Page 1

BUEN OS

www.puertodepalos.com.ar info@puertodepalos.com.ar /EditorialPuertodePalos

9 789875 475748

ISBN 978-987-547-574-8

Prรกcticas del Lenguaje [ en Puerto ]

S E R AI

4


CONTENIDOS LECTURA DE UN CUENTO MARAVILLOSO TRADICIONAL // LOS CONECTORES TEMPORALES. CLASIFICACIÓN // EL CUENTO MARAVILLOSO TRADICIONAL . CARACTERÍSTICAS. LAS PARTES DE LA NARRACIÓN // EL TEXTO, EL PÁRRAFO Y LA ORACIÓN. CLASES DE ORACIONES SEGÚN LA ACTITUD DEL HABLANTE // EXPEDICIÓN ORTOGRAFÍA: EL PUNTO, LA MAYÚSCULA Y LOS SIGNOS DE ENTONACIÓN

TU

LO

1 CA

El cuento maravilloso tradicional Las hadas, el lobo feroz, Aladino, Cenicienta…, todos ellos nacieron en los cuentos maravillosos. Esos que cuentan los abuelos a sus nietos y que viajan de país en país, de un siglo a otro, por un camino sin fin.


Antes de zarpar

Observen la imagen y respondan. a. ¿Qué personajes aparecen? ¿Qué están haciendo? ¿Dónde se encuentran? b. ¿Cómo se relacionan los chicos de la imagen con los personajes? c. ¿En qué cuentos aparecen estos personajes? ¿Dónde se pueden encontrar esos cuentos? ¿Quién les contó a ustedes esas historias y en qué situación?


Antes de zarpar

1 2 3

Lean el título y observen las imágenes de esta página y de las dos siguientes. ¿Quién será el personaje más importante de este cuento? ¿De quién será el gato? ¿Por qué usará botas? ¿Qué hechos de la historia representarán las imágenes?

El gato con botas Versión de Ana Lucía Salgado Había una vez, un pobre molinero que pobre herencia dejó a sus hijos al morir. Al mayor, el molino; al del medio, el asno; y al Benjamín de la familia…, ¡el gato! —Mis hermanos vivirán bien. Pero a mí, después de comerme al Micho y hacerme un gorro con la piel, ¡se me acaba el cuento! —se dijo. El gato lo escuchó y le retrucó: —Conseguime unas botas para la maleza y una bolsa de lona, y vas a ver cómo no te fue tan mal en el reparto. Benjamín sabía que el gato no tenía un pelo de tonto, y accedió al pedido con alguna esperanza. Con sus botas calzadas y su bolsa al hombro, el Micho salió a cazar y consiguió una hermosa liebre. De inmediato, fue al palacio del rey y se hizo anunciar. —Su Alteza, el marqués de Carabás —así lo apodó a Benja—, le obsequia su mejor presa de hoy. El rey, chocho con el regalito, pasó de largo que ni sabía quién era el tal marqués.

10 |

|

CAPÍTULO 1

|

El cuento maravilloso tradicional


Esta fue la primera de muchas visitas que el gato hizo al rey, portando regalos del misterioso marqués. Así, el Micho se enteró de que el rey llevaría a su bella hija a pasear por el río. Sin explicar, le dijo a Benja: —Si te querés hacer rico, hoy te bañás en calzones en el río. El “marqués” hizo lo que su Micho le decía y, mientras se bañaba, pasó el rey con la hija por allí. El gato empezó a chillar: —¡Socorro! ¡El marqués de Carabás se ahoga! ¡Ayuda! El rey reconoció el nombre de su marqués regalero y mandó socorrerlo. En tanto, el gato mintió al rey que al pobre marqués le habían robado la ropa durante su baño. El monarca, sin dudar, hizo traer lujosas prendas para el joven. Bañadito y bien vestido, Benja era bastante pintón, por lo que la princesa quedó embobada apenas lo vio. El rey lo sumó al paseo. Tranquilo el Micho de que todo marchaba (resultaba buen actor el hijo del molinero), salió corriendo para adelantárseles. Llegó a un campo cercano y dijo a los campesinos que araban: —Si dicen al rey que este campo es del marqués de Carabás, los libraré del terrible ogro que es amo de todas estas tierras. Como sonaba bien el canje que proponía el extraño gato, eso dijeron los campesinos cuando el rey preguntó. Y este se sorprendió gratamente con su invitado. El gato volvió a adelantarse y propuso a los campesinos del campo vecino la misma cosa. Y estos lo mismo dijeron al rey, que estaba más y más encantado con el marqués y sus riquezas. Así, el gato llegó al castillo del ogro en cuestión, y consiguió que lo recibiera: —Dicen, señor, que puede transformarse en cualquier animal. En uno grandote, supongo que sí. Pero en uno pequeñito, en un ratón, digamos, me suena imposible… —Sagaz, el Micho conocía bien los poderes de su anfitrión.

