Page 1

Carรกtula y contracarรกtula 1


Nº 37- Julio-Agosto - 2010- Año 7

El amor nada vale sin tormentas, ¡sin tempestades... el amor no existe! J. Florez

Director Milton Fabián Solano Zamudio Fundación Plenilunio: http://plenilunio-grupo-poiesis.blogspot.com/

SUMARIO

Texto biográfico del poeta: Julio Flórez, por su sobrina - nieta Gloria Serpa-Flórez de Kolbe 3 POEMAS Julio Flórez

13

Eduardo Luna Hurtado

16

Carlos Gerardo Orjuela

18

Gloria Ogonaga Peláez

20

Samuel Centeno Vanegas

23

Luis Esteban Patiño

26

Carmen Elisa Valencia

30

2


SOLILUNIO Pre-lectura- Taller, PLENILUNIO, 14-07-2010 AUTORÍA COLECTIVA # 4 Las amapolas rojas en el campo están. Llenan de tormentoso amor nuestra existencia. Existencia que fluye como burbuja en el aire. Locura que crepita amantes en esencia ¡Quién pudiera tenerte!

3


BIOGRAFÍA DE JULIO FLÓREZ (1867-1923)

GLORIA SERPA-FLÓREZ DE KOLBE (Sobrina-nieta del poeta*) (Julio Flórez Roa en Gran Enciclopedia de Colombia Tomo IX, Círculo de Lectores, Bogotá, 1993.)

Fuente: http://julio-florez-ntc.blogspot.com/2010_07_30_archive.html Poeta boyacense (Chiquinquirá, mayo 22 de 1867 - Usiacurí, Atlántico, febrero 7 de 1923).

J

ulio

Flórez

fue

el

séptimo

de

los

diez

hijos del médico liberal Policarpo María Flórez, presidente del Estado Soberano de Boyacá en 1871, y de Dolores Roa de Flórez, dama perteneciente al partido conservador colombiano. Educado bajo estricto control religioso en los colegios de Chiquinquirá, nacionalmente conocida como la Villa de los Milagros, y sede de la Orden Dominicana de sacerdotes católicos que administran la fe de los creyentes en el poder sobrenatural de la Virgen del Rosario, llamada la Patrona de Colombia, Julio Flórez recibió el don de la poesía, al igual que sus hermanos, entre los que se destacaron el médico Manuel de Jesús, el abogado Leonidas y el ingeniero Alejandro A. Flórez. A los 7 años escribió sus primeros versos conocidos. Durante 1879 y 1880 continuó sus estudios en el Colegio Oficial de Vélez, 4


donde su padre era rector. En 1881 la familia se trasladó a Bogotá, donde el padre se desempeñó como representante a la Cámara por Boyacá; Julio, entró a estudiar literatura en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y Alejandro A. fue a la Escuela Superior de Ingeniería Civil y Militar, donde cinco años más tarde se graduó como ingeniero. Las guerras civiles que azotaban el país desde los comienzos de la república, incidieron directamente en la población colombiana, afectando su estabilidad socio-económica y malogrando las probabilidades de educación. Julio Flórez, tuvo que interrumpir sus estudios por esta causa y, dada la condición bohemia de su carácter, nunca retomó la senda académica, no conoció ninguna lengua extranjera y el estudio de los clásicos fue insuficiente como para medirse con algunos de sus contemporáneos que, con mejores oportunidades o mayores intereses culturales, lograron coronar una carrera profesional o, al menos, alcanzar un nivel de educación aceptable para las exigencias capitalinas. En cambio, comenzó a frecuentar los ambientes literarios donde entabló relaciones con personas de gran valor artístico y humano, como el poeta Candelario Obeso, quien no solamente recibió el rechazo general por su raza, sino también por refutar los cánones de vida ordenada impuestos por la Iglesia y la sociedad bogotana. A partir de 1882 Flórez, abandonó la casa paterna y pasó a compartir el hogar (y la excelente biblioteca) de su hermano Leonidas, al lado de sus sobrinos Esther y Leonidas Flórez Alvarez. Pero en 1883 la carrera fulgurante de este hombre público (abogado, cónsul y escritor) fue cortada trágicamente durante los disturbios políticos originados por la pugna de los tres candidatos a la Presidencia de la República (Rafael Núñez, José Eusebio Otálora y Solón Wilches), cuando Leonidas fue herido en un mitin armado que se presentó en la Plaza de Bolívar, a causa de cuyas secuelas moriría psicológicamente destruido cuatro años después. En 1884 Candelario Obeso se suicidó y en su sepelio el joven Julio Flórez, de 17 años, exaltó su memoria en versos emocionados. Esta primera irrupción en la tribuna pública marcó el principio de su carrera. En 1886 su nombre apareció entre los bardos consagrados en la antología poética La Lira Nueva, publicada por José María Rivas Groot. A partir de 1887 y tras la muerte de Leonidas, Julio Flórez dejó la casa fraterna y comenzó una vida independiente, sosteniéndose con el producto de su actividad artística, que en Colombia ha sido siempre mal reputada y peor remunerada. Así, atravesó una larga etapa de "hambres de poeta", como él la describiría posteriormente. Su gran orgullo político no le permitió claudicar de sus convicciones liberales para aceptar posiciones ofrecidas por el gobierno conservador, como un puesto en la Biblioteca Nacional o un consulado en el exterior. La racha de infortunios familiares continuó con la tragedia protagonizada por su hermano Alejandro A. en 1891. En 1892 murió el padre, en medio de hondas amarguras personales y de decepciones políticas producidas por el desastre que, según el partido liberal, significaba el gobierno de la Regeneración. De sus amores juveniles sólo quedan ligeras referencias en su biografía, contadas por su sobrino Leonidas Flórez y por él mismo, en reportaje que le hiciera en Panamá Luis Enrique Osorio, en 1922. Flórez fue un hombre de gran éxito con las mujeres, quienes lo adoraron y muchas estuvieron dispuestas a entregar hasta su honor con tal de conseguir su amor. Pero por la índole incorruptible de su educación católica, parece que tuvo conflictos para deslindar los conceptos de amor carnal versus amor platónico, y las relaciones que sostuvo durante sus 42 años de vida, antes de conocer a su esposa Petrona Moreno Nieto, revistieron siempre un carácter pasajero. El erotismo es uno de 5


