Page 1

POESÍA PARA

VENCER LADERROTA


antología forzada 21 de mayo 2015 valparaíso / fanzine dedicado a Diego y Exequiel textos extraídos de todas partes + colaboraciones distribución gratuíta de mano en mano hebra ediciones editorial.hebra@gmail.com http://poemasparavencerladerrota.blogspot.com/


LOS HUELGUISTAS - ANTONIO BÓRQUEZ SOLAR (1874-1938) Poema dedicado a los obreros asesinados el 13 de mayo de 1903 Levantados de su charca de sangre fresca y de barro, fueron tirados al carro los veinte que hirió la Parca, en el carro donde embarca, boca arriba y a destajo a los muertos del trabajo esta justicia del hombre, tan inicua y tan sin nombre cuando se implora de abajo. Y allí van los veinte muertos cuyas sangrientas heridas para clamar por sus vidas llevan los labios abiertos; y aunque estén todos ya yertos, en la pupila que brilla hay un fulgor de cuchilla y hay amenazas de huelga en cada brazo que cuelga fuera de la barandilla. Muda la ciudad reposa. Desde los cerros al mar viene la niebla a llorar, más humana y más piadosa, sobre el dolor de la esposa en tan tristes funerales y son los blancos cendales de la neblina que baja la fría y blanca mortaja de sus despojos mortales.


Cayeron, porque pidieron esos pobres que allí van, otro pedazo de pan a los que se enriquecieron con el sudor que les dieron esos tristes del salario que, al desplomarse al osario vieron brillar a sus plantas, el resplandor del Calvario. Bajaron como el lobato que echa de la madriguera el dolor del hambre fiera sobre los campos ingratos, dando alaridos a ratos, para morir en los crueles colmillos de los lebreles que, en las sangrientas batidas, acabaron con sus vidas, con sus hambres y sus hieles... Y han dejado en un minuto a sus vástagos sin padre y a la miseria que ladre sobre el horror de su luto. ¿A quién culpar de este fruto que han dado las barricadas? Tras las horas desoladas de los hijos de la estiba, se alza más trágica y viva la aurora de otras jornadas. Y surgen sobre los llantos el fulgurar de una hoguera, una cruz y una bandera,


un hosanna y unos cantos: y en su carrera de espantos sobre estos veinte ataúdes pasan millares de aludes empujados desde el lodo en un magnífico éxodo de lágrimas y virtudes. AQUÍ NADIE VA A ARRIESGAR EL PELLEJO - ERNESTO GUAJARDO hoy por hoy, el libro de un poeta /comprometido/ nos cuesta entre cinco a diez kilos de pan o entre ochenta y ciento setenta pasajes de locomoción colectiva. esto, para no decir que /además/ nadie los lee o nadie los entiende, a excepción de los quinientos elegidos, en esta ciudad de cuatro millones. esto, para no recordar que Don Francisco fue aceptado como integrante de la Sociedad de /Escritores del país justo, cuanto ésta vendía sus libros al costo, los sábados el mediodía en la Plaza Mulato esto, para no decir que conquistamos la afonía buscando la socialización de la cultura, y sin embargo, en realidad, somos todos unos reverendos pequeños burgueses creyendo interpretar la Historia, escribiendo para los amigos, dando a luz hermosos versos por el caído, pero incapaces/ de ocupar su puesto.


POEMA ESCRITO POR MÁS DE CIEN JÓVENES LA NOCHE DEL 11 DE SEPTIEMBRE DEL 2005 EN AVENIDA SANTO TOMÁS CON LA SERENA, LA PINTANA.1 Juan Carreño ¡E! ¡e! ¡e! ¡Vamoh pallá po! ¡Vamoh po cabroh a camotiar a loh pacoh culiao! ¡Too pa delante! ¡Tan viendo purah torta jileh culiao! ¡Ándate e guelo loh fantahma! ¡Too parría! ¡Vamoh vamoh vamoh! ¡Allalluja! ¡Cuidao con el humo oye! ¡Chúpenlo rico chuchesumare! ¡Tení limón? ¡No son pa la ensalá Pelao Chico! ¡E! ¡e! ¡e! ¡alguna gueá pa prender! ¡Ehtán acuartelao loh jileh culiao! ¡Un camotito po Chorrillano! ¡Tan tirao! ¡tan tirao! ¡Vienen vienen! ¡Agárrame la tula paco culiao! ¡Faltan piedra loco! ¡Dónde hay piedra guon? ¡Llapo Deivi, tai máh duro! ¡Aquí hay harta piedra Jaimito! ¡Lorea Jaimito! ¡Somoh máh! ¡Da la cara paco conchetumare! ¡Jote culiao! ¡Quién apaña? ¡Tira un mojón mijito! ¡No arranquen po loco!


¡Sigan po cabroh! ¡Sigan! ¡Buena guacho! ¡Bien Llon Lenon! ¡Ese culiao e hijo e la Glai Marín guon! ¡Si viene la zapatilla no se puee meter pal pasaje! ¡Cárguense too! ¡Chupa loh cocoh lonlli chuchetumare! ¡Tiren de mallá embarao culiao! ¡Viene la zapatilla guon! ¡Acuartélense cabroh! ¡Somoh caleta pa una zapatilla loco! ¡Qué gueá? Achunchan? ¡El humo culiao brígido guon! ¡Te guhta el ñato perro culiao! ¡Cómo te callai gallo! ¡A la guan tu tri! ¡Chupa la pichula paco chuchetumare! ¡Alúmbrame el hoyo caallo! ¡Patéala patéala! ¡Too armao muchacho too armao! ¡Bajémole loh fierroh! ¡Creen que no loh vimoh jile chuchesumare! ¡Jaimito tiene el meo ojo! ¡Me loh prehtó el Huguito! ¡Chucha! ¡Van a salir por acá! ¡Te ehtai cagando terrible hediondo paco culiao! ¡Agarren piedra guon agarren píedra! ¡Quién tiene una piedra que me regale? ¡Mamá ehtá presa! ¡Paco tonto! ¡Y la conchetumare! ¡El olor te sapió paco culiao! ¡Andai hediondo a pico! ¡Aguja aguja!


¡Yo te pago el sueldo! ¡Yo que compro hierba! ¡Oye tu mamá eh mi señora paco culiao! ¡Se llama Teresa y lo endereza! ¡Un doh treh por loh pacoh que ehtán en la ehquina! ¡Apunta pacá culiao! ¡Te tengo entero funao paco y la conchetumare! ¡Paco culiao a pila! ¡Tai puro vendiendo pluma!.1 Los chicos de los que hablo no son refinados No saben hablar de esto y aquello El arte les importa un comino Matan como el que mea. e. e. Cummings, Buffalo Bill ha muerto. VOLVEREMOS - FELIPE UGALDE a negar la oscuridad dentro del polvo aspero marcar las venas de azul transitar engullir nuestro desayuno al amanecer besarnos en el pensamiento liberado porque la caida es profunda porque los arboles no mienten dentro del silencio dentro del tiempo agua mi cielo peces mi comandante EL SOÑADOR - YEKO AGUILERA Soñé que vivía en un pobla donde volaban tunazos como cabezas y gorriones detonados / veía apuñalados gritando por una ambulancia que nunca llegaba ::: soñé con pendejos pastabaseros en la esquina –de lo que se suponía era mi casa– intentando cogotearme por un


pucho / Soñé que iba a una tokata hardcore punky / & me reventaban la cara en una mocha / borracho como tagua / soñé que llegaba a la posta escupiendo sangre ::: & nadie me atendía… (a mí me había pasado sólo por imbécil) pero había niños realmente enfermos desmayándose & vomitando en los pasillos… abuelos sollozando por sus úlceras ::: nadie los atendía ::: / me contaban que llevaban esperando hacía cinco horas / regurgitando bilis, cagándose & meándose la ropa, / sangrando / gimiendo / agonizando al minuto como míseros terneros degollados / mientras se escuchaba a un puñado de enfermeras conchudas comentando la teleserie & los implantes de teta en los bellísimos cuerpos de las maracas de pasarela & discotheque / Soñé que en mi ciudad –frente al mar, tapándolo como si fuera una pequeñísima poza de meca– construían un mega casino, mientras en los cerros la gente se cagaba de hambre / decían que sería la salvación del pueblo que daría trabajo & estabilidad a este terruño de delincuentes hediondos a merluza / pero los únicos que ganaban los dineros ofrecidos eran los dueños de la mole construida / Soñé que creía en el arte como arma que trabajaba en centros culturales populares pero eran aplastados por la cultura burguesa / que el gobierno & las municipalidades –era un sueño, compipa, conste que era un sueño– estaban coludidos con la mafia / que contrainformaban con cahuines de maracos pringados / / que pagaban a matones para reventarnos los vidrios de las casas ::: hackeaban páginas & quitaban los afiches de las calles / soñé que todo esto parecía una verdadera dictadura… /


Soñé que en el sur se reprimía & asesinaba a los mapuche que se manipulaba, tergiversaba & ocultaba información como en los tiempos de la tiranía / las mismas prácticas miserables / los mismos métodos intelectuales & sanguinarios / el mismo absolutismo bastardo de los rastreros, pero maquilladito con un poco de brillo, rimmel & rouge de una democracia sensualmente ramera ::: Soñé que en mi barrio los ratis traficaban lo que allanaban a los narcos que al final eran sus mismos amigotes que le vendían la misma merca a los mismos ratis-narcos… Soñé que grandes buques pesqueros ::: gringos, ingleses, japoneses, españoles ::: se enriquecían & se burlaban de los pescadores arrasando con maquinarias desintegradoras la poca hidrósfera que quedaba / que las mallas del arrastre estaban hechas con las barbas de los ambientalistas oficiales, esos desteñidos neuronales que razonan lo mismo que puede razonar el pescado o el alerce que dicen defender, cuando lo único que han defendido son sus sillones & salarios para repletar sus refrigeradores de animales muertos ::: Soñé que después de robar una casa, matar a un vecino o violar a un niño se podía pagar a los actuarios para que te perdieran los archivos criminales / por unas ochocientas luquitas, por una bolsita de un kilo, por un autito usado / por una cosita poca ::: Soñé que los diarios mentían / soñé que la televisión mentía / soñé que los políticos mentían / soñé que las instituciones mentían / soñé que las universidades mentían ::: Soñé que a los niños, una educación prostituida les enseñaba a ser estúpidos, ovejas, no pensantes, creyentes de libros manoseados, de que la historia de una patria corrupta & manchada por la cobardía & el crimen se camuflaba / con banderitas & héroes pajeros / con trajecitos de huasos borrachos & chinas moviendo la raja como codornices larvosas ::: que ésa era nuestra identidad ::: ser piojentos descerebrados… / que ésa era la historia ::: que nunca hubo obreros ni matanzas, que nunca hubo indios ni matanzas, que nunca hubo estudiantes ni matanzas, que nunca hubo artistas ni matanzas, que nunca hubo matanzas de matanzas & que nunca se mató ni murió nadie en ninguna matanza ::: –era un sueño, loco, era sólo un sueño–


Soñé que no aguantaba tanta mierda / que me hacía barrista / que la violencia dentro y fuera del estadio era una excelente solución / que me agarraba a escopetazos & peñascazos & hondazos & botellazos / que destruía peajes & rompía vidrios de tiendas ::: que peleaba por mi camiseta / que pateaba & era pateado / que me emborrachaba & fumaba marihuana como loco / que rompía la voz & cantaba como engendro lo que no se podía cantar en las veredas de una nación sedada por cánticos sintéticos & trovadores mula ::: vendidos para sus políticos tiñosos ::: con las guitarras enchufadas en su propio ano fascista de mierda, socialista travestido o anarquista de cartulina ::: Soñé que se armaba un desencanto general del país porque dos cabros chicos cuicos se filmaban culeando en una plaza ::: pero nadie filmaba a las colegialas pobres / chupándoles el vergajo musgoso a los ancianos ricachones a cambio de dos monos & una chela / & si las filmaban no era para mostrarlas en los noticieros / era para vendérselas a las páginas pedófilas que los funcionarios públicos veían en sus horitas de descanso ::: Soñé que quería ser artista: que quería ser escritor ::: que la poesía podía servir para algo ::: pero descubría que demasiados colegas eran una manga de zopencos dedicados a mandarse recados pendejos, a pelearse por huevadas, a cahuinearse & a defender quién era el pajarraco más izquierdista, más consecuente, menos ególatra o menos pinochetista ::: quién era el más bacán de los bacanes sin creerse bacán, quién copiaba menos a los viejos & tenía más flow & más style para masturbarse & culearse con cartitas de odio ::: Soñé que la cultura no estaba en los gestores culturales traidores, censuradores, corruptos & megalómanos despachados desde los ministerios vomitando ratas bañadas en billete / sino en la misma calle donde nos agarramos a mangazos con las pandillas rivales ::: Soñé que me ponían un cañón en la cabeza para robarme el celular / soñé que los pacos me puteaban porque tenía el pelo largo / soñé que me mariconeaban & amenazaban por mail porque decía la pulenta / soñé que me endeudaba hasta la penca por una educación no menos estéril que la educación de los callejones & las cucarachas/ soñé que nadie me gobernaría /


soñé que había que destruirlos / soñé que había que quemarlos / soñé que había que despedazarlos con su misma hacha / soñé que poco a poco dentro del sueño me estaba dando cuenta de que nada era un sueño / que ya no me constaba que era un sueño / que la pesadilla era una copia de lo que pasaba fuera de la almohada /


