en el corazón Busca un lugar tranquilo para cerrar tu día. Agradece lo que has vivido hoy y pon la mirada en tu interior. ¿A qué o a quienes tienes aferrado el corazón? ¿Qué capturó hoy tu imaginación, tu deseo, tu tiempo libre? ¿Te movió el amor a Dios y a los hermanos o pesó más el egoísmo? toma nota de lo que descubres y entrégalo al Amor que hace nuevas todas las cosas. ¿Qué podrías hacer de diferente para mañana? Pide al Padre su ayuda y date la oportunidad de reconciliarte a través del Sacramento. Ave María. 26


MAR M|16 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | ¿Quieres sanarte? ¡Alégrate por el día que comienza! Agradece la vida que recibes y sé dócil a lo que Dios te proponga hoy. ”-Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se agita el agua. Le dice Jesús: - Levántate, toma tu camilla y camina. Al instante aquel hombre quedó sano, tomó su camilla y empezó a caminar (Jn. 5, 7-9). El encuentro con Jesús, sana, cura nuestras enfermedades, pero conlleva siempre una misión, un envío que Él nos hace. Es la respuesta al amor recibido. ¿Prestas atención a la misión que Jesús te encomienda? Padrenuestro. POR LA TARDE | Un Dios Padre Toma una pausa en el día para orar y hacer vida en ti la intención de oración de este mes y pide gustar de la misericordia de Dios. “Jesús revela la naturaleza de Dios como la de un Padre que jamás se da por vencido hasta tanto no haya disuelto el pecado y superado el rechazo con la compasión y la misericordia” (Papa Francisco). Ese Padre espera cada día, en cada momento, que aceptes su invitación y comiences a caminar a su encuentro. Siempre te está esperando. Medita, ¿a qué te aferras? POR LA NOCHE | Regalando Misericordia Tómate un tiempo y mira el día vivido. Agradece por las oportunidades que te regaló Dios. ¿Fuiste consciente de su Amor? Recuerda: ama mucho quien sabe que ha sido perdonado mucho ¿Te ves dentro del Corazón misericordioso del Señor? ¿Percibes así también a quienes encuentras habitualmente? ¿Expresas a otros los gestos que la Misericordia tiene contigo? Saber reconocer cuánto has sido perdonado te puede ayudar en mucho a mejorar la calidad de tu acogida y apertura sin distinción. Apunta lo que descubras y no te prives de la paz que puedes recibir en el Sacramento de la Reconciliación. Ave María. 27


MAR M|17 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Trabajar como Dios trabaja Inicia tu día con buen ánimo ofreciendo tu vida al Señor para hacer en toda su voluntad. “Yo no puedo hacer nada por mi cuenta; juzgo por lo que oigo, y mi sentencia es justa, porque no pretendo hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Jn. 5, 30). Busca tú también hacer solo la voluntad de Dios, que no es otra que aceptar y recibir su amor y misericordia para darnos enteramente a los demás. ¿Qué temores te impiden soltarte a la invitación de Dios? Identifica uno y pide la gracia de enfrentarlo. Padrenuestro. POR LA TARDE | Dichosos los misericordiosos ¿Sabías que Jesús te está esperando para conversar contigo? Detente unos minutos y ve a su encuentro, no necesitas trasladarte. “Dejar caer el rencor, la rabia, la violencia y la venganza son condiciones necesarias para vivir felices” (Papa Francisco). Así como el Padre es misericordioso contigo, debemos serlo nosotros con nuestros hermanos. Medita, ¿con quién sientes que tienes cuentas por cobrar? ¿qué herida no quieres cerrar por venganza? No esperes más, vé y reconcíliate pronto. “No permitas que la noche te sorprenda enojado” (Ef. 4, 26). POR LA NOCHE | Acoger el amor de Dios Busca un espacio silencio para cerrar el día. Mira ahora a Dios presente en todas las expresiones de la cercanía que recibiste: un abrazo, una sonrisa, una palabra ¿Qué personas, situaciones o cosas han sido para ti motivo de alegría, esperanza, plenitud, paz? ¡Agradécelas! ¿Qué actitudes de amor has tenido con tus hermanos? El rostro del Señor llega a través de gestos concretos que “dan vida”. Apunta lo que descubras ¿Has pensado en acercarte al Sacramento que te abre al Perdón? Ave María. 28


MAR J|18 CON JESÚS...