los rasgos más marcados de su poesía y la mórbida sensualidad de sus rimas sirvió muchas veces como piedra de escándalo para sus seguidores. Hoy ésta misma se ha convertido en la mayor fuente de sus éxitos. En 1883 Flórez publicó su primer libro de poesía, Horas, cuyo título le sugirió José Asunción Silva. Flórez comprendió bien el espíritu de su amigo y su rechazo al ambiente bogotano, que le fuera tan hostil a quien algunos apodaban "José Presunción Silva". Cuando se suicidó Silva, en 1896, Flórez declamó en sus funerales una elegía que fue condenada como blasfémica por el obispo de Bogotá, quien propinó al poeta una seria amonestación al respecto. Su fama como trovador y personaje romántico seguía creciendo. En 1895 ya había logrado superar las dos grandes desventajas del hombre colombiano: el ser provinciano y el ser pobre. Su valor personal y su arte lo habían colocado muy alto en el panorama cultural, los críticos locales más exigentes se ocupaban de su obra, su presencia era solicitada en los círculos exclusivos de la sociedad capitalina. Las damas suspiraban o se sonrojaban a su paso, los jóvenes lo envidiaban y los escritores nóveles viajaban a Bogotá con la ilusión de conocer "al Divino Flórez", como lo llamaría "su amigo y admirador Guillermo Valencia" al dedicarle su libro Cigüeñas blancas, o escucharlo cantar (acompañado de su guitarra o al piano por su amigo el maestro Emilio Murillo), la famosa canción "Mis flores negras", cuya paternidad musical ha sido tan discutida, no así la de su texto, que ha quedado consagrado como suyo. Flórez se había convertido en el bardo de moda, amado por el pueblo porque sabía pulsar la fibra de los sentimientos de su raza. Sin embargo, su falta de cuidado y su generosidad en la entrega de sus producciones repentinas, a "tipleros y serenateros", originó que muchos poemas no terminados ni corregidos ni pulidos fueran publicados sin su permiso y siguieran circulando, lo que ocasionó un menoscabo en el nivel de calidad de su obra. Sobre este tema el severo crítico Maximiliano Grillo dijo, en 1895: "Admiramos en Flórez el poeta natural que hace estrofas armoniosas, de contornos puros, compuestas no al calor de una inspiración desordenada, sino en horas de recogimiento, cuando parece olvidarse del aplauso pasajero". Flórez también se ocupaba de los destinos del partido y blandía su pluma para participar en las luchas liberales con que la oposición intentaba rescatar un poder que permanecería perdido durante 43 años. Flórez llegó a convertirse en el poeta de los soldados en el frente e "hizo sonar siempre las cuerdas de su lira en favor de las más nobles causas políticas y sociales", según conceptos del general Rafael Uribe Uribe, cuando en 1912 le agradeció su libro de lírica heroica, Flecha roja. Pero su poesía comprometida hizo que fuera perseguido y reducido a prisión en varias ocasiones. En medio de guerras, penurias y amordazamiento de la censura, los colombianos reaccionaban reuniéndose en cofradías o hermandades pacíficas de tipo cultural que los protegían de la aridez del presente. En compañía de seis amigos, Flórez fundó la Gruta Simbólica, comentada tertulia literaria de 70 miembros, que permaneció vigente desde fines de 1900 hasta fines de 1903, bajo la capitanía intelectual de Flórez. La inseguridad, la tensión sostenida entre las fuerzas políticas, religiosas y socioecónómicas del país, valió para que los artistas de la época, a semejanza de los poetas malditos franceses de fines del siglo XIX, frecuentaran la bohemia y en ocasiones cayeran en vicios que les atrajeron el rechazo de la sociedad o el anatema del clero. Flórez fue señalado como sacrílego, blasfemo y apóstata. Estando en el punto culminante de su carrera literaria, subió al poder, en 1904, el caudillo militar general Rafael Reyes, quien ante la ola de murmullos en su contra, le "aconsejó" abandonar el 6


