__MAIN_TEXT__

Page 1

▶▶ No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento. ▶▶ Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. ▶▶ Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia. ▶▶ ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se destruye a sí mismo?

Material de obsequio. Prohibida la venta

El Camino de la Vida

Yeshúa, ¿quién era él y qué dijo? ¡Lea este libro y descúbralo usted mismo! Aquí se encuentran respuestas significativas a las interrogantes y a los problemas más profundos de la vida. Yeshúa dijo:

El Camino de la Vida


El Camino de la Vida


El Dios 

de Avraham, Yitzchak y Ya’acov anhela establecer una relación personal con usted mediante el Mesías Yeshúa. En el libro de Jeremías (31:31-34), el Señor prometió hacer un Nuevo Pacto con toda la casa de Israel: «Vienen días —afirma el Señor— en que haré un nuevo pacto con el pueblo de Israel […] Pondré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. […] Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados». Este libro, El camino de la vida, nos cuenta acerca de este Nuevo Pacto. Al final hay cuatro lecciones que le ayudarán a tomar el próximo paso para entender y desarrollar su relación con Dios.


El Camino de la Vida El Nuevo Testamento del cual hablaron los profetas


El texto bíblico se tomó de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI®, copyright © 1999 por la International Bible Society®. Usado con permiso; reservados todos los derechos en todo el mundo “Shalom: ¿Tiene paz con Dios?”, copyright © 2000 Or B’Aretz; y “Su vida en el Mesías”, copyright © 2002 Or B’Aretz. Usado con el permiso de la Or B’Aretz Imagen de la portada, copyright © Dreamstime.com Esta edición se publicó por primera vez en 2013 Publicado por MediaServe www.mediaserve.org


Contenido Prefacio: Shalom: ¿Tiene paz con Dios? vii

Nuevo Testamento Mateo (Mt) 1 Marcos (Mr) 49 Lucas (Lc) 79 Juan (Jn) 130 Hechos (Hch) 168 Romanos (Ro) 216 1 Corintios (1Co) 237 2 Corintios (2Co) 256 Gálatas (Gá) 269 Efesios (Ef) 276 Filipenses (Fil) 283 Colosenses (Col) 288 1 Tesalonicenses (1Ts) 293 2 Tesalonicenses (2Ts) 297

1 Timoteo (1Ti) 300 2 Timoteo (1Ti) 305 Tito (Tit) 309 Filemón (Flm) 312 Hebreos (Heb) 313 Santiago (Stg) 329 1 Pedro (1P) 334 2 Pedro (2P) 340 1 Juan (1Jn) 344 2 Juan (2Jn) 349 3 Juan (3Jn) 350 Judas (Jud) 351 Apocalipsis (Ap) 353

Su vida en el Mesías Primera lección: El comienzo 377 Segunda lección: Experimentar el amor de Dios 383 Tercera lección: La fuente de poder 389 Cuarta lección: Crecer en el Mesías 396


Prefacio

Shalom: ¿Tiene paz con Dios? Las siguientes leyes explican cómo es posible conocer al Dios de Avraham, Yitzchak y Ya’acov. El mismo Dios nos ha provisto la manera de hacerlo mediante las Sagradas Escrituras1.

Primera ley El Dios de Avraham, Yitzchak y Ya’acov le ama. Le creó con un propósito específico: conocerle de una manera íntima y entrañable y disfrutar su paz para siempre. El amor de Dios

Tú, Señor, eres bueno y perdonador; grande es tu amor por todos los que te invocan… Porque grande es tu amor por mí: me has librado de caer en el sepulcro […] Pero tú, Señor, eres Dios clemente y compasivo, lento para la ira, y grande en amor y verdad (Salmo 86:5,13,15).

Paz con Dios

«Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza» (Jeremías 29:11).

¿Por qué son tan pocos los que experimentan este amor, gozo y paz de Dios mediante una relación personal con él? Porque…

1

Las citas en esta sección son del Tenach y se recomienda leer los versículos en su contexto.

vii


viii

Prefacio

Segunda ley El hombre es pecador y está separado de Dios. Por lo tanto, no puede experimentar el amor de Dios ni entablar una relación personal con él. El hombre es pecador

«No hay en la tierra nadie tan justo que haga el bien y nunca peque» ­(Eclesiastés 7:20). Fuimos creados para tener compañerismo con Dios, pero debido a la terquedad de nuestra voluntad, escogimos ir por nuestro camino independiente y por consecuencia se quebrantó el compañerismo con Dios. Esta voluntad propia que se caracteriza por tener una actitud de rebelión activa o una indiferencia pasiva para con Dios, es lo que la Biblia llama pecado.

El pecado nos separa de Dios

«La mano del Señor no es corta para salvar, ni es sordo su oído para oír. Son las iniquidades de ustedes las que los separan de su Dios. Son estos pecados los que lo llevan a ocultar su rostro para no escuchar» (Isaías 59:1). Dios santo

Hombre pecaminoso

Dios es santo y nosotros somos pecadores. Este diagrama ilustra el gran abismo que nos separa de Dios. Las flechas ilustran que continuamente estamos procurando alcanzar a Dios y la vida abundante mediante nuestros esfuerzos, tales como guardar los mandamientos, vivir una buena vida moral, o mediante la filosofía o religión. Sin embargo, esto no es adecuado para vencer el abismo que nos separa de Dios.

No podemos depender de las buenas obras para tender un puente sobre el abismo.

«Todos somos como gente impura; todos nuestros actos de justicia son como trapos de inmundicia. Todos nos marchitamos como hojas: nuestras iniquidades nos arrastran como el viento» (Isaías 64:6).

La tercera ley explica que la única manera de cruzar este abismo es…


Shalom: ¿Tiene paz con Dios? ix

Tercera ley La sangre redentora del Mesías es la única provisión de Dios para solucionar el problema de nuestro pecado. Solo por medio del sacrificio del Mesías podemos experimentar una relación personal con Dios y una vida apacible y plena. La sangre redentora es la única manera de conocer a Dios ahora y siempre

«Porque la vida de toda criatura está en la sangre. Yo mismo se la he dado a ustedes sobre el altar, para que hagan propiciación por ustedes mismos, ya que la propiciación se hace por medio de la sangre» (Levítico 17:11). La sangre redentora fue rociada sobre el altar del templo. Ya hace más de 2.000 años que no existen el templo, el altar ni el sacerdocio. Sin embargo, Dios no ha cambiado el principio de la expiación por sangre. Desde la destrucción del templo él suplió la sangre del sacrificio de otra fuente. Una que los sacrificios del templo simbolizaron y profetizaron (Zacarías 13:11).

La sangre redentora del Mesías es lo que Dios nos proveyó para acercarnos a él

«Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados. Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio camino, pero el Señor hizo recaer sobre él la iniquidad de todos nosotros» (Isaías 53:5-6).

Dios

Hombre 1

Este diagrama ilustra el puente que Dios ha hecho sobre el abismo que nos separa de él al enviar el Mesías, el cordero de Dios, para morir en nuestro lugar y para pagar las deudas de nuestras pecados. El Mesías llevó en sí las consecuencias que nosotros merecíamos. Mediante su muerte el Mesías nos dio «paz con Dios».

En aquel día se abrirá una fuente para lavar del pecado y de la impureza a la casa real de David y a los habitantes de Jerusalén (Zacarías 13:1).


x

Prefacio

Identificar al Mesías de Dios

El Tenach profetizó la redención del Mesías para poder identificarle. • Del linaje de la casa de David (Jeremías 23:5-61). • Nacido en Belén (Miqueas 5:22). • Una naturaleza y carácter sobrenatural (Isaías 9:5-63). • Lo ejecutaron aunque era inocente y nunca hizo nada malo (Isaías 53:9-104). • Resucitó de entre los muertos (Isaías 53:125, Salmo 16:106). • Él vendrá antes de la destrucción del segundo templo que fue destruido en el año 70 (Daniel 9:267). Hay solo un hombre que cumple con todas estas profecías…

Yeshúa de Nazaret es el Mesías de Dios

Todas estas profecías y más se cumplieron en la vida de Yeshúa. Esto no puede ser una coincidencia ni el resultado de un esfuerzo humano para cumplirlas.

Vienen días —afirma el Señor—, en que de la simiente de David haré surgir un vástago justo; él reinará con sabiduría en el país, y practicará el derecho y la justicia. En esos días Judá será salvada, Israel morará seguro. Y éste es el nombre que se le dará: “El Señor es nuestra salvación” (Jeremías 23:5-6).

