Page 1

MI TERCERA VIDA …en un mismo cuerpo

PABLO FERNANDEZ COLON

MARCH 5, 2019 AMAZON.COM GESWI H-168 Urb. Blondet Guayama, PR 00784 USA i


Copyright © 2019 Pablo Fernández Colón Todos los derechos reservados. EIN: 66-0855916 ISBN-13:


DEDICATORIA El dedicar un libro no es sólo un formalismo literario. Es el deseo genuino y sincero de que a aquellos a quienes se le dedica, sientan la misma y profunda satisfacción de aquel que lo dedica. Este es ya mi estilo personal de presentar mis libros, y éste, tres veces más en forma más que especial aún. Ya que no todos tienen la oportunidad de vivir tres veces en un mismo cuerpo. Dedico este libro a las siguientes personas y organizaciones, gracias a las cuales hoy estoy vivo y a quienes estaré el resto de mis días, que espero que sean muchos, profundamente agradecido. A todo aquél quien ha creído en el Señor Jesucristo y sigue sus mandamientos. A Sheila Rivera, mi ex-alumna en la UNE de Santa Isabel. A Flor Martínez Quintero, por su Amistad y Buenos recuerdos. Al Reverendo Dr. Quittim Silva y a su esposa Rosa Silva, del Concilio CINEPEJE en Queens, Nueva York. Al Rev. Ricci Ruiz Ríos, pastor de la Iglesia La Familia, en Las Marías, PR, su amada esposa, Rosita Martínez y su querida familia. Al Revdo. Félix Montalvo, Ministro del Concilio IPJMI y a sus pastores y líderes Conciliares en PR. A todos aquellos/as ministros/as quienes guían, pastorean y educan a sus respectivas comunidades de fe.


A los Mayores Lydia y Juan Mercado, y Mayor Jorge Díaz, del Cuerpo del Ejército de Salvación en Guayama. Al Mayor Eric Rodríguez, Supervisor del Salvation Army en PR e Islas Vírgenes y a su querida esposa, la Mayor Irma Rodríguez. A mi vecina y casi madre, María Gloria Collazo, la Alcaldeza de Blondet. A los amigos y hermanos del alma Santos Fernando Torres y su amada esposa Myriam Soto a quienes estoy más que agradecido. A mi única tía que me queda viva, Carmen Hilda Colón Navarro y su esposo Ramón “Chito” Arroyo. A mis sobrinas Sandra Ivelisse y Luz Jazmín Fernández Rodríguez y a mi cuñada Olga Rodríguez, su madre. A los capellanes Brunny e Iván Haddock y sus queridas hijas Lissie y Deyaneira. A la capellana y amiga, Bethzaida López Mora. Al Dr. Lucas Pimentel Fernández, mi cirujano y profesionales de la salud en el Hospital Episcopal San Lucas en Guayama, ahora Hospital Menonita. En forma muy especial a la enfermera de Homecare San Lucas: Tashira Santiago por su atención médica para lograr mi rehabilitación rápidamente. Y a todo un ejército de voluntarios anónimos muchos de ellos que se solidarizaron conmigo. En forma muy especial a mi ex-alumna Melanie Colomba, T.S. del Ejército de Salvación en Guayama y a su vez, A Sylvia Pica, mi Hermana desde la Iglesia Metodista Charles


W. Drees y ahora en el Ejército de Salvación en Guayama. A Michelle Hernández, de Medics, por proveerme mis productos de paciente ostomizado; gracias Michelle.

Si dejé de mencionar a alguien, por favor, anote su nombre aquí: A _____________________________ Por ____________________________

Ahora les invito a que compartan conmigo el contenido de este libro autobiográfico y etno-histórico; y espero, que se puedan identificar conmigo en sus experiencias personales y que mis esfuerzos por levantar y compartir con ustedes la valiosa información aquí provista, le sean de estímulo, motivos de superación y de éxito en sus vidas espirituales así como en todas las manifestaciones de sus vidas.


AGRADECIMIENTOS Agradezco a Dios, el Eterno Creador de todas las cosas, quien ha tenido a bien extenderme por tercera vez la vida. No todos tienen la oportunidad de vivir no una vez, sino tres vidas en un mismo cuerpo. Yo he sido uno de ellos. Este libro tiene una característica peculiar y es esa, precisamente. Dejar mi legado plasmado en estas páginas tras volver a vivir no una ni dos, sino tres veces. Fechas que cada una de ellas tiene su propio valor intrínseco: 19 de noviembre, 1956, mi primera vida, 14 de diciembre, 1998, mi segunda vida y la tercera y más reciente, 26 de mayo, 2017. Que la Paz de Dios los acompañen en la lectura de este libro y queden marcadas huellas, para que las sigan y no tropiecen ni caigan, donde yo tropecé y caí, como citan mis libros anteriores. “Porque Yo conozco mis planes contigo, dice el Señor; planes de bien y no de mal. Planes de futuro y de esperanza” - Jeremías 29:11-12.


TABLA DE CONTENIDO Agradecimientos

i-vi

1

Introducción

1-4

2

Cómo comenzó todo

5-6

3

Se Inicia mi Segunda Odisea

7-22

4

Hogar de Envejecientes en Puerto Rico: Última parada

23-32

antes de la muerte o Antesala al Infierno? 5

Los Huracanes Irma y María

33-46

6

14 de diciembre 2017

47-53

7

Como llegué a donde Llegué

55-70

8

3 de octubre 2016 – Mi Último Día de Maestro

71-78

9

Y ahora qué?

79-82

El próximo nivel- desarrollar un negocio por internet

83-96

APENDICES

87-122

Datos sobre el Autor

123-130

¿Cuál es tu sueño?

131

10


1: INTRODUCCIÓN Como señalé anteriormente en los Agradecimientos, agradezco a Dios el haberme dado la vida, ya por tercera ocasión. Deseo que mantengan en su mente estas tres fechas: 19 de noviembre, 1956 – primera vida; el día en que mi madre, la profesora María Luisa Colón Navarro (Q.E.P.D.) me dio a luz. Esto ocurrió, a la una de la madrugada en el antiguo hospital municipal en Maunabo, Puerto Rico y en medio de un mes de mucha lluvia, según reportes del mes de noviembre 1956 ofrecido por el negociado de meteorología de Puerto Rico y el Caribe, datos que me proveyera la meteoróloga Ada Monzón. El 14 de diciembre, 1998 – segunda vida tras mi primera cirugía en que se me removió mi intestino grueso debido a la condición médica conocida como colitis ulcerativa o ulcerosa, una Enfermedad de Inflamación Intestinal, EII, realizada en lo que en ese momento era su primer año administrado como Hospital Episcopal Cristo Redentor, antes Hospital de Distrito Guayama. El resultado añadido a esta primera prueba fue no solamente la remoción de mi vesícula, sino también, como si fuera poco, la remoción de mi ojo derecho, mi mejor ojo; el de fotógrafo profesional, en el mes de febrero, 1999, a dos meses de la colostomía y colectomía. Y de hecho, como cito en mi primer libro auto-biográfico: De Regreso a la Vida. En el mismo hago un relato ilustrado con fotos desde apenas un infante, (1957), hasta un año después de la colostomía, diciembre 25, 1999, día de navidad.

1


Pablo Fernández Coló de un añito - 1957

Libro: De Regreso a la Vida

2


Y la más reciente: 26 de mayo, 2017. El día de mi última cirugía: remoción de lo poco que me queda de intestino delgado una ya no colostomía, sino ahora, una ileostomía. ¿Donde? – exactamente, en el Hospital Episcopal San Lucas de Guayama (antes Hospital Episcopal Cristo Redentor, ahora ya a punto de ser vendido al Sistema de Salud Menonita). Qué coincidencia de hechos: 1er año (1998) Hospital de Distrito o Regional de Guayama, el que fue vendido por el Departamento de Salud del gobierno de Puerto Rico a una empresa privada: Hospital Episcopal Cristo Redentor. Años posteriores conocido como Hospital Episcopal San Lucas, matriz del H.E.C.R., el hospital episcopal Cristo Redentor. Y en el último año 2017-2018, a pocos meses de mi hospitalización, se convierte en Hospital Menonita en Guayama.

Hospitalización - Mayo 19 a julio 18, 2017. 3


Tres vidas para el hospital, y tres vidas para mí. Tres vidas de un mismo hospital, tres vidas en un mismo cuerpo para mí. Instancias de la eternidad! No todos tienen esa dicha; regresar a la vida no por segunda, sino por tercera vez. Les invito a compartir que pasó desde las últimas palabras compartidas en mi primer libro De Regreso a la Vida, Autobiografía: De Regreso a la Vida/Autobiography: Coming Back to Life (2003, 2005, 2007, 2013: Revised). Disponible en: www.issuu.com/pablofernandez024/docs/ Hasta este día, 4 de febrero, 2019: veinte años después. Otra fecha que se repitió hace ya un año: 14 de diciembre, 2017 – fecha en que regresé a mi hogar desde el 18 de mayo, 2017, cuando llegué a la sala de emergencias para que me dieran algún medicamento para la obstrucción de mi intestino tras simplemente haber ingerido garbanzos y papas, algo que había comido en otras ocasiones, y si me “tapaba” u obstruía la salida del intestino o colostomía; siempre lograba “destaparla”. – Pero no así la noche del 17 de mayo, 2017, cuando todo se inició o comenzó.

4


2: CUANDO COMENZO TODO Es la tarde, ya casi noche del miércoles 17 de mayo, 2017. Me encuentro cenando junto a mis mascotas - mis hijos caninos: Manchita, sus hijas Curiosa la cabra, Tranquilita la Buena gente y los hijos de Curiosa (nietos de Manchita la matriarca: Curiosita y Curiosín el murciélago; como ya eran conocidos en la Calle H-168 de la Urbanización Mínima Guamaní, mejor conocida como Barriada Blondet en Guayama, Puerto Rico. Insisto en este dato ya que a partir de este momento común y corriente, como cualquier otra tarde, no había pasado nada fuera de lo usual y corriente en mis últimos diez años. Sí, ya eran diez años que habían pasado posteriores a la muerte de mi querida madre, la profesora María Luisa Colón Navarro. Vivía solo, junto a mis hijos e hijas caninos. Ya habían muerto todos mis familiares inmediatos: Ruth, también maestra como mami y yo, quien murió en el 2004. Mi padre, Pablo Fernández Burgos, quien murió precisamente el día de celebración del cumpleaños de mi hermana Ruth (23 de febrero, 1998). Carmen Leticia “Letty” murió el mismo día en que muere mi madre, mostrando los mismos síntomas de Mami; Problemas respiratorios y posiblemente neumonía. Mami moría en el hospital Santa Rosa II en Guayama, P.R., y Letty, en un hospital en Jacksonville o cerca de esta ciudad, en el estado de Florida, USA. Pero Letty la resucitaron y murió en definitiva, unos dos meses después de Mami. Posteriormente, en agosto del 2014, muere mi hermano mayor – Jesús David. Es así como quedo solamente yo vivo irónicamente, el que debió de morir el 14 de diciembre, 1998; a meses de la muerte de Papi. Ya saben, sí, por Colitis Ulcerosa, como menciono en mi primer libro autobiográfico: De Regreso a la Vida. Regresando a la tarde del miércoles 17 de mayo, 2017, cerca de las siete de la noche, cuando todo comenzó: Los garbanzos y los pedacitos de papa no habían hervido lo suficiente y estaban duros. Los perros comían junto a mí y tenía que estar bien alerta porque si no en un breve descuido, me comían mi propia comida. 5


Ingerí los alimentos sin triturarlos a masticarlos adecuadamente. No era la primera ni única vez que eso pasaba. Como resultado me obstruí lo que me quedaba de intestino delgado. Como acabo de señalar, no era la primera vez que algún alimento me obstruía el intestino. Pasaban algunas horas, consumiendo agua a algún líquido, y quedaba destapado nuevamente. Pero esta vez no fue así. Pasé toda la noche restante con el intestino delgado, lo que me quedaba de la colostomía recibida el 14 de diciembre 1998, como ya mencioné previamente, obstruido. Llegó la mañana del jueves 18 de mayo 2017 y con mucho dolor intestinal, decidí dejar los perros dentro de la casa para evitar que salieran a la calle a chavarle o molestarle la vida a alguien que pasara frente a la casa, y me fui en bicicleta para el hospital cercano Hospital Episcopal San Lucas de Guayama. Esperaba que fuera algo simple de resolver. Que me recetaran algo que me destapara el intestino. Eran cerca de las ocho de la mañana; esperaba regresar como máximo par de horas después. Pero como inicié este capítulo – no fue así. El doctor a cargo de la sala de emergencias me realizó los laboratorios, ct-scans y notó en el mismo que no era un cuadro médico simple – como yo creía. Mis niveles de azúcar en la sangre estaban en 500; completamente altos. Y el intestino reflejaba estar sumamente obstruido. Me indicó el médico que me iba a admitir inmediatamente y que iría directamente para cirugía. Esto ocurrió ya en la madrugada del viernes 19 de mayo. Había estado desde la mañana del jueves 18 de mayo allí, recibiendo los cuidados médicos de emergencia. Había dejado amarrada mi bicicleta en el pasamanos de la entrada a la sala de emergencias. Como dije, creyendo que sería algo ligero y sencillo. En otra ocasión no habría ido al hospital. Con simplemente tomar jugo de tamarido o algún otro líquido con propiedades similares (uva, cranberies, parcha, china, limón, etc.) se habría destapado el intestino sin necesidad de asistencia médica. Pero no lo hice, no ingerí jugos a bebidas, fuera de agua, debido a que no quería que me subiera demasiado la azúcar en la sangre. Es así como se inició toda una secuencia de eventos que se desarrollaron a partir de este momento y que narraré con lujo de detalles, pero con mucho dolor en el alma y mucha angustia, en los capítulos siguientes. 6


3: SE INICIA MI SEGUNDA ODISEA. Esta madrugada del Viernes 19 de mayo, 2017, cerca de la una de la mañana, soy admitido en el quinto piso: cirugía. Sí, si ya leíste mi autobiografía, era muy común que fuera admitido directamente al piso de cirugía sin pasar primero por el piso seis: medicina. Después de casi veinte años, desde el 1998-1999, estoy hospitalizado nuevamente. Llaman a mi antiguo cirujano, Dr. Lucas Pimentel Fernández. Si mal no recuerdo fue el Dr. Roque hijo; Roquito, quien llamó al Dr. Pimentel. “Dr. Pimentel, aquí tengo uno de tus pacientitos en el hospital, nuevamente; sí, a casi veinte años después de mi primera cirugía. Recuerdo que al Dr. Lucas Pimentel verme me dijo: Yo te hacía muerto, qué había sido de tu vida? Todos los pacientes compañeros operados por mí murieron. Se supone que te hubiese enterrado hace ya casi veinte años y aún estás vivo”. Le conté lo que había sido de mi vida desde entonces: Había establecido una imprenta digital (Guayama Digital Printing), había iniciado estudios doctorales en la Universidad de Puerto Rico en Rio Piedras, y que ya había prácticamente finalizado los mismos. Y finalmente, que ya estaba retirado de maestro – profesor desde octubre 3 del 2016, pero que aún no había comenzado a recibir ni un centavo de Retiro de Maestros. Recuerdo que seguían pasando los días y aún estaba hospitalizado. Me habían puesto un Foley, y un montón de mangas o tubos por todas partes. Me insertaron el tubo de succión de líquidos por la nariz y me tuvieron varios días en ayuno; sin ingerir ningún tipo de alimentación o agua; sólo suero, antibióticos, vitaminas, etc., mediante tubos o sueros para ver si se destapaba el intestino por sí solo y no tener que ser intervenido quirúrgicamente nuevamente. Pasaban los días y de 130 libras que al fin me había alcanzado, mi peso ideal, fui secándome, poniéndome cada día más delgado, sin fuerzas, todo tembloso y sin poderme moverme de la cama debido a todos los equipos que tenía conectados.

7


Pablo Fernández Colón, mayo 19 a julio 18, 2017. Como se puede apreciar “en el espacio pictórico anterior” (frase utilizada por el Prof. Ruíz de la Mata- cursos de apreciación del arte CUH-UPRH, en mis años de estudiante universitario (1974-1980); se aprecia al Viejito en que me había convertido en menos de un mes, a partir del 19 de mayo, 2017, cuando fui admitido al hospital. Me hallaba más cerca de los muertos que de los vivos. Había regresado a la edad de 80 años o tal vez más. No tenía a donde regresar una vez saliera del hospital. 8


No tengo a manos mi expediente médico de estos días, pero sé que fue cerca de diez a quince días después del 19 de mayo que fui operado nuevamente. Tal vez el 26 de mayo, 2017 o algún día cerca e esta fecha. Recuerden esta fecha: 26 de mayo, pues hay un momento histórico relacionado a la misma. (Si ya has leído algunos de mis libros autobiográficos, entenderás porqué ese día tiene un significado muy especial para mí. Me indicó el Dr. Pimentel que me fui o morí unas seis veces durante la cirugía y que me habían resucitado. Que por poco me perdían en la misma. La cirugía no lucía como la primera en el 14 de diciembre, 1998; fecha de mucho interés para mí; pues fue el día de mi primera muerte, en este cuerpo. Ya sé que han leído que ese día era el cumpleaños de alguien a quien amé en esta vida y hasta la eternidad: Minerva Rodríguez Rodríguez. Sí, esa misma, Minny, la Bella Persona a quien se le dedicó el libro Poemas Nacidos del Alma 2004; mi segundo libro autobiográfico: Disponible en: www.issuu.com/pablofernandez024/docs/ Mi vida ha estado ligada a dos fechas muy relevantes, además del 19 de noviembre, 1956, fecha de mi primer día de mi primera vida (cronológica). Ya vieron la relevancia del 14 de diciembre, 2017: Mi segundo regreso a la vida. Ahora, casi veinte años después, 26 de mayo 2017. Ya sé; son todos ustedes mis lectores muy curiosos he hicieron la asignación: el 26 de mayo es el cumpleaños de alguien demasiado especial en mi vida: Dora Ivette Rodríguez Cruz, Doris. Claro que sí, la Gatita celosa, la chica de los ojos brujos, la modelito Suiza Fruit a quien en forma anónima se le dedicó mi tercer libro autobiográfico: Transformación de Hombre a Ángel (2007) www.issuu.com/pablofernandez024/docs/ . No olviden estas dos fechas: 14 de diciembre y 26 de mayo. Surge esta segunda fecha: 14 de diciembre, 2017, que se le explicará su relación más adelante, nuevamente.

