Page 1

EL CAS "ESCOLA GRADUADA", ANY1916 Pere J. Carrió Villalonga "Lo más lamentable del asunto es que acabara en un banquete en el Arenal dado por el Sr. Terrades y al que asistieron el Alcalde y varios concejales."1

A principis de l'any 1916 es produí un conflicte molt seriós entre l'Ajuntament de Palma i l'Escola Graduada que originà el tancament temporal de l'escola municipal i la suspensió de la gratificació que rebia com a director, el senyor Bartomeu Terrades Mir. Molta d'aquesta informació la sabem per la memòria sobre aquests fets2 elaborada per Benet Pons i Fàbregues, aleshores secretari municipal, encomanada pel propi batle de Ciutat. Aquest document alhora dóna molta d'informació sobre els orígens de l'Escola Graduada de Palma. Això no obstant per aclarir els fets cal acudir a les actes municipals i a la informació que faciliten sobre el cas els periòdics de l'època. Tot va començar amb la presa de possessió del nou batle senyor Francesc Puigserver i Reutierre, baró de Pinopar, el dia 1 de gener de 1916. Tal com veurem, i per com ocorregueren els fets, sembla que el nou batle ja venia amb una intenció ben clara d'allò que volia fer amb l'Escola Graduada. Nomenat per un bienni, segurament fou l'alcalde amb un període més curt de manament ja que el 29 d'abril del mateix any 1916 ja se li havia acceptat la dimissió i aquest mateix dia, accedí com a nou batle el regidor Nicolau Alemany Pujol. La primera notícia que sabem sobre el cas és que en el ple de dia 10 de gener el regidor senyor Llompart acabà una intervenció tot dient: "la Escuela Graduada se cae". L'acta de la sessió3, referint-se a les paraules d'un altre regidor , el senyor Obrador, assenyala: "...referente a si la Escuela Graduada amenaza ruina, dijo que el señor Alcalde para la tranquilidad de los niños que concurren a dicha escuela, debía ordenar se girara una visita de inspección al citado establecimiento". El batle va dir que prendria les mesures oportunes. Ell mateix va visitar l'Escola Graduada i en el ple de dia 17 de gener4 donà compte de la visita i que cap de les seves dependències amenaçava ruïna. El senyor Llompart va matisar les seves anteriors afirmacions i el batle, molest, li digué. "Pues haberlo dicho y nos hubiésemos evitado la visita". 1

Paraules del regidor senyor Antoni Planas en el ple municipal. Acta municipal de 2 d'octubre de 1916. Arxiu municipal de Palma. 2 PONS, B. La Escuela Graduada, informe dirigido a la Alcaldia y documentos justificativos. Palma: Est. Tipográfico de J. TOUS, 1916. 3 Vegeu acta del ple de dia 10 de gener. Arxiu municipal de Palma. 4 Vegeu acta del ple de dia 17 de gener. Arxiu municipal de Palma.


