Issuu on Google+

Haz jardinería con tu hijo Blíndalo contra las infecciones...

Los límites A ponerle reglas desde pequeñitos


Presentación

Compartan más tiempo con su hijo

M

ientras más pasa el tiempo su hijo seguirá sorprendiéndolos con sus avances y logros en el aprendizaje. Pero así como descubre el mundo que le rodea, también es muy probable que empiece a dar sus primeros signos de inconformidad, por lo que aparecerán las primeras rabietas. Entonces es hora de que papá y mamá le pongan límites para que el pequeño aprenda valores como el respeto, la responsabilidad, la colaboración, la solidaridad, el aseo, etc. Como parte del aprendizaje no se sorprendan si su hijo toma todo lo que encuentra en el piso y se lo lleva a la boca. Pero, ¡ojo! esto puede provocar una infección intestinal. Aquí tienen una guía de cómo prevenir y qué hacer en caso de que se presente esta enfermedad. En nutrición no dejen de leer un artículo interesante sobre los alimentos que son ricos en calcio y que no deben faltar en la dieta de su hijo para que esté sano y fuerte. En esta ocasión también los invitamos a que junto a su niño practiquen la jardinería en cualquier espacio de su casa, por más pequeño que sea. Lo importante es que compartan con él la gran aventura del contacto con la naturaleza para que aprenda a valorar y respetar a todos los seres vivos.

Créditos

2

Índice 03 Así crece

04

Tips para estimular el lenguaje en tu hijo.

06

04 Salud

Cómo prevenir la infección intestinal y qué hacer en caso de que se presente.

06 En familia Ponle límites a tu hijo desde pequeño.

08 Nutrición Calcio, un mineral que no debe faltar en su dieta.

10 Estimulación

08

Juegos para divertirse con papá y mamá y para aprender.

11 Qué hacer Todo lo que tu hijo puede aprender de la jardinería.

• CONCEPTO EDITORIAL Y GRÁFICO • EDICIÓN • PREPRENSA E IMPRESIÓN:

• FOTOGRAFÍA: HTTP://WWW.INGIMAGE.COM/ HTTP://WWW.OTHERIMAGES.PHOTOSPIN.COM/ PORTADA: WWW.SXC.HU

09


3

16

Así crece

Un gran hablador

¿Sabes cuál es la clave para desarrollar el lenguaje en tu hijo? Háblale mucho. La psicóloga infantil Rocío Cabezas te da varios tips que te ayudarán a estimular su lenguaje.

Las frases

Los beneficios

Recuerda que cuanto más tiempo deEmplea frases cortas con pausas. Por diques a hablar con tu pequeño, mejor ejemplo, en vez de decir: “te voy a dar será su comprensión y su manera de de merendar una papilla de cereales”, es expresarse. Esto le permitirá aprender mejor hacerlo así: “te voy a dar de mecosas nuevas con más facilidad y, en un rendar” (pausa), “es papilla” (pausa), futuro, mejorará su rendimiento escolar. “¿te gusta?” (pausa), “¡qué rica está!”.

En todo momento Aprovecha las actividades diarias para enseñarle nuevas palabras. Por ejemplo, la hora del baño es estupenda para aprender a identificar las partes del cuerpo y llamarlas por su nombre. El aseo también sirve para identificar una esponja, la barra de jabón, la toalla...

Al comer Durante el almuerzo se pueden aprender los nombres de los alimentos, las frutas, los cubiertos... Y los paseos son una excelente oportunidad para ayudarle a descubrir y a describir todo lo que mira por el camino.

Frente a frente Cada vez que le hables a tu hijo, mírale a la cara. Así le será más fácil permanecer atento a lo que le digas y observará el movimiento de tus labios, con lo que aprenderá a vocalizar las palabras antes y mejor.

La repetición Cuando utilices una palabra nueva, repítela varias veces seguidas en frases cortas y sencillas, para ayudarle a memorizar: “mira el pajarito”, “es un pajarito precioso”, “adiós pajarito”. Sigue este consejo todos los días.

Haz gestos Recuerda que los gestos sirven para captar su atención y refuerzan el mensaje de la frase. También es muy positivo que le enseñes palabras con canciones para que las cante.

Cambio de rol De vez en cuando juega a intercambiar los papeles y propónle que sea tu hijo quien te cuente un cuento a ti. Conforme vaya pasando las páginas y avanzando en su relato, házle comentarios que le ayuden a expresarse con claridad.

Imita sonidos Pon cierto énfasis en las frases, pero siempre dentro de la normalidad, sin exageraciones. Utiliza la imitación de los sonidos de vez en cuando, así harás las oraciones más divertidas y serán muy fáciles para que el niño las aprenda.

Para Papás


Salud

Blinda a tu hijo... Esta enfermedad es de cuidado porque puede provocar diarrea y vómito en el niño. Aquí tienes varios consejos para prevenir y tratar esta dolencia.

S

eguro que en esta edad ya no sabes qué hacer para que tu hijo no se meta todo lo que encuentra a la boca. Aunque varios pediatras dicen que unas pocas bacterias no le hacen daño, tampoco puedes dejar que se coma todo y padezca de una infección intestinal. ¿Cuáles son los síntomas? Los principales son la diarrea y el vómito. Esto se debe a que el alimento u objeto que estuvo en el piso pudo estar contaminado de gérmenes, bacterias o parásitos, dice Rodrigo Henríquez, médico familiar de Quito.

“La diarrea y el vómito son un mecanisno de defensa. Es una forma con la cual el organismo elimina lo que le produce daño”. Pero ¡ojo! El mayor peligro de esta dolencia es la deshidratación seguida de la desnutrición. Para evitar esto el niño debe continuar con su tiempo de lactancia y darle abundantes líquidos. También se recomienda una alimentación blanda, por ejemplo con plátano, arroz, pastas, zanahoria, caldos, sopas. No es recomendable la comida picante, grasosa, con alto contenido en fibra, productos lácteos y bebidas con cafeína.

¿Si ya enfermó?

Para prevenir * Lávate las manos antes de preparar la comida o alimentar a tu hijo. * Lava bien la vajilla en donde come tu pequeño. * Limpia regularmente los juguetes, sobre todo si han estado en el piso. * No permitas que coma alimentos caídos en el suelo.

* Si está lactando, dale el seno con frecuencia. * Prepara suero oral (ver recuadro) y dale con cucharita de manera seguida.

*

Dale más líquidos: sopa, jugo de guayaba, agua de manzanilla, jugo de coco.

* Si no tiene vómito dale dieta blanda: crema de zanahoria, puré de papá y pollo.

Es emergencia si...

¿Cómo hacer suero oral?

* Sigue vomitando todo lo que toma, a pesar de los cuidados. * Si le falta agua en el cuerpo: tiene los ojos hundidos, está irritable, llora sin lágrimas y está inconsciente. * Si tiene sangre en las heces.

Disuelve en un litro de agua ocho cucharaditas de azúcar, media de sal y una pizca de bicarbonato de sodio. Otro tipo de suero oral es la horchata de arroz: hierbe cuatro tazas de agua con media taza de arroz y una pizca de sal por 20 minutos. Cierne y dale a tomar una vez frío.


En familia

A ponerle

6

límites sin miedo

Los niños desde pequeños deben saber que hay reglas en la casa. No esperes a que tu hijo crezca para empezarlo a corregir, hazlo desde una temprana edad.

F

rases como “todavía está pequeñito para regañarlo”, “dale nomás porque llora”, “no le hagas caso a tu papi” son comunes en los hogares. Pero esto más que ayudar a los niños les perjudica a la hora de educarlos. Elizabeth Montenegro, psicóloga educa-

tiva del Ceadi, dice que por más pequeño que esté el niño hay que darle reglas claras porque si se permite que haga lo que quiera, la conducta del infante se saldrá de las manos de los progenitores. “Los niños cuando son pequeños son egocéntricos y piensan que todos tienen que hacer su voluntad. Y cuando empiezan a tener contacto con otros niños no

va a pasar eso y se generan los conflictos”, dice la experta. Pero ahí no termina el problema, cuando ese niño llega al preescolar, como actúa sin límites, va a ser tachado de malcriado, grosero y agresivo. Por lo tanto, las reglas en el hogar hay que aplicarlas desde pequeñitos, señala Montenegro.


En familia

7 Reglas con juego

Hazlo independiente

Como en esta etapa los niños han alcanzado un cierto grado de autonomía porque ya empiezan a caminar solos y su vocabulario es más fluido, habrá un momento en que entren en crisis con los padres para conseguir lo que quieren. Pero los papás a través de una actividad lúdica de imitación como: “Simón dice... que ordenen los juguetes, que coman con la cuchara, etc.” pueden hacer que ellos sigan reglas y acaten normas.

Los niños por más pequeños que estén aprenderán a respetar las normas y reglas de la casa. Por ejemplo, acompáñalo a que se lave las manos antes de comer, a que utilice los cubiertos aunque una parte de la comida la tome con las manos o se le riegue, pero déjalo que lo use a su manera. También motívalo a que utilice el vaso cuando quiera tomar agua, jugo o leche. A través de estas normas se formarán los hábitos.