Soñé que había que despertarse levantarse vestirse & de una vez por todas armarles la guerra a todos los hijos de puta de mi sueño. ELECCIONES - JAIME PINOS Concurre a las Urnas con la desidia de quien asiste a un funeral por compromiso. No cree en la Democracia Representativa. No cree en la Separación de los Poderes. No cree en el Espíritu Cívico. No cree en la Ficción Republicana. Tenue cordialidad en el ambiente que se disipará mañana apenas repuesta la dialéctica del amo y el esclavo. Apenas roto el estado de gracia por la competencia salvaje en el País Real. Así es como funciona la Democracia: tomas lo que puedes, intentas conservarlo y añadir algo si es posible. Observa militares armados resguardando


la normalidad del proceso. Observa cámaras de televisión registrando la jornada ejemplar. Las verdaderas elecciones son otras, se dice. Estar o no estar en el Poder. Obedecer o desobedecer. Arriesgarse a vivir o morir de aburrimiento. Levantarse de la cama cada día. Hace la fila. Se identifica. Ingresa a la cámara secreta. Descorre la cortina tras de sí. Soberanía Popular: una caseta de madera, lápiz, papel, dos minutos para no elegir nada.


MARDITO DINERRO - DANIEL TAPIA Conocí a las estrellas de las portadas Sumergido en la fama y en el placer Me compré autos caros y una casa en la playa Pero no fui feliz, pero no fui feliz, no fui feliz El Dinosaurio Anacleto NO necesito una musa para escribirte este poema cruz mía y de todos En esta semana santa en que debemos Ir a comprar… sagradamente… Una patá en la caeza Y 6 de la mañana en la plaza Aníbal Pinto Todos estaban locos ebrios volaos una libertad estúpida y chorreada de sorbos de la última pílsen Un caso lindo pero completamente estúpido Un caos lindo pero completamente estúpido Una pecera llena de sicóticos… hermosos sicóticos Lo dice un mesero de oficio que se zampó un vodka tónica Cortesía de la casa, luego de la pega Quedando completamente prendío Y ahí entré en el cardumen y me hice dél Saludé amig@s Se acabaron todas las chelas de contrabando Cero crédito a mi sed Ningún pitito por ahí Cero manjar para mis neuronas Nadie que coquetee por el flanco derecho Ni por el izquierdo Ninguna mujer que rescatar de los tiburones o las gaviotas


Conversa con alguien, compa, exprésese, pienso Y andaban la Carola y el Nelson y el Capitán Pero nada para mí en esta alcohólica anarquía velada Pensar que es el día Día del Joven Combatiente Y en el local donde trabajo les dedicaron unas canciones A los caídos Hermanos Vergara Toledo, Paulina Aguirre Tobar, Manuel Guerrero, Santiago Natino, José Manuel Parada… Todos los demás muertos nuestros se me vienen a la mente: Sobre todo mis hermanos mapuche 29 de marzo, madrugada del joven combatiente Contra dios y el estado, contra la lucidez, contra la muerte, contra la vida, contraluz contra los pacos y el poder que los utiliza, contra todos y todas, contra todo tipo de dominio, contra toda propiedad privada contra todo Combatientes que debiéramos darles plomo A todo ese imperio de oro, a todos esos malnacidos que destruyen la Tierra (Que no sé qué insulto ponerles porque todos los que se me ocurren son una beleza: hijo de puta, conchetumadre, chuchetumadre, hijo de perra, jil y la perri, longi culiao: creo que me quedo con este último porque todos los demás son una hermosura y me cae esta teja inmensa en que todo insulto misógino termina siendo un piropo: hermosas las putas, hermosa la concha la chucha de mi madre y la de todas las mujeres, más hermosas aún las perras, jil y la perri, longi culiao, toma tu patá en la caeza) Joven combatiente de la nada, anda a acostarte, pienso Dejá de blufear, enano, chilenito de mierda Y hago la 45 y enfilo hacia arriba en el cerro Pensando en la muerte de la Ximena


Que murió sin apoyo ni reconocimiento Oh ese dios que quiero quemar: Pude dejarle sólo una rosa de luka Sobre su ataúd y no pude ir a su sepelio por tener que trabajar Que por ti todas las guerras y qué dios / Ese dios que me enseñó mi tata, en el cual no creo: Jehová: soy el que soy: un aparato de dominación de los hebreos para hacer plata con la vida de los demás, alguien que te castiga cruelmente pero te ama / Sale pa llá / Creo en otras divinidades y en este preciso momento mi único dios es la poesía y todo su dictado / Mi dios que tranzaría por las caricias y los besotes de esa mijita rica / Pero no tengo plata pa invitarla dios no te acepto Riges las vidas de todos los que te adoran Con oro, plata, monedas, billetes, tarjetas plásticas y transacciones virtuales No tengo ni cobre porque gano un sueldo de mierda A altas horas de la mañana debiera estar follando todavía Con esa beleza en una página del Kamasutra En vez de estar fumando solo en la ventana de mi pieza Con las palomas y sus nidos en los huecos de las paredes que luego despegan y hacen dibujos burlones en el cielo Qué hago aquí guardando las propinas en la caja del ajedrez Si podría estar en el a-mort En vez de todo Guardo mi platica para comprarle unos huevitos de pascua de chocolate a mi hijo Y va por mi mente la imagen del conejo de pascua follándose a la gallina de los huevos de oro No puedo rezar no todo lo que brilla es oro


En fin, la única forma de conciliar el sueño Es con la cara del niño en los párpados