Pocs dies després, dia 24 de gener, el ple municipal acordà suspendre tot el personal docent i empleats de l'Escola Graduada que percebien el sou de l'Ajuntament i fins i tot que es deixés de satisfer la gratificació de 500 pessetes anuals que rebia el director. Al mateix temps proposaren que la Junta Local de primera Ensenyança, amb la urgència del cas, procedís al trasllat de l'escola que regentava el mestre nacional senyor Bartomeu Terrades a un local de lloguer5. Per a saber allò que va passar fins arribar a aquesta dràstica decisió, la informació més interessant la dóna el propi batle, baró de Pinopar, a la sessió extraordinària sobre l'Escola Graduada del dia 5 de febrer6. "Mala y pesada carga es la de ocupar el cargo de Alcalde...". - Així començava el seu discurs. No ens podem retreure de transcriure'l complet perquè les seves pròpies paraules transmeten a la vegada la vehemència retòrica i la sincera ingenuïtat pròpies del que ostenta el poder. "...Mala y pesada carga es la de ocupar el cargo de Alcalde. La satisfacción de haber cumplido con el deber es grande; el aplauso del público, cuando no se busca como finalidad, es cual corona de flores, pero ésta se trasforma en corona de punzantes espinas, cuando el que está investido con aquel cargo tiene que remover cuestiones humanas. Todas las pasiones malas que tiene el hombre se han revuelto estos días pasados y se han desbordado contra la autoridad y contra la Comisión especial de la Escuela Graduada. Voy a entrar en materia. Cuando, no hace mucho, con motivo de una denuncia formulada por los Srs. Llompart y Obrador visité la Escuela Graduada, y al no encontrar en ella al Director, lo que me sorprendió y me impresionó desagradablemente, hice pública mi opinión sobre dicha ausencia, temía en los primeros momentos haber cometido una equivocación, pero quise asesorarme y busqué opiniones: consulté al Secretario, al Abogado de esta casa y al empleado Señor Palmer (de cuya laboriosidad e inteligencia hizo aquí el orador un cumplido elogio) y me manifestaron unánimemente que estudiarían el asunto para ver si lo que por mi hecho salía del núcleo de las atribuciones del Alcalde, pero de momento me dijeron que entendían que pagando el Ayuntamiento las enseñanzas adjuntas y las atenciones generales de la Escuela Graduada, tenía la Alcaldía autoridad sobre aquellas instituciones y estaba yo en lo cierto al desear que el Director me notificara su idea de ausentarse. Entonces fue que llegaron a mí noticias que voy a exponer, y que han dado lugar a la información de que he de tratar. Antes de ocupar la Alcaldía, ya me dijo no recuerdo quién, que en la Escuela Graduada se cometían inmoralidades, pero yo no pude hacer mas que darme por enterado porque no era yo entonces el llamado a resolver. Nombrado yo Alcalde y en posesión del cargo, se me hizo de nuevo la denuncia y pasado el periodo de constitución de las Comisiones municipales, acudí a la sesión de la Comisión especial de la Escuela Graduada, donde manifesté a mis compañeros lo que se me había dicho sobre aquel centro. Todos los demás Concejales de la Comisión, excepto el Sr. Alemany, manifestaron conocer lo mismo que yo, y alguno más aún . El Sr. Alemany (del cual hizo el Alcalde cumplido elogio) se alarmó de las enormidades que encerraban las acusaciones. Yo, entonces, que he sido y soy partidario de seguir la línea recta, de ir siempre por la carretera aunque en el final me encuentre con la corona de espinas, opiné que a grandes males debían ponerse grandes remedios, y propuse a la Comisión que acordara proponer al Ayuntamiento la suspensión de las clases de la Escuela Graduada.

5 6

Vegeu acta del ple de dia 24 de gener. Arxiu municipal de Palma. Vegeu acta del ple de dia 5 de febrer. Arxiu municipal de Palma.