29

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Testigos del Señor. Comienza un nuevo día y Dios cuenta contigo para construir su reino. ¡Atrévete a lo imposible! Él estará a tu lado. “Estudian la Escritura pensando que encierra vida eterna, porque ella da testimonio de mí; pero ustedes no quieren venir a mí para tener vida” (Jn. 5, 39-40). Como cristianos debemos comprender que no somos seguidores de una ideología, ni de una forma de vivir. Seguimos a Cristo, Jesús, el Dios hecho hombre por nosotros y para nuestra salvación. En tus actitudes cotidianas, ¿buscas cumplir un texto o dar testimonio de la misericordia y amor de Dios? Padrenuestro. POR LA TARDE | Abrazo del Padre Promediando la jornada de trabajo, haz una pausa para repasar con la memoria del corazón, cómo ha pasado Dios por tu vida hoy; agradece la memoria de su visita. “La misericordia tiene lugar especialmente en el Sacramento de la Reconciliación. Allí sentimos el abrazo del Padre que sale a nuestro encuentro para restituirnos de nuevo la gracia de ser sus hijos” (cfr. Papa Francisco). Dios te ama y te está esperando. ¿Vives con frecuencia el Sacramento de la Reconciliación? Medita cómo has experimentado su abrazo misericordioso. Pide la gracia de recordarlo siempre. POR LA NOCHE | Alegría del perdón En el silencio de la tarde repasa tu día con el Señor que está en lo profundo de ti. Agradece todos los dones recibidos ¿Qué cosas de este día has vivido con amor, con entrega, con generosidad, con libertad? ¿Qué momentos viviste a la defensiva, con retaceos, con miedos o mezquindades? ¿Crees que hay algo que enmendar? Recuerda: La posibilidad de ser liberados alegra y ensancha el corazón, porque donde está tu grieta, es allí donde Dios te cura y perdona. Date la alegría de dejarte curar y reconciliar en el Sacramento del perdón. Ofrece al Señor tu día y tu mañana renovado. Ave María.


MAR V|19 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | San José. No temas Agradece el nuevo día que comienza y hazte ofrenda a nuestro Señor mediante el servicio a tus hermanos. “Un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María como esposa tuya, pues la criatura que espera es obra del Espíritu Santo (Mt. 1, 20). Como a José, también se te pide que confíes en la palabra que el Señor induce en tu interior, y sin temor te entregues a hacer su voluntad. ¿Qué seguridades humanas te dificultan abrirte al plan que Dios tiene para ti? Padrenuestro. POR LA TARDE | El amor todo lo puede Detén la marcha unos minutos y busca sintonizar tu corazón con el de Jesús; Él tiene algo para decirte o un abrazo para darte, ¿lo vas a dejar esperando? “Somos pecadores y cargamos con la contradicción entre lo que queremos hacer y lo que, en cambio, hacemos; la gracia, sin embargo, nos precede siempre y adopta el rostro de la misericordia que se realiza eficazmente con la reconciliación y el perdón” (cfr. Papa Francisco) ¿sabías que en el Sacramento de la Reconciliación somos primereados por el amor Dios? ¿Lo experimentaste en el último mes? POR LA NOCHE | Pidiendo perdón Apacigua los ruidos interiores, busca la calma en esta jornada que acaba y agradece lo vivido. Descubre los movimientos de tu corazón ¿has recibido el Amor de Dios para ti y para los demás o te has privado de él? ¿Has cultivado la bondad divina o más bien pensamientos, palabras y gestos egoístas? ¿Cuánto hubo de cada cosa en tus actitudes? Cuando te privas de recibir el Amor, privas también a los demás. Lo que cultives en tu jardín favorece o daña a tu entorno. Pide perdón por las faltas de amor y abre tu corazón al Padre en el Sacramento de la Misericordia. Ave María. 30


