Page 1


Nilo Castillo

Pinturas-Dibujos 1986-1990

Los trabajos realizados en esta época ya apuntaban a lo que fue siempre una constante en mi preocupación artística: Por un lado La Cultura Popular, inclusión de elementos del habla y la cotidianidad, gran influencia del tipo de graffiti que se veía en las calles de La Habana, el elemento humorístico como manera de enfrentar los temas preocupantes del día a día y por otro lado la influencia directa de las tendencias artísticas de la llamada Transvanguardia, de artistas como David Salle, Clemente, Basquiat en lo internacional y artistas mas cercanos como Carlos Alberto de La Nuez y Flavio Garciandia.

Tríptico “Despedida de la pintura”. En la imagen dos partes: “Autorretrato” y “Suave y Fresco”. Acrílico sobre cartulina.


Dibujos: “La Guerra del Pan Dulce”, “Frozzen, Frozzen” y “Cabeza de”. Fue el Tríptico que obtuvo la 1ª Mención en el Concurso 13 de Marzo en 1987. Acrílico sobre cartulina.


“Hoy no doy Chance, Mañana sí”. Acrílico sobre cartulina


Epitafio: “Es Mucho Para Un Solo Corazón” Técnica mixta sobre Tela


“Lo Mejor de tu Vida Me Lo He Llevado Yo”. Instalación. Oleo, Madera


Performances 1987-1990

El Origen de las Acciones

Entre los años 86 y 87 comencé a trabajar en el Taller de Serigrafía “René Portocarrero”. Como recién graduado de la Academia San Alejandro venía con una visión bastante idílica del mundo del Arte. Estaba fascinado por los movimientos más vanguardistas del arte internacional a la par que imbuido del espíritu de lo que realmente significaría ser un revolucionario en Cuba. La ecuación de Joseph Beuys ARTE = VIDA era una máxima a la cual aspirar así que al trabajar en el Taller de Serigrafía y estando cercano a el Fondo de Bienes Culturales fue cuestión de tiempo el descubrimiento de los entresijos del mercado del arte y su distancia con lo que para mi era la finalidad del Arte. La realidad de la mercantilización en el Arte fue un choque para mi, lo cual no dejé de cuestionar, al sentirme personalmente también parte de ese proceso. De esta manera me vi inmerso en el desarrollo de acciones, que con elementos aparentemente ingenuos, intentaban diseccionar el absurdo de todo aquel proceso: La sacralización del objeto artístico, los clichés utilizables para hacer obras, el absurdo de las firmas de las obras entre otros elementos de superficialidad que en nada tenían que ver con un arte visceral conectado con un proceso de renovación en la sociedad. Vale decir que por esos años llegamos a la conclusión de que un Chaman en el Amazonas era el verdadero artista que valiéndose de diferentes medios simbólicos (la metáfora hablada, el baile, la pintura, un altar-instalación, esculturas) lograba un cambio real ya sea en toda su comunidad o en una persona.


“Yo también quiero estar en esta exposición”

Este fue el primer performance con esta temática. Como invitado de la exposición “No por mucho madrugar se amanece más temprano” 1987 en la Fototeca de Cuba podía exponer mi trabajo como los demás artistas pero preferí cambiar la temática graffitera que venía desarrollando y pasearme el día de la exposición por las calles aledañas a la fototeca y entrar junto con el público, mostrándome como un artista totalmente fuera de contexto y que quería de todas formas y de manera absurda formar parte de la vanguardia artística cubana. Llevaba un traje conectado a un cuadro que representaba a una obrera de la construcción como exponente del “nuevo hombre socialista” tal y como aparecía en las típicas pancartas revolucionarias. Al final de pasearme por todo el recinto coloqué la horrenda pintura en un espacio mal ubicado junto a las demás obras.