DAME TU RISA COMO UN ÓBOLO

DIÁLOGO DEL VIEJO Y EL JOVEN - CARLOS LAZO Hace tantos años que vivo aquí ya ni me acuerdo cuando llegué. Yo llevo un tiempo nomás viviendo en esta cuadra. Hay que ver que antes todo era diferente hasta yo estoy cambiado y viejo. Sí, sí, el mundo cambia hay una cantidad de avances impresionante. Y estas micros que pasan rajadas en esta calle llena de hoyos. Y los cuicos en sus autos andan puro quebrándose y ni son de aquí. Antes esta pobla no se llamaba así todavía recuerdo su viejo nombre. Pero usted nunca viajó se cambio de casa o tuvo ganas de hacer algo importante. No, siempre aquí, cuánto tiempo en esta esquina, nuestra esquina ahora sin nada mejor que hacer así es la vida nomás. A mí me gusta ver como las personas se acostumbraron a sus vidas haciendo lo mismo desde parece caleta de tiempo hay que puro mirar para allá. Lo que hay que hacer es sentarse en la esquina y mirar lejos


donde ya no se distingue nada como formas y colores borrosos, manchas. En las noches me junto con los cabros y en la esquina hablamos y hablamos nos reímos harto, compartimos mucho pero en la casa me dicen que es pura vagancia. No os preocupéis, tú eres de aquí: anda a la plaza, pachanguea enamórate, lo que sea con tal de no estar viendo tele. Pero quisiera que las cosas fueran más calmadas. La calle es tuya y no de los pacos o malandrines aquí mandan sólo los de aquí y son más los buena gente aunque son un balazo con las tallas. A mí me gusta como es el cielo. El cielo enmarcado por los cables del alumbrado público de noche es como que no estuvieran. Y esas montañas plomas a lo lejos. Y los amigos de toda la vida. Sí, eso me gusta. Con ellos e juntaras para aplanar calles y conversar todos los viernes hasta que llegan las siete de la mañana. Yo creo que me quedaré siempre en esta esquina con la gente de la población. No debes preocuparte, en un tiempo más nos reorganizaremos como la otra vez y reventaremos a los de allá arriba


A JUANA CALFUNAO Y PATRICIA TRONCOSO -ELĂ?AS HIENAM Han confiado en la noche, en las suaves caricias y ahora en los desvelos. Con caras sucias han venido a la sangre con plumas de plata, al llanto en riberas arenosas, al calor de la tierra, a la niebla en maderas oscuras. El sudor de los antiguos reclama en el viento la claridad que esparce la llama. Hoy cae una y se levantan diez. Fiscales araĂąas clandestinas tejen trampas, nos mantienen las distancias; Nada escapa al biombo del terror; nada muere, nadie olvida. Han venido, a incendiar este abrazo loco de ausencia, a sofocarle con el grifo de los ojos que miran el zumbido del insecto en la ternura del brasero.


ROPA SUCIA - JOHN UBERUAGA (Y devolvimos todo / y nos sentimos mal / nos aburrimos tanto / es que esta todo mal) (eugenia - los fiskales)

como hoy / otros años de llenar calles estrechas y plazas como frias tazas de té de casas ocupadas por lagartijas con piel de perro negro y ropa vieja sumándose en las esquinas los abuelos no los cuentan entre los suyos hace tiempo dejaron de buscarles la mirada tan adentro en esta nube de gas blanco la cabeza cubierta con ropa sucia amoniaco y vinagre esta calle / una arruga que nos pela la piel de la cara nadie nota que entre ese ojo viejo y los cabros hay un charco de agua clara nadie nota que este pueblo se llena con la voz de un reptil gritando dentro de un huevo esta calle / una culebra hecha de goma algodón prensado humo negro le han prendido fuego alargandola como la noche quemando allí la ropa vieja que vestimos hasta el asco


esta calle la misma historia la misma policía un puñado de cabros gritando mezclan bencina con aceite de motor en botellas de cerveza siempre los más jóvenes han salido con esta carne de rata cabezas de lagarto como hoy / otros años un pueblo tapado en barricadas donde ha cesado el diálogo no se escuchan los autos ni la ciudad ni la máquina ni la derrota solo viejos en las esquinas mirando con un huevo roto en el ojo donde se reúnen las serpientes ¡A LA CALLE! - RODEMIL ALDANA A tanto descontento Afuera de mi casa, una barricada El murmullo ciego Tiene que caer la educación de Pinochet Cómplice la noche Cadenazo La otra luz se enciende Aquella razón estrangulada de injusticia La baliza a lo lejos La yuta


Con dientes de fiera hambrienta Acerca sus gases paralizantes Sacudirse el miedo Esos fantasmas no tienen fuero Son los últimos cartuchos La barricada ardiendo Esperando que la cuidad llore Que sienta el descontento bajando escalones Llenando las plazas La boca calle se vea rodeada signes flores Y el himno sea combustible al fuego Que la poesía se escriba en las murallas del barrio Educando a la gente a sacarse el miedo. MI PAPÁ ESTÁ LLORANDO DOS PIEZAS MÁS ALLÁ... PRISCILLA CAJALES lo puedo escuchar porque estas habitaciones no tienen puertas dejó de construirla cuando supo que no era suya un asunto de malos negocios. A comienzos de los noventa en esta casa no había comida sólo tarros vacíos que tenían los nombre de los condimentos, o el arroz, o el azúcar. Se sientan a la mesa y comen pan con leche , agua y azúcar fue fácil aprender cuál era la mezcla y consistencia precisa para esta pasta dulce recuerdo que la chaqueta de mi papá siempre olía a pescado ahumado, y a humedad una tarde recordaron que en el ropero todavía estaba su vestido de novia, lo pusieron sobre la alfombra y comenzaron a cortar jirones que luego pintaron con témpera vendieron los cintillos en el parque O´Higgins, también cigarros nos malacostumbramos a pensar que la historia terminaba bonito porque ese día comimos pollo y papas fritas. Ahora sigue llorando, su mujer lo abandonó , nunca fue militante, y los


hijos vienen a casa cada vez menos. ADIOS COMPAÑERO Muriel Dockendorff Adios compañero. Será hasta siempre o hasta nunca o quizás no será; te vas a cualquier parte donde haya que luchar lanzar el grito y al pueblo despertar Te vas a cualquier parte a construir un mundo nuevo donde exista la igualdad. Tú y yo sabemos que no podrás volver, hoy es tu turno, mañana quizás el de tantos más. Cuando te vayas pensaré en un hombre de verdad que entregó su sangre y se jugó el destino por la causa de la libertad. Se acaba una vida ejemplo de tantos esperanza de muchos. La hora de partida ya llegó, sabrán de tu sacrificio? comprenderán tu entrega? No no es eso lo que esperas, yo lo sé compañero, y sangrándome el alma se me escapa un Adios. *. Poema escrito en una cajetilla de cigarros por Muriel (MIR) antes de ser torturada y ejecutada por agentes del estado. 1974