El Sr. Fons me puso de relieve la gravedad que encerraba dicha disposición; que ello podía ser una Alcaldada (de la cual recabé toda la responsabilidad) pero yo dije que siendo grave el mal que existía, grave tenía que ser también el remedio. Esto sucedía al medio día del lunes7, y en la sesión que celebró el Ayuntamiento por la noche, se presentó la proposición. Antes de la sesión hablé con los Jefes de las minorías que integran la Corporación para explicarles de lo que se trataba, y cuando en la sesión pregunté si se aprobaba la proposición sentía yo los latidos de mi corazón. Cuando vi que se aprobaba la proposición sin que ningún Concejal pidiese explicaciones respiré, porque no se me había obligado a dar cuenta de lo que me había inducido a adoptar tal determinación. Al reunirse la Comisión para empezar el expediente8 vimos que en él había dos caracteres; uno referente a la parte de disciplina y el otro referente a la moralidad. De esta última parte tuve interés que nada se escribiera, y si de las declaraciones verbales hubiera resultado algo grave, hubiera propuesto hinchar, digámoslo así, la parte disciplinaria para aplicar el castigo perteneciente basándose sólo en ella. Fueron llamados a declarar los Profesores de la escuela Graduada9. Los dos primeros que acudieron a la información y a quienes yo enteré de lo que se trataba, se mantuvieron recelosos y no se atrevieron a decir nada sobre la moral. Si de eso nada dijeron, en cambio de disciplina y de orden interior del establecimiento si dijeron mucho. Al día siguiente hubo otro profesor que hizo denuncias graves sobre la moralidad, pero diciendo que no era él quien lo había visto, sino que otro Profesor se lo había manifestado y también hizo denuncias graves sobre la disciplina. Al día siguiente prestó declaración el profesor aludido que dijo que nada sabía acerca de la moralidad pero confirmó las denuncias sobre la disciplina. En una entrevista que celebraron estos dos Profesores el últimamente citado, manifestó que lo que aquél le atribuía lo había dicho en broma. Si era así, cometió una vileza; si era cierto, su proceder implica una cobardía. Una de las profesoras que me visitó me rogó que acabara pronto la información para desvanecer las sombras que sobre todo el personal pesaban, y yo entonces hice publicar aquella nota oficiosa, que olía a pasteleo, aunque no había nada de esto. Lo que si puedo decir y debo decir es que no hay, en este aspecto de la moralidad10, ni un solo cargo probado contra D. Bartolomé Terrades11. Pero yo digo ¿Basta esto? Yo entiendo que la autoridad, debe serlo en todo momento y a todas horas. Para reforzar el prestigio que debe rodear a la autoridad es necesario que su esposa, sus hijos, hasta sus criados sean de conducta intachable y den ejemplo. No basta que se diga que no hay nada probado. Es necesario que quien ocupa un cargo como el del Sr. Terrades, esté rodeado de prestigio porque su profesión es como un sacerdocio, y su manera de ser influye en la formación de las almas infantiles. Pasemos a la segunda parte de este asunto que es el de la disciplina. 7

Dia 24 de gener fa tenir lloc el ple i el dia següent el baró de Pinopar va traslladar als treballadors de l'Escola Graduada, el dictamen aprovat mitjançant el qual se suspenia de tot el personal docent i empleats que tenien un sou municipal. 8 Aquesta comissió es va reunir els dies 25, 26, 27, 28 i 29 de gener. 9 En realitat varen comparèixer, a més del director, i de tot el professorat (mestres nacionals, mestres auxiliars municipals, professors especialistes, etc.), el conserge, el director de les cases de socors, un regidor, el porter, dos tinents de batle, el mosso de neteja. L'expedient també recull el testimoni escrit d'una mare i l'escrit d'al·legacions del director, que en data 5 de febrer, va adreçar a la comissió per a donat resposta a les imputacions fetes. En total foren 21 les persones que declararen presencialment davant la comissió i una per escrit. 10 Respecte a la "denúncia sobre immoralitats comeses a l'Escola Graduada", la única declaració que fa menció als fets la realitzà, davant la comissió, el tinent de batle Josep Font i Arbós amb les paraules següents: "... Que sabe por habérselo referido algunos de los profesores de la Escuela Graduada, que en cierta ocasión uno de ellos sorprendió a un alumno leyendo una revista pornográfica que le fue tomada inmediatamente por aquel, quien la entregó al Sr. Director, denunciándole el hecho para que impusiera el debido correctivo. Este no se impuso y a la hora del recreo el Sr. Director paseaba por entre los niños leyendo la mencionada revista". 11 El Sr. Bartomeu Terrades en el plec de descàrrecs fet el dia 5 de febrer, manifestà el següent: "Se ha dicho que se decomisó a un niños un libro pornográfico y que yo lo recogí y lo leí. Es cierto; lo recogí, lo leí para enterarme de su contenido, amonesté severamente al niño, amenazándole incluso con la expulsión y me quedé tranquilo de haber cumplido con mi deber".