MAR S|20 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | A causa de Jesús. Despierta al nuevo día con corazón dispuesto y déjate maravillar por la mirada misericordiosa del Señor. “Ellos contestaron: - Jamás hombre alguno habló como habla ese hombre. Replicaron los fariseos: - ¿También ustedes se han dejado engañar? (Jn. 7, 46-47). En el encuentro con Jesús, es fácil salir confundido si vamos buscando un discurso, porque Él mismo es la buena noticia de un Dios Padre de infinita misericordia que se da por entero a nosotros, sus hijos. Hazte el propósito de dedicarle un tiempo exclusivo para encontrarte con Él. Padrenuestro. POR LA TARDE | Amor inmenso Haz una pausa para encontrarte con Jesús, o con su Madre y repasa cuántas miradas misericordiosas de Dios haz sentido hoy. “En el Sacramento del Perdón, Dios muestra la vía de la conversión hacia él, y nos invita a experimentar de nuevo su cercanía. Es un perdón que se obtiene, ante todo, empezando a vivir la caridad, porque es el amor del padre lo que cubre la multitud de los pecados” (cft. Papa Francisco). Te invitamos a prepararte para recibir profundamente el Sacramento del Perdón. Primer paso: haz memoria de lo que quieras agradecerle al Padre. POR LA NOCHE | Como nosotros perdonamos Deja tus tareas para recoger el día. Pon tu atención en los gestos de amor dados y recibidos hoy. ¿Qué personas están en ellos? Agradece por cada una. ¿Hubieras podido ser más amoroso con alguien? ¿Hay algún hermano que necesita ser perdonado por ti? ¿Te sabes perdonado por el Padre? Ser consciente del propio pecado y del perdón del Señor, te habilita a soportar más fácilmente el pecado de los otros. Deja todo en manos de la misericordia y haz tu propósito de llevar al Sacramento de la Reconciliación todas estas cosas. Ave María. 31


PARA MEDITAR

Oración

El camino del perdón “Amen a sus enemigos, oren por los que los persiguen” Mt 5,44

El camino del perdón es un proceso difícil, árido y costoso que pide tiempo, esfuerzo y apertura a la acción del Espíritu del Señor. Y Jesús redobla la apuesta amar a nuestros enemigos; lo que más que una práctica es un arte. Amar no es sólo una experiencia sensible, aunque puede serlo también, sino es una decisión: desear el bien del otro y actuar en su favor en lo que esté a mi alcance. Amar a quienes nos han ofendido no es una empresa “humanamente rentable”, como nos dice Francisco: “el amor a los enemigos nos empobrece, nos hace pobres, como Jesús, quien cuando vino, se abajó hasta hacerse pobre. Tal vez no es un buen negocio, al menos no lo es según la lógica del mundo”. 32

Perdonar no es olvidarnos de la ofensa recibida, sino por el contrario es hacer memoria de que hemos renunciado a hacer justicia por nuestra propia mano. Pues nos hacemos conscientes de que el hermano es ante todo una promesa. Por eso el desafío de perdonar y amar a quienes nos ofenden es hacer el camino y el proceso del perdón y del amor, abiertos a una promesa y a una esperanza; la que el Señor ha hecho en la vida de cada hermano y hermana. ¿Cómo hacerlo? Mirando cómo el Señor mira, para lo cual es necesario liberarnos de la ira mezclada con dolor, manifestándola para que drene, como una herida que supura pus. Luego precisar las pérdidas para “delimitar la ofensa” sin agrandar, manifestándonos a nosotros mismos el derecho que teníamos a no ser ofendidos, considerando si hubo de nuestra parte alguna responsabilidad.

Perdonamos y amamos con un Amor Primero que nos precede, que es el que nos dará la fuerza y el empuje para hacer este camino a veces muy difícil. “El amor nos abre a los demás, convirtiéndose en la base de las relaciones humanas. Nos hace capaces de superar las barreras de las propias debilidades y de los propios prejuicios. El amor de Jesús en nosotros crea puentes, enseña nuevos caminos, estimula el dinamismo de la fraternidad” (Papa Francisco). Que el Señor nos dé la gracia de su mirada sobre los demás y sobre nosotros mismos para no inmovilizar nuestras vidas en el momento de ofensa y dolor abriéndonos a la mirada de la promesa y la esperanza que somos cada uno de nosotros. Esto es camino de fraternidad, misión de compasión. BETTINA RAED COORDINADORA INTERNACIONAL CLICK TO PRAY


