Issuu on Google+

REVISTA INTERCONTINENTAL DE PSICOLOciA Y EDUCACJ6N 1991 VOLUMEN 4 - No.2 105 - 119

TARTAMUDEZ Y sf MISMO MIRYAM ACOSTA Y

PEDRO R. RODRfGUEZ '"

Universidad Central de Venezuela

RESUMEN Utilizando cuatro diferentes estrategias (Inventario Primario de Muller y Leonetti, Dibujo de la Figura Humana, Representaci6n Gr~fica de la Interacci6n Verbal y Entre· vista Estructurada), se evalu6 eI Concepto de sf mismo en 13 nifios tartamudos. Los resultados obtenidos indican que la casi totalidad de los sujetos estudiados tiene un bajo concepto de sf mismo, siendo el Area Intelectualla mejor auto-evaluada en 9 de los 13 casos. Se interpretan y discuten las posibles causas de estos resultados. Palabras Claves: Tartamudez, evaluaci6n del Sf mismo, auto-imagen.

ABSTRACT Using four different measuring strategies (Muller's and Leonetti's First Inventory, Human Figure Drawing, Graphic Representation of verbal Interaction and a Structured Interview), the self-Concept was evaluated in thirteen child sutterers. Results indicate that almost all of the sUbjects had a low Self.Concept. The aspect which was most highly evaluated was intelectual area in nine of the thirteen cases. The results are interpreted in terms of possible causes of stuttering. Key Words: Stuttering, self-evaluation, self·image.

INTRODUCCI6N La conversaci6n esta sujeta a la competencia del individuo para comunicarse de acuerdo a una serie de normas que deben verse reflejadas en un comportamiento • Direcci6n, Apartado 80.911, Caracas 1080·A, Venezuela.


106

ACOSTA Y RODRiGUEZ

efectivo y concreto entre el hablante yel oyente. Para ~ste ultimo "e1 tartamudo" infringe las reglas de la comunicaci6n debido a su hablar diferente. Esta situaci6n trae como consecuencia que eI oyente evalue de manera negativa al tartamudo y emita delante de este una serie de conductas, generalmente negativas (risas, burlas, pautas correctivas, etcetera.) que hacen que la persona vaya conformandose una imagen de sf mismo negativa. En estudios realizados con niDos tartamudos donde eI instrumento de evaluaci6n es el dibujo de sf mismo (Koppitz, 1976; Sheehan, 1953; Van Riper, 1971 )., se obtienen representaciones del cuerpo muy semejantes a la real, no obstante, alrededor de la boca, se observan distorsiones y/o omisiones en esa regi6n. Igualmente, Sheehan (1970), encontr6 en sujetos tartamudos marcadas diferencias en cuanto ala expresi6n facial en la representaci6n de sf mismo al hablar y de 10 que ellos consider足 aban como un hablante ideal. De Platero (1967) realiz6 un estudio de casos en eI que su objetivo era evaluar algunos aspectos de la personalidad del niDo tartamudo. A traves de la representaci6n gr.Hica de la figura humana encontr6 que en los dibujos de estos niDos, en comparaci6n con los de los no tarta足 mudos, se observan mas elementos de analisis en cuanto a las distorsio足 nes y omisiones en la zona alrededor de la cara. La "ansiedad", la "desvalorizaci6n" y una "no adecuada relaci6n con eI medio". En el presente trabajo se reportan los resultados obtenidos en un estudio de casos con 13 niDos tartamudos donde se evalu6 el concepto de sf mismo mediante la utilizaci6n de cuatro diferentes estrategias.

METODO 1 Muestra Como se indic6 anteriormente, la muestra estuvo constituida por 13 niDos, considerados "pacientes" tartamudos en el servicio de Terapia de Lenguaje del Hospital de NiDOS "J.M. de los Rfos" y del Centro de Rehabilitaci6n del Lenguaje "Bello Monte" en la Ciudad de Caracas Venezuela.