9


Transformación de Hombre a Ángel Ni modo, la curiosidad mató al gato. Se lo adelantaré. El 14 de 10


diciembre, 2018 fue el día , que después de ocho meses desde que entré a la sala de emergencias, creyendo que saldría ese mismo día, regresé a mi casa nuevamente. El Viejito!. Ya saben porque. Pero ni se imaginan lo que pasó entre el 26 de mayo 2017 y el 14 de diciembre, 2017. Pasó casi un mes a partir de mi segunda cirugía, ahora conocida como una ileostomía. Pero esta vez algo no se veía bien. Yo estaba ahora lleno de rotos por todas partes. Tenía tres bolsas de colectomía. La de la colostomía al lado derecho del vientre y dos más en el centro. Se notaba que el intestino estaba perforado y salía contenido intestinal por debajo de las mismas. Casi al mes me pasaron a comida líquida y posteriormente comida sólida. Cuando me sacaron o cortaron los puntos de la operación, a los pocos días se abrió la cirugía nuevamente. Salía todo contenido del intestino. Entiendo que no se consideró el detalle de la diabetes y no pasó el tiempo necesario para que los puntos sellaran bien. Ahora sí que los huevos se pusieron no a peseta, sino a peso! No estaba nada de bien. La casa me la estaban arreglando. Los hermanos del Ejército de Salvación de Guayama habían sacado todo lo que había contaminado dentro de la misma. Pero los perros aún estaban dentro. Mis vecinos les daban agua y comida, pero no se había limpiado la casa por dentro de los excrementos de los perros: cinco en total en este momento. Yo les había dejado la puerta trasera abierta para que ellos pudieran hacer sus necesidades en el patio trasero de la casa. Yo nunca vi el estado en que estaba la casa para entonces, pues seguía hospitalizado y ya casi había transcurrido un mes. Recuerdo que al ver que seguían pasando los días, y la bicicleta aún estaba amarrada al pasador de las escaleras de la sala de emergencias, le indiqué a mi vecino Luis de Armas, que me la llevara a casa o a su casa y la guardara en lo que yo regresaba a casa. Pero debido a las complicaciones post-cirugías ya no tenía ni la menor idea de cuando saldría del hospital. Fueron tantas las cosas que pasaron en este tiempo. Un día mi hermano de tiempos de juventud, Santos Torres Vega, con quien tocaba guitarra en la iglesia Pentecostal de Jesucristo de la Barriada Marín de Guayama, la iglesia pastoreada por los Hermanos Berberena, desde que llegué a Guayama en 1973, y su esposa Myriam Soto, me asistieron en todo lo que podían, en especial lo 11


relacionada a la casa. Santos, al verme todo barbudo, como se aprecia en el espacio pictórico anterior; decidió afeitarme. Pero con la emoción de verme súper chuchin, me olvidé de cubrir adecuadamente el área de la subclavia, donde se conectaban las mangas a las venas para las trasfusiones de sangre y alimentación intravenosa, como en 1998; al afeitarme, cogí una infección. Tras los debidos análisis se identificó el foco de infección: los pelitos que habían emigrado al área no protegida de la subclavia al afeitarme y tendrían que cambiármela. Yo no estaba bien. Tenía dificultades para respirar, hablar, y sobre todo, debido a las complicaciones post-cirugía; todo se me salía de dentro del intestino y no sellaba la piel. Recuerdo que le dije al Dr. Pimentel lo siguiente: Sé que me resucitó varias veces durante el procedimiento quirúrgico reciente la ileostomía. Yo no tengo a nadie que me reciba en sus casas, no tengo familia inmediata; la casa aún no está habitable. No tengo donde ir. No tengo a nadie que me cuide en lo que sano. Le pido de favor, que no me resuciten nuevamente si me quedo en el procedimiento. Días después me trajeron el documento de consentimiento para que lo firmara y me pusieron una pulserita verde para identificar que no deseaba recibir resucitación. Le pedí que, por favor, me dejaran morir. Este fue un momento muy angustioso. Los perritos estaban aún en la casa solos. Ya había transcurrido un mes. Recuerdo que pedí a Santos y Myriam se comunicaran con el municipio de Guayama para que se los llevaran a un albergue de mascotas, pues no tenía ni la menor idea de cuando yo saldría del hospital y volver a casa. Con ellos adentro no se podría trabajar en las mejoras a la casa. Había que sacarlos. Tanto Santos y Myriam, la trabajadora social tanto del Ejército de Salvación de Guayama – mi exalumna Melanie Colomba, así como la TS del Hospital, mi tía Carmen Hilda Colón Navarro, la hermana menor de Mami, única que me queda viva y Ramón “Chito” Arroyo, su esposo, en quien delegué responsabilidades, hicieron las gestiones al respecto.

12


Manchita, Tranquilita, Curiosa la cabra y el Cabro. Se prepararon varias cartas al respecto: solicitando la remoción de los perros; autorización para gestionar mi pensión con Retiro de Maestros, la cual estaba aún en el limbo, los pasos con el Departamento de Educación para que corrigieran una deuda de ochocientos dólares que me estaban cobrando por pago indebido, que al fin no era yo quien le debía al D.E. si no ellos a mí. E ir tramitándome los servicios de alguna facilidad o lugar donde estuviera uno o dos meses máximos, ya que debía de ser dado de alta y no estaba en condiciones adecuadas para valérmelas por mí mismo. Inclusive el Dr. Pimentel sometió cartas al departamento de la Familia y al Plan de Salud para que intervinieran en el aspecto social que me afectaba. Ya estaba cerca de los dos meses y me tenía que ir del hospital. Pero ¿A Dónde? Las cartas se firmaron. Se autorizó a Chito Arroyo (ex dueño y fundador del Periódico La Esquina de Maunabo) y esposo de mi tía Hilda a hacer las gestiones pertinentes, empezando por la remoción de los perros, lo que fue sumamente doloroso para mí tomar tal decisión, pero que por el bien de los mismos, había que hacerlo; instrucción que me dictó el corazón a hacer aunque se me partiera el alma. Ellos eran mi familia inmediata. Vivían conmigo e inclusive todos, excepto Manchita, Luna y el Cabro (el más que j##&), habían nacido en casa. Como indiqué, de estos tres, solo Manchita quedaba viva y ya estaba bastante viejita. Manchita era la más que me preocupaba. 13


Manchita Me informaron varios días después que ya el municipio se había llevado los perros; supuestamente a un albergue en Aguada o Aguadilla. Y que ya habían coordinado con el Municipio para que se llevaran todo lo que habían sacado de la casa. Esto lo tengo que decir, dolido: Al sacar las “cosas” contaminadas que había dentro de la casa, no solo botaron cosas inservibles o contaminadas, sino que además botaron todo: incluyendo comida debidamente enlatada o protegida, que recientemente, dentro de la crisis que vivía en esos días sin ningún tipo de ingresos, me habían donado. Las herramientas de trabajo, toda mi ropa, excepto el uniforme de soldado del Salvation Army, todo lo demás desapareció como por arte de magia. Recuerdo que me comuniqué con Gloria “la alcaldesa de Blondet” y con mi sobrina Luz Jazmín Fernández Rodríguez, que ellas se encargaran de verificar que no me hubieran botado los documentos personales importantes como el pasaporte, los diplomas, acta de nacimiento, y documentos relacionados a los trámites que aún seguían tramitándose. Luis de Armas, mi vecino los había guardado. Y además se había llevado la bicicleta del hospital a casa. Me dijo Gloria días después que lo que los del Salvation Army no botaron, los dueños de lo ajeno se lo llevaron. Habían hecho fiestas como cuando no está el gato y los ratones se lucen. Que 14


creyeron que eran latas de comida de gatos y arrasaron con todo lo que servía. Que la casa no tenía puertas ni portón; que allí cada cual entraba como si fuera por su casa. Obviamente, mientras estuvieron los perros nadie se atrevía a entrar. Aún yo no estaba muerto y ya se habían repartido la herencia. Ahora tal vez entiendes, querido lector, por qué le pedí al Dr. Pimentel que me dejaran morir mejor. Así fue; entré en una terrible depresión que lo único que deseaba era ya morir de una vez por todas. No tenía ahora ningún motivo por el cual vivir. En el 1998 mi motivo de vivir era Mami, a quien cuidaba. Muchas veces sin la ayuda de nadie. Sólo Ruth me daba la mano y se la llevaba con regularidad, pero, mis vecinos son testigo y saben que no miento, nadie, absolutamente nadie, me daba la mano. Sólo Gloria, Doña Ony, y muy pocas personas fuera de ellas. Ahora estaba solo, prácticamente abandonado a mi suerte, a mi desgracia, a la buena de Dios si eres un poco más optimista. La ayuda que recibí de tanta gente después marcó la diferencia. Hubo ángeles en forma de hombres y mujeres que cuidaban de mí. Se repetía la historia de 1998-1999: ángeles velaban por mí. Ángeles con nombres y apellidos. Envejecía otra vez en forma alarmante. Recuerdo que al Chito redactar la carta para hacer las gestiones a mi favor, cerraba la misma de la manera siguiente: Att: Pablo Fernández Colón, maestro retirado en espera de la muerte. Una de las cartas sometida al Gobernador de Puerto Rico y al Procurador de las personas envejecientes, citaba: hasta que sane, o a punto de ir al poniente eterno, o algo así. ¿Sabes dónde queda ese lugar? ¿Poniente eterno? Yo tampoco; no me preguntes. A continuación les presento la carta que Chito le dirigió a Fortaleza y la que Fortaleza respondió.

15


16


Recuerdo el momento en que los pastores míos en el Salvation Army, los Mayores Mercado, tuvimos un diálogo sobre como quería que fueran mis exequias fúnebres y si deseaba que me cremasen, etc. Les indiqué que deseaba que me vistieran con el uniforme de soldado del S.A. que si me lo guardaron y no lo botaron junto con todo lo demás, que al menos me vistieran con el mismo. Que cantaran mi himno propio: Remanso de Paz, hablasen de quien fui y que si alguno se le ocurría decir algo falso de mí, me iba a levantar del féretro y los iba a correr fuera de la capilla 17


ardiente. Que después hicieran lo que quisieran con mi cuerpo. Ellos me dijeron que tenía que dejarlo por escrito y con conocimiento a mis familiares para que se pudiera hacer según era mi última voluntad.

Mi primer himno: Refugio de Paz.

Vangie 18


No estoy vacilando; esa era la conversación que sostuvimos no sólo en una ocasión, sino en dos, que recuerde. E inclusive, que se comunicaran con la Funeraria de Pedro, pues allí había hecho la práctica o internado mi prima Evangeline Ortiz Colón, Vangie, actualmente directora funeraria en New York, para este entonces. Que los de la Funeraria de Pedro la conocían muy bien. Para que me dieran un descuento o donaran los servicios funerarios. Hoy, día 24 de febrero, 2019, día en que continúo escribiendo este libro, les indico que he decidido que mi cuerpo no sea ni enterrado ni quemado; que una vez terminen mis exequias fúnebres aquí descritas, mi cuerpo sea donado para investigación a la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas, UPR, en San Juan Puerto Rico o alguna otra entidad relacionada a la investigación médica. Esto, debido a una decisión muy considerada, con el propósito que mi vida no sea un accidente, sino que siga siendo de bendición y vida a otros aún después de mi muerte, que no sé cuándo sea, pero que me imagino que en algún momento tendré que morir, aunque esta sea ya Mi Tercera Vida, en un mismo cuerpo, como cita el texto que le da el título a este libro.

19


Dona Vida www.donevidapuertorico.org Tel:1-800-558-0977

20


Dona Vida www.donevidapuertorico.org Tel:1-800-558-0977

21


Antes del 14 diciembre 2017

Después, pero antes del Huracán María, ya la casa estaba ready. 22


4: HOGARES DE ENVEJECIENTES EN PUERTO RICO: ÚLTIMA PARADA ANTES DE LA MUERTE O ANTESALA AL INFIERNO? ¡Sonará cursi o quién sabe si hasta ofensivo; pero esa fue mi realidad una vez salí del hospital, dos meses después, el 18 de julio 2017 y te imaginas a donde fui a parar, ¿Verdad? Sí, a un hogar sustituto o de envejecientes. Como señalé en el pasado capítulo, no tenía a donde ir una vez me dieran de alta del hospital. Vuelvo y te indico, querido lector, que sé que ya estás en la puntita de la silla, esto no se trata de difamar y mucho menos de mostrarme como alguien mal agradecido. Estoy sumamente agradecido a las personas que con corazón noble y espíritu desinteresado, fueron mis ángeles, durante mi hospitalización de dos meses, mayo 18 2017 cuando llegué esa mañana a la sala de emergencias, ser admitido al mismo el 19 mayo, 2017 y salir de allí el 18 de julio, 2017; exactamente a los dos meses. No tenía ya deseos de seguir viviendo. Creí que esta vez sí era la vencida. Que me dieron la oportunidad de regresar a la vida en el 1998, pero que ahora sí que me iba con los Panchos. Bueno, al menos con mi hermano y amigo, el gran Raymond Cortijo, baterista de no sólo la Agrupación Salterio y Arpa de la Iglesia Metodista de Guayama, Charles W. Drees Memorial, sino de cuanta orquesta ha existido y /o agrupación a la cual Raymond perteneció. Sí, Raymond ya es el primero que ha sido llamado a integrarse a las orquestas celestiales; siendo el primero de los fundadores de Salterio y Arpa en haber sido ascendido a la gloria. Pero no fue así conmigo. No me recibieron allá; me devolvieron, ya por tercera vez. En estos días posteriores a la ileostomía recibí muchas visitas en el hospital. Tenía comunicación telefónica y le envié mensajes de textos a todos mis contactos. En la Dedicatoria y Agradecimientos menciono algunos. Pero deseo mencionar aquí en forma especial a 23


los ministros de Guayama: Apóstol Justo Lebrón Lebrón (Q.E.P.D.) y al Rvdo. Ramón Marrero, del Concilio Fuente de Agua viva. Como integrantes de la Asociación de Pastores y Ministros de Guayama, organización a la que he pertenecido, tuvieron a bien el orar por mí y más aún, el encomendarle al Señor si no sobrevivía a ésta. Agradezco al Capellán del Hospital, quien me visitó y posteriormente, me ministró la Cena del Señor; la Santa Comunión o Eucaristía. En 1998 fue el fenecido Rvdo. Pedro Valentín Peláez Sepúlveda, mi pastor metodista para entonces. Muchas personas vacilan en tomar la Cena del Señor, o simplemente no la toman. Sus razones yo las respeto, pero para mí es VIDA. La obediencia y amor a mi Señor me dio vida. Me dio vida, por segunda vez en diciembre 14 del 1998 y nuevamente, por tercera vez, el 26 de mayo, 2017 o algún día cercano a este día.

En Memoria de Mí. Por eso está en procesos uno de mis libros aún no terminado: En Memoria de Mí. Yo soy un milagro de vida, ya por tercera vez! Mi querido amigo y Hermano Ramón Marrero, quien antes de ser ministro fue enfermero, no dejaba de llamarme todos los días y de declarar vida. Sí, declaraba VIDA. Y Dios lo escuchó; me dio vida por tercera vez, en este mismo cuerpo. Como se titula este capítulo, mi vida no terminó allí en el hospital Episcopal San Lucas en Guayama. Aun cuando me había preparado para morir al rechazar que me resucitaran si algo sucedía 24


durante los procesos quirúrgicos o simplemente moría debido a las complicaciones previamente descritas, nunca pensé que al no morir, viviría un calvario, un infierno por los próximos seis meses: 18 julio 2017 al 14 diciembre, 2017. Aparece la fecha del 14 de diciembre, que ya te he mencionado varias veces. Sí, el día que regresé a mi “nueva” casa, después de una breve visita al mismo infierno; como antesala de la muerte. Repito una vez más – agradezco la ayuda y servicios recibidos allí, pero eso no me exime de dar testimonio de lo que allí viví, durante esos seis largos y dolorosos meses.

Hogar Oasis de Bendiciones y Amor Tan pronto salimos del hospital la tarde del 18 de Julio, 2019 nos dirigimos directamente al Hogar Oasis de Bendiciones y Amor en Jauca, Santa Isabel. Ya yo sabía que era allí donde estaría para recibir tratamiento médico tras la cirugía y posteriores complicaciones. Ya se había solicitado el Servicio al Departamento de la Familia. Agnes Rivera era la coordinadora del Departamento; quien me orientó de los servicios que tenían disponible. 25


Esto, debido a que una vez Chito se personó al Dpto. de la Familia, y se querelló al respecto para que hicieran algo por mí. Que yo no tenía a donde ir ya que los familiares no podían recibirme debido a mi condición delicada de salud; que se requería ser ubicado en algún lugar con asistencia médica continua. Una vez Agnes Rivera se reúne conmigo en el cuarto en que estaba recluido en el hospital, me indicó lo siguiente: Que no estaban ofreciendo los servicios de Ama de Llaves en mi hogar, lo que no procedió debido a que la casa aún no estaba habilitada. Lo segundo fue que podría ser ubicado en algún hogar o proyecto de personas mayores o con algún impedimento, pero que no procedía tampoco por que no atenderían mi necesidad de tratamiento postcirugía. Me indicó que lo que podrían hacer era gestionar un hogar sustituto (hogar de envejecientes) donde podría tener servicios de enfermeras 24/7. Que solicitaría el servicio a ver si me cualificaban para poder recibirlo. Que era lo único disponible. Le indiqué clara y llanamente que de ser necesario solamente y por un tiempo corto, uno a dos meses máximo, tiempo suficiente para recibir los cuidados y tratamientos médicos. Que no interesaba quedarme allí por más tiempo, sólo el tiempo necesario. Que una vez finalizado mi tratamiento médico, de no estar lista mi casa a que entonces trataran de ubicarme en un programa de vida independiente o una Egida. Pero no cualificaba para éste último por carecer de ingresos financieros. Recuerden que la pensión de Retiro no maestros aun no la recibía. Como cité previamente. Llegó la autorización de Familia para que me llevaran al Hogar mencionado. Que allí estaría muy bien y que el mismo era dirigido por una doctora en medicina, muy bien recomendado. Qué lindo lucía todo hasta aquí. Hasta yo mismo me entusiasmé de la buena calidad de servicio que Familia me ofrecía; que además el Departamento de la Familia pagaría mi estadía allí por carecer de ingresos. Así fue. Chito llegó esa tarde y me indicó que me preparaba; que ya nos íbamos para Jauca. Los trámites de alta del hospital estaban firmados pero faltaba que el Dr. Pimentel o algún personal médico autorizado me quitara todas las mangas y equipos a los que estaba conectado. 26


