Page 1


Grupo COLÓN-IECM

Curso de ILUSTRACIÓN (ARGG0212) Profesor:

Paco Rosco


Existe en castellano una expresión que reza “se juntaron el hambre con las ganas de comer” que aquí nos viene que ni pintada; pues si algo le hacía falta a este compendio de microrrelatos, amablemente cedidos por sus autores, son las ilustraciones llevadas a cabo por los variopintos alumnos del ARGG0212 de Ilustración, en Grupo Colón- IECM. Con el presente proyecto concluye este certificado de profesionalidad, en el que comandados por Paco Rosco, un grupo de ilustradores hambrientos de dar color al mundo, han conocido las técnicas y herramientas para hacer de la ilustración su profesión.

Cristina Herrera

3


Título

123456789101112131415161718192021-

Despertar......................................... Una mujer........................................ Sano caos....................................... No te las leas................................... Miedo............................................... Inmigrantes...................................... Malas enseñanzas........................... La estrella........................................ Bomba desactivada......................... Montaña rusa.................................. El patio............................................. El jardín de los tilos......................... Nada ............................................... El coco............................................ Frío.................................................. Caminos.......................................... Marta, la superniña.......................... Ciego............................................... Constancia....................................... La moda.......................................... Siete gatos......................................

Autor

Jorge G. Torrego .................................... Cita Franco ............................................. Daniel Iglesias ........................................ Cristina Herrera ...................................... David Pascual ......................................... Mercedes Serrano .................................. Daniel Iglesias ........................................ Isabel Rivas ............................................ Cristina Herrera ...................................... Laura Corpa ............................................ Diana García .......................................... Emilia Lanzas ......................................... Nieves Jurado ......................................... Jorge G. Torrego .................................... Manuel Paleo .......................................... Daniel Iglesias ........................................ Isabel Rivas ............................................ Daniel Iglesias ........................................ David Pascual ......................................... Isabel Rivas ............................................ Daniel Iglesias ........................................

Ilustrador Santiago Rosillo ................................ 7 Rocío García ..................................... 11 Nieves Jurado .................................... 17 Cristina Herrera .................................. 21 Felicidad González ............................. 25 Julio Lucas ......................................... 31 Diana García ...................................... 35 David Guzmán ................................... 39 Marcos Arroyo .................................... 45 Nora González ................................... 53 Ana García ........................................ 57 Santiago Rosillo ................................. 63 Maite Luzuriaga................................... 67 Rocío García ...................................... 73 Cristina Sanz ...................................... 79 Isabel Rivas ........................................ 83 David Guzmán ....................................87 Julio Lucas ......................................... 91 Mercedes Serrano .............................. 95 Nieves Jurado .....................................99 Marisa MAS ........................................105


Despertar Texto: Jorge G. Torrego

Ilustraciรณn: Santiago Rosillo

7


Despertar Alguien entró en mi habitación. Era alto, delgado y había algo siniestro en su mirada. Yo estaba ahí, tumbado en una cama pequeñita sin poder defenderme. Justo al cerrar la puerta, empezó a hablar.

“Mire, lamento informarle de que va a morir. Vengo de consultarlo con mis compañeros y hemos llegado a la conclusión de que a usted le quedan unos ochenta años de vida más o menos. Le irá bien, tendrá cuatro hijos y tres esposas, pero tenga cuidado con Elena. Esa mujer le hará sufrir mucho. Bueno, eso es todo. Espero que aproveche el tiempo que le queda”.

Yo no entendí nada de todo aquello, pero me di cuenta que según estaba hablando una leve sonrisa de mala leche le nacía en los labios. Terminó de hablar, abrió la puerta y se marchó, dejándome solo con la muerte. Luego me puse a llorar, pidiendo que me llevaran con mi madre.