MAR D|21 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | El grano de trigo Inicia el día bajo la mirada tierna de Dios que te ama infinitamente y ofrécele todas tus actividades de hoy. “Ahora mi espíritu está agitado, y, ¿qué voy a decir? ¿Qué mi Padre me libre de este trance? No; que para eso he llegado a este trance.” (Jn. 12, 27). Las encrucijadas de la vida son oportunidades para confiar en la providencia e infinita compasión y misericordia de nuestro Padre del Cielo. En los momentos críticos de tu vida, ¿a qué seguridades te aferras? ¿Confías plenamente en el plan de Dios para ti? Padrenuestro. POR LA TARDE | Testigos de la ternura del Padre En la pausa de esta media jornada agradece el paso de Dios en tus actividades y pide la gracia de mantenerte firme en tu propósito de hoy. “Por esto se compadeció de mí” (1 Tm 1, 16), también nosotros reflexionemos sobre nuestra vida y veamos cómo la misericordia de Dios actúa para cambiar, convertir y transformar nuestro corazón (cft. Papa Francisco). Preparando el Sacramento del perdón, paso dos: pide a nuestro Padre Dios la gracia de poder reconocer tus pecados y rechazarlos. Tomate el tiempo necesario, no te apresures. POR LA NOCHE | Saborear la misericordia Entra en la calma de la tarde y aquieta tu mente. Observa al Padre que te mira y deja que el corazón repose. ¿Cómo percibes su mirada sobre ti y sobre los demás? ¿Cómo miraste tú a tus hermanos? ¿Fuiste capaz de saborear la misericordia sin límites? Si te abres a mirar tu debilidad como Dios la mira, podrás despertar y ver la magnitud de la misericordia que tiene con todos. Esto va a ensanchar tu corazón. Pide perdón si fallaste en esto y recibe un corazón que acoja a todos. Planifica un mañana renovado. Ave María. 33


MAR L|22 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Testigos de la luz Comienza el día agradeciendo los dones recibidos y hazte ofrenda al Dios de la Vida. “Yo soy la luz del mundo, quien me siga no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Yo soy testigo en mi causa y es testigo también el Padre que me envió” (cfr. Jn. 8, 12, 18). En la Red Mundial de Oración del Papa y el MEJ, somos especialmente invitados a ser testigos de la Misión de compasión de Jesús por el mundo siendo nosotros mismos misioneros en nuestra vida cotidiana. ¿Aceptas esta invitación? POR LA TARDE | Humildes ante todos Antes de comenzar la tarde, dedica unos minutos para orar con Jesús, repasa tu día y renueva tus propósitos de hoy. “Con la misma fuerza, sin embargo, puedo y debo afirmar que no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir, allí donde encuentre un corazón arrepentido que pide reconciliarse con el Padre” (Papa Francisco). Deja resonar en tu corazón estas palabras del Papa Francisco y disponte para el paso tres en la preparación del Sacramento del perdón: pídele cuenta a tu alma de tus acciones desde la última confesión. POR LA NOCHE | Lo que se mueve en el corazón Busca un lugar tranquilo para cerrar tu día. Agradece lo que has vivido hoy y pon la mirada en tu interior. ¿A qué o a quienes tienes aferrado el corazón? ¿Qué capturó hoy tu imaginación, tu deseo, tu tiempo libre? ¿Te movió el amor a Dios y a los hermanos o pesó más el egoísmo? toma nota de lo que descubres y entrégalo al Amor que hace nuevas todas las cosas. ¿Qué podrías hacer de diferente para mañana? Pide al Padre su ayuda y date la oportunidad de reconciliarte a través del Sacramento. Ave María. 34


MAR M|23 CON JESÚS...

