Page 1

S H AW de Cadete Naval a Aspirante a Santo

Historia naval del Siervo de Dios Enrique Ernesto Shaw

Luis MarĂ­a GonzĂĄlez Day Contralmirante (re), Armada Argentina


S H AW de Cadete Naval a Aspirante a Santo


González Day, Luis María Shaw, de Cadete Naval a Aspirante a Santo 86 p. : 21,5 x 15,5 cm.

Segunda edición, octubre de 2016 Diseño gráfico: Pablo González Day


S H AW de Cadete Naval a Aspirante a Santo

Historia naval del Siervo de Dios Enrique Ernesto Shaw

Luis MarĂ­a GonzĂĄlez Day Contralmirante (re), Armada Argentina


El que ora y trabaja, eleva su corazรณn a Dios con las manos San Bernardo de Claravel (s.xii)

Hagamos que el trabajo sea una oraciรณn ininterrumpida, en el sentido de entenderlo como servicio de Dios Siervo de Dios Enrique Ernesto Shaw (s.xx)


Índice •

11 Introducción 18  En la Escuela Naval Militar 36  Último año en la ESNM 47  Oficial de la Armada Argentina 56  Empresario y “obrero” 64  Distintas miradas 70  Estado de la Causa de Canonización 77  Plegaria a Stella Maris 78  Bibliografía 82 Agradecimientos


Introducción •

París a principio del siglo XX era el centro de la cultura y de las artes mundiales. Inserta en una Europa que transitaba un período que se conocería luego como La Belle Époque. La centuria comienza con la Exposición Universal en dicha ciudad. En 1910 se realizan los Segundos Juegos Olímpicos de verano y se inicia la construcción de las actuales líneas del metro N°2 y N°6. El mundo recibe en 1912 la lamentable noticia del hundimiento del Titanic. Para 1914 finaliza la construcción de la basílica del SacréCoeur. Ese mismo año Europa vuelve a la barbarie de la mano de la primera guerra mundial. Finalmente, en 1919, llega la alegría de la paz. En la Ciudad Luz se derriba la muralla de protección construida por Thiers y se inaugura la primera línea aérea comercial, que uniría a París con Londres. En ese contexto vivía la familia Shaw. La madre era Sara Tornquist y el padre Alejandro Shaw, abogado de un “importante grupo empresario argentino”1. Tenían un hijo de dos años, que siguiendo la tradición de la época se llamaba Alejandro como su padre. El 26 de febrero de 1921 la familia se completa con la llegada de Enrique. Fue bautizado el 5 de abrila en la Iglesia de la Madeleine2 . Siendo Enrique un recién nacido, la familia Shaw decide regresar al país. Sara fallece en 1925 contando tan sólo 28 años, dejando a su a. Fue bautizado por su tío el sacerdote salesiano Adolfo Tornquist, ver “Testimonios y breve biografía de Enrique Shaw”, M. I. de Ruschi y S. Shaw de Critto.

11


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

esposo el deseo póstumo de educar a sus hijos en la fe católica, recayendo la tarea en el sacerdote sacramentino Pedro Goicochea3. Un suceso consternó a la sociedad argentina el 25 de octubre de 1927, cuando el lujoso paquebote “Principessa Mafalda”a naufragó a 19 hs. en proximidades de las costas de Salvador de Bahía, Brasil. Perecieron 314 pasajeros/tripulantes. Allí nació un héroe argentino, el Conscripto Naval Anacleto Bernardi. El 25 de octubre fue declarado Día del Conscripto Naval en memoria de las acciones de rescate de náufragos realizadas por él, hasta entregar su vidab. Cumpliendo con el pedido materno, el 3 de agosto de 1928, ambos hermanos reciben la primera Comunión de manos del Padre Goicoechea 4 . El tiempo pasa y encuentra a Enrique expresando su intención de ingresar en la Marina de Guerra, allá por el año 1935, cuando se encontraba finalizando el tercer año de secundaria. Al plantear el tema en casa, múltiples trabas le fueron interpuestas a su vocación. Su padre era un abogado destacado y hombre de negocios. Recientemente había renunciado como representante de la “Casa Tornquist”, pero a. Transatlántico que unía desde hacía 19 años las costas rioplatenses con las de la Liguria. Bautizado así en honor a la princesa Mafalda de Saboya, hija de Víctor Manuel III, rey de Italia. b. El Conscripto Anacleto Bernardi, oriundo de Entre Ríos, se encontraba a bordo del Buque Escuela A.R.A. “Presidente Sarmiento” (viaje de instrucción N°27). Fue desembarcado en Génova junto al Cabo Juan Santoro por estar, ambos, enfermos de neumonía. Se los hospitalizó y al ser dados de alta, si bien continuaban convalecientes, se los embarcó de regreso en el “Principessa Mafalda”. Viajaron en tercera clase. La prensa de la época informó detalles de la entrega personal de ambos, quienes al escuchar la alarma sónica de abandono, cambiaron de inmediato su condición de pasajeros a la de experimentados marinos, y aún restableciéndose de la neumonía, rescataron decenas de pasajeros. En el final, Bernardi entregó su chaleco salvavidas a un anciano que se encontraba en cubierta y luego abandonó la nave junto a Santoro, nadando en dirección hacia el buque “Empire Star” que se había aproximado a rescatar náufragos. Esa fue la última imagen que se recordaría de él.

12


Formulario de ingreso, firmado por Enrique


Formulario N°2, firmado por Enrique


Formulario N°3, firmado por Alejandro, padre de Enrique


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

aún vivía en permanente movimiento alrededor del mundo y no veía con buenos ojos la decisión de Enrique, ya que estaba convencido que la Tierra se aproximaba a un despeñadero. Incluso los parientes “vituperaron su decisión”5. La vocación náutica de Enrique, fue seguramente, heredada de su bisabuelo el marino escocés Shaw6. Así, desde niño, experimentó una fuerte atracción por la navegación y el mar, visitando asiduamente un faroa para divisar desde allí los barcos, con el íntimo deseo de embarcarse en ellos en un futuro cercano, de manera de adquirir los conocimientos profesionales necesarios para conducirlos con seguridad al puerto de destino final. Incluso Cecilia, su esposa, nos relataba que este tema era “Un capítulo aparte, Enrique y el mar; le encantaba el mar”7.

U

n comentario personal: tomé contacto con la familia Shaw, con motivo de celebrarse una misa por el aniversario de Enrique. Por • entonces me encontraba en actividad en la Armada Argentina, con el grado de Capitán de Fragata, por lo que concurrí de uniforme de gala de invierno. Al ingresar a la Iglesia Santa Catalina de Siena, tuve el privilegio de conocer a la Sra. Cecilia Shaw quien me dirigió su mirada. Su rostro apacible me contempló con alegría y pude percibir que la evocación del uniforme generó recuerdos muy caros a su persona. Obviamente le recordaba a su querido esposo. Toda la misa estuve a su lado acompañándola y ella me tomó de la mano. Atesoro este recuerdo vívidamente. a. Este hecho, se transformará en un signo esclarecedor como veremos sobre el final.

16


INTRODUCCIÓN

Enrique era un joven muy aplicado. El Director del Colegio de La Salle detalla—orgullosamente—las notas del alumno de tercer año: castellano (9), historia (10), francés (10), inglés (10), matemáticas (10), ciencias biológicas (10), geografía (10) y dibujo (8), así como su matrícula: 002.133 y cédula de identidad N°929.486. Hablaba perfectamente inglés y francés. Obtuvo el primer puesto del cuadro de honor del colegio8. Era un joven de comunión diaria, que con su ferviente fe religiosa, servía de permanente ejemplo a sus pares9. Varios alumnos del colegio de La Salle optaron por la Escuela Naval Militar. Serían compañeros de Enrique, incluso, en la etapa posterior en las Cristalerías Rigolleaub. Fijemos ahora la proa hacia Río Santiago, acompañando al joven Shaw en un período fundamental de su vida, la etapa formativa como alumno en la Escuela Naval Militar entre 1936 y 1939.

b. Información suministrada por la hija de Enrique, Sara S. de Critto.

17


En la Escuela Naval Militar •

¿Cuáles eran las motivaciones vocacionales de Enrique para ingresar a la Escuela Naval? Miglioranza, en su libro “Santos Argentinos”, nos lo aclara: “Le atraían las aventuras de los mares, el tipo de disciplina y de convivencia entre Oficiales y marineros, el deseo de un doble aprendizaje: técnico y humanista”10. No obstante la falta de apoyo familiar y en virtud de su férrea voluntad11, su Padre firma el consentimiento y Enrique ingresa finalmente a la Escuela Naval Militar el 2 de enero de 1936, contando tan sólo 14 años de edad. Se incorpora formando parte de la promoción N°66. Rindió un excelente examen, ingresando con el segundo promedio dentro de su promoción. Esta situación es informada a su padre mediante una atenta nota del Director (página 23). La Escuela Naval Militar era y es una escuela de formación muy dura, muy exigente, que pretende hasta nuestros días, formar ciudadanos íntegros, prontos a servira a sus pares, dispuestos volitivamente a dar su vida en pos de la defensa de todos los ciudadanos, hecho no declamativo, sino concreto, patente y tangible recientemente durante la Gesta de Malvinas. El Credo del Oficial de Marina, conocido y recitado por Enrique, sintetiza muy bien el espíritu que mueve a la Armada Argentinab al formar a los jóvenes ciudadanos. a. Servir se emplea aquí en su sentido más elevado, como dignificante de la condición humana tanto del que sirve como del servido. b. Derivado de las Reales Ordenanzas de Carlos III de España del Siglo XVIII.

