Page 1


Mes 04 ­ Año 04­ Número 28 

 Editado por: Aquarellen Cultura   Directora de redacción: María Jose Mattus   Director de contenidos: Jesús De Castro   Portada: "Floral" de Miguel Ángel Berrocal   Contraportada: "Urbana" de Miguel Ángel Berrocal.   Poemas visuales: Óleo sobre lienzo de Ivan Aivazovsky    Road landscape de Andyy Lee ­ Muros, imagen de archivo.


EN ESTE NÚMERO 

  Carlos Aganzo                         Página 8

Francisco Javier                       Página 16 José María Muñoz Quirós             Página 24     Santos Domínguez                     Página 34 Jesús Urceloy                           Página 44 Mario Pérez Antolín                   Página 52 Jesús De Castro                        Página 61


PORTADA

   La fotografía de la portada y la contraportada pertenecen al 

fotógrafo y  escritor,  Miguel  Ángel  Berrocal,  quien  en  esta  edición  nos  acompaña  en  su  calidad  de  capturador  de  sensaciones  a  través  del  lente,  ese  ojo  digital  que  puede  encerrar  el  momento,  el  sentimiento  y  la  sensación  de  un  instante.  Su  fotografía  es  como  su  pluma,  polifacética  sin  correcciones,  desatando  pasiones  que  alimentan  el  espíritu  y  los instintos.   La  portada  es  una  flor  que  destila  poesía  plasmando  sus  pistilos en una imagen que invita a colibríes y abejas a libar de  la dulzura y la fragancia de las reinas de la primavera.  La  contraportada  es  una  fotografía  Urbana,  en  donde  se  materializa  la  mirada  a  través  de  una  ventana,  ese  mirador  que nos muestra lo que se va, lo que no supimos comprender  o  quizá  lo  que  ha  de  venir  para  nosotros,  la  tibieza  de  una  sonrisa,  el  desprecio  del  desamor,  la  vida,  con  su  latigazos  y  sus pocos caramelos de miel. 


EDITORIAL

         La  literatura  es  la  fiesta  de  las  palabras  que  plasmadas  en 

hojas grises, marrones o blancas nos permiten contar historias,  sentimientos,  ideas,  ilusiones,  un  escrito  es  una  lagrima  que  desciende  por  la  pluma  hasta  anotarse  en  símbolos  concordantes que cuentan una historia o que cantan un poema.  Para  el  escritor,  llenar  folios  es  el  refugio  de  las  sensaciones,  los  dolores,  las  simplezas  y  desgracias  que  diariamente  vivimos, que perseguimos y dibujan en papiros las oraciones o  versos  que  dan  vida  a  contundencias  de  letras  danzantes,  recreando lo que, para el lector es un deleite, una compañía, un  escondite. Aquarellen  ha  querido  rendir  homenaje  a  grandes  maestros  de  la poesía y en este especial publicamos a siete monstruos de la  poesía  hispana,  quienes  juntos  en  estos  folios  digitales  enseñan  parte  del  trabajo  que  tienen  como  hacedores  de  historias  versadas  que  deleitan  al  parnaso.  En  esta  edición  tenemos  el  honor  de  contar  con  viejos  amigos  de  la  casa,  quienes  han  colaborado  gustosos  en  esta  edición  especial.  Carlos  Aganzo,  Francisco  Javier  Irazoki,  José  María  Muñoz  Quirós, Santos Domínguez, Jesús Urceloy, Mario Pérez Antolín  y Jesús De Castro.  Las  musas  les  han  dado  el  don  del  verso,  de  hacer  florecer  la  flor en el poema, ellos son pequeños dioses. Disfrutad de esta  edición especial.                                               Maria José Mattus


CARLOS

AGANZO


Carlos Aganzo  (Madrid,  1963)  es  autor  de  los  poemarios  ...Ese lado violeta de las cosas  (Madrid,  1998),  Manantiales  (Valladolid,  2002  y  Ávila,  2008),  Como si yo existiera  (Béjar,  2004),  La hora de los juncos  (Ávila,  2006),  Caídos Ángeles  (Sevilla,  2008),  Las voces encendidas  (Madrid,  2010),  Las flautas de los bárbaros  (León, 2012) y En la región de Nod (Salamanca, 2014); del  ensayo  biográfico  Jorge Pardo. Improvisaciones (Rivas  Vaciamadrid,  2000);  del  libro  de  viajes  Rutas por las Juderías de España (Madrid, 2008) y de diferentes guías de  la  serie  ‘Ciudades  con  Encanto’  (Ávila, Toledo, Segovia, Tarragona, Girona, Lugo, Soria, y Pontevedra)  de  El  País­Aguilar.  Su  obra  literaria  ha  sido  reconocida  con  galardones  como  el  Premio  Jorge  Guillén,  el  Jaime  Gil  de  Biedma o el Universidad de León. Pertenece a la Academia de  Poesía de San Juan de la Cruz de Fontiveros. 

Como periodista  ha  sido  subdirector  del  periódico Ya  y  director de La Voz de Huelva y Diario de Ávila, así como  de la revista cinematográfica Interfilms; en la actualidad  es  director  de El Norte de Castilla.  En  2012  recibió  el  Premio Nacional de las Letras Teresa de Ávila.     


Ellos piensan, Euterpe,

que es música lo que sale de sus flautas, pero no es verdad; es un grito indignado, es la voz de la sangre que se revoluciona con el ritmo que marcan los tambores. Mas nosotros sabemos que hay otra música callada en los jardines donde aún es posible la armonía del mundo. Esta noche, si bajas a la fiesta, trae tu doble flautín. En el último acto del verano cantaremos a trío con el dulce ruiseñor de Teócrito. Mañana tomaré la lanza, el clípeo y la espada de hierro de los mirmidones, porque ya viene el tiempo de decir con las armas lo que no puede hablar el corazón.