En cuanto a este aspecto, el Director ha declarado contra los profesores y éstos contra aquel. El Director levanta, sin enterarse, los castigos impuestos por los profesores mermándoles así autoridad y ascendiente sobre los alumnos. Los bedeles no tienen respeto al Conserje no se hacen los trabajos por los bedeles con perfección y regularidad; en una palabra, que hay un desbarajuste. Hay otras declaraciones de descargo para el Director. Son las presentadas por los Profesores Auxiliares de la Escuela nacional de Sr. Terrades, pagados por éste, y la prestada por algún otro profesor. Se me ha acusado en este asunto de haber procedido con energía, pero esta es mi norma de conducta y así he procedido y de ello hay ejemplos desde que ocupo la Alcaldía; se me ha acusado de precipitación por haber obrado sin tener una denuncia escrita, y yo digo que de haberla habido ya no habríamos tenido que formar esta información pues ya la hubiera trasladado al tribunal competente; se ha dicho que este procedimiento es inquisitorial, y yo digo que en él se han seguido todos los procedimientos de suavidad. Cuando el Sr. Terrades acudió ante la Comisión para declarar, se mostró sumamente nervioso, se defendió con poca fortuna, se descompuso, en el buen sentido de la palabra, y entonces le concedimos un día de plazo para que serenara su ánimo y acudiera ya más calmado a declarar; (el Sr. Alemany. Pido la palabra) y en efecto al día siguiente ya se presentó más tranquilo y sereno y al tener conocimiento por la Comisión de quienes eran los que acusaban y le atacaban, se defendió, en general bastante bien. Apelo yo ahora al testimonio del propio Sr. Terrades para que diga si con él se ha procedido de modo inquisitorial. El partido liberal, al cual me honro en pertenecer, se ha portado en este asunto de un modo que no es posible pedir más; el fue que me llevó a la alcaldía y me ha tratado en este asunto como había de tratar a quien ofreció y está dispuesto a servirle lealmente; no he recibido ni un recado de atención, ni un besalamano, ni nada que significara una coacción para mi. Solo ha habido una fracción del partido, una rondalla formada por los eternos protestantes, por los que hasta al sol pondrían pleito, que con su manera de proceder me han negado la autoridad moral que más que nunca necesitaba. El Sr. Crespo: ¿Quiénes son? El Sr. Barón de Pinopar: no me refiero a S.S. Ya sabe S.S. que ayer vino a verme y salió de mi despacho con distinta impresión de como entró. El Sr. Crespo: En parte. El Sr. Barón de Pinopar: Aunque sólo sea en parte, ya me doy por satisfecho. Se ha dicho que la Escuela Graduada era la cristalización de los anhelos de D. Alejandro Rosselló: que encarnaba los ideales de nuestro Diputado provincial D. Luís Alemany; que había sido recogida por mi antecesorD. Antonio Pou; y que yo, un Alcalde liberal, lo echaba todo a perder. Y yo pregunto: ¿Es qué purificar es destruir? Se ha dicho que obraba así por proceder de las derechas. Yo no he sido nunca político y aun ahora lo soy lo menos posible. Pero si se entiende por proceder de las derechas, obrar con energía, rectitud de intención y marchar en línea recta, entonces si, no ya de las derechas, de la ultra derechas procedo. Mucho me sorprendió anoche la Última Hora tratando de la Escuela Graduada. Dice el periódico de la noche: "Es esto un pleito que ha interesado vivamente a la opinión pública, que sigue aún extrañada sin saber las causas que obligaron a tomar ciertas medidas extrañas". Porqué tomamos estas medidas lo sabéis; y para que podáis apreciarlo se ha instruido este expediente, que podéis examinar y conoceréis. Y añade la Última hora poniéndolo en boca de un Concejal: ¿Es que se nos quiere hacer obrar a tontas y a locas, y aprobar eso sin enterarnos y de sorpresa como ya aprobamos el primer dictamen? Yo a esto digo que precisamente para evitar que se diga algo que no es, para evitar que huela este asunto a pasteleo, a cosa privada, he querido, he tenido empeño en llevarlo a sesión pública. Hay heridas que llegan al alma y yo no me explico esta actitud e la Última Hora después que su director me felicitó por la medida que tomó el Ayuntamiento de suspender la escuela de la Escuela Graduada. Y si estas palabras han sido inspiradas por algún Concejal, yo deseo y le invito a hacerlo público aquí. Voy finalmente a tratar la parte legal del asunto, que pareció la menos importante al principio y que ha estado a punto de convertirse en la principal. Cuando el Ayuntamiento aprobó el dictamen suspendiendo las clases de la escuela Graduada, yo lo comuniqué por medio de un empleado público al Director encargándole que entregara las llaves de las habitaciones que no necesitaba para su Escuela Nacional. El Sr. Terrades no se mostró partidario de acatar la decisión municipal y entonces surgió el Inspector de primera enseñanza, el Sr. Rueda, que ordenó al Sr. Terrades que, bajo su responsabilidad no entregara llave alguna.


