Issuu on Google+

SITUACIÓN DE CRISIS DEL SECTOR DEL OLIVAR Situación actual del sector. Evolución de los precios. En la actualidad el sector atraviesa una situación de grave crisis, originada por una injustificada bajada de precios en origen, con un descenso superior al 30% a lo largo de 2008: si en marzo de 2008 las cotizaciones 1 eran de 2.6 €/kg, en marzo de 2009 se sitúan en 1.8 €/kg, lo que representa una bajada superior a los 0.8 €/kg (130 pts/kg). Estos precios sitúan al 90% de las explotaciones olivareras por debajo del umbral de rentabilidad. Con la reducción de 0.8 €/kg de aceite que presentan los precios actuales en relación a la campaña pasada y teniendo en cuenta la estimación de producción de la Junta de Andalucía para la presente campaña 2008/2009 2 , los olivicultores andaluces perderían mas de 680 M€, de los que 320 M€ se perderían en Jaén, 160 M€ en Córdoba y 55 M€ en la provincia de Granada. Justificación de los precios. Previsiones de producción y consumo. Si observamos los principales elementos que intervienen en la formación de precios vemos que en esta campaña el productor se ha visto especialmente perjudicado por el aforo de cosecha realizado por la Junta de Andalucía en el mes de octubre. Según dicho aforo, las estimaciones de cosecha eran considerablemente superiores a las observadas en campo y a todas las previsiones realizadas por los representantes de las organizaciones de productores en los principales foros de debate. Este aforo de cosecha fue finalmente modificado en el mes de enero, con una reducción de producción en Andalucía de más de 130.000 Tm. Estudiando los datos de producción de la presente campaña en comparación con otros años, según la Agencia del Aceite de Oliva, a fecha de 28 de febrero, contamos con una producción total a nivel estatal de 942.000 Tm, de las cuales en febrero se han producido 225.000 Tm, con lo que a finales de campaña la producción estará en torno a 1.050.000 Tm, un 15% menos que la campaña pasada y un 20 % por debajo de los aforos de cosecha estimados por la Industria al inicio de campaña. Esta producción será la segunda más baja de los últimos seis años. Además, la disminución de los precios se ha producido sin ninguna razón aparente en el mercado internacional, ya que, mientras la producción se reduce, los datos de consumo que facilita el COI para cada año se mantienen estables, con tendencia al alza. De hecho, según los datos publicados en noviembre de 2008 por el panel de consumo del MARM, en el que se estudia la evolución de los 1

Cotizaciones de aceite en origen extraídas del sistema de precios en origen del aceite de oliva Pool red 2 Las estimaciones para la campaña 2008/2009 son aproximadamente de 848.000 Tm de aceite


consumos de los principales productos alimentarios, el consumo de aceite de oliva se incrementó en España en más de un 3.3 %, sólo por detrás del consumo de pasta y, por importancia de los tipos de aceite, los mayores incrementos se produjeron en aceite de oliva (+0.6%) y aceite de oliva virgen (+12.2%). Todos los datos apuntan a que, en cualquier caso, se produce un aumento del consumo de aceite y no un descenso, como mantiene el sector industrial. A la vista de este estudio, no tienen fundamento aquellas teorías que tratan de justificar el precio actual del aceite desde argumentos como el aumento de las existencias y la reducción del consumo. La única explicación que se encuentra a la situación actual es la acción en el mercado de tres grandes empresas que dominan el 60 % de la venta final y que intervienen forzando a los productores a la venta de aceite por debajo de los márgenes de rentabilidad. Peligro de abandono del olivar tradicional A los precios actuales, sólo mantienen la rentabilidad las explotaciones de olivar superintensivo, lo que pone en peligro el olivar andaluz, amenazando así la economía de los más de 300 municipios que tienen en este sector su actividad principal (casi la mitad del total de municipios andaluces). El olivo es un cultivo típicamente mediterráneo, de gran importancia para Andalucía, como queda patente en la amplia extensión que ocupa, con más de 1.450.000 has, casi un 33% de la Superficie Agraria Útil de Andalucía. El olivar genera más del 30% del empleo agrario y actualmente cuenta con más de 200.000 olivicultores censados. A la gran superficie que supone, también hay que unir el enorme peso económico que representa. El olivar se situó en el segundo puesto en importancia en la Producción Vegetal Andaluza en 2008, tras las frutas y hortalizas, aportando cerca de 2.800 millones de euros y contribuyendo con un 30% al total de la Renta Agraria Andaluza. Se presenta así el olivar como el principal cultivo generador de empleo agrario en Andalucía, que aporta más de 14 millones 3 de jornales, principalmente en la campaña de recolección, de los que más de 9 millones corresponden a la provincia de Jaén y otros 3.5 millones a la provincia de Córdoba, para más de 85.000 y 40.000 trabajadores, respectivamente. Estos datos nos permiten hacernos una idea del poder de este cultivo como elemento fijador de población en el medio rural. Propuestas de COAG COAG considera que, aunque hay opciones positivas con beneficios a medio plazo, como las que favorecen la concentración de la oferta, en estos

Si las labores de recolección se llevasen a cabo íntegramente a mano, ascenderían a más de 19 millones de jornales.

3


momentos hay que poner en marcha de manera urgente medidas que aporten soluciones inmediatas. En ese sentido, la OCM establece, en su Reglamento 1234/2007, la posibilidad de articular ayudas para la realización de contratos de almacenamiento privado cuando existan graves perturbaciones del mercado, posibilitando así una contención de la oferta y la estabilización de dicho mercado. Se trata, pues de la única solución inmediata que permite, en situaciones críticas como ésta, aumentar la liquidez de nuestras cooperativas y almazaras para satisfacer las necesidades económicas de los productores sin necesidad de malvender el aceite. En la actualidad sólo se permite la entrada en funcionamiento de la intervención del aceite de oliva cuando el precio de mercado se encuentre, durante más de dos semanas, por debajo de 1.779 €/Tm para el aceite virgen extra, de 1.710 €/Tm para el virgen y de 1.524 €/Tm para el aceite lampante. Estos índices fueron fijados en referencia a la campaña 1997/1998 por lo que, una década después, es precisa su actualización a fin de que el mecanismo previsto sea verdaderamente operativo. Actuaciones de COAG Andalucía Desde COAG llevamos varios meses reclamando a las administraciones andaluza y estatal que abanderen ante la Comisión la propuesta de actualización y activación del mecanismo del almacenamiento privado. Entre las iniciativas que hemos llevado a cabo destacan las siguientes: 1- Mociones en los Plenos de los Ayuntamientos y Diputaciones Provinciales, en defensa del olivar tradicional y a favor de la activación del almacenamiento privado. 2- Se ha presentado en el Parlamento de Andalucía una PNL que esta semana se debate en la Comisión de Agricultura. 3- Se ha solicitado la puesta en marcha del citado mecanismo, mediante carta enviada al Ministerio, con el apoyo de FAECA y firmada por las otras OPAS. 4- Se ha propuesto su actualización y activación en coordinación con OPAS italianas en el seno del COPA-COGECA. 5- Está previsto que la Junta de Andalucía presente hoy en la Conferencia Sectorial de consejeros de agricultura la propuesta al Ministerio para la solicitud del almacenamiento privado. La unidad de acción no es posible: intereses enfrentados Aunque la problemática que atraviesa el sector del aceite es común a todos los productores andaluces, no es posible la unidad de acción con otras Organizaciones, ya que hay distintos intereses en juego. ASAJA coincide con los intereses de la Industria y gran distribución en cuanto al aumento de la competitividad de las explotaciones. Por eso, solicitan la reconversión del olivar mediante el apoyo de la administración a las nuevas plantaciones superintensivas.


Esta reconversión en una cuenca deficitaria como la del Guadalquivir y con las limitaciones geográficas del territorio andaluz no es viable para el 80% de la superficie del olivar. Desde COAG, defendemos la reestructuración del olivar en aquellas zonas en las que ésta sea posible, por la disponibilidad de agua y características del terreno, para facilitar la reducción de costes y el aumento de competitividad, pero sin olvidar el potencial generador de empleo que tiene el sector, como se pone de manifiesto en la actual situación de crisis. En esta organización agraria, consideramos que la mejor posición en el mercado se debe conseguir a través de la producción de calidad y no por la reducción del precio de nuestros aceites para equipararlos a los otros aceites vegetales. El futuro de nuestro sector está en la calidad. Ése es nuestro mayor valor. Sobre la Ley del Olivar Consideramos que la Ley del Olivar debe servir para proteger al olivar típico de zonas desfavorecidas de sierra, que tan importantes funciones medioambientales realiza, y a todo aquel con posibilidades de reestructuración, mediante la garantía de la rentabilidad de sus cultivadores y el apoyo en aquellas zonas en las que el mantenimiento de la actividad se considera indispensable para la vertebración del territorio y la generación de empleo. Por ello, no admitiremos el apoyo con fondos públicos ni el fomento desde la Administración de las plantaciones superintensivas cuyas necesidades de riego y de tratamientos fitosanitarios las hacen medioambientalmente insostenibles y cuya producción sin conciencia pone en jaque a todo el sector olivarero andaluz.


Olivar Superintensivo vs. Tradicional Superintensivo vs. Tradicional Característica Superintensivo Tradicional Nº de árboles/ha Dotación (m3/ha) Producción kg/ha

Variedades

1.000-2.500

100-300

2.500-3.000 10.000-15.000

1.500 2.500-4.000

Arbequina Arbosana Koroneiki

Picual Hojiblanca Picudo Lechín Manzanilla

Haciendo con estos datos un supuesto de producción en olivar superintensivo, vemos que, de proliferar las nuevas plantaciones superintensivas, suponiendo que este tipo de olivar pueda realizarse con éxito en una superficie de unas 400.000 has (lo que representa un 25% de la superficie actual), y considerando que esas hectáreas tendrían una producción media de 12.500 kg/ha, obtendríamos una producción anual de 5.000.000 Tm. de aceituna, con unos rendimientos medios del 20%. Estos significa una producción anual de 1.000.000 Tm. sólamente en Andalucía. Además, si tenemos en cuenta la tendencia de implantación de las nuevas plantaciones, observamos que éstas no se suelen llevar a cabo como renovación en terrenos ya plantados de olivar, sino en tierras arables de la campiña andaluza, tradicionalmente dedicadas a la producción de cereal. Por eso, a ese hipotético millón de toneladas de aceite habría que añadirle la producción del resto de superficie de olivar, que por término medio produce otro millón de toneladas. Esto significaría que sólo en Andalucía se produciría lo mismo que actualmente se produce en todo el mundo. Entonces sí que tendremos complicaciones con los stocks y con el mercado.

En estos momentos, “sólo” se trata de un problema de especulación, en el que los tres grupos que controlan el mercado han provocado la bajada de los precios en origen, sin justificación alguna, coincidiendo con la tramitación de la Ley del Olivar, para conseguir el apoyo de la Administración a las plantaciones superintensivas: el dinero público se destinaría sólo a unos pocos productores. Curiosamente, la principal empresa promotora, Todolivo, pertenece al Grupo SOS, que controla el 22% del mercado mundial del aceite.


Informe_COAG_aceite