Page 1

Periódico

Órgano Informativo de la Asociación de Salas de Artes Escénicas de Medellín. Edición n.° 63 - Septiembre de 2019 - 10.000 ejemplares - Distribución gratuita


Periódico Medellín en Escena

EDITORIAL CONCLUSIONES VII CONGRESO NACIONAL DE TEATRO Este tema que parece muy específico para un sector cuya dedicación es la de exaltar, poner de relieve o ficcionar la realidad y la condición de ser humanos, es más amplio de lo que parece, pues tiene no solo que ver con los miles de actrices, actores, directores, dramaturgos y técnicos de la escena, sino —y esto es clave en el asunto— con el público, quien finalmente completa el periplo creativo. Más de 150 líderes y lideresas de todo el país se han dado cita en La Tebaida —Armenia, del 6 al 8 de septiembre— para ponerse de acuerdo en cómo vamos, qué necesidades tenemos y cuál es la prospectiva para el sector, partiendo no solo de la coyuntura política en que estamos, sino, y más importante, en la planeación estratégica del sector a través de la construcción de un Plan Nacional de Teatro —el anterior caducó en 2015— como herramienta que garantice las políticas culturales logradas, además de la actualización de ellas y las tareas a futuro. Se destaca la participación del universo circense, que desea visibilizarse y lograr su reconocimiento propio como sector en las políticas públicas. De igual manera, los anteriores congresos en Cartagena (2009) y Barranquilla (2011) buscaron cristalizar la ilusión de consolidar un organismo que aglutinase al movimiento teatral colombiano con unos objetivos precisos y le permitiera ser realmente un interlocutor con el Estado, la empresa privada y la academia. Durante estos últimos diez años, el teatro colombiano ha tenido una transformación impresionante tanto en lo artístico como en su incrustación social y política en el país, ha sido protagonista de importantes movilizaciones en defensa de sus derechos, que han derivado en coyunturas decisivas como el 27M y Alzados en Almas, en las que se logra poner de manifiesto el poder de movilización del sector frente a las arbitrariedades estatales en la implementación del Decreto 092 y la resolución de salas concertadas que ponía

en vilo el Programa Nacional de Salas Concertadas. Finalmente, y después de los análisis regionales en sus diferentes ejes temáticos —creación, investigación, educación y formación teatral, proyección y apropiación social del teatro, organización y participación, infraestructura teatral y dotación— que abogan por una mayor inclusión en políticas y presupuestos, así como el reconocimiento del propio sector de lo que significa el trabajo de las regiones y su relación con el todo teatral, se configuraron tres instancias organizativas que velarán en su conjunto por estas decisiones tomadas en consenso por el VII Congreso Nacional de Teatro. Estas instancias son: el actual comité de empalme, la Mesa de Organización y la Mesa del Plan Nacional de Teatro. Construiremos el Plan Nacional de Teatro a mediano plazo y haremos la organización mediante un proceso regional hasta el 27 marzo de 2020 —Día Internacional de Teatro—. Seguiremos, además, desarrollando nuestra cartografía teatral —que aún es incipiente—. Necesitamos saber quiénes somos, dónde estamos, cuántos somos y cuál es la tendencia del movimiento en distintos planos creativos, organizativos y políticos. El VII Congreso Nacional de Teatro «Escenarios de Transformación» fue un gran logro del movimiento teatral colombiano, pues los niveles de diálogo se dieron de manera constructiva; la fraternidad y el respeto fueron el denominador común. Los retos a seguir impulsan a las nuevas generaciones que participaron a ser el relevo generacional necesario y que, por su disciplina y respeto por este gran arte del teatro que nos convoca y mueve millones de personas en nuestro país, elevan nuestra confianza en el futuro venturoso para nuestro sector.

Este medio es apoyado con dineros públicos priorizados por habitantes de la Comuna 10 La Candelaria, en el Programa de Planeación del Desarrollo Local y Presupuesto Participativo de la Alcaldía de Medellín.

SUMARIO 3

.......................................

ENTREVISTA Octavio Arbeláez

6

.......................................

SAN IGNACIO Un encuentro de residentes y visitantes

7

.......................................

FORÁNEOS EN CASA Grupos internacionales Festival de Teatro San Ignacio

8

.................................. PROGRAMACIÓN GENERAL Festival de Teatro San Ignacio

10

.................................. COLOMBIA EN SAN IGNACIO Grupos nacionales Festival de Teatro San Ignacio

11

.................................. FESTIVAL VAMOS A TEATRO El festival de la Comuna 10 - La Candelaria

12

.................................. ¡15 AÑOS MARAVILLOSOS! Galería fotográfica 15 Fiesta de las Artes Escénicas

14

.................................. NOTAS EN ESCENA Cartelera teatral

ASOCIADOS: Agité Teatro, Casa Clown, Casa Teatro El Poblado, Colectivo Teatral Matacandelas, Corporación Artística La Polilla, Corporación Artística Ziruma, Corporación Carantoña, Corporación Caretas, Corporación Casa del Teatro, Corporación Cultural Canchimalos, Corporación Cultural Nuestra Gente, Corporación Cultural Vivapalabra, Corporación La Fanfarria, Elemental Teatro, Fundación Circo Medellín, Teatro Barra del Silencio, Teatro El Trueque, Teatro Oficina Central de los Sueños, Teatro La Sucursal, Teatro Popular de Medellín. JUNTA DIRECTIVA: Teatro Oficina Central de los Sueños, Elemental Teatro, Infusión Teatro, Corporación Artística La Polilla, Corporación Caretas. DIRECCIÓN ADMINISTRATIVA: Ana Cecilia Hernández Gallego. REVISOR FISCAL: Darío Calderón. CORRECCIÓN DE ESTILO: Catalina Trujillo CONSEJO EDITORIAL: Cristóbal Peláez, Iván Zapata, Jaiver Jurado, José Félix Londoño, Ana Cecilia Hernández G. COORDINACIÓN EDITORIAL Y DIAGRAMACIÓN: María Fernanda Hernández. COMUNICACIONES: María Fernanda Hernández. FOTOGRAFÍAS: Sebastián Villegas. Juan Gabriel Salazar. Andrés Castañeda (Chin Chin). Sara Jurado. Fotos cortesía. PORTADA: Festival de Teatro San Ignacio IMPRESIÓN: Multi-impresos. CONTACTO: periodico@medellinenescena.com www.medellinenescena.com

