Page 1

Pรกgina | 1


Pรกgina | 2


Página | 3

moderadoras: Lucia & Aria

traductoras:

JesMN Agus901 Aria Pachi15 nElshIA LizixD11 Malu_12 Shari Bo

MaryLuna rihano sofia1809 vaaleria Cereziito24 Niki26 Mere Jane

Nanis AriannysG flor212 maggiih JesMN Malu_12

Vettina ClarisseGeek-Hornitt Cournne Lucia Black Carool Dain LuzM

correctoras:

Stteffanye Mellark Aria Dain Lalak Kisy92 SusiJk

recopilación y revisión: Nanis y Aria

diseño: Gaz


Página | 4

Sinopsis Prólogo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 Próximamente… Sobre Sara Wolf


Página | 5

E

l fuego se encuentra con el hielo. El amor con el odio.

Isis Blake de diecisiete años no se ha enamorado en tres años, nueve semanas, y cinco días, y después de lo que pasó la última vez, pretende mantenerlo de esa forma. Desde entonces ha perdido treinta y ocho kilos, se ha hecho cuatro mechas moradas en el pelo, y se ha mudado a Ohio en el culo del mundo para ayudar a su madre a escapar de una mala relación. Todas las chicas en su nueva escuela quieren una cosa —Jack Hunter, el Príncipe de Hielo del Instituto East Summit. Caliente como un anuncio de Armani, suficientemente inteligente como para entrar a Yale, y más frío que el Ártico, Jack Hunter nunca ha salido con nadie. Seguro, la gente le ha visto por la ciudad con mujeres hermosas, pero nunca les ha concedido su tiempo a las chicas de instituto. Hasta que Isis le da un puñetazo en la cara. Jack ha conocido a su igual. De repente todo es un juego. El objetivo: Hacer que el otro ruegue por misericordia. El tablero de juego: El Instituto East Summit. El premio: Algo que ninguno de los dos esperaba.


Página | 6

E

xtiendo la mano para alcanzar la suya, la mía temblando. Sus dedos se ven tan largos, esbeltos, y gentiles. Se sienten suaves y cálidos. Agarro unos pocos, como si fueran un salvavidas. Una balsa en el mar. Una cuerda en un hoyo profundo. —Hueles bien —digo—. Y es divertido meterse contigo. Me gusta tu madre. Eres inteligente. Un poco tonto, pero también un poco inteligente. Me he divertido. Con la guerra. El beso. Y la cita. Me llamaste hermosa y fue agradable. Así que incluso si no luchamos otra vez, incluso si me odias para siempre por decir que me gustas, gracias. Muchas gracias… No consigo terminar. Jack se inclina, sus labios en los míos, me doy la vuelta y me empujo hacia arriba, él me empuja y estoy contra las almohadas, la cabecera y me está besando.


1

Página | 7

3 años 9 semanas 5 días

C

uando tenía seis años, mi padre me dijo algo muy cierto, todo el mundo tiene una lista de tareas pendientes.

Me tomó otros once años crear una, pero gracias a un cierto idiota en mi vida, mi lista se terminó: 1. No hables de amor 2. No pienses en el amor 3. Pensar y hablar sobre el amor conduce al amor, que es el enemigo. No confraternizar con el enemigo. Incluso si esos actores calientes en las películas hacen que parezca tierno, agradable y tentador, no caigas en la trampa. Es el mayor mal en el mundo, el peor villano jamás creado por la bombeadora de hormonas imbéciles adolescentes. Es el Joker, Lex Luthor, ese con sobrepeso que siempre fastidia a la Pandilla de Scooby-Doo. Es el jefe final de la broma enorme de un videojuego al que llamas tu vida. Todo el mundo en la fiesta de Avery Brighton ahora tiene su propia lista de cosas por hacer, y la mayoría de ellos parecen idénticos a la siguiente: 1. Emborracharse 2. Ponerse más borracho 3. Tratar de no vomitar en cualquier persona linda. 4. Intentar anotar con la persona linda a la que estás intentando no vomitar encima Es una lista a prueba de todo que es fácil de seguir, incluso para los idiotas. Asegura que estás lo suficientemente borracha como para pensar que todo el mundo es lindo, así que no vomitas sobre nadie, y tratas de anotar con todo el