1

2

Los creó hombre y mujer, y los bendijo. El día que fueron creados los llamó «seres humanos» (Miqueas 5:2).

3

Todas las botas guerreras que resonaron en la batalla, —y toda la ropa teñida en sangre serán arrojadas al fuego, serán consumidas por las llamas. Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; —la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres: — Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz (Isaías 9:5-6).

4

Se le asignó un sepulcro con los malvados, y murió entre los malhechores, —aunque nunca cometió violencia alguna, ni hubo engaño en su boca. Pero el Señor quiso quebrantarlo y hacerlo sufrir, y como él ofreció su vida en expiación, —verá su descendencia y prolongará sus días, y llevará a cabo la voluntad del Señor (Isaías 53:9-10). Por lo tanto, le daré un puesto entre los grandes, y repartirá el botín con los fuertes, —porque derramó su vida hasta la muerte, y fue contado entre los transgresores. —Cargó con el pecado de muchos, e intercedió por los pecadores (Isaías 53:12).

5

6

No dejarás que mi vida termine en el sepulcro; no permitirás que sufra corrupción tu siervo fiel (Salmo 16:10).

7

Después de las sesenta y dos semanas, se le quitará la vida al príncipe elegido. Éste se quedará sin ciudad y sin santuario, porque un futuro gobernante los destruirá. El fin vendrá como una inundación, y la destrucción no cesará hasta que termine la guerra (Daniel 9:26).


Shalom: ¿Tiene paz con Dios? xi

Yeshúa afirmó (aunque indirectamente) ser el Mesías al declarar: «No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a a­ nularlos sino a darles cumplimiento» (Mateo 5:171, página 6). La resurrección de Yeshúa comprobó que Dios había aceptado la sangre ­derramada como expiación y que esta expiación era válida. «Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras, y que se apareció a Cefas, y luego a los doce» (1 Corintios 15:3-6, página 252).

Sin embargo, estar consciente de estos tres hechos no es suficiente. No basta saber que Yeshúa de Nazaret es el Mesías de Dios…

Cuarta ley Al igual que los hijos de Israel confiaron en los sacrificios expiatorios (Levítico 16:212), nosotros debemos confiar personalmente en la expiación de Yeshúa, el Mesías, de modo que experimentemos el amor de Dios y una relación íntima y personal con él. Debemos expresar nuestra confianza en el Mesías al recibir a Yeshúa personalmente.

«Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios» (Juan 1:12, página 130).

Recibimos a Yeshúa a través de la fe

«Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede 1

Esto y las citas que aparecen a continuación se tomaron del Nuevo Testamento que describe el Nuevo Pacto que Dios prometió hacer con el hombre de acuerdo a Jeremías el profeta (Jeremías 31:31-34).

2

Y le impondrá las manos sobre la cabeza. Confesará entonces todas las iniquidades y transgresiones de los israelitas, cualesquiera que hayan sido sus pecados. Así el macho cabrío cargará con ellos, y será enviado al desierto por medio de un hombre designado para esto (Levítico 16:21).


xii

Prefacio

de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte» (Efesios 2:8-9, página 277).

¿Cómo recibimos a Yeshúa como nuestro Mesías? Él nos llama a recibirle personalmente.

(Habla Yeshúa) «Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo». (Apocalipsis 3:20, página 357). Recibir al Mesías, Yeshúa, significa volverse a Dios (arrepentimiento) y confiar en que Yeshúa el Mesías venga a nuestras vidas para perdonar nuestros pecados y restaurar la relación rota entre nosotros y Dios. Entonces Dios nos cambia y nos transforma haciéndonos la clase de persona que él quiere que seamos. Recibimos a Yeshúa el Mesías por fe; esto es un acto de la voluntad. Hay personas que creen que los judíos que reciben al Mesías dejan de ser judíos. Esto no es cierto. Esta persona no es menos judía que antes; por el contrario, es una persona que siendo judía se dedica al Mesías.

   

Estos dos círculos representan dos clases de vida: Vida autodirigida: Yo: El ego está en el trono

Yo

M: El Mesías está fuera de la vida

M

Este círculo representa una vida cuya relación con Dios esta cortada. Una vida así está bajo el juicio de Dios

La vida que Yeshúa dirige:

M Yo

M: El Mesías está en el trono dentro de la vida de la persona Yo: El ego escucha al Mesías y se somete a él. Este círculo representa la persona que recibió el perdón de Dios y está dispuesta a someterse a obedecer a Yeshúa, el Mesías


Shalom: ¿Tiene paz con Dios? xiii

¿Cuál es el círculo que mejor representa su vida? ¿Cuál de estos círculos a usted le gustaría que representara su vida? Ahora mismo usted puede recibir a Yeshúa, el Mesías, mediante la oración. Dios conoce el corazón de usted y está más interesado en la intención de su corazón que en las palabras que usted emplee. La siguiente oración es una sugerencia:

«Dios de Avraham, Yitzchak y Ya’acov, he pecado y necesito tu perdón. Doy gracias porque la sangre redentora de Yeshúa quitó mis pecados. Abro la puerta de mi corazón y recibo a Yeshúa, el Mesías, como mi Salvador y Señor. Gracias por perdonar mis pecados y darme la vida eterna. Te ruego que entres en mi vida y tomes el control. Hazme una persona “conforme a tu corazón”». ¿Expresa esta oración el deseo de su corazón? Si es así, ahora mismo ore esta oración y Yeshúa el Mesías vendrá a su corazón, tal y como lo prometió. Este artículo es una versión de “Las cuatro leyes espirituales” por Bill Bright.


ServNTnvi.indd 1

Evangelio según Mateo Genealogía de Jesucristo 1:1-17 – Lc 3:23-38 / 1:7-11 – 1Cr 3:10-17

1 

Tabla genealógica de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham:

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

Abraham fue el padre de Isaac; Isaac, padre de Jacob; Jacob, padre de Judá y de sus hermanos; Judá, padre de Fares y de Zera, cuya madre fue Tamar; Fares, padre de Jezrón; Jezrón, padre de Aram; Aram, padre de Aminadab; Aminadab, padre de Naasón; Naasón, padre de Salmón; Salmón, padre de Booz, cuya madre fue Rajab; Booz, padre de Obed, cuya madre fue Rut; Obed, padre de Isaí; e Isaí, padre del rey David. David fue el padre de Salomón, cuya madre había sido la esposa de Urías; Salomón, padre de Roboán; Roboán, padre de Abías; Abías, padre de Asá; Asá, padre de Josafat; Josafat, padre de Jorán; Jorán, padre de Uzías; Uzías, padre de Jotán; Jotán, padre de Acaz; Acaz, padre de Ezequías; Ezequías, padre de Manasés; Manasés, padre de Amón; Amón, padre de Josías; y Josías, padre de Jeconías y de sus

12

13

14

15

16

hermanos en tiempos de la deportación a Babilonia. Después de la deportación a Babilonia, Jeconías fue el padre de Salatiel; Salatiel, padre de Zorobabel; Zorobabel, padre de Abiud; Abiud, padre de Eliaquín; Eliaquín, padre de Azor; Azor, padre de Sadoc; Sadoc, padre de Aquín; Aquín, padre de Eliud; Eliud, padre de Eleazar; Eleazar, padre de Matán; Matán, padre de Jacob; y Jacob fue padre de José, que fue el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.

17 Así que hubo en total catorce generaciones desde Abraham hasta David, catorce desde David hasta la deportación a Babilonia, y catorce desde la deportación hasta el Cristo.

