REVISTA ANDAR EXTREMO N° 53

Page 1



Director / Propietario Corrección Marcos Ferrer

Foto de Tapa

María Soledad Navarro Marcos Ferrer

Participaron de esta edición

Fotografías

Jim Reynolds Javier Echenique Juan Pablo Sarjanovich Gustavo Cherro Juancho Ibañez Franco Paredes Alejandra Matos

Jim Reynolds Marcos Ferrer Julieta Balza Gonzalo Routorou Marcelo Tucuna Empujando Límites

Alfredo Barragán Julieta Balza Gonzalo Routorou Pablo Badenes Jorge Ariel Castillo Río Cuarto Trail Run Juan Zemborain

Pre Impresión Corrales Impresión 4 Colores

CADEI Javier Echenique Juan Pablo Sarjanovich Gustavo Cherro Jorge Ariel Castillo

Revista de Aventura, Deportes Extremos, Medio Ambiente y Turismo. Registro de la propiedad Intelectual. Dirección: 65 nº 287 (1 y 115), La Plata, Bs As, Argentina. Tel:0054 (0221) 5792744 E-mail: info@andaresaventura.com.ar ffan page: andar extremo Queda prohibida la reproducción no autorizada total o parcial de los textos publicados, mapas, ilustraciones y gráficos incluidos en esta edición.La Dirección de esta publicación no se hace responsable de las opiniones en los artículos firmados, los mismos son responsabilidad de sus propios autores. Las consecuencias de practicar deportes extremos pueden ser muy peligrosas. Las notas publicadas en este medio no reemplazan la debida instrucción por parte de personas idóneas. El staff de Andar Extremo colabora ad-honorem, si deseás publicar un relato o nota comunicate a nuestro mail.



in precedente similar, la piedra del recóndito sur ha sido testigo de una lllllllllllllllhazaña incomparable. Jim subió y bajó sin la seguridad de una cuerda o lllllllllllllllequipo, 1.524 metros del Filo Noroeste del Cerro Chalten, logrando el 21 de marzo uno de los solos integrales más creativos y vanguardistas de la Patagonia. Reynolds se instaló 3 meses en el sur y para el 15 de marzo, ya preparado, escaló la aguja Rafael Juárez de 2.450 msnm por la ruta del Filo Oeste (unos 700 m, con una dificultad 6+) y la descendió por la ruta Anglo-Americana. Luego, hizo la aguja Saint-Exupéry de2.558 msnm. Eligió la ruta Chiaro de luna (de 750 metros con una dificultad 6b+) y la Kearney-Harrington (400 metros, 6a), durante el descenso. Una vez realizado, se sintió cómodo para encarar el Fitz Roy de 3.405 msnm. El 20 de marzo lo intentó, pero tuvo que bajar. Al día siguiente se le dio, siguiendo los pasos de la cordada francesa de Jean y Michel Afanassieff, quienes con Guy Abert y Jean Fabre, recorrieron por primera vez el Filo Noroeste del Fitz Roy en diciembre de 1979. La vía es un recorrido de 1.524 m con dificultades moderadas que no superan los 6a+. Ese no es el principal obstáculo de la vía, el problema es que hay tramos de placas notablemente lisas donde hay que confiarse a los mínimos relieves y equilibrarse para continuar subiendo. El montañista empezó a las 8:30 horas de la mañana e hizo cumbre a las 15:15 horas. En la cima estuvo poco tiempo, ya que la bajada era más complicada que la subida y la realizaría también sin cuerdas. Jim llevaba una cuerda, pero olvidó su arnés y su descensor en el campamento, así que no le servía de mucho tenerla. Bajando se le hizo de noche, ésto lo obligó a descender con muchísimo cuidado, obviamente iluminándose con una luz frontal, mirando las marcas de magnesio que había dejado durante la subida. Al final, consiguió llegar al valle a las 12:30 de la noche, unas quince horas después.

Miembro del grupo de rescate de Yosemite (YOSAR), ha dejado la cuerda a un lado para ascender y luego destrepar el Fitz Roy y las agujas Rafael Juárez y St. Exupéry. Jim Reynolds batió junto a Brad Gobright, el récord de velocidad de The nose de "El Capitán" en octubre de 2017. Escalaron la mítica vía en 2 horas 19 minutos 44 segundos, aunque la marca no les duró menos de un año porque Tommy Caldwell y Alex Honnold. Tardaron 6 horas clavadas.

"Es alucinante esto que sucedió", escalador argentino de clase mundial y experto en la Patagonia. "Jim está haciendo una gran declaración aquí. Vamos a hablar de esto por mucho, mucho tiempo. Me cuesta imaginar cómo alguien va a superar esto".

La ascensión de Jim Reynolds en solo integral al Fitz Roy tiene un precedente: su compatriota Dean Potter ascendió este pico del mismo modo en el 2002. En aquella ocasión, eligió la Supercanaleta para hacerlo también, en unas seis horas y media. Sin embargo, echó mano de la cuerda para descender rapelando hacia el sureste por la Franco-argentina.


olver, que 20 años no es nada...", dice el llllllllllllllltango, y más si viene de la mano del llllllllllllCapitán Barragán, un romántico emprendedor que ha llevado a la exploración y al deporte argentino a lo más alto del reconocimiento mundial. Cada expedición tiene una historia y, a su vez, un mensaje educativo que hace reflexionar a la humanidad. Esta expedición fue quizás la más dura, por la planificación y por el esfuerzo que tuvieron que hacer los integrantes del CADEI. Alfredo Barragán (50), Horacio Giaccaglia (54) y Jorge Iriberri (52). Partieron el 1 de abril de 1999 y recorrieron 1600 km en 61 días, cruzando el mar en las embarcaciones más pequeñas que jamás lo hayan hecho. El CADEI quedará en la historia por ésta y por otras tantas expediciones, entre las cuales se destacan: La Expedición Atlantis, El Cruce de los Andes en Globo, Aconcagua, Kilimanjaro y Antártica Finis Terra. “Cuando creamos CADEI, en el año 1975, el

articulo 1 decía que sus objetivos eran: organizar y realizar expediciones deportivas especiales en ambientes naturales rigurosos, explorar dichos ambientes y difundir sus experiencias en beneficio del deporte, la ciencia y la cultura. Hace 45 años que eso es lo que hacemos. Esta expedición en las Antillas nos enamora porque la conocemos íntimamente, porque la conocemos desnuda y sabemos de su pureza. El cruce del Mar de las Antillas rechazó sponsors comerciales y hasta decidimos no filmar, porque para hacerlo correctamente había que tener un barco cerca o algún helicóptero y eso hacía desaparecer "la expedición" como tal. Una expedición no es turismo aventura. Por definición, tiene un desarrollo y un resultado incierto; un riesgo real, como esencial, que obliga a resolverlo y superarlo. Decidimos no hacer un contrato de miles de dólares con ATC, a cambio de la primicia. Recuerdo que viajé a Buenos Aires y le dije al presidente de ATC, que además era mi amigo: - No puedo hacer este contrato. Yo soy

esencialmente expedicionario. Y en segundo término soy documentalista. Si tengo cerca un equipo de filmación, habrá desaparecido el riesgo y con él la expedición. No puedo hacerlo. Él abrió grandes los ojos, respiró hondo y me dijo muy pausadamente: - No lo habíamos visto, tenés razón. De ese modo, libre y solo, me fui a cruzar el mar”, relató el capitán. En tres kayaks de travesía individuales, de 5,10 metros, sin embarcaciones de apoyo, con vientos y corrientes trasversales, unieron 23 islas de 12 países. Partieron del puerto de Macuro de Venezuela y llegaron a San Juan de Puerto Rico el 31 de mayo de 1999. A diferencia de otras grandes expediciones en kayak ésta no recorrió la costa, sino que cruzó el mar “Esta expedición fue pura. Hoy es enorme a nuestros ojos. Es bellísima a los ojos del alma. Fue la expedición deportiva más grande que hicimos con CADEI y tiene una connotación histórica: demostró la factibilidad de que antes del descubrimiento de América, los "caribes" (nativos que ocupaban el Golfo de Paria, entre Venezuela y Trinidad), hayan navegado el arco de las Antillas y llegado hasta Puerto Rico en sus botes a remo. Esto lo había afirmado Colón en sus escritos luego del primer viaje y desde entonces los expertos sentenciaron que eso era imposible, que era materialmente imposible



hacerlo a remo dado que no había ni corrientes ni vientos favorables. Sostenían que los vientos alisios -del este / noreste- y la corriente norecuatorial - del este - arrastrarían a los botes hacia el oeste-sudoeste y se perderían en el sur del Caribe. Eso fue lo que despertó mi curiosidad y mi natural rebelión ante los imposibles. Entonces, decidí estudiarlo a fondo y encontrar cómo hacerlo”, señaló Alfredo. Remaban llevando el equipamiento mínimo necesario. Hacían entre 50 y 150 km en cada travesía, Los trayectos cortos les insumían unas 14 horas de remo. Dormían en playas desiertas al llegar a tierra firme. Al zarpar de Tobago un gran temporal los hizo derivar demasiado y estuvieron 40 horas remando al límite de su capacidad física y psíquica. Luego de dos jornadas dramáticas, lograron encontrar y arribar a Grenada, la meta salvadora; escribiendo una página gloriosa en la historia del deporte y la navegación. “Nuestra esencia es deportiva y el deporte es nuestra escuela de vida. Fíjense que no digo deporte amateur, pues sería una redundancia; así como deporte profesional sería una incongruencia. Si es profesional no es deporte. Por eso no aceptamos sponsors. Cuando la

pureza es absoluta es más fácil enamorarse de lo que estás haciendo. Cuando encaro una expedición no me alcanza con que me guste. Sólo me la juego por algo que me enamore y sólo me puede enamorar una expedición cuando es así, absolutamente pura”. Y agregó “Creo que estas experiencias dejan ejemplos y sirven al objetivo de CADEI, de difundirlos cuando son útiles. Somos conscientes de que nuestro grupo ha tomado notoriedad y hay gente que nos sigue, se pregunta cómo lo hacemos y seguro que alguno quiere hacer algo similar. Entiendo que tenemos que hacernos responsables de esa situación, tenemos que asumir la responsabilidad ya que nos miran, nos escuchan. Es necesario dar un buen ejemplo, cuidar el discurso, ser tan buenos como para sentir que estamos honrando eso que creen los demás de nosotros. Me da profunda pena y muchas veces bronca cuando veo a figuras del deporte, arte, periodismo o de la política, figuras rutilantes del espectro social, no honrar el lugar que ocupan; pseudo deportistas, estrellas mundiales, que son pésimos ejemplos como seres humanos, que no han respetado el lugar que les dio la vida, desde donde pudieron ser extremadamente útiles y, sin embargo, están dejando una influencia negativa.