18


Enrique Ernesto Shaw, Cadete Naval


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

“A la aplicación, buena conducta, subordinación al superior, circunspección afable con el subalterno, respeto a las dignidades de las demás carreras, urbanidad general, actividad y celo incansable en la fatiga, y finalmente, el ideal de exponer su vida a cualquier riesgo en defensa y gloria de la Patria, que son cualidades que caracterizan de digno a un Oficial, debe unir el Oficial de la Armada, conocimientos propios de los muchos ramos de su carrera, considerando que si ignora no puede mandar y que si algún acaso le pone en cargo superior a su inteligencia, estará en el continuado desaire de darlo a conocer a sus subordinados y en igual riesgo de perder su estimación”. credo del oficial de marina

20


EN L A ESNM

Es la firme determinación de Enrique la que le permite consolidar su primer llamado vocacional, ser marino, y será la Escuela Naval Militar el bastidor que contendrá y apoyará el salto que en el futuro mediato le permitirá desplegar la vocación definitiva, sublime, de servir a Dios a través de la santificación de la vida laboral ordinaria, en defensa y promoción integral del obrero, del trabajador argentino, adicionando el apostolado cristiano a la profesión12 . Durante su primer año en la Escuela Naval (1936), Enrique se enfrenta a nuevos retos, totalmente disímiles a su condición previa. Había renunciado a “los lazos del dinero y del confort que su situación familiar le prometía”13, para formarse en los rigores de la vida militar. Descubrió el valor de las cosas simples de la vida. El horizonte del escenario internacional presagiaba conf lictos y guerras, las que en breve se desatarían. Ser cadete de primer año— por entonces—implicaba una fuerte determinación en cuanto a valía personal. La humanidad no avizoraría tiempos de paz en el horizonte. La guerra estaba allí, cercana en el tiempo y lejana en términos de proximidad física. Hacía muy poco, el 3 de octubre de 1935, Italia había invadido Abisinia. Comenzado el año 1936, el 7 de marzo se produce la ocupación militar alemana de Renania, luego el 17 de julio comienza la Guerra Civil española y la persecución religiosa. Para el 25 de octubre, se celebra el Pacto Roma–Berlín, ratificado el 1 de noviembre por el Primer Ministro italiano Benito Mussolini y el 25 de noviembre Japón y Alemania suscriben el Pacto Anti– Komintern. El mundo estaba en una verdadera crisis, con un desagradable porvenir. Todo esto ocurría ante los ojos de un joven ciudadano de tan sólo 15 años recién cumplidos, muy bien informado, que había abrazado

21


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

la vida militar, que vivía sin sus padresa, contenido por una tía que oficiaba de tutora ante las autoridades de la Escuela Naval Militar. Sus nuevos “hermanos” eran sus compañeros de armas, con los que compartía cada momento de su vida y la Armada en su conjunto conformaba la “gran familia naval”b que lo apoyaba en su desarrollo integralc. De allí el inmenso cariño y afecto que Enrique expresa constantemente hacia la Marina. En el país, desde 1932 el gobierno se debatía entre el mensaje industrialista de economistas conservadores como Alejandro Bunge (tío de Cecilia, futura esposa de Enrique), que creía en la combinación operativa entre liberalismo político y el nacionalismo económico, complementado por el del poeta Leopoldo Lugones14 (pragmático productivista). Nos encontramos con Justo a cargo del Ejecutivo desde el 20 de febrero de 1932. En 1935 fallece el vicealmirante Julián Irízar, ex comandante de la Corbeta Uruguay, quien 32 años antes había realizado la proeza de rescatar en la Antártida a la expedición sueca que dirigía Nordenskjöld. El primer año de Enrique en la Escuela Naval, 1936, despertó con sombras de fraudes electorales15 para las elecciones de congresistasd; conspiraciones presidenciales no concretadas16; huelgas encabezadas por la Federación Obrera Nacional y paradójicamente el inicio de una sensible reactivación económica. El 21 de septiembre de 1936, el Consejo de la Sociedad de las Naciones se reunió en Ginebra a pedido del gobierno argentino para tratar la aplicación a Italia del artículo a. Su madre había fallecido y su padre estaba residiendo en Nueva York. b. La expresión “la gran familia naval” sigue vigente en nuestros días. c. La Plegaria a Stella Maris en la página 77, recoge la expresión anterior. d. Primer intento de la UCR ante Justo para que veedores militares aseguren el proceso electoral “para garantizar la honestidad electoral” (Potash). Fue rechazada pero sentó las bases de futuras participaciones.

22


EN L A ESNM

Nro. 10 del Pacto de la Sociedad, de repudio de las conquistas territoriales logradas por el empleo de la fuerza17. En agosto de 1936 zarpan desde la Base Naval de Puerto Belgrano el Crucero 25 de Mayo y el torpedero Tucumán, con destino a Alicante, España, para cumplir tareas humanitarias rescatando refugiados de la Guerra Civil Española. En “más de veinte viajes desde España hasta

Comunicación a Alejandro Shaw acerca del ingreso de su hijo a la ESNM


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

Marsella… evacuaron 1526 personas, de las cuales 553 eran argentinos, 651 españoles y el resto de distintas nacionalidades”18. La vida de un marino, de un cadete por esos días no era para nada romántica. Había que paleara carbón en los buques, tarea que los cadetes realizaban, ya que para saber dirigir hay que saber hacer, hay que conocer el problema desde el mismísimo puesto del hombre que lo realiza. Todo Oficial debe realizar el trabajo que luego va a ordenar hacer al resto del personal. Podemos imaginar fugazmente a Enrique en estas tareas, paleando ese carbón en una caldera, lustrando bronces en las cubiertas de los buques, participando en una maniobra marinera, o en instrucción, recibiendo clases de matemáticas, navegación, historia naval o en actividades deportivas, natación, fútbol, remo, en fin, podemos recrear la vida de ese niño de 15 añosb, desde la sola contemplación del mar hasta incluir la necesidad de recibir el cariño de su madre ya fallecida o de su padre alejado de él por razones laborales. En la soledad de la vida marina, Enrique pasó—aceleradamente— de niño a hombre. Sus primeros años en la Escuela Naval fueron muy duros19. Era el menor de cien compañeros, tartamudeaba y no era hábil en disciplinas deportivas, hecho que lo transformaron en blanco de burlas y maldades, propias de la edad de sus compañeros y “común en los internados de estudiantes”20. Estos hechos, como todos los que veremos fueron elementos formativos en Enrique, que sirvieron para templar su espíritu y fueron simiente de su final vocación. Adolfo Critto, al respecto nos dice: “En los mares del sur ejerce una comprometida labor apostólica”21. Una de sus hijas nos transmite comentarios realizados por su padre hablándoles acerca de su vida como cadete, rememorando con a. Sinónimo de remover o excavar. b. Ingresó el 2 de enero de 1936 y a los pocos días cumplió años.

24


EN L A ESNM

cariño aquel tiempo pasado. Enrique les relataba que destinaba las horas libres para la práctica de aquellas disciplinas gimnásticas en las que su rendimiento era bajo. Se esforzaba permanentemente en mejorar y superarse, allí donde más le costaba. En este sentido y como fruto de su esfuerzo, en el libro “Recuerdos” escrito por su esposa Cecilia y su hija Sara, leemos “Poco a poco y con el tiempo, sus compañeros lo empezaron a respetar y a admirar por sus cualidades, por sus calificaciones y también por su físico; nadaba 6 km y corría otro tanto. Y también allí fue el campeón de resistencia de respiración”22 . Al cabo de medio año y por necesidades de acrecentar el número de Oficiales en la Marinac, la promoción de Enrique es promovida a segundo año. La calificación promedio del bisoñod para el 20 de julio de 1936 fue de 3.40 puntos sobre 5, obteniendo el 4° puesto dentro de su promoción. Volvemos al credo profesional antes citado, de él surgen los Valores y Principios de la profesión navale que desde antaño fueron acuñados y continúan vigentes. Los ejes directores que en ese sentido se transmiten en la Escuela Naval Militar a los jóvenes cadetes, son: •

La obediencia a las Leyes, a la Constitución Nacional y a los acuerdos de nivel constitucional, suscriptos y ratificados por la Nación, constituyen el principio básico de la organización naval.

c. “El gasto del Ministerio de Marina subió de $79.677 (1935) a $ 111.544 (1936) y a $143.441 (1937). Se adquieren unidades de superficie, submarinas, aeronaves y se convierte a Puerto Belgrano en la principal base naval.” R. A. Potash, op. cit., p.148/9 d. Expresión típica naval que significa “inexperto, novato, aprendiz, implume, neófito, principiante”. e. Mencionados en la página oficial de la Armada Argentina: www.ara.mil.ar (2007)

25


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

El responsable empleo de la autoridad conferida por la Nación. Se inculca este concepto a los miembros de la Institución para que hagan cumplir, confirmen o sancionen la línea de acción dispuesta por el Poder Ejecutivo hacia con la Institución. • El fiel apego a los valores superiores del ser humano, a los conceptos de patriotismo y amor a la nación. • El valor, como cualidad del temperamento que hace resistir a la tentación de ceder frente a la oposición o ante los peligros. • La honradez, cual renunciamiento a la mentira, al robo y al engaño, en todas sus formas y circunstancias. • Un profundo sentido común y crítico, que posibilite la toma de decisiones u opciones inteligentes para llegar a conclusiones bien fundadas. • La modestia, como falta de jactancia o de vanidad. No implica el desmerecimiento de la labor realizada, sino un justo y balanceado análisis personal de las acciones concretadas. • El ejercicio del ejemplo como la herramienta de conducción por excelencia. • Conocimiento profesional, confianza, iniciativa, tacto, energía, entusiasmo, perseverancia y caballerosidad, son elementos distintivos del Oficial de Marina. En este contexto, Enrique que ya poseía una muy buena formación de origen, se vio apoyado por conductas probas que ratificaron el camino a seguir y que fueron ref lejadas en sus fojas de cadete, como veremos a continuación. Durante la segunda mitad de 1936, completa el segundo año. Al finalizar dicho año, habiendo cumplido satisfactoriamente con las exigencias de 1° y 2° año (comprimidos en uno), Enrique es promovido con las siguientes calificaciones: 3.9 (20 de febrero 1937), siendo

26


EN L A ESNM

premiado a concurrir el 11 de septiembre de 1936 al acto de homenaje a Sarmiento en la Recoleta y el 11 de noviembre a participar en una Misa por el día del Estudiante. Mantuvo el orden de promoción: 4°.

En su foja se destacan los siguientes aspectos (sic): • ¿Se hace responsable de sus errores? Sí • ¿Se marea a bordo? No • ¿Es apreciado por sus compañeros? Sí • ¿Demuestra serenidad y hombría en las contrariedades? Sí • Espíritu militar: Tiene mucho entusiasmo. Muy leal, buen compañero y de gran espíritu. • Condiciones de mando: Inspira confianza y tendrá siempre quien lo siga.a • Corrección personal: Muy correcto en su persona y en el vestir. • Carácter: Consciente de toda situación y sabe asumir responsabilidades. Es enérgico con su misma persona. Capaz de resistir contrariedades y privaciones. • Aptitud profesional: Muy entusiasta y muy apto para el servicio naval.