En vista de ello comuniqué por escrito al Director de la Escuela Graduada el acuerdo del Ayuntamiento y obtuvo el mismo resultado, añadiéndoseme que no éramos nosotros, el Ayuntamiento, quién para ordenar la entrega de llaves del edificio12. Ahora resulta, pues que el Ayuntamiento que con ayuda de subvención del Estado, pagó la Escuela Graduada no manda ni tiene allí autoridad. Podemos, pues, cerrar el edificio como Escuela y después destinarlo a otros usos. ¿ánimo Sr. Obrador? Allí podremos establecer la fábricas de tabacos que S.S. pidió. En resumen, la Comisión de la Escuela Graduada, en vista de la información practicada entiende: que en cuanto a la parte de la moralidad no hay nada probado; en cuanto a la disciplina que hay males graves a los que precisa poner remedio, y que en cuanto a la parte legal, debe irse derechamente a la municipalización de la escuela para evitar que haya en ella tres autoridades. El Sr. Alemany disiente del parecer de la Comisión entendiendo que no hay nada en cuanto a la moral, que en punto a la disciplina y organización, el Sr. Terrades es un Maestro inmejorable y en cuanto al aspecto legal no entra ni sale en el asunto. He hablado, terminó el Barón de Pinopar, interpretando, el sentir de la Comisión. Sólo me resta declarar que en este asunto tengo tranquila la conciencia."

Aquestes declaracions del batle assenyalen els aspectes més destacats d'aquest escandalós esdeveniment que a una ciutat petita com Palma degué córrer de boca en boca. Efectivament, la premsa local, i de manera especial l'Última Hora, prengué cartes en l'assumpte i diàriament donà puntual informació sobre el cas. Si, com afirma el baró de Pinopar, el director del periòdic el felicità per les primeres mesures preses, ben aviat es desvià cap a l'opinió contrària. Vegem de seguir els esdeveniments a partir d'allò que va publicar el diari vespertí Última Hora (UH). El dia 25 de gener, donava compte com a crònica municipal, del tancament de l'Escola Graduada. El dia següent informava que s'havia traslladat als professors auxiliars el dictamen de la comissió especial de l'Escola Graduada de suspensió de funcions que havia estat aprovat en el ple del dia 24. Així mateix afegia: "Esta mañana, en la mencionada Escuela han continuado las clases, que ha dado el Señor Director y varios auxiliares que costea de su pecunia particular. Los que paga el Ayuntamiento no han acudido a dar clase". El mateix exemplar publicava unes manifestacions del director del centre, Sr. Terrades, mitjançant les quals defensava la feina feta a l'Escola Graduada durant tants d'anys. Notícia apart, UH donava compte que la Junta Local de primera Ensenyança s'havia reunit sota la presidència del batle i que havia acordat obrir un concurs de 8 dies per aconseguir un local pel trasllat de l'escola nacional instal·lada a l'edifici de l'Escola Graduada. 12