( M ú si c a e n M e ssi n a )


Estas gradas recuerdan todavía el gran teatro del mundo. Sobre el azul Tirreno y las islas Eolias,  donde peinan sus risas las sirenas, las máscaras de mármol representan en trágico silencio la historia de Dionisio,  el rey de Siracusa, el tirano que crucificaba  a los griegos traidores que elevaron sus copas por Cartago. Tal vez por estas cosas, por otros tantos vicios como brotan donde los hombres plantan sus sandalias, la ciudad una tarde cayó al mar,  causando un gran estrépito. Tan sólo el aire aplaude desde entonces, cuando nadie le escucha. Pisan nuestras amigas todo este gran poema sin saberlo. ¡Un ditirambo nuevo se merecen los dioses por permitirnos hoy sentir a solas tan intensa belleza! (Teatro romano de Tindari)


Me dices que ya no viajas más, que sólo quieres bajar hasta la playa, entre Escila y Caribdis, y ver saltar los peces en las tardes de otoño. Que sólo te interesa sentir la voz del agua como el eco recóndito de tu propia existencia; esperar la llegada de los barcos con noticias de nadie; abstraerte en las luces de la orilla contraria, jugar con el fulgor del sol en las libélulas… Pero sabes que aquí también discurre el tiempo de los bárbaros. No sigas con tu sueño. Hora es de embarcar. (Estrecho de Messina)


Venus trajo hasta aquí después de la batalla tan alta la marea, en esta inmensa hora de la tarde, que las olas del mar se han confundido con la densa corriente de la vida. ¡Cálidas las aguas subterráneas! ¡Tan ávida la sal de tu dulzura!

(Noche junto al Etna)


En esta habitación los cuatro vientos del alma se desatan cada noche. Me sabe a sal tu cuerpo de sirena varado entre las sábanas del tiempo. Bajo mi piel pequeñas sacudidas de esta tierra que tiembla cada vez que se encuentran dos amantes. Tus besos carmesí. La noche fría. Messenión prepara los baúles para el largo viaje. Mañana cruzaremos el estrecho andando sobre el mar. Fata Morgana fundirá para ti las dos orillas: la orilla de los besos, la orilla de una nueva incertidumbre. La lavanda marina anuncia con su aroma una nueva erupción del padre Etna. (Habitación en el hotel Messenión de Messina)


Cansadas del trabajo en el telar,

y de contar historias de dioses y de bestias mitológicas las princesas beocias metamorfosearon en murciélago, y han venido esta noche a interrumpir las voces de las niñas con sus gritos sin ruido. Las palabras, tan toscas, pronunciadas en la lengua de Iberia no tienen más remedio que callarse. Las princesas prefieren que los ecos de este viejo palacio frente al mar oigan solo poemas en la lengua de Ovidio. Nadie sabe latín y suena en italiano la canción del murciélago: “¡Pipistrello! ¿Me escuchas, pipistrello? Aunque ciego yo sé que no eres sordo… Tu secreto estará a salvo conmigo”. Por el Tirreno vienen los navíos con alas de murciélago a llevarse consigo a las princesas que sueñan mientras tejen con canciones viejos cuentos de amor. (Recital en el Palazzo Trabìa, Santo Stefano di Camastra)


FRANCISCO JAVIER IRAZOKI

                            Fotografía de Barabara Loyer


Francisco Javier  Irazoki  (Lesaka,  1954)  fue  periodista 

musical en  Madrid.  Formó  parte  de  CLOC,  grupo  de  escritores  surrealistas.  Desde  1993  reside  en  París,  donde  ha  cursado  estudios  musicales:  Armonía  y  Composición,  Historia  de  la  Música,  etc.  Cielos  segados  (Universidad  del  País  Vasco,  1992)  recopiló  toda  su  poesía  hasta  1990:  Árgoma,  Desiertos  para  Hades  y  La  miniatura  infinita.  Hiperión  le  publicó  en  2006  el  libro  de  poemas en prosa Los hombres intermitentes; en 2009, La  nota  rota,  semblanzas  de  músicos  de  épocas  variadas;  en  2013,  el  libro  de  versos  Retrato  de  un  hilo;  en  2015,  Orquesta  de  desaparecidos,  poemas  en  prosa.  Durante  cuatro  años  (2009­2013)  Irazoki  ha  escrito  su  columna  Radio  París  en  El  Cultural,  suplemento  del  diario  El  Mundo. Actualmente es crítico de poesía en dicho medio  de comunicación.


CONTRABANDO MUSICAL

Desde un tejado veo a los hombres que limpian los vidrios de  las  ventanas  y  las  calles  de  Manhattan.  Recogen  minuciosamente  la  hojarasca,  el  polvo,  los  cartones,  las  botellas;  también  pulen  las  mentes  de  los  habitantes  de  su  isla.  Otro  grupo  uniformado  transporta  las  inmundicias  en  automóviles  silenciosos  y  en  los  vagones  del  metro  que  circulan bajo el río Harlem.           Triturados  en  locales  del  Bronx,  los  desechos  llegan  a  laboratorios clandestinos. La sustancia que allí se produce es  distribuida  entre  músicos  que  esperan  envueltos  en  suspicacias.  La  policía  controla  en  vano  cada  paseo  diurno  de  los  artistas,  sus  paradas  en  rincones,  los  diálogos  con  desconocidos  o  confidentes.  Los  pequeños  cristales  fabricados  con  los  desperdicios  de  los  opulentos  serán  consumidos antes de los conciertos nocturnos. En ocasiones  los  traficantes  adulteran  el  estupefaciente  añadiendo  dosis  de culpa burguesa.      En los clubes de jazz, cuando suenan las canciones y los  instrumentos,  se  perciben  olores  de  detritos.  Escucho  con  atención  las  primeras  frases  de  los  cantantes.  Sus  palabras  llevan  adherido  el  desorden  de  la  ropa  que  los  pobres  tienden en las azoteas.             De  las  notas  emitidas  por  saxos,  voces  y  pianos  se  desprenden  al  fin  las  partículas  de  una  materia  que  no  se  opone  al  espíritu:  nuestra  podredumbre  resucita  curada  en  temblores musicales.


