Page 1

José María de Luelmo


La figura de Carl Einstein (1885-1940) transita por los márgenes de la historia de Europa. Reputado ensayista, crítico e historiador del arte, su obra es vivo ejemplo del innegable compromiso intelectual del alemán, que participó activamente en el levantamiento espartaquista de 1919 y formó parte del Grupo Internacional de la Columna Durruti durante la Guerra Civil. En el presente artículo, el investigador José María de Luelmo, gran conocedor de su trabajo, repasa algunas de las aportaciones más notables de Einstein a la teoría del arte, como el concepto de transvisualidad, destacando el carácter anticipatorio de sus planteamientos y la innegable vigencia de su labor teórica, interrumpida bruscamente en 1940, tras su precipitado suicidio ante la persecución nazi.


J


Reivindicar hoy en día la figura de Carl Einstein (1885-1940) es una actividad necesaria pero, cabe reconocerlo, doblemente peligrosa. Si por un lado sacar a la luz implica siempre sacar de contexto y exponer lo inédito a procesos de distorsión y desgaste, no menos arriesgado es considerar la Modernidad como una especie de vía de escape de sí misma, como un catalizador de actitudes, teorías y prácticas –así las de Einstein– que vendrían a superar sus propias carencias y que sin embargo la llamada Posmodernidad apenas ha tomado en cuenta, empeñada como está en servirse de una víctima chata y monocorde, es decir, de su modelo de Modernidad. En este sentido, el aura de originalidad que rodea a los llamados estudios visuales se atenúa considerablemente al cotejar su propuesta con la llevada a cabo por Einstein casi cien años atrás, motivo suficiente para ver en él a un precursor de corrientes que irrigan hoy el campo analítico de la imagen y a un pionero en la formulación de alternativas a la historiografía y la estética convencionales.

Carl Einstein formando parte de la Sección Sébastien Faure del Grupo Internacional de la Columna Durruti

Su espíritu cohesivo, su ansia desmitificadora o su voluntad de rescate de cuanto suele quedar en los márgenes del discurso hegemónico debieran ser valorados por quienes, en su calidad de inopinado antecesor, tanto le deben; solo por promover ese reconocimiento merece ya la pena desvelar la empresa einsteiniana, pero lo cierto es que da para más. Mucho más.

J


Otras referencias sobre CARL EINSTEIN en castellano: La escultura negra y otros escritos (Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 2002)

JOSÉ MARÍA DE LUELMO JAREÑO (BILBAO, 1971) Aunque se inició en la labor artística y desde hace años la compagina con la académica, de un tiempo a esta parte la última viene ganando peso y revirtiendo en la primera, en un trasvase casi lógico dado que sus intereses giran en torno a las relaciones entre palabra e imagen, el vínculo arte-literatura y la estética de la Modernidad, con especial énfasis en su dimensión política e instrumental. Si por un lado la tarea creativa ha fructificado en una veintena de exposiciones individuales y un centenar de carácter colectivo, los resultados de sus investigaciones han aparecido en monografías y obras colectivas, revistas científicas de España, Brasil y México y numerosas revistas culturales como Archipiélago, Pasajes, Lápiz y Lars.

La Columna Durruti y otros artículos y entrevistas de la guerra civil española (SD Edicions, Barcelona, 2006) El arte como revuelta. Escritos sobre las vanguardias (Lampreave y Millán, Madrid, 2008) Correspondencia Carl Einstein/Daniel-Henry Kahnweiler (La Central/Museo de Arte Reina Sofía, Barcelona, 2008) Bebuquin o los diletantes del milagro (Antonio Machado libros, Madrid, 2011)

6


Carl Einstein o la historia casi imposible  

José María de Luelmo. Piedra Papel Libros (Jaén: 2016)

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you