Las características calificadas en su foja lo describen como un joven entusiasta, dueño de un gran espíritu, que se destaca por su carácter, lealtad y celo personal. Las expresiones “gran espíritu” y “tendrá siempre quien lo siga” a. Algo que luego la sociedad contemplará en su vida de adulto

27


Enrique Shaw


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

son muy llamativa para describir el comportamiento de un Cadete de segundo año. ¿Primeros indicios de santidad? Vale releer las características detalladas bajo el ítem Carácter. Como todo Santo, Enrique se autoexige al límite, presentando el buen combate de la fea ante las adversidades. Así, es notable cómo el oficial que lo calificó reseña las bases sobre las cuales comienza el desarrollo de las heroicas virtudes cristianas que templarán el espíritu de nuestro querido Cadete. Enrique disfrutaba de la actividad naval, ponía todo su empeño en mejorar día a día. El trabajo cotidiano era parte inseparable de su vocación y un espacio de encuentro intra e interpersonal. Siendo empresario diría: “Por medio del trabajo nos vinculamos con el prójimo… aún más: si entendemos así al trabajo, veremos que constituye una vocación”23. Al cumplir 16 años, el cadete naval va a visitar a su padre a la ciudad de Nueva York, Estados Unidos. Solicita autorización a la Armada y a su tutora, Gisèle Shaw. Recibe las venias correspondientes y parte raudamente en hidroaviónb al encuentro de su padrec. Lo halla y con tristeza en su corazón, descubre a un “hombre del renacimiento italiano,… que no practicaba religión alguna… y que no aprobaba… lo que su hijo se había propuesto al entrar en la Marina”24 . Así y todo no se opuso ostensiblemente a la sacrificada carrera que su a. Primera carta del apóstol San Pablo a Timoteo (1Tim 6, 11-16) b. Los medios aéreos estaban en pleno desarrollo y existían limitadas facilidades aeroportuarias terrestres que aseguraran puntos auxiliares de sostén logístico. c. Para contextualizar el viaje de Enrique en 1936, vale la pena indicar a modo de ejemplo, que el primer avión que unió Argentina con España fue el hidroavión Plus Ultra en 1926, que demoró 19 días en cubrir la distancia. Posteriormente el rey Alfonso XIII de España lo donó a la Armada Argentina. En servicio hasta 1936.

30


EN L A ESNM

“benjamín”25 libremente había elegido. Podríamos especular qué sentiría Enrique en su corazón de joven, tal vez desazón, ansiedad, se preguntaría si valía la pena seguir o no la carrera militar, ¿mi padre estará en lo correcto? Y otro tanto pasaría con su progenitor, se interrogaría acerca de ¿qué hizo con su hijo en Nueva York?, ¿cómo lo hizo sentir?, ¿por qué no aprovechó mejor el tiempo?, ¿por qué no lo alentó a seguir su vocación profesional con más vehemencia?, no oponerse—tan sólo—no era de mucha ayuda. ¡Qué bueno sería tener respuesta a estas preguntas!... Por suerte, como veremos mas adelante, una carta de Don Alejandro (el padre de Enrique) nos contesta casi como a pedido estas dudas.

M

ientras tanto, el mundo seguía su inexorable marcha, el 26 de abril se producía el bombardeo de Guernica por parte de la • Legión Cóndor de la Luftwaffe, el 7 de julio una serie de disparos entre soldados japoneses y chinos en un puente ubicado en las cercanías de Pekín da inicio a la Guerra chino–japonesa, la cual durará hasta el 9 de septiembre de 1945. En Agosto Japón invade China. El 6 de noviembre Italia se adhiere al Pacto Anti-Komintern, suscrito por Alemania y Japón el año anterior y finalmente el 25 de noviembre: Alemania firma un acuerdo militar con Japón. Fronteras adentro, el 5 de septiembre de 1937 se realizaron las elecciones nacionales, ganando la fórmula Roberto M. Ortiz– Ramón S. Castillo, de la Concordancia (Conservadores y Radicales

31


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

Antipersonalistas). Se denuncia el llamado “fraude patriótico”a contra las urnas del correo, hay fuerte agitación popular. Paralelamente siendo Justo aún Presidente se firma el contrato para la construcción de un edificio para el Ministerio de Marina y en círculos militares se debate acerca de la necesidad de constituirse un Consejo de Defensa Nacional26. Enrique regresa al país al término de su licencia en Nueva York y se reincorpora a las actividades escolásticas en tercer año. Desde la Escuela Naval Militar escribe una carta a su padre. Tiempo después recibe una respuesta que cala profundamente en el cadete de 16 añosb. Escribía Don Alejandro:

“He recibido la carta que me enviaste desde Río Santiago, y me encanta el espíritu que la anima. El espíritu lo vence todo: hasta echa abajo la pared más dura, que es la indiferencia. Tu trabajo mismo, aún cuando puedas llegar a creer que no luce ni es aprobado por tus superiores, se irá acumulando y concluirá por abrirse cauce tal como si fuera un torrente de agua. Sigue, pues, tu senda, haciendo rendir al máximo tu trabajo, con o sin aplausos. Lo que debe interesarte es llegar a lo que te has propuesto, y no el recibir ponderaciones”27.

Estas líneas las escribe el padre de Enrique, la misma persona que inicialmente no alentó la vocación de su hijo. Obviamente este notable a. Se denominó “fraude patriótico” al triunfo alcanzado por medios irregulares, fuera del normal juego democrático basado en el voto obligatorio, secreto y universal. La violencia, el voto cantado y el vuelco de urnas eran lamentables prácticas corrientes. b. La carta de Alejandro nos permite especular acerca del contenido de la que le enviara Enrique.

32


33


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

cambio de actitud fue un fuerte respaldo a la decisión de su hijo que le sirvió de aliento y consuelo para continuar. El 18 de agosto de 1937, la Virgen María, bajo la advocación de Stella Marisa, fue declarada Patrona de la Armada Argentinab, por Decreto del Presidente Agustín Pedro Justo. Ella es la estrella de la evangelización, que guiándonos a Cristo nos conduce al puerto de la bienaventuranza eterna, a nuestro destino final. En honor a ella, se realizaron diversos actos litúrgicos en todas las dependencias y unidades navales. La Virgen ingresa en la vida cotidiana de la Armada, acompañando y guiando el camino elegido por Enrique. Podemos imaginar al Cadete Shaw en una de esas celebraciones, concurriendo a la misa y participando de la comunión, ya que era consecuente y perseverante con sus valores y creencias. Continuó siendo en la Escuela Naval Militar “ese muchachito de Misa y Comunión”28, participando diariamente en la celebración eucarística, tal cual como ocurrió en el colegio de La Salle. De la Virgen, Enrique atesorará el concepto de la bienaventuranza, sobre las que centrará su pensamiento católico. Al finalizar 1937, Enrique es promovido a 4° año, repitiendo su anterior promedio de 3.90. Orden dentro de su promoción 5°. El orden de mérito dentro de la promoción ref leja directamente la valoración global que la Armada asigna a sus miembros, de donde deducimos con certeza que Enrique era un ser humano considerado de alto valor para la Institución Naval y del cual se esperaba una promisoria proyección profesional. También expresa, a su vez, el sacrificio de a. Stella Maris es reconocida en el ámbito marino-católico con la denominación “Estrella Esplendorosa de los Mares”, en alusión a que es la más bella de la pléyade de estrellas del firmamento que guía a los marinos por aguas seguras. b. Se incluye la Plegaria a Stella Maris en la página 77 para rogar interceda por Enrique.

34


EN L A ESNM

Enrique para alcanzar la perfección en la realización de su actividad profesional (santificación del trabajo ordinario). De hecho, Shaw era, es y será un ejemplo para el resto de los Oficiales y Suboficiales de nuestra Armada. En su foja de servicio apreciamos la tarea de seguimiento y contención que realizaba y continúa haciendo la Escuela Naval con todos sus cadetes, destacándose entre otros aspectos: una Licencia Especial concedida para concurrir al dentista el 5 de noviembre, un reconocimiento para participar en el Acto de Homenaje a San Martin el 17 de agosto y en particular podemos leer lo siguiente:

Detalle de su foja (sic): • ¿Se marea a bordo? No • ¿Demuestra serenidad y hombría en las contrariedades? Sí • Aptitud profesional: Muy buena.

Enrique comenzó a escribir en la ESNM en la Revista Ciñendoc, de circulación interna de la Escuela, que permitía difundir hechos novedosos. Fueron cuatro artículos, en los siguientes ejemplares: • N°10 (12/1936): “26.000 kms de Viaje Aéreo”, donde comparte las experiencias de su viaje de 5 días a EEUU • N°11 (02/1937): continuación del artículo anterior • N°16 (08/1938): “Marinas extranjeras” • N°18 (12/1938): “Pabellones y diplomas”, breve reflexión sobre los sueños de un joven cadete y las posibilidades de cumplirlos c. Ciñendo significa navegar contra el viento con el menor angulo posible.

35


Último año en la ESNM •

El mundo cada día más complicado: el 12 de marzo se produce la anexión alemana de Austria (Anschluss), el 22 de marzo Alemania recupera el enclave de Memel en Lituanía, el 29 de septiembre se firma el Pacto de Munich entre Alemania, Gran Bretaña, Francia e Italia. El pacto incluye la cesión a Alemania de los Sudetes perteneciente a Checoslovaquia. El 20 de febrero de 1938, Ortiz asume la presidencia. Se crea la Gendarmería Nacional. Se intervienen varias provincias. Se reúne en Lima (Perú) la Conferencia Panamericana, en la que triunfó la tesis argentina de mantenerse neutrales ante un posible conf licto armado mundial. Enrique acrecienta su “autocontrol y autoestima”a, mediante la práctica de la navegación a vela, donde encuentra el espacio adecuado para desplegar su capacidad de mando, a la vez que le permite desarrollar una sólida actitud contemplativa y de recogimiento personal. Adquiere “fidelidad a lo cotidiano, a la responsabilidad y al profesionalismo”29 de sus acciones, en particular aquellas que involucran la participación de terceros bajo su mando. Descubre así, el concepto naval del trabajo en equipob, esa artia. Mención en sentido recuerdo del Padre Miozzo, sacerdote salesiano que orientó mis primeros años en el Instituto Santa Catalina, basando la instrucción en dos conceptos rectores “el autocontrol y la autoestima”. b. Del alemán skip por barco y del francés equipé, que significa todo lo relacionado con el barco, con la embarcación y luego por extensión, el proveer todo lo necesario para la nave antes de zarpar.