GENTE QUE CAMINA EN MI MENTE

De noche suenan los teléfonos y escucho las voces que llaman  desde el país donde nací.           Me  anuncian  la  muerte  de  una  persona  que  conocí  en  mi  infancia o juventud e, inmediatamente, siento la desaparición de  un  paisaje.  La  superficie  que  se  desgaja  deja  en  la  niebla  un  torso,  los  brazos,  los  pies  que  fueron  dos  caminos  paralelos.  El  roble y la higuera son ojos borrados cuando las frases salen del  teléfono y entran en mis oídos.      En mis visitas a Lesaka, compruebo que los terrenos se han  encogido.  Las  púas  de  los  alambres  que  delimitaban  las  praderas  sujetan  ahora  unos  retales  blancos,  y  el  viento  bate  esos jirones de las ropas de los ausentes.           Otras  llamadas  siguen  despegando  las  calles  del  pueblo,  y  aumenta  el  grupo    de  hombres  y  mujeres  que  pasean  en  mi  memoria al despedirse de una patria de huecos.      Pronto seré el viejo que lleva en un bolsillo toda la extensión  de su tierra.


LOS DESCALZOS

Todos mis  familiares  eran  doctores  en  nubes  o  esclavos  del  horizonte,  y  pasé  la  infancia  descifrando  el  suelo  celeste:  hormigas,  guijarros, hojarasca. Mientras arreciaba la lluvia, me protegía debajo  de una carreta y vi los pies de los segadores.       No tuve calzado antes de ser adulta, dijo la madre. Estas palabras  fueron entonces mi Finisterre; las escuché pronunciadas sin reproche  ni dolor.            Sus sílabas construyeron un muro compacto, con una altura que  agujereaba las nubes.        La tapia se compone ahora de zapatos unidos por la penuria. Es  el  único  material  que  ensambla  los  fieltros,  pieles,  lengüetas,  cordones, suelas, ojales. También el clima se ajusta a la pobreza, y la  grava, la hierba y el barro se volvieron transparentes en la frase con  que  una  muchacha  levantó  la  pared.  Los  sonidos  de  aquellas  palabras son los cimientos.          He vivido con la necesidad de abrir mentalmente una fisura en la  tapia infinita de zapatos. Con cautela quito los primeros pares, vigilo  el conjunto y trabajo temiendo su derrumbe. Despacio logro el hueco  que mi ansiedad atraviesa.                Al  llegar  a  las  tierras  del  otro  lado  del  muro,  compruebo  que  la  vegetación y los minerales están envueltos en la niebla salida de mis  ojos.            Camino  guiado  por  unos  destellos  lejanos.  La  luz  separa  las  brumas; viene de los pies descalzos de una niña.       Reconozco la silueta de mi madre y hacia ella me dirijo.


ÚLTIMO VERANO

 Tenía tres años más que yo y también me superaba en asombros.            De  ingenio  ágil,  esbelta  y  con  melenas  rizadas,  su  movimiento  casi continuo nos incitaba a vivir. La veíamos ascender una cuesta y  al poco rato descendía impetuosa por una ladera.       Detuvo las exaltaciones en los momentos decisivos de nuestras  vidas. Pacientemente se sentó a mi lado para que juntos mirásemos  unos  minerales  extraídos  de  su  ansiedad:  las  páginas  de  los  libros  que  compraba  para  mí.  A  los  catorce  años  empecé  a  jugar  con  aquellas  sustancias  cuyo  significado  parecía  cubierto  de  tierra  y  raíces de alguna mina profunda.      A pesar de su juventud, mi hermana poseía intuiciones antiguas.  Como  el  animal  que  no  se  equivoca  de  espacio  y  desentierra  el  alimento sepultado en horas de abundancia, sabía dónde buscarme  las  palabras.  Seleccionó  las  líneas  para  desadormecer.  Los  domingos, antes de irse a sus distracciones de adolescente, dejaba  a  mi  alcance  las  lecturas  que  había  seleccionado:  Francisco  de  Quevedo, James Joyce, Vicente Aleixandre, Octavio Paz.           El  tiempo  restante  fue  para  la  euforia  y  las  oscuridades  del  fondo.  Me  trajo  con  puntualidad  su  provisión  de  inquietudes,  pero  por  seguir  su  modelo  luminoso  lancé  al  aire  un  puñado  de  larvas  que había arrancado de los textos de Lautréamont.       Era aún veinteañera cuando la enfermedad le redujo la alegría y  el  peso.  Permanecía  en  silencio,  y  entre  nosotros  se  adensó  la  niebla de los parajes donde ella rastreaba las palabras. Como si las  frases  hubieran  igualmente  adelgazado  o  perdido  sus  adherencias  de gozo y misterio, dejamos de hablar.       En el último verano compartido, probó una postura. Nosotros nos  agachamos  para  imitar  su  muerte  recogida  en  el  hueco  de  las  palabras vaciadas.              Cuando  pienso  en  ella,  palpo  un  obsequio:  me  acompañó  para  que yo supiera estar solo.


CIEN PALABRAS GEMELAS

He llegado  a  la  Zona  Cero  de  Nueva York.  Sin  dejar  de  estar  solo,  soy  un  punto  de  la  muchedumbre  que  se  inclina  y  pone  la  cabeza  en el pavimento. A él cayeron casi tres mil personas sacrificadas en  nombre  de  un  dios  con  las  dimensiones  del  odio  humano.  En  el  suelo  escuchamos  ahora  un  mensaje.  Dice:  el  grito  era  un  gran  bloque  que  nos  impedía  ver  los  paisajes.  Con  muchos  esfuerzos  musicales  y  simbólicos,  conseguimos  afinar  la  silueta  del  grito.  De  su interior, de las simas del pánico, sacamos estas pocas palabras:  el triunfo consiste en no haber herido. 


VISITANTES

Los días  que  viví  se  han  unido  y  hablan  en  voz  baja. Antes  que  yo  empiece  a  escribir,  ellos  susurran:  la  poesía  no  es  una  delicadeza  decorativa,  sino  una  intensidad  de  la  mirada  que  despierta a la conciencia.


JOSÉ MARÍA MUÑOZ QUIRÓS


Doctor en  Teoría  de  la  Literatura  y  catedrático  de  literatura.  Ha publicado más de treinta  libros de poesía , desde sus  inicios en 1982 , entre otros,  “Ritual de los espejos”(accésit  del  Premio  Adonais),  “Material  reservado”  (Premio  Internacional  Jaime  Gil  de  Biedma)  “Celada  de  piedra”  (Premio  Internacional  de  poesía  san  Juan  de  la  Cruz),  “El  color  de  la  noche”  (Premio  Ciudad  de  Salamanca)    o  “El  rostro de la niebla” (Premio Valencia. Alfons el Magnánim).  Ha  reunido  su  poesía    casi  completa  en  el  libro  “Tiempo  y  memoria” en 2014. Ha  realizado  proyectos    en  libros  con  artistas  plásticos  como Agustín  Ibarrola,  Florencio  Galindo,   Angel  Sardina  ,  Albano o José Antonio  Elvira.  Sus  poemas  han  sido  traducidos  al  inglés,  al  italiano,  al  portugués, al bengalí  y al árabe, entre otras lenguas.  


Sueño

Has caído dormido entre sus brazos,   sobre las altas parras que germinan   el fruto de un racimo.   Tenaz la vida excluye en este instante  su existencia abatida,  ese principio de raíz por donde fluye  el hombre y se hace tierra,   por donde mana el alma y se hace barro.  ¿Con quién descansas  en ese filo crudo del abismo?  Los días se suceden  y el tiempo abraza apenas   tu ser desde otra brisa,   nadie vuelve hacia ti su rostro ausente.  En los muros del alba has recibido   la redención de la mañana.


Magnitud de cal

             El tiempo queda en ti cerrado y hondo;  los que te miran saben  que en tu cuerpo has dejado  manar el infinito, has puesto  en cada labio un leve roce  de cal. Los que despiertan saben por qué en los ojos libres se vislumbra  ese mirar primero.  Ahora que guardas en tu seno el viento  y el último esplendor, y el más ardiente   solejar de la noche, vuelve al día donde furtiva de pasión enciendes  un roce libre que germina y te ama .


E s t a c i ó n d e   i d a

           Nunca escondas la luz  que deja su deseo,   el dolor que retiene,   la señal del camino   donde se atrapa su derrota   con la inocencia de sus alas   en el tibio  recodo donde olvidas  las manos que te abrazan.   Es el engaño,    el reflejo fugaz de un invisible   silencio cuando olvida   su frágil desnudez,  la trampa y lo escondido  que deshoja  hasta dejar lo inútil    que al final sólo es cieno.  


Llamadas

           Llámame despacio,             anúnciate desde la decisión             del agua en la mirada,             hazte línea o círculo o presencia,              o germen para amar en lo invisible              una renunciación hacia la niebla,              al humo que esperando se ha escondido              en los sauces dormidos.             Decídete en la prontitud             de un soplo como un labio,             en la vendimia del dolor              donde podemos             recoger la esperanza,             sumisa como un cerro             que desconoce              hasta qué luz puede bañar la altura,             humilde en su prisión             de roca trasnochada.              Rosa, anúnciate en la bruma              de mi sangre, en el minúsculo             camino que he dejado              para que tú, sonámbula,              me acerques la redención             del tiempo ilimitable.


Pasión                           Me he disuelto en la frágil  y escondida penumbra del olvido,   he derramado mi alma como un agua  que a tus caricias riega y que convoca  al color del marfil, a la insensible   vanidad de las cosas. Si te dijera   que yo soy ese intento de nostalgia,   esa melancolía navegante   en los ríos del tiempo,  en sus veredas de parda calidez .   Y si yo me doliese de ese modo,   retando al vendaval de la distancia,  saltando en desazón hasta la noche  para desnudo acariciar los brazos   de la última mirada del silencio.  El pájaro del aire bate y mece  sus infinitas alas doloridas.


Memoria

              Tú no recuerdas cómo pasó al olvido     la fragancia de los años de entonces.     Cómo se fue perdiendo aquel aroma      de inocencia dormida. De qué forma los días     se amarraban al sueño, qué madre alimentó     luego la aurora celeste del ocaso.     No podrás nunca recordar la breve      sumisión del almendro, la blanca miel del labio      que ha gozado un dulce instante ,      el tiempo de amasar nubes de escarcha.     No podrás nunca recordar  el muro      que la palabra arrasa en sus desvelos,      el furor de las aguas cuando bajan      por los acantilados del ese río,     ni es dulzor que se rompe en cada instante     sentido en plenitud cuando has amado.


Santos Domíngue z


SANTOS DOMÍNGUEZ RAMOS (Cáceres, 1955) es 

un poeta español cuya obra ha sido galardonada con  los  más  prestigiosos  premios  nacionales  e  internacionales,  traducida  a  varias  lenguas  e  incluida  en  la  selección  25  poètes d’Espagne,  publicada  en  Francia en 2008. Su obra más reciente, El viento sobre el agua, ha  sido  reconocida  con  la  obtención  por  unanimidad  del  XXXVI  Premio  Hispanoamericano  de  Poesía  Juan  Ramón  Jiménez,  uno  de  los  más  importantes  que  se  conceden en el ámbito de la lengua española. Antologada  en  diversos  volúmenes  como Plaza de la palabra, Las alas del poema o La vida navegable,  su  obra  poética  ha  sido  valorada  como  propia  de  «una  de  las  voces  más  importantes  y  más  auténticas  de  su  generación,  en  quien  se  combinan  perfectamente  los  dos  principales  ingredientes  poéticos: la exactitud y el misterio» (Félix Grande). La  crítica  especializada  le  considera  uno  de  los  principales poetas en español de la actualidad.