TARTAMUDEZ YSi MISMO

107

Seis de los sujetos asistfan al Centro de Rehabilitaci6n del Lenguaje "Bello Monte" y los 7 restantes 10 bacfan al hospital "J. M. de los Rfos". Con respecto al sexo. la muestra estuvo conformada por una mujer y 12 varo.,nes. En la Tabla 1 se presenta la distribuci6n de la muestra por edad. Tabla I.Distribuci6n muestral por tdad Edad

No.

6

2

7

2

8

3

9

2

10 11

12

4

Instrumtmos A continuaci6n se describen los instrumentDs utilizados en la investigaci6n. tales como el I~vent:ario Primario del ConceptD de Sf Mismo, el Dibujo de la Figura Humana. la Representaci6n Grafica de Sf Mismo y la Guia de Enll'evista.

1. Invmtario Primario dtl Conctpto dt Sf Mismo dt Mulltr y Ltontlti Prueba utilizada para evaluar el concepto de sf mismo en general y los aspectos m:1s resaltantes de ~ste: personal, social e intelectual. Entendiendo el concepto de SI mismo como las percepciones que el sujeto tiene en las :1reas de los dominios antes descritos. EI concepto de sf mismo social es la percepci6n que el nHio tiene de sus relaciones con el grupo de pares y la aceptaci6n que ~I tiene en relaci6n a sus acompafiantes.


.

I

I

108

ACOSTA Y RODRiGUEZ

El concepto de Sl mismo personal visto como la percepci6n que el nino tiene de sf mismo en relaci6n a su tamano fisico y sus estados emocionales. Por ultimo, el concepto de SI mismo intelectual definido como la percepci6n que el nino tiene de sf en cuanto al logro de metas escolares, ademas de sus habilidades y expectativas en el ambito escolar. El inventario esta constituido por 20 items, dos items de ensayo y diez y ocho de evaluaci6n. El proposito de cada item es la asignaci6n de asumir por parte del nino un rol, ya sea pasitivo 0 negativo. Cada una de las ilustracianes se acompana de una pequena histaria, de las que a partir de esta, el nino debe escoger la figura que considere mas parecid~ a el 0 ella. 2. Dibujo de la Figura Humana seg11n la Tecnica Goodenough-Harris La utilizacion del Test del Dibujo de la Figura Humana de Goodenough, siguien足 do la modificaci6n de Harris 1963) que, como tecnica prayectiva, hace que los ninos revelen sus sentimientos y deseos expresandolos por media de sus necesi足 dades, conflictos y emociones predominantes. Los seguidores de esta concepcion en el analisis del Dibujo de la Figura Humana, relacionan la representaci6n de la figura con el concepto de sl que posea el nino reflejando par media del dibujo las diversas impresiones que tiene el individuo de su propio cuerpo (Shilder, 1953) (cit. en Harris, 1953, p. 57). El trabaja de Harris (1963), basado en el test del Dibujo de la Figura Humana realizado por Florence Goodenhough (1926), introduce cambios significativos en la tecnica original estableciendo como uno de sus abjetivos, la evaluacion del concepto de sf misma, a traves de la representaci6n de tres (3) figuras distintas entre sl, en las que el ilino expresa 10 que sabe y siente acerca de elias.

3. Representaci6n Grdfica de Sf Mismo relacionada con la conducta del Hablar (Shee足 han, Cortese y Hadley, 1970) El proposito de esta evaluaci6n Cue corroborar 0 disentir de los resultados obtenidos a partir del dibujo de la Figura Humana segun Goodenhough-Harris y obtener una descri.pci6n de la manera como ellos mismos se perciben a partir de 10 que se considera su problema y los distintos momentos de la conducta de tartamudear, en terminas meramente cualitativos.


TARTAMUDEZ Y sf MISMO

109

Las instrucciones dadas fueron las siguientes: "Quiero que dibujes la forma de c6mo te sientes antes de hablar", "Quiero que dibujes la forma de c6mo te sientes al hablar", y por ultimo, "Quiero que te dibujes la forma de c6mo te sientes despu~s de hablar"; 0 sustituida por "Antes de hablar, cc6mo te sientes? Ahora trata de dibujarlo" y asf sucesivamente con el resto de las conductas relevantes para la evaluaci6n. 4. Gula de Entrevista ~e

elaboraron una serie de preguntas a fin de obtener informaci6n de los propios nifios acerca de su asistencia a los respectivos centros de atenci6n de Terapia de Lenguaje, la forma de c6mo ellos se sentfan con esa "forma de hablar", creencias acerca de la opini6n que, de su f~rma de hablar tienen los compafieros de dases, amigos, padres, familiares y maestros.