9


Una mujer Texto: Cita Franco

Ilustración: Rocío García

11


Una mujer

Una mujer bonita es aquella que no necesita tacones para sentirse grande, aunque los use para verse más femenina. Es esa que usa el lápiz negro para dibujar sus sueños sin importarle que se gaste y no le alcance para pintarse la raya del ojo. La que se sujeta el pelo en una cola cuando le incomoda aún sabiendo que está más guapa con el pelo suelto. Es aquella que se reconoce ante el espejo y no necesita hacerse quinientas fotografías hasta verse guapa en una de ellas y subirla a las redes sociales, la que acepta los piropos sin falsa modestia, la que sonríe y llora solo cuando le apetece. Es aquella que, aun sabiendo que las calorías aterran a sus semejantes, se chupa los dedos cada vez que come chocolate y no se castiga por ello. Una mujer segura pisa firme cuando va descalza, no titubea si se muestra al natural y decide arreglarse por satisfacción personal. Siempre sonreirá lleve o no los labios rojos y no se verá obligada a cruzar las piernas cada vez que tome asiento.


13


Sano caos Texto: Daniel Iglesias

Ilustraciรณn: Nieves Jurado

17


Sano Caos

Cualquiera en su sano caos hubiese pecado por morder un juicio como el tuyo.


19


No te las leas Texto: Cristina Herrera

Ilustraciรณn: Cristina Herrera

21


No te las leas — ¿Conoces la expresión “escalé hasta la cima por la ladera más escarpada”?— Asintió. — Y sabes que está conjugada en pretérito perfecto, simple ¿no? Sonrió por la nariz. — Pues que sepas que aquí, lo pretérito nos da igual, no buscamos lo perfecto y sabemos que no será simple. La otra se abalanzó a borrar a besos la expresión de suficiencia de su cara, y ella, después de corresponder al derroche, paró a decir: — Entonces, ¿qué? Do you acept the terms and conditions?


23


Miedo Texto: David Pascual

Ilustraciรณn: Felicidad Gonzรกlez

25


Miedo La semana pasada Clara tuvo miedo. El lunes le aterraban las araĂąas. El martes los pĂĄjaros.


El miércoles le provocaba pavor estar cerca de cualquier coche rojo.

El jueves se encerró en casa y se murió de miedo pensando en la gente de la calle.

27


Su mamá estaba preocupada, y la llevó al médico, pero el médico no vio nada raro, porque físicamente estaba bien: no le dolía nada.

Así que su mamá decidió que lo mejor era sacrificarla a los dioses antiguos. Degolló un gallo negro y trazó un círculo en el salón de casa. Allí depositó a Clara, maniatada, y le clavó un cuchillo en su pequeño corazón mientras rezaba para que los arcanos la acogiesen en su seno.


Y Clara dejó de tener miedo, porque se unió al Gran Dragón destructor y sabía que, llegado el momento, le ayudaría a destruir el

mundo.

29


Inmigrantes Texto: Mercedes Serrano

Ilustraciรณn: Julio Lucas

31


Inmigrantes Voy corriendo. La llevo de la mano. El camino es tan largo que no llegamos nunca... Mi niña me aprieta la mano y percibo su miedo en mi piel. Conservo en los zapatos el polvo del camino y en la piel la humedad del mar. El miedo y la desesperación impulsan mis pasos. Por fin llegamos. Hay luz al final del camino, hay esperanza. Mi niña sonríe.

33


Malas enseñanzas Texto: Daniel Iglesias

Ilustración: Diana García

35


Malas enseñanzas No enseñes a querer cuando aún no has aprendido a dejar de dañar a quien no te enseñó a hacerlo.


37


La estrella Texto: Isabel Rivas

Ilustraciรณn: David Guzmรกn

39


La estrella

Una estrella me hacía guiños por el quicio de la puerta. Corrí a la ventana y volví a verla, ¡cómo brillaba! — ¿Por qué brilla más que las otras? —le pregunté a mi madre. — Esa es la estrella que guía a los que se pierden —contestó ella.