Nacimiento de Jesucristo 18 El nacimiento de Jesús, el Cristo, fue así: Su madre, María, estaba comprometida para casarse con José, pero antes de unirse a él, resultó que estaba encinta por obra del Espíritu Santo. 19 Como José, su esposo, era un hombre justo y no quería exponerla a vergüenza pública, resolvió divorciarse de ella en secreto. 20 Pero cuando él estaba considerando hacerlo, se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: «José, hijo de

6/15/2009 7:59:45 PM


ServNTnvi.indd 2



Mateo 2

David, no temas recibir a María por esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. 21Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.» 22 Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: 23«La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel» (que significa «Dios con nosotros»). 24 Cuando José se despertó, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado y recibió a María por esposa. 25Pero no tuvo relaciones conyugales con ella hasta que dio a luz un hijo, a quien le puso por nombre Jesús. Visita de los sabios Después de que Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos sabios procedentes del Oriente. 2 —¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? —preguntaron—. Vimos levantarse su estrella y hemos venido a adorarlo. 3 Cuando lo oyó el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él. 4Así que convocó de entre el pueblo a todos los jefes de los sacerdotes y maestros de la ley, y les preguntó dónde había de nacer el Cristo. 5 —En Belén de Judea —le respondieron—, porque esto es lo que ha escrito el profeta:

2 

6

»“Pero tú, Belén, en la tierra de Judá, de ninguna manera eres la menor entre los principales de Judá;

porque de ti saldrá un príncipe que será el pastor de mi pueblo Israel.” 7 Luego Herodes llamó en secreto a los sabios y se enteró por ellos del tiempo exacto en que había aparecido la estrella. 8Los envió a Belén y les dijo: —Vayan e infórmense bien de ese niño y, tan pronto como lo encuentren, avísenme para que yo también vaya y lo adore. 9 Después de oír al rey, siguieron su camino, y sucedió que la estrella que habían visto levantarse iba delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. 10Al ver la estrella, se llenaron de alegría. 11Cuando llegaron a la casa, vieron al niño con María, su madre; y postrándose lo adoraron. Abrieron sus cofres y le presentaron como regalos oro, incienso y mirra. 12 Entonces, advertidos en sueños de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

La huida a Egipto 13 Cuando ya se habían ido, un ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.» 14 Así que se levantó cuando todavía era de noche, tomó al niño y a su madre, y partió para Egipto, 15donde permaneció hasta la muerte de Herodes. De este modo se cumplió lo que el Señor había dicho por medio del profeta: «De Egipto llamé a mi hijo.»

6/15/2009 7:59:45 PM


ServNTnvi.indd 3

Mateo 3 

Cuando Herodes se dio cuenta de 3Juan era aquel de quien había escrito el que los sabios se habían burlado de él, profeta Isaías: se enfureció y mandó matar a todos los «Voz de uno que grita en el desierto: niños menores de dos años en Belén “Preparen el camino para el Señor, y en sus alrededores, de acuerdo con háganle sendas derechas.”» el tiempo que había averiguado de los 4 sabios. 17Entonces se cumplió lo dicho La ropa de Juan estaba hecha de pelo por el profeta Jeremías: de camello. Llevaba puesto un cinturón 18 de cuero y se alimentaba de langostas y «Se oye un grito en Ramá, miel silvestre. 5Acudía a él la gente de llanto y gran lamentación; Jerusalén, de toda Judea y de toda la es Raquel, que llora por sus hijos región del Jordán. 6Cuando confesaban y no quiere ser consolada; sus pecados, él los bautizaba en el río ¡sus hijos ya no existen!» Jordán. 7 Pero al ver que muchos fariseos y El regreso a Nazaret 19 Después de que murió Herodes, un saduceos llegaban adonde él estaba ángel del Señor se le apareció en sueños bautizando, les advirtió: «¡Camada de a José en Egipto 20y le dijo: «Levántate, víboras! ¿Quién les dijo que podrán toma al niño y a su madre, y vete a la escapar del castigo que se acerca? 8Protierra de Israel, que ya murieron los duzcan frutos que demuestren arreque amenazaban con quitarle la vida pentimiento. 9No piensen que podrán al niño.» alegar: “Tenemos a Abraham por pa21 Así que se levantó José, tomó al dre.” Porque les digo que aun de estas niño y a su madre, y regresó a la tierra piedras Dios es capaz de darle hijos a de Israel. 22Pero al oír que Arquelao rei- Abraham. 10El hacha ya está puesta a naba en Judea en lugar de su padre He- la raíz de los árboles, y todo árbol que rodes, tuvo miedo de ir allá. Advertido no produzca buen fruto será cortado y por Dios en sueños, se retiró al distrito arrojado al fuego. de Galilea, 23y fue a vivir en un pueblo 11 »Yo los bautizo a ustedes con agua llamado Nazaret. Con esto se cumplió para que se arrepientan. Pero el que lo dicho por los profetas: «Lo llamarán viene después de mí es más poderoso nazareno.» que yo, y ni siquiera merezco llevarle las sandalias. Él los bautizará con el Juan el Bautista prepara el camino Espíritu Santo y con fuego. 12Tiene el 3:1-12 – Mr 1:3-8; Lc 3:2-17 En aquellos días se presentó Juan el rastrillo en la mano y limpiará su era, Bautista predicando en el desierto recogiendo el trigo en su granero; la de Judea. 2Decía: «Arrepiéntanse, por- paja, en cambio, la quemará con fuego que el reino de los cielos está cerca.» que nunca se apagará.» 16

3 

6/15/2009 7:59:45 PM


374

Apocalipsis 21

está la morada de Dios! Él acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios. 4Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir.» 5 El que estaba sentado en el trono dijo: «¡Yo hago nuevas todas las cosas!» Y añadió: «Escribe, porque estas palabras son verdaderas y dignas de confianza.» 6 También me dijo: «Ya todo está hecho. Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. Al que tenga sed le daré a beber gratuitamente de la fuente del agua de la vida. 7El que salga vencedor heredará todo esto, y yo seré su Dios y él será mi hijo. 8Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican artes mágicas, los idólatras y todos los mentirosos recibirán como herencia el lago de fuego y azufre. Ésta es la segunda muerte.» 9 Se acercó uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas con las últimas siete plagas. Me habló así: «Ven, que te voy a presentar a la novia, la esposa del Cordero.» 10Me llevó en el Espíritu a una montaña grande y elevada, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, procedente de Dios. 11 Resplandecía con la gloria de Dios, y su brillo era como el de una piedra preciosa, semejante a una piedra de jaspe transparente. 12Tenía una muralla grande y alta, y doce puertas custodiadas por doce ángeles, en las que estaban escritos los nombres de las doce tribus de Israel.

ServNTnvi.indd 374

Tres puertas daban al este, tres al norte, tres al sur y tres al oeste. 14La muralla de la ciudad tenía doce cimientos, en los que estaban los nombres de los doce apóstoles del Cordero. 15 El ángel que hablaba conmigo llevaba una caña de oro para medir la ciudad, sus puertas y su muralla. 16La ciudad era cuadrada; medía lo mismo de largo que de ancho. El ángel midió la ciudad con la caña, y tenía dos mil doscientos kilómetros: su longitud, su anchura y su altura eran iguales. 17 Midió también la muralla, y tenía sesenta y cinco metros, según las medidas humanas que el ángel empleaba. 18 La muralla estaba hecha de jaspe, y la ciudad era de oro puro, semejante a cristal pulido. 19Los cimientos de la muralla de la ciudad estaban decorados con toda clase de piedras preciosas: el primero con jaspe, el segundo con zafiro, el tercero con ágata, el cuarto con esmeralda, 20el quinto con ónice, el sexto con cornalina, el séptimo con crisólito, el octavo con berilo, el noveno con topacio, el décimo con crisoprasa, el undécimo con jacinto y el duodécimo con amatista. 21Las doce puertas eran doce perlas, y cada puerta estaba hecha de una sola perla. La calle principal de la ciudad era de oro puro, como cristal transparente. 22 No vi ningún templo en la ciudad, porque el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero son su templo. 23La ciudad no necesita ni sol ni luna que la alumbren, porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. 24Las naciones caminarán a la luz de la ciudad, y los re-

13

6/15/2009 8:00:09 PM


ServNTnvi.indd 375

Apocalipsis 22

375

yes de la tierra le entregarán sus espléndidas riquezas. 25Sus puertas estarán abiertas todo el día, pues allí no habrá noche. 26Y llevarán a ella todas las riquezas y el honor de las naciones. 27Nunca entrará en ella nada impuro, ni los idólatras ni los farsantes, sino sólo aquellos que tienen su nombre escrito en el libro de la vida, el libro del Cordero.

tré para adorar al ángel que me había estado mostrando todo esto. 9Pero él me dijo: «¡No, cuidado! Soy un siervo como tú, como tus hermanos los profetas y como todos los que cumplen las palabras de este libro. ¡Adora sólo a Dios!» 10 También me dijo: «No guardes en secreto las palabras del mensaje profético de este libro, porque el tiempo de El río de vida su cumplimiento está cerca. 11Deja que Luego el ángel me mostró un el malo siga haciendo el mal y que el vil río de agua de vida, claro como siga envileciéndose; deja que el justo el cristal, que salía del trono de Dios y siga practicando la justicia y que el sandel Cordero, 2y corría por el centro de la to siga santificándose.» calle principal de la ciudad. A cada lado 12 «¡Miren que vengo pronto! Traigo del río estaba el árbol de la vida, que proconmigo mi recompensa, y le pagaré a duce doce cosechas al año, una por mes; 13 y las hojas del árbol son para la salud de cada uno según lo que haya hecho. Yo las naciones. 3Ya no habrá maldición. El soy el Alfa y la Omega, el Primero y el trono de Dios y del Cordero estará en la Último, el Principio y el Fin. 14 »Dichosos los que lavan sus ropas ciudad. Sus siervos lo adorarán; 4lo verán cara a cara, y llevarán su nombre en para tener derecho al árbol de la vida y la frente. 5Ya no habrá noche; no nece- para poder entrar por las puertas de la 15 sitarán luz de lámpara ni de sol, porque ciudad. Pero afuera se quedarán los peel Señor Dios los alumbrará. Y reinarán rros, los que practican las artes mágicas, los que cometen inmoralidades sexuapor los siglos de los siglos. 6 El ángel me dijo: «Estas palabras son les, los asesinos, los idólatras y todos los verdaderas y dignas de confianza. El que aman y practican la mentira. 16 »Yo, Jesús, he enviado a mi ángel Señor, el Dios que inspira a los profetas, ha enviado a su ángel para mostrar a para darles a ustedes testimonio de estas sus siervos lo que tiene que suceder sin cosas que conciernen a las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, demora.» la brillante estrella de la mañana.» Cristo viene pronto 17 El Espíritu y la novia dicen: «¡Ven!»; 7 «¡Miren que vengo pronto! Dichoso y el que escuche diga: «¡Ven!» El que el que cumple las palabras del mensaje tenga sed, venga; y el que quiera, tome profético de este libro.» gratuitamente del agua de la vida. 8 Yo, Juan, soy el que vio y oyó todas 18 A todo el que escuche las palabras estas cosas. Y cuando lo vi y oí, me pos-

22 

6/15/2009 8:00:09 PM


376

Apocalipsis 22

del mensaje profético de este libro le la ciudad santa, descritos en este libro. 20 advierto esto: Si alguno le añade algo, El que da testimonio de estas cosas, Dios le añadirá a él las plagas descritas dice: «Sí, vengo pronto.» 19 en este libro. Y si alguno quita palaAmén. ¡Ven, Señor Jesús! 21 bras de este libro de profecía, Dios le Que la gracia del Señor Jesús sea con quitará su parte del árbol de la vida y de todos. Amén.

ServNTnvi.indd 376

6/15/2009 8:00:09 PM


Su vida con el Mesías Primera lección

El comienzo Es posible que conocer a Yeshúa HaMashiach llegue a ser la relación más emocionante que usted pueda lograr. Es el comienzo de una vida de aventuras con un Dios que es todo amor y todo poderoso. La sección Shalom: ¿Tiene usted paz con Dios? (véase el Prefacio) explica concisamente todo lo que necesita saber una persona para comenzar una relación con el Mesías. Un breve repaso de esto le ayudará a comprender algunos principios para crecer en su nueva relación con el Mesías. Primera ley: El Dios de Avraham, Yitzchak y Ya’acov le ama. Le creó con un propósito específico: conocerle de una manera íntima y entrañable y disfrutar su paz para siempre. Este cambio sucede de acuerdo con la ley que se describe en el Prefacio. Segunda ley: El hombre es pecador y está separado de Dios. Por eso no puede disfrutar el amor de Dios ni lograr tener una relación personal con él. Tercera ley: La redención mediante el Mesías es la única provisión que Dios ha hecho para solucionar el problema del pecado del hombre. Solo a través del sacrificio del Mesías podemos experimentar una relación personal con Dios y una vida plena que nos satisface. Cuarta ley: Al igual que los Hijos de Israel confiaron en los sacrificios expiatorios (Levítico 16:211), nosotros debemos confiar personalmente en la expiación de Yeshúa, el Mesías, de modo que experimentemos el amor de Dios y una relación íntima y personal con él. Este cambio sucede de acuerdo con la ley que se describe en el Prefacio. 1

Y le impondrá las manos sobre la cabeza. Confesará entonces todas las iniquidades y transgresiones de los israelitas, cualesquiera que hayan sido sus pecados. Así el macho cabrío cargará con ellos, y será enviado al desierto por medio de un hombre designado para esto (Levítico 16:21).

377


378

Su vida con el Mesías

Pregunta clave: ¿Cómo una persona que ya recibió al Mesías puede saber con certeza que pasará la eternidad con Dios? Usted sí puede saber que tiene una relación personal y segura con Dios.

Primera Parte:

Confianza en su relación con el Mesías Usted puede tener una confianza inquebrantable en su relación íntima con Yeshúa porque Dios le ha perdonado y aceptado por completo. Solamente por la sangre expiatoria del Mesías es posible experimentar el amor de Dios y tener una relación personal con él. Lea Efesios 2:8, 9 (página 277). Tres palabras importantes en estos versículos explican por qué Dios nos acepta: Gracia: Favor inmerecido, un don no merecido. ¿Qué función juega la gracia al establecer su relación con Dios? (Usted no merecía su relación ni tampoco la ganó mediante buenas obras. Por el contrario, este es un regalo de Dios que usted aceptó cuando recibió al Mesías.) Salvos: Rescatado, liberado del desastre. ¿Qué significa este versículo que dice que usted es «salvo»? ¿De qué lo rescataron? (Romanos 6:23 (página 223) dice que el resultado final del pecado es la muerte. Cuando usted aceptó la muerte del Mesías como el pago por su pecado, a usted lo rescataron de la condenación eterna, de tener que pagar la penalidad por su pecado.) Fe: Creencia, confianza, entrega de la mente, actitud, acción. ¿Qué tiene que ver la fe con recibir a Yeshúa? (Fe es creer o confiar en Dios y en su Palabra. Cuando usted recibió al Mesías, puso su confianza en Yeshúa y en su muerte expiatoria por los pecados de


Primera lección 379

usted. En lugar de creer en su propia habilidad para ganarse el favor de Dios, ahora confíe en que ya se reconcilió con Dios mediante el sacrificio del Mesías por usted.) Pregunta clave: Imagínese que usted estuviera parado frente a Dios y él le preguntara: «¿Por qué debo dejarte entrar en el cielo?» ¿Qué le diría usted?

Segunda parte:

Comprensión de su relación con el Mesías Hay muchas cosas emocionantes que son ciertas en su relación con Yeshúa. Comprender estas verdades lo ayudará a construir un firme fundamento sobre el cual desarrollarse. 1. El Mesías perdonó sus pecados.

Lea Efesios 1:7 (página 276). Cuando usted confió en que el Mesías le perdonaría todos sus pecados, estos quedaron perdonados… los pasados, los presentes y los futuros. ¿Qué diferencia hace saber que todos sus pecados están perdonados?

2. El Mesías le dio entrada a la familia de Dios.

Lea Juan 1:11,12,13 (página 130). ¿Qué sucedió para que usted se convirtiera en un hijo de Dios? (Usted recibió al Mesías. Usted confió en él para que lo salvara.)

3. El Mesías vino a su vida y nunca lo dejará.

Lea Apocalipsis 3:20 (página 357). ¿Dónde está el Mesías ahora mismo en relación a usted? (En su vida). Lea Juan 6:37 (página 140). ¿Bajo qué circunstancias lo abandonaría Yeshúa? (Ninguna). De acuerdo a esto, ¿cuántas veces es necesario pedir que Yeshúa venga a su corazón? (Solo una vez.)


380

Su vida con el Mesías

4. El Mesías le dio una nueva vida.

Lea 2 Corintios 5:17 (página 260). Cuando usted confió en Yeshúa para que fuera su salvador y Señor, comenzó una nueva vida espiritual. A medida que poco a poco usted se desarrolla en él, Dios comenzará a producir muchas nuevas cualidades en usted.

5. El Mesías le dio la vida eterna.

Lea 1 Juan 5:11-13 (página 348). ¿En quién se halla la vida eterna? (En el Hijo de Dios.) ¿Quién tiene la vida eterna? (Quienquiera que tenga al Hijo de Dios.) ¿Tiene usted vida eterna? ¿Cuándo comenzó la vida eterna en usted? Pregunta clave: Si usted fuera a morir esta noche, ¿cuán seguro estaría de pasar la eternidad con Dios? (Haga un círculo alrededor de uno de estos números.) 0% —— 25% —— 50% —— 75% —— 100% Resumen: Estos beneficios maravillosos se basan por completo en Yeshúa HaMashiach. No se puede ganar ninguno de ellos. Usted los recibió en el mismo momento en que puso su fe en el Mesías. ¿Cuál de estas cinco verdades es ahora especialmente significativa para usted? ¿Por qué?

Tercera parte:

Lidiar con las dudas en su relación con el Mesías Aunque los sentimientos son importantes, su relación con el Mesías no se basa en sentimientos variables y evanescentes sino en hechos permanentes. Las dudas, preguntas y emociones variadas son partes comunes de la vida de


Primera lección 381

cada persona, pero son medidas poco confiables de la relación de cualquiera con el Mesías. El creyente vive por fe en la confianza en Dios y en su Palabra. Este diagrama de un camión ilustra la relación entre el hecho (Dios y su Palabra), la fe (su confianza en Dios y su Palabra) y los sentimientos.

Los SENTIMIENTOS

La FE El HECHO

El camión caminará con o sin el remolque. Sin embargo, sería inútil intentar halar el camión por el remolque. De la misma manera, usted no debe depender de los sentimientos. La promesa de la Palabra de Dios, y no sus sentimientos, es su autoridad. Pero, ¿qué si mañana usted no se sintiera como un creyente? Ponga su fe en la fidelidad del mismo Dios y en la confianza de su Palabra. Mientras más aprenda de su Palabra, más capaz será de contestar cualquier duda con hechos sólidos. Sus sentimientos comenzarán a responder a la veracidad de la Palabra de Dios y no a las circunstancias.

Cuarta parte:

Crecer en su relación con el Mesías Ya que usted… …Por fe aceptó el hecho de que el Mesías le redimió de sus pecados, …Comprendió la base de su relación con Dios, …Aprendió las cinco verdades acerca de su relación con Dios, ahora puede confiar en que tiene una relación permanente e íntima con Yeshúa el Mesías.


382

Su vida con el Mesías

Durante esta semana comience a incorporar estas verdades en su vida a medida que crece en el Mesías: • Dios perdonó sus pecados: Colosenses 1:13,14 (página 288); Colosenses 2:13,14 (página 290); Hebreos 10:15-18 (página 322) Salmo 103:10-121; Miqueas 7:18,192. • Ahora usted es un hijo de Dios: Juan 1:11-13 (página 130); Romanos 8:15 (página 225); 1 Juan 3:1 (página 346). • Yeshúa mora en su corazón: Apocalipsis 3:20 (página 357); Gálatas 2:20 (página 271). • Usted tiene una nueva vida: 2 Corintios 5:17 (página 260); Efesios 2:4,5 (página 277). • Usted tiene vida eterna: 1 Juan 5:11-13 (página 348); Juan 5:24 (página 137); Juan 10:27-29 (página 148). Tome una verdad cada día y reflexione en ella. Lea los versículos que acompañan cada verdad. Dé gracias a Dios porque ahora esto es una realidad en usted. Conocer estas verdades esenciales es crítico para su crecimiento en el Mesías. Esta semana háblele a alguien acerca de su fe en Yeshúa. Pregunta clave: ¿Qué sucede cuando luchamos y nos quedamos cortos en nuestro esfuerzo para vivir la vida del creyente?

1

No nos trata conforme a nuestros pecados ni nos paga según nuestras maldades. Tan grande es su amor por los que le temen como alto es el cielo sobre la tierra. Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones como lejos del oriente está el occidente (Salmo 103:10-12).

2

¿Qué Dios hay como tú, que perdone la maldad y pase por alto el delito del remanente de su pueblo? No siempre estarás airado, porque tu mayor placer es amar. Vuelve a compadecerte de nosotros. Pon tu pie sobre nuestras maldades y arroja al fondo del mar todos nuestros pecados (Miqueas 7:18,19).


Su vida con el Mesías Segunda lección

Experimentar el amor de Dios Su relación con Dios es segura porque mediante el Mesías Dios lo perdona y lo acepta. Además de brindarle esta relación segura, Dios también desea que usted camine muy cerca a él y se comunique con él todos los días. Esto se llama compañerismo. Cuando decidimos pecar, nuestra relación (nuestra posición como hijos de Dios) no se afecta, pero se interrumpe nuestro compañerismo. Ejemplo de Padre-hijo: Su relación con su padre terrenal es permanente. No importa lo que usted haga, siempre será Su hijo. Pero imagine que usted se rebele contra su padre y airado se vaya de la casa a pesar de sus esfuerzos por reconciliar sus quejas. ¿Seguirá siendo hijo/a de su padre? (Sí) ¿Qué pasaría con su compañerismo? (Se interrumpirá.) Compare su relación con Dios con su compañerismo con Dios.

Su relación con Dios:

Comenzó cuando usted recibió a Yeshúa en su corazón (Juan 1:11,12, página 130). Es permanente (1 Pedro 1:3,4, página 334). Dios la mantiene (Juan 10:27-29, página 148). Nunca cambia (Hebreos 13:5, página 327).

Su compañerismo con Dios:

Comenzó cuando usted recibió a Yeshúa en su corazón (Colosenses 2:6, página 289). 383


384

Su vida con el Mesías

Se puede impedir (Salmo 32:3-51). Nosotros, en parte, la mantenemos (1 Juan 1:9, página 344). Cambia cuando pecamos (Salmo 66:182). Aunque todos los creyentes tenemos una relación con Dios, no todos los creyentes experimentamos compañerismo con él. ¿Cómo podemos experimentar un compañerismo constante con Dios?

Primera Parte:

La necesidad del amor y el perdón de Dios El pecado nos impide experimentar el amor de Dios. Pero muchas personas están confundidas en cuanto a lo que significa o no el pecado. ¿Qué es el pecado?

Es más que hacer trampas, mentir, una conducta inmoral, etc. Estas acciones solo son los resultados de una actitud de pecado. Una simple definición de pecado es esta: hacer lo que queremos en lugar de lo que Dios quiere en cuanto a las acciones y a las actitudes.

¿Cuáles son los resultados del pecado?

Para los incrédulos (una persona que no ha confiado en el Mesías), (véase la página viii), el pecado le impide tener una relación con Dios. Lea Efesios 2:1-3 (página 277).

¿Qué de las personas que procuran alcanzar a Dios mediante una vida buena y moral? ¿Están separadas de Dios? ¿Por qué o por qué no? (Véase la 1

Mientras guardé silencio, mis huesos se fueron consumiendo por mi gemir de todo el día. Mi fuerza se fue debilitando como al calor del verano, —porque día y noche tu mano pesaba sobre mí. Pero te confesé mi pecado, y no te oculté mi maldad. —Me dije: «Voy a confesar mis transgresiones al Señor», y tú perdonaste mi maldad y mi pecado (Salmo 32:3-5).

2

Si en mi corazón hubiera yo abrigado maldad, el Señor no me habría escuchado (Salmo 66:18).


Segunda lección 385

página viii). No podemos llegar a Dios viviendo una vida moralmente buena porque el pecado nos separa de Dios. Solo Yeshúa cubre esta brecha.) Para los creyentes, el pecado impide el compañerismo con Dios. Lea 1 Juan 1:6-8 (página 344). Resumen: Todos nosotros pecamos. Por lo tanto, necesitamos experimentar el perdón de Dios por nuestras actitudes y acciones.

Segunda parte:

Las bases para el amor y el perdón de Dios La muerte del Mesías es la base para el perdón que nos proporciona una relación con Dios. Su muerte también es la base para el perdón en nuestro diario compañerismo con Dios.

Lea 1 Pedro 3:18 (página 337).

Lea Colosenses 2:13,14 (página 290). «La deuda» significaba una lista de pecados que se clavaban a la puerta de la celda de la prisión. Ahí se enumeraba cada crimen por el cual se condenaba al prisionero. Cuando este cumplía la sentencia o pagaba la restitución, las autoridades quitaban la lista y escribían «pagado por completo». El prisionero usaba esto como prueba de que a él nunca lo volverían a juzgar por esos crímenes. El creyente que confía en el pago de Yeshúa por el pecado, nunca será juzgado. Sus pecados ya se han «pagado por completo». Yeshúa obtuvo el perdón completo de Dios. ¿Qué ha hecho Dios con sus pecados? (Salmo 103:10-121) (Dios los perdonó.) ¿Por cuánto de sus pecados murió el Mesías? (Por todos.) Cuando Yeshúa murió en la cruz por usted, ¿cuántos de sus pecados estaban 1

No nos trata conforme a nuestros pecados ni nos paga según nuestras maldades. Tan grande es su amor por los que le temen como alto es el cielo sobre la tierra. Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones como lejos del oriente está el occidente (Salmo 103:10-12).


386

Su vida con el MesĂ­as

en el futuro? (Todos.)  





ÂżQuĂŠ diferencia harĂ­a en su vida diaria saber que a usted lo han perdonado por completo?

Tercera parte:

Usted puede experimentar el amor y el perdĂłn de Dios todos los dĂ­as. Aunque estĂŠ perdonado por completo, todavĂ­a necesita lidiar con sus pecados de dĂ­a en dĂ­a para experimentar el compaĂąerismo continuo de Dios.

PĂłngase en la ilustraciĂłn de padre-hijo (pĂĄgina 383).

ÂżQuĂŠ harĂ­a usted para restaurar el compaĂąerismo con su padre? Vamos a ver cĂłmo usted restaura su compaĂąerismo con Dios. Lea 1Â Juan 1:9 (pĂĄgina 344). A. ConfesiĂłn: Estar de acuerdo con Dios acerca del pecado. Cuando Dios le llama la atenciĂłn por un pecado que usted ha cometido, confiĂŠselo. Esta confesiĂłn involucra por lo menos tres factores: 1. EstĂŠ de acuerdo con Dios en que usted ha pecado. 2. AgradĂŠzcale a Dios que ya lo perdonara. 3. ConfĂ­e en que Dios le cambiarĂĄ las actitudes y acciones incorrectas que usted tenga. Al volverse a Dios y alejarse de su pecado (arrepentimiento), usted experimentarĂĄ el amor y el perdĂłn por la muerte del MesĂ­as en la cruz. En lugar de sentirse culpable o condenado, puede saber que su compaĂąerismo con Dios ya se restaurĂł.


Segunda lección 387

B. Confesión: póngala en práctica. Ahora mismo o esta noche antes de acostarse: 1. Pídale a Dios que le revele cualquier pecado en su vida. 2. Haga una lista de esto en un pedazo de papel. Sea completamente honesto, esto es solo entre usted y Dios. 3. Después de completar su lista, escriba encima la promesa de 1 Juan 1:9 (página 344). 4. Dé gracias a Dios por el perdón que él le brindó mediante lo que hizo el Mesías en la cruz. 5. Rompa la lista y bótela. ¿Cuán a menudo necesita usted confesar un pecado a Dios? (Una vez.) ¿Cuándo debe usted confesar un pecado? (Tan pronto como reconozca que es un pecado.) C. Confesión: experimentar los resultados. ¿Qué debe usted hacer si todavía se siente culpable después de haber confesado sus pecados? (Lea Salmo 32:3-51; 103:122.) (Confíe en la palabra de Dios para saber que él lo/a ha perdonado y no confíe en sus sentimientos.) ¿Qué dicen estos pasajes acerca de la culpa y cómo limpiarla? (Si algo no se confesó, hay razón para que la culpa permanezca.) A la luz de lo que aprendió concerniente a la culpa y el perdón, ¿cómo completaría esta declaración? «Cuando confesé todos mis pecados, yo

 ».

1

Mientras guardé silencio, mis huesos se fueron consumiendo por mi gemir de todo el día. Mi fuerza se fue debilitando como al calor del verano, —porque día y noche tu mano pesaba sobre mí. Pero te confesé mi pecado, y no te oculté mi maldad. —Me dije: «Voy a confesar mis transgresiones al Señor», y tú perdonaste mi maldad y mi pecado (Salmo 32:3-5).

2

Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones como lejos del oriente está el occidente (Salmo 103:12).


388

Su vida con el Mesías

Cuarta parte:

Crecer en el amor y el perdón de Dios Esta noche, antes de acostarse, pase un tiempo aplicando las cosas que aprendió acerca del amor de Dios y el perdón. Asegúrese de hacer su «lista de pecados» esta noche (página

387).

Procure emplear, más o menos, quince minutos diarios a solas con Dios en la lectura de la Biblia y en la oración. Aquí hay algunas sugerencias: 1. Lea la historia del hombre joven que se alejó de su padre y malgastó su herencia. Yeshúa contó la historia y se encuentra en Lucas 15:11-32 (página 111). ¿Qué ilustra la historia acerca de nuestra relación con Dios, nuestro perdón y nuestro compañerismo con él? 2. Lea Gálatas 5:16-23 (página 274). Nótese la diferencia que se lleva a cabo cuando usted permite que Dios obre en su vida. Si encuentra algo en su vida que desagrada a Dios, lidie con esto de acuerdo a 1 Juan 1:9 (página 344), y luego disfrute su compañerismo con Dios. 3. Lea Salmo 32. ¿Qué experimentó David al hacer su confesión en este Salmo? ¿Cómo se sentía antes de confesar su pecado? ¿Cómo se siente luego de confesar su pecado? Resumen: Comprender el gran amor y el perdón de Dios le permite a los creyentes disfrutar de un compañerismo creciente con él. Pregunta clave: ¿Cómo puede un creyente experimentar el poder de Dios que le ha hecho posible vivir la vida?


Su vida con el Mesías Tercera lección

La fuente de poder Para experimentar el amor y el perdón de Dios, usted debe confesar diariamente su pecado tan pronto como lo reconozca y volver a su Padre celestial. Desde que usted recibió a Yeshúa como su Señor y Salvador, empezó una asombrosa transformación. Ahora usted está comenzando a vivir la vida del creyente, la cual no es una norma de actuación ni un código de éticas, sino una relación personal vital con un amoroso Dios. Lea Juan 7:37-39 (página 142) y Jeremías 31:31-341. Tristemente, no todos los creyentes experimentan el poder para vivir esta vida como Dios quiere que la vivamos. De la misma manera que nuestra relación con Dios depende totalmente de lo que Dios hizo mediante Yeshúa, también el poder para vivir una vida dinámica viene por completo de Dios. Una computadora tiene el potencial de hacer todo para lo cual se creó, pero no tiene el poder de hacerlo por sí sola. Similarmente, por medio de su nueva identidad en el ­Mesías, usted tiene todo el potencial que necesita para vivir como una nueva creación en el Mesías. 1

»Vienen días —afirma el Señor— en que haré un nuevo pacto con el pueblo de Israel y con la tribu de Judá. No será un pacto como el que hice con sus antepasados el día en que los tomé de la mano y los saqué de Egipto, ya que ellos lo quebrantaron a pesar de que yo era su esposo —afirma el Señor—.»Éste es el pacto que después de aquel tiempo haré con el pueblo de Israel —afirma el Señor—: Pondré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: “¡Conoce al Señor!”, porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande, me conocerán —afirma el Señor—. Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados» (Jeremías 31:31-34).

389


390

Su vida con el Mesías

Sin embargo, usted debe alimentarse continuamente de una fuente de poder apropiada.

Primera parte:

El Espíritu Santo es la fuente de poder en la vida del que cree en Yeshúa ¿Quién es? Es Dios (1 Corintios 2:11-12, página 238). ¿Por qué vino? Él vino para morar en usted (Romanos 8:9, página 224, Ezequías 36:24-271). Él vino a convencer al mundo de pecado y justicia (Juan 16:8, página 157). Él vino a guiarlo a la verdad (Juan 16:13, página 158). Él vino a glorificar a Yeshúa (Juan 16:14, página 158). ¿Qué papel juega el Espíritu Santo en su relación con Dios? Lea Romanos 8:14-16 (página 225). (Él confirma que somos hijos de Dios.) ¿Qué desea él producir en su vida? Lea Gálatas 5:22-23 (página 274). ¿Cuál de estas cualidades le gustaría que Dios comenzara a desarrollar en usted? ¿Qué dijo Yeshúa que debemos hacer para que este fruto se produzca en nosotros? Lea Juan 15:4,5 (página 156). (Debemos vivir en Yeshúa, confiar y permanecer cerca a él.) ¿Para qué el Espíritu Santo desea capacitarlo? Lea Hechos 1:8 (página 168). ¿Qué significa para usted ser un testigo de Yeshúa? (Un testigo dice lo que ha visto y oído. Un testigo que es creyente le dice a otros lo que sabe que es cierto acerca del Mesías.) 1

Los sacaré de entre las naciones, los reuniré de entre todos los pueblos, y los haré regresar a su propia tierra. Los rociaré con agua pura, y quedarán purificados. Los limpiaré de todas sus impurezas e idolatrías. Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes (Ezequías 36:24-27).


Tercera Lección 391

¿Por qué cree usted que el poder del Espíritu Santo es necesario para ser un testigo de Yeshúa? (Él promete darle las palabras correctas que debe decir y la audacia para decirlas.) Resumen: El grado de la manifestación de estos rasgos de piedad en su vida depende de cuánto usted confía en el Señor para cada detalle de su vida y durante cuánto tiempo usted ha confiado en él. Uno que solo esté comenzando a entender al Espíritu Santo no debe desanimarse si no es tan fructífero como los creyentes más maduros que han experimentado esta verdad durante un período más largo.

Confiar en Dios + Tiempo = Madurez espiritual. Segunda parte:

No todos los creyentes experimentan el poder del Espíritu Santo Usted se convierte en un creyente mediante la obra del Espíritu Santo (Efesios 1:13, página 276). Desde ese momento el Espíritu mora en usted (Juan 14:15-17, página 155). Aunque el Espíritu Santo vive en todos los creyentes, no todos los creyentes tienen el poder del Espíritu Santo ni tampoco tienen su dirección. La Biblia nos dice que hay tres clases de personas: 1) La persona no regenerada (1 Corintios 2:14, página 239) Es la persona que no ha confiado en Yeshúa y en su muerte redentora para pagar sus pecados y, por lo tanto, el Mesías no vive en ella.

El círculo representa la vida de una persona. La persona que no tiene el Espíritu dirige su propia vida y por lo tanto está en control (Yo). El Mesías (M) no vive en la vida natural de la persona y por eso está fuera del círculo.

Yo

M


392

Su vida con el Mesías

2) La persona espiritual (1 Corintios 2:15, página 239) Es la que ha confiado en Yeshúa como su Salvador y confía en el poder del Espíritu Santo para vivir la vida del creyente.

M Yo

La persona espiritual invitó al Mesías (M) en su vida y le permitió tomar control mediante el Espíritu Santo. Esta persona acepta la dirección del Mesías.

3) La persona inmadura (1 Corintios 3:1-2, página 239) Es la que confía en que Yeshúa, con su muerte redentora, pagó por sus pecados aunque está confiando en sus propios esfuerzos para vivir la vida de un creyente. («Inmaduros» se refiere a las personas carnales que son opuestas a las «espírituales».) Un creyente inmaduro vive en la energía de la carne, no en el poder del espíritu.

Yo

M

Aunque el Mesías (M) vive en la vida de la persona inmadura, el Espíritu Santo no tiene permiso para dirigirla. En su lugar, esta persona (Yo) permanece en control.

Pregunta clave: ¿Cuál de estos círculos representa mejor su vida?


Tercera Lección 393

Tercera parte:

Usted puede tener la plenitud del Espíritu Santo La vida plena del Espíritu es la vida que el Mesías dirige y en la cual vive el Mesías en y por medio de usted en el poder del Espíritu Santo. Usted puede obtener la plenitud del Espíritu Santo solo por fe, al confiar en Dios para producir la vida fructífera que él ha prometido. Los tres pasos siguientes explican cómo se puede tener la plenitud del Espíritu. Confesar: Confiese todos los pecados conocidos. Salmo 66:18 dice: «Si en mi corazón hubiera yo abrigado maldad, el Señor no me habría escuchado». ¿Por qué es importante confesar todo pecado conocido para tener la plenitud de la comunión con el Espíritu? (Mientras no limpiemos conscientemente los corazones ante Dios, él no puede tener compañerismo con nosotros.) Someter: Someta cada aspecto de su vida a Dios (Romanos 6:12,13, página 222). ¿Qué cree usted que podría involucrar someter cada aspecto de su vida al Mesías? (Consulte con Dios antes de tomar decisiones en cuanto a las finanzas, las relaciones, la carrera, la familia, etc.) Confiar: Confíe en que el Espíritu Santo lo puede llenar. 1. Dios nos manda: «Sed llenos del Espíritu» (Efesios 5:18, página 280). 2. Dios prometió contestar las peticiones que estén de acuerdo con Su voluntad. Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido (1 Juan 5:14,15, página 348).


394

Su vida con el Mesías

Usted solo puede obtener la plenitud del Espíritu Santo por fe. Esta oración es una buena manera de expresar esta fe:

«Querido Padre, sé que he estado dirigiendo mi vida y que como resultado de esto he pecado contra ti. Te doy gracias por haber perdonado mis pecados mediante la muerte del Mesías en la cruz. Ahora invito al Mesías a tomar su lugar en el trono de mi vida. Lléname con tu Espíritu Santo como mandaste que yo hiciera y como prometiste que harías si te lo pido por fe. Como una expresión de mi fe, ahora te doy las gracias por tomar el control de mi vida y por llenarme con el Espíritu Santo». ¿Expresa esta oración el deseo de su corazón? ¿Qué cree usted que pasaría si orara esta oración ahora mismo? Si este es el deseo de su corazón, usted puede orar esta oración y tener la plenitud del Espíritu Santo.

Cuarta parte:

Usted puede tener el poder del Espíritu Santo continuamente Si el pecado (cualquier acto definido de desobediencia) ha vuelto a tomar control de su vida, simplemente respire espiritualmente (exhale lo impuro e inhale lo puro). Este ejercicio importante lo capacitará para continuar experimentando el tierno control del Mesías en su vida. Exhale: Confiese su pecado (1 Juan 1:9, página 344; Hebreos 10:1-25, páginas 321-322). Recuerde los tres factores involucrados en la confesión: 1. Esté de acuerdo con Dios en que usted ha pecado.


Tercera Lección 395

2. Dé gracias a Dios porque él ya lo perdonó. 3. Confíe en Dios para cambiar sus actitudes y acciones equivocadas. Inhale: Pida por fe la plenitud del Espíritu en su vida (Efesios 5:18, página 280). 1. Rinda el control de su vida al Mesías. 2. Confíe en que Él ahora lo dirige y le da poder. Continúe empleando quince minutos diarios a solas con el Señor en la lectura de la Biblia y en oración. Aquí encontrará algunas sugerencias: 1. Lea Efesios 5:18-21 (página 280) y Colosenses 3:12-17 (páginas 290-291). Compare lo que dicen estos dos pasajes acerca de la vida en la plenitud del Espíritu. 2. Lea la oración de Pablo en Efesios 3:14-21 (página 278). ¿Cuál es el «poder» que él desea para sus amigos? ¿De dónde viene este poder y qué hará él por nosotros? 3. Lea la historia de los discípulos en la tormenta durante la cual dudaron de Sus cuidados (Marcos 4:35-41, página 55). ¿Por qué sintieron miedo? ¿Qué dudaron acerca de Dios? Resumen: El Espíritu Santo es la fuente de poder para la vida del creyente. A medida que usted confíe en Yeshúa, el espíritu de Dios producirá Su carácter en usted y le dará poder para que sea su testigo. Pregunta clave: ¿Cómo planeó Dios que usted conociera mejor a Yeshúa a medida que se desarrolla en una vida sana?


Su vida con el Mesías Cuarta lección

Crecer en el Mesías El Espíritu Santo desea darle poder para vivir una vida que el Mesías dirija. A medida que usted continúe respirando espiritualmente (exhale: confiese su pecado e inhale: pida la plenitud del Espíritu), experimentará un compañerismo más profundo con Dios que lo capacitará para desarrollar la madurez en la fe.

Confíe

La madurez toma tiempo, no hay atajos fáciles.

Tiempo

Nacimiento Espiritual

¡Es un proceso que dura toda la vida!

396


Tercera Lección 397

Primera parte:

¿Qué significa crecer en Yeshúa? Significa desarrollar nuestro conocimiento de Yeshúa, nuestro amor por él y nuestra obediencia a él. ¿Qué dice Yeshúa que es la esencia de la vida eterna? Lea Juan 17:3 (página 159), y Jeremías 24:71; Jeremías 31:342. (Conocer a Dios.) Hay más de 600 mandamientos en el Tanach. ¿Por qué cree usted que Yeshúa señaló este mandamiento en particular en Mateo 22:37-39 (página 35); Deuteronomio 6:4-5 (Si realmente amáramos a Dios, estaríamos cumpliendo los otros mandamientos.) ¿Cómo afecta su vida amar a Dios con todo su corazón, alma y mente? ¿Cuál será un resultado de su creciente amor por él? Lea Juan 14:21 (página 156). Al igual que para un hijo es un proceso natural crecer en una relación amorosa con los padres, también es natural que usted crezca en su relación de amor a Dios.

1

Les daré un corazón que me conozca, porque yo soy el Señor. Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios, porque volverán a mí de todo corazón (Jeremías 24:7).

2

Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: “¡Conoce al Señor!”, porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande, me conocerán —afirma el Señor—. Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados» (Jeremías 31:34).