-LA VIDA AGITADA DE LAS PIEDRASCLAUDIO RODRIGUEZ LANFRANCO Perder el paisaje Con los ojos cerrados Del soldado que abandona su tumba, Congelar El movimiento de la brocha Trazando Su contraseña en el muro, Oler a pintura fresca Y huir a la velocidad de la luz, Entre los años del garogha Y la trinchera del borgatello, Ésa dualidad Entre vida escolar y agitación clandestina Que nos brindó el destino, Ejercicio cuerpo a cuerpo De los años 80 Que fue nuestra escuela, Leche con plátano y testosterona Tomándose el liceo al seco Agitados por el infierno de La dictadura, Habitando inviernos largos Jugando ping-pong Y haciendo la cimarra escolar En la casa del guaton fernandez, Confiando a concho en la inmortalidad De nuestras convicciones. Ésa dualidad era nuestra moneda, Un lugar tan personal y secreto Donde ni los curas expertos en mediación Podían meterse, Jóvenes rebeldes vestidos de uniforme


Corriendo bajo la via láctea Hasta alcanzar la orilla del estrecho, En cuyo margen helado Encontrarías la vida agitada de las piedras. Un borrón, Una mancha perdiéndose en el paisaje, Espejismos que se contraen, Reflejos tuertos de una verdad esquiva Que aún te ilumina y Con los ojos fuera de foco, Jeans marlboro ajustados a las canillas, Polera manga corta Y zapatillas caña alta apretadas Al tobillo O tu chasquilla a lo kaweskar espantando a los cuervos, Riendo a boca ancha y luciendo Una descomunal hilera de chocleros; No en vano preferías el handball Como deporte extremo Que es la metáfora y trayectoria de la piedra, Mientras yo -a veces cercanoPrefería correr a campo traviesa Leyendo a vargas llosa o coloane Comiendo pan con palta O cocinando tallarines en La fogata de los campamentos scout, Y pololear junto a las guias Escuchando a van halen Al caer la noche En los retiros espirituales De leña dura. Recuperar el paisaje Es tal vez un espejismo, Y solo eso podemos


Robarle a la muerte, Jugar con ella Cargando los rifles con salvas de murtilla, Practicando la guerrilla Cuando casi pierdo un ojo Ésa vez que me disparastes a quemarropa En las pruebas de tiro ¿recuerdas? Como pasa el tiempo, marcelo Como pasa mientras arropo a mi hijo Que dormita apoyado en mi pecho Y te redimo en este poema, Ése dia en que yo también tuve mi nombre Grabado en las rocas negras de dawson Talladas por las manos de mi abuelo. Puta suerte la tuya, marcelo Ésto de volver a vivir Después de la muerte, ancas de sapo rebelde Levantando la vista una tarde de viernes Entre los panfletos con tu estampa a lo ché guevara Que caían desde los techos del teatro municipal de valparaíso, durante una presentación Del húsar de la muerte Por la patogallina sound machine. La honda que hace girar las piedras Hecha fuego por sus cuatro costados: Entonces, yo te redimo marcelo, Te rescato hoy como ayer, cuando te soplaba en Las pruebas de castellano del liceo, Te libero sacándote de tu figura de mártir Violentado por la metralla oficial Del régimen y a cambio, Veo correr tu sangre bajando por lo cerros,


Dejando volar a los buitres Que atendieron tus despojos. Poema dedicado a mi amigo acribillado en valparaíso, MARCELO BARRIOS ANDRADE. DESPUÉS DE LA LLUVIA - CHRISTIAN AEDO (Fragmento) La Moneda se arma hasta los dientes en el sentido opuesto al movimiento los ministros huyen como ratas la electricidad ahora sale de los enchufes penetra los televisores ocultan el descontento se preparan las fuerzas especiales se infiltran entre los manifestantes Hidroaysén es suspendida por un momento la Alameda se llena de estudiantes Nada asegura con certeza que la piedra no tenga conciencia de su propia existencia Alguien grita, Venceremos Y como un sonido que trae una idea la suavidad de una textura en el espacio las palabras ligeras construyen un castillo de arena el agitarse de un pensamiento excitado que salpica su vestido como diminutas manchas de semen o arena dorada


aceite resplandeciente entre todo el caos de la pantalla él cerca de la ventana, de pie, sostiene algo parecido a un petitorio la definición de un concepto algo frágil entre sus manos finalmente nadie extraña lo que falta en el desierto al interior de un estado de sitio entre saqueos y ajustes de cuentas una chica muere acribillada o se desnuda como un flujo contaste mínimo como un grupo de balsas que cruzan de improviso el estrecho de florida entre el susurro y la tormenta como el caminar sigiloso las espaldas mojadas entre los coyotes y la aridez de sonora como las palabras que se dicen en los amantes la luz se materializa en lo que toca las rejas que cubren las ventanas, el escritorio hacia fuera, la policía ordena las barreras todo aquello que es oficial es separado de cuajo de todo aquello que no es oficial escudos, perros y los carros de aspecto militar se expanden gases disuasivos todo el armamento esta disponible para proteger el palacio presidencial el libre mercado, la unidad y la buena voluntad del capital como un documento que esconde el indicio de unas cuantas palabras imprecisas,


como sostener algo parecido a una ideología o una conversación algo que recorre miles de kilómetros para encontrar sus reflejos en la historia o la biografía de un instante Las palabras pueden construir o simplemente desnudar a una chica en internet se puede buscar lo que sea con palabras también se defino el concepto de terrorismo Nos deslizamos por un sendero apenas visible entre el olvido y la represión el cielo amenaza con desplomarse sobre una turba descontenta de abejas el aire se vuelve polar y también irrespirable él se repite la naturaleza humana no sirve para la política la naturaleza humana nunca sirvió para nada con esa voz de cocainomano predicador que sale de su garganta y te obliga a mirar sus pies entre un enredo de garras y raíces de consignas y de gritos las abejas se aman misteriosamente se transforman en gotas de tinta derramada sobre la alameda una, dos, tres y luego el torrente espeso una pequeña diferencia mínima una deformación de la caligrafía entre aquello que resulta útil y las estériles horas perdidas resisten como si apenas una briza los hubiera azotado se reorganiza la marcha y junto a ella la tortura


una línea imperceptible después de la lluvia una piedra impertinente clavada en la superficie blanda de la memoria pedazos, cuerpos, gotas de sangre, esqueletos se pueden tocar las cicatrices de la historia Has cerrado los ojos para dejarte envolver por el sonido de las cacerolas? Has visto entre el ruido y el rastro de la jornada una UZI apuntar directo al pecho desnudo? No existen metáforas para todo Así como no podrás escapar de esa marea oscura y tornasolada mezcla de sustancias inconfesables Nada nos puede asegurar con certeza Cuál es la silueta que se funde entre el humo y los carros lanza agua esta es la hora precisa en la que el viento se enreda con la niebla ficticia de las lacrimógenas y las estrellas son un reflejo más de los pensamientos es justamente la hora de la luna blanca y la primavera de las fulgurantes barricadas. VEÁMONOS LAS CARAS PRIMERO - DIEGO ARMIJO Veámonos las caras primero Limpiemos manchas De tierra y pudrición Y luego hablemos … Somos nosotros Si, usted, yo y aquellos Que se tapan las orejas Sucias, llenas de panfletos fotocopiados


Quienes saltamos Cuando nuestro cuerpo en común Es atacado, y podemos mostrar Las cicatrices de la tortura Por televisión “Para darle visibilidad Al movimiento” … Somos igual de morbosos Que esos, quienes nos han dañado Nos llenamos la boca Con temperas de colores Y luego seguimos desconfiados A la dirigenta voz-megáfono Que junta toda la sangre De su cuerpo alrededor de sus labios Y así gritar por todos (No por su facción De facción, de facción Política, no, no, eso no, nunca) … No seamos parte del show No nos llenemos de estatuas Para decir que “así si, ahora si Nos pescaran” No, aquel no es el camino compañero … Lucharemos si, los que estamos y lo que ya no Porque nos importa más la vida Que la propiedad privada Que nos venden en los diarios grises


NO TENGAS MIEDO A LA OSCURIDAD - IGNACIO RECABARREN Sé La destrucción Di Destruyo Di Destruye No tengas miedo Mata Miente Roba Deja que las voces hablen Deja que las voces hagan Haz que las cosas digan Sobre todo Haz que las cosas sean No respetes ni a padre ni a madre Levanta falso testimonio Desea a la mujer del prójimo Ámate Sobre todas las cosas Esta es tu única oportunidad La mejor De todas las circunstancias posibles No es casualidad Que estés en este Tu lugar Ese gran poder Que tienes Úsalo Dirige, urde, concierta


Las fuerzas a tu alrededor Cuando tengas tiempo Mírate brillar Sin que nadie te vea Si es necesario Arde Frente a todos Si es necesario Hazlos arder Frente a ti Si es necesario Haz que todo Brille Ardiendo No te detengas Déjate llevar Es inevitable Vas cayendo Elevándote Con el mundo Es natural Tener miedo Pero no te dejes Tener miedo Por mucho tiempo No tengas miedo Escúchame: No tengas miedo


Somos indestructibles La muerte No es la muerte De todas formas Sé La destrucción Di Destruyo Di Destruye Amar y odiar Son caras De la misma moneda Ama si es necesario Odia si es neceario Eres un ser resplandeciente Llega hasta el fondo No tengas miedo a la oscuridad INFORME DE DAÑOS - LUIS RIFFO

De vez en cuando unos jóvenes encapuchados quiebran los vidrios de los bancos, farmacias y supermercados, destruyen semáforos y cámaras de vigilancia, queman el mobiliario urbano, se enfrentan a las fuerzas especiales con piedras, barricadas y bombas molotov e incluso saquean locales comerciales.


Todos los días los ciudadanos somos víctimas del sistema privado de educación, del sistema privado de salud, del sistema privado de pensiones, del sistema financiero, de la concentración económica en el uno por ciento de la población, de la colusión de los grandes comerciantes para aumentar los precios, de la colusión entre el poder económico y el poder político para mantener en silencio el malestar y la indignación, del control de los medios de comunicación y de los medios de producción para el ilimitado enriquecimiento de la empresa privada. Los furiosos jóvenes encapuchados son objeto del juicio sumario de la opinión pública, se los condena a las penas del infierno, se les señala como el reverso maligno de un mercado pacífico y benevolente, se los convierte en el símbolo nefasto de un malestar injustificado, de una ficticia indignación. Los otros, en cambio, operan en las sombras protegidos por elocuentes ministros, parlamentarios, jueces y abogados, ocultos en sus impecables oficinas, donde la prensa y la policía no quieren meterse y las piedras no alcanzan a llegar.


CONTRA EL OLVIDO LA PALABRA, Y EL FUEGO - SAMUEL CASTILLO a Diego Guzmán y Ezequiel Borbalán

Así suceden las cosas en este país/basural, intento fracasado de patria aborto de nación maldecida… ¿cómo nos salvaremos ahora de sucumbir a la irracionalidad? ¿Y así es como todo termina? Siempre todo es igual, nos sentamos frente al televisor y aceptamos con gusto nuestra caverna nuestra venda nuestro pico el ojo, en la boca, en la raja porque así suceden las cosas, porque tenemos la basura metida por el ano bien hasta adentro con forma de un largo país y de teleseries extranjeras *** aborta la bandera que tienes metida en la raja aborta un ejército manchado con sangre –con nuestra sangre– aborta la sonrisa maricona de los falsos ídolos del pueblo aborta noticieros y diarios mitómanos


aborta todo lo que te han enseñado este ahora es el ahora; no hay otro segundo tan preci(o)so como éste pero es igual el tiempo como es igual la noche que viene con la muerte todo lo que ruge espanta todo lo que llora hace que alguien se levante aborta el pensamiento aborta este poema aborta esta metáfora de mierda salgamos a quemar las calles *** todos los cuerpos siguen aquí enterrados bajo nuestros cuerpos. el cuerpo material el cuerpo de la memoria el cuerpo de la rabia nace, florece, canta, ruge, incendia. Nadie ni Nada será olvidado Todxs somos los que cayeron


