Page 1

¡Avancemos con la democratización de la Universidad! ¡Hagamos respetar la voz de lo/as estudiantes! Hoy estamos viviendo un proceso importante en Filo en nuestra carrera de Historia. Y si bien el conflicto se circunscribe a esta carrera, el resultado del mismo repercute en toda la facultad y en las demás carreras, porque lo que está en juego es la democratización de la Junta. Hace unas semanas, una asamblea de Historia masiva e interclaustros votó un programa de democratización y eligió (nos guste o no) a Mariano Rodríguez Otero como Director. Sin embargo, la Junta de Historia desconoció este mandato y votó a Campagno como nuevo Director de la carrera. Luego, el Consejo Directivo -a espaldas de los consejeros estudiantiles y del movimiento estudiantil en su conjunto- desconoció también el mandato de la asamblea de Historia.. La reunión de la Junta posterior a estos hechos no consiguió quórum propio y no pudo sesionar frente a muchos estudiantes que se habían movilizado al Departamento para hacer oír el reclamo de democratización, incomodando a los representantes que habían desconocido la decisión de la Asamblea votando a Campagno y que no sabían ahora qué responder. Los estudiantes queremos modificar las actuales estructuras antidemocráticas de nuestra Universidad. Y sabemos que desoír la voz de los estudiantes es la política del kirchnerismo para asegurar sus camarillas y seguir lucrando con la educación pública, con sus políticas privatistas implementadas a través del actual decano Trinchero, pateando a los que buscamos hacer de la Universidad un sector más inclusivo. Por eso, en un año donde las elecciones de Decano y Rector quieren omitir la voz de los estudiantes, debemos estar movilizados para llevar adelante nuestras reivindicaciones.

¡Participemos todos del Plebiscito del 20/05 al 25/05! ¡Democraticemos nuestra Carrera! Ante esta situación, en las asambleas de Historia se definió impulsar espacios de discusión colectiva y además realizar un plebiscito interclaustros que defina cómo quieren los estudiantes y docentes cambiar las estructuras de representación y decisión de nuestra Junta de carrera. Para ello el CEFyL está difundiendo un boletín que contiene distintas propuestas de las corrientes políticas de la facu con orientaciones diferentes (¡pedilo en publicaciones!). Desde la blanco creemos que es importante informarse de las distintas posturas antes de participar del Plebiscito. Igualmente es necesario tener en cuenta que la organización del Plebiscito permite que podamos elegir cuál postura nos resulta más correcta para cada temática (elección, revocabilidad, representatividad, etc.). La elección es por punto y no "en bloque", es decir podemos estar de acuerdo en algunos puntos con una propuesta y en otros con otra. Es importantísimo que participemos todos de esta iniciativa de la asamblea de Historia y que hagamos todo lo que podamos para que este Plebiscito sea lo más masivo posible, ya que esto le dará muchísima más fuerza a nuestro reclamo y nos brinda un hecho político sólido para defender, impulsar y ganar la democratización en nuestra carrera.


Qué llama a votar la norberto blanco en este plebiscito y por qué 1-Unificación del claustro docente (de profesores e investigadores sin representación de los graduados "puros"). Es decir que el claustro de graduados deje de existir, integrándose quienes son docentes o investigadores al claustro docente. Entendemos que la Universidad está compuesta por tres sectores: el claustro docente, el claustro estudiantil y el claustro no-docente. No debemos confundir los profesores precarizados (como los adhonorem y demás situaciones de precariedad) con graduados. Para nosotros todos los que trabajan en nuestra facultad como investigadores o profesores en todas sus modalidades deben tener la posibilidad de poder votar a sus representantes. Hoy en día sólo los profesores titulares (¡sólo 19!) pueden votar a dichos representantes. 2-Mayoría estudiantil. 7 representantes estudiantiles, 6 representantes docentes. ¿Por qué existen las Universidades y los establecimientos educativos? Porque hay estudiantes que las transitan y les dan sentido. ¿De qué depende la creación o disminución de las horas cátedra? De cómo varía la matrícula estudiantil. ¿Quiénes son los que llevaron adelante las luchas más importantes en defensa de la educación pública, la democratización de la Universidad y en apoyo a la lucha de sus trabajadores? Son los estudiantes los que desde la reforma de 1918, pasando por el enfrentamiento a la Ley menemista de Educación Superior, las movilizaciones que impidieron la asunción del fascista Alterini como rector de la UBA, o el freno a la acreditación ante la CONEAU en Exactas, dieron mayor dinamismo a las luchas Universitarias. Y además, son los estudiantes la más amplia mayoría de los que habitan, usan y se apropian de la Universidad. Es por ello que consideramos que debe haber una mayoría estudiantil. Esta caracterización no quita, sin embargo, que tanto docentes como investigadores son también un actor importante en la defensa de la Universidad pública, en el funcionamiento cotidiano de la misma, en la lucha en contra de la precarización de su trabajo, en su rol pedagógico, etc. 3-Representación de las minorías al interior de cada claustro. Creemos que lo más democrático es que estén expresadas, en la medida de lo posible, las distintas posiciones que se encuentran en cada claustro. Por ello creemos que el sistema Dont permite que al interior de cada claustro convivan más de una minoría, enriqueciendo la profundidad de las discusiones y expresando la mayor cantidad de posiciones. 4-Colectivizar las decisiones. Despersonalizar la Junta. Que el Director sea un mero garante y ejecutor mandatado de los acuerdos que se logren en la Junta y en las Asambleas interclaustros. Para hacer valer al órgano colegiado elegido democráticamente proponemos una figura sin facultades de decidir unilateralmente y sin poder de desempate frente a una situación de empate. En dicho caso creemos que se debe recurrir a la Asamblea interclaustros para definir la orientación a seguir. En ese sentido, resulta innecesario mantener al Director como una figura con jerarquía especial al interior de la Junta. Las tareas y nombramiento como Secretario Académico son lo que le corresponde. 5-Elección indirecta del Director. Sólo teniendo en cuenta nuestra postura de que el Director debe respetar los acuerdos y mandatos de la Junta y de la Asamblea interclaustros es que tiene sentido nuestra posición de elección indirecta. La Junta elegida debe definir una figura revocable que ejecute mandatos y acuerdos, que lleve adelante el programa decidido, no que tome decisiones unipersonales ni tenga potestades privilegiadas sino que se subordine a un colectivo. Es en este marco que entendemos que no es superadora la propuesta de la elección directa del Director. 6-Revocabilidad de todos los representantes de la Junta y del Director. Frente a la situación de que algún representante de cualquier claustro en la Junta o el mismo Director no respetaran las decisiones colectivas, tanto de dicho organismo como de la Asamblea interclaustros de la carrera, este miembro deberá ser revocado y elegido otro en su lugar. La revocabilidad se puede poner en discusión con el pedido de un 15% del padrón de algún claustro.

¡Participemos masivamente del Plebiscito de Historia! ¡Democratizemos nuestra Junta! ¡Participemos de las asambleas interclaustros y espacios de discusión!

Sobre el plebiscito de Historia  

¡Democraticemos la universidad!

Advertisement