Manual de limpieza sistemas corredizos

Page 1

INSTRUCCIONES DE MANTENIMIENTO, LIMPIEZA Y ALMACENAMIENTO DE LOS PERFILES DE ALUMINIO Limpieza y mantenimiento del aluminio El aluminio requiere un razonable cuidado, limpieza y mantenimiento, antes, durante y después de la instalación. Para realizar un adecuado mantenimiento de los perfiles de aluminio, lo primero que debemos hacer es reconocer el acabado superficial del perfil (Natural, anodizado o con pintura electrostática), ya que el método de limpieza y mantenimiento del aluminio debe ser adecuado a la suciedad y la frecuencia de limpieza. Asimismo, deben probarse métodos de manera progresiva de más suaves a más agresivos hasta eliminar las manchas y depósitos de suciedad. Es importante resaltar, que aunque el aluminio anodizado posee una excepcional resistencia a la corrosión, decoloración y desgaste, su natural belleza puede ser estropeada por químicos severos, condiciones difíciles o abandono. Tales condiciones usualmente afectan solamente el acabado superficial y no reducen la vida de servicio del aluminio. Sin embargo las marcas resultantes de tales maltratos pueden ser permanentes. Todas las superficies expuestas a la atmósfera, atrapan suciedades y mugre, la cantidad puede variar dependiendo del área geográfica, condiciones ambientales, acabado y ubicación del edificio. La actitud del propietario respecto a la apariencia superficial determina el tipo y frecuencia de limpieza requerida.

Limpieza general

-

No excederse en limpieza o frotamiento. No usar solventes fuertes o limpiadores fuertes. Nunca use limpiadores agresivos ácidos o alcalinos sobre los acabados de aluminio. No use limpiadores que contengan fosfato trisódico, ácido fosfórico, ácido clorhídrico, ácido fluorhídrico, fluoruros o compuestos similares sobre superficies de aluminio anodizado. Evitar limpiadores abrasivos, como Xileno y el Metil etil cetona. No usar materiales abrasivos tales como esponjilla o cepillos de acero, o lijas, entre otros. Remueva los limpiadores con agua tan rápido como sea posible. No realizar limpieza a temperaturas extremas. Es preferible limpiar el metal en lugares con sombra. No es adecuado intentar limpiar las superficies cuando hay sol directo a la pieza, debido a posibles reacciones químicas sobre el metal caliente. Evitar la limpieza a temperaturas demasiado frías, ya que puede causar condensación. Superficies limpiadas bajo estas condiciones adversas, pueden estriarse o mancharse y no podrán ser restauradas a su apariencia original. Seguir las recomendaciones del fabricante para mezcla y diluir los limpiadores. Siempre siga las recomendaciones del fabricante del limpiador, en relación a los procedimientos de aplicación y concentración. se debe probar en un área pequeña inicialmente antes de usar el limpiador.

-

-

-


-

Nunca mezcle los limpiadores.

Remoción suciedades ligeras

-

Lavar con agua a presión moderada. Limpiar con un cepillo no metálico (cerdas suaves) o esponja no abrasiva y agua. Usar detergente tipo Axion (tipo lava loza diluido en agua tibia) aplicado con cepillo que no sea metálico o esponja suave. Lavar con presión uniforme, horizontal y verticalmente. Es importante remover trazos del limpiador utilizando para evitar manchas. Para retirar grasas, aceites y siliconas, se puede utilizar alcohol con agua. Para los perfiles con acabado en pintura electrostática es recomendable utilizar alcohol isopropílico o varsol sin olor.

Remoción suciedades fuertes.

Los procedimientos utilizados para la remoción de suciedades fuertes no deben ser usados sobre superficies a las cuales desde fábrica se les ha aplicado una cubierta protectora orgánica (laca), a menos que dicha cubierta se haya deteriorado y debiera ser removida. Para el aluminio anodizado: -

Se puede utilizar una almohadilla abrasiva tipo Scotch Brite (de nylon), limpiar uniformemente con agua y limpiador suave (pH neutro). La limpieza se debe realizar comenzando desde la parte superior hacia abajo frotando con presión uniforme la superficie del perfil en la dirección de los granos metálicos evitando rayarlo. Es importante remover trazas de limpiador rápidamente, para evitar manchas. Siempre enjuagar después de remover manchas o suciedades con abundante agua a presión. Para el aluminio pintado:

-

Un solvente mineral suave puede ser usado para remover grasa o similares. (recomendable alcohol isopropílico o varsol sin olor). Solventes o limpiadores muy fuertes pueden ser nocivos o tener un efecto de ablandamiento sobre la pintura. Algunas ceras como las usadas para el mantenimiento y limpieza automotriz puede ser de gran ayuda.

Consejos de limpieza

-

-

materiales abrasivos tales como esponjillas de acero, cepillos, abrasivos, lijas, etc. Pueden desgastar y deteriorar los acabados. Químicos fuertes como el cloro, amoniaco, ácido muriático, etc. Puedes causar daños a las superficies anodizadas o pintadas. Nunca mezcle los limpiadores. Evite derrame de limpiadores, remueva con agua tan rápido como sea posible.

Mantenimiento sistemas colgantes y corredizos

-

El riel inferior debe estar sin acumulación de polvo, ya que esto ocasiona que la rodachina no realice su desplazamiento correctamente.