Una vez me quitaron las mangas del suero y los equipos de succión, terapia respiratoria y demás, con cuidado logré bañarme solo (por primera vez) después de estos dos meses que me bañaban en la misma cama. Me puse mi ropita de hospital y salimos hacia Jauca. Aún recuerdo estar expuesto al calor y sol después de dos meses exactos. Que calor hacía esa tarde del 18 de julio, 2017. Una vez en camino, nos esperaba la directora y propietaria del Hogar Oasis de Bendiciones y Amor, Dra. Jenny Ciriaco además de un técnico de Familia quien haría los contratos y condiciones de los acuerdos entre ambas partes: el hogar y el Departamento de la Familia. El técnico me conocía e incluso llegó a conocer a mis padres con quien llegó a congregarse en alguna de las iglesias que mis padres ayudaron a levantar y establecer. Es en este momento tras el técnico de Familia sale que comenzaron las condiciones de abuso institucional, disfrazada de reglas establecidas por la Agencia gubernamental: lo primero que pasó fue que me quitaron los dos celulares que tenía con mis contactos, alegando que esto era aprobado por la Agencia (Departamento de la Familia, asunto de la atención a personas mayores). Le dije a la Dra. Jenny Ciriaco que ahí estaban todos mis contactos, que como me iba a comunicar con ellos si no tenía conmigo los celulares. Ella dijo que cuando necesitase llamar a algún amigo o contacto, que ella me permitiría llamarlos desde el teléfono de su oficina. Chito e Hilda lo aceptaron sin protestar. Pero en los días siguientes ella salió de viajes y no dejó ningún teléfono ni tampoco me entregó los míos para poder hacer las llamadas. Como resultado, pasaron una o dos semanas cuando Santos Torres y su esposa Myriam Soto fueron a visitarme e indicarme cómo iban los trabajos en la casa e inclusive me enseñaron fotos de los logros alcanzados hasta entonces. Recuerdo claramente este momento, cuando la Dra. Entró a donde estábamos hablando y dijo lo siguiente: No se ajoren en los trabajos de la casa porque eso de que Pablo (yo) se va en un mes no es cierto. El contrato con Familia no tiene tiempo de terminación, es un contrato abierto sin fecha de cierre. Él está mintiéndoles que solo vino por un mes, o dos. El documento que envió el Dr. Pimentel y lo que dice el contrato con Familia no dice 27


nada de lo que Pablo dice. No se ajoren, por él puede estar aquí mucho más tiempo. Fue en este momento que en vista que no me dejaban llamar, ni anotar los contactos para usar su teléfono, que decidí entregarle a Santos y Myriam mis celulares a ver si ellos entonces podían llamar o enviarle mensaje de texto a las personas a quienes yo había notificado que estaría en ese sitio, para que me pudieran visitar. Pasaban los días, semanas y vinieron Santos y Myriam a visitarme otra vez. Ya había pasado un mes. Cuando les pregunté si habían podido comunicarse con mis contactos me dijeron que no. Que por más que buscaron cargadores, los teléfonos no prendían. Le busqué el cargador de teléfono que tenía para que trataran con ese a ver si lograban prender los celulares míos que les había entregado. La Dra. Me había pedido que le firmara en un papel como que yo les había entregado los mismos . Simplemente, nunca se pudieron comunicar con mis contactos. Lo mismo pasaba con mi tía Hilda y Chito: ya no venían semanalmente a verme, sino más distanciado, entre dos, tres y luego una vez al mes. A fin de cuentas, excepto una visita que recibí en la primera semana de haber llegado al hogar , cuando los hermanos del Concilio IPJ de Parcelas Vázquez y un obrero local de la IPJ de Jauca, que fueron a visitarme e informarme de lo que se estaba haciendo. Ese día logré hablar con Gilberto Ramos Granell ex obispo del Concilio Iglesia Pentecostal de Jesucristo Misión Internacional (IPJMI), quien estaría en Jauca la próxima semana. Pero dicha visita a Jauca se suspendió y no recibí más visitas de parte delos hermanos de IPJMI. Aun cuando la Iglesia de Jauca quedaba a dos cuadras del hogar, ni me permitieron visitarlos ni tampoco comunicarme con ellos. No tenía forma de hacerlo, ya que la Dra. Siempre prometía que me ayudaría al respecto y nunca lo hizo. Eso está resuelto, decía, pero siempre pasaba el o los días y no lograba llamar a nadie. Solo una vez en el primer mes logré comunicación con Hilda y Chito. Más bien, ella los llamó. Esto fue el 26 de agosto, día en que fui a la oficina del Dr. Lucas Pimentel en Guayama. Esta misma tarde el Dr. Me dio de alta con cita abierta de ser necesario. Le pedí que le enviara informe a la Dra. Jenny, para que tuviera conocimiento y luego no dijera que era mentira el informe del Dr. Pimentel. 28


En el informe del Dr. Pimentel decía que recomendaba tratamiento de 30 a 60 días y que me hallaba ubicado en el Hogar Oasis de Bendición y Amor. Así mismo pasó con la enfermera de Home Care, Tashira Santiago, quien me estaba dando el tratamiento. Diez días después, ella también me había dado de alta del tratamiento. Es decir, que ante de los dos meses había finalizado mi tratamiento. La casa ya estaba bastante adelantada Pero yo seguía allí. Volviendo atrás al día en que llegué allí, 18 de julio, 2017. Alentar a la salita donde estaban los viejitos me pregunté: ¿Dónde yo estoy metido? Los viejitos estaban todos sentaditos juntos, algunos se notaba “espaciados” y ni si quiera hablaban entre sí; a excepción de unos dos o tres, de veinte y uno que había en ese momento. Me dieron comida, que me habían guardado, pues llegamos casi a las cinco de la tarde debido a que los trámites de Alta del hospital se atrasaron.

Salita donde estaban los viejitos Luego de comer, me asignaron al cuarto que quedaba después de la salita; detrás del televisor, junto con otros dos viejitos. Uno de ellos lo reconocí: era el Sr. Guadalupe, quien cobraba las entradas Cine Calimano de Guayama durante la administración del Hon. Héctor Luis “Güi” Colón Mendoza. Pero el viejito Guadalupe no me reconoció. Esto fue mi primer día, más bien noche allí. La próxima mañana miércoles 19 de julio, 2017, noté que cuando me llamaron para 29


bañarme como a eso de las 5 a 6 de la mañana, casi todos los viejitos que no estaban encamados estaban estacionaditos en la salita. El desayuno era a las 8 :00 A.M. Me tuvieron sentado toda la mañana y tarde, más de ocho horas, cuando yo lo más que podía estar sentado eran unos quince minutos. Por la mañana estábamos en la salita y luego por la tarde, pasado el almuerzo (11:oo A.M.) nos llevaron al patio trasero del hogar y nos pusieron música. Cuando la Dra. Jenny llegó la otra mañana, antes de irse de viajes le indiqué que su enfermera “jefa” me había tenido todo el día anterior sentado en la silla de ruedas, cuando yo apenas había salido de una cirugía días antes. Entonces ella le indicó a la “Jefa” de las enfermeras que me dejara quedarme en la cama acostado cuando lo pidiera. Ah! Los cuartos y los baños los cerraban y había que esperar por la enfermera o alguna empleada que me lo abriese. No me quejo de las cocineras, Ramonita y Sylvia. Son tremendos seres humanos, muy cooperadoras y amables. No así la “jefa”. Sí, la indiesita que aparece mirando el eclipse en la foto del hogar. La otra que le acompaña era la “alumna” de la “jefa”. Las mismas que me dejaron sentado todo ese segundo día allí.

La “jefa” de enfermeras y su alumna, Celinés y Yasmary. 30


Como había adelantado ya anteriormente, una estadía con todos los gastos pagos que se supone que finalizara a más tardar dos meses, se convirtió en una antesala al infierno de seis meses.

La casa ya estaba ready antes de los huracanes Irma y María. La cortina del frente estaba ya pintada, le habían cambiado la puerta del frente y la casa estaba pintada, habitable y bonita. El Huracán María destrozó la cortina de aluminio que nunca antes ningún huracán había destrozado. En la foto se aprecia a Doña Gloria, la Alcaldesa de Blondet, arreglando y cosiendo una sombrilla en la marquesina de mi casa.

31


32


5: LOS HURACANES IRMA Y MARIA Cada día que pasaba me parecía un mismo infierno, o la antesala al mismo. El mismo día que me visitó la enfermera de Home Care, Tashira Santiago, le conté lloroso lo que me había pasado la noche anterior. La pega o “galleta” de la estoma ya estaba filtrando contenido intestinal, gases gástricos que me tenían todo el área de la ileostomía o estoma ardiendo debido a los desperdicios que me salían. La bendita “jefa” me dejó toda la noche sin cambiarme la pega y bolsa de colostomía. Mire, bueno. Lea, querido lector: Yo ya llevo casi veinte años como paciente ostomizado y yo mismo tengo que cambiarme estos equipos de colostomía. Pero no!!!, no lo podía hacer yo mismo; tenía que esperar a que la enfermera estuviera disponible para entonces ella limpiarme y cambiarla. Sí, así fue. Esperó hasta la mañana, casi a las 6:00 A.M. para entonces quitármela al bañarme. Sí!!! leyó bien, esperar a que ella bañara y preparara a todos los/las viejitos/as y luego, a su conveniencia de tareas poder atenderme. Señalo nuevamente: cuando yo mismo lo podía hacer. Ese día que llegó Tashira se lo hice saber. A fin de cuentas, ésta no sería la única situación por la que pasaría. Me esperaba aún muchas más. Ya había pasado allí el primer mes. Ya comenzaba el Segundo mes cuando llegó el huracán Irma (6 de septiembre, 2017). Esa noche la Dra. Jenny se quedó en la casa con su esposo. Estaba todo ya organizado para enfrentar a Irma. Recuerdo que desayuné como a las dos o tres de la mañana. Habían movido a los viejitos a cuartos donde no hubiese filtraciones mayores, ya que la casa tenía filtraciones por todos lados; en los pasillos, algunos cuartos, etc. Las viejitas encamadas del cuarto del frente, junto a las ventanas fueron reubicadas. Gracias a Dios, no tuvimos perjuicios mayores además del gotereo. Pero al ir a bañarme esa madrugada noté que una toalla nuevecita que me había obsequiado Monsi Amill, Sargento Primera del Cuerpo de Guayama, del Salvation Army esa misma semana. Y de colmo entonces me secaron con trapos de toallas viejas en vez 33


de usar la mía. La segunda jefa o “estudiante de la jefa”, Yasmary, simplemente me dijo que la pusieron allí porque ahí se filtraba agua del techo. Le dije que era la mía, y simplemente me dijo: Sí, lo sé. Ya habían instalado una planta eléctrica de gasolina frente a la pared del balcón. Posteriormente consiguieron otra planta operada por gasolina y ubicaron ambas detrás de las únicas ventadas que daban entrada del viento a la salita. Allí estaban protegidas con candado y cadenas y cubiertas por una carpita o lona de vinil. Le indiqué al esposo de Jenny que esa planta no debería estar allí. No hizo nada al respecto. Luego Jenny me regañó porque a quien tenía que darle la queja era a ella y no a su esposo que fue quien la instaló allí, a instrucciones de ella. La razón era que al frente de la casa en la pared del balcón se las podían robar. Días después me visitaron Hilda y Chito. Le dije a ambos: disimuladamente, miren por el huequito de la ventana para que vean lo que hay ahí, justo detrás de la ventana. Obviamente, la ventana tenía screens de plástico, pero ellos mismos se dieron cuenta que cuando soplaba brisa entraban gases provenientes de la planta eléctrica. Si miran nuevamente la salita de los viejitos, la mesa del comedor quedaba justo al lado de las ventanas. La puerta del frente tenía un acrílico y aunque habían abanicos, el aire que circulaba obviamente estaba contaminado con los gases de la gasolina de las plantas.

Les indiqué: ¿La Dra. Jenny me trajo un psiquiatra para que hablara conmigo porque yo estaba evitando comer en la mesa 34


próxima a las ventanas. Yo buscaba los alimentos y me iba al cuarto a comer. Cuando el psiquiatra me escuchó, yo le dije que yo no tenía ningún interés en crearle problemas al hogar; que simplemente le estaba pidiendo que sacara de ahí las plantas eléctricas o que le instalase un tubo para que los gases se fueran por encima de la casa y no se metieran por las ventanas. Él lo único que me dijo era que no maltratara a la Dra. Jenny; que lo cogiera suave con ella. Le indiqué que quien estaba maltratando era ella, que se pasaba diciendo a todos los que me visitaban que no me hicieran caso, que estaba loco inventando cosas. Bueno, ese día Chito le dijo lo mismo que le había dicho. Que él había sido bombero por 30 años y sabía lo que le estaba recomendando hacer. Hasta el día que salí de allí, jueves 14 de diciembre, 2017 una de las plantas estaba todavía allí, detrás de las ventanas. La otra planta una noche vino Jenny y su jefa de enfermeras y se la llevaron. Llegó la noche y madrugada del 20 al 21 de septiembre 2017 y nos azotó el mostro del Huracán María. Los vientos sostenidos de categoría 4, pero que posiblemente llegaron ráfagas de categoría 5 se dejaron sentir. Había una casita recién construida de madera y zinc en el terreno izquierdo próximo al Hogar simplemente desapareció. Atrás de la casa a la parte posterior derecha, se le fue un cuartito que tenía detrás y también el techo de zinc se le fue a esa casa. Había, sin embargo, un poste del encendido eléctrico que estaba todo virado encima de los cables eléctricos y no se cayó. Fue en la mañana cuando los vientos se oían como chillidos, sssssuuuuuu! Las palmas de coco cercanas se movían de un lado a otro. Se estremecían y se le cayeron sus cocos y ramas. La verja de la casa que era de alambres de second fence se fue al piso. Un árbol la tumbó. Las palmitas y matas, con sus tiestos volaron por toda la calle. Sin embargo la antena de televisión que estaba en el techo, se giró de su posición pero no se fue con los vientos. Era como si los vientos fueran muy selectivos e hicieran daños a unas cosas y casas sí, pero a otras al lado, no. En resumen, excepto las filtraciones en el techo y la ausencia de agua y luz que surgieron tras el huracán, nada malo pasó al hogar. Eso sí, la casita de una de las enfermeras se le fue una pared y el techo le cayó encima de su auto, según nos contó. Dos de las enfermeras nunca regresaron después del huracán María. Tuvieron que entrevistar y contratar nuevas enfermeras. 35


Unas sólo trabajaron un día, en turnos de doce horas y no volvieron. Eso sí, días posteriores a la tormenta el hogar se llenó de viejitos. La luz la conectaron al mes y medio de María. Se construyó una nueva verja; esta vez en cemento. Se cortaron los árboles que quedaron. Los escombros frente a la casa estuvieron allí casi tres meses o un poco más, De cuando en vez se metían a la casa cienpieses pequeños que salían de dentro de los escombros y vegetación no recogidas aun. En esos seis meses que estuve allí murieron siete ancianos. Dos en particular, una pareja de ancianos, ambos llegaron lunes al hogar. La anciana murió el jueves, la sepultaron sábado y el marido anciano muró domingo. No cumplieron ni siquiera una semana allí. Dando un poquito para atrás, como ya les había indicado, pasado el primer mes y medio, llegó una noche Agnes Rivera, del Departamento de la Familia para ingresar una anciana de Guayama que yo había conocido en el 2012: Doña Tomasita. Su esposo apenas había fallecido en esos días y Tomasita se hallaba hospitalizada tras haberse fracturado su brazo izquierdo. Su ruego era que la llevaran a identificar a su difunto al Instituto de Ciencias Forenses en Rio Piedras, pero como se sabe, no se podía ir allí por todos los problemas tras los huracanes Irma y en especial María. La mayoría de los ancianos no sabían que Puerto Rico entero estaba completamente incomunicado, sin comunicaciones telefónicas ni internet, sin agua, sin luz eléctrica, con problemas de suministro de alimentos, gasolina, etc. Pero al mes del huracán María llegó un viejito “durito y alerta” que su casa se le había ido el techo de su casa. Don Nolín, pescador de Jauca. Su frase diaria era: Dios tenga misericordia de nosotros y nos bendiga”. Además de sus distintivo en su camiseta y gorra, y de una banderita de Puerto Rico, se pasaba todo el tiempo diciendo: Puerto Rico se levanta, frase que estuvo hasta en #PuertoRicoSeLevanta; súper pegada en esos días. El asistía a la Iglesia Catedral IPJMI de allí mismo, en el Barrio Jauca de Santa Isabel. Fue compañero de cuarto y testigo de las cosas que pasaban en el Hogar que se supone que no pasaran. Nolín salió de regreso a su casita una semana antes que yo. Le prometí que tan pronto yo saliera lo visitaría a su hogar y que tomaría su famoso café prieto del que tanto hacía alarde de preparar. Obviamente, que me tendría que obsequiar pescado 36


también. Pero esa promesa ahora se veía aún muy lejos de llegar a cumplirse. En especial por todo el caos que ocasionaron los huracanes acaecidos. Hilda y Chito, al igual que Jazmín, mi sobrina, pudieron al fin irme a ver, mucho después. No veía el momento de yo salir de allí. Sin ninguna razón para seguir aún allí, simplemente seguía en el Hogar. Seguía solo, sin comunicarme con nadie. Mi salud tanto física, mental y emocional estaban ya a punto de colapsar. Con lo único que me mantenía ocupado era leyendo libros que me habían obsequiado Margarita Solís, ex compañera maestra en la Adela Brenes Texidor de Puente de Jobos en Guayama, otros que me obsequió Monsy Amill del Salvation Army y otros que me obsequió Myriam. Luego Hilda y Chito me llevaron, a petición mía un bloquecito de montar colores conocido con el nombre Rubik’s cube. Además me llevaron un crucigramas y otros dos juegos de acomodar piezas de colores. El Rubik’s cube nunca lo armé; siempre me faltaban lados. Héctor y su esposa Tatty, de la Iglesia Evangélica de Guayama y luego miembros en la Playa de Salinas, me habían regalado un set de ajedrez o Chess en el hospital. Ahora en el hogar, esas eran mis distracciones. Me mantenían mentalmente ocupado. Para fortalecerme espiritualmente, leía todos los días capítulos de los libros que me habían obsequiado. Hubo uno en particular que me prestó Gloria, mi vecina y casi madre que me sostuvo estos seis meses de encierro y sin comunicación con nadie, ya que casi todos los viejitos padecían de Alzheimer y no hablaban coherentemente. Hasta yo ya tenía dificultad para coordinar mis palabras y pensamientos. El Libro era sobre el Salmo 91: La sombrilla de Protección y Promesas de Dios dadas en el Salmo 91. ya que sólo contaba con las visitas mensuales de mis visitantes recurrentes: Gloria, Ony, Minerva y Glory sus hijas, los hermanos del Ejército de Salvación de Guayama, Melanie Colomba, la trabajadora social del Kroc Center de Guayama, mi exalumna de la Adela Brenes Texidor, Santos y Myriam, quienes además de trabajar como mulos de carga en ponerme la casa como nueva, me visitaban con bastante regularidad; estaban también mi tía Hilda y Chito su esposo y menos regular: Jazmín y su familita, Olga su madre y cuñada mía, y en dos ocasiones tuve la visita de Bethzaida López Mora, capellana y pastora quien junto a Héctor y Tatty me 37


llevaron hasta un concierto que fue mi obsequio para los viejitos en el hogar.