RESULTADOS Diversos son los parametros tomados en consideraci6n para el analisis y discu足 si6n de los re~ultados, ya que, diversas fueron las evaluaciones que se realizaron a fin de saber y/o conocer el concepto de sf mismo de los nifios tartamudos. En primer lugar, destacan los resultados del Inventario Primario del Concepto de Sf mismo de Muller y Leonetti en cuanto a las puntuaciones tanto generales como espedficas, es decir, a los resultados de los dominios que constituyen la prueba (ver Tablas 2 y 3). Tabla 2. Frecuencia de los puntajes generales del IPCSM Puntaje

Categorfa

No. de Nifios

130 menos

bajo

11

14 - 18

alto

2

TOTAL

13


ACOSTA Y RODRIGUEZ

110

Segun 10 que se observa en la tabla 2, el 84.62 por ciento de los nmos estudiados (la casi totalidad), tienen un bajo concepto de sf mismo, el resto se ubica entre los ((mites inferiores de 10 que corresponderfa un alto concepto de sf mismo, representando el 15.38 por ciento de la muestra. En la tabla 3 se observan las puntuaciones obtenidas en los dominios que conforman el I.p.e.S.M. (personal, intelectual y social), acerca de c6mo se percibe el nino tartamudo en esas tres instancias: 10 que ellos estiman de sus relaciones con el grupo de pares, la aceptaci6n que el percibe por parte de sus companeros, asf como tambien, la percepci6n que eI nino tiene de sf mismo, en torno a su tamano fisico y sus estados emocionales, en contraste con la evaluaci6n que el nino tiene de su persona, en cuanto, allogro de metas escolares, y dem;is habilidades y expectativas del ambito escolar.

Tabla 3. Puntuaciones estandar del I.P.G.S.M. por dominios Sujetos

Intelectual

Social

Personal

General

1

4

3

3

10

5

6

3

14

3

6

3

2

11

4

2

4

4

10

5

5

1

2

8

6

5

2

5

12

7

6

4

5

15

8

5

2

4

11

9

4

4

5

13

10

2

2

2

6

11

2

3

4

9

12

3

1

4

8

13

6

2

2

10

2

~,

'.


TARTAMUDEZ Y sf MISMO

111

De estos resultados se deduce que -en general- elnino tartamudo tiene una vaioraci6n positiva de sf mismo, de su capacidad de acci6n en 10 que a deberes escoJares se refiere y al cumplimiento 路de las exigencias del medio.. En relaci6n a los dominios del sf mismo personal y social, la percepci6n que los ninos tienen de sf es negativa. En el analisis de los dibujos de la figura humana segun Goodenough-Harris, los resultados obtenidos tanto eilla escala cuantitativa como cualitativa de cada una de las figuras realizadas son negativas. La tabla 4 s,eiiala las puntuacionesestandar obtenidas de las figurasrepre颅 sentadas por cada uno de los niiios evidenciandose cual de todos los dibujos (hombre, mujer y sf mismo), resulta con mejor ejecuci6n. Tabla 4.

Puntaj~ ~st4ndar d~

Hombre SUjeto

la Figura Humana Sf Mismo

Mujer

Cuantitativo Cualitativo

Cuantitativo Cualitativo

Cuantitativo Cualitativo

1

28

4

27

4

26

40

2

30

6

31

70

32

60

3

18

2

17

30

18

20

4

37

6

40

70

34

60

5

22

2

21

40

13

10

6

15

2

16

30

15

20

7

19

2

23

30

21

20

8

51

8

48

80

48

70

9

47

8

47

70

44

90

10

19

2

20

30

16

20

11

13

2

11

30

12

20

12

8

1

08

1

08

1

13

7

1

13

20

08

2


ACOSTA Y RODRIGUEZ

112

En esta tabla se observa que las figuras tanto del hombre como de la mujer, obtienen en una 0 en ambils figuras mayores puntuaciones que la figura de sf mismo a nivel cuantitativo; en cambio, a nivel cualitativo, en 8 de los 13 casos estudiados el dibujo de la mujer, es el que mayor puntuaci6n obtiene, en comparaci6n con las otras figuras. Por 10 tanto, se podria indicar que las puntuaciones de las figuras adultas son, en lineas generales, cuantitativa y cualitativamente mayores que las del dibujo de sf mismo. Harris (1963), senala que el dibujo de sf mismo evidencia la conceptualizaci6n que el nino tiene de su persona, en contraste con la percepci6n que tiene de las figuras adultas. Los resultados obtenidos, indican que la preponderancia en las puntuaeiones de las figuras adultas, -por 10 general, representaciones de los padres- pueden estar relacionadas por la importancia que ejerce para los ninos en el aspecto emocional estas figuras, tanto positiva como negativamente,llegando incluso a superar en magnitud a las de su persona.

Tabla 5. Pruebas administradas yoodenough - Harris SUjeto

"

,

I.P.C.S.M.

Promedio

Sf Mismo

1

28

26

10

2 3 4 5 6 7 8 9 10

32 18 34 13 15 21 48 44 10 12

12

31 18 39 22 15 21 50 47 20 12 7

8

11 11 15 10 11 12 13 10 8 9 6

13

10

8

8

11


TARTAMUDEZ Y sf MISMO

113

Los resultados del amUisis del D.F.H.segun Goodenough-Harrris subrayan junto con el I.p.e.S.M. un bajo concepto de sf mismo de los nidos estudiados, sin que para ello, importe mucho las destrezas a nivel psicomotor que ~stos puedan tener, sino mas bien el conodmiento y estimaci6n que basicamente tengan de sf. En Ia tabla 5, se pueden observar las semejanzas entre los resulrados de ambos instrumentos de evaluaci6n, aunque no sea muy evident.e en todos los casos estudiadoS; sin embargo,· son pocos los Didos que no muestran una relaci6n directa en sus puntuaciones.

La explicaci6n Ci causa de por qu~ sucede esto, no es clara, una de las razones de las diferencias entre ambas pruebas, pudiera ser la deseabilidad social implf­ cita en las ilustracionesdel Inventario desarrollado por Muller y Leonetti (1977), el cual, hace que muchos de los nidos se identifiquen con el porcentaje que ellos consideran bueno 0 adecuado a la vista de l()s otros; y por ello, en algunas oportunidades no hay acuerdosentre la prueba de la figura humana de Goode­ nough-Harris y el I.p.e.S.M. Entre otto de los puntos a considerar para la discusi6n y analisis de los resultados se encuentra la edad como elemento importante en la conceptualiza­ ci6n que un nido tenga de sf; ya que, a medida que ~ste crece se va solidificando el concepto que de sf mismo tenga. Se apreda una tendencia a un nivel mas bajo, en el concepto de sf mismo en los nidos mas pequedos (6-7 ados) que en los pertenecientes a edades mayores. Lo cual pudiera deberse a que a medida que aumenta la edad hay una mayor tendencia a dar respuestas consideradas por el nifio como "deseables" en las evaluaciones realizadas. En cuanto a los indicadores emocionales, los que se advierten con mas fre­ cuencia son: integraci6n pobre de las partes y las manos seccionadas. Los cuales, segun Koppitz (1976), son mas frecuentes de hallar en pacientes clfnicos, alum­ nos de clases especiales, malos alumnos y lesionados cerebrales y parecen estar asociados con factores tales como: personalidad pobremente integrada, inmadu­ rez, deterioro neurol6gico 0 serias perturbaciones emocionales, extrema inse­ guridad y retraimiento, dificultad para conectarse con el mu~do circundante y con las otras personas; as( como tambi~n, sentimientos de inadecuaci6n 0 de culpa por no lograr actuar correctamente 0 por la incapacidad para actuar; conductas y sentimientos comunes de encontrar en la mayorfa de los casos estudiados, aunado a una angustia generalizada.