41


— Bueno, pues si todo el mundo sabe eso, nadie se perderá — le dije. — Hay gente que no cree esas cosas — me dijo. —¿Papá no creía en esas cosas, verdad? Si no ya hubiera vuelto ¿no? — volví a preguntar a mi madre. — No hijo, papá no vuelve porque es el encargado de mantener la luz en esa estrella para que nadie se pierda, como le pasó a él. Algún día tú y yo estaremos con él. 43


Bomba desactivada Texto: Cristina Herrera

Ilustraciรณn: Marcos Arroyo

45


Se tomó la segunda y se fue directo a la consulta del dentista. Hoy le tocaba extracción, nervios multiplicados que se dividían al ver la sonrisa de su dentista especializado.

47


Le pasó la revisión mientras hacía efecto la anestesia; aprovechó que tenía todos los cacharros en la boca para preguntarle por su vida: — ¡Pftodoh bfien! — acertó a decir. — A ver si nos tomamos unas cañas un día, pero sin kikos, que luego ya sabes! — le dijo apretando en la muela partida. — ¡Pfale! — contestó retorciendo una pierna del dolor. La extracción se realizó sin complicaciones, y eso que la sangre brotó a borbotones.

Se encaminaba hacia la puerta con una torunda de algodón empapada en la boca dormida, cuando se le cayeron las llaves; al agacharse su labio inferior cedió a la gravedad dejando salir un río de roja sangre que se estrelló contra el suelo.


Nervioso, buscó algo con que neutralizar su amenaza biológica: — Yio lo limpfio!— Dijo acelerado — ¿Dónde está la lejía?— añadió ya con la torunda en la mano — Tranquilo Juan, ahora lo limpia mi enfermera— — ¡No! ¡Tengo que hacerlo yo!— — ¡Cálmate Juan! Que no pasa nada— sonrió — ¿No te has enterado? Lo confirmaron ayer, que si es indetectable es intransmisible— — ¿Qué?— Preguntó atónito Juan.

— Pues que tu sangre ya no es un riesgo para nadie, Juan. Que ya no eres transmisor del virus, ni tú, ni nadie que esté medicado— Juan sonrió con los ojos, porque su boca aún no respondía; pagó la intervención y se fue corriendo a casa, tenía mucho que preparar para todo lo que quería celebrar. 49


Al llegar a su portal algo le resultó familiar: esa colonia la había olido antes. Enfiló el descansillo con decisión y en la puerta se topó con un ramo de tulipanes rojos.


La nota rezaba:

51


Montaña rusa Texto: Laura Corpa

Ilustración: Nora González

53


Montaña rusa

Acabo de darme cuenta de que hace siglos que no me subo a una montaña rusa que no sea la mía emocional.


55


El patio Texto: Diana García

Ilustración: Ana García

57


El patio

Conozco estas paredes como la palma de mi mano. Entro corriendo como si me lo hiciera encima y el sonido del pestillo me calma. Me desplomo automáticamente en mi rincón, mis piernas se rinden al suelo y me empiezo a comer el bocadillo, me rugen las tripas y al morder ¡¡ahh!!

Siento el sabor metálico de la sangre y me va a estallar la sien. El calor del golpe no me deja pensar.


59


Suena la sirena, uno, dos, tres, cuatro... y salgo corriendo a clase como si me persiguiera el diablo. No te puedes olvidar, Ben, de traer maĂąana el dinero.

MaĂąana tengo que correr mĂĄs, llegar antes para que no me cojan en medio del patio.


61


El jardĂ­n de los tilos Texto: Emilia Lanzas

IlustraciĂłn: Santiago Rosillo

63


El jardín de los tilos

Cuando mi familia tampoco pudo pagar la casa decidimos -al igual que los demás- mudarnos al jardín de los tilos. Nos instalamos cerca del río, junto al vecino del quinto que fue el primero en germinar. Ahora ya no era un perdedor, sino una enorme copa que se mecía transfigurada.

Yo y mis padres comíamos las flores amarillentas y nos familiarizábamos con las abejas y los piquituertos. Fue el decimoséptimo día cuando surgió en mi piel la primera hoja; una hoja verde claro, indócil y confiada.