Es increíble que se festeje un gol hecho con la mano, lo cual es una de las vergüenzas más grandes de la historia del deporte argentino. Ante esta situación y una vida hecha que nos ha permitido reflexionar sobre estas cosas, en CADEI tenemos claro que, si encontramos elementos valiosos en lo que hacemos, tenemos la obligación de trasmitirlos. Ahora que se cumplen 20 años del Cruce del Mar en Kayaks, tenemos la oportunidad de contar cómo lo hicimos. Hoy sabemos dónde anida la fuerza y la alegría que le permiten al hombre común atreverse a lo extraordinario y ser un digno contendiente contra lo imposible. Estamos convencidos de que hay que compartirlo, con la esperanza de ser útiles. En estos momentos en que flaquea la cultura del trabajo, de la planificación y la perseverancia, nosotros seguimos creyendo en el orgullo del esfuerzo genuino, de la lucha sostenida con convicción. Los que hicimos esta expedición por las Antillas tenemos una deuda con ella. Fue tan grande como Atlantis, pero Atlantis fue tan luminosa, exótica y carismática que les hace sombra a todas nuestras otras expediciones. Es la hermana bonita. Siempre que me junto con



algún periodista a hablar del Mar de las Antillas en Kayaks o de otra de nuestras aventuras, como Cordillera de Los Andes en Globo, Aconcagua o Antártica Finis Terra, me hacen una o dos preguntas de lo que nos convocó e involuntaria pero invariablemente, volvemos a Atlantis y el foco se queda en ella. Desde el punto de vista deportivo, cruzar el Mar de las Antillas fue mucho más exigente que Atlantis. Necesitó más preparación; requirió determinación, coraje y riesgo absoluto, con una concentración física y psíquica descomunal para llegar a la próxima isla.

Cada vez que me encuentro con el Vasco Iriberri y Horacio Giacaglia, compañeros también de la Atlantis y otras 10 expediciones, la imagen de la Travesía de las Antillas nos asalta, nos quedamos mirándonos y, luego de un silencio, nos decimos: -Estábamos locos! ¿No? Asentimos con la cabeza, nos damos un abrazo y recién después empezamos a hablar del motivo del encuentro. Sentimos la necesidad de reivindicarla siempre. Si un hijo me dijera que quiere hacer una Atlantis lo alentaría y ayudaría, pero si me dijera

que quiere hacer el Mar de las Antillas en Kayak, le pediría por favor que no la haga. “Cruzar el mar en kayak: tres años de preparación, mil seiscientos kilómetros de recorrido, veintitrés islas de doce países, un millón de remadas por persona, en definitiva... sólo estelas en la mar...”, relató.



ítica, mágica y soñada, podemos decir que la historia de la familia llllllllllllllllZapp sigue escribiendo páginas increíbles. Con 4 hijos nacidos en llllllllllllllllcuatro países distintos, se han convertido en la familia más viajera del planeta.

Candela y Herman Zapp comenzaron su travesía hace 19 años, con el objetivo de hacer un recorrido desde Argentina hasta Alaska de una forma peculiar y poco vista: en un automóvil Graham Paige de 1928. Tardaron tres años en atravesar de sur a norte el continente americano y


fue tiempo suficiente para ampliar la familia con Pampa, Tehue y Paloma, a los que se añadió después Wallaby. Transitaron América, visitaron Oceanía, Asia, África, y luego de hacer Europa, cruzaron el Océano Atlántico en un barco a vela, desde

Tenerife a Guyanas. En estos momentos están en Brasil. Su libro “Atrapa tu sueño”, con 13 ediciones en español y 6 en inglés, les permite financiar el viaje. Arriba, el mapa de los Zapp, con el trazo de estos 19 años recorriendo el mundo.


stos dos volcanes son importantes por lllllllllllllllldistintas razones: el San Pedro por ser el lllllllllllll.segundo pico más alto de Jujuy (peleando por unos metros con el Nevado de Chañi), y el volcán Zapaleri, por ser el punto tripartito de Bolivia, Chile y nuestro país. Para los montañistas salteños Javier Echenique y Julieta Balza, ambos desafíos cumplían con una de sus expectativas esenciales, de tratar siempre de llegar a montañas que no se suben por distintos motivos: difícil acceso, varios días de ascenso, etc. El pasado 13 de abril, emprendieron el viaje hacia la ciudad de Susques, Jujuy, para iniciar su travesía. Allí pasaron la noche para aclimatar un poco. Al día siguiente, ya entrados en plena puna jujeña y después de buscar la huella que los

dejaría en las casas que habían visto por el google earth, realizaron el primer campamento, es decir el campo base. En la primera jornada de ascenso salieron por una gran quebrada que los llevaría al corazón del volcán San Pedro. En ese lugar, realizaron dos campamentos para poder acercarse al tramo final que los llevaría a la cumbre. El miércoles 17 de abril con un día poco nublado y con algunas leves precipitaciones, Javier y Julieta estaban haciendo cumbre en el Volcán San Pedro. Con una pequeña apacheta, encontraron un testimonio que poco se leía. Parecía ser de hace muchos años y suponían de quién podría llegar a ser por información previa al ascenso. El testimonio databa de más de 10 años y contaba el primer ascenso de Cesar Bracamonte, Roque Espósito, Marcelo Bullón y

Juan Cinta, es decir que el ascenso de Javier y Julieta fue el segundo en este volcán tan increíble y misterioso. Probablemente por la información recaudada, Julieta se convertiría así, en la primera mujer en pisar su cumbre. Luego de bajar del San Pedro, fueron hacia la base del volcán Zapaleri. Después de varias horas y por un camino poco marcado, llegaron a la base. Realizaron un campamento para poder descansar, y al día siguiente poder ascender a los 5565 msnm que tiene el volcán. Bien temprano comenzaron a ascender por el filo sureste. Este mismo lleva hasta la parte de roca bien empinada y última para el ascenso final. Con un trekking, casi escalada, llegaron a coronar el día viernes 19 de abril la cumbre del tripartito Volcán Zapaleri. Nuevamente encontraron testimonio, esta vez, de tres salteños que anteriormente estuvieron allí en el 2017 y en la misma hoja, un testimonio de un grupo de chilenos que databa de marzo del 2019.


15


uesta mucho entrar en un nuevo país. Pakistán llllllllllllllllcuesta muchísimo. Sus costumbres, su gente, su llllllllllllllllcomida, su higiene, su religión. Todo es nuevo al pisar tierra musulmana por primera vez, para un occidental criado entre asado, fútbol y empanadas. La gente se abalanza sobre uno sin respetar distancias. Preguntan todo. Se meten en plena intimidad sin reconocer límites. En el hotel, entran a dejar una toalla a la habitación sin golpear. Nuestro contacto local nos viene a invitar a comer 5 minutos antes de salir a comer sin importar qué estamos haciendo ni si estamos cansados o siquiera si tenemos ganas de ir. Tenemos que ir. Punto. Son tan amables y bondadosos como inoportunos. Desde el día uno nos pone un “oficial de enlace”, militar de carrera que nos sigue a sol y sombra, y va preguntando a cada integrante por los demás, tomando nota por si alguno se pisa. El grupo estaba conformado por Sebastián Aldana, Juan Pablo Sarjanovich y caminantes argentinos que fueron a conocer el campo base de la mano de Jujuy Expediciones y luego de dos noches allí, retornaban a Islamabad. Por suerte, nuestro oficial es joven, educado y dócil, enseguida entiende que no queremos que se entrometa con nosotros. Sé de anécdotas de gente que ha tenido que modificar incluso su plan de aclimatación porque así se lo pidieron. Puede ser muy incómodo, y no hay mucho por protestar. Acá no sólo las mujeres están bajo el yugo de una ley estricta. Tener que esperar tres meses para que te den una visa teniendo que mandar el propio pasaporte a la embajada, mientras se aguarda con muchos formularios y comprobantes, es un botón que sirve de muestra de lo que puede uno esperar al llegar. Por suerte, algunas viejas costumbres están empezando a quedar atrás. La semana pasada se inauguró un nuevo sistema de visado online que promete ser un punto de inflexión en la relación con el extranjero. Luego están los talibanes, uno los cruza camino a la montaña en la zona de Chilas, a un día en vehículo de la capital del país. Ellos no gustan de los extranjeros. Ni siquiera está permitido andar por la calle en su presencia y si uno osa salir como hice yo, se arma todo un escándalo. Lo que menos hacen es preguntar qué hace uno ahí.



Pakistán es un país muy militarizado, con bastas zonas viviendo con costumbres impuestas por líderes de castas de las que nunca escuchamos hablar pero que tienen el poder suficiente como para mandarte de vuelta en un retén por la ruta que viniste, sólo porque a ellos se les antoja. En plena zona talibana se encuentra el Nanga Pargat y desde la temporada de la matanza en 2013, es obligatorio entrar a cualquiera de las vertientes (tiene tres) acompañado con escolta policial. Para llegar a nuestro destino pasamos frente a dos de ellas: la Diamir, por donde se accede a la arista Mazeno, y la Raikot o ruta de “Fairy Meadows”. La mayoría suele volar directo de Islamabad a Skardu evitando dos días de vehículos y este periplo de aventuras. Así vemos Pakistán. Así es el territorio en el que nos encontramos cuando decidimos ir al Broad Peak. Esperar por un alud en el jeep que nos lleva a Gilgit Baltistan durante 15 o 20 horas en el medio de la nada o luego caminar casi 100 kms por el Baltoro para llegar al campo base durante una semana, termina siendo un juego de chicos. Casi un placer atravesar esas lenguas de hielo enormes parecidas a un laberinto, y ríos que al cruzarlos congelan la sangre al punto de hacer doler los huesos de manera indescriptible. Verdaderamente es maravilloso encontrar en una pasarela de 3 kms de ancho por 57 kms de largo (como lo es la del glaciar del Baltoro), tantas montañas épicas. Casi lo hacen a uno olvidar que está en el medio de la nada misma, sin poblados cerca, ni apoyo alguno que lo asista en caso de emergencia. Los animales que comeremos los siguientes 45 días van vivos hacia arriba, junto a nosotros. Los pollos agarrados por el pescuezo, las cabras a las patadas y los yaks cargando

equipo. En nuestro camino al encuentro con el Broad Peak y el K2 pudimos ver los cuatro Gasherbrum, el Mitre Peak (6010), el Chogolisa (7665), el Masherbrum (7821), la Torre Muztagh (7273) y hasta las Torres Trango (6286), entre otros increíbles picos. Tampoco es difícil cruzarse con algún escalador de élite que los esté por subir. A diferencia de Nepal, el circuito de los ochomilistas se encuentra muy acotado y todos marchan por una misma senda. Este año, no sólo estuvimos con viejos amigos de anteriores expediciones sino con personajes emblemáticos como Sebastián Álvaro, Andrzej Bargiel y su equipo, con quien compartimos toda la subida hasta Concordia (división entre K2-Broad Peak y los GI y GII), y Helias Millerioux, reciente ganador de un Piolet de Oro por una nueva vía en el Nuptse. Y allá estamos, una vez más, en un campo base de un ochomil. Con todas las ansias y expectativas puestas. Lo primero que vemos con mi compañero es el K2, a una hora andando de donde estamos. Luego de ver eso, el Broad Peak parece sencillo….hasta que vemos la canaleta de acceso a campo I. Por la noche la temperatura cae hasta los -10 grados. Algo poco usual en los bases que me han tocado estar, y también acá. Según el cocinero, hacía dieciocho años que no veía una temporada tan fría. Por suerte dura poco. Lamentablemente la llegada del calor da paso a una tormenta de varios días que carga bastante la montaña, produciendo varias avalanchas por la zona de acceso al cerro. Una de estas avalanchas toma por improvisto a un equipo comercial que había puesto una carpa con todo su equipo técnico en una zona expuesta y pierden absolutamente