ISSN


ENTREVISTA

Periódico Medellín en Escena

OCTAVIO ARBELÁEZ Por Angélica Cervera

Abogado, filósofo, deportista y cinéfilo. Nombrado por el Gobierno de Francia como Comendador de la Orden de las Artes y las Letras, ha sido director de artes del Ministerio de Cultura, decano de la Facultad de Artes y Humanidades y creador del Departamento de Diseño Visual de la Universidad de Caldas. Entre sus múltiples oficios actuales es director de Circulart, codirector de MAPAS, director general de RedLat, director del Festival de Teatro de Manizales y curador internacional del Festival de Teatro San Ignacio, que se realizará en Medellín del 25 al 29 de septiembre.

Más allá de su claro rol en la gestión cultural, al cual dedica la mayor parte de su tiempo, a Octavio lo definen tres cosas: disciplina, lealtad, y amor. Goza del juicio y el método para que el tiempo siempre le permita tertuliar con los amigos, quienes se refieren a él como «una persona sin tacha» y de un apasionamiento singular hacia cada cosa que hace. Tal vez es eso lo que no le permite sentir agotamiento después de más de 40 años de trabajo. Tal vez es todo lo que siempre piensa que falta por hacer. Tal vez su humor negro es lo que lo salva de caer en monotonías. O, tal vez, y sencillamente, su motor es Aída, su gran amor.

A los que se dedican a las artes se les acusa de insensatez. Pero podría decirse que son aún más insensatos los que se dedican a promover y respaldar a los artistas. ¿De dónde viene esta mala decisión? No… peor aún, yo renuncié a una profesión en la que me iba muy bien. Fui abogado, exitoso. Pero renuncié para optar por promover las artes escénicas y musicales, y esta apuesta me ha hecho feliz. El tema es la pasión, pues no se encuentra el amor a la vuelta de la esquina y mucho menos la aventura, esa aventura que trae consigo la incertidumbre, esa perspectiva de

abrazar el riesgo. Hemos tenido épocas de una enorme dificultad, pero nuestra lucha siempre ha sido porque el sector teatral encuentre espacios de sostenibilidad. El discurso que hemos mantenido coherentemente es generar una cultura empresarial para las artes, de tal suerte que el sector pueda vivir de su trabajo, que el sector viva dignamente, que tengamos una relación para que los creadores puedan mantener esa ilusión y esa llama viva. Esa ha sido mi obsesión y mi pasión. Anteriormente cuando un hijo decidía abrazar las artes lo primero que pensaban los padres era: «¿Qué hicimos mal?». Hoy ya no nos movemos por esa vieja filosofía nuestra, de los ancestros antioqueños de: «Hága-

3


ENTREVISTA

Periódico Medellín en Escena

se rico, no importa cómo». Ahora nos movemos en el contexto de «ser un buen humano, desarrolle su vida coherentemente, abrace su pasión,comprométase y hágalo lo mejor posible».

Manizales ha sido siempre el escenario. ¿Cómo se fue cruzando el arte?

Manizales tiene una característica muy curiosa, y es que pese a ser una ciudad pequeña, tildada de conservadora, es exactamente lo contrario. En los años 70 tiene un cambio muy importante a partir de la implantación de un modelo universitario y una apuesta por el desarrollo del conocimiento. Y entonces se convierte en la primera ciudad con un teatro importante en Colombia, el Teatro Los Fundadores, y allí se celebra el primer festival de carácter internacional de teatro de todo el país. También se convertía en la capital económica a través del café y los textiles, se refuerza el sector bancario, el asegurador, se crea una aerolínea, y todo eso tuvo una influencia enorme en los procesos políticos y de desarrollo del pensamiento del país, generando un movimiento cultural activo en esa montaña de los Andes latinoamericanos. Nosotros en ese tiempo estábamos trabajando en el mundo del cineclubismo y del teatro, como a los 14 o 15 años de edad, entonces todo eso generó un caldo de cultivo y una pasión importante, lo que llamábamos la revolución a la vuelta de la esquina. Nosotros empezamos a creer que el mundo iba a cambiar muy pronto, era posible la utopía, teníamos ilusiones y sueños que creíamos que podíamos construir desde los escenarios y el activismo cultural. Ahí empezamos a trabajar.

¿Cuál fue su primer proyecto cultural?

Nosotros —siempre trabajábamos en colectivo— empezamos un Cineclub en el bachillerato. Luego entro a la universidad a los 15 años y como a los 16 o 17 decidimos que debíamos tener una sala de cine, y creamos una lejos del centro de Manizales. Tenía viejas sillas del antiguo Teatro Olimpia, que era precioso, una copia del teatro Olimpia de París, con palcos y con unas sillas espectaculares que los dueños decidieron demoler porque este iba a ser declarado patrimonio de la nación, entonces para no tenerlo que mantener los muy sinvergüenzas lo tumbaron. Nosotros compramos las sillas y la Cinemateca Distrital nos donó los proyectores. Esa fue nuestra primera experiencia de emprendimiento, estoy hablando de finales de los 70, éramos uno de los mejores cineblub del país. ¿Por qué digo esto sin ninguna modestia? Porque había una figura en el desarrollo de la crítica del cine en este país, Luis Alberto Álvarez, que va a Manizales, nos busca y dice que quiere trabajar en el colectivo con nosotros, entonces es un momento en que hay un jalonamiento muy grande, que genera publicaciones y mucho pensamiento alrededor del cine, y por eso fuimos un cineclub de referencia en el país.

¿Cómo hacían la curaduría?

Teníamos una cosa muy curiosa, una forma de relacionarnos con el mundo a partir de la imagen en

4

movimiento, entonces todo era autorreferencial. No existía internet, la información circulaba en papel y había un código social de asistir a un teatro y ver cine y sorprenderte con lo que estabas viendo, entonces nosotros programábamos sistemáticamente lo que programaba cualquier cineclub de cualquier ciudad del mundo. Con Hernando Salcedo Silva, que es el padre del cine club de Colombia, creamos la Federación Colombiana de Cineclubes, que nos representaba a todos nosotros frente a los distribuidores. Y creamos una relación. Entonces teníamos precios especiales por alquilar las películas, en ese momento latas, porque era en 35 mm y eran volúmenes muy grandes, transportadas en buses, desde luego sometidas a las inclemencias del clima; si había derrumbes, pues no llegaba la película y cosas por el estilo, porque, claro, tampoco podíamos darnos el lujo de pagar avión, así que muchas veces lo que hacíamos era que alguno de nosotros se tenía que parar frente al público, encarretarlos mientras otro se iba en una moto a pasar el derrumbe y traer la película… aun así lográbamos hacer cosas muy entretenidas, porque además se hablaba mucho de cine, amanecíamos conversando alrededor de lo que habíamos acabado de ver y las reflexiones que suscitaba esta relación con el cine. Insisto que la parte interesante era el hecho social, entrabas en un colectivo y prácticamente era como la gran logia de los cineclubistas porque eran 500 pero todos se reconocían, se decían: «Entonces… ¿viste esta?, ¿viste la otra?». Y todos hablábamos como en clave de cine… una cosa muy apasionada y bonita que para nosotros era una palanca que movía el mundo.

Pero ahí todavía estaba pensando en ser abogado…

Estaba en segundo semestre de Derecho y primero de Filosofía. Pero ya vivía de mi trabajo, que era escribir crítica de cine en el periódico La Patria y dirigir el suplemento literario. Es que fue una época muy entretenida porque el mundo universitario te lo daba todo: también era deportista de competición —hace como 40 kilos—, y eso da sistematicidad y disciplina; entonces cumplía con un horario, iba temprano y hacía esto y luego hacia lo otro. Yo hacía dos carreras; la vida alcanzaba, íbamos a cine, pero además creamos una cosa muy curiosa que era la oficina interuniversitaria de eventos culturales que atendía dos universidades, la Nacional y la de Caldas, y había un comité muy grande en el que pensábamos y proyectábamos la programación, entonces hacíamos foros de filosofía, todos los líderes de la izquierda colombiana se fijaban allá, estaban Bernardo Jaramillo, Jorge Enrique Robledo, el Partido Socialista de los Trabajadores, los trotkistas, todos estaban allá, había toda una efervescencia y cualquier asamblea estudiantil era una pelea dialéctica brutal, muy enriquecedora.

¿Militó con alguno de ellos?

Yo no, pero nosotros creamos una militancia, era nuestro partido de la cultura y todos los demás nos buscaban. Pero el problema nuestro, y realmente lo miro con perspectiva, era que nosotros estudiábamos mucho, éramos muy rigurosos. Nosotros no comimos cuento, y generalmente los que militaban eran muchachos que leían un manual y levantaban el puño y

ya, entonces cuando llegaba alguien, cualquiera que nos quisiera ganar, tenía que hacerlo a través de la inteligencia y no lo lograban. Y eso hizo que nosotros nos volviéramos realmente insoportables, pedantes, unos «culicagados» pretenciosos que creíamos que lo sabíamos todo porque lo habíamos leído todo. Ni siquiera a los profesores respetábamos. Empezamos a tener nuestros contradictores que nos llamaban anarquistas, y en realidad más o menos esa era nuestra proximidad, hacia el anarquismo intelectual. Repito, la pedantería era insufrible, si no fuera yo, me odiaría (risas).

Su amigo Alberto Morales dice que estaban «enfermos de solemnidad». Y que además tenía y tiene la peligrosa arma del humor… Pero una solemnidad irreverente (risas). Siempre hemos tenido el humor como una especie de esgrima verbal que nos defendía y protegía de todos los demás, esto de salir al paso a cualquier ataque con alguna broma que distorsionaba todo, pero que también podía humillar al rival, volvíamos todo más complicado, pero siempre con ingenio y buscando que fuera inteligente, no ese humor convencional que agredía al otro por su defecto físico o por su género.

¿Fue entonces el teatro una herramienta política o de militancia?

Cuando nació el Festival de Teatro yo era demasiado joven, asistía a los espectáculos y trataba de meterme en la cosa. Desde luego empecé a hacer teatro como todos, y en el país existían los movimientos concentrados en La Candelaria, en el TEC en Cali, en Medellín con la gente de Gilberto Martínez o Rafael de la Calle, y en Manizales con Óscar Jurado, Rodrigo Zuluaga, Pedro Zapata; era una generación en la que todos creían en el teatro como una herramienta a servicio de, en realidad ese era el leitmotiv, entonces desde el momento de la creación colectiva hay un teatro ligado a los movimientos políticos de la época. Yo pertenecía a un grupo que se llamaba La Brecha, por Brecht y Chaplin. Me subí al escenario y no me sentí cómodo. Decido entonces pasarme al lado oscuro de la sala, y fue cuando empecé en el lado de la gestión con la idea de revivir Festival de Teatro de Manizales, que se había interrumpido desde el año 73 hasta el año 83. Me nombran decano de la Facultad de Artes de la Universidad de Caldas y empiezo a buscar apoyo, y como el festival se deja de hacer por una crisis de la política, yo lo revivo con una sombrilla política más amplia, es decir, trato de incluir a toda la ciudad y que el discurso estético se sume al político, que la política este implícita, pero que fuera ese el referente. Desde ahí y hasta hoy no ha pasado ningún año sin que haya festival, que desde entonces y hasta hoy sigue siendo un esfuerzo colectivo en el que se ha sumado mucha gente como Elvira Escobar de Restrepo, interesados en la cultura y en sostener el festival.

¿Cómo encontrar ese lugar y ese papel justo, en especial cuando todos quieren ser actores o directores?


ENTREVISTA

Periódico Medellín en Escena

de San Ignacio, bajo el liderazgo de Sergio Restrepo, en el que nos planteamos que la curaduría internacional se hiciera a través del Festival de Manizales.

Teniendo presente que la ciudad tiene varios festivales que incluso se realizan en el Centro…

Existen festivales muy válidos. La Fiesta de las Artes Escénicas de Medellín, por ejemplo. Y otros que hacen hincapié en una u otra disciplina, como los de títeres. Lo que nosotros siempre hemos pensado es que Medellín merece un festival más robusto que convoque a todos, sumando, incorporando a la comunidad teatral, brindándoles el acceso a espectáculos de alta calidad.

¿Cómo explicar esta incansable necesidad por seguir generando más espacios para la circulación del teatro? Claro, siempre existe la vanidad creativa, entonces un creador necesariamente tiene que desear el reconocimiento y, peor aún, todos creen que son los mejores. Eso es un problema muy complejo. Digamos que nosotros nos sentíamos sobraditos pero teníamos con qué (risas). A ver, para mí la osadía es consustancial a las artes. Si no eres osado, mejor no te metas, pero tienes que tener la humildad de aceptar el error. Nosotros antes de entrar al teatro incluso hicimos cine, en esa época del cineclub. Recuerdo, y hace unos días los hablaba con Víctor Gaviria, que hubo un festival en un formato que hoy es inexistente pero que pensábamos que iba a revolucionar el mundo: el Super 8. Víctor nos gana un festival de Super 8 con Buscando tréboles y nosotros fuimos los subcampeones con Para objetos solamente. Y entonces Víctor dice: «Seguro que la tuya era mejor». Y yo: «¡Qué va hombre!». Víctor es un gran realizador. La prueba está en que tiene una carrera cinematográfica sólida y nosotros seguimos otros territorios, hasta tengo el honor no dudoso de haber hecho la peor película en la historia del cine colombiano. No temíamos a equivocarnos, estábamos aprendiendo. Pero nos dimos cuenta de que ese no era nuestro camino y seguimos explorando, hasta encontrarlo, que fue en el teatro, y el mejor lugar dentro de él, que también fue una exploración. No todo es figurar ni ser el protagonista.

Sumándole a eso el círculo del mutuo elogio de los artistas en este país…

Hoy, con todos los mecanismos y todos los soportes y todos los medios la gente puede hacer más cosas, pero la ausencia de crítica puede matar a una generación que está emergiendo de una manera brillante. Hay un fulgor y un esplendor maravilloso en mujeres y hombres que están haciendo un cine o un teatro importantísimo. Las artes visuales siempre han sido muy potentes, la creación literaria, etcétera. Pero nosotros, y en particular en estas montañas antioqueñas, como estamos en un valle, nos conformamos con que nos autoelogiemos: ¡Ah, es que vos sos el mejor de Medellín!, entonces ya, ese es como nuestro techo. Por suerte la joven generación se está abriendo más

al mundo y rompiendo ese techo de cristal que es el Valle de Aburrá, está yendo a Europa, está habitando otros territorios pero sintiéndose todavía de aquí, y creando con referentes de aquí, yendo y viniendo. Sin embargo, hay efectivamente una ausencia de crítica y una necesidad absoluta e imperiosa de quien ejerce la crítica; y que la gente se siente atacada cuando la critican, cuando es todo lo contrario. Si mereces que un crítico importante se ocupe de ti, ya tienes valor, tienes importancia. El asunto es que desde el periodismo cultural, por ejemplo, los periódicos no se ocupan sistemáticamente del ciclo de las artes más que para hacer reseñas, ya no existe quién vaya a ver todos los ensayos, conozca los procesos y escriba inteligentemente, desde una visión crítica y con altura. Y creo, me temo, que tampoco nosotros cultivamos en que haya una visión crítica del trabajo que hacemos.

El Festival de Teatro San Ignacio es de alguna manera una extensión del Festival de Manizales, ¿cómo surge la idea de este festival?

Desde que se refunda el Festival de Manizales, en los años 80, hace más de 30 años, se han venido haciendo algunos intentos a través de la Biblioteca Pública Piloto y otras entidades, pero todo murió en el intento. Recientemente, cuando comienza a instaurarse un discurso de apropiación del Centro como espacio cultural y bajo el liderazgo de Comfama, en particular del Claustro, se dan nuevamente esos diálogos: pensar cómo encontrar un espacio que pudiese jalonar y pudiese hacer que el público de Medellín y Antioquia disfrutara de espectáculos que difícilmente pudieran disfrutar en otras épocas del año y que fueran accesibles en la perspectiva del teatro y la apropiación de las diferentes formas teatrales, todo dentro del proceso de reactivación y resignificación del Centro, no solo desde el punto de vista de los edificios patrimoniales, sino también de la gente. Tener un festival de teatro que jalonara y que tuviera un sello de distinción era clave, además, porqué se facilitaba mucho desde el punto de vista de la economía de escala. De esas conversaciones se gesta y se genera el Festival de Teatro

El teatro es, de todas las metáforas, sin ninguna duda la más singular. Una noche compartida con la escena teatral es una noche en la que no importa quién esté en el escenario, siempre creerás que es aquel al que represente. A ti no te importa si el actor que representa a Lear, al mítico rey Lear, de Shakespeare, es un gran actor, porque tú entras en la metáfora de creer que él es. Esa silla desvencijada, esa luz, esas tiras de papel son La Corte y tú entras en esa convención, entonces. La metáfora hace que el espectador y el actor tengan al mismo tiempo la flecha y el blanco. Los dos comparten un espacio y comparten una noche que sin lugar a duda es significativa. Por eso, el que se promueva que haya hitos como un Festival, lo que genera es atracción hacia un espacio y un tiempo, que se llama tiempo de Festival, dándose una dinámica importante de relación con el espectador que al mismo tiempo puede incidir en que posteriormente se convierta en hábito, de ir al teatro y disfrutar de una noche única e irrepetible.

[ ] Yo renuncié a una profesión en la que me iba muy bien. Fui abogado, exitoso. Pero renuncié para optar por promover las artes escénicas y musicales, y esta apuesta me ha hecho feliz.

5


LOCAL

Periódico Medellín en Escena

San Ignacio

Uno de los espacios que habla con mayor nitidez de nuestra diversidad, cultura, insistencia y persistencia a través del arte es San Ignacio. Ese lugar del centro de Medellín que guarda celoso la historia de más de 200 años, al tiempo que en sus diferentes espacios patrimoniales brinda otra atmósfera y ritmo al corazón de la ciudad, casi a manera de oasis, será nuevamente el escenario del Festival de Teatro San Ignacio. Del 25 al 29 de septiembre, más de 194 artistas de 20 compañías, provenientes de 8 países, harán parte de 46 espectáculos que se realizarán en 12 salas y espacios públicos. Se trata, pues, de un reconocimiento a las artes escénicas que mantienen vivo el centro de Medellín. Un homenaje a la persistencia de aquellos que nunca lo abandonaron y que, por el contrario, diariamente refuerzan allí sus escenarios y lugares de convivencia. Un festival desde y para el centro: para quienes viven en él, los que hacen que este viva, quienes lo viven y los que deseamos que aquí estén: residentes y visitantes. Además de la circulación de artistas y público durante estos días, el Festival tiene como propósito lograr un intercambio de conocimiento y experiencias coherente y propicio entre los grupos de teatro locales y los internacionales, que vendrán en convenio con el Festival de Teatro de Manizales. Este será entonces el escenario para conversaciones interminables sobre el oficio y el arte, se podrán conocer variedad de referentes, todos de alto nivel, para encontrar caminos hacia las buenas prácticas y nuevas dinámicas para las artes escénicas de Medellín.

6

un encuentro de residentes y visitantes

El Festival de Teatro San Ignacio hace parte de San Ignacio: Patrimonio, Cultura y Educación, un proyecto promovido por Grupo Argos, Proantioquia, Universidad de Antioquia y Comfama, entidades que desde 2016 aúnan esfuerzos para resignificar y revitalizar el Centro de Medellín. Esto, por medio de una propuesta de intervención integral en el área de influencia del conjunto arquitectónico San Ignacio y sus alrededores, colmado de espacios, prácticas, sujetos y memorias que tienen características comunes como vocación cultural y artística, valor patrimonial y apuestas educativas. El proyecto tiene como eje principal el conjunto arquitectónico conformado por la Plazuela San Ignacio, el Paraninfo de la Universidad de Antioquia, la Iglesia San José y el Claustro Comfama, extendiéndose a otros lugares de interés como la Escuela de Derecho de la Universidad de Antioquia, el pasaje Cervantes, el conjunto residencial Maco Fidel Suarez —Torres de Bombona—, el Archivo Histórico de Medellín, el tranvía de Ayacucho, el Claustro del antiguo colegio de La Presentación —hoy sede de la Policía Metropolitana—, los teatros de la zona, entre otros, con un sector de influencia que comprende un total de 61 manzanas, desde la carrera 46 —avenida Oriental— hasta la carrera 37, y desde la calle 46 en el sur hasta la calle 52 —avenida La Playa—. Dentro de los alcances del proyecto San Ignacio existe una estrategia cultural que busca generar movilización, acompañar experiencias e iniciativas en estos campos, promover su cohesión y su accionar en el espacio público y así establecer diálogos entre lo lo-

cal y lo global, creando escenarios como el Festival, que se realiza de manera anual y con el apoyo de diferentes entidades como Medellín en Escena, Alcaldía de Medellín, Postobón, Confiar, TCC, Haceb, Isagén y Publik. También lo integra una estrategia de intervención urbana que apoya la cualificación del espacio público y el mejoramiento de las condiciones de habitabilidad del sector para potenciar y promover la vocación patrimonial, cultural y educativa reconocida en San Ignacio. Asimismo, se suma una propuesta de re-habitación sostenible, a partir del reconocimiento y la valoración de identidades locales, para la integración social y económica con impacto local, nacional e internacional. Este proyecto se acoge a los objetivos del Plan de Desarrollo Cultural de Medellín (2011-2020), en cuanto sus fines de promover la democratización del acceso a bienes y servicios culturales; favorecer la generación de alianzas estratégicas culturales entre los sectores público y privado y entre las organizaciones de la sociedad civil abocadas al desarrollo cultural; articular las relaciones entre cultura y educación; recuperar el patrimonio y el paisaje, y rehabilitar de manera integral el Centro de la ciudad. Se espera que para 2024 el proyecto logre mejorar las condiciones de vida para los residentes de la zona, tener una mejor apropiación del espacio público y del patrimonio material y cultural, así como atraer visitantes y nuevos residentes, alcanzando un incremento importante de la percepción positiva ciudadana sobre esta área del centro.


INTERNACIONAL

Periódico Medellín en Escena

Festival de Teatro San Ignacio

El Desfile Imperial de Kikiristan Imperial Kikiristan - Francia Trovadores de las metrópolis, comediantes de tierras olvidadas, Imperial Kikiristan ofrece un espectáculo ecléctico en la tradición de las celebraciones de la Corte Imperial del Kigrad.

FORÁNEOS EN CASA

Solitudes Kulunka - España

Los transformadores acústicos Rékupertou - Francia

Naufragata Circo Zoé - Italia

Las canciones que bailaste para mí Focus Compañía de danza - Brasil

KulunkaTeatro es una Compañía creada en Gipuzkoa, en 2010, por Garbiñe Insausti y José Dault; dos jóvenes actores con formación académica en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid y una extensa trayectoria teatral.

El sonido de los Transformadores Acústicos es el de los cestos de basura: este grupo de cinco músicos toca con instrumentos creados a partir de objetos reciclados recuperados.

Circo Zoé es una compañía italiana/ francesa de Circo de autor, nacida del encuentro de cinco jóvenes artistas de circo de diferentes universos artísticos, dos músicos / compositores y un creador técnico.

Focus Compañía de Danza es una de las más vigentes y aclamadas compañías de Brasil. Consagrada por la crítica especializada y por el público, la compañía tiene una media anual de 120 funciones en todo Brasil.

Quiero decir te amo Humo Negro - Argentina

Los Pájaros Cazadores de sueños - Canadá

Algo en Fuenteovejuna Teatro UNAM y Puño de Tierra - México

Bakunin Sauna – Una obra anarquista Teatro El Galpón - Uruguay

Un juego epistolar. Una obra de género melodramático. Mujeres que encuentran en el refugio literario el escape hacia el amor. La obra, escrita por Mariano Tenconi Blanco, conmueve por tratarse de una propuesta de simpleza escénica, pero de infinita sensibilidad.

Es una compañía de performance que trabaja en las fronteras del circo y el teatro callejero. El énfasis está en mecanismos visuales, expresivos, coloridos, complejos, animales vivos, transposición de una realidad ofreciendo un contacto real con un mundo imaginario.

Fuenteovejuna es una pequeña población rural mexicana que desde hace décadas ha sido disputada por distintos cárteles de la droga. El abandono, la complicidad y la ineptitud del Gobierno han dejado a la población a merced de los narcotraficantes.

Margarita, una vieja anarquista, especialista en computación cognitiva, plantea secuestrar en el sauna de un hotel en Las Vegas a Ema, la nueva gerente general de IBM para América Latina. Una comedia irreverente y moralmente equivocada.

7


8


9


NACIONAL

Periódico Medellín en Escena

COLOMBIA EN SAN IGNACIO Trilogía sobre algunos asuntos de familia La maldita vanidad - Bogotá

De ratones y hombres 4 Paredes - Bogotá

La maldición del rey ciego Teatro Tierra - Bogotá

Historia Patria (No oficial) Teatro Petra - Bogotá

Un día a través de tres familias colombianas, tres focos sociales: un desayuno, una visita de tarde familiar y una fiesta. Tres actos con un ausente como protagonista, tres historias que nos entran en la intimidad de unos personajes crudos, mordaces, vitales.

Dos hermanos, campesinos colombianos, viajan por distintas regiones rebuscándosela. Uno es inteligente, el otro no. Uno depende del otro, hasta que uno de los dos se convierte en una carga peligrosa.

A partir de la confrontación y muerte de Eteocles y Polinices, los hijos de Edipo, en la leyenda de Tebas, la obra es una mirada singular, que propone una variación diferente, invirtiendo puntos de vista tradicionales y revelando lo que los trágicos griegos no mostraron.

El Colegio Nacional para Varones de la capital del país es el escogido por la oficina de la Presidencia de la República para montar la obra que celebrará los 200 años de la batalla de Boyacá, donde las huestes patriotas derrotaron definitivamente a las tropas realistas españolas.

El Festival de Teatro San Ignacio se realiza gracias al Festival de Teatro de Manizales. 9 Grupos Internacionales . 11 Grupos . Nacionales . 46 Eventos . 12 Escenarios 68 Artistas Internacionales . 126 Artistas Nacionales

10


COMUNA 10

Periódico Medellín en Escena

del 28 de septiembre al 5 de octubre

FESTIVAL VAMOS A TEATRO

Náufragos. Teatro Desguace de España Vamos A Teatro es un festival que se viene realizando desde el año 2012, siendo este año la octava edición del mismo. Durante las últimas siete versiones, se ha logrado construir una importante plataforma de circulación de artistas locales, regionales y nacionales de las artes escénicas, centrando su actividad en la comuna 10 La Candelaria, en pleno centro de la ciudad de Medellín. Con Vamos A Teatro se ha logrado la participación de más de 12 salas de teatro del centro (Teatro Matacandelas, Teatro Popular de Medellín, Elemental Teatro, Pequeño Teatro, Corporación Cultural Vivapalabra, Teatro El Trueque, Casa del Teatro de Medellín, Teatro Pablo Tobón Uribe, Teatro de Bellas Artes, Teatro del Combo Americano, y el CEFA), en donde han circulado los grupos invitados; además se han unido al festival unas diez entidades culturales de la comuna 10 La Candelaria en forma de Red. En estos 7 años han participado alrededor de 1200 personas y hemos

La Caravana de los Olvidados. Teatro Esquina Latina de Cali. realizado alrededor de 80 eventos, algunos tipo callejeros como la Comparsa y la Verbena realizadas en la 7° versión. Vamos A Teatro es un evento esperado todos los años en especial por los jóvenes y estudiantes que ven una opción de arte, cultura y esparcimiento. Su carácter de abarcar distintas artes escénicas le brindan públicos diversos. La organización del evento está a cargo del Teatro Oficina Central de los Sueños, entidad con 21 años de experiencia, que lo ha llevado a ser reconocido como una entidad líder en el sector teatral y cultural desde la creación, diseño y producción de importantes eventos artísticos y comunitarios. Con Medellín en Escena y como socios, organizamos la Fiesta de las Artes Escénicas de Medellín, que este año celebró su 15° edición.

Encuentro ciudadano priorizado con recursos del Programa de Planeación Local y Presupuesto Participativo de la Comuna 10

La estrategia para 2019 se concentra en la formación de públicos, desde las organizaciones sociales y entidades artísticas y culturales de la comuna. También se buscará tener una mayor conectividad con las instituciones educativas, culturales y artísticas aledañas al Paseo de las Artes, propuesta central del festival La población a la cual queremos beneficiar son hombres, mujeres y niños en su gran mayoría estudiantes del sector, así como a los residentes del centro de Medellín que en su mayoría son jóvenes y adultos mayores. Durante 8 días se contará con una variada y nutrida programación de artes escénicas y formación, con la participación de importantes entidades educativas, culturales y artísticas aledañas al sector que permita formación de nuevos públicos y el encuentro entre las comunidades del centro. Informes: (4) 239 41 79

11


GALERÍA

Periódico Medellín en Escena

¡15 años maravillosos!

Un repaso fotográfico de la 15 Fiesta de las Artes Escénicas

Columna izquierda de arriba a abajo: Cronófagus y Buñuelín en la Plazuela San Ignacio. Molienda Teatral. / Tropa Teatro de Pereira y asistentes de Teatro Casa Clown. / Carcajadas en la velada de la Molienda Teatral. Claustro Comfama. Columna derecha de arriba a abajo: Teatro Al Hombro de México en Corporación Cultural Nuestra Gente. / Pequeños espectadores de la obra El Cuartito Azul en La Fanfarria.

12

Fotografías: Sebastián Villegas, Juan Gabriel Salazar, Andrés Castañeda (Chin Chin) y Sara Jurado


GALERÍA

Periódico Medellín en Escena

Columna izquierda de arriba a abajo: En la Verbena de la Fiesta: Leonardo Arias (Actores en Escena de Manizales), César Álvarez Escobar (La Libélula Dorada de Bogotá), Consuelo Salas, Misael Torres (Ensamblaje Teatro de Bogotá), Giovanni Largo (X2 Teatro de Manizales), José Alonso Mejía (Tropa Teatro de Pereira), Ana Cecilia Hernández (Medellín en Escena), y Liliana Díaz (Actores en Escena de Manizales). / Equipo del Teatro del Presagio de Cali. / Actores de la obra La Gran Granada de Agité Teatro. Columna derecha de arriba a abajo: Cenicienta repartiendo los helado de la Piñata de la 15 en el Teatro Popular de Medellín. / Espectadores felices en la Gran Comparsa Inaugural / Eduar Mar, director del Colectivo MEC de Cali en el Teatro Popular de Medellín.

Evento apoyado por el Ministerio de Cultura Programa Nacional de Concertación Cultural


NOTAS EN ESCENA

Periódico Medellín en Escena

12 FESTICOLORÍN COLORAO ¡este cuento ha comenzao! Del 11 al 27 de octubre de 2019, con funciones en veredas y parte central del corregimiento San Cristóbal, el Teatro Caretas, el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia, una vez más celebrarán el festival de títeres y cuentería infantil para niñas y niños en la ciudad de Medellín.

ESTRENO TEATRIADOS «Comedia Salvaje nos adentra en el seno de una familia que, como cualquier otra, ha sabido permanecer unida a pesar de los contratiempos de la vida. Ahora se prepara para celebrar un día “mágico”, el matrimonio de su hijo mayor, motivo de felicidad y orgullo. De apariencias, engaños y dolor».

En esta puesta en escena los espectadores se convierten en invitados y hacen parte esencial y viva de la historia que se representa.

Son 27 funciones y 18 exposiciones didácticas de títeres. Un recorrido por las técnicas y el manejo del teatro de títeres a cargo de los titiriteros Rodolfo Gómez y Lelis Sierra, de la entidad

En temporada del 12 al 28 de septiembre, jueves, viernes y sábados a las 8:00 pm. Sala Teatriados. Calle 61 #49-51. Tel. 2545241

organizadora, que desarrolla esta investigación para formar sobre el quehacer titiritesco a las nuevas generaciones. Las funciones abiertas al público serán los días viernes y sábados en el Teatro Caretas, en el Centro Desarrollo Cultural de Moravia y 20 funciones en veredas y parte central del corregimiento San Cristóbal. Los invitamos a que se programen y nos acompañen. Tel: 3206257743- 4270698caretas@une.net.co

EL COLECTIVO TEATRAL INFUSIÓN SE QUEDA SIN CASA El Colectivo Teatral Infusión cuenta con once años de experiencia en la creación, la investigación y la producción teatral, integrando diversas técnicas: el teatro gestual, las máscaras y el clown, constituyendo su propio sello. Su sede, el Teatro Casa Clown, está ubicada en el barrio Manrique Central. Cuentan con siete años de programación continua, con compañías nacionales e internacionales y desarrollo de proyectos sociales y formativos como la Escuela de Payasos Infusion, dedicada a la formación en el payaso teatral; El Teatro Va a tu Colegio, que busca formar públicos y llevar el teatro a todos los rincones de la ciudad, y Escenarios para la Risa.

Hoy, este espacio cultural ha sido puesto en venta y la ciudad corre el riesgo de perder otro escenario de transformación social desde el arte. Existe la posibilidad de comprar, a través de la Ley de Espectáculos Públicos, pero cubre solo una parte. Necesitamos tu ayuda para recolectar doscientos millones de pesos antes de que termine 2019. Si quieres sumarte a esta causa puedes comprar sus bonos teatrales, sus obras de teatro hacer tu donación en las cuentas bancarias de ahorros: Bancolombia No. 347-000161-21 Confiar Cooperativa Financiera No. 041.547.779 Confirma tu aporte en: admoninfusion@gmail.com Tel: 2116570 - Whatsapp 320 562 1344

DIRECTORIO DE SALAS ASOCIADAS Teatro La Sucursal Cra. 42 54-50 Centro - 4993087 plataformacultural@gmail.com

Elemental Teatro Cra. 42 44-46 Centro - 2176375 teatroelemental@gmail.com

Canchimalos Cl. 47DD 88 - 24 Santa Lucía - 448 97 40 culturacanchimalos@gmail.com

Casa Clown Cra. 44 69-71 Manrique - 2116570 colectivoinfusion@gmail.com

La Polilla Cl. 23 76-85 Belén - 3433627 info@lapolilla.org

Agité Teatro Cl. 52 39A -30 Centro - 2280361 agiteteatro@gmail.com

Matacandelas Cl. 47 43-47 Centro - 2151010 matacandelas@matacandelas.com

Barra del Silencio Cl. 45C 75-151 - Velódromo - 4135583 barradelsilencio@gmail.com

Caretas Cra. 126B 61A-71 San Cristóbal - 4270698 caretas@une.net.co

Nuestra Gente Cl. 99 50C-38 Santa Cruz - 2580348 nuestragente@une.net.co

Vivapalabra Cl. 55 43-63 Centro - 2396104 corporacionculturalvivapalabra@gmail.com

Oficina Central de los Sueños Cra. 43 52-50 Centro - 2394179 comunica.oficinacentral@gmail.com

La Fanfarria Cra. 84 42C-54 La América - 2509230 fanfarria@une.net.co

Ziruma Cl. 64 39-18 Villa Hermosa 2843462 arte-ziruma@hotmail.com

Teatro Popular de Medellín Cl. 48 41-13 Centro - 2166262 teatrotpm@une.net.co

CasaTeatro El Poblado Cra. 47B 17BSur-30 poblado - 3211100 info@casateatropoblado.org

El Trueque Cra. 40 50B-32 Centro - 2172605 eltrueque@teatroeltrueque.com

Carantoña Cra. 75 24-47 Belén - 3434022 corporacioncarantona@gmail.com

Casa del Teatro de Medellín Cl. 59 50A-25 Prado Centro - 5017170 administracion@casadelteatro.org.co

Circo Medellín Cra. 53 30A-155 Cerro Nutibara - 2652369 info@circomedellin.com

www.medellinenescena.com


NOTAS EN ESCENA

S.O.S PAZ, SOS SELVA ADENTRO SELVA ADENTRO LLEGA A SU TERCERA VERSIÓN

Selva Adentro es una iniciativa de la Red Cepela y la Escuela de Bailes Afroantillanos, una apuesta cultural y social que tiene como objetivo propiciar encuentros artísticos para la generación de escenarios críticos y reflexivos. En octubre de 2017 se realizó por primera vez el festival, en un momento histórico para nuestro país, pues la firma del Acuerdo Final abría camino al verdadero desafío como sociedad: promover, desde la convivencia, el diálogo y la reconciliación, entornos más justos, equitativos, dignos y sustentables. En sus dos versiones el Festival ha posibilitado a los exguerrilleros y a las comunidades cercanas, juntarse y empezar a construir, a través del arte, nuevas formas de convivencia,

pues el Espacio Territorial de Capacitación Silver Vidal Mora (el lugar donde se encuentran exguerrilleros de las FARC-EP, después de la firma de los acuerdos) cada año abre sus puertas para recibir a artistas, investigadores, estudiantes, comunidades y cualquier persona que quiera acercarse y vivir un intercambio artístico, cultural, educativo y democrático que trace caminos de reconciliación para la sociedad colombiana. Este año la tercera versión del festival se realizará del 9 al 13 de octubre. Visiten www.armatuvaca.com y www.selvaadentro.com/ para consultar opciones de voluntariado y aporte financiero para el festival.

XXIV FESTIVAL DE NIÑOS Y JÓVENES EN ESCENA Llega la alegría de los niños en el XXIV Festival de Niños y Jóvenes en Escena, que como todos los años nos sorprenderá con sus obras llenas de magia y creatividad. La infancia y la juventud son el verdadero tesoro de la humanidad. Del 26 de septiembre al 29 de noviembre Para información de horarios y nombre de las obras, comunicarse al Teatro La Fanfarria al teléfono: 2509230.

Periódico Medellín en Escena

¿Qué no hemos hecho seguridad? ELEMENTAL TEATRO EN MANIZALES en Una vez más CasaTeatro

Después de varias temporadas exitosas en Medellín, una experiencia altamente humana en el XXIII Festival de Mujeres en escena por la paz de Bogotá y su participación en la 15 Fiesta de las Artes Escénicas de Medellín, La Casa de Bernarda Alba la obra más reciente de Elemental Teatro y la última obra maestra

escrita por el español Federico García Lorca, es invitada a participar en el LI Festival Internacional de Teatro de Manizales.

El 29 de septiembre Elemental Teatro tendrá dos únicas funciones en el Auditorio Universal Nacional de Manizales, a las 5:00 p.m. y 9:00 p.m.

El Poblado, Casa De Las Estrategias y La Morada Medellín Noticias se unen bajo la sombrilla de Nada Justifica el Homicidio y con la plataforma de Instinto de Vida. Conocimiento académico que recoge distintas experiencias de Latinoamérica, un acumulado de ciudad en imaginación y experiencia y la veeduría propia de la ciudadanía y el periodismo. Con cuatro sesiones vamos a lograr una comprensión de la discusión, los paradigmas y lo que se está discutiendo en Medellín en seguridad. Este es un laboratorio ciudadano para prepararnos para las elecciones y poder interpelar las campañas a la Alcaldía de Medellín. Lunes 23 de septiembre y lunes 21 de octubre / Laboratorio Medellín Sin Miedo -Políticas de seguridad posibles y deseadas 2020-2023. Charlas - Laboratorio: 5:00 p.m. a 7:00 p.m. Entrada libre. - Inscripciones: programacion@casateatroelpoblado.com

15


Profile for Medellín en Escena

Periódico Medellín en Escena No. 63  

Órgano informativo de la asociación de salas de teatro de Medellín.

Periódico Medellín en Escena No. 63  

Órgano informativo de la asociación de salas de teatro de Medellín.

Advertisement