36


culación coordinada que potencia los esfuerzos independientes para alcanzar logros que exceden a la simple suma de las acciones individuales. Este conocimiento es trasladado luego a la actividad privada con un clarísimo aire marinero, con las siguientes palabras: “Insistir en lo del equipo. La fuerza de la cadena está dada por el eslabón más débil”30. En función de su alto desempeño académico-profesional, recibe el premio Roseta Doradac (1° bimestre); es enviado a participar de una recepción en el Círculo Militar el 24 de mayo; Roseta Dorada (4° bimestre); seleccionado para desempeñarse como Suboficial Segundo Cadete (Brigadier o Cadete con Mando) el 8 de febrero y confirmado en esas funciones el 23 de mayo de 1938. Brigadier es una distinción que se otorga a los Cadetes más probos con el objetivo de intervenir en la formación personal y profesional de los nuevos bisoños y del resto del Cuerpo de Cadetes. Tenía 17 años. Comprendemos entonces que la Armada seguía depositando confianza institucional en Enrique, hasta el punto de darle el mando sobre cadetes de inferior rango. Vale detenernos aquí para comprender el alcance de la expresión, “la Armada creía en Enrique”, o “la Armada depositaba confianza en él”. El contexto es básicamente intangible, ya que la Armada es una Institución, una suma de las voluntades individuales enmarcadas dentro de un conjunto de creencias, normas y valores dados o en proceso permanente de modificación. Debemos interpretar el aspecto tangible. Cada una de las calificaciones y opiniones vertidas sobre Enrique no pertenecen propiamente a la Institución, sino a los c. La Roseta Dorada es un premio que concede la Escuela Naval Militar como reconocimiento al esfuerzo y dedicación académica a aquellos cadetes que obtienen más de cuatro (4) puntos como mínimo en todas las materias para un período definido.

37


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

diferentes hombres que lo calificaron en cada momento, en cada circunstancia, en los embarcos (que eran Oficiales externos a la Escuela Naval), en el desempeño de actividades deportivas, en fin, las calificaciones corresponden al conjunto de integrantes de esa Institución. La objetividad de la calificación final queda acotada por las subjetividades individuales de cada calificador, dando la posibilidad a la Institución de establecer un Orden de Mérito mensurable y comparable con los pares del calificado, en definitiva la calificación final representa la opinión objetiva e institucionalizada que se tiene sobre cada uno de los Cadetes. Lo importante es notar, en este plano tangible, cómo distintas personas coincidieron en las cualidades que distinguían a la figura de Enrique, ya en sus actos y decisiones, en su trato afable, en su preocupación por el subalterno, en la luz que irradiaba como ejemplo y en su proceder libre de todo interés personal. Enrique recibió el mando sobre cadetes de inferior rango, a muy temprana edad, ejerciéndolo con responsabilidad y gran sentido humano. Fue un hecho trascendental en su vida, ya que allí ejercitó por vez primera la conducción de hombres orientada a la realización de actividades profesionales específicas, adquiriendo la plena comprensión de los deberes ético–morales del superior hacia con el subalterno, que luego aplicaría al binomio empresario-obrero. Estas características de mando fueron desplegadas posteriormente con audacia en el campo privado y elevadas a la realización de acciones concretas en el espiritual. Al respecto diría Enrique “somos los responsables de la ascensión humana de nuestro personal”31, “Puede mandara quien tiene carácter, buen sentido y, sobre todo, quien ha a. Compárese esta cita textual con el Credo del Oficial de Marina (página 20).

38


ÚLTIMO AÑO EN L A ESNM

aprendido mucho. Sostengo que el que manda deberá destacarse de los otros hombres por su previsión, su prudencia y su tenacidad para el trabajo. Teorías exactas, basadas en principios verdaderos y corroborados por los hechos son, a mi entender, la verdadera escuela del mando”32 . Sería llamado “Comandante de Empresas”33. El concepto básico del término “Servicio” que hoy día se sigue empleando en la Armada fue asimilado completamente por Enrique de manera tal que luego lo aplicó en la actividad privada y personal, diciendo: “qué necesario es que nuestros hijos tengan ideas de servicio”34; “mi función hacia la compañía, hacia ustedes todos, hacia el país, por medio de la compañía, es el servicio”35; y “Nuestro ejemplo debe ser la Virgen María (“He aquí la esclava del Señor”), tanto por su disponibilidad para asumir su propia responsabilidad como por el servicio”. Finalmente logró vincular de manera transparente oración, trabajo y servicio: “Hagamos que el trabajo sea una oración ininterrumpida, en el sentido de entenderlo como servicio de Dios”36.

V

olvemos a ver en su legajo la dedicación, esmero y cuidados que la Escuela Naval dedica a los jóvenes cadetes: el 5 de junio estuvo • internado en el Sanatorio Castro (por un cuadro de apendicitis) hasta el día 21 a las 12.30 horas. Ese año—además—registra haber estado internado en la enfermería de la Escuela Naval por 3 días. En su foja de servicios puede leerse lo siguiente (sic):

39


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

Como deportista: • ¿Reprime su cólera? Sí • ¿Es tolerante con sus compañeros? Sí • ¿Aprovecha una vil ventaja? No Como cadete: • ¿Se hace responsable de sus errores? Sí • ¿Es caballero en su proceder? Sí • ¿Es leal con las órdenes impartidas? Sí • ¿Se marea a bordo? No Como Suboficial Segundo Cadete (Brigadier): • ¿Da el ejemplo en todo momento? Sí • ¿Ve en el mando una gran responsabilidad? Sí • ¿Se preocupa por sus subordinados? Sí • ¿Procede con altura y desinterés? Sí • Espíritu militar: Demuestra entusiasmo en todos sus actos. • Corrección personal: Es correcto en sus modales y en el vestir. • Aptitud profesional: Inteligente y capaz.

A fin de año es destinado al Crucero Buque Escuela A.R.A. “La Argentina”a, siendo la promoción de Enrique, la número 66, la primera en realizar el viaje de instrucción en esta naveb. a. Este Crucero prestó servicios entre 1939 y 1972. La construcción se inició en 1936, en los astilleros Vickers de Gran Bretaña. Su primer Comandante fue el Capitán de Navío Alberto Brunet. Fue la primera unidad naval que dispuso de un equipo radar (instalado en Londres en 1946). b. La Fragata A.R.A. “Presidente Sarmiento” realizó su último viaje de Instrucción (N°37) en el año 1938, zarpó el 18 de abril, arribando en noviembre del mismo año.

40


ÚLTIMO AÑO EN L A ESNM

Del reciente testimonio de sus hijosc, rescatamos que Enrique lamentó durante muchos años no haber podido embarcar como cadete del último año en la Fragata Presidente Sarmiento, ya que era (y es) todo un símbolo para los marinos realizar ese viaje en un gran velero con profusa historia. Año 1939: La guerra no era metafórica, era real, tangible. Ese año se alcanza el paroxismo. El 14 de marzo Alemania invade Checoslovaquia, mientras que Italia se lanza sobre Albania. El 1 de abril termina la Guerra Civil Española. El 7 del mismo mes se firma el Pacto Anti–Komintern entre Alemania, Italia, Japón y España. El 28 de abril Hitler requiere la devolución de Danzig a Alemania, además de su conexión al territorio alemán por medio de una carretera y ferrocarril transfronterizos. El 23 de agosto, se firma el Pacto Molotov–Ribbentrop. El 1 de septiembre los alemanes inician la invasión de Polonia abriendo las puertas a la Segunda Guerra Mundial. El 16 de diciembre la tripulación del acorazado alemán Graf Spee hunde el buque frente a Montevideod. El presidente Ortiz incrementa los gastos de las Fuerzas Armadas (FFAA), centrando el esfuerzo en la profesionalización del personal y la modernización del equipamiento37. Se reorganizan las FFAA y por la guerra, se suspenden las solicitudes de bajas. Todos los escollos que hayan existido en la Escuela Naval, c. El día 20 de septiembre de 2007 se realizó una reunión con los hijos de Enrique Shaw y miembros de la ACDE en el Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento. d. Más hechos: 3 de septiembre Gran Bretaña y Francia le declaran la guerra a Alemania, el 5 de septiembre Estados Unidos se declara neutral, el 10 de septiembre comienza la Batalla del Atlántico, el 17 de septiembre la Unión Soviética ingresa en territorio polaco, el 28 de septiembre Alemania y Rusia acuerdan la división de Polonia, el 12 de octubre los primeros judíos son deportados del Tercer Reich a Polonia, el 30 de noviembre la Unión Soviética ataca Finlandia, el 14 de diciembre la Unión Soviética es excluida de la Sociedad de Naciones por su ataque contra Finlandia.

41


Enrique Shaw

E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

42


43


Resumen de calificaciones de Enrique en la ESNM (izquierda y derecha)


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

fortalecieron el espíritu de Enrique y todos aquellos elementos positivos, sirvieron de ejemplo y reforzaron sus valores, encontrando un mar fecundo en él, que permitió iluminar el horizonte de otros hombres y mujeres. Enrique supo imbuirse de los valores que la Institución se esfuerza en incorporar o reforzar en sus cadetes y oficiales, en especial el ejemplo, la obediencia, la caballerosidad, la perseverancia y la modestia. Enrique egresa el 21 de diciembre de 1939 como Guardiamarina, contando tan sólo 18 años, “convirtiéndose en el graduado más joven en la historia de la Armada”38. Dejando atrás a su querida Escuela, se incorpora formalmente a la vida naval como Oficial de la Marina de Guerra Argentina, desde donde desarrollará su potencial personal, cristalizando su sueño de ser un integrante más de su tan querida Armada Nacional. Su primer destino será el Acorazado A.R.A. “Rivadavia”.

Acorazado A.R.A. “Rivadavia”


Oficial de la Armada Argentina •

Habiendo finalizado esta brevísima síntesis del Cadete Naval, daremos un pequeño salto en el tiempo y recogeremos momentos de la vida de Enrique como Oficial. Qué mejor que leer lo que sus superiores opinaban de él, a través de las fojas de conceptos… algunos pasajes nos revelarán que sus virtudes heroicas fueron tempranamente detectadas por los calificadores: “Muy entusiasta del servicio naval. Pidió voluntariamente ir por tres meses de pase en comisión al aviso de estación en el sud…” (1940). Voluntad. Superación. Búsqueda de la adversidad para crecer. Fortaleza.

