Issuu on Google+

EL PIPIRIGALLO Año XI. EXTRA núm. 7. Mayo- 2011 Las Majadas, Mariana, Ribagorda, Sotos, Tragacete, Valdemeca, Vega del Codorno, Villalba de la Sierra, Zarzuela


EDITORIAL

SUMARIO

Al formarse el nuevo CRA se necesitaba un nombre que lo identificase. En el blog del colegio hubo bastantes proposiciones. Se escogieron las más votadas y se llevaron al Consejo Escolar que no llegó a un acuerdo. Al fallecer el gran Miguel Delibes el año pasado, se propuso su nombre y se aceptó. El 28 de diciembre, el viceconsejero de Educación y Cultura de Castilla La Mancha le dio el visto bueno. Este día se celebran Los Santos Inocentes. Una de las novelas más leídas de Miguel Delibes tiene ese título. Además fue llevada al cine, con lo que su fama es mayor. El hecho de que en tal fecha se formalizase el nombre del CRA, no se sabe si es coincidencia – las cosas del azar– o si fue premeditado –las cosas del azahar-

Pues aquí estamos: CRA MIGUEL DELIBES, que suena muy bien. Es, además, un orgullo llevar este nombre por lo que Miguel Delibes supone en la Literatura Española como escritor, aunque no le hayan dado el Premio Nobel. Es una deuda que la Historia de la Literatura arrastrará per secula seculorum. Cuando en las décadas venideras de este siglo alguien ose y pueda estudiar Literatura Española, se encontrará con los tres pilares que la sostienen, y los tres son Miguel de. A saber: Miguel de Cervantes, Miguel de Unamuno y Miguel De…libes. Es un privilegio haber vivido en la misma época que Delibes, aunque sólo sea un poquito, ya que no pudimos vivir cuando Cervantes o Unamuno.

Se puede comprobar leyendo alguno de sus libros este verano mismo; cualquiera de ellos es una joya por su humanismo y amor a la naturaleza. En este número se encuentran los títulos de Miguel Delibes que las bibliotecas de las localidades y el bibliobús tienen a disposición de los lectores.

Gracias, muchas gracias a todos los colaboradores y a quienes han hecho posible la edición de este monográfico de El Pipirigallo, que es insignificante para acoger a la gran figura de MIGUEL DELIBES.

¿Conoces a Miguel Delibes?

3

¿Quién es?

4

¿Cómo es?

7

¿Qué escribe?

8

Premios y reconocimientos

9

¿Cómo escribe?

10

M.D., los niños y la memoria

13

La sombra del ciprés es alargada (1947)

15

El camino (1950)

16

Diario de un cazador (1955)

17

El loco (1957)

18

Los nogales (1957)

19

Las ratas (1962)

20

Viejas historias de Castilla La Vieja (1964)

21

Cinco horas con Mario (1966)

22

La mortaja (1970)

23

El príncipe destronado (1973)

24

Los santos inocentes (1981)

25

El tesoro (1985)

26

Tres pájaros de cuenta (1987): La grajilla

27

El cuco

28

El cárabo

29

377A Madera de héroe (1987)

30

Mi querida bicicleta (1988)

31

Diario de un jubilado (1995)

32

El hereje (1998)

33

Un paseo con Miguel Delibes

34

Inspiración del pintor Rubén de Luis

36

M.D. en la biblioteca de Las Majadas

37

M.D. en la biblioteca de Sotos

38

M.D. en la biblioteca de Tragacete

39

M.D. en la biblioteca de Villalba de la S.

40

M.D. en el bibliobús

41

Citas célebres

42

Pasatiempos

43

Las fotografías que no pertenecen al CRA, ni ha Lucía S.N., las retocadas en Paint y las viñetas han sido sacadas de la galería de imágenes de Google.

D.L.: CU-100-2010 El pipirigallo, CRA Miguel Delibes. C/El Rodeo, s/nº. 16140 VILLALBA DE LA SIERRA (Cuenca) Telf. 969281096

Fax 969281391

http://edu.jccm.es/cra/migueldelibes/

elpipirigallo@yahoo.es


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm.7. Mayo 2011

3

¿CONOCES A MIGUEL DELIBES?

Lourdes, profesora

Sonia, limpiadora

Sé que es un escritor; pero no he leído ninguno de sus libros.

Alicia, tendera

Ha hecho unos libros muy bonitos. Yo he leído alguno de ellos.

Es un gran escritor. He leído cinco de sus libros y me han gustado mucho. Mi favorito es La hoja roja.

Don Toribio, sacerdote Era un hombre que amaba la naturaleza y la describía muy bien. He leído alguno de los diarios y me ha gustado mucho.

Ana, estudiante No he leído nada de él; pero me parece muy bien que el colegio lleve su nombre ya que es un gran escritor.

Merche, asistente social Sí lo conozco y me gustan mucho sus libros.

David, médico

Me parece un autor extraordinario. Me ha gustado mucho el libro Los Santos Inocentes. Hace muy buena descripción de los personajes.

Carmen, ama de casa Miguel Delibes es un escritor.

Sonia, parvulista

Sé que es un gran escritor; pero a mí no me gustan mucho sus novelas.

Alfonso, bibliotecario Es uno de los mejores escritores contemporáneos de la narrativa española. La obra que más me gusta es Cinco horas con Mario.

Alicia, cartera

Es muy buen escritor. El libro que más me gusta de los que yo he leído es El camino.

Reportaje realizado por Josselyn, Mónica, Marta y Jessica, de tercer ciclo de Villalba de la Sierra


4

¿QUIÉN ES?

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

Miguel Delibes Setién nació en Valladolid en año 1920. Fue doctor en Derecho por la Universidad de la ciudad que lo vio nacer. Ha compaginado la literatura con la docencia, como catedrático de Derecho Mercantil en la Escuela de Comercio de Valladolid, y el periodismo profesional, dirigiendo el periódico El Norte de Castilla. Fue miembro de la Real Academia Española, elegido el 1 de febrero de 1973 para ocupar el sillón e. Tomó posesión el 25 de mayo de 1975. Contrajo matrimonio en 1946 con Ángeles de Castro, con la que tuvo siete hijos y de la que enviudó en 1974. Se dio a conocer como novelista con La sombra del ciprés es alargada, Premio Nadal en 1948. Su extensa obra literaria le ha valido nu-

merosos galardones, entre ellos el Premio Nacional de Literatura (1955), el Premio Crítica (1962) el Premio Príncipe de Asturias (1982) el Premio

Nacional de las Letras (1991) el Premio Cervantes de Literatura (1993). En 1999 obtuvo el Premio Nacional de Literatura de narrativa por El Hereje. Se han adaptado al teatro tres de sus novelas: Cinco horas con Mario, La hoja roja y Las guerras de nuestros antepasados. Otras al cine: El camino, Mi idolatrado hijo Sisí, El príncipe destronado, Los Santos Inocentes, El disputado voto del señor Cayo, La sombra del

ciprés es alargada y en 1997, Las ratas. Y a la televisión, como serie: El camino. La mayor parte de su obra ha sido traducida a más de veinte idiomas: ruso, inglés americano, alemán, italiano, francés, sueco, checo, irlandés, japonés, israelí, etc. En 1998 le diagnosticaron un cáncer de colon. Durante los primeros días de marzo de 2010, su salud empeoró y el 11 de marzo el escritor se encontraba ya en estado crítico. Su muerte ocurrió, finalmente, en su domicilio vallisoletano a primera hora de la mañana del 12 de marzo de 2010, a los 89 años de edad. CURIOSIDADES Fue el tercero de los ocho hijos del matrimonio entre María Setien y Adolfo Delibes. El apellido Delibes es de origen francés, de Toulouse. El abuelo de Delibes, hermano del compositor francés Leo Delibes, se había despla-


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

5

como reconocimiento por su defensa del castellano. Era un gran cazador, apasionado por el medio rural, conocedor de la flora y la fauna de Castilla y comprometido con el medio ambiente.

Con sus hijos

zado a España para participar en la construcción del ferrocarril en Cantabria. En 1936, año en que comienza la guerra civil española, termina el bachillerato y al encontrarse cerrada la universidad, ingresa en la escuela de comercio de Valladolid, estudiando al mismo tiempo modelado en la escuela de Artes y Oficios. En 1938 se enrola voluntariamente en la marina, en el crucero Canarias. Lo que le sirvió de fuente para escribir más tarde 377A Madera de héroe. Tras sufrir un brote de tuberculosis publicó El Camino, su tercera novela. En 1941 empezó a trabajar en el periódico El Norte de Castilla, como caricaturista y crítico de cine. Firmaba las caricaturas que hacía de los actores con el nombre de MAX. La comunidad autónoma de Castilla y León, le entregó la medalla de oro de Castilla

ANÉCDOTA En una de las muchas cacerías a las que ha asistido el Rey a lo largo de su vida, coincidió con el escritor Miguel Delibes. Era una mañana fría en una preciosa finca segoviana. Don Juan Carlos, al ver al escritor vallisoletano, se acercó a él y estuvieron charlando animadamente sobre literatura y sobre caza, ante el asombro de Miguel Delibes que no pensaba que el monarca supiera tanto de ambos temas, e incluso, que conociera muchos detalles de su propia obra. Entretenidos en tan amena charla, fueron avisados para que ocuparan sus lugares, pues avanzaba el día y había que aprovecharlo para la caza. Los perros


6

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

Con sus nietos

rápidamente empezaron a levantar las presas y al poco tiempo unas cuantas decenas de perdices comenzaron a levantar el vuelo. Nadie se atrevía a disparar esperando a que lo hiciera primero el Rey. Don Juan Carlos, que casi siempre se suele dar cuenta de estos detalles, le dijo a Miguel Delibes: O las perdices … o el protocolo. Y comenzaron a disparar. Vanesa Ruiz Chillarón. Profesora de música y tutora de 4º, 5º y 6º. Tragacete.


¿CÓMO ES? El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

7

preocupado y comprometido con el hombre, con el presente y con la naturaleza. Le disgustaba mucho la deshumanización del hombre. Tenía firmes convicciones éticas y literarias y un decidido compromiso crítico con el hombre y con la naturaleza. Sus novelas sondean el interior de las personas, procurando entender sus emociones, sus vivencias, sus pasiones, sus sueños… Comunica a los lectores todo esto con un lenguaje depurado y rítmico, de múltiples registros, sin adornos innecesarios. Es decir, un castellano que representa perfectamente el habla de sus personajes, provengan del medio rural o de espacios urbanos, sean gente culta o popular. El año pasado murió Miguel Delibes, uno de

Aunque Delibes fue galardonado con los más

los más grandes novelistas españoles y el mejor de los

importantes premios que un escritor pueda ganar en

últimos ochenta años. Fue periodista, crítico de cine,

España (el Nadal, el Nacional de Literatura, el Cervan-

profesor de derecho mercantil, escritor y académico de

tes o el Príncipe de Asturias), la historia de la literatu-

la lengua española.

ra tendrá siempre una deuda con él: el Premio No-

Miguel Delibes era un hombre sencillo, humil-

bel de Literatura.

de, generoso y solidario, con un gran talento para la

Mi opinión puede ser rebatida, lo admito, pero

escritura narrativa y un don especial para construir his-

estoy convencido que nadie en España ha merecido

torias cuya lectura ha conmovido a millones de lectores

tanto como él, el Premio Nobel de Literatura, en los

en todo el mundo, particularmente en territorios hispa-

últimos años, porque sus novelas son la mejor repre-

nohablantes.

sentación de la narrativa española de la segunda mitad

Su primera novela, La sombra del ciprés es

del siglo pasado y porque nadie como él ha sido ca-

alargada, ganadora del Premio Nadal en 1947 supuso,

paz de crear historias y personajes con tan gran

no solo el inicio de su carrera como escritor sino tam-

capacidad para conmover a los lectores.

bién, el nuevo impulso que la novela española nece-

PEDRO C. CERRILLO

sitaba tras varios años de durísima posguerra. Tres

Catedrático de literatura y Director del CEPLI

años después, se confirmó con El camino. Luego, entre otras novelas, Diario de un cazador, Las ratas, Diario de un emigrante, Mi idolatrado hijo Sisí, Madera de héroe, El príncipe destronado, Cinco horas con Mario, Los santos inocentes, La parábola del náufrago, Las guerras de nuestros antepasados, El disputado voto del señor Cayo, La hoja roja o la última de sus novelas, El hereje. Todas son excelentes ejemplos de una prosa firme, eficaz, con el ritmo adecuado a cada narración. Delibes ha sido un humanista del siglo XX,


8

¿QUÉ ESCRIBE?

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

Novela La sombra del ciprés es alargada (1947). Premio Nadal Aún es de día (1949) El camino (1950) Mi idolatrado hijo Sisí (1953) Diario de un cazador (1955). Premio Nacional de Literatura. Diario de un emigrante (1958) La hoja roja (1959). Premio de la Fundación Juan March Las ratas (1962). Premio de la Crítica Cinco horas con Mario (1966) Parábola del náufrago (1969) El príncipe destronado (1973) Las guerras de nuestros antepasados (1975) El disputado voto del señor Cayo (1978) Los santos inocentes (1981) Cartas de amor de un sexagenario voluptuoso (1983) El tesoro (1985) 377A, Madera de héroe (1987). Premio Ciudad de Barcelona Señora de rojo sobre fondo gris (1991) Diario de un jubilado (1995) El hereje (1998). Premio Nacional de Literatura Relatos La partida (1954) Siestas con viento sur (1957). Premio Fastenrath. Viejas historias de Castilla la Vieja (1964) La mortaja (1970) Mi querida bicicleta (1988) Viejas historias y cuentos completos (2006) Libros de viajes Un novelista descubre América (1956) Por esos mundos: Sudamérica con escala en las Canarias (1961) Europa: parada y fonda (1963) USA y yo (1966) La primavera de Praga (1968) Dos viajes en automóvil: Suecia y Países Bajos (1982) Libros de caza La caza de la perdiz roja (1963) El libro de la caza menor (1966) Con la escopeta al hombro (1970) La caza de España (1972) Alegrías de la Caza (1977) Mis amigas las truchas (1977) Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo (1979) Las perdices del domingo (1981) Tres pájaros de cuenta (1987) Dos días de caza (1988) El último coto (1992) Ensayos y artículos Castilla en mi obra (1972) Un año de mi vida (1972).

Vivir al día (1975) SOS : el sentido del progreso desde mi obra (1976) Un mundo que agoniza (1979) El otro fútbol (1982) La censura en los años cuarenta (1984) Castilla habla (1986) Mi querida bicicleta (1988) Castilla, lo castellano y los castellanos (1988) Mi vida al aire libre (1989) Pegar la hebra (1990) La vida sobre ruedas (1992) Un deporte de caballeros (1993) 25 años de escopeta y pluma (1995) He dicho (1996) Los estragos del tiempo (1999) Castilla como problema (2001) Delibes-Vergés. Correspondencia, 1948-1986 (2002) España 1939-1950: Muerte y resurrección de la novela (2004) La tierra herida: ¿qué mundo heredarán nuestros hijos? (2005). Escrito conjuntamente con su hijo Miguel Delibes de Castro. Adaptaciones en televisión El camino, cinco episodios dirigidos por Josefina Molina y emitidos en Televisión Española en abril de 1978. Adaptaciones al cine El camino, Ana Mariscal (1964) adaptación de la novela homónima Reparto: Julia Caba Alba, Joaquín Roa, Mary Delgado, y Maruchi Fresno. Mi idolatrado hijo Sisí, adaptada con el título de Retrato de familia, Antonio Giménez-Rico (1976). Reparto: Antonio Ferrandis, Amparo Soler Leal, Mónica Randall, Miguel Bosé. El príncipe destronado, adaptada con el título de La guerra de papá, Antonio Mercero (1977) Los santos inocentes, Mario Camus (1984). Premio en Cannes incluido a Francisco Rabal y Alfredo Landa. El disputado voto del señor Cayo, Antonio GiménezRico (1986). Con Francisco Rabal y Juan Luis Galiardo. El tesoro, Antonio Mercero (1988). Una de las primeras películas de José Coronado como protagonista. La sombra del ciprés es alargada, Luis Alcoriza (1990) Las ratas, Antonio Giménez-Rico (1996) Diario de un jubilado, adaptada con el título de Una pareja perfecta, Francesc Betriú (1998). Pareja protagonista José Sazatornil "Saza" y Antonio Resines. Adaptaciones al teatro Cinco horas con Mari, Josefina Molina; protagonizada por Lola Herrera (1979) La hija roja, José Sámano; protagonizada por María Fernanda D’Ocon (1986). Las guerras de nuestros antepasados, Antonio Jiménez Rico; protagonizada por José Sacristán y Juan José Otegui.


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

9

PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS • Premio Nadal, por La sombra del ciprés es

alargada (1947)

• Premio Miguel de Cervantes (1993) • Medalla de Oro de la provincia de Vallado-

• Premio Nacional de Narrativa, por Diario de

un cazador (1955)

• Premio Fastenrath de la Real Academia

• • • • • •

• • •

Española, por Siestas con viento sur (1957) Premio Príncipe de Asturias de las Letras (1982) Investido doctor honoris causa por la Universidad de Valladolid (1983) Premio de las Letras de Castilla y León (1984) Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de la República Francesa (1985) Nombrado Hijo Predilecto de Valladolid (1986) Investido doctor honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid (junio de 1987) Premio Ciudad de Barcelona, por Madera de héroe. Investido doctor honoris causa por la Universidad de El Sarre (1990) Premio Nacional de las Letras Españolas (1991)

• •

• • • • • •

lid (1993) Espiga de Oro honorífica en la Semana Internacional de Cine de Valladolid (1993) Investido doctor honoris causa por la Universidad de Alcalá de Henares (1996) Premio Luka Brajnovic de la Comunicación, otorgado por la Universidad de Navarra (1997) Premio Nacional de Narrativa, por El hereje (1999) Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (1999) Premio Vocento a los valores humanos (2006) Investido doctor honoris causa por la Universidad de Salamanca (2008) Nombrado Hijo Adoptivo de Molledo, Cantabria (2009) Medalla de Oro de Castilla y León, entregada por el presidente de la Junta de Castilla y León (2009) Medalla de Oro al Mérito Turístico del Gobierno d e Cantabria (2009) (Sacado de http://es.wikipedia.org/wiki/Wiki)


10

¿CÓMO ESCRIBE?

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

Podemos encuadrar la novela de Miguel Delibes dentro de la Literatura Española a partir de 1939. Para entenderlo mejor se establecen cuatro etapas.

1ª. DÉCADA DE LOS CUARENTA O LITERATURA DE POSGUERRA:

España ha salido destrozada de la guerra civil y la literatura se caracteriza por buscar nuevos caminos. Hay una literatura desarraigada, con un tono existencialista cargado de malestar y angustia. En estas circunstancias se da a conocer Delibes con La sombra del ciprés es alargada. Es una novela impregnada de la angustia que produce la obsesión por la muerte y la infelicidad. La novela gana el Premio Nadal, el más importante en novela en esos momentos y así, el autor entra con vigor en el panorama novelístico español, en el que irá evolucionando. En la misma línea se sitúa Aún es de día, su segunda novela.

primera obra realmente importante. Con ella comienza un acercamiento a la realidad de los pueblos de Castilla, vista por tres niños. El escritor construye el mundo inolvidable de un pueblo con sus más variados tipos y costumbres.

En la siguiente novela Mi idolatrado hijo Sisí, relata la vida de la burguesía provinciana. Su protagonista es un rico y egoísta comerciante, cuyo hijo es su primera víctima.

Poco después escribe Diario de un cazador. Lorenzo, bedel de un Instituto, cuenta un poco de su vida modesta, animada sólo por su afición a la caza. Delibes nos sumerge en la naturaleza y nos muestra su dominio del habla popular. Más tarde, en Diario de un emigrante, el mismo Lorenzo, ahora en América relata sus nostalgias de España y su contacto con otras costumbres y otro habla.

2ª. DÉCADA DE LOS CINCUENTA O LITERATURA DE REALISMO SOCIAL:

Se produce entre los autores un decidido enfrentamiento con la realidad social. El escritor tiene una responsabilidad moral y el arte debe ser útil. Es evidente la despreocupación por la belleza y la búsqueda de un lenguaje sencillo. Ahora publica nuestro autor El camino, su


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 11

en el tiempo, en el espacio, en la construcción de los personajes, etc.

En 1966 apareció Cinco horas con Mario. Es un largo monólogo de una mujer que vela a su marido muerto. Supone la innovación en casi todas las técnicas narrativas. Es, además, una disección de la estrecha mentalidad tradicional de la protagonista que echa en cara a su marido todas sus frustraciones.

Tras La hoja roja, metafórico e impresionante relato sobre la vida gris de un jubilado, apareció Las ratas. Con esta novela lleva a la cumbre la línea que había iniciado con El camino, pero el testimonio se ha hecho ahora más acusador y el estilo ha alcanzado la seguridad absoluta en la combinación del realismo crudo y el tono poemático. Entre los múltiples tipos que aparecen en la obra figuran el tío Ratero, que vive de cazar ratas para mísero alimento, y el Nini, su sobrino, conmovedora figura de un chiquillo que posee una extraña sabiduría sobre la naturaleza y que, desde su inocencia, es testigo callado de lo que ve a su alrededor.

Las innovaciones técnicas son más audaces en Parábola de un náufrago. La distorsión de la anécdota y el lenguaje no ocultan la intención social. La novela responde, según el propio autor, a las dificultades del hombre para encontrar la libertad y la justicia.

4ª. ÚLTIMOS AÑOS DEL SIGLO XX O LITERATURA DEL TODO VALE

La rapidez con que todo se produce y los cambios continuos en modas y estilos hacen que en estos años haya multiplicidad de formas y contenidos y se mezclen todo tipo de tendencias.

3ª. DÉCADA DE LOS SESENTA O DE LA LITERATURA EXPERIMENTAL A un fondo de denuncia social, se aplican por primera vez nuevas técnicas. La literatura “novísima” se caracteriza por la experimentación en todos los campos: en la estructura del relato,

En los años 70, Delibes vuelve a la línea de una aparente sencillez. De nuevo nos encontramos con el díptico del mundo burgués y el mundo rural. Al primero, visto también desde un niño, corresponde El príncipe destronado. Es una deliciosa novela con la fuerte carga crítica a la alta burguesía. El ambiente de los pueblos de Castilla reaparece en La guerra de nuestros antepasados. Su tema dominante es la violencia que rodea al protagonista y que no logra hacer mella en su elemental bondad. Y, también, El disputado voto del


12

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayol 2011

El pipirigallo

Sr. Cayo. Ésta muestra el abandono de los pueblos de los que sólo se acuerdan los políticos cuando va a haber elecciones.

En los años 80, en concreto en 1981, publica Los Santos Inocentes. Es una crítica a la hipocresía y a las injusticias sociales. Trata de la vida en un cortijo, las andanzas del señorito Iván aficionado a la caza por encima de todo, la dureza de la existencia cotidiana y del sometimiento al amo de los humillados y ofendidos servidores que dan título a la novela: Azarías, Paco El Bajo, la Régula, el Quirce, la Nieves, la Niña Chica… e incluso, la Milana.

A la muerte de su mujer, Delibes está desolado. Se siente partido por la mitad y ésta arrebatada. Escribe el Retrato de señora sobre fondo gris. Es homenaje y nostalgia de la nada muerta “tan temprano”. En 1998 publica su última novela: El hereje. Es un espléndido canto a la tolerancia y a la libertad de conciencia. El año en que le dieron el Premio Cervantes a Rafael Sánchez Ferlosio, publicó en homenaje e este amigo un precioso cuento en ABC, aun-

que había afirmado que El hereje había sido su última obra literaria.

Miguel Delibes es uno de los novelistas contemporáneos más leídos y apreciados por un público amplio, debido a la cercanía de los asuntos que trata y a la transparencia de su estilo. Además, muchas de sus novelas han sido adaptadas al cine. En mi humilde opinión, es el mejor novelista de la segunda mitad del siglo XX y, junto con Baroja, el mejor del siglo, a pesar de no haber alcanzado el Premio Nobel.

GLORIA LLEDÓ LÓPEZ Catedrática de Literatura


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 13

MIGUEL DELIBES, LOS NIÑOS Y LA MEMORIA Miguel Delibes ha sido uno de los gran-

leer a la soledad, y que el gusto por la lectura

no, Las ratas, Los santos inocentes, El príncipe

otras aficiones, como el deporte y el cine. La

des narradores europeos del siglo XX: El camidestronado, El disputado voto del Sr. Cayo,

Madera de héroe, Cinco horas con Mario, La hoja roja o El hereje, son algunas de las nove-

las que avalan la trayectoria ejemplar de un excelente narrador.

En alguna ocasión, Delibes se refirió a la

importancia que tuvieron sus lecturas infantiles, dando gran importancia a la memoria:

De muy niño leí los cuentos infantiles de

autores nórdicos con ilustraciones. Me gustaban mucho. Venían a completar los que nos contaba la tía Guadalupe, mujer sin hijos que

venía a menudo a casa. Muy pronto empecé con libros más serios: poco Julio Verne... y mu-

cha literatura de aire libre... Recuerdo un libro que leí varias veces apasionadamente Kazán,

tardó en hacerse y que, junto a él, disfrutó de

preocupación de Delibes por los hábitos de la lectura, le ha llevado a opinar acerca de las relaciones de esta con los niños y los adolescentes:

Se agudiza la pereza infantil en nuestros

días por la televisión y el mundo de la imagen.

Sin embargo, la curiosidad por las cosas creo que es la que lleva a la infancia hasta el televi-

sor y el libro. No es fácil engancharlos, pero

para eso están los padres y los maestros. Hay que hacer ver al niño que el placer de la lectura a solas, en silencio, es uno de los grandes placeres que aún quedan en el mundo.

Delibes tuvo la generosidad de regalar-

nos unos cuantos textos para lectores adoles-

perro lobo. Sobre los once o doce años me dio

por la lectura de libros de quiosco, de acción,

sin valor literario: “El sheriff y la aventura” era

su título genérico. De esa época data la lectura

de tebeos: “TBO, Pulgarcito, La risa...” Simultá-

neamente comenzábamos con la literatura noble, libros grandes puestos al alcance de los niños.

Y recordaba el gran autor vallisoletano

la colección Araluce, que en los años treinta del

pasado siglo editó adaptaciones infantiles de grandes clásicos de la literatura universal, y que hoy se pueden adquirir en una reciente edición de Anaya.

Miguel Delibes ha repetido en diversas

ocasiones que recuerda y asocia el placer de

Foto retocada en Paint por Bárbara Hernansáiz, 3er curso


14

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

centes y unas cuantas opiniones sobre la literatura que se hace para niños y jóvenes. Tres pájaros de cuenta, Mi querida bicicleta y Los niños, son tres buenos ejemplos de lo dicho.

En Tres pájaros de cuenta los principales

protagonistas son el Cuco, la Grajilla y el Cára-

bo, en los que el autor se apoya para construir un libro de historias que él mismo ha vivido con

anterioridad; historias en medio de la naturaleza, algo que ha sido siempre especialmente querido para Miguel Delibes.

Mi querida bicicleta es una entrañable

narración en la que Delibes nos transporta,

montados en las bicicletas de su vida, a través

de determinados momentos de su existencia; Foto retocada en Paint por Alba Barambio, 3er curso

para los niños como para los adultos.

La prosa de Delibes es enormemente efi-

caz, muy precisa en sus descripciones, muy rica

pero, al mismo tiempo, sencilla. Además, se tra-

ta de un autor que ha sido capaz de crear histo-

rias interesantes y atractivas desde hace más de cincuenta años, algo que sólo está reservado a los más grandes escritores de todos los tiempos.

PEDRO C. CERRILLO

Foto retocada en Paint por Fernando Pérez, 4º curso

Catedrático de Literatura y Director del CEPLI

por medio del humor, y en complicidad con los

lectores, va presentándonos una serie de acon-

tecimientos cotidianos pero importantes, de los

que cada uno podemos extraer nuestras propias interpretaciones.

En Los niños Delibes nos presenta y co-

menta pasajes de sus novelas en los que diversos niños han sido los principales personajes.

Con ello nos demuestra su capacidad para contar las cosas desde la claridad que tiene un niño,

pero haciendo que todo sea comprensible tanto

Foto retocada en Paint por Judith Ruiz, 4º curso


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 15

LA SOMBRA DEL CIPRÉS ES ALARGADA (1947) La sombra del ciprés es alargada es la primera novela que escribió Miguel Delibes y con ella consiguió el Premio Nadal en el año 1947.

Marta Herraiz, 6º curso

Según palabras del propio Delibes esta obra es una especie de autobiografía espiritual donde nos cuenta las vivencias de su infancia. Pero se le ocurrió la idea de darle un argumento que nada tiene que ver con su persona para darle forma a la novela. En ella nos cuenta cómo vivió su infancia a través del protagonista, Pedro, un muchacho huérfano del que se hace cargo su tío, pero lo deja en un orfanato junto con otros niños. La novela está dividida en dos partes. La primera es un relato de la infancia de Pedro y de su educación en el centro donde vive con los otros chicos y que marcará el resto de su vida. En la segunda parte nos cuenta la vida de Pedro de mayor. En las dos partes se refleja la preocupación del protagonista por la incertidumbre de la vida y su obsesión con la muerte a la que asocia con la sombra del ciprés. La infancia de Pedro se desarrolla en la ciudad de Ávila. Nos ha llamado la atención un pasaje de la novela en el que una noche fría y nevada de invierno con luna llena, Pedro y su amigo Alfredo se escapan de madrugada para ver la ciudad desde un alto cercano. Quedan maravillados de lo bonita que es Ávila a la luz de la luna con el resplandor de la nieve, pero las oscuras sombras que pro-

yecta, al mismo tiempo, les causan un gran temor. Alfredo, que está enfermo, sufre una recaída y Pedro tiene que ayudarle a volver hasta la casa. Allí todos estaban muy preocupados por si les había pasado algo. Llaman al doctor para que mire a Alfredo, pero éste vomita sangre en Paula Ferrer, 6º curso la cama. Unos días más tarde el niño morirá a causa de su enfermedad. No os contaremos más. La novela es algo triste y un poco difícil de entender para nosotros, pero recomendamos su lectura para conocer los inicios de Miguel Delibes como novelista y entender su propia infancia. Paula, Máximo, José Antonio, Daniel, Josselyn, Blanca, Marta, Mónica, Ovidio, Jessica y Zahara , 3er ciclo de Villalba de la Sierra y su tutor Paulino

Blanca Ferrer, 5º curso


16

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

EL CAMINO (1950)

La gente que ha vivido en un pueblo o que aún lo sigue haciendo, sin duda entenderá el tremendo mensaje que nos transmite Miguel Delibes en esta novela. Daniel Miguel Delibes El Mochuelo, a sus once años se ve obligado por su padre a abandonar el pueblo dónde nació y se crió, para estudiar el bachillerato en la ciudad. La noche de antes de su partida la dedica a recordar los años felices que ha pasado en su pueblo natal. He elegido estos tres fragmentos del libro, porque sin duda creo que resultan muy acertados a la hora de describir de alguna forma nuestro Colegio Rural Agrupado. El primero por describir la partida de un niño a la ciudad para seguir cursando los estudios superiores. El segundo, por la preciosa descripción del pueblo. Una descripción que bien podría valer para recrear la estampa de cualquiera de las localidades que conforman nuestro C.R.A. El último fragmento sencillamente me pareció demoledor.

…”Pero esta noche tenía muchas cosas en que pensar. Mañana, tal vez, no fuese ya tiempo. Por la mañana, a las nueve en punto, tomaría el rápido ascendente y se despediría del pueblo hasta las Navidades. Tres meses encerrado en un colegio. A Daniel, el Mochuelo, le pareció que le faltaba aire y respiró con ansia dos o tres veces. Presintió la escena de la partida y pensó que no sabría contener las lágrimas, por más que su amigo Roque, el Moñigo, le dijese que un hombre bien hombre no debe llorar aunque se le muera el padre…” Miguel Delibes

Miguel Delibes

…” le dolía esta despedida como nunca sospechara. Él no tenía la culpa de ser un sentimental. Ni de que el valle estuviera ligado a él de aquella manera absorbente y dolorosa. No le interesaba el progreso. El progreso, en verdad, no le importaba un ardite. Y, en cambio, le importaban los trenes diminutos en la distancia y los caseríos blancos y los prados y los maizales parcelados; y la Poza del Inglés, y la gruesa y enloquecida corriente del Chorro; y el corro de bolos; y los tañidos de las campanas parroquiales; y el gato de la Guindilla; y el agrio olor de las encellas sucias; y la formación pausada y solemne y plástica de una boñiga; y el rincón melancólico y salvaje donde su amigo Germán, el Tiñoso, dormía el sueño eterno; y el chillido reiterado y monótono de Miguel Delibes los sapos bajo las piedras en las n o ch es húmedas ”… …“ La vida era el peor tirano c on ocid o . Cuando la vida le agarra a uno, sobra todo poder de decisión.” Patricia E. Cruz Rodríguez, Profesora itinerante de Inglés


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 17

DIARIO DE UN CAZADOR (1955)

otorga puntos a la obra, y dicha marca de calidad no decepciona, porque aunque gran parte del lenguaje utilizado es específico de la caza, la forma de expresase de Lorenzo, el protagonista, en su diario es auténtica, llana, de su Castilla natal.

Diario de un cazador obtiene el Premio Nacional de Literatura en 1955. En Diario de un cazador hay humor y buenos sentimientos, pero también instantes de singular dramatismo que consiguen acentuar el realismo de las distintas situaciones. Delibes parece muy consciente de esa tonalidad ilusionada cuando destaca que ésta es la única novela de toda su producción que puede calificarse de optimista: En todas las demás — cuenta Miguel Delibes — este problema de la frustración, del acoso del entorno, es una constante. Únicamente se evade este cazador, que se conoce que me cogió en un momento de optimismo infrecuente en mí, y lo parí, le di a luz con unos atributos diferentes. El tema central del libro, como bien dice su título, es la vida de un cazador. Narra en forma de diario la vida de Lorenzo, un joven apasionado por la caza cuya casi única ilusión es salir a cazar los domingos con los amigos. Encontramos varias razones de peso para leerla: En primer lugar, la escritura del gran maestro Miguel Delibes es una garantía previa que

Pero no sólo está en el estilo la grandeza de esta novela, sino que como en muchas ocasiones en la literatura, la grandeza se encuentra escondida tras los insignificantes detalles de la vida de los personajes, y en este caso la vida de Lorenzo, con sus pequeños y a veces nimios acontecimientos resulta fascinante por su pasmosa sencillez. Delibes nos transmite en cada párrafo, en cada día vivido, un optimismo inocente frente al futuro incierto que le espera, un placer casi místico en sus días de caza y de campo, una calma tranquilizadora ante cada revés de la vida, una felicidad ligera que como a todos se le escapa en instantes brillantes y una tristeza que, simplemente, no se permite el lujo de poseer. La vida de Lorenzo no es tan sólo la de un cazador, sino la de un superviviente en una época de escasez dura y difícil, frente a la que enarbola con seguridad el cañón de su escopeta cargado de optimismo e ilusión. David Lucena Tutor de 2º Ciclón en Villalba de la Sierra


18

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

EL LOCO (1957)

Miguel Delibes cuenta en El loco la extraña historia de Lenoir, un empleado de banca, que se obsesiona por la imagen de un hombre al que ha conocido en una taberna y que cree que tiene algo que ver con su pasado. Lenoir, ofuscado con este misterioso hombre francés, comienza una investigación que le hace caer enfermo. Contada en primera persona y a modo de carta a un hermano desaparecido, esta amarga aventura le lleva a revivir acontecimientos de su infancia, en Francia, que nunca debió recordar y a reconstruir una historia equivocada. Delibes nos muestra unos escenarios grises, unos personajes de carácter extraño, pero asombrosamente cotidianos y un desarrollo de la acción lento, pero ameno. El final es francamente sorprendente. Creemos que es un libro muy

recomendable ya que engancha al lector, prácticamente desde la primera página. La trama es diferente a lo que nos tiene acostumbrados Delibes, con intriga, acción y mucha nostalgia. El loco fue publicado inicialmente dentro del volumen Siestas con viento Sur, en 1957. Mayte Mayordomo y Beatriz Márquez, de SEBAME, Ampa de Villalba de la Sierra


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 19

LOS NOGALES (1957) Miguel Delibes era uno de los novelistas más importantes del siglo XX. Entre los numerosos galardones que ha recibido a lo largo de su carrera destaca el premio Cervantes en 1993 considerado el máximo reconocimiento para un escritor de habla hispana. Miguel Delibes nació en Valladolid. A causa de la guerra civil, no pudo ingresar en la universidad, pero por su afición al dibujo, estudio en la escuela de artes y oficios. De hecho, su carrera periodística empezó como caricaturista en el periódico El Norte de Castilla. En 1941 pasó a ser redactor. Su primer artículo versó sobre uno de sus temas preferidos: la caza. Dirigió el periódico entre 1958 y 1963. En 1947 publicó su primera novela: La sombra del ciprés es alargada, por la que gano el premio Nadal en 1948. El último libro que hizo fue La tierra herida. Muere el 12 de marzo de 2010.

En Los Nogales, Nilo el viejo era el mejor apaleador de nogales. Tenía 6 nogales. Le quería enseñar a su hijo el oficio porque el ya era viejo y no le aguantaban las piernas. Pero Nilo el joven tenía roto el velo del paladar y se cansaba pronto. No podía subir a los nogales y todo lo hacía el viejo hasta su muerte, que Nilo el joven se pensó que estaba dormido. A mí me ha gustado mucho este cuento. Era muy interesante porque era un viejo el que cuidaba los nogales. Alberto Escutia, 6º curso de Zarzuela

Nilo tenía rasgado el velo del paladar. Un día su padre le quiso enseñar a apalear nogales porque cuando muriera ya no podría, pero Nilo no quiso. Nilo se hizo una cabaña con chapas y pajas. Subió al nogal y se quedo dormido. Al final su padre subió al nogal se resbalo y se mató, pero Nilo creía que estaba dormido. Mario Collados, 2º de Zarzuela

Mario Collados, 2º Miguel Delibes era un gran novelista español. Escribió grandes libros como el de Mi mundo y el mundo. Este libro tiene varios fragmentos de otras novelas, como el de Los Nogales, La sombra del ciprés es alargada, El camino, Diario de un cazador, Las ratas, Viejas historias de Castilla La vieja, Un chusco para cada castellano, Grajos y Avutardas, Las piedras negras… Consiguió muchos premios. Los más importantes son el Premio Nadal en 1948 y el Premio Miguel de Cervantes en 1993.

En Los Nogales, Nilo el viejo y Nilo el joven están desatendidos. Nilo el joven tenía el velo del paladar roto y eso le impedía hablar bien. Además no servía para apalear nogales. A Nilo el viejo sí se le daba bien. Un día Nilo el viejo decidió enseñar a Nilo el joven. Al día siguiente Nilo el viejo se subió al árbol y le dijo a Nilo el joven que se subiera. Nilo el joven dudaba, pero al final se subió y se lió a apalear los nogales. A Nilo el viejo se le rompió la rama y se calló al suelo y se murió. Nilo el joven se pensaba que estaba durmiendo.

Alberto Escutia, 6º

A mí este fragmento me ha gustado porque Nilo el joven, para Nilo el viejo, era subnormal. El pobre Nilo el joven tenía el velo del paladar roto. Lo mejor es que Nilo el joven aprende a apalear los nogales. Beatriz Montón, 5º curso de Zarzuela


20

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

LAS RATAS (1962) zorro se fue a vivir con Nini y Matías. El zorro se hizo grande y la gente iba a verlo y les mostraba los colmillos. Matías se quería comer al zorrito, pero el Nini se lo impidió. El zorro llegó a comer de la mano del niño y le chupaba las piernas. Jugaba con el niño y el perro. El Nini temía que cuando el zorro se hiciera grande sintiera la llamada del campo. Matías se metió en la cueva y mató al zorrito. El niño miraba a Matías y él le fue enseñando el cadáver del zorrito todavía caliente. Opinión:

Sandra López, 4º curso Resumen: El Nini no tenía la menor simpatía por Matías Celemín porque no le gustaba la muerte de los animales. Matías solía asistir a las licitaciones de los pueblos más próximos por 4 ó 5.000 reales. A partir de la guerra se empezaron a contar con pesetas y él no sabía multiplicar por 4, para reducirlas a reales. Un tiempo después, se sintió capaz de calcular hasta el precio de un cartucho. Doña Resu tenía mala opinión de él. Decía que era un vago y un maleante.

Este fragmento nos ha parecido al principio muy llamativo y al final un poco triste. También hemos encontrado mucho vocabulario de palabras que no sabíamos su significado, como licitaciones, alevoso, contundente, amedrentar, sañudamente, agasajar, cárcava… y hemos recurrido al diccionario. La mayoría eran adjetivos. Decimos que nos ha parecido llamativo porque hay un niño pobre que vive en una cueva y ríe mucho. Se encuentra con un zorrito y se lo queda de mascota. Le da trozos de pan para alimentarlo. Y decimos que es un poco triste porque el zorrito al final se muere. Samuel, Esther, Roberto, Ana, Lucía, Zaida, María, Sofía, Noelia, Sandra, de 3º, 4º, 5º de Sotos y su tutora Maribel.

Matías Celemín solía velar de noche y dormir de día. Se dedicaba a poner trampas para raposas, perdices, avutardas... Él no respetaba las leyes e iba a cazar cuando quería. Cuando se encontraba a Frutos le decía: Voy de alimañas. A Frutos no le gustaba salir al campo, se pasaba las horas muertas jugando al dominó donde Malvino. El Furtivo no tenía suficiente astucia y recurría al Nini. Matías Celemín llevaba mucho tiempo tras el raposo. Nini subía al monte por las noches y por las mañanas imitaba el sonido de las liebres y los animales acudían a él. El Furtivo le preguntó que si sabía hacer la chilla. Nini le dijo que no. El Furtivo salía con la Mita, la galga, y el Nini se escondía cuando la perra llegaba sin aliento, tras la liebre.

Roberto Castillejo, 5º curso

En el monte, Nini veía al raposo ir al prado a purgarse. El zorro era espontáneo y pasaba cansinamente por la hierba. Paraba de vez en cuando y escuchaba un rato. Otras noches, Nini, tras una manta, observaba los conejos. En la época de celo, los machos de las liebres peleaban. Cuando terminaba la pelea, el ganador iba hacia la liebre. El Nini volvía a hacer la chilla y el ganador esperaba a otro rival. Por esas fechas habían terminado las matanzas. Nadie tenía nada que hacer, excepto el Furtivo. El Furtivo voceó al Nini y le enseñó una piel de raposa rojiza. Era una hembra. Estaba muerta. La madriguera estaba al borde de la vaguada. El niño se apostó. La perra se enroscaba a sus pies. El Nini se encontró un zorrito de 2 semanas. El

Ana Bodoque, 5º curso


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 21

VIEJAS HISTORIAS DE CASTILLA LA VIEJA (1964) P O A J

K P

I

L

A

L

A

M E

S

D Ñ E

P

R

I

Q U

E N M

Z

Q W

C

P

S O M B Ñ

V

L

L

G E M G M

I

E

F

D

C

Y

P

A

L

P

G Y

H S O G C M R

A

V X

Z C U V

H M F

V T

E Z

P

S

T

S N D B A

A W K

R

L

A L

P

P

X

F

D A S P

Y

R D

F

E

Z O

R

P

K

B

P

N

P

S

V

P

X

G E

A B

L

O D A W P

S

C

C

F

L

Q S

B

P

S

X R

E

S

M O Z X O A

A

M Z W P

Z A

S

P

T

L

L

C O O S

Q Z A A

C P

B

L

C

C

A

A

A

E

B R M B U M P G C

S

Z A

P

B C Ñ

A

E

S

A

R

E

E

G

C

L

R

D

L

U

P

R

A

R

A

T

Ñ

E

K

A

D

E

V

C

T

C P L

Miguel Delibes usa en la novela palabras desconocidas para nosotros. Después de investigar su significado, os proponemos las siguientes para que las busquéis en la sopa de letras: PIMPOLLADA ARGALLAS MIESES FORÚNCULOS ALCARABANES ARIQUEN PÁRAMO REO

Elena Serrano, 4º curso

Julia Serrano y Héctor del Pozo, 6º curso

David, Héctor y Julia de 6º, Elena de 4º, de Mariana y su tutora Ana Ángeles Martínez


22

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

CINCO HORAS CON MARIO (1966) Cuando me propusieron comentar un libro de Miguel Delibes para El Pipirigallo, no fue, ni mucho menos, mi primera elección el de Cinco horas con Mario. Las novelas que yo prefería ya estaban pedidas, así es que no me quedó otro remedio que atreverme con ésta.

Recuerdo que siendo “algo” más joven, intenté leérmela. Yo pensaba, sinceramente, que me la había leído entera, pero no. Estaba, posiblemente, en mis primeros años de instituto. Yo comenzaba a leer por placer. Elegí otro libro de Delibes porque con El camino disfruté de lo lindo y creí que Cinco horas con Mario me iba a dejar el mismo buen sabor de boca. Pero debo confesar que me equivoqué. ¡No pude acabármelo! Creía entender el argumento, pero me aburría un montón. Yo pensaba: ¡Madre mía, qué tostón de mujer, todo el rato hablando sola! Claro que, ¡cómo no va a hablar sola, si su marido está muerto! No para de meterse con él y él no puede ni defenderse. ¡Pobrecillo! Hasta aquí, mis recuerdos de Cinco horas con Mario. Pero volvamos al presente.

Como lo prometido es deuda, me saqué el libro de la biblio y comencé su lectura. Lo preferí al texto electrónico porque un libro en la mesilla de noche me ayuda a dormir.

El argumento puede que tenga que ver algo con el de mis recuerdos: Carmen, una mujer todavía joven y con cuatro hijos, se enfrenta a un triste acontecimiento, la muerte inesperada de Mario, su marido. Esa misma noche, al quedarse sola con el cuerpo de Mario, Carmen coge la Biblia de su marido y lee algunos

La actriz Lola Herrera, interpretando a Carmen, la viuda de Mario, en la versión teatral de Cinco horas con Mario

párrafos subrayados por él. Carmen inicia, a partir de ahí, un monólogo que se prolongará hasta el amanecer. En él, desnuda su alma y sus vivencias comunes. Le hace reproches y confidencias a su marido muerto e incluso espera su respuesta. Esta es, básicamente, la historia de Cinco horas con Mario. Pero si profundizamos, con la experiencia que nos dan los años y algo de “culturilla” que se aprende en los coles de la vida, nos encontramos con algo más. El libro nos descubre dos formas distintas de pensar y de ver la sociedad española de aquellos momentos:

- Carmen es tradicional, con valores religiosos y políticamente correctos. Le preocupa el qué dirán y las apariencias. Sigue la corriente y no se plantea llevar la contraria. - Mario es sensible, comprometido, sincero y con ideas modernas. Se cuestiona su vida y su tiempo. Sufre por una sociedad que no le gusta.

Carmen y Mario simbolizan dos mundos completamente distintos y supuestamente enfrentados. Sin embargo, y esta es la moraleja que yo quiero sacar de esta historia, fueron capaces de convivir durante muchos años y dar unos frutos comunes: sus hijos.

Miguel Delibes supo, en Cinco horas con Mario, criticar cuando no se podía criticar y dar otra versión alternativa de la historia, cuando sólo permitían contarla de una manera.

Chicas y chicos, os recomiendo Cinco horas con Mario. Sí, pero no ahora. Daos tiempo para conocer la historia de España y lo disfrutareis. Gracias, “El Pipirigallo”, por animarme a rescatar del baúl de mis recuerdos Cinco horas con Mario.

Merche Viñuelas, de SEBAME, Ampa de Villalba de la Sierra


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 23

LA MORTAJA (1970) Miguel Delibes es uno de nuestros escritores más relevantes del siglo XX, gran conocedor de las tierras y las gentes de la Meseta Norte y muy comprometido con el medio ambiente.

El protagonista de La mortaja es un niño, El Senderines, huérfano de madre, que vive en un aldea castellana con su padre del que, por cierto, recibe poco cariño. Pasa los días jugando con su amigo Candor y pescando en el río que recoge los vertidos de una central cercana. La vida de El Senderines cambia cuando, de repente, descubre a su padre muerto, desnudo, tendido sobre la cama. Venciendo sus emociones, intenta vestirlo antes de dar aviso a las autoridades. No lo consigue dada la corpulencia de su padre,

pero encuentra la ayuda de El Pernales. El Senderines deja de ser un niño inocente y deberá enfrentarse solo a la vida.

Los elementos que se pueden destacar en esta novela corta de Delibes son: • La novela se desarrolla en una zona cas-

tellana inhóspita, castigada por un clima extremo: asfixiador en verano e intensamente frío en invierno. • Puede verse una crítica a las compañías que se instalan en lugares apartados para verter sus desechos contaminantes impunemente. • La dramática responsabilidad que asume el niño a la muerte de su padre. Manuel Blanco Albalate. Conductor del bibliobús.


24

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

EL PRÍNCIPE DESTRONADO (1973) El pipirigallo

El príncipe destronado es la historia de un niño, que se llama Quico y que va a cumplir cuatro años. Acaba de tener una hermanita, que se llama Cris y que lo ha dejado en segundo plano. Ahora, ya no es el rey de la casa. Ahora, es el príncipe destronado. A lo largo de un día, desde que se levanta dando gritos hasta que cae rendido por la noche, asistimos a sus aventuras, descubrimos sus secretos y conocemos sus angustias. Por medio de Quico vemos el mundo familiar, los otros hermanos, el padre, la madre, las criadas, la ciudad, el mundo. Cuando el libro termina quisié-

Miguel Delibes, con 6 años, en el colegio de Los Carmelitas ramos seguir con el niño y su familia al día siguiente porque, aunque no haya ocurrido nada extraordinario, todo ha sido fascinante.

A través del alma de Quico, Delibes nos deja esta novela estupenda sobre el misterio de la infancia. Pero eso no es todo, también consigue que, de pronto, en algún rasgo de Quico, en algún gesto, en alguna palabra, reconozcamos con una sonrisa cómplice, otra infancia, la nuestra.

Alfonso Massó Cobo Bibliotecario de Villalba de la Sierra

Portada de la Ed. Destino


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 25

LOS SANTOS INOCENTES (1981) Versión Cinematográfica

Siempre se ha dicho que las películas basadas en libros no suelen convencer mucho a los lectores y espectadores, no es el caso de Los Santos Inocentes, novela homónima de Miguel Delibes, llevada el cine por el director Mario Camus (recientemente premiado con el Goya de honor) en 1984.

Nos traslada a la España de los años sesenta. En un cortijo extremeño, vive la familia de Paco El bajo, Régula, su mujer, Azarías, su cuñado y sus hijos Quirce, Nieves y la Niña Chica. Tanto Azarías como la niña Chica son discapacitados. Son los sirvientes de la familia propietaria de las tierras, marcados por la pobreza y la incultura, viviendo en un ambiente duro y sin esperanzas, de un sometimiento cercano a la esclavitud. Frente a ellos, la familia rica, la señora marquesa, su hija Miriam y el señorito Iván, déspota y cruel, el administrador de la finca y su esposa.

Alfredo Landa, Paco El Bajo, Miguel Delibes y Juan Diego, El Señorito, en el rodaje

el premio a la mejor interpretación en el festival de Cannes en 1984.

Aunque los demás no fueron premiados, no hay que olvidar a Terele Pávez, como Régula, esposa Paco Rabal, El Azarías, con su Milana Bonita en el hombro

Sin lugar a dudas, es una de las mejores películas del cine español, donde se ha retratado magníficamente a esa España profunda. Un drama social intenso y conmovedor donde los personajes, terriblemente desgarradores, son interpretados por lo mejorcito del cine español. Paco Rabal, con Azarías interpretó el papel de su vida; sus expresiones, su forma de hablar, la manera de andar y correr… vamos, un personaje memorable. Alfredo Landa, actor clásico del cine español, interpreta a Paco, un personaje sumiso y bondadoso, un hombre que ha nacido solamente para decir lo que Ud. mande señorito, su mirada te conmueve y emociona durante toda la película. Ambos recibieron Santos e inocentes

de Paco, una mujer cuyo sufrimiento se refleja en su rostro endurecido por la vida. A mandar, que para eso estamos. Esta frase la repite varias veces, siempre obediente a las órdenes de sus amos. El señorito Iván, interpretado por Juan Diego, borda de tal forma su papel que lo odias y sinceramente celebras el desenlace final de la película. Don Pedro, el administrador, interpretado por el genial Agustín González; Mari Carrillo, la señora marquesa; Maribel Martín; Ágata Lys … Ana Carrascosa. Tutora de 1º, 2º y 3º. Sotos.

El propio Delibes participó en la elaboración del guión de la película


26

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

EL TESORO (1985)

En un pueblecito castellano (no más de 50 vecinos) y justo en la linde del término municipal, un vecino del pueblo de al lado que estaba arando, ha encontrado un tesoro arqueológico. Es un cántaro enterrado en un cortafuegos, que contiene alhajas prerromanas de oro y plata. El descubridor se lo dice a las autoridades con un cierto retraso. La primera sospecha es saber si el hallazgo ha sido casual o no; si el campesino estaba realmente trabajando o había usado un detector de metales. La diferencia es sustancial, pues en este último caso, el Estado será el beneficiario absoluto y no habrá indemnización alguna; pero si el hallazgo ha sido casual, el Estado se quedará con el tesoro, aunque la mitad de su valor se le dará al descubridor y la otra mitad irá a las arcas del municipio donde ha sido hallado. Un joven profesor universitario y arqueólogo, que acaba de llegar de otro viaje y se dispone a dar su clase y a reunirse con su novia, es enviado urgentemente al lugar del descubrimiento del tesoro. El arqueólogo posee caracteres propios: sus ojos están teñidos de melancolía ya que se encuentra en conflicto al estar enamorado a la vez de su profesión y de su compañera, a la que con frecuencia abandona para entregarse a sus excavaciones. Esta nueva y repentina misión le impide otra vez verla. Poco después, sus intentos de comunicarse con ella desde el pueblecillo del tesoro resultarán vanos y desembocarán en una seria disputa. Pero ahí está el tesoro, fascinante y misterioso. Ahora se trata de escavar el predio en el que se encontró, para averiguar sus características, otros posibles restos y fijar en lo posible la fecha y el

contexto originario de las joyas. Un equipo de otros tres jóvenes arqueólogos, posiblemente estudiantes, se trasladan al día siguiente al pueblo para iniciar los trabajos lo antes posible, provisto de todas las autorizaciones necesarias y medios técnicos. El alcalde del pueblecillo, como a regañadientes, da su asentimiento al inicio de los trabajos y luego desaparece misteriosamente.

Los arqueólogos, llenos de fe y buenas intenciones, chocarán con las siluetas oscuras y severas de los vecinos del pueblo. Pues Castilla es lo que es y en ella se enraízan los resquemores, las envidias, la incultura y el odio. En realidad, no deberían enfrentarse, pues sus mundos están muy lejanos. Los arqueólogos son simples mandados, mientras que los campesinos ni siquiera pueden ser responsables de su propia violencia, consecuencia de siglos de miseria, incultura y abandono. De ahí el continuo combate que el arqueólogo mantiene para evitar la confrontación entre la rigidez de las autoridades y el pueblo amotinado. Interviene también un tercer elemento que tensa más la situación: la Administración Estatal que en cierto modo representa esa negra parcela imagen de la culpa: una burocracia cruel e insensible, una tecnocracia deshumanizada, un controlador de la realidad que la desconoce profundamente. Aquí Delibes carga las tintas, los rasgos ridículos, los matices sarcásticos, trazando alguna caricatura severa y cruel. Estos políticos y burócratas tendrán los ojos pequeños y taimados, los gesto ambiguos, las posaderas amplias, las frases altisonantes y mostrarán una visión del mundo pequeña y movediza, falsa y cambiante en busca del sol que más calienta, adaptados al nuevo régimen democrático pero con el regusto de la dictadura anterior y procedimientos de la más baja esfera. Sólo al final, uno de ellos muestra cordura al llevar a la novia del arqueólogo al pueblo para que se encuentren. Un gesto que procede más de la amistad que de la administración y donde el sentimiento humano triunfa, pues Delibes no suele ser maniqueo y se limita más a señalar que a acusar y a condenar. La sangre, al final, no llegará al río. El tesoro está a salvo sin saber a quién beneficiará, pero todo lo demás habrá desaparecido. El fracaso será general para todos: arqueólogos, campesinos y políticos. Delibes nos ha vuelto a llevar a Castilla, campo castellano y a los castellanos. Hace frío y sinrazón y la injusticia buscarán tener sentido en corazón de campesinos, arqueólogos y políticos. humanismo de Delibes, una vez más, estremece lector con su lenguaje realista, cercano y cotidiano.

al la el El al

El tesoro es un relato que dentro de su sencillez oculta más de lo que parece ofrecer.

María Jesús Roldán, Profesora itinerante de inglés


Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 27

TRES PÁJAROS DE CUENTA (1987) El pipirigallo

La grajilla

Mario, Alejandro, Aitor, Raúl, Rubén, Mara, Gabriel, Sergio, párvulos y 1er ciclo de Mariana y su tutora M. Rosario


28

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

El cuco

Leyre Fernández, 3 años

Alexis Galeano, 5 años Ángela Gil, 3 años

Helena de Julián, 5 años

Jimena Guijarro, 3 años

Juanjo Palomares, 5 años

Luis Nicolás Martínez, 4 años Daniel Valiente, 4 años

Emilio Herrero, 5 años Saúl Checa, 3 años

Párvulos de Sotos y su tutora Raquel

Juan Torrijos, 3 años


El pipirigallo

El cárabo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 29

LOS ALUMNOS DE EDUCACIÓN INFANTIL DE VILLALBA DE LA SIERRA HEMOS LEÍDO EL CÁRABO DE MIGUEL DELIBES HEMOS APRENDIDO MUCHAS COSAS DE ESTA RAPAZ. ¿SABES CUÁL DE ESTOS PICOS ES EL DE EL CÁRABO?

¿Y LOS OJOS?

¿Y LAS PATAS?

¡BIEEEEN!

GRACIAS AL RELATO DE MIGUEL DELIBES HEMOS APRENDIDO MUCHAS COSAS SOBRE EL CÁRABO. TIENE LA PROPIEDAD DE REIRSE, ES UN HÁBIL CAZADOR NOCTURNO, DE COLOR CASTAÑO MOTEADO, PICO CURVO AMARILLO-VERDOSO Y CON UNOS DISCOS GRISES O ROJIZOS ALREDEDOR DE LOS OJOS QUE LE DAN APARIENCIA DE UNA VIEJECITA. EL CÁRABO NO TIENE LAS PÚPILAS AMARILLAS COMO EL RESTO DE RAPACES NOCTURNAS, SINO MARRONES OSCURAS O NEGRAS, PUEDE HACERSE AMIGO DEL HOMBRE, AUNQUE ES UN POCO COCHINO Y DESTARTALADO.

Gabriel, Alejandro G, Marcos, Paula, Ainara, Mateo, Adrián, Alejandro S, Sergio, Inés, Aschra, Andrea, Alejandro, párvulos de Villalba de la Sierra y su tutora Sonia


30

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

377A MADERA DE HÉROE (1987) El pipirigallo

¿Qué es un héroe? O mejor, ¿quién es un héroe? ¿Hace la causa al héroe o es el héroe el que ennoblece la causa? ¿Qué o quién determina la causa justa que un héroe debe defender? ¿Un héroe tiene miedo? ¿Sólo se puede ser héroe matando o muriendo? ¿Hay que morir para ser un verdadero héroe? Estas preguntas y otras tantas semejantes se mantienen en esta novela en la mente de Gervasito, el protagonista. Es un niño que se cree destinado a ser un héroe porque cuando escucha una marcha militar se le erizan los pelos y entra en una especie de trance. Así se lo hace creer su abuelo León, un viejo carlista que le llena la cabeza de nociones patrióticas. Su padre, Telmo, liberal y médico naturista, llama horripilación a ese fenómeno, es decir, un simple ataque de miedo. El niño, durante la guerra civil y sus preliminares verá maltratados, encarcelados y/o muertos a familiares suyos tanto de derechas como de izquierdas. Esto lo mete más en dudas res-

Gervasito en trance al son de la música militar

MJRM

pecto a la heroicidad, porque la causa de ambos bandos es la misma.

Se alista en la marina y vive la guerra en el frente de derechas. Seguirá sin salir de dudas. Lo que sí le quedará claro es que en la guerra se pasa mucho miedo y se mata y se muere anónimamente, sin carné de héroe.

Miguel Delibes, con el lenguaje sencillo que le caracteriza, nos va llevando por la infancia, adolescencia y juventud del protagonista. Primero, de forma divertida al describir los trances que sufre y finalmente, de forma dramática, cuando en la guerra se convierte, no en un héroe; sino en un hombre. Algo de autobiográfico tiene esta novela, pues Delibes estuvo en la marina. Está cargada de este lenguaje marinero y militar, lo que dificulta un poco su lectura al final; pero el estilo sencillo, limpio, fluido y sin prisas de Delibes se mantiene a lo largo de toda ella.

En los distintos personajes y situaciones, al inicio cómicas y progresivamente más trágicas, se sigue descubriendo el delicado humanismo que Miguel Delibes posee y el respeto al pensamiento y sentimiento de cada persona. María Jesús Roldán, profesora itinerante de inglés


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 31

MI QUERIDA BICICLETA (1988) Delibes nos lleva, en este libro, a determinados momentos muy queridos de su existencia. Y lo hace con humor, que es posiblemente la manera más seria de profundizar en los acontecimientos de su infancia en relación con la bicicleta.

Los niños del segundo ciclón de Villalba de la Sierra, nos cuentan algunas de estas anécdotas:

Miguel Delibes era un niño que no sabía montar en bici. Su padre no quería enseñarle porque estaba leyendo El Quijote. Todos los días le pedía que le enseñara. Cuando su padre terminó de leer El Quijote, le subió a la bici de su hermano. Empezó a pedalear y logró mantener el equilibrio. Anduvo pedaleando hasta que se cansó, pero ahí estaba el problema, ¿cómo bajaba? Si frenaba se caía, puesto que no llegaba al suelo, así que decidió seguir dando vueltas al jardín. Llegó el atardecer y ya no tenía fuerzas para seguir. Lo único que se le ocurrió fue estrellarse contra el seto y parar de golpe.

A uno de María Herráiz, 4º curso los hijos de Miguel le encantaba la bicicleta, tanto, que competía en carreras semi-profesionales. En una de estas carreras, participaron dos profesionales. Éstos tenían bicicletas y material deportivo de primera calidad. Sin embargo Juan, que así se llamaba el hijo de Miguel, competía con una bici de paseo y con ropa de verano. Aun así, derrochando un tesón y valentía inauditos, consiguió batir a los profesionales y llegar el primero a la meta. Pablo González,, 4º curso

De joven hacía carreras con sus amigos en una cuesta muy empinada, que subía sonriente para demostrar a sus amigos que podía subirla sin esfuerzo, pero en realidad por dentro iba muy cansado.

Cuando fue mayor, ya casado, le regalo a su mujer por su matrimonio una bicicleta de marca Velox. Fue a probar la bicicleta con su mujer. En una cuesta abajo, las bicicletas, sin dar los pedales, iban muy rápido. La Velox alcanzaba mucha velocidad y los frenos estaban demasiado duros para ella, con lo que no pudo frenar hasta que se acabó la cuesta y llegó al siguiente pueblo.

Uno de los problemas que tenía Miguel con la bicicleta, era arreglar los pinchazos. Cada vez que intentaba arreglar uno le hacía otro en otra parte de la cubierta. Daniel Iradier, 4º curso

Sonia, Andrea, Bárbara, Alba, María B., Micho, Hugo, Fernando, David, Pablo, Nerea, María H., Daniel, Judith, Jorge, y Sandra , 2º ciclón de Villalba de la Sierra y su tutor, David.


32

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

DIARIO DE UN JUBILADO (1995) intenta hacer digno este empleo que su familia desdeña.

El seguimiento de los culebrones y concursos televisivos no es aliciente suficiente para un hombre que se crió en el monte y que aún añora ese olor a tomillo y espliego, y las caminatas con la escopeta al hombro en busca de la perdiz. Pero ni él es el mismo, ni los recuerdos sirven para llenar el vacío que la vida ha ido creando. Lorenzo, el jubilado, va contando sus impresiones, los sucesos más notables, sus pensamientos sobre personas: amigos, esposa e hijos; y sobre todo sus alegrías, sus tristezas y sus angustias, su valoración de los acontecimientos, las cosas y las personas. Una de las grandes cualidades que han situado a Miguel Delibes al frente de la narrativa española es su capacidad de elaborar y desarrollar la psicología de sus personajes. Las ideas y pensamientos, el contexto, la trama e incluso el desenlace, no se exponen explícitamente, como en cualquier otra novela; sino que se deduce a raíz de los personajes, de su forma de hablar y reflexionar, de actuar, de pensar. Es ésta una cualidad extraordinaria, y prácticamente única en la novela actual, de los escritos de Delibes. En Diario de un jubilado ése es, entre otros y al igual que en toda su obra, uno de los mayores aciertos del autor. Casi sin que nos demos cuenta, y ayudándose únicamente de los cuatro apuntes que de una forma más o menos sistemática Lorenzo va tomando en su cuaderno personal, Delibes describe con todo lujo de detalles el carácter de un hombre que, tras pasar toda su vida trabajando, se encuentra a la temprana edad de sesenta años, sin ninguna obligación diaria y con una abultada cuenta en el banco que mes a mes engrosa su jubilación. Ante él se abre inesperadamente la puerta del tedio, del aburrimiento y de la rutina diaria sin ningún objetivo. Por esto se decide aceptar un trabajo como acompañante de un viejo solterón sibarita y poeta frustrado, don Tadeo, que vive con sus dos hermanas también solteronas. Mientras ejerce de lazarillo, se va descubriendo también el carácter del señorito y las señoritas, describiendo un contexto enranciado por el dinero y las apariencias. Lorenzo

Este Lorenzo era bedel de un instituto y es el mismo que protagoniza Diario de un cazador y Diario de un emigrante. Está escrito con una fina y sutil ironía hacia el mundo insustancial, materialista y vacuo en el que transcurrimos. María Jesús Roldán, profesora itinerante de inglés


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 33

EL HEREJE (1998)

El Hereje es la novela más extensa de Miguel Delibes, y la última. Es un acercamiento a la novela de ambientación histórica. Los sucesos y protagonistas están basados en hechos reales. Cuenta la vida de Cipriano Salcedo, que nace en 1517, año en que Martín Lutero difunde sus noventa y cinco tesis contra las indulgencias. Este acontecimiento provocará el cisma de la Iglesia Católica y marcará el desenlace de la vida de Cipriano. Huérfano desde su nacimiento y falto del amor del padre, Cipriano se aferra al afecto de su nodriza Minervina, una relación que le será arrebatada y que él irá buscando durante toda su vida. Convertido en próspero comerciante se adhiere a la secta protestante fundada y dirigida en Valladolid por el doctor Cazalla. La inquisición corta de raíz este cisma y condena a la hoguera a todos sus seguidores, entre ellos a Cipriano Salcedo.

Delibes describe perfectamente el horror de los autos de fe. Desgraciadamente en nuestros tiempos todavía sigue habiendo luchas y muertes frecuentes, por la exacerbada adhesión a las religiones llevadas al extremo. En las últimas décadas del siglo XX hemos podido escuchar las noticias de las luchas sangrientas entre croatas católicos, serbios ortodoxos y bosnios musulmanes. Los conflictos en Irlanda del norte entre católicos y protestantes o la lucha interminable entre judíos y palestinos por la propiedad de la tierra. Delibes explicita la historia de unos hombres y mujeres en lucha consigo mismos por la defensa de las ideas que consideran correctas. Esta novela es un canto a la libertad de conciencia que debe imperar en toda sociedad civilizada.

A. Esther Moreno. Profesora itinerante de Ed. Física

Auto de fe. Inquisición. Imágenes google (Blogs.ua.es)


34

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

UN PASEO CON MIGUEL DELIBES ciudad, todo el mundo conocía a alguien que conocía a alguien que tenía que ver con él. Yo tenía una amiga que tenía una tía que trabajaba en casa de Delibes, así conseguí su dirección, y no, no me contestó, la verdad. He de reconocer que el hecho de que no me contestara, unido al carácter reserva-

Paseando en el Campo Grande con su hija

Miguel Delibes era un escritor vallisoletano, pero no sólo porque hubiera nacido en Valladolid, sino porque siempre estuvo fuertemente unido a la ciudad: a su vida cultural, a sus calles, a sus paisajes, incluso a su carácter, ése marcado carácter castellano que tan bien se reflejaba en sus novelas y en su forma de actuar. Teatro Calderón

Galería grande. Acera Recoletos

do, austero, sobrio, no sólo de su persona sino también de sus libros, hicieron que no le tomara cierta manía. Pasaron los años, yo crecí, releí El camino y leí alguna otra novela suya, también pasaron los años para Delibes, a quien, ya anciano, solía verse Museo de escultura policromada

Cuando yo tenía 11 años, si a cualquier niña como yo le preguntaban por un escritor vallisoletano respondía sin dudar: Miguel Delibes. Cuando crecías un poco, la primera lectura obligada en el instituto era El camino, una novela de Miguel Delibes, en la que el protagonista es también un adolescente. Incluso recuerdo que una vez la maestra planteó una actividad en clase que era escribir a un personaje famoso o importante, y yo escribí a Miguel Delibes. Era un personaje, como os he dicho, de la

pasear por el Campo Grande. Sus últimos años los pasó fatigado por su enfermedad y la tristeza que arrastraba desde que murió su mujer se acentuó. En ese tiempo entendí mejor sus libros y todo lo que significaban. Estoy segura de que esos paseos le reconfortaban y le hacían más amable el día. Os describiré el paseo que daba Delibes para que podáis


El pipirigallo

Campo Grande

ver lo mismo que veía él, para que podáis dar un paseo con Miguel Delibes.

El Campo Grande es un parque antiguo en el centro de Valladolid, al lado de la acera de Recoletos y de la estación de trenes, a la que hoy podríamos ir en AVE desde Cuenca. Es de estilo romántico, lo que quiere decir que tiene unos paseos frondosos con muchos árboles que en otoño se ponen preciosos. A los niños Estatua en el Campo les gusta mucho enconGrande trarse con sus otros habitantes: hay pavos reales, ardillas, una pajarera muy bonita, incluso un lago con cascada y una gruta. En el lago hay un señor que pasea a los niños pequeños en una barca, creo que el barquero y Delibes debían de ser de la misma quinta porque cuando yo era pequeña ya eran los dos señores mayores... El barquero tiene muy buena salud, a sus 80 años continua paseando su barca.

Pavo real en el Campo Grande

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayol 2011 35

Alrededor Gruta en el Campo Grande del lago suele hacer sol y hay muchos bancos, a buen seguro en el invierno frío de Valladolid Delibes haría un alto en su paseo para calentarse al sol. Y no estaría solo en su paseo porque a las numerosas per-

Lago en el Campo Grande

sonas que transitaban el parque y que se paraban a saludarle, se unía el recuerdo de otros escritores, por ejemplo Rosa Chacel, quien tiene una estatua que la recuerda en el parque. Los días muy húmedos prefería pasear por la acera de Recoletos, pero no se alejaba mucho de allí. Lucía Sánchez Nadal. Asesora del Centro de Profesores

Pavo real en el Campo Grande


36

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

INSPIRACIÓN DEL PINTOR RUBÉN DE LUIS Hoces del Duratón

Rubén de Luis (1974) decidió montar su residen-

A nivel técnico se trata de un trabajo minucioso de inves-

cia en la sierra de Madrid para que su estudio de pintura se

tigación de la composición y color de estos paisajes en los

encontrase en plena naturaleza y disponer de un entorno

que en apariencia parece sencillo trabajar debido a la

más propicio para hacer su pintura. Pretende que sus pin-

amplitud de cielos y campos carente de cualquier relieve y

turas aporten algo a la persona que las vea, algo que le

elemento que lo adorne y esto hace que el motivo tenga

haga feliz y se sienta bien contemplándolas.

más verdad que otro motivo, es decir que lo que se pinta

Su fuente principal de inspiración es la naturaleza

deba estar en su sitio de manera correcta ya que de otra

misma, pero también se ha dejado influir por la obra de

manera saltarían a la vista los errores cometidos, cosa

Miguel Delibes. Dicho autor narraba en sus libros paisajes

que es más fácil de corregir en cuadros con elementos

que han llevado a Rubén de Luis a buscarlos y plasmarlos

adicionales como árboles o montañas.

en sus obras.

La dificultad entraña en que cada una de las divi-

Dice el pintor: La obra de Miguel Delibes ha teni-

siones de cada terreno delimitada por la gente del campo

do en mi pintura una influencia determinante ya que los

han de tener su perspectiva adecuada y su color correcto,

paisajes que narra en sus libros me han servido de fuente

es decir su tono de color correcto.

de inspiración para ir en busca de ellos y con la mirada

Rubén de Luis pintó un cuadro para Miguel Delibes y éste le regaló el libro Señora de rojo sobre fondo gris dedicado. (http://www.rubendeluis.com/paisaje-castellano.htm) Marta Villanueva, Profesora itinerante de A.L. y Jefa de estudios

del pintor plasmarlo sobre el lienzo. La naturaleza tan presente en la obra de Delibes ha influido de manera notable en mi pintura también, por ello aquí dedico algunas obras a la memoria de este gran escritor. Se trata de varios extractos de sus diferentes libros en los que habla sobre el paisaje de Castilla que tanto he estudiado a lo largo de los últimos años.

Campos de Ureña,


El pipirigallo

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 37

MIGUEL DELIBES EN LA BIBLIOTECA DE LAS MAJADAS Desde la biblioteca de Las Majadas

queremos felicitaros. Es un orgullo y un privilegio que a nuestro CRA le hayan otorgado el

nombre de este gran novelista español: MIGUEL DELIBES, ¡Enhorabuena!

Nosotros queremos aportar nuestro pe-

queño granito de arena al monográfico que estáis preparando sobre él, dando a conocer y poniendo a disposición de todos los lectores, los títulos que podrán encontrar en la biblioteca de este gran escritor. Son los siguientes:

Los santos inocentes El Camino El hereje

Cinco horas con Mario

Señora de rojo sobre fondo gris Diario de un jubilado

El príncipe destronado

Yolanda Álvarez Filgueras , bibliotecaria


38

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

MIGUEL DELIBES EN LA BIBLIOTECA DE SOTOS

En la biblioteca de Sotos disponemos de los siguientes libros de Miguel Delibes: - El camino

- El príncipe destronado - Cinco horas con Mario

- Tres pájaros de cuenta

En el taller de lectura no hemos leído nada, pero no es mala idea. Les preguntaré a los

niños si quieren participar en un taller de lectura de Miguel Delibes. Mónica Mayordomo Ramos, bibliotecaria


Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 39

El pipirigallo

MIGUEL DELIBES EN LA BIBLIOTECA DE TRAGACETE ¡Hola!

De Miguel Delibes Setién sólo tenemos dos libros: Los Santos Inocentes y El Camino.

Os enviamos dos fotos del interior de la biblioteca y otra de la fachada del edificio donde

nos encontramos.

La biblioteca y el Centro de Internet están en la primera planta. Tenemos ascensor. Y, la

verdad, es que disfrutamos de unas vistas preciosas desde aquí.

Rosario Mondaray López, bibliotecaria


40

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

El pipirigallo

MIGUEL DELIBES EN LA BIBLIOTECA DE VILLALBA DE LA SIERRA

Con motivo de la reciente denominación del C.R.A de Villalba de la Sierra con el nombre de Miguel Delibes desde la Biblioteca Municipal nos sumamos a este acontecimiento con una pequeña bibliografía de las obras que de este autor están a vuestra disposición en la colección de la biblioteca: El

príncipe destronado

con dibujos de Adolfo Delibes de Castro a los cuatro años. El Hereje Cinco horas con Mario El camino Mi idolatrado hijo Sisí Alfonso Massó Cobo, bibliotecario


Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 41

MIGUEL DELIBES EN EL BIBLIOBÚS El pipirigallo

En el Bibliobús hay obras de Miguel Delibes de forma permanente. No obstante, poco

después de su muerte, pusimos un centro de interés dedicado a él y a su obra. Así, de alguna manera, le rendíamos un homenaje. El hecho de incorporar más obras del autor hizo despertar el interés de los usuarios que, para algunos de ellos, eran desconocidas.

En cuanto al listado de obras, podemos encontrar El camino, Cinco horas con Mario, Cas-

tilla, lo castellano y los castellanos, El hereje, La hoja roja, Madera de héroe, Mi idolatrado hijo

Sisi, Un mundo que agoniza, Mi querida bicicleta, Las ratas, Los santos inocentes, Señora de rojo sobre fono gris, Siestas con viento sur, La sombra del ciprés es alargada, Tres pájaros de

cuenta; y tres cuentos olvidados, El último coto, Viejas historias de Castilla la Vieja, La tierra herida: ¿Qué mundo heredarán nuestros hijos? ( éste está escrito en colaboración con su hijo Miguel Delibes de Castro )

Manuel Blanco Albalate, conductor del bibliobús


42

Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011

CITAS CÉLEBRES El pipirigallo

De entre las citas célebres y

frases ingeniosas que hemos encontrado de Miguel Delibes, hemos seleccionado las siguientes:

*Un pueblo sin literatura es un

pueblo mudo.

*Para escribir un buen libro no

considero imprescindible conocer

París ni haber leído El Quijote. Cer-

vantes cuando lo escribió, aún no lo había leído.

*Mi vida de escritor no sería

como es si no se apoyase en un fondo

moral inalterable. Ética y estética se

han dado la mano en todos los aspectos de mi vida.

*A favor del pueblo llano de su Castilla: Si el

cielo de Castilla es alto es porque lo habrán levantado los campesinos de tanto mirarlo.

*Cuando a la gente le faltan

músculos en los brazos, le sobran en la lengua

*Una gran verdad para todos

aquellos que lo pretenden: Escribir

para niños es un don, como la poesía, que no está al alcance de cualquiera.

*La novela es un intento de

exploración del corazón humano a partir de una idea que es casi siempre

la misma contada con diferente entorno.

*Permitamos que el tiempo

venga a buscarnos en vez de luchar contra él.

Esta caricatura nos ha parecido muy simbólica y diverti-

da… ¡ojalá todos los que disparan en el mundo lo hiciesen con municiones de FLORES!

Aradia, Milena, Alba, Ainhoa, Belén, María, Cristian, de Valdemeca y su tutora Elena

Alejandro Dolz, Director del CEP de Cuenca


Año XI. EXTRA Núm. 7. Mayo 2011 43

PASATIEMPOS El pipirigallo

SOPA DE LETRAS

Sabías que… Miguel Delibes tardó tres años en escribir El Hereje y en cambio El Camino lo escribió en tan sólo ¡tres semanas!

Encuentra DOCE obras de Miguel Delibes I E A I O P A S D F Y U A T J I

A R F A O I S G F R E S E H A N

R M U R V F R Y T E R L M E M C

I O B I Z F A W G A C E L A I O

O C B O G F T E T I F H S A E H

D I U D S A A A C W E A E S L O

E L H E R E S I D R S X Z C O R

U E I U O S B E E S A Z S D A A

N E A N A A D J P A S D F V J S

C R F J A T E T I U I E P B A C

A T P U O A T G O V L R E G T O

Z F D B D R T N N L O J I O R N

A O U I E E H E O A R E D A O M

D X C L D A T C R W S A Z U M A

O C Q A A L O U P M A A M Y A R

R I B D D O Y H L T R E D C L I

M G H O V S D E E L C A M I N O

T R A B A L E N G U A S

El libro está enmigueldeliberado ¿Quién lo desenmigueldeliberará?

R E L A C I O N A

El desenmigueldeliberador ,

los personajes con las obras en las que aparecen.

1.Daniel, El mochuelo 3.Quico

IV. El Camino

V. El príncipe destronado

Pasatiempos realizados por Andrea, Paola, Javier, Irene, Laura, María, Iván, Lucía, de Vega del Codorno y su tutora Ana Belén. Gabriel, Alejandro G, Marcos, Paula, Ainara, Mateo, Adrián, Alejandro S, Sergio, Inés, Achraf, Andrea, Alejandro R, de Villalba de la Sierra y su tutora Sonia. Y María Jesús Roldán, itinerante de inglés.

U E

B Z

T S

X

I H

COLOREA

E

E

A

I

D

R

V

G

5.Azarías

III.Los Santos inocentes

Hay ocho letras intrusas en el nombre del CRA

L

4.Ana

II. Mujer de rojo sobre fondo gris

¡BUEN DESENMIGUELDELIBERADOR SERÁ!

M

2.El Nini

I. Las ratas

que lo desenmigueldelibe,

L

D T G D J N L Z A A W E E L A C

O

EL CÁRABO


Dibujo realizado en memoria de Miguel Delibes por Marisol Ferrer Caja, licenciada en Bellas Artes y ex-profesora de inglĂŠs del CRA


PERIODICO ESCOLAR MIGUEL DELIBES