POEMA 18 - PP ALICURA Río Espejo de un resbaladizo recuerdo Violado Molido Morado oscuro Ultrajaron hasta el más profundo paisaje dentro de tu cuerpo Se fastidian los dientes de noche Acumulando novedosos finales o el siguiente encuentro Tienes una pena universal en tus manos Mato de apoco el vacio de tus ojos La neblina se evapora en tus pupilas Aumenta tu caudal Madres esperan hijos muertos Mientras los pacos vienen y matan nuestra historia Ya no se puede vivir sin lucha Palpita el reloj que ataca los minutos Los pies duelen acá arriba Como hojas caídas del árbol de nuestro otoño Somos emigrantes en esta superficie Al despertar en tu tumba En tu calle Que no es mi tumba ni es mi calle Te grito como a un fusil Frente a tu retorno a la mesa A la fotografía añeja Cuerpos arrastrados de la última emboscada Las lagrimas de la bandera manchada El pueblo colgado en el altar De plegarias rotas que se pronuncian en cada mañana Ahí están en el techo bellas palomas durmientes Como cada día las fronteras inexistentes de la entrega Las rodillas del pueblo siguen sangrando.


ECUACIONES - JUAN MIGUEL IDIAZABAL injusticia arbitrariedad atropello avasallamiento inmoralidad abuso dolor sinrazón tiranía ilegalidad cacicada terrorismo impunidad desconsuelo maldad suplicio tortura angustia congoja pena daño calvario tormento desolación agonía enfermedad delito corrupción infracción violación dictadura abuso despotismo maltrato explotación depredación usurpación dominación extremismo amenaza masacre delincuencia locura Sumo todo y lo divido por 522 años, me da América. A ese resultado lo divido por 35 estados nacionales soberanos, me da México. A México lo divido por 43, me da muerte. injusticia arbitrariedad atropello avasallamiento inmoralidad abuso dolor sinrazón tiranía ilegalidad cacicada terrorismo impunidad desconsuelo maldad suplicio tortura angustia congoja pena daño calvario tormento desolación agonía enfermedad delito corrupción infracción violación dictadura abuso despotismo maltrato explotación depredación usurpación dominación extremismo amenaza masacre delincuencia locura Sumo todo y lo divido por 1392 años, me da el mundo árabe. A ese resultado lo divido por 48 estados nacionales soberanos, me da el Estado Islámico de Irak y el Levante, al EIIL lo elevo por EEUU me da muerte. injusticia arbitrariedad atropello avasallamiento inmoralidad abuso dolor sinrazón tiranía ilegalidad cacicada terrorismo impunidad desconsuelo maldad suplicio tortura angustia congoja pena daño calvario tormento desolación agonía enfermedad delito corrupción infracción violación dictadura abuso despotismo maltrato explotación depredación usurpación dominación extremismo amenaza masacre


HIPÓTESIS DEL FUEGO - FELIPE MONCADA Las cámaras del Banco graban la explosión del joven anarquista. La bomba como símbolo. La amputación como espectáculo. La Banca Internacional como arcano del tarot: ahí está la premonición, en el hombre antorcha que arde solo en una región de nuestras pantallas, actor suicida de la cámara de vigilancia. Pero el vértigo es ahora una pradera donde gesticula en llamas, como un astronauta ciego que intenta llegar a su nave. ¿Pero quién es el que arde?, ¿un escolar que ya no llevará libros de Bakunin en su mochila?, ¿no será una chispa de la historia? Santiago quemándose bajo las flechas de Michimalonco, el kerosene rociado por una patrulla sobre un par de jóvenes el `86, Sebastián Acevedo frente a la catedral de Concepción, una mancha desesperada en el pavimento.


Arden hectáreas de colonos en Aysén, camiones forestales en Araucanía, alerzales de La Frontera. Arden los deudores habitacionales, los enfermos incurables del asbesto, el comunero en huelga de hambre. Fuego en las colinas de trigo, fuego de la cárcel de San Miguel, y horas en la pantalla del computador esperando un comentario desde la poltrona, me gusta, no me gusta, con ese gesto de obeso emperador en el coliseo de la memoria. Pero es probable que desde el reverso de la combustión, venga Rodrigo Rojas con su cámara, caminando las calles de un Santiago en sepia, recién llegado del exilio, y seamos nosotros los fotografiados, el rostro con los resplandores del monitor, en la espantosa comodidad con migas de pan en el teclado. Entonces sería prudente señalar, aunque no se trate de mitos ni materias, que el fuego es siempre contemporáneo.


delincuencia locura Sumo todo y lo divido por 10.000 años de “civilización”, me da el mundo actual. Al mundo actual lo divido por 2014 años de dominación occidental, me da muerte. CARNAVAL FUNESTO – DANIELA CATRILEO Krishnas Mapuches Aymaras Anárquicos Incas en la selva fúnebre del carnaval, el ritmo del sol: challa, niñas perros mirando Colombia papito no fumo. Me quiero cortar el pelo a lo dominicano con mi guata al cielo comiendo choclo pal pueblo después de la revolución pero las peluquerías están cerradas entonces cubos y viejas mirando por la ventana: no digas hola en el carnaval. Un pipazo en la orina de calles que cierran – sácale una foto a la negra que sacude las caderas y saludamos en una casa que no es nuestra – Ver amigos borrachos, felices: te falta carnaval chile. Cómo me duele chile cómo odio chile cómo salir de chile estando en chile chile cobarde mentiroso arribista ojalá fueras todo Perú, todo Bolivia chile que duerme y calla te faltan sindicatos te falta morenez


y calle y pueblo te falta Manuel Rojas, volver las manos a la obra: mirar un niño en el barro. Te sobran chile tantos tantos tantos tantos cuántos muertos. No podemos cantar un himno que da vergüenza como mi familia te da vergüenza, chile chile roto hasta la médula ojalá fueras campamento chile te vencieron. ¿dónde está la cordillera? ¿dónde están las aguas? ¿dónde están los muertos? Muertos muertos Muertos ¿dónde metiste a tantos muertos? ¿chile cuándo fuiste chile? chile vuelve a ser chile sin llamarte chile.