país. En 1905 Flórez tuvo que salir de Bogotá, ciudad amada y cantada en sus más hermosas rimas. Se dirigió a la Costa Atlántica, luego a Caracas, y de allí inició una gira poética por los países centroamericanos que se prolongó por dos años (1906-1907), en medio del clamor general de sus éxitos, hasta que, estando en México y dispuesto a regresar a Colombia, el general Reyes lo nombró segundo secretario de la Legación de Colombia en España, hacia donde partió en agosto de 1907. Sus pensamientos o experiencias en España y Francia (donde fue invitado a recitar en la Embajada de Colombia en París, con ocasión de la celebración de la fiesta nacional en 1908) no dejaron ningún rastro en su lírica. Su libro Cardos y Lirios, así como su ovacionado poema "La Araña", obtuvieron publicación en 1905 en Venezuela. Manojo de zarzas y Cesta de lotos fueron editados en 1906 en San Salvador, Fronda lírica, en Madrid en 1908, y Gotas de ajenjo, en Barcelona en 1909. Su actitud general en Europa fue discreta y amable. Conoció a personalidades literarias españolas y latinoamericanas como Emilia Pardo Bazán, Francisco Villaespesa, Rubén Darío, José Santos Chocano, José María Vargas Vila y Amado Nervo. Y aunque sus tendencias románticas lo colocaban en la retaguardia del modernismo en boga, su poesía y personalidad fueron acogidas con simpatía por los escritores de la Generación del 98. Pero para sus admiradores y amigos colombianos, Flórez era ahora totalmente distinto a aquel bohemio eufórico de las épocas de la Gruta Simbólica, se presentía cansado de la vida y desilusionado de los hombres y de las cosas. En febrero de 1909 Flórez regresó a Colombia, a la que saludó en un recital en Barranquilla, y luego desapareció sin dejar rastro alguno. Los periodistas indagaron su paradero, pero nadie sabía que se había retirado al balneario de Usiacurí a tomar una cura de sus aguas medicinales. En ese primitivo pueblo se enamoró de una colegiala de 14 años de edad, Petrona, con quien comenzó un verdadero e inmortal idilio. Pero los compromisos adquiridos a su regreso de Europa lo obligaron a regresar a la capital, después de cinco años en el extranjero. Allí se presentó en una función de bienvenida en el Teatro Colón, durante las celebraciones del primer centenario de la Independencia de Colombia (1910). Fue acogido calurosamente por la crítica y volvió a obtener un grandioso éxito con su público de todas las categorías. Inmediatamente después de esta presentación, Flórez, se ausentó de la capital, a la que regresó en muy contadas ocasiones para ofrecer recitales poéticos, del mismo modo como lo hizo a nivel nacional y, más frecuentemente, en la vecina ciudad de Barranquilla, donde en 1917 se editó De pie los muertos, recopilación de sus versos alusivos a la primera Guerra Mundial, que recitó en el Teatro Cisneros. En 1922 publicó allí mismo la segunda edición de su libro Fronda lírica, última obra publicada en vida, ya que Oro y ébano apareció como edición póstuma, en 1943. En la aldea de Usiacurí llevó una vida de hogar tranquila y ordenada, al lado de su esposa y sus cinco niños: Cielo, León Julio, Divina, Lira y Hugo Flórez Moreno. Para el mantenimiento de la familia, para ganar "el maldito pan", se dedicó a labores agrícolas y ganaderas en pequeña escala, que fueron reputadas como de "burguesas" por algún escritor parnasiano contemporáneo suyo, con gran molestia de su parte. Su poesía adquirió rasgos de reflexión e interiorización, según el parecer de algunos de sus críticos, aunque en el panorama total de su producción literaria se encuentran diseminados algunos poemas de contenido filosófico, como es el caso de "Resurrecciones" y "Todo nos llega tarde". Rápidamente su salud se fue quebrantando y en el término de dos años una rebelde enfermedad le deformó el rostro, sin que fuera efectivo ningún auxilio médico prestado 7


en Barranquilla, Bogotá o Panamá, sobre cuyo diagnóstico no ha habido ninguna certeza, pero que podría tener rasgos de un cáncer o melanoma maligno que le afectó la parótida izquierda y le dificultó el habla. Quizás los últimos cuatro meses de su vida fueron los más dramáticos. El partido conservador tomó nuevos bríos con la elección del general Pedro Nel Ospina. La Iglesia redobló las presiones ejercidas sobre el hombre debilitado por la enfermedad, encaminadas a que retomara su religión perdida, regresara a los sacramentos y contrajera matrimonio católico con su esposa, requisito sin el cual los hijos habidos de esa unión civil no eran aceptados como sus herederos legítimos, según lo estipulado en el Concordato que regía en Colombia desde 1887. En noviembre de 1922 Flórez accedió a confesarse, comulgar, contraer matrimonio católico con Petrona y bautizar a sus hijos. Ante semejante milagro, la sociedad se conmovió y en Barranquilla promovieron la coronación de Julio Flórez como poeta nacional, acto al cual accedió gustoso el gobierno del general Ospina. Pero dada la precaria salud del enfermo, esta ceremonia no se pudo realizar ni en Bogotá ni en Barranquilla, sino en Usiacurí, a donde se movilizaron altas personalidades del gobierno, la sociedad y la cultura en 163 automóviles, a los que se unieron una multitud de campesinos, trabajadores y estudiantes que querían presenciar el acto. Así, el 14 de enero de 1923, al borde del sepulcro, Julio Flórez obtuvo un honor retrasado por treinta años. Pocos días después de esta forzada ceremonia, el poeta del pueblo colombiano murió rodeado de sus familiares y amigos, el 7 de febrero. Julio Flórez ha pasado a la historia como un bardo popular, que supo interpretar los amores y los dolores de la raza colombiana bajo temas, absolutos como: la naturaleza, la madre, la patria, la amada y la muerte. Su fama como "el último becqueriano", según palabras de Max Henríquez Ureña, ha desbordado las fronteras nacionales. Gloria Serpa-flórez De Kolbe (Julio Flórez Roa en Gran Enciclopedia de Colombia Tomo IX, Círculo de Lectores, Bogotá, 1993.) Bibliografía Serpa-Flórez de Kolbe, Gloria: "La Gruta Simbólica" en Manual de Literatura Colombiana, Tomo II, Planeta-Procultura, Bogotá, 1988. Serpa-Flórez de Kolbe, Gloria: "La Gruta Simbólica" en Gran Enciclopedia de Colombia, Tomo IV Literatura. Círculo de Lectores, Bogotá, 1992. Serpa-Flórez de Kolbe, Gloria: "Todo nos llega tarde…" Biografía.Planeta Colombiana Editores, 1ª. Ed. 1994, 2ª. Ed. 1995. Serpa-Flórez de Kolbe, Gloria: Mis Flores Negras. Antología. Planeta Colombiana, Bogotá, 1999. Serpa-Flórez de Kolbe, Gloria: Amor en la Sombra. Novela Histórica. Ed. Kr. Séptima, Bogotá, 2002. Flórez, Julio: Obra poética. Bogotá, Banco de la República, 1970. Flórez, Julio: Selección de Poemas. Prólogo, Jorge Rojas. Bogotá, Colcultura, 1973. Flórez, Julio: Poesía escogida. Selección y prólogo, Harold Alvarado Tenorio**. Bogotá, Arango Editores y El Ancora, 1988.

8


Martínez Mutis, Aurelio: Julio Flórez, su vida y su obra. Bogotá, Instituto Caro y Cuervo, 1973. El Caballero del Romanticismo. Edición en homenaje a Julio Flórez. Tunja, Gobierno de Boyacá, 1967. Ordóñez, Monserrat: Julio Flórez en: Historia de la Poesía colombiana. Bogotá, Ediciones Casa Silva, 1991. http://ntcpoesia.blogspot.com/2010_03_29_archive.html Restrepo Duque, Hernán: Gran Crónica de Julio Flórez. Bogotá, Colcultura, 1972. *** Fuente de la foto: http://picasaweb.google.com/ntcgra/JULIOFLOREZ142Anos22DeMayo18672009#54967927356 35756994 *** * 1.- JULIO FLOREZ, 139 AÑOS Por GLORIA SERPA-FLOREZ de KOLBE. Bogotá, Mayo 22, 2.006. Fuente: http://ntcblog.blogspot.com/2006/05/ntc-229-mayo-22-2006.html Desde hace treinta años he asumido un papel que me ha confiado el destino: ser biógrafa de Julio Flórez. (1) He viajado por sus mismas rutas, he consultado innumerables documentos, he escuchado testimonios de quienes conocieron al poeta del pueblo colombiano, y he escrito tres libros sobre su vida y su obra. … *** ** Otros textos: JULIO FLÓREZ , 1863 - 1923 Por Harold Alvarado Tenorio. http://www.antologiacriticadelapoesiacolombiana.com/julio_florezp.html +++++++