114

ACOSTA Y RODRIGUEZ

Durante la investigaci6n se observ6 que.Ia madre es la persona que mas se preocupa por el problema y quien lIeva al niiio a terapia de lenguaje. Lo cual pudiera estar relacionado con la calidad de los dibujos de la figura de la mujer en la prueba de Goodenough-Harris. De las entrevistas realizadas (vease Anexo 1), se obtiene que todos los nifios estan conscientes de su "problema" de lenguaje, aunque no se identifican como tartamudos. Son pocos los que tienen clara mente definido un concepto de tartamudez; a pesar de que, como parte de su tratamiento se les explica en que consiste su forma de hablar, que pasa cuando 10 hacen y c6mo se llama .0 se denomina el "problema" que a elIos tienen. Realmente, el hecho de que tenga o no una adecuada definici6n de tartamudez no influye en la concientizaci6n que ellos poseen acerca de su problema de lenguaje. No hay una clara conciencia del por que ellos hablan de esa manera. Algunos Ie adjudican como causa de su tartamudez la existencia de un frenillo que no Ie deja "hablar bien". El tiempo que llevan hablando asi no es preciso en ninguno de los niiios, aludiendo que desde pequeiiitos ellos estan asi.

que:~r

Hay un gran deseo en cambiar 0 mejorar ese aspecto de su persona, ya que, les desagradan las criticas, correcciones y otras conductas que sus interlocutores tienen para con ellos. Les resulta dificil aceptar el sentimiento que tienen para con su persona, 0 mas espedficamente con su forma de hablar, siendo comun el silencio 0 los tonos de voz muy bajos (mas de 10 usual) las conductas caracteristicas de cuando sefialaban que se sentian mal con su "forma de hablar". Por ultimo, de las respuestas obtenidas en la entrevista se deduce que la madre y los compafieros de clases, son percibidos como las personas de las cuales los niflOs tartamudos reciben mas criticas, correcciones y rechazo por su forma de hablar. En el analisis de las figuras obtenidas mediante la tecnica Sheehan, inde足 pendiente de los indicadores emocionales seiialados por Koppitz (1976) se observan en todos los dibujos los siguientes signos:


TARTAMUDEZ y si MISMO

115

a. Expresi6n facial que refleja la presencia de angustia antes y durante el habla, reduciendose esta en el dibujo que representa el momento despues de hablar. b. Representaci6n de la boca, en la que se observa algunas de las muecas y/o contorsiones que ellos realizan al hablar. c. Tensi6n generalizada a nivel del t6rax, cuello, cara y extremidades. d. Menor nivel de calidad de estos dibujos, en comparaci6n con las figuras de la prueba de Goodenough-Harris. Las descripciones antes realizadas de los dibujos relacionados a los sentimien足 tos del grupo de niiios de c6mo se sienten en esos momentos, hacen ver, la relaci6n directa que tienen las representaciones graficas de su persona con 10 que en ese momento experimentan: asf como tambien, los resultados de otras investiga~iones sobre niiios con .diversos "problemas" de lenguaje, en los que hay omisiones, sombreados 0 distorsiones, alrededor de esa ~rea.

DISCUSION Los resultados encontrados indican que la casi totalidad de los niiios estudia.dos tienen un bajo concepto de sf mismo. Si se analizan los dominios que segun Muller y Leonetti (1974) constituyen el Sf Mismo (intelectual, social y personal), se observa que, salvo 4 de los 13 casos, el dominio mejor evaluado es el intelectual, 10 cual pudiera ser indicativo de que los tartamudos se consideran a Sf Mismos como iguales al resto de las personas pero debido a las continuas evaluaciones a que son sometidos por sus interlocutores el Sf Mismo Social y Personal sufren un deterioro progresivo que influye de manera determinante en la conformaci6n de una pobre imagen de Sf Mismos. Lo cual confirma los planteamientos de Van Riper (1971), Bloodstein (1975) y Rodrfguez (1982, 1986) acerca del deterioro progresivo de la autoimagen del tartamudo como una consecuencia directa de su interacci6n verbal. Estas diferencias de puntajes en los dominios concuerdan con la afirmaci6n de .Mead (1953) en torno a la variabilidad del sf mismo y la posibilidad dehallar en una misma persona, tantos sf mismo, como roles desempeiie. Igualmente, nuestros resultados concuerdan con los obtenidos por Benavides, De Aguirre y Dfaz (1979) en el sentido de que el concepto de sf mismo -en