Enrique, Guardiamarina y su firma al dorso de la misma foto (en el original)


Enrique Shaw abanderado

Enrique Shaw abanderado durante un desfile

48


OFICIAL DE L A AR A

“Muy buen Oficial. Demuestra un gran afán de aprender cosas que por su grado aún no están a su alcance. Su ilustración básica general es muy buena y sus condiciones morales y sociales excelentes. Excelente Oficial, se perfila para un futuro muy próximo como un brillante y destacado oficial de Marina. Sobresaliente” (1940). “…Se destaca por su iniciativa y preocupación por ilustrarse, interesándose por todos los problemas, aún aquellos ajenos a la especialidad de Comunicaciones ….” (1941). “Este señor oficial es sumamente activo y se preocupa mucho por el bienestar del personal a sus órdenes…..” (1942). Justicia. Prudencia. “…Se preocupa por el personal de su división y está sobre sus problemas en forma continua… Este Oficial es muy personal en sus cosas, de carácter…Es un oficial de carácter y es efectivamente muy personal en el modo de apreciar las cosas. Es serio y trabajador y de muy buenas condiciones militares” (1942). Prudencia. Fortaleza. El 23 de octubre de 1943 se casa con Cecilia Bunge. Formaron una familia ejemplar basada en el respeto mutuo, la confianza, la alegría y una profunda fe católica. Tuvieron nueve hijos que supieron cosechar y esparcir los talentos y enseñanzas recibidas de sus progenitores. Casamiento de Enrique y Cecilia

49


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

“El Alférez Shaw posee un severo concepto sobre lo que significa el cumplimiento del deber. Tiene un gran cariño por la profesión y demuestra muchos deseos de aprender…” (1943). Templanza. Fortaleza.

Enrique, Alferez de Fragata y su firma al dorso de la misma foto (en el original)

En la copia de la foja de conceptos, incluida parcialmente en la página siguiente, se lee: “Este Oficial posee una gran pureza interior y es de una lealtad y honestidad de procedimientos sobresalientes. Se preocupa mucho por el personal a sus órdenes, estudiándolos y aconsejándolos en privado…. Tiene carácter, las circunstancias lo han puesto en evidencia” (1943). Templanza. Fortaleza. Justicia. Abnegación. Entrega. La expresión “gran pureza interior” es reveladora e infrecuente en la calificación de un Oficial. ¿Quién guió el puño y la letra del calificador?

50


Foja de conceptos (1943)


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

“Se ha desempeñado en forma sobresalientea como Segundo comandante del buque, y es acreedor al aprecio tanto de sus superiores como de sus subordinados…. con un claro sentido del deber y de sólidos principios éticos y morales” (1944). Justicia. Prudencia. Enrique “pesaba” los corazones de su personal escudriñando permanentemente sus necesidades materiales y espirituales.

Enrique, Alferez de Navío y su firma al dorso de la misma foto (en el original)

El oficial Shaw cumplió más que satisfactoriamente con todos sus deberes como marino en los acorazados “Moreno” y “Rivadavia”, en los rastreadores “Parker” y “Bouchard” y en el torpedero 39 “Mendoza” . Allí puso de manifiesto la capacidad de conducción sobre el personal naval, su excelente profesionalismo y su disposición a guiar a los hombres de mar por la senda del bien a través de su a. Para entonces las calificaciones en la Armada eran: Sobresaliente, Muy bueno, Bueno, Mediocre y Deficiente.

52


Solicitud de baja de Enrique


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

permanente tarea de evangelización. Enrique era visto a menudo “sentado en un cajón, dando catequesis en horas libres en alguno de los galpones” al personal naval. 40

E

nrique es trasladado a los Estados Unidos para realizar estudios superiores en Meteorología. Desde allí solicita la baja al finalizar • la Segunda Guerra Mundial en 1945, el 15 de agosto, con una sola idea en mente, trabajar como obrero41. Tanto su Padre como varios Almirantes, tratan de convencerlo, pero el esfuerzo fue en vano “como aquellos días de guardia en temporal, nada le haría cambiar el rumbo”42 . Finalmente deja su querida Marina como Alférez de Navío (hoy equivalente a Teniente de Fragata), en pos de otros horizontes. Previo a dejar el servicio activo, devuelve todos los gastos en que incurrió la Armada para enviarlo al exterior. Puede leerse en el 2° párrafo (copia del original en página 53) que Enrique, respetuosamente, expresa que las razones que lo llevan a solicitar la baja son privadas y ajenas a sus sentimientos hacia la Armada, hacia la cual sigue conservando los sentimientos de cariño que siempre le ha tenido, ofreciéndose a prestar servicios toda vez que sea necesario. El Capitán de Navío (RE) Recaredo Ernesto Vázquez, uno de sus compañeros de promoción, sintetizó hace algunos años, los valores que promovió Enrique entre sus pares, calificando su estilo como “perseverante, consistente, fuerte … y austero, virtuoso y humilde”.

54


Otorgamiento de la baja, firmada por el Presidente de la Naciรณn Edelmiro Juliรกn Farrel

55


Empresario y “obrero” •

Al pasar a la actividad privada, acepta el desafío como una misión divina y le gustaba hablar de la misma como un reto digno de un “Comandante de Empresas”. Vale una aclaración. Hoy se conoce a Enrique Shaw como el Santo de la Libretita, porque anotó en ellas, pacientemente, todas sus vivencias, los hechos destacables y aquellos que pareciendo nimios poseían un valor edificante para su formación, así como las acciones desarrolladas, sus pensamientos y deseos más profundos. En ella, volvemos a ver el cariño que sentía por la Armada y su permanente deseo de “Servir”. Esas libretas eran entregadas por la Armada a todos los Cadetes y Oficiales para que anoten en ella aquello que facilitara su actividad profesional, el conocimiento de los subalternos, los horarios, los datos sobre las unidades navales, etc. Se la conoce en la jerga naval como “la morocha” en alusión al color negro de sus tapas. En distintas “morochas” Enriquea escribía: “Yo espero hacer algo y ser alguien. Y me alegro de las oportunidades que la Marina me proporciona para aprender muchas cosas, y para saber organizarme y conocer a los hombres cuando vivo en el puerto o a bordo con ellos”43. “Además la Armada me gusta por ser una Institución bien a. Se vuelcan aquí las notas de Enrique durante sus períodos como Oficial y como empresario.

56


organizada y poseer su personal cierto espíritu particular, mezcla de patriciado, tradición y obediencia que le hace cumplir, sin protestar, tanto los pequeños como los grandes trabajos existentes a bordo”44 . “Estoy lleno de optimismo, de sana alegría y satisfacción por mi trabajo, por mi gente, por lo que aprendo, por lo que veo, por lo que hago, por lo que me divierto”45

Enrique y sus notas

“Cada día me encuentro más a gusto en la Armada, tanto cuando estoy en puerto como cuando navego en alta mar”46. “Los detalles de la vida en los buques … son excelentes para formar el carácter y el desarrollo lógico del individuo”47. “El día en que cumplí 20 años le pedí a Dios produjera en mí los frutos que Él desea; que me hiciera consciente de mis pecados y me

57


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

convirtiera decidida y totalmente. En resumen, mis ideas religiosas se han concretado en dos puntos: el primero, comprender en serio que soy un pecador; y el segundo, que debo ir decididamente hacia Dios”. Opinaba de los obreros: “No hay que olvidar que el obrero no es solo un productor de riqueza, un instrumento de la empresa, o un engranaje de la industria, sino un ser espiritual, cuya dignidad y valores humanos han de estar siempre en el pensamiento de aquellos que administran las riquezas de la tierra”. “Ser patrón no es un privilegio, sino una función (…) Somos los responsables de la ascensión humana de nuestro personal”48

S

i bien he tratado sólo de analizar el período de vida naval, es imposible no mencionar lo que Enrique legó a la sociedad mediante • su participación en el Movimiento Familiar Cristiano, en la fundación de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDEa), en el Serra Club (promoviendo las vocaciones y la vida religiosa), en la Casa del Libro (iniciativa apostólica para difundir temas de espiritualidad), en la Juventud Obrera Católica, presidente de la Asociación Hombres de la Acción Católica Argentina, como primer tesorero de la Universidad Católica Argentina (UCA), etc. También dejó escritos, entre ellos “Peldaños en el Amor a Dios”, “La Misión de los Dirigentes de Empresa”, y “Eucaristía y Vida Empresaria”. Los conceptos vertidos por el postulador de la causa Licenciado Fernán de Elizalde, resaltan el acervo cultural naval que Enrique a. La ACDE es el actor de la causa de canonización (12 octubre 1996).

58


EMPRESARIO Y “OBRERO”

adquirió en la Armada y traslado con éxito a la actividad empresarial: “En relación con el cariño que Enrique Shaw tenía por la Armada vale recordar algo que está muy claro en los testimonios de muchos de los trabajadores de la Cristalería Rigolleau S.A., pues Shaw aplicó en sus empresas, como si de un Comandante de buque se tratara, los mismos principios navales de todo buen Oficial, ya que muchos de sus funcionarios jerárquicos en la cristalería también tenían antecedentes navales, demostrando así la confianza de Enrique Shaw sobre el esquema de liderazgo aprendido en parte en su vida activa como marino para aplicarlo, muy exitosamente, en la actividad empresarial”. “Al comienzo de su relación laboral con Rigolleau y más aún al ser designado en el máximo cargo ejecutivo como Director Delegado, nos menciona el sindicalista Carlos Custer (que formaba parte de la comisión interna de las Cristalería Rigolleau en la década del 50), que les provocó cierto temor la aparición en los cargos ejecutivos de marinos retirados. Tenían preocupación por cómo se vería afectada la parte humana al aplicarse el rigor y la disciplina militar. Reconoce que se equivocó totalmente pues seguían las expresas consignas de su superior (Shaw) y compartían además esa mezcla de eficiencia, responsabilidad, liderazgo personal, justicia y respeto conjuntamente con la visión humanista que implementaron en esa etapa de la empresa liderados por Shaw”. “El grupo de funcionarios eran para Shaw como los Oficiales a cargo de un buque en navegación donde el rol del Comandante y su Plana Mayor, eran claves y permitían asumir con gran responsabilidad el conducir a buen puerto, con rumbos correctos y surcando todo tipo de dificultades a su buque/empresa y a su gente (tripulación). En resumen lo destacable es la visión humanista de la empresa que tenía Enrique Shaw, donde muchos de sus funcionarios principales eran

59


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

también marinos”. “Como una prueba adicional, haciéndome eco de las palabras utilizadas por el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano, el Cardenal Ángelo Amato S.D.B.a en la homilía de la misa en la Catedral de Buenos Aires el 28 de agosto de 2016 realizada en oportunidad de cumplirse un aniversario del fallecimiento de Shaw, nos decía que, “Enrique Shaw orientaba su vida según las bienaventuranzas evangélicas, que eran la carta náutica de su navegación como empresario cristiano”. Dios obró maravillas en Enrique, ya que como nos dice San Juanb: “…El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que nace del Espíritu”. Shaw consideraba que debíamos “tratar de santificarnos a través de la profesión y santificar la profesión”49, incluso desarrolla el Apostolado del Lugar de Trabajo (ALT), estableciendo un singular correlato con el mismo mensaje que por entonces corría en Europa de la mano del Santo Josemaría Escrivá de Balaguer (9 de enero 1902 – 26 de junio de 1975), conocido como el santo de lo ordinario. Cabe preguntarnos si Enrique habría leído Camino (1934)?c, ¿o fue, como la cita de San Juan, que el Espíritu Santo sopló la misma idea en dos lugares apartados al mismo tiempo? Josemaría nos decía que la vía para la salvación del ser humano laico era la búsqueda de la santificación en el puesto de trabajo, vale decir, esforzarse por hacer bien las tareas, con competencia profesional y a. Acrónimo para Salesiano de Don Bosco (S.D.B.). b. Evangelio según San Juan 3, 1-8 c. La sección hombres del Opus Dei se fundó en 1928, la de mujeres en 1930 y la de sacerdotes en 1943. Finalmente, se traslada a Roma recién en 1946, para comenzar un camino jurídico que terminó en 1982 con la aprobación definitiva como Prelatura del Opus Dei.