Blog abierto por NTC … Nos Topamos Con … http://ntcblog.blogspot.com/ , ntcgra@gmail.com (Julio 29, 2010) . Compilación de información para el evento y el homenaje. JULIO FLÓREZ. 1867 – 1923. COLOMBIAN0 http://julio-florez-ntc.blogspot.com/2010_07_29_archive.html

9


Poemas 10


JULIO FLÓREZ TODO NOS LLEGA TARDE Todo nos llega tarde... ¡hasta la muerte! Nunca se satisface ni alcanza la dulce posesión de una esperanza cuando el deseo acósanos más fuerte. Todo puede llegar: pero se advierte que todo llega tarde: la bonanza, después de la tragedia: la alabanza cuando ya está la inspiración inerte. La justicia nos muestra su balanza cuando sus siglos en la Historia vierte el Tiempo mudo que en el orbe avanza; Y la gloria, esa ninfa de la suerte, solo en las sepulturas danza. Todo nos llega tarde... ¡hasta la muerte!

CUANDO LEJOS, MUY LEJOS Cuando lejos, muy lejos, en hondos mares, en lo mucho que sufro pienses a solas, si exhalas un suspiro por mis pesares, mándame ese suspiro sobre las olas. Cuando el sol con sus rayos desde el oriente rasgue las blondas gasas de las neblinas, si una oración murmuras por el ausente, deja que me la traigan las golondrinas. Cuando pierda la tarde sus tristes galas, y en cenizas se tornen las nubes rojas, mándame un beso ardiente sobre las alas de las brisas que juegan entre las hojas. Que yo, cuando la noche tienda su manto, yo, que llevo en el alma sus mudas huellas, te enviaré, con mis quejas, un dulce canto en la luz temblorosa de las estrellas. 11


TU NO SABES AMAR. Tú no sabes amar; ¿acaso intentas darme calor con tu mirada triste? El amor nada vale sin tormentas, ¡sin tempestades... el amor no existe! Y sin embargo, ¿dices que me amas? No, no es el amor lo que hacia mí te mueve: el Amor es un sol hecho de llamas, y en los soles jamás cuaja la nieve. ¡El amor es volcán, es rayo, es lumbre, y debe ser devorador, intenso, debe ser huracán, debe ser cumbre... debe alzarse hasta Dios como el incienso! ¿Pero tú piensas que el amor es frío? ¿Que ha de asomar en ojos siempre yertos? ¡Con tu anémico amor... anda, bien mío, anda al osario a enamorar los muertos! MIS FLORES NEGRAS Oye: bajo las ruinas de mis pasiones, y en el fondo de esta alma que ya no alegras, entre polvos de ensueños y de ilusiones yacen entumecidas mis flores negras. Ellas son el recuerdo de aquellas horas en que presa en mis brazos te adormecías, mientras yo suspiraba por las auroras de tus ojos, auroras que no eran mías. Ellas son mis dolores, capullos hechos; los intensos dolores que en mis entrañas sepultan sus raíces, cual los helechos en las húmedas grietas de las montañas. Ellas son tus desdenes y tus reproches ocultos en esta alma que ya no alegras; son, por eso, tan negras como las noches de los gélidos polos, mis flores negras. Guarda, pues, este triste, débil manojo, que te ofrezco de aquellas flores sombrías; guárdalo, nada temas, es un despojo del jardín de mis hondas melancolías. 12


TUS OJOS Ojos indefinibles, ojos grandes, como el cielo y el mar hondos y puros, ojos como las selvas de los Andes: misteriosos, fantásticos y oscuros. Ojos en cuyas místicas ojeras se ve el rostro de incógnitos pesares, cual se ve en la aridez de las riberas la huella de las ondas de los mares. Miradme con amor, eternamente, ojos de melancólicas pupilas, ojos que semejáis bajo su frente, pozos de aguas profundas y tranquilas. Miradme con amor, ojos divinos, que adornáis como soles su cabeza, y, encima de sus labios purpurinos, parecéis dos abismos de tristeza. Miradme con amor, fúlgidos ojos, y cuando muera yo, que os amo tanto ¡verted sobre mis lívidos despojos, el dulce manantial de vuestro llanto! ABSTRACCIÓN A veces melancólico me hundo en mi noche de escombros y miserias, y caigo en un silencio tan profundo que escucho hasta el latir de mis arterias. Más aún: oigo el paso de la vida por la sorda caverna de mi cráneo como un rumor de arroyo sin salida, como un rumor de río subterráneo. Entonces presa de pavor y yerto como un cadáver, mudo y pensativo, en mi abstracción a descifrar no acierto Si es que dormido estoy o estoy despierto, si un muerto soy que sueña que está vivo o un vivo soy que sueña que está muerto. 13