116

ACOSTA Y RODRiGUEZ

cualquier persona- no es una entidad est<itica, ni pasiva, sino mas bien parte de un proceso, de un sistema, el cual se transforma constantemente en nuevas self. Las representaciones de las figuras humanas de la prueba de Goodenough足 Harris, muestran en sus dos niveles de amilisis un bajo concepto de si mismo, encontrandose a grosso modo correlaci6n entre los resultados del Inventario Primario del Concepto de Si Mismo, desarrollado par Muller y Leonetti. De igual manera, sucede can las otras evaluaciones. Se obtiene de los ninos, la concientizaci6n de tener "problemas de lenguaje", aunque no se perciban "tartamudos", hecho que no diferencia mucho la concep足 tualizaci6n que elIas tienen de si mismo. Encontramos que existe una relaci6n directa entre las interpretaciones de los indicadores emocionales y los sentimientos y conductas emitidas par los ninos tartamudos, sin que par esto se pueda afirmar, que todos los ninos tartamudos presentan conductas de retraimiento, timidez, a de estar expuestos a un desajuste emocional, inseguridad, ser alumnos de clases especiales a lesionados cerebrales. Los datos apuntan, hacia la existencia de una madre muy preocupada, un tanto "obsesiva" con las dificultades de lenguaje de su hijo, afirmaci6n esta que concuerda marcadamente con 10 planteado par las respectivas terapistas de lenguaje de los ninos con los cuales se trabajo, y can los resultados obtenidos par De Platero (1967). Una vez mas se pone de manifiesto la necesidad de considerar ala tartamudez como alga mas que "un problema dellenguaje que s610 debe ser abordado desde una 6ptica foniatrica". Es necesario tamar en cuenta en su tratamiento los diversos aspectos de indole psicol6gico que gravitan en el mismo.

REFERENCIAS AMERICA PSICHIATRICASSOCIATION (1983)DSM III: Manual Dia~6sticoy estadistico de los transtornos mentales. Barcelona: Masson, S.A. Bloodstein, O. (1975) A handbook on stuttering for professional workers. Chicago: National Society for Crippled Children and Adults, Inc. De Platero D. (1967) La prueba del Dibujo de la Figura Humana en el nino tartamudo. Revista de Psiquiatria y Psicologia Medica, VII, 1,27-34.


TARTAMUDEZ Y sf MISMO

117

Harris, D. B. (1981) EI Test de Goodenough. Revisidn, 4f11pli4ci6n, 4ctutJli%4C16n. Bumos Aires:

P4id6s. . Koppitz, E. (1976) El dibujo de 14 figur4 human4 m los ninos. Buenos Aires: Guadalupe. Mead, G. H. (195!S) Espiritu, pmon4' socWd4d. Bumos Aires: P4id6s. Muller, D. G. YLeonetti, R. (1974)lnvmtario primario del concepto de sf misma. USA: Learning Conceps, Traducei6n de Rosa Lagos T. Rodriguez, P. R. (1982) EI enfoque psicosocial de la tartamudez Psicologia, 9 (1), 29-!S8. Rodriguez, P. R. (1986) Actitudes y tartamudez. Revista de Psicologia General, AplicrultJ 412 (6), 1229-1252. Sheehan,j. G. (195!S) theory and tretmentofstN.tering as an approach-avoidance conflict. joumaJ. Psycholot:J, 36, 27-49. Sheehan, j. G. (1970) StudUering: Research and theraJ1J. New York.: Harper and Row. Van Riper, Ch. (1971) The N4ture ofstuttering. New Jersey: Pretince-Hall.