35

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Despiertos Me levanto en este día pidiendo al Espíritu del Señor que me despierte. No sólo del sueño, sino de toda la somnolencia espiritual que me roba la alegría. El Evangelio de este día de Pentecostés dice: "Habiendo dicho esto, él respiró sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo"(Jn 20, 22) Le pido a Jesús que me sople de esa misma manera. ¿Cómo reacciona el corazón a esta respiración? ¿Qué deseos surgen dentro de mí? ¿Cómo esta respiración vuelve mi mirada en este día? Agradezco con alegría y, con María, ofrezco mi día por las intenciones del Papa para este mes, así como por la preparación de la Jornada mundial de la juventud 2023. Padrenuestro. POR LA TARDE | Atentos No olvidemos que el discernimiento orante nos obliga a partir de la predisposición a escuchar: al Señor, los demás, la misma realidad que nunca deja de cuestionarnos de nuevas maneras" (Papa Francisco, Gaudete y exsultate no 172). Dios me habla de mil maneras para que pueda escucharlo con todo mi ser. A veces habla de su palabra, de otras personas, de situaciones diversas. Para hablarme, ofrece, por medio del Espíritu Santo, pequeños signos al corazón que me permiten discernir su voz. En particular, deja su firma en mi corazón con la paz y gozo duraderos. Buscaré estar atento a este toque de Dios durante toda la tarde, para poder amarlo y seguirlo. POR LA NOCHE | Regalando Misericordia Tómate un tiempo y mira el día vivido. Agradece por las oportunidades que te regaló Dios. ¿Fuiste consciente de su Amor? Recuerda: ama mucho quien sabe que ha sido perdonado mucho ¿Te ves dentro del Corazón misericordioso del Señor? ¿Percibes así también a quienes encuentras habitualmente? ¿Expresas a otros los gestos que la Misericordia tiene contigo? Saber reconocer cuánto has sido perdonado te puede ayudar en mucho a mejorar la calidad de tu acogida y apertura sin distinción. Apunta lo que descubras y no te prives de la paz que puedes recibir en el Sacramento de la Reconciliación. Ave María.


MAR M|24 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Libres. Agradece la novedad del nuevo día ofreciendo tu vida a Jesús para colaborar con su misión de compasión por el mundo. “Les aseguro que quien peca es esclavo; y el esclavo no permanece siempre en la casa, mientras que el hijo permanece siempre. Por tanto, si el Hijo les da la libertad, serán realmente libres.” (Jn. 8, 3436). Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre, ya nos liberó. Somos nosotros los que torpemente elegimos la esclavitud y no aceptar la reconciliación que Él nos ofrece. ¿Qué te impide aceptar el perdón de Dios? Pide la gracia de la aceptación. Padrenuestro. POR LA TARDE | Consolación Toma un tiempo y busca sintonizar con la presencia del Dios que te habita y sostiene tu vida; agradece su presencia. “La misericordia tiene también el rostro de la consolación. Su misericordia se expresa también en la cercanía, en el afecto y en el apoyo que muchos hermanos y hermanas nos ofrecen cuando sobrevienen los días de tristeza y aflicción” (Papa Francisco). Preparando el Sacramento del perdón, paso cuatro: haciendo plena conciencia de la infinita misericordia de nuestro Padre Dios, pide perdón a Dios nuestro Señor de las faltas cometidas. POR LA NOCHE | Acoger el amor de Dios Busca un espacio silencio para cerrar el día. Mira ahora a Dios presente en todas las expresiones de la cercanía que recibiste: un abrazo, una sonrisa, una palabra ¿Qué personas, situaciones o cosas han sido para ti motivo de alegría, esperanza, plenitud, paz? ¡Agradécelas! ¿Qué actitudes de amor has tenido con tus hermanos? El rostro del Señor llega a través de gestos concretos que “dan vida”. Apunta lo que descubras ¿Has pensado en acercarte al Sacramento que te abre al Perdón? Ave María. 36


MAR J|25 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | ¡Alégrate! ¿Cómo quieres vivir? Al iniciar el día agradece la vida y medita esta pregunta en tu corazón. Pues tu vida no la definen las oportunidades que tengas sino la calidad de tus repuestas ante toda realidad. “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el consagrado que nazca llevará el título de Hijo de Dios” (Lc. 1, 35). María creyó y respondió que sí a la voluntad del Señor. ¿Qué necesitas para creer? ¿A qué te aferras que no dices sí, con todo tu ser? Pide luz al Señor. Padrenuestro.