-


-

La guía superior se debe limpiar para evitar la acumulación de polvo, que puede limitar el funcionamiento del sistema. No limpiar los perfiles con productos químicos abrasivos (cera, limpiadores de piso) Para las puertas que llevan vidrio laminado no se recomienda limpiar con thiner o con solventes, solo con limpiavidrios. En caso de caída de gotas de pintura (aceite, agua, etc.) sobre el vidrio Frozen, limpiar inmediatamente para que las mismas no sean absorbidas por los poros abiertos del vidrio.

Limpieza rodamientos sistemas colgantes y corredizos

-

Paso 1: Aplicar limpiador en spray solo en el rodamiento (balinera) Paso 2: Luego aplicar aceite 3 en 1 o grasa de litio (preferiblemente). Paso 3: Limpiar el riel en las partes por donde se desliza el rodamiento para un mejor funcionamiento. Realizar este mantenimiento 4 veces al año.

Precauciones para el transporte y almacenamiento

Cargue y descargue: -

Debe ser cuidadosamente cargado al camión para evitar cualquier tipo de golpes o rayones. No debe ser lanzado o "tirado" al piso. Debe ser trasladado directamente del camión al área de almacenamiento para reducir su manipulación y exposición. En el camión debe cuidarse que las cajas queden seguras para que no se muevan en el transporte. El material debe ser cargado de tal manera que se minimice la necesidad de caminar sobre las cajas.

Almacenamiento: -

No debe almacenarse material a la intemperie o en el suelo. Los productos de Aluminio deben almacenarse en un lugar que no sufra caídas bruscas de temperatura o aumentos de humedad. Se debe evitar todo contacto con otros metales y la proximidad de productos químicos volátiles o vapores que puedan originar un ataque al aluminio.

Arrumes: -

Debe almacenarse en racks verticales, de tal manera que permita sacar los perfiles de frente Proteja los barrotes o parales de los anaqueles con neoprenos o plásticos para evitar el roce de los perfiles con la estructura.


Manipulación y almacenamiento del aluminio A pesar de la excelente resistencia del aluminio a la corrosión se deberán tomar algunas precauciones para evitar las causas principales para la alteración superficial de los productos. Una de ellas es el agua de condensación, generalmente puede producirse sobre los productos, tanto en el transporte como en el lugar de almacenamiento. Las manchas de humedad son siempre debidas a esta agua y su tonalidad depende del material y del tiempo de acción del agua entre superficies muy próximas entre sí. Si el material llega húmedo, debe secarse antes de su almacenamiento. Esto puede efectuarse por evaporación o por corrientes de aire seco o caliente y se deben evitar los cambios bruscos de temperatura entre el lugar de descargue y el almacenamiento. Se recomienda dejar pasar un tiempo para adaptación del material a la nueva temperatura, antes de almacenarlo definitivamente. La segunda causa de daño superficial del aluminio es el rozamiento de los productos. Por tal razón se debe de evitar que las caras visibles del perfil queden una sobre la otra o frente a la otra sin protección; se recomienda poner un aislante plástico (vinipel o tela) para evitar que en el movimiento las caras de los perfiles se rayen. •

Contacto con otros metales

El acero no protegido se oxida y los arrastres del óxido simplemente manchan el aluminio. En presencia de un electrolito. Tal como el agua de mar o las condensaciones de humedad en atmósfera industrial se pueden producir ataques locales.


Es conveniente evitar el contacto directo efectuando sobre el acero tratamientos como: el cincado, cadmiado. Pintura pigmentada al zinc, cromado de zinc, pintura bituminosa: o aislando el aluminio del acero por la interposición de una banda plástica de neopreno. Los tornillos de acero deben estar galvanizados o cadmiados. Pero aun así es preferible utilizar tomillos de aleación de aluminio o en su defecto, de acero inoxidable. Los contactos con el acero inoxidable no magnético no son peligrosos y dan resultados satisfactorios. El contacto del cobre y sus aleaciones (latón. bronce, bronce al aluminio) es peligroso para el aluminio y deben aislarse convenientemente los dos metales. Aunque el plomo es más electropositivo que el aluminio. Existen numerosos ejemplos de contactos aluminio-plomo que se comportan perfectamente bien. No se aconseja en particular. La utilización de pinturas al óxido de plomo (minio de plomo). •

Contacto con el yeso y el cemento

El polvo de yeso o de cemento en presencia de humedad y las salpicaduras de yeso o de cemento fresco provocan un ataque superficial al metal. Dejando manchas blancas después de limpiado. Incluso sobre aluminio anodizado. Estas manchas no tienen prácticamente influencia sobre la resistencia misma del producto, pero afectan su aspecto superficial El ataque sobre el aluminio se detiene cuando el yeso o el cemento han fraguado. Estos inconvenientes pueden ser fácilmente evitables mediante algunas precauciones de protección tales como la aplicación de bandas adhesivas. Lacas pelables u otra alternativa. •

Contacto con la madera

La mayor parte de las maderas secas no ejercen acción sobre el aluminio. No obstante, ciertas maderas tales como el roble y el castaño sufren una reacción ácida en presencia de la humedad. Por lo tanto, es conveniente pintar o barnizar estas maderas antes de ponerlas en contacto con el aluminio.