mundo. Es básicamente un cómo para las personas que ven demasiado la MTV y piensan que tener diversión es emborracharse y salir con alguien que no recuerdan. Hace que todos los que están aquí sean intolerables. Especialmente los chicos. Uno de ellos coloca sus brazos alrededor de mis hombros, su cara roja y murmurando sugestivamente sobre ir a un lugar más tranquilo. Arrugo mis labios y lo empujo Página | 8 antes de apresurarme a la cocina. La gente está demasiado ocupada emborrachándose aquí como para molestarse en ligar con chicas. No es que liguen mucho conmigo. Tener ligues es todavía algo nuevo, una cosa extraña, porque los chicos generalmente no ligan con las chicas gordas y eso es lo que solía ser. La chica gorda. Coloco bien la parte de debajo de mi camiseta Florence and the Machine para asegurarme que lo cubre todo. Presumir tus estrías para toda la población “genial” de secundaria East Summit, probablemente no es la mejor manera de hacer amigos influyentes. O amigos, y punto. Me conformaría con cualquiera. Caray, a este ritmo me conformaría con un enemigo. Sin un ancla, el mar de la escuela secundaria es el peor paseo del mundo. —Isis. —Una chica borracha chapotea hasta mí, su cabello negro pegado a su cara por el sudor―. ¡Hoolaaaa! ¿Cómo... qué... estás haciendo aquí? ―¿Uh, sí? —Intento. Ella se ríe. ―Soy Kayla. Nos conocimos en historia de… planeta. ―Historia del Mundo ―ofrezco. ―¡Sí! —Aplaude y me señala―. Wow. Eres muy inteligente. ―Estaré muy mojada si no dejas eso. ―Coloco su mano suavemente en posición vertical, con el vaso rojo de la cerveza precariamente goteando en el suelo y en mis jeans. ―Oh, ¿estarás mojada? ―Cierra sus dos ojos muy fuerte y sonríe. Cuando no reacciono, lo hace de nuevo. ―¿Qué estás haciendo? ―preguntó. ―¡Guiñando! ―De donde yo vengo, a eso se llama estar borracha. ―¿Borracha? ―Mueve los labios formando una sonrisa, rociando un poco de cerveza sobre mí―. ¡Ni siquiera un poco! ―Mira, eres realmente ―hago una pausa mientras Kayla eructa―, genial y gracias por hablar con la chica nueva rara, pero creo que tienes que ir a descansar. O, posiblemente, volver atrás en el tiempo. Antes de la invención del licor. ―¡Eres tan graciosa! ¿Quién te invitó?


―Avery. —Ohhh, ella está haciendo esa cosa otra vez. ―Kayla ríe―. ¡No bebas el ponche! ―¿Qué cosa?

Página | 9

―Ella invita a tooodooooos los chicos nuevos a una fiesta. Si se quedan toda la noche sin llorar u orinarse, son geniales en nuestro libro. Genial. Siete horas bebiendo cerveza de mierda comprada por el hermano mayor de alguien es el campo de pruebas para quién es genial y quién no lo es. Debería haber esperado eso de un aburrido y estéril pequeño barrio residencial de Ohio como éste. ―¿Qué hay en el ponche? ―pregunté, mirando por encima de mi hombro al recipiente de plástico gigante lleno de un líquido color rubí. ―¡Polvo lax... laxa... polvo para cagar! ―concluye Kayla. Algunos chicos circulan alrededor de ella como tiburones, sólo esperando el momento en que pase el umbral de borracha a demasiado borracha como para protestar. Les miró por encima de su hombro, la llevo de la mano hacia arriba, y voy al segundo piso, donde está tranquilo y no está lleno de buitres en celo. Nos apoyamos en la barandilla y vemos el caos de abajo. ―Así que, ¿de dónde eres? ―pregunta Kayla. Ahora que no se balancea locamente, puedo mirarle bien. Su cabello oscuro y sus ojos hacen de ella una de las pocas personas que no es blanca en la escuela. Su piel es ámbar, del color del panal. Es muy bonita. Mejor que la mayoría de las chicas de aquí, de todos modos, y sin duda mucho mejor que yo. ―Soy de Florida ―le digo―, Good Falls. Pequeño, un lugar aburrido. Un montón de mosquitos y deportistas de fútbol. ―Se parece mucho esto. ―Se ríe, tragando el resto de su cerveza. Alguien en la planta baja abre una lata de salchichas de cóctel y comienza a lanzarlas a su alrededor. Las chicas gritan y se agachan a recogerlas o sacarlas de sus cabellos y los chicos se las tiran unos a otros y tratan de sacarlas de las camisetas de las chicas. Una salchicha vuela y se queda atascada en el candelabro, y Kayla dice “ohhhh”. ―A la madre de Avery no le va a gustar eso ―dice. ―Sus padres son probablemente unos snobs adinerados. ―¿Cómo lo sabes? Son VEOs o algo. ―CEOs1.

1

CEO: Director Ejecutivo.