| 11


Lengua a bordo

El texto, el párrafo y la oración

Antes de zarpar

Lean el siguiente texto. ¿En cuántas partes lo dividirían? ¿Cómo lo harían? ¿Por qué? Un día, Alí Babá estaba en el bosque cortando leña, cuando oyó un ruido que se acercaba. Se parecía al galope de cuarenta caballos. Se asustó, pero como era curioso, se trepó a la copa de un árbol para ver qué sucedía. Desde su escondite vio que eran, en efecto, cuarenta caballos. Sobre cada animal, venía un ladrón con una bolsa llena de monedas de oro y toda clase de piedras preciosas. Los ladrones pasaron por debajo de Alí Babá y se apearon frente a una gran roca completamente lisa. Entonces, el jefe de los ladrones le gritó: “¡Ábrete, sésamo!”, y la roca se abrió.

En un texto escrito, la información se organiza en párrafos, compuestos por oraciones. Las oraciones están formadas por una palabra o un grupo de palabras con sentido completo. Comienzan con mayúscula y terminan con un punto, aunque también pueden estar enmarcadas por signos de interrogación (¿?) o de exclamación (¡!). Los párrafos son conjuntos de oraciones relacionadas entre sí porque se refieren al mismo tema. Comienzan con un espacio en blanco llamado sangría y terminan con un punto. El texto desarrolla un tema general, y los párrafos que lo componen, un subtema cada uno. En el fragmento que leyeron de “Alí Babá”, la información se organiza del siguiente modo:

Primer párrafo “Qué le pasó a Alí Babá cuando estaba en el bosque”. TEXTO “Cómo descubrió Alí Babá que la roca se abría”.

Segundo párrafo “Qué vio Alí Babá desde su escondite”.

Tercer párrafo “Cómo se abrió la gran roca”.

16 |

|

CAPÍTULO 1

|

El cuento maravilloso tradicional


Lengua a bordo

Clases de oraciones según la actitud del hablante Las oraciones se pueden clasificar de acuerdo con la actitud de la persona que habla, sus intenciones, sus deseos y sus estados de ánimo.

D

¿Cómo expresan ustedes un deseo? ¿Y una emoción? ¿Cómo dan una orden o formulan un pedido?

Según la actitud del hablante respecto del contenido de su mensaje, las oraciones se clasifican en: ˆ Enunciativas: afirman o niegan un hecho. Por ejemplo: enunciativa afirmativa Alí Babá era un hombre justo. enunciativa negativa Los ladrones no sabían que Alí Babá los estaba espiando. ˆ Interrogativas: formulan una pregunta y, en general, se escriben entre signos de interrogación. Por ejemplo: ¿Descubrirían los ladrones a Alí Babá? ˆ)\GPEQEXMZEW expresan emociones, como alegría, enojo o sorpresa; se escriben entre signos de exclamación. Por ejemplo: ¡La roca se movía sola!

El amarradero 1

2

ˆ(IWMHIVEXMZEW expresan un deseo. Por ejemplo: Ojalá no adviertan que está sobre el árbol. ˆ-QTIVEXMZEW indican una orden o un mandato. Por ejemplo: ¡Ábrete, sésamo! ˆ(YFMXEXMZEW expresan una duda o probabilidad. Suelen comenzar con expresiones como tal vez, quizá, acaso. Por ejemplo: Quizá tras la roca mágica, los ladrones oculten sus riquezas.

3

4

Enumeren la cantidad de párrafos y de oraciones que tiene el texto de Alí Babá. Clasifiquen las oraciones del siguiente diálogo según la actitud del hablante. —¡Robaste estas joyas, Alí! —No, no las he robado. —¿Por qué las traes en esa bolsa, entonces? —Las encontré detrás de una roca mágica. Continúen el diálogo anterior agregando una oración más de cada clase. Subrayen las ideas principales de las páginas 16 y 17.

| 17

Practicas del Lenguaje 4 (Buenos Aires) - serie Activados Bináreas