65


Nada Texto: Nieves Jurado

Ilustraciรณn: Maite Luzuriaga

67


Nada

Marta se había caído en la calle. Atorada entre la multitud de gente que intentaba ayudarla para levantarse, apartó de un manotazo la mano de una muchacha y continuó sin dilación hacia la casa de Juana. Juana no debía saber que había salido de casa. Desde que vino del pueblo a vivir con su hija y su marido, no podía salir por miedo a que se perdiera o desorientara, no podía hacer la comida para no quemar nada, no podía hacer nada… “¡Es por tu bien, mamá!” “¿No ves que me desvivo por cuidarte?” Juana no hacía más que repetirlo, pero la realidad es que Marta estaba sola todo el día, no podía ayudar y era un estorbo. Paco, su yerno, le había regalado un precioso pájaro para que no se sintiera sola. “¡Valiente tontería!” pensaba Marta. Un bicho que no hace nada, que te mira inquisitivamente desde su jaula. Parecía una burla. Juana la regañó cuando abrió la jaula y dejó escapar al pájaro…


69


Marta recordaba que había sido maestra de escuela, que había criado tres hijos y que siempre había podido cuidar de todos,… pero ahora era tan inútil como ese estúpido pájaro. Ahora para Juana era un estorbo. Hoy había intentado darle una sorpresa a Juana y prepararle la comida, y como una inválida se había caído frente al portal cuando había ido a por el pan. Si se enterara, Juana se enfadaría… Se repetía que no servía para nada. Subió a casa miró el retrato de su hija y abrió la ventana…

71


El coco Texto: Jorge G. Torrego

Ilustración: Rocío García

73


El coco Sus manos se clavan en mi espalda. Me mueve todo. Me empuja, me dice. La lámpara se ha movido un poco de la mesa. Después la colocaré. Me acaricia y me duele. No, ahora no. Luis tiene que comer. Los dedos me fuerzan, me gusta, si un poco. Pero me duele. No, ya no me gusta. Ya, ya está bien. Para.


75


Me baja las bragas. Y sus uĂąas se clavan en mis muslos. Me mancha, me pudre y me lastima. Luis me llama, lo escucho bajo el sonido de la televisiĂłn. No. Hijo, no vengas. Sus manos estĂĄn por todos lados. Y me patea con sus ojos. Y me mata con su boca. Lo golpeo. Lo intento. Pero me agarra las manos. Ya no puedo hacer nada. Me devora. Y me remata cuando Luis entorna la puerta. Lentamente. Mirando, asustado, al Coco disfrazado de padre.

77


Frío Texto: Manuel Paleo

Ilustración: Cristina Sanz

79


Frío

Despierto por el frío de las sábanas, empapadas de mi propio sudor. Piel fría, habitación azul. En la pierna una vena azulada destaca sobre mi piel blanca que refleja la tenue luz de la luna. Presiono la zona con el dedo, solo noto frío. La carne se rasga ante la presión de la uña, sin sangre, sin dolor. Escarbo y la sensación es de goma fracturándose hasta tocar la vena. En realidad es gris, metálica, eléctrica, fría. Espero que sea solo un sueño.


81


Caminos Texto: Daniel Iglesias

Ilustraciรณn: Isabel Rivas

83


Caminos Me pusiste caminos, no tus pies. Yo morĂ­a de ganas de echar a volar. Nos alejaste tanto de nosotros, que me hiciste creer ser inalcanzable y ya no hay recuerdo que apaguĂŠ la voz.