14 DE JULIO 2011 - ERRÁZURIZ CON BRASIL - FLAVIO DALMAZZO

Piedras que se parten en las calles mojadas de siempre, de nunca, un humo ciego sube, hasta dónde sube, un humo negro más negro que el blanco lacrimógeno piedras con sangraza y sin llanto, Efraín: pero chaucha chaucha tú que ellos vienen vamos, barricada de sangre anarquista


calle de nadie, de todos los bombardeados días, ah, gas funesto, empuña piedras contra los que vienen vamos, no piques, quédate ahora que ésta es tu calle y éste tu fuego de rencor implacable. Estas calles esta lluvia de piedras, esta quema tardía de horas (son ya casi las tres) hay banderas y rotos lienzos de nunca hay botellas y verdes negros ojos brillando tras capuchas hay lo súbito, el lumperío, pero aguaite corre que otra bomba viene, rápido ahógala, patéala contra la yuta arroja las ásperas contra el piquete y camina por estas calles de julio junto a nosotros y a las piedras que caen sobre el parto rabioso de los días: que nosotros cargamos tus piedras, Efraín, moldeadas en silencio a toda hora para el sitio preciso del asalto las piedras que se parten las anónimas, marcadas las piedras sin pueblo todavía.


ALGUNAS COSAS SOBRE LOS CABROS MUERTOS. X John uberuaga Habrá tiempo todavía / para decirle / Madre / buenas noches / regresé / con una bala en la cabeza / he ahí mi almohada / quiero echarme / y descansar. Si la guerra / alguna vez toca la puerta / diles / que estoy descansando / Ghassan Zaqtan “es imposible la existencia de las personas sin la existencia de la propiedad privada”. Jaime Guzmán, citando a al papa Pio XI

1 Diego y Exequiel, y otras 100 personas estaban replegándose de la manifestación principal cuando un narco los agarró a balazos. La operación policial podría calificarse de un éxito. Los carros blindados lanzándose a toda velocidad detrás de estudiantes, profesores, manifestantes, capuchas. etc... tapados en gas lacrimógeno, como un sudario. Con el 21 de Mayo tan cerca es importante para la policía hacer un estudio de las tácticas represivas, y una medición de las fuerzas callejeras. Así que Diego y Exequiel y otras 100 personas se replegaron y corrieron, como si así el capitalismo no pudiera alcanzarlos, hasta calle Huito, entre Salvador Donoso y Yungay. 2 Giuseppe Briganti Weber, pimpón para los pasteros, aparece en muchas de sus fotos de facebook mostrando anillos y relojes de oro, autos caros, armas automáticas. Hay una foto en donde tiene puesta una máscara de Guy Fawkes, y frota contra su cara un grueso fajo de billetes de color naranjo y azul. Una señora vecina del asesino aclaró que la familia de Briganti Weber es dueña de los cafés con piernas y toples que están en esa cuadra, y que suelen ostentar su condición de raza superior y blanca han agredido antes a vagabundos y comerciantes callejeros. Los capuchas más jóvenes


le gritaban que era un narco culiao, que teníamos q entrar todos y pitiarnos al narco culiao. 3 Los pacos, Fuerzas especiales de Chile, armados hasta los dientes, entrenados por las fuerzas fácticas del estado, seleccionados con pinzas, con una nutrida historia de experiencia en manifestaciones y asesinatos, a bordo de vehículos que costaron millones de pesos, aseguraron no saber nada de primeros auxilios y no tener ningún botiquín, ni gasa, ni alcohol, ni nada. Se limitaron a esperar (con una paciencia conmovedora), y a retirar a la gente del lugar de los hechos y dejarlo limpio para cuando llegaran los perros más grandes. Indolentes a las peticiones de todos, de que los llevaran ellos mismos al hospital, que por cierto no queda a más de 5 minutos de la plaza, negándose incluso a permitirnos retirar a los heridos en vehículos particulares. Una vez que Exequiel y Diego se habían desangrado (unos 30 minutos después de que Briganti les disparara), los pacos subieron sus cuerpos a los vehículos y se los llevaron del lugar. Alguien, no recuerdo quien ni como, se encargó de borrar las manchas de sangre del piso. Cuando volví a mirar la mancha roja donde estaban tirados los cabros, solo vi una poza de agua oscura. 4 Una hora antes que mataran a los cabros, profesores, estudiantes, pobladores, capuchas, trabajadores, etc. gritábamos y exigíamos la necesidad de construir una experiencia educativa que no se base en la Competencia y que no esté al servicio del Capital. Precisamente, en un territorio donde se educa sin amor ni compromiso, se cría una sociedad indolente, personas que pueden esperar con una paciencia conmovedora (y riendo por dentro) a que otros mueran, que pueden frotar sus rostros con dinero y sin asco, para quienes la defensa de la propiedad privada es una religión. Diego y Exequiel y todos los que nos manifestamos el jueves 14 de Mayo, jueves negro, creemos que la práctica crítica, cultural y solidaria, tanto


en la calle como en nuestra cotidianeidad, aunque esta cotidianeidad sea horrorosa, puede ayudarnos a reparar todo esto. Toda este experimento capitalista, todo este tubo de ensayo en donde vivimos. 5 Sabemos, siempre hemos sabidos, que estar en una marcha, en una protesta, en una barricada, es estar denudo y descalzo, como el invierno, ante el fascismo, y que cualquier compañero, compita, colega o capucha que esté a tu lado es tu hermano de sangre. 6 A los cabros los mató un narco. Pero no solo un narco Los mató todo el capitalismo, toda la historia de fascismo y dictadura que pesa en nuestros hombros. Les disparó la misma mano que mató a Claudia López, a Alex Lemun, a Matías Catrileo a Rodrigo Cisternas, a Manuel Gutiérrez, a Pablo Jiménez. La misma mano que le prendió fuego a los cerros de Valparaíso y a los bosques del sur. La misma mano que paga para que en nuestro país la educación siga siendo un bien de consumo. 7 Cuando los pacos dejaron morir a Diego y Exequiel desangrándose en el piso, cuando los manifestantes se dieron cuenta que no hay nada que pudieran hacer, plaza Victoria se convirtió en ese callejón (esa Isla) que es esta ciudad a veces. Era como intentar caminar y escuchar bajo el agua. Chile, país-cuartel, tiene formas crueles de recordarnos que vivimos en un país esencialmente fascista, y este pequeño pueblito frente al mar sigue quemándose.




antonio b贸rquez solar

ernesto guaardo felipe ugalde yeko aguilera jaime pinos daniel tapia carlos lazo john uberuaga el铆as hienam rodemil aldana priscilla cajales muriel dockendorff claudio rodriguez lanfranco christian aedo diego armijo ignacio recabarren luis riffo samuel castillo pp alicura juan miguel idiazabal daniela catrileo flavio dalmazzo


MIRALOQUEHANHECHO


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.