Melanie Colomba, TS del Salvation Army y mi exalumna. Los Maestros Cruz de Armas y Corita de la Adela Brenes Texidor me visitaron al hospital y también en el hogar dos veces. Fuera de ellos, nadie más. Nadie sabía que yo estaba allí; no tenía comunicación con nadie. Ya mis fuerzas así como mi voluntad estaban extremadamente disfuncionales. Sólo unos textos me sostenían: “Porque yo sé muy bien mis planes para contigo, dice el Señor; planes de bien y no de mal; planes de futuro y esperanza”- Jeremías 19:11-12. Pero aún con esa ancla de fe, muchas veces desee morirme. Una noche casi lo logré. Sentí que mi alma se desprendía de mi cuerpo y comenzaba a subir. Una paz y reposo me cubrió y me sentí que simplemente mi ente interior se apartaba de mi cuerpo y simplemente, entraba en un estado de quietud y paz. Pero este evento extraordinario no duró ni medio segundo; en ese momento alguien abrió la puerta del cuarto y con el ruido de la misma, simplemente regresé, lamentablemente, ya que ya estaba casi casi llegando a los brazos de mi Salvador. No era mi tiempo aún, la prueba aún continuaba. Cuando no era Dinga, era Mandinga, como decimos en Puerto Rico. No pasaba un solo día que no reventara una situación conflictiva. Si no era conmigo, era con o entre alguno de los 38


viejitos. Evitaba estar en la salita con los viejitos para evitarme problemas. Un domingo el ex pastor de la Iglesia Evangélica Unida de Santa Isabel, Rvdo. Almonte llegó y pregunto quién era Pablo. Cuando me vio tanto él como yo nos alegramos, ya que él había sido mi pastor en la IEU obra nueva de Guayama, donde yo colaboraba con Bethzaida, Héctor y Tatty. Este día el Rvdo. Almonte llevaba unos racimos de plátanos verdes al hogar. Lo menos que me imaginaría yo es que él era el esposo de la madre de Jenny; es decir, padrastro de la Dra. Jenny Ciriaco. ¿Cómo lo iba a saber? Jenny no era de apellido Almonte. Aproveché ese día y le dije si me podía ministrar la Santa Cena, ya que no podía salir a visitar ninguna iglesia; aunque prometían llevarme a su iglesia en el pueblo, nunca me llevaron. Había una pareja de la iglesia católica que le llevaban la eucaristía o santa comunión a los viejitos católicos; pero a los que éramos protestantes o evangélicos, nadie nos la daba. Así que unos domingos después recibí la santa comunión a través del pastor Almonte. Su esposa al comienzo me apoyaba en mis reclamos a favor de los viejitos, pero al final se fue en mi contra. Tanto ella como Jenny hablaban de que no me querían allí porque yo era una vieja chismosa que me pasaba diciendo mentiras y metiéndome en los asuntos que no me concernían. Esto debido a que yo era la voz de los viejitos y decía a sus visitantes lo que le pasaba a los viejitos y como los maltrataban y ellos no le decían nada a los que los visitaban, por miedo a que les hicieran algo peor. Hasta yo mismo en un momento comencé a temer que me pusieran algo en los alimentos y me fundieran como le habían hecho a algunos de ellos, quienes ya estaban como sombies. No veía el día que al fin saliera de allí y regresara a casa, a continuar con mi vida; a compartir con mis amigos, hermanos, familiares y vecinos. Volver a hacer lo que me fascinaba: escribir, publicar mis e-books o libros digitales como éste. Tenía muchos libros sin terminar, y aún los tengo. Además aún no se había resuelto mi situación con Retiro de Maestros. Mis documentos como licencia de conducir, marbete del auto, gestiones con el Seguro Social estaban a sólo días de vencerse. Y yo seguía allí metido, envejeciendo y vegetando.

39


Día del Eclipse, Hogar Oasis de bendiciones y amor La “jefa” de enfermeras y su alumna El día de mi cumpleaños, 19 de noviembre lo pasé allí. Ya eran más de las tres de la tarde cuando aparecieron Myriam y Santos. Sin saberlo me llevaron un bizcochito que compraron de carambola antes de llegar a Jauca. Ese fue mi regalo de cumpleaños, ahora en mis 61 pero con un estado de un verdadero viejito, como de doscientos años, como digo bromeando. Entré allí de 60 años y ya lucía como de doscientos. Bueno, 219 si contamos los años que vivía después del 14 de diciembre, 1998. Ya me pasaba por la mente que nunca saldría de allí. Todo era pretextos e impedimentos para salir: que si la casa no tenía luz, que si no tenía una cama de posición, que si pito, que si flauta. Que si la gente se estaba suicidando por los acaecimientos tras María. Ya me pasaba por la mente que nunca saldría de allí. Todo era pretextos e impedimentos para salir: que si la casa no tenía luz, que si no tenía una cama de posición, que si pito, que si flauta. Que si la gente se estaba suicidando por los acaecimientos tras María.

40


Así lucía en esos días; un viejito Que si Puerto Rico era un caos. Que al menos yo estaba bien allí. Que tenía tres comidas al día, que tenía luz y agua allí. Que tenía hasta televisión en el hogar, aunque no habían canales ni emisoras de radio en el aire. Recuerdo que ese día le dije a Chito e Hilda que qué KRJ)))o me importaba eso a mí. Que más que eso yo ya había vivido; sin agua por casi dos años, sin luz, sin dinero, sin trabajo. PÑT(((a!; 41


que qué le pasaba a la gente allá afuera que se habían vueltos todos, desde el gobierno hacia abajo en unas puras M&RDS!!!!!. Que si FEMA, que si las ayudas humanitarias no se recibían… Este día le dije con firmeza: ¿Porqué sigo yo todavía aquí?, si ya me dieron de alta desde agosto 17 o algo así y ya era casi finales de noviembre y simplemente entendí, que al parecer no tenían ningún interés en sacarme de allí. No me querían ya allí. Le habían solicitado por carta al Dpto. De la Familia que a más tardar 30 días me removieran de allí y ya se habían cumplido más de treinta días y yo seguía allí. Me estaba volviendo LOOOOCCCOOOO! Hablaba de suicidarme sino acababan de sacarme de allí. Ya en el mes de diciembre llegó un día Jazmín con su esposo e hija y Olga su madre. Le pregunté si habían llamado a Agnes Rivera del Dpto. de la Familia. Le dije que hacía como tres meses que ella había estado en el Hogar; la noche en que internó a Tomasita. Esa noche le había indicado que se ella había pasado por mi casa, que ya estaba ready y yo ya había sido dado de alta tanto por el Dr. Pimentel como por Tashira Santiago, la enfermera de Homecare. Que me quería ir. Esa noche Agnes Rivera le dijo a la Dra. Jenny que ella no sabía cómo me estaban tratando aquí; que si me estaban tratando tan bien o por el contrario, tan mal, que yo quería irme. Esto fue en agosto y ya estábamos en diciembre. 5 meses cuando yo había sido dado de alta al mes y medio. Le indiqué a Jazmín que ya estaba a punto de caerle encima a la jefa perra esa, que la noche anterior le había indicado a una de las enfermeras que llegó nueva, que al cortarme las uñas de los dedos de las manos, se me había infectado el dedo. Que tenía disponible los otros 9 dedos para que me tomaran la muestra de azúcar y la perra enfermera, con toda la mala intención me dijo: pues ese mismo es el que te voy a tomar la muestra y ffuuuaaaá, me acabó de lastimar el dedo que estaba infectado. Obviamente no le dije a Jazmín lo que le respondí a la contrallá de enfermera abusadora, que hasta se tuvo que disculpar conmigo y reconocer que ella fue la que tuvo la culpa para que yo le dijera KBRN***@!, HJDPT&&&a! que le había indicado que me tomara la muestra en cualquier otro dedo y ella por sus kjnsssss, me lastimó el dedo infectado. Y por último le dije a Jazmín que temía por mi 42


integridad física allí; que ya me habían amenazado en moverme de allí y enviarme no sé a dónde. Yo estaba completamente desconcertado. Le dije que si al próximo lunes no me sacaban de allí, me iba a suicidar. Ella trató de tranquilizarme. Me dijo: Tiíto, tranquilízate, que estás hablando como un loco y te van a considerar como eso! No les des motivos. Nadie afuera me estaban dando la mano; no había ningún progreso; ni habían hablado con Sylvia Pica, Melanie Colomba y mucho menos con Agnes Rivera o con la directora de la Familia. Ya mi licencia estaba vencida; no tenía ID válido para cuando saliera. Simplemente estaba en el mismo infierno. En esos días vino Tashira, la enfermera de Homecare y al verla la llamé que se acercara a mí; ella al verme allí me dijo que qué hacía yo aún allí, si ya ella me había dado de alta desde el 29 de agosto! Ya estábamos en diciembre y yo seguía en el Hogar. Unos días después vinieron del Salvation Army la hermana Fina Díaz y su hermano, mi pastor, Mayor Jorge Díaz. Hicieron una oración profética y la Hermana Fina, en su oración profética dijo: Ya pronto vas a salir de aquí, pero es en mi momento- dice el Señor! Espera un poco más, como hasta ahora lo has hecho! Le dije que ya no me quedaban fuerzas, no tenía fe ni fuerza de voluntad. Que había pensado en suicidarme varias veces. Me fortalecí con su oración y entonces todo comenzó a dar un giro afirmativo. En los próximos días vino Gloria acompañada de Yayi, otra vecina de Blondet. Me entregó una hoja de papel y un lápiz. Me dijo: Vela que no te vean por las cámaras y pon en ese papel lo que desees en que te ayude. Dame tu autorización para sacarte de aquí; porque veo que estás sufriendo muchísimo aquí. No te quieren ya aquí, pero tampoco te dejan ir. ¿En qué quedamos? Escondí el papel, pues en ese momento pasaba la jefa de las enfermeras al almacén de los medicamentos detrás de mí. Velé que no me viera y con muchísima dificultad logré escribir la autorización para que Gloria fuera al Dpto. de la Familia y les indicara que ya yo quería salir de aquí. Que qué estaban esperando para sacarme del Hogar. Escribía con muchísima dificultad. Las manos estaban todas temblorosas y no podía hacer bien las letras.

43


Al fin comenzaba a ver luz al fondo del túnel. En los próximos cuatro o cinco días me dijeron que tenía visita y que me habían venido a buscar para llevarme a casa. Era Glory, la hija de Gloria quien muy elegantemente, como toda una abogada que es, había ido con Gloria al Dpto. de la Familia y la habían autorizado a sacarme del Hogar. Gloria a Dios! Pero no salí este día 13 de diciembre 2017. La Dra. Jenny dijo que necesitaba llenar unos documentos primeros y que necesitaba reunirse con su abogado para saber cómo se harían las cosas. Boberías, estupideces. Ella sabía que yo estaba allí por voluntad propia, pues el servicio lo había peticionado yo y que me podía ir cuando yo quisiera. Pero como ella no me creía, entonces Glory le 44


preguntó que cuando entonces podía venir a buscarme. Ella le dijo que el próximo día podía venir. Glory le preguntó que ¿a qué hora? Y la Dra. Jenny le dijo que tenía que ir primero al Dpto. de la Familia por la mañana; que viniera al medio día. Glory me advirtió que no le hiciera caso a nada de lo que ella me dijera, que ella era la mentirosa. Que recogiese todas mis cosas y estuviera preparado para irme “mañana 14 de diciembre, 2017” al medio día. Casi no lo podía creer. Al fin me iría a casa. Una vez Glory se fue, me cayeron encima! Vinieron a amenazarme, pues la Dra. Jenny creía que yo le pondría una querella por maltrato institucional. Entré a su oficina y le hablé a calzón quitao! Ya me iba mañana, al fin. Lo primero que le dije, después que la dejé hablar todo lo que quisiera fue: No sé si usted pueda entender lo que le voy a decir, Dra. Jenny. Ella se puso en defensiva y como siempre, dijo: “Yo a los catorce años ya yo tenía dos Bachilleratos y ante de los ¿23? tenía una especialización en medicina, bla, bla, bla. Luego hablé yo y le dije, tras una breve pausa de reflexión, “le voy a decir algo; lo primero es que por que usted no tenga los documentos de lo que uno dice, eso no le da autoridad a usted a decirle mentiroso a uno. Y mucho menos frente a las visitas de uno.” Quiso interrumpirme y le dije con toda autoridad: “Ya usted habló y yo la escuché”, no me interrumpa, por favor”. Si usted desea tener copia de los documentos de todo lo que pasó conmigo en el hospital y cómo llegué aquí, Don Chito tiene los mismos. Llámelo para que se los traiga. Porque bastantes gestiones se hicieron; al punto de someterle una querella al Dpto. de la Familia, para que me resolviera mi situación. Usted no tiene ni la menor idea de todo lo que se hizo; hasta en el Capitolio y Fortaleza fue Chito buscando ayuda para mí”. “Si usted no sabe cómo fue todo el proceso, entonces no me diga mentiroso. Además yo no la he metido presa por aprecio a su padrastro, Rvdo. Almonte , quien fue mi pastor en la iglesia Evangélica Unida, obra nueva de Guayama,” ahí ella dijo – “No metas a Miguel en esto, que él no tiene nada que ver con Oasis”. Usted se equivoca - tiene que ver muchísimo; si no fuera por el aprecio que le tengo al Rvdo. Miguel Almonte hace rato que le hubiese metido una querella. Más aún, al yo indicarle que le he encontrado más de diecisiete irregularidades; si usted considera que su centro es de lo mejor que hay, imagínese los demás”. Ahí ella se 45


tragó la lengua y no volvió a interrumpirme. Recuerdo que también le dije: el problema aquí es que sus empleadas y enfermeras no le informan lo que sucede durante sus turnos de trabajo. Aquí por la noche no se puede dormir debido a que es a esas horas que se lavan las ventanas, los abanicos y screens, acomodan ropa en los gaveteros, entran y salen a todos ratos, se ponen a hablar en voz alta entre ellas y discutir sus problemas, etc. Como resultado, interrumpen el sueño a los pacientes. Y sin contar que empiezan a bañarlos tempranísimo en la madrugada, los ponen en la salita y no los acuestan otra vez en sus camas porque y que “se mean, las estrujan o ensucian” después que ellas se mataron limpiándolas y arreglándolas.” ¿Sigo? – y que pasa con los viejitos que comienzan a pelearse y ofenderse entre sí o simplemente se pasan durmiendo por el día y por la noche lo que tienen es una gritería! Cierran los baños y entonces hay que esperar a que les dé las ganas de abrirlos; sabiendo que uno tiene que ir al baño cada rato debido a la colostomía. ¿A que no le dicen eso a usted, verdad? Entonces yo soy la vieja chismosa porque abogo por ellos, que me paso metido en lo que no me importa, ¿verdad? Las veces que uno tenía que esperar a que le hicieran los bistrós o lecturas de glucosa en la sangre y luego le ponían la insulina horas después de haber cenado. Primero estaban sus tareas de amas de casa que de enfermeras que deben de velar por la salud de los viejitos. Ah, sin mencionar que las pertenencias de uno desaparecen como por arte de magia y tenemos que usar la misma navajas de afeitar, y nos secan con trapos de toallas cuando tenemos toallas nuevas y simplemente, desaparecen. Nos traen frutas y otras meriendas y no las disfrutamos; si acaso una pequeña parte de las mismas y ¿dónde va a parar lo restante? ¿Ah? La jefa de enfermeras la acompañaba en la oficina en ese momento. No se atrevía a decir una sola palabra al respecto. Pues días anteriores por poco le caigo encima por estar fastidiándome la vida de la hora en que me bañaba o tenía que ir al baño, que casi todo el tiempo lo tenían cerrado. Y mucho menos como maltrataban a los viejitos cuando no estaba usted presente, Jenny! Una vez que terminé de decirle las verdades, entonces le pedí disculpas por los momentos que perdí la chaveta y le salí de atrás pa’ lante a sus enfermeras cuando se ponían jaquetonas conmigo. 46


Ella, Jenny, entonces asintió que eso era parte de las cosas que pasan en cualquier lugar. Y ya! Le dijo a su jefa de enfermeras, Celinés, que me recogiera mis cosas, en especial los productos que me habían traído de INSEC para la colostomía y la diabetes.

Dra. Jenny Ciriaco y su Jefa de enfermeras: Celinés Pero no fue hasta que llegué a casa que me percaté que de doce frasquitos de las tirillitas para tomar lectura de los niveles de glucosa en la sangre, me habían tumbado diez de ellos, y nunca me dijeron que estaban tomándolos para compartirlos con los demás pacientes diabéticos que habían. Yo entonces me encargué de las pertenencias que tenía en las gavetas de mi cuarto. Entonces me despedí de los viejitos y les indiqué que me iría el próximo día. Las enfermeras y cocineras no lo creían, pues ya creían que me dejarían aquí, hasta que me muriera. A Tomasita le dije que vería a ver como la ayudaban a salir de aquí. Que haría lo que pudiera de mi parte, pero hasta la misma Dra. Jenny me dijo que Tomasita no había forma que saliera de aquí; que ya ella tenía su custodia y aquí se quedaría. Dormí tranquilo esa última noche en el hogar y ya al medio día del próximo día Glory me vino a buscar. Ya le había preparado un relevo de responsabilidad al Hogar Oasis de Bendiciones y Amor y 47


a la Dra. Jenny Ciriaco, el que ella llevó a Familia esa misma mañana, antes del mediodía. Al fin regresaba a casa, después de a cuatro días para cumplirse seis meses aquí además de los dos completitos que estuve en el Hospital San Lucas, el que entonces ya era Hospital Menonita de Guayama, al 14 de diciembre del año del Señor, 2017. Sí, correcto el día del cumpleaños de Minerva Rodríguez Rodríguez - Minny.

Así lucía Minny cuando la conocí en el CUTB, UPR en 1984.

48


6: CATORCE (14) DE DICIEMBRE 2017 Insisto nuevamente en la fecha del catorce (14) de diciembre; en este momento, en el año del Señor Jesucristo, 2017. Si regresas al capítulo anterior, verás que el mismo se cierra precisamente en esta fecha: 14 de diciembre 2017. Ya sabes que este fue el día en que al fin regresé a casa después de apenas 4 días para que se cumplieran ocho meses desde la mañana del 18 de mayo 2017. Esta última remembrando o recordando el día en que después de haberme obstruido lo que me restaba, hasta entonces de intestino delgado, posterior a la colostomía realizada el… exactamente, el 14 de diciembre del 1998; salí a la sala de emergencia para que me recetaran o administraran algún medicamento o líquido que me destapara la obstrucción intestinal. Claro! Ya sabes que lo que creí que se resolvería en un “santo y amén” o santiamén como dice el dicho, se transformó en prácticamente ocho meses desde que salí, siiiii! , exacto, desde que salí en mi bicicleta al hospital 18 mayo 2017, y este día, 14/12/2017, cuando ¡al fin!, regresé a mi “nueva” casa; ocho meses después. En este capítulo narraré como era mi vida antes de ese día del 18 de mayo 2017; bueno, tarde-noche del 17 realmente. Desde el catorce de diciembre del 1998, día de mi primera cirugía: colostomía, remoción total del intestino grueso y del colon, y de acompañamiento, remoción de la vesícula, día en que Regresé a la Vida, por Segunda Vez, como cito en mi primer libro autobiográfico: De Regreso a la Vida; es ahora, los diecinueve (19) años de ese día que paso, nuevamente por una segunda cirugía mayor: remoción de parte del intestino delgado – ileostomía, debido a la obstrucción intestinal de la tarde-noche del 17 de mayo, 2017. ¡Correcto! !Tienes tremenda memoria! Debido a que ingerí unos garbanzos con pedacitos de papa, que no se ablandaron lo suficiente y como resultado, me obstruí el intestino delgado. Ya te mencioné que no era la primera vez que algún alimento me obstruyera el intestino. Bueno, más bien la salida de la colostomía o “estoma”. No destapó ni esa tarde-noche del 17 de 49


mayo, ni tampoco a la mañana del 18; cuando regreso a sala de emergencia, y no para visitar a alguien, sino a ser re-admitido, después de casi 19 años, al mismo hospital, aunque con diferente nombre – como te relaté en la Introducción – de Cristo Redentor a Hospital San Lucas de Guayama. Sí, muy bien! Hubo una breve recaída o episodio de sangrado intestinal unos dos años luego de la colostomía del catorce de diciembre del 1998. Exacto! Estás leyendo el primer libro. Esa segunda recaída o episodio de sangrado me puso nuevamente en una silla de ruedas, sin poder caminar ni poder hacer mis tareas usuales o rutinarias: cocinar, bañarme, moverme o caminar, etc. Correcto! Porque me pusieron bajo esteroides – Pregnisona – y los efectos secundarios en vez de hacerme bien, me inflamaron todas las articulaciones y terminé prácticamente incapacitado. YES! Este episodio fue durante el periodo navideño; en el 2001. Cito del libro directamente: Aunque en las navidades del 2001 estuve cinco días hospitalizado nuevamente en el Hospital Episcopal Cristo Redentor, fue sólo una leve recaída de cinco días (20 al 25 de diciembre 2001). Aunque estuve unos dos meses otra vez en silla de ruedas debido a los efectos secundarios de Pregnisona, la cual me recetaron nuevamente debido a sangrado rectal, pero ya estoy bien. Durante 19 años a partir del 14 de diciembre 1998, no tuve mayores percances excepto este. Hasta el 2017, momento que describo en este capítulo. Por casi veinte años me las arreglé como pude; ya sabes, desarrollé la primera imprenta digital del sur de Puerto Rico: Guayama Digital Printing, (GDP), un proyecto de rehabilitación vocacional que surgió estando yo hospitalizado en el Hospital Episcopal Cristo Redentor en el 1998. Incorporé a Guayama Digital Communications Network (GDCN) en 1999 a un año de haberse incorporado Remembering Puerto Rico, Inc. (1997), pero que se firma activa en 1998; si! Durante mi hospitalización. Las mismas estuvieron activas hasta 2013, cuando pasan a estar inactivas y posteriormente, canceladas en 2017. Es necesario hacer un paréntesis aquí, pues como verán más adelante, entiendo que mi vida, ya ésta, Mi Tercera Vida, ha sido otorgada por Dios, el Eterno Arquitecto del Universo, con algún propósito trascendental; en mi caso, haciendo honra a mis palabras: 50


Quisiera escribir algo que no sólo cambiara mi vida, sino también la de todos aquellos que lo leyeran. Transportarme en alas de la palabra escrita y conmover, estremecer, influir no sólo en mí sino en otros, haciendo de sus vidas y la mía propia una manifestación encarnada del poder de la palabra. Cambiar el derrotero de la vida humana. Estoy convencido de cuanto pueden influir los escritos de un artista de la pluma en las vidas que son impactadas por sus letras. Escribir con un solo propósito en mente: cambiar vidas tristes, decepcionadas y sin esperanzas en vidas rebosantes de alegría, de orgullo propio, de seguridad y de humildad características de aquel que verdaderamente ha alcanzado el éxito. Hacer feliz a todo aquel que lea mis escritos de la misma manera que yo deseo ser feliz al darme a mí mismo a otros mediante mis palabras. Si mis palabras tuvieran el poder de cambiar vidas, quisiera ser el primero en ser cambiado; porque en la medida que mis palabras cambien mi vida, estaré convencido que cambiarán también las vidas de otros. Así me ayude Dios, así lo haré.

Deseo dejar mis huellas, para que otros las sigan y no tropiecen ni caigan donde yo tropecé y caí. Incluyo esta cita debido a que si no nos enfocamos en este propósito, de dejar huellas para que otros las sigan y no tropiecen ni caigan, donde yo tropecé y caí - este libro – al igual que los demás que he escrito y que sean escritos posterior a este, no tendrían ningún sentido compartirlos contigo, apreciado lector. Gloval ( Debe decir: Global) Evangelism and Social Work Inc. (GESWI) se incorpora el 13 de agosto, 2013; registro 329032 en el Departamento de Estado del Estado Libre Asociado de Puerto Rico; pero esta vez, como Corporación Sin Fines de Lucro (nonprofit). La misma está activa al día de hoy aunque no he podido aún desarrollarla, como es mi deseo. Tal vez haya que cerrarla por los años que ha estado sin actividad. Luego de este paréntesis, prosigo nuevamente en donde me quedé. Regresé a mi nueva casa este día del 14/12/2017.

51


Durante los trabajos en la casa

Mi nueva casa (2017 al presente) Cuando indico “mi nueva casa” es debido a que con los años la misma, se fue deteriorando. En el próximo capítulo narraré como fue que tanto la casa como yo nos fuimos deteriorando hasta que de repente, todo tomó un giro que nunca imaginé que sucedería. Le invito a que sean pacientes, pues por ahora narraré lo acontecido con la casa durante el 2017; una vez salí de la misma el 18 de mayo 52


hasta ese día del 14/12/2017 que regresé, otra vez a mi casa nueva y a mi vida nueva, por tercera vez en un mismo cuerpo. Lo que si te voy a adelantar es que no siempre estuve trabajando durante los años posteriores al 2008 cuando solicité un retiro temprano por motivos de salud. Como cité al inicio, yo estaba hospitalizado y la casa no estaba en condiciones consideradas como habitables. No tenía los recursos para mantenerla al menos en condiciones aceptables. En el momento en que salí de casa el 18 de mayo 2017, quedaban dentro de la casa cinco de los perritos. Los vecinos les traían agua y comida, pero nadie ayudó en la limpieza de la casa, en especial por dentro debido a que los perros estaban solos dentro. Las camas estaban hechas un desastre, así la estufa, los utensilios, vasos, platos, etc. Todo estaba hecho un desastre. El techo era con estocado y para poderlo limpiar y pintar era un riesgo para mí, ya que al tener un solo ojo me exponía a quedar ciego de por vida si se me metían partículas del estocado en el ojo que me queda, el izquierdo. Como cité en los capítulos anteriores, ahora yo hospitalizado, sin ingresos, sin nadie viviendo conmigo que me ayudara a darle mantenimiento a la casa, era un desastre. Yo era un desastre. Los perros eran un desastre. Todo era una M1rd@!! Como decía el Chapulín Colorado: Y ahora, ¿quién podrá ayudarme? La respuesta, nadie. No fue hasta después de estar en el hospital que llegaron a mi vida personas que más que personas se dedicaron en alma y cuerpo a darme la mano. Los mencioné en los agradecimientos al comienzo. Ellos y no tengo ni la menor idea quienes más!

53


Santos Torres y su esposa Myriam Soto Sí, fueron Santos Torres y su esposa Myriam Soto quienes desprendidamente coordinaron con un ejército de personas, muchas de ellas anónimas, quienes se unieron y transformaron la casa antes descrita en un hotel de cinco estrellas para mí; para que cuando regresara tuviera un lugar digno de habitar. Y así fue, faltando cuatro días para que se cumplieran ocho meses exactos a partir del 18 de mayo, 2017, cuando regresé al fin a mi casita. Exacto, el 14 de diciembre del 2017, el día del cumpleaños de Minny. A todos, mil gracias! 54


55


Los milagros existen gracias a personas que se convirtieron en mis ángeles y no me juzgaron o condenaron; al contrario, me dieron la mano y me ayudaron a levantarme, una vez más. Personas a las cuales viviré eternamente agradecidos. A todos, GRACIAS! En el próximo capítulo les abundaré en como llegué a donde llegué.

Enero 2018 en la Iglesia Metodista Charles W. Drees, Guayama. 56


7: COMO LLEGUE A DONDE LLEGUE No siempre estuve trabajando debido a motivos de salud. Desde 1998 hasta diciembre 2008, me desempeñe como maestro de inglés a nivel secundario en el Departamento de Educación Pública de Puerto Rico y profesor universitario de forma o tarea parcial. Di cátedra de inglés (ESL) en la Universidad Inter Americana de Puerto Rico, Recinto de Guayama desde octubre 1985 hasta julio, 2003. Además, obviamente de tener la imprenta, y las revistas, tuvimos el programa radial Recordando a Puerto Rico, su música año tras año desde 2004 y posteriormente al 2006-2007 si mal no recuerdo. Primero en WIBS 1540 AM - Radio Caribe en Guayama y luego en Gamma 90.1 FM en Juana Diaz, Puerto Rico. Las Revistas tanto de RPR y GDP se transformaron en Revistas Digitales o Cibernéticas. Surgió otra revista: Autos y Más al 2009. Pero ya en los últimos años 2011, que regresé nuevamente al D.E., no pude desempeñarme de manera excelente como lo deseaba. Me enfermé varias veces y no pude terminar el año académico plenamente. Y así sucedió en el 2014 y finalmente en el 2016. Cuando al fin me retiré de educador al 3 de octubre 2016 a un mes antes de cumplir mis sesenta años de edad cronológica y acogerme a la vida de retirado. Esto lo describiremos con más detalles en otro capítulo; simplemente lo traje a colación dentro del contexto de “mi nueva casa”; aunque sigue siendo la misma.

57


Primer aniversario Remembering Puerto Rico Inc., 19 nov. 1999. Pablo acompañado de Milagros Planadebal.

Auto Promocional de Remembering Puerto Rico; Pablo y María Rodríguez Fuentes. 58


H-168 Blondet 1973

H-168 Blondet 1975 59


H-168 Blondet 1982

H-168 Blondet 1988

H-168 Blondet 2010-2014

60


H-168 Blondet 2015-2016

H-168 Blondet 2017 al presente - 2019 En este momento el único heredero directo o universal de la casa soy yo, ya que todos mis otros hermanos murieron, e inclusive mis padres, como ya sabes. Para el 2001 ya mami no vivía conmigo en la casa. Mi hermano mayor, Jesús David la había internado en varios hogares de envejecientes y ya yo no estaba a cargo de ella; lo cual lo había 61


estado desde febrero 23 del 1998, cuando Papi falleció. Para el 2014 Ruth, mi hermana fallece. Ella era quien me daba la mano de ayuda con mami con regularidad. Se llevaba a mami con ella cada dos fines de semana. El resto del tiempo yo estaba con ella, y la cuidaba. Habían días que nos cortaban la luz eléctrica por falta de pagos; nos cortaban el agua igualmente y los ingresos de mami se iban en pagar una ama de llaves para que la acompañara mientras yo me dedicaba a enseñar inglés, como ya sabes, y trabajar la imprenta. En el año 2004 muere mami y también mi hermana Letty. Solo quedábamos David y yo vivos. Posterior a la muerte de David, en el mes de agosto 2014, yo estaba a cargo de mantener la casa. Se pasó las utilidades a mi nombre unos dos a tres meses antes de David morir. Pero no así el testamento y documentos relacionados a la casa los que David estaba diligenciando. Vivía solo, es el punto. No siempre tenía trabajo. Entre 2008 y 2011, cuando estuve retirado por incapacidad con Retiro de Maestros, lo que recibía era unos $300 y luego $400 al mes. No tenía asistencia social o el PAN (Programa de Asistencia Nutricional) y fue entonces cuando la casa siguió deteriorándose con el pasar del tiempo. Comenzaron las filtraciones del techo; el sistema eléctrico comenzó a colapsar debido a que cuando la casa se le construyó techo en cemento el contratista a cargo no la alambró correctamente con alambres nuevos; empató los viejos con los nuevos. Esto ocasionó el colapso progresivo de la instalación eléctrica de la casa. Así pasó con los portones; se fueron oxidando, se partieron y la apariencia de la casa comenzó a decaer. Como señalé anteriormente, lo que recibía de pensión apenas me daba para comer. Solo mi vecina Doña Gloria me incluía en su “cafetería” como le decía cuando llegaba el fin de mes y los ingresos se habían acabado. Pero no todo fue una desgracia. En el 2006 inicié mis estudios doctorales conducentes al grado de doctor en educación (Ed. D.) en Currículo y Enseñanza de Inglés como Segundo Idioma (TESOL) en la Universidad de Puerto Rico en Rio Piedras. Rendía mis ingresos de maestro y profesor, que no eran muchos debido a las ausencias continuas por enfermedad, o simplemente estar indispuesto emocionalmente con depresión severa, ansiedad, artritis, y simplemente, me fui abandonando, al igual que la casa. 62


La pérdida de mi mascota Pinto, quien me acompañaba a todos lados fue un detonante. Pinto muere en 2005, como cito en el libro: Mi Amigo Pinto (2006), www.issuu.com/pablofernandez024/docs y aumenta mi soledad y estados depresivos. Cada día tenía menos fuerzas para luchar. Canita Colita, la amiga de Pinto, murió un año después de Pinto. (Vea relatos en Mi Amigo Pinto). Ellos eran como una familia para mí; mis acompañantes fieles. En el 2013, mientras conducía mis estudios doctorales en la UPRRP, sin previa notificación me suspendieron la pensión por incapacidad con Retiro de Maestros. Me quedé en la prángana, como decimos en la Isla. Fue un ataque violentísimo, emocional y financieramente hablando. No era cierto lo que alegaba Retiro para quitarme la pensión. Indicaba como razón que yo había estado trabajando de maestro con el D.E. y que a la vez estaba recibiendo la pensión por incapacidad de Retiro de forma indebida. ¡NO!!!! Yo estaba autorizado a trabajar, pues había solicitado una reevaluación médica y me habían autorizado a regresar como maestro de inglés en el D.E. Pero como indiqué, regresé en agosto del 2011 pero a los cuatro meses me quedé sin voz y estuve en tratamiento por el Fondo del Seguro del Estado (CFSE) mientras trabajaba y solicité 63


una licencia por enfermedad a diciembre 1, 2011; la que me fue otorgada. (Vea Apéndices). Sometí la solicitud con Retiro fuera por razón médica o simplemente acogerme a la ventana de retiro temprano por 55 años de edad, pero sin los treinta años de servicio; lo primero que sucediera. Simplemente, no estaba trabajando durante esos dos años 2011-2013. Por más que apelé aclararan el asunto, al día de hoy me siguen retirando casi $500 mensuales y sin ellos mismos en Retiro, poder explicar la razón. Bueno, aprovecho la coyuntura: como indiqué, cesé funciones de maestro del D.E. el 3 de octubre 2016 y no fue hasta quince meses después que recibí el primer pago tras haberme retirado por edad a los 60 años. Me comenzaron a pagar en la primera quincena de febrero, 2018: 15 meses después. Una segunda apelación se sometió nuevamente en abril del 2018. Disculpen las entradas y salidas del flujo del pensamiento. Cuando uno llega a los 60 años y se convierte en un “viejito”, habla de todo a la vez como un loco y le patina el coco. Disculpa, Sae! Regresando a mi nueva casa, a partir del 14/12/2017; simplemente no tenía forma de arreglar y mantener la casa en condiciones óptimas.

Pinto Stich y Canita Colita Pasaron varios años desde la muerte de Pinto Stich y Canita Colita en 2006. En algún momento varios años después tuve un sueño con quien fuera mi novia Marisol Ruiz Martínez (vea 64


autobiografía). No sabía de ella desde el verano de 1986 cuando nos vimos por última vez en la casa de sus padres en Las Marías, Puerto Rico.

Marisol Ruiz Martínez al 2005. El punto es que logré dar con sus padres posterior a las elecciones del 2004 cuando Ricci Ruiz Ríos había corrido como candidato a alcalde de Las Marías. Para ser breve, este incidente lo describiré en otro capítulo. Lo que ataña aquí es que la hermana menor de Marisol, Marivette “Bebe”, me obsequió dos perritas hermanas: Manchita y Luna. Y volví, aún con el dolor de la pérdida de Pinto y Canita, a tener nuevamente perritos en casa.

65


Marivette Ruiz Martínez 2005 Por muchos años tanto Manchita como su hermanita Luna no tuvieron perritos. Lamento que las fotos cuando estaban pequeñitas y las traje a casa se me hayan perdido al dañárseme las computadoras y discos duros donde estaban grabadas. El Cabro por su parte, estaba operado (esterilizado); pero con los años Manchita se convirtió en la putita del barrio, como le llamaba doña Gloria. Manchita comenzó a parir y parir. Luna nunca tuvo perritos, su piel era muy sensitiva y pasó mucho tiempo con su pelo caído. Al momento de morir ya había mejorado muchísimo, pero sus ojitos seguían con infecciones. Manchita era llamada así por la manchitas y su ojito al que le salía parte de la pupila. El cabro tenía una patita fracturada además de ser estéril era híper, con problema de aprendizaje. Nunca aprendió 66


ni si quiera a ir al baño a ser sus necesidades. Y yo sin un ojo, con la bolsita de colostomía, hacíamos todos una gran compañía juntos. Todos con algún impedimento.

Cabro, el más que J@d&&

Los primeros perritos de Manchita de su segunda parición. De los perritos que aparecen en la foto, el único que tengo cerca es el marrón con ojitos azules, que se lo obsequié a mi vecino Luis de Armas. La negrita bien pelusita está en casa de una amiga de Luis en el Barrio Puente de Jobos, pero no la he visto desde que se la obsequié. Luego Curiosa la cabra, ya que brincaba la verja y los portones también y se pasaba asustando a cuanta persona ya fuera niños o adultos que pasaran frente a la casa, parió unos siete perritos. No estaba acostumbrada a tener hijitos y Manchita terminó quedándose con ellos cuando los hermanitos de Curiosa murieron 67


algunos días después.