398

Su vida con el Mesías

Segunda parte:

¿Cómo puede crecer en Yeshúa? Si conociera a alguien que a usted le gusta, ¿qué haría para conocerle mejor?

La comunicación es vital en cualquier relación, incluyendo su relación con el Mesías. Hay cuatro aspectos de comunicación que lo ayudarán a desarrollar su relación con Yeshúa a medida que usted camine en el poder del Espíritu Santo:

Dios Oración

Yo

Testimonio

M

M

Compañerismo

Yo

M Yo

Estudio

Biblia

Estudiar la Biblia: Dios se comunica con nosotros mediante la Biblia, revelando Su carácter y Su voluntad (Salmos 1, 19 y 119).


Cuarta lección 399

Lea 2 Timoteo 3:16,17 (página 307); Salmo 19:7-111. A continuación enumeramos los beneficios descritos en este pasaje: Enseñar: Presenta la verdad acerca de Dios y de nosotros; Reprender: Señala lo que está mal; Corregir: Nos muestra cómo hacer lo que está bien; Instruir en la justicia: Describe cómo vivir una vida que agrade a Dios. ¿Cuál de estos beneficios le sería más útil ahora mismo? ¿Cómo evaluaría usted la utilidad de la lectura de la Biblia que ha hecho hasta aquí? Oración: Nos comunicamos con Dios mediante la oración al contarle nuestros pensamientos, nuestras necesidades y nuestro deseo de hacer su voluntad. Lea Filipenses 4:6,7 (página 286) y 1 Juan 5:14,15 (página 348). ¿Qué nos dicen estos versículos acerca de la oración? (Ore acerca de todo. Cuando oramos de acuerdo a la voluntad de Dios, él nos escucha y nos contesta.) ¿Cuáles son algunas cosas por las cuales usted puede estar orando? Lea 1 Tesalonicenses 5:18 (página 296). ¿Por qué es importante darle las gracias a él? (Dios quiere que le demos las gracias y que le expresemos nuestra confianza.) Compañerismo: Nos comunicamos con los creyentes mediante el compañerismo, animándonos y edificándonos unos a otros.

1

La ley del Señor es perfecta: infunde nuevo aliento. —El mandato del Señor es digno de confianza: da sabiduría al sencillo. Los preceptos del Señor son rectos: traen alegría al corazón. —El mandamiento del Señor es claro: da luz a los ojos. El temor del Señor es puro: permanece para siempre. —Las sentencias del Señor son verdaderas: todas ellas son justas. Son más deseables que el oro, más que mucho oro refinado; —son más dulces que la miel, la miel que destila del panal. Por ellas queda advertido tu siervo; quien las obedece recibe una gran recompensa (Salmo 19:7-11).


400

Su vida con el Mesías

Varios troncos de árboles se queman bien, pero coloque uno de ellos en un lugar frío y el fuego lo apagará. Así también sucede cuando usted se relaciona con otros creyentes. Lea Hebreos 10:24, 25 (página 322) y el versículo 7 de Filemón (página 312). ¿Por qué es importante emplear tiempo con otros creyentes? (Para estar en un ambiente de ánimo mutuo, para amar y hacer buenas obras.) ¿Por qué ahora esto es importante para usted? Lea Hechos 2:42-47 (página 171). ¿Dónde usted encontraría apoyo constante en el compañerismo de los creyentes? (En una buena iglesia o en un grupo de estudio bíblico.) La palabra en griego para comunión, koinonía, significa «tener en común». Tenemos una gran necesidad de intercambiar nuestra experiencia como creyentes con otros que aman a Dios y caminan con él y de esa misma forma debemos permitirles que ellos nos cuenten sus experiencias. El cuerpo del Mesías, donde podemos conocer a otros creyentes y escuchar la palabra de Dios, es el lugar que Dios nos señala para que los creyentes se reúnan. Los estudios bíblicos y las reuniones también son extremadamente útiles. —Dr. Bill Bright Testificar: Nos comunicamos con los no creyentes al contarles nuestro testimonio acerca de la relación que tenemos con el Mesías. Lea Hechos 4:12 (página 173). ¿Qué lo motivaría para hablarle a otra persona acerca de Yeshúa? (Lo que el Mesías ha hecho en su vida.) ¿A quién le gustaría hablarle acerca de lo que Yeshúa ha hecho en su vida?


Cuarta lección 401

Shalom: ¿Tiene paz con Dios? (véase la página vii) es una presentación concisa del mensaje del evangelio que con facilidad usted le puede exponer a un conocido suyo. Resumen: Lea 1 Corintios 3:6,7 (página 239). Dios es la fuente de su desarrollo. Usted no puede desarrollar la madurez espiritual por más que lo intente hacer. Dios estará obrando en usted, produciendo frutos y madurez a medida que usted camine en el poder del Espíritu, lea la Biblia, ore, hable a otros acerca de Yeshúa y emplee tiempo con otros creyentes.

Tercera parte:

¿Qué puede esperar mientras crece en el Mesías? Enumere algunas características que usted quiere que Dios produzca en su vida. 2 Pedro 1:5-9 (página 340) nos da un cuadro del crecimiento del creyente. De acuerdo con este pasaje, ¿cuál es el impedimento principal para nuestro desarrollo? (Olvidar el perdón de nuestros pecados y la asombrosa gracia de Dios para nosotros.) Recuerde: Dios lo ama incondicionalmente, de la manera que usted es. Su ilimitado amor hacia usted no depende de su desarrollo como un creyente.


402

Su vida con el Mesías

Cuarta parte:

¿Qué debe hacer ahora? Aparte un tiempo y un lugar para orar y tener su estudio individual y diario de la Biblia. Un buen libro para comenzar es el libro de Juan en el Nuevo Testamento (página 130). A medida que lo lea, subraye los versículos particularmente significativos. Ore y pídale a Dios que le muestre quién es Él y cómo usted puede responderle. Procure usar un diario para escribir sus pensamientos, enumerar sus peticiones de oración y las respuestas a medida que estas lleguen. Aquí está un ejemplo de lo que puede hacer: huye; entonces el lobo ataca al rebaño y lo dispersa. 13Y ese hombre huye porque, siendo asalariado, no le importan las ovejas. 14 »Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí, 15 así como el Padre me conoce a mí y yo lo conozco a él, y doy mi vida por las ovejas. 16Tengo otras ovejas que no son de este redil, y también a ellas debo

lo creen. Las obras que hago en nombre ¡Señor, de mi Padre son las que me acreditan, te quiero 26 pero ustedes no creen porque no son escuchar! de mi rebaño. 27Mis ovejas oyen mi voz; Él me yo las conozco y ellas me siguen. 28Yo les conoce. doy vida eterna, y nunca perecerán, ni ¡Soy un nadie podrá arrebatármelas de la mano. regalo del 29 Mi Padre, que me las ha dado, es más Padre grande que todos; y de la mano del Pa- para Yeshúa! dre nadie las puede arrebatar. 30El Padre Yeshúa dice q. es Dios y yo somos uno. los judíos tomaron 32 pero Jesús

Para otros estudios, revise los pasajes en esta lección. Otros pasajes para estudiar son los siguientes: Colosenses 1:9-12 (página 288); Mateo 7:7-11 (página 9); 2 Corintios 5:17-21 (página 260); 1 Corintios 12:12-27 (páginas 249-250); Juan 15:1-7 (página 156) y Lucas 9:23-26 (página 98).

Involúcrese en el grupo de los que están desarrollando su madurez para que pueda disfrutar del ánimo que brindan otros que están aprendiendo más acerca de la vida con el Mesías. Recuerde hablarle a alguien acerca de Yeshúa.


▶▶ No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento. ▶▶ Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. ▶▶ Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia. ▶▶ ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se destruye a sí mismo?

Material de obsequio. Prohibida la venta

El Camino de la Vida

Yeshúa, ¿quién era él y qué dijo? ¡Lea este libro y descúbralo usted mismo! Aquí se encuentran respuestas significativas a las interrogantes y a los problemas más profundos de la vida. Yeshúa dijo:

El Camino de la Vida

Profile for MediaServe

NT Spanish (NVI), Menorah Edition  

New Testament (pocket size) in Spanish NVI. Includes supplementary material introducing Yeshua the Messiah to readers of Jewish background.

NT Spanish (NVI), Menorah Edition  

New Testament (pocket size) in Spanish NVI. Includes supplementary material introducing Yeshua the Messiah to readers of Jewish background.

Advertisement