―¡Sí! Supongo que es un trabajo muy importante, pero luego pienso muy duro en ello y ¿cómo puede ser tan importante si se trata de sólo tres letras? ―Puedes estar en lo cierto. Algo muy borracha, pero definitivamente es algo. Página | 10

Me sonríe, y estira la mano para tocar una parte de mi cabello. ―Me gusta ese color. ―Locura Violeta ―digo―. Así es como lo llamaba la caja. ―Oh, ¿te teñiste tú misma? ¡Genial! Fue parte de mi pacto conmigo misma; bajar de peso, teñirme el cabello, ponerme ropa que me quede realmente bien. Convertirme en una mejor persona. Convertirme en la persona con la que un cierto alguien querría una cita. Pero no le digo eso, porque esa era la vieja yo, quien pensaba que el amor no era estúpido. La que haría cualquier cosa por un chico, incluso perder treinta y ocho kilogramos en dieta y sudando como una cerda. La que iría a clubes sucios para beber y fumar sólo para pasar el rato con sus amigos. Ni siquiera con él. Sus amigos. Intenté ser aceptada por ellos, como si eso haría que le gustará más. Pero esa ya no soy yo. No estoy en Good Falls. Estoy en Northplains, Ohio. Nadie conoce a la vieja yo, así que no voy a sacarla a la luz sólo para avergonzar a mi nuevo yo. Estoy desesperada por amigos, no socialmente suicida. Hay una línea muy fina y patética entre los dos y estoy andando de puntillas sobre ella como una bailarina de ballet en su primer recital. ―Oh mierda ―sisea Kayla de repente―. No sabía que él estaría aquí. Miro hacia donde están clavados sus ojos. Es inconfundible de quién está hablando. En medio del caos del lanzamiento de salchichas y borrachos bailando a los Black Eyed Peas es una isla de calma. Tiene que medir como metro ochenta por lo menos. Sus hombros son anchos, y todo en él es musculo, su cintura, sus largas piernas, sus pómulos ridículamente afilados. Su cabello desordenado no es muy rubio, pero no es del todo marrón, es más como un color cambiante. A mi lado, Kayla le está comiendo con los ojos, con todo lo que tiene, y no es la única. Las chicas se han congelado cuando ha entrado, y los chicos le están dando miradas despectivas. Quienquiera que sea él, puedo decir que es una de esas personas que es popular de todas las maneras equivocadas. Se adentra más a la fiesta, guardándose para sí. Normalmente asientes a la gente cuando entras, o buscas a alguien que conozcas en el mar de la multitud. Pero este chico no. Sólo camina. No tiene que caminar empujando a través de la gente, se apartan de forma natural. Es como si tuviera un escudo invisible alrededor de él. Lleva una expresión de aburrimiento permanente, como si todo a su alrededor le es poco interesante. ―Ese es Jack. Jack Hunter ―susurra Kayla―. Nunca viene a fiestas de este tipo. Están por debajo de él.


―¿Debajo de él? Está en la escuela secundaria, Kayla, no en la maldita corte real… ―Tiene un apodo por aquí; Príncipe del Hielo. Así que es como un tipo de la realeza. Página | 11

Me río. Cuando la cara de Kayla sigue seria, me detengo. ―Espera, ¿no estás bromeando? ¿Realmente le llaman así? Se ruboriza. ―Bueno, ¡sí! Igual que nosotros llamamos a Carlos el quarterback mexicano Tortilla Caliente y al chico raro con demasiados cuchillos a quien le gusta pasar el rato alrededor de la biblioteca Creeper McJeepers. ¡Jack es el Príncipe de Hielo porque eso es lo que es! Se me escapa otra carcajada, y ésta debe de ser muy fuerte, ya que hace que Jack levante la vista. Ahora que está más cerca, puedo ver su cara también. La expresión de aburrimiento no le hace nada. Kayla me susurra “es lindo”, pero eso no lo es todo. No tiene esa cara de niño lindo de la forma en que las chicas ríen nerviosamente acerca de dormir fuera de casa y entre clases. Es guapo, del tipo con ojos de león, nariz afilada, labios anchos, guapo que se ve en los anuncios de trajes italianos. Puedo ver por qué le llaman el Príncipe de Hielo. Aparte de la espesa niebla de pretensiones que le sigue, sus ojos son del color de un lago congelado, a través de un azul tan claro que parece casi transparente. Y están mirando directamente hacia mí. Kayla hace un ruido inquietante parecido a un mono pequeño y se esconde detrás de mi hombro. —¡Nos está mirando a nosotras! —susurra. —¿Por qué te escondes? Kayla murmura algo en mi camiseta. Pongo los ojos en blanco. —Te gusta. —¡No tan alto! —Aprieta mi cuello y estira. —¡Ay, ay! No puedes tener mis vértebras, ¡las necesito! —¡Entonces no digas cosas tan estúpidas como esas tan alto! —¡Pero te gusta! Retuerce, y yo grito. Nuestro escándalo no está haciendo nada para evitar los ojos de Jack, o cualquier otra persona. Me las arreglo para hacer palanca con sus dedos en la parte de mi sistema nervioso que se asegura de mantener la respiración y me cuelo en el baño para hacer pis. El baño es un desastre, y le doy palmaditas de simpatía en mi salida. Mantente fuerte, colega. De una forma u otra, todo esto va


a terminar pronto. O caeremos todos muertos por intoxicación de alcohol, o tu taza erosionará por la acidez de los galones de vómito a las que has estado sometido. ¿Es que te dan beneficios de jubilación? ¿No? Ellos deberían. Debemos protestar. Piquete. Unión Asociada de Inodoros. Página | 12