Manchita y su hijas Curiosa la cabra y Tranquilita, la Buena Gente. De todos, sólo quedaban la Tranquilita, Canelita y Curiosa. A Canelita me la mataron en la calle ancha de Blondet, siendo arrastrada por un conductor irresponsable, cuando ella salió a comer como era la costumbre; en casa de los vecinos; ya que en casa no siempre tenías alimentos; ni para mí, ni para ellos. Hubo un momento que hubo 21 perritos en total. Pero la mayoría ya habían muerto, incluyendo al Cabro y a Luna, quien no tuvo hijitos, pero fue una gran tía, ya que cuando comenzaron a morir sus sobrinitos, ella también los acompaño. La mayoría de ellos, incluyendo a Luna reposan en el mausoleo de Pinto Stich y Canita Colita.

Canelita, hermanita de Curiosa y Tranquilita 68


Canelita, su sobrina, hermana de Curiosa y Tranquilita también fue a morar con sus sobrinitos; par de días tras su propio padre haberla cogido de mujer. Como también lo hizo con Tranquilita, que perdió los dos perritos que tuvo y a Curiosa. Le llamaban Apache a su padre y tenía un paquetón de hijos sin reconocer, incluyendo a los de Manchita y Curiosa. El Cabro era el padre de crianza, pues como ya saben estaba operado desde cachorrito. Al momento de ser hospitalizado, lo que me preocupaba eran los perros. Tomar la decisión de que se los llevaran me fue muy difícil como ya les había dicho.

Me imagino este fue el vehículo que utilizaron. Pero lo menos que imaginé fue que yo también sería botado. No sé si están vivos o muertos ni si después de los huracanes los trasladaron fuera del país. Como saben solo Manchita, Curiosa, Tranquilita, Curiosita y Curiosín el murciélago quedaban vivos en el momento en que se los llevaran fuera de la casa. Ha sido muy desgarrador cuando los recuerdos, ya que eran más que mascotas, como hijos para mí y compañía en mis años de soledad. Durante todos estos días y aún hasta el día de hoy me sigo doliendo por su ausencia. Cuando nadie estuvo conmigo, estuvieron ellos. Es así como llegué a donde llegué. Muchas veces no tenía en que moverme e ir a los lugares donde trabajaba. 69


Y por no mencionar el día que me tocó tomar la parte de Fundamentos de la Educación, la tercera parte de los requisitos para finalizar el Grado Doctoral en la UPR en Rio Piedras. Ese día llegué casi a las diez de la mañana a Rio Piedras, desde las cuatro de la madrugada que salí de casa. Ya no había transporte o guaguas públicas de Guayama a Rio Piedras como era usual. Iba trasbordando de pueblo en pueblo hasta que llegué, casi tres horas más tarde de lo que se supone que llegase. Fui el último en hacer mi presentación y con el nerviosismo, no lo pasé; fracasé el primer intento. De regreso tuve que caminar más de siete horas a pie hasta que una patrulla de autopistas me encontró ya casi llegando a la salida hacia Guayama, casi ya en el Albergue Olímpico de Salinas, desde Cayey que había salido, 7 horas antes. Pero la segunda vez que me tocó hacer la presentación de Fundamentos Educativos, la pasé!

Examen de Grado para el Ed. D. TESOL. Ahora solo me faltaba la Disertación Doctoral. Esto fue otro tostón! Me tomó 2 años y medio de un máximo de tres para que 70


me la aprobaran y es entonces que después de haber sometido DOS Disertaciones, a lo último me quedé sin obtener el título Ed. D. TESOL por falta de recursos económicos, transportación y encima una deuda con la Universidad que aún no he saldado. Inicié una tercera Disertación y cuando me cansé de la forma en que se dirigen las mismas, yo en el capítulo tres y la directora de Disertación todavía en el capítulo uno. Nos reuníamos como mucho tres veces en todo el semestre. Las dos anteriores simplemente no eran o de Tesol o no eran de una sola escuelita, un solo grado, así y asao! Pa’ la porra! Me cansé. A fin de cuenta el grado lo necesito si fuera a seguir trabajando de maestro o profesor y ya me quedaba menos de un semestre para cumplir los diez años de margen para finalizar todo. Me siento mal conmigo el no haber podido terminar, cuando la realidad es que si hubiesen considerado las dos disertaciones que había sometido, y no fueran tan tradicionales en qué se puede publicar y qué no, como, porque esto y no aquello, simplemente me desanimé y me quité; ya llegando a la orilla del éxito. No pretendo justificarme, pero entiendo que es hora que la Universidad se mueva de esas posturas arcaicas como yo las veo y entiendan lo que realmente es una contribución a la educación y no simplemente reciclar teorías y citar a teóricos que no representan nuestra realidad educativa del Siglo XXI. He hablado, kñY000! Le invito a que usted mismo pueda leer mis Disertaciones, y si algún día comprenden los académicos de la UPR que hice un trabajo de investigación de excelencia al punto que hasta presento un modelo de inteligencia innovadora, Inner Intelligence, si desean y lo consideran meritorio, se me otorgue el grado para que al menos en una tumba aparezca el nombre mío seguido del título ED.D. Así sea!

71


The Inner Knowledge: A new Paradigm in The Teaching and Learning Processes (2013) DiseĂąo de un Modelo de EducaciĂłn Personalizada Inspirado en el Aprendizaje para toda la Vida (2014) BIOGRAPHIES: A Reading Approach in ESL As Paradigm in the Resilience Learning and Teaching Processes (2015). Disponibles en: www.issuu.com/pablofernandez024/docs/ , Y en www.academia.edu/PabloFernandez

72


Regresando al tema. Tal vez lo más duro de toda esta historia es reconocer que ser una\o mayor de edad y vivir solo/a en este Puerto Rico del siglo XXI, parece ser un crimen. Te abandonan, se olvidan que existes, te penalizan simplemente por eso; ser un viejito y de colmo, por vivir solo. Quiera Dios que al leer este libro, querido lector, tú también te conviertas en defensor y voz de ellos, como lo fui en este hogar durante seis meses y que de recompensa me catalogaron como mal cristiano, vieja chismosa y aprontado por simplemente ser voz de aquellos que en silencio eran maltratados y para muchos, ellos estaban muy bien allí. Porque digo que estar allí fue como ¿antesala al infierno? O en el peor de los casos, pudo haber sido ¿la última parada antes de la muerte? Simplemente por los resultados. Mientras estuve allí nunca me enteré de los resultados de un análisis comprensivo de mi salud. Sólo una vez me vio la Dra. Yanille Burgos Rivera, mi doctora primaria. Esto lo verás en el próximo capítulo, es decir, lo que pasó posterior a estar en la antesala del infierno.

73


74


8: OCTUBRE 3, 2016 - MI ULTIMO DIA DE MAESTRO En el capítulo anterior hablaba de como llegué a donde llegué, vimos episodios y experiencias detonantes a una psiquis afectada por tantos traumas que arrastraba desde años de años, específicamente desde el 1996 al 2016. Si ya leíste mi autobiografía De Regreso a la Vida te narro lo que viví desde mi primer día en que nací, 19 de noviembre 1956 en el hospital municipal del pueblo de Maunabo, durante una noche de mal tiempo y mucha lluvia.

Informe meteorológico mes de noviembre, 1956, Maunabo, PR. Provisto por Ada Monzón; gracias Ada. Momento en el que antes de salir del vientre de mi madre, parte del techo del hospital le cayó encima, estando yo aún dentro del mismo vientre. Y como mi vida fue una progresión de momentos que marcaron mi vida permanentemente. Divorcio y luego re75


casamiento de mis padres, mudanzas de lugar en lugar, pasar por varias escuelas, conocer y dejar de conocer amigos, más luego, decepciones amorosas, decisiones incorrectas, y por consecuencia, desgracia tras desgracia como ya te mencioné previamente. Solo pequeños momentos de felicidad surgen durante seis décadas de soledad, frustraciones, metas no alcanzadas, etc. Pero aun así poderme demostrar que con bueyes o sin bueyes, había que continuar arando. Entender que la vida es una peregrinación hacia la eternidad. Que este cuerpo físico se enferma, envejece, y finalmente, algún día tendremos que morir. Que la felicidad no consiste en las cosas materiales que alcancemos. Que a veces siendo ricos, realmente lo que somos es ser unos pobres miserables. Que no son los bienes materiales lo que nos enriquece sino nuestro amor, apoyo, solidaridad servicio y entrega a otros; los que realmente nos hace ricos; ricos en espíritu! Como inicié al comienzo de este capítulo, desde el 1996 se inició mi calvario. Bueno desde tal vez 1987; 22 de diciembre 1987, con la situación descrita en la autobiografía. Inicios del 1988 cuando dejo de ser quien hasta entonces había sido. Son los momentos trascendentales que han marcado mi forma de pensar, analizar las cosas, valores que he adquirido, desarrollado y atesorado; estos han sido el ancla en que me he agarrado cual naufrago en el Mar. Ya para el 1996 aparecieron los primeros signos diagnosticados de lo que muy poco se conocía para entonces: Colitis Ulcerativa o Ulcerosa. Para entonces papi y mami aun vivían y yo vivía con ellos. Como saben, dos años después, 1998 papi muere y yo caigo en el hospital por casi ocho meses; desde agosto 1998 a marzo 1999. Específicamente un Jueves Santo de aquel 25 de marzo del 1999. Hoy, 1 de marzo del 2019, a treinta años de entonces aún sigo vivo. Si leíste la biografía, un 2 de marzo, se supone que hubieses muerto. Cito: Si recuerdan, el día 2 de marzo de 1991, al igual que el día 5 de abril en 1993, mi vida fue guardada milagrosamente por la misericordia de Dios. No tengo la menor duda, de que si me hubiesen llevado a la sala de cirugía, esa mañana del 2 de marzo, 1999, sería la vencida. Esta vez ya no habría oportunidad de vida. 76


Ese 2 de marzo del 1999, martes, en el calendario chino, (año del dragón) era el equivalente al 2 de marzo del año 2004; exactamente el día que años atrás había señalado como el día de mi muerte ante un grupo de estudiantes de uno de mis cursos de inglés básico en la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto de Guayama. Para ese entonces ellos me dijeron: “Profe, las Olimpiadas del 2004 serán en el verano, se las va a perder”. Ya saben que las olimpiadas del 2004 no fueron en Puerto Rico sino en Grecia. Pero no morí entonces ni morí el 14 de diciembre del 1998, y tampoco el 26 de mayo, 2017. Pero sí trascendí. Cada vez que me vi al borde de la muerte, en mi regreso no era exactamente el mismo yo que era antes. Si entiendes, las experiencias cercanas a la muerte marcan la existencia de las personas. En mi caso no ha sido la excepción. Sé que he sido marcado para vivir. Y es mi deseo que al tú leer este libro, también vivas. También puedas ser curado. Curado física, mental, emocional, espiritual y financieramente. Pero que sobre todo, seas enriquecido en amor, para servir y no ser servido, como escuchaste decir al Gran Maestro Jesucristo. Regresando al tema. 3 de octubre 2016 – mi último día de ser maestro – Yo que tantas ganas tenía de por última vez, poder terminar exitosamente mi experiencia como maestro, fallé antes de terminar el año escolar, una vez más. Una vez más, al igual que en el 2011, 2014 y esta vez, 2016. No me dieron las fuerzas, especialmente física y emocional para resistir los embates de personas mal intencionadas. Personas que no veían en mi un educador de excelencia; que educaba a sus estudiantes no sólo para pasar de grado u obtener un diploma; sino para la vida. Educación para la vida. La vida es la mejor escuela. Nos educa a las buenas y también a las malas. La vida me educó tanto a las buenas, en mis años de gloria, donde aún no estaban los malos recuerdos y aflicciones por lo que experimentaba a lo largo de los años, sino que me llevó a los límites. Me arrinconó contra las paredes ásperas y duras de la realidad. Realidad que me gustaría no haber tenido que enfrentar. Pero esa misma realidad, tal vez cruel, también tener un lado 77


bueno. Una oportunidad de volver a vivir, de ser feliz; de ser de bendición a otros que se ahogan ante la más insignificante prueba, pero que para ellos, tal vez sea una montaña imposible de escalar. No te juzgo si te sientes así; impotente ante los abates existenciales- las crisis existenciales o factores de riesgo, como menciono en mi libro: Restaura tus Circuitos Existenciales 2011, (Revised 2013).

78


El ejemplo de las guirnaldas de bombillas que se usan de ejemplo en este libro representan tus cortocircuitos existenciales. Sabes que tarde o temprano se te van a fundir las bombillas en tu guirnalda y sigues como el chivo loco sin detenerte a repararlas. El precio que he tenido que pagar en tal proceso de restauración existencial ha sido altísimo; pero ese es el precio que me ha tocado pagar. En especial, ya cuando creí que al fin todo me iría bien en los años restantes, ¡PAAAA!, otro golpe más. Te soy honesto, no puedo negar que al menos ahora estoy mejor que todos estos días, meses y años posteriores al 3 de octubre del 2016 – día de mi retiro o jubilación como maestro, pero te compartiré como salí del Hogar de Envejecientes, después de seis meses allí. Te mencioné que se me realizó un examen comprensivo a poco más de un mes de estar allí, pero que nunca me enteré de los resultados del mismo. Pues déjame ilustrarte. Llegué allí, como ya sabes un 18 de julio, 2017. Que estuve allí hasta el 14 de diciembre de ese mismo año, 2017. Y que al fin regresaba a mi nueva casa, que ya sabes era la misma, pero reacondicionada y habilitada al 100%. Que ya los perritos mis hijos caninos no estaban. Que no sé si están vivos o muertos al día de hoy. Pero que tuve que ser fuerte y hacerle frente a la realidad que vivía. Que cuando creí que todo mejoraría, todo se complicó. Se complicó al nivel que me sentí envejecer doscientos años, más los diecinueve que me habían otorgado desde el 14 de diciembre del 1998. Sí, eso también, que fue ese mismo 14 de diciembre pero 19 años después del 1998 que regresé a mi nueva casa y a la vida nuevamente. A Mi Tercera Vida en el mismo cuerpo. Que si no hubiese sido por mi vecina María Gloria Collazo, hubiese permanecido allí no sabe cuánto tiempo y que quizás hubiese salido…pero muerto. Sí, es así, no exagero. Al reunirme con la Dra. Nelia Yejo Vega, quien me daba seguimiento médico por años, ella me vio debilitado, pálido, jincho como decimos, bajo peso, todo tembloso o tembloroso; sin poder hablar bien, llorando como un niño; sin ese carácter de luchador al que estaba acostumbrada a ver en mí. Me refirió al psicólogo para que hablase conmigo. Pero esto no fue todo. Al hacerme un nuevo examen comprensivo se demostró 79


cual era mi estado de salud en que me hallaba, luego de seis meses de haber salido del hospital tras la ileostomía. ASÍ LUCÍA CUANDO ESTUBE EN EL HOSPITAL Y LUEGO EN EL HOGAR OASIS DE BENDICIONES Y AMOR

80


Mi nivel de hemoglobina era 4; azúcar por encima de 300; sin fuerzas y con muy poca coordinación tanto en el hablar, procesar el pensamiento y moverme. Con un estado de salud emocional completamente destrozado. Pero para muchos, yo estaba muy bien allí. No me faltaba nada y que estaba recibiendo excelentes cuidados médicos del gran personal que allí laboraba. Insisto en esto para que veas cual era mi realidad. No era imaginada, era y estaba documentada con los hallazgos médicos arrojados por el examen comprensivo. A seis meses de estar allí, entré de 96 libras de peso y salí de 98. Completamente hecho una porquería! Me ha tomado más de un año el poder restaurarme y ponerme en forma otra vez. Aún me quedan temblores en las manos y la cabeza se parece a los muñequitos de Pepboys tm, como me decían los estudiantes de 7mo grado de la Segunda Unidad Juan Alemañi Silva en el Barrio Guamaní de Guayama, cuando les daba clase de inglés en el 2011. Entraban cantando el jingle de la marca registrada Pepboys hasta que uno de los alumnos los “chotió”, es decir los delató. Me dijo – maestro es a usted a quien le dicen Pepboy, no a la tienda. Como señalé antes, me quedé sin voz y no pude terminar el año escolar 2011-2012. Hago una pausa y regreso al 2011,disculpe. Bueno imagínese que cuando regresé en el 2011, Evelyn Díaz Suárez, mi antigua compañera maestra de ciencias y posteriormente mi Directora Escolar en la High, para entonces Directora de la Región Educativa de Caguas, me dijo en la misma cara: ¿Tan malo que está esto (D.E.) y tú te atreves a regresar? ¡Me imagino que sabía muy bien lo que me decía! Es precisamente en el mes de diciembre del 2011 que comienzo a trabajar como obrero agrícola en la Dupont Pioneer en Salinas días después; en forma irregular hasta el 2014. Irregular porque comenzabas y te despedían, te volvían a llamar y así era el mambo hasta el presente. También en enero del 2012 hasta mayo del 2016 comencé a dar cursos de inglés, esta vez con el sistema Universitario Ana G. Méndez en la UNE de Santa Isabel (Universidad del Este) en Santa Isabel). En mi regreso al salón de clases, esta vez en la Escuela Superior Dr. Rafael López Landrón, la High de Guayama en agosto del 81


2014, no me faltaba el entusiasmo y energía al comienzo, como siempre me pasaba; empezaba muy animado y con mucha energía y tan pronto empezaban las presiones, como dije, de personas mal intencionadas, decaía, me enfermaba y tenía que abandonar el trabajo. Pero en la High contaba con el respeto de todos los estudiantes. Más bien parece que me tenían terror. Simplemente porque cosas tan sencillas como presentarse al grupo en inglés les fuera un cuco. Oh peor aun: eran niños de “A”. Así me daba cuenta del deterioro en que había caído en D.E. año tras año; como me había dicho Evelyn. Como en el 2011, disculpen las divagaciones mentales del viejito, tampoco pude terminar el año escolar 2014-2015. Esta vez, debido a lo que se llamó el “Chicunguña” que me dejó casi incapacitado otra vez más. Seguí mis estudios doctorales en la UPR, en Rio Piedras a duras pruebas, mientras trabajaba. Sí, así es; trabajaba y dejaba de trabajar. Me enfermaba, especialmente con artritis y tenía que abandonar el trabajo. Así fui decayendo paulatinamente y como mencioné antes, fui entrando en un estado de depresión y abandono. Al punto que hasta salía a la calle con ropas estrujadas, sucias y hasta en calzoncillos o pantaloncitos boxer. Sin importarme el que dirían, nadie me daba la mano, que KRJ@ss tenían que meterse en mi vida, que ya hasta apestada, literalmente hablando. Bueno, fue así hasta el grado que tuve que ponerle una querella a un líder de grupo en la Pioneer que se pasaba hostigándome, diciendo que me salía peste. Ya sabes, que al no tener una alta estima o al menos autoestima adecuada, hasta la peste que salía de la estoma o colostomía me era adversa a tener espacio de crecimiento en el trabajo. Para agosto del 2016, a un mes de jubilarme por edad, terminé mis años de maestro en la Escuela Bryan de las Marías, Puerto Rico. A pasos de la casa de los padres de Marisol Ruiz Martínez, mi ex novia del 1986. El auto que había comprado con los chavitos que economizaba, estaba malito. Pero necesitaba con que transportarme. Primero a la Pioneer en Salinas, la UNE en Santa Isabel y Yauco, y finalmente Las Marías. El carrito me dejó a pie el 30 de septiembre cuando regresaba de Las Marías después de la escuela. Tuve que caminar siete horas 82


desde el barrio las Torres en Lares, carretera 129, hasta el cruce con la 123 hacia Ponce, Adjuntas, Jayuya y Barranquitas. Ya había tenido que faltar a la escuela una semana debido a una bacteria que adquirí en el Barrio Chamorro, Sector Cerrote Bryan, donde quedaba la escuela. La misma escuela donde Marisol y su familia habían estudiado cuando niños. Se repitió nuevamente la misma desgracia: presión en el trabajo, del director escolar, algunas madres que se creían supervisoras de materia y ataques malintencionados como antes. Pero llegó el día 3 de octubre, 2016 y me retiré de una vez por todas. Ya saben, que no cobré pensión de Retiro hasta quince meses después, en febrero del 2018. Por eso pasó lo que pasó. Y terminé con los viejitos abandonados y maltratados en el lugar que se supone, velasen por el bienestar de los mismos. Al día de hoy, 1 de marzo 2018, como cité me he repuesto bastante. GAD por su misericordia y amor para conmigo!

