Mecanismos incoscientes del horizonte

Page 1



Mecanismos inconscientes del horizonte

Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Edita Scarpia Edita Textos María Pallás, Sema D’Acosta, Miguel Ángel Moreno Carretero Fotografías Miguel Ángel Moreno Carretero Ángel Breña (pág. 53) Sra. Rushmore para Minute Maid Limón & Nada (pág. 143) Achivo Memoria de Cádiz www.memoriadecadiz.es Imprime Imprenta Luque Diseña Fabricio Galadí Cuadrado Agradecimientos María Pallás, Cristina Anglada, Noelia Centeno, Fran Pérez Rus, Paloma Montes, Manolo García, Enfoque 94, Francisco Cuellar, Fabricio Galadí, Sema D’Acosta, Eduardo Nave, José Antonio Torregar, Galería Trinta y todas aquellas personas que han hecho posible estas imágenes. ISBN 978-84-943369-0-4 Depósito legal CO-45-2010

No se permite la reproducción, almacenamiento o transmisión total o parcial de este libro sin la autorización previa y por escrito del editor. Todos los derechos reservados. Impreso en España


Contenido

Prólogo. María Pallás / pág. 7 La atenta mirada del hijo del camionero. Sema D’Acosta / pág. 9 Mecanismos inconscientes del horizonte / pág. 17 Ready Made, Todo sobre ruedas / pág. 22 Azul Vertical / pág. 38 Gigantes / pág. 50 Mundo animal / pág. 80 Escultura figurativa / pág. 92 ¿Dinosaurios en Palma de Mallorca? / pág. 98 Siempre Coca Cola / pág. 106 Casualidades / pág. 114 Inspirados / pág. 122 La Nube / pág. 136 ¿Sabes qué es un señuelo? / pág. 148 Biografía / pág. 155


Dedicado a mi padre, a mi familia y a los artesanos y artistas que trabajan de forma anĂłnima con el Ăşnico fin de llegar a fin de mes, en definitiva a los ideĂłlogos y creadores de estas imĂĄgenes que se recopilan en este proyecto.


Prólogo María Pallás

Miguel Ángel Moreno Carretero (1980, El Carpio) es un artista cordobés que marcado por su formación transversal (licenciado en Bellas Artes) realiza un trabajo multidisciplinar en el que combina la fotografía con las instalaciones y las intervenciones en el paisaje. Mecanismos inconscientes del horizonte es un proyecto de investigación que documenta y localiza más de un centenar de pseudo-esculturas anónimas situadas normalmente en lindes o cercanías de las carreteras de la geografía española. Ha trabajado a través de los lugares y del tiempo este proyecto formado por “nueve puntos”: que pese a tener un lugar común: el “paisaje”; son diferentes y nos los presenta como un guiño a esos lugares comunes que también están en nuestro inconsciente pero de los que quizá no hemos tomado conciencia hasta este momento. Viajero tenaz, desde niño ha realizado largos viajes por carretera acompañando a su padre, despertando su sensibilidad quizá “inconsciente,” de su posterior gusto por el territorio, los márgenes y la periferia, esas áreas de interés alejadas a la vista de los miopes e inexpertos que reflejan toda la sensibilidad de quienes con detenimiento y sensibilidad, las descubren, para presentarnos, una belleza inusitada. Hace seis años, Moreno ve la posibilidad de profundizar más en su trabajo con el paisaje a través de su incipiente colección de artefactos situados en esos límites del paisaje que descubrió siendo niño y que han condicionado su manera de enfrentarse al territorio. Al seguir los Mecanismos inconscientes del horizonte podemos trazar un mapa de la Península Ibérica, realizado por un apasionado del paisaje, un “paisajero” de mirada ávida que ha encontrado innumerables lugares determinados por la mano del hombre y que le han obligado a detener su ruta para fotografiar estas esculturas anónimas, hijas de un tiempo en el que en palabras de Moreno estamos inmersos en un mundo de consumo claro y evidente, en los que en un primer momento, el paisaje entra en nuestros hogares a través de estrategias publicitarias, el paisaje introducido en nuestros hogares, en objetos como los bricks de zumo o los envases de gel”. Ahora estos artefactos a través de su mirada nos proponen el punto de vista contrario, como el hombre ha determinado por comMecanismos inconscientes del horizonte. 7


pleto amplias superficies del territorio con elementos publicitarios. Artefactos señalizadores, vinculados al comercio y desprovistos de cualquier intención artística inicial. Una colección de fotografías que evocan un período de tiempo claramente identificable en el paisaje español y que posiblemente, como fruto de otra época esté, “en peligro de extinción”. Los elementos publicitarios son tratados por quienes los han situado en el territorio como esculturas públicas intencionadas que significan al territorio que ocupan. La escala es una fascinación eterna, el hombre se inspira en el vasto territorio como medio para explorar y comprender nuestro mundo en continuo cambio y nuestro lugar en él. “Hablo de elementos a priori distantes como el arte y la sociedad de consumo, las combinaciones, la alquimia del objeto y sus posibilidades comunicativas. Me gusta la poética del arte y la capacidad que tiene de evocar pensamientos. De ser una posición ante la vida. Por otro lado, me apasionan las armas de seducción de la publicidad para dirigir a la gran mayoría hacia un mismo destino: el consumo”. A lo largo de la historia, el ser humano se ha maravillado por los grandes proyectos que impactan al territorio y dejan un legado duradero, desde los monumentos megalíticos hasta las grandes edificaciones de la sociedad contemporánea. En los años 70, Robert Smithson, padre del Land Art decía, “el tamaño determina un objeto, pero la escala determina el arte”. Muchos son los artistas que exploran los cambios que el hombre ejerce sobre el medio, pero es posiblemente en las obras a gran escala donde percibimos el mayor impacto en el territorio; de esta forma es como el paisaje se convierte en el sujeto activo de este proyecto. Moreno ironiza sobre los museos de arte al aire libre, identifica los elementos en el paisaje, los redimensiona en su fotografía y posteriormente en algunas ocasiones los vuelve a escalar para presentarnos sus maravillosos artefactos. Muchos lenguajes para valorar el impacto de estos artefactos y su singularidad.

8. Miguel Ángel Moreno Carretero


La atenta mirada del hijo del camionero Sema D’Acosta

“Los viajes en carretera son valiosos recorridos escénicos en los que podemos disfrutar los valores paisajísticos que vamos encontrando. Además cada carretera posee un carácter propio que le concede una especial cualidad patrimonial. A todo esto hay que sumar la condición de espacio público de estas infraestructuras de transporte en las que transcurre la vida cotidiana de la comunidad.” 1 Hay algo de la niñez que siempre permanece. De hecho, parte importante de lo que somos se constituye en un momento determinado de la infancia que coincide con el despertar a la realidad, con el advenimiento de una conciencia propia que mezcla de manera confusa sensaciones, sentimientos y referencias externas. En ese tránsito preadolescente a la sustantividad del mundo donde cualquier cosa nos parece un maravilloso universo por experimentar, aquellas primeras impresiones que vamos descubriendo se adhieren de tal modo a los interiores de nuestro cerebro, que se asientan ahí para siempre. Aunque estén veladas o escondidas en recónditas comisuras dentro de nosotros, emergen de manera instintiva al menor resorte. En el caso de Miguel Ángel Moreno Carretero (El Carpio, Córdoba, 1980) todas estas vivencias iniciáticas están marcadas por la profesión de su padre, un camionero de pueblo que desde pequeño sube a su hijo a la cabina del tráiler y lo lleva en ruta por las carreteras de Andalucía, especialmente durante el estío en las vacaciones de verano. Esa mirada intensa y curiosa a los márgenes del camino que mantiene desde la ventanilla, supone para un chiquillo menor de diez años una observación atenta cargada de percepciones sorprendentes. Si al mismo tiempo esa aventura extraordinaria de idas y venidas por autovías, gasolineras y fábricas se convierte en una coartada que permite compartir con el progenitor durante más de una década un viaje cómplice a lugares insólitos, no existe mayor aliciente que disfrutar en compañía, tener bien abiertos los ojos y estar alerta ante las apariciones fugaces de elementos singulares que cautivan su atención y 1 AA VV. La carretera en el paisaje: criterios para su planificación, trazado y proyecto. P. 35. Edita Consejería de Obras Públicas y Transportes. Junta de Andalucía. Sevilla, 2008. Mecanismos inconscientes del horizonte. 9


rompen la monotonía del horizonte, plagado la mayoría del tiempo de escenarios comunes que se repiten en cada sitio y sirven de acompasado telón de fondo, como ocurre con los olivares en la provincia de Jaén o los campos de girasoles y trigo de la vega del Guadalquivir. Transcurrido el tiempo, esta interiorización del paisaje se convertirá en una huella que marcará la personalidad creativa de alguien que al hacerse mayor, encuentra motivos profundos en este periodo capital de su biografía, indagando en la realidad desde un pasado emotivo impregnado de felicidad y evocaciones íntimas. No hay nada más auténtico que acudir a lo que uno es, sin rebuscamientos ni retóricas. Por eso el conjunto de la serie Mecanismos inconscientes del horizonte (2009-2014), que interpreta una herencia personal indeleble, debe entenderse como un legado personal que de modo seudotaxonómico reconstruye un imaginario propio, ordenado por secciones como si fuese el álbum de un coleccionista de imágenes que anhela recobrar algo suyo e inexplicable que retiene en la memoria. Este catálogo de rastros testimoniales recupera y clasifica destellos inesperados del entorno capaces de impresionar la sensibilidad de un niño en desarrollo, alguien ajeno a los códigos de los mayores que sin saber descifrar las claves del contexto señala con extrañeza hitos asombrosos que encuentra a su paso, formas o situaciones imposibles que una vez designadas y aislados nos hacen pensar en lo que vemos de una manera distinta. Azules piscinas verticales, coches o barcos voladores, colosales objetos ordinarios fuera de escala como una silla, un casco de obrero, un balón de fútbol o un barril, coloristas mascotas o animales que parecen de juguete, personajes que nos interpelan con misterio o publicidad monumental que toma el aspecto del producto que anuncia como latas o botellas de Coca-Cola, son algunas de las esculturas anónimas que encontramos cerca de carreteras y núcleos urbanos, reclamos casi siempre de carácter comercial que aparecen colocados en los enclaves más inesperados o en las circunstancias más variopintas. Detrás de una calle de un polígono industrial, al coger una curva en una vía secundaria, sobre una loma en mitad de un sembrado, en un desguace de vehículos viejos, después de pasar un largo túnel, en un rastro de antigüedades, dentro de un taller artesanal de cerámicas o al lado de un hotel abandonado. La ubicación es lo de menos, lo interesante es que son obras anónimas procedentes de un sustrato popular que se infiltran en el entorno cotidiano condicionando su visión y modificando su estado. El paroxismo de esta polución paisajística podría ser el Strip de Las Vegas, avenida principal que cruza la ciudad de los casinos de 10. Miguel Ángel Moreno Carretero


principio a fin, una travesía donde no caben más reclamos ni carteles. “Esta arquitectura de estilos y signos es antiespacial; es más una arquitectura de la comunicación que del espacio; la comunicación domina al espacio en cuanto elemento de la arquitectura y del paisaje. (…) La persuasión comercial del eclecticismo de carretera provoca un audaz impacto en el vasto marco de un dominio de grandes espacios y altas velocidades. Estilos y signos establecen conexiones entre numerosos elementos, colocados lejos y vistos aprisa. El mensaje es rastreramente comercial; el contexto es básicamente nuevo.”2 Leemos en ‘Aprendiendo de Las Vegas’, el libro que reivindica la naturalidad con la que se instauran estas nuevas formas súbitas de propaganda que se expanden sin control. Para los autores, el mejor modo de estudiar la arquitectura del presente es precisamente atendiendo a los ámbitos existentes que nacen de forma espontánea, poniendo en cuestión nuestro modo de mirar de manera imparcial, sin prejuicios que se amolden a la ortodoxia o rectitud de lo ya existente. “Estas imágenes [del Strip] muestran la vitalidad que puede llegar a tener una arquitectura de la inclusión o, por contraste, los mortecinos resultados a que se puede llegar con una preocupación excesiva por el buen gusto y el diseño total. El Strip pone de relieve el valor del simbolismo. Prueba que la gente, arquitectos incluidos, se lo pasa bien con una arquitectura que le recuerda a alguna otra cosa, quizá un harén o el Salvaje Oeste. La alusión y el comentario al pasado o al presente, a nuestros grandes lugares comunes o nuestros viejos clichés, y la inclusión de lo cotidiano en el entorno, sagrado y profano, es justamente lo que le falta a la arquitectura moderna de hoy. Podemos aprender de Las Vegas como otros artistas han aprendido de sus propias fuentes profanas y estilísticas.”3 Guillermo Pérez Villalta desarrolló de 1973 a 1985 una serie titulada Arquitecturas encontradas que de algún modo es coincidente con el trabajo de Moreno Carretero. Este amplio repertorio de imágenes obtenidas en sus largos viajes por las carreteras del Mediterráneo desde Tarifa hasta Valencia, con especial profusión en la Costa del Sol, fija la mirada en las casas que se salían de la ortodoxia constructiva y se dejaban llevar por el gusto particular de cada propietario o maestro albañil, una secuencia infinita que colocaba el acento en la personalidad de la gente y esquivaba los renglones imperantes de la norma. El pueblo se expresa a su manera, dando rienda suelta a sus 2 3

AAVV. ‘Aprendiendo de Las Vegas’. P. 29. Editorial Gustavo Gili. Barcelona, 2006. Ibídem. P. 97. Mecanismos inconscientes del horizonte. 11


inclinaciones estéticas y traduciendo sus preferencias sin condicionantes externos. También estos volúmenes artificiales documentados por el joven artista cordobés poseen esa pureza descontaminada enraizada en la baja cultura, un acervo espontáneo que no se rige por las instrucciones académicas ni los patrones oficiales. Su intención no es expresamente artística, su finalidad es la venta de un producto concreto o reclamar la atención del conductor sobre un servicio próximo. Se han planteado con un único objetivo comercial sin calibrar sus consecuencias, sólo atendiendo a su provecho como indicativo visual sin computar su influencia en el ámbito donde se coloca. Son vestigios contemporáneos que nos facilitan pistas sobre los grupos humanos que los generan, comunidades en su mayoría rurales donde predominan las asociaciones fáciles, directas y sencillas derivadas de un pensamiento superficial con poca capacidad de abstracción. Extrapolando, una sociedad de consumo que busca rédito inmediato sacrificando el paisaje en beneficio particular; da igual si es emplazando una señalética llamativa en una tienda minúscula de arcén o un gran proyecto urbanístico diseñado en un despacho municipal, la cortedad de miras es la misma en ambas coyunturas, la diferencia estriba en las posibilidades de la persona que planea esta estrategia en favor propio sin considerar a los demás. Hay algo fundamental de las fotografías que configuran Mecanismos Inconscientes del horizonte que tiene que ver con la personalidad de quien genera este sutil ciclo de imágenes modestas y silenciosas. Alguien criado en un ambiente de campo que no traiciona nunca su naturaleza ni reniega de ella, más bien al contrario: la aprovecha para a partir de ahí construir un epicentro sólido y consecuente donde El Carpio, un municipio sin ninguna incidencia anterior en la creación contemporánea, se convierte en el núcleo emisor de una energía en expansión que canaliza el propio Moreno Carretero a través de Scarpia, unas jornadas de intervención pública en el entorno natural, hoy consolidadas, cuya primera edición se celebró en 2002. Esta perseveración en la idea de compartir y educar en valores respetuosos con el medio a través de la praxis, vinculando autores de prestigio con vecinos de cualquier edad, sean niños o mayores, supone un paradigma de convicción y dinámica como existen pocos en España, un ejemplo a tener en cuenta de cómo el arte actual logra integrarse con naturalidad en la vida de un pueblo. La composición de cada instantánea posee algo enigmático y a la vez ingenuo que conecta la escena con nuestra fantasía. Son imágenes sinceras y sin ambajes, su lectura está bien jerarquizada, 12. Miguel Ángel Moreno Carretero


se centran en motivos exactos que encuadran un solo objeto, por lo que su asimilación se lleva a cabo con cierta pausa. Cada foto nos transporta a parajes remotos vinculados a lo imposible, un territorio que parte de lo concreto y sirve para hacernos dudar sobre lo que vemos, inventar sucesos increíbles o encontrar soluciones más allá de la lógica. En una entrevista a Albert Einstein, el científico afirmó seguro que la imaginación debía colocarse por encima del conocimiento, sencillamente porque no estaba limitada. Quizás por eso, de todas las secciones en las que se articula el proyecto, los dinosaurios de Palma de Mallorca sean el conjunto más chocante y la vez más sugerente, el que mejor estimula nuestra capacidad de asombro. También el tomate de Miajadas (Cáceres) es de las vistas más inverosímiles. Detenerse a cavilar sobre estos elementos foráneos del paisaje, tal como propone este joven andaluz, es un ejercicio de cuestionamiento que ayuda a razonar cómo es nuestra relación con el medio y cuál es nuestra posición dentro del ecosistema. No imitar las poses ajenas ni repetir fórmulas consabidas es la senda más difícil de elegir, la menos discernible al instante, una opción individual contracorriente que apuesta por posiciones imprevisibles arraigadas en lo ordinario y extraídas de la observación reflexiva de algo corriente que ocurre cerca, capaz de explicar con el paso de los años algo sustancial de su tiempo. Cuando en 1962 Edward Rusha se fija de manera obsesiva en veintiséis gasolineras del Medio Oeste para concebir un libro aparentemente banal, muy pocos entendieron su idea. Esta secuencia prosaica desconcertó a los exegetas, que no comprendían ni el formato ni su planteamiento. Menos aun cuando lo que estaban viendo era nada más y nada menos que una experiencia personal insustancial que recogía el trayecto que hacía el autor por la famosa Ruta 66 desde su vivienda de Los Ángeles hasta la casa de su infancia en Oklahoma City, donde vivían sus padres y él se crió. El artista había hecho tantas veces ese largo camino, había pensado tanto en sus idas y venidas, que decidió registrar ese itinerario optando por dos símbolos de apariencia inocua pero intrínsecamente asociados al progreso norteamericano de esa década: el coche y la industria petrolera, emblemas de comunicación y desarrollo para un país exultante y por aquel entonces en alza. Asimismo, esta obra-objeto se colocaba en un instersticio distinto a los acostumbrados, un trabajo que resultaba más afín a posiciones conceptuales que a la simple fotografía de registro. Twenty Six Gasoline Stations parecía un inventario obvio que enunciaba algo literal, espacios anónimos indeterminados. Al incorporar elementos cotidianos, Ruscha había desdibujado la frontera entre Mecanismos inconscientes del horizonte. 13


lo que podía ver un espectador cualquiera en su entorno y aquello que se elegía por su excelencia para figurar en un galería o un museo, una frontera que en esos años van a cruzar muchos artistas influenciados por la omnipresencia de los anuncios publicitarios y los productos de consumo masivo, un trasvase hacia una dimensión antes no explorada que dará como resultado el Pop-Art. Este irónico y novedoso código de percepción de la realidad que irrumpe con fuerza inusitada en Estados Unidos, va a tomar objetos vulgares para expresar sus inquietudes creativas y retratar la imagen de una época. Junto a este giro, cambia tambien la manera de considerar el ámbito urbano, que se convierte a partir de entonces en un laboratorio capaz de tolerar propuestas antes impensables en el espacio público. En este sentido, quizás sea Claes Oldenburg el artista que mejor y con más atrevimiento transgrede esas lindes, desmontando con sus formas flácidas primero y gigantescas después analogías o categorías inmutables dadas por asentadas. Tal como describe Gregor Stemmrich “al privar de su función a los objetos de uso común y desestabilizar por completo su diseño en representación artística, elimina la idea de equivalencia entre racionalidad y funcionalidad por la que nos solemos dejar llevar,”4 una relación asimétrica que supone el inicio de una revolución. De hecho, cuando en 1965 realiza una serie de acuarelas donde proyecta monumentos irrealizables en parques y calles de Nueva York, asume la ciudad como un gran campo de pruebas, un estudio inmenso donde las esculturas inhabilitan su componente conmemorativo y activan su vertiente lúdica. En dos de esos bocetos se observa un colosal osito de peluche en Central Park, una asociación disparatada donde chocan lo infantil y ordinario con la solemnidad majestuosa de la estatuaria oficial. El conjunto también muestra un ventilador descomunal para Staten Island, un plátano desmesurado para Time Square o un imponente bombón helado para Park Avenue. Como puede deducirse, el artista opta aquí por el humor para afrontar asuntos serios de mayor alcance, una inclinación por el diálogo entre lo macro y lo micro dentro de espacio público que concuerda con muchas de las inquietudes de Moreno Carretero. Tanto es así, que un número destacado de estas estructuras, volúmenes o escenarios fotografiados en los márgenes de la carretera los ha recreado también en diminutas instalaciones que, como si fuesen miniaturas, juegan a representar de 4 Stemmrich, G. Hipertrofias, trofeos y tropos de lo cotidiano: Claes Oldenburg y su redifinición de la escultura. Catálogo ‘Claes Oldenburg: los años setenta’. P. 168. Edita Museo Guggenheim Bilbao, 2012. 14. Miguel Ángel Moreno Carretero


forma minúscula algo mayúsculo, creando una atmósfera de intimidad que concentra la atención y permita una visión global de un elemento aislado que se sitúa fuera de contexto. Es evidente que el corpus creativo del artista ha tomado derroteros muy diversos desde el inicio de su trayectoria. En ella podemos encontrar trabajos que van desde la intervención site-specific en la Naturaleza, hasta pintura, escultura o videocreación. Su espectro es amplio y la fotografía toma desde sus comienzos un sitio esencial, sobre todo como herramienta válida capaz de aprehender realidades encontradas. Sus pasos han sido cortos y progresivos, no ha tenido nunca grandes saltos ni se ha desviado de un tema medular que aparece desde siempre en cualquiera de sus series. Porque al margen de unas materializaciones u otras, lo primordial de su obra es la coherencia que mantiene al abordar la relación que establece el hombre con el medio y los lugares que habita, una preocupación insistente por el paisaje que vincula con lo emocional y adscripciones personales. En esta revisión profunda que lleva a cabo desde una posición de compromiso, pone en tela de juicio conceptos asumidos por la sociedad como sostenibilidad, desarrollismo o ecología, palabras vacías de contenido e inventadas desde el poder que sirven para banalizar el hábitat rural e introducir aspectos nuevos relacionados con el turismo, el comercio o la especulación urbanística.

Mecanismos inconscientes del horizonte. 15



Mecanismos Inconscientes del Horizonte


Mecanismos inconscientes del horizonte es un proyecto fotográfico de carácter documental llevado a cabo gracias a la beca de creación de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí en el año 2010, organismo dependiente de la Diputación de Córdoba. Esta concesión me abrió las puertas a un proyecto de investigación que había comenzado de forma independiente pero que me ayudó en gran parte a una búsqueda más directa, obteniendo como resultado la localización y la documentación de un centenar de pseudo-esculturas anónimas situadas normalmente en lindes o cercanías de las carreteras de la geografía española. De esta manera es posible contar con una colección de fotografías que representan directamente un fenómeno peculiar en vías de extinción. Mi infancia ha estado vinculada al mundo de la carretera. Desde niño he subido al trailer de mi padre, con el que realicé largos viajes atravesando pueblos en la noche, túneles, carreteras secundarias y hasta autopistas en el mejor de los casos. Ambos dormíamos en el propio camión, yo en la litera de arriba, y siempre con una mezcla de sensaciones entre la felicidad y la desorientación, nunca sabía exactamente en qué punto geográfico me encontraba. Recuerdo perfectamente que antes de dormir me tocaba ordenar cada una de las carcasas de las cintas de casete correspondientes, en las que había tres variedades: flamenco, éxitos del verano y recopilatorios de chistes. A la mañana siguiente, cuando amanecía y el sol se colaba entre los velcros de la cortina, tenía como vista panorámica un gran rótulo de CEPSA o la verja de una nave industrial. También recuerdo de forma casi traumática la sensación de estar en los polígonos de otras ciudades, que por otra parte, yo estaba estudiando en los libros de primaria. Granada, Sevilla o Salamanca. Estos lugares los identificaba fácilmente por su patrimonio histórico, y siempre pensaba que en cualquier momento mi padre me podría acercar a ver la Alhambra o la Catedral, pero era imposible, pues una vez realizábamos la descarga del camión continuábamos de regreso al siguiente destino. Entonces no había otra alternativa que generar un turismo improvisado donde los márgenes de las carreteras, las gasolineras y los polígonos se convertían en un foco de atracción turística y creativa en mi subconsciente: arquitectura de chapa y alquitrán me acompañaba en aquellas largas rutas de verano. Ser copiloto de un hombre experto en la carretera como mi padre, me permitió el lujo de distraer mi atención e ir durante todo el camino observando el paisaje cambiante. A veces una manía absurda se apoderaba de mí, como por ejemplo, el intento de contabilizar los vie-


Caravana utilizada para la experiencia de búsqueda, en compañía de varios artistas, Paloma Montes, Francisco Cuéllar y Julián Pacomio.

Mecanismos inconscientes del horizonte. 19


jos pósters de madera de la luz, aquellos que parecían crucifijos gigantes. Ya desde pequeño vi en estos márgenes elementos que me atraían y que no eran muy habituales en el paisaje más cercano a mi pueblo, como las grandes piscinas verticales que se postraban ante la mirada de conductores y viajeros que pasaban cerca de la fábrica de poliéster, o las viejas tiendas de cerámica que colocaban a la manera del tiro pichón diversos platos decorados con flores y grandes ánforas de barro que alertaban al viajero de la monotonía de un paisaje veraniego. Cuando en 2008 comienzo a plantearme la posibilidad de coleccionar a través de mis acciones fotográficas todo este tipo de artefactos marginales, enseguida relaciono aquella ventanilla del camión como un eterno mirador de mis primeros viajes de infancia, el libro de vacaciones Santillana y los rotuladores Carioca. Por otro lado, la mirada del coleccionista que tenía cuando era pequeño me lleva a pensar en los cromos de futbolistas o de los “santos”, como le llamábamos en mi pueblo, intentando completar el álbum de la temporada. Así, factores como la escultura pública y el coleccionismo son condiciones que se han apoderado de mi comportamiento de búsqueda sin ser muy consciente hasta ahora. En Mecanismos inconscientes del horizonte presento, por un lado, una selección de piezas que he ido encontrando por el camino y que han provocado un alto o una parada en el viaje, para fijar la mirada y extraer la belleza o la extrañeza de aquel volumen en un contexto concreto. Por otro, mi interés personal por geolocalizar estas piezas que yo veo como esculturas de arte público sin dueño ni autor, que al mismo tiempo son fruto de una sociedad banal y un ecosistema mercantil miope que se mueve por los impulsos de la imagen y que no atiende a segundas lecturas. Este trabajo se nutre de mi experiencia como gestor cultural aunando vivencias infantiles con la importancia que para mi tiene el mundo de la escultura pública. En este circuito de esculturas extrañas vemos a la manera de tour turístico una serie de ejemplos que lejos de la originalidad mutan, conviven y transforman espacios que en muchos de sus casos son generados por la atracción propia del volumen escultórico. El territorio nacional está repleto de este tipo de intervenciones humanas, pero en mi caso, he querido centralizarlo en piezas claramente vinculadas al comercio, que desprovistas de cualquier intención artística de primeras, su función directa se contempla como la de ser señuelos. Por ello, cuando comencé a trabajar descarté incluir en esta colección intervenciones escultóricas realizadas en glorietas, cuya lectura pienso que es totalmente distinta ya que poseen un objetivo

Caravana Fábrica de poliéster Carretera N-432. Zafra (Badajoz)


decorativo y están ligadas a un acto cultural, aunque está claro que en muchos de los casos podamos ver auténticos atentados al buen gusto. La edición de este foto-libro culmina un proceso de búsqueda y experimentación creativa. Este bloque es el resultado de las conexiones directas entre un arte popular y un arte público, atrapado por la necesidad del hombre en la construcción y estructuración de estos mecanismos inconscientes del horizonte. Espero que disfrutéis de este cuaderno de viaje al igual que lo he disfrutado yo en compañía muchas veces de amigos y familiares, a los que agradezco toda su paciencia y compañerismo, así como a los propietarios de los establecimientos que han sido muy amables conmigo, abriendo sus puertas para hacerme llegar toda la información necesaria sobre sus intervenciones artísticas.

Mecanismos inconscientes del horizonte. 21


Ready Made, Todo sobre ruedas Esta serie congrega una selección bastante extensa de imágenes que documentan y localizan la colocación de coches, camionetas o cualquier vehículo motorizado elevado o destacado alterando la vista de cualquier viajero. Ready Made evidencia el uso masivo de esta práctica habitual en lindes de carreteras, un proceso que a lo largo de estos años he visto como se ha ido expandiendo desde los años 70 hasta nuestros días. Y ahora en vías de extinción por las severas leyes urbanísticas sobre la cercanía de estos artefactos a las vías de tránsito rápido donde no es fácil encontrar estos ejemplos. La utilización del coche de forma descontextualizada no es algo que sea novedoso en nuestros días. En el manifiesto futurista incluso se llega a comparar un coche de carreras con la Victoria de Samotracia. Otro de los ejemplos más destacados del uso del coche como elemento artístico lo tenemos en territorio nacional en el entorno paisajístico de Los Barruecos (Malpartida, Cáceres), donde se encuentra la Fundación-Museo del artista alemán Wolfgang Vostell. En este lugar podemos encontrar muchos ejemplos de la práctica de descontextualización del automóvil, también usada por su coetáneo Dalí, obsesionados ambos con los Cadillac. Fuera de nuestras fronteras tenemos uno de los ejemplos más significativos del uso del mismo modelo de coche con la intervención realizada en el año 1974 por los miembros de Ant Farm en las cercanías de la ciudad de Amarillo próxima a la Ruta 66. Estos jóvenes artistas deciden semienterrar diez cadillacs, como metáfora propia de la decadencia y del sueño americano. Por otro lado, el Austríaco Erwirn Wurn utiliza este vehículo de forma humanizada convirtiéndolo en uno de los iconos de una sociedad contaminada por el consumo y la ingesta de comida basura.

22. Miguel Ángel Moreno Carretero


Desguaces Julián Manzaneque Ctra. Madrid-Cádiz km 176 Manzanares (Ciudad Real) 39º52’12.31”N 4º1’9.37”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 23


Desguaces Bru Ctra. Sevilla Km 4 Badajoz

24. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Motocoche Ctra. Córdoba A92, Granada 37º11’29.09”N 3º39’47.37”O Desguaces El Rastro Calle Vicente Camarón Madrid

Mecanismos inconscientes del horizonte. 25


Desguaces Tony Puerto Lumbreras (Murcia) 37º35’58.39”N 1º46’13.03”O

26. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 27


Promoción Mini A-92 Sierra Nevada Granada 37º5’23.59”N 3º23’53.31”O Marta Móvil Concesionario Peugeot Avda. Santa Marta de Tormes, Salamanca 40º57’6.82”N 5º39’17”O

28. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 29


Carretillas Manujaén

Carretillas Manujaén

Polígono de la Torrecilla

Bailén

Córdoba

A-IV Andujar-Bailén (Jaén)

37º51’7.45”N

38º11’119.90”N

4º47’27.32”O

3º41’1.96”O

30. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mudanzas Aparicio San Fernando (Cádiz) 36º28’13.43”N 6º12’17.78”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 31


Desguaces Egodi Ctra. N-IV km 419 Alcolea (Córdoba) 37º55’40.85”N 4º40’58”O Gruas Lozano A92 Km,5,2 Alcalá de Guadaíra (Sevilla) 37º22’25.77”N 5º53’5.55”O

32. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 33


34. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Desguace Ctra. Benamaurel Km 1,6 Baza (Granada) 37º30’59.06”N 2º45’25.72O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 35


Desguaces El Rastro Calle Vicente Camarón (Madrid) Desguace Bastidas Ctra. Benamaurel Km 4 Baza (Granada) 37º30’59.06”N 2º45’25.72O

36. Miguel Ángel Moreno Carretero


Motocoche Ctra. Granada-Córdoba 37º11’29.09”N 3º39’47.37”O Desguace Oláez Ctra. N-323. Bailén (Jaén) 38º5’23.94”N 3º46’17.04”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 37


Azul Vertical Desde pequeño he tenido predilección por este tipo de piscinas colocadas en la carretera de forma vertical. Recuerdo la más cercana a mi domicilio en Alcolea, barrio periférico de Córdoba, que servía de antesala a la entrada de la capital. Todos hemos visto piscinas como éstas por muchísimos lugares, son paisajes verticales que nos evocan a la época estival y nos trasladan directamente al sueño de una noche de verano, capaces de hacernos regresar a cualquier periodo de nuestra adolescencia. Estas intervenciones de azul vertical a menudo se presentan rodeadas de todo un repertorio de elementos propios de una cultura global, casi siempre como señuelos de fábricas de poliuretano o como escaparates al aire libre de grandes almacenes, acompañadas de casitas escandinavas, grandes piedras propias al estilo zen o copias de estatuaria grecorromana. Las fotografías del matrimonio Becher influyen directamente en este capítulo. Desde que conocí su trabajo he comprendido esa obsesión por las colección de depósitos que marcó su carrera fotográfica, y de alguna forma, salvando la distancia estética y temporal con la Escuela Alemana, me encuentro en esa misma tesitura. Recopilando formas concretas y comparando las diferencias hay unos valores inconscientes que me unen a sus planteamientos iniciales: el sentido del viaje y la búsqueda constante. Como si fuera un viajero romántico, trazando rutas, descubriendo ruinas o escenas de la decadencia contemporánea más absoluta, estos artefactos abandonados me llevan a descubrir todo un mundo de posibilidades visuales que se nutren directamente de la cultura del ocio. En este capítulo se presenta una selección de las más de cincuenta imágenes que he ido documentando. Muchas de estas capturas fotográficas se asemejan en su forma y en su composición, siendo estos Mecanismos inconscientes del horizonte uno de los ejemplos icónicos del paisaje y el viaje más extendidos por la geografía nacional.

38. Miguel Ángel Moreno Carretero


Poliéster Porcuna Ctra. Jaén A-306, Porcuna (Jaén) 37º52’4.65”N 4º9’53.55”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 39


40. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 41


Materiales de

Fábrica de poliéster

Construcción Antonio

Ctra. N-432 Badajoz

Lopez de la Fuente Ctra. N-IV Alcolea

Fábrica de poliéster

(Córdoba)

Ctra. N-432 Badajoz

37º55’52.23”N 4º40’48.09”O Cabañas y piscinas de poliéster Ctra. N-432 Alcalá la Real (Jaén) 37º26’26’9.36”N 3º53’59.33”O página anterior

42. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 43


Fábrica de poliéster Carretera N-432 Badajoz

44. Miguel Ángel Moreno Carretero


As Cabanas Ctra. N-VI Ounterio de Rei (Lugo) 43º4’51.59”N 7º36’18.41”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 45


Poliéster Andújar A-IV Andújar (Jaén) 38º2’22.02”N 4º1’16.16”O

46. Miguel Ángel Moreno Carretero


Fábrica de Poliéster Ctra. N-VI Lugo Fábrica de poliéster Ctra. N-432 Badajoz

Mecanismos inconscientes del horizonte. 47


Fábrica de poliéster Ctra. N-432 Cáceres

48. Miguel Ángel Moreno Carretero


FĂĄbrica de poliĂŠster Ctra. N-432 Badajoz

Mecanismos inconscientes del horizonte. 49


Gigantes Gigantes, como los que viese el hidalgo Quijote de la Mancha, propios de su obsesión o locura, es el nombre que adopta una serie de fotografías tomadas desde lo minúsculo. Tal colección es un ejemplo claro de estructuras y arquitecturas visibles en el paisaje español, iconos que son todo un símbolo territorial y que determinan la idiosincracia del lugar donde habitan. Gigantes como defensores de una fábrica, actuando a su vez como caballos de Troya. Estos objetos sobredimensionados son el marcado objetivo de una visualización a cierta distancia, siendo el sector culinario el más reiterado en la producción escultórica de objetos icónicos como reclamo publicitario. Así como el del gran tomate de Miajadas (Cáceres), las uvas o botellas de vino en Mallorca, los jamones alpujarreños (Granada), o los bocadillos de calamares en el paseo de Atocha de Madrid. Nos encontramos pues ante una recopilación de formas que compiten con toda una serie de esculturas autóctonas del lugar, neoesculturas que proponen una mirada al territorio desde el anonimato. A primera vista todas y cada una de estas creaciones están desprovistas de un autor directo, donde no vamos a conocer ni a identificar la intención artística de este “monumento”, pero su concepto es claro: definir o avisar al extranjero de que se adentra en una territorio donde ese elemento sobredimensionado es propio del lugar. Se fabrica, se cultiva, se protege y se identifica la zona. Simultáneamente es como si nos paseamos por el centro histórico de cualquier ciudad, descubriendo la estatuaria de bronce o piedra que representa a los personajes célebres de ese contexto. En una sociedad contemporánea donde no es fácil discernir entre lo real o lo imaginario, estos ejemplos funcionan como una forma de consumo cultural propia de cualquiera de los parques de esculturas contemporánea al más puro estilo hollywoodiense. Desde el boom arquitectónico de los centros de arte contemporáneo, museos etnográficos y centros de visitantes en España, la puesta en valor de cualquier cosa con respecto al turismo o la decoración de glorietas ha avanzado a tal magnitud que es fácil encontrar una escultura de Dennis Opennheim junto a un conjunto escultórico de un arrastre taurino, como es el caso de Navalcarnero (Madrid). Analizado este fenómeno por el filósofo y crítico de arte Fernando Castro Flórez como un despropósito y un claro ejemplo de la esquizofrenia urbanística, supone un síntoma claro de una epidemia ideológica que se ha ido expandiendo por muchísimos pueblos y ciudades de España. La serie Gigantes viene a reflexionar sobre esa otra forma de coleccionar piezas de gran formato 50. Miguel Ángel Moreno Carretero


con una clara intención publicitaria, desprovista de marcas o logotipos que se adhieren al volumen de la pieza, que la conforman como una escultura sin concepto claro, sin autoría, engarzadas habitualmente en espacios industriales y cercanos a las vías de trasiego circulatorio y por supuesto con una sobredimensión exagerada, llegando al caso de convertirse en Récord Guiness, como el casco gigante de la Facultad de Ciencias del Trabajo de la Universidad de Huelva o el ejemplo de la silla de Lucena (Córdoba), pieza que compite con obras como la silla de la fundación Kampa en Praga u otras obras de escultores reconocidos, siendo ésta la que tiene mayor dimensión del mundo. Mi generación ha crecido bajo la proyección internacional de los Récord Guinness. A menudo he visto esta influencia en lugares muy cercanos o en otras ciudades más lejanas que he podido visitar. Si lo grande es tendencia, de la misma manera lo es lo pequeño, ya que no es difícil encontrar en una ciudad un museo de alguien que colecciona cosas minúsculas. En Córdoba, por ejemplo, existe un museo de apenas veinte metros cuadrados donde se exhiben interpretaciones de los cuadros mas importantes del Museo del Prado pintados sobre granos de arroz o sobre cabezas de alfiler. En este sentido el carácter de lo megalómano se adueña de nuestras decisiones y a veces se contrapone por el morbo de lo minúsculo que a simple vista no se ve. Cabe destacar como la casualidad en la creación de esta serie es importante, ver la relación directa entre una guardería en Blanca (Murcia) que decide plantear la arquitectura propia del edificio como un gran lapicero, comparada directamente con el lápiz gigante de color rojo de una guardería de Baena (Córdoba), y ambas ciudades se encuentran separadas por 266 kilómetros. Es el contexto donde se sitúan estos ejemplos el que nos lleva a contemplar estas piezas como algo curioso, o incluso friki, desactivando en nuestras mentes cualquier atisbo de arte contemporáneo reflexivo. Pero si tuviésemos la capacidad mental de aislar estos elementos y trasladarlos a un espacio urbano y habitual para las intervenciones artísticas sería fácil confundir este tipo de obras con otras que el mundo del arte actual ha dejado en ciudades como Bilbao con el famoso perrito Puppy de Jeff Koons, convertido desde su colocación en icono de la ciudad; o Barcelona, donde el artista sueco Claes Oldenburg propone la instalación de grandes cerillas que se colocan en el parque de Vall d’ Hebrón; o en Madrid la pincelada gigante de Roy Lichtenstein en el Patio Nouvel del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. La presencia de estos grandes volúmenes ejercen una atracción importante hacía el espectador que a menudo tiende a Mecanismos inconscientes del horizonte. 51


realizar un selfie o una fotografía de grupo, testimoniando su llegada o presencia. Asimismo, ejercen como hitos o mojones de carreteras que perfilan y definen escultóricamente un territorio. Podríamos decir que Gigantes se conforma bajo una atenta mirada de la escultura como espectáculo, como atracción de feria, como una reflexión sobre los parques de escultura, a lo grande y lo minúsculo. Desde aquí, la escultura como hito o señalización de un lugar como poder turístico, se presenta a través del anonimato con historias personales y despolitizadas del viajero, fuera de cualquiera reflexión cultural, que se encuentra en un lugar que seguro no podrá olvidar, y permanecerá almacenada en el inconsciente bajo una brisa de humor, de lo absurdo o de perversión publicitaria.

Cristal Garden Denis Openheim Navalcarnero (Madrid) Foto: Ángel Breña Fundación Kampa Magdalena Jetelova’s Praga (República Checa) Fabrica de Sillas Hermanos Huertas Ctra. Cordoba-Málaga, Lucena (Córdoba) 37º21’31.36”N 4º29’16.83”O 52. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 53


54. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Restaurante El Brillante Plaza del Emperador Carlos V, Madrid 40º24’30.52”N 3º41’33.8”O El Mirador de Güejar Ctra. Sierra Nevada, Granada 37º8’1.02”N 3º26’21.27”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 55


56. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


En la imagen, del Carnaval de 1933, aparece la carroza del Servicio Eléctrico en el parque Genovés antes de comenzar la Cabalgata. Se trataba de una alegoría de la luz, con una palmatoria, un quinqué y una bombilla, en cuyo interior aparece la señorita Carmela González. Las otras tripulantes de la carroza son Paquita Serrano, Luisa Pastrana, Ana Gutiérrez, Pepita Alcántara y Charito Ramírez, todas vestidas de estrellas del firmamento. La bombilla sería adquirida por el recordado Ramón Domínguez Valero para decorar la fachada de su establecimiento ‘La Instaladora Eléctrica’, situado en la esquina de las calles Novena y José del Toro, y allí permanece actualmente. Fuente: www.memoriadecadiz.es

La Instaladora Eléctrica C/ José del Toro, Cádiz 36º3’57.22”N 6º17’48.48”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 57


Bodegas Aresán Villarrobledo (Albacete) Ctra. N. 310 39º15,1. 14”N 2º36’5.28”O

58. Miguel Ángel Moreno Carretero


Bodegas José Ferrer Benissalem (Mallorca) 39º40’55.99”N 2º50’34.55”E

Mecanismos inconscientes del horizonte. 59


60. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 61


62. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Bolera, Festival Park Ctra. Palma. Inca (Mallorca) 39º37’56.24”N 2º43’54.92”E La Cuba de Rueda A-VI Rueda (Valladolid) 41º24’14.06”N 4º57’35.27”O página anterior

Mecanismos inconscientes del horizonte. 63


64. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 65


66. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Fábrica de refrescos Bda. Los Ángeles, Alcolea (Córdoba) 37º55’58”.90N 4º39’29.23”O Facultad Ciencias del Trabajo Avda. de Andalucía, Huelva 37º16’29.09”N 6º55’29.92”O página anterior

Mecanismos inconscientes del horizonte. 67


68. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 69


Capital Europea del Tomate A-V, Miajadas (Cáceres) 39º8’11.22”N 5º56’49.59”O Centro educativo infantil Blanca (Murcia) 38º9’3.97”N 1º22’0.45”O página anterior

70. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 71


72. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 73


Centro Educativo Infantil Baena (Córdoba) 37º37’34.28”N 4º18’53.48”O Balón de Fútbol, hinchable Sierra Nevada (Granada) 37º5’32.59”N 3º23’54.97”O página anterior

74. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 75


76. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Fabrica de Sillas Hermanos Huertas Ctra. Córdoba-Málaga, Lucena (Córdoba) 37º21’31.36”N 4º29’16.83”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 77


Heladería ambulante Feria de Córdoba 2009

78. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 79


Mundo animal El hombre, desde su superioridad jerárquica en el mundo animal, ha convivido en la mayoría de los casos con diferentes especies de la fauna. El hombre de las cavernas ya representaba el mundo animal como rito, atrayendo desde sus creencias la posibilidad de cazar más animales, o como símbolo de protección bajo una atenta mirada persuasiva. Esta práctica prehistórica se traslada hoy día al mundo comercial en ejemplos como los dinosaurios de Mallorca, la jirafa de Ceutí en Murcia o el cochinillo de Segovia. Si viajamos a ésta última ciudad, podemos encontrarnos con facilidad diferentes representaciones escultóricas de este animal, sobre todo en el casco histórico, como reclamo al turista que quiere experimentar el tradicional corte del cochinillo con un plato. En un mundo sedentario, esta relación ha estado casi siempre ligada a tareas de labranza, transporte o defensa. Hoy día, el mundo animal es símbolo de diferentes actividades comerciales, y al mismo tiempo, está claro su uso como identidad directa y clara ligada al subconsciente infantil en el mundo de los dibujos animados. Por ello es normal ver en lavaderos de coches un elefante o una ballena azul con su correspondiente chorro de agua. Asimismo, cuando una empresa necesita transmitir la idea de fuerza o seguridad, tiende a identificar su imagen o marca con animales como leones, elefantes o búfalos, así como la ternura o la fragilidad con cachorros de pelo suave. Incluso hay quienes directamente utilizan el propio nombre del animal como sello identitario, tal es el caso de Jaguar, Puma o Camel. Si antes el hombre prehistórico utilizaba la imagen del animal como ritual para asegurar su supervivencia, el hombre posmoderno traslada esa complicidad visual para el diseño de productos comerciales que consumir con la intención de hacernos la vida comercial.

Cerdo de granito Oropesa (Toledo) 39º55’33.50”N 5º11’5.44”O 80. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 81


Elefante Azul Lavaderos de coches (Franquicia) Localización múltiple Cabeza de caballo Reproducción de poliéster (Muestrario para exteriores) Localización múltiple

Tienda de muebles Ceutí (Murcia) 38º5’43.96”O 1º14’34.96”O 82. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 83


84. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Progando Suministros Agrarios Arteixo (A Coruña) 43º18’40.72”N 80º30’34.82”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 85


Restaurante José María Calle Cronista Lecea, Segovia 40º57’1.77”N 4º7’21.59”O Restaurante y Salón de Bodas el Inca Ctra. Las Cuevas del Águila, Ramacastañas (Ávila) 40º11’2.24”N 5º3’0.95”O

86. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 87


88. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 89


Factory en Caoba y Rastrillo Tomares (Sevilla) 37º22’29.66”N 6º1’49.25”O Mesón habitaciones Las Brasas, Antigüedades García San Esteban del Moral (Zamora) 41º56’19.57”N 5º32’43.69”O página anterior

90. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 91


Escultura figurativa El término escultura no es fácil de valorar, sobre todo cuando nos encontramos ante una compilación de ejemplos volumétricos que no han sido realizados por autores-escultores, en todo caso anónimos-artesanos, ni aportan una actitud reflexiva más allá del consumo. El valor figurativo es propio de una labor que intenta asemejarse en la medida de lo posible a una realidad, figuras que aluden a un negocio, figuras que adoptan un rol fácil de identificar con el único fin de ser atraídos por su forma, y nos incitan a detenernos en el camino como anzuelos de carretera. Desde mi infancia he visto este tipo de ejemplos en piezas desgastadas por la lluvia y por el sol, figuras de poliéster que se mantenían de la mejor o peor manera posible, como producto de las ideas y ocurrencias de un tabernero necesitado de un reclamo lo suficientemente atractivo. Pues no es fácil identificar este negocio limitada su percepción visual a la velocidad de nuestro vehículo y el margen geográfico del lugar. El concepto de mascota nace en 1968 con la celebración de los Juegos Olímpicos de Grenoble. Desde entonces y hasta nuestros días, este elemento adopta un valor icónico que se convierte en la representación animada, o animalada, de cualquier evento social, bien sea un campeonato futbolístico así como una exposición universal. No es tan alejada esta actitud sobre todo entendiendo la rapidez con la que podemos identificar un muñeco o una escultura. Las mascotas, en su mayoría producto de un diseño llamativo y atractivo, son la síntesis de un lugar. Pero también son elementos escultóricos que de alguna manera sustituyen los valores políticos o bélicos que posee ideológicamente una bandera. Este bloque dedicado a las esculturas figurativas fija su atención en los ejemplos de artefactos de representación humana. Si la figura está interpretando cualquier valor histórico o cultural del lugar nos servirá a su vez de cicerón, indicándonos la importancia del territorio vinculado éste a un personaje o hazaña concreta. Como elemento a priori anodino, se convierte a su vez en escultura pública similar a las que podemos encontrar realizadas en bronce en cualquier rotonda o plaza de tu ciudad. Estos ejemplos, y otros muchos más fuera del proyecto, son el fiel reflejo de esa otra escultura. Aquélla que se encuentra fuera de museos y colecciones, exiliada de cualquier contemplación estética, teórica o filosófica, en su mayoría ridiculizada por la foto de cuantos amigos pasan y se montan sobre ella, inmortalizando su heroico gesto sin la necesidad de ser molestado por ningún vigilante de museo que nos diga aquello de: “Perdone pero está prohibido tocar la escultura”. 92. Miguel Ángel Moreno Carretero


Materiales de construcción A-7 La Hoya (Murcia) Interhouse Ceutí (Murcia) 38º4’49.10”O 1º16’1.63”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 93


Restaurante Casa Emilio Calle Marbella, Arenal (Mallorca) 39º31’30.56”N 2º44’12.66”E

94. Miguel Ángel Moreno Carretero


La Casa del Artesano Avda. Linares, Bailén (Jaén) 38º5’56.31”N 3º45’41.95”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 95


Oficina de Correos Calle de San Pedro, Lugo 43º0’37.71”N 7º33’18.29”O

96. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 97


¿Dinosaurios en Palma de Mallorca? Esto fue lo primero que me dijeron cuando dije que había visto un gran dinosaurio verde cerca de la carretera que oteaba en la terraza de la tienda de Muebles Dino. Unos días más tarde me desplazo a la zona conocida como El Arenal, donde al más puro estilo de Las Vegas calles enteras iluminaban las borracheras y las fiestas de los miles de alemanes que cada verano acuden a Magaluf, y a lo lejos veo como dos dinosaurios ocupan un minigolf generando una imagen que a todos nos viene a la memoria por la película Jurassic Park. Si te mueves por la isla y acudes a Manacor, en una de las entradas, justo al lado de un bar de carretera encontrarás a otros cinco dinosaurios invadiendo un aparcamiento de coches. Lo mas curioso es que la isla de Mallorca no tiene vínculo histórico alguno con la presencia de dinosaurios, y estas situaciones extrañas me provocaron ir a la búsqueda y captura de tan preciada especie en Mallorca. Según hablan las personas del lugar resulta de un fracasado proyecto de parque temático que dio al traste con los dinosaurios de poliéster que se iban a instalar en el mismo. El empresario se vio obligado a venderlos a un anticuario de la zona y tanto el propietario de la tienda de muebles como el dueño del bar decidieron comprar algunos e instalarlos como reclamo para los viajeros que circulaban cerca de sus negocios, aún no teniendo nada que ver un dinosaurio con una tienda de muebles ni con un bar de carretera. Así, los animales se convierten en iconos que suelen ser atractivos para pequeños y mayores, sobre todo si están en la memoria del cine americano o tienen un carácter exótico. Si analizamos el caso de la Jirafa de Ceutí (Murcia) este animal se encuentra en otra tienda de muebles y para acceder a la misma tienes que pasar entre sus patas. Es curioso como a una distancia considerable de kilómetros se dan dos intervenciones escultóricas de animales de grandes dimensiones que señalizan una tienda de muebles. La experiencia en caravana como transporte elegido para localizar este tipo de elementos hizo del proyecto tener la posibilidad de descansar y dormir en cualquier lugar, sin tener la necesidad de buscar alojamiento en un hotel o una pensión. Una mañana, mientras nos dirigíamos a la deriva por una carretera secundaria cercana a Ávila, atravesando un pueblo, nos encontramos de repente con un restaurante en obras, un salón de bodas que estaba falto de algún elemento decorativo. Imagino que su dueño se planteó colocar un atractivo escultórico para ser la envidia de los jóvenes lugareños, donde un gran pájaro de dimensiones descomunales señalizaba la celebración de banquetes 98. Miguel Ángel Moreno Carretero


matrimoniales al más puro estilo imperial. No tuvimos acceso al autor del mismo, pero era obvio que el dueño-albañil del recinto se había propuesto custodiar la entrada del espacio con la realización de una pieza colosal: la cabeza y las alas de un águila que abrazan el tejado (pág. 87). La cual no he podido ver finalizada por la situación en la que se encontraba durante nuestra visita.

Mecanismos inconscientes del horizonte. 99


Oliv-Art Ctra. de Palma, Manacor (Mallorca) 39º34’20.88”N 3º11’30.88”E Oliv-Art Ctra. de Palma, Manacor (Mallorca) 39º34’20.88”N 3º11’30.88”E

100. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 101


102. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 103


Oliv-Art Ctra. de Palma, Manacor (Mallorca) 39º34’20.88”N 3º11’30.88”E Muebles Dino Palma de Mallorca 39º34’18.30”N 2º40’36.67”E página anterior

104. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 105


Siempre Coca Cola La serie se plantea como un mapeado de localizaciones y situaciones vinculadas a la marca de refrescos Coca Cola, donde queda clara su intención estética: el uso de lo escultórico en la publicidad de la popular marca de refrescos. El 7% de lo que vale una lata de Coca Cola es la cantidad que se ha invertido en ella para que sea consumida, cantidades astronómicas que nos llevan a entender la importancia de la publicidad en una sociedad dominada por el consumo. Su imagen se ha visto en series de televisión, carteles, revistas, anuncios de periódico o patrocinando grandes eventos internacionales. Así Coca Cola ha sido capaz de transformar la vestimenta de Santa Claus y su fenómeno publicitario es estudiado por universidades de todo el mundo. La marca es todo un icono en su capacidad de adaptación y transformación a lo largo de sus 128 años de existencia. En un proyecto como Mecanismos inconscientes del horizonte, de clara influencia americana, es clave rendir tributo a los ejemplos que he encontrado sobre esta marca en las lindes de carreteras de España, algunos de factura hiperrealista y otros con un carácter más autóctono, pero siempre conservando de forma impecable la tipografía y el color que tan bien la definen. Coca Cola se ha encargado durante todos estos años de simbolizar su consumo con el concepto de la felicidad, ligado a una vida familiar muy similar a la que hemos visto a través del cine americano, hasta el punto de hacernos cambiar el vocabulario y adaptar lo que sería un refresco de gaseosa por el de pedir directamente una Coca Cola obviando en todo momento el género al que pertenece, sobre todo desplazando a otras marcas y a la competencia. Ejemplos como el Funny Beach de Marbella contrastados con la antigua chapa situada en Badajoz, actualmente desaparecida, son los que me llevan a entender que Coca Cola quería instalar algo más que una simple imagen en estos lugares. El ejemplo de Marbella nos lleva a una pieza digna de cualquier museo o parque de escultura pública, pues se trata pues de una reproducción gigante de la popular lata de refrescos, donde no es fácil pasar cerca de éste gran artefacto sin fijar nuestra mirada. A escasos metros de la carretera nacional, concretamente a la altura del km 340, el lugar nos traslada totalmente a una escena hollywoodiense carente de cualquier sentido espacial, y es allí donde acaba esta gran Coca Cola patrocinando lo que en un principio era un pequeño karting, convertido hoy en un parque de ocio donde generaciones enteras de familias han disfrutado de carreras de coches o comiendo una paella en grata compañía con el artífice de este ne106. Miguel Ángel Moreno Carretero


gocio, Horacio Helman. Lujo, especulación y fama son conceptos que están vinculados a las grandes etiquetas de este municipio malagueño, en el cual el sello distintivo de Coca Cola viene a reforzar la identidad de estos lugares como no lugares donde todo es posible. Esta imagen representa el gigantismo obsesivo que a veces persiguen ciertos artistas de reconocido prestigio nacional, tratando de valorar el arte o la escultura en la simpleza de su tamaño, pues en este ejemplo encuentro estas nociones, cargada a su vez de un sentido artístico y paisajístico desprovisto de cualquier tipo de valoración. La pieza queda almacenada como tantas otras en la sorpresa, pero también en la maestría y en la publicidad como eje vertebral en el horizonte de una sociedad donde la fascinación y el consumo suelen ir de la mano.

Mecanismos inconscientes del horizonte. 107


Fábrica de Coca Cola Ctra. Badajoz-20 38º52’55.29”N 7º0’48.76”O

108. Miguel Ángel Moreno Carretero


Chapa de Coca Cola Ctra. N-432, Badajoz 38º51’59.09N 6º57’9.14”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 109


Fábrica de Coca Cola Ctra. Badajoz-20 38º52’55.29”N 7º0’48.76”O

110. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 111


Funny Beach Ctra. N-340 Km 184 Marbella (Málaga) 36º30’25.23”N 4º51’24.27”O

112. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 113


Casualidades La casualidad y la sorpresa son valores que me han acompañado en esta expedición por carreteras españolas, en cuya reflexión hemos visto otros ejemplos masivos: las piscinas verticales y los coches. Dado por su materialidad, vistosidad y espacio, teniendo en cuenta su coste mínimo, estos tótems son fáciles de construir así como de identificar. En la serie Casualidades vemos diferentes ejemplos de como un objeto se ha utilizado de forma similar, a veces por el propio capricho del propietario del establecimiento, y otras por el nombre del lugar, que ya lo está condicionando en sí mismo. En el mundo motero, la variedad Choppers es identitaria de una etnia propia del sujeto motorista más viajero. Es fácil ver concentraciones de motos por cualquier rincón del mundo, siendo tal la afición en la geografía española que los establecimientos como el restaurante Ruta de la Plata en Navalmoral de la Mata (Cáceres) o el bar de la avenida Tívoli en Benalmádena (Málaga), nos dan prueba de ello. Estos dos negocios están alejados de la actividad propia de la moto pero utilizan el mismo icono como señalética de su negocio. Así, otros restaurantes, bares de carretera o clubs de alterne utilizan los mismos elementos generando extrañeza en su similitud. Una serie de casualidades que se recogen aquí para dar prueba de ello.

Restaurante Ruta de la Plata Navalmoral de la Mata (Cáceres) 39º53’40.88”N 5º32’44.73”O Cafetería-Bar El Motorista Avda.Tívoli, Benalmádena (Málaga) 36º35’56.51”N 4º32’27.05”O 114. Miguel Ángel Moreno Carretero



Chiringuito El cortijo El Palmar, Conil (Cádiz) 36º14’4.47”N 6º4’19.10”O Restaurante La pesquera Madrid 40º24’52.34N 3º43’57.49”O

116. Miguel Ángel Moreno Carretero


Restaurante El velero A-4, La Carlota (Córdoba) 37°39’42.15”N 4°56’53.27”O

Mecanismos inconscientes del horizonte. 117


Venta de Cerámica Purullena (Granada) 37º19’12.86”N 3º9’13.23”O Rancho Grill Marbella (Málaga) 36º29’36.55”N 4º45’13.89”O

118. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 119


Centro educativo infantil

Centro Educativo Infantil

Blanca (Murcia)

Baena (Córdoba)

38º9’3.97”N

37º37’34.28”N

1º22’0.45”O

4º18’53.48”O

120. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 121


Inspirados Este apartado se centra en la producción plástica personal que desde inicios del 2009 comienza el proceso de investigación, y a su vez sirve como testigo propio de esta actitud llevada a cabo desde una intención puramente artística. Ejemplos como los de La Nube o Señuelo para Intervenciones en Jueves me han llevado a la producción y experiencia directa en la ejecución de piezas de gran formato dirigidas de alguna manera a un uso expresamente comercial, con las que ahora he podido analizar en primera persona cuáles son las percepciones del espectador ante la contemplación de este tipo de piezas, que aúnan valores escultóricos y publicitarios en una misma dinámica. Con ello se obtienen resultados estéticos que se complementan y cierran este núcleo de pensamiento acerca de los procesos escultóricos. Muchas de las piezas que se presentan en esta sección han sido anteriormente expuestas y acompañadas por algunas de las fotografías documentales en exposiciones tales como La Nube (Sala Iniciarte y Filmoteca de Andalucía, Córdoba, 2009), en El Camarote (Ciudad Real, 2011) Mecanismos inconscientes del horizote (Galería Trinta, Santiago de Compostela, 2012), El Paisaje disimulado (Casa Góngora, Córdoba, 2012), Just Mad (Galería Trinta, 2012), Mi primera vez (Palacio de la Merced, Ciudad Real, 2012) o La industrial (Madrid, 2013). La serie Casuality, Art y Business, representa directamente tres ejemplos de paisajes donde la escultura ocupa parte de la arquitectura convirtiendo estos espacios en lugares que determinan tres objetivos muy diferentes y que forman parte cada vez mas de nuestro paisaje cotidiano, fruto de una sociedad globalizada donde no hay distinción alguna, contemplando ejemplos comunes en lugares muy distantes del planeta tierra: Casuality juega con el carácter de lo azaroso. A menudo vemos objetos sobredimensionados, esculturas objetuales como consecuencia de una fiesta de amigos, un juguete que ocupa la vía publica, sillones o elementos arquitectónicos que transforman el lugar de una forma casual, desprovista de intención y que sirven como fiel motivo al servicio de fotógrafos, pintores o diseñadores que por casualidad los encuentran en el paisaje y los utilizan como arte en sí mismo. El paisaje disimulado 130 x 130 cm Técnica mixta. 2012 Casa Góngora

122. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 123


Art nos lleva a determinar el concepto de lo que conocemos como intervención artística, donde el valor del tamaño y la sobredimensión son el punto clave de la obra. Así contemplamos una escultura de una patata gigante que se coloca en el tejado de un edificio polaco, y acompañando a esta pieza, vemos elementos característicos de cualquier festival o muestra de arte público, como las banderolas y la señalética que nos indica su objetivo: ser consumidores de arte en un marco de creatividad al servicio de la reflexión. Business es una pieza que refleja directamente el uso de grandes elementos icónicos para publicitar un comercio. Sobre el tejado de un negocio americano vemos un gran envase de patatas fritas y una botella enorme convertida en taquilla. Las tres piezas inspiradas directamente del ejemplo concreto de Funny Beach en Marbella, conjugando ante nuestra mirada, las tres versiones mas directas de estos elementos en diferentes contextos, paisajes que a menudo me ayudan a visualizar la percepción del medio y la interacción de la escultura como ente propio y subyugado a otras necesidades mas capitalistas.

Casuality, Art, Business 30 x 20 x 15 cm Técnica mixta. 2012 Galería Trinta 124. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 125


Azul vertical 120 x 120 x 150 cm. Técnica mixta. 2012 Galería Trinta

126. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 127


Azul vertical 30 x 15 x 4 cm TĂŠcnica mixta. 2011

128. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 129


Club Amore 50 x 30 x 30 cm Técnica mixta. 2012 Hostal 70 x 30 x 25 cm Técnica mixta. 2012

130. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 131


Miajadas 37 x 26 x 15 cm Técnica mixta. 2012 Muebles Dino 40 x 30 x 15 cm Técnica mixta. 2011

132. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 133


Tejado helado 15 x 15 x 10 cm TĂŠcnica mixta. 2011

134. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 135


La Nube El artefacto conocido como La Nube ha significado un antes y un después en mi producción artística. Comienza en este proyecto una forma de trabajar que ha sido capaz de generar una pieza mutante desde el día que traspasó las puertas de la empresa Metalesmo en Baena. Su primera parada fue en El Carpio, y conducida por mi hermano salió al encuentro de una docena de chicos y niños expectantes para ver de que trataba eso de La Nube. Días previos a su llegada yo había quedado con una docena de jóvenes del pueblo para indicarles cuáles eran los pasos a seguir en la grabación del vídeo. La pieza formaría parte de la exposición en la Sala Iniciarte, y se presentaba en la entrada a la Filmoteca de Andalucía en pleno barrio de la Judería. Hasta llegar allí, el viaje supuso una situación muy divertida y atrayente para todos aquellos que circulaban por la autovía desde El Carpio a Córdoba. No podía imaginar que esta escultura exagerada y de color rosa causara tanta alegría en cuantos la observaban. La Nube propone al espectador situarse ante una instalación que se presenta a la manera de un producto comercial, como si de una feria de muestras se tratara, en la sala se mostraba este artefacto acompañado del cartel, diseñado por Zum Creativos. Las sillas playeras estaban forradas de tela de toalla de color rosa. Una vez finalizada la muestra expositiva en Córdoba, La Nube comienza a moverse por diferentes espacios, lugares y eventos, cambiando su valor de uso. Por ejemplo, como taquilla de un festival de rock, una ludoteca portátil, una barra de bar de verano o una cabina de Dj’s, siendo esta función la más utilizada incluso por iniciativa propia, pues en el verano del 2010 realicé varias acciones y fiestas con La Nube en las afueras del pueblo. Esta serie de experiencias forman parte del recuerdo de cuantos las vivimos. Claro está que la pieza parodia de una forma inocente el uso de la escultura como elemento de atracción o como fórmula publicitaria siendo estos valores lo que yo intento adherir en el proyecto de La Nube. Pero cual es mi sorpresa cuando un día recibo un correo de una empresa de publicidad que me pregunta por el precio de su alquiler, y meses más tarde, mientras estoy merendando, veo en televisión un anuncio del refresco Limón&Nada, producto de Coca Cola, donde curiosamente había escenas idénticas a las del vídeo que acompañan a La Nube. Si cambiamos el limón gigante por el artefacto de La Nube podemos encontrar una relación con lo sucedido: ¿había sufrido un “homenaje” por aquella agencia de diseño a la que nunca supe responder un precio? Hasta tal punto era razonable el parecido que el coche 136. Miguel Ángel Moreno Carretero


utilizado en el spot era de idéntica marca al utilizado por mi proyecto artístico dos años antes. Lejos de interponer una demanda o intentar pleitear por los derechos, aquel suceso me había llevado al momento culmen de la pieza: ver cuantos lenguajes publicitarios implícitos habían convertido aquella idea idílica en una realidad palpable; sobre todo si tenemos en cuenta de que se trataba de un anuncio producido por Coca Cola, una de las marcas globales más importantes e influyentes de la sociedad de consumo.

Cartel La Nube 50x70 cm Impreso en offset con efecto gamuza. Edición limitada a 500 ejemplares. Diseño de Zum Creativos Mecanismos inconscientes del horizonte. 137


Bocetos y dibujos previos y producciĂłn de La Nube. 2009 Industrias Metalesmo S.L.

138. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


La Nube, escultura 40 x 30 x 20 cm. TĂŠcnica mixta. 2011

Mecanismos inconscientes del horizonte. 139


La Nube 130 x 90 cm. Papel fotogrรกfico. 2009 La Nube 130 x 90 cm. Papel fotogrรกfico. 2009

140. Miguel ร ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 141


La Nube Fotogramas (2009) 05,02 min www.vimeo.com/32779123

142. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


CampaĂąa Minute Maid LimĂłn & Nada, Coca Cola. Agencia de publicidad Sra. Rushmore (2011)

Mecanismos inconscientes del horizonte. 143


144. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 145


La Nube Instalación, medidas variables. Filmoteca de Andalucía Córdoba. 2009 La Nube 130 x 90 cm. Papel fotográfico. 2009 página anterior

146. Miguel Ángel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 147


¿Sabes qué es un señuelo? ¿Sabes qué es un señuelo? Esta es la pregunta y título a la vez del proyecto que realicé para el ciclo de Intervenciones en Jueves celebrado en el mercadillo de la calle Feria de Sevilla. Éste es uno de los mercados al aire libre más antiguos de España, tanto que Cervantes ya hablaba de él en su obra literaria Rinconete y Cortadillo. La propuesta planteada parte de una primera visita al mercado donde de una forma casi fortuita tenía que elegir entre todos sus puestos el que considerase más peculiar o característico, de los cuales es fácil encontrar a comerciantes que mercadeaban con cintas de audio casetes, VHS o Beta, así como antigüedades de gran valor, elementos domésticos de segunda mano o una amalgama de curiosidades que no pasan desapercibidas al sevillano tradicional ni al guiri que visita por primera vez la ciudad. El comerciante que más me llamó la atención fue Manuel Espinosa, con una pequeña tienda en el corral de artesanos de la calle Castellar. Todos los jueves aprovecha la ayuda de su hijo y saca su mostrador con ruedas a la calle Feria, instala su minúsculo muestrario de borlones y pasamanería en medio de aquel gigante gabinete de curiosidades. Sus borlones son el símbolo y la identidad de una ciudad anclada en el barroco tradicional, una Sevilla que vive permanentemente la Semana Santa y que decora sus casas todavía con borlones y cortinas en el más puro estilo neo-barroco. Mi propuesta para Intervenciones en Jueves homenajea la labor de Manuel Espinosa, creando un “borlón” gigante que sitúe y señalice entre la multitud donde se coloca el puesto de borlones, de la misma manera que podamos encontrar en carreteras esculturas gigante que nos indican la proximidad de un comercio concreto. Así pues, al igual que cuando nos encontramos cerca de una alfarería podemos ver una vasija gigante, o si estamos cerca de un desguace es fácil ver un coche viejo encima de un poste a gran altura, parto de esta misma fórmula con el fin de regalar esta escultura desprovista de cualquier intención artística o reflexiva. El jueves 20 de octubre de 2011 presento la instalación de este artefacto escultórico situado a gran altura. La intervención forma parte de un recorrido donde participaron otros artistas como Isaías Griñolo o Zemos 98. Esta pieza se ha convertido en un símbolo del corral de Castellar ya que el dueño al que regalo la pieza determina por cuenta propia convertirla en una lámpara, y ésta se encuentra de forma permanente en ese espacio singular junto a los locales de 148. Miguel Ángel Moreno Carretero


artesanos, talleres de imagineros y escuelas de flamenco, mutando esta obra en otra cosa, en otro símbolo, un síntoma propio y ejemplo de estos mecanismos del horizonte.

Postal ¿Sabes qué es un Señuelo? 10x15 cm Mecanismos inconscientes del horizonte. 149


150. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


¿Sabes qué es un señuelo? Intervención artística Medidas variables Intervenciones en Jueves. Sevilla. 2011 Mecanismos inconscientes del horizonte. 151


152. Miguel Ă ngel Moreno Carretero


Mecanismos inconscientes del horizonte. 153



Biografía

1980

EDUCACIÓN

Nace en El Carpio

1999

2004

(Córdoba, España)

Bachillerato Artístico. Escuela

Licenciado en Bellas Artes por

de Arte. Mateo Inurria.

la Universidad de Sevilla en la

Córdoba.

especialidad de Pintura.

2001

2005

Curso de Acción y

Curso de Aptitud pedagógica.

performances, en la

Universidad complutense de

Fundación de Aparejadores,

Madrid.

Sevilla a cargo de Dña.

2006

Margarita de Aizpuru.

Dirección y gestión de

2002

empresas y entidades

Miradas oblicuas, taller de

culturales. Huesca.

fotografía, Huesca a cargo de

2011

D. Daniel Canogar.

Programa de creación y

2003

consolidación de industrias

Paisajes creativos en el cine

culturales y creativas. CECO.

español contemporáneo.

Córdoba.

Universidad Internacional de Andalucía a cargo de D. Manuel Lombardo. Jornadas de arte contemporáneo ”Máscaras, artes de la oclusión”, Diputación de Córdoba a cargo de D. Ángel Luis Pérez Villén. 2004 Encuentros Internacionales de Arte de Género, Reales Atarazanas. Sevilla, Instituto Andaluz de la Mujer.

Mecanismos inconscientes del horizonte. 155


EXPOSICIONES

EXPOSICIONES

INDIVIDUALES

COLECTIVAS

2005

2000

2006

Just Madrid 2012. Hotel

Sala de eStar. Cuando el

Diputación de Cuenca, Premio

Art en Balade, Lieja Bélgica

Puerta de América. Galería

paisaje se pone pintoresco

nacional de fotografía.

Centro Cultural El Monte,

Trinta. Madrid

Sevilla

2001

La Estrategia del Calcetín.

Modos de ver Importadora

Proyecto D-Mencia. Córdoba

Facultad de Bellas artes, The

Sevilla.

Shop Gallery, Sevilla

2006

Blind Man, Comisariado por

2007

2013

Elíseos, Galería Arte 21,

D. Alejandro Durán.

Art Madrid. Fundación

Confluencias. Diálogos en la

Córdoba.

Proyecto Senso. Comisariado

carpetania.

colección del CDAN. (Centro

Elíseos, Espacio menosuno.

por Dña. Lourdes Bermejo,

Intervención artística en

de Arte y Naturaleza de

Madrid

Sevilla.

el Colegio de Arquitectos

Huesca)

2008

2001

de Córdoba (primavera

FACBA. Facultad Bellas Artes

Territorios de evasión. Galería

Sala Q-Art. Valencia.

07) Migraciones. Junto a la

Granada.

Felix Gómez. Sevilla.

2002

paisajista Rosa Colmenarejo.

Encuentro artistas Novos.

2009

Fundación Marcelino Botín,

2009

Santiago de Compostela. Dir.

El Camarote, Ciudad Real.

Taller de Miquel Navarro.

Periferias Festival de creación.

Rafael Doctor

La Nube, Filmoteca de

Santander.

Huesca.

En ningún Lugar. Torres

Andalucía. Córdoba, Espacio

2003

Doméstico. Madrid.

Hejduk. Ciudad de la Cultura,

Iniciarte.

Concello de Sanxenxo.

Desdibujados. Sala

Comisario. Carlos Delgado

2012

Pontevedra. Beca Rojo.

Puertanueva. Fundación

Mayordomo.

El Paisaje Disimulado. Casa

2004

Rafael Botí.

Bienal de pintura Arte y

Góngora Córdoba.

Sala Góngora, Versus

El pensamiento en la Boca.

Deporte, Diputación de

Mecanismos Inconscientes

construcción, Jóvenes

Sala Cajasol, Sevilla.

Burgos.

del Horizonte.

creadores, Córdoba.

2010

Duracional.Galería La

Galería Trinta, Santiago de

Fundación Rodríguez Acosta

Desencaja. Artes plásticas

Industrial. Madrid.

Compostela.

Granada.

Edificio Rectorado

2014

2014

2005

Universidad de Málaga.

Nubes. A Capela de Santa

Paisajes Preferentes. Galería

Fundación Antonio Gala

Mi primera vez. Convento de

María. Lugo.

Birimbao, Sevilla.

Córdoba.

la Merced. Ciudad Real. El

Estampa. La Fábrica, Madrid

Mecanismos Inconscientes

Carpio Diem. Fundacion

Camarote.

60 Años de Arte.

del Horizonte. La Fábrica,

Antonio Gala. El Carpio

2011

Contemporáneo en Córdoba,

Madrid.

Galería Casaborne I

Zona Maco. Feria de arte

Córdoba.

2015

Convocatoria de Arte

contemporáneo Galería Nina

2014

Art Madrid. La Fábrica

Contemporáneo .

Menocal.

Lo inalcanzable. Comisariado

(Madrid).

Convento de Santa Inés Blitz

2012

por Paco Pérez Valencia.

Paisajes en la retaguardia

Sevilla.

Mundos propios. Fundación

Palacio de Viana (Córdoba)

Valentín de Madariaga.

Málaga Crea, CAC Málaga.

Comisario. Sema D’Acosta.

2015

Sevilla.

Feria de arte Art & Breakfast.

ECCO. Cádiz.

Málaga.

156. Miguel Ángel Moreno Carretero


PREMIOS Y BECAS 2000

1º Premio de pintura la

2008

Premio Instituto Andaluz

Axerquía de Córdoba.

Premio Pepe Espaliú, Instituto

de la Juventud, La Axerquía,

Becado por la Fundación

Andaluz de la Juventud.

Córdoba.

Rodríguez Acosta de Granada

Córdoba.

2002

para la Beca de Paisaje.

2009

Becado por la Fundación

Beca por la comunidad Terra

Seleccionado para diseñar el

Marcelino Botín para el

de Sanxexo para la creación

Calendario y la imagen de

taller de escultura de Miquel

de “El museo de la Telleira”.

el CDAN (centro de Arte y

Navarro, Santander.

Beca de residencia en la

Naturaleza de Huesca).

2003

Fundación Antonio Gala.

2010

Becado por la Universidad

Córdoba 04/05.

Premio Córdoba Joven.

Internacional de Andalucía,

Accésit Motorota Para el

Categoría Arte. Instituto

Paisajes creativos en el cine

II Concurso de Pintura del

Andaluz de la juventud.

español contemporáneo,

Diario Marca.

Córdoba.

Manuel Lombardo.

Beca de Creación de la

2011

2004

Fundación de Artes Plásticas

Residencia CRIDA. Dirigido

Seleccionado en el premio

Rafael Botí (Diputación de

por Fernando Gómez de la

nacional de Artes Plásticas de

Córdoba).

Cuesta y Pau Walder. Palma

la Universidad de Sevilla.

2005

de Mallorca.

Finalista en la Bienal de

2013

Pintura CECO, Córdoba.

Bienal de Arte y Deporte,

Seleccionado en la Bienal

Diputación de Burgos.

“pintor Laxeiro” La Coruña.

Residencia en Centro Sierra.

Premio del Proyecto de Arte

Santa Ana la Real (Huelva)

Contemporáneo D-Mencia

Málaga Crea. CAC Málaga.

Doña Mencia (Córdoba).

2014

Premio de la I Convocatoria

Residencia en Línea de Costa.

de Arte Contemporáneo

ECCO, Cádiz.

de la Galería Casaborne (Antequera) Málaga. Finalista en el V Premio de Artes Plásticas Pepe Espaliú (Córdoba). 2006 Beca Córdoba Artes Nobles Ayuntamiento de Córdoba y Drive music.

Mecanismos inconscientes del horizonte. 157


DIRECCIÓN / GESTIÓN DE

COLECCIONES

PROYECTOS ARTISTICOS

Instituto Andaluz de la

Carpio Diem. Presentación de

Juventud.

la Fundación Antonio Gala en

Diputación de Burgos.

El Carpio 28-F.

Colección Premios Ángel.

16 Iconos Córdoba 2016.

Madrid.

codirigido con Carlota Álvarez

Colección del Centro de Arte

Basso.

y Naturaleza, Huesca, CDAN.

Noche Blanca del Flamenco

Colección de Arte

(Córdoba).

Contemporáneo de la

Cosmoarte. proyecto de Arte

Universidad de Granada.

y Poesía.

Fundación Provincial de Artes

Colección de Arte público

Plásticas Rafael Botí. Córdoba.

Scarpia (Ayuntamiento de El

Fundación Rodríguez Acosta

Carpio).

(Granada).

Scarpia (Jornadas de

Museo Provincial de Jaén.

intervención artística en el

Fundación Antonio Gala

espacio urbano y natural) El

(Córdoba).

Carpio (Córdoba).

Colección de Arte

Taller de Arte público de la

Contemporáneo de Doña

Universidad de Sevilla.

Mencía (Córdoba).

mamá quiero ser paisajista.

Ayuntamiento de Montoro.

Centro de Arte y naturaleza,

(Córdoba).

CDAN. Huesca.

Ayuntamiento de El Carpio

Trayectorias CDAN EEAA y

(Córdoba).

OO. Huesca. 16 Asas. (Proyecto para el fomento de nuevo coleccionismo).