EDUARDO LUNA CIUDADES DE TIERRA CALIENTE Las ciudades de tierra fría Se parecen a las monjas Las de tierra caliente Son como islas tropicales O muchachas de falda corta. En las ciudades de tierra caliente El tiempo no existe, La muerte se hace pequeña, El goce se vuelve palabreo Y se hace filosofía La tentación. Desde que clarea el día Los vendedores de refrescos de frutas Gritan a voz en cuello su pregonar: "de piña para la niña De mora pa' la señora" Y su voz se pierde en las calles Como un cascabeleo Solo puedes hacerte sabio Bajo la sombra de una palma Y mirar la vida Vestida de gente pasar, Con sol de cumbia, de merengue y son Como un tesoro escondido Busca el amor sobre una piel bronceada Mucho mejor si se encuentra cerca el mar.

14


LA CASA DE LOS DIAS La casa fue edificada Para la memoria de los vientos De sus rejas de hierro Se burlaron las enredaderas Hubo inocencias Que se asomaron a sus ventanas En espera de la curiosidad del sol El rocío Sobre los geranios y los jazmines Fue quien escribió con su perfume Una leyenda, que a pesar De las pasiones que se vuelven soledad Y los amores que se vuelven sueños, Aun sonríe. En sus aleros, una tarde gris Aquella terca y solitaria golondrina Intentó construir el verano Y se durmió soñándolo Para hacerlo posible.

AMORES DE BARRIO Entre estas calles De arboles y antejardines Juega rayuela el sol Pasan junto al andén Los muchachos en bicicleta La sonrisa de las colegialas Una promesa por aquella mirada Por aquel sonreír, En el sueño de una esquina Una tarde de viernes, una noche de sábado Y el primer beso en una tienda Mientras suena una canción de moda Minutos después se alejan Tomados de la mano Y se quedan sobre la mesa Olvidados y vacios Dos envases de gaseosa.

15


CARLOS GERARDO ORJUELA CEIBAS Y LAÚDES (Haikus) La ceiba niña mostró sus espinas cándidamente. Caen tus flores alfombra colorida sobre la hierba. Enorme y tierna el urbano paisaje ceiba, adornas. Ceiba pentandra tropical habitante noble y sagrada. Al observarte gigante florecido se excita el alma. Árbol misterio te adoraban los Mayas con justa razón. El mortal rayo solo a ti te respeta bella pentandra. Árbol nacional deslumbra tus paisajes ¡oh, Guatemala! Dame tu kapok algodón fresco, suave en mi almohada. Ceiba caleña regálanos tu sombra y tu grandeza. Andrés Bonilla tu corazón es ceiba tu alma, laúd. 16


LA JUSTICIA DE UN PAÍS El ladrón roba el violador viola el sicario asesina la policía detiene la ciencia investiga la Fiscalía incrimina el abogado enreda el tiempo prescribe el juez condena la norma rebaja el criminal se ríe las víctimas claman la Patria llora la impunidad se ufana.

CONVOCATORIA La Universidad Mundial de la Utopía tiene abiertas las inscripciones para su diplomado en sueños imposibles y causas perdidas. El pensum incluye las materias: Ensoñaciones 1; Vuelos en nubes 1 y 2; Amores perfectos 3; Asombros 2; Estaciones 4; Fases de la Luna 4; Arcos Iris y Similares 1 y 2; Auroras y Atardeceres niveles 1 al 5. Dirigido a personas que hayan visto llorar a la luna, bailar a los árboles, orar a una cascada. Se expedirán títulos de: Experto en Ingenuidad, Máster en perdón, Técnico Profesional en juegos de palabras, y hasta es posible que los mejores reciban el no poco honroso Título de POETAS.

17


GLORIA OGONAGA PELÁEZ ! Ah! aquel lúcido recuerdo de un gélido diciembre; espectros de brasas moribundas reflejadas en el suelo¨. Edgar Allan Poe

EPITAFIOS I AL MEDIO DIA MUERE EL MAESTRO OMAR RAYO VII Bienaventuranzas para aquella que recuerde las mil y una noche en compañía del Maestro, en el teatrino, en flacos o en la avenida de las poetas. VIII Más allá de la boca más acá del horizonte en medio de las aristas, fulminantes rojos y azules atraviesan los últimos lienzos. -hombre en genio y figura - nombrado hoy nuestro Quijote.X El ofrenda su alma y su piel al universo. Se quedan sin aliento Vacíos los colores los pinceles… Será un eterno llanto, sobre un invisible arco iris. 18