Foto tomada en Restaurante La Barca en Salinas Puerto Rico, Ayer 28 de febrero 2019. Durante un seminario de cómo desarrollar un negocio digital a través de las redes sociales. 83


84


9: Y AHORA QUE? Aún al día de hoy, 1 de marzo, 2019 no me han llamado a la Dupont Pioneer después de haber regresado a trabajar en agricultura experimental como obrero agrícola. Empecé el pasado enero 2, 2018; apenas saliendo del hogar de viejitos. Durante enero a junio, 2018, falté solamente tres días y uno fue por cita del plan médico. Las otras dos debido a la uña infectada de las que le hablé estando en el hogar de ancianos. Lo recuerdan? Los pies también se me molestaron debido al calor y presión que ejercen las botas. Así como lees, comencé a trabajar como si no hubiese pasado nada. Con hemoglobina baja, hecho un esqueletito todavía, al punto que los muchachos me tenían que sostener por el brazo para que no me cayera por falta de balance. Pero estoy en pie. Estoy muy bien, saludable, con un peso que ya se ha ido de las 98 libras que pesaba cuando regresé a casa en diciembre 14 del 2017. Y sí; me ha ido muy bien! Muchísimo mejor. Ya lo que me falta es una novia, como me dice Melanie Colomba, la trabajadora social del Ejército de Salvación aquí en Guayama y ex alumna mía.

Al ver la foto de portada me dijo: “Yo no veo ningún viejito; estás igual de joven; lo único que cambió es la camisa”. Gracias Melanie, por demostrarme que fui un gran maestro para ti, como sé que lo he sido a miles de estudiantes que han pasado por mi enseñanza 85


desde septiembre 1980 que comencé, y hasta el día de hoy, tras haberme retirado de maestro con el D.E. el pasado 3 de octubre, 2016. Y ahora qué? Es decir, que hay de nuevo viejo? Como decía el conejo de la suerte. Ya conoces parte de los planes. El pasado verano del 2018 tuve la oportunidad de ir a mi segunda patria: Nueva York. Agradezco al Obispo Presidente del Concilio Cinepege en NYC: Dr. Quittim Silva Bermúdez, mi compueblano guayamés en la diáspora, mi gran hermano y amigo. Gracias a la hospitalidad de Quittim estuve desde el 4 de julio 2018 hasta el 20 de julio 2018 en sus oficinas centrales en el 155 Jamaica Avenue en Brooklyn NY con todo cubierto; no me faltó nada. Gracias Quittim. Aproveché mi visita a NYC para tomar doce horas de taller sobre el tema Educating the whole child con el Dr. Kevin Boston-Hill; tomando dichos adiestramientos por cuatro días, tres horas diarias. Sí, te sonó familiar el nombre. Claro, el de Court TV. Estuvo grandioso el seminario. Me enviaron después un estipendio de $600 por doce horas de seminario; claro, igualito que aquí! A la vez aproveché la oportunidad para visitar mi antigua iglesia en Queens, después de 25 años; United Community Methodist Church of Queens, NY. Que gran alegría encontrarme con mis amigos y hermanos del 1992 al 1994, cuando fui maestro en la James Monroe HS en el Bronx, mi escuela! Recordar aquellos momentos únicos e inolvidables. Además me encontré con mi amiga Ximenna, quien fue mi secretaria cuando comenzamos a digitalizar la información de todos los 78 pueblos de Puerto Rico. Nos dimos tremendo abrazo! Pasé de una vez por la casa donde vivía en la calle 91. Reconocí bastante bien el sitio, aunque ha cambiado bastante. Lo más que me impactó de este viaje a mi querido New York fue visitar la zona Cero o Ground Cero del World Trade Center. Fue algo demasiado especial. Estar allí, donde acostumbraba estar casi todos los viernes por la tarde cuando salía de trabajar. Mi intención al tomar el seminario Teaching the Whole Child en Nueva York, era actualizar mi expediente o file con las escuelas públicas de NYC, pero tenía que visitar y hacer las gestiones personalmente. Aun cuando le envié cartas y correos electrónicos a varias de ellas, no me contestaron para ofrecerme trabajo. Pasé de una vez por el Bronx; me tomé algunas fotos con la 86


escuela James Monroe de fondo, además de la casa donde Minny vivía; pero no sé si aún vive allí. No supe más de ella hasta el día de hoy.

Nuevo WTC 1 – 2019

Pablo Fernández en NYC julio 2018 Recientemente, debido a que no me han llamado de la Pioneer a trabajar desde enero, 2019, he decidido escribir este libro que 87


espero esté terminado en este mes de marzo 2019, con la ayuda de Dios. Así sea! Y este es mi sueño: Transformación:

De Guayama Digital Printing

A Guayama Digital Community Press

88


10: EL PROXIMO NIVEL- DESARROLLAR UN NEGOCIO POR INTERNET Como indiqué anteriormente, me he levantado nuevamente, ya por tercera vez. Entiendo que aún no me quieren ni arriba en el cielo ni allá abajo, tu sabes! He mantenido la casa muy bien; mejor de lo que estaba. Con algunos ahorros pinté mi carro, un Toyota Camry 1993, SE, standard cinco cambios manuales y motor V6, una edición que hasta los mecánicos me recomiendan que no salga de él pues es súper especial; quien sabe si el único en Puerto Rico con esas especificaciones. Se lo compré al vecino Luis de Armas en noviembre de 2016, luego de haberme retirado. Me costé $450 y no lo vendo ni en $2,000. Recientemente, la última semana de diciembre 2018 hice los ahorros y me compré una computadora de escritorio o desktop reconstruida en $250 a mi amigo Freddy Torres, de Isla Net aquí en Guayama. Lo único que se había salvado del huracán Ricardo Díaz y asociados del Salvación Army, quienes como cité en los agradecimientos e Introducción, me asistieron en sacar para fuera todo lo que había en la casa, las cosas buenas como las malas; para así poder reacondicionar la misma y convertirla en mi nueva casa.

Pero, lamentablemente se perdieron muchas cosas que eran valiosas. Así que de lo poco que se salvó del huracán antes de Irma y María, fue el monitor de la computadora que Bebe me había 89


obsequiado meses antes para si la podía reparar, me quedara con ella. La pantalla no hice más que conectarla a la pc nueva, y no duró ni medio día; se escocotó! Así que ni modo, compré otra, la más barata que había en Wal-Mart de Guayama. Y aquí estoy detrás del teclado, avivando la llama de vida que casi se extinguió el pasado 2017. Como te dije, hay dos metas que quisiera alcanzar en esta tercera vida: la primera – el establecimiento del primer centro de rehabilitación post cirugías, traumas y/o operaciones. Ése es el sueño de la enfermera de Home Care que me ayudó a que curara prontamente. Sí, ella misma – Torayma (o Toraima?) Santiago; me he esmerado por dar con ella, hasta en el Facebook, pero no la he encontrado. Quisiera ayudarla a que su sueño y también mío algún día en un futuro cercano se haga una realidad. Y el segundo y no menos importante para mí y sé que para muchas otras personas, sabe Dios si tú mismo, querido lector – Que lo que fue la primera imprenta digital en el sur de Puerto Rico, resurja como Guayama Digital Community Press. Convirtiendo lo que fue GDP en GDCP, al servicio de la comunidad que desee publicar sus historias, en especial de los devastadores huracanes Irma y María en septiembre del 2017. Aunque usted o tú no lo creas, aún al día de hoy, ya a casi un año y medio, siguen muchas casas destruidas, sin techos y lo más triste que he observado – los viejitos con sus andadores, bastones y carritos de ruedas haciendo lo imposible para poder realizar sus gestiones diarias. Muchas veces haciendo largas filas, de pie, quien sabe si dolientes y con cincuenta mil males, simplemente porque de seguro, no tienen a nadie que los ayude. Y si lo tienen, poco les importa su desgracia. Ignorando que, si no morimos antes, todos llegaremos a enfermarnos, envejecer, ser arrojados a un albergue de viejitos, mejor conocidos con los nombres o calificativos de hogar de envejecientes, hogar sustitutos, egidas, etc., o simplemente, como cité en el título de uno de los capítulos anteriores: ¿Última parada antes de la muerte? o ¿antesala al infierno? Opine usted. Yo sé lo que es estar en uno de ellos y no hablo por hablar o difamar: simplemente lo viví porque estuve allí. 90


Mis sueños tal vez son enormes pero no imposibles. Sé lo que es la fuerza del voluntariado y la unión de almas buenas, serviciales y solidarias. Se necesita no solo dinero, mucho dinero, para que esto se haga realidad. Pero ya ustedes ven que mientras estuve recluido y posteriormente en un hogar para viejitos, mi casa, gracias a esas almas bondadosas se transformó en mi nueva casa. Finalizo con la frase que usaba Don Nolín: ¡Que el Señor tenga misericordia de nosotros y nos bendiga! Oh, y esta también, que estará trillada pero todos recordarán: #PuertoRicoseLevanta. Como cité anteriormente: parece ser un crimen en Puerto Rico al siglo veinte ser mayor de edad (60+) y encima de eso, no solo estarce muriendo de hambre con pocos o ningún recurso económico, pero tú y yo podemos contribuir al cambio. Demuestra de qué estamos hechos los puertorriqueños, boricuas de pura cepa! Únete al cabio, o si se ve más llamativo así: #ÚnetealCambio . Como te introduje, ahora al próximo nivel – el mercadeo digital o e-store. Agradezco a www.FMWeb.club y a su presidente fundador, Francisco Miguel Arroyo, quien con su paciencia (no mucha, no te creas) me está ayudando a lograr que este sueño se haga realidad. Para el que cree, todo es posible

! Banco Santander de Puerto Rico Ruta: 021502341 Cuenta #: 3107650260

91


Finalizado el viernes 1 de marzo, 2018 a las 4:10 pm, hora del Este.

CUÁL ES TU SUEÑO? ANÓTALO AQUÍ

_________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ 92


APENDICES -01CARTA AL MUNICIPIO DE GUAYAMA PARA REMOCION DE LOS PERROS

93


-02CARTA AUTORIZANDO A RAMON CHITO ARROYO PARA GESTIONAR AYUDAS A MI FAVOR

94


95


-03RESPUESTA DE LA OFICINA DE ASISTENCIA AL CIUDADANO FORTALEZA

96


-11ER RESULTADO LABORATORIO A ENERO 24, 2018

97


-2-

CARTA A SUPERVISOR SRM – JOSE A. CORDOVA 24 junio, 2013.

Sr. José E. Córdova Flores Supervisor Sección Cuentas por Cobrar y Recaudaciones SRM Email: srm_correspondenciaconsulta@srm.pr.gov

Saludos cordiales. En los pasados días posteriores al 17 del corriente mes de junio 2013, tras notar que no recibí el depósito directo del SRM correspondiente a la primera quincena de junio 2013, tras varias llamadas al SRM, números telefónicos (787) 7548311 y 777-1500, ext. 2066, 2069, recibí diversas explicaciones por las que no había sido recibido tal depósito directo. Inclusive se me instruyó que pasara por el banco a cargo de dicha tarjeta de pago directo para corroborar si había habido problemas con el depósito directo de junio 14, 2013 (Vea Historial de transacciones Banco Popular de 1 mayo a 19 junio, 2013 adjunto); donde la oficial bancaria verificó y certificó que tal depósito directo correspondiente a junio 14, 2013 no se hizo. Noraima Vázquez (ext., 2066), me devolvió la llamada posteriormente indicándome que al revisar mi expediente se 98


indicaba en el mismo que yo aparecía trabajando con Educación al presente; le indiqué que desde el 1 de diciembre 2011 yo había solicitado una licencia por enfermedad al D.E. y que sólo trabajé con Educación del 1 agosto 2011 a ese mismo día 1 diciembre 2011 (vea Certificación del D.E. adjunto). Que el expediente no estaba actualizado. Posteriormente fui informado por la persona a cargo de haber retirado el pago directo (ext. 2069), Sr. Pedro Pizarro, que se me había sacado del sistema de pensión (pay card) o tarjeta de depósito de Nómina de SRM y que se me había facturado el tiempo cobrado debido a estar trabajado (vea Facturas adjuntas). Me comuniqué a la extensión de usted Sr. Córdova (ext. 2199) y tras no lograr comunicarme telefónicamente con usted, en ese momento le dejé dos mensajes en su buzón de correo para que se comunicara conmigo, (junio 18 y 19), lo cual no ha pasado a este momento. Sr. Córdova Flores, entiendo que su explicación para suspender dicho pago y posteriores facturas se fundamentan en datos no actualizados en mi expediente, y por ende, erróneos al presente. Le informo que inmediatamente solicité licencia por enfermedad al D.E. efectiva al 1 de diciembre 2011 y la misma ser aceptada por el D.E. al 16 de enero 2012 (vea Aceptación de solicitud licencia por enfermedad adjunta) me personé a la Oficina Regional de Ponce de JRM para llevar a cabo trámites de retiro nuevamente, en ese momento por haber cumplido 55 años de edad el 19 nov. 2011. No puedo precisar la fecha exacta pero sí puedo asegurar que fue entre el 2 de diciembre 99


2011 y enero 2012, antes y posterior al 16 de enero 2012. También le puedo indicar que en el momento de mi visita a dicha oficina regional del SRM en Ponce, (en esos días la ubicación de la misma no era en el primer piso del edificio aún); se me informó por el empleado de JRM Ponce que me atendió que en ese momento dicha oficina no contaba con los recursos de Trabajador Social; que la misma se hallaba enferma y/o retirada por enfermedad. Recuerdo haber llenado a mano un papel solicitando se tramitara nuevamente mi retiro por edad y años de servicios trabajado. El joven empleado me informó que sometería la petición a San Juan para que me asignaran un T.S. de JRM Central. Desconozco al día de hoy que tal solicitud haya sido atendida ya haya sido por la oficina de Ponce por falta de un/a T.S. en ese momento o por alguna otra razón o razones ajenas a mi conocimiento y voluntad. Simplemente entiendo se me ha penalizado por la carencia de seguimiento y actualización de mi expediente con JRM ajena a mi gestión en ese periodo de tiempo. Más aún, a mediados de diciembre 2012, visité la Oficina de JRM Ponce (ya en sus nuevas facilidades en el primer piso) y aún a esa fecha se me informó que investigarían mi expediente ya que aparecía como que estaba aún trabajando con D.E. a lo que le indiqué que dicha información en el sistema no estaba actualizada; ya que yo no soy empleado del D.E. ni estoy trabajando con Educación desde y a partir del 1 de diciembre, 2011. La última visita realizada por mi persona a dicha oficina de JRM Ponce fue para el 8 de marzo, 2013. Solicito de usted, Sr. Córdova Flores, reconsidere su gestión 100


de cobro y facturación hacia mi persona. Las bases para su proceder y gestión se fundamentan en una premisa errónea e inclusive mal tratante y abusiva, desproveyéndome en este momento de mi fuente de sustento que trabajé con muchísimos sacrificios, especialmente de salud para lograrlo. Me está penalizando por falta de responsabilidad y ejecutoria cuando tal negligencia ha sido provocada por descuido y falta de actualización de información por la propia JRM.

Atentamente,

__________________________

Pablo Fernández Colón. Email: profpfernandez@gmail.com Cel.: 939-268-4718

cc: OPPI

101


102


1 de diciembre, 2011 Sra. A. Ruiz, Directora Escolar S.U. Juan Alemany Silva, Distrito Escolar Guayama Saludos. Por la presente carta yo, Pablo Fernández Colón, S.S. 584-06-7284, maestro de inglés nivel secundario, y con nombramiento transitorio, solicito una licencia por enfermedad debido a dificultades con la voz (afonía) por el uso continuo de las cuerdas vocales en mi desempeño de maestro de inglés, nivel intermedio. Acompaño certificación médica detallada de las condiciones encontradas por el médico.

