Issuu on Google+


por Marcos Ferrer entrevista a Cristian Kuperbank redacción Beatriz Cunioli

Todo empezó con el tema del adiestramiento de perros, para seguridad y para narcóticos, es nuestro tema de siempre. En el 2007 arranco la facultad de veterinaria, un lunes empecé y el miércoles la deje por un viaje para ir a un curso. El curso era de perros de Rescate en Barcelona. Allí conocí gente de equipos de rescate que habían participado en acciones en Pakistán e Indonesia. Compartimos experiencias y me contaron tantas historias que dije: “esto es lo mío”. Entonces, así seguiría trabajando con perros pero a nivel voluntario, esta vez ayudando a gente. Pensá que esto fue en marzo y ya en agosto estaba en un terremoto. En este ambiente todo está muy materializado, nosotros lo hacemos por satisfacción personal, nos gusta estar bien arriba, con adrenalina, es como una adicción. A nosotros nos gusta estar en medio de esas situaciones. Somos personas muy particulares, no nos gusta la rutina ni la monotonía. Si bien somos familieros, estar

Son rescatistas, no gustan de la rutina ni de la monotonía, viven con la adrenalina al máximo y sienten que su actividad es una adicción. Para ellos, el rescate, significa salvar vidas humanas y a esa tarea se abocan cada vez que ocurre un desastre natural y su ayuda es solicitada. Saben que la muerte los acecha a cada momento, pero no se rinden. En Argentina han formado una Unidad de Rescate y Salvamento y uno de sus integrantes, Cristian Kuperbank (24), nos cuenta cómo desde hace 4 años junto a Lola, su perra labrador, acuden a las catástrofes más terribles. En exclusiva, para Andar Extremo, detalles de una vida muy particular.

los 365 días del año haciendo lo mismo o estar en el mismo lugar no nos gusta. Ser rescatista te forma y te fortalece un montón. Imaginate que conoces culturas, interpretas cosas diferentes. Por ejemplo, culturalmente, nosotros no aceptamos la muerte. En Guatemala tuvimos un caso muy particular buscando una nena, donde un alud las había arrastrado y la madre no pudo sostenerla y la soltó. A la madre la encontraron viva y a la nena nunca la encontraron. Chequeamos, pero el alud llegaba hasta dentro de un lago como unos 80 metros. Revisamos la zona terrestre pero no había nada. La madre tenía 17 fracturas y mientras se hacían las búsquedas estuvo 6 días pendiente de su hija sin ser curada. Cuando pasaron los días y ya no teníamos esperanzas, ella nos decía que mientras la tuvo, la cuido y la protegió, lo que había pasado era voluntad de Dios y tenía que respetar eso. Nosotros, exhaustos, nos mirábamos sin comprender lo incomprensible.

Es increíble. Te cambia mucho la cabeza. Vos no te imaginas a dónde vas ni ellos se imaginan que van a venir unos locos de otro país, con unos perros, a ayudarlos. En aldeas súper humildes uno se queda con la boca abierta, una doña de 60 años se te pone a la par con una pala a mover escombros. Uno piensa cuando está en su casa y se queja por pequeñeces, allí aprendes valores. Aprendes, por ejemplo, a tener “sed” y a tener “ganas”. En desastres, tenés sed y en tu casa, tenés ganas. Uno no es mañozo pero ves las realidades y te conmueven. En Pisco nos toco estar durmiendo al lado de 90 cadáveres, teníamos la carpa a 2 metros de la zona de reconocimiento. Traían los cuerpos, sin bolsas, sin cajones, sin nada. Imaginate esa escena, saltando cuerpos y reconociendo. Las situaciones te miden todo el tiempo. Te quieren robar o te tirotean. El desastre no es un lugar amigable. La mayoría de la gente se cree que cuando sos rescatistas o voluntario te dan una mano o te abren las puertas y no es así. El ser


humano cuando entra en instinto de supervivencia es capaz de matar por darle agua a su hijo, padre o familiar. Capaz que no es una persona que tiene sed sino una ciudad entera, hay ayudas que llegan tarde, se revenden las ayudas, o van a lugares de mayor poder adquisitivo; es muy difícil. Uno llega a esos lugares, y las normas de seguridad básicas hay que respetarlas a rajatabla. Por ejemplo, en rescates nosotros no tomamos agua delante de la gente, los perros no toman agua delante de la gente, no se come delante de la gente. Uno arma un lugar de seguridad en donde se hacen esas cosas, nunca hay que olvidarse que la gente tiene la máxima necesidad. En Haití mataron a dos compañeros brasileros a machetazos. Iban en una camioneta y llevaban cuatro bolsos con materiales técnicos de rescate. Los encerraron en una calle más de cien personas en estado de desesperación y los dos chicos se bajaron a defender lo indefendible y terminaron así. Entre ellos mismos se mataban en Haití por un poco de agua, imaginate dos personas tratando de defender bolsos, fue terrible. En Perú, mi primera experiencia, no rescatamos gente con vida porque había muchas casas de adobe y la mayoría se murieron por asfixia. Pero después de todo y a pesar de todo decís: “esto es para mí, lo llevo en la sangre”.

Arranqué el primer terremoto sin perro, hice la logística para Perú en un equipo europeo. Hacer la logística es pesado, te encargas de todo: transporte, víveres, reportes, contacto con familiares, seguridad. Imaginate que yo tenía 18 años y un hijo recién nacido. Los flacos con los que trabajé en Perú ya tenían perros. Luego me fui de nuevo a España y unos rescatistas de allí tenían a Lola chiquita y a un hermano de ella. En ese momento tenía 9 meses, al hermano de Lola ya lo estaban preparando y ella no tenia guía. El flaco me dijo: esta perra es un caño, te la regalo. Estuvimos 3 días en España, luego de 14 horas de avión llegamos a Ezeiza, tomó un poco de agua y luego agarré una pelota. Tiré la pelota dentro de la pileta vacía y se tiró desde dos metros al vacío, allí dije: “esta perra va a dar que hablar”.

Hasta el momento, siete en cuatro años. Lola, menos a Perú (2007) y China (2008) fue a Tartagal (2009), Haiti (2010), Chile (2010), Guatemala (2010) y Nueva Zelanda (2011).

Lola come siempre al final del día de rescate, durante el trabajo se premia nomás. Llevamos alimentos de alta digestibilidad, lo digieren rápido, tienen mucha energía y es relativamente liviano. Lo que llevas de exceso de peso luego te pasa factura. Lo mismo pasa con la ropa, los cascos, etc. Todo tecnológicamente disminuye los pesos. Yo llevo aproximadamente 14 kilos, en esos 14 kilos van: mi material, elementos de protección, ropa, botiquín gigante para perros y uno chico para humanos. Esto se debe que en desastres es más fácil conseguir medicación para humanos pero no para animales. Llevamos equipos de suturas, corticoides para picaduras de insectos, para meter suero, etc. Se lleva también entre 3 y 4 Kg. de la comida para perro que dura 10 días. Los kit de supervivencia para nosotros traen comidas deshidratadas que tampoco pesan. Tenemos que ver qué cargamos porque llevamos 14 kilos más el perro y la jaula. Lo que vos metas en la mochila lo tenés que cargar, a veces hay caminatas feas y lo que lleves lo tenés que transportar al lugar y luego hay que trabajar. Uno aprende de desastre en desastre qué es lo que te sobró y qué te faltó.


La unidad se llama Unidad Canina de Rescate y Salvamento ONG K-9 Ezeiza Argentina. Somos 7 integrantes más los perros y por lo general coordinamos gubernamentalmente y nos damos a conocer con nuestras experiencias. Llegamos en 72 horas a cualquier parte del mundo, financiando nosotros el viaje. Somos unos desquiciados y nos endeudamos para ir si o si. Te dan el ok, avisan al país donde estas yendo y cuando arribas te esperan para coordinar a dónde vas a ir a trabajar. El tema del rescate es que todos los equipos son herramientas. Trabajamos, por ejemplo, con la brigada de rescate “Topos de México” que tienen 25 años en recates. El chino, el jefe, tiene 64 años y mucha historia, estuvo 4 veces en Indonesia y habla 8 idiomas. Ellos son especialistas en extraer victimas, no tienen perros; nosotros somos especialistas en localización. Luego está el grupo de rescate de Alemania, con tecnología, escanean escombros y allí entra en juego otro equipo. Luego, en el lugar, nos organizamos entre todos. Se genera una familia de rescatistas. La coordinación es fundamental, uno tiene que saber dónde empieza y dónde termina su trabajo. Uno localiza, el otro extrae. El recate significa salvar vidas humanas, esto se evalúa en la rapidez de las acciones. Localizas, terminas y te vas a otro lugar, dejando así el espacio para que trabaje el otro equipo.

Fue como el gol de Maradona a los ingleses. Fue en un orfanato, sobrevivieron 3 de 45 chicos. Localizábamos por cuadrantes, teníamos escoltas y no podíamos irnos a otro lugar entonces teníamos que esperar en el lugar a que el otro equipo rescatara. En un momento, estábamos esperando, y un chico de unos 4 años jugaba al lado nuestro y un bombero en vos baja nos dice: -¿Ven a ese nene?-Sí, contestamos. -Recién lo sacan, fue el que encontraron ustedes.Indescriptible sensación.

Creo que fue en el mismo momento. En el Hotel Montana en Haití se cayeron cinco pisos, quedaron adentro un uruguayo que trabajaba para naciones unidas, ex futbolista, y su hijo Mateo de 4 años. Afuera estaba la madre con el bebé. El tema fue, que al producirse el terremoto, el hombre estaba delante de la sala con el nene durmiendo en un sillón. La niñera con el bebe estaban detrás de la casa cuando se empezó a mover la estructura, salieron por una puerta y cuando terminaron de salir se cayó el hotel entero.

El hombre quedo atrapado con el nene. De la manera que cayó no había forma de entrar por adelante. Se entró por atrás y por arriba. Éramos 6 unidades trabajando juntos: los Mexicanos, los Marines Americanos, los Caibiles de Guatemala, los Franceses, los Bomberos de Paraguay, de Chile y de Brasil. Hicimos tres túneles. Las réplicas hacían que se colapsen. En uno de los túneles había 14 personas trabajando, acostadas, sin luces, que sacaban baldes de escombros. Encima nos presionaban las máquinas porque querían pasarlas para poder facturar las horas de trabajo. Habían pasado muchísimas unidades diciendo que no había nadie debajo de los escombros. Luego de 4 días nos informan que los perros no habían encontrado nada pero la niñera insistía que estaban dentro. Cuando llegué con Lola, ella vio la estructura y salió corriendo. En un hueco sonaba el cascabel que tiene en el cuello e inmediatamente sin presentarme corrí, sabía que había gente con vida por el tipo de ladrido y la intensidad. Nosotros les enseñamos cuando están vivos a ladrar y cuando están muertos a rascar. La perra ladraba sin parar. Demoraron 9 días en sacarlos, no había forma de llegar a las víctimas. La peor sensación fue cuando los encontraron muertos. Habíamos empezado con un panorama y al chequear, día a día, la perra empezó a cambiar el marcaje. Allí te das cuenta de que se están muriendo, te agarra una impotencia terrible. Allí pasamos, de una satisfacción muy grande, a lo peor. El trabajo se hace igual, el familiar hasta que


no ve el cuerpo cree que la víctima está viva y se ilusiona. La gente está en una incertidumbre, antes del luto esta ese vacío. También esta bueno rescatarles el cuerpo entero, es muy difícil.

La base de un entrenamiento y la prioridad es encontrar personas vivas. No a todos los perros se los entrena para las dos cosas, hay perros para encontrar vivos y otros para cadáveres. Lola cumple con las dos especialidades. Para entrenar para vivos es más fácil. El perro está predispuesto y potenciado a jugar, pelotero a full. Se le enseña a jugar con una persona, te alejas y te escondes atrás de un árbol, cuando te encuentra, le das un premio. El mecanismo encontrar es sinónimo de premio. Luego lo complicas y le tapas la visual al perro, entonces le comenzás a afinar el olfato. Con los perros para cadáveres, les enseñas a buscar a un juguete, ese juguete tiene que tener olor a cadáver. Esto es como un trabajo, el perro encuentra y le das una pelota. Imaginate que el olor que les enseñamos a buscar es

mínimo, no tenemos un cuerpo entero para que busquen. Cuando el perro va a desastres hay cientos. Entonces el perro piensa, si por un pedacito me dan una pelota, por un cuerpo o por más, me dan un camión lleno de pelotas. Tampoco hay que confundirse y no todo el mundo sabe enseñarlos. Es muy técnico, el olor del cadáver es muy agresivo para el perro. Vos les enseñas toda la vida con un pedacito. Cuando llegan a lugares donde hay cientos de muertos puede que se queden paralizados. También hay que saber trabajar con las diferentes temperaturas, los olores no son los mismos en los grados de putrefacción, según el lugar. El entrenamiento de un perro tarda 2 años, de forma diaria, hasta que va a un desastre y se empieza a familiarizar. Entrenarlo bien tarda, pero para arruinarlo tardas medio segundo. Vos lo entrenas para que soporte cualquier factor negativo o distractor en un desastre. Pero, por ejemplo, si el perro no está acostumbrado a andar en estructuras colapsadas ni superficies inestables y llegas al desastre, el perro se tambalea, se cae y se golpea, no quiere trabajar más. Por ejemplo, esta bueno también que entrenen con ruidos y explosiones, con

máquinas para que el perro no se asuste. Otro factor es también trabajar tranquilo, no por correr y estar nervioso vas a trabajar más rápido. El perro en cada desastre va madurando. En Haití, fuimos a rescatar el cuerpo de la primera dama. Los helicópteros continuamente sobrevolaban y, a veces, tenés que saltar con el perro encima. Es una actividad alucinante y nosotros tenemos cuerda para rato.

Hospital Veterinario Ezeiza, Dr cesar Estevez y Verónica Enrrico, con cobertura veterinaria y los botiquines full para los perros en desastres. Eukanuba, brinda comida e indumentaria Black Horse, nos da equipamiento técnico y específico para los desastres, bolsos porta cuerdas, bolsos de equipamiento, etc Gryphos consultora internacional, brinda cobertura logística


levaba más de un mes de inactividad física, luego que mi tendón volviera a estropearse el pasado 3 de enero, después de casi tres años de correr en montañas de la Patagonia de Aysén y La Araucanía. Esta contrariedad rebasó mi paciencia la mañana del 12 de febrero, cuando me levanté decidido a subir el Cerro Fraile. Mi plan era caminar velozmente. Marcha forzada. Sin descanso ni para comer. Si en algún momento me sentía en condiciones de correr lo haría. Recuerdo que salí tranqueando desde Coyhaique a las 10:03 horas, buscando siempre el camino más recto. El cielo estaba gris, la lluvia era inminente y había calor. Por ello, en el camino pregunté a un paisano patagón: - ¿Che, lloverá o es puro chamullo? - “Se viene fea la lluvia gancho”, respondió. Fiel a mi convicción que los goterones del cielo bendicen y no mojan, proseguí mi andar hasta llegar a un riachuelo cuyo curso intuí

descendía del Fraile. Aquí comenzó la diversión. Atravesé bosquecillos, orillé senderos demarcados, ascendí por huellas de leñadores y luego bordee el mismo hilo de agua que me orientó a encontrarme con tres pequeñas cascadas. Tres blancas novias de montaña, las que bauticé como “andante” a la de armonioso caudal, “tronadora” a la menuda y ruidosa, y finalmente nombre “la Chispeante” a la más blanca y alegre de todas. Cuando canturreo un pajarillo estuve tentado por quedarme allí el resto del día, pues el sitio era inspirador. Ello provocó una indefinible reflexión en mi ser: “o yo me acerqué a este bello lugar o fui atraído aquí”. Pude haber desoído las gotas de agua, o ignorar el desconocido trinar del ave y continuar ascendiendo, pero no lo hice, y resolví descender hasta los sonoros pies de las cascadas. Mientras inhalaba y exhalaba esta regocijante experiencia, de pronto el tendón de Aquiles

avisó su presencia fastidiando el momento. Concientemente pensé “a este repugnante” lo exigí al límite en dos horas de marcha. Sin embargo, inconcientemente decidí que “este cuero o cartílago no evitaría que conozca la cima del cerro Fraile”. Por ello continué “ganando altura”, internándome en el bosque de barbudas lengas y frondosos Coihues. Con cada tranco que daba el monte respondía con mayor pendiente. Cuando las perspectivas de los cerros engañaban mis ojos yo guapeaba brincando palos a pies juntos o subía algún barranco sin usar las manos, iniciando así una honesta jugarreta entre cerro y hombre. Más tarde, al llegar donde los árboles comenzaban a reducir su tamaño, el cielo se abrió en 360°. En este punto supe que “pasaría de tranquear en tierra boscosa a andar sobre roca firme o suelta, a manito limpia y sin mirar hacia atrás”.


Sobre mi cabeza divisé una cumbre negruzca de 100 metros de alto y 300 metros de largo. Mentalmente subdividí su extensión en 10 partes de E a O. Luego la encaré desde la segunda fracción, donde existía un acarreo o zona de rodados. Honestamente este ascenso fue poco decoroso e implicó gatear asido a matas y ramas de debiluchos pero pobladores Coihues. Cuando por fin llegué a tierra firme, voltee mi vista a los valles de Coyhaique y seguidamente llamé a mi padre, exactamente a las 1:05 de la tarde. Le dije que estaba en la ladera E del cerro y por tanto no podría verme desde la ciudad. También le comuniqué que exploraría durante una hora y posteriormente descendería. Luego, di mi posición a una chica que estaba pendiente de mi travesía por Internet desde su casa, localizada al otro lado de la Cordillera de los Andes. Del mismo modo, llamé a un par de incrédulos para probarles que mi “ejemplar Nokia del año de la pera” tiene cobertura superior a otros teléfonos de última generación, pese a que estaba a 1.500 metros de altura sobre el nivel del mar, literalmente en la punta del cerro.

Aviso a mi lector que si las ideas fluyen imprecisas es porque mientras escribo estas líneas ingresaron al restorán Ricer donde suelo venir a escribir- una tuna “con voces carente de bemoles”, aunque cantando Lambada suenan como gorriones en primavera. ¿En qué estaba? Ah. Ya recuerdo. Desde la planicie donde estaba situado pude ver varias cúspides de pequeños picachos, como aquellos banales y artificiosos objetivos que persiguen algunos sonsos. Con el ánimo más aquietado, soslayé la magnificencia del entorno y me enfoqué en las inspiradoras flores de montaña. Allí estaban, lindas, elegantes y honestas. Caminé a fotografiar algunas, gravé arrastrándome otras y apoyé mi barbilla en el rocoso suelo para conocer sus olores. Era emocionante ver como una flor amarilla se movía con los subliminales suspiros del viento, reafirmando mi convicción que la transparencia, honestidad y autenticidad imprime fortaleza, en la montaña y también en la urbanidad. Me sentí dichoso. Solo, pero feliz. De pronto, desde el sur llegó un vientecillo. Orienté mi vista en la misma dirección de éste y descubrí que no muy lejos de allí había un centinela de rocas de

verdosos matices. Enseguida recordé el aviso a mi padre, mi momentánea limitación física y el dicho que reza “que el chivo siempre agarra para el monte”.

Sobrepasé los dilemas. Primero yendo al sur con trancos largos y luego al norte, zigzagueando por una ladera. Sin esperar lo “esperable”, fui rodeado por una densa y energizante nube. Estaba viviendo algo inimaginable. Tranqueaba con las nubes, confiando plenamente en Dios. Por ello continué mentalizado en llegar a la cumbre. Cuando la visibilidad empezaba a desaparecer, estalle en una carrera cuesta arriba sin usar ninguna de mis técnicas de ascenso. Solo debía llegar, pues sentía que el mismo Dios acicateaba mi espíritu para que brinde el mejor de mis esfuerzos. De pronto, en un segundo de racionalidad pensé “ojo, la cosa está color de hormiga, ya no veo absolutamente nada”. Sin embargo, el aprecio por la vida venció el miedo, saqué mi camarita Nikon y registré lo que estaba viviendo. Luego de tropezar, asumí que la naturaleza me había ganado la mano a escasos 70 metros de la cima. Debía regresar inmediatamente y encontrar el paso para descender.


Mojado y con la adrenalina borboteando, pensé dos segundos y luego eché mano a mis instintos. “Sí las nubes vienen del norte me tienen que mojar la nariz, entonces el paso está en dirección a mi oreja derecha”. Hacía allí debía dirigirme. Corrí por donde intuía había andado minutos antes. De ves en cuando detuve el trote y adelanté un pie para asegurarme que no caería al vacío. Luego de 5 minutos de desesperanza llegué al paso y literalmente dejé caer mi cuerpo

ovidos por la necesidad de establecer contactos verdaderos y legítimos con nuestros ríos decidimos emprender esta expedición denominada “Expedición a la tierra sin mal, en defensa de los ríos libres” En esta ocasión la partida se hará luego de la Marcha anual al Puente Internacional “General San Martín” –organizada por la Asamblea Ciudadana ambiental de Gualeguaychú: “Iremos a la marcha con todo el equipo y cerca de las 14 de mayo partiremos hacia el Mato Groso, Brasil” Comenzando la remada a mediados de mayo de 2011 de la naciente del río Paraguay, que nace en Sete Lagoas, en la región brasileña de Diamantino. Luego navegaremos en dirección sur a través de las marismas del Gran Pantanal. En un corto tramo, estaremos en la frontera con Bolivia, a continuación en el Paraguay, pasando por la capital Asunción. Por último, termina desaguando por la margen derecha en el río Paraná y por este navegaremos hasta el río de la Plata para culminar en Puerto Madero. El río Paraguay tiene una longitud total de

entre nubes y rocas, sin frenar o reparar en alguna rasgadura de mis piernas. Mientras esto transcurría, una vocecita interior murmuraba “te salvaste Rodrigo, volverás a reír patagón, tendrás otra historia para relatar algún día a tus nietos, seguramente te llamarán la atención en casa, pero nadie te dirá lo que es correr junto a las nubes en la Patagonia de Aysén, ni en esta vida ni en la otra.

2.625km, de los que: 1.308Km, discurren por territorio brasileño; 57Km. forman frontera entre Brasil y Bolivia; 328km frontera entre Brasil y Paraguay; 537Km. discurren exclusivamente en territorio paraguayo; y 390km. forman frontera entre Argentina y Paraguay, desde aqui ya en territtorio Nacional 1200km del Parana y 35km del Rio de la Plata. Para llegar hasta Puerto Madero recorriendo aproximadamente 4000km de ríos. Tomar contacto con los habitantes del río, documentar su estado actual y promover la integración en torno al mantenimiento de la naturaleza y las actividades de escala humana que no alteran el ambiente. Agradecemos el incondicional apoyo de nuestras familias y los sponsors Deporcamping, M&G Kayak, Kende, PSA Filtros. Somos, Hermann Feldkamp, Lucas de Miguel, Ezequiel Vela y Juan Martín Rivas. Podes seguirnos a traves de http://elaguamanda.blogspot.com/ Facebook: el agua manda Contacto elaguamandagchu@gmail.com

www.tournierdivers.com.ar Master Instructor 38053 SSI


Tres adolescentes neozelandeses se habían perdido en el Pacífico y fueron dados por muer tos, regresaron a sus casas tras ser rescatados en una zona remota a 1.300 kilómetros de su punto de partida os tres adolescentes se subieron a un bote de aluminio el 5 de octubre de 2010 para navegar los casi 100 kilómetros que separan dos islas del remoto territorio de Tokelau, un grupo de atolones que pertenecen a Nueva Zelanda. Pero en algún momento se desorientaron y acabaron perdidos en alta mar, en medio del Pacífico. La Marina y los Guardacostas los buscaron sin éxito y se les dio por muertos. Navegaron a la deriva durante 50 días, bebiendo agua de lluvia y comiendo un par de cocos que llevaban a bordo y una gaviota cruda que consiguieron cazar. Desnutridos y exhaustos, habían empezado a sorber agua de mar cuando un atunero que pasaba por la zona los avistó. Se encontraban a 1.300 kilómetros del punto de partida. "Es un auténtico milagro que los hayamos visto. Iban a la deriva en un área donde los buques por lo general no navegan", ha subrayado Tai Fredricsen, el primer oficial del atunero San Nikunau. Enflaquecidos tras casi dos meses de odisea, los tres chicos, Samuel Perez y Filo Filo, de 15 años, y Edward Nasau, de 14, fueron rescatados en área al noreste de las islas Fiyi y al oeste de Uvea, en el territorio franco de las islas Wallis y Fortuna. Al ver la embarcación, se levantaron y agitaron los brazos de manera "frenética", según ha recordado Fredricsen. El atunero los ha conducido al puerto de Suva, en Fiyi, donde los supervivientes se someterán a una revisión médica en un hospital. Luego un buque de la Marina fiyiana los trasaladará de vuelta a casa, en el atolón de Atafu, donde sus propios familiares ya habían celebrado su funeral.

"Mantenían un razonable buen ánimo a pesar del tiempo que habían estado en alta mar. Tenían quemaduras graves por el sol, pero sólo tuvieron que recibir primeros auxilios, sobre todo cremas para la piel", ha añadido el marino. "Me preguntaron si hicieron bien en comer la gaviota cruda y les contesté que había sido una buena idea, mejor que la de comer pescado crudo porque este les habría causado sed", ha añadido. Aprovecharon para beber el agua de la lluvia que recogían pero, según el primer oficial, en los últimos tres días se habían hallado tan desesperados por conseguir algo con lo que poder calmar la acuciante sed que empezaron a sorber agua del mar. "Eso es lo peor que podían haber hecho", ha insistido el experimentado marino. El propio Fredricsen, médico naval, les suministró suero por vía intravenosa, mientras pedían agua

y trozos de fruta. Durante más de 50 días, los tres jóvenes bebieron agua de lluvia encharcada en el fondo de su bote. Etueni Nasau y sus dos primos casi perdieron la esperanza de sobrevivir mientras flotaban a la deriva en el Pacífico sur, antes de que un pesquero los hallara y diera fin a su extraordinaria odisea. “Le doy gracias a Dios por mantenernos con vida (…) mientras íbamos a la deriva en el mar abierto”, dijo Press Nasau, de 14 años. “Rezábamos todos los días para que alguien nos hallara y nos rescatara. Pensamos que íbamos a morir”. Con una voz tímida y suave, Nasau habló el sábado desde su cama en un hospital en Fiji, adonde fueron llevados los tres para recibir tratamiento por deshidratación, quemaduras de sol y desnutrición.

Nasau, también conocido como Edward, y sus dos primos de 15 años, Samuel Pelesa y Filo Filo, abordaron su bote de 3,5 metros de eslora (12 pies) en septiembre Nasau no recuerda la fecha exacta para hacer lo que pensaban serían un pequeño viaje entre islas del archipiélago de Tokelau. Sin embargo, se quedaron sin combustible para el motor fuera de borda y comenzaron a viajar sin rumbo. Día tras día, los adolescentes se sentaban desvalidos en el bote bajo un Sol tropical inclemente y miraban el horizonte en busca de tierra o algún navío. Muchas noches, las tormentas sacudieron su


pequeña embarcación y luchaban para evitar que volcara. Aunque aterradoras, las tormentas les dejaron también agua de lluvia para beber. La comida se les terminó rápidamente y temían morir de hambre. El mar proveyó sustento.

“Comimos peces voladores, muy pequeños, que saltaban a nuestro bote, como de unos 13 centímetros (cinco pulgadas)”, cuenta Nasau, quien se veía delgado y débil, pero aliviado. “La última vez que comimos uno fue una semana antes de ser rescatados, si mal no recuerdo”. Una vez, un ave se poso en el bote y Pelesa la atrapó con sus manos. Los hambrientos muchachos desmembraron al pájaro y compartieron la carne cruda. En los días previos a su rescate, las tormentas cesaron y los jóvenes estaban desesperadamente sedientos. Comenzaron a beber pequeñas cantidades de agua de mar. Cierta noche vieron luces que creen eran de un barco, pero no llevaban luces consigo y sabían que nadie los vería en la obscuridad. “Nos sentamos a mirar” mientras se alejaba, relató Nasau.

El miércoles, el barco atunero San Nikuna pasó cerca de ellos. Era de día esta vez. El primer oficial Tai Fredricsen dijo que estaban asombrados de ver un bote pequeño tan lejos de la costa. Estaban aún más sorprendidos de ver a los muchachos moviendo las manos frenéticamente para pedir ayuda. Habían recorrido más de 1.300 kilómetros desde Tokelau.

Fredricsen subió a los muchachos a su embarcación y les dio líquidos y fruta. Los jóvenes han respondido bien a la rehidratación. A 24 horas de su llegada a Fiji, Pelesa y Filo fueron dados de alta del hospital. Sólo Nasau permanecía en el nosocomio. Se espera que los tres tomen un vuelo a Samoa el lunes. Luego tendrán que esperar dos semanas un barco que los lleve de vuelta a su casa, reportó el sábado el canal TV3 de Nueva Zelanda. Los muchachos son del atolón de Atafu, uno de los tres que componen el grupo de islas Tokelau.

Las autoridades marítimas de Nueva Zelanda comenzaron la búsqueda oficial el 5 de octubre. Tiempo después se canceló y los jóvenes fueron dados por muertos. Su comunidad realizó una tradicional ceremonia fúnebre en su honor. Uno de los adolescentes llamó a casa por teléfono satelital desde el San Nikuna para avisar que estaban vivos. “Estoy feliz de que nos rescataran”, dijo Nasau. “Espero con ansias ver a mi familia en Tokelau”.

No es la primera vez que los marineros han sido rescatados del Pacífico tras sobrevivir un largo periodo a la deriva en el mar, según informa el diario The Australian. En 2005, dos pescadores de Kiribati sobrevivieron durante 57 días después de que embarcación quedara destrozada. Sobrevivieron comiendo pescado crudo y bebiendo agua de lluvia. En 2001, otros cuatro pescadores de Samoa pasaron cerca de cuatro meses en el mar en un pequeño bote antes de ser rescatados. Dos murieron a bordo de sed y hambre. Con todo, el récord del máximo tiempo pasado a la deriva pertenece al marinero chino Poon Lim, que sobrevivió 113 días solo en el sur del Atlántico después de que su nave fuera torpedeada por un submarino alemán en 1942.


os días 14 y 15 de mayo se realizó el campeonato argentino de escalada de boulder 2011 en las instalaciones del Rocodromo de la ciudad de La Plata Esta competencia organizada por el Centro Andino Buenos Aires en conjunto con el Rocodromo, esta vez contó con la participación de casi 200 escaladores repartidos en las diferentes categorías. Temprano en la mañana y medio día del sábado se realizaron las clasificatorias de las categorías juveniles y senior y por la tarde una vez culminada esta etapa oficial, los promocionales se enfrentaron a un batería de bloques durante 2 horas y media. Los mejores promocionales pasaron a una reñida semifinal quedando Mariana Mattenet del Rocodromo y Miguel Castiarena del CABA. Durante toda esta etapa los microbios (los escaladores mas pequeños) hicieron gala de sus destrezas resolviendo bloques adaptados para ellos en un ambiente de camaradería. El domingo por la mañana se realizaron las semifinales, que clasificaron a los 6 mejores de cada categoría para las emocionantes finales de la tarde. Al igual que el año pasado, los juveniles fueron las estrellas del campeonato, demostrando su gran potencial, Gaspar Laprida del Club Lacar se hizo con todos los bloques , coronándose otra vez campeón juvenil A, y Lautaro Iglesias del CABA hizo lo mismo con la categoría Juvenil B seguido muy de cerca por Nico Salaberry y Juan Garrido. A continuación los senior se enfrentaron a los cuatro bloques propuestos por los armadores de la competencia. Verónica goncalvez de CABARocodromo se impuso nuevamente en esta categoría femenina con facilidad, demostrando que esta para mucho mas, seguida de Silvina Catera y Delicia Aurelio. Y en los varones, David Saikin de CABA-Rocodromo quedó en primer

Promocionales Varones 1 Castiarena Miguel Caba 2 Nonnini Facundo Rocodromo 3 Calatano Nicolas Rocodromo Promocionaes Mujeres 1 Matenet Mariana Rocodromo 2 Soiza Paula A Tope 3 Quiroga Valeria Rocodromo Juveniles B 1 Iglesias Lautaro Caba 2 Salaberry Nicolas Golem Esc. 3 Garrido Juan Ignacio Caba Juveniles A 1 Laprida Gaspar Lacar 2 Toscani Franco Cac Agr. Sur 3 Farberoff Nicolas Cero Senior Mujeres 1 Goncalves Vero Caba - Roco. 2 Catera Silvina Laura Caba 3 Aurelio Delicia Caba Senior Varones 1 Saikin David Caba 2 Vila Tomas Caba 3 Boyd Williams Caba

puesto, seguido por un sorprendente Tomas Vilá y William Boyd. Este tipo de eventos son posibles gracias al apoyo constante de los sponsors: Tienda Climbing-Black Diamond, Kooch, Acceso, Naka Outdoors y Rotpunkt, la dedicación de la gente del CABA, la gran tarea de los armadores (Andy SakudaMariano Rodríguez-Seba Yanivello- Marvin) y todos los amigos que colaboran siempre .

Material de montaña CERRO TORRE BACKPACKS

Gascon 238 (1181) Cap. Fed. Tel/Fax 4 982-0203 www.fugate.com.ar info@fugate.com.ar


Caballeros 21 K 1 Pérez Marcelo 01:26:48 2 Olivera Cristian 01:26:56 3 Rodríguez Américo 01:26:58 Damas 21 k 1 Andrada Antonella 01:53:25 2 Portález Sandra 01:58:15 3 Gómez Florencia 02:00:53

Caballeros 10 k 1 Zabala Walter 00:47:11 2 Landaburu Leonardo 00:47:15 3 Silva Fernando 00:48:20 Damas 10 k 1 Salvareschi silvia 01:03:43 2 Mendoza Carina 01:06:48 3 Schonfeld Karina 01:35:22

asi 500 corredores se dieron cita para largar la primera edición de Héroes Del Tandil 21K, en la mañana del 8 de mayo con un clima que animaba a correr en mangas cortas. Un circuito de aventura inédito, donde con originalidad la organización propuso vincular varios de los atractivos más importantes de Tandil por senderos serranos y caminos de tierra. Apoteótica, emocionante con todos los condimentos se disputó la carrera. Dos trenes se formaron de movida, en uno los ligeritos de 10k le hicieron de liebres al primer vagón compuesto por Cristian y Mauricio Olivera, Marcelo Pérez, Matías Urrutia, Américo Rodríguez y Tito González, un poco más atrás el negro Ardiles, Seba Tosti, los Hermanos Pereyra, Iván Moriames y Martín Vaninetti se sacaban chispas e intentaban alcanzar al primer pelotón que le había hecho una diferencia de casi 500 mts. Promediando la carrera los Olivera (nada tienen que ver, uno es de Hinojo y el otro de Tres Arroyos) se escapaban unos metros, atrás Matías Urrutia y Américo Rodríguez buscaban defender el orgullo del pueblo serrano y de esta manera “colgaban” a Marcelo Pérez y Tito González. Saliendo de la cantera “El Tricante” los cuatro de la punta se encontraron en una baldosa, intercambiando la punta entre ellos hasta el km 18, pero, siempre hay un pero, Marcelo Pérez comenzó a cambiar el ritmo y desde el pasaje en la zona de La Elena y hasta el arroyito de la avenida Estrada fue puliendo los metros y transformó los casi 500 metros en apenas 80 y es así que desde la trepada de la “chanchería” el flaco del gallo se le pegó a las espaldas y empezó a entreverarse en el tren de la punta. Ya ingresando en el útimo km, Marcelo se dedicó a poner todo, ingresar a la zona del destacamento, pasar por el puente del Manantial Gardey en soledad y avizorar la manga de llegada con una ventaja de casi 50 metros por delante del tresarroyense Cristian Olivera. El podio lo completó Américo Rodríguez y atrás llegaron Mauricio Olivera y Matías Urrutia casi encerrados en 20 metros. Si Marcelo Pérez o cualquiera de los atletas les preguntan de que manera uno sueña ganar una carrera, es de estas sin duda, yendo de menor a mayor y elaborando la victoria con el pasar de la carrera. En las damas Antonella Andrada hizo un monólogo y se quedó con la carrera de punta a punta. Párrafo aparte para los 10k que tuvo una lucha hasta que el puntano Zabala (selección argentina de 800 mts) pegó el tirón y dejó atrás a Leo Landaburu de Olavarría y a el tandilense Fernando Silva.


Aspira a convertirse en la primera mujer argentina que cruce el océano Atlántico a bordo de un velero en solitario y, al tiempo que establece un récord, vivir una gran aventura para contarles a sus descendientes. Se trata de Aurora Canessa, a quien le gusta definirse como navegante, pescadora y empresaria, en ese orden. El viaje comenzó en St. Maarten, la última isla al nordeste del Caribe, y tendrá como destino final el puerto de Cascais, en Portugal. En total, recorrerá 6575 km, es decir, unas 3500 millas náuticas. Claro que para esto hará dos escalas técnicas. La primera en las islas Bermudas y la segunda en las islas Azores, en medio del océano Atlántico.


l sábado 16 el circuito para la Max había quedado perfectamente, definido y señalizado, comenzando con 2km muy rápidos en dirección al Rió de La Plata, para luego dirigirse al norte por la costa en un terreno muy irregular, ya que teníamos marea alta en ese momento lo que impedía transitar por la playa, luego de 3km se llegaba a un arroyo, que se lo costeaba entre los juncos por senderos abiertos por la jabalíes que abundan en la zona, desde allí comenzaba un sinfín de senderitos y túneles entre la vegetación que dejaría las espaladas de los corredores pidiendo enderezarse. Saliendo de los senderos se encontraba el cauce de un arroyo seco que se podía transitar y poco a poco se iba acercando a los bosques de la reserva el Destino, donde se internaba la ultima parte de quienes recorrían 9 km, allí se dividía la competencia. Finalizaban los 9 Km., tomaban la bicicleta los de la categoría combinada y continuaban un ultimo cross por canales y una vegetación muy cerrada quienes correrían finalmente 16 km.

La etapa de MTB tendría gran dificultad en los primeros 7 km donde la creciente y las lluvias impidieron pedalear por terrenos firmes, para luego comenzar la etapa de velocidad. Todo esto parece el recorrido de una típica carrera de aventura, pero para sumarle condimento, el 17 amaneció con un cielo gris plomo, ráfagas de 60 Km. de viento y una copiosa lluvia, lo cual transformaría la carrera en un autentico desafío.

El domingo 17 de Abril me dispuse a correr la ya conocida carrera de aventura Max Race, que se organiza como ya es la tradición en La Reserva El Destino de Magdalena, donde me volví a encontrar con muchos amigos entre ellos la gente del Quilmes Way. Viaje desde La Plata con Juan Herrera, quien ganaría en su modalidad de 16km. El día se presento con muchas variantes, en donde nos encontramos con lluvias al comienzo

mucho viento y como condimento adicional el Río de la Plata y su costa. Arrancamos con un cross de 10km en donde se salió a un ritmo bastante rápido ya que se corría la combinada en conjunto con los que corrían el cross. Así que trate de no enloquecerme y deje ir a los que hacían punta y permanecí entre los primeros cinco, recorrimos un camino que nos deposito en la costa, una vez en la playa se empezó a complicar el tema ya que teníamos que costear y el terreno era muy irregular y el viento de frente se hacía sentir y mucho. Mantuve ritmo y empecé a alcanzar a los que venían adelante quedando así en la punta de la carrera junto a Juan Herrera, llegamos a u n pajonal y de ahí en más me dedique a guiarlos. Así que seguimos dándole duro, cruzando montes de coronillos y demás plantas en donde en algunas tenía que ir en 4 patas jaja ( resalto la excelente marcación km x km). Los carteles de cada km me ayudo mucho para medir el ritmo, así ya en el km

Damas 9k 3° Martin Acevedo 1° Silvia Jaimon 2:28:00 2° Maria Argerich 3° Margarita Monzon Comb. eq. mix. 1° Ferman-Barrales Comb. ind. dam. 02:42:00 Damas 16 k 1° Liliana Tripke 2° Touseda-Neuman 1° Andrea Graziano 2° Natalia Delforo 03:01:00 2° Julieta Ferreiro 3° Marilina Rios 3° Kawakami3° Regina Sayavedra Lescano 03:16:00 Caballeros master 16k Comb. ind. mast. 1° Medina Eduardo Comb. eq. cab. 1° Eduardo Chavez 2° Luis Corso 1° Lencina Martin 2° Alexis Diel 3° Miguel Buzze 02:31:00 3° Daniel Gazzana 2° Fonseca-Giglione Comb. ind. cab. . 02:39:00 Caballeros 9k 1° Lucas Bylo 02:26 3° Masavo-Vaio 1° Hernan Reyes 2° Fidel Gimenez 02:44:00 2° Martin del Rio 2:27:00 3° Gustavo Correa Caballeros 16 k 1° JuanHerrera 2° Martin Sangiacomo 3° Eduardo Cresta

Posiciones


7 veníamos solamente tres punteando, éramos dos los que peleábamos por la combinada, cuando estábamos llegando al parque cerrado me cruzo en el camino agente conocida que me alentaba. Si bien venia regulando el ritmo porque sabia que en la bici estaba algo flojo, se venía poniendo un muy buen ritmo, así que llegamos al parque de bicis y gracias a dios me salieron bien las cosas en la transición y logre salir primero con una amplia diferencia la cual fui manteniendo en los primeros km de pedaleo. Se salía hacia le río por el mismo camino que se hizo el trote , así que regule tranquilo, ya que se venía una parte muy dura que era bordear el río de la plata, la encare por arriba del la costa pero como había muchas imperfecciones en el terreno me tire a hacerla por el río, con la bici hasta el eje de agua y así se me hizo mucho más fácil, hasta que llegue a un control y la chica amablemente me desvió a un camino rural. Cruce una tranquera y dije bueno acá vamos a ir mejor, para que!!!??? … jaja, tuve que hacer unos 500 m con la bici al hombro ya que el barro impedía el avance normal, así que ya medio resignado trate de enfocarme en superarlo y seguir, pensando que se me venía la noche. Por dentro me decía que para todos era igual así que empecé a apretar los dientes de nuevo y así llegue a la ruta, donde otra chica me marca

para donde seguir y me canta que traía mucha diferencia, pero igual como me tocaba una recta larga viento a favor la aproveche sabiendo que venía flojo en esa disciplina, después de varios km llegue al punto de retome y se vino la noche. Parecía que se me colgaron del cuello unos elefantes, era impresionante el viento en contra que soplaba, así que entre el viento, el barro y encima el camino serruchado se hacia durísimo, ahí me di cuenta la diferencia que tenía con el segundo, que era de 1 km aproximadamente, con el viento en contra se me empezaron a cruzar tantas cosas por la cabeza, desde pensar en mi hija, mi mujer, mis amigos, mi compañera de equipo Lorena Adolfi, con quien tendría que estar corriendo esa carrera pero por problemas personales no pudo ir, mi amigo que siempre me dio fuerzas desde el cielo en todas las carreras, en fin todo eso en mi cabeza. Ya llegando a la entrada de la reserva veo que me alcanza el que venía segundo Fidel Jiménez, en ese momento se me vinieron las ilusiones al piso, ya que sabia que Fidel en trote volaba, así que resignado nuevamente decidí seguirlo y cuando pasamos una tranquera veo que se acalambra debido al esfuerzo que puso para alcanzarme, así que eso me tranquilizo un poco, yo venía muy bien de piernas y así juntos llegamos al parque cerrado y ahí la verdad que hice bien la transición, pero le erre en no sacarme

los guantes primero y eso complico que me ponga rápido las zapas de running. Fidel salió unos 50 m adelante, esto hizo que tenga que poner un poco más al principio del running salimos palmo a palmo, metiéndonos en los senderos de la reserva, luego en arroyos, en donde mantuvimos siempre las distancias, y en donde sentía cada vez más fuerte los dolores de cintura, así que venía regulando y jugándome a hacer una diferencia en el sprint final, faltando unos 800 m acelere y logre sacarle unos 40 m los cuales me dejaron llegar primero en la general. Pasando la meta se me cruzaron muchísimas cosas más por la cabeza que cuando venia pedaleando, pero la importante es que ese triunfo se lo había prometido a la que sería mi compañera de equipo ese día Lorena Adolfi, como así también a mi mujer y a mi hija Valentina que no pudieron estar presentes por el clima, pero siempre lo están en mi corazón. PD: Como anécdota la emoción, las lagrimas y todo eso que me fluyo en la llegada es debido a que nunca en 8 años de corredor había ganado una general, y menos corriendo una carrera tan linda y exigente como esta, felicito a los organizadores y agradezco la buena onda de cada uno de ellos y mis amigos que siempre me apoyan,, son parte de cada esfuerzo que uno hace. Gracias


Durante los días 21 al 24 de abril últimos se llevó a cabo este ya clásico y multitudinario encuentro, donde de forma espontánea, alrededor de 350 kayakistas de diferentes puntos del país y del exterior, se encuentran año a año durante la Semana Santa en la isla Martín García. egún sus organizadores, Hector Alonso y Pablo Banchero, este encuentro pretende coronar un sin número de diferentes travesías, donde cada kayakista que arriba a la isla lo hace por su propia cuenta y riesgo. Cada uno se hace responsable de su propia seguridad, elige su lugar de salida, horario, derrotero y demás aspectos que hacen a la navegación. En síntesis, se trata de varios grupos que realizan su propia travesía y que confluyen en la Isla Martín García, lugar en el que se acampa durante esos días y se organizan una serie de actividades. Este año me tocó hacerlo en compañía de mis amigos del grupo Punta Kayak La Plata. Si bien la flota estuvo incompleta, logramos reunir 12 personas en el contingente original: Ale y Juan en un kayak doble, y Alejandro, Daniela, Fede, Pela, Nestor, Pablo Raúl, Lucy, el Mostro, Tati y yo lo hicimos en kayaks simples. Con un remanente de neblina matinal, partimos el jueves 21 a las 9:45hs de la rampa del Club Hispano de Tigre. Desde allí también lo hacían otros kayakistas, varias caras conocidas y otras que fuimos conociendo por el camino. Cruzando el río Luján, el derrotero para el primer tirón de 20k constaría tomar el arroyo Gambado, río Sarmiento, río Capitán, cruce del Paraná de Las Palmas, arroyo Capitancito hasta el cruce con el arroyo Aguaje del Durazno, allí los restos de una vivienda isleña casi perdidos en la vegetación nos sirvieron de parador donde

bajamos y reagrupamos en un merecido descanso. Sobretodo en la parte norte del río Sarmiento, el otoño nos vislumbro con todo su esplendor, haciendo notar la variedad y efectos de color en las diferentes especies de árboles. Con el cielo encapotado, el sol por momentos parecía asomar sus rayos en forma directa, ilusión óptica, el dorado brillante de algunas copas generaba esa confusa percepción, pues toda la jornada se mantuvo caprichosamente nublada. Luego de media hora de descanso continuamos nuestro camino por el arroyo Aguaje del Durazno casi llegando a los Bajos, hasta el arroyo Chaná, el cual remontamos con sus casi 12k de corriente en contra. A las 18hs, al cabo de 2 horas 40min, con la última claridad arribamos al parador Toledo, cruzando el Paraná Miní, lugar de finalización de la primer jornada. Junto a nosotros llegó un grupo amigo, la gente de TRU Concepción del Uruguay Entre Ríos, habían salido desde Escobar y los divisamos en el trayecto. Acampamos bajo los árboles del establecimiento y derechito a las duchas para sacarnos el frío con nuestra ropa mojada. P a r a l a c e n a improvisamos una picada acompañada de algún que otro tinto malbec, que para estas ocasiones, infaltablemente viaja en los tambuchos de nuestros kayaks.

Panza llena corazón contento, sumado al malbec y el cansancio, a dormir se ha dicho. La mañana del viernes 22, sin neblina, se presentaba mas alentadora que la del día anterior. El pronóstico anunciaba probabilidad de lloviznas hacia la tarde, lo que nos daría tiempo de sobra para encarar el cruce por río abierto. Luego de la ronda de mate en el desayuno, a las 9:30hs estuvimos todos en el agua, el mismísimo Paraná Miní nos llevaría corriente a favor hacia su desembocadura en el Rïo de la Plata. Esquivamos los bajo fondos y juncales de los pozos del Barca Grande. Entrando en el canal Lancha Petrel nos alcanzó primero un kayak triple del Club Náutico Belén de Escobar e inmediatamente el catamarán que parte a las 9hs de la Estación Fluvial Tigre y llega hasta Martín García, Después de haber remado 18km durante 3 horas decidimos almorzar, haciendo costa en un claro de pequeñas barrancas con árboles caídos. Luego del descanso encaramos el ansiado cruce del canal Buenos Aires, que nos depositaría finalmente en La Isla. Un semirígido de la PNA apostado en el medio del canal nos escoltó atentamente, estaban al tanto de nuestra maniobra pues nos venían haciendo escucha de los comunicados previos que sostuvimos por VHF con el triple y otro grupo que venía mas retrasado. Aprovechando la corriente a favor pudimos completarlo en 1 hora, a las 14:21hs estábamos llegando al muelle de Martín García. Primer objetivo logrado. Registramos nuestra entrada ante las autoridades de PNA y descargamos los kayaks, llevando nuestros equipos y víveres hacia el camping de la isla. Colmado de carpas conseguimos uno de los últimos lugares por el centro, con lo cual nos vimos rodeados por kayakistas de todos lados:


por Mauricio Camocardi

Santa Fe, Gualeguaychú, Berisso, Concepción del Uruguay, Dolores, Rosario, Tigre, Escobar, Capital Federal, Lanús, etc. y también de la hermana República Federativa de Brasil. Durante esa tarde, en la pileta del comedor Solís se brindaron clínicas en técnicas de auto rescate, manejo de VHF y charlas de estiramientos referidas a la actividad, todas de la mano de especialistas en su materia que además y obviamente son kayakistas. Por haber llegado el jueves, nos perdimos la noche anterior la proyección de travesías en kayaks realizadas por distintos viajeros este último año. Antes de que oscureciera pegamos una recorrida por los puntos mas pintorezcos de la isla, el centro, con su cárcel hoy en ruinas, la panadería de la isla, donde pudimos saborear su famoso pan dulce, el aeródromo, el barrio chino y algunos de los tantos senderos en galería que conectan los distintos sectores de la isla. Para los amantes de la naturaleza, recomendable 100% en una escapada de fin de semana. A las 21hs tendría lugar el momento mas esperado, el acto central del encuentro, donde llegaron los reconocimientos para todos los que hicieron posible la realización de este alucinante evento una vez más, autoridades y pobladores de la isla, a Prefectura Naval Argentina, por cuidarnos siempre en los cruces, mapeando nuestros trayectos y aportando los partes meteorológicos. También hubo proyección de cortos sobre otras travesías organizadas, recuerdo de amigos que ya no están y los generosos sorteos con productos de las empresas que apoyan el encuentro. Al otro día, viernes 23, hicimos el gran esfuerzo de levantar nos con el par te meteorológico de las 7am. A los fuertes vientos matinales del SO se le sumarían km/h a medida que llegaran las 17hs.

Planteamos diferentes estrategias, por un lado el Mostro y Lucy encararon la vuelta por separado, como estaba acordado de antemano, ellos remarían hasta Tigre de un solo tirón, llegando esa misma noche El resto del grupo zarpamos una media hora mas tarde, a las 9:15hs entramos al agua, con fuertes olas, parecidas a las que el año pasado generaron varios tumbos de kayaks lo que obligó a PNA a cerrar el puerto por el resto del día. Sin vacilar, el derrotero de la vuelta fue enfilar hacia el medio de la Isla Oyarvide, buscando primero el reparo del viento la atravesamos por su lado sur, y con el río creciendo sorteamos con tranquilidad el sistema de islitas y juncales. Llegado el mediodía, estando a la altura de encarar la desembocadura del Miní, el viento había calmado. Estando en el medio del Río de la Plata, hacia nuestros 360º no observando ni una nube, decidimos poner rumbo directo a los bajos del Temor, acortando considerablemente nuestro trayecto de vuelta. A pesar de no haberse cumplido el pronóstico hasta ese momento, aún si

llegaran a cumplirse las desmejorías a partir de las 17hs, y manteniendo ese ritmo de navegación, para las 15hs estaríamos ya cruzados, pasando por la desembocadura del arroyo Diablo. Nuestra estrategia dió sus frutos, y ahora con los edificios de Puerto Madero a la izquierda de nuestro horizonte visual, entrábamos enfilando los palos a los bajos del Temor. Pegados a la margen izquierda, al reparo del viento por la isla Nutria tomamos el pasaje el Sueco, para pasar el carril del Paraná de las Palmas entre las boyas del Km 51.4 y Km 50.6. Cómo tiraba el Paraná!, la deriva parecía vencer nuestros esfuerzos por cruzar, lo más rápido posible por la cantidad de embarcaciones en ese atardecer de fin de semana. Antes de retomar por el canal Honda, a nuestro frente presenciamos la majestuosa escondida del dios Inti. Esta naranja bola de fuego se ocultaba, enfriando repentinamente el aire. Como premio, corriente a favor llegamos a Fondeadero, parada en nuestra última noche del viaje. Luego de las duchas y armado de las carpas, los últimos víveres cumplieron su función, parte del grupo reforzó la ingesta con unos deliciosos ñoquis caseros en el comedor. Caímos fritos, la jornada agotadora se trato de 38 entretenidos km. Para el último día, domingo 24, nos esperaban sólo 17km: arroyo Arroyón, arroyo Dorado, río San Antonio en contra, río Sarmiento también , así que retomamos por el arroyo Abra Vieja, canal Rompani en contra, pero mucho menos que el Sarmiento, al que solo cruzamos de costado, ingreso al arroyo Gambado y finalmente cruce del río Luján pasado el mediodía. A las 13hs habíamos regresado hasta nuestro punto inicial de esta travesía, la rampa del Club Hispano de Tigre, para retornar a nuestros hogares y terminar el domingo de pascuas en familia. Así culminaba un encuentro mas, con impecable organización por y para los amigos del agua, debutantes y experimentados, prometiéndo verse nuevamente las caras el año que viene. Hasta el próximo Martinga !!!


La zona de los Hielos Continentales, se encuentra dentro del Parque Nacional Los Glaciares. Se ubica mas precisamente en la provincia de Santa Cruz y abarca 22.000 km2, teniendo una longitud de 400 kilómetros y un ancho que oscila entre los 50 y 80 kilómetros. El siguiente relato, nos refleja una expedición realizada en septiembre del año 2010 por Silvio Figliuolo, Mariano Galvan y Gonzalo Rivarola.

A partir de este momento intentaré remitirme solo a los hechos. -Vamos a comprar el soporte para la tele- dice Raquel. Yo asiento de mala gana, se que mi próxima partida a Chaltén para iniciar una expedición a los hielos continentales implica ciertas mínimas concesiones a mi mujer. Entre ellas instalar un soporte para TV en la habitación, algo que mi eventual ausencia convierte en “indispensable”. Después de la compra a instalarlo inmediatamente, cuestión de sacarme otro problema entre los muchos que

implican preparar una mochila tras otra y no olvidar nada en estos instantes. Taladro, mecha, tornillos, tacos y las instrucciones del flamante soporte. Acá te gusta? Y a darle… en 10 minutos tengo instalado el soporte, lo pruebo, aguanta. Traigo el tele que tenemos guardado desde hace mas de un año, desde que lo compramos contra mi voluntad, para ponerlo en la habitación (tema controversial, no?), lo monto, lo ajusto y ya está. Justo, nuestros amigos nos están esperando en un bar, ah! que buena despedida, cerveza con amigos! Ya estoy guardando las herramientas y… estruendo, crac, bum, bam, crashh. Nooo!

Raquel? Raquel! Estas bien?, Silencio, llego a la habitación corriendo y encuentro a Raquel parada contemplando con tristeza lo que podría haber sido una buena forma de conciliar el sueño en noches invernales en las que no voy a estar…

Mientras viajo intento, como ejercicio para mi voluntad, escribir algo, zafando de la inercia que me lleva a contemplar paisajes patagónicos inconmensurables y desolados desde la ventanilla del colectivo. Quiero convencerme que yo como todos tengo algo que merece ser contado, compartido. Ideas y sentimientos que me recorren mientras emprendo esta nueva aventura. Muy lentamente, demasiado ahora que falta poco, el colectivo me acerca a Río Gallegos. Vengo de Neuquén, en Río Gallegos trasbordo y nuevo colectivo a Calafate. A medida que nos acercamos a la costa del Atlántico el cielo se nubla con ese color gris plomo de las nubes bajas y de la humedad próxima. Alrededor vida. A pesar de la escasa vegetación abundan guanacos, choiques, cauquenes, flamencos, cisnes, perdices y ovejas. Las ciudades y poblados están limitadas a amplios valles que


interrumpen la monotonía de las mesetas. Los ríos que bajan de la cordillera, al Oeste, son el sustento básico de la vida en esta inmensidad continental. Los valles constituyen además un reparo del viento y canales de ingreso del océano Atlántico en los amplios estuarios. El asfalto y sus motivos ingenieriles pretende hacernos creer que nos transporta hacia algún lado, pero las horas mientras pasan nos dan la certeza de que estamos en el mismo asiento asignado, nuestra realidad transcurre entre caras conocidas, butacas y películas que proyectan para convencernos que existe una realidad afuera y que ya vamos a llegar a ella. Trasbordo, otro colectivo, otra butaca, otras caras, otro engaño, sigo en el mismo lugar con actitud ovejuna. Resuena en mi mente un estribillo: -adoro la tele transportación…- y me pregunto cual es la diferencia. Ah, el tiempo, el tiempo o la distancia, ideas, conceptualizaciones de lo que es la realidad que nos rodea. El tiempo son instantes y la distancia, como sucesión de lugares no es más que una sucesión de sensaciones. Tal vez solo decisiones desde una perspectiva más humana. Siguen las

películas, los vidrios empañados pero ya estoy cerca de Calafate, aunque podría ser cualquier otro lugar. En el Calafate los instantes se convierten en conversaciones, en búsqueda de acuerdo y reafirmación de quienes somos, conociendo a quienes vamos a formar parte de esta aventura. El tiempo también se convierte en hospitalidad y gratitud. Pasan unas horas violentas, tempestuosas en las que mucho tiempo de decisiones se convierten en bultos, cajas de colores, productos con bondades televisivas, sabores, perfumes, luz , música, información de satélites, etc., precipitándose en bolsas y cajas que se juntan y amontonan. Hasta que por fin llega el momento de partir al Chaltén, cargar la camioneta de un amigo y recorrer segundos en kilómetros, charlas y nuevos paisajes.

Ahora desde nuestra llegada al Chaltén ya pasaron 3 días, ajetreados y cansadores. Sentado en la carpa en la playita del lago Eléctrico, recuerdo el esfuerzo que hicimos para

portear (significa transportar a pie equipo y comida en la mochila) aproximadamente unos 70 kilogramos de materiales hasta este lugar donde estamos acampados en esta noche lluviosa y desapacible. El porteo fue agotador para todos, Gerardo, nuestro amigo del Calafate nos acompañó toda esa jornada y la siguiente también. Apasionado por la naturaleza, conocedor de las costumbres, historias y pobladores hizo más llevaderos estos momentos agotadores y de inquietud con mates y relatos de su vida itinerante en Santa Cruz. Finalmente después de una muy larga caminata de ida y vuelta hasta esta playa, nuestras cargas quedaron en bolsos impermeables esperándonos mientras descansamos un día en el Chaltén. Finalmente Gerardo partió a Calafate pidiéndonos que le avisáramos cuando estuviéramos de vuelta para pasarnos a buscar y llevarnos a Calafate otra vez. Hoy a la mañana, solos en el hostal en silencio, nos quedamos esperando con las mochilas listas con el equipo que nos quedaba, impacientes por empezar a caminar y dejar definitivamente el Chaltén, adentrándonos en terreno salvaje, dominio del viento, el agua y la roca. Pablo, un guardaparque amigo que era de la partida inicialmente y a último momento debió desistir, nos pasó a buscar temprano y nos dejó en el puente del río Eléctrico, punto donde inicia la senda que nos lleva al campo de hielo Sur por el paso Marconi. A partir de este punto estamos solos los tres. Después de que Pablo nos dejó en el Puente del río Eléctrico iniciamos, bajo una llovizna suave, la caminata hacia la playita del lago del mismo nombre, donde tendríamos nuestro primer campamento. Los árboles del bosque que precede al camping de Piedra del Fraile, pelados, nos recuerdan que a pesar de nuestro optimismo nos rodea el invierno aquí. Un trío de pájaros carpinteros nos acompañó con su canto y repiqueteo. Disfrutamos esta caminata un poco más que el porteo de los días previos, vamos con menos peso y debemos abocarnos solo a avanzar y disfrutar del entorno salvaje increíble que hace de esta región un lugar mundialmente conocido entre los amantes de la naturaleza. Finalmente llegamos a la playita del lago


Eléctrico, nos instalamos y nos preparamos para pasar la primera noche eligiendo divertidos la cena, entre la cantidad descomunal de provisiones con que contamos. Mientras cenamos quedamos de acuerdo que debemos iniciar las actividades mas temprano. El pronóstico meteorológico para el día siguiente es malo. Ahora, antes de apagar la luz en la carpa, nos acompañan los sacudones de las ráfagas de viento y el bramido lejano del vendaval en las cumbres en este angosto valle rocoso. La distancia y el tiempo pasaron hoy al compás de las gotas de lluvia repiqueteando en la campera y en la carpa. La mañana siguiente, no muy temprano, preparamos todo para iniciar nuestra subida a los hielos. El objetivo es llegar ese mismo día al refugio del cerro Gorra Blanca, en territorio chileno. El ambiente es como destapar algo que

estaba haciendo presión. Cuando terminé de equiparme, mochila, arnés, etc., me dí cuenta que tenía ganas de hacer pis… Se cumplió la ley de Platón, que tilingo!! Sin casi darnos cuenta empezamos a caminar. Creo que la adrenalina nos contagió algo de lo salvaje del paisaje y a pesar de las nubes y una lluvia suave avanzamos bastante rápido, al principio, pasando los acarreos horribles de la margen sur de la laguna Marconi, buscando una senda que nunca dura mucho por los frecuentes desmoronamientos de los acantilados que se ven cientos de metros mas arriba. Llegamos al borde del glaciar resoplando y con calor, buscamos una subida entre los bloques de hielo negro y las grietas. La trepada al glaciar, bastante empinada, se hace

PERSONAL GYM

11 y 42 Nº 491 Tel: (0221) 4273555 memosport@hotmail.com La Plata - Bs. As. - Argentina


más suave mas tarde, cuando ya estamos sobre la lengua de hielo propiamente dicha. El hielo cada vez mas claro, se limpia de rocas y sedimentos y las grietas se hacen más estrechas y ordenadas. A su vez la lluvia se convirtió en nieve y el viento empezó a arreciar. Todavía nos falta una trepada de aproximadamente 800 m para salir al campo de hielo. Al reparo de una gran roca errante flotando en el hielo paramos a comer unos sándwiches y a atarnos. Cuando estamos listos, esquíes y bastones en la mochila, empezamos a caminar saltando las grietas que imaginamos en aquellos lugares donde el hielo celeste, sólido, da lugar a la nieve rellenando el vacío. En pocos minutos, mientras avanzamos, el viento y la nieve se convierten en un vendaval de viento blanco y la visibilidad se redujo a escasos 100 metros como máximo ocasionalmente. Cada tanto miramos las botas para asegurarnos que las antiparras no se hayan tapado de nieve. A medida que la pendiente aumentaba, el hielo del glaciar se cubre de un colchón blanco que, dificulta caminar y oculta las grietas. Mas arriba la nieve da paso al hielo de placa duro y resbaladizo. Empezaron a aparecer grandes bloques de hielo celeste desprendidos de los seracs que nos rodean a la izquierda, por esto intentamos mantenernos próximos a la franja de rocas que nos marcan el camino por la derecha de este angosto canal. Cada tanto hundimos los pies en

alguna grieta inadvertida de la que intentamos salir rápido con susto. Otras veces una caída de alguno es respondida instantáneamente por los demás tensando la cuerda, clavando crampones y afirmándonos en las piquetas, evitando un tirón que podría precipitarnos a todos a la pendiente helada y las piedras y bloques de hielo que dejamos mas abajo entre la tormenta. Lo importante es ayudar rápido al caído para evitar enfriarnos y dar continuidad a la progresión que se desarrolla en terreno comprometido y peligroso. De a poco la pendiente se verticalizó y aumentó el espesor del colchón de nieve. Adelante Mariano abre huella con seguridad y energía, lo seguimos con Gonzalo intentando no convertirnos en una carga más. Entre la tormenta, la pendiente y la sucesión de hielo duro resbaladizo y nieve profunda e inestable la situación es complicada. Pasamos unas tres horas en esta tormenta. Mas arriba la pendiente disminuye pero conforme nos acercamos al hielo abierto, las ráfagas nos azotan con violencia y la visibilidad disminuye, esto nos obliga a detener la marcha y agacharnos apoyándonos en las piquetas, tratando de dar la espalda al viento. Los guantes están congelados así como el exterior de nuestras camperas en el cuello y gorro, pero no sentimos el frío mientras nos movemos. Ocasionalmente, entre el viento blanco, podemos ver algunos detalles del paisaje que

nos permiten definir una dirección a seguir, la pendiente, rocas, algunos contornos de los cerros próximos. Seguimos avanzando muy lentamente, nos cuesta darle continuidad a la marcha por las ráfagas y la incertidumbre, avanzamos poco y el tiempo pasa rápido en esta tormenta, en la que cualquier parte expuesta del cuerpo se congela insensible y cuesta recuperar el calor. Intentamos guiarnos por el GPS que por medio de una brújula incorporada nos marca la dirección a seguir hacia el refugio. De a poco comprobamos que el paisaje se va abriendo. Nos damos cuenta que estamos próximos al paso, a punto de entrar en el campo de hielo. El GPS marca a la derecha algunos vivacs usados y seguimos avanzando lentamente pero con fuerza aunque no vemos nada adelante. Nos damos cuenta que aunque guiados por el GPS podemos llegar cerca del refugio García Soto, podemos pasarnos de largo o estar buscando el refugio mucho tiempo por la baja visibilidad. También sabemos que nos quedan pocas horas de luz y que necesitamos ponernos a cubierto inmediatamente. Después de 6 horas de renegar en la tormenta no estamos dispuestos a renunciar a lo ganado volviéndonos a nuestra carpa en la playita y decidimos pasar la noche en cueva de nieve. En pocos minutos encontramos un lugar propicio para empezar, sacamos las palas y a cavar como locos. Con las últimas luces del día podemos los tres ponernos a cubierto en la cueva, empapados después de cavar un par de horas, pero al menos a salvo del temporal que seguía bramando afuera mientras la nevisca continua derramándose por los pequeños


resquicios que dejamos como ventilación. Recuerdo que mientras cavábamos sentimos un estruendo sordo en el viento. Entre las ráfagas pudimos ver como los seracs bajo los cuales pasamos antes, se desmoronaban y caían sobre nuestras huellas. Varias horas pasamos adentro de la cueva haciendo agua de la nieve, tomando mate, comiendo lo que tenemos mas a mano, tratando de recuperar fuerzas y calor. Finalmente el cansancio nos gana y como podemos acomodamos las bolsas para intentar pasar la noche y dormir.La noche pasa lenta intentando relajar las piernas y músculos, difícil en posición fetal, acumulando calor y aprovechando el poco espacio que nos deja el equipo que metimos con nosotros en la cueva húmeda. Al despertar advertimos que el techo descendió varios centímetros, al menos no se desmoronó. Dormimos sin acordarnos que a pocos metros de nosotros yacía el cuerpo sin vida de un montañista solitario que unos días antes había intentado llegar al refugio y que como nosotros probablemente se había visto sorprendido por el clima áspero e inclemente. La distancia entre el y nosotros era muy poca…Apuramos unos mates y alfajores, el viento sopla aún afuera pero necesitamos salir de la cueva para llegar al refugio lo antes posible. Por suerte esta todo mas despejado que el día anterior, la temperatura descendió y el viento no amaina pero esperamos hoy poder avistar el refugio para poder llegar a el con seguridad. Nos ponemos los esquíes de travesía y empezamos a zapatear, tratando de avanzar mientras nos acostumbramos al mayor peso en las piernas. La pendiente disminuye considerablemente en poco tiempo pero el camino es todo en ascenso por una pendiente suave que se hace infinita y nos pesan los esquíes y el poco descanso en la cueva. Intentamos ceñirnos a la dirección que nos señala el GPS. Andamos un par de horas en la estepa helada del Paso Marconi, para al final ver recortado en un filo lejano, al Norte, el contorno del refugio chileno Mauricio García Soto. Lentamente vamos acercándonos, mas lento de lo que suponemos al verlo por primera vez. No tardamos en darnos cuenta que las distancias engañan en estas estepas heladas. Nos lleva mas de una hora llegar al refugio a pesar de que lo tenemos siempre a la vista. Entramos al refugio con el envión con que veníamos, afuera el viento arrojaba ráfagas de hasta 70 km/h y la baja temperatura de este día despejado hace insoportable permanecer mucho tiempo quieto a la intemperie. Una vez adentro con todos nuestros equipos a resguardo en el interior, inmediatamente empezamos a derretir nieve y reforzamos el abrigo ahora que estamos quietos. Unos cubrepantalones que Gonza humildemente dijo que no le habían salido como quería e interiores con gorro, resultaran imprescindibles para resistir el frío penetrante mientras nos recuperamos. Durante todo el tiempo que permanecimos en el refugio la temperatura en el interior nos subió de -8º. La moral si subió al entrar en el refugio, encontramos indicios de que había sido usado recientemente. Hay alimentos, combustible líquido, gas y colchones en tres literas. Creímos tocar el cielo con las manos. De todas maneras el frío en el


interior es duro y debemos de a poco ir secando con nuestros cuerpos todas las prendas húmedas como resultado de la noche en la cueva de nieve. El combustible que usamos eran alfajores, guisitos, picada, y mate, mucho mate muy caliente. Imaginamos la posibilidad de armar la carpa en el interior de manera de aprovechar mejor el calor y poder estar más confortables, pero esta había quedado abajo. Solo descansamos metiéndonos en las bolsas de dormir a la noche, después de comer, tratando de contener en el mínimo espacio todo el calor que nuestro cuerpo genera. Desde la tibieza de las bolsas de dormir, sin hablar, en la oscuridad fantaseábamos con la idea del refugio desarmándose volando al viento pero al final dormíamos... El teatro es grande y tiene palcos al estilo antiguo. Una iluminación tenue y calida nos acompaña mientras buscamos con Raquel de la mano nuestros lugares. La alfombra del pasillo que nos conduce a nuestros asientos se siente confortable bajo mis pies. En el escenario la escenografía no está terminada, hay decorados de telas mezclados con andamios, pero esto parece parte de la obra y en los claroscuros bajo el el decorado aparentemente sin terminar, se advierten parejas de mujeres hermosas susurrando y acariciandose como ninfas en un bosque. La fantasía está comenzando, preludio de lo que va a venir. En la acústica perfecta del salón suenan claras las voces que me saludan desde los lugares que vamos pasando. Me siento como protagonista de lo que llega. Nos acercamos a nuestros asientos. BLAM!!! Algo se cayó en el escenario! Abro los ojos, respiro profundo, el aire caliente queda atrapado en mi bolsa de dormir, el refugio sigue de pie, tengo calor y está todo bien, pero que lastima que me desperté. Los cimbronazos del vendaval nos sacuden en las literas, el refugio se estremece, escuchamos golpes de fragmentos de hielo que vuelan desde las rocas a barlovento contra la pared oeste del refugio. Estimo la velocidad del viento en mas de 100 km/h. Algo golpea afuera rítmicamente con las ráfagas mas intensas, confirmando que sin el mantenimiento que evidentemente recibe de los técnicos chilenos este refugio, tampoco duraría mucho. Por algún extraño mecanismo de la mente los tres tuvimos sueños muy vividos las 2 noches que pasamos en el refugio, creo que todos buenos, al día siguiente mientras mateamos es entretenido

contarlos y divertirnos escuchando lo que se imagina cada uno. Con esto matizamos las especulaciones sobre las posibilidades de cumplir nuestros objetivos que parecen cada vez más lejanos. Al final, el frío glacial dentro del refugio y las tormentas en el exterior socavan nuestro proyecto de llegar al volcán Lautaro y desistimos. Pasamos tres días en el refugio, nuestra moral oscila con las ráfagas, la temperatura y la presión barométrica que nos marcaba el GPS. Intentamos varias veces comunicarnos con Pablo usando el handy pero no tenemos bien programada la frecuencia de una repetidora y no podemos recibir nosotros, pero sabemos que alguien nos escucha, en algún momento percibimos palabras dirigidas a nosotros pero duro poco: -Parques, Parques para Refugio García Soto…..-. Silencio, mas chistes y bueno a ver que inventamos ahora. Jugamos dardos, domino y dados, lujuria eh? Mariano decidió hacer un intento al cerro Gorra Blanca la madrugada antes de descender a la playita nuevamente. La idea era ir para abajo, cuando el volviera, a buscar la carpa, más comida

y combustible como para intentar la vuelta por Circo de los Altares y Cerro Huemul. Así, al amanecer del tercer día en los hielos, a las 4 am, Mariano partió buscando la arista oeste de este cerro. Gonzalo y yo no nos sentimos como para acompañarlo en esta, nos abrumaba lo que todavía nos faltaba hacer. Desde las 18 hs del día anterior el viento venía amainando, la visibilidad mejoraba, la nubosidad disminuía y solo cada tanto alguna ráfaga que podía durar varios minutos perturbaba la calma de este páramo blanco. Cuando Mariano salió a la oscuridad encendimos una vela próxima a una ventana para que le sirviera de referencia y nos metimos nuevamente en las bolsas de dormir pensando que nos debíamos levantar temprano a buscar indicios del amigo cuando estuviera bajando y después ordenar todo para regresar al campamento de la playita. Mariano apareció a las 9, cuando con Gonzalo ya habíamos desayunado y teníamos varias cosas listas. Lamentablemente no alcanzó la cumbre. Seracs, grietas, hielo y nieve blanda muy profunda lo obligaron a cambiar muchas veces entre crampones y esquíes y finalmente a desistir al encontrarse en el filo cumbrero con bloques de hielo inestable y nubes. La máxima altura alcanzada fueron los 2430 m.

Tomamos unos mates, acomodamos todo en el refugio, preparamos las mochilas, nos calzamos los esquís y emprendimos el descenso en una mañana clara y muy despejada. Tuvimos excelentes vistas de Fitz Roy y Torre y de los cordones montañosos que se alzan sobre el campo de hielo, Mariano Moreno, Gaea y detrás de este la cumbre lejana del volcán Lautaro. Mientras nos alejábamos del refugio el viento apareció nuevamente. Optimistas pero cautos partimos con los esquíes. Hicimos un alto donde tres noches antes habíamos cavado la cueva, cambiamos los esquís por crampones y seguimos descendiendo. Pasamos rápido por el canal de descarga de seracs y llegamos al glaciar Marconi, almorzamos algo y dejamos junto a una gran roca aislada en el hielo, los equipos que nos iban a servir al día siguiente para volver a subir al hielo, pero desde aquí hasta la carpa solo iba a ser peso y estorbo, esquíes, piquetas, palas, arneses, trineos y otras herramientas. Almorzamos algo rápido y


continuamos descendiendo el glaciar incentivados por la idea de pasar una noche más tranquila en la carpa donde en un espacio mas pequeño el aire se calienta con mas facilidad, alcanzando los 12ºC y cuya comodidad ya comprobamos la noche anterior a la de la cueva de nieve. Volveimos a descifrar la salida del glaciar entre bloques de hielo negro, acarreos y grietas. Finalmente, de un salto tocamos tierra firme al borde del glaciar y empezamos a buscar la huella entre roca viva y acarreos horribles, etiquetados en la cartografía como “Area Muy Peligrosa”. Estos acarreos constituyen la empinada margen sur de la laguna Marconi. De a poco, bajo una llovizna persistente, las señales que nos marcan la senda aparecen delante de nuestros pasos, un par de veces perdemos la huella para encontrarla a nuestra izquierda o derecha a pocos metros. El descenso que se inició con una mañana despejada con vistas espectaculares desde lo alto, por la tarde se convierte en una caminata monótona y agotadora bajo la llovizna. Después de una quebrada angosta empiezan a aparecer la playita, aparecen las pircas que marcan las protecciones, el bolso con equipo, pero la carpa no esta más!. Inmediatamente miramos al lago temiendo verla flotando o al menos alguna evidencia en la playa rocosa, pero nada. A la derecha de la pirca, a unos 100 metros de donde la dejamos, entre unos matorrales bajos encontramos enganchado lo que queda de nuestra carpa. Algunos de los parantes están en su lugar, otro salido completo y otro está partido, el sobretecho y el cuerpo de la carpa están bastante agujereados, no rajados. Dos de los vientos aún tienen atadas las rocas que usamos para anclarla. La idea de la carpa volando 100 metros con rocas atadas a los vientos nos llenó de inquietud. En el aire reconocemos el olor de la bebida con la que pensamos brindar esa noche antes de partir al hielo para iniciar la vuelta corta. Rápidamente nos damos cuenta que sin la carpa se acaban nuestras chances de cualquier travesía por el hielo. La llovizna, por momentos

chubascos, nos incentiva a buscar rápidamente una solución transitoria para la carpa, la reparamos como podemos usando nylon y cintas. Buscamos agua para seguir tomando mate… y nos metemos adentro sin el whisky que esperamos ansiosos, no hay nada para festejar en lo deportivo pero pasamos momentos duros y nos lo mereceríamos. El clima oscila entre una garúa persistente y ráfagas que sacuden la carpa entera haciéndonos imaginar la carpa voladora. Esperamos un rato, a pesar de la falta de un parante la carpa por suerte resiste y solo se filtra agua por los costados. Sobre las colchonetas estamos secos. Finalmente apagamos el calentador que usamos como calefacción y las linternas vencidos por el cansancio de un día largo con sorpresas. Durante la noche varias veces nos despiertan ráfagas repentinas que durante un rato estremecen la carpa en la oscuridad, sin sacar la cabeza de la bolsa de dormir, todos despiertos, escuchamos esperando que el sobretecho volara dejándonos indefensos bajo la lluvia. La bolsa estanca es mi almohada. Finalmente el amanecer llega sin novedad. Nos despertamos sabiendo que este día se inicia nuestro regreso al Chaltén. Antes del mediodía, Mariano vuelve a buscar el equipo que dejamos en el glaciar. En tres horas fue, cargo todo y volvió, ¡rápido! Con esto y el intento al Gorra Blanca confirma que a pesar de las contrariedades, su moral y su estado físico están bien arriba. Cuando el llega, con Gonzalo tenemos hecho el trabajo domestico, parchando la carpa como pudimos con cinta, la secamos completamente aprovechando unas horas de poca lluvia durante las cuales el viento patagónico nos ayuda a eliminar la


humedad que queda en el interior. Vemos también con Gonza, que el retorno por el mismo lugar por donde vinimos no va a ser fácil ya que aún quedan entre 30 y 40 kilogramos de comida, combustible y equipos que forzosamente debemos extraer y esto nos obliga a usar el campamento intermedio de Piedra del Fraile (denominado así por el cura salesiano De Agostini, pionero en la exploración de la Patagonia Austral).

No quiero aburrir con una retirada larga y en la que el mal tiempo continua complicando las cosas pero… Al día siguiente cargamos equipos individuales, desarmamos la carpa maltrecha, amontonamos palas, esquíes, piquetas, crampones y comida sobrante en los bolsos impermeables, partimos a Piedra del Fraile y llegamos allí cerca de las 16 horas. Ahora el viento muy fuerte esta a favor nuestro, empujándonos y sacándonos de la huella, castigando en las partes mas expuestas de la ruta y en donde las ráfagas se encajonan entre las rocas. Ocasionalmente paramos a sacar fotos y filmar, consolándonos tratando de robar imágenes, sonidos y alguna otra aventura. A pesar de creer que hacemos lo correcto, siempre abandonar un objetivo que nos cuesta tanto en tiempo, recursos y sacrificios nuestros y de los que nos quieren, pesa en la conciencia y en el corazón. En Piedra del Fraile intentamos una vez mas comunicarnos con guardaparques sin respuesta, intuimos que nos escuchan pero nosotros no recibimos ninguna señal, si la hay. Esa noche en Piedra del Fraile la pasamos muy bien, distendidos, la primera vez que sentimos un techo firme sobre nuestras cabezas. Al día siguiente volvemos al campamento de la playita a buscar los que nos queda. A la ida me pego un golpe antes de cruzar la península del lago Eléctrico, resbalé en la roca empapada, alcancé a manotear un borde de roca antes de seguir cayendo, realmente podría haber sido complicado pero buenos reflejos y la mochila vacía hicieron que fuera fácil controlar la situación. El clima nos sigue castigando durante toda la jornada. Nos damos cuenta que es demasiado el combustible que hemos traído. Llegamos a Piedra del Fraile temprano y encontramos gente, turistas y pibes del Chaltén que están de paso por el lugar. Decidimos continuar hasta el Puente del Río Eléctrico, donde nos había dejado Pablo 7 días atrás. Almorzamos en la cabañita y seguimos con toda la carga que podemos

levantar hacia el puente. Dejamos solo las bolsas de dormir y lo indispensable para esa noche. El camino se hace largo y monótono, a pesar de estar acercándonos a la ruta sabemos que inevitablemente vamos a hacer de vuelta los 10 km a Piedra del Fraile y que al día siguiente debemos recorrer esta misma senda por ¡sexta vez! Cerca de la ruta dejamos nuestras cargas amontonadas en un cauce seco y volvemos cansados al refugio, cada uno por su lado, con pocas ganas de charlar y ensimismados en el bosque. Cenamos rápido y nos acostamos. Estoy seguro que ninguno tiene ganas de volver pero el clima no mejora y cada vez que miramos hacia el Oeste, el fondo del valle del río Eléctrico se ve cubierto y cerrado por nubes y agua, nieve, hielo. Cumbres, agujas y riscos aparecen y desaparecen en la niebla. Las ráfagas que siguen llegando no nos dejan duda de que estamos haciendo lo que debemos. El último día nos levantamos cerca de las nueve, pero no fue hasta después del almuerzo que tenemos todo listo para salir. Los compañeros eventuales salen antes y les pedimos que de ser posible avisen en Chaltén a Pablo que por favor nos vayan a buscar al puente. Una banderita argentina hecha jirones nos saluda desde el mástil que está en este campamento. Dejamos solo unas velas en la cabaña de Piedra del Fraile, es lo único que marca nuestro paso por el lugar, todos nuestros residuos y deshechos bajaron con nosotros, al menos hasta los puntos en los cuales sabemos que algunos orgánicos pueden degradarse de manera natural. Todos los plásticos y papeles los depositamos en el Chaltén. Llegamos con toda la carga al puente del río Eléctrico cerca de las 15 horas. Esperamos que nuestros mensajes y

comunicaciones le hubieran llegado a Pablo. Nos acomodamos al borde del camino en un punto que ofrece un poco de reparo al viento inclemente que sigue castigándonos hasta el ultimo momento. Mientras esperamos decidimos, sin mucha fe, probar una vez más con el handy a ver si Pablo esta al tanto de nuestra salida y si puede venir a buscarnos. Al reparo del viento probamos -…parques, parques…-, -adelante para parques, quien opera- escuchamos inmediatamente la voz de Pablo peleando también con el viento, el frío y la llovizna. ¡Si! ¡Que alegría! Estamos todos bien, todo nuestro equipo con nosotros y en un ratito estamos en el Chaltén. Durante el asado que comemos mas tarde en casa de Pablo confirmamos varias cosas, cada vez que transmitíamos el nos escuchaba en parques, aunque nosotros no a el; el seguía el pronóstico y este era en todos los casos malo como día a día íbamos descubriendo nosotros; lo ultimo y muy importante, Pablo hace muy buenos asados. Moreno, voy a decir sigún mi saber alcanza; el tiempo solo es tardanza de lo que está por venir; no tuvo nunca principio ni jamás acabará, porque el tiempo es una rueda, y rueda es eternidá; y si el hombre lo divide, sólo lo hace, en mi sentir, por saber lo que ha vivido o le resta que vivir.” Martín Fierro José Hernández


entonces un día fue cuestión de reconocerlo, somos cobardes. Nos asusta la altura, nos dan vértigo los riscos, agarramos muy fuerte la cuerda cuando nos deslizamos por ella, y no salimos si no llevamos dos mapas…por lo menos. Así es como nos encuentra la montaña muchas veces, mirándola más con miedo que con respeto. Somos los que preguntamos ¿por ahí? con dudas, temor o desconfianza, y los primeros en pensar que es hora de volver. Por lo general acampamos temprano y salimos todavía de noche, porque nos da miedo tardar mucho en el camino. Calculamos cuerda de más, y no salimos sin el casco. Para los “otros”, para los valientes, estas son necedades o sandeces. Para nosotros es nuestra manera de sobrevivir. Corremos, igualmente, con una ventaja, un solo acto basta para que se olvide nuestra cobardía. En 1963, nos parece uno de los mejores ejemplos, el cobarde Miguel Ángel Andújar decidió esperar más de lo pautado a sus compañeros, que buscaban acertarle al Namjagbarwa; y tras esperar más de lo pautado avanzó más de lo debido. Solo, con poca ropa y sin cuerda, encontró vivos a dos de ellos y les ofreció de rescate. Fue un héroe, aunque entre nosotros sepamos muy bien que avanzó por temor a quedarse solo, o por miedo a no saber volver por su

Un nuevo desafío se esta gestando

www.maxraces.com.ar

cuenta. Se le hicieron los honores que correspondieron, y con ese único acto dejó de ser uno de los cobardes para convertirse en uno de los valientes. Somos, entonces, los cobardes de la Historia, aquellos que prefieren las rutas normales y los sitios a los que llegan los rescates. Para los “otros”, para los valientes, estas son necedades o sandeces; pero corren igualmente con una desventaja, una gran desventaja. Un acto de cobardía, un solo acto de cobardía en un largo prontuario de audacia, sirve para borrarlos del mapa. En 1952, nos parece también un buen ejemplo, el héroe británico de la 2da Guerra, Reuter Lumerich, dejó morir a sus tres compañeros en las paredes del Kalmykiya. El hombre había superado la experiencia del combate cuerpo a cuerpo, y supo vivir al abrigo de las heladas noches del campo europeo; escaló en solitario el largo desplome del Buqueras, y sin embargo se dejó vencer por el miedo en una no tan feroz tormenta. Esa huida borró del recuerdo sus logros anteriores, y puso al más valiente en la lista de los cobardes. Somos, entonces, los que lo pensamos dos veces, los que pasamos después, los que llevamos de más y volvemos a horario; como la gran mayoría de los que andan dando vueltas por allí, por la montaña o por los mares. Somos necesarios muchas veces, imprescindibles, diría, en otras; y al contrario que muchos, nosotros tenemos la dignidad de reconocer lo que somos, cobardes, y de igualmente seguir. Eso es lo que nos hace más valientes que los valientes.


CURSOS Curso de aventurerismo www.escueladeaventura.com.ar Curso de Buceo: 022115 477 9463 o al Tel 4835359 Leo Tournier tournier@netverk.com.ar Curso Taller Apertura Rutas, Los Gigantes -(011) 47982759 / info@escalando.com.ar Perú Beach - Elcano 794 Acassuso Curso Cuerdas Intensivo para Corredores de Aventuracursos@sendasturismo.com.ar o cursos@vivmont.com.ar Curso de Campamentismo Basico, campamentismobasico@yahoo.com.ar. tel 4800 1487 y 1559257752 Patricia y Jorge. www.vivmont.com.ar *Curso de escalada en Roca, Tvulturexpediciones@hotmail.com Tel: (0221) 4510004 Cel: (0221) 15-5014320 *Curso de Piloto de Vuelo de Bautismo Tel: (0221) 4258341/ 155016592 Matías Lanusse www.ulmpoblet.com.ar Curso de orientación, Escuela Argentina de Supervivencia, Caseros 1120 Florida tel 4795-6670 Cel.155 800 4484 pereyram@sinectis.com.ar www.supervivenciaeas.com.ar Curso de Alta Montaña Contacto: Pte. Perón 3390 1º piso, Tel: 48611063ccademontania@gmail.com www.edmonline.com.ar Cursos de Canotaje info@febocak.org.ar Clases de Canotaje Club Regatas de La Plata,156018819 (Fernando) Curso Internacional de Rescate en Aguas Blancas RAB SRT info@lideran.com.ar Taller Práctico de Elongación Para Corredores, langellotti1@gmail.com CENTRO Cultural Argentino de Montaña. (011) 4861-1063 info@culturademontania.com.ar,, Museo de Historia del Montañismo, Ciclos de Audiovisuales y Conferencias, Biblioteca especializada en Montaña, Asesoramiento informativo en expediciones yEntrenamientos de Montaña Makalu ENTRENAMIENTOS DE MONTAÑA MAKALU Tel: (011) 4861-1063 (011) 15-6735-6440 info@culturademontania.com.ar Nueve años de experiencia entrenando y preparando montañistas Los días jueves de 20:00 a 22:00 hs. Escalinatas de la Facultad de Derecho Av. Figueroa Alcorta 2263 ESCUELA DE ESCALADA Y MONTAÑISMO Accion Directa, Cursos de escalada, expediciones guiadas, campamentos de aventura Construcción de palestras y tirolesas, indumentaria para trekking y montaña, equipo técnica para escalada en roca/hielo. www.acciondirecta.com.ar libertad 3902 0223-4744520 mar del plata

19 al 23/08/11 La Ruta Costera y de La Yerba Mate. Misiones, 16 al 25/09/11 Bicicletas y Ballenas en Península Valdes (Chubut)., 7 al 11/10/11 - Doble Cruce De Las Sierras de Los Comechingones. (San Luis y Córdoba), 6 al 15/01/12 El Doble Cruce de Los Andes por San Martín de Los Andes, 3 al 12/02/12 Doble Cruce de Los Andes por Circuito Pehuenia y La Araucania Otros Tours circuitos historicos en bicicletaswww.otrostours.com.ar MTB Tours MTB Mariano D'Alessandro Tel: +54 11 47881549 info@mtbtours.com Grupo La Loma: La Plata. Info: www.grupolaloma.com.ar Circuitos en bicibike hayuncorreo@yahoo.com.ar / www.bicbike.8m.com. Salidas en moto de enduro de uno y dos dias, con asistencia mecanica y vivak, info a Marcelo Gotti,campeon argentino de enduro,asistencia,dakar 2009,2010 y 2011, bikebavio@gmail.com tel 022115 4883812 ESCUELA DE PARAPENTE CAPITAL Blanco Encalada 1764 11(15) 50210595 www.parapentecapital.com.ar ESCUELA DE WINDSURF GASAV Tel: 15 465 6909 www.gasav.com.ar ESCUELA DE WAKEBOARD “ LA ESCUELITA” Mauro Y Francisco Tel: 15 454 5778 / 154543210 ESCUELA DE WAKEBOARD Y SQUI ACUATICO Lugar:Náutico de Berisso, Alberto Romero y Mariano Solari Tel: 4840774 ESCUELA DE BUCEO LEO TOURNIER Tel:0221 154779463 www.tournierdivers.com.ar ESCUELA DE VUELO AEROPLAT Lugar: 7 y 617 Nelo Ramaciotti y Agustín Perera Tel:4865000 (Hangar) PLANEADORES 29 nro 380 39 y40 4797809 Sab y Dom 137 y 84 ESCUELA DE PARACAIDISMO Lugar: Aeroclub Diag. 74 (camino a Punta Lara) Tel.:011 154 1880549 www.ceplp.com.ar PARAPENTE Lugar: Muñiz 011 4923-5861Vuelos:Ruta 2, Km 61 Tel: (02223) 15-511811 info@aapp.com.ar ESCUELA DE NAVEGACIÓN DEPORTIVA, Club Náutico Ensenada, Fernando Lanusse Tel: (0221) 155244216 folfernando@hotmail.com ESCUELA DE VUELO ULTRALIVIANOS LA PLATA, ruta36 km 78 Poblet (La Plata), Matías Lanusse Tel: (0221) 4258341/ 155016592. www.ulmpoblet.com.ar ESCUELA ARGENTINA DE TRIATLON, AbaTeam, dir. F. Alcorta 7101 (cap. fed ), tel 47777024 , www.escueladetriatlon.com.ar , mail : info@escueladetriatlon.com.ar ESCUELA DE ESCALADA Y OUTDOORS SHOP “ESCALANDO” Complejo Perú Beach - Acassuso - Bs As Tel. (011) 4798-2759 / info@escalando.com.ar www.escalando.com.ar ESCUELA BÚMERANGS AERODINÁMICOS Deportivos

Pulerangs www.pulerangs.com. arpulerangs@smandes.com.ar DIARIO DIGITAL DE LOS ATLETAS www.eldepornauta.com.ar, Fernando Horowitz EQUIPO DE AVENTURA EN NECOCHEA www.nivelceronecochea.com.ar, contacto Cristan JET RAID CAMPEONATO NUNDIAL DE RAID MOTOS DE AGUA AMORETTI JORGE 0221-156027289 ABTraN Asociacion Bonaerense de Travesias Nauticas amorettijorge@yahoo.com.ar

CARRERAS DE AVENTURA Cross Contry 5 de Junio, CROSS DE AVENTURA NORTHLAND, Sierra de los Padres, www.crossdeaventura.com.ar 9 y 10 de julio 100 K de MONTAÑA, 100 o 60 km, Tucumán, www.ecoatletas.com.ar 6 de Agosto K 42 BOMBINHAS, Bombinhas, Brasil, www.bombinhasrunners.com.br 7 de agosto MERRELL ADVENTURE RACE, Pinamar, www.clubdecorredores.com 1 de octubre Hi-TEC 7 LAGOS, www.clubdecorredores.com Multidisciplinaria 28 y 29 de mayo, XK RACE, "La Cumbrecita", Córdoba, www.xkrace.com.ar 9 y 10 de julio, 3 ELEMENTOS, Entre Rios, www.transsierras.com.ar MTB 26 de Junio RALLY MTB SERIES, Chivilcoy , www.rallyserie.com.ar

SALIDAS Kayaks PERU BEACH Kayak Team, info@peru-beach.com.ar Salidas En Kayak, lukayakista@yahoo.com.ar tigre Kayaks Travesias, paseos por el delta de Berisso. www.utopiakayak.com.ar Fotosafaris Cicloturismo, Salidas Y Travesias Bike&Trek de Gustavo González 15 6336-0326 y 46504817 bicigg@speedy.com.ar Próximas Salidas Cortas y Especiales en bici: 05/06/2011 Antiguas Represas , 12/06/2011 Pedaleando por los pagos de Florencio Varela, 18 al 21/06/11 Sierras De Tandil (Bs. As.), 03/07/2011, Travesia Zarate, Baradero, 09/07/2011 Vuelta de Olivera, Goldney , 24/07/2011 Campana,Capilla del Señor, Campana,

GUÍAS Montaña Cofy Morena :Preparador Fisico especializado en entrenamiento de montaña. Nutricion. Planes de entrenamiento. Preparacion mental y tecnica. Info: 15-58166964 - Mail: jorgemorena@hotmail.com. Dario Mugno Guia alta montaña Epgamt Prof. Nac. de educacion fisica dariomugno@gmail.com 0223-4744520 0223-155260855 Mar del Plata Gustavo Sosa tel:0261-5635836 Mail: ogsosa@hotmail.com www.aconcaguaworld.com Leonardo Bazzana Cursos de escalada en hielo y montañismo en Cordon del Plata. 0261-154697757mail@aconcaguaextreme.com.ar

Gonzalo Quiroga gonzandes@hotmail.com Pedro Braun Guía (AAGM) Cursos, guiadas y exp. (011) 4552-1062 pedrobraun@braunrock.com.ar Santiago Arias Guía(AAGM) Trekking ascensiones y cursos (011)94588-3407 santiagoarias@argentina.com Rolando Linzing Guía de Cordillera Y Trekking (AAGM) TE.(0223)4670715 desafioexpediciones@hotmail.com Julio Vianna Trekking y Ascensiones 4510004 vulturexpediciones@hotmail.com Cicloturismo:Mariano Lorefice 154084757 travesias@inf ovia.com.ar Canotaje: Delta Daniel y Sergio deltasavage@hotmail.com 1544711345/4757 -1486/43718879

www.noticiasoutdoor.com El primer diario de noticias sobre actividades al aire libre

Kayakismo: Andres Koch 02241-430822 ark_solokayak@yahoo.com.ar Personal Trainer’s y profesores Lucas de la Torre,alto rendimiento ortivo, Tel: 155031524, ljdlt@yahoo.com.ar deportivo, Tel: 155031524, Fabio S. Veyrand, Prof. Nacional de Educación Física (011) 155116 1762 eldeporteesmivida@argentina.com, Adrian Marchesini. Prof. Universitario en Educacion Fisica (UNLP)- 0221154989830 Losardo Francisco 4790330 losardofrancisco@hotmail.com.Prof. Univ. en Ed. Física. Rimoldi Julieta (0221) 4252610 julietarimoldi@hotmail.com Spina Eugenia (0221)155681010

Silvia Ardiz y Graciela Rebaudo silviaardiz@yahoo.com.ar gracielarebaudo@yahoo.com.ar Omar Albornoz Prof. de Ed. Fisica 4217-2152,15.5322.0963 joa07470@yahoo.com.ar . Guille Negro Tercera Edad. Prof. E. FisicaTel. 02214535898 guillenegro@yahoo.com.ar Martin Casali prof. en educ fisica. rehabilitacion domicilio.cel:0221155540288. y tel 02214620090 mail:martincasali@hotmail.com Luis Arguello: prof. nac. educ. fisica. UNLP Tel: 4240140 aluis75@hotmail.com


Para publicar en clasificados, enviar los datos a info@andaresaventura.com.ar detallando: producto, precio y datos personales. Los clasificados son gratuitos y solo pedimos que nos informen si han sido vendidos. NDUMENTARIA y ACCESORIOS Montaña y escalada vendo:Casco Camp Rock Star Ar$ 200, Arnes BD Bod L Ar$ 250, Arnes Mammut S Ar$ 200, Cuerda estatica Mammut 150 m x 10mm USD 325, Descensor Mammut 8 Ar$ 60, Mosqueton perita Mammut/Trango/Camp Ar$ 70 (c/u), Daisy Chain BD Ar$ 90, Domo de 7m de diametro, Ar$ 7.000, Domo de 3m de diametro Ar$ 3.000 opd_arg@hotmail.com Vendo: Botas plásticas dobles Koflach Para 9.5 USA $1050, Botas plásticas dobles Koflach 6.5 USA $1050, calentador MSR $650, Campera Patagonia Goretex $900, zapas escalada en roca importadas talle 39 $285 andresber1@yahoo.com.ar vendo: Mochila Makalu Boreal II de 60 +10 L, roja, muy buen estado, $400; y botas Teknia de trekking, Guillaumet, 36, dama $200, tambien en muy buen estado marcych@hotmail.com Vendo: Calentador MSR a bencina, nafta, kerosene, etc $550 andresber1@yahoo.com.ar Vendo: Carpa Altus , modelo pumori 2 , nueva , ideal para expedicion , 3 kilos 300 , con faldones recogibles para nieve , 2 entradas con mosquitero y abside de 80 cm de cada lado , 1700 $ edusal7@hotmail.com.ar Vendo: Campera Makalu Duvet con capucha desmontable, $ 700, Campera North Fase Duvet 180 gr, nueva, $ 900, Carpa Black Diamond, Bibler One Shot, nueva USD 300, Botas dobles Koflach Soft Vario N° 7,5, sin uso $ 900, Juan 011 15 44480222 juanbasombrio@speedy.com.ar Vendo: Bolsa Makalu de Duvet Modelo Lhotse, 700 gr de Duvet, Talle M, con bolsa compresora. Nueva,. $ 1100. Hernán 15-5419-3495 hfrade@hgfi.com.ar Vendo: Campera Patagonia Gore-tex $950, Campera The North Face Gore-tex XCR $950, Cubrepantalon the North Face Gore-tex $750, Botas dobles Koflach modelo caliente y cómodo $900, zapatillas pedulas escalada Teknia talle 43 $200, Copperhead (empotradores) aluminio para Big Wall $30 c/u, tengo varias medidas. andresber1@yahoo.com.ar Vendo: Calzado de trekking Salomon, bajos, sin caña. * Talle: 10.5 USA / UK 10 / 28.5 cm. casi nuevos,350 $ -Pantalon Columbia de aventura, de secado rapido. “titanium” omny dry desmontable / Talle 32 S / M marron suave.- 320 $ tel. 011 4636-3743, por la mañana de 9 a 12.-Pablovendo: zapatos para boulder, dama #37, origen US. usados 1 sola vez, como nuevos. U$50. 1559946613. vickymarchesini@hotmail.com Vendo: Bolsa de dormir de duvet Makalu 1kg $1050, Botas plásticas dobles Koflach talle 9.5 USA $1150, Botas Treeking Timberland Gore-tex 10 USA $450, Calentador MSR International 600 $450, Botella MSR 660cm3 $75, Botella 990cm3 $100, Camelback Hidratador c/ maguera c neoprene $150, Colchoneta aislante acanalada $85, Botella Nalgene 1lts. $55, 2 Camiseta interior térmico $65 c/u, Pantalón interior térmico $45, Pantalón polar $45, Mitones polar dobles $35, Guantes 5 dedos p/nieve $45, Balaclava pasa montañas Nextt $25, Balaclava pasamontañas Ansilta $35, 4 pares Medias gruesas montaña importadas $35 c/u, 1 par Medias finas de montaña $30 andresber1@yahoo.com.ar Vendo: Zapas Teknia modelo Macadam talle 41 y ½. Poco uso. $220. 1569318500. sramirez@fibertel.com.ar Vendo: campera Columbia Titaniun Hombre gris talle s sin uso $ 500 Alejandro 0221-15-5695836. Vendo : Carpa alta montaña dos personas Doite himalaya, $ 900,

Botas dobles Azolo AFS 8000 ( talle 9. pie 40, 41) tres usos $ 1300 , Pala de nieve Extensible, hoja de policarbonato .$ 100, Chaleco North Face talle M $ 100, Bolsa de dormir North Face -32º $ 1000, Conjunto termico talle S , $ 80, Aislante Doite $ 60 Guantes North Face termorespirables/impermeables $ 250 Calentador Doite. $ 150 ramonramirez100@hotmail.com Vendo: Campera The North Face GORETEX alta montaña $850, campera marca Patagonia alta montaña, muy técnica $700, campera The North Face polartec® 300 modelo Denali super técnica $550. Carpa alta montaña , varillas duroaluminio (estilo Doite Himalya) $700 andresber1@yahoo.com.ar Vendo: carpa alta montaña North Face, modelo Mountain 24, 4 estaciones, 2 personas. Precio 500 U$A. Guillermo. E-mail: juliogiese@live .com.ar Tel 011 4758 6355 Vendo: Arnes de escalada deportiva marca Black Diamond Focus AL usado en perfecto estado $250 y una mochilla marca Doite Tanganika 63 L impecable $600 ( acceso frontal, cubremochila, compartimiento para bolsa de hidratacion rjose2@yahoo.com.ar Vendo: 10 Cintas orbit poli de Camp $ 90 (se venden todas juntas o en dos juegos de 5 c/u), 5 mosquetones fixe montgroni leva recta $45, 3 mosquetones fixe tipo perita con seguro a $ 60 c/u, Descensor 8 Kong Italia $ 60.Equipo nuevo,ensaladamista@gmail.com Vendo: Campera Columbia Titanium Goretex dama, talle L, impermeable, azul Francia, impecable, sin uso. $890. y Campera The North Face Triclimate Amplitude - 3 en 1, dama, talle L impermeable (Hy-vent). con campera interior desmontable. Gris y celeste. $920. Impecable, sin uso. José Luis 15-51063175 teresasnoj@yahoo.com Vendo: Gafas Bollé Vapor usadas $150 sebastian.vallejos56@gmail.com Vendo: zapatillas Adidas Megabounce, como nuevas, muy poco uso, traidas de estados unidos, con segundo juego de plantillas 38 ½ $270 y Hi Tec Light Hiking modelo lago II color negro chocolate numero 40impecables solo 2 usos. Realmente como nuevas.$ 225 arbrussain@yahoo.com.ar Vendo: bolsa de dormir cacique 700 grs. de duvet tipo momia, tela nylon ripstop apta intemperie, temp.ext.-16ºc. comfort 6ºc. con bolsa de compresion, 1 semana de uso a 4900 msnm. $430. Gustavo 155-119-6285. gustavofernandezberatz@yahoo.com.ar Vendo: Mochila Northland Silvretta 65 $300 (poco uso), Carpa Northland modelo Bike3 $380.-(impecable!), Linterna Mini Mag Lite $70.- (sin uso), Lentes Bolle Orvet $100.- (usado, en estado), Campera Columbia Bugaboo Desmontable Dama talle M (color manteca con celeste) $300.- (usada), Mochila Northland modelo Gandolf 30L. (con porta casco,Impecable) $200, Gabriela (011) 15-6716-1317 gabrielaholzman@yahoo.com.ar vendo: carpa Montagne "Castle" para 6

pers.-2 dormitorios desmontables-1 año de vida,poco uso color azul-$500 (nueva vale 980$)-te 155474183 marianoruizdelallosa@hotmail.com Vendo: Carpa Marca Outside 3 estaciones 4 personas (3 muy cómodas, 5 en caso de emergencia), ideal Trekking o expediciones livianas, En excelente estado, fuerte y estable, se añadieron faldones para aumentar el anclaje y estabilidad en zonas donde no se pueden colocar estacas, hexagonal, 4 parantes de aluminio, 2 puertas, 5,5 Kg de peso, abside desmontable, Bolsillos internos, etc, $600.- Grampones automáticos Stanhard casi sin uso, excelente estado $300.- Piquetas técnicas cortas rectas marca camp, sin uso u$s 150. Envio fotos. 011-415-6353-8907 jmsangoy@gmail.com Pilu Vendo: Anorak Marmot USA de Gore Tex. Talle L. Roja y negra. Muy buena u$s 170 Guantes con dedos cortados, Patagonia. Para escalada en roca. u$s 20. Trineo para expedición, importado, de plástico, buena capacidad. Ideal Hielo Continental o travesías en invierno. $ 1000 o lo permuto.15 5655 3957 montescato@fibertel.com.ar Vendo: chaleco de supervivencia de piloto u.s.a $450 pesos. overol killy (frances) m, negro y nieve polainas internas $500 pesos. ohl71@hotmail.com Vendo: botas de esqui Nordica speed machine flex 110/130 n° 44 nuevas u$s 300 pablomendiguren@hotmail.com Vendo:fijaciones esquí de travesía silvreta y fritschi y cuchillos de hielo. ericbfrei@yahoo.com tel 11 - 4774-7779 Vendo: soga de escalada nacional (11mm. semidinamica) nueva sin uso 250 $, arnese usado buen estado 70 $ y dos mosquetones perita y dos 8 nuevos 250$ Ariel arielbuencuero@gmail.com Ciclismo Vendo rueda delantera de fibra de carbono p/tubo rodado 28, blackwell, aro de 100 mm, con cierre, u$s 800. 200km de uso leoboscato@hotmail.com Vendo: Bicicleta Rutera 1992, cambio Shimano 105 Leonardo 0221 155744391 $1300 leoceballos73@hotmail.com Vendo: Cuadro de ruta marca Merida, de aluminio con orquilla de carbono y juego

de direccion integrado modelo 903 año 2009 Talle L sin uso y bicicleta de ruta, con cuadro, orquilla de aluminio y componentes, todo de aluminio,equipamiento Shimsno 105. andrescosca@hotamil.com.ar Vendo: anteojos para bici, con cristales intercambiables (negro, transparente, gris espejado y cepia espejado) Global Vision. $120. Practicamente sin uso. laplata29@yahoo.com.ar Vendo: zapatos de bici para triatlon shimano tr 50 suela de carbono en muy buen estado talle 41 $ 400,00. Alejandro 0221-15-5695836 Vendo: Zenith Lanin 2007 T 18 U$ 900, CUADRO RTD Ultra Lite de aluminio 7005, Ruedas Mavic Crossride, Full Shimano LX, Suspensión Manitou Sliver, Alejandro alejandro@amograbi.com Náutica Vendo: Kayac SDK 400, con timón y comando en pedalera, más cubre-cockpit (poco uso) $ 2000 (011) - 1567320597 // Quilmes racquimica@hotmail.com Vendo: kayaks, accsesorios, indumentaria, todo para el kayakista.wwwutopiakayak.com.ar Vendo: accesorios para transporte de kayaks 011 156 598 6132 jli_40@hotmail.com. Vendo: Motor fuera de borda marca Johnson de 35HP mod. 1986, perfecto estado. u$s 1500. Tel.02214693722 o dalevillarreal@hotmail.com Andrés. Alquilo: kayak simples y dobles para carreras de aventura, de kayak, etc, con todos los elementos. aledru00@yahoo.com.ar Alquilo: kayak para carreras y otros fines alitoluchini@hotmail.com Vendo: Kayaks y accesorios. ark_solokayak@yahoo.com.ar Varios: Vendo Reloj Casio WS-110H-1AVH , (especifico para maraton) sin uso, simulador de maraton y cronografo medición: 1/100 de segundo $400 marianopiacenza@hotmail.com Vendo: Borsegos "Oxigeno" marron oscuro talle 41(sin uso), y chaleco salvavidas para niños. Dominique.: gallidominique@hotmail.com Alquiler: de camionetas 4x4, estoy situado en la provincia de Jujuy. 0264-155042147 turiminsrl@gmail.com

Instituto Educativo CESALP

Cursos de Capacitación

2011 INSTRUCTOR en NATACION / ENTRENADOR PERSONAL TÉCNICAS CARDIOLÓGICAS / MASAJES / CARDIOFITNESS REHABILITACIÓN por el EJERCICIO / CAPACITACIÓN en COLONIAS de VACACIONES / ORGANIZACIÓN y GESTIÓN CAMPAMENTOS Inscripciones: 58 Nº 480 (4 y 5)-(0221) 482-3996instituto@cesalp.com.ar - www.cesalp.com.ar 39


Generalmente cuando se viaja y mucho más a los que les gusta la aventura, se busca esa sensación de lugar inhóspito. El Cerro Áspero es un lugar de esa característica. Se ubica en el corazón de la Sierra de los Comechingones, en Córdoba, y por las dificultades que presenta el terreno sólo es posible acceder a él, en 4x4, motos en duro o por supuesto en bicis de montaña. Guillermo Zapata nos cuenta la historia de un viaje. orría el mes de Febrero de este año, y con el regreso de parte del grupo que había participado de la carrera del cruce de los Andes, comenzamos a delinear lo que iba a ser para nosotros una nueva aventura, de las tantas que esta vida de aventureros nos llevaba a realizar por los caminos de nuestra hermosa y extensa Argentina. El nuevo objetivo estaba en escalar en bicicleta, el cerro Áspero, situado en la provincia de Córdoba en el corazón de las sierras Comechingones y llegar a Pueblo escondido. Este lugar se encuentra en el limite con la provincia de San Luis, situado a unos 800 km. de nuestra ciudad natal de La Plata, de donde partimos una mañana bien temprano de un día jueves aprovechando que teníamos por delante los 4 días de semana santa. Luego de casi 12 hs de viaje llegamos a nuestro primer destino: El pequeño pueblo de Río de los Sauces, lugar que nos recibió ya entrada la noche. Guiados por algunos integrantes del grupo (que ya habían hecho la travesía) llegamos a una acogedora casa propiedad de un matrimonio mayor oriundo del lugar, que nos recibieron con la calidez y la bondad digna de gente del interior del país. En ese lugar alistamos nuestras bicicletas, distribuimos las cargas y nos


preparamos para lo que al día siguiente bien temprano iba a ser nuestra partida. Todo esto acompañado por un excelente asado y algún tinto que, no sabemos gracias a que duende, apareció en nuestra mesa. Ya levantados y con las primeras luces del alba, los 9 integrantes del grupo: Muiguel Busse, Juan Ríos, Guillermo Zapata, Mercedes Helguera, Horacio Galeazzi, Jordana Koon, Eleonora Peña, Josefina Peña y Marcos Ferrer nos dispusimos a emprender lo que iba ser uno de los más maravillosos viajes que se puedan imaginar. Este hermoso grupo de amigos platenses ( incluidas las hermanas Peña nacidas en Pehuajo) comenzó el arduo camino de ascenso, que en su comienzo no revistió casi dificultad, pero con el correr del tiempo y a medida que íbamos ganando en distancia y en altura, las dificultades comenzaban a aparecer.

Toda dificultad se puede sortear si la mente humana esta predispuesta a ello. Esta frase es la que nos representa cabalmente en este grupo. Porque si bien estábamos preparados físicamente, por momentos el cansancio nos quería vencer, cosa que no pudo durante los 4 días que duro la travesía. Ese día pedaleamos y en parte llevamos de tiro nuestras bicicletas por todo tipo de caminos: rurales, de montaña, con algunas piedras, con muchísimas piedras, y con pendientes pronunciadas, pero siempre rodeados de paisajes espectaculares y surcados por arroyos de agua de vertiente que nos proveían el líquido necesario para nuestra continua hidratación. Fue así que ya cayendo la tarde y habiendo encontrado un lugar apropiado para acampar, armamos nuestras carpas y descansamos en el medio de la montaña rodeados por la nada misma y acompañados por un cielo estrellado que hacia

decorart

de guía a nuestra imaginación. El frío que reino esa noche fue importante, tan es así que una pequeña olla que dejamos a la intemperie, amaneció congelada (casi al igual que nosotros que estábamos dentro de las carpas) pero que con la aparición del sol hizo que de a poco recobráramos temperatura y nos preparásemos para la partida, Comenzamos con el segundo y movido día en el cual después de 4 horas de viaje llegamos a través del lado sudeste del cerro a la cima del Áspero lugar donde bajando hacia el valle del pueblo escondido nos encontramos con la mina abandonada de tugsteno y wolsframio que data de principios de siglo. Este establecimiento minero, que en su época de esplendor ocupo cerca de 800 obreros, esta abandonada desde el año 1969 y conserva los túneles dentro de los cuales nos introducimos, viviendo una experiencia similar al viaje al


centro de la tierra. No solo por la oscuridad reinante sino por la profundidad de las cavernas que forman un intrincado circuito dentro de la montaña misma. Una vez afuera de la mina abandonada, se pueden ver las instalaciones del cable carril que se usaba para trasladar el material hacia lo que hoy es el pueblo Escondido. Este lugar tan particular, se encuentra a la vera del arroyo el tigre, y es un conjunto de construcciones que albergaban a los obreros y capataces de la explotación minera. El lugar, atendido de forma personalizada por Carlos Serra, es particularmente bello y tranquilo, al punto que no posee energía eléctrica y reina en el lugar un espíritu aventurero que se respira en cada rincón. Para llegar desde la mina al pueblo escondido, se recorre el camino de caracol, camino dificultoso si los hay, y que además una serie de derrumbes complicaron mas la situación cosa que provoco en el grupo algunas risueñas caídas. Una vez llegados a la posada de Carlos nos deleitamos con unas excelentes cervezas artesanales acompañadas con una picada y pan casero que a esa altura fue lo mejor que nos podía pasar. El lugar ofrece unos dormis, unas habitaciones abandonadas para instalar colchones y un camping arbolado donde armamos nuestras carpas. A través de un puente colgante el camping se comunica con la posada y agrega otro elemento pintoresco al lugar. Siguiendo con la descripción del viaje esa misma tarde emprendimos un trekking de dificultad media, que nos llevo, luego de una hora hasta un lugar llamado “Salto del Tigre” que es una cascada de unos 25 metros de una singular belleza. De vuelta al campamento y ya instalados pudimos disfrutar de una cena en grupo muy interesante donde no faltaron las anécdotas y los buenos chistes momento después del cual nos retiramos a dormir. Ya situados en el día Domingo y después de un gran desayuno y de la despedida del lugar, emprendimos el lento regreso por el camino

opuesto al que habíamos llegado encontrándonos con una geografía distinta a la del comienzo, pero atrapante y bella como pocas. El camino presenta bajadas impresionantes que obligaba a desarrollar mucha velocidad y exige un manejo de la bici muy técnico. Ya entrada la noche, y después de un importante esfuerzo y con los signos del cansancio marcados en nuestros rostros y cuerpos, pudimos llegar a la casa que nos esperaba para lograr el merecido descanso después de 4 días de ininterrumpida actividad física Y nos queda como conclusión del viaje, que el cansancio, el dolor y cualquier dificultad, puede ser vencida si el espíritu del grupo se siente positivo, la solidaridad se palpa en cada integrante y la mente de cada uno tiene la fuerza necesaria para vencer cada dificultad que se le presenta.

- Camino de Caracol. Accediendo por el lado sudeste, se comienza el ascenso de este dificultoso camino, hasta llegar al mirador, base desde donde se transportaba la piedra extraída del cerro para enviarla a la trituradora por medio de cajas metálicas aéreas. En este lugar se pueden conocer y ver las galerías subterráneas de la antigua mina. Se aconseja tener mucho cuidado y utilizar una linterna u otro elemento para iluminarse y poder ver el interior de estos túneles. - Atravesar el puente colgante que conduce al otro lado del río y poder conocer las habitaciones de los obreros y el resto de las galerías subterráneas del lugar. - Subiendo en dirección al caracol pero más al sur, está la planta procesadora de minerales, trituradora y la vieja usina donde aún están las carcasas de los grupos electrógenos. - Ver truchas desde el borde de la galería del lugar. Éstas se pueden visualizar en el río que atraviesa Pueblo Escondido, o bien se puede remontar río arriba, para ver piletones con agua cristalina y muy fría. - Por último, se puede visitar la Cascada del Tigre que se encuentra a una hora de caminata por la ribera del río, en dirección hacia la provincia de San Luis, al oeste del lugar.


uego de meses de entrenamiento, preparación y una ansiedad terrible llegó el día de viajar hacia la Cumbre (Córdoba) partimos desde La Plata un grupo de ciclistas un viernes por la tarde, después de una jornada de trabajo. Un viaje divertido, con lluvias intensas por momentos y el temor de que en la Cumbre también lloviera. Una vez en la Cumbre, reencuentro con más ciclistas platenses y gente de todos lados, todo con el mismo objetivo, llegar a la meta de la Cumbre del ciclismo de montaña. El sábado, día previo a la carrera, fuimos a la acreditación con mucho entusiasmo, una vez con nuestro número en la mano, Ya está…!!!, decíamos todos, ahora descanso, visualización y mañana a pedalear… Recorrimos la inmensa expo biciclub , que fue genial, podías encontrar las mejores marcas de bicicletas, equipos, indumentar ias, accesorios, etc. La ciudad, los hoteles estaban colmados de bicicletas, charlas estratégicas, mateadas de por medio, ansiedad y mucha buena onda. Cada uno se encargaba de acondicionar su bici. Llegó el domingo 1º de mayo, había llovido a la noche y continuaba nublado, mucho frio 2º, 6 am nos levantamos a desayunar. Luego partimos a la cumbre para hacerles el aguante a los que largaban primero, ya que nuestro hotel estaba a un par de km de la Cumbre, las categorías largaban con una diferencia de 15´ cada una, se hacia una largada simbólica por la ciudad, y el clima que se vivía era increible, para el corredor y para el q iba solo a ver la carrera. Había corredores de todas partes del país y también muchos extranjeros (chilenos, uruguayos, rusos) y las figuras mas conocidas del ciclismo. La jornada empezó con mucho frio, había muchos nervios, íbamos entrando en calor, estaba muy nublado y preocupaba la posibilidad de que se largara a llover nuevamente; pero la naturaleza hizo que en la segunda largada se

abriera el cielo y mágicamente apareciera el sol. Éramos 4.300 corredores; largamos con un poco de frio pero de a poco fue subiendo la temperatura, el circuito era excelente primera parte bajadas rápidas y curvas cerradas, vados, hasta que llegamos a ¨las lajas¨ zona mas temida y peligrosa de la carrera, había que tener control total del cuerpo y de la bici, los punteros pasaron como en moto. Luego llegaron los 11 km de subida donde generalmente se dice que es ahí donde se gana la carrera. Este año se sumo el ingrediente del viento en contra, a diferencia del 2010 que no estuvo presente, lo cual hizo que tramos de la carrera se hicieran más difíciles y complicados. No se puede explicar lo que se siente al llegar a la meta, lo gratificante que es lograr terminar los 82 km de la carrera de bici de montaña más importante y convocante de Latinoamérica. Lo mas importante para destacar es la organización, el compañerismo, solidaridad entre ciclistas y la gente de la cumbre, y que

todos logramos cruzar la meta. Hasta el próximo desafío!!! Gracias a todo el grupo por compartir esta experiencia inolvidable!!! Cesar, Romi, Gastón, Nacho, Guille S, Guille D, Jorge, Edgardo, Adrian, Mariano, Pepe, Jime, Hernan y flia, Marcelo y flia y Ale y flia.

TELEFONIA POR INTERNET

45


onocer el Domuyo era una de las expediciones que hace tiempo estaba en la lista y venía siendo relegada debido a la aparición de otros lugares o cerros que surgían con la posibilidad inmediata de organizarlo y realizarlo o quizás por ser destinos más tentadores. Pero por suerte las vueltas de la vida hizo que se armara un grupo de desconocidos pero consolidado y decidido a ir al norte neuquino, donde sobresale el Domuyo, nombre de origen mapuche y significa “Que tiembla y rezonga”, debido probablemente a su actividad geotermal que con sus 4709 msnm ostenta el título de ser el “techo de la Patagonia” pero no aparece en las típicas postales de cerros o volcanes de allí, quizás porque no está cerca de una ciudad turística de renombre o enclavado dentro de un parque nacional con lagos y bosques de nothofagus sino que se encuentra muy al norte de la provincia de Neuquén donde el ambiente a pesar de poseer varios arroyos, es seco, ralo y la vegetación más escasa. Sin embargo los paisajes de la cordillera son amplios, expectaculares y la mirada se proyecta con más profundidad en el horizonte cerrado de montañas. En noviembre de 1904, el sacerdote Lino del Valle Carbajal, junto a su hermano y tres

lugareños, llevó a cabo el primer ascenso del macizo.

El lunes 24 de enero el grupo se reunió en Zapala y luego de las presentaciones usuales entre nosotros partimos en una 4x4 hacia Varvarco, poblado al que llegamos a las 18 hs luego de pasar por Chos-Malal, Andacollo y Las Oveja; lugares muy pintorescos pero difícil de disfrutarlos a pleno ya que transitábamos bajo una intensa lluvia en las horas de la tarde. El corte por largo tiempo de electricidad en toda la región fue motivo de demoras para cargar combustible y seguir camino. Al anochecer llegamos a una amplia cabaña donde nos ubicamos, organizamos nuestras pertenencias y luego de unos pollos a las brasas nos fuimos a dormir pues al día siguiente nos esperaba una jornada ardua de trekking con mochilas pesadas hacia el campamento base. El grupo estaba integrado por Jorge, Wytto, Daniel, Patricio, dispuestos a intentar la cumbre en los días siguientes.

El día de aproximación al Domuyo amaneció soleado pero con nubes oscuras en el horizonte hacia el oeste y luego de 2 horas en vehículo llegamos al playón donde ya se continuaba a pie. Aún nos acompañaba el sol sobre nuestras cabezas y llegar al campamento base a 3100 msnm, nos demandó 4 hs con mochilas cargadas. Ya a pocos pasos de dejar el equipo sobre el suelo la situación cambió rápidamente,

el viento cerró el cielo con nubes de negro apocalíptico y nos recibió con una tormenta de granizo y agua que nos obligó a correr a refugiarnos como sea en las pircas de piedras sin poder armar las carpas pues los cascotes de hielo pegaban tan fuerte que tuve que usar mi mochila de escudo… Cuando paso lo peor armamos las carpas y aguantamos la segunda oleada de hielo y agua dentro de ellas donde calentamos algo de beber y comer para tirarnos a dormir y esperar el día siguiente.

El miércoles por suerte salió nuevamente el sol y el Domuyo se mostraba nevado integramente luego de la tormenta pasada, así que dio para tomar unas lindas fotos y aprovechar el día para, secar parque del equipo, aclimatar realizando una caminata por la zona, en mi caso procurando restos fósiles de amonites que abundan en algunos estratos de los cerros aledaños al campamento base. Ya por la tarde probamos los grampones que usaremos en altura, organizamos la cena y de sobremesa charlamos la estrategia para salir a la cumbre al día siguiente.


El jueves con cielo estrellado y una temperatura baja pero tolerable partimos a las 04.00hs e iniciamos la trepada hasta llegar a los 4000 msnm. En todo ese trecho uno se encuentra caminando a oscuras detrás de la sombra o la luz de la linterna de tu compañero y al ganar altura a paso lento con los bastones, lo primero que surge es ese estado de adormecimiento donde uno se entrega a dejarse llevar por lo primero que aparece en la imaginación, restos de los sueños recientes o cuestiones sin resolver, sin sentido o lógica, por momentos justificar el sentido de estar allí y no en una cómoda cama, suponer que allí arriba hay algo importante que nos espera y por eso vamos como en una procesión en busca de una ilusión, quizás el destino inmediato de buscar el amanecer en el portezuelo allá a lo alto. A las 08.00hs llegamos a la cota estimada, donde nos detuvimos un rato entre las piedras para colocarnos los grampones y continuar camino por hielo y nieve. El sol lograba un efecto de blancura inmaculada sobre el cerro con nieve nueva y recordaba que Borges decía que las montañas son únicas e individuales mientras que la llanura es una sola y siempre la misma…Una ráfaga me vuelve a la realidad del momento que resultó ser un simple disfraz ya para ese entonces el viento se desnudó comenzó a soplar fuerte y luego se

tornó en un rugido constante que nos obligaba a cubrirnos detrás de las piedras o agacharnos donde sea en los descubiertos del camino.

Avanzábamos y ya eran las 10.40 hs y en los 4520 msnm nos detuvimos para evaluar si continuabamos la ascensión por otro lado o nos retirábamos pues el fuerte viento hacía muy peligroso continuar hacia arriba. Nos refugiamos en las salientes que encontramos en derredor. Era difícil comunicarse a pesar de estar cerca unos de otros, en esos instantes, Jorge se incorpora y camina hacia Daniel que está de espalda, a escasos metros para hablar, decirle que debíamos volver, entonces ocurre algo que nunca había visto, una ráfaga de viento lo levanta en peso y arroja a Jorge contra las piedras y a los pies de Wytto. El viento y la nieve se mueven, Jorge no, sigue inmóvil boca abajo, lo miro a Wytto que lo toca y le habla, yo le grito y pienso que esta desmayado pero veo que mueve una pierna, luego otra y creo que está comprobando si está lastimado, al rato se incorpora y pasa el susto. Por suerte fueron solo raspones y un buen golpe pero nada que lamentar. En fin no había nada que hablar ya y emprendimos el descenso que en esas condiciones era bastante difícil.

Llegamos a las 13.30 hs al CB y almorzamos algo acompañado luego de unos mates mientras observábamos el viento blanco que bajaba por las laderas del Domuyo. Escuchamos comentarios de alguna carpa que se voló más arriba por el viento pero por suerte en el CB el viento no era tan fuerte.

Al día siguiente retornamos hacia la camioneta y de ahí a hacia Zapala donde cada uno emprendió el retorno a su ciudad. Los días y vivencias permitieron lograr una buena relación de amistad entre nosotros que practicamente no nos conocíamos y quizás el destino nos encuentre nuevamente en otro desafío. En fin es difícil bajarse pero cuando el clima cambia para peor el sentido común debe imponerse. De todas formas ya encontremos otra oportunidad de poder intentar la cumbre de ese cerro que mas allá de que se encuentre bastante alejado, su belleza nos atrae para volver a caminarlo por sus laderas.

V


Héctor Darío Abeiro es un asiduo lector de la revista Andar Extremo, tal es su encanto por la naturaleza y la aventura, que nos viene acompañando desde nuestros comienzos en el año 2001. A fines del año 2010 logró hacer su primer cumbre en el volcán Lanín junto al grupo Elemento 26 que el mismo integra. En las próximas líneas relata su experiencia de ascensión. l 28 y 29 de diciembre de 2010 finalmente estuve en la cumbre del volcán icono del Parque Nacional Lanín cercano a Junín de los Andes. Tratare de imaginar que estoy en condiciones de manejar una máquina del tiempo… en el mes agosto de 2010 cuando comencé a jugar mentalmente con la idea de hacer el ascenso al volcán, arranque buscando información, consulte con amigos y compañeros

del gimnasio (Montego) que ya realizaron esta experiencia, navegue por las páginas de la web, una de las primeras consignas era realizar las reservas de lugar para la fecha arriba mencionada, segundo completar el equipo necesario para el ascenso; algo ya tenía dado que con nuestro grupo de aventureros amigos (Elemento 26) habíamos realizado dos Orientatlones que requerían una vestimenta casi similar, y por ultimo completar mi plan de

entrenamiento con gimnasio, ya venía haciendo spinning, trote dos veces por semana, y una salida de aproximadamente 80k en bici, mas no podía hacer porque a mi trabajo le tengo que dedicar su tiempo, obvio es el que me financia este gustito. La ansiedad por cumplir con mi objetivo iba en aumento gradualmente, ya que algunos amigos me contaban que para hacer cumbre habían hecho tres intentos, otros que solo llegaron hasta 300mts debajo de la cumbre, en fin estos comentarios lejos de acobárdame me daban fuerza para cumplir con mi plan de entrenamiento, pero claro soy de carne y hueso alguna cuota de incertidumbre ponían en mi mente. Y bien llego el 26 de diciembre a las 0600 hs salimos en auto junto a mi hijo José y a su novia Inés (ellos no ascendían) rumbo a San Martin de los Andes que sería la ciudad donde haríamos base, aquí llegamos a la hora de cenar, no ubicamos en la cabaña comimos y nos fuimos a descansar. El 27 nos levantamos desayunamos y nos fuimos a pasar parte del día a Quilla Quina disfrutamos de este hermoso paraje junto al lago Lacar; a las 1700hs tenía que encontrarme con el guía para chequeo de equipo, me entregaron la piqueta, grampones (para caminar en nieve/hielo) casco y polainas; me comunican que al otro día me pasarían a buscar por la cabaña a las 0630hs. Martes 28, tal cual lo planificado me pasa a buscar por la cabaña Pablo (uno de los guías) a su vez pasamos a buscar a otros aventureros y nos reunimos también con el segundo guía Benjamín, entonces este grupo estaba


compuesto por 7 montañistas y dos guías. Una vez que llegamos a la base del volcán registramos nuestros datos en la oficina del guadaparques. La mochila es un elemento fundamental del equipo de ascenso, nuestro guias nos comentan que debemos repartirnos la carga adicional a llevar, raciones de comida para este día, y para el siguiente, algunos tramos de carpa para pasar la noche, dado que el refugio RIM de 2315 msnm del ejercito estaba ocupado, ahora la mochila estaba un poco más pesada. Llego el momento de comenzar a subir mochila en la espalda, bastones en las manos y a caminar, nos esperaban 4,44hs de ascenso hasta la zona del refugio RIM, comenzamos por una zona de bosque, seguimos por una planicie árida

de arena negra producto de viejas erupciones volcánicas, seguimos por la espina de pescado, es un filo estrecho que asciende permanentemente en una pendiente de unos 15º una vez finalizada la espina de pescado pasamos por boca de mula que es como una zona de transición donde la pendiente pasa a un desnivel de aproximadamente 25º, durante este trayecto vamos realizando stop para comer, hidratarnos y alguna “escala técnica” reforzar el uso del protector solar, febo pega con mucha fuerza, y por fin llegamos a la zona del refugio, algo cansados por este primer esfuerzo, comenzamos con el armado de las carpas, seguir subiendo un poco más para ir a buscar agua cambiamos mochilas por bidones, ahora los guías no recomiendan que almorcemos con

unos sándwiches que eran parte de los alimentos provistos. A este nivel llegamos a las 1400hs. Esta tarde del día 28 la aprovechamos para almorzar, sacar de la mochila elementos que no llevaríamos para hacer cumbre, los guías nos instruyen en el uso y colocación de polainas y grampones, alistamos el casco con la linterna frontal. Luego tomamos unos mates con pan dulce y las 1900hs comienzan con la preparación de la cena unos exquisitos fideos con crema y panceta- ya que a las 2030hs debíamos estar durmiendo porque teníamos que levantarnos a las 2 del día 29, desayunar y comenzar el intento de cumbre. Miércoles 29 a la hora mencionada desayunamos café con galletitas, hacemos los últimos ajustes del equipo y partimos, fue una


noche clara adornada por un cielo plagado de estrellas hermosamente brillantes que la vida de la ciudad no nos dejar disfrutar a pleno, la temperatura fue de 0º y llegando a la cumbre bajo a -4º algunas ráfagas de viento no muy fuertes nos acompañaban, caminando no se sentía frío, solo aparecía cuando hacíamos un stop. Llegamos a la zona donde comienza el hielo, nos colocamos los grampones, se comienza a caminar por una zona de pendiente que llega a un desnivel de 35 a 40º, el hielo un poco flojo, piedras sueltas, hacen esto una combinación “explosiva” caminar dos pasos adelante uno para atrás me hace controlar permanentemente el equilibrio y seguir la pisada del compañero de adelante, solo nos susurran el ruido del viento y de la respiración, y de a poco

vamos llegando a zona de la canaleta a los 3000 msnm. En la canaleta uno de los principales cuidados es estar atentos a las caídas de piedras, porque sin querer algún escalador la empujo o por efecto del deshielo las desprende espontáneamente y comienzan a rodar muy fuerte pendiente abajo, en este caso los gritos de aviso suenan por todos lados. Desde aquí a la cima el ritmo de caminata es mucho más lento, tortuoso, hay que mirar muy bien donde se pisa; 100 metros antes de la cumbre me empiezo a quedar sin piernas, se me cruza por la cabeza la idea de abandonar, me sentía un viejito que apenas movía un pie y luego el otro, muy lento, Pablo uno de los guías no me dejo solo en ningún momento, me decía que faltaba muy poco, que

ya estábamos caso tocado la cumbre, a mi me parecía que quedaba a 1000km, que no iba a llegar nunca, me sentía decepcionado conmigo mismo, y de pronto estábamos en la cumbre!!! Mis compañeros me reciben con un apretón de manos y euforia; la emoción me inunda, llegue!!! Hice cumbre!!! Gracias a Dios y a mi madre que esta junto a Él!!! Una vez que me repuse desplegué la bandera que nos identifica como grupo de deportes de aventura y pido que me saquen las fotos de rigor, también nos sacamos todo el grupo que habíamos ascendido. Aproximadamente 30 minutos permanecimos en la cumbre del Lanin a 3776 msnm, comenzamos el descenso, es tan duro como el ascenso, haciendo siempre fuerza para frenar, asegurando buenos puntos de apoyo tanto para los pies como para los bastones, y mucho cuidado con las piedras sueltas, llegando casi al final de la canaleta hay alerta de piedras, una muy grande como el de una baldosa, baja rodando a una velocidad frenética, me avisan, me gritan que me ponga a resguardo, intento saltar hacia un costado pero mis piernas están con lo justo de fuerza, por suerte la trayectoria de la piedra se desvía y pasa lejos de todos nosotros, solo me que queda el recuerdo de un par de moretones. Recuerden que estamos siempre caminando sobre nieve, luego de un descanso, llegamos a una zona donde la pendiente no es tan pronunciada, esto nos permite disfrutar de la “cereza del postre” el tan esperado culi patín- qué bueno!!! Como disfrute esta bajada veloz, emocionante y casi sin esfuerzo solo uno se ocupa de mantener el rumbo y de frenar en el sitio oportuno. A las 1330hs llegamos al campamento base, al refugio RIM, nos empezamos a desabrigar


El Lanín es un estratovolcán. De una altura de 3.776 metros sobre el nivel del mar, no registra actividad desde el siglo XVIII, no obstante este Estratovolcán se encuentra incluido en el cinturón de fuego del Pacífico. Se encuentra en el límite entre Argentina y Chile, y casi tres cuartas partes de la montaña pertenecen al territorio argentino. En Argentina se encuentra en el Parque Nacional Lanín, entre los lagos Paimún y Huechulafquen al Sur y Tromen al Norte, y la parte chilena está incluida en el Parque Nacional Villarrica. Presenta grandes glaciares en su cara Sur. Los de su cara norte eran visibles hasta los años 1980, pero actualmente están casi completamente fundidos. Su ascenso es relativamente sencillo por la cara Norte, practicándose desde el acceso al Lago Tromen, sobre el Paso Internacional de Mamuil Malal que une las ciudades de Curarrehue (Chile) con Junín de los Andes (Argentina), no obstante han ocurrido numerosas muertes que se han debido en su gran mayoría a la falta de responsabilidad y precaución por parte de los montañistas. El ascenso al mismo se encuentra regulado por Parques Nacionales y por Gendarmeria Nacional Argentina. Es el símbolo de la Provincia del Neuquén, formando su imagen parte principal del escudo provincial y de su himno. Dado que está rodeado de montañas mucho más bajas que él, es visible desde tan lejos como las cercanías de Zapala y Piedra del Águila, a casi 200 km hacia el Este, en Chile es visible incluso desde Temuco.

pongo los borzegos a secar al sol ya que con el culi patín entro nieve por todos lados. Desarmamos carpas, acomodamos las mochilas como para reiniciar el descenso hacia la base del volcán, comemos una picadita e hidratarnos como para reponer energías, a las 1500hs comenzamos el descenso, a medida que vamos bajando se va armando una tormenta que su música de truenos nos acompaña, a la vez que disfrutamos de la compañía de los tábanos; finalizando la espina de pescado nos refresca una intensa lluvia, con viento y granizo del tamaño de lentejas, duro unos 5 minutos. A las 1800hs llegamos al estacionamiento de la base del Lanin, el guía le avisa al guardaparques que llegamos sin novedad!!! La mía fue una experiencia desafiante, dura, agotadora, que disfrute y sufrí a la vez; es la primera no la última. Hoy se que 2011 me tentara con otra cumbre, no se cual, pero si se que debo mejorar mi rutina de entrenamiento. El deporte que amo, practico y que me dio mis mejores amigos y vivencias es el ciclismo rural con el seguiré a full. Quiero mencionar especialmente a los guías Pablo y Benjamín son excelentes profesionales, que te instruyen permanentemente, acompañan, ayudan y nunca te dejan solo Regresamos a nuestra querida ciudad de La Plata junto a José e Inés divirtiéndonos mucho durante la larga jornada de ruta. …Dios perdona siempre el hombre a veces la naturaleza nunca… “Civilización” Los Piojos


La Nueva Vairo xr 8.8 está equipada con 30 velocidades y cuenta con el exclusivo Fluid Form Technology, a través de esta tecnología se aportaron refuerzos y diferentes espesores en aquellas zonas donde es fundamental una mayor resistencia y menores espesores en zonas menos exigidas para brindar un cuadro liviano y con gran aerodinamia. Las vainas traseras con tubos s-bend de materiales de gran resistencia se vinculan a una sola pieza formando un wishbone, el Stiffness Zone hace el triángulo trasero más pequeño y más bajo, reduciendo vibraciones, brindando gran rigidez y aumentando notablemente el confort con respecto a los cuadros convencionales. La Vairo xr 8.8 posee un tubo vertical con un diámetro para caño porta asiento de 31.6 mm aportando éste mayor rigidez y estabilidad. La pueden encontrar en las mejores bicicleterías del país. 30 Velocidades / Cuadro: xr 8.8 Alloy Custom Fluid Form Technology Doble Butted / Horquilla: Rock Shox Dart2 / Ruedas Opcional: Shimano WH-MT15 / Cubiertas: Kenda Koyote / Shifters & Descarrilador Delantero y Trasero: SLX/ Plato Palanca: Shimano FC-M552 / Frenos Disco Shimano BR-M445 Hid / Manubrio y Stem: Easton EA-30 / Vela: Vairo Pro Series 31.6 Talle:1618-20 / Color: Negro Mate-Naranja ..Negro Mate-Verde

Ideal para trekking, backpacking, caza y aproximación. Es estanca y anti-golpes y cuenta con 5 leds NICHIA SuperBright y sistema de regulación lumínica para un mayor ahorro de batería y de esta manera, lograr un optimo nivel de economía.

Exterior de Taslone con membrana Aquaperm, Interior de Polar Fleece 275 grs. Anti Pilling, Impermeabilidad de 2.000 H2O y respirabilidad de 3.000 gr/m2/24hs. Relleno Hollow Fiber de alta resistencia térmica. Capucha con 2 puntos de ajuste, empacable en cuello. Costuras termoselladas. Puños con regulación. Pinzas de amplitud en codo. Regulación en ruedo. Bolsillos laterales con cierre. Bolsillos internos. Cierre principal desplazado. Logo reflectivo. UV protection 30

Confeccionada con tecnología Active Dry de secado rápido que permite un optimo transporte de humedad de la piel hacia el exterior. Posee elasticidad en 4 direcciones para una mayor libertad en los movimientos. Talles: S, M, L y XL

Fabrica y distribuye: Libo


Campera en tela softshell reebstop con espandex, una membrana hidrofílica elástica y una capa de tela sintética tipo piel. Con dos bolsillos con cierres estancos (impermeables), en el frente y un bolsillo en la manga. Estos estan forrados en velour para brindar calor en las manos. Capucha desmontable y cierres de ventilación laterales. Tambien vista interna tapa cierre, ajuste en ruedo y capucha con tancas. Usos ideales: trekking, ski y snowboard

Colores:

Negro Limon Rojo

Protección al viento

Respirable

Colores:

Negro Verde/N Rojo/N

Impermeable

Talles: S al XXL

Campera confeccionada en softshell, con capucha demosntable en tela tricapa y termosellada. Tiene un bolsillo fusionado en el frente y dos en la parte inferior, forrados en tela de secado rapido. Posee cierres impermeables fusionados bajo manga para la ventilación y asi poder regular la temperatura corporal. Usos ideales: trekking, ski, snowboard y kayak Respirable

Protección al viento Impermeable

Secado Rapido

Cost. Termoselladas

Cree XP-G R5 LED con una vida útil de 50.000 horas Siete modos: Turbo: 255 lúmenes, 2 hs y 45 min.; Alto: 120 lúmenes, 10 hs; Medio: 49 lúmenes, 63 hs; Mín: 4 lúmenes, 480 hs; 228mm (largo) * 39mm (diámetro) de 60 mm * (Jefe) Fabricado en aluminio de grado aeronáutico duradera Premium Tipo III anti-abrasivo acabado anodizado duros de 30 minuto

Bota de Outdoor y tiempo libre. Impermeable, muy cómoda y transpirable, debido a su membrana Sympatex. Construida en piel Nobuk. reforzada con puntera de goma. De gran sensibilidad y libertas de movimientos. Ideal para largas travesías y aproximaciones. Talles del 36 al 45. Parte superior de Nobuk de 2mm, banda de caucho de 1,5 mm de espesor. Forro Microfibra, Membrana respirable e impermeable Sympatex, termosellada. Plantilla Extraible, termoforrada de EVA de 3 mm de espesor. Cordones de nylon de 1,6 m. Pasadores de nylon. Suela VIBRAM


Montagne

Amboy, Rafiki, ToundherV

Interiores Térmicos Remera y pantalón térmico Amboy Confeccionados en Morley Fleece de alta termicidad, interior microesmerilado, costuras stretch. Pantalón térmico Rafiki Confeccionado en DryPro, tejido liviano de secado rápido altamente respirable, mantiene la temperatura corporal. Camiseta Térmica Thounder V Confeccionada en interlock mesh: tejido de secado rápido, altamente respirable y que mantiene la temperatura corporal. Amboy

Lepau

Toundher V

www.montagneoutdoors.com.ar

Rafiki

Amboy

Merino Serie 8000 WZ

Interiores Merino Camiseta interior térmica diseñada para actividades de montaña. Desarrollada con 100% Lana merino extrafina, no produce picazón y es muy suave al contacto con la piel. Cuenta con propiedades que regulan la temperatura corporal tanto en climas fríos como cálidos, absorbe la humedad liberándola al exterior evitando que la prenda se sienta mojada. Esta dotada de protección UV y bactericidas naturales que protegen a la prenda de los malos olores. Confeccionada con costuras planas, cubre cierre interior y detalles reflectivos. Peso aproximado de 290 gramos. (ref. Talle M)

www.lepau.com

Bicicletas

54

Trailers



REVISTA ANDAR EXTREMO N° 14