XIV La cúpula los octagonales los jardines el teatrino; recogen sus alas y en serena tarde lloran su muerto. XV Tum…Tum…Tum… Lloran en letanías africanos corazones. Tum… Tum… Tum… Collares de perlas adornan a las Almadres. Tum… Tum… Tum… Bajan de la serranía Caucana flautas melancólicas… No hay sonrisas Tum… Tum… Tum… Huele a tierra húmeda regada por el oleaje negro del Pacífico. XVII Al cuadro la Servilleta sacada de una obra en origami, desdobla su líquida magia al borde del atardecer… Sueñan las garzas. XVIII Bejucos en color ocre, gatos de blanco y negro, se deslizan en carcajadas por el arco iris de la cúpula Sixtina 19


XIX Al entrar al museo (mi capilla Sixtina de la poesía) Di las palabras mágicas: -¡ abre tus rayadas alas! -Y descalzas desfilan las Poetizas y las Almadres. XX Los rojos Los azules Los amarillos descorren el claro oscuro de un alma nómada. que duerme dentro de un calidoscopio. XXII El ojo nómada camina líneas imaginarias. se bebe un oasis los pinceles le peinan el alma. Ejercicio de escritura. LETANIAS EN LEJANIAS Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo Rayo

Omnipotente Vox populi Terribiles Nigra nocte Rex nobilis Amabilis Homo Sensibile digito Doblegado Desdoblado Rayando muros Armando cuadros Tiñendo lienzos Debajo de una línea recta Inventando cosmos paralelos Campeón de rayuelas Hecedor de castillos al carboncillo 20


Rayo Rayo Rayo Rayo

Dormilón entre bejucos y gatos Amo y señor en su Museo De auroras funerarias … hoy A duelo. Que descanse en santa paz.

21


SAMUEL CENTENO VANEGAS AL INTERIOR DEL CATAFALCO Heme aquí por fin, Yago yerto sin movimiento Solo se mueve dentro de mí La putrefacta carne Y la jauría de gusanos Que gozosos se disputan Cada milímetro de mi dulce carroña. Dicen que los muertos no huelen… hieden. Dentro de este catafalco No siento olores extraños -Estos infelices me dejaron sin nariz, Ahora la tengo bien respingada Siempre quise tener una nariz asíTodo aquí es tan sombrío, Tan oscuro, tan frío Que esto me parece Solamente un lúgubre sueño. ¡Mas, es verdad, estoy muerto¡ Afuera han cesado los rezos, El llanto, los lamentos. Ellos suponen mi alma en el paraíso Mas creo que ahí No existe tanto silencio. Me consuela el saber que aún en mi muerte Doy vida a esas pequeñas criaturas Devorándome sin prisa Al interior de la sepultura. Mis ojos ya no los tengo Igual para que los quiero Solo veo gusanos, oscuridad y silencio. Mi lengua ya se la comieron Ni modo de hablar con ellos. Han devorado el centro de mis pensamientos Ahora que lo pienso, para qué pienso A nadie podré exponerle La grandeza de mi pensamiento. ¡Ey qué hacen ahí

22


No se coman aquello¡ Ahora recuerdo cuánto gozo sentí Cuan gloriosos momentos. Nada pude hacer, ahora solo soy Un lustroso esqueleto Creo que ha llegado la hora de partir. Si al cielo o al infierno Que puedo decir Le preguntaré al Eterno.

XXXI ROSA ANGÉLICA Rosa Angélica, de vez en cuando pienso en tu sexo… Solo en tu sexo angélica rosa Hallo dentro de mí, pasionales momentos Violentos, dulces recuerdos Cierro mis ojos rememorando la expresión de tu rostro Apacible cansado luego que sobre mis labios has dejado El paroxismo de tus labios el efluvio de tu orgasmo Mientras mis manos recorren tus cabellos de septiembre Descolgándose por todo tu centro, siendo sudor, siendo miel Destilando ambrosías por las campiñas Frescas de tu espalda adormecida, de tantas caricias. Entronizas mi virilidad en tus manos El orgullo de tus cumbres entre mis labios Cada verso, cada palabra, en la intimidad de tu alma Mientras suspiras, arrebatada en un mar de deseo. Ansias de ser solo mía, de darte como el trigo a la guadaña Ansias de pertenecerte, de darme como el agua al sediento Como las semillas del cielo a la fuerza del viento. En este álgido momento, solo soy mórbido deseo 23


Fuego consumiendo bosques y sembradíos Remolino pasional, dique rompiéndose incontenible Arrasando pueblos en tu vientre, desarraigando Árboles, jardines y palacios, caminos con sus puentes. Arrasarte deseo con el torrente de mis besos Avasallar cada rincón de tu ágil cuerpo Morder de nuevo la fruta de tu boca y el ansia de tu pecho. Huracán arrancando pétalos en el jardín de tus senos Tormenta deshojando tu talle de trigo Ciclón apaciguado en tu dulce monte de Venus.