60


EMPRESARIO Y “OBRERO”

con un profundo sentido cristiano, para servir a los hombres por amor a Dios: “el trabajo ordinario se convierte en lugar de encuentro con Cristo”50. Coincidiendo en un todo con Enrique, quien nos exhorta diciendo: “Debo ser un buen profesional para ser un mejor apóstol”51, “Ser Santo, con mayúsculas y todo”52 .

E

l 7 de mayo de 1955, enmarcada en la persecución religiosa, la policía procedió a detener a 19 dirigentes laicos de la arquidiócesis • de Buenos Aires, entre ellos a nuestro Enrique53. La opinión pública forzó la liberación. Fueron 10 días en los cuales quedó probada, una vez más, la heroicidad de las virtudes que poseía. En América Latina promovió el Movimiento Empresario Mundial Cristiano (UNIAPAC). Integra el primer Consejo de Administración de la Pontificia Universidad Católica Argentina. También en 1946 y a pedido del Episcopado fue partícipe distinguido en la organización de la ayuda económica a la Europa de postguerra, tarea que realizó desde Caritas Argentina. Su trabajo intenso y fecundo por el reconocimiento del obrero argentino, “condujo finalmente a la incorporación del salario familiar”54 . No sólo se ocupaba del apostolado, sino también del aspecto material, cimentado en los conceptos brindados por la Doctrina Social Católica. Intervenido quirúrgicamente, todos los empleados acudieron a donar sangre para Enrique. La clínica suspende las extracciones ya que había sido colmada la capacidad de almacenaje. Cuando Shaw puede incorporarse va a visitar a sus obreros y les agradece el gesto de entrega, indicándoles que lo más gratificante es que con ello cumplieron su sueño de tener sangre de obrero en sus venas.

61


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

Profundamente devoto de la Virgen María, el marino Enrique se sentía alcanzado por el hermoso poema que San Bernardoa le dedicó a Stella Maris:

“Si se levantan los vientos de la tentación; si te arrastran hacia los acantilados de la desesperación… Mira la Estrella; Invoca a María. Si la sensualidad de tus sentidos quiere hundir la barca de tu espíritu, levanta los ojos de la fe… Mira la Estrella; Invoca a María. Si están a punto de ahogarte las olas de la soberbia, la ambición, la envidia, la rivalidad… Mira la Estrella; Invoca a María. Siguiéndola, no te perderás en el camino. Invocándola no te desesperarás, y guiado por ella llegarás, seguramente, al puerto celestial”.

a. San Bernardo de Claraval, cisterciense, denominado “El Dulce Poeta de la Virgen” y “El Último de los Padres de la Iglesia”

62


EMPRESARIO Y “OBRERO”

Finalmente, es requerido en el último fondeadero. Servicial como siempre, marino de corazón, echa anclas confiado en el Señor y acude raudo a su llamado, diciéndonos:

“El Cielo es también un lugar de actividad, de plenitud, de unidad, de intercambio, o sea, de caridad. La explicación esencial es que Dios me llama y que la vida cristiana es la Eternidad comenzada en nuestra alma sobre la tierra para llegar en el Cielo a la unidad completa con Dios”55.

Su actividad terrenal cesa en Buenos Aires, luego de una cruenta lucha contra el cáncer, el 27 de agosto de 1962 a los 41 años. Un detalle. Enrique nos dejó a las 03:00. Veamos el impacto que causó el entierro sobre un joven de nueve años, testigo del suceso, el Sr. Pedro Eugenio Avellaneda56, de quien transcribo:

“Me quedó profundamente grabado en mi memoria, la cantidad de público que había concurrido, desbordando niveles normales a los entierros. Por testimonio de su Hija Elsa Shaw de Canale, supe que Enrique falleció a las 3 de la mañana del día 27 de agosto y el entierro se realizó en horas de la tarde, por lo que la gente presente lo hizo espontáneamente ya que no hubo tiempo de avisar a nadie ni publicar su fallecimiento, por lo que deduzco que esa inmensa concurrencia que perdura en mi memoria era mayoritariamente de sus queridos obreros”.

63


Distintas miradas •

CON OJOS HUMANOS

La vida de un hombre no debe analizarse con criterios intangibles, ni con conceptos vacíos, porque estaríamos desluciendo el despliegue y la grandeza de su actividad humana. Hay que contemplarlo como un todo, holísticamente, sólo así comprenderemos por qué “el hombre es un fabricante nato de universos”57. Tenemos que forzar nuestra visión para descubrir qué es ese hombre como ser en sí mismo y qué nos deja en nuestro camino. Como ciudadanos, es fundamental saber destacar los casos ejemplares, cualesquiera sea la extracción religiosa o racial, ya que lo importante es transmitir el arquetipo de hombres probos, de bien, orientados al servicio a los demás.

BAJO LA ÓPTICA NAVAL

¿En cuánto habrá contribuido la Armada—tan querida por Enrique— en su formación que, con el auxilio del Espíritu Santo lo condujo a ser un trascendental ciudadano? No podremos cuantificarlo, tampoco tiene sentido hacerlo, pero estamos seguros que, en los años fundamentales donde se asentaron los valores éticos de Enrique, la Armada Argentina, estuvo a su lado. La vida en la Marina es altamente contemplativa, el hombre de mar

64


convive con el medio, se nutre de él y aprende a seguir sus vaivenes, canalizando los mismos en pos de un claro objetivo final de “Servicio y entrega profesional”. La Escuela Naval Militar fue el campo propicio para que Enrique desarrolle todo su potencial y mediante sus notas personales confirmamos que trasladó el acervo cultural naval a la actividad privada y personal.

TR ASCENDIENDO

Un Santo es un Cristo en la tierra y conforme al Concilio Vaticano IIa, todos somos llamados a santificarnos en nuestra vida ordinaria. Los seres humanos alcanzan su plenitud a través del trabajo recto, honesto, de la constructiva participación ciudadana, del celo por la realización integral de nuestras familias, de allí que no resulte extraño el surgimiento de vocaciones espirituales en la milicia, y en lo particular de este caso, en la Marina. Enrique descubrió que el mar no es el hábitat natural del ser humano como tampoco lo es la Tierra para nuestras almas. El hombre de mar conoce muy bien a Dios, en particular en esas noches sin luna, sin horizonte, cuando el mar se funde con el cielo, sin solución de continuidad. Pareciera que estamos perdidos, abandonados… Así, mar y cielo unidos, como tierra y cielo celestial, nos indican la fragilidad del horizonte de nuestra fe, que sólo puede encontrar fuerzas en la absoluta convicción que Dios está siempre junto a nosotros. a. Realizado entre 1962 y 1966 (posterior a la “idea” de santificación propuesta por Enrique).

65


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

Esa sábana gris azulada es ininterrumpida, certificando nuestra cristiana esperanza que la vida en la tierra continua en el cielo. Enrique, en la cubierta de los buques de nuestra Armada, confirmó esa creencia, abrazándola fervientemente dejando detrás lo que más quería, los buques y la vida del hombre de mar, para consagrarse a la promoción integral del obrero y a orientar cristianamente al empresariado. Insisto en este punto, su entrega fue total, renunciando a una carrera prometedora. Cumplió como devotamente lo hicieron Simón, Andrés, Santiago y Juan, a pie juntillas, con lo que le pidió Jesús sin medir el alcance e impacto de tamaña decisión, cf. Mateo 4, 18-22:

“Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: a Simón llamado Pedro y a su hermano Andrés que echaban las redes al mar, porque eran pescadores. Entonces les dijo: “Síganme y yo los haré pescadores de hombres”. Inmediatamente ellos dejaron las redes y lo siguieron. Continuando su camino vio a otros dos hermanos: a Santiago, hijo de Zebedeo y a su hermano Juan que estaban en la barca de Zebedeo su Padre, arreglando las redes; y Jesús los llamó. Inmediatamente ellos dejaron la barca y a su padre y lo siguieron”.

La vida de Enrique se basó en una continua toma de decisiones difíciles, como “Peldaños en el Amor a Dios”, regidas por el más alto concepto del abandono cristianoa, de aquello que más quería en cada a. San Juan de la Cruz, en “La Noche Oscura” nos explica que el abandono es el primer paso para acercar nuestras almas a Dios. Editorial Monte Carmelo, p.9

66


DIST IN TAS MIR ADAS

etapa, en una clara demostración de su entrega a Dios, de su preclara santidad. Estos peldaños fueron: 1. A temprana edad, hemos visto que renunció el confort que su situación familiar privilegiada le auguraba, para atender su vocación naval, ingresar a la Armada, comenzando desde abajo, apaleando carbón hasta devenir en conductor de hombres y buques. 2. Siendo Oficial, descubrió su verdadero llamado y con dolor, dejó a la Armada y a su gente, para atender la evangelización del empresariado y de los obreros. 3. Posteriormente, y cercano a su partida, abandonó lo que más quería, a su familia, empresarios y obreros para reunirse con Dios. En definitiva, todos tenemos que sentirnos verdaderamente orgullosos que un argentino hijo de nuestra sociedad, que un miembro de nuestra Escuela Naval, que un empresario, haya alcanzado la completa plenitud de sus aspiraciones terrenales y trascendentales y hoy se encuentre por el “buen camino”, en tránsito a ser un Santo de Dios. Debemos imitarlo y difundir su vida y obra al resto de nuestra sociedad, para que sea un ejemplo a seguir, un faro de Fe. Entonces, lograremos que Enrique se constituya en ese mismo faro que disfrutaba visitando de joven, para guiar hombres en lugar de buques. En lo personal, deseo expresar lo que ocurrió durante la última Audiencia Papal General, en la cual mantuve una breve charla con el Santo Padre Francisco, a quien le dije que respecto a Enrique Shaw, él fue quien pateó el penalb, quien dio el puntapié inicial para poner a b. Expresión parafraseada de la que expresara el Arzobispo de la Arquidiócesis de Buenos Aires, Poli, durante la ceremonia de clausura de la fase diocesana de la Causa de Canonización de Enrique Shaw. El Arzobispo fue uno de los impulsores de la causa.