COMPÁS DE LLAMA Y YUNQUE

Mucho antes de la hoguera,  bajo el azul profundo de las noches sin luna ya escalaba una música del corazón del hombre,  de las respiraciones del miedo y del latido de un animal oculto. Sonaba como suena la tierra al removerse,  como cruje la escarcha en las sendas pisadas de los sitios sin nadie,  como susurra el viento oscuro en las espigas y pesan las palabras en las noches de insomnio. Venía desde lo alto o desde las cavernas,  desde los hondos bosques incendiados. Con pulsaciones leves, con latidos de fiebre  su ritmo descifraba el mundo opaco y hosco. Mucho antes de la hoguera, una lluvia prehistórica  cayó sobre las plumas del pájaro sediento con sonidos cerrados y una luz decimal goteaba sin pausa  sobre las notas negras del invierno. Mucho antes de llegar, la noche era con ellos  y un augurio de truenos rugía en el horizonte. Era un agua innombrable, mármol o laberinto que en sílabas concéntricas delimita el peligro del tiempo y el espacio,  hermanos del terror, padres del frío,  en su fuego insondable y su luz sin salida. Mientras un viento leve dispersaba cenizas  y agitaba en la noche callada los olivos, los metales y el agua juntaron su cadencia en un lugar secreto del corazón del hombre. Allí la voz trepaba por vísceras hambrientas y era ya en la garganta un quejido de barro. Mientras el aire daba señales de salitre  y las hojas cansadas caían sobre el río, entre la voz y el mundo solo cabía la noche templada en una fragua,  la noche transitable con un compás de llama y un yunque en el que suena el martillo del cante.


ACORDE DE TRISTÁN Inmóvil, sin nosotros, sin norma ni agonía,  desde fuera del tiempo sólo nos mira el tiempo con el ojo sin pausa de un galope de nieve en la pura conciencia del transcurso. Ya nada existe fuera de esta vigilia lenta,  de esta sombra tan blanca en la que languidece con lenta disonancia  otra vez el acorde extraño del marino. Tú esperas otro acorde que te llegue del mar,  de ese mar desolado donde no canta nadie. Y no llega del mar la amarga melodía  en la voz del pastor, llega desde la sombra  de este tiempo que suena exacto y repentino  con su compás binario en el silencio blanco  igual que una fisura que agrieta el corazón. No llega desde el mar, llega desde la herida de un resplandor más frío  que la escarcha profunda que quema estas palabras. Pero el dolor no es esto. Es el vacío del mar   y el turbio acorde sordo de las olas. Es la rosa en el viento, la rosa que persiste después de los naufragios y al volver de los sueños. Su estatura obcecada va a un lento escalofrío  y hay campanas que suenan en la sonata blanca de la luna en el mar.


EL VIENTO SOBRE EL AGUA Desde un paisaje helado en la memoria,  desde un sueño de espejos sin fondo y sin futuro sobrevive en nosotros un oscuro estribillo indescifrable que entona en ningún sitio algún coro de sombras. Bajo esta luz ilesa nadie lo ve. La sombra  se incorpora al vacío de una nada que habitan nombres, miradas, bosques  oscuros de cipreses. Me acuerdo del futuro: la tarde va pensando  un sur de manantiales y una silueta en sombra  se disuelve en la niebla. Nadie lo ve. La sombra  se incorpora al vacío  y el viento se desliza tranquilo sobre el agua. Volverá, como vuelve,  a este cielo sin pájaros y a esta oscura llovizna  la bóveda nocturna horadada de estrellas. En la niebla salobre, bajo el agua invertida,  se desangra una rosa suavemente en la orilla con la tristeza azul de las tardes de invierno.  


MONJE A LA ORILLA DEL MAR 

Todo es frágil aquí, todo es niebla de asombro bajo el silencio blanco de la nieve  o en el abismo azul de los acantilados. Como un pájaro herido,  la lluvia se ha posado mansamente en la orilla del mar. Su música de sombra silenciosa desciende blanda y tibia  a la arena sin pájaros. Desciende blanda y tibia desde este cielo turbio al turbio mar sin peces y allí se desdibuja,  se disuelve en el agua de otro mar más profundo sin temblor ni oleaje. En la precaria orilla, sobre una leve duna soy un cuerpo en penumbra, una interrogativa  silueta que contempla el horizonte incierto, perplejo frente al mar vacío de veleros. Y pienso en el desorden nevado de la muerte. 


CREPÚSCULO ESPAÑOL DE CASANOVA   

Cae la tarde amarilla, se va precipitando la sombra tras las copas espesas de los pinos. Y estos paisajes hondos, este otoño de viñas me hablan muy lentamente del final de la  hoguera, de estas brasas que huelen a una dulce tristeza. Me consuela la calma que tiene el campo ahora.  Me  miro en el silencio interior del crepúsculo y en el agua del río,  en el agua que corre somera y transitoria,  oigo hablar a los muertos que fueron mis amigos. El final de la tarde, con esta luz serena, con esta mansedumbre de las convalecencias, me entrega su piedad a la hora del espanto. A esta edad la Fortuna ya no mira a los hombres: mi equipaje es un hueco, un baúl de extravío, lo que saldan las horas, un bagaje de humo que pesa más ahora que cuando estaba lleno. Mira otra vez. Quizá  sólo es esto la vida: Un túmulo de arena  al sur de la ventisca,  la estatua indiferente en donde posa un pájaro  su frágil tiempo de aire,  la sombra del caballo contra un muro de agua. Sí. Quizá los minutos, como las caracolas, son huellas del cristal sobre la nube,  el péndulo marino que duerme en las campanas.  


Tal vez la vida sea más un lugar que un  tiempo. Un lugar que confunde la máscara y la  piedra,  la vigilia y la lluvia, los días y los nombres   en la hora de la esfinge y las inundaciones. Tal vez la vida es esto: la voluntad de nieve que hay en las  pesadillas,  el espíritu áspero de una emulsión de lodo,  un incendio que sube por el acantilado,  cenizas y pavesas sobre las olas verdes,  la confusa blancura de las constelaciones.  Quizá sólo sea eso lo que la vida quiere:  fluir y atravesarte como un inconsistente apócrifo del viento. Mis ojos sólo miran el lugar de su ausencia.  


EL CIELO SOBRE BERLÍN

No son legiones, vienen  de dos en dos al mundo sin alas de los hombres. Vienen desde la estela, desde sus claroscuros de hielo y de grisalla  para encender las altas hogueras del silencio, contra la lenta luz nevada del invierno. Vienen para probar el sabor de la sangre y el calor de la herida, para ver cicatrices o los colores blancos del dolor en los pájaros. Son la mano que escribe sobre el tiempo del sueño las armonías secretas y azules de su canto  en las estatuas frías de las islas extrañas. No duermen, pero sueñan la cruz del sur con lluvia, las escalas oscuras del ángel de las lágrimas.  Sueñan con una casa que flota sobre un lago,  el reflejo de un mundo debajo de otro mundo. Tan lejos y tan cerca,  despliegan en el cielo las alas del deseo y en el planeo violeta de la tarde,  en el umbral del tiempo,  se paran para oír   las músicas esféricas de las constelaciones. Coetáneos de los pájaros, tienen la edad del vuelo, son los que queman árboles, los que incendian la  orilla remota de los ríos. No traen otro mensaje que su misterio ardiente, su nada desvalida  de hijos abandonados de los dioses. En su tierra de nadie sus canciones sin letra cantan desde el vacío de sus bocas cerradas acordes inefables,  la médula del miedo, los delfines del sueño.  


JESÚS URCELOY

                         Fotografía de Daniel Mordzinski


Jesús Urceloy  (Madrid,  1964)  Poeta,  escritor  y  editor  literario.  Profesor  de  Escritura  Creativa  especializado  en  Poesía  desde  1997.  También  es profesor y animador a la Lectura y a la Música Clásica. Dirige la  colección  de  poesía  Avena  Loca,  en  la  editorial  Amargord.  Actualmente  trabaja  para  los  Talleres  de  Escritura  Fuentetaja,  los  Talleres  de  Escritura  Billar  de  Letras  y  la  Red  de  Bibliotecas  de  la  Comunidad de Madrid.

Libros publicados:  Poesía: Libro de los salmos (Devenir, 1997) /  La profesión de Judas (Sial, 2000) Finalista Premio Nacional de  la  Crítica  / Berenice  (Amargord,  2005)  Finalista  Premio  Nacional  de  Poesía  /  Diciembre  (Centro  de  Poesía  José  Hierro,  2008)  III  Premio  Internacional  Margarita  Hierro  /  Harto de dar patadas a este bote  (De  la  luna  libros,  2010)  /  La biblioteca amada  (Polibea,  2012)  / Misa de Réquiem  (Centro  de  Arte  Moderno,  2012)  /  Piedra vuelta.  Obra  reunida  1985  –  2014  (Amargord,  2014),  que  incluye  el  libro  Officiun  (2013)  y  Visibles e Invisibles, falsa antología de autores verdaderos  (Cuadernos  del  Laberinto,  2015).  Prosa:  Matar en casa. Relatos  (Tres  rosas  amarillas,  2013)  /  El pie sin huella. Novela  (Amargord,  2014)  /  Ediciones  literarias:  Todo Sherlock Holmes (Cátedra, 2003, 14ª edición 2017) / Las 1000 noches y una noche (Cátedra, 2006, 3ª edición 2016). Para  currículum  más   https://es.wikipedia.org/wiki/Jesús_Urceloy

detallado:


Alauda de Berenice (Amargord, 2005)

Debiera comenzarse a amar hacia Septiembre, antes que el sol un día anuncie la memoria, y el dolor difícil del recuerdo nos abrase la cara. Amar es una voz sin melodía que se canta a destiempo pero acude nueva. Hay días que se vuelve al balcón para mirar lo más lejos posible. El ejercicio conduce a la escritura: uno recuerda  que es otro, como si salvarse fuera vivir en otra piel un día más. Debiera así existir una isla favorita donde exiliarse en los momentos tristes, cuando se tiende al llanto y las palabras de nuestro amante cruzan la casa y la abandonan para siempre.  


Se veían...

de Harto de dar patadas a este bote (De la luna libros, 2010) Se veían muy poco y en seguida, era un hogar cansado de ocasiones, años de amor, trabajo, anotaciones: "Te espero", "Vuelvo tarde", "No hay comida". Una mañana ­doce y diez­ la huida: "Te amo. Adiós. Me voy de vacaciones", "Yo también". Precisaban dos renglones, los horarios del alma y de la vida. Recorrieron el globo por su cuenta: ella iba en barco, él en dirigible, ambos a pie: el tiempo es un latido. Una noche de abril que hubo tormenta se encontraron en casa, algo imposible, y el mapamundi se cerró sin ruido.


la fuga a egipto  (fuga in aegyptum) de La biblioteca amada (Polibea, 2012) tal vez será mejor huir de casa y quemar todo rastro / enmascararse entre algún grupo de adorables frikis / amigos de sinatra por ejemplo / coleccionar postales eruditas llenas de versos de los muy usados a ser posible de neruda y lorca / y vivir bajo un puente entre la mugre y las guitarras y las heces / sí  dejemos todo huyamos lejos  / que nuestras ropas hiedan  / oh busquemos entre las tripas de pescado un poco de amor / si es que hay amor  / un beso blando / habrá que huir desnudo  / con las llagas abiertas tras pedir a nuestro amante que nos obligue a andar descalzos sobre hierros y púas oxidadas / y dejar que nos paseen los vecinos por las calles al grito o a la oferta / será mejor sin duda / o alistarse en un grupo soez y mercenario que asuele poblaciones / que degüelle y que aplaste y afile los machetes entre los dientes de las calaveras / habrá que huir muy pronto / antes que el viento de la montaña baje y nos deprima un poco más


EDUARDO GARCÍA desde el puente romano de Córdoba escapa  de     un poema    de Visibles e Invisibles (Cuadernos del Laberinto, 2015)

Qué hago aquí, preguntando, como dicen  que hacían los poetas, cuándo o cómo  o tal vez, o quién mira, y si me mira mirarle sonreirá, dejará a un lado la bicicleta, peinará su pelo con la mano, y después de hallar asiento en el pretil del puente y encender un cigarrillo y aspirar el humo me mirará también, como un amigo que en la distancia recordara el tiempo pasado en mis silencios y los suyos. Tal vez sonría cómplice, y escriba en su mente el poema que ahora escribo en la mía, tal vez desaparezca cuando cierre mis ojos, comprendiendo que nada es importante, que en la muerte hay un deseo de belleza y una mirada exacta al horror, al horror. Aunque lo ignore y tú desaparezcas mon semblable, mon frere seguirá el río, piedra polvo silencio nada, nada.  


agnus dei

de Misa de Réquiem (Centro de Arte Moderno, 2012)

los débiles marcan el paso en las procesiones / teclean rápidamente en el  ordenador / viajan a países exóticos en clase turista / recorren el trayecto hasta  casa en un vehículo sin ruedas / rompen el día con la necesidad del buen  tiempo  los débiles los débiles sienten por debajo de las palabras / entienden la calumnia pero la  fagocitan / escuchan el silencio pero oprimen el claxon / mandan como sátrapas  en las panaderías / consumen su cerveza y dejan en el platillo la última  aceituna  los débiles los débiles mean en silencio / aguantan la bronca del taxidermista / votan  honestamente lo contrario que dicen / piensan según los otros / han inscrito a  sus hijos en el mismo colegio de su infancia / dicen oh capataz mi capataz  los débiles los débiles aman al que hace aman al que dice aman al que sueña / quieren ser  la paloma que pintara picasso / sobre su cama vela el cristo de dalí / bajo el  sueño perciben historias con relojes jergones sin memoria diccionarios aún  vírgenes  los débiles los débiles agitan papeletas sin premio y en las tribunas beben café y pastas  inglesas / visten su hemoglobina con el azar / se casan cuando el amor emigra  hacia otra puerta / se masturban sin ganas / ponen música ambiente  los débiles los débiles no piden / esperan tu propuesta / los débiles no lloran más que al fin  del verano / los débiles disparan con el arma del otro / se saben se numeran /  cantan en misa y fuman en el atrio en silencio  los débiles los débiles se vengan en quien más los protege / dejan en las aceras abiertos  sus cadáveres pero se acuerdan pronto los lavan y los secan / sobre quien más  les ama clavan su olvido a fuego los débiles


S a l m o 3 0

de Libro de los salmos (Devenir, 1997) Si hubiera un país que sólo fuera frontera y hubiera una ciudad, y la ciudad la misma frontera; si hubiera un edificio ubicado en la frontera, rodeado de frontera, y allí un piso elevado, acaso un sexto, un doce: donde cada frontera fuese al mismo tiempo asilo, mirador, refugio o faro. Si en esta casa hubiera una habitación encendida la noche, cada noche, frontera y siempre y siempre, y allí un hombre desde siempre escribiera, sería sólo aquel que en todos conocemos, ese hombre sería quien viviera en la sombra, quien habitado sólo de frontera nos hace a los demás el don de no hallar límites.


MARIO PÉREZ ANTOLÍN


Mario Pérez Antolín (Stuttgart, 1964) es uno de los aforistas 

más importantes de nuestro país. Sus libros en este género (Profanación del poder, La más cruel de las certezas y Oscura lucidez)  han  recibido  elogios  de  pensadores  tan  eminentes  como Eugenio Trías, Victoria Camps o Joan Subirats y se han convertido, por méritos propios, en lectura obligatoria para aquellos que prefieran la fusión de la buena literatura con una filosofía disidente. Su obra poética, publicada en dos libros (Semántica secreta y  Yo eres tú), destaca por la fuerza expresiva de las imágenes y  por  la  profundidad  reflexiva  de  las  ideas,  dando  forma  a  un  estilo  muy  innovador  que  tiene  el  reconocimiento  de  la  crítica  especializada, dentro y fuera de España.    


Poemas de su libro "De Nadie" 

Es funesto esto que detesto como un conjuro duro que murmuro y nada aligera mi espada salvo el ala alucinógena de la alborada alba veo releo y cabeceo junto a un presunto asunto sin el cual daría dardos y damascos para recoger el padecer del querer que me espera en la áspera espesura por la que el espanto florecerá más allá del más acá tuyo mío suyo nuestro vuestro de nadie nadie nadie nadie…


De este árbol saldrá el ataúd que te contenga. De esta roca saldrá la lápida que te cubra. De este invernadero saldrán las flores que te recuerden. De ningún sitio saldrá la abstracción que te suplante.


La oración del lumpen.

Escupen trozos de amoníaco en los cascotes cenicientos  de una obra. Lo hacen a cambio de un plato de sopa caliente, lo hacen mientras esperan al camión de la basura. Pintan grafitis en los vitrales de sus córneas; y dentro retumba un caldero con la cabeza del  Minotauro. Son los hijos cuyos padres necesitaron eyacular fuego y  tragar hielo. Forman un grupo numeroso y heterogéneo que nació en hospicios, creció en cárceles y envejeció en asilos. Son los bienaventurados que heredarán las pocilgas del  cielo. Amén.


El carnicero trae su mandil manchado de sangre después de filetear la masa amorfa que deja restos de harina en la camisa del panadero tan blanca como el yeso que encostra el mono durante la faena del albañil dispuesto a limpiar la tinta que se adhiere a las uñas del impresor todavía triste porque vio pasar el fantasma impoluto del amo altivo y no sabía que el trabajo sucio nos dota de un cuerpo puro.


Te han olvidado en el rincón más oscuro de la casa grande porque ya no sirves, porque ya no vales, porque eres viejo. En otro tiempo los propietarios reñían por conseguir tus favores, pero ahora nadie te hace caso porque ya no sirves, porque ya no vales, porque eres viejo. Buscas una segunda oportunidad para demostrar que aún estás en forma y con la misma disposición de antes. Aunque te haces notar, nadie repara en ti, y seguro que muy pronto encuentras por los pasillos de la casa grande a tu sustituto porque ya no sirves, porque ya no vales, porque eres viejo. Pobre perro, pobre animal de compañía.


Mensajero,

que me vacío en su ausencia, le dirás; que mis ganas de tocarla reducen el álgebra a una mota de polvo, le dirás; que avanzo con una legión de amantes inconsolables, le dirás; que de repente lo acapara todo, le dirás; que estoy carnalmente abrasado de espíritu por ella, le dirás, mensajero, cuando la veas.


JESÚS DE CASTRO


ANTIPOEMA DE LAS COSAS HUECAS.  Operar a corazón abierto  con un cuchillo de cocina, un manual de primeros auxilios lavándose las manos con fairy  en oferta antes de la intervención. Volar bajo el sol con alas de cera. Trasladar la semántica de la vida sin semántica. El aplauso de los ojos cerrados. La imagen de moda con sonrisa profident. La frase correcta de auto ayuda. El beso bobalicón en un poema hueco. La negación del yo, el súper yo y el ello con afirmación implícita del concepto. Asesinar la metáfora con la gramática y la gramática con la metáfora  Escribir por escribir, aunque al hacerlo muera la palabra en el intento.


¿Y qué hacer cuando sientes en los huesos que las fronteras de la 

razón practican el efecto dominó dibujando un monstruo en su caída? Observad  el  feto  deforme  sobre  fondo  blanco,  que  es  el  color  de  la  suma de todos los colores.  Sus  dientecitos  amarillos  sobre  el  pliegue  agónico  devoran  enciclopedias sin abrir. Sus  garritas  desgarran  cerebros  y  vísceras  con  las  ansias  del  lactante. Sus pezuñitas se mueven con la satisfacción del caníbal glotón. Alrededor  del  festín  macabro  arden  las  hogueras  de  las  letras  facilonas que llegan a fin de mes. La  masa  moldea  una  masa  deforme  y  cambiante  perfectamente  uniformada. Es la hora del vado permanente, la dirección prohibida ondea en los  puntos cardinales. Urbanizaciones fantasmas en fondos de saco, con extensos jardines  sembrados de mordazas. La  piscina  comunitaria  está  vacía  y  sus  ranas  comienzan  a  sentir  el  calor del agua en ebullición sobre sus cómodos traseros empeñados como  ancas  en cualquier restaurante francés de moda. Todo es deconstrucción en el menú de la vida y la muerte. Correteamos alegres sobre nuestros campos sembrados de sal. Somos postestructuralistas de la paradoja de la contradicción.


Me gustas  sucia  e  insolente  como  la  realidad  que  nos  salpica, como  los  pies  de  barro  de  todos  los  enanos  que  intentan  jugar al strip póker con palabras como libertad.  Me  gusta  también  verte  correr  prostituida  por  cualquier  callejón oscuro,  aquellos de los que huyeron las oscuras golondrinas  cansadas  de  empachos  sintácticos  y  una  dieta  de  vómitos  ultra cursis. Tal  vez  cansadas  también  de  la  ausencia  de  vida  inteligente  en el planeta rojo visto desde Marte. Tal vez no sea casualidad que tengas tu propio día, todos los  muertos  tienen uno, aunque no sirva de mucho. Pero yo me he cansado de llegar una vez al año con flores a  tu sepulcro. ¡Bebamos  vino  a  la  memoria  de  los  vivos  escupiendo  las  sobras sobre las sombras!   


He buscado  en  vano  la  estación  de  infierno  en  diversos  apeaderos, infierno es aquí y ahora, en cualquier grano de arena  que cae impávido esperando la inminente vuelta del receptáculo  para caer de nuevo sobre sus compañeros, una  imagen  sobre  el  tiempo,  no  muy  distinta  de  miles  de  cadáveres  apilados en tantas fosas comunes. Círculos  concéntricos  en  torno  al  mismo  tormento,  el  castigo  inherente a la condición humana.  Somos látigos de nosotros mismos, nuestras lenguas implacables  trazan  surcos de sangre sobre nuestro propio futuro. Descarnados  penitentes  cargando  las  piedras  de  nuestro  pecado  original por el vórtice  con la vana ilusión de la inmortalidad que nunca fue.  


¡Qué duro escribes Jesús!

Escribo duro, y tal vez frío, como un amanecer bajo el telón de acero. Cómo el alambre espinoso que todos instalamos alrededor de nuestras opiniones. Duro como las manos encallecidas del silencio en torno a cualquier ciudadano. Duro y frío como la soledad del peregrino cruzando el desierto. Duro como una sonrisa postiza bajo una farola. Como el niño amputado del útero materno. Como el perro abandonado en las calles. Duro como el pan nuestro de cada día arrebatado hoy mismo por el poder disfrazado. Seco como los labios agrietados por la sed de besos. Como el panal de miel sin abejas laboriosas. Como la rosa marchita anunciando la muerte sobre su tallo. Tal vez escribo duro como la vida descarnada, como el hueso calcinado de cualquier cadáver  que fue convidado de piedra en el festín de los gusanos. Escribo duro porque la vida es un puñal clavado en la espalda.


THE WALKING DEAD Llegué dos veces al mismo corral cargado de ofrendas de amistad y la dulce miel que reposa entre páginas. Llegué con palabras frente al gruñido cotidiano ofreciendo flores al devorador de bellotas. La sordera es un discurso de mentes cerradas. Las carreteras yacen olvidadas como viejos  sepulcros Las calles están llenas de caminantes, pero nadie  camina por ellas. Vivo entre relojes que siempre llegan tarde Estoy cansado del olor a mar muerto que desprenden algunos puertos y sus barcos desmadejados, varados, con la brújula averiada y las velas rotas. Tengo sed de agua dulce Sed de retorno a la brisa mediterránea. Al viento amable de la cordillera cantábrica  A las viejas canciones de cuna Volar con alas de acero, sí, volar con alas de acero.


Aquarellen Abril  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you