Page 1

LA PALANCA

Ciertos artilugios se basan en un procedimiento simple diseñado sobre un punto de apoyo que consigue multiplicar la fuerza ejercida en un determinado lugar de la palanca para superar una resistencia. Para conseguirlo se hace necesario aumentar el recorrido existente entre el sitio en donde se realiza la fuerza y el punto de apoyo. Muchas herramientas e instrumentos de uso común en nuestros días aplican el principio de la palanca para su funcionamiento.

R

Resistencia

O

Punto de Apoyo

Fuerza

PALANCAS DE PRIMER GÉNERO La situación del punto de apoyo en relación con la resistencia y la fuerza determina la clase de palanca. En la de primer género, el punto de apoyo (llamado fulcro) se encuentra entre la fuerza y la resistencia, como sucede en el caso de las tijeras, la balanza, las tenazas y el columpio.

R

O

• Las tijeras: un ejemplo de palanca de primer género.

PALANCAS DE SEGUNDO GÉNERO

PALANCAS DE TERCER GÉNERO

En esta clase de palancas, el punto de apoyo se sitúa en un extremo y la resistencia se localiza entre la fuerza y el punto de apoyo. Algunos artilugios que se corresponden con este tipo son el cascanueces, la carretilla y el abrebotellas.

En este caso, el punto de apoyo también se encuentra en uno de los extremos y la fuerza actúa entre la resistencia y el punto de apoyo. Las pinzas y el antebrazo humano representan ejemplos de palancas de tercer género.

R O • El cascanueces: un ejemplo de palanca de segundo género.

HISTORIA DE LA PALANCA 384 - 322 A de C • ARISTOTELES Este filósofo griego escribe tratados de física y enuncia la ley de la palanca.

287 - 212 A de C • ARQUÍMEDES El científico griego formula el principio de la palanca y diseña diversos inventos mecánicos. Con un simple movimiento de la mano, lanza una pesada embarcación desde la playa al mar, por medio de un juego de palancas y poleas.

R

O • Las pinzas: un ejemplo de palanca de tercer género.

DADME UN PUNTO DE APOYO... Y MOVERÉ EL MUNDO Para mover una carga pesada situada en un extremo de la palanca (como la piedra de la imagen), la clave se centra en situar el punto de apoyo a una larga distancia de donde se ejerce la fuerza y a corta distancia de la resistencia, con lo que el esfuerzo necesario es menor. Así se confirma el principio de la palanca, que afirma que la fuerza multiplicada por su distancia al punto de apoyo es igual a la multiplicación de la resistencia por el recorrido al fulcro.

1452 - 1519 • LEONARDO DA VINCI Artista y humanista italiano, explica el funcionamiento y las aplicaciones de la palanca.

1530 - 1590 • BENEDETTI El nombre de este matemático italiano se utliza para designar el brazo de la palanca.

Infografía: Carolina de los Arcos Textos:Manuel Irusta / EL MUNDO

Palancas  

Ciertos artilugios se basan en un procedimiento simple diseñado sobre un punto de apoyo que consigue multiplicar la fuerza ejercida en un de...