67


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

Enrique entre los Santos de Dios, así que ahora estamos esperando ansiosamente que sea él nuevamente, junto al auxilio del Espíritu Santo quienes “atajen” rápidamente la cuestión. ¡Queremos, en función de los méritos y obras de misericordia, que Shaw sea Santo! Francisco se sonrió y con una cara llena de felicidad dijo: “Estamos trabajando en ello. Enrique Shaw es un excelente ejemplo a seguir por todos, hay que difundirlo”. Naveguemos—como hombres de mar—la estela del derrotero narrado en las libretitas de Enriquea, ya que conocemos y comprendemos, el movimiento acompasado del buque, las suaves caricias del viento marino y la permanente fragilidad corpórea de nuestro ser ante tal inmensidad. El horizonte profesional de Enrique como marino, fue superado sólo por su fe católica58. Hoy Enrique Shaw es Siervo de Dios, primer estadio para ser considerado Santo. Podríamos aplicar en Enrique, el concepto de heroicidad de las virtudes, tomado de las palabras de Benedicto XIV, cuando dice que “con tal de ser un Cristiano con virtudes heroicas, se deben desempeñar acciones virtuosas con extraordinaria prontitud, facilidad y placer, con motivos supranaturales y sin razonamientos humanos, con auto abnegación y pleno control de las inclinaciones naturales”59. La virtud heroica queda definida, entonces, como un hábito de buena conducta orientado a la búsqueda permanente de Dios con efectos directos e inmediatos en quienes nos rodean. El camino a la santidad de Enrique queda materializado por su vida y por su obra, la Caridad obró en él. Nuestro querido Siervo de Dios se centró en la búsqueda de la perfección en las virtudes, de manera de a. El diario personal fue escrito entre los años 1940 y 1942, y recopilado luego por Adolfo Critto.

68


DIST IN TAS MIR ADAS

ser un católico eficiente, desenvuelto en este mundo con naturalidad y fuente de alegría tanto para él, para su familia y para el prójimo.

La imagen más preciada de Enrique Shaw: su familia

Enrique Ernesto Shaw sostuvo en la Tierra “el buen combate de la fe”, y ahora, como San Pablo escribió a Timoteo: “conquista la Vida Eterna”.b Rogamos la intercesión de Stella Maris para que lo conduzca raudamente al puerto de la Bienaventuranza Eterna.

¡No archivemos el coraje, el ejemplo y el legado de un argentino de nuestro tiempo! b. Primera carta del apóstol San Pablo a Timoteo (1Tim 6, 11-16)

69


Estado de Causa de Canonización •

1962

El 27 de agosto muere Enrique Ernesto Shaw a los 41 de edad.

1967

Se tienen datos fehacientes de que el sacerdote Paulino (Obra del Cardenal Ferrari) R.P. Francisco Rotger, comenzó a recoger información para la eventual apertura de la causa pero falleció al poco tiempo y no se supo hasta dónde avanzó.

1984

En la primera edición del libro de Ambrosio Romero Carranza, el autor se pregunta explícitamente si el plan de vida de Enrique no estaba dirigido a alcanzar la santidad (p.217, 2° Edición, 1998).

1996

Durante varios años se hicieron reuniones para considerar “qué hacer” en relación a Enrique pero recién en marzo de 1996 ocurrió algo nuevo. En efecto, al reiterarse en una reunión de “Encuentro” la pregunta sobre “qué hacer” a Mons. Iriarte, sugiere consultar a Cecilia Bunge de Shaw como paso previo. Con su acuerdo se inician una serie de reuniones de las que participan inicialmente los Sres. Hernando Campos Menéndez, Praxiteles Broussalis y Juan Cavo, luego Ignacio Llorente, Recaredo Vázquez y Fernando Braconi. Por recomendación de Mons. Iriarte se toma contacto en la Curia con Mons. Rodé, quien asesora en las primeras etapas.

70


1996

Se inicia la obtención de testimonios escritos y a tener registros escritos de las actuaciones. Entre ellos se tenía la convicción, a raíz de los testimonios recogidos, de que Enrique había sido un cristiano extraordinario y ejemplar y que tenía niveles propios de la santidad. En el Foro Almuerzo de ACDE del 12 de septiembre de 1996, el luego Cardenal Jorge Mejía hace, en forma sorpresiva, la invitación pública para que la institución que Enrique fundara, promueva su causa de Canonización. Él lo había asistido como amigo y sacerdote durante el período final de su vida. Así consta en el testimonio que ha emitido para la apertura de la causa. A partir de ese momento, se crea en ACDE la “Comisión Enrique Shaw”.

1997

El 27 de mayo, ACDE solicita ser considerado formalmente como Actor de la causa, y se inician las gestiones de la “etapa preliminar” a la apertura del proceso de Canonización.

1999

El 13 de Octubre, el Arzobispo de Buenos Aires, S.E.R. Cardenal Bergoglio, da el visto bueno al Postulador designado por ACDE, Lic. Juan Luis Mario Cavo. El 16 de Noviembre, se constituye un Tribunal Eclesiástico “Ne pereant probationes” para las declaraciones testimoniales.

2000

En enero, Mons. Poli presenta el parecer teológico de las obras escritas de Enrique Shaw.

2001

El 18 de abril, el Cardenal Bergoglio realiza positivamente la consulta a los señores obispos sobre la oportunidad de incoar la Causa. El 26 de junio, el mismo Arzobispo designa una

71


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

2001

comisión de peritos en historia presidida por Mons. Poli, e integrada por el Prof. Enrique M. Matochi y el Pbro. Carlos A. Costa, para recoger todos los escritos inéditos y los documentos históricos, sean manuscritos o ya publicados, que se relacionen con la Causa. El 16 de julio, el Cardenal Bergoglio peticiona el nihil obstat a la Congregación para las Causas de los Santos en Roma. El 25 de septiembre, el cardenal Saraiva Martins, Prefecto de la Congregación para las Causas de los para la causa de beatificación y caSantos envió el nonización del laico fiel a Cristo y padre de familia Enrique Shaw. Esto significa que no hay ningún obstáculo en los dicasterios romanos, para la causa mencionada.

2002

El 15 de julio, tras el fallecimiento del Sr. Juan Cavo, ACDE designa como postulador de la Causa al Lic. Fernán de Elizalde, recibiendo el visto bueno del Arzobispado de Buenos Aires el 28 de agosto.

2004

El 15 de julio, ACDE designa como postulador de la Causa al Dr. Juan Gregorio Navarro Floria, y como Vicepostulador al Lic. Fernán de Elizalde. La designación de ambos recibe el visto bueno del Arzobispado el 21 de julio. El 29 de noviembre, el Cardenal Bergoglio designa al Pbro. Dr. Alejandro Carlos Llorente como perito teólogo para que examine teológicamente los escritos publicados del Siervo de Dios.

2005

El 30 de mayo, el Pbro. Dr. Alejandro Carlos Llorente presenta su informe de censura sobre los escritos editados del Siervo de Dios ante S.E.R., afirmando que “no hay en tales escritos

72


C AUS A DE C A N ON I Z AC IÓN

2005

cosa alguna contraria a la fe o a las buenas costumbres”. El 16 de junio, el postulador de la Causa, Dr. Juan Gregorio Navarro Floria, presentó ante S.E.R. la apertura formal de la Causa. Con fecha 25 de agosto, se celebró la ceremonia de apertura formal de la Causa en la Curia de Buenos Aires. El 1° de agosto la Dra. María Isabel De Ruschi Crespo fue designada para integrar la comisión histórica.

2006

El 15 de diciembre la Dra. Silvia Correale es designada como futura postuladora de la Causa en Roma y por lo tanto se encargará de este proceso cuando los antecedentes de la Causa sean enviados a la Congregación para la Causa de los Santos para su tramitación final.

2007

Se habilita el “Archivo y Biblioteca Enrique E. Shaw”.

2008

En el Tribunal de la Arquidiócesis de Buenos Aires comienza la etapa final de la parte testimonial, a cargo del Dr. Juan Navarro Floria como postulador y del Lic. Fernán de Elizalde, como vicepostulador.

20092011

La comisión histórica continúa con la tarea de elaboración de la relación histórica, que prevé concluir para el 50° Aniversario del dies natalis del Siervo de Dios (27/8) y 60° Aniversario de la fundación de ACDE (3/12).

2012

En diciembre se hizo entrega a la Oficina de la Causa de los Santos, de la Arquidiócesis de Buenos Aires, de toda la documentación relacionada a la historia y el testimonio de

73


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

2012

Enrique en sus fructíferos 41 años de vida. Nota: la revisión de la documentación para su aprobación y clausura de la fase diocesana en la diócesis de origen, Buenos Aires, se vio demorada por la feliz designación del Papa Francisco y de Mons. Poli como Arzobispo de Buenos Aires.

2013

El jueves 19 de septiembre en la UCA se llevó a cabo la Ceremonia de Clausura de la fase diocesana de la Causa de Canonización de Enrique con la presencia del Arzobispo de Buenos Aires, Mons. Poli, quien presidió la ceremonia, de Mons. Santiago Olivera, Obispo de Cruz del Eje y Presidente de la Comisión Episcopal para la Causa de los Santos, el Nuncio Apostólico Mons. Emil Paul Tscherrig, Mons. Víctor Fernández, Rector de la UCA, P. Mariano Fazio, Vicario del Opus Dei, autoridades de ACDE, de la Acción Católica Argentina, además de miembros de diversas generaciones de la familia de Enrique. Mons. Poli definió a Enrique como “un hijo de la Iglesia y testigo de la Fe” con una “amplia cultura humanística” que vivió de manera intensa sus 41 años de vida, siendo “ejemplo de amor a Dios y al prójimo”. Lo recordó como “un laico comprometido en numerosos servicios de la Iglesia en su época” y fue quien encaró “la Doctrina Social de la Iglesia como inspiración en su quehacer empresarial”. Rememorando las intenciones de Enrique hacia la Virgen de Luján, Poli imploró: “Ponemos su Causa en sus manos y bajo su manto”. El Dr. Juan Navarro Floria, procurador de la Causa, enfatizó que el proceso de canonización de Enrique en Buenos Aires se inició con el entonces Cardenal

74


C AUS A DE C A N ON I Z AC IÓN

2013

Bergoglio, quien será también el encargado de recibir la Causa en Roma, ahora como Papa Francisco. Navarro Floria habló de Shaw como padre y laico: “Su familia fue lo más importante de su obra, mostró que la Santidad es posible siendo laico” y agregó que “vivió de modo heroico las virtudes cotidianas”. Por último, le hizo un pedido al empresario Shaw: “Que nos conceda signos visibles de esa Santidad”. Los más de 13.000 folios de documentación reunida fueron sellados y lacrados en cajas que viajaron a Roma a cargo de Fernán de Elizalde, vice postulador de la Causa, para ingresar en el ámbito de la Congregación para la Causa de los Santos.

2015

En enero el Vaticano decretó la validez jurídica de la Fase Diocesana de la Causa de Beatificación y Canonización del Siervo de Dios Enrique Shaw, sin ninguna corrección o pedido de ampliación de la documentación enviada por el Arzobispado de Buenos Aires. Esto indica el sustento de las pruebas de fama de santidad de Shaw y la forma heroica en que vivió las virtudes. El siguiente paso, en el mes de mayo, fue el nombramiento del relator para la redacción de la “Positio”, es decir, una biografía “sobre la vida, virtudes, fama de santidad y de signos de Enrique Shaw”. Mons. Paul Pallath ya ha comenzado a trabajar en la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano, con la ayuda de la Dra. Silvia Correale. Se estima que a comienzos de 2017 se presentará al Consejo de Cardenales el trabajo terminado para su evaluación final. Superada esta etapa Enrique Ernesto Shaw podría ser declarado Venerable.

75


Plegaria a Stella Maris •

Oh María, estrella esplendorosa de los mares, que derramas el fulgor inagotable de tu gracia sobre la inmensa soledad marina que dominas el viento y el oleaje y señales su ruta al navegante, protégenos piadosa en las tempestades del alma y en los embates del mar. Bendice a la Armada de la Nación Argentina haciéndola fuerte en la paz, valerosa en la guerra y generosa en la victoria. Concede que sea siempre la suya misión de amistad y de concordia en todas las latitudes del mundo. Bendice a quienes desde las férreas naves y desde el aire custodian sobre el mar el honor de nuestra Patria y de nuestra Bandera. Bendice a quienes defienden nuestras costas y a todos los que, por su trabajo,

componen la gran familia naval argentina. Bendice a los seres amados del hogar sobre los que imploramos tu protección celestial. Danos fortaleza en las ausencias, aliento en la esperanza alivio en los pesares, constancia en la virtud. Valor para los sacrificios que nos exige el cumplimiento integral de nuestro deber. Oh Madre y Señora Nuestra, Stella Maris, escucha las plegarias de nuestros corazones. Te suplicamos que nos orientes y nos conduzcas al puerto de la bienaventuranza eterna concediéndonos en la vida y en la muerte la misericordia dulzura de la paz. Amén.

77


Bibliografía •

1.  M. I. de Ruschi y S. Shaw de Critto, “Testimonios y breve biografía de Enrique Shaw” 2.  A. Critto, “Enrique Shaw, notas y apuntes personales”, Editorial Claretiana. Buenos Aires, p.11 3.  Goicoechea según página web http://www.panoramacatolico.com/antiguo/pc/20100704/enriqueshaw.htm (recuperado 04/10/2016) 4.  M. I. de Ruschi y S. Shaw de Critto, op. cit 5.  A. Romero Carranza, “Enrique Shaw y sus circunstancias”, p.38 6.  Ibidem, p.12 7.  C. Bunge de Shaw y S. Shaw de Critto, “Recuerdos”, p.48 8.  Boletín del Centro Naval N°809, “Enrique Ernesto Shaw, un oficial singular”, p.394 9.  A. Critto, op. cit., p.11-2 10.  C. Miglioranza, “Santos Argentinos”, Editorial San Pablo, p.61 11.  A. Romero Carranza, p.3 12.  A. Critto, op. cit., p.109. “Vivir como lo haría Cristo en mi lugar” 13.  “Notas y apuntes personales”, Editorial Claretiana, p,12 14.  L. Lugones, “La Patria Fuerte, la Grande Argentina y el Estado Equitativo” 15.  R. A. Potash, “El Ejército y la política en la Argentina”, Editorial Sudamericana, 5° Edición, 1981, p.139 16.  R. A. Potash, op. cit, p.146

78


17.  C. Escudé, “Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas” Página Oficial Armada Argentina, efemérides (http://www.ara.mil.ar) y en Historia General de las Relaciones Exteriores de la República Argentina, http://www.cema.edu.ar/ ceieg/arg-rree/9/9-039.htm (recuperado 04/10/2016) 18.  19.  A. Romero Carranza, op. cit., p.4 20.  Ibidem 21.  A. Critto. op. cit., p.12 22.  C. Bunge de Shaw y S. Shaw de Critto, p.37 23.  A. Critto, op. cit., p.91 24.  A. Romero Carranza, op. cit., p.4 25.  Ibidem 26.  R. A. Potash, “El Ejército y la política en la Argentina”, p.152 27.  A. Romero Carranza, op. cit., p.4 28.  A. Critto, op. cit, p.12 29.  Boletín del Centro Naval N°809, op. cit., p.395 30.  A. Critto, op. cit., p.50 31.  Ibidem, p-48 32.  Ibidem, p.92 33.  Ibidem, p.15 34.  Ibidem, p.46 35.  Ibidem, p.51

79


E N R I Q U E E R N E S T O S H AW

36.  Ibidem, p.92 37.  Información nacional obtenida de la cátedra del Dr. Samuel Amaral, impartidas en la Escuela Superior de Guerra Conjunta de las Fuerzas Armadas, año 2007. 38.  Comunicado de la Agencia Católica de Informaciones en América Latina, del 10 de enero del 2005. 39.  A. Critto, op. cit., p.12 40.  Ibidem 41.  A. Romero Carranza, op. cit., p.88 42.  A. Critto, op. cit., p.15 43.  A. Romero Carranza, op. cit., p.6 44.  Ibidem 45.  Boletín del Centro Naval N°809, op. cit., p.396 46.  Ibidem 47.  A. Romero Carranza, op. cit., p.7 48.  C. Miglioranza, op. cit., p.66 49.  A. Critto, op. cit., p.54 50.  J. L. Illanes Maestre, “La santificación del trabajo” (2001), Editorial Palabra, 10° edición 51.  A. Critto, op. cit., p.105 52.  Ibidem, p.109 53.  A. Romero Carranza, op. cit., p.153 y subsiguientes 54.  A. Critto, op. cit., p.17; y C. Miglioranza, op. cit., p.65

80


BIBLIOGR AFÍA

55.  A. Critto, op. cit., p.21, y http://www.panoramacatolico.com/ antiguo/pc/20100704/enriqueshaw.htm (recuperado 04/10/2016) 56.  http://www.argentinidad.com/info/biografias/shaw.htm (recuperado 04/10/2016) 57.  J. Ortega y Gasset, “La idea de la generación” 58.  A. Romero Carranza, op. cit., p.39 59.  “De servorum Dei beatificatione et beatorum canonizatione, chs”, Benedicto XIV, xxxi-xxxviii, in Operaomnia, III (Prato, 1840) 60.  http://www.enriqueshaw.com/breve-historia-de-la-causa/ (recuperado 04/10/2016) Imagen del Acorazado A.R.A. “Rivadavia” (página 46) obtenida de Historia y Arqueologia Marítima (http://www.histarmar.com.ar/) Imagen de la Virgen de Stella Maris (página 76), diseñada en 2016, fue desinteresadamente otorgada por el Diácono Lawrence Klimecki. www.DeaconLawrence.com El resto de las imágenes fueron cedidas generosamente por el Archivo General de la Armada y la familia Shaw

81


Agradecimientos •

Agradecimiento especial a la Familia Shaw por las fotos ofrecidas para ilustrar esta biografía, así como al postulador de la causa Lic. Fernán de Elizalde, a Elsa Shaw de Canale, a Sara S. Shaw de Critto y a Sarita Critto, por la paciencia, el apoyo y los invalorables aportes que habiendo sido transmitidos de boca en boca dentro de la familia, hoy ven la luz en esta breve y apretada síntesis del período de Enrique en la Armada Argentina. Al Jefe del Estado Mayor General de la Armada, Almirante Marcelo Eduardo Hipólito Srur, por comprender y canalizar de inmediato este trabajo que pretende aportar a la biografía de Enrique el período de su pasaje por la Institución. Al Capellán Mayor de la Armada, Monseñor Germán Carmona, por su paciencia durante tantos años de trabajo en común para lograr que el Siervo de Dios ocupe el lugar que le corresponde en las filas de la Armada Argentina. Un sentido reconocimiento al silencioso trabajo de corrección generosamente cumplido por los Ministros Extraordinarios de la Comunión de la Parroquia Inmaculada Concepción de Belgrano y a su querido párroco P. Juan Francisco de Estrada.

82


Hago extensivo el mismo al Comodoro de Marina Dn. Ricardo Luis Zalabarría, por su dedicada labor de recopilación histórica en la Escuela Naval Militar que permitió contar con los originales del legajo de Cadete para completar este trabajo y, en el mismo sentido, al Secretario General de la Armada Contralmirante Jorge Cisneros por proveer el legajo de Oficial de Enrique Shaw. Al Director de la Escuela Naval Militar, Capitán de Navío Don Zenón Bolino y a la Directora del Museo CL Chalier (ESNM), Licenciada Elsa N. Poveda por suministrar información sobre las actividades realizadas por el Cadete Shaw durante sus años en el Instituto Naval. A mi esposa Liliana, a mis 4 hijos y 4 nietos por acompañarme a soñar con los ojos bien abiertos. Al Siervo de Dios Enrique Ernesto Shaw por todas las gracias recibidas.

83


Enrique Ernesto Shaw fue un laico argentino, un marino, un padre de familia, un empresario, y ahora está en camino a convertirse en un santo para toda la humanidad: “el Santo de la Libretita”. Su derrotero lo llevó a navegar mares diversos, desplegando siempre su cálida sonrisa y su ejemplo, cual velas al viento, preocupado por la integridad del corazón de cada una de las personas que se presentaron en su camino.

Ahora Dios nos ofrece sus frutos.

¡Sigamos su modelo de vida!

Shaw, de Cadete Naval a Aspirante a Santo  

Enrique Ernesto Shaw fue un laico argentino, un marino, un padre de familia, un empresario, y ahora está en camino a convertirse en un santo...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you