Page 1

Fray Junípero

Serra

Símbolo por excelencia del hermanamiento entre tierras mallorquinas y americanas

A nivel institucional mallorquín, no podía ser menos el interés y la divulgación de la figura de Fra Ginebró. Entre municipios mallorquines y diversas misiones californianas se han creado sólidos hermanamientos juniperianos, estableciéndose verdaderos vínculos históricos y desarrollando lazos de amistad que han contribuido a mantener viva la huella de Fray Junípero Serra. Así, la Misión de San Gabriel está hermanada con Llucmajor; la Misión de San Juan de Capistrano está hermanada con Petra; la Misión de la Purísima Concepción de la ciudad de Lompoc está hermanada con Inca, y la Misión de Santa Bárbara está hermanada con Palma. Por su grandiosidad, es denominada la Catedral de las Misiones de California. Precisamente, en abril de 1992, con motivo del acto oficial de hermanamiento entre las ciudades de Santa Bárbara y Palma de Mallorca, se desplazó una delegación oficial del consistorio de Palma a Santa Bárbara. El primer día de llegada de nuestra delegación municipal en tierras californianas –era el domingo 19 de abril de 1992, Domingo de Pascua–, en la ciudad de San Francisco, nos desplazamos desde nuestro hotel para visitar la primera Misión fundada por Fray Junípero Serra: la Basílica de Los Dolores.

Juan Fageda Aubert

Exalcalde de Palma de Mallorca (1991-2003)

M

iquel Josep Serra i Ferrer, Fray Junípero Serra, “Fra Ginebró”, nació en Petra, Mallorca, el 24 de noviembre de 1713, y murió en la Misión de Carmelo, San Carlos, Monterrey, California, el 28 de agosto de 1784. Fue beatificado por Juan Pablo II el 25 de septiembre de 1988. Fray Junípero Serra está considerado uno de los españoles más universales, pionero del hermanamiento entre todos los pueblos y uno de los mejores exponentes de nuestra historia y cultura. El Gobierno Balear celebró el pasado año el Tercer Centenario de su nacimiento, declarándolo Any Juníper Serra 2013 y estableciendo, a través de una Comisión Organizadora, actos culturales y de divulgación, fomentando una vez más el hermanamiento de la sociedad mallorquina y americana mediante una visita a tierras californianas, poniendo de manifiesto la gran labor de este gran visionario, ferviente creyente e integrador de culturas, siempre acompañado por sus incondicionales discípulos palmesanos el Padre Francisco Palou y el Padre Joan Crespí. Asimismo, los rotarios mallorquines también aportaron su testimonio, estableciendo directos vínculos de colaboración con los Clubs californianos, dando lugar a becas rotarias para estudios juniperianos destinadas a jóvenes estudiantes de California en nuestra Universidad Balear.

56 CULTURA

ENKI

Hace ya muchos años que los rotarios mallorquines se interesaron por la figura de Fra Ginebró, pues el 9 de octubre de 1931 el Rotary Club Mallorca adquiere por 12 000 pesetas la casa solariega del Padre Serra en Petra, en la que el gran evangelizador pasó la mayor parte de su niñez y juventud, con la intención de que sirviera de vínculo para la creación de lazos permanentes entre Mallorca, Sierra Gorda y California, y con el propósito rotario de que ayudara al desarrollo del conocimiento mutuo con ocasión de servir y al fomento de la comprensión, la buena voluntad y la paz entre nuestras naciones. Posteriormente, dicha casa solariega tuvo que ser cedida al Condado y Municipio de San Francisco de California (EE.UU.), ya que de 1939 a 1975 estuvieron prohibidas en España las organizaciones internacionales.

Cerca del mediodía, nos íbamos aproximando a la basílica cuando divisamos, a su entrada, al párroco recibiendo y saludando —como es costumbre en América— a su feligresía. Nos vio llegar a media distancia y ya supuso que no éramos sus feligreses. Muy amable nos saludó y nuestro acompañante especial, el Agente Consular de los EE.UU. en Mallorca, Tumy Bestard, le comunicó al párroco que venía una delegación de la ciudad de Palma de Mallorca a visitar la Basílica de Los Dolores, con el alcalde de la ciudad de Palma a la cabeza. Con un afabilísimo saludo, se arremangó la sotana y subió rapidísimamente la escalinata de entrada a la basílica, anunciando por megafonía a los fieles allí reunidos —que abarrotaban en el día de Pascua el templo— nuestra visita.

En 1980 se refunda el Rotary Club Mallorca, recibiendo el 13 de febrero del mismo año el reconocimiento de Rotary International con el nº 12 de los Clubes de España, haciéndole entrega de su Carta Constitucional el 3 de mayo de dicho año. En consecuencia, en 1981 el Ayuntamiento de San Francisco devuelve al Rotary Club Mallorca la casa solariega de Fray Junípero Serra en Petra.

Nos recibieron, nada más pisar el umbral, con un atronador aplauso y fuimos conducidos a un banco preferente, que desocuparon con amabilidad y rapidez para que pudiéramos ubicarnos cómodamente. Durante el inicio de la misa y en la homilía, fuimos objeto de gratas palabras de bienvenida, y al finalizar todos los presentes acudieron a saludarnos. Muchos de ellos incluso nos abrazaron y querían besarnos las manos. Nos embargó la emoción y todos teníamos lágrimas en los ojos. Nos repetíamos entre nosotros: «¡Si Mallorca y los mallorquines pudieran ver esta demostración de amor hacia los representantes de la tierra de Fra Ginebró…!».

Dado que los Clubes rotarios no pueden tener propiedades, se decide la creación de una Fundación para poder recibir la propiedad. Así, el 4 de septiembre de 1981 se firma la constitución de la Fundación Casa Serra, formada por el Club Rotario de Mallorca, el Ayuntamiento de Petra, la Parroquia de Petra, la Comunidad de Padres Franciscanos de Petra, la Asociación de Amigos de Fray Junípero Serra, y la Sección Juniperiana del Círculo de Bellas Artes de Palma.

No pudimos iniciar mejor nuestra visita a tierras californianas. Es un recuerdo que a todos los presentes nos dejó una huella imborrable… ¿Qué pudo hacer de tanta valía aquel frailecillo montado en una burra y con una pierna medio gangrenada? Pues nada más y nada menos que fundar veintiuna misiones que con sus archivos de bautizos, bodas, defunciones y todas las circunstancias que les acompañaron fueron la base de la historia de la

Alta California. Por ello, desde 1931, una estatua suya –el único español– representa el estado de California en el Hall of Fame del Capitolio de Washington, sede del poder legislativo de los EE.UU. y lugar donde están representados los personajes más ilustres de esa nación. Fueron nueve días inolvidables recorriendo parte de las Misiones del Padre Serra, siendo recibidos por las primeras autoridades tanto del Estado de California como de los alcaldes y corporaciones de las ciudades que visitábamos. San Francisco, Santa Bárbara, Carmel, Lompoc, Los Ángeles… fueron un sinfín de muestras de aprecio y reconocimiento por el cariño que dejaron impreso aquellos esforzados frailes mallorquines. Como dejaron escrito numerosos admiradores de la gesta realizada: «Eran misioneros virtuosos, ilustrados, apóstoles, fundadores, colonizadores, conductores de pueblos y mensajeros del Evangelio y la civilización». Quizás los mallorquines no hemos sido capaces de valorar en toda su justa importancia épica la labor realizada por nuestros misioneros. ENKI

57

Serra  
Serra  
Advertisement