37

POR LA TARDE | Propósitos Haz una pausa en tu jornada y repasa con tu corazón cómo estás experimentando el amor que Dios te prodiga hoy. “Todos tenemos necesidad de consuelo, porque ninguno es inmune al sufrimiento, al dolor y a la incomprensión. Cuánto dolor puede causar una palabra rencorosa, fruto de la envidia, de los celos y de la rabia” (Papa Francisco). Preparando el Sacramento del perdón, agradecimos lo recibido, pedimos gracia para mirarnos como Él nos ve, repasamos nuestras faltas y pedimos perdón por ellas, ahora en el paso cinco, hacemos firmes propósitos de enmienda con la gracia de Dios. POR LA NOCHE | Alegría del perdón En el silencio de la tarde repasa tu día con el Señor que está en lo profundo de ti. Agradece todos los dones recibidos ¿Qué cosas de este día has vivido con amor, con entrega, con generosidad, con libertad? ¿Qué momentos viviste a la defensiva, con retaceos, con miedos o mezquindades? ¿Crees que hay algo que enmendar? Recuerda: La posibilidad de ser liberados alegra y ensancha el corazón, porque donde está tu grieta, es allí donde Dios te cura y perdona. Date la alegría de dejarte curar y reconciliar en el Sacramento del perdón. Ofrece al Señor tu día y tu mañana renovado. Ave María.


MAR V|26 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Testigos Inicia tu día con buen ánimo ofreciendo tu vida al Señor. “Si no hago las obras de mi Padre, no me crean. Pero si las hago, crean en las obras aunque no me crean a mí, así reconocerán y sabrán que el Padre está en mí y yo en el Padre” (Jn. 10, 37-38). Las obras del Padre que menciona Jesús son las que derivan de la mirada de compasión con que Dios ve a los hombres. Jesús habla y testimonia un Dios de misericordia, siempre dispuesto al perdón y la reconciliación. ¿Qué te detiene? POR LA TARDE | Universalidad del perdón Toma un descanso para encontrarte con Jesús y conversar con él como estás imitando su vida en el trato con tus hermanos. “No existe ley ni precepto que pueda impedir a Dios volver a abrazar al hijo que regresa a él reconociendo que se ha equivocado, pero decidido a recomenzar desde el principio” (Papa Francisco). Los últimos días has preparado con humildad y agradecimiento el Sacramento del perdón, es hora de buscar en la Iglesia, quien pueda mediar la gracia del perdón que nuestro Padre Dios tiene reservado para ti. No temas, Él te espera. POR LA NOCHE | Pidiendo perdón Apacigua los ruidos interiores, busca la calma en esta jornada que acaba y agradece lo vivido. Descubre los movimientos de tu corazón ¿has recibido el Amor de Dios para ti y para los demás o te has privado de él? ¿Has cultivado la bondad divina o más bien pensamientos, palabras y gestos egoístas? ¿Cuánto hubo de cada cosa en tus actitudes? Cuando te privas de recibir el Amor, privas también a los demás. Lo que cultives en tu jardín favorece o daña a tu entorno. Pide perdón por las faltas de amor y abre tu corazón al Padre en el Sacramento de la Misericordia. Ave María. 38


MAR S|27 CON JESÚS...

39

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Paradojas. Alégrate, el día comienza, ¿es tu rostro siempre una sonrisa amplia y brillante como el sol de la mañana? “Sacerdotes y fariseos dijeron: -¿Qué hacemos? Este hombre está haciendo muchos milagros. Si lo dejamos seguir así, todos creerán en él, entonces vendrán los romanos y nos destruirán el santuario y la nación” (cfr. Jn. 11, 27-48). El temor a perder la precaria condición de súbditos de Roma, les impidió ver las obras de Dios en Jesús. Hazte un tiempo hoy y medita: ¿qué temores te dificultan a ti aceptar la misericordia y el amor incondicional de Dios? Padrenuestro. POR LA TARDE | Esposa de Cristo Toma un tiempo para conversar con Jesús, déjate abrazar por el Señor y permite que su ternura te alcance. “La primera verdad de la Iglesia es el amor de Cristo, que llega hasta el perdón y al don de sí, la Iglesia se hace sierva y mediadora ante los hombres. Por tanto, donde la Iglesia esté presente, allí debe ser evidente la misericordia del Padre” (Papa Francisco). Eres Iglesia, tus comportamientos son los que darán al mundo el mensaje del amor incondicional de Dios. ¿Reflejas en tus hermanos y hermanas el perdón que recibes de Dios? POR LA NOCHE | Como nosotros perdonamos Deja tus tareas para recoger el día. Pon tu atención en los gestos de amor dados y recibidos hoy. ¿Qué personas están en ellos? Agradece por cada una. ¿Hubieras podido ser más amoroso con alguien? ¿Hay algún hermano que necesita ser perdonado por ti? ¿Te sabes perdonado por el Padre? Ser consciente del propio pecado y del perdón del Señor, te habilita a soportar más fácilmente el pecado de los otros. Deja todo en manos de la misericordia y haz tu propósito de llevar al Sacramento de la Reconciliación todas estas cosas. Ave María.