El Sr. Terrades, després de signar l'escrit del batle amb un "enterado", li va dirigir una resposta que deia el següent: "... que siendo necesarias para las funciones culturales de la escuela que regento, todas las dependencias del edificio en que está instalada, no puedo hacerle entrega a VS. de las llaves que me reclama... mientras no se acuerde el traslado de la escuela y entrega del edifico por Autoridad competente, según está taxativamente legislado."


Durant els dies següents UH informà sobre les compareixences davant la comissió municipal de mestres i altres personal de l'Escola Graduada fins que el dia 3 de febrer indicava que la informació oberta "para el tan manoseado asunto de la EG" s'havia acabat i el dissabte, dia 5, hi hauria una sessió del ple per a tractar l'assumpte. El diari se manifestava a favor d'una solució enèrgica. El dia 4 de febrer donava compte de diverses informacions que havia conegut sobre el cas. De la dissidència del regidor Sr. Alemany, membre de la comissió, respecte a com s'havien fet les coses. Que la pròpia comissió no havia pres cap decisió ni faria dictamen respecte a les conclusions i que tot ho deixava al ple al qual hauria d'informar el propi batle personalment. També "especulava" sobre les conseqüència d'aquesta situació i d'allò que podria passar en el ple, donada l'actual representació de partits existent. El dia 5 de febrer, UH publicà una crònica que bàsicament era una crítica al batle per haver fet declaracions contra el director del diari. El dia 7 es també feia referència a la polèmica entre batle i l'article d'UH i la informació d'altres mitjans de comunicació. El dia 12 de febrer tingué lloc un ple que bona part del temps va estar presidit pel regidor Rover Motta ja que el batle va baixar a un escó de regidor per a tenir més llibertat d'expressió, en el qual se manifestaren diverses interpretacions dels fets i s'interrompé la sessió diverses vegades. El públic, que estava dividit en dos bàndols, els que volien sang i el sacrifici dels reus i els que volien que es tanqués l'expedient amb la frase "aquí no ha pasado nada", es mostrava nerviós i començà a dur el compàs amb els peus. Se sentí que alguns regidors deien: "¡Yo no voto esto! ¡Esto es un pastel!... Quan es suspengué la sessió per segona vegada el públic protestà i el president, senyor Rover, ordenà que el públic abandonés la sala. D'entre les intervencions dels regidors, que són totes interessants, destriem la del regidor Sr. Pou13 que no es fa solidari de la conducta de la comissió de l'Escola Graduada. Creu que el batle i demés membres han obrat de bona fe però que la seva obra ha estat desastrosa, que ha estat "la de un caballo loco en una cacharrería". El senyor Pou afegí: "Yo debo sólo felicitar al señor Alcalde por su gran elocuencia. El señor Barón de Pinopar me recuerda al Papa Sixto; ha sido esta, una elección parecida a aquella. Para que lo nombraran se fingió viejo y achacoso y luego cuando se sentó en el sillón dijo: Tenéis Papa para rato. Así, nuestro Alcalde que parecía tímido, y fué colocado allí por el partido liberal como una figura decorativa se ha sentido luego un hombre de acción y va a dar guerra.

13

Es tracta del regidor Ferran Pou Moreno, que anys després va adquirir gran prestigi com a advocat laboralista i penalista. Fou elegit regidor de l’Ajuntament de Palma en diverses ocasions (1903, 1909, 1903 i 1917).