todo. El resultado es que se tienen que bajar con las manos literalmente vacías. ¿El valor tiene un límite? ¿Cuánto uno es capaz de soportar antes de decir basta? ¿Cuántas avalanchas hacen falta sentir o ver? ¿Cuántos accidentes con heridos o muertos tienen que ocurrir antes de que uno acumule la suficiente tensión como para bajarse de un sueño de años de preparación? Pues en nuestro caso, 15 días. Cuando finalmente la tormenta pasa y logramos subir al campo I, todo es alegría. El campo casi se ve sobre nuestras cabezas, es muy empinada la canaleta que nos conduce ahí. El esfuerzo es grande, y grande también nuestra desazón cuando nos encontramos con un balcón con apenas lugar para 8 carpas…y con 8 carpas en el balcón. Intento ir un poco más arriba pero no hay forma de poner una en ningún lado sin riesgo de caída o avalancha. Vuelvo y mientras contemplo la rigurosidad y efectividad de movimientos de dos escoceses que llegaron junto conmigo al campo, me doy cuenta de que desarman para irse hacia arriba. El lugar no es más que un risco en el borde de un filo con caída libre al campo base pero, en ese momento, es la diferencia entre vivaquear al aire libre a 5600 m de altura o dormir encordado, pero bajo techo. No es alentador armar la carpa, todas las que encontramos en pie en realidad no lo están. Muchas tienen varillas rotas, otras simplemente están enterradas por completo bajo un metro de nieve. Hay que acostumbrar la vista para adivinar dónde están los espacios para caminar. Y también prestar mucha atención porque el más mínimo desliz, lleva para abajo. Lo interesante de los escoceses no sólo es saber que tienen mas de 60 años y andan tan o mas rápido que nosotros, sino que son nada



menos que Rick Allen y Sandy Allan. Para quienes no los conocen, son quienes completaron la Arista Mazeno en el Nanga Parbat siete años atrás. No fue la única vez que los vi, y luego me enteré que estaban simplemente aclimatando por la “normal” para luego intentar abrir una vía por la cara este, que aún no se ha conseguido en todos estos años. Es en medio de esa aclimatación que tienen el accidente que luego se hizo famoso, porque uno de los hermanos Bargiel usa su dron de altura para colaborar en el rescate y pone su cámara a ochomil metros para encontrarlo. Bargiel utiliza el dron habitualmente para asistir a su hermano en el descenso de las montañas que esquía. Él es quien mira la ruta, su estado, y le muestra el camino a recorrer. Luego de quince días en la altura, subimos por segunda vez a campo I, esta vez con intenciones de pasar cuatro noches aclimatando. Es en esas circunstancias que se producen las avalanchas al bajar que expuse en mi cuenta de Facebook. Es en esas circunstancias que decidimos que la montaña estaba muy inestable y no merecía la pena seguir arriesgando. El valor tiene un límite, nosotros habíamos encontrado el nuestro. A poco de tomar la decisión de bajar y en

20

pleno desarme, vemos como dos anglosajones que no encontraron espacio para acampar, subieron más arriba y fueron arrastrados unos cientos de metros por senda avalancha. Eso nos llevó a retrasar un día la bajada esperando que el frío de la noche consolide la ruta de descenso. Una vez en el base, restaba caminar una semana para salir de la montaña y luego cambiar de vehículo durante dos o tres días para llegar a Islamabad. Pan comido, pero no en Pakistán. Para nuestro descenso anticipado la empresa que contratamos nos proveyó de un arriero con dos mulas para el equipo y una bolsa arpillera repleta de arroz. Lo que no sabíamos era que camino al base había empresas prestando servicios, y conseguimos comer bien cada noche. Luego de un día de viaje en 4x4, mi cumpa consigue volar desde Skardu a Islamabad en poco más de una hora. Seguimos de suerte. Yo en cambio, decido quedarme unos días para cumplir algunos objetivos que finalmente tuve que posponer (¿quizás para 2020?) pero que me llevaron a ver rincones de la zona de Baltistán como por ejemplo, dos de las vertientes del Nanga Parbat y la ciudad de Gilgit. Son las 6 am en Gilgit y ya me encuentro

solo. El coche que me llevaba a Islamabad pinchó a 100 mts de arrancar un viaje de 500 kms y más de 16 hs. El sol ya aprieta. Me sirvieron el agua tibia y el mate no es lo que quisiera. Estoy desperdiciando uno de mis últimos mates. Es lo que más lamento. Pakistán me agota. Los Himalayas no son sólo montañas. Son personas, culturas, desafíos constantes. Cuando parece que ya lo viste todo y lo superaste todo, alguien te pone a sudar. A pensar distinto, a cambiar los planes, los tiempos, las costumbres, la forma de pensar. Se fue mi chofer. La rosca de la llave cruz no coincide con las tuercas de la rueda. A mí me pasa lo mismo, pero en la cabeza. No son pocas las veces que me faltan herramientas o no tengo las adecuadas para enfrentar los problemas que se me presentan en los Himalayas. Porque, obviamente, no son sólo montañas….



artín hace todos los días una distancia que ronda entre los 30 y 40 km. llllllllllllllllPadre de tres hijas, abuelo de 5 nietos, vive en Trelew con su mujer, pero llllllllllllllllsu deseo hizo que arme un carro de 2 metros de largo (llega a 3 metros con el arnés), y unos 60 cm de ancho, y que el 31 de octubre de 2017 comience a caminar su historia, yendo a dedo hasta Ushuaia. Con 17765 km kilómetros en su andar, ya recorrió el país, atravesó Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Honduras y El Salvador. Al término de esta edición estaba tocando suelo en Guatemala. El 22 de septiembre de 2018 terminó su objetivo de llegar a las 23 capitales de provincias argentinas, con 9873 kilómetros caminados. El 7 de abril logró culminar su segundo objetivo: América del Sur con 15850 km caminados.



l 9 de junio de este año, nuestro amigo español Antonio llllllllllllllllde La Rosa, zarpó para realizar el pacífico Norte en llllllllllllllllsolitario con una super tabla de SUP con la que pretende tardar 70 días para llegar a Hawai, a unos 4500 km desde la ciudad de San Francisco desde donde partió. Con la bandera de un mundo más sano y más limpio, Antonio llevará comida liofilizada, desayunos de cereales y algunos snacks, frutos secos, y raciones de 3000 calorías diarias para 90 días, aunque señaló que piensa tardar menos. ¡Te mandamos un fuerte abrazo desde la Revista Andar Extremo!

a lleva un año y dos lllllllllllllmeses navegando las lllllllllllllllcostas de Alaska, Canadá y Estados Unidos, salió el 24 de marzo de 2017 desde Naknek, Alaska. En estos momentos se encuentra en Isla Cerralvo en Baja California, México, lleva r e m a n d o a p r ox i m a d a m e n t e 10.400 km.

edor Konyukhov, ciudadano ruso de 67 años, el 9 de mayo llllllllllllllllde 2019 completó un viaje en solitario a bordo de un bote llllllllllllllllde remos desde Nueva Zelanda hasta el Cabo de Hornos. De este modo, Fedor logró establecer por primera vez, una navegación en kayak a través de este estrecho.

mpermea lllllllble y abrigo, llllllllllllllldos prendas en una, con tres combinaciones posibles que le permiten adaptarse a d i v e r s a s condiciones climáticas. La prenda exterior es de GORE-TEX® 100% Impermeable y respirable. La interior es de plumón ALLIED® Fill Power 800, gran capacidad de abrigo.



e enteré de esta travesía una tarde de diciembre del año pasado, mientras tomaba unos mates con unos amigos kayakistas durante la travesía Dolores-San Clemente que organiza todos los años el legendario Capitán Alfredo Barragán. Ni bien volví Buenos Aires, todavía con las bolsas estancas colgando en el tender y equipo de la travesía lavándose, me puse a averiguar fechas, recorrido, distancias, quienes la organizaban, etc. Fue recién a principios de febrero, después de definir algunas cuestiones de trabajo y agenda, que me inscribí con mi amigo Víctor Tillería de Zapala, a quien no me costó mucho convencer para que me acompañe. Por suerte,

siempre encuentro “víctimas” que me siguen en mis viajes de montaña o travesías en kayak. Estaba muy motivado y tenía muchas expectativas en participar de esta travesía. En primer lugar, porque iba a ser mi primera experiencia remando en kayak en lagos patagónicos con esos paisajes increíbles y todo lo que eso significa y por el otro, para darle una mano a mi amigo Víctor (trasplantado de riñón hace menos de un año) en la difusión sobre donación y trasplante de órganos. Cabe mencionar que estoy muy involucrado con la temática no sólo porque trabajo en Prensa del INCUCAI hace varios años, sino también porque tengo amigos trasplantados con quienes en otras oportunidades hemos difundido la temática a

través del montañismo, ciclismo, y durante charlas. El viernes 1 de marzo por la tarde, después de reunirnos con Víctor en Zapala y de hacer una escala previa en la casa de su madre en Aluminé, finalmente llegamos al Camping UNCUYO de Villa La Angostura. Allí fue la acreditación, cena y charla previa, a cargo de Marcelo Hostar quien organiza hace 17 años este memorable Encuentro de Kayakistas en Patagonia.El vento es una verdadera fiesta del Kayakismo que cada año suma más entusiastas.

Luego de desarmar la carpa y un breve desayuno en el buffet, con Víctor y Ezequiel Poch de Bariloche nos dispusimos a bajar los kayaks en la playa del camping y guardar las bolsas estancas y demás equipo en los tambuchos del kayak doble donde iban Víctor y Ezequiel y en el Asiak Petrel que iba a ser mi compañero estos 4 días de travesía. Media hora después de lo pactado, a eso de las 11.30, arrancó el 17 Encuentro de Kayakistas Nahuel Huapi 2019. Más de 70 kayakistas y deportistas de distintos puntos del país, estábamos unidos en esta gran aventura en Patagonia. Acostumbrado a remar en el Delta del Tigre, poder apreciar en el fondo del lago las rocas, algas y algunos peces, era un verdadero placer. Los paisajes alrededor eran increíbles, con los cerros y bosques de coihues, lengas y ciprés reflejados en las aguas turquesas del lago.


27


Mientras remaba, disfrutaba el simple hecho de sentir la fresca brisa en la cara y poder contemplar las montañas nevadas y bosques desde abajo, cosa que en general es al revés, ya que por ser montañista suelo ver los lagos y bosques muy a lo lejos desde alguna cumbre. Qué lástima que en el Delta no hay montañas, sino sería la persona más feliz. Después de 2 horas de remada hicimos una parada para almorzar en Bahía Inalco donde, según cuenta la leyenda, se lo vio a Hitler en los años 50. Luego continuamos hacia el brazo Última Esperanza, pasando por el brazo Rincón para finalizar en la chacra Martinez donde acampamos la primera noche. La tarde pasó rápido entre el armado de la carpa, una breve siesta, mates y charlas de por medio con kayakistas que fuimos conociendo. La primera cena nos recibió a lo grande con cordero y choris, y algún que otro tinto que nunca faltan. La primera jornada remamos 18 km en unas 5 hs. El segundo día, a eso de las 11 am, partimos con rumbo norte hacia el brazo Machete donde después de remar unas 2 hs, paramos a almorzar. En algunos tramos del brazo Machete el fuerte viento y oleaje por popa y manga hizo que por momentos se complicara mantener el kayak estable, pero por suerte no me di vuelta. Menos mal, porque aún no sé hacer el Roll y más allá de que siempre que uno se da vuelta hay mucha ayuda y camaradería de la tribu Kayakera, no está muy bueno que digamos darse vuelta en estas aguas congeladas. Como estaba muy ventoso, pasamos de largo el arroyo Colorado y a eso de las 17 hs llegamos a bahía Chavol, donde nos esperaba el camping

para la segunda y tercera noche de la travesía. Cristina y Silvia nos atendieron en la chacra, con sus clásicas tortas fritas y mermeladas artesanales para acompañar los típicos mates en el camping. Este segundo día remamos 17 km pero se me hizo más largo que el primer día, quizás por el tramo del Machete que estuvo con mucho viento y oleaje. Para esa noche la cena del grupo eran las famosas viandas de “Sabor de Reyes”. Me tocó un guiso de lentejas con panceta y chorizo colorado, un verdadero lujo cada vez más difundido entre kayakistas y montañistas. Luego de varias rondas de chistes acompañados por más de un brindis, nos fuimos a dormir. De acuerdo con el cronograma original de la travesía, el tercer día se suponía que debíamos ir a Piedras Blancas e Isla Victoria, pero al final se suspendió a causa del clima. Estuvo lloviendo toda la noche anterior y hasta casi el mediodía y, sumado al viento, se iba a hacer imposible remar en esas condiciones. Igualmente se hizo un trekking de unos 5 km por la zona con una guiada de lujo a cargo de Adam Hajduk y Silvia o “Pila” como le decían, que nos llevaron a través del bosque a ver unas pinturas rupestres en unas rocas. Algunos decidieron quedarse en el camping y fueron a practicar apoyos y dominios de olas con Marcelo. Al volver del trekking, comimos una buena picada con mates, como antesala al asado que nos esperaba en el quincho de la familia Chavol. Como ya era costumbre, al cierre del asado no faltaron los chistes acompañados por bebidas espirituosas mientras afuera no paraba de llover.

Una vez cumplido el ritual de cada mañana entre desar me de campamento, desayuno y alistamiento de los kayaks, a las 10 arrancó la cuarta y última etapa de la travesía rumbo a Península Quetrihué. Nos tocó un cruce de casi 1 hr con bastante viento y fuerte oleaje. Después de una breve parada para reagrupar al resto de los compañeros, a eso del mediodía llegamos a Bosque de Arrayanes. Después de almorzar estuve caminando un rato por la zona del Bosque de Arrayanes que me trajo gratos recuerdos ya que no había vuelto desde los 18 años, cuando fui al Viaje de Egresados a Bariloche. Algunos turistas que llegaban en catamarán desde la Isla Victoria nos miraban desorbitados al vernos con todo el atuendo de kayakista: chalecos, cubrecokpits y remos. Antes de partir rumbo a Bahía Mansa fue la tradicional foto grupal de la edición 2019, todos a puro festejo saludando y levantando las palas. Luego de 1 hora de remada llegamos a Bahía Mansa donde entre varios, fuimos porteando todos los kayaks un tramo de unos 80 mts por el bosque. A eso de las 5, y habiendo remado 23 km durante la jornada, finalmente llegamos al camping de la Universidad de Cuyo dando fin a esta gran travesía. Ni bien llegamos nos abrazamos con Víctor y Ezequiel, y después de cargar los kayaks y ordenar todo el equipo, nos fuimos a tomar un café con medialunas en el buffet del camping. Por la noche fue la cena show de cierre con pizzas y cervezas, algunos sorteos y entrega de reconocimientos a Víctor y Vanesa


29


l 10 y 11 de marzo se llllllllllldisputó en General lllllllllllllVillegas, la vuelta al partido por caminos de arena muy duros y con una lluvia que se presentó en casi todo el recorrido El Team Mercerat de La Plata, ganó las dos categorías generales: caballeros con tiempo récord de Facundo Ríos, y damas, que fue para Marisa Sánchez que estuvo 21 horas para recorrer el circuito. En la espectacular actuación de todo el Team, Gabriel Gómez ganó la categoría acompañado por Fernando Mercerat, que entró cuarto. César Romero tuvo problemas físicos y no pudo terminar la vuelta pero tuvo una épica perfor mance. Miguel Ángel Hakiman hizo la asistencia a todo el Team, cuidándolos para que esos duros kilómetros se pasen más rápido. “Celebro mi propia victoria porque nadie más sabe realmente lo que costó obtenerla. Me inscribí en la vuelta corta de 230 km pero a último momento decidí arriesgar a todo o nada, así que fui por los 370 km. A las 6 am del sábado 10 de marzo largamos y terminamos 3 am del domingo. Sin parar, hicimos 21 horas de pedaleo. Entre arena y barro donde no hubo más opción que caminar, recuerdo que las piernas estaban agotadas, y la

Fundaró. Para poner un broche de oro, Fabiana Schettini y Vanesa Fundaró nos deleitaron con sus cantos a capela mientras eran ovacionadas por todos. Me da una gran satisfacción haber participado en esta travesía. Pude cumplir con mis objetivos, ver paisajes increíbles desde el kayak y la costa, conocí personas increíbles que, en definitiva, es lo que más rescato de las travesías en kayak y viajes de montaña. Ahora, a descansar y empezar a planear los próximos desafíos…

No puedo dejar de mencionar la participación y gran desempeño de Agustina Arellano de Entre Ríos, palista extraordinaria que tiene capacidades diferentes y estuvo remando junto a su padre. También a Vanesa Fundaró, gran kayakista ciega de Córdoba que, con la mejor de la onda y pura garra, se remó todo. ¡Realmente admirable y ejemplar lo que hicieron estas dos guerreras de la vida! Gracias totales a Víctor Tillería por acompañarme estos 4 días de travesía, demostrando que con fuerza de voluntad y convicción todo es posible y quien volvió a demostrar que “Donar órganos, es dar vida”. Gracias a mis compañeros de travesía y vecinos de carpa Ezequiel Poch, Richard Niebuhr y Martín Stanic por la camaradería y ponerle la mejor de la onda y, en especial,

a Marcelo Hostar por estar en todos los detalles de la organización de la travesía para que todo salga a la perfección. Por último, a quienes aportaron para los premios y sorteos de la última cena: Carlitos Nieto, de Córdoba, que aportó con cereales y alfajores, a Gustavo Feldman de M&G Kayaks, y a Gonzalo Rivarola de Garmont por su indumentaria y equipo. ¡Gracias a todos y a seguir remando!

cabeza me empezaba a maquinar mal. A esa altura ya no q u e d a b a n p e l o t o n e s p a ra seguir...éramos pocos los que continuábamos, los que resistíamos... Cuando la noche nos alcanzó, empezó el juego. Entre la belleza de la oscuridad, el cuerpo en ese momento me empezó a pasar factura, no entendía qué estaba pasando, pedía que pare de todas las maneras posibles. Dolía, todo dolía mucho. Pasando los 300 km el dolor era insoportable, el cuerpo disparaba alarmas, pero se siguió. Mis mantras, mi compañero de vida y las bicis, fuimos siempre en una misma sintonía: la calma. Te r m i n a m o s v a c í o s , agotados, destruidos, pero llenos de felicidad, orgullo y admiración. No fue una carrera más, fue una experiencia de vida, de for taleza física y espiritual. Fui la única mujer que se animó a correr tanta distancia. Mi puesto estaba asegurado, y es lindo escuchar tu nombre en un podio así, pero no es eso lo que me satisface. Me llena de alegría saber que puedo, que tengo a mi compañero a la par siempre. Con vos Fernando Mercerat hasta el fin del mundo, y en bicicleta. ¡Orgullosa de vos amor!”, relató emocionada Marisa Sánchez



acido en Argentina, Gustavo Cherro es lllllllllllllllfotógrafo profesional y trabaja de manera llllllllllllllindependiente con base en Buenos Aires. Se especializa en proyectos editoriales, relevamientos y documentalismo para clientes dedicados al deporte, problemática social, empresas de turismo, instituciones gubernamentales y privadas, agencias internacionales y artes visuales.

Entre sus clientes se encuentran: Adidas, Trek, The Nor th Face, Red Bull, BANFF, Accenture, ENARSA, GCBA, Suunto, Viva Patagonia, distintas personalidades políticas, artistas y deportistas, entre otros. Ha sido fotógrafo staff y freelance de publicaciones, diarios y agencias tales como Clarín, La Nación, La Razón, El Gráfico, Golf Digest, AP, Reuters, Gamma, Caters News, Storytrender, entre otras.

Ha obtenido premios y menciones nacionales e internacionales. Sus fotografías han sido publicadas en libros, diarios y revistas varias de todo el mundo, y expuestas en galerías nacionales e internacionales. Es Staff Pro y World Ambassador de impor tantes marcas relacionadas con la fotografía, y ha sido juez en concursos fotográficos internacionales. Realiza charlas en escuelas de fotografía de manera gratuita, con el fin de incentivar a estudiantes y docentes a tomar la fotografía de manera profesional.




a experiencia TransAndes Challenge es algo indescriptible. No solamente es una llllllllllllllllllllde las carreras más duras de Sudamérica, sino que a su vez genera un ambiente llllllllllllllllllllúnico por la energía que todos aportan, convirtiéndola en una verdadera fiesta del mountain bike. Lamentablemente esta edición fue la última en la Reserva Huilo Huilo, lugar más que apto para el evento por sus quebradas, bosques y volcanes. En 2020 el lugar de largada será en Corralco, zona de Malalcahuello, Chile.