ACOSTA Y RODRiGUEZ

118

ANEXO

RESPUESTAS OBTENIDAS EN LA ENTREVISTA ESTRUCTURADA

SUJETO

Por que asistes al Centro

Opini6n de los otros

1

Se debe a que tengo "problemas" con mi forma de hablar

"En la casa, rni abuela y rni hermana son las que siempre me dicen cosas c6mo hacerlo. Antes 10 hacia rni marnA. La gente que me qUiere no debe decirme nada hacia rni persona".

"Hablo demasiado rApido y por eso vengo aquf'

"Se burlan a veces de rni manera de hablar y eso me molesta mucho, por eso he tenido varias peleas con compafieros de clase y otros muchachos.

"Hablo muy rApido. Tartamudo es una persona lenta al pronunciar una silaba y la repite varias veces, ademAs no se Ie entiende 10 que habla. Yo no soy tartamudo".

"Solo las personas desconocidas son las que a veces me preguntan 51 estoy enfermo, yo les digo que no, porque de 10 contrario se burlande mi". "Mis pap1s Yrni herrnanano me consideran tartamudo, pero se preocupan por roC' "Yo quisiera hablar como las dern1s perso~ para que no me rnanden a repetir las palabras que digo".

"Hablo demasiado rApido y se me enreda la lengua".

"Todo el mundo me llama mudD y yo no 10 soy, rni marnA, rni abuelita y unos muchachitos" "Yo quiero ser chiquito para no hablar, porque los nifios mAs chiquitos que yo no hablan".

"Siento una cosa en la garganta que no me deja hablar bien. Mi marnA dice que debo hablar mejor".

"A rnf me dan ganas de llorar cuando quiero hablar y se burlan de rnf. La gente se burla de mf'.

"Tengo un frenillo que no me deja hablar bien. Aquf me van a ayudar a oir y hablar bien. Desde chiquito hablo mocho, pero yo s~ que se me va a pasar".

"Mi marnA me dice que no hablo bien".

12.afios 2 12 afios

3

12 afios 4

8 afios

5 6 afios 6

8 afios


119

(Continuaci6n)

SUJETO

Por que asistes al Centro

Opini6n de los otros

7

"Tartamudezsignifica hablar muy rtpido y 10 mlo es otra cosa, porque yo cuando hablo me pego".

"He tenido varias peleas en el colegio y con amigos cerca de la casa porque me ponen IObrenombres y elO me da mucha rabia". "Las personas que siempre me dicen COlaS son mi mamt y la maestra. Mis amigos.de verdad no me dicen nada". "Quiero hablar mejor para que no se burlen de Inf'

9 ados 8 7 ados

"Quiero cambiar mi manera de hablar"

9

"Tengo problemas para hablar, sobre todo cuando arranco"

"Mi mamt esla que siempre me regaiia y me siento mal por elO. No me gUita que mi mamt me dip cosas y que mi pap1 me mande a repetir las palabras'路.

"A veces habl0 mal, pero yo s~ 10 que debo hacer para no hablar asi. Ahora yo hablo mejor que antes. Cuando yo estabapequeno si era tartamudo, pero ya no, ahora en 10 que hay algo malo es enmi voz"

"Mi pap1 y mis abuelos me corrigen cuando hablo. Mi hermano me fastidia mucho con elO".

路Yo vengo aqui para dejar de ser tartamudo y que no me anden molestando por all1".

"A veces prefiero quedarme callado y que los otros piensen 10 que quieran de mi, antes que ellos yean todas las cosas que Ie pasa a mi cuerpo cuando hablo. La gente me echa muchas bromas".

8 anos 10

9 anos 11

"Mi maJD1 Y mi hermana sempre

Ie

la

pasan dandome c6mo debo hablar".

12 anos 12 6 anos 13

7 anos

No fue posible realizar la entrevista de este sujeto, por 10 tanto no路 Ie tienen datos sobre &tOl aspectos. "Mi mam1 dice que hablo mal. A ml me cuesta hablar. pero no 10 hago tan mal. Desde chiquito hablo asi y eso me pasa

cuando me porto mal".

"Todos me dicen cosas de c6mo debo

hablar",


Tartamudez y Sí Mismo