Inculcar valores

Trabajen en equipo

Desde pequeñito empezará a ser ordenado si al momento de jugar tú lo motivas a guardar nuevamente sus juguetes. Como los niños tienen períodos de atención muy cortos, seguro se cansará rápido de un juguete. Puedes utilizar incluso una canción que hable sobre el orden como: “limpia, limpia, guarda todo en su lugar; limpia, limpia todos deben cooperar (bis)”. Dile pásame la pelota, yo te ayudo, etc. La cuestión es hacerle partícipe aunque mamá o papá hagan todo.

La disciplina es una tarea que debe ser compartida entre los padres, pero sobre todo deben actuar en consenso y ponerse de acuerdo en las reglas. De ninguna manera puede pasar que uno de los padres le diga al niño que no haga algo y que el otro le desautorice y le diga lo contrario. Esto solo generará confusión en el pequeño, luego habrá pérdida de autoridad y el niño se volverá difícil de manejar mientras crece.

Papás firmes con las reglas En un momento determinado y dependiendo del temperamento del niño, tu hijo hará un berrinche y se lanzará al piso. Es ahí cuando papá y mamá deben estar firmes porque apenas lo ven llorar empiezan a darle todo lo que quiere. Los padres deben decirle al niño que por más que llore no le van a dar lo que él quiere. El niño se dará cuenta de que no va a conseguir nada y empezará a actuar de otra manera.

Explicarl e antes que regañarle Por más pequeño que sea tu hijo debes hacerle entender que hay cosas que no puede realizar. Por ejemplo, no quites todos los adornos de la sala por el hecho de que el pequeño puede cogerlos y romperlos, sino más bien déjalos ahí y explícale que eso no se toca porque se puede dañar y que mejor coja uno de sus juguetes y en ese momento entrégaselo. Pero ¡ojo! tampoco se trata de que todo el ambiente del niño sea restrictivo y le digamos no hagas esto o aquello, como tu hijo está en proceso de descubrimiento del mundo, el papá o la mamá son los indicados en acompañarle.


Nutrición

8

un nutriente t i t esencial i l en la l dieta d t di Dos tazas de leche o yogur o una tajada de queso es lo que un niño necesita para estar sano y fuerte. Aquí tienes una guía de por qué incluir estos alimentos en su dieta.

L

a leche, el yogur y el queso son alimentos ricos en calcio y no deben faltar en la dieta de tu hijo. Este mineral, aparte de ayudar en la formación de los huesos, mantiene el sistema inmunológico en perfectas condiciones, por lo que tu hijo no se enfermerá fácilmente, dice la Dra. Nora Falconí, nutricionista del Centro Médico Meditropoli. El poco consumo de calcio en la dieta de los niños trae también otros problemas, ya que la falta de este mineral provoca descalcificación ósea, con lo cual los huesos se hacen más frágiles. También se verá afectada la salud dental de tu pequeño, ya que el calcio incide en la formación del esmalte de los dientes y previene las caries. Este mineral además previene los coágulos sanguíneos y mantiene la piel en buen estado.

Fuentes de calcio A más de los lácteos (leche, yogur, queso) también se los encuentra en menor cantidad en el berro, col, coliflor, espinaca y acelga. El calcio también está en los cereales fortificados como el pan integral, la quinua, la avena, el trigo y la harina de yuca. En frutos secos (nueces, almendras, maní, pistacho) y en granos secos (chocho, fréjol, garbanzo, arveja tierna). En frutas como: higos, duraznos, pasas, naranja, mandarina. También lo contienen los pescados, el camarón, la carne (especialmente el hígado), la guatita y el azúcar morena).

Unos consejos... * Para absorber mejor el calcio dale a tu

Las porciones Los niños de esta edad necesitan un 20% de calcio al día dentro de su dieta. Esto equivale a una onza y media. Esto comprende dos tazas de leche, o una taza de leche y otra de yogur o una taza de yogur con una tajada de queso fresco.

hijo los alimentos al natural. Los lácteos y las ensaladas se aprovechan mejor crudas. * Mezcla las ensaladas ricas en calcio (col, coliflor, berros, espinaca, brócoli) con queso y adereza con limón o yogur sin sabor. * Todo postre que contenga leche o sus derivados como helados, flan, mousse, batido con frutas, etc., tiene un buen aporte de este mineral. Si los niños no quieren consumir la leche o el yogur solos puedes preparar golosinas.


Estimulación

La hora

del juego Aprovecha cualquier momento del día para practicar con tu hijo uno de estos juegos. Con estas atividades desarrollará importantes destrezas. El despertador

Saca a tu pequeño de la habitación mientras escondes el despertador (en un cajón, detrás del sofá o donde prefieras). Luego llama al niño para que entre y haz que suene el despertador. El niño debe encontrarlo siguiendo los sonidos que emite. Es un juego de estimulación simple que entrena la capacidad auditiva y se puede jugar con niños muy pequeños.

Teddy dice... Papá, mamá, el niño y sus otros hermanitos pueden realizar este juego. Un adulto debe decir: “Teddy dice... toca tus ojos, aplasta la nariz, ráscate la barriga, etc.”. Esto les ayudará a identificar las partes de su cuerpo. Luego hazlo con objetos de la casa o diciéndole que el niño salte.

Encestar Este juego lo pueden practicar los padres con el niño. Para esto necesitan papel periódico y un hula hula. Tomen cada uno una hoja de papel y motiven a su hijo a que la arrugue y forme con ella una pelota. Luego uno de ustedes puede sostener el hula hula a una altura de 30 cm para que los padres y el niño encesten por turnos.

Manos a la obra Sombreros de bolsas de papel Elaborar esta manualidad con tu hijo/a te ayudará a afianzar sus lazos afectivos y elevar la autoestima de tu pequeño.

Materiales * Bolsas de papel medianas * Cinta adhesiva doble faz transparente * Pompones y plumas * Pelotas pequeñas * Tijera, perforadora y cinta

Elaborar 1. Dobla el borde de la bolsa hacia afuera. Enrolla el borde hasta que la bolsa quede de un tamaño apropiado para hacer tu sombrero. 2. Prueba el tamaño y pellizca la copa para que se ajuste a tu cabeza. 3. Coloca la cinta alrededor del gorro. 4. Decora a tu gusto, utilizando los elementos que tienes en casa. Pega cintas, pompones, plumas, etc. 5. Puedes hacerle unas antenas con alambre y dos pelotas con forma de ojos saltones. Asegura el alambre por dentro con la cinta adhesiva. Ya está listo...

10


Qué hacer

11

El jardín, un sitio para aprender

Practicar la jardinería con tus hijos es una buena oportunidad para aprender y descubrir nuevas cosas. Esta es una actividad que les enseñará a cuidar la naturaleza.

N

En contacto con la tierra

Los beneficios

o creas que tu hijo es aún pequeño para sus primeros “pinitos” ayudándote en el jardín o rellenando de tierra las macetas. Y es que a todos les vuelve locos ensuciarse y manipular a su antojo elementos que les van a permitir ser investigadores creativos y responsables de seres vivos. Si tienes la suerte de disfrutar de un jardín en tu vivienda o dispones de jardineras o macetas en la terraza o en el balcón, el juego de cultivar plantas proporcionará a tus hijos experiencias muy positivas para su desarrollo.

Si dispones de espacio, prepárale un pequeño cajón con arena y pon en él sus juguetes de playa, le encantará jugar allí. Enséñale a oler las flores y frutos, a observar las lombrices y los insectos...

* Les ayuda a tomar conciencia del ciclo de la vida y la interacción de plantas con insectos y otros animales. * Motiva a los niños a plantearse un objetivo y tener paciencia para conseguirlo. * Desarrolla la motricidad fina, gracias al manejo de semillas y la motricidad gruesa al tomar la pala o el rastrillo. * Los hace responsables de seres vivos a los que tendrán que alimentar y cuidar. * Aprenden de dónde provienen los alimentos que comemos (tomates y fresas). * Les inculca el amor a la naturaleza y aprender a conocer y respetar a las plantas y a los animales.

Enséñale a plantar semillas, vigilando que no se las coma. Escoge las de mayor tamaño (girasoles, calabazas, habichuelas...) para que pueda manipularlas y colocarlas donde tú le digas. Motívalo a que rastrille el terreno, coloque piedras, recoja las hojas caídas, riegue las plantas, coseche los frutos maduros y saque las malas hierbas . Un experimento interesante es que elaboren su propio álbum de fotos sobre el desarrollo de sus plantas. Fotografía tu hijo junto a las plantas que él cuida y así podrá ver también su desarrollo.

Opuestos en el jardín Descubre un mundo colorido, donde hay flores grandes y pequeñas, abejas despiertas y dormidas, y muchas cosas más que le enseñarán a tu pequeño a querer la naturaleza. Es libro es ideal para niños de 0 a 3 años y tiene letras grandes y dibujos coloridos. Lo encuentras en Fybeca.

¿Con qué jugar?

¿Qué leer?

Te recomendamos La plastilina Este elemento ayuda a los niños a desarrollar la motricidad fina, gruesa y permite la creatividad. Para elaborarla en casa necesitas: 1 taza de harina, 1 taza de agua, ¼ de sal, 1 cdta. de aceite vegetal y 1 cdta. de colorante. Mezcla todo hasta formar una masa y para que no o se haga dura guárdala en funda plástica. Haz masass de varios colores y diviértete jugando con tu hijo.



revista