TransAndes tuvo de todo desde el comienzo. El primer día recorrieron 48 kilómetros de senderos técnicos en el bosque nativo de Huilo Huilo, luego pasaron por la rivera del Lago Pirihuelco, hicieron una subida mortal al Pozo de Oro y bajaron en dirección a Neltume con senderos técnicos de subidas y bajadas. En esa jornada se marcó una notable diferencia entre Luis Mejía, de Colombia, sobre los chilenos Martín Vidaurre y Patricio Farías. El mejor argentino fue Francisco Voto. De la categoría femenina, la destacada fue la italiana Lorenza Menapace. El segundo día fue un recorrido corto de unos 44 km, pero exigente. Al comienzo hicieron un sendero hacia Puerto Fuy, luego un ascenso abrupto buscando un bike park con saltos y muchas curvas. Desde allí se dirigieron al Volcán Mocho-Choshuenco. Realizaron 17 km de subida por el sendero “El Toro” y, una vez arriba (observando volcanes y más volcanes), descendieron 10 km técnicos en dirección a la reserva pasando por un peligroso puente colgante. En esa etapa, Mejía se perdió y tardó mucho tiempo volviendo. Si bien recuperó trayecto, entró cuarto. El turno del podio fue para el chileno Sebastián Miranda, segundo el brasileiro Uirá Ribeiro y detrás, Martín Vidaurre. El argentino Voto fue el mejor coterráneo y Menapace mantuvo el primer puesto. La tercera fue una de las etapas más difíciles. Fueron 49 km con muchísimo desnivel. Inicialmente se dirigieron hacia puerto Fuy, tuvieron un ascenso de 20 km pasando por la laguna Quilmio. Luego, un descenso estrepitoso al lago Pirihuelco, y

una trepada fulminante llamada “La Pared” que los depositaba en un bike park directo a la llegada. Luego de 11 años y con esta etapa, el TransAndes se despidió de Huilo Huilo. Luis Mejía se alzó con la victoria y le descontó 3 minutos y medio a Martín Vidaurre (el segundo) en la general. Tercero entró Miranda. Voto siguió puntero, al igual que la deportista italiana. La cuarta etapa fue épica. Desde Huilo Huilo a Pucón realizaron 114 km de competencia, comenzando por la orilla del Lago Neltume. Luego, sendero rápido vadeando el Río Cua Cua y ascenso con mucha vegetación hacia el lado de Trafún. Conectaron la ruta transvulcánica hacia el Parque Nacional Villarica, donde pudieron observar araucarias milenarias. Por último, tomaron diferentes arroyos en un sector de lahares volcánicos con piedra desnuda y lava, que generaban un paisaje espectacular con el Volcán Villarrica de fondo. De allí, fueron todo en bajada por un sendero hasta el Camping Municipal de Pucón. F u e o t ra e t a p a l i d e ra d a p o r e l colombiano, estirando a 4 minutos y unos 20 segundos su posición en la general sobre el segundo: Martín Vidaurre. El tercero fue Uirá Ribeiro. Argentina e Italia, siguieron siendo representados por los mismos ciclistas. La última etapa se largó desde el centro de la ciudad de Pucón, desde el sector de La Poza. Se caracterizó por ser rápida, de sólo 40 kilómetros de extensión, en la cual los competidores ascendieron hacia el volcán Villarrica para luego descender por senderos técnicos hacia la meta ubicada en el mismo punto de largada.



Como no podía ser de otra manera, esta onceava edición terminó con la emoción que merecía: el chileno Martín Vidaurre logró una fase épica sacándole 5 minutos a Luis Mejía, y ganando el TransAndes por mínimos 35 segundos. El mejor argentino (5to en la general) fue indiscutidamente Francisco Voto. Lorenza Menapace ganó todas las etapas y también obtuvo un triunfo aplastante. Es importante destacar que la organización estuvo en todos los detalles brindando la mejor atención, permitiendo finalizar cada etapa con el descanso y la alimentación adecuadas, y la emoción de lo vivido coronado por cada premiación. El TransAndes 2019 fue una carrera que emocionó desde el comienzo hasta el final. La adrenalina, energía y pasión que despierta, hace que siempre den ganas de volver. Indudablemente, es la mejor carrera de mountain bike de Sudamérica.

Lo nuestro son las carreras de aventura o expedición… o al menos eso creemos. Hacer un poquito de todo, nada del todo bien ni del todo mal, mucha logística y organización. Pero de vez en cuando nos atrapa el entusiasmo y nos metemos en desafíos donde una disciplina única te lleva a competir con los que de verdad saben, a enfrentar retos que para nosotros son muros casi infranqueables. De a poco se fue perfilando el reto. Un amigo que te cuenta algo, otro que nunca fue pero lo sueña, y finalmente Marquitos Ferrer que viene y te dice - ya están inscriptos... después arreglamos. No había marchas atrás. Transandes Challenge 2019 estaba en marcha. Veníamos de correr dos carreras largas con mucha MTB, más de 200km en cada una. El fondo lo teníamos, la resistencia no iba a ser nuestro problema, lo que no quiere decir que no fuéramos a tenerlos.

El entusiasmo le iba ganado al susto. Nos pusimos a entrenar los aspectos que pensamos como técnicos, pero nuestra hermosa llanura pampeana no aportaba el condimento esencial: Desnivel. Le dimos duro los dos meses previos a la largada. No había mucho tiempo, pero hicimos lo que nos imaginamos que sería un buen entrenamiento y, el 14 de enero, cargamos las bicis en la camioneta y salimos para Huilo Huilo. Santiaguito Giuliani, Vanesa (mi compañera de equipo y de la vida), Marquitos Ferrer en su rol de fotógrafo, periodista y animador de fiestas ciclistas y, yo. El TransAndes es la carrera de MTB. Organización impecable, campamento con absolutamente todo lo que necesitás para pasar la mejor semana deportiva de tu vida, y los corredores… ese grupo colorido de gente que cuida más a su bicicleta que a su madre. Creo que hay que resaltar algo: la convivencia en el campamento con gente de todo el mundo, hablando diferentes idiomas y entendiéndonos gracias a una pasión en común. Todo fue maravilloso. Las charlas de sobremesa en el

General Caballeros 1° Eyair Astudillo 15:16:11 hs 2° Marc Trayter 15:18:39 hs 3° Matthias Grick 15:33:15 hs 4° Miguel Angel Hidalgo 15:49:57 hs

Team Caballeros 1° Benjamín Moya y José Pablo Ramirez 16:22:31. hs 2° Felipe Ojeda y Cristóbal Zamorano 16:51:24 hs 3° Ezequiel Cuevas y Funaro Pablo 17:27:33 hs

General Damas 1° Kaysee Armstrong 19:00:20 hs 2° Catalina Salata 19:59:06 hs 3° Elizabeth Cabrera 23:16:03 hs

Team Mixtos 1° Mary Mcconneloug y Michael Broderick 18:32:15 hs

2° Giorgio Rossini y Sara Dangelo 18:48:05 hs 3° Daniel Roura y Clara Baquerizo 19:32:08 hs Team Damas 1° Carolina Maldonado y Fátima Eynard 21:08:12 hs 2° Isabella Vincoletto y Suzan De Paula Zorzetto 24:02:30 hs


magnífico comedor, acompañadas de cervezas y vinos chilenos, quedarán para el permanente recuerdo. Y acá empieza la aventura. Recorrer cualquiera de las etapas de esta maravillosa carrera implica no sólo un importante reto físico, sino que requiere de una conducción de la bici muy fina, y buena técnica. La otra opción es muy excelente protección en todo el cuerpo y muchos analgésicos en la llegada. No quiero hacer un relato muy extenso de cada etapa, porque cada una es una historia completa con anécdotas y condimentos. Sí se debe saber que son 5 etapas, todas con un desnivel promedio de 2000Mts, lo que lleva a media carrera subiendo y pidiendo por la bajada, y media carrera bajando y pidiendo por alguna subida. Los días son increíblemente duros, terriblemente técnicos y claramente para gente que sabe lo que está haciendo. Este grupo de llanura logró superar el desafío y quedar maravillados al final de cada etapa, no únicamente por la prueba superada sino por la belleza de los circuitos que sorprendían a cada golpe de pedal. El resumen de nuestra aventura, etapa por etapa, fue el siguiente:

Etapa 1 (la primera trompada): 58km, 2048 mts de desnivel. Quizás fue la menos técnica, aunque para nosotros fue demencial pedalear para arriba sin parar casi tres horas para después comenzar un descenso por caminos y single track condimentados con la lluvia de la noche anterior. Acá nos dimos cuenta de que no sabíamos manejar la bici, pero quedaban 4 etapas para aprender. Resultado: por la mitad de la tabla y 4tos en la categoría. Etapa 2 (el camino del esquiador): 44km, 1750 mts. ¿parece más fácil? ¡No! Nuevamente subida demencial, ya no sabíamos cómo pedir la bajada. Llegamos con lo último a un centro de esquí, y comenzó el sendero de bajada. A los 5 minutos de intentar pedalearlo me di cuenta de que, si me cargaba la bici y bajaba corriendo como en un Trail, iba a ir mucho más rápido. Mientras tanto, todos nos pasaban. A pesar del sufrimiento, una etapa hermosa. Los sentidos se llenaban de bosque y montaña, y cada obstáculo superado era inmediatamente un escalofrío de felicidad. Resultado: de la mitad para atrás y seguimos 4tos en la categoría.

Etapa 3 (si lo anterior parecía duro...): 48.5 km y 2167 mts. Trepada asesina. Cuando comenzó la bajada nos dimos cuenta de que ya no nos bajábamos de la bici. No porque fuera más sencillo, sino porque estábamos aprendiendo. De premio la etapa nos dijo: ahora suban de vuelta y vuelvan a bajar. Ahí estrené el casco y junté algunas frutillas. Resultado: de la mitad para atrás. Seguimos 4tos en la categoría. Etapa 4 (épica): 114km, 2750 mts. En la etapa en la que había que ser resistentes, dijimos: esto es lo nuestro… apretar los dientes y aguantar. De eso, sí sabemos. Un paso extenso y hermoso, muchísimo desnivel y calor. Atravesar el parque nacional Villarica y finalmente encontrarse con el volcán humeante, fue la recompensa al esfuerzo. 57KM/h, mi récord de velocidad en un camino de montaña. Fuimos 3ros hasta el km 86 donde nos alcanzaron los ecuatorianos y, bajando con su mejor técnica, nos sacaron 4 minutos en la llegada. Nos abrazamos y los abrazamos. Al fin y al cabo, nos une la pasión por la montaña y la bici. Ahora tenemos amigos en Ecuador. Resultado: mitad de tabla y seguimos 4tos en la categoría.



5ta y última etapa: 40km 1250mts. Me levanté con la muñeca muy hinchada, casi no la podía mover. Mi visita a la carpa médica me regaló un diagnóstico: tendinitis. No llegamos hasta acá para perdernos el final. Largamos una subida hasta la base del volcán Villarica, donde me caí incontables veces por no poder mover la mano y luego, una bajada que parecía fácil y muy rápida. Resultado: Felicidad infinita, sonrisa imborrable, abrazo con Vane, y con Santi que nos esperaba en la llegada. Ya no nos importaba nada. El desafío estaba cumplido y quién sabe ... quizás volvamos el año que viene.

Martín Vidaurre no solamente es la esperanza del XC olímpico en Chile, sino que logró

consolidarse como un corredor de carrera por etapas siendo éste, su próspero bautismo. “Fue la primera vez que corrí una carrera por etapas, así que no sabía cómo me iba a sentir. Mi primer objetivo era terminar y, si se podía, pelear el podio bien. Lo principal era terminar todos los días en buen estado. Al pasar los días me sentí muy bien, con fuerza y fondo. Me preocupé por alimentarme correctamente y la máquina lo notó. Me perdí dos veces, pero el 3° día fue el más complicado porque al final iba a más o menos 1 min del puntero y me terminó sacando 6 con la perdida. ¡El último día salí con todo! A morir, ya me daba lo mismo, había que intentarlo. Me descolgué al principio y lo di todo hasta el final. El colombiano tenía muy buen nivel así que no estaba fácil” Como resultado final, Martín ganó con 14h 08m 43s, segundo Luis Mejía de Colombia con 14h09m18s, y tercero Sebastián Miranda 14h27m24s.


onfeccionado en tela lllllllllllllllhybrid softshell, con lllllllllllllllll8.000 de c.a. y 3.000 de respirabilidad. Con dos bolsillos en el frente con cierres, forrados en velour para brindar calor en las manos, un bolsillo lateral con cierre y otro bolsillo lateral con velcro. Tiene cierres de ventilación con tapa cierre en la parte externa de las pier nas, para regular la temperatura corporal y dos ojalillos en la botamanga para poder pasar un cordín de 4 mm, para que no se suba el pantalón sobre la caña de la bota. Ta m b i é n t i e n e a j u s t e e n botamanga con cordón elástico y tanca. Usos ideales: ski, ski de travesía, escalada en hielo y montañismo

l kitesurf es un deporte maravilloso que conecta con la naturaleza en su lllllllllllllllllestado más puro, invita a conocer nuevos lugares para navegar y lllllllllllllllllvacacionar y, además, permite los vínculos con gente de todo el mundo que comparte la misma pasión. No distingue género y prácticamente no tiene restricciones de edad. En todo el mundo hay kiters que se inician en el deporte desde los 9 años hasta pasados los 70. Sus variadas disciplinas, permiten realizar maniobras extremas, correr y surfear olas o, simplemente, deslizarse por el agua y disfrutar de ese momento único. En las escuelas de Argentina y Brasil, se dictan clases durante todo el año. Es un espacio itinerante, nómade, se mueven porque va siguiendo el viento, para no perder ni un día de clases y aprovechar al máximo el tiempo. A 15 minutos de La Plata, en Punta Lara, se pueden tomar clases de kitesurf. En la Escuela de Kite La Plata, Kite 4fun, Secondwind, Quilmes Kite, se brinda la mejor atención personalizada y todo el asesoramiento necesario para la compra del equipo nuevo o usado Se dan clases individuales y grupales, y se trabaja bajo los estándares de seguridad de la AAK (Asociación Argentina de kite]. El Staff de instructores está certificados, con seguro y asistencia médica. También se proveen todo lo que se necesita para tomar clases de manera cómoda y segura: traje de neoprene, botas, casco, chaleco salvavidas, arnés tabla y kite. Todos los equipos son nuevos 2018/ 2019 Los profesionales están capacitados para dictar clases para todos los niveles, aman lo que hacen y desean acompañar en este deporte a todo el que quiera iniciarse. Cel/ whatsaap: 2216033824 Instagram: escueladekitelaplata Facebook 1: kite4fun Facebook2: quilmeskites Correo: escueladekitelaplata@gmail.com

os primeros días de lllllllllllllmayo, la pequeña llllllllllllllatleta italiana Sara Meloni, volvió a conseguir el récord europeo para los 10 kilómetros con un registro de 44 minutos 44 segundos. La niña de 7 años no sólo ha conseguido el récord europeo en 10K: 44'44, sino que ha bajado su marca del año anterior, en más de 5 minutos.


orge Ariel Castillo nació el 10 de lllllllllllllfebrero de 1985 en Saladillo, lllllllllllllllllProvincia de Buenos Aires. Desde temprana edad comenzó diferentes deportes hasta que a los diez años encontró su verdadera pasión: correr. A los 14 años se federó en pedestrismo y a los 17, convencido del camino elegido, se quedó en Capital Federal para estudiar la Licenciatura en Educación Física. Actualmente se desarrolla como profesional en el área de salud y actividad física, trabajando en el análisis, prevención, readaptación y rendimiento de corredores y deportistas de todos los niveles, y se inició como autor en un libro que busca acompañar a quienes aman correr.

Nace de varias frustraciones, entre ellas la de no poder terminar de formar o comunicar a los deportistas nuevos sobre las diferentes aristas de

la práctica. Me sentía triste de ver que muchos tenían experiencias negativas en una actividad que a mí me apasiona me da muchas satisfacciones. Intenté hacer capacitaciones, charlas, post, pero con tanta información dando vueltas y la falta de tiempo, no me funcionaba. Ahí comencé con la idea del libro. Sabía que me iba a costar pero que era posible. Fue un hermoso desafío.

Fueron casi 3 años. No tener experiencia me hizo rehacer y replantear muchas cosas, lo que me hacía avanzar muy lento, sobre todo al comienzo.

El libro es una base para poder entender la complejidad del cuerpo en movimiento, los requerimientos energéticos, prevención de lesiones, planificación y todas las variables que tiene el correr como deporte o parte de la vida. Si bien son temas complejos y técnicos, están descriptos de manera clara, y se pueden comprender y consultar en cualquier momento. A eso se le suman mis experiencias en Kenia y Etiopía, que son atractivas desde la lectura.



Yo creo que fueron muchos los que me inspiraron: los docentes, mis entrenadores Sergio Rogatky, Gustavo Romero y Cesar Roces y, sobre todo, el contacto constante con la gente que practica esta actividad.

Corro porque más allá de todas las ventajas para la salud y el físico, encuentro un equilibrio mental y casi meditativo para el día a día. Soy más creativo, más activo y dócil.

La clave está justamente en los objetivos. En primer lugar, tienen que ser intrínsecos, tienen que ser por necesidades personales (estar mejor, sentirse mejor, bajar de peso, disfrutar, socializar). Luego, los objetivos extrínsecos tienen que

apuntar a la competencia con uno mismo, pero deben ser posibles y progresivos. Muchas veces los sueños se confunden con objetivos o se saltean etapas fundamentales.

Esos países de África de Este son la cuna de los máximos corredores de resistencia mundial. Leí mucho, pero sentía que me faltaba algo. Tenía la necesidad de sentirlos de cerca. Había muchas preguntas sin responder y fui a buscarlas. Lo que me dejó la experiencia, es que el único secreto es el esfuerzo inteligente y la constancia en lo que uno quiere lograr. En el podio se los ve maravillosos, pero detrás de eso hay mucho sufrimiento, muchas ganas de salir al mundo a decir presente. Hay muchos momentos impresionantes… los dejo para que los disfruten en el libro.

¡Sí! Que busquen un entrenador que, ante todo, los cuide como personas. Con eso y el trabajo constante, lo demás llegará solo.

La verdad que todavía no puedo creer cómo un libro te conecta con gente que nunca imaginaste. Muchísimos del interior del país me escribieron y charlamos sobre el libro y esta actividad. Es algo maravilloso. Corredores, entrenadores, docentes, profesionales de la salud… Luego de la Feria del Libro se agotó la primera edición y ya está en marcha la segunda. Superó mis expectativas. Infinitamente agradecido a todos los que se animaron a leerme.

Está en todas las librerías, en la web tienen las opciones.

n la ciudad de La Plata hay un espacio llllllllllllllrenovado y con mucha onda para encontrar lllllllllllllindumentaria y accesorios para kayak, trekking y cicloturismo. En calle 55 entre 6 y 7 N° 578 y ½, en horario de 9 a 13 y de 15 a 19, Matías Flaque, al mando de Kayak Platense señala: Porque somos energía, porque no nos detenemos y porque hacemos lo que nos gusta, hemos decidido renovarnos, ofreciendo un espacio pensado para quienes disfrutan de nuestras actividades, aptas a todo público. Tel./WhatsApp 2215560106 - Face: KP Aventura e Instagram kayakplatense



e acuerdo hace 4 años, de la primera llllllllllllllledición del Champa Ultra Race. Ese fue llllllllllllllel comienzo de una gran carrera de montaña. Por ese entonces, me voló la cabeza su circuito. Con el pasar del tiempo puedo afirmar que es una de las pocas carreras (hasta podría decir única en Argentina) bien al estilo europeo: con desniveles positivos progresivos, caminos de 4 x 4 y de ripio, abruptos senderos angostos de piedras, y huella de animales. Y como si fuera poco, bajadas tanto técnicas como rápidas, la mezcla perfecta para llenar nuestro cuerpo de adrenalina … y también de calambres. Ahora bien, la carrera no sólo es el circuito.

La carrera es la seguridad, el espíritu y la esencia que la hace distinta de otras. A Champa, le sobra eso. Desde que llegás hasta que te vas, te sentís parte de una fiesta del Trail y no por nada este año fue selectivo para el Mundial ITRA de Ultra Trail en Portugal. Puedo parecer poco objetivo, pero créanme que este evento deportivo es de otro nivel. Imagínense que van a conquistar la cumbre del Champaqui a 2884 m.s.n.m en 23 km y 2000 mts de desnivel positivo por la Cuesta de las Cabras, por una huella de cabra, transpirando la gota gorda y viendo cómo las nubes van quedando abajo de sus pies a medida que suben la montaña. Llegan al puesto de Malacate y los reciben como si fueran a desayunar al hall de un

hotel. De ahí, bajada al Infiernillo y luego al Puesto de Achiras por senderos ultra técnicos y muy demandantes física y psicológicamente. Como frutilla del postre: un costering por la Quebrada de Ambrosio que, siendo sincero, lo odié con el alma, pero es muy bonito (si vas de paseo) y que te conduce a un mar de gente que te espera con la mejor onda, aplaudiendo y alentándote hasta la meta. Eso fue lo que vi y viví durante mis 5. 40 hrs de carrera, pero dista mucho de lo que sentí durante el recorrido. Siendo sincero, me vi en un estado de forma pésimo en subida y ya sabía que iba hacer una de esas carreras donde la cabeza tomaría el papel de protagonista. Hice lo posible pero claro está que hubo mucho nivel para este


Mas info en el facebook Reto a Los Valientes Aventuras del Sur Lugar Ignacio Correas,La Plata


Champa Ultra Race 2019 -Gabriel Rueda, Sergio Pereyra, Víctor Cruz, Franco Oro, Marco Vidoz, Nicolás Álvarez, Joaquín Narváez, entre muchos otros-. En este tipo de carreras, sino estás al 100 %, la pagás caro. Son esos eventos que te ayudan a mejorar, pues el primer puesto de una carrera sin esfuerzo no vale más que este quinto lugar bien sufrido. ¿Podría haber dado más? Sí, pero no ese día, no en esa carrera. Lo lindo es que siempre hay revancha, siempre hay otra batalla por la cual luchar. Sólo hay que seguir entrenando. En fin, quiero felicitar a todos los que me hicieron y nos hicieron sentir como en casa, la familia Mountain Race Logística, amigos, conocidos y la población de San Javier, con su buena onda. Siempre la paso tan bien que hasta me cuesta despedirme de estas hermosas sierras, de esta increíble gente serrana. Lo bueno es que sé que el corazón siempre va por donde él quiere, y al final de cada mes me encuentro como cabrita en las sierras comechingonas, entre risas entrenando y yacanteando.