«A grandes males grandes remedios», dijo el Alcalde y en esto estoy yo conforme, pero no a pequeños males grandes remedios que es lo que ahora ha hecho el Alcalde. Aquí se nos llevó engañados a aprobar el dictamen, se dijo que había allí sodomitas, se deshonró a señoritas honradas y dignas que ejercían allí noble profesión y este desastre fué ocasionado por la comisión. Aquí hay que hablar claro y decir que la mano negra es la que obra detrás del Alcalde y esta es la que le ha hecho obrar como un maniquí, intentando destruir la Escuela Graduada, como ya acabó la Escuela Mercantil. Es la eterna lucha de la reacción contra la luz. Y esto sólo pasa en esta ciudad, que es una especie de presidio suelto, pues en cualquier otra población civilizada ya se hubiera internado a esta desdichada comisión y se la hubiera obligado a indemnizar a las señoritas de aquella escuela. Es la eterna cuestión de siempre en Palma, la lucha, y contra esto nos rebelamos, siendo una vergüenza que quién usa tales medidas y defienda tales causas, proceda del partido liberal. Veremos como esa comisión devuelve la honra a estas profesoras."

El públic, que havia retornat a la sala, va corejar amb força el discurs del senyor Pou i llançà "visques i aplaudiments". Al final s'aprovaren dues resolucions sobre el mateix tema amb la circumstància què alguns regidors votaren les dues. En realitat no eren molt diferents i, en resum, proposaven crear una comissió específica que tractés la reorganització de l'Escola Graduada i, si era possible, la municipalització del centre escolar. El dia 14 de febrer la UH dedicà l'editorial a l'Escola Graduada. Com tothom, esperava que la comissió proposés un dictamen que fos debatut i aprovat o no pels membres del ple. Però no va haver-hi dictamen. L'editorial, entre altres coses deia: "...El Alcalde y los concejales , casi sin excepción, no han tenido el valor necesario para reconocer la ligereza en que habían incurrido y han creído salir del paso amasando un pastel..."; "...pues en realidad ni quedan justificadas las medidas extremas adoptadas por el Alcalde, ni está bien tramitado el expediente ni de éste resulta debidamente probada en concreto falta alguna bastante grave para justificar el cambio de organización y de personal y la nueva orientación que se propone dar a la Escuela, y lo que es aún peor, tampoco quedan desvanecidas ante la opinión pública las graves acusaciones que se supone de terminaron aquel procedimiento, ni quedan , por consiguiente, rehabilitadas las personas a quienes directa o indirectamente afectan aquellas acusaciones"; "... El Alcalde por lo visto no se resigna a reconocer que se había dejado tomar el pelo o que había pecado de ligero...".

Per altra banda, a partir de la lectura de l'expedient, expressa una valoració negativa de l'actitud del professorat, i també del director, que no fou capaç per ell mateix de posar ordre en el centre. El dies 15, 16, 17 i 19 de febrer, Joaquim Domènec publica a UH una sèrie d'articles sota el títol "La cuestión palpitante" en els quals opina sobre aspectes legals de l'expedient contra l'Escola Graduada i sobre les intencions de l'Ajuntament respecte al centre. Al final, atorga la major culpa a la part municipalitzada de l'Escola Graduada. Mentrestant, el dia 18 de febrer, una nova editorial d'UH sobre el cas "Escola Graduada". En aquest cas, sembla que havent estudiat l'expedient amb més cura, posa el


dit en una altra ferida: l'alta proporció d'alumnes fills de famílies benestants que poden pagar les 3 pessetes que costa l'escola front a l'escassesa de nins de famílies pobres i necessitades, en tot i que es tracta d'un centre municipal. No oblida, per això, que: "Igual desconcierto parece presidió en la elección del personal.... Un conserje que no logra hacerse obedecer de sus subordinados y desatiende sus propias obligaciones; unos bedeles que se insubordinan; unos profesores que desprovistos de autoridad sobre sus discípulos se ven desacatados por estos, teniendo que recurrir al castigo para someterlos; celos entre personal subalterno, entre el profesorado, intrigas y bajas pasiones por todas partes. Preferencias injustificadas...".