“Convenio de la Vaca y el Ternero para hacer un Producto digerible” Este fue el 2º performance que realicé. Tuvo lugar en la conferencia de la UNEAC donde entré después de la acción de ARTE CALLE disfrazado de este “traje de pincel” y entregándole unos textos al público los cuales no recuerdo exactamente su contenido pero en esencia la idea era: ”...Si mezclo un poquito de Flavio Garciandía y otro poco de René Portocarrero, seguro que voy a vender un montón de cuadros... “


“Oferta especial: Los Cien Picassos” Fue el tercer performance en el marco de la exposición “No es solo lo que ves” 1988 en la Facultad de Filología de la Universidad. Allí decidí aparecerme como un vendedor ambulante que ofrecía la posibilidad de obtener un billete para la compra de arte. Ofrecía mi obra gratis y de manera bastante anónima para la compra de cualquier producto artístico. Lo anónimo se refiere a que no firme el billete con mi nombre ya que intentaba darle más legitimidad al billete como tal más que al hecho de que un artista lo hubiera realizado. La firma del “Presidente del Banco” era “Yo 88”. Paradójicamente se convirtió en el trabajo por el que muchas personas me recuerdan como artista plástico.


“La Exposición Personal”

La exposición colectiva “Cuatro Artistas Jóvenes” en El Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño contaba con una instalación más cercana al trabajo pictórico que venía realizando pero también con lo que sería la cuarta Performance que consistió en realizar una supuesta exposición personal dentro de aquella expo colectiva. El trabajo constó de cartel, catálogo y una pequeña “obra” que estaba ubicada en un gran cuarto de la Galería y exponía con ironía la receta del éxito comercial en el “Arte”.


La Colaboración con ARTE CALLE La afinidad conceptual con ARTE CALLE me llevó a colaborar estrechamente con ellos compartiendo además de la acción en la UNEAC, el graffiti de “El Arte está a dos pasos del Cementerio” y el Mural en Fiart 87.

Fragmentos del graffiti “El Arte está a dos pasos del Cementerio” con ARTE CALLE


Colaboración en el Mural de ARTE CALLE de Fiart 87

Fragmento del boceto “El que no esté escondido se quedó” para el Mural con ARTE CALLE


“PROYECTO HACER” Como fundador del “Proyecto Hacer” junto con Abdel Hernandez, Alejandro Lopez y otros artistas desarrollé “Intervenciones” que en esencia buscaban despojarse del valor de cambio y recuperar el valor de uso dentro de su interrelación en la sociedad. Actividades que fueron la cimiente del “Proyecto en Pilón” y que fue fuertemente truncado por las Autoridades al constatarse que intentar hacer objetos y acciones simbólicas más allá del “espacio artístico” atentaba contra el orden establecido. Se trataba en esencia de desarrollar lo que algunos llamaron “Arte Antropológico” pero que para mi en especial consistía en adoptar la ecuación de Beuys “ARTE = VIDA”. Prácticamente los objetos y acciones se usaban como detonante para un suceso o debate, intentando no presentarse como una obra artística y de esta forma lograr verdadera comunicación y efectividad.

INTERVENCIÓN: “LA CAMISETA SEXUAL”

Creé esta camiseta con imágenes sensuales de mujeres para la acción “El Loco”. En el viaje con otros artistas por toda la isla visitamos un campamento militar donde solo había reclutas hombres que se dedicaban a hacer murales de deportistas masculinos, porque era prohibido tener imágenes de mujeres. Al observar estos murales y enterarme de que una de las razones por la ellos estaban en el medio de la Sierra, cerca de poblados campesinos, era para que se casaran con las mujeres del lugar con propósitos de repoblación me percaté de la efectividad que tendría mi camiseta la cual saqué clandestinamente en la noche para generar un debate sobre aquella absurda situación.