Cuando he terminado de hablar con el inodoro de una manera completamente cuerda, me encuentro con la cosa exacta que no quería ver; Kayla, en la planta baja de nuevo. Pero los chicos la están dejando en paz. Todos excepto uno. O más bien, es un chico al que ella no está dejando en paz. —N-normalmente no te veo en este tipo de fiestas ―balbucea Kayla a otro, que no es más que el mismísimo Jack. Él se burla: —No. No me gusta especialmente rodar por el barro. Esta noche es una excepción. —Mira a su alrededor, torciendo el labio—. Pero tú lo haces, supongo. —¿Q-Qué? No, quiero decir, sólo soy amiga de Avery. Ella me hizo venir. Ni siquiera me gustan mucho estas fiestas… —Hablas arrastrando las palabras y estás tropezándote. Apenas puedes controlar tu propio cuerpo. Si tienes que emborracharte para soportar las fiestas a las que tus amigos te hacen ir, entonces eres una idiota que ha hecho los amigos equivocados. La expresión de Kayla se pone rígida, como si le estuviera dando una bofetada, y luego sus ojos empiezan a humedecerse. Mi sangre empieza a hervir, ¿quién demonios se cree que es? —Eso no es lo que quería decir —dice Kayla. —Y pareces exactamente el tipo de chica que se queda con unos amigos a los que odia. Probablemente también te odian. Debe ser fácil, esconderlo detrás de todo ese alcohol y todas esas marcas. Las lágrimas de Kayla se desbordan por sus mejillas. Jack suspira. —¿Eres tan cobarde qué lloras cuando alguien dice la verdad? Mi corazón golpea en mi pecho. Aprieto los puños tan fuerte que no puedo sentir mis dedos. Empujo a un lado al chico con la cara roja, que trata de ligar conmigo otra vez y me lanzo a través de la multitud. Kayla no es mi amiga. Aquí nadie lo es. Pero ha sido agradable conmigo cuatro segundos, verdaderamente agradable, no el veneno azucarado de Avery de invitarme a la fiesta rara. Y cuatro segundos es más de lo que jamás pensé que iba a conseguir. Es lo máximo que he tenido en mucho tiempo. Los labios de Jack se curvan en una mueca de desprecio. Dilo. Di una cosa más, niño bonito. Te reto.


—Eres patética. Esa es la primera vez que golpeo en la cara a Jack Hunter. Y cuando mis nudillos se conectan con los pómulos estúpidamente altos y se tambalea hacia atrás con una furiosa tormenta gestándose en sus ojos de hielo, de alguna manera me da Página | 13 la sensación de que no será la última. —Pide disculpas a Kayla —exijo, y toda la casa se queda en silencio. Se inicia como una onda, la gente junto a mí y Kayla y Jack cae en silencio. Y luego se mueve, saltando como una pulga, como una enfermedad, silenciosa y siniestra y se propaga más rápido que una imagen de un gato en Facebook. Es como si toda la fiesta se ha detenido, se ha ralentizado sólo para ver lo que Jack va a hacer. Quieren un espectáculo. Son una manada de pequeñas y despiadadas hienas y yo acabo de morder al león. Tal vez Jack puede sentir eso, porque una vez que se recupera de la conmoción mira a su alrededor con cuidado, como si estuviera planeando su próximo movimiento, y luego me mira con una mirada tan fría que probablemente podría congelar la lava. —A juzgar por tu expresión —cuzo los brazos y frunzo el ceño—, obtener un puñetazo por ser un idiota es algo nuevo. Se frota la nariz con la mano, un poco de sangre corriendo por su boca. Lo lame tranquilamente de su dedo pulgar, y luego de sus labios. Kayla está con el rostro pálido y se queda en su lugar como un maniquí. La música resuena sordamente y el bajo golpea, lo único que se atreve a interferir con el tenso silencio en el que toda la habitación está esperando. Jack no habla. Así que lo hago yo. —Permíteme utilizar palabras muy pequeñas para que lo entiendas —le digo con una lentitud exagerada—. Pide disculpas a Kayla por lo que has dicho antes. Alguien se ríe entre la multitud. Susurros se mueven en los oídos de la gente y en sus bocas. No me importa lo que piensen, o si he fallado la estúpida fiesta de prueba. Sólo me importa que se disculpe con Kayla. Le ha hecho daño en más formas de las que sabe. —¿Por qué estás tan interesada en defender a una chica que no conoces? — Jack finalmente me pregunta, su voz profunda y con una cualidad mortal en ella—. Corrígeme si me equivoco, pero ¿no eres nueva? Eso explicaría la estúpida ignorancia. ¿Tienen escuelas en Florida? ¿O es que aprenden de los cocodrilos y los campesinos? Un “ooooh” se propaga por la habitación. Un rubor se arrastra sobre mis mejillas, pero no dejo que me llegue. Me han dicho peores insultos. Esto no es nada. Me burlo: —No puedo esperar y mirar, mientras un cabrón pisotea el corazón de otra chica. No es mi estilo.


