Page 50

esculturas de terciopelo, metal y escayola que estimulan el sentido táctil. Dieplood pertenece a este periodo creativo de la artista, junto con otras obras donde el plomo juega un papel relevante, como Gravure (1996) o Fields of Sorrow (1997). La artista ha expuesto en las principales capitales de Europa, EE. UU. y Australia.

PROBLEMÁTICA La obra que nos ocupa es tan simple formalmente como compleja en su ejecución y delicada en su mantenimiento. Su conservación es problemática a causa de la confluencia de factores de alteración muy diversos, tanto intrínsecos como extrínsecos [Tabla 01].

[Tabla 01] Historial de conservación de la obra. En azul se señalan las alteraciones de carácter predominantemente extrínseco, en amarillo las que son claramente intrínsecas y en gris las que son resultado de la combinación de ambas. Los números entre paréntesis corresponden al número de elementos reemplazados en la restauración.

FACTORES INTRÍNSECOS La obra está compuesta de diferentes metales distantes entre sí en la escala de electronegatividad y que están en contacto permanente, lo que implica riesgo de corrosión electroquímica o galvánica, dado que la humedad ambiental aporta fácilmente el electrolito necesario para la reacción[1]. En este caso, el zinc, metal menos electronegativo, actúa como “ánodo sacrificial”, corroyéndose de forma preferente a favor del plomo. Este fenómeno se ha podido observar, en forma de depósitos de corrosión de color blanco, en las zonas donde el plomo y el zinc entran en contacto. Los soportes de acero no están en contacto permanente con la obra, dado que la mayor parte del tiempo ésta permanece en su embalaje, por lo que no se han descrito patologías en esa zona [F. 02]. Asimismo, el plomo laminado, material que compone los elementos centrales de la obra, es un material de una extremada plasticidad, es decir, se deforma al mínimo contacto, manteniendo dicha deformación, y muy blando, por lo que se raya con gran facilidad. Esta cualidad hace que la manipulación de la obra para su montaje, desmontaje o restauración sea compleja y arriesgada, multiplicando los efectos de factores extrínsecos comunes a casi todas las obras expuestas, como la manipulación por parte del público. Por añadidura, la escasa resistencia mecánica del plomo, su tendencia a fluir y su poca capacidad frente a la fatiga lo hacen poco adecuado para soportar la tracción al esfuerzo[2]. Este aspecto es de vital importancia en este caso, en el que las toallas, de un peso mínimo de 10 kg, están suspendidas en

51

[1] M. Leoni, 1984, p. 73. [2] J. A. Saja Saéz, et al, 2005, p. 176.

Profile for Museo Reina Sofía

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada