Issuu on Google+


EL OBISPO MISIONERO DE COLOMBIA OCTUBRE MISIONERO

L

a relación y compromiso de Monseñor Miguel Ángel Builes Gómez, Obispo de Santa Rosa de Osos (1924-1971), Fundador del Seminario de Misiones Extranjeras de Yarumal IMEY (3 de julio de 1927), de la Congregación de Hermanas Misioneras de Santa Teresita (11 de abril de 1929), de las Teresitas Contemplativas (11 de abril de 1939) y de la Congregación de Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias (11 de octubre de 1951), con la Iglesia misionera no fue ocasional. Fue total y permanente. El hizo de la misión, de la propagación de la fe, su vida misma. Cumpliendo a cabalidad sus obligaciones como Obispo diocesano, su compromiso siempre fue con la Iglesia nacional, con la Iglesia universal. Por tal motivo es conocido como el Obispo misionero de Colombia.

las necesidades materiales y espirituales de cada parroquia, los problemas individuales de los fieles y buscando medios para conservar y hacer fructificar la fe en su Iglesia Particular” (Oscar Osorio Jaramillo MXY, Miguel Ángel Builes UN PROFETA DEL ACONTECER NACIONAL. Año centenario de su nacimiento 18881988, página 139). La Diócesis de Santa Rosa de Osos llegó a ser, como el Obispo diocesano, la Diócesis misionera de Colombia. El trabajo incansable en este sentido de 43 años de esfuerzo episcopal, no se resistió y rindió un rico tributo en sacerdotes, religiosas y en aportes económicos para beneficio de la misión universal. Este tema no puede ser tangencial en la actividad episcopal, aún del económico en bien de las misiones, sino que debe ocupar la constante preocupación del Obispo en su ministerio diocesano. No es posible pensar que en este tema haya descuido, despreocupación y mucho menos un intencional olvido.

Son tantas y tantas las facetas que se deben considerar en la vida y obras de este egregio Pastor de la Iglesia en Colombia, ya ampliamente profundizadas por sus hijos de fundación, LA FAMILIA MAB (Familia Miguel Ángel Builes), que desde esta REVISTA DE MISIONES, nos unimos a los firmes propósitos de continuar la divulgación de todo lo concerniente a la vida y obras de este santo Pastor.

Es mucho, variado y rico el material que esta Sede Nacional de Obras Misionales Pontificias prepara con esmero y envía oportunamente a cada Jurisdicción Eclesiástica del País, a través de los Directores diocesanos de OMP y de Pastoral Misionera para ser distribuido en todas las parroquias. Con la mención, animación y acompañamiento oportuno del Obispo diocesano, con el esmero y dedicación del Director diocesano de OMP y con la ayuda de todos los Párrocos y coordinadores de sectores, seguro que alcanzaremos los objetivos marcados para este año de enriquecer el espíritu misionero de nuestros fieles y ellos, con sobrada generosidad, sabrán dar desde su pobreza el óbolo que llegará a cubrir tantas necesidades de la Iglesia misionera. Recordemos que lo hacemos en nombre de la Iglesia Universal y que en la medida que seamos solícitos en cuidar con delicadeza el cumplimiento de todos estos objetivos, Dios no se dejará ganar en generosidad para bien también de nuestras Iglesias Particulares. Reteniendo para otros propósitos diocesanos la generosidad de nuestros fieles con esta intención particular, estamos frenando la copiosa ayuda que seguramente nos llegará por la acción del Espíritu Santo. El que sabe dar se está preparando para recibir.

Quise acompañar el título de este escrito con la mención de OCTUBRE MISIONERO, para enfatizar sobre el inmenso valor y la urgente necesidad que tiene el Obispo diocesano de animar y acompañar todas las actividades misioneras pedidas por la Iglesia Universal para vivir, cada año en octubre, de una manera más sentida, la misionariedad que nos pide el hecho de ser bautizados. Hoy con Aparecida de ser discípulos misioneros. Está claro que allí en donde el Obispo no acompaña continuamente el tema de la misión, la Iglesia Particular se repliega sobre sí misma cerrándose a la acción multiplicadora del Espíritu de dones, carismas y ministerios. “No exageran en modo alguno quienes comparan al señor Builes en su acción pastoral con San Carlos Borromeo. En efecto como la de éste, la labor episcopal del Obispo de Santa Rosa de Osos fue de extraordinaria significación. El desvelo y dedicación del señor Builes a su parcela diocesana estuvieron marcados por desbordados anhelos de la salvación del mundo entero. En forma periódica recorría todo el territorio diocesano, manifestando su continua y paternal solicitud por los sacerdotes, conociendo directamente

Mario Álvarez Gómez Pbro.

1

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


Contenido

Editorial El Obispo Misionero de Colombia - Octubre Misionero

1

Intenciones Misioneras Intenciones misioneras para septiembre y octubre

3

Puente Misionero Habla Señor que tu siervo escucha

4

Actualidad El Camino de la fe

6

El corazón del Papa Mensaje para la Jornada Misionera Mundial 2012

8

Misión Colombia La Misión es la alegría del encuentro con el otro

10

Figuras misioneras Beata Madre Laura Montoya Upegui

12

Luces para el camino Cuando la fe se comunica, crece

14

Tema central : Mons. Miguel A. Builes Yo pensaba que él iba a ser un Santo Declaración año de espiritualidad MAB

16 19 22

Especial Resultado Colecta DOMUND 2011

OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS REVISTA MISIONES FUNDADA EN JUNIO DE 1925 ISS 0122-563 Septiembre - octubre de 2012 Año 88 N. 788 Director: Pbro. Mario Álvarez Gómez Cordinación y Redacción Dirección Nacional OMP Diseño y Diagramación Aura B. Guacaneme A. Dpto. de Comunicaciones OMP Impresión Instituto San Pablo Apóstol www.ispaeducacion.edu.co Pbx: (1) 202 0657 Valor de Suscripción: Un año (6 numeros) $ 25.000

Reviviendo el espíritu misionero Apoyo pleno a Obras Misionales

24

Así vamos POPF Pontificia Obra de la Propagación de la Fe

26

Pbx: 3689693 - 2442070

Así vamos POIAM Pontificia Obra de Infancia y Adolescencia Misionera

28

comunicaciones@ompdecolombia.org

Así vamos POSPA Pontificia Obra de San Pedro Apóstol

30

Bogotá D.C., Colombia

Así vamos PUM Pontificia Unión Misional

32

Para Pensar

34

Rincón Misionero

35

Notimisión

36

Administración y Suscripciones Transv. 28B # 36-70 Fax: 2699840

www.ompdecolombia.org

2012 Revista de Misiones es una publicación de las Obras Misionales Pontificias de Colombia (OMP) dirigida a las familias y a los grupos misioneros. Su objetivo es informar sobre la labor misionera de la Iglesia en Colombia, así como incentivar y promover, dentro de los colombianos, una mayor conciencia de Misión Ad gentes.

Nuestra Portada Compartimos el afiche del DOMINGO MUNDIAL DE LAS MISIONES que desde las OMP de Colombia se ofrece para la animación misionera. El rostro de Jesús sonriente en el momento de su Bautismo está acompañado por los colores de los cinco continentes, la frase “Redescubramos la alegría de creer” está inspirada en el mensaje del Santo Padre para la Jornada Misionera de este año.

Tarifa Postal Reducida N. 2007 - 304


SEPTIEMBRE Para que aumente en las comunidades cristianas la disponibilidad al envío de misioneros, sacerdotes y laicos, y de recursos concretos a las Iglesias más pobres. Nuestra Iglesia tiene como opción preferencial el trabajo con los más pobres, pues son ellos los “hermanos más pequeños” (Cf. Mt 25, 40) por quienes Jesús también nos manifestó su predilección. Este testimonio evangélico es fuente de evangelización para el mundo, pues la actitud desinteresada de la Iglesia sensibiliza a la humanidad y contrasta el egoísmo generalizado (Cf. RM, 42), de tal manera que la presencia viva del Padre se proyecta en cada manifestación de amor hecha por un hijo suyo, un misionero, que ha sido enviado por Jesucristo y ungido por el Santo Espíritu.

Archivo fotográfico Centro Nacional Misionero

Amado Señor, en tus manos colocamos cada proyecto misionero de nuestro país que esté inspirado en la solidaridad con los más pobres, brinda los recursos posibles para su desarrollo e irradia tu Espíritu Santo en la fidelidad de tus discípulos misioneros.

OCTUBRE Para que la celebración de la Jornada Misionera Mundial sea ocasión de un renovado empeño misionero. “¡Ay de mí si no evangelizo!, dice el apóstol Pablo (1 Co. 9,16). Estas palabras resuenan con fuerza para cada cristiano y para cada comunidad cristiana en todos los continentes. También en las Iglesias presentes en los territorios de misión, Iglesias en su mayoría jóvenes, frecuentemente de reciente creación, el carácter misionero se ha hecho una dimensión connatural, incluso cuando ellas mismas aún necesitan misioneros. Muchos sacerdotes, religiosos y religiosas de todas partes del mundo, numerosos laicos y hasta familias enteras dejan sus países, sus comunidades locales y se van a otras Iglesias para testimoniar y anunciar el Nombre de Cristo, en el cual la humanidad encuentra la salvación.” (Mensaje Benedicto XVI para la Jornada Misionera Mundial 2012)

Sede Nacional OMP de Colombia

Rogamos Señor, tu bendición sobre los misioneros del mundo, especialmente de nuestro País que entregados a tu santo Amor, se han ido lejos de los suyos optando por la labor misionera. También rogamos por todas aquellas personas que hacen parte de las Obras y Programas de las OMP de Colombia, para que durante el mes de octubre trabajemos con Oración, Sacrificio y Ofrenda por tu Reino.

3

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


HABLA, SEÑOR, QUE TU SIERVO ESCUCHA Testimonio Misionero de Samir García, Director Diocesano OMP de Istmina-Tadó

N

arrar una experiencia misionera es, esencialmente, compartir un encuentro de amor que se ha tenido con Dios y que ha impulsado a “ir a la otra orilla”, a salir de sí mismo para ir al encuentro con el otro. Por eso, para titular el artículo, ubico esta cita del primer libro de Samuel 3, 10, que narra la experiencia del encuentro, que en su juventud, tuvo el profeta con Dios. El Señor lo llama en repetidas ocasiones y, por inspiración del Sacerdote Elí, Samuel responde: “Habla, Señor, que

tu Siervo escucha”. En ese preciso instante comienza su gran misión profética. Por eso, el punto de partida de la misión tiene lugar en un encuentro personal con Dios, en una experiencia que nos deja sin palabras, sólo podemos decir: “Habla, Señor, que tu siervo escucha”. La misión nos pide silenciarnos para que sea Dios quien hable, primero a mí que soy llamado a una tarea específica y, segundo, a todas las personas que

Samir García con niños de Infancia Misionera. Corregimiento de Primavera

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

4

Él mismo pone a nuestro lado. Estoy convencido que Dios me llamó a ser misionero, que su providencia me envió a la Diócesis de Istmina– Tadó, un lugar que conocía sólo por cultura general y por los reportes en las noticias en que escuchaba hablar de pobreza, injusticias y violencia; y en muy pocas ocasiones visualizaba algunas noticias de felicidad y esperanza para los habitantes de esta región; pero nunca imaginé que éste sería el lugar que Dios había destinado para continuar fortaleciendo mi


“Me he dado cuenta que para Dios lo más importante no es el quehacer sino el ser...” Seminaristas de las Diócesis de Istmina-Tadó en viaje misionero por el río San Juan

vocación misionera. Sin embargo, tras decirle a Dios: “Habla, Señor, que tu siervo escucha”, inmediatamente aparecieron sus ángeles (en lenguaje figurado) que me guiaron hasta este paraíso terrenal. Y aquí, Dios continúa forjando en mí el SER y quehacer misionero. Me he dado cuenta que para Dios lo más importante no es el quehacer sino el ser, aquello que brota desde dentro, que poco o nada se ve, pero que se vive, se experimenta y se construye en contacto con la realidad. Por eso, precisamente, hago énfasis en el tema de la “escucha”. El misionero lo que hace es escuchar a Dios que habla a cada instante en los acontecimientos cotidianos. Esa ha sido mi experiencia: llegué a esta hermosa Diócesis colombiana, llamada Istmina–Tadó, ubicada en el departamento de Chocó, en la región pacífica de Colombia. Su territorio limita con Panamá al extremo noroeste y con el océano pacífico al occidente. Cuenta con un área de 22.240 km², y tiene una población aproximada de 206.000 habitantes. Al aterrizar en esta región de selva tropical, que

lógicamente contiene una rica y extraordinaria biodiversidad, lo primero que dije a Dios fue: “Habla, Señor, que tu siervo escucha”. Y la primera palabra de Dios fue que iniciara por inculturizarme, que no fuera distinto a las personas que él me enviaba, sino que fuera uno más entre ellos; que los escuchara, compartiera con ellos, viviera con ellos y como ellos. Que imitara el ejemplo de la encarnación: Dios que sin ser hombre se hace hombre, pero no deja de ser Dios. Se hace uno de nosotros, semejante a todo menos en el pecado. Los ancianos y enfermos son quienes más me han enseñado. En ellos se hace presente Jesús, sufriente y lleno de amor, solo y engañado por los suyos. También los niños me hacen recordar aquellas palabras de Jesús: “de ellos es el reino de los cielos” (Mt. 19, 13-15). Su inocencia, su pureza, su alegría y libertad son valores que transparentan y hacen presente el Reino de Dios. También he tenido que vivir el dolor que causan los indiferentes, los que no creen en Dios, o los que creen en Dios pero no le creen a Dios; aquellos que asesinan y quitan la libertad,

5

que roban la paz y el oro de los habitantes, que esclavizan, llenan de temor e impiden la felicidad del pueblo negro e indígena, de los que se dicen poderosos y roban el presupuesto para la salud, la inversión y el bienestar del pueblo chocoano… Y aquí está el gran reto como misionero, no de cómo eliminarlos, sino de cómo ser puente para que se encuentren con Jesús y experimenten también en Él la salvación. No alcanzarían las páginas de esta revista para compartir cada una de las experiencias de esta misión. Por eso, he querido, en pocas líneas, transmitir lo que el Señor, Buen Pastor, me ha permitido vivir hasta ahora. Y aprovecho para invitarlo, querido lector, a que como Samuel le diga a Dios: “Habla, Señor, que tu siervo escucha”, y se decida venir a compartir conmigo y con muchos misioneros, acá en el Chocó y en muchos otros lugares del mundo, la experiencia de la Resurrección que trae felicidad, paz y libertad; y en la que experimentamos con total certeza la la promesa de Jesús: “Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt. 28, 20).

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


EL CAMINO DE LA FE, PARA RENOVAR EL ENCUENTRO CON CRISTO

Pbro. Álvaro Javier Chamorro G. *

E

l Papa Benedicto XVI, mediante la carta apostólica “Porta Fidei”, ha convocado a toda la Iglesia a celebrar y desarrollar el “Año de la Fe” cuya finalidad es: “redescubrir el camino de la fe para iluminar de manera cada vez más clara la alegría y el entusiasmo renovado del encuentro con Cristo”. A la vez hacer memoria del “cincuenta aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y los veinticinco años de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica”. Por tanto, el año de la fe es un tiempo privilegiado para todos y cada uno de los bautizados, para profundizar en la comunión con Dios Padre, acrecentar el encuentro con Jesús y abrir el corazón y la mente a la acción del Espíritu Santo. Para leer la historia de vida personal y de

FE “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Cf. Hb. 11, 1)

los pueblos a la luz del Evangelio y ser en el mundo signos y semillas de vida, capaces de entender, dialogar y discernir la verdad del hombre y del mundo actual.

¿Por qué el año de la fe? Las sociedad como las culturas actuales en las que existe, crece, se forma y desarrolla el ser humano se han reconstruido desde la ciencia y la tecnología, erigiendo un mundo donde todo es comprobado, explicado y técnicamente sustentado; de este proceso resulta la verdad, la objetividad y por consiguiente, el conocimiento de la realidad. Ahora bien, el ser humano no solamente es razón, ciencia y tecnología, también es espiritual, religioso y creyente. A través de estas dos ópticas vive y explica el mundo y la realidad que lo inunda. Cabe anotar que el auge de la ciencia y la tecnología ha impactado entre los hombres y las mujeres, llegando a definir estilos de vida y tipos de relaciones e incluso a categorizar la vida de las personas en premodernas, modernas e hipermodernas; entre estas categorías y al interior de las mismas, las personas se miran y se

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

6

relacionan con cierta sospecha, razón por la cual el hombre de nuestro tiempo es un ser bastante conectado y fuertemente individualista, lleva la vida en un presente continuo, le dificulta abrirse al otro y a los demás. Enmarca los sentidos de vida en el horizonte de lo inmediato y en la convicción incondicional de sus capacidades, de ahí que, cuando fracasa se sumerge en la tristeza, en la angustia, la rebeldía y en culpar a los otros de sus situaciones. Por consiguiente el año de la fe que ha planteado la Iglesia, debe ser recibido por todos los bautizados como una invitación a abrir el corazón al Señor Jesús para empezar con la luz y el amor de El, un auténtico y renovado camino de conversión y de crecimiento interior; hay que asumirlo como un tiempo de reflexión sobre el sendero de la vida de cada uno y de nuestros pueblos, descubriendo la presencia continua y amorosa de Dios a lo largo de la historia (Cf. Ef. 1, 9); también hay que tomarlo como una oportunidad para hacer un alto en el camino de la vida y visualizar el norte de la existencia en el horizonte infinito de Cristo resucitado (Cf. Mt. 11, 27; Jn. 14, 9). Ciertamente el año de la fe debe ser la ocasión para hacer la lectura del


libro de la vida, donde el misterio de Dios se mezcla con el del hombre y, el mundo como el lugar donde se teje la historia, supera las dimensiones espacio-temporales y se proyecta lo trascendente, orientando al ser humano a fascinarse por el misterio envolvente (Cf. Ex. 33, 11; Jn. 15, 1415), que lo lleva a descubrir sus raíces en la bondad y sabiduría divina; para desde allí, contemplar la verdad de Dios, del hombre y del mundo y comunicarla a los demás, no como un dato, sino como una experiencia de vida, libertad y amor. Para alcanzar esto se requiere conjugar ciencia y fe, constancia y amor, conocimiento y humildad (Cf. 1 Cor. 13, 1-13). Lo cierto es que el año de la fe ha de llevar a la reconciliación con las verdades eternas que se han constituido en pilares fundantes de la sociedad y cultura de los pueblos; desde estas verdades se abre un horizonte de esperanza y de vida (Cf. Rm. 6, 4), para los hombres y los pueblos que han sufrido el flagelo de la injusticia y la exclusión, propias de un sistema que le apuesta más al tener que al ser, que se orienta fuertemente al capital financiero que al capital humano, que incrementa la riqueza de unos pocos y reparte las migajas entre las mayorías (Cf. Lc. 16, 19-31), condenándolos a una lucha continua para poder sobrevivir.

¿Qué es la fe? La fe es la actitud interior del hombre para ver, contemplar, admirar y fascinarse por el misterio de la vida, cuyo origen está en el amor desbordante de Dios que se revela y supera los esquemas de la ciencia, puesto que, a donde se considera comprendido y explicado, surge una nueva arista que vuelve a encantar al ser humano, llevándolo a emprender nuevamente un camino de profundidad. De allí que para el texto de los Hebreos 11, 1 la fe sea “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Es decir,

Conferencia en la Unidad Educativa Matovelle - Quito

la fe no solamente es creencia en verdades abstractas, sino que ella es un camino de conocimiento, de libertad, amor y vida. No cabe duda que la fe es un acto personal y de confianza para responder libre y conscientemente a la iniciativa de Dios que se revela y que interpela no solamente el corazón, sino también la mente y la voluntad del hombre (Cf. Gén. 12, 2-3); para responder a la interpelación que Dios hace, el hombre no solamente debe seguir el camino de la razón y de la ciencia para llegar al conocimiento de la verdad, claro es que le aporta muchos elementos, pero no la comprensión de todo; también debe acudir a la fe para contemplar, comprender y comunicar no una verdad, sino la verdad esperanzadora y de vida, que le vuelve el sentido y el amor por el Otro y los otros (Cf. Jn. 1, 1-18). La fe no es un acto aislado, se la recibió de otro en el marco de una comunidad y se une al camino (Cf. Jn. 14, 6-9) para luego transmitirla a otros para que también se unan y consoliden la fraternidad (Cf. Hch. 4, 32; 1 Cor. 1, 21). Con todo y lo anterior la carta “Porta Fidei” en el numeral 7 expresa: “la fe solo crece y se fortalece creyendo; no hay otra posibilidad para poseer la certeza sobre la propia vida que

7

abandonarse en las manos de un amor que se experimenta siempre como más grande porque tiene su origen en Dios”.

¿Cómo vivir el Año de la Fe? El año de la fe como itinerario para una auténtica y sincera conversión lleva a retornar a la Sagrada Escritura para contemplar la revelación del amor de Dios por el hombre y descubrir la acción salvadora a lo largo de la historia. Hay que acercarse a ella con fe para entender el mensaje, orar para escuchar a Dios que habla y con inteligencia para leer los signos de los tiempos a la Luz de la Palabra. Hay que leer, estudiar, meditar y orar con la Palabra de Dios de manera personal y comunitaria. También hay que celebrar y vivir la Eucaristía fuente y culmen de toda la vida cristiana; Jesús, el Evangelio del Padre, está presente en la Eucaristía, se nos da como alimento y renueva la nueva alianza con cada uno de nosotros. Es importante que en el año de la fe se retorne al Catecismo de la Iglesia Católica, para conocer y comprender de manera pedagógica el misterio de Dios y las verdades fundamentales de la fe. * Misionero Oblato Rector de la Unidad Educativa Matovelle –Quito

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


MENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI PARA LA JORNADA MISIONERA MUNDIAL 2012

“Llamados a hacer resplandecer la Palabra de verdad” (Porta Fidei, 6)

proclamación del Año de la Fe, también yo he dicho que Cristo “hoy como ayer, nos envía por los caminos del mundo para proclamar su Evangelio a todos los pueblos de la tierra” (Carta Apostólica Porta fidei, 7); una proclamación que, como afirmó también el Siervo de Dios Pablo VI en su Exhortación Apostólica Evangelii Nuntiandi, “no constituye para la Iglesia algo de orden facultativo: está de por medio el deber que le incumbe, por mandato del Señor, con vista a que los hombres crean y se salven. Sí, este mensaje es necesario.

Se ofrecen algunos apartes

L

a celebración de la Jornada Misionera Mundial de este año adquiere un significado especial. La celebración del 50 aniversario del comienzo del Concilio Vaticano II, la apertura del Año de la Fe y el Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización, contribuyen a reafirmar la voluntad de la Iglesia de comprometerse con más valor y celo en la misión ad gentes, para que el Evangelio llegue hasta los confines de la tierra.

Eclesiología misionera “Los hombres que esperan a Cristo son todavía un número inmenso”, comentó el Beato Juan Pablo II en su Encíclica Redemptoris Missio sobre la validez del mandato misionero, y agregaba: “No podemos permanecer tranquilos, pensando en los millones de hermanos y hermanas, redimidos también por la Sangre de Cristo, que viven sin conocer el amor de Dios” (n. 86). En la Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

8


formas para poder comunicar eficazmente la Palabra de Dios” (Verbum Domini, 97). Esto exige, ante todo, una renovada adhesión de fe personal y comunitaria en el Evangelio de Jesucristo. En efecto, uno de los obstáculos para el impulso de la evangelización es la crisis de fe, no sólo en el mundo occidental, sino en la mayoría de la humanidad. Es necesario renovar el entusiasmo de comunicar la fe para promover una Nueva Evangelización de las comunidades y de los países de antigua tradición cristiana, que están perdiendo la referencia de Dios, de forma que se pueda redescubrir la alegría de creer. Familias Misioneras de Caucasia

La fe es un don que se nos ha dado para ser Es único. De ningún modo podría ser reemplazado” compartido. Es el don más importante que se nos (n. 5). Necesitamos por tanto retomar el mismo fervor ha dado en nuestra existencia y que no podemos apostólico de las primeras comunidades cristianas guardarnos para nosotros mismos. que, pequeñas e indefensas, fueron capaces de difundir el Evangelio en todo el mundo entonces El anuncio se transforma en caridad conocido mediante su anuncio y testimonio. Se trata de una expresión de profunda comunión, de un compartir y de una caridad entre las Iglesias, para que cada hombre pueda escuchar o volver a escuchar el anuncio que cura y, así, acercarse a los Sacramentos, fuente de la verdadera vida.

El encargo de anunciar el Evangelio en todas las partes de la tierra pertenece principalmente a los Obispos, primeros responsables de la evangelización del mundo, ya sea como miembros del colegio episcopal, o como pastores de las Iglesias Particulares. Ellos (…) hacen “visible el espíritu y el celo misionero del Pueblo de Dios, para que toda la Diócesis se haga misionera” (ibíd., 38).

Junto a este grande signo de fe que se transforma en caridad, recuerdo y agradezco a las Obras Misionales Pontificias, instrumento de cooperación en la misión universal de la Iglesia en el mundo. Por medio de sus actividades, el anuncio del Evangelio se convierte en una intervención de ayuda al prójimo, de justicia para los más pobres, de posibilidad de instrucción en los pueblos más recónditos, de asistencia médica en lugares remotos, de superación de la miseria, de rehabilitación de los marginados, de apoyo al desarrollo de los pueblos, de superación de las divisiones étnicas, de respeto por la vida en cada una de sus etapas.

La prioridad de evangelizar Para un Pastor, pues, el mandato de predicar el Evangelio no se agota en la atención por la parte del Pueblo de Dios que se le ha confiado a su cuidado pastoral, o en el envío de algún sacerdote, laico o laica Fidei Donum. Debe implicar todas las actividades de la Iglesia local, todos sus sectores y, en resumidas cuentas, todo su ser y su trabajo. También hoy, la misión ad gentes debe ser el horizonte constante y el paradigma en todas las actividades eclesiales.

Con el Beato John Henry Newman, quisiera implorar: “Acompaña, oh Señor, a tus misioneros en las tierras por evangelizar; pon las palabras justas en sus labios, haz fructífero su trabajo”. Que la Virgen María, Madre de la Iglesia y Estrella de la Evangelización, acompañe a todos los misioneros del Evangelio.

La fe y el anuncio “El inmenso horizonte de la misión de la Iglesia, la complejidad de la situación actual, requieren hoy nuevas

9

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


LA MISIÓN ES LA ALEGRÍA DEL ENCUENTRO CON EL OTRO

E

stamos en el mes de octubre el mes de la Misión, y son muchos los acontecimientos eclesiales que se juntan para hacer de este mes algo inolvidable. La Iglesia Católica es por esencia misionera, y esto explica por qué tantos movimientos en octubre. El Papa Benedicto XVI convoca a un Sínodo de obispos, del 7 al 28 que justamente se va a ocupar de “la nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”; se celebran los 25 años del Catecismo

Universal de la Iglesia, que se editó con motivo de los 30 años del Concilio Vaticano II y justo, para celebrar ahora los 50 de este gran evento, y para dar nuevo impulso a la misión de toda la Iglesia, se inicia el Año de la fe, que va desde el 11 de este año hasta el 24 de noviembre del 2013, solemnidad de Cristo Rey. Un mes muy entretenido, en el que además celebramos en el penúltimo domingo la “Jornada Mundial de las Misiones”. ¡ Y como si fuera poco en este mes celebramos el inicio de la gesta evangelizadora en el Nuevo Continente Americano!

Fray Mario Rafael Toro Puerta, OFM.*

¿De dónde arranca este impulso misionero? ¿de dónde viene el entusiasmo por salir al encuentro del otro para transmitirle la Buena Nueva de Jesús? De la fe que nos empuja, nos lanza, nos abre los ojos para reconocer en el otro a alguien más que otro... Que nos permite ofrecerle “la mirada de amor que él necesita” como nos dice bellamente el Papa Benedicto. Es decir a la raíz de la misión está una dinámica que arranca del mismo Dios y a través del otro nos conduce a Él. “Si en mi vida falta completamente el contacto con Dios, podré ver en el prójimo solamente al otro, sin conseguir reconocer en él la imagen divina. Por el contrario, si en mi vida omito del todo la atención al otro queriendo ser sólo “piadoso” y cumplir con mis “deberes religiosos”, se marchita también la relación con Dios. Será únicamente una relación “correcta”, pero sin amor. Sólo mi disponibilidad para ayudar al prójimo, para manifestarle amor, me hace sensible también ante Dios” 1 1. Benedicto XVI La alegría de la fe. Editorial San Pablo, Bogotá, 2012, p. 22.

Niños y jóvenes en animación Misionera. Barrio Quiroga, Bogotá Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

10


“... Sólo mi disponibilidad para ayudar al prójimo, para manifestarle amor, me hace sensible también ante Dios” Es decir que el encuentro con el otro se hace significativo y tiene su encanto cuando la mediación del mismo es el encuentro con Dios. Qué bueno constatar que el encuentro con el otro está fundamentado en la fe. Por lo que muchas veces se dice sobre el tema se puede tener la sensación de que es un mero ejercicio sociológico. Pero no, hay todo un hecho de fe en esta acción. Es casi como reconocer que si yo no salgo al encuentro del otro, dejando a un lado las comodidades de mi vida cristiana, o mis apegos a la familia, a mis conceptos, a mi manera de ver el mundo, a mis prácticas devocionales, no podré encontrarme ni con el otro ni con el mismo Dios. Y es que este encuentro con el otro es misión, no tanto porque es una acción, un plan pastoral muy inteligentemente preparado sino sobre todo porque es un encuentro cercano, personal, una irradiación,

un testimonio. Fue lo que hicieron los primeros cristianos y por eso sedujeron a tantos paganos que se convertían al cristianismo viendo el amor que reinaba entre ellos2. Es decir en el encuentro con el otro, apoyados en la fe amorosa, estamos invitados a contagiar del entusiasmo por el Reino de Jesús. De lo que les pasó a los primeros cristianos podemos concluir que es el amor el que nos permite entrar en la existencia del otro aún aceptando la diversidad como barrera infranqueable3. Es por nuestra fe en Cristo Jesús que ya no somos extraños el uno para el otro. “Pueden separarnos continentes, culturas, estructuras sociales o también distancias históricas. Pero cuando nos encontramos nos conocemos en el mismo Señor, en la misma fe, en la misma esperanza, en el mismo amor que nos conforman” 4. Es la fe la que nos da la valentía de ir al otro diferente como Pablo en el Areópago de Atenas, a decirle “eso que adoráis sin conocerlo , os lo anuncio yo”(Hch. 17, 23) y de 2. Cf. Tertuliano , Apológetico, 39, 7. 3. Benedicto XVI, o. c. p. 99 4. Ibídem, p. 100

esa manera ir al otro a presentarle un hecho: Él se ha revelado.5 Y se revela cercano, en la persona adorable de Jesús. La Iglesia nos está invitando de muchas maneras a entrar en ese camino valiente de arriesgarnos a ir al encuentro del otro en el indiferente, en el no creyente, en el que profesa otra religión o participa de otro movimiento espiritual y aún cristiano. Tenemos que contagiar a muchos del entusiasmo que significa encontrarse con el que se ha revelado plenamente en la amorosa ternura de Jesús. Vivamos la JORNADA Mundial de las Misiones, este MES lleno de eventos que de alguna manera son y serán impactantes en la vida misionera de los creyentes, y el AÑO de la fe que se inicia como tiempos de gracia… como oportunidades para fortalecer desde la fe la alegría del encuentro con el otro en el camino de la misión. 5. Ibídem, p. 72 * Asesor de Etnias y Director del Departamento de Promoción de la Unidad y el Diálogo de la Conferencia Episcopal Colombiana. Facilitador del Programa Virtual de Formación Misionera, OMP de Colombia.

VI Congreso Nacional de Infancia y Adolescencia Misionera - Bucaramanga

11

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


Beata Laura Montoya Upegui Misionera Colombiana

Hna. Yaneth María Martínez B. HM *

N

ació en Jericó, Antioquia, Colombia, en 1874. Falleció en Medellín, en 1949. Hija de don Juan de la Cruz Montoya y doña Dolores Upegui. Su padre murió asesinado. Le correspondió vivir una difícil niñez y juventud. Tras muchos esfuerzos llega a ser una erudita en su tiempo. En 1893 se graduó como maestra. Profesora y pedagoga notoria, se dedicó a formar juventudes dentro de la fe cristiana y católica. A la edad de 30 años, siendo subdirectora de un colegio de niñas de familias de ingresos altos en Medellín, decidió trasladarse a Dabeiba (Antioquia) para trabajar con los indígenas Embera Chamí y desde entonces el resto de su vida al apostolado y las misiones. Practicó igualmente la literatura, escribiendo muy castizamente con un estilo comprensible y atractivo. Cultivó también, mientras desarrollaba su carrera pedagógica, la mística profunda y la oración contemplativa.

Pasión por Cristo y por las misiones Desde sus primeros años, su vida fue de incomprensiones y dolores. Supo lo que es sufrir como pobre huérfana, mendigando cariño entre sus mismos familiares. Aceptando con amor el sacrificio, fue dominando las dificultades del camino. La acción del Espíritu de Dios y la lectura espiritual especialmente de la Sagrada Escritura, la llevaron por los caminos de la oración contemplativa,  penitencia y el deseo de hacerse religiosa en el Claustro Carmelitano. Tenía sed de Dios y quería ir a Él “como bala de cañón”. Dentro de sus expresiones está: «Tuve fuerte deseo de tener tres largas vidas: La una para dedicarla a la adoración, la otra para pasarla en las humillaciones y la tercera para las misiones; pero al ofrecerle al Señor estos imposibles deseos, me pareció demasiado poco una vida para las misiones y le ofrecí el deseo de tener un millón de vidas para sacrificarlas en las misiones entre infieles. Mas, ¡he quedado muy triste! y le he repetido mucho

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

12

al Señor de mi alma esta saetilla: ¡Ay! ¡Que yo me muero al ver que nada soy y  que te quiero!». Mujer de avanzada, elige como celda la selva enmarañada y como sagrario la naturaleza andina, los bosques y cañadas, la exuberante vegetación en donde encuentra a Dios. Escribe a las Hermanas: ”No tienen sagrario pero tienen naturaleza; aunque la presencia de Dios es distinta, en las dos partes está y el amor debe saber buscarlo y hallarlo en donde quiera que se encuentre.”

www.madrelaura.org


Esta infatigable misionera, pasó nueve años en silla de ruedas sin dejar su apostolado de la palabra y de la pluma.

Obras y legados Asistida por Monseñor Maximiliano Crespo, Obispo de Santa Fe de Antioquia, fundó en 1914 en Dabeiba, una comunidad religiosa llamada Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena. Con esta fundación, la Madre Laura, quizá sin comprenderlo ella misma, rompió muchos moldes y paradigmas en boga que eran probadamente insuficientes para llevar a cabo su ideal misionero; sólo rompiendo los convencionalismos, lograron abrir un espacio a la mujer, permitiéndole realizar tareas que hasta entonces estaban reservadas a los hombres. Las Misioneras de la Madre Laura, como se conoce popularmente a la congregación que fundó, se encuentran hoy trabajando en por lo menos diecinueve países. También fundo el Colegio MADRE LAURA en Medellín, Antioquía

Beatificación Abierto en 1963 el proceso para beatificarla, en Medellín, el Tribunal Eclesiástico Católico comenzó a examinar a fondo virtudes y posibles milagros realizados por la Madre Laura. En el año 2006 este proceso, que duró cuarenta años, culminó. En Roma, SS. Juan Pablo II promulgó el Decreto de Beatificación de la Madre Laura el 25 de abril de 2004. Acudo al género lírico para resaltar rasgos de su espiritualidad.

www.madrelaura.org

Pedagoga y Formadora Desde su pubertad a Dios ora y deposita en él todas sus solicitudes, marca la pauta en su apostolado para andar con Dios a su lado. Para ganar la confianza de los nativos pide el favor al altísimo que retire las langostas pone a Dios en todo de testigo, con su mística profunda y oración a toda costa en el contacto con la naturaleza encontró el conocimiento de Dios y sus grandezas. Con sus ejercicios espirituales Nace la atracción por los más necesitados Le sigue la pasión por ir a todos los lugares Y le impulsa a llegar a los más alejados Acude a la intercesión de la Madre dolorosa Para llevar a cabo la empresa grandiosa En los momentos de silencio sueña con su empresa religiosa regando de Dios todos los espacios se imagina rodeada de selva gloriosa unas orando y otras trabajando para el mundo de los indígenas estar misionando. Hoy desde el cielo Beata Laura Montoya sigue la intercesión por las situaciones de misión que la Buena Nueva sea una joya que no se pierda ninguna vocación a la vida religiosa y sacerdotal por falta de ayuda espiritual y material. * Responsable Red Nacional de Ancianos y Enfermos Misioneros y Secretaria Nacional POPF

13

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


Dra. Consuelo Vélez Caro *

E

l reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo que un hombre encuentra y, por la alegría que le da, vende todo lo que se tiene y compra aquel campo” (Mt. 13, 44). Este pasaje bíblico, como las demás parábolas del reino, nos sitúa en el corazón de la misión: la vida cristiana no es un código ético sino una experiencia de encuentro con el Dios vivo por el que suspira nuestra alma (Cf. Sal. 84, 2; Sal. 42, 1-2), encuentro que alegra la vida y

la transforma por dentro. Es de esa alegría y esa transformación de donde surge el deseo incontenible de comunicar la Buena Nueva a todas las naciones, de anunciar al Jesús de la historia, de buscar que todos le conozcan, le amen y le sigan. Por eso el “Domingo Mundial de las Misiones” constituye un momento importante para tomar conciencia de la dimensión misionera de la vida cristiana pero, al mismo tiempo, es ocasión propicia para renovar el impulso, el Camboya. Archivo particular de P. Hernan Pinilla O. MXY

Cuando la fe se comunica, crece

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

14

ardor, el deseo, de llevar adelante esa tarea confiada. En primer lugar, conviene reflexionar sobre la dimensión misionera de nuestra vida de fe. La V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y Caribeño remarcó esa dimensión destacando, especialmente, la realidad eclesial en el horizonte de lo que llamó “Iglesia en estado permanente de misión”. Sin duda, esa es una tarea urgente. No vivimos ya en el régimen de cristiandad y por eso la misión ha de ser permanente y continua. Ya no hay un ambiente cristiano que permee fácilmente la cultura y eso supone que seamos “sal” (Mt. 5, 13) para dar sabor de Dios a la vida de cada día, y “luz” (Mt. 5, 1416) para descubrir la presencia del Señor en todas las acciones que realizamos. Sin embargo, eso no debe opacar el significado de la misión, entendida como llevar el anuncio explícito a todas partes, comunicar la Buena Noticia a los que no la han oído, ir “más allá de las fronteras” para anunciar a


Jesucristo en aquellos países y realidades donde el cristianismo no ha sido conocido y/o no ha podido ser anunciado libre y abiertamente, porque: “¿Cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿y cómo oirán sin haber quien les predique? (…) Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas noticias!” (Rm. 10, 14-15). En los llamados países de misión, la misión ad gentes sigue siendo urgente y necesaria. Urge explicitar el envío misionero, aunque muchas circunstancias hayan cambiado. Aquí es donde vale la pena recordar las comunidades religiosas que tienen como carisma específico la misión ad gentes y tantas otras personas que sienten ese llamado y se disponen a vivirlo. Es de admirar la entrega y compromiso de tantos varones y mujeres que dejan su cultura, sus bienes, sus planes personales, para

En tiempos de pluralismo cultural y religioso hemos de apelar a la creatividad y al desprendimiento para anunciar a Jesucristo

Muestra cultural durante el VI CONIAM en Bucaramanga

ir a tierras tantas veces inhóspitas, donde las enfermedades y las condiciones inhumanas de vivienda y alimentación son el pan cotidiano. No se puede negar la fuerza que tienen esos testimonios y la llamada que, sin palabras, nos hacen a un mayor compromiso de vida, a un amor realmente eficaz y encarnado entre los más necesitados. Esas vidas entregadas a la misión son las que también recordamos en este mes de octubre, mes misionero, y en el domingo mundial de las misiones. Por eso la urgencia de una oración que fortalezca ese trabajo y una puesta en práctica del compartir de bienes sin lo cual es muy difícil llevarlo adelante. Sin olvidar, por supuesto, el desear que sigan surgiendo vocaciones específicas a esta misión entre los más alejados y que permanezcan con alegría y fortaleza las que existen. En segundo lugar, es ocasión propicia para reflexionar sobre el nuevo horizonte en que ha de vivirse la misión ad gentes. En tiempos de pluralismo cultural y religioso hemos de apelar a la creatividad y al desprendimiento para anunciar a Jesucristo.

15

Creatividad porque se necesita dar un mensaje nuevo en medio de pueblos y realidades que tienen otros horizontes que han de ser respetados y valorados. Desprendimiento porque el anuncio que se hace, ha de ser “verdaderemente” gratuito y sin ningún tipo de imposición. Como decía Jesús a sus discípulos “gratis lo recibistes, dadlo gratis” (Mt 10, 8) porque la buena noticia es para ser comunicada con libertad, con alegría, con esperanza. En otras palabras, celebrar el Domingo Mundial de las Misiones; es recordar que la misión nos compromete a todos y hemos de apoyarnos mutuamente. Rezar por las vocaciones misioneras y apoyarlas afectiva y efectivamente. Unirnos a la Iglesia universal presente en tantos lugares apartados en formas tan ricas y diversas. Y no dejar de despertar en cada uno de nuestros corazones, el compromiso con la misión porque de ello depende la vitalidad de nuestra vida de fe. Cuando la fe se comunica, crece. Y esa es nuestra tarea y nuestro compromiso. * Teóloga Docente de la Pontificia U. Javeriana Facilitadora del Programa Virtual de Formación Misionera.

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


“YO PENSABA QUE éL IBA A SER UN SANTO” Él se sabía Obispo de la Iglesia Universal y jamás puso en duda que las batallas del Evangelio se hacen a campo abierto.

H

oy, 24 de julio de 2012, conversando con mi mamá sobre Monseñor Miguel Ángel Builes Gómez, Obispo de Santa Rosa de Osos desde 1924 hasta 1971, a quien ella conoció personalmente y conversó con él varias veces en sus visitas pastorales a mi parroquia, San Sebastián de Palmitas, hasta el año 2003 perteneciente a la Diócesis de Santa Rosa de Osos, hoy a la Arquidiócesis de Santafé de Antioquia, iniciada la conversación me dijo: “Yo pensaba que él iba a ser un santo”. Yo le respondí: mamá él es un santo, necesitamos es que el Santo Padre, en nombre de toda la Iglesia, lo declare Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

16

Pbro. Mario Álvarez Gómez *

santo para el mundo entero, para que todos podamos rendirle culto público de veneración por las virtudes de su vida sacerdotal. “Eso sí, es que él fue un santo. Entonces oremos por esta intención”. Seguro que quienes siguieron de cerca la vida y actividad del señor Builes, como siempre se le conoció, proclaman abiertamente la santidad de vida de este inmenso sacerdote y obispo. Seguro, también, que las almas sencillas y humildes que lo vieron, lo escucharon y siempre se sintieron impresionadas por las virtudes de este gran Obispo, lo digan y lo repitan continuamente en su interior con cierto deje de frustración: “Yo pensaba que él iba a ser un santo”. No faltarán también quienes por falta de información o atrapados por prejuicios ideológicos no señalen en él sino apasionamientos humanos. El anhelo de la santidad debe acompañar a todos los seguidores de Cristo. Todos los hombres estamos en capacidad de serlo y muchos lo son; cuánto más los bautizados, los cristianos, que recibimos las gracias necesarias y poseemos los signos eficaces que nos aseguran la santidad, como son los sacramentos. Si no somos santos es porque no queremos elegir como opción fundamental este camino y no disponemos todo en la vida para asegurarlo. El Señor Builes sí hizo esta opción fundamental y con qué coraje, deseo, determinación y disciplina anduvo los caminos más tortuosos que terminaron siendo los más placenteros,


Es que en la medida que avanza en el tiempo el recuerdo de su paso por esta tierra, se agiganta su figura, se crece inmensamente su testimonio y se aquilatan con inmenso valor sus enseñanzas

para alcanzar el propósito de su vida: SER SANTO. Y también alcanzó a manifestar que quería ser santo canonizable. Estos días que vivimos no están siendo fáciles. El apuro de una globalización que todos debemos alcanzar está opacando de tal manera el sentimiento personal de esfuerzo por lo bueno, el anhelo primigenio por lo bello y la búsqueda incesante de lo verdadero, que no queda tiempo ni siquiera para que haya lugar en nuestras agitadas vidas a pensar en la santidad. Para el común de nuestras gentes esto tiene sabor a trasnocho y para muchos de nosotros, ministros del Altar, parece que también. Estamos en el peligro de ser arrastrados por este oleaje de maldad y de olvido de Dios. Los tiempos vividos por el Señor Builes no fueron menos fáciles pero él supo ser heraldo del Evangelio enfrentando con valentía las más agudas vicisitudes del acontecer nacional. Él se sabía Obispo de la Iglesia Universal y jamás puso en duda que las batallas del Evangelio se hacen a campo abierto. Así lo había consignado como divisa en su escudo episcopal.

En hora buena, el Instituto de Misiones Extranjeras de Yarumal, la Congregación de Hermanas Misioneras de Santa Teresita, la Congregación de Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias y la Diócesis de Santa Rosa de Osos, nos invitan a vivir un año especial para conmemorar los 125 años del nacimiento de Monseñor Miguel Ángel Builes Gómez, el Obispo diocesano, el Padre fundador y el Pastor eximio del Pueblo de Dios. Es una oportunidad maravillosa para orar incansablemente a Dios rogándole que se allanen los caminos y pronto el Santo Padre proclame al mundo las virtudes heroicas del señor Builes, y se lo entregue a la Iglesia y a Colombia y al mundo como Beato y como Santo. En este hastío doloroso de la apología del mal y de la proclamación de la molicie a través de los medios de comunicación, necesitamos que la Iglesia nos presente verdaderos modelos de santidad; necesitamos nuevamente los ministros de la Iglesia proclamar sin temores y con inmensa alegría, todo sobre la vida y virtudes del Señor Builes. Seguro que falta mucha información, seguro que muchos conservan una imagen distorsionada de este gran pastor de la Iglesia en Colombia. REVISTA DE MISIONES se une a este propósito de las comunidades fundadas por el señor Builes y de su Iglesia Diocesana, Santa Rosa de Osos, Siervo de Dios Monseñor Miguel Ángel Builes

17

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


para recordarle a todos nuestros lectores la grandeza de vida de este paladín del Evangelio de Cristo y para dar a conocer a muchos que poco o nada han oído de este santo varón.

Serán nuevas imágenes verdaderas y distintas de un mismo e idéntico hombre; de ese personaje uno y polivalente que fue Miguel Ángel Builes

Es que en la medida que avanza en el tiempo el recuerdo de su paso por esta tierra, se agiganta su figura, se crece inmensamente su testimonio y se aquilatan con inmenso valor sus enseñanzas. Como señalamiento profético traigo estas dos siguientes acotaciones que deben espolear nuestro ánimo y alimentar el deseo de dar a conocer, allí donde estemos y por los medios a nuestro alcance, la figura y obra de este gran hombre de Iglesia: “Aparecerán, sin duda, en el futuro nuevos biógrafos e historiadores, procedentes de la Institución Javeriana o del Presbiterio de Santa Rosa de Osos o de alguna de nuestras Academias de Historia. Podrán aprovechar sus propios archivos que esta investigadora no tuvo oportunidad de consultar; probablemente sus juicios o criterios se teñirán de las preocupaciones entonces prevalentes, quedarán afectados por las perspectivas que impongan en ese

punto los avances de la investigación, los sondeos de la sicología, las nuevas claves y dimensiones de la espiritualidad. Serán nuevas imágenes verdaderas y distintas de un mismo e idéntico hombre; de ese personaje uno y polivalente que fue Miguel Ángel Builes”. (Carlos E. Mesa C.M.F en su introducción al libro Monseñor Builes, el hombre, el apóstol, el místico; de María Dolly Olano García, Misionera Teresita, 1978). “Mi labor ha sido la del primitivo colono que presintiendo la existencia de hermosas y ricas regiones, abre trocha en la montaña aún inexplorada; vendrán luego los audaces ingenieros que se aventuren por los caminos de la investigación, los artistas del estilo y del lenguaje, los intelectuales y los maestros de la teología y de la mística, que descubran las inmensas riquezas y muestren los amplios horizontes espirituales que mis ojos presienten en la historia del que en su vida terrena se llamó Monseñor Miguel Ángel Builes”. (María Dolly Olano García, Misionera Teresita, como introducción a la obra antes citada). Falta mucho por decir; falta mucho por escribir, falta mucho por anunciar del señor Builes. Este momento es oportuno para hacerlo. Siervo de Dios Monseñor Miguel Ángel Builes

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

* Director Nacional OMP de Colombia

18


Diócesis de Santa Rosa de Osos Instituto de Misiones Extranjeras de Yarumal Misioneras de Santa Teresita del Niño Jesús Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias DECLARACIÓN AÑO DE ESPIRITUALIDAD DEL SIERVO DE DIOS MIGUEL ÁNGEL BUILES GÓMEZ A LOS INSTITUTOS FUNDADOS POR EL SIERVO DE DIOS MONSEÑOR MIGUEL ÁNGEL BUILES GÓMEZ: Instituto de Misiones Extranjeras de Yarumal, Misioneras de Santa Teresita del Niño Jesús, Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias. A LOS SACERDOTES Y FELIGRESES DE LA DIÓCESIS DE SANTA ROSA DE OSOS A LAICOS ASOCIADOS A LOS INSTITUTOS MAB EL OBISPO DE SANTA ROSA DE OSOS, LOS SUPERIORES GENERALES DEL IMEY, DE LAS HERMANAS MISIONERAS DE SANTA TERESITA Y DE LAS HIJAS DE NUESTRA SEÑORA DE LAS MISERICORDIAS CONSIDERANDO: Que la vida y obra del Siervo de Dios, Miguel Ángel Builes Gómez, constituyen un hito en la historia de la Iglesia Colombiana, impregnándola con la huella de su rica espiritualidad; que su vida es paradigma válido para todas las generaciones en sus dimensiones espiritual y humana; que es justo y conveniente resaltar la figura del hombre de fe probada, como lo pide S.S. Benedicto XVI en el marco del “año de la Fe”; que el próximo 9 de septiembre se cumple el año 125 del nacimiento del Siervo de Dios Miguel Ángel Builes. DECLARAMOS Del 9 de septiembre de 2012 al 9 de septiembre 2012, “Año de espiritualidad del Siervo de Dios Miguel Ángel Builes”, espacio que será aprovechado para intensificar el conocimiento, valoración y asimilación de la rica herencia espiritual dejada para bien de sus hijos y de la Iglesia Universal, por tan sin igual Padre, Pastor y Profeta. Recordamos, aplicando al Siervo de Dios las palabras del libro del Eclesiástico: “hagamos el elogio de los hombres ilustres, de nuestros padres según su sucesión. De estos hombres de bien cuyas acciones justas no han quedado en el olvido. Con su linaje permanece una rica herencia, su posteridad. En las alianzas se mantuvo su linaje, y sus hijos gracias a ello. Para siempre permanece su linaje, y su gloria no se borrará. Sus cuerpos fueron sepultados en paz, y su nombre vive por generaciones. Su sabiduría comentarán los pueblos, su elogio lo publicará la asamblea. (Eclo 44, 11-15) Confiamos en que este será un año especial de gracias y bendiciones para la Diócesis y para los miembros activos de la Familia MAB.

Santa Rosa de Osos, julio 3 de 2012 85 Aniversario de la Fundación del IMEY

19

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


COMISIóN DE ESPIRITUALIDAD

“El apóstol no se encierra dentro de sí mismo, sino que se agita impulsado por el celo que es de suyo conquistador, inquieto, valeroso, resuelto y generoso, capaz de todos los sacrificios aún el de la propia vida con tal que todos se salven”

MAB 125 AÑOS

Justificación En reunión de los Actores de la Causa de Canonización del siervo de Dios Miguel Ángel Builes, efectuada en noviembre de 2011 se acordó decretar de septiembre 9 de 2012 a septiembre 9 de 2013 el “Año de Espiritualidad MAB” y conformar una comisión que se encargue de dar a conoce -a quienes no conocen- y revitalizar en la FAMILIA MAB, la espiritualidad del Siervo de Dios, con motivo de los 125 años de su nacimiento. Dicha comisión está integrada por: –– Padre Alberto Elías Palacio, por la Diócesis de Santa Rosa de Osos. –– Padre Bernardo Calle MXY, por los Misioneros Javerianos de Yarumal. –– Hna. Fabiola Hurtado, por las Hermanas Misioneras de Santa Teresita. –– Hna. Mariana Rosas, por las Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias. ACCIONES previstas para cumplir el objetivo:

(Miguel Ángel Builes Testamento Espiritual # 76)

C

on motivo de la celebración de los 125 años del nacimiento del Siervo de Dios Monseñor Miguel ángel Builes, “obispo misionero y un verdadero profeta del acontecer nacional”, sus hijos e hijas, y todos los que están comprometidos con la causa misionera de la Iglesia, se disponen a celebrar un año especial de espiritualidad, que como pueblo de Dios nos llevará a revitalizar la fe, redescubriendo la alegría de creer y la responsabilidad de evangelizar. Compartimos con todos la declaración oficial (pág. 19) y la programación que se llevará a efecto a partir de septiembre 09 de 2012 y que se prolongará hasta septiembre 09 de 2013

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

20

–– Creación de e-mail para comunicaciones: espiritualidadmab125@hotmail.com –– Banco de anécdotas y testimonios sobre la vida y virtudes del Siervo de Dios Miguel Ángel Builes. Responsable de recolectarlas: Comisión. –– Espacio en el portal de la Diócesis de Santa Rosa de Osos: Con enlaces a los portales y blogs de las tres comunidades: Instituto Misiones Extranjeras de Yarumal, Misioneras de Santa Teresita del Niño Jesús e Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias y Fundación MAB. Apoyo principal de la Delegación de Comunicaciones de la Diócesis de Santa Rosa de Osos. –– Boletín Virtual “Siervo de Dios Miguel Ángel Builes”, su verdadero rostro. Constará de 4 Págs: 1ª Editorial, 2ª y 3ª enseñanzas según la dimensión y 4ª testimonios.


Inicia la publicación de septiembre 9 de 2012, con la apertura del año de Espiritualidad MAB. Se hará tomando como punto de partida una dimensión de la espiritualidad de Monseñor Builes, en lo posible de acuerdo con el año litúrgico. Se solicitarán los editoriales por medio de carta a las personas designadas así:

Dimensión: Trinitaria Autor editorial: Mons. Antonio Bayter Abud Enseñanza: Misioneros Javerianos de Yarumal Fecha de publicación: Septiembre 9 de 2012

Dimensión: Humana Autor editorial: P. Bernardo Calle Ospina mxy Enseñanza. P. Alberto Elías Palacio Fecha de publicación: Marzo 9 de 2013

Dimensión: Teresiana Autor editorial: Hna. Nora Gómez V. MT. Enseñanza: Misioneras de Santa Teresita Fecha de publicación: Septiembre 29 de 2012

Dimensión: Pastor Autor editorial: Mons. Flavio Calle Zapata Enseñanza: Misioneros Javerianos de Yarumal Fecha de publicación: Abril 9 de 2013

Dimensión: Misionera Autor editorial: Mons. Belarmino Correa Y. MXY Enseñanza: Misioneros Javerianos de Yarumal Fecha de publicación: Octubre 9 de 2012

Dimensión: Mariana Autor editorial: Hna. Yolanda Salas Pacheco HM Enseñanza: Hijas de Ntra. Sra. De las Misericordias Fecha de publicación: Mayo 9 de 2013

Dimensión: Sacerdotal Autor editorial: P. Mario Álvarez Gómez , Director Nacional OMP Enseñanza: Misioneros Javerianos de Yarumal Fecha de publicación: Noviembre 9 de 2012

Dimensión: Eucarística Autor editorial: Mons. Edgar Tirado Mazo Enseñanza: Misioneras de Santa Teresita del Niño Jesús Fecha de publicación: Junio 9 de 2013

Dimensión: Cristológica Autor editorial: Mons. Gustavo Ángel Ramírez Enseñanza: Misioneros Javerianos de Yarumal Fecha de publicación: Diciembre 9 de 2012

Dimensión: Eclesial Autor editorial: Mons. Ricardo Tobón Restrepo Enseñanza: Misioneras de Santa Teresita del Niño Jesús Fecha de publicación: Julio 9 de 2013

Dimensión: Virtudes Teologales Autor editorial: P. Manuel Agudelo Mejía MXY Enseñanza: Hijas de Ntra. Sra. de las Misericordias Fecha de publicación: Enero 9 de 2013

Dimensión: Contemplativa Autor editorial: P. Oscar Osorio Jaramillo mxy Enseñanza: P. Gustavo Orozco MCA Fecha de publicación: Agosto 9 de 2013

Dimensión: Vida Consagrada Autor editorial: Hna. Alicia Luna Galvis. MT. Enseñanza: Misioneras de Santa Teresita del Niño Jesús Fecha de publicación: Febrero 9 de 2013

Dimensión: Misericordia Autor editorial: Hna. Fabiola Esquivel Villafañe HM Enseñanza: Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias Fecha de publicación: Septiembre 9 de 2013

21

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


RESULTADO COLECTA DOMUND AÑO 2011 Pbro. Mario Álvarez Gómez *

A

continuación, como cada año en la publicación de los meses de septiembre y octubre, REVISTA DE MISIONES da a conocer el resultado de la colecta económica en bien de las misiones de la Iglesia Universal, realizada durante todo el mes de octubre del año 2011 y, especialmente, el domingo 23 de octubre, penúltimo domingo de octubre del año 2011, cuando vivimos la Jornada Mundial de las Misiones. Hay que resaltar que es el resultado de un gran esfuerzo de los Señores obispos, de los párrocos, de las religiosas y de tantos laicos, coordinadores de sectores que animan alegremente a sus fieles a realizar actividades de todo tipo: bazares misioneros, comedores misioneros, rifas misioneras, mesas petitorias en bien de las misiones, concursos misioneros, los sobres para que todos los integrantes de la familia depositen su contribución económica, etc. El año 2011 tuvo un leve incremento del 4,80%, con respecto al incremento del año anterior, 2010, que fue del 12,46%. Es digno de resaltar que ya pasamos la barrera de los 2 mil millones de pesos. Confiamos en que este año, dada nuestra población, 46 millones de habitantes, y todos ellos dotados de un gran espíritu de generosidad, podamos incrementar muchísimo

más este aporte en bien de las misiones. Nuestra meta es de 3 mil millones. Es de tener en cuenta que este dinero, cumplidas todas las indicaciones hechas por Roma, se queda en nuestra Patria para atender algunas necesidades económicas en los 10 Vicariatos Apostólicos que existen en Colombia, la Diócesis de Buenaventura, y en menor escala otras Diócesis del País. Se trata de ayudas de dos tipos: SUBSIDIO ORDINARIO, lo que cada Vicariato Apostólico recibe regularmente cada año y SUBSIDIOS EXTRAORDINARIOS, de acuerdo a los proyectos que presenten en formación de catequistas, asistencia al clero, religiosas y laicos en misión, construcción de templos, lugares de culto y centros de formación. Es bueno que la comunidad católica colombiana se entere que se adelanta en la Sagrada Congregación para la Evangelización de los Pueblos, la petición de incremento de los llamados SUBSIDIOS ORDINARIOS para los Vicariatos de nuestra Patria. Esto se dará, sin duda, en la media que toda la Iglesia de Colombia se COLECTA PROPAGACIÓN DE LA FE (VICARIATOS APOSTÓLICOS) GRÁFICO COMPARATIVO 2011 - 2010

$ 300

VALOR DE LA COLECTA Cifra en millones

-8%

$ 250 $ 200

12%

$ 150 -27% 39%

-14%

1% 1%

5%

0%

$ 10

11%

97%

21%

1%

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

22

Mitú

Trinidad

Puerto Gaitán

Inirida

San Vte. Pto. Leguizamo

2010

Puerto Carreño

2011

Tierradentro

Güapí

Tunja

Villavicencio

Popayán

Santafé de Antioquia

Medellín

Manizalez

Ibagué

Cartagena

Calí

Bucaramanga

Bogotá

Barranquilla

$0 Nuevo Pamplona

2010

8%

$ 15

$5

17% 3%

$0

2011

1%

-11%

-24%

$ 50

147%

$ 20

San Andrés y Providencia

$ 100

$ 25

Leticia

VALOR DE LA COLECTA Cifra en millones

COLECTA PROPAGACIÓN DE LA FE (ARQUIDIÓCESIS) GRÁFICO COMPARATIVO 2011 - 2010


comprometa en hacer que esta colecta económica sea cada vez más significativa. Frente a países con menor número de habitantes, como Ecuador, estamos en clara desventaja. De acuerdo al Editorial de esta edición de la REVISTA DE MISIONES aliento a cada uno de los Señores Obispos, a los Directores Diocesanos de OMP, a todos los párrocos del País, a tantas religiosas y laicos que se comprometen en esta actividad, a renovar con alegría todos sus esfuerzos y demostrar que somos una Iglesia unida y comprometida con la misión. Es muy digna de resaltar la gran ayuda de las 13 Arquidiócesis del País y el año pasado elogiamos el gran esfuerzo de Barranquilla y Cartagena, en la Costa Caribe de Colombia, pues su incremento fue del 38,68% y del 24,44%, respectivamente, con respecto al año anterior. También tuvieron un significativo aumento Medellín y Tunja. Seguro que este año las 13 Arquidiócesis se lucirán en este sentido. Las 53 Diócesis del País están llamadas a dar razón de su gran capacidad en número y en fervor misionero. 30 de ellas elevaron su participación. Elogiamos y animamos a las Diócesis de Málaga–Soatá, Tibú, Ocaña, Girardota, Armenia, El Banco, Caldas, Santa Rosa de Osos, Girardot, Ipiales, cuyos incrementos superaron el 40% y en el caso de Málaga–Soatá y Tibú, el incremento fue del 158,99% y 131,32%, respectivamente. Felicitamos sinceramente a sus Obispos Diocesanos, a los sacerdotes, religiosas y todos sus fieles comprometidos en esta gran tarea. Respecto a los 10 Vicariatos Apostólicos del País, es apenas lógico que su contribución sea menor, pues son ellos los que necesitan esta ayuda. No obstante, elogiamos con creces el esfuerzo sobrehumano que hicieron Leticia y Tierradentro. Su contribución aumentó 147,06% en Leticia y 96,98% en Tierradentro. Digno de todo elogio y felicitación este gran esfuerzo. Inírida y Mitú, en medio de grandísimas dificultades, mantienen una alta contribución anual, que siempre está rondando por los 20 y 15 millones, respectivamente. Si supiéramos un poco las penurias por las que deben pasar tantos misioneros, sacerdotes, religiosas y laicos en estos Vicariatos Apostólicos, seguro que no escatimaríamos esfuerzos y menos aún, retendríamos en nuestras parroquias y diócesis este dinero, cuya donación tiene este objetivo específico: AYUDAR ECONÓMICAMENTE A NUESTRAS MISIONES. Confiemos en que este año Colombia responderá todavía más generosamente en este sentido y nuestros Vicariatos Apostólicos puedan sentir en algo aliviada su carga económica de sostenimiento. Gracias mil a toda Colombia por este gran esfuerzo. Que nuestro Señor Jesucristo les siga recompensando abundantemente su solicitud por la Iglesia Universal. * Director Nacional OMP de Colombia

23

COLECTA PROPAGACIÓN DE LA FE (DIÓCESIS) CUADRO COMPARATIVO 2011 - 2010 DIÓCESIS Apartadó Arauca Armenia Barrancabermeja Buenaventura Buga Caldas Cartago Chiquinquirá Cúcuta Duitama-Sogamoso El Banco El Espinal Engativá Facatativá Florencia Fontibón Garagoa Garzón Girardot Girardota Granada Ipiales Istmina - Tadó Jericó La Dorada - Guaduas Líbano - Honda Magangué Málaga - Soatá Mocoa - Sibundoy Montelíbano Montería Neiva Obispado Castrense Ocaña Palmira Pasto Pereira Quibdó Riohacha San José del Guaviare Santa Marta Santa Rosa de Osos Sincelejo Soacha Socorro - San Gil Sonsón - Rionegro Tibú Tumaco Valledupar Velez Yopal Zipaquirá

2011 $ 10`269.100 9`042.200 13`871.100 8`000.000 14`841.350 18`472.100 9`230.480 45`000.000 7`200.000 20`000.000 5`583.250 9`321.700 21`090.250 36.800.000 9`824.900 16`970.000 31`875.700 9.962.460 33`643.350 18`176.300 8`000.000 10`050.000 6`000.000 23`317.300 26`000.000 15`212.800 7`861.200 3`343.600 26`620.650 9`710.550 2`626.000 2`000.000 33`400.000 8`239.500 8`000.000 14`738.600 18`028.950 63`694.000 4381.500 10`938.600 6`060.340 23`822.300 92`707.450 15`500.000 4`500.000 15`762.000 161`351.237 13`178.375 2`076.500 27`047.100 4`626.000 10`211.000 9`094.750

2010 $ 9`795.200 9`020.000 8´278.650 20`000.000 16`555.550 19`394.998 6`178.500 49`577.150 7`000.000 26`045.000 6`600.000 6`064.000 21`336.700 36`242.000 9`357.895 15`461.000 24`904.500 9`273.150 35`000.000 12`554.350 4`660.355 9`100.000 4`200.000 23`623.750 25`000.000 15`884.350 8`227.500 5`500.000 10`278.750 16`143.400 3`807.850 14.274.700 35`889.850 6`005.400 4`426.000 17`903.000 17`550.000 55`125.500 5`716.900 9`464.200 12`011.990 20`572.050 63`829.797 12`127.900 4`949.100 24`422.600 148`782.450 5`697.100 2`751.800 21`476.500 4`510.300 7`440.500 20`722.350

% 5 0 68 -60 -10 -5 49 -9 3 -23 -15 54 -1 2 5 10 28 7 -4 45 72 10 43 -1 4 -4 -4 -39 159 -40 -31 -86 -7 37 81 -18 3 16 -23 16 -50 16 45 28 -9 -35 8 131 -25 26 3 37 -56

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


APOYO PLENO A OBRAS MISIONALES Excmo. Mons. Libardo Ramírez Gómez*

C

uando hay convicción por una causa no se la apoya a medias sino plenamente. Jesucristo, el Señor, al culminar su propia misión sobre la tierra encomendó, el día de la Ascensión, a sus seguidores de ese momento y de siempre: “Vayan y hagan discípulos a todas las gentes” (Mt. 28, 19). Pero les había advertido que no los dejaría huérfanos (Jn. 14, 18) para realizar esa tarea, pues,

“Yo voy a enviarles a ustedes la promesa del Padre” (Lc. 24, 49). Era el anuncio del envío del Espíritu Santo “que se lo enseñará todo” (Jn. 14, 26), algo que se cumplió el día de Pentecostés (Hech. 2, 1-4). Desde allí “salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos” (Mc. 16, 20). Muy en serio tomó esa Iglesia naciente el mandato de Jesús de

Misión en Vaupés

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

24

llevar su mensaje a todo el mundo, y está vigente para todos los que hoy hemos sido agregados a ella. Sí, aquello que “comenzó en Galilea” (Hech. 10, 37), que luego pasó a Judea, y después a todas las gentes, por la entrega plena de los creyentes al mensaje de Jesús, es lo que ha llegado a nosotros. De allí que debemos no solo empeñarnos plenamente en esta causa como un Saulo convertido (2 Cor. 12, 15), sino nosotros mismos convertirnos en “luz del mundo y sal de la tierra” (Mt. 5, 12). No puede ser una tarea o compromiso a medias, sino con entrega radical, y si no, no seremos dignos de ser discípulos suyos (Lc. 14, 26). Pero el puesto de cada uno en esa grandiosa misión no es idéntico. Están los llamados a ir a las tierras más remotas como un Tomás entre los Doce Apóstoles, o un Santiago a permanecer en Jerusalén y derramar allí su sangre por el Evangelio. Están los llamados como a un Francisco Javier a ir a las Indias Orientales, y gastarse y


desgastarse por la conversión de miles de paganos, o a una Teresita de Jesús que se ofrecía, toda ella, en el Claustro de un Carmelo para llevar lluvia de almas de infieles convertidos al cielo. Están hoy tantos generosos misioneros ya entre animistas de las más remotas regiones, ya en países hostiles al mensaje cristiano católico, ya en países paganizados por el dinero y el confort que no quieren ni pensar en Dios, pero otros, como sacerdotes o religiosos o laicos, que vivimos sin mayores dificultades para profesar y vivir nuestra fe, pero todos llamados a contribuir, permanentemente, en la tarea que el Señor nos indique en esa maravillosa empresa de difundir su salvífico mensaje.

Celebración Eucariística en Girardot, RENAEM

“Oración, sacrificio y limosna”, ha sido el trípode que sostiene esa colaboración a las Misiones, y sigue siéndolo con el correr de los años. “Si el Señor no construye la casa en vano se afanan los albañiles” (Sal. 127, 1), ya se dijo con toda verdad en el Salmo, y, en esto de la difusión del Reino del Señor nosotros ponemos todo nuestro esfuerzo pero el fruto depende de su gracia y bendición. De allí la necesidad de la oración incesante para que toda campaña misionera dé frutos abundantes. Los “Sacrificios” que ofrezcamos al Señor por esta causa santa llegan como nueva súplica ante El para que cada cual, misioneros y misionados, demos “fruto abundante” (Jn. 15, 8). “Sacrificio” es todo ofrecimiento de actos meritorio ante Dios, comenzando por los de obediencia, de humildad y de caridad, más gratos a Dios que los mismos holocaustos (Cf. Mt. 12, 7; Os. 6,6) lo son los triunfos y alegrías que agradecidos debemos ofrecer al Señor, o las penas, enfermedades y fatigas, ofrecidas a Dios por esta gran causa de las Misiones, algo que Jesús acepta como complemento de sus padecimientos (Cf. Col. 1, 24).

No es lo fundamental esta parte económica, pero, reclamando un manejo cuidadoso, el mismo Jesús aceptó recursos para su propia misión. (Cf. Jn. 12, 6) Pero

el aporte económico, “la limosna”, sigue siendo parte

25

de esas colaboraciones. El Señor envía en actitud de gran desprendimiento (Cf. Mc. 6, 7-13), y esta es característica del misionero, pero autoriza a recibir hospedaje y ayuda, y es ésto lo que podemos dar de parte nuestra al lado de la oración y sacrificio, haciéndonos, con ello, merecedores de la recompensa del Señor por la labor que realizan quienes están directamente en la tarea evangelizadora. No es lo fundamental esta parte económica, pero, reclamando un manejo cuidadoso, el mismo Jesús aceptó recursos para su propia misión (Cf. Jn. 12, 6). San Pablo, a su vez, hizo colectas a favor de la obra evangelizadora, y como fruto de ella (Cf. 1 Cor. 16, 1). Es el mismo Apóstol quien invita a dar con generosidad y alegría, y qué complacencia si se hace para saciar el hambre y la sed de quienes desconocen a Cristo, y “Dios lo ama” (2 Cor. 9, 7) muy especialmente. Entusiasmo, buen resultado, manejo escrupuloso, es indispensable que se tenga por cuanto a través del año, y en el Día de las Misiones, se recolecte para esta causa sagrada. * Vicario en el Tribunal Eclesiástico Único de Apelación para Colombia y Obispo emérito de Garzón, Huila.

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


Pontificia obra de la Propagación de la Fe

OCTUBRE MES DE LAS MISIONES

Hermana Ofelia Gómez Ruiz. MT. *

L

a Obra Pontificia de Propagación de la Fe despliega su actividad a lo largo de todo el año, pero con mayor intensidad durante el mes de  octubre. Este debe ser considerado en todos los países como el  Mes de las Misiones, del que el penúltimo domingo, denominado  Jornada Mundial de las Misiones,  es su momento culminante” (Estatuto de las Obras Misionales Pontificias, art. 7).

La Congregación  para la Evangelización de los Pueblos nos solicita, por eso, lo siguiente: “Para que el mes de octubre brinde a los cristianos la ocasión de dar una dimensión universal a su cooperación misionera, y para aumentar el espíritu misional en el pueblo cristiano, foméntense las oraciones y los sacrificios diarios, de suerte que la celebración anual de la Jornada Mundial de las Misiones venga a ser exponente espontáneo

Familias Misioneras , Carepa. Diócesis de Apartadó

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

26

de ese espíritu” (Estatuto OMP,  art. 8). Por eso continuamos en el esfuerzo por organizar y animar el programa  Familia Misionera, para acompañar misioneramente a todas las familias y lograr su cooperación misionera universal dentro de la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe. Así esas familias serán evangelizadoras en su propio ambiente y más allá de las fronteras.

La familia es la cuna de la fe: en familia se aprende a orar, se vive el primer testimonio cristiano


El Rosario Misionero

Familias Misioneras , Carepa. Diócesis de Apartadó

El papa Benedicto XVI anunció un Año de la fe, especial para ayudar a los católicos a apreciar el regalo de la fe, a profundizar su relación con Dios y a fortalecer su compromiso con compartir la fe con otros. Será un momento de gracia y compromiso, con una conversión a Dios aun más amplia, con reforzar nuestra fe en él y proclamarlo con alegría ante la gente de nuestros tiempos, pues la fe crece cuando es vivida como experiencia de amor recibido y cuando es comunicada como una experiencia de gracia y alegría, dijo el Papa.  Que sea para abrir fronteras y puertas, para abrir los corazones a la confianza que transforma, a la Buena Nueva que a todos nos salva. Todos los fieles en Cristo, debemos seguir las huellas del apóstol Pablo, quien, “prisionero de Cristo para los gentiles” (Ef 3,1), ha trabajado, sufrido y luchado para llevar el Evangelio entre los paganos (Col 1,24-29), sin ahorrar energías, tiempo y medios para dar a conocer el Mensaje de Cristo.

Porque como dice un misionero llamado José Arregui, “...Dios es la llama que late en el color y el sonido, la melodía y la danza. Dios es la energía que sostiene y anima todo: el átomo y el árbol, la palabra y la mirada. Dios es el corazón de cuanto es hecho de cooperación y cuidado, de respeto y libertad. Dios es la fe del creyente. Dios lo es Todo...” El fuego del amor de Dios  sigue encendiendo corazones generosos para que trabajen por su causa y juntos podemos hacer realidad la intención misionera de octubre: para que la celebración de la Jornada Misionera Mundial haga a todos los cristianos conscientes de ser no solo destinatarios sino también anunciadores de la Palabra de Dios.

Octubre mes de las misiones Recemos en familia el Santo Rosario. Recordemos que “Familia que reza unida, permanece unida” Pero, si además rezamos el Rosario Misionero; se convierte la familia en una Familia Misionera.

27

¿Que es el Rosario Misionero? El Rosario Misionero fue ideado por Monseñor Fulton Sheen, arzobispo norteamericano, a mediados del siglo XX. Su Santidad el Papa Juan XXIII rezaba el Rosario Misionero todos los días por el mundo entero, dedicando una decena a cada continente: “Como Papa debo orar por la humanidad entera y lo hago al rezar el Santo Rosario Misionero: la primera decena por África, la segunda por América, la tercera por Europa, la cuarta por Oceanía y la quinta por Asia”. ¡Llegó la hora de hacer el O.S.O. misionero! sí, con Oración, Sacrifico y Ofrenda, hacemos un mundo más misionero. Es hora de proyectarnos. María Reina de las Misiones Ruega por nosotros y crea en nosotros un corazón misionero.

“Los misioneros han de ser personas cuyo corazón ha sido conquistado por Cristo con su amor, despertando en ellos el amor al prójimo.” * Secretaria Nacional POPF propagafe@ompdecolombia.org

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


Pontificia Obra de la Infancia y Adolescencia Misionera

Disney López Lara *

D

el 28 de junio al 02 de julio de 2012, se realizó en la ciudad de Bucaramanga el VI CONIAM, con la participación de 455 niños y niñas, 167 adolescentes, 305 asesores, 32 sacerdotes, 45 religiosas y 21 seminaristas representantes de 56 Jurisdicciones Eclesiásticas. El equipo organizador: Dirección Nacional de O.M.P, encabezado por el Director Nacional, el Padre Mario Álvarez Gómez, la Secretaria Nacional de la IAM,

Excmo. Mons. Julio Hernando Garcia Peláez, Obispo de la Diócesis de Itsmina-Tadó

VI CONGRESO NACIONAL DE INFANCIA Y ADOLESCENCIA MISIONERA Disney López Lara y 8 integrantes más del equipo; la Arquidiócesis de Bucaramanga, a cabeza de Monseñor Ismael Rueda Sierra y el Sr. Efraín Salazar Colmenares, Delegado de la Pastoral Infantil junto con el equipo organizador y de logística, el departamento de Comunicaciones, la defensa civil y el coro de la casa de la Misericordia. Cuatro ponentes: Monseñor Julio Hernando García Peláez, Sra. Clara Lilia López Orozco, Padre Ricardo Mauricio Córtes Alonso y el Sr. Efraín Salazar Colmenares. En el VI CONIAM contamos con la presencia de la Dra. Jeanne Baptistine Ralamboarison, Secretaria Internacional de Infancia Misionera, quién nos acompañó durante los tres días de congreso. También, 3 integrantes del canal Cristovisión, quiénes realizaron un especial de Infancia y Adolescencia Misionera; y el Padre Oscar Múnera Ochoa, Director del Departamento de Misiones de la Conferencia Episcopal de Colombia, quién presidio la Eucaristía de Inauguración.

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

28

Jurisdicciones presentes Arquidiócesis de Bucaramanga, Bogotá, Tunja, Medellín, Villavicencio, Barranquilla, Cali, Popayán, Nueva Pamplona, Cartagena, Ibagué y Manizales; Diócesis de Engativá, Zipaquirá, Santa Rosa de Osos, Jericó, Sonsón – Rionegro, Montería, Líbano – Honda, Pasto, Ipiales, Palmira, Garzón, Riohacha, Apartadó, Barrancabermeja, Arauca, Chiquinquirá, Cúcuta, El Banco, El Espinal, Facatativá, Florencia, Fontibón, Girardot, Girardota, Granada - Meta, Istmina - Tadó, La Dorada – Guaduas, Magangué, Neiva, Ocaña, Pereira, San José del Guaviare, Santa Marta, Sincelejo, Soacha, Socorro y San Gil, Tibú, Valledupar, Yopal y el Obispado Castrense; Vicariatos Apostólicos de Leticia, San Andrés y Providencia y Puerto Gaitán. Agradecemos a las delegaciones que participaron con su alegría y entusiasmo. Dios los bendiga.


Elección de la próxima sede del VII CONIAM 2016

Trabajo grupal durante el VI CONIAM

Compromisos Generales del VI Coniam –– Compartir lo aprendido en este congreso a cada una de nuestras familias, amigos y personas cercanas. –– Realizar actividades teórico-lúdicas en las parroquias para transmitir los temas del congreso. –– Dar testimonio de lo vivido. –– Realizar post–congresos en la Diócesis para los niños que no asistieron y complementar los temas vistos. –– Dar a conocer a Cristo a otros niños, niñas y adolescentes e invitarlos a hacer parte de la Infancia y Adolescencia Misionera. –– Aprovechar las redes sociales como medio de comunicación, de diálogo con los demás y a través de ellas compartir las experiencias vividas y proyectar a Jesús. –– Evangelizar y predicar la Palabra de Dios en todos los ambientes. –– Primero que todo tener y crecer en la fe, para responder mejor a las necesidades de la Iglesia. –– Utilizar de manera adecuada las tecnologías y medios de comunicación, como medio de evangelización. –– Conocer más la pastoral misionera con los adolescentes para orientarlos, comprendiendo sus actitudes y resaltando sus potencialidades. –– Ser constantes en el trabajo que realizamos con los niños y adolescentes. –– Participar de los encuentros que se realicen a nivel Diocesano y nacional. –– Fortalecer la pastoral infantil de las Diócesis. –– Integrar la Infancia y Adolescencia Misionera con los demás grupos infantiles de las parroquias. –– Hacer que los niños y adolescentes se sientan importantes en la Iglesia y sepan que tiene un lugar especial en ella. –– Organizar un equipo Diocesano que se dedique a potenciar la formación de los animadores de los adolescentes

29

En reunión con los Directores Diocesanos de OMP, Sacerdotes, Religiosas y laicos delegados para la Animación Misionera de las diferentes Jurisdicciones Eclesiásticas, el P. Mario Álvarez Gómez, Director Nacional de OMP Colombia, agradeció todos los esfuerzos realizados por promover el espíritu misionero en las diversas Iglesias Particulares, especialmente se resaltó la participación de todos en este VI CONIAM. La Dra. Jeanne Baptistine Ralamboarison, agradeció este gran esfuerzo del VI CONIAM y valoró positivamente el camino realizado con la IAM en Colombia. Pidió potenciar aún más la conciencia misionera de los miembros de la IAM para que cooperen económicamente todavía más en favor de los niños del mundo más necesitados. Se concluyó la reunión eligiendo a la diócesis de Santa Marta, con 42 votos a favor, como sede para el VII CONIAM, Dios mediante, en el 2016. * Secretaria Nacional POIAM infanciamisionera@ompdecolombia.org

P. Misael Diaz, Director OMP Santa Marta; recibiendo el símbolo del CONIAM

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


Pontificia Obra de San Pedro Apóstol

Pbro. Javier Alexis Gil H. *

A

sí fue el lema del V Congreso Nacional de Vocaciones realizado en La Ceja – Antioquia, del 16 al 19 de julio de 2012. Evento convocado y organizado por los Departamentos de Ministerios Ordenados y de Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal de Colombia, apoyados por la Comisión Nacional de Pastoral Vocacional y la Diócesis de Sonsón – Rionegro. Contó con la participación de cerca de 420 participantes que representaron las Iglesias Particulares de Colombia.

¿VOCACIONES? ¡Sí hay! Dios sigue llamando La presencia de distinguidos prelados fue motivo de alegría para todos los participantes del Congreso. Además, sus reflexiones animaron la delicada y necesaria tarea de la pastoral vocacional en Colombia, ellos fueron: Excmo. Mons. Aldo Cavalli, Nuncio Apostólico en Colombia. Excmo. Mons. Fidel León Cadavid Marín, Obispo de la Diócesis de Sonsón – Rionegro. Excmo. Mons. Héctor Salah Zuleta, Obispo de la diócesis

de Riohacha y Presidente de la Comisión Episcopal de Ministerios Ordenados. Excmo. Mons. Guillermo Orozco Montoya, Obispo de la Diócesis de Girardota y miembro de la Comisión Episcopal de Ministerios Ordenados. Excmo. Mons. Elkín Fernando Álvarez Botero, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Medellín, quién entregó su misión, como Director de los Departamentos de Ministerios Ordenados y de Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal de Colombia, al Padre Juan Álvaro Zapata Torres, de la Arquidiócesis de Bogotá. Se insistió en la necesidad de que el animador o animadora vocacional esté íntimamente unido a Jesús, pues la mejor animación vocacional es el testimonio de santidad que arrastra a muchos jóvenes a seguir con valentía y generosidad el camino de Jesús en la vocación sacerdotal, en la vida consagrada, o en la vida laical.

Excmo. Mons Héctor Salah Zuleta, Excmo. Mons Fidel León Cadavid Marín y Pbro. Juan Alvaro Zapata Torres

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

30


La mejor animación vocacional es el testimonio de santidad que arrastra a muchos jóvenes El objetivo central de este V Congreso Nacional de Vocaciones fue: «proponer los rasgos de un “nuevo estilo” de animación vocacional que responda a las características y desafíos que afronta la evangelización en el mundo actual» (Manual del Congresista, p. 15). Los hilos conductores de las diversas ponencias y talleres de grupo estuvieron iluminados por las imágenes evangélicas de los verbos: “arar, sembrar, cultivar (regar) y cosechar (recoger)” (Ibid., p.11). Se enfatizó mucho en la realización de procesos de fe, ya que toda vocación, por ser un llamado del Señor, debe ser siempre un proceso de fe que implica mucho acompañamiento, oración, formación y discernimiento.

Juan Pablo II nos dijo: “Según el testimonio de numerosos Obispos de los países de misión, más de una diócesis hoy día correría el peligro de ver reducida su esperanza de contar con un clero autóctono, si no gozara de la ayuda aportada por la Obra de San Pedro Apóstol” (Carta Apostólica del Beato Papa Juan Pablo II, con ocasión del centenario de la Obra de San Pedro Apóstol, n. 5). La invitación es para que todos formemos parte activa del programa: ¡ASÓCIATE A LA POSPA! Pueden comunicarse con nosotros o visitar nuestra web para formalizar su asociación. “Qué bellas páginas de la historia de la Iglesia han escrito en los diversos continentes los socios de la Obra de San Pedro Apóstol! ¡Cuántos sacerdotes, religiosos y religiosas han tenido, gracias a esta Obra, la alegría de seguir su vocación!” (Ibid., n. 1). Cada viernes se celebra una Eucaristía especial por los Socios y Socias Pospa, y por sus intenciones. El Señor les recompense abundantemente. “Rueguen al Dueño de la mies que envíe más obreros a su viña” (Mt. 9, 38).

Obras Misionales Pontificias se hizo presente en el Congreso con la presencia del Padre Javier Alexis Gil Henao. Se dio a conocer la labor de la POSPA a favor de las Vocaciones Nativas de los territorios de misión del mundo entero. Al respecto no olvidemos lo que el Beato Papa

Fundamentalmente esta obra es “para la promoción del clero autóctono y el desarrollo de los Seminarios en las Iglesias Locales de las tierras de misión” (Ibid., n.1), sin embargo, el año pasado, desde la Secretaría Internacional de la POSPA, ubicada en Roma, dentro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, se reportó que en el año 2011, gracias a todos los que en el mundo apoyaron espiritual y económicamente esta causa, se pudo ayudar a cerca de 80.000 seminaristas, 5.000 novicias y 3.000 novicios de las Iglesias Locales presentes en los territorios de misión del mundo entero. OCTUBRE MISIONERO, es la oportunidad propicia para expresar una vez más la gratitud por la fe recibida y ofrendar generosamente por la misión universal con ayuda espiritual y económica. “EL AÑO DE LA FE es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor” (Porta Fidei, 6). Iniciémoslo cooperando para que muchos hermanos, que desconocen el amor de Dios, lo puedan recibir. * Secretario Nacional POSPA Y PUM pospa@ompdecolombia.org

Pbro. Javier Alexis Gil H., Hna. Beatriz Ramírez y Pbro. Ricardo Fernández; participantes del V congreso Nacional de Vocaciones

31

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


Pontificia Unión Misional

Ancianos y enfermos O.S.O

Hna. Yaneth Martínez B. HM *

L

as misiones claman a los misioneros de todas las edades, situaciones, condiciones y culturas. Por ello realza el aporte de los ancianos y enfermos ya que, “los miembros del cuerpo que consideramos más débiles son los más necesarios” (1 Cor. 12,22). El dolor se convierte en redentor y misionero, porque, los enfermos, ancianos y limitados, sin moverse pueden viajar a los 5 continentes, gracias al secreto y poder del O.S.O (oración, sacrificio y ofrenda).

Oración “Fuerza del hombre y la debilidad de Dios” (San Agustín) Es la búsqueda para beber de la fuente de la espiritualidad que enseña y ejercita para el encuentro con Dios. No se trata de mucha retórica y elocuencia, sino de transparencia, para llenar el corazón con lo que expresan los labios. Sólo así se da el milagro de la sanación, para saciar la

sed de nuestros interrogantes, dolores e incertidumbres. Así que “con enfermos y ancianos orantes, la misión es radiante”

Sacrificio “Les pido, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que se ofrezcan como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios” (Rom. 12, 1)

“Es maravilloso Señor: Tener los brazos abiertos, cuando hay tantos mutilados. Que mis ojos vean, cuando hay tantos sin luz. Que mis manos trabajen, cuando hay tantas que mendigan. Que tenga salud, cuando hay tantos enfermos. Que tenga seres queridos, cuando hay tantos solitarios. Que mi voz cante, cuando hay tantas que enmudecen. Que maravilloso Señor: Tener abrigo, techo y sustento, cuando hay tantos en la calle. Es maravilloso volver a casa, cuando hay tantos que no tienen a dónde ir. Es maravilloso amar, vivir, sonreír y soñar, cuando hay tantos que odian, lloran y se revuelven en pesadillas. Es maravilloso tener un DIOS en quien creer, cuando hay tantos que no sienten consuelo ni tiene fe. Es maravilloso orar, sacrificarse y ofrecerse, cuando tantos no quieren vivir, Es maravilloso Señor, sobre todo, tener tan poco que pedir y tanto que agradecer...” Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

32


Es la transformación de nuestra voluntad para pensar y actuar según el querer de Dios. Renunciar con plena libertad a algo que nos gusta, para el beneficio propio y comunitario. El sacrificio de una sonrisa, de un medicamento u alimento no apetecido, de frenar la impulsividad ante la imprudencia de los que miran más la enfermedad que la persona. Jesús nos da prueba de sacrificio e inmolación por la salvación de toda la humanidad: “su amor lo concretizó en una cruz redentora”. Así que: “con ancianos y enfermos sacrificados, Jesucristo es anunciado por todos los lados”

Ofrenda “Aporte cada uno lo que haya podido ahorrar” (1 Cor. 16,2) La ofrenda es hija de la oración y el sacrificio. No debe ser sólo un gesto material y externo. Es la síntesis del amor incondicional que profesamos a Dios y al prójimo, que nos hace actuar como el buen samaritano que no sólo da cosas, sino que se da él mismo.

Red Nacional De Monasterios De Vida Contemplativa El Monasterio Benedictino de Tibatí en Bogotá Es una comunidad de monjes que siguen la Regla de Benito, adaptándola a las circunstancias concretas de la sociedad colombiana actual. La Comunidad fue fundada en 1960 por monjes provenientes de la Abadía de la Asunción,  de Richardton, Dakota del Norte, en Estados Unidos, perteneciente a la congregación Americano-Casinence, quienes vinieron por invitación del Cardenal Luis Concha Córdoba.

O.S.O (Oración, Sacrificio y Ofrenda) Usminia congrega para la Misión

En el barrio Usminia, Arquidiócesis de Bogotá, en la zona pastoral Episcopal San José, está el punto de encuentro del club “edad de oro evangelizador en el atardecer de la vida “. Bajo la dirección de la Hermana Rita Delia Corredor (Hermana Dominica de la presentación) y con el apoyo de las Obras Misionales Pontificias, se forman para ser integrantes Su carisma lo resumen en “oración de la RENAEM, retomando las y fraternidad”, haciendo vida las 3 palabras del Beato Juan Pablo II a los ancianos: “Todavía tenéis frases breves de San Benito: una misión que cumplir, una “Oración breve”,” trabajo diario” aportación que dar. Estoy y “estudio constante”, es decir convencido: vivir es más que “Ora, labora et lectio”. añadir días o sumar momentos. Pidamos al dueño de la mies que Vivir es llenar de vida los años, envie muchos jóvenes que quieran los días, los segundos. No hay consagrarse por medio de este peor vejez que la que uno estilo de vida, como hermanos o mismo se impone”. *Responsable Red Nacional de Ancianos y sacerdotes. Enfermos Misioneros y Secretaria Nacional POPF renaem@ompdecolombia.org

“Así que con ancianos y enfermos oferentes, la misión es diferente” Detrás de enfermos y ancianos O.S.O está la entrega de muchas personas que sirven en el silencio de la pastoral misionera de la salud en todas sus dimensiones. Demos gracias a Dios e imploremos que surjan misioneros al servicio de la vida, al igual que el buen samaritano hagan surgir a DIOS en medio del dolor.

Monjes Benedictinos - Bogotá

33

Comunidad del B. Usminia - Bogotá

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


Para Pensar

“La cuestión sobre Dios se despierta en el encuentro con quien tiene el don de la fe, con quien tiene una relación vital con el Señor”

“A Dios se lo conoce a través de hombres y mujeres que lo conocen: el camino hacia él pasa, de modo concreto, a través de quien ya lo ha encontrado” (Benedicto XVI, Discurso a la Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio para los Laicos, 25 de noviembre de 2011).


Camboya, el país de la eterna sonrisa

P. Hernan Pinilla O. MXY de misión en Camboya

Hace 17 años, cuando aún retumban los últimos fusiles de una guerra que mató más de dos millones de personas, llegamos a Camboya. De las Iglesias, que el régimen se empeñó en destruir, solo quedaban, en el sótano del Museo Nacional, dos viejas campanas con las huellas de las bombas que destruyeron la Catedral de Phnom Penh, durante

Visita de Religiosos (OFM) a la Sede Nacional OMP

los aciagos años de los Khameres Rojos. Los pocos cristianos que lograron sobrevivir, empezaban a re-encontrarse, en un viejo salón del antiguo Seminario Menor, una de las pocas edificaciones que sobrevivió a las bombas asesinas, para celebrar la fe que la guerra no pudo acabar. En las calles aún habían marcas de guerra y destrucción. Las gentes, siempre alegres y sencillas, nos saludaban con el tradicional saludo camboyano, juntando las manos a la altura del pecho, y con una sonrisa pagaban nuestros saludos en la lengua Khmer que empezábamos a balbucear. Mientras estudiábamos el idioma khmer, nos empeñábamos en conocer la historia de este pueblo que entre los siglos VIII y XII construyó los grandes y famosos de Angkor Watt, y consolidó un imperio que hizo grande al sur Oeste Asiático. Poco a poco nos fuimos integrando a un puñado de misioneros que recorría pueblos y aldeas, organizando pequeñas comunidades, construyendo capillas y desarrollando programas de educación, vivienda y salud, y El día 6 de junio de 2012, cerca de 40 religiosos de votos temporales, que pertenecen a la Orden de Frailes Menores (OFM) Provincia de la Santa Fe, acompañados del Padre Jaime Peláez, OFM, estuvieron compartiendo una Animación Misionera en la Sede Nacional OMP. Fue una experiencia de enriquecimiento misionero mutuo, los frailes apreciaron mucho la labor que las OMP realizan en el mundo para que el Pueblo de Dios mantenga despierta la conciencia misionera y participe adecuadamente en la misión universal que Dios ha confiado a su Iglesia (Cf. Mt. 28, 19; Mc. 16, 15). Además, se compartió el trabajo que se realiza en Colombia desde cada Obra Misional Pontificia, con sus programas, publicaciones y servicios. Agradecemos a la OFM su grata visita, su testimonio, su gran historia y contribución a la misión en el mundo con su ardua entrega misionera y con la ofrenda de muchos santos y santas.

Religiosos de la Orden de Frailes Menores (OFM en visita a la Sede Nacional OMP

Las OMP de Colombia ofrece el servicio de espiritualidad, animación y formación misionera a todos los

35

organizando centros de atención para los miles de huérfanos y mutilados víctimas de la guerra, o de las incontables minas “quiebrapatas” que el régimen golpista había plantado en todos los rincones del país. Hoy Camboya tiene más de 14 millones de habitantes, la religión principal es el Budismo, los cristianos son una minoría, apenas unos 80 mil en todo el país. Los Misioneros de Yarumal, trabajamos en las tres Jurisdicciones Eclesiásticas que tiene el país. Integrados a los equipos misioneros de las Iglesias locales, acompañamos pequeñas comunidades cristianas en su caminada de fe. Desarrollamos programas de educación, salud, vivienda, desarrollo del campo y las comunicaciones sociales. Gracias a todos los benefactores y amigos que con sus oraciones, su cariño y sus ayudas, hacen posible esta aventura misionera. P. Hernan Pinilla O. MXY hp@misionerosdeyarumal.org

religiosos, religiosas, miembros de la vida consagrada, sacerdotes, seminaristas y laicos.

Fe de erratas En la pasada edición (Julio - Agosto No. 787) se realizó una imprecisión en el pié de la foto de la pág. 15. A continuación referimos en la misma foto la descripción correcta:

Religiosos de la Orden de Frailes Menores (OFM) en visita a la Sede Nacional OMP

Ofrecemos disculpas a los lectores y a los religiosos.

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012


La Diócesis de Istmina-Tadó, cuenta con seis nuevos sacerdotes

José Daniel Falla Robles nuevo Secretario General de la CEC La Asamblea Plenaria del Episcopado Colombiano ha elegido como Secretario General a Monseñor José Daniel Falla Robles, Obispo Auxiliar de Cali.

El prelado sucede en el cargo a Monseñor Juan Vicente Córdoba, que por mandato del Papa Benedicto XVI asumió recientemente el gobierno pastoral de la Diócesis de Fontibón.

Perfil Nació en Bogotá el 7 de octubre de 1956. Hizo sus estudios de primaria (19641968) y secundaria (1969-1974) en el Colegio Mayor Nuestra Señora del Rosario de Bogotá. Ingresó luego a la Universidad de los Andes en la cual cursó la carrera de Ingeniería Industrial. En el mismo centro obtuvo un Magister en Administración empresarial (1981-1982). Ingresó al Seminario Mayor San José de Bogotá en el año 1987, donde llevó a cabo los estudios de Filosofía (19871988) y de Teología (1989-1992). Recibió la Ordenación Sacerdotal, de manos del entonces Arzobispo de Bogotá, Cardenal Mario Revollo Bravo, el 28 de noviembre de 1992, incardinándose a la Arquidiócesis de Bogotá. El 15 de abril de 2009 Su Santidad Benedicto XVI lo nombró Obispo titular de Calama y Auxiliar de la Arquidiócesis de Cali. (Cf. www.cec.org)

Padre Germán Llano Ruíz. Q.E.P.D

Perfil Nació en Marulanda – Caldas el 22 de noviembre se 1943. Fue ordenado sacerdote el 9 de noviembre de 1969, para la diócesis de La Dorada – Caldas. Desarrollo su labor pastoral en varios lugares de la diócesis: fue párroco en Pensilvania, Manzanares, La Dorada y en otros municipios de caldas. En la actualidad era párroco en Puerto Salgar – Cundinamarca, en la Parroquia La Santísima Trinidad.

El pasado 16 de julio, fiesta de la Virgen del Carmen, en la catedral San Pablo de Istmina, El Excelentísimo Mons. Julio Hernando García Peláez, Obispo de la diócesis, consagró sacerdotes a seis jóvenes misioneros que venían formándose en el seminario San Pio X de la misma diócesis. Los nuevos sacerdotes son: Arinson Mosquera Dominguez, Jose David Moreno Rivas, Jesus Orlando Benitez Perea, Carlos Efray Rivas, Juan Carlos Palacios Agualimpia, Jeison Orlando Hincapié Pulgarín. Felicitamos a Mons. Julio Hernando García Peláez, a los seis nuevos presbíteros y a toda esta hermosa Iglesia misionera de Colombia. Que el Señor los continúe bendiciendo con santas y abundantes vocaciones misioneras.

También acompañaba la pastoral Penitenciaria diocesana, era Vicario de religiosas y religiosos y director espiritual del seminario Cristo Buen Pastor. A partir del año 1995 se desempeñó como Director Diocesano de Misiones de Obras Misionales Pontificias, por espacio de varios años. Fue un sacerdote ejemplar, con un carisma especial para acoger a sus hermanos sacerdotes, y a las comunidades que acompañó. Hacía parte de una familia sacerdotal: hermano de Monseñor Alonso Llano Ruíz, Obispo Emérito de la Diócesis de Istmina – Tadó (Chocó); del Padre Fernando Llano Ruíz, Rector del Seminario Mayor Nuestra Señora del Rosario en Manizales y del Hermano religioso Alejandro Llano Ruíz. Lo encomendamos al Señor para que en su infinita misericordia lo acoja en su Reino.

Revista Misiones N. 788 // Septiembre - Octubre 2012

36

Mons. Julio Hernando García Peláez, Obispo de Istmina-Tadó



788