Periódico Medellín en Escena No. 76

Page 1

Periódico

Órgano Informativo de la Asociación de Salas de Artes Escénicas de Medellín. Edición n.° 76 - Febrero de 2022 - 10.000 ejemplares - Distribución gratuita

MEMORIA EN ESCENA:

Óscar Botero

Registrando la escena


50

Periódico Medellín en Escena Ganador XXXI Premios CIPA a la Excelencia Periodísticaen la categoría Periodismo Cultural 2021

Años

Agité Teatro, Arlequín y los Juglares, Casa Clown, Casa Teatro El Poblado, Colectivo Teatral Matacandelas, Corporación Artística La Polilla, Corporación Artística Ziruma, Corporación Carantoña, Corporación Caretas, Corporación Casa del Teatro, Corporación Cultural Canchimalos, Corporación Cultural Nuestra Gente, Corporación Cultural Vivapalabra, Corporación La Fanfarria, Elemental Teatro, Fundación, Teatro Barra del Silencio, Teatro Oficina Central de los Sueños, Teatro La Sucursal, Teatro Popular de Medellín.

JUNTA DIRECTIVA:

Teatro Oficina Central de los Sueños, Elemental Teatro, Teatro Matacandelas, CasaTeatro El Poblado, Corporación Canchimalos.

DIRECCIÓN ADMINISTRATIVA: Ana Cecilia Hernández Gallego.

REVISOR FISCAL:

Darío Calderón.

CORRECCIÓN DE ESTILO: Catalina Trujillo.

CONSEJO EDITORIAL:

Cristóbal Peláez, Yazmín González, Jaiver Jurado, Ana Cecilia Hernández G.

editor:

Jaiver Jurado G.

COORDINACIÓN EDITORIAL Y DIAGRAMACIÓN: María Fernanda Hernández.

COMUNICACIONES:

María Fernanda Hernández.

FOTOGRAFÍAS:

Óscar Botero, Juan Pablo Ulloa, Carlos Vidal, Fotos cortesía.

PORTADA:

Prométeme que no gritaré. Escuela Popular de Arte - EPA Dirección: Víctor Viviescas. Fotografía: Óscar Botero, 1989.

impresión: Periódico La Patria.

CONTACTO: periodico@medellinenescena.com.co www.medellinenescena.com.co

ISSN

SUMARIO

ASOCIADOS:

3

EDITORIAL Apenas comenzado el año recibimos la noticia que la Fanfarria Títeres y el Teatro Arlequín y los Juglares cumplen cincuenta años, dos agrupaciones, dos territorios, dos entidades que juntas suman un siglo y que son parte de nuestra Asociación de Salas Medellín en Escena.

4

MEMORIA EN ESCENA La historia del teatro de la ciudad está cruzada por la lente de este artista que desde muy joven fotografió a los grupos pioneros del teatro de Medellín. Su vivo interés por la fotografía análoga lo llevó a experimentar diferentes técnicas y el mundo del teatro fue su escenario ideal.

8 CASA TEATRO COFRADÍA La Fundación Cofradía Teatral ha creado, a partir de agenciamiento vocacional, planificado y organizado durante treinta años, un ecosistema para la gestión de una comunidad a favor de las artes escénicas en Barranquilla, el Atlántico y la región Caribe.

10 ARLEQUÍN Y LOS JUGLARES Cincuenta años en la transformación de la escena cotidiana. Fundado en marzo de 1972 por tres destacados artistas y líderes sociales de Medellín: Óscar Manuel Zuluaga Uribe, Jorge Mario Álvarez Arango, y Humberto Múnera Múnera, (q.e.p.d.).

12 ¿Y si colmamos este 2022 con lecturas de obras de teatro? La Biblioteca Gilberto Martínez propone un reto para que mes a mes nos enganchemos con la lectura de una obra de teatro y conozcamos nuevos autores, géneros y temáticas.

14 NOTAS EN ESCENA Este medio es apoyado parcialmente con dineros públicos priorizados por habitantes de la Comuna 10 – La Candelaria, a través del Programa de Planeación del Desarrollo Local y Presupuesto Participativo de la Alcaldía de Medellín.

¡Comenzó la cartelera teatral, tomen notas en escena para agendarse!


Periódico Medellín en Escena

editorial Apenas comenzado el año recibimos la noticia de que La Fanfarria Títeres y el Teatro Arlequín y los Juglares cumplen cincuenta años. Dos agrupaciones, dos territorios, dos entidades que juntas suman un siglo y que son parte de nuestra Asociación de Salas Medellín en Escena. Otras les siguen con muchos años de vida artística, pero es que cincuenta son cincuenta. Ha corrido mucha agua bajo el puente desde que sus fundadoras y fundadores, como en el cuadro Horizontes, de Cano, echaron a andar con su arte por esta Medellín tan dura de espíritu, desprovista de lúdica y tan inteligente para el lucro. Ellos con su voluntad y tenacidad construyeron grupos creativos, hicieron obra y avizoraron año tras años el arte como una posibilidad de vida.

LA FANFARRIA Cuántos miles de niños y niñas se extasiaron viendo las aventuras de El negrito aquel, Cuartito azul, Gulliver, el hombre montaña o Los viajes de Simbad, propuestas desde el mágico teatrino, que se trasmutaba, se extendía como un largo camino o convertía en cabeza gigante producciones ingeniosas de este grupo con nombre de tonada musical, de fiesta y carnaval: La Fanfarria. Cuando visitamos a Ana María, Jorge Luis y Ernesto en su bella sede de La América, sentimos lo agradable de conversar con gente sencilla, artesanos puros del oficio, Geppettos que construyen sus propios muñecos y máquinas escénicas. Ellos nos aconsejan: «Hagan un taller y cuídenlo». Sus vidas son de artistas preocupados por nuevas temáticas

que llevarán a la imaginación de chicos y chicas, esos son sus anhelos. ¡A ellos los felicitamos, su vida nos inspira y anima por los caminos del arte!

ARLEQUÍN Y LOS JUGLARES Son un grupo árbol, llenos de ramas de donde se desprenden versos repentinos, canciones, personajes cotidianos y fantásticos, enseñanzas y teatro. Su trasegar los ha llevado como trotamundos a conocer muchas culturas y formas de vida, a luchar desde el arte por las necesidades del otro. Sus obras han recorrido medio país y han hecho de la trashumancia una forma de vida, no por ello han dejado de fundar espacios para el arte como el Área Artística en el aeropuerto Olaya Herrera, donde formaron con muchos de nosotros una comunidad artística que fue referente de grandes luchas y conquistas por los espacios para el arte en el país, al igual que el emblemático teatro de un conocido sindicato que ellos recuperaron con las uñas en el barrio Prado y hoy disfrutan de un lugar referente en el barrio Manrique, hogar de grupos como El Arca de Noé e Infusión, y hoy habitado por los personajes variopintos del grupo Arlequín y los Juglares. Y las raíces de ese árbol-grupo se extienden a comunidades indígenas, afro y obreras, de ellos aprenden y abrazan sus luchas que son las nuestras. Larga vida a estos juglares, arlequines de la vida, que como árbol florido reparte aromas y miel a muchos otros que llegan a su sombra y cobijo.