Este segundo “ooooh” es mucho más fuerte. Siento que un brillo de orgullo florece en mi pecho. Mis manos y la cara están calientes, y estoy temblando, pero no voy a demostrarlo. No le voy a dejar ganar. No voy a dar marcha atrás. He lidiado con niños de mamá titulados como él por docenas en mi vieja escuela en Florida. Todos son iguales intercambiamos insultos hasta que le humillo tanto Página | 14 delante de toda esta gente que no puede contraatacar. Esa es la mejor manera en que esto podría suceder. Kayla conseguiría su justicia. Pero no es así como sucede. Él no contraataca. Se inclina a matar, sobre mi hombro, sus labios tan cerca que siento aire caliente pasando por encima del lóbulo de mi oreja. —Porque te ha pasado a ti, ¿no es así? Me quedo sin aliento. Trato de suprimirlo, pero me estremezco, y cuando Jack lo ve se ríe. El sonido es quebradizo y fresco, como una cosa congelada rompiéndose en dos, y levanta una mano como a modo de despedida a la habitación y sale por la puerta por la que ha entrado, el césped en la noche lleno de coches mal estacionados se lo traga. La casa comienza a hablar de nuevo. La gente se ríe, baila y bebe de nuevo, besándose contra las paredes con un vigor renovado. El calor y el hielo chapotean en mis venas a la vez, una y otra vez. Mi corazón está siendo apretado por una pesada mano de hierro, y no puedo respirar. Kayla pone una mano en mi hombro. —¿Estás bien, Isis? ¿Cómo lo sabía? ¿Podía realmente leerme así de bien? Sí, me pasó lo mismo a mí. Un chico me rompió el corazón, no, más que eso. Rompió mi alma, mi corazón, y lo que solía ser. Después de tres años, nueve semanas y cincuenta y un días, debería ser capaz de ocultarlo mejor. Así que ¿cómo iba a saberlo? Todo el mundo está mirándome. No puedo salir corriendo por la puerta, ya que es por ahí por donde se ha ido él, o van a asumir cosas. No puedo ir arriba para estar sola, o asumirán que él ha ganado. ¿Ganar qué? Todavía no estoy segura, pero el antagonismo que se arqueaba entre nosotros se sentía como una fiebre, demasiado caliente y negándose a ser ignorado. No quiero nada más que acurrucarme en un lugar tranquilo y cuidar la costra que él ha arrancado de mi herida abierta, pero no puedo. La gente podía haber vuelto a la fiesta, pero también me están mirando para la confirmación de qué es exactamente lo que ha pasado, y lo que haga ahora determinará eso. Me ha atacado en mi nivel más personal. Ha abierto una herida en la que no quería volver a pensar, por la que vine aquí para escapar.


—¡Me ha dado un beso! —anuncio en voz alta a Kayla—. ¡Ha sido asqueroso! Toda lengua y nada de habilidad. Los ojos de Kayla se ensanchan. Mis palabras se hacen eco de nuevo a mí a través de la música en fragmentos de voces de diferentes personas. Beso. Chica Página | 15 Nueva. Jack Hunter. El Príncipe de Hielo ha besado a la Chica Nueva. Mientras se propaga, saco a Kayla de la mano y la llevo a la cocina. Está temblando. Pongo mis manos sobre sus hombros y la miro a los ojos. —Tú… Tú y él… —comienza. —No hemos hecho nada —murmuro—. Te lo juro. Acabo de decir eso para hacerlo quedar mal. Sus ojos se iluminan momentáneamente y se oscurecen, y de alguna manera eso me pone más triste que enfadada. A ella todavía le gusta, incluso después de que le llamara patética frente a un montón de gente. Me siento tan mal por ella. Yo solía ser ella y por eso me siento tan condenadamente mal por ella. —¡No puedo creer que en realidad le hayas dado un puñetazo! —dice Kayla—. ¡Estás loca! —Tú estás loca para que te guste un tipo como él —suspiro—. ¿Tu madre nunca te ha dicho que te mantenga alejada de los perros salvajes? —¡No es un perro! —protesta—. Nunca me ha golpeado. —Porque es gay. —Tiene novias universitarias maduras. Una nueva, cada semana. —Porque las ha pedido de Rusia. O Saturno. Cualquiera que tenga más chicas tristemente desesperadas por dinero. Kayla se tambalea, y la ayudo a sentarse en el suelo de madera pulida en la encimera de la cocina. Hay un gran armario. Lo siente contra su espalda, borracha lo abre y se arrastra al interior, cerrando las puertas detrás de ella. Me vuelvo muy paciente y comprensiva durante diez segundos completos y luego llamo. Un murmullo resuena desde el interior. —Vete. —Vamos. No lo siento. Se lo merecía, ¿de acuerdo? —¡Me ha gustado desde cuarto grado! —se lamenta Kayla—. ¡Esa ha sido la primera vez que he hablado con él! ¡Y… vas y lo arruinas! ¡Se acabó! ¡Mi vida se ha acabado! —Fue una vida bien vivida. —Asiento.


—¡No voy a morir realmente! —Abre de golpe las puertas del armario para llorarme. —¡Ah, pero sí! En unos setenta años. Pero por ahora estás muy viva y muy borracha, así que creo que voy a llevarte a casa. Página | 16

—¡No! Puedo conducir yo misma. —Sale del armario y rápidamente se desliza hacia abajo. La atrapo y tiro de ella, y juntas vamos a través de la puerta principal. —Puedes conducir por ti misma a un acantilado, sí. —¡Puede que lo haga! —gime Kayla—. ¡Jack me odia ahora! —Oh no es así. Estoy segura de que te recordará con cariño como la chica número cuatrocientos treinta y seis a la que hizo llorar. Kayla se echa a llorar, y yo la medio arrastro, medio tiro de ella a través del césped a mi pequeño escarabajo VW. Es verde claro y oxidado, con un faro roto y latas de refresco que cubren el suelo, pero hace su trabajo de dejar que todo el mundo sepa que soy pobre y eso es realmente todo lo que pido de un coche. —Isis. Una voz me llama. Kayla intenta darse la vuelta, pero está tan borracha que apenas se tambalea en su lugar un poco y eructa. La ayudo a subir al asiento y cierro la puerta, volviéndome hacia la voz. Avery Brighton camina hacia mí, rizos rojos rebotando y los ojos verdes brillantes. Es una pintoresca muñeca irlandesa, con piel de porcelana, esbeltas proporciones, y una serie perfecta de pecas en la nariz de botón. Es como si Dios hubiera retocado toda la mierda de ella, y se quedó sin pintura para todos los demás, miró a todos los bebés que estaba arrojando a la Tierra y dijo “jaja uuups pero mira ésta es una obra maestra”. —¿Estás secuestrando a Kayla? —pregunta Avery, sonriendo con una sonrisa de muñeca de porcelana. —Teóricamente, no soy para nada el tipo de persona que haría eso, pero también teóricamente si supiera cómo secuestrar a alguien por haberlo mirado en Google cuando estuve muy aburrida en las vacaciones de Navidad el año pasado, entonces teóricamente habría mucho más cloroformo y cinta adhesiva involucrados. En teoría. —Sí, bueno, eso es muy interesante, pero voy a pedirte que me la devuelvas. La necesito aquí. —¿Ella como que parece estar fuera de sí? ¿Y también está realmente disgustada debido a algunas cosas que no sé si has visto o no que han pasado? —Lo he visto. Ha sido interesante. Probablemente lo más interesante que ha pasado en todo el año, además del intento de suicidio de Erika —dice Avery. Me


mira de arriba abajo, como si me viera en una nueva luz, y luego me señala—. Pero eso no excusa a Kayla de ciertas funciones que necesita llevar a cabo esta noche. —¿Eso es un poco raro? ¿Como que, es una cosa muy vaga y amenazadora que decir acerca de alguien? Además no creo que seas su dueña y tiene que acostarse y Página | 17 relajarse, ¿así que la llevo a casa? Ando alrededor del coche hacia el lado del conductor cuando la cara de Avery se oscurece y se vuelve más del estilo de perfectamente mortal vampira. —¿Por qué hablas en preguntas? —pregunta. —¿Por qué lo haces tú? ¿Hablar en preguntas? —Estiro el cuello por encima del capó y mantengo el contacto visual. Es como una osa. Una osa muy rica y muy grande, No puedo mirar a otro lado o va a atacar y utilizar mis entrañas para forrar su bolso Louis Vuitton. —Si te vas ahora, no te voy a invitar a otra fiesta de nuevo. —Está bien. Eso es algo bueno, ¿porque no creo que quiera asociarme con personas que dicen que los intentos de suicidio son interesantes? ¿Y qué hacen zumo de caca y fingen que es ponche? ¿Eso es casi tan malo como poner a los Black Eyed Peas en bucle? Entro rápidamente, arranco el coche, y salgo. Avery observa con una contracción indiferente aunque irritada en su ceja. Bajo la ventana cuando me acerco a ella. —Eres como popular, ¿así que supongo que tengo que darte las gracias por invitarme? ¿También por amenazarme? Como que wow, esa ha sido una mala fiesta, ¿pero una muy buena amenaza? ¿Te doy dos estrellas por el esfuerzo? ¿Estoy balbuceando? —Hago una pausa—. ¿Continuarás estudiando en la escuela? —Vas a mi escuela, idiota. Lo ha hecho. Me ha llamado la palabra con i. La chica más popular de la escuela acaba de llamarme la palabra con i. O bien tengo que matarme a mí misma, volver a Florida, o conducir muy rápido y que no me importe una mierda. Piso el gas y giro en torno a una estatua de león mientras acelero por su camino de entrada, excepto que giro lo suficientemente rápido y uno de los testículos del león sale volando en una fina nube de hormigón. Dejo atrás un montón de nuevos enemigos y un león con un solo testículo y me llevo a casa una posible amiga que piensa que he arruinado su amor platónico e incluso si eso apesta aun así es mejor que lo que he vivido, que eran tan sólo tres años, nueve semanas, y cincuenta y un días de malos recuerdos.


2

Página | 18

3 años 9 semanas 6 días

D

ejo caer una considerablemente más sobria Kayla en su modesta casa en una tranquila calle sin salida. Me mira fijamente con ojos legañosos, su maquillaje arruinado por las lágrimas, y murmura en

voz baja.

—Gracias. —Hombre, lo siento. —Suspiro—. Realmente lo siento, Kayla. Se encoge de hombros. —Lo que sea. Nos vemos el lunes. No es lo que sea. La gente dice eso cuando la situación es demasiado difícil para ponerla en palabras. Si ella todavía me considera un elemento corpóreo digno de ser registrado visualmente el lunes, voy a estar malditamente feliz. Mientras conduzco a casa, el oscuro camino sinuoso alrededor de pastos de vacas y campos de maíz, el grabado de los fríos ojos azules de Jack y sus palabras irritantes hacen eco en mi cabeza. “Porque te pasó a ti, ¿verdad?” Agarro el volante con fuerza. No tiene idea de lo que me pasó. "Yo no salgo con chicas feas." Una nueva voz hace eco. Sin Nombre, el chico que me gustaba. ¿Amaba? gustaba. Ya no lo sé. Todo lo que sé es que me hizo daño. Pero lo llamo Sin Nombre en mi cabeza. Su verdadero nombre todavía me causa dolor físico. Respiro de manera uniforme, dentro y fuera, tratando de calmar el dolor en mi pecho. Lo he superado. Realmente lo he superado. Después de tres años, nueve semanas, y cincuenta y un días, lo he superado. Estaciono en el camino de entrada de casa y apago mi coche. Me siento en la oscuridad, empujando los malos recuerdos y metiendo algunos nuevos. He hecho una especie de amiga. Mamá es más feliz aquí. No he visto al Sin Nombre en más de dos meses. Eso es bueno. Esas son las buenas y nuevas cosas para llenar los agujeros en las paredes de mi mente dejados atrás por las decadentes cosas malas.


Las buenas y nuevas cosas son frágiles, pero van a mantener fuera el viento frío por ahora.

Página | 19

Me sonrío en mi espejo retrovisor. Ser todo menos feliz es peligroso cerca de mamá últimamente. Así que tengo que fingir mucho, o al menos fingir el tiempo suficiente para llegar a mi habitación. Nuestra casa es de un solo piso, con las puertas y las paredes blancas y la decoración interna azul. Una oxidada campanilla de viento tintinea ligeramente en el patio, y el jardín no es nada más que unos pocos parches de hierba rala de color amarillo. Una parrilla rota está desplomada en la esquina junto a la manguera de escape, y una docena de rosas marchitadas tal vez rojas tal vez color mierda luchan para salir a flote desde el arbusto moribundo que separa nuestro jardín de la calle. Es feo a la luz del día, pero por la noche, con la luz que brilla a través de las cortinas, pretender que no es un basurero es mucho más fácil. Es el único lugar decente que mamá podía permitirse, pero está muy lejos de la pequeña cabaña junto al mar en la que crecí en Florida. —¡Estoy en casa! —Empujo la puerta. Nuestro gato, Hellspawn alias Coco también conocido como sal-de-la-nevera-tú-idiota, anda con delicadeza hacia mí y se frota en mis tobillos mientras pongo mis llaves en el plato y me quito el abrigo. Mamá viene, su bata de baño fuertemente apretada a su alrededor y su rostro ansioso. Es hermosa, de una manera de cuadro antiguo, con vetas grises en el cabello y las líneas de expresión suaves. Sus ojos oscuros están claros. —¿Te has divertido? ¿Con cuántos chicos te has besado? —pregunta. —Setenta. Por lo menos. —¿Cuántos tragos has tomado? —Catorce. He soltado el volante a mitad de camino a casa y Jesús me ha llevado el resto del camino. Se ríe y me acaricia la cabeza. —Me alegro que te hayas divertido. Ambas sabemos que no bebo ni beso chicos, así que es más una broma interna mórbida que nada. Ella se arrastra hacia la cocina, donde la esperan su periódico y un poco de té. Hellspawn salta en la silla opuesta a la que mamá se sienta y cortésmente empieza a lamer sus bolas. —¿Has tomado tus medicamentos? —le pregunto. Mamá suspira. —Sí. Por supuesto. No tienes que preocuparte por mí, soy una mujer adulta. Puedo cuidar de mí misma. Miro el mostrador de la cocina. En una montaña alta se apilan ollas y cacerolas. El suelo está muy sucio, y no ha abierto las cortinas en todo el día, puedo decirlo. Pero eso no es culpa suya. Algunos días son mejores que otros. Es el cabrón que la golpeó llenándola de moretones, quien realmente es el culpable. Si papá estuviera aquí, él sería capaz de hacer algo más por ella, hacerla sonreír, por lo menos. Pero no está. Siguió adelante con su nueva familia. Yo estoy aquí, sin


embargo. Pero todo lo que puedo hacer es lavar los platos y tratar de no hacer que se preocupe. Así que lo hago con todo lo que tengo. Enrollo las mangas de mi sudadera y abro el grifo del agua caliente, exprimiendo jabón en una sartén. Página | 20

—Voy a lavar las ventanas mañana después de la escuela, ¿de acuerdo? Están súper sucias, al último que vivió aquí debieron haberle gustado las máquinas de humo. Mamá sonríe débilmente, pero no es una verdadera sonrisa. —Gracias. Tengo que trabajar mañana, pero voy a estar de vuelta antes del anochecer. Mamá es restauradora de arte, del tipo que toma cuadros antiguos y jarrones históricos y los arregla para museos. Pero después del hospital, lo ha tenido difícil para encontrar, y mantener, un trabajo. Trabaja en el museo local de trenes de trampa turística por ahora. —Voy a hacer la cena de mañana, si quieres —le ofrezco. —Tonterías. Yo traigo la pizza. —Está bien. —Sonrío y estoy de acuerdo. Se le va a olvidar. No es culpa suya, sólo va a estar absorta en su trabajo o la oscuridad del pasado y se olvidará de comer ella misma, y mucho más de alimentarme a mí. Saco el pollo del congelador para descongelarlo cuando se da la vuelta. —Estoy un poco cansada —dice, besando la parte superior de mi cabeza. Huele a lavanda y tristeza, y eso huele como un pañuelo de papel rasgado y la sal secada al sol. —Está bien. Que duermas bien. —Aprieto su mano y ella aprieta la mía antes de subir lentamente las escaleras. Se mueve con tanta timidez, todavía, como si en cada esquina hubiera alguien esperando para hacerle daño. Esta noche debería ser una noche tranquila, si había sido sincera acerca de tomar sus medicinas. No debería tener que tomar medicamentos en absoluto. Me estremezco y friego las ollas más fuerte. Pongo suficiente esfuerzo en la limpieza de la cocina para lubricar un coche pequeño, los mostradores brillan, los suelos están lisos, y el lavabo está más impecable que los antecedentes penales de una estrella de Disney Channel. Me quito la ropa y salto a la ducha, enjuagando los últimos restos de alcohol, el humo de los cigarrillos, y el brillo de la fiesta. Mis nudillos están rojos y crudos, la capa superior de la piel afeitada. Ah, bueno, algunas lesiones son de esperar cuando perforas un iceberg como Jack Hunter. Salgo oliendo menos como a angustia adolescente y más como a champú de almendras no probado en animales. Vendo mis nudillos e inspecciono los daños en mi alma de esta noche en el espejo. El cabello castaño y rizado de mamá y los cálidos ojos canela de papá me miran. Se ven un poco dorado rojizos en el medio. Papá solía decir que eran como pequeños fragmentos de rubí y topacio, pero las personas con ojos marrones buscan el más pequeño detalle para hacer que su color sea único. Yo los llamo canela con orgullo, pero la elegante vestida señora del


Departamento de Vehículos Motorizados se negó a poner “canela” en mi licencia y por eso estