Issuu on Google+

REVISTA VEGA

ASOCIACION DE ESCRITORES VEGA PRESENTA

VEGA Nยบ 3

3 de octubre de 2013


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

ditorial Un nuevo número, una nueva ilusión. Vega 3 continúa su andadura y nuevamente hay que agradecer a los autores el trabajo y dedicación a este ilusionante proyecto literario. Septiembre es el verdadero comienzo del año, lo que ocurre es que no nos tomamos las uvas. Es el mes del agobio, de la ilusión por lo nuevo, del inicio de nuevos proyectos, de la vuelta al trabajo, al cole, a la rutina. Presentamos Vega 3 con las manos desnudas, sin alharacas ni falsas pretensiones. Amamos la literatura y lo expresamos abiertamente con el regocijo del enamorado. Vega 3 es un cajón de sastre donde tiene cabida relatos, cuentos, microrrelatos, poesías, prosa poética, críticas literarias, ensayo, comic, arte etc. Nos guía el la luz del esteta, nada más. Hago un llamamiento a todos los que aman las letras, enarbolamos una antorcha que ilumina y quema. ¡Uníos a Vega!

Presidente: Fermín Castro González Autores Fundadores: Alma Raquel Martínez Delgado Jesús García Fernández Mª Dolores García Fernández Asociación de escritores VEGA Tel. 957 643 841 Dirección: C/ Alamillos, 25. Palma del Río, Córdoba (14700) Facebook: Vega Literaria

asociacionescritoresvega@hotmail.es


REVISTA VEGA

Secciones: Editorial

Comic vegano VAGABOND DE TAKEHIKO INOUE

Poesía Versos de Confeti

Espejo de escritores Biografía de Herman Melville (1819-1891)

Anobium pertinax El asombroso viaje de Pomponio Flato, de Eduardo Mendoza Tierra sin rey De Luis Zueco

3 de octubre de 2013


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

VAGABOND DE TAKEHIKO INOUE

Aquellos que no conozcan la obra del escritor japonés Eiji Yoshikawa están de enhorabuena por que pueden iniciarse en ella gracias a este manga. La serie de novelas del celebre escritor japonés ha sido llevada a la gran pantalla en numerosas ocasiones, siendo destacable la trilogía titulada Samurái del director Hiroshi Inagaki y por primera vez el publico occidental puede acercarse estas trepidantes historias en formato comic. Es una buena forma de adentrarse en la historia feudal japonesa, que tan atractiva y sugerente se nos hace. El protagonista de la serie está basado en un personaje histórico de vida aventurera y extraordinaria. La magia del comic nos trae de vuelta a Miyamoto Musashi (1584-1645) el más celebre espadachín de Japón cuyas aventuras y duelos han hecho las delicias de generaciones de japoneses y ha sido toda una inspiración para millones de jóvenes. Vagabond inició su publicación allá por 1998 en Japón consiguinedo un arrollador éxito que se tradujo en la consecución de premios como el Media Arts, o el Tezuka. Bueno pero vamos al meollo:


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

Lo primero que llama la atención del comic es su dibujo realista, cosa de agradecer pues ya empieza estar uno aburrido del exceso de gesticulación caricaturesca y ultraexpresiva de los mangas y animes. Se podría decir que es un dibujo sobrio, pero con un cuidadoso esmero a la hora de plasmar la dinámica del movimiento en combate. El dibujo pierde enteros cuando lo colorean, al contrario que suele ocurrir con el comic americano, lo que dice mucho del dibujante. El argumento es una adaptación de la biografía de Miyamoto que fue novelada en los años treinta del pasado siglo de forma magistral por Eiji Yoshikawa. Para huir de la presión que podría ejercer la opinión pública sobre una obra tan conocida, el autor ha seguido el hilo argumental pero ha sido valiente a la hora de modificar algunos aspectos del drama para actualizarlo y lograr una mayor velocidad en el discurrir de la trama. : Takehiko Inoue. Para algunos es el autentico maestro actual del manga de tipo seinen. Ya consiguió un tremendo éxito con Slam Dunk, que fue un bombazo para los amantes del basket en concreto, y del deporte en general… amen de ser sinceros a mi me dejó aquella obra indiferente.

La editorial: Aguas Movedizas Ivrea, Ivrea de mi amor… lleva muchos añitos en esto de la edición, gracias a su labor podemos disfrutar de magnificas obras como Vagabond… PERO, por amor de Dios, contratad un imprenta mejor, las hojas terminan deshojándose, te ves obligado a leerlos sin abrir por completo el tomo. Grruuuckkkk. O Quémalo O De rechupete Puntuación y consejo:

O Utiliza sus hojas para envolver el bocadillo

O Le daría un Eisner

O regálaselo a tu suegro o suegra

O Fijo en la maleta para una isla desierta

O se lee

O Mataría por él


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

Versos de confeti

Miel de otoño Periódicos tirados en el suelo ¿Quién puñetas quiere un perro? Ladridos al amanecer

Fermín Castro


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

Al bajar del tren Revolotean las libĂŠlulas Perdidas, confusas En mitad de un mundo desconocido Anhelando un hogar

FermĂ­n Castro


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

Sentí furia Di unas monedas a un vagabundo Al extender sucia mano Reloj Rolex de oro

Al alejarme se me pasó el enfado

Fermín Castro


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

Oigo al rebaño balar sobre Bale Aparte, en un rincón del bar La oveja negra bebe “un medio” Y sonríe con amargura

Fermín Castro


REVISTA VEGA

Fermín Castro

3 de octubre de 2013


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

Las Palabras: Malditos pájaros de fuego Ascendiendo en espiral Vidas como confeti.

Fermín Castro


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

Espejo de Escritores

Biografía de Herman Melville (1819-1891) El genio ¿nace o se hace? Sí, la misma pregunta disparatada a la que se han dado mil y una respuestas. Yo voy a dar aquí la mil dos. Herman Melville nació en 1819 en la ciudad estadounidense de Nueva York. Muy joven, en los años 30, comenzó a dar rienda suelta a su pasión: la escritura. No obstante, el genio ha de pasar las de Caín para poder llegar a serlo (genio, no Caín, aunque las dos cosas no sean incompatibles). Así que, si joven empezó a escribir, joven se puso a trabajar para ganar dinero para su familia, en bancarrota. Con todo, un escritor debe nutrirse, por un lado, de lecturas, y por otro, de experiencias vitales, para tener una base más o menos firme sobre la que apoyar sus textos. Y si alguien le ha sacado rendimiento a su trabajo, este ha sido Herman Melville. En 1841, con solo 22 años, se embarcó en su primer ballenero, rumbo hacia los mares del Sur, donde pasó cuatro meses prisionero de una tribu caníbal en las islas Marquesas, germen de su primera novela, Taipi: un edén caníbal. Más tarde, tras amotinarse y ser encarcelado en Tahití, consiguió escapar de prisión. Ya tiene Melville el simiente de su segunda novela, Omú: un relato de aventuras en los mares del Sur. Tras regresar a Estados Unidos, sigue con sus viajes. Esta vez zarpa desde Nantucket, de la que más tarde diría, volviendo a aprovechar al máximo sus vivencias, que «un halo extraordinario y tormentoso que me asombraba sobremanera envolvía todo lo relacionado con esa isla famosa y longeva».


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

Taipi: un edén caníbal y Omú: un relato de aventuras en los mares del Sur tuvieron buena acogida, si bien poco después de publicarlas, con la muerte de su hermano mayor, tuvo que hacerse responsable de su familia, de ahí que intentase ganarse la vida como escritor, o lo que es lo mismo, comenzase a escribir por dinero. De esta época son Mardi, Redburn: su primer viaje y Chaqueta blanca o el mundo en un buque de guerra, también basadas en sus viajes marítimos. La primera no triunfó y las dos siguientes las escribió siguiendo los patrones que establecía la crítica. El propio Melville escribiría más tarde sobre Redburn: su primer viaje: «Yo, el autor, sé que es basura, y lo escribí para poderme comprar algo de tabaco». Sobran las palabras. Su vida literaria cambiaría completamente al conocer

al

fabuloso

escritor

Nathaniel

Hawthorne, con quien mantendría una gran amistad y que influiría sobremanera en los siguientes escritos de Melville. Prueba de ello es su dedicatoria en la primera obra que escribió tras conocerlo, Moby-Dick; o, la ballena: «Como muestra de mi admiración a este genio, este libro va dedicado a Nathaniel Hawthorne». Y, me viene de perlas, conoce y, por lo tanto, sabe qué es, un genio. En 1851 publica la que en su opinión sería su obra cumbre: Moby-Dick; o, la ballena, que resultó un fiasco tanto en críticas como en ventas. Y hay varias razones para ello: la última página del manuscrito acabó aplastada e ilegible, de ahí que no llegase a imprimirse. Este importante detalle fue fundamental para acrecentar las malas críticas, pues el «final» no resultaba convincente. Por otro lado, para que un libro triunfase en aquella época en Estados Unidos, primero debía haberlo hecho en Reino Unido. Por diversas razones, solo llegaron al Nuevo Mundo las críticas destructivas y nunca las favorables a la novela, si bien en Reino Unido la obra rondaba los círculos literarios más elitistas en calidad de obra de culto. A esto hay que sumarle que, en un desgraciado accidente, la editorial que publicó la novela se incendió y, con ella, se


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

quemaron los miles de copias impresas. El editor se negó a volver a imprimir el trabajo. Desde 1851 hasta 1891, solo se vendieron 3800 copias de la novela. A los 33 años, Melville estaba arruinado.

Desconsolado, sobrevivió a base de trabajos de mala muerte; solo la poesía (apenas volvería a escribir prosa) le servía como alivio. Por si todo esto no hubiese sido suficiente, perdió a dos de sus hijos. Melville murió en 1891, a la edad de 72 años como un don nadie. Solo el diario New York Times le dedicó una breve necrología. Así como su vida, iniciada en el 19, fue un cúmulo de infortunios, la inversión de los dígitos en el año 91 y su muerte sirvieron para invertir la percepción de la sociedad con respecto a su obra literaria. Tal vez el capitán Ahab, protagonista indiscutible de Moby-Dick; o, la ballena no se vengase del ser que le arrancó la pierna; sin embargo, después de surcar los cinco continentes, y a pesar de las adversidades, sí lo hizo de todos los que ningunearon a Melville, al que otorgó fama eterna. Sirva la figura de Herman Melville para afirmar que el genio no nace, sino que se hace. Jesús García Fernández


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

Anobium pertinax El asombroso viaje de Pomponio Flato, de Eduardo Mendoza Querido lector, ya está aquí septiembre. Cambiamos el ocio, la playa y la relajación por el trabajo, la vuelta al cole y el estrés diario; el sol, por las nubes; el refrescante gazpacho, por la reconfortante sopa. No obstante, para hacerte más fácil este mes de transición, voy a recomendarte, no podría ser de otra forma, una lectura: El asombroso viaje de Pomponio Flato, del novelista español Eduardo Mendoza. Este libro, simpático y atrevido, cargado de situaciones inverosímiles a la par que desternillantes, es ideal para que la vuelta a la rutina sea lo más llevadera posible. Pomponio Flato, ciudadano romano perteneciente a la orden ecuestre y filósofo de profesión, como una y otra y otra vez nos recuerda, pero ¡ojo!, sin llegar a resultar cansino, a lo largo de la novela, se adentra en las entrañas del imperio en busca de unas aguas milagrosas. Sin embargo, un crimen se interpone en su camino… Mediante embrollos rocambolescos, personajes creados y recreados en apenas unas pin- celadas y una historia de lo más atrayente, Eduardo Mendoza parodia el género que le ha dado la fama, el detectivesco, sazonándolo, primero, con una dosis de humor hasta ahora casi desconocido en este tipo de novelas y, segundo, con una pizca de novela histórica perfectamente repartida. Logra crear así un manjar exquisito digno de ser devorado en apenas unos días. No avanzaremos página a página. Lo haremos carcajada a carcajada. Puntuación: 9. Jesús García Fernández


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

Tierra sin Rey España ha tenido siempre una predilección por el género de novela histórica. Los que nos dedicamos a esto de la tecla, sabemos la explosión creativa que supuso para este país la recepción de las primeras obras de Walter Scott. Mucho se ha andado desde entonces, muchos los libros, los estilos, los escritores, la Historia misma poniendo millas de por medio; y aun así sigue siendo España un buen lugar para disfrutar de la buena literatura de genero. Tierra sin rey es la segunda obra del escritor Luis Zueco, que ya provocó una buena expectación con sus obras Rojo Amanecer en Lepanto y la exitosa El Escalón 33. Ágil pluma que nos conduce por los entresijos históricos del siglo XIII. Todos los siglos son convulsos, dijo el poeta, pero realmente el XIII en la Península fueron de enrome virulencia.

La historia es Grande y Pequeña, pero siempre es Historia. Los personajes grandes como Pedro II de Aragón nos vislumbran con su fulgor histórico, nos marcan el camino de los designios de la Historia… Pero son los anónimos millones de seres los que realmente construyen el entramado de al realidad histórica. Luis Zueco nos brinda la oportunidad de acercarnos a un momento especial de la historia de España, una buena forma de descubrir la aventura de la historia y sus entresijos. Aventura y buena literatura. Tierra sin rey es una apuesta segura. Léanlo no les defraudara. Puntuación: 7 F. C. G


REVISTA VEGA

3 de octubre de 2013

La Puerta abierta La sección donde publicar tus escritos. Una chica del Insti, me envía esta bella prosa poética.

UNA SIMPLE MIRADA Y UN GRAN SENTIMIENTO Todo empezó una mañana de otoño...aquella mañana fría cuando le conocí, conocí a una persona que sin esperarlo cambio mi vida por completo. Al principio yo pensaba que sería una bonita amistad, pero con el tiempo me di cuenta de que no era así, cada vez que miraba esos ojos, aquellos ojos de luto me atrapaban cada vez más como si de una enredadera se tratara. Era algo nuevo para mí, algo que yo jamás había sentido, esas conversaciones hasta el amanecer, esas buenas noches que no tenían fin, que con tal de no despedirnos podíamos estar un día entero diciéndonos "buenas noches" ...eso era algo nuevo y mágico a la vez. Recuerdo las noches de verano mirando las estrellas, la luna era la que contemplaba nuestros besos, las cuatro paredes de una habitación testigos de nuestras caricias y solamente él y yo conscientes de nuestro amor. Cada suspiro que se nos escapaba aquellas noches en el parque, era por no saber expresar con palabras todos nuestros sentimientos, pero con una simple mirada y esa sonrisa tonta se entendía todo sin decir nada. Hay quien te dice con la mirada lo que con su voz no puede...


REVISTA LITERARIA VEGA 3