85


Marta, la superniña Texto: Isabel Rivas

Ilustración: David Guzmán

87


Marta, la superniña

— Marta, ¿cómo vas a solucionar lo de la guerra? Eres una niña — dijo Laura. — Pues haciendo desaparecer las armas en todo el mundo. Yo puedo hacerlo porque soy Marta, la niña con síndrome de down más poderosa del mundo y te lo voy a demostrar. Marta salió corriendo y Laura se fue a casa pensativa. Tenía miedo de que a Marta le pasase algo. Cuando Laura llegó a su casa, tenían puesta la televisión. En todos los canales emitían la misma noticia: “Ha desaparecido el armamento en todo el mundo. Todas las fábricas han sido demolidas y los materiales utilizados para fabricar armas han sido eliminados de la faz de la tierra. Tenemos a una niña que dice ser la responsable de todo.” — Hola, me llamo Marta y desde que he nacido no hago más que ver gente matándose en las guerras y he decidido acabar con todo el armamento mundial así como los materiales con los que lo fabrican. No se molesten en buscar materiales sustitutivos para crear armas, porque yo, Marta, en representación de todos los niños, no se lo voy a permitir. Queremos tener un futuro en paz.


89


Ciego Texto: Daniel Iglesias

Ilustraciรณn: Julio Lucas

91


Ciego

Estoy ciego por tus vendas, no loco por tus rejas. Nos quise. Vete. Nos quise, libres. Nos vamos.


93


Constancia Texto: David Pascual

Ilustraciรณn: Mercedes Serrano

95


Constancia Durante años cruzó la calle exactamente por el mismo sitio. Veía como los demás cruzaban por otros lugares, pero ella no. Los demás se metían con ella, pero no le importaba lo más mínimo. Sabía que, algún día, la gente la dejaría en paz. Pero ese día no parecía llegar. Finalmente, muchos años después, empezaron a ignorarla. Ella estaba feliz, y los demás ya sabían que, en esa curva con poca visibilidad, había una viejecita que cruzaba por el medio de la calzada, teniendo un paso de cebra a tan solo diez metros de distancia, y levantaban el pie del acelerador.


97


La moda Texto: Isabel Rivas

Ilustraciรณn: Nieves Jurado

99


La moda Tontería era la más popular del barrio, se juntaba siempre con sus amigas Anorexia, Bulimia y Moda. Las cuatro siempre iban a los mismos sitios, a las mismas tiendas, comían lo mismo; bueno, eso no era del todo cierto porque Anorexia le daba su comida a Bulimia y ésta devolvía todo. Moda era la culpable. Tenía a Tontería para convencer a las otras dos. Aparecían en todos los medios y eso hacía que las jóvenes les imitaran. Moda preparaba pasarelas de ropa y elegía a las chicas que le presentaba a Anorexia para que desfilaran. Visitaban los supermercados que le recomendaba Bulimia porque de comida entendía un montón. Tontería seleccionaba los modelos con menos tela y los alimentos que menos calorías tenía para dárselos a Anorexia.


101


Creían tenerlo todo, pero un buen día Tontería y Moda discutieron y Bulimia en un arrebato se comió a Anorexia, que, como la llenó poco se tragó a Tontería y a Moda. Cuando vomitó, una Moda y una Tontería nuevas habían nacido. Anorexia ya no existía, ahora surgió Salud y Autoestima. Bulimia fue metida en la cárcel, donde se pudrió en su propio vómito. Salud y Autoestima prepararon muchas campañas informativas y salvaron a mucha gente de caer en las garras de las nuevas Modas y Tonterías.

103


Siete gatos Texto: Daniel Iglesias

Ilustraciรณn: Marisa MAS

105


Me he pedido abrazar a siete gatos negros abandonados y llenarme de todas las vidas que les queden por vivir. Porque morir, han maullado toda espera.


107


Grupo COLÓN-IECM

Curso de ILUSTRACIÓN (ARGG0212) Profesor:

Paco Rosco


Dirección creativa:

Maquetación:

Correcciones:

Paco Rosco

Felicidad González

Diana García

Cristina Herrera Marisa MAS


Profile for Paco Rosco

Microilustrados  

Existe en castellano una expresión que reza “se juntaron el hambre con las ganas de comer” que aquí nos viene que ni pintada; pues si algo l...

Microilustrados  

Existe en castellano una expresión que reza “se juntaron el hambre con las ganas de comer” que aquí nos viene que ni pintada; pues si algo l...

Profile for pacorosco
Advertisement