MAR D|28 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Domingo de Ramos Acoge el nuevo día recibiendo con alegría lo que se te regale en él, todo es don de Dios. “Pero Jesús dijo: - Déjenla, ¿por qué la molestan? Ha hecho una obra buena conmigo. Ha hecho lo que podía: se ha adelantado a preparar mi cuerpo para la sepultura” (cfr. Mc. 14, 6-8). Comienza Semana Santa. ¿Has preparado alguna obra buena para con Jesús? ¿Cómo recibes al Jesús necesitado de hoy? ¿Cómo te preparas a vivir los misterios centrales de nuestra Fe? Medita y dispón tu corazón para recibir el perdón de nuestro Dios. Padrenuestro. POR LA TARDE | Camino de misericordia Haz una pausa para orar al Dios de la vida y así renovar fuerzas y esperanzas para el resto de la jornada. “Hemos aprendido que Dios se inclina hacia nosotros para que también nosotros podamos imitarlo inclinándonos hacia los hermanos. El camino de la misericordia es el que nos hace encontrar a tantos hermanos y hermanas que tienden la mano esperando que alguien la aferre y poder así caminar juntos” (Papa Francisco). POR LA NOCHE | Saborear la Misericordia Entra en la calma de la tarde y aquieta tu mente. Observa al Padre que te mira y deja que el corazón repose. ¿Cómo percibes su mirada sobre ti y sobre los demás? ¿Cómo miraste tú a tus hermanos? ¿Fuiste capaz de saborear la misericordia sin límites? Si te abres a mirar tu debilidad como Dios la mira, podrás despertar y ver la magnitud de la misericordia que tiene con todos. Esto va a ensanchar tu corazón. Pide perdón si fallaste en esto y recibe un corazón que acoja a todos. Planifica un mañana renovado. Ave María. 40


MAR L|29 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | Ungidos Inicia tu día ofreciendo tu vida y todo lo que recibas por las intenciones del Papa. “María tomó una libra de perfume de nardo puro, muy costoso, ungió con él los pies a Jesús y se los enjugó con los cabellos. La casa se llenó del olor del perfume” (Jn. 12, 3). María unge con perfume los pies del Señor. Jesús unge a toda la creación con su sangre, para que sea reconciliada con nuestro Padre Dios. Así es la infinita generosidad de Dios prodigando su amor y compasión. Prepárate para vivir plenamente el sacramento de la reconciliación. Padrenuestro. POR LA TARDE | Acciones concretas Has una pausa esta tarde para encontrarte con el Señor que está espera por ti, Él te ofrece su amistad que se forja en el encuentro personal. “La misericordia renueva y redime; soy amado, luego existo; he sido perdonado, entonces renazco a una vida nueva; he sido misericordiado, entonces me convierto en instrumento de misericordia” (cfr. Papa Francisco). Has recibido el perdón de nuestro Padre, es hora de dar testimonio con obras de misericordia. ¿Das de comer al hambriento? ¿Acoges al inmigrante? ¿Consuelas al triste? ¿Perdonas al que te ofende? Pide la gracia de sostener tus propósitos. POR LA NOCHE | Regalando Misericordia Tómate un tiempo y mira el día vivido. Agradece por las oportunidades que te regaló Dios. ¿Fuiste consciente de su Amor? Recuerda: ama mucho quien sabe que ha sido perdonado mucho ¿Te ves dentro del Corazón misericordioso del Señor? ¿Percibes así también a quienes encuentras habitualmente? ¿Expresas a otros los gestos que la Misericordia tiene contigo? Saber reconocer cuánto has sido perdonado te puede ayudar en mucho a mejorar la calidad de tu acogida y apertura sin distinción. Apunta lo que descubras y no te prives de la paz que puedes recibir en el Sacramento de la Reconciliación. Ave María. 41