Esta solicitud es vigente para el resto del año escolar 2011-2012 ( 1 diciembre de 2011 a mayo 31, 2012). Sin nada más al respecto, firmo la misma. Att.:

Pablo Fernández Colón

103


104


105


106


107


108


109


110


111


Partes del Examen para Ed. D. No aprobaciรณn del componente de Fundamentos

112


SOLICITUD PARA EXAMEN DE GRADO Nombre PABLO FERNANDEZ COLON

# Est. 842-74-3010

Dirección postal: H-168 URB. BLONDET GUAYAMA, PR

Tel. Res. Oficina

939-268-4718

00784 Componente que solicita (para quienes han aprobado algún

Área de especialidad Administración y Supervisión

componente) Orientación y Consejería Especialidad Currículo y Enseñanza en _ENS INGL 2DO IDIOMA

Fundamentos Investigación

Sesión académica para la que solicita el examen (semestre y año académico) 2DO SEM 2013-2014

¿Solicita acomodo razonable? Sí

No

¿Qué tipo de acomodo o condición? SOY PACIENTE OSTOMIZADO Y CON UN SOLO OJO; REQUIERO MAS TIEMPO O DESCANSO ENTRE RATOS, ILUMINACION ADECUADA Y PODER IR AL BAÑO FRECUENTEMENTE. Encuesta: ¿Desearía que el examen escrito basado en preguntas

Solicita tomar el examen por : Primera vez Tercera vez

Segunda vez

abiertas se pudiera contestar con el uso de la computadora? Sí

No

Modalidad(es) seleccionada(s)

Especialidad: APROBADA

Fundamentos: NO APROBADA

Investigación: APROBADA

113


UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO RECINTO DE RÍO PIEDRAS FACULTAD DE EDUCACION DEPARTAMENTO DE ESTUDIOS GRADUADOS

114


Secuencia

Medulares (6 créditos)

Investigació n (9 créditos)

(A) Aprobados (B) Progreso

Curso

Crédito s

EDUC 8145 IMPL LING INGL 2DO IDIOM

3

(A)

A

EDUC 6517 PRINCIPIOS DE CURRICULO

3

(A)

A

EDUC 8029 CONSTRUC DISEÑO CURRICULAR

3

(A)

A

EDUC 8028 EVALUACION DEL CURRICULO

3

(A)

A

EDUC 8140 APREND, ADQUISIC LENGUAJE

3

(A)

A

EDUC 8076 INVESTIGACI ON POR ENCUESTAS

3

(A)

B

EDUC 6530 INVESTIGACI ON CUALITATIVA

3

(A)

C

EDUC 8030 EVAL SISTEMAS Y PROGRAMAS EDUC

3

(B)

EDUC 8266 INVESTIGACI ON ETNOGRAFIC A

3

(C)

115

Calificaci ón

C


Fundament os (9 créditos)

Especialida d (9 créditos)

Otros cursos

EDUC 8130 PROGRAMA INGLES 2DO IDIOMA

3

(A)

A

EDUC 8009 TEORIAS DEL APRENDIZAJE

3

(A)

A

EDUC 8056 DESARROLLO COGNOSCITI VO

3

(A)

A

EDUC 8010 SOC, CULTURA EDUC CARIBE

3

(A)

A

INGL 8007 NACIMIENTO Y MUERTE LENGUAJE

3

(A)

C

INGL 8005 PIDGINS AND CREOLES IN THE CARIBBEAN

3

(A)

A

INGL 6488 LITERATURA, LENGUA Y CULTURA DEL CA

3

(A)

B

EDUC 8025 EDUCACION COMPARADA

3

(A)

B

(3 créditos)

116


PARA USO DEL DEPARTAMENTO DE ESTUDIOS GRADUADOS

Solicitud aprobada: Sí No

Firma Consejero(a): Fecha:

117


COMPONENTE DE FUNDAMENTOS DE LA EDUCACIÓN APROVADO

118


UNIVERSITY OF PUERTO RICO RÍO PIEDRAS CAMPUS FACULTY OF EDUCATION DEPARTAMENT OF GRADUATE STUDIES EXAM APPLICATION FOR DOCTORAL DEGREE

Name: PABLO FERNANDEZ COLON

Student #: 842-74-3010

Postal address: H-168 URB. BLONDET GUAYAMA, PR

Res. Tel:

939-268-4718

Office

00784 Components you apply for (for those students who have previously approved some component/s)

Área of Specialization Administration and Supervision

Specialty Guidance and Counseling Fundaments Teaching and Curriculum in TESOL Academic Session for exam (semester and academic year) 2ND SEM 2013-2014

Investigation ¿Do you apply for a reasonable accommodation? Yes No For what condition? I am an ostomised patient with left eye only; I require more time or occasional rest time in addition to adequate light and permit for frequent restroom exits.

Survey: ¿Would you like open-questions of exam to be answered with the use of a computer? Yes

Application for exam for : First Time Third Time

No

119

Second Time


Modality(ies) selected

Specialty: APPROVED Investigation: APPROVED

Fundaments: *Approved on April 10, 2014

Fundaments: APPROVED

APPROVED PRE REQUIREMENT COURSES FOR TAKING THE EXAM

(A Approve ) d Progres (B s )

Sequence

Course

Credit s

Medulars (6 credits)

EDUC 8145 LING IMPL ENGL 2ND LANGUAGE

3

(A)

A

EDUC 6517 PRINCIPLES OF CURRICULUM

3

(A)

A

EDUC 8029 CONSTRUC DISEÑO CURRICULAR

3

(A)

A

EDUC 8028 EVALUATION OF THE CURRICULUM

3

(A)

A

EDUC 8140 LEARN, ADQUISIC LANGUAGE

3

(A)

A

EDUC 8076

3

(A)

B

Investigatio n (9

SURVEY 120

Calificatio n


credits)

RESEARCH EDUC 6530

3

(A)

C

3

(B)

NOT REQUIRE D

3

(A)

C

EDUC 8130

ESL PROGRAM

3

(A)

A

EDUC 8009 LEARNING THEORIES

3

(A)

A

EDUC 8056 COGNOSCITIVE DEVELOPMENT

3

(A)

A

EDUC 8900 EXAM FOR ED.D. CANDIDACY

0

(A)

P

Candidacy Exam for ED.D.

EDUC 8900 EXAM FOR ED.D. CANDIDACY

0

Specialty (9 credits)

EDUC 8010 SOC, CULTURE EDUC OF THE CARIBBEAN

3

(A)

A

QUALITATIVE RESEARCH EDUC 8030

EVAL SYSTEMS AND EDUC PROGRAMMES EDUC 8266

ETHNOGRAPHI C RESEARCH Fundament s (9 credits)

121


Other Courses

INGL 8007 LENGUAGE BIRTH AND DEATH

3

(A)

C

INGL 8005 PIDGINS AND CREOLES IN THE CARIBBEAN

3

(A)

B

INGL 6488 CARIBBEAN LITERATURE, LANGUAGE AND CULTURE

3

(A)

A

INGL-6499 ENG PHONOLOGY SEMINAR

3

(A)

B

EDUC 8025 COMPARATIVE EDUCATION

3

(A)

B

(3 credits)

FOR USE OF DEPARTAMENT OF GRADUEATE STUDIES Date NOVEMBER 20, 2013

Signature

Director of Graduate Studies Approved Application: Yes

No

Eduardo Suarez Silverio, Ed.D. Signature: Date: April 10, 2014

122


-3-

INCORPORACION GESWI

Banco Santander de Puerto Rico Ruta: 021502341 Cuenta #: 3107650260 123


124


GESWI EIN

125


-4DONA VIDA WWW.DONEVIDAPUERTORICO.ORG

126


127


128


DATOS BIOGRÁFICOS DEL AUTOR

Pablo Fernández Colón, cuarto y último hijo de quien en vida fueron Pablo Fernández Burgos y María Luisa Colón Navarro, Mrs. Colón, ambos naturales de Maunabo, Puerto Rico. Nace un 19 de noviembre del 1956 en la misma ciudad de Maunabo, al igual que todos sus hermanos, Jesús David, (QEPD), Carmen Leticia (QEPD) y Ruth (QEPD). Pablo Fernández Colón es estudiante de nivel doctoral en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras, Facultad de Educación, especializado en Currículo y Enseñanza del Inglés como Segundo Idioma (Ed. D. TESL) hasta el 2016. Además posee una Maestría en Artes, especializado en la Enseñanza del Inglés como Segundo Idioma (M.A. TESL) en 1985; egresado de la misma universidad, al igual que un Bachillerato o Licenciatura en Artes con un Menor o sub-especialización en la Enseñanza del Inglés como Segundo Idioma (B.A. TESL) en 1980 de la misma Universidad de Puerto Rico, UPR, pero del Colegio Universitario de Humacao de la Universidad de Puerto Rico (CUH) conocido actualmente como Recinto de la UPR en Humacao (UPRH). 129


Graduado en Teología Bíblica del Instituto Bíblico “Peña de Horeb” (ahora Colegio Bíblico “Peña de Horeb”) del Concilio Iglesia Pentecostal de Jesucristo Inc., Misión Internacional (ahora conocido por sus siglas IPJMI) en Yauco Puerto Rico al 1984.

Su conversión y ministerios: Convertido al cristianismo en la ciudad de Nueva York el 13 de julio de 1971, en la iglesia Asamblea de Iglesias Pentecostales de Jesucristo Inc., en la Westfarm Road del Bronx, gracias a la grabación del Evangelista internacional Yiye Ávila “Terremoto”, lo que lo tocó y movió a aceptar a Cristo como su salvador personal.

130


En 1973 regresa de Nueva York a su ciudad natal de Maunabo Puerto Rico junto a sus padres el también ministro de Jesucristo, Pablo Fernández Burgos (QEPD). En el verano del 1973 se hace miembro de la Iglesia Pentecostal de Jesucristo Inc. (IPJ) de la Barriada Marín de Guayama Puerto Rico, iglesia pastoreada para entonces por el Rev. Francisco Berberena Sánchez, uno de tres fundadores del Concilio IPJ (The Last Warrior), (QEPD). Fue líder juvenil cristiano desde 1974 al 1981 del Concilio IPJ, ocupando las posiciones de presidente local de Jóvenes, (enero 1974), Vice-Presidente del Distrito o Sección Este de Puerto Rico (julio 1974) y Presidente Insular (1975-1976, y 1980). Perteneció a la Directiva Insular de Jóvenes IPJ desde 1975 al 1981(ahora denominada Juviem PR). Ministro del Evangelio de Jesucristo desde 1980. Dirigió el Periódico “Sol de Justicia” como órgano oficial del Departamento de la Juventud (Juviem PR) IPJ desde 1980-1987. Se desempeñó como maestro de Teología Bíblica del Concilio IPJ desde 1983 al 1988, cuando sale del Concilio IPJ y forma parte de la 1ra Iglesia Metodista Charles W. Drees Memorial en Guayama Puerto Rico. En la Iglesia Metodista se desempeña como ministro de la música, llegando a ser Director del Ministerio Musical de la IM de Guayama y participante de la Agrupación “Salterio y Arpa”, originalmente metodista, luego inter-denominacional, dirigida por José de Jesús, miembro también de la IM de Guayama. Fueron sus pastores metodistas el fenecido Rev. Bienvenido Güisao, posteriormente, su sucesor pastoral de la IM de Guayama, el Rev. Pedro Valentín Peláez Sepúlveda hasta el 2005. Ambos descansan en el Señor. Para el 2005, se traslada con el Rev. Miguel Ramos Lozada de la Iglesia Metodista de Guayama, a la ciudad de Coamo, Barrio Los Llanos para ayudarlo en el ministerio de la música. Ejerció allí 131


funciones de Director de Adoración y Ministerio Musical. Además se desempeñó como Presidente de Relaciones Pastorales de la IM en Coamo durante 2007-2009. A diciembre del 2010, ejerció como Ministro y Pastor Asistente de la Iglesia Cristiana Misionera Mundial Inc., junto al Rev. Carlos Rosa, Q.E.P.D. y su amada esposa la trabajadora social Elizabeth Lynn, también fenecida, Q.E.P.D., en la ciudad de Guayama, Puerto Rico. Del 2011 al 2014 perteneció al Concilio Iglesia Evangélica Unida de Puerto Rico, Congregación u obra nueva de Guayama, donde se desempeñó como predicador, músico y maestro. Al 2016 funge como misionero inter-denominacional apoyando diversos ministerios en varios pueblos de Puerto Rico. Al 2016, además es soldado (miembro) del Ejército de Salvación, Cuerpo de Guayama, Puerto Rico hasta el momento presente. Ejerce además, ministerios por internet o cibernéticos (Cyber Predicador) desde el año 2008 al presente, dirigiendo las emisoras cibernéticas “Puerto Rico Digital Radio”, “Radio Salvación PR” y “Radio Latitudes”; proveyéndoles acceso a la red mundial a distintos ministerios como lo son la Iglesia Pentecostal Unción y Avivamiento de Guayama PR, pastor Rev. Pablo Sánchez Ortiz, Iglesia Adventista del 7mo Día de Guayama, Iglesia Cristiana Misionera Mundial de Guayama e Iglesia La Familia de Las Marías, Puerto Rico, pastoreada por el Rev. Ricci Ruiz Ríos. Profesión secular: En su fase secular, se desempeñó como profesor de inglés como segundo idioma del sistema de Educación Pública de Puerto Rico desde 1980 al 2008. Parcialmente regresa a la enseñanza pública en los años 2011, 2014 y finalmente 2016, año en que retiró como maestro de enseñanza pública. 132


También ejerció como maestro de destrezas básicas en el antiguo Campamento Penal y Correccional de Guavate en Cayey, PR, durante un semestre en enero – julio,1982 proveyendo conocimientos en Inglés y Matemáticas además de Español a confinados de custodias media y mínima. Durante sus estudios de maestría en la UPR en Rio Piedras PR, fungió como Especialista en Destrezas de Aprendizaje en Español e Inglés en el Colegio Universitario Tecnológico de la UPR en Bayamón (CUTB), ahora llamado por sus siglas UPRB por año y medio (sept. 1985 a dic. 1986). Ejerció su profesión como educador en la enseñanza del inglés como segundo idioma (TESL) también en la James Monroe HS en el Bronx, NY durante dos años: 1992-1994; precisamente la escuela donde estudió sus grados 10 y 11 en 1971 al 1973, veinte años antes. Se desempeñó también como educador en la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto de Guayama desde 1985 al 2003. Y posteriormente, en la Universidad del Este, (SUAGM) en Santa Isabel Puerto Rico desde enero 2012 a mayo, 2016.

Sus Momentos Difíciles: Su salud tomó un giro sorpresivo para mediados del 1995, llevándolo casi a la muerte en el 1998, siendo hospitalizado por casi siete meses en el Hospital Episcopal Cristo Redentor de Guayama, PR debido a Colitis Ulcerosa, una condición muy poco conocida para entonces. Como resultado de la Colitis Ulcerosa, se le extirpó su intestino grueso o colon, siendo sometido a una colostomía y, como él mismo señala: “como si no fuera suficiente perder mi intestino, la vesícula también, perder a mi padre en el mismo año (1998) y ver a mi madre postrada 133


en una silla de ruedas por un infarto y luego innumerables derrames cerebrales, en el mismo año, como gracia perdí mi ojo derecho, como resultado de la Colitis Ulcerosa en una probabilidad de uno en diez millones de probabilidades; siendo el primer caso de esta índole en todo Puerto Rico ”. Al día de hoy Pablo Fernández Colón, “el profe”, es un ejemplo vivo de la gracia y poder milagroso de Dios. Entre sus metas están, en adición a la publicación de este libro, y además de publicar su autobiografía “De Regreso a la Vida” (2003), “Transformación de Hombre a Ángel”, (2004), “Poemas Nacidos del Alma” (2007) y “Mi Amigo Pinto” al 2007, “Historia del Cristianismo en Puerto Rico, sus Fundamentos Teológicos e Históricos al 2010”, https://issuu.com/pablofernandez024/docs/historia_del_ cristianismo_en_pr , “Estudios Bíblicos de Formación Cristiana” (2011), “Trascendiendo al Infinito” (2013), “Interpretando al Apóstol Pablo, dentro de un marco de inteligencia spiritual e internas” (2014), Periódico NEWS (2009, 2011, 2013, 2015, 2019), Vidas (2011), Estudios Bíblicos de Formación Cristiana (2011), Restaura tus Circuitos Existenciales (2013), Caribe Digital Magazine (2012-2015, 2019), Etnografía de un Pueblo: Puerto Rico (2013), Asian Families Languages in the Pre-Columbian America (2013), The Orisha Tradition: A living Culture in the Caribbean (2013), Behind the Carnival Masks (2013) y The Inner Knowledge: A new Paradigm in The Teaching and Learning Processes (2014). Diseño de un Modelo de Educación Personalizada Inspirado en el Aprendizaje para toda la Vida (2014), Trascendiendo al Infinito, Dentro de un modelo de Inteligencia Espiritual e Interna (2014) y BIOGRAPHIES: A Reading Approach in ESL As Paradigm in the Resilience Learning and Teaching Processes (2015) y The Use of Biographies for the Development of Proficient ESL Readers (2016) – Dissertation Project for 134


the ED.D. Todos estos libros están disponibles en: https://issuu.com/pablofernandez024/docs Además de otros varios libros que lleva en curso; está el fundar una universidad teológica académica para conferir títulos universitarios en Divinidad, y si el Señor no ha venido antes y se lo permite, otorgar grados Post-Graduados en Divinidad a nivel de Maestría y Doctorado. A tales fines, incorpora “Global Evangelism and Social Work Inc., GESWI, el 13 de agosto, 2013. Al día de hoy, finaliza estudios conducentes a un doctorado en educación en la enseñanza de inglés como segundo idioma (Ed. D. in TESOL) en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras, Puerto Rico los cuales se hayan en su etapa final de Disertación. Entre sus metas futuras está el reubicarse en China y países asiáticos para compartir su fe y testimonio con la nueva iglesia creciente en estos países. Tras varias gestiones, llega a sus sesenta años y ya es un maestro retirado efectivo al 3 de octubre del 2016. En el 2017, desde mayo 18 que sale de su casa hacia la sala de emergencias del Hospital Episcopal San Lucas, ahora Hospital Menonita de Guayama, no es hasta el 14 de diciembre del 2017 que regresa a su hogar, nuevamente, tras haber estado dos meses en el hospital (mayo 19, - diciembre 14, 2017) donde recibe una segunda cirugía del intestino delgado, una ileostomía, surgen complicaciones post-cirugía y es ubicado en el Hogar de Envejecientes Oasis de Bendiciones y Amor en el barrio Jauca del pueblo de Santa Isabel, donde es ubicado por el Departamento de la Familia por solicitud propia, para recibir tratamiento médico tras la ileostomía. Un tratamiento que finalizó al mes y medio de haber llegado allí directamente desde el hospital el 18 de julio, 2017 pero es hasta casi 135


seis meses después, desde este día hasta el 14 de diciembre, 2017, que al fin regresa a su hogar completamente restaurado y habilitado al igual que su casa, transformada por voluntarios, algunos anónimos, quienes le pusieron su casa como nueva. Tras las experiencias vividas durante estos ocho meses del 2017, sí, tras también haber sobrevivido a los súper huracanes Irma y María en septiembre del 2017, vive sus propias vicisitudes que se narran en este libro. Tiene ahora dos grandes sueños que desea alcanzar: el establecimiento del primer centro de rehabilitación post cirugías o traumas, lo cual no existe aún en Puerto Rico, y segundo: convertir lo que una vez fue Guayama Digital Printing, la primera impresora digital en todo el sur de la Isla - 1999, antes negocio con fines de lucro, a una empresa “non-profit” o sin ánimos de lucrarse: Guayama Digital Community Press; una división de servicios de edición, impresión, publicación y mercadeo tanto tradicional como digital a personas que interesen dar a conocer sus vivencias, mediante Global Evangelism and Social Work, Inc., GESWI, como su corporación “non-profit” impulsora. Le deseamos éxito en todo sus ministerios y empresas al servicio de Jesucristo y de la humanidad.

Banco Santander de Puerto Rico Ruta: 021502341 Cuenta #: 3107650260 136


CUÁL ES TU SUEÑO? ANÓTALO AQUÍ

_________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________ _________________________________________

137


138

Profile for Pablo Fernandez

Mi Tercera Vida en un mismo cuerpo  

New
Advertisement