Del 6 al 17 de març UH publica, per parts, l'informe del Secretari de l'Ajuntament, senyor Benet Pons14. La mateixa memòria inclou un escrit de recurs del director, Bartomeu Terrades, signat el 24 de febrer de 1916, dirigit al Governador Civil, que a la vegada era president de la Comissió Provincial d'Ensenyament Primari, instància superior per a la resolució de l'expedient. En el recurs del Sr. Terrades, sobre el que no ens podem estendre, s'argumenta una defensa molt acurada de la seva persona, una consideració de la manca de competència de l'Ajuntament en matèria de disciplina escolar i un raonament sobre la carència d'arguments per a treure l'Escola Nacional de l'edifici on es troba i la incapacitat legal de l'Ajuntament per a crear una "escola voluntària"15. Al final sol·licita la revocació dels acords presos per l'Ajuntament en les sessions del 24 de gener, i 5, 12 i 14 de febrer, per extralimitació de competències. L'informe del senyor Pons, inclou també un escrit del batle de Palma, de tramesa de tot l'expedient, dirigit al Governador Civil, on se mantenen els arguments de treure l'Escola Nacional i convertir l'Escola Graduada en "escola voluntària", així com argumenta a favor de la competència municipal en relació al tema. A partir d'aquests fets, segurament la processó va anar per dins o d'amagat fins que en el ple de dia 29 d'abril de 1916, al mateix temps que es donà compte de l'acceptació de la dimissió del baró de Pinopar com a batle de Palma16 i que fou substituït pel regidor Nicolau Alemany Pujol, també s'informava de la resolució de la Comissió Provincial en relació a aquest tema. Digué el batle que sortia, senyor Puigserver, baró de Pinopar:

14

Vegeu nota 2. A Madrid ... ……… ………. 16 La UH del dia 17 d'abril ja publicada la notícia sobre la dimissió del batle en una nota breu. Encara que l'excusa oficial fou la prohibició de la venda de bíblies protestants durant la fira del Ram d'aquest any, segurament la dimissió va tenir més que veure amb la decisió presa per la Comissió Provincial d'Ensenyament Primari, sobre el recurs del Sr. Terrades, que s'havia fet pública. 15


"Yo estoy en el partido liberal y me encuentro en él muy a gusto, aunque haya quien diga que el partido liberal me ha tratado mal y me ha dado una bofetada con el acuerdo tomado por la Comisión provincial sobre la Escuela Graduada, cuando si así fuese, el golpe iría contra el Ayuntamiento..."

Efectivament el Governador Civil, Dionisio Alonso Martínez, en data 25 de juny,va resoldre a favor del senyor Terrades en el recurs interposat contra els acords municipals, donant la raó al demandant en tots els aspectes. D'aquí que, a partir que es va rebre la resolució governativa i l'acataren jurídicament, es posaren a planificar el curs següent. El dia 25 de setembre, encara sortien ... espires... Com a colofó del tema pot servir aquesta frase que el dia 2 d'octubre, digué el regidor Llompart, en el context d'uns aclariment sobre la seva opinió sobre l'"affaire Escola Graduada": "Lo más lamentable del asunto es que acabara en un banquete en el Arenal dado por el Sr. Terrades y al que asistieron el Alcalde y varios concejales. La presidencia dijo que podia afrecer al Sr. Llompart, que el Alcalde no había asistido a ninguna clase de banquete que por lo tanto el Sr. Llompart había sido mal informado ".

El conflicte de l'escola graduada  

L'any 1916 l'Escola Graduada de Palma fou tancada per ordre del batle baró de Pinopar. També fou expedientat el seu director Bartomeu Terrad...