MAR M|30 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | El canto del gallo Recibe con alegría el día que comienza y haz un propósito concreto para vivir hoy la Semana Santa que transitamos. “Le contesta Jesús: - ¿Qué darás la vida por mí? Te aseguro que antes de que cante el gallo me negarás tres veces” (Jn. 13, 38). Y aun a pesar del aviso, Pedro lo negó, como tantas veces le hemos prometido fidelidad y amor y no pudimos cumplir. Jesús ya había perdonado a Pedro en la advertencia, como te ha perdonado a ti y a toda la humanidad. ¿Qué esperas para recibir el perdón? Padrenuestro. POR LA TARDE | Experiencia del amor Haz un alto en el camino para recobrar impulso, renueva tu entrega a Quien es el Amor. “De nuevo ponemos convencidos en el centro el Sacramento de la Reconciliación, porque permite experimentar en carne propia la grandeza de la misericordia. Será para cada penitente fuente de verdadera paz interior” (Papa Francisco). Va terminando la Cuaresma, tiempo centrado en la experiencia de la misericordia de Dios. Vive en profundidad el Sacramento de la reconciliación, prepárate, se humilde y como hijo pródigo disponte a volver a la casa del Padre. Confía en que Él saldrá corriendo a tu encuentro. POR LA NOCHE | Sincerarse Aquieta el corazón y recoge el día en la acción de gracias. ¿Cómo has vivido? Los actos que hiciste, ¿qué cuota de amor tuvieron y cuánto de búsqueda de ti mismo? ¿Cuáles fueron tus motivaciones en tus gestos, en tus pensamientos, en tus palabras? ¿Qué tienes para agradecer de lo que ves y qué para pedir perdón y corregir? Anota una frase que te recuerde el Amor de Dios. Prepara tu mañana y procúrate el bienestar de recibir el Sacramento de la Misericordia. Ave María. 42


MAR M|31 CON JESÚS...

POR LA MAÑANA | ORACIÓN DE OFRECIMIENTO | En mi casa Comienza el día agradeciendo a Dios el inmenso amor que te tiene y haz el propósito de vivir con agradecimiento cada encuentro que tengas en el día. “Jesús les contestó: - Vayan a la ciudad, a la casa de tal persona, y díganle: El maestro dice: mi hora está próxima; en tu casa celebraré la Pascua con mis discípulos” (Mt. 26, 18). Como en aquel entonces, hoy Jesús se dispone a celebrar la Pascua y esta vez quiere hacerlo en el interior de ti mismo. ¿Lo dejarás? Medita qué significa celebrar la Pascua en ti. Padrenuestro. POR LA TARDE | Misericordiosos Toma un momento de tu jornada para encontrarte con Jesús, nuestro Señor, y conversar con él cómo ser testigo de su amor. Termina el mes, hemos orado al Padre tratando de hacer consciente en nuestra alma, la infinita misericordia que Dios derrama sobre nosotros; para así poder vivir y experimentar, como lo hizo la mujer adúltera, la reconciliación con nuestra vida, el perdón de nuestro Padre. El amor y la misericordia sólo se atesoran cuando se entregan, cuando se prodigan, cuando son el motor de nuestras acciones. Pide la gracia de ser fiel testigo del amor de Dios. POR LA NOCHE | Acoger el amor de Dios Busca un espacio silencio para cerrar el día. Mira ahora a Dios presente en todas las expresiones de la cercanía que recibiste: un abrazo, una sonrisa, una palabra ¿Qué personas, situaciones o cosas han sido para ti motivo de alegría, esperanza, plenitud, paz? ¡Agradécelas! ¿Qué actitudes de amor has tenido con tus hermanos? El rostro del Señor llega a través de gestos concretos que “dan vida”. Apunta lo que descubras ¿Has pensado en acercarte al Sacramento que te abre al Perdón? Ave María. 43


www.clicktopray.org | www.popesprayer.va

Profile for Pope's Worldwide Prayer Network

Revista Digital Click To Pray - Marzo 2021  

Revista de la Red Mundial de Oración del Papa y el MEJ, con las oraciones diarias de Click To Pray, el desafío que nos propone el Papa Franc...

Revista Digital Click To Pray - Marzo 2021  

Revista de la Red Mundial de Oración del Papa y el MEJ, con las oraciones diarias de Click To Pray, el desafío que nos propone el Papa Franc...