IGUAL, CREO QUE TE AMO Si tus senos no fueran de silicona Merecerían el más hermoso poema Porque, quien jamás le ha escrito Un poema a una torre de exploración petrolera O a los neumáticos de un automóvil. O qué poeta se ha dedicado a exaltar Las maravillas del plástico. Es cierto, te ves más bella Es cierto, te sientes más bella Pero me da miedo Acariciarte como antes lo hacía Besarte como antes lo hacía Me siento un niño jugando con dos globos Expectante tratando de elevarlos Evitando que exploten. A pesar de eso No me importa si tus pechos Son de carne o de plástico Igual… creo que te amo.

24


LUIS ESTEBAN PATIÑO JUVENTUD (A Lina, porque la juventud todo lo puede) …"porque, al centro, estoy yo, y a la derecha, también, y, a la izquierda, de igual modo." César Vallejo

¡Alto! ¡Detente oscuridad! La juventud levanta su escudo y su bandera. Aligera tu marcha, si crees vencer que es un bastión de rosas encendidas quien detiene tu paso desmedido. Es un jardín la troyana muralla que te grita con voz de primavera: ¡Basta! Es el reloj juvenil el que va a la vanguardia con su pecho ardoroso contra el ritmo de tus huestes.

25


ENÉSIMA VEZ ¿…" para solo morir, tenemos que morir a cada instante?" César Vallejo

Al despertar estaba solo. Silencio. El horror había pasado ya, Y allí estaba el horror. Todos se habían matado a filo de hacha. Caminé con mi antorcha en alto por el camino de las lágrimas. Mis zapatos no podían estar incólumes entre la sangre derramada, y mi voz era un fuego apagado. Luego llegaste. A lo lejos estabas con tu soledad desértica. Juntamos las manos, las voces, nuestro aliento y por enésima vez reemprendimos el camino.

26


QUÉ COSA Ya no sé cómo decirte, esquivo amor, que me haces falta, que me haces toda la falta de la vida. Ya no sé cómo decirte, cómo explicarte amor que cabalgas briosa bajo mi piel, por mis arterias. Ya no sé cómo decirte, amor que cada vez que partes y cuando partes, me hundo, y que la sed de ti me devora, me reseca. Ya no sé cómo decirte, amor que no toques a mi puerta… ¡que entres! ONOMATOPEYA DEL TERROR El gavilán chilló: Chío, chío, chío, el pollito entre sus garras solo dijo pío… y se apagó en las cimas del viento. SOY No soy negro no soy blanco. Soy de Timbiquí, soy del Uruguay, pertenezco a la América Hispana. Con maíz y aguacate soy chicha con tejo. Vivo tricolor con Universidad de marco fino, con grito y alpargatas. 27


EQUIPO Vuelan alto un gallinazo y una garza blanca. Se miran en medio del viento. Dice el gallinazo: muy duro el camino. Y dice la garza: muy duro, muy duro y vuelan, uno seguido del otro en el mismo sentido. LOS PIES EN EL SUELO El poeta se fue Extasiado, tras un amanecer. Al regresar no halló a su familia, sus cosas habían desaparecido… y su país, su país había sido engullido por un país engullidor.

28


CARMEN ELISA VALENCIA LIBERTAD Momentos como hoy En que revelo mi secreto de libertad las tangibles caricias mis deseos invencibles. Ese imposible amor eterno prometido en largas noches bajo la luna donde dejé escapar mi vida en tu rosro Como instante sin fin sin tiempo para soñar... Sólo quiero eliminar las rejas para tocar las flores Y recibir el aroma que enriquece los colores y mis emociones.

BÚSQUEDA Busqué la felicidad Encontré millones de voces Que conducían a mí, Me dejé llevar por ellas Me dieron voz humana, oraciones, canciones Saludos y despedidas me llevaron a encontrarme conmigo. Descubrí que la felicidad es sólo de momentos Y está contagiada de: Signos, sonidos y frases Como el árbol, sus ramas y hojas Que cantan pasajeras palabras.

29


UNA MIRADA Una mirada, donde la magia de la vida se quebranta en trágicas palabras, en historias no arrulladoras. Una mirada que transforma las largas noches en encanto, como la varita mágica que se funde en el juego del amor, en extraños planetas donde nacen las rosas Donde se teje y se desteje el lazo violeta de la memoria. Una mirada Acaba con el silencio y atrapa las estrellas para perderse en su infinito. VERSIÓN DIGITAL Revista PLENILUNIO. No. 37. Julio-Agosto 2010. Homenaje a Julio Flórez. Sobre el poeta: http://julio-florez-ntc.blogspot.com/2010_07_29_archive.html

Publica y difunde: NTC … Nos Topamos Con … http://ntcblog.blogspot.com/ , ntcgra@gmail.com . Cali, Colombia, Agosto 6, 2010 30


31

Revista PLENILUNIO. No. 37. Julio-Agosto 2010  

Revista PLENILUNIO. No. 37. Julio-Agosto 2010 Homenaje a Julio Flórez y Encuentro No. 7 de Agosto 7, 2010.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you