8 Km Damas 1° Mara Carolina Rojas 0:47:59 hs 2° Eliana Etchevest 0:47:59 hs 3° Julieta Anahí Pérez 0:49:54 hs 8 Km Caballeros 1° Marcelo Ortega 0:35:18 hs 2° Mateo Vallejo 0:36:24 hs 3° Ramiro Fuentes 0:38:56 hs 18 Km Damas 1° Belén Sánchez Ruiz 1:44:15 hs 2° Georgina Gelardi 1:44:50 hs 3° Nadia Gisela Monte 1:46:06 hs

18 Km Caballeros 1° Nahuel Luengo 1:20:10 hs 2° Alesandro Bognanno 1:25:40 hs 3° Marcos Salas 1:26:14 hs 26 Km Damas 1° Carolina Nieva 2:41:28 hs 2° Francisca García 2:56:39 hs 3° Cande Sily Cornejo 2:56:55 hs 26 Km Caballeros 1° Gonzalo Sosa :07:52 hs 2° Fabio Ochoa 2:08:50 hs

3° Esteban Las Peñas 2:10:45 hs

3° Vanesa Vivas 12:05:04 hs

44 Km Damas 1° Tania Díaz Slater 5:32:27 hs 2° Jeniffer Castro 5:36:23 hs 3° Karina Paola Sosa 5:50:47 hs

62 Km Caballeros 1 Gustavo Reyes 8:24:32 hs 2° José Miguel Fuertes 8:38:46 hs 3° Pablo Nadales 9:15:17 hs-

44 Km Caballeros 1° Santos G. Rueda 4:23:59hs 2° Sergio G. Pereyra 4:25:57 hs 3° Joaquín Narvaez 4:32:49 hs 62 Km Damas 1° Laura Gordiola B.10:54:47 hs 2° Rosina J. Batiston 11:42:27 hs




or qué pensamos en una carrera de dos llllllllllllldías? ¿Por qué apuntamos a un formato lllllllllllllque se ha dejado de usar? Lo cierto es que nos preguntamos muchas veces ésto, y no encontramos una respuesta contundente. Nos motiva mostrar nuestras sierras, nuestro lugar único, paradisíaco, soñado, y por eso los recorridos de ambos días son diferentes. Deseamos que el corredor conozca desde adentro Alpa Corral. Con tres distancias diferentes en dos días 10kx2, 20kx2 y 20k+10k, y 2 distancias únicas para el día domingo (10k y 5k), buscamos que

cada participante tenga su lugar en nuestro evento. Este año, con alrededor de 900 corredores, vivimos un fin de semana a puro Trail. Mientras las contundentes lluvias de los días anteriores nos daban un condimento de incertidumbre y nos hacían pensar en planes alternativos por la creciente de los ríos y arroyos, pudimos ver cómo Alpa Corral se vistió de fiesta y recibió corredores y familiares de diferentes puntos del país, Rosario, Bs As, Santa Fé, Tucumán, Mendoza, San Luis, Córdoba, entre otros. El sábado por la tarde arrancó la carrera. El


clima nos favoreció. Con un poco más de 1300mts + y un terreno técnico donde se corrió por completo sobre senderos angostos, Claudio Palacios y Silvana Caccianilliani se quedaron con el primer día de la distancia más larga. Las tormentas volvieron a aparecer y los ríos crecieron notablemente para largar la segunda etapa. En ese momento decidimos activar el plan “B”, y temprano a la madrugada salimos a poner las nuevas marcas que nos iba a proponer un circuito más rápido pero con más altura ganada. A las 9 de la mañana se largó la última etapa de una carrera que, en su segunda edición, siguió creciendo. Los corredores disfrutaron de las distancias propuestas y de dos días intensos de montaña. De esa forma, terminamos felices al ver la alegría de cada corredor al cruzar la meta con los brazos hacia arriba llenos de gloria. En definitiva, es lo que buscamos. Sin dudas, se vendrá la 3ra edición de ALPA X2 y el próximo año seguramente, tendremos novedades para los amantes de la aventura.

Desde el 2012 corro carreras de montaña. En el 2013 fue mi primera participación en Alpa Corral con Río Cuarto Trail Run donde casi sin experiencia, desafié 23 km. Desde ese momento, digo presente siempre. Al igual que yo, miles de corredores eligen estas carreras por los recorridos durísimos a los que nos tienen acostumbrados, por lo impecables que son al organizarlas, por cómo nos cuidan y todo lo que nos ofrecen (desde una bellísima remera, medallas finisher, premios, circuitos, etc.) y, lo más importante, el ambiente familiar que se vive en cada edición. El pasado 23 de marzo corrí una vez más la conocida Carrera Alpa X 2, 2 días a puro Trail con diferentes distancias: 10x10, 15x15, 20x20 km. Yo participé en la más extensa y qué decirles: dos circuitos diferentes, 100% montaña, tremendas trepadas (como nos gustan a los que amamos el Trail), el famoso Cerro Blanco que nos dejó sin aliento, y al llegar a la cima tuvimos el privilegio de

disfrutar un increíble paisaje. Barro, senderos, ríos y arroyos, conformaron un circuito soñado. No faltó absolutamente nada Cabe destacar el trabajo de Ale González y su equipo, que están en todos los detalles justamente para cuidar al corredor. En lo personal, estoy agradecida porque tiene la bondad y el gesto que no todos los organizadores tienen para conmigo, invitándome en cada edición. Pronto se viene la segunda fecha de Reto al Volcán Muerto, el 23 de junio en Villa El Chacay y, por supuesto, allí estaré. Si todavía no corrieron en Alpa Corral, Villa El Chacay con Río Cuarto Trail Run, los invito a que lo hagan. Los circuitos son sorprendentes, duros y diferentes cada año. Para mí, una de las mejores organizaciones.


55


Caballeros 40 Km 1° Claudio Palacios 3:22:03 hs 2° Franco G. Espeche 3:42:58 hs 3° Alberto Kardaz 3:47:37 hs

Damas 30 Km 1° Danisa Inés Ríos 3:05:17 hs 2° Hilda Lujan 3:14:47 hs 3° Carolina Quiroga 3:18:50 hs

Caballeros 10 Km 1° Gustavo F. Gutiérrez 0:52:03 hs 2° Nicolás Rodríguez 0:52:49 hs 3° Alexis Gutiérrez 0:54:28 hs

Caballeros 5 Km 1° Emanuel Ocello 0:29:52 hs 2° Leonell Agustín Arriaga 0:32:28 hs 3° Ezequiel Silva 00:33:31 hs

Damas 40 Km 1° Alejandra Matos 4:34:33 hs 2° Florencia Reynoso Vico 4:35:51 hs 3° Luciana Anabel Lech 4:39:01 hs

Caballeros 20 Km 1° Miguel Lottero 01:27:38 hs 2° Franco Hernández 1:28:32 hs 3° Emanuel Pecorari 1:28:59 hs

Damas 10 Km 1° Silvina Becerra 1:03:36 hs 2° Luciana Bertola 1:07:20 hs 3° Susana B González 1:08:43 hs

Damas 5 Km 1° M. Cecilia Domínguez 0:38:03 hs 2° Luciana E. Castro 0:39:06 hs 3° Juliana Bustos 0:42:39 hs

Caballeros 30 Km 1° Alejandro E. Capello 2:22:33 hs 2° Mario Godoy 2:44:09 hs 3° Jorge Pepe 2:44:14 hs

Damas 20 Km 1° Daniela Carbonell 1:53:49 hs 2° Marina L. Cacciavillani 1:54:31 hs 3° Ivana Teper 1:59:08 hs


57


58


e dejó como enseñanza que no llllllllllllllimporta llegar, no importa llllllllllllllllcumplir, no importa lograr la meta, importa el día a día y disfrutar el camino. Si lo tenés que cortar en la mitad e irte, no pasa nada. Lo importante es vivirlo. Una vez que llegás ya está, pasaron 5 minutos y te vas a casa. Es la etapa del disfrute de los días y la ansiedad por llegar. En este caso tenían más interés por llegar los camarógrafos que iban filmando para el documental, que nosotros. Ellos iban trabajando. Por mí, hubiésemos tardado más, porque una vez que llegaste ya está. Lo que vivís, los inconvenientes, los imprevistos, solucionarlos… esos es lo lindo, es como pasa la vida, ¿qué querés lograr en la vida?, vivirla…

Por supuesto. Quiero seguir. No quiero terminar nunca más el viaje o, hacer de la vida un viaje. No quiero encerrarme más en una oficina, quiero que mucha gente pueda vivir esto,

quiero que muchos hijos tengan experiencias así con sus padres, hermanos familias o desconocidos, pero que salgan del encierro. Los chicos con discapacidad mental tienen su vida muy llena: colegio, terapias e institutos. Van de un lado a otro. No los sacan a la calle, a tomar un café, o a la plaza, porque los padres están cansados, es estresante o porque los chicos tienen berrinches. La verdad es que darles el Ipad es mucho más cómodo y fácil, pero yo quiero contagiarlos. Hay que hacer el esfuerzo. Una vez que saliste ya está, tenés el día adelante para disfrutar.

Él creció un montón en su seguridad, en su físico. Quiere seguir, y yo tengo que poner nuevos desafíos porque está en su plenitud, tiene 16 años. Me tengo que acomodar a eso, no debo aflojar. Él tiene fuerza para rato.

Estamos haciendo la película. Fuimos con tres camarógrafos, un

sonidista y Alita, mi hija. Ella hacía de chofer mientras los chicos filmaban y nosotros pedaleábamos. El documental lo vamos a tener preparado para fin de año y la idea es presentarlo en festivales tipo Banf, si tenemos la oportunidad, en Netflix, y si podemos viajar para mostrar la película y dar charlas, mejor. Aprovechando la movida de la peli tenía ganas de hacer un libro.

El Instagram fue fundamental. Me abrió el mundo de los cicloviajeros y no me quedé con eso, los invité a casa a comer para tenerlos enfrente y sentir un poco de lo que ellos sienten. Compartiendo con ellos, te das cuenta de que son personas totalmente despojadas, con chispas en los ojos, mirada transparente. Se ve que se portan bien porque si se portaran mal no podrían viajar. Además de hacer deporte, el que viaja en bicicleta es admirado por la gente que los ve. Son austeros, deportistas, peregrinos.


Cuando era chico había hecho dos viajes. A los 22 años nos fuimos diez amigos a Torres del Paine, Calafate y el Chaltén. Fue mi primera experiencia cicloviajera totalmente amateur, sin cascos, y me encantó. Eran todos amigos rugbiers que, al año siguiente les dije de viajar y nadie se prendió. Entonces, le dije a un amigo de la facultad y, con otro más, quisimos hacer 7 lagos hasta Bariloche, pero en la primer trepada se terminó el viaje. Después vinieron los hijos y pensé que no podía vivir más de esas aventuras. Antes que me dijeran que Santi tenía autismo, me habían señalado que era hipotónico, entonces le compré un triciclo robusto con ruedas anchas. Allí empezó en Chapadmalal en el ripio, por horas pedaleando y yo, detrás de él. Después le conseguí un karting con ruedas anchas, salía por el barrio y me llevaba siempre al quiosco. Eso le daba independencia. Yo lo

llevaba hasta una avenida, y volvíamos. En un momento, noté que él me empezaba a llevar para otro lado, hasta que me di cuenta de que quería ir al kiosco. Luego, tuvo una bici con rueditas, que no se la podía sacar.