INTERVENCIÓN: “EL LOCO EN CAMAGUEY” “El Loco” surgió después de mirar lo que hacían algunos locos en la Habana. Ellos realmente podrían hacer un “performance”, comunicar ideas a los transeúntes 100 % efectivas sin necesidad de decir que aquello era una obra artística. Así que aparecí un día con cara bastante desencajada en el Boulevard de la ciudad de Camagüey manejando una guagua ficticia e invitando a todos que se montaran conmigo. Llevaba dos de mis “Paradas” en la espalda haciendo en ellas referencia de manera humorística a dificultades del transporte urbano. Otra persona que hacia de turista, realizaba las fotos y constataba la efectividad de la “Intervención” cuando los transeúntes le explicaban: ¡Que si, que yo era un loco de esa ciudad de Camaguey!


El loco se plante贸 como proyecto personal para realizarse en La Habana con el apoyo del Ministerio de Cultura y su permiso por supuesto fue denegado.


INTERVENCIÓN EN LOS CARNAVALES

Esta fue una intervención espontánea en los Carnavales de Holguín pintando sobre un baño público un graffiti carnavalesco incitando a la reflexión personal.


INTERVENCIÓN “CASA DEL VINO”

Estas “Intervenciones” fueron realizadas en la llamada INVASION donde diferentes artistas y músicos recorrimos la isla y en la cual participamos al darnos cuenta de que con esta cobertura podríamos saltarnos la Burocracia y realizar los experimentos del proyecto “Hacer”. Al llegar a un pueblo llamado Jiguaní nos llamó la atención un centro cultural llamado “La Casa del Vino” el cual era realmente una pequeña casa donde vivía una pareja de artesanos del vino. Después de quedar impresionados por su creación llegué a un lugar en la tarde donde se preparaba una actividad para esa noche. Puse música, dibujé una botella, la etiqueta de la casa del vino y bailé en lo que sería la tapa de la botella con un corcho en mi boca. La respuesta al público congregado espontáneamente siempre fue: ¡Soy “turista” de La Habana muy impresionado por la creatividad y los vinos de aquellos artesanos del pueblo. En realidad ellos han creado esto que yo he hecho aquí!


INTERVENCION CON OBJETO “El Objeto” se presentaba como un artefacto concebido como un homenaje a Eleggua, el dios Afrocubano que dice las verdades (y las mentiras también). Fue un trabajo que contenía 4 ideas o secciones en sí y que sería utilizado en el medio de conversaciones que de alguna manera trataran sobre las ideas expuestas en él. Yo recorría La Habana con “El Objeto” guardado en mi mochila sacándolo a la primera oportunidad. Las temáticas sobre el desencanto con la revolución, la dependencia de la Unión Soviética, la censura en el Arte, etc se generaban rápidamente en cualquier conversación por lo que mi objetivo de enriquecer con mi objeto aquellas tertulias se lograba con gran facilidad. La intervención de“El Objeto” es junto con la de “El loco” y el performance con los “100 Picassos” el trabajo con el que más conexión tuve en aquellos años a nivel de cambio de pensamiento sobre qué era ser un verdadero revolucionario en contraposición a aquella jerarquía que había traicionando lo que ella misma habían llamado Revolución. La acción con “El Objeto” era para mi la otra cara de la moneda de los “100 Picassos”, la respuesta que yo podía dar a la sacralización y comercialización del arte creando acciones y objetos donde se intentaba volver a la efectividad de las acciones simbólicas potenciando el valor de uso


In-Conciencia Mágica Es un día de conmemoración nacional y Pepito regresa de la escuela convencido de seguir el ejemplo del héroe. Sabe que todo sacrificio es poco para ese ideal, por eso no le basta con las actividades de conmemoración en colectivo. El n e c e s i ta u n c o n ta c t o f í s i c o d e m a y o r trascendencia con la imagen amada y opinó que su cuerpo debía poseer energía directa del prócer como única manera de estar más cercano a su objetivo. Por consiguiente, se dirige al restaurante más cercano con el billete que estampa la imagen del héroe, compra el sandwich más condimentado y regresa a casa pleno de fe y energía.


Nilo Castillo "Obras 1986 - 1990  

Obras del músico y artista Nilo Castillo (Nilo MC)

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you