3


memoria en escena

Periódico Medellín en Escena

MEMORIA EN ESCENA:

ÓSCAR BOTERO: REGISTRANDO LA ESCENA La historia del teatro de la ciudad está cruzada por la lente de este artista que desde muy joven fotografió a los grupos pioneros del teatro de Medellín. Su vivo interés por la fotografía análoga lo llevó a experimentar diferentes técnicas y el mundo del teatro fue su escenario ideal. También exploró la fotografía digital que lo llevó a realizar importantes proyectos orientados a la salvaguarda de la memoria, mediante acciones donde los propios ciudadanos participaron activamente. La innovación es su sello y ahora nos sorprende inaugurando un micrositio web en el que publica sus más preciados tesoros, un recuento de la fotografía del teatro entre 1970 y 2000. Por: Jaiver Jurado Giraldo ¿Cómo empieza Óscar Botero en la fotografía, que lo motivó? Háblanos un poco de eso. Yo tengo muchas de las fotografías que había en la casa de mi abuelita y donde mi madre había unos álbumes, me sorprendía la cantidad de fotos que había en la época de fotografía de rollo, cuando era complicado y costoso tener una cámara, y eso que mi familia no era rica. En esos mismos álbumes encuentro que mi papá fue marino antes de casarse. Hay muchas fotos que

4

él tomaba, entonces intuyo que a él le gustaba la fotografía y en mi casa siempre hubo una cámara, en los paseos tomaban fotos, en esa época las cámaras eran para los grandes, a un niño no se las dejaban tocar, además eran complejas de manejar. Yo creo que en mi casa sí había, sin ser muy fuerte, una tradición fotográfica. Después, cuando tenía unos doce años, Ligia mi hermana mayor, que era profesora en la Universidad de Antioquia, se encarretó con la fotografía, compró un libro en el Círculo de Lectores y yo me fui pegando al libro. Ella se encarretó con la fotografía y estaba en dos clubes fotográficos que era donde se reunía la gente que le gustaba

la fotografía para estudiar, para aprender, entonces ella me invitaba a unos talleres, allí tenían un cuarto oscuro donde uno podía ir a revelar y después ampliar las fotos. Esto tenía una gran ventaja, era que los costos se abarataban mucho, esto era solamente en blanco y negro. Ligia era amiga del Teatro Libre, que quedaba en Carabobo con Moore, en el centro, por Jesús Nazareno, y nosotros también vivíamos por ahí. Como siempre, los grupos de teatro necesitaban hacer divulgación, mostrar sus fotos, ponerlas en carteleras para que la gente se animara, pero no tenían quién les hiciera fotos o no tenían con qué pagar un fotógrafo profesional —y no

creo que lo hubiera en esa época, estamos hablando del setenta— y entonces Ligia dijo: «Pues ensayemos», y como estábamos encarretados empezamos a hacer fotografías al Teatro Libre, a ellos les gustaron mucho y a nosotros también porque podíamos practicar, hacer algo y en mi caso me gustaba mucho hacerlas. Ahí nos encarretamos y les hicimos fotos a tres o cuatro obras: Las monjas, Revolución en América del Sur. Ahí yo arranco a hacer fotografía, luego el Teatro Libre se divide en dos o tres grupos, y me llamaron porque era el que conocían y las fotos salían buenas, el problema en esa época era que ni siquiera en un día de sol, dentro


memoria en escena

Periódico Medellín en Escena

gustaba mucho el teatro, algunas obras que me gustaban, les proponía a los grupos que si les podía tomar unas fotos y, aunque era muy costoso, yo les cobraba algo, de una u otra forma se negociaba, ya que el interés mío era tomar fotos y el de ellos tener un buen registro. Nunca pensé: «voy a hacer un proyecto para tomar las fotos a los grupos de teatro en Medellín», fue una cosa que se inició espontáneamente y se fue sumando. Con el transcurso del tiempo empiezo a usar otras técnicas, ya el flash no me gustaba tanto, uno va madurando como fotógrafo, así empecé a hacer fotografías de teatro, de cuadros, de artistas, de publicidad y eso ya exigía una técnica más depurada. ¿Y dónde quedó la biología?

Las monjas. Teatro Libre. Dirección: Gilberto Martínez. Fotografía: Óscar Botero, 1971.

de una habitación de una casa era fácil tomar una foto, no se podía, y menos en salas de teatro relativamente grandes, iluminadas con tres focos, entonces empezamos a

utilizar el flash, que tiene la ventaja de que da mucha luz, pero tiene la desventaja de que es una luz muy frontal, pero las fotos salían buenas, de buen contraste. A mí me

Lo que pasa es que en esa época en la Universidad de Antioquia había mucho paro, y eran paros largos, de un mes, y hasta de tres meses, entonces en esos periodos yo me dedicaba mucho a la fotografía, realmente nunca pensé en abandonar la biología, eso se fue marchitando, porque se fue volviendo más importante la fotografía, hubo un momento en que tuve que decidir, y decidí que iba a ser fotógrafo. Años después terminé graduándome de biólogo, pero sabía que no iba a ejercer. Creo que me sirvió para la rigurosidad, el laboratorio, las mediciones, porque en la fotografía en blanco y negro hay que ser estrictos, en los tiempos, las mezclas. Además los fotógrafos éramos toderos, uno hacía fotografías comerciales, de frascos, de cuadros en museos, de exposiciones en la Cámara de Comercio. Hicimos muchos trabajos en los municipios, en exposiciones fotográficas y después de eso me llamaron como en el 89 o 90 para hacer seguimiento en la restauración del Palacio de la Cultura, en

la antigua Gobernación, entonces estuve tres años fotografiando los avances de esa obra. También trabajé en el registro de la restauración del Paraninfo. Se iban abriendo nuevos proyectos. Igual con Germán Botero tenía un proyecto sobre las fábricas de loza en el Carmen de Viboral; se hizo seguimiento del proceso de la loza en ese tiempo. El año pasado hicimos un proyecto con el Ministerio de Cultura y publicamos también un recuento de ese archivo, entonces van saliendo proyectos que se hicieron poco a poco, sobre todo el del teatro, que se convierte en determinado momento en algo importante. Creo que el haber tomado esas fotos, guardado todos esos negativos, tenerlos con cierto orden, con disciplina, que se puedan utilizar en determinado momento, dice de mi amor y respeto por este arte. ¿Cuándo dejas la fotografía del teatro? ¿Le entregaste la posta de esta a Sandra Zea? Básicamente porque llegó lo digital. Yo hice algunas fotos digitales de obras, pero para los grupos ya no era tan importante tener un registro como el que yo hacía, mejor dicho, podían tener un buen registro mucho más económico, porque alguien del grupo sabía o un primo tenía una cámara digital y entonces ya no pagaban lo poco que yo cobraba y yo estaba metido en otros proyectos, y bueno, se dejó de hacer. Lo de Sandra es impresionante, ella puede tener más de 1000 obras de teatro registradas, es una cosa bárbara, yo le oí decir una vez que había comenzado, cuando hacía de asistente de dirección en una obra del Teatro La Hora 25. Yo tenía una

5


memoria en escena

Periódico Medellín en Escena

cámara de video que también tomaba unas fotos digitales, era una cámara muy sencilla en aquel momento, entonces ella se la llevaba para hacer unas fotos, se fue encarretando y estudió el tema. Quizás le serví de inspiración o de arranque porque me veía trabajando, además ella es maestra en Arte Dramático, esa es su pasión y su mundo también, y siguió el camino de la fotografía teatral.

dijeron que si me quería ir a viajar, (en ese momento Medellín estaba alborotado, fue en el 92), que si me quería ir un año para los Estados Unidos a hacer lo que quisiera, estudiar inglés, fotografía, en fin, y quién se le niega a eso, entonces me fui, hice algunos cursos en Boston y en la Universidad de New York dictaban unos cursos de extensión de fotografía digital y manejo de la imagen por computadores.

Es clara esa trazabilidad de tu trabajo, lo vemos en las fotos del micrositio web que has lanzado, vemos cómo construyes una memoria muy importante del teatro de la ciudad. Luego te embarcas en otros proyectos, yo diría más estratégicos, no tan personales, sino más de ciudad, de país.

Cuando regresé me metí de lleno a la fotografía digital y a hacer multimedia. Íbamos a las empresas a eso, porque se hacían como una presentación, pero decíamos: si nadie tiene computadores, ¿cómo se va a utilizar eso? Entonces nadie le iba a meter recursos. Y en ese momento se nos ocurre un proyecto de hacer una recolección de fotografías de la cuidad como un álbum y hacer una multimedia de las fotografías viejas de Medellín. Este proyecto se llamó Un Siglo de Vida en Medellín, y fue muy interesante porque reunió como dos mundos, el nuevo mundo la tecnología y el mundo viejo de las foticos que la gente tenía en la casa, era un proyecto muy avanzado para su momento, muy loco, nunca entendí cómo la gente nos lo financió, seguro que era por la pasión que mostrábamos. Se unió Teleantioquia, El Colombiano, EPM, muchas instituciones y la Universidad de Antioquia. Recogimos quince mil fotografías.

Sí, aunque faltan muchas obras y grupos que trabajaron del 70 hasta el 2000 en Medellín, pero lamentablemente de esos grupos difícilmente hay fotografías, no creo que alguien tenga fotografías del 2000 para acá, si uno fuera a hacer una recolección o si en algún momento, que sería maravilloso, le quisiéramos meter a este proyecto la segunda parte de lo digital, habría que llamar a fotógrafos que muestren fotos a los grupos para seguir aumentando. Si hace cuarenta años hubiéramos sabido que íbamos a ver esto hoy, les hacemos las fotos a todas las obras de la época. Viztaz es un proyecto muy reconocido a nivel nacional, háblanos un poco de cómo llegas a él. Cuando finalmente terminé la carrera de Biología, se armó como una vaca entre los hermanos y me

6

Hay un rasgo transversal en estos proyectos que apuntan a que la memoria no se quede guardada, porque ahí llega la ruina… el olvido. Hoy hay un gran acceso de la gente a la fotografía. ¿Qué retos a futuro ves con la fotografía?

Oh Marinheiro. Colectivo Matacandelas. Dirección: Cristóbal Peláez. Fotografía: Óscar Botero, 1991.

Yo uso la fotografía digital, desde el 93, me metí inmediatamente la conocí, me parece maravilloso que cualquiera pueda coger una cámara y tomar una foto, porque eso era lo que yo quería, que si alguien ve un paisaje bonito le tome foto, si ve un bicho bonito, pues que le tome, eso antes no se podía hacer porque era muy costoso, o había que tener un equipo, es maravilloso, aunque tiene un problema, cómo se administran esas fotos. Mi mamá tenía esos álbumes guardados, a los niños chiquitos no los dejaban ver, ya

grande se los mostraban, pero con cuidado, esas fotos las guardaban como reliquias, en cambio ahora un muchachito de cuatro años puede tener fácilmente entre los tíos y los papás unas mil fotos, pero no sé si las están guardando, porque guardar lo digital es complicado y costoso y en cualquier momento se evapora, digamos que un disco duro se daña y si no tienes respaldo, se te pierde la memoria de tus quince años de fotógrafo, entonces un fotógrafo de cierto nivel guarda dos o tres copias por si algo, pero


memoria en escena

Periódico Medellín en Escena

un padre de familia las tiene ahí en el celular. En todo caso esto habrá que resolverlo.

hablan de él, mejor dicho, es un tema que impactó, destapar toda esa historia del teatro de la ciudad.

En Viztaz, así como en el 93, nosotros descrestamos de cierta forma mostrando lo digital, hoy llamamos la atención trabajando la fotografía del siglo pasado, el poncherazo y la fotografía de alta calidad, porque la fotografía analógica no ha muerto, hay mucha gente en el mundo que la sigue trabajando y es una fotografía de muy buena calidad, no es para reemplazar la fotografía digital, ni para pelear con ella, yo como fotógrafo disfruto haciéndola, porque siempre he dicho que me gusta tomar fotos más que nada, me gusta estar en la acción de tomarlas y lo analógico es muy exigente.

Con esto de la pandemia el Ministerio de Cultura sacó unos proyectos a convocatoria y lo de teatro, yo siempre he querido mostrarlo, de hecho lo hemos sacado algunas veces, en el noventa se hizo una exposición, lo mismo en la Cámara de Comercio, Universidad de Antioquia, el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, en Ateneo se hizo otra, y con el Teatro Pablo Tobón. Siempre había sido mostrar veinte o treinta fotos; aquí con el Ministerio la propuesta era digitalizar sesenta obras de teatro, sacarlas a la luz, porque el trabajo de Viztaz no es recoger fotografías, sino aprovechar la tecnolo-

gía digital y de comunicaciones para ponerlas a disposición de la gente, que eso no se quede en un cajón. Pasamos el proyecto, nos lo apro-

teatro. Tristemente, algunos ya se fueron, Rodrigo Saldarriaga, Gilberto Martínez, es un material valioso, muy interesante para la historia del

Nunca pensé: «voy a hacer un proyecto para tomar las fotos a los grupos de teatro en Medellín», fue una cosa que se inició espontáneamente y se fue sumando. baron, empezamos a localizar quinientas fotos, terminamos subiendo mil y pico de fotos, y es posible que subamos más, uniéndolo a otro proyecto que tenemos con Sandra Zea, donde entrevistamos en video a protagonistas de esa época del

teatro. Hasta ahora hemos entrevistado como veinte o más, entonces el micro sitio sigue ahí. Esto, como cualquier cosa, está en construcción.

Continúa en la página siguiente

¿Y cómo te va con el cine? Soy muy afiebrado, yo voy al cine desde siempre, porque en mi casa siempre era costumbre que nos llevaran a cine los domingos, desde los cinco o seis años. Después participé de cine clubes de Medellín que eran los sábados, hice super-8, grabé super-8, he hecho videos. Hicimos un video en el noventa y tantos, que en estos días Víctor Gaviria nos lo reseñó muy bien. Es sobre el apagón, cuando se secó la represa de Guatapé-El Peñol y, en esa secada, emergió el cementerio de El Peñol después de estar sumergido diez años. Yo iba con cierta frecuencia y fui a visitar un día el cementerio, me pareció alucinante ese espacio, entonces con Guillermo Betancourt y otros amigos hicimos un video, es de un personaje que vive en ese sitio. Un video de treinta minutos y la idea era mostrar ese espacio. ¿El micrositio cómo va? Cuéntanos un poco de este proyecto, todos

El Castillo Huzmer. Escuela Popular de Arte - EPA. Dirección: José Manuel Freidel. Fotografía: Óscar Botero, 1989.


escena nacional

Periódico Medellín en Escena

Viene de la página anterior

10 COSAS QUE ME GUSTAN 1. Las amistades. 2. El estudio. 3. El mirar. 4. Caminar. 5. Las carreteras de montaña. 6. Dormir. 7. Hacer fotografía analógica. 8. Entrevistar fotograf@s viej@s. 9. El Poncherazo. 10. El cine.

10 COSAS QUE NO ME GUSTAN 1. La música estridente. 2. Las carpas gigantes en las plazas de los pueblos. 3. Afeitarme. 4. Peinarme. 5. Bailar. 6. Hacer ejercicio en un gimnasio. 7. El cuello de tortuga. 8. Cadenas de WhatsApp. 9. Que me despierten. 10. La remolacha.

8

DESDE BARRANQUILLA,

casaTEATROcofradía Cofradía Teatral permanentemente pensó, deseó y encontró un lugar en pro de potenciar un laboratorio de producción poética, una búsqueda del estilo y la esencia estética de sus creaciones y gestos escénicos, provocando en los artistas integrantes de la compañía escénica la capacidad de crear y promover agenciamientos creativos,

gestión de recursos técnicos y logísticos, con el propósito de movilizar masivamente el público estudiantil de los colegios, el primer proyecto de autogestión y de nivelar las cargas entre la creación y la asistencia futura de los públicos a los espectáculos de la ciudad.

Este proyecto de formación de público desde las escuelas cumple treinta años y es reconocido con el nombre de La Ciudad como Aula de Aprendizaje, una clase en lugar distinto al aula, dirigido a instituciones educativas públicas y privadas. Esta propuesta, incluida en el PEI, posibilitaba el alquiler de teatros para producción y circu-


escena nacional

Periódico Medellín en Escena

la idea de abrir sede propia (alquilada) para dar inicio a la sala de teatro de la Fundación Cultural y Social Cofradía Teatral, identificada como casaTEATROcofradía en el año 2015. Soñar y pensar el teatro con ambición, reconociendo los proyectos de larga duración y su incidencia y resonancia en la producción de riqueza social en las ciudades, igual acontece con el reconocimiento de la diversidad de bienes y servicios culturales creados por las dinámicas propias de las compañías o colectivos teatrales del país, en pro de acercarse a los espectadores, sostenibilidad en el tiempo para la creación, producción y circulación de sus poéticas.

lación de puestas en escena propias y de terceros locales nacionales e internacionales, potencializando no solo, el desarrollo del pensamiento crítico, la construcción de ciudadanía y el encuentro vivo con el teatro, sino también el diseño, la producción y la ejecución de proyectos como Enitbar, encuentro internacional de teatro de Barranquilla, el Atlántico y la región Caribe (catorce años), La Verbena Teatral (siete años), Eitcif encuentro intercolegial de teatro y cortometrajes en inglés y francés (cuatro años) y, por último, vio emerger, luego de alquilar teatros por más de quince años, tener la sala de su casa como espacio de creación, y la coadyuva de proyectos de responsabilidad social empresarial creados por el Nibaldo Castro Charris y Paola Puello Ariza con

Sin embargo, se continuaba creyendo que se alcanzarían las metas, por tal motivo la Fundación decidió postularse en el 2017 a participar en la convocatoria de la Ley de Espectáculos Públicos, promovida por la Secretaría de Cultura del distrito de Barranquilla y asesorada por el Ministerio de Cultura. Siendo seleccionada. Recibió 804 millones de pesos. Suma que se aumentó con obligación bancaria por 260 millones de pesos, derivando una hipoteca difícil de cumplir por la calamidad pública y pandémica. Pero sigue tocando puertas y presentando proyectos al sector privado y entes territoriales donde las artes escénicas son el eje transversal y transdisciplinar. Con estos recursos la Fundación adquirió su propia sede. Una casa con 734 metros cuadrados para las artes escénicas y las artes, ubicada en la calle 68 54-66 barrio patrimonial El Prado, teniendo como vecinos a la Escuela de Bellas Artes y la sede cultural La Perla, y circunvecinos a la Universidad de la Costa, la Universidad Simón Bolívar, el Hotel del Prado, Royal Films, entre otras entidades académicas y culturales. Ahora se esperan las próximas convocatorias cumpliendo con las fases es-

tipuladas en la LEP, diseño y estudio arquitectónico, reforzamiento estructural, construcción del teatro y dotación. La ciudad necesita que este proceso avance. Se está creando una oferta creativa, pero se carece de espacios para que las nuevas generaciones y los creadores escénicos de corta, mediana y larga trayectoria puedan promocionar y tener temporadas permanentes para encontrar y dialogar con los espectadores sobre sus poéticas desde el encuentro vital, no acomodadas, sino con las mínimas condiciones. Esta es una de las estrategias indispensable para la gestión de una comunidad para las artes escénicas, iniciar desde el teatro mismo, crear un ecosistema propio, avanzando con recursos promovidos por políticas culturales y acercamiento a la empresa privada para que accedan a beneficios tributarios, si favorecen el acercamiento del teatro a los espectadores, ya sea desde lo artístico, lo cultural, lo social y lo pedagógico. En el 2021, la Fundación participó con el Programa de Formación, Desarrollo y Fidelización de los Públicos en Barranquilla y el Atlántico. El cual fue avalado por CoCrea, corporación creada por el Ministerio de Cultura, que acredita proyectos y los legitima por medio de la DIAN y la Universidad Jorge Tadeo Lozano a través de título valor, con el objetivo de acercar a las industrias creativas y culturales a las empresas privadas, brindando a cambio beneficio tributario en la deducción en la declaración de renta. El programa fue aprobado para realizarse en tres años. Cofradía Teatral sueña, al finalizar todas las fases anteriormente mencionadas, que la ciudadanía y los artistas, cuenten con un café libro, restaurante artístico en la terraza de 220 metros cuadrados donde el público pueda esperar y dialogar antes y después de disfrutar del convivio, una pequeña galería y espacio de tertulia y un teatro con aforo de 120 espectadores con un escenario para que la poética habite como se deseó y se gestionó.

En esta Casa Teatro se han realizado hasta la fecha actividades como: grabación de cortometraje, proyecto ganador de portafolio de estímulos, proyecto de ciudad Enitbar, La Ciudad como Aula de Aprendizaje —formación de público desde las escuelas—, Verbena Teatral, Festín (Noches Teatrales), Funciones de la E. D. A, temporadas permanentes de Cofradía Teatral, funciones teatrales de compañías en tránsito, presentaciones de grupos emergentes y profesionales del distrito y el departamento del Atlántico, exposiciones de artes plásticas y proyectos de la Facultad de Bellas Artes, conferencias, conversatorios con personajes nacionales e internacionales, proyección audiovisual con proyectos interinstitucionales como Cine a la Calle y el Salón del Autor Audiovisual, presentación de universidades del país (la Pedagógica y el Teatro Libre), presencia de compañías teatrales de Francia, Brasil, República Dominicana, España, Cuba y Colombia. También funciona la primera escuela de formación de públicos del Caribe: #YOPÚBLICOSOYPARTEDELAESCENA, la cual hace parte de la Red Internacional de Escuela de Espectadores (Rediee).

9


escena local

Periódico Medellín en Escena

GRUPO TEATRAL

ARLEQUÍN Y LOS JUGLARES

Cincuenta años en la transformación de la escena cotidiana.

Fundado en marzo de 1972 por tres destacados artistas y líderes sociales de Medellín: Óscar Manuel Zuluaga Uribe, maestro en Arte Dramático de la Universidad de Antioquia; Jorge Mario Álvarez Arango, director de Tiempos Modernos Cine y TV, y Humberto Múnera Múnera, directivo del sector bancario (q.e.p.d.). Los tres, formados en las disciplinas teatrales por los maestros Edilberto Gómez Rodríguez del teatro TEC, de Cali; Gilberto Martínez Arango, de la Escuela Municipal de Teatro de Medellín; Jairo Aníbal Niño, destacado poeta, titiritero y dramaturgo boyacense de la Universidad Nacional; Yolanda García Reina, y otras y otros; descendientes

10

de las teorías teatrales de los maestros Enrique Buenaventura, Santiago García, Bertolt Brecht, otras y otros. Se integró con trabajadores del arte, la cultura, la televisión y el periodismo en Bogotá y tuvo su sede en el barrio La Candelaria, en la calle 16, entre carreras 4.a y 3.a. Allí participó en las emisiones semanales del programa Amigos de la TV Nacional, con cerca de 120 producciones originales. Desde 1981 se radicó nuevamente en Medellín con el ánimo de trabajar por la transformación y el desarrollo del arte dramático en Colombia. Durante muchos años no tuvo sede propia: estuvo en la casa sede campestre de la Familia Betancur en San Antonio de Prado, espacio en el

que funcionaba nuestra Corporación para el arte popular y la artesanía (donde se fundó el grupo en 1972); en la sede del sindicato de trabajadores de Bedout, una casa vieja en la esquina de la avenida Bolívar con la calle 61; en la Sede Cultural del Sindicato de Tejicondor (donde hoy se encuentra Makro); en la casa de la familia de Óscar, en el barrio Prado Centro (hoy Disfraces Arlequín), donde realizaba talleres y presentaciones; en la vieja sede de Adida en Juanambú, al frente de Sindicons; en la nueva sede en construcción de los maestros, Adida (donde tuvo también su sede el grupo del mimo Óscar Ramírez); en el Aeroparque Juan Pablo II (donde fundó el Área Artística y Cultural de Medellín, propuesta creativa y organizativa para el movimiento social); en los bajos de la tribuna oriental del estadio Atana-

sio Girardot (donde fundó la Escuela Itinerante Pluriétnica y Multicultural) y de donde fuimos desalojados por el funcionario del Inder, David Mora (nieto del alcalde Juan Gómez Martínez) quien decía que el arte y la cultura no tenían ninguna relación con el deporte; en las antiguas oficinas del Velódromo Cochise Rodríguez; en un cuarto del coliseo mayor de basquetbol; en la sede del Trío Colombia en el barrio Conquistadores; en la sede de Sintralimenticia (donde construimos un teatro con todas las de la ley en un espacio amorfo que tenían casi abandonado y donde las rencillas internas de la organización obrera no nos permitieron continuar); en una casa del barrio Las Palmas, de 100 metros de largo por seis de frente donde tuvimos nuestro primer microteatro; en una maravillosa casa en Aranjuez, con


Escena local

Periódico Medellín en Escena

ARLEQUÍN Y LOS JUGLARES, NACIMIENTO Y RUMBO «El país en convulsiones y un teatro floreciente cimentaron las razones del nuevo grupo creciente repleto de aportaciones de las luchas de la gente».

reminiscencias de los pintores Pedro Nel Gómez y Horacio Longas, en la cual nos ganamos un premio del Ministerio de Cultura, para comprarla, con el más amplio puntaje, pero cuyo dueño Fabio Escobar resolvió, en último momento, subir el precio en un 50%, diciéndoles a los abogados que en Colombia existía la propiedad privada y no podían obligarlo a no subir el precio (nos tocó renunciar al premio para que los dineros del Ministerio no se perdieran para Antioquia). En fin, que en el 2020, pocos días antes de la declaración de la pandemia y gracias a las gestiones de la actual directora ejecutiva Adriana María Diosa Colorado, compramos la sede definitiva que tenemos hoy: el Teatro Arlequín y los Juglares, en la entrada a la zona 4 de Medellín, en el barrio Manrique. Hasta el momento la casa pertenece a Arlequín y los Juglares, a la Cooperativa Confiar y a los once herederos. Este año tenemos una ardua tarea para cumplir con las cuotas mensuales ($5.000.000), con lo adeudado a los antiguos dueños (160 millones), y con las inversiones locativas y de infraestructura.

En la actualidad, Arlequín y los Juglares cuenta con una junta directiva de cinco miembros (de la cual hacen parte Óscar Manuel Zuluaga Uribe y Adriana María Diosa Colorado); un grupo de planta de ocho actores y actrices; un semillero juvenil (que nutre al grupo de planta) conformado por veinte personas; un prejuvenil con veintidós integrantes; un grupo afrodescendiente con treinta personas; un Teatro Indígena con doce personas de diferentes etnias y algunos colectivos de producción de radioteatro, lo que, en conjunto, consolida una escuela itinerante de noventa y seis personas. A lo largo de sus cincuenta años ha realizado infinidad de giras locales, departamentales, nacionales e internacionales contribuyendo, siempre, desde el oficio, a la construcción de un mundo más justo, solidario y equitativo. A lo largo de los años hemos recibido múltiples condecoraciones de los concejos locales, las asambleas departamentales, el Congreso de la República y las organizaciones nacionales e internacionales... Pero muy poco dinero en efectivo. Que la esperanza de un mundo mejor nos acompañe siempre.

I. Vietnam ganaba la guerra a los Estados Unidos, y Chile enfrentaba aullidos de los amos de la guerra. En Colombia, nuestra tierra, múltiples generaciones enfrentaban las acciones de una cruel oligarquía que desde ha tiempos tenía el país en convulsiones. II La Escuela Municipal de Teatro, fue el sustento para entregarle al gran viento este grupo teatral. La llama fue en espiral, la inspiración fue torrente: Martínez, Niño, la mente, Gómez y Reina, el crear… llegados de un trasegar y un teatro floreciente. III En el viejo aeropuerto, convertido en parquedad de primaveral ciudad, encontraron otro puerto. Aeroparque como un huerto: entre el vuelo de los drones surgieron mil expresiones desde el arte y la cultura y en el teatro, con altura, cimentaron las razones.

IV Luego de un cruel desalojo lucha por reubicación: marchas, teatro, canción, inventivas, juego, arrojo… Alguien dijo: ¡un petirrojo! Pero era un referente, pues maravillosamente fue la Tribuna Oriental el arco, escuela y umbral del nuevo grupo creciente. V Fallo en casa de Aranjuez, ¡luego Un Teatro en Manrique para que el grupo fabrique sus obras con fluidez! Allí fue la madurez: una sala de igniciones con cientos, miles funciones donde tres grupos prendían un faro que refulgía repleto de aportaciones. VI Espacio para la vida, para la brega, para el amor, por otro mundo mejor con la esperanza aprendida. Sigue la llama encendida: Juglaría iridiscente, chispeante, irreverente, atada a la creación y a la profunda ignición de las luchas de la gente.

GLOSA Óscar Manuel Zuluaga Uribe, el Juglar

11


biblioteca gilberto martínez

¿Y si colmamos este 2022 con lecturas de obras de teatro? Por: Yazmín González Toro y Diego Casas Jaramillo

Cada año nuevo nos proponemos metas que deseamos cumplir durante los doce meses venideros. Te proponemos un reto para que mes a mes te enganches con la lectura de una obra de teatro y conozcas nuevos autores, géneros y temáticas. Desde la Biblioteca Gilberto Martínez, especializada en artes escénicas, te antojamos con fragmentos de las obras de teatro recomendadas.

Febrero

Una obra de teatro escrita por un dramaturgo colombiano.

La doncella de agua, de Jorge Rojas Angelo: (luego de mirarla largamente) ¿Sueñas? Amada: No… sufro, solamente. Angelo: Abre entonces los ojos para ver el cielo. Amada: Ya solo tengo infierno. Angelo: (solícito y doblándose sobre Amada) ¿Por qué ese miedo? ¿Ese estar siempre perseguida? (mirándola) Oh mi pequeña gavilla de trigo, vuélveme a mostrar tu risa que corría bajo los árboles y les borraba su sombra. Amada: (levantándose lentamente) Fue tu cuerpo el que puso sombra sobre mi sangre… ahora, ni en el sueño encuentro la paz… debo huir, debo huir…

12

Marzo

Una obra de teatro escrita por una mujer.

Cinco ejercicios para un actor, de Griselda Gambaro El angustiado A mí no me gusta mucho la gente. Me gusta y no me gusta. Cuando veo a alguien simpático, estoy tentado a que me guste. El verdulero me gusta. Es amable. Yo le digo: «Un kilo de papas, una lechuga». Nunca hace trampas, da el peso justo, me ayuda con la bolsa. Pero luego le digo: «Un pedazo de zapallo», y agarra la cuchilla. Ahí no me gusta.

Abril

Un monólogo.

El unipersonal de Divino Pastor Góngora, de Jaime Chabaud Señor carcelero, ¿me está escuchando? (pausa) ¡Sáqueme de esta mazmorra que no pienso compartirla con criminales tan peligrosos! (dirigiéndose al público) Mire, por ejemplo, ese. Qué mirada tiene. Sí, sí, ese del ojo… como caído. Gilgamesh


biblioteca gilberto martínez

Agosto

terio! ¡Papá! ¡Y mamá! ¡Y el terrible espectáculo de Margaret! ¡Estaba tan hinchada que no pudieron acostarla en el féretro! ¡Hubo que quemarla como si fuese basura! Tú apenas volviste a tiempo para los funerales. Y los funerales son hermosos comparados con las muertes. Son silenciosos, pero las muertes no siempre lo son. A veces su respiración es ronca, a veces tartajosa, a veces le gritan a uno: «¡No me dejen ir!». Hasta los viejos suelen decir: «¡No me dejen ir!». ¡Como si uno pudiera detenerlos! Los funerales son silenciosos, con flores hermosas […] Pero yo lo vi. ¡Yo lo vi, lo vi! ¡Y ahora me dices con los ojos, descaradamente, que yo tuve la culpa de que se perdiera Belle Reve! ¿Cómo diablos crees que pagamos por toda esa enfermedad y esa muerte? ¡La muerte es cara, señorita Stella!

Aquí no paga nadie, de Dario Fo

Octubre

Mayo

Julio

Dioses y hombres (Gilgamesh), de Orhan Asena

La sangre, de Sergi Belbel

Una obra de teatro sobre dioses.

Gilgamesh: (blandiendo su puño en esa dirección) Mañana estaremos allí, amigos… que esta sea mi primera promesa. Preparaos para curar con vuestras propias manos esas lágrimas, esas penas, esas heridas aún abiertas y apagar esos incendios que se propagan hasta vuestros hogares. Anciano 1: No es suficiente Gilgamesh, no es suficiente… ¿Y los muertos? ¿Esos muertos silenciados que yacen en tu camino? ¿Y las ruinas? ¿Las ruinas que te vigilan con sus ciegas miradas? ¿Y los incendios? ¿Y la sangre derramada secándose en los incendios? ¿Y esas pérdidas irrecuperables?

Junio

Una obra de teatro de Gilberto Martínez.

El hombre del perrito Ña Marta: A estas alturas me pregunto si hay un abajo y que de un arriba. Soy una desplazada, pero sé leer, escribir y sumar… Y alguno que otro libro he leído… Le pregunto: ¿hay un arriba en el que podamos pensar y un abajo en el que vivimos? Ya pienso que nuestro destino es quizá el mismo de mi querida «Muertadehambre». Llega un jeep manejado por borrachos. Nos destroza una pata, la sangre se nos espesa, y se hace un bollo que se nos va a la pepa. Se nos detiene el pensar. Convulsionamos. Quedamos tiesos como unos pollitos y sanseacabó.

Una obra de teatro sobre la realidad social contemporánea.

Mujer: ¿Eh? (pausa) ¿Se ha ido? (pausa) Perdone que siga haciendo preguntas, pero… ¿se ha ido? (pausa) Mierda. (pausa) Me parece que me he roto una pierna… que me han roto una pierna, sus hombres me han roto la pierna, ¡me oye! ¿Dónde está? ¡Eh, usted! ¡Vuelva! ¿No irá a dejarme aquí en este estado, no? ¡Eh! Voz del hombre: (después de una pausa) ¿Por qué ha dicho «sus hombres»? Mujer: Ah, ¿está aquí?

Una comedia.

Luis: Ahora te explico. ¿Sabes algo de Margarita? He ido a casa y está todo abierto, pero no hay nadie. Juan: Pues sí… tu mujer estuvo aquí hace un rato y luego se fue con la mía. Luis: ¿A dónde? ¿Para qué? Juan: Cosas de mujeres. Luis: ¿Qué cosas de mujeres? Juan: Cosas de mujeres… No nos importan. Luis: ¡Claro que me importan! Juan: ¿Ah, sí? Pues entonces, ¿por qué no te has encargado de reservar la cama hace un mes?

Septiembre

Una obra de teatro adaptada al cine.

Un tranvía llamado Deseo, de Tennessee Williams Blanche: (enfrentándola) ¡Yo, yo, yo recibí los golpes sobre mi rostro y mi cuerpo! ¡Todas esas muertes! ¡La larga procesión hasta el cemen-

Una obra de teatro infantil.

Pluft el fantasmita, de María Clara Machado Pluft: Mamá… ¿la gente existe? Madre: Claro, Pluft, claro que la gente existe. Pluft: Entonces eran gentes los que pasaron ayer por la playa. Eran tres. Madre: ¿Y tuviste miedo? Pluft: Mucho, mamá, mucho. Madre: Eres un tonto, Pluft. Es la gente la que le tiene miedo a los fantasmas y no los fantasmas los que le tienen miedo a la gente. Si tu padre viviera te daría una buena zurra por ser tan tonto. Un día de estos te voy a llevar al mundo para que veas a la gente de cerca.

Noviembre

Una obra de teatro clásico.

El alcalde de Zalamea, de Pedro Calderón de la Barca

Isabel: ¿Qué es, señor, lo que me mandas? Crespo: El señor don Lope intenta honraros; él es quien llama. Isabel: Aquí está una esclava vuestra. Don Lope: Serviros intento yo. (Aparte. ¡Qué hermosura tan honesta!). Que cenéis conmigo quiero. Isabel: Mejor es que a vuestra cena sirvamos las dos. Don Lope: Sentaos. Crespo: Sentaos, haced lo que ordena el señor don Lope. Isabel: Está el mérito en la obediencia.

Diciembre

Una obra de teatro que se desarrolle en Navidad.

Una casa de muñecas, de Henrik Ibsen Helmer: ¡No me interrumpas ahora! (momentos después abre la puerta y se asoma con la pluma en la mano.) ¿Has dicho comprado? ¿Todo eso? ¿Otra vez ha encontrado la manirrota modo de tirar el dinero? Nora: Pero, Torvaldo, este año podemos soltarnos un poco. Es la primera Navidad que no tenemos que andar con apuros. Helmer: Sí, sí; pero tampoco podemos derrochar, ¿sabes? Nora: Un poco sí podemos, ¿verdad? Un poquitín nada más. Ahora que vas a tener un buen sueldo y a ganar muchísimo dinero... Helmer: Sí, a partir de Año Nuevo. Pero tiene que pasar un trimestre antes de que cobre nada. Anímate a sumergirte en el teatro, todas estas obras las encuentras en nuestra biblioteca.

13


notas en escena

Periódico Medellín en Escena

PAN_DE_MÍAs o el barrio de la señal en la cruz

La Corporación Cultural Nuestra Gente cumple 35 años, y lo celebrarán con este estreno de la obra ganadora en la línea de Creación de Teatro Comunitario – Ministerio de Cultura. PAN_DE_ MÍAs pretende crear reflexión a propios y extraños, hacer catarsis y reconciliarse con el presente y el pasado, y tejer una mirada amorosa del horizonte próximo.

Santa Cruz, barrio de la comuna nororiental de Medellín, fue tristemente reconocido en los años 80’s y 90’s cuando vivimos la «Pandemia del Plomo», en aquel tiempo se vivió la guerra más cruda, sus calles se tiñeron de rojo, el miedo penetró las casas de las vecinas y vecinos, todo fue un naufragio, salir de allí hizo que toda una sociedad remara para el mismo puerto.

«Pan, la diosa griega del desastre, recorre la ciudad de Medellín, vestida de rojo, seduciendo a todo aquel que se cruce en su camino». Estreno: 27 de febrero de 2022. Temporada: 5 al 8 y 12 al 15 de marzo de 2022. Hora: 7:00 p.m.

SEMANA DEL TEATRO Del 22 al 27 de marzo de 2002, llega la gran celebración del Día Internacional del Teatro. Más de veinte salas de teatro de Medellín tendrán una programación rica y variada. ¡Durante una semana los espectadores de Medellín celebrarán teatro! El Día Mundial del Teatro fue creado por el ITI (International Theatre Institute) y se celebró por primera vez el 27 de marzo de 1962, fecha de la apertura de la temporada del Teatro de las Naciones en París. Desde entonces, cada año en esta fecha, el World Theatre Day (Día Mundial del Teatro) se celebra a escala mundial. Invitamos a nuestros espectadores a seguir atentos a nuestras propuestas, a ser solidarios con la reactivación económica de los teatros, para que las salas puedan continuar su tarea de ser pulmones culturales y artísticos de la ciudad, y actores, actrices, directores, dramaturgos, gestores y personal técnico vuelvan a sus labores, todo en virtud del teatro.

14

Organizan: Consejo del Teatro, Ateneo Porfirio Barba Jacob, Medellín en Escena. Apoya: Alcaldía de Medellín.

LA FANFARRIA 50 AÑOS 1972-2022

En septiembre de 1972 La Fanfarria estrenó en el cerro El Picacho de Medellín su primera obra: El espanto de la vereda el Chumbimbo. Fueron latidos de corazones en una noche mágica y un primer encuentro afortunado con el público. El títere nos cautivó y comenzamos un camino que hasta hoy lo hemos recorrido sin pausa y sin descanso. Un tren del que no nos podemos bajar. Primero en un cálido y amable garaje en Laureles, luego en el barrio La Mansión y, desde 1985, en la sede actual en el barrio La América. La década de los setenta fue una época vertiginosa y explosiva, se escucharon cantos de rebeldía y libertad: el mayo del 68 en París, la lucha por los derechos civiles, la guerra de Vietnam, la música rock, el existencialismo, el amor libre, el movimiento hippie, el psicoanálisis, el auge del movimiento feminista, el boom de la literatura latinoamericana y un movimiento estudiantil beligerante que llevó a que la mayoría de las universidades estuvieran cerradas durante un largo período. Los valores se invirtieron, se palpaba un malestar en la cultura. Con este panorama se inició nuestro proceso creativo. Se desataron los sueños. Las utopías eran posibles. Nuestra civilización pasa por una época difícil en una loca carrera hacia la destrucción. Creemos en

el teatro de títeres como un medio para lograr un mundo mejor para todos, donde florezca el espíritu y prevalezca la vida, donde el arte, la cultura y el pensamiento sean el faro que oriente nuestra ruta. Creemos en los niños y en su capacidad para discernir y entender que el mundo no es una línea recta, que la existencia del ser humano no es fácil y siempre estarán presentes la vida y la muerte, la alegría y la tristeza, la paz y la guerra, el orden y el caos, el amor y el desamor, la luz y la sombra, la bondad y la maldad. Los temas siempre están ahí, desde el principio, solo que hay que estrujarlos, revolcarlos y volverlos a contar para todos. Sin embargo, tratamos de ser edificantes, optimistas y respetuosos con la sensibilidad del mundo infantil. En nuestro proceso creativo siempre está presente el reto de encontrar un lenguaje y una estética que supere la frontera entre el niño y el adulto, que la obra asombre, cautive y deleite a todas las edades, pues los niños no van solos al teatro. La puerta de La Fanfarria está abierta siempre. TODO COMENZÓ CON LA RISA DE LOS NIÑOS. Jorge Luis Pérez Valencia. Cofundador, dramaturgo, director y actor-titiritero de La Fanfarria.


notas en escena

Periódico Medellín en Escena

C A R T E L E R A T E AT R A L

¿QUÉ PASÓ? 19.04.2015

TALLERES TEATRALES

El día que me quieras

17, 18, 19 y 24, 25, 26 febrero 2022 7:30 p.m.

Matrículas abiertas hasta el 17 de febrero del 2022. Valor: $400.000 Intensidad 3 horas semanales Inicio de clases: 19 de febrero al 11 de junio de 2022.

11, 12, 18, 19, 25 y 26 febrero 2022 7:30 p.m.

MANUELA PANIAGUA

General: $22.000, Estudiante: $11.000

General: $25.000, Estudiante: $20.000

Poema para tres mujeres

ASTRID OSORIO

11, 12, 18 y 19 febrero de 2022 8:00 p.m.

25 y 26 febrero de 2022 8:00 p.m.

General: $25.000 Estudiantes: $15.000

General: $25.000 Estudiantes: $15.000

[adulto mayor y personas en situación de discapacidad]

ROSALÍN

[adulto mayor y personas en situación de discapacidad]

DIRECTORIO DE SALAS ASOCIADAS Teatro La Sucursal Cra. 42 54-50 (Centro) - [604] 4993087 plataformacultural@gmail.com La Polilla Cl. 23 76-85 (Belén) - [604] 3433627 info@lapolilla.org Caretas Cra. 126B 61A-71 (San Cristóbal) - [604] 4270698 caretas@une.net.co La Fanfarria Cra. 84 42C-54 (La América) - [604] 2509230 fanfarria@une.net.co Carantoña Cra. 75 24-47 (Belén) - [604] 3434022 corporacioncarantona@gmail.com

Elemental Teatro Cra. 35 Este 19-223 05 (Santa Elena) [604] 5579775 teatroelemental@gmail.com

Canchimalos Cl. 47DD 88 - 24 (Santa Lucía) [604] 448 97 40 culturacanchimalos@gmail.com

Agité Teatro Cl. 52 39A -30 (Centro) - [604] 2280361 agiteteatro@gmail.com

Matacandelas Cl. 47 43-47 (Centro) - [604] 2151010 matacandelas@matacandelas.com

Casa Clown Cra. 42 44-46 (Bomboná) - [+57] 320 562 1344 colectivoinfusion@gmail.com Barra del Silencio Cl. 45C 75-151 (Velódromo) - [604] 4135583 barradelsilencio@gmail.com

Oficina Central de los Sueños Vivapalabra Cra. 43 52-50 (Centro) - [604] 2394179 Cl. 55 43-63 (Centro) - [604] 2396104 corporacionteatro.oficina@gmail.com corporacionculturalvivapalabra@gmail.com CasaTeatro El Poblado Teatro Popular de Medellín Ziruma Cra. 47B 17BSur-30 (Poblado) - [604] 3211100 Cl. 64 39-18 (Villa Hermosa) - [604] 2843462 Cl. 48 41-13 (Centro) - [604] 2166262 comunicaciones@casateatroelpoblado.com teatrotpm@une.net.co arte-ziruma@hotmail.com Nuestra Gente Cl. 99 50C-38 (Santa Cruz) - [604] 2580348 nuestragente@une.net.co

Teatro Arlequín y los Juglares Casa del Teatro de Medellín Cl. 59 50A-25 (Prado Centro) - [604] 5017170 Cra. 44 69-71 Manrique Central [604] 4335829 - [+57] 300 503 8455 administracion@casadelteatro.org.co

www.medellinenescena.com.co



Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.