A los 7 años le saqué una ruedita y detrás él tenía una manija que yo caminaba y corría al lado de él. Lo iba controlando. La transición era complicada de dos rueditas a una, fue como un año. Estaba cansado. Era un embole ir atrás de un chico que no te habla y un día le dije: - vamos Santi que tenemos que entrenar duro que a los 15 años vamos a cruzar la cordillera!!! Logré soltarlo de esa manija, pero había un pequeño detalle: a él no le interesaba frenar. Después de tres años de pedalear, conocí un guía de turismo aventura y me dijo: yo crucé la Cordillera de los Andes con un ciego en una

bicicleta Tandem. Eso fue ideal. Tiempo después, fuimos a Miramar y alquilamos un tándem los 20 días que estuvimos. Muy pesado, pero año a año fuimos tomándole el gusto. Entonces me puse en campaña para hacerme uno. La bicicletería Roselli tenían cuadros de competición para ciegos, y de allí nació la nuestra. Iniciamos el 25 de marzo de 2017 y ya llevamos 7000 km.

Entre el 3 y el 11 de marzo partimos de San Martin de Los Andes por el paso Hua Hum y llegamos al mar. Paramos en Non Tue, Huilo Huilo, seguimos a Panguipulli, pero antes nos detuvimos en un camping porque rompimos horquilla. La idea era llegar a Panguipulli pero rompí llanta y pinche 5 veces en ocho días. Después, Lanco y Mehuin. La idea era hacerlo, era llegar, era el hito, pero en realidad la aventura fue desde siempre.


www.maxrace.com.ar

rac

e


*2 *1

Para entrenar antes del cruce, hicimos un viaje a Humahuaca. Pedaleamos de Purmamarca a Tilcara y al día siguiente de Tilcara a Humahuaca. Parte de este recorrido lo hicimos con “Argonautas del Camino”, con Dino y su hijo de 10 años que estaban haciendo toda la ruta 40. Después nos fuimos a Cafayate en auto. Cuando íbamos por el camino vi el anfiteatro y dije -¡¡¡esto lo tenemos que pedalear!!! Al día siguiente hicimos desde allí hasta el pueblo. En octubre dimos una charla TED en Río Cuarto y luego aprovechamos y fuimos a Achiras a pedalear entre los molinos de energía eólica.

Ahora tenemos un cuadro nuevo de Tandem que es un espectáculo, lo tendríamos que armar. Lo mandamos a hacer a un español que es artesano y hace cuadros de competición Kinetic. Es de aluminio 29 y sirve para carreras, ruta y mountain bike. Raleigh y ktm me donaron las ruedas y volantes planos. Los chicos de “Nación Salvaje” nos regalaron llantas nuevas con masas Shimano Deore. La idea es hacerlo vivir experiencias distintas, una carrera, un viaje, etc. Quiero ponerle lo mejor para que sea lo más cómoda posible. Una vez que tenga la bici, queremos hacer la costa uruguaya y más adelante el Camino de Santiago, en España. Un sueño que tengo hace rato, es bajar de los Alpes hasta Holanda siguiendo el Río Rin, y la Carretera Austral en Chile.

Un día corrimos una carrera y la gente no lo podía creer. Lo saludaban todos. Lo ven como una superación. Vamos por la calle, pasa un auto y gritan: –vamos Santi!!! La bicicleta sube la velocidad y a él , su autoestima. Una vez me pasó que fuimos a comer unas pizzas a Llao Llao en Bariloche y la cajera del restorán nos conocía, nos seguía por Instagram.

Que no pierda el tiempo, que se saque el miedo y salga a andar en bici a correr, pero que salga. Es más peligroso estar en la oficina que en la calle.

Hubo empresas que nos ayudaron con equipamiento Eurocamping, DC Bike con alforjas, Scandinavian, Body Care y Keep Smiling.



esde su muelle a lo más alto de la Patria”, desde Andar Extremo estamos más que contentos porque nuestro amigo Guillermo Tibaldi, quien fue comandante del Submarino ARA “San Juan”, llevará el logo que diseñamos desde nuestra revista. Al cumplirse dos años de la última salida desde la Base Naval Mar del Plata del ARA San Juan, Guillermo intentará el sábado 26 de octubre, correr desde el muelle hasta lo más alto de nuestro país. Junto a una bandera argentina con los nombres de los 44 tripulantes, buscará llegar hasta la cumbre del Cerro Aconcagua en Mendoza. Serán 1600 km trotando, caminando o corriendo, para luego ascender los 6962 msn6m que tiene el techo de América. Durante el periplo, dará charlas en las escuelas y otros lugares con fines educativos, hablando sobre la vida a bordo de un submarino, las particularidades de su navegación y su uso, la historia del San Juan y el cuidado de las tumbas de los marinos del mundo, a través del respeto del medio ambiente oceánico. Asimismo, se plantea como objetivo, realizar la construcción de un Memorial en la Escollera Norte al finalizar la Expedición.

l 15 de mayo de 2019, por primera vez un argentino hizo cumbre en la tercera montaña más alta del mundo. El GPS de Juan Pablo Sarjanovich marcaba 8610 metros sobre el nivel del mar, y segundos antes había dado el último paso para llegar a la parte más alta de Kanchenjunga (8658 msnm), la tercera montaña más alta del mundo, sólo superada por el Everest y la K2. Meses de preparación y una pasión que surgió en los últimos cinco años, llevaron a que este santafesino de 43 años fuera el primero en llevar a la cumbre de la segunda montaña más alta de Nepal, la bandera argentina. "De chico nomas le agarré el gusto a los senderos y ya no pude parar. De a poco se fue haciendo una bola que aún sigo empujando hacia arriba como Sísifo", señaló.

btuvo su primera cumbre en 1994 y desde entonces, suma 34 ochomiles contando también 8 veces al Cho Oyu así como el Lhtose, el K2 y el Manaslu. 1 Everest (13/05/1994) Collado Sur, 2 Everest (25/05/1997) CS, 3 Everest (25/05/1998) CS, 4 Everest (13/05/1999) CS, 5 Everest (23/05/2000) CS, 6 Cho Oyu (08/10/2001) Cara Norte, sin oxígeno, 7 Everest (25/05/2002) CS, 8 Everest (30/05/2003) CS, 9 Everest (24/05/2004) CS, 10 Cho Oyu (21/09/2004) CN, sin O, 11 Everest (30/05/2005) CS, 12 Everest (20/05/2006) CS, 13 Cho Oyu (02/10/2006) CN, sin O, 14 Everest (22/05/2007) CS, 15 Everest (24/05/2008) CS, 16 Everest (05/05/2009) CS, 17 Everest (23/05/2009) CS, 18 Cho Oyu (30/09/2009) CN, sin O, 19 Everest (05/05/2010) CS, sin O, 20 Everest (24/05/2010) CS, sin O, 21 Lhotse (20/05/2011) Cara Oeste, 22 Cho Oyu (04/10/2011) CN, 23 Everest (18/05/2012) CS, 24 Everest (10/05/2013) CS, 25 Everest (22/05/2013) CS, 26 Cho Oyu (26/09/2013) CN, sin O, 27 K2 (27/07/2014) Espolón de los Abruzzos, 28 Cho Oyu (29/09/2014) CN, 29 Everest (20/05/2016) Collado Norte, 30 Cho Oyu (30/09/2016) CN, 31 Everest (27/05/2017) CS, 32 Manaslu (26/09/2017) Cara Norte, 33 Everest (16/05/2018) CS y 34 Everest (15/05/2019) CS


l fin de semana del 11 al 13 de enero, Tandil vivió una de las llllllllllllllllfiestas más importantes del Trail run: Cruce Tandilia. El evento llllllllllllllllinició con la carrera Vertical, un atrapante circuito de 50 metros de desnivel positivo en 500 metros de distancia en el Parque Independencia. Aliento constante y naturaleza a pleno, pusieron marco para esta prueba atlética. El sábado y domingo, el Cruce Tandilia brindó un recorrido atrapante para los amantes del Trail en Sierras. En sus formatos de dos días para los circuitos de 60, 42 y 21 km y de uno para 10 y 5 km, se recorrieron senderos, sierras y los puntos tradicionales turísticos de TandilNuevamente, el Team de Total Magnesiano compartió este importante evento.

l 10 de febrero en la localidad de San Nicolás, se realizó una llllllllllllllllnueva edición de Summer Cross. Con un atrayente recorrido llllllllllllllldonde se atravesaron montes, ríos, arroyos, zanjones, senderos, potreros, picadas, caminos rurales, bordes de ríos, terrenos irregulares, los corredores vivieron una travesía apasionante. Otra hermosa jornada donde el Team Total Magnesiano Vitalizante estuvo presente.

TELEFONIA POR INTERNET

Material de montaña

Calle Gascon 238 (CP 1181) Cap. Fed. Tel: Fax 4982-0203 www.fugate.com.ar info@fugate.com.ar


l domingo 26 de mayo se llevó a cabo la octava edición de la llllllllllllllllMaratón de Montaña M42 en Villa Ventana, comarca de Tornquist. llllllllllllllllCon 4 distancias más una carrera para los más chiquitos, cerca de 1300 personas disfrutaron de las hermosas sierras que brinda la Provincia de Buenos Aires. En sus distancias tradicionales de 42km, 25 km, 10 km y la nueva distancia de 50 km, los corredores transitaron un lindo pero exigente recorrido técnico. El Team Total Magnesiano Vitalizante compartió esta fantástica experiencia. ampera técnica para deportes de nieve como el esquí. Diseñada llllllllllllllllpara optimizar el confort en pleno desempeño. Excelentes llllllllllllllllresultados en cuanto a impermeabilidad y respirabilidad. Tejido GORE-TEX® PRO 3C.

ederico Cabrera viaja ya hace unos meses en bicicleta por el norte de llllllllllllllllArgentina, Bolivia y Perú, con el fin de donar 100 lámparas solares llllllllllllllll(Mpowerd Inc.) y unos tantos filtros de agua (@sawyerproducts). En este recorrido tan particular, también va entregando retratos a comunidades remotas. Podés seguir esta aventura en el face “Their Only Portrait - Su Único Retrato” l 20 de junio de este año, Karl Egloff logró batir el récord de lllllllllllllllllascenso del Denali en 7 horas y 40 minutos, superando a lllllllllllllllllKilian Jornet quien lo había realizado en 9:45 hs. Karl realizó el descenso en 4 horas con 4 minutos por la misma ruta por la que ascendió, West Buttress, que recorre una distancia de 26.55 km y tiene 4.060 metros de desnivel positivo. A pesar de que su descenso demoró más que el de Kilian, en total, pudo superar su marca por un minuto de diferencia. El Denali (6.190 m.), ubicado en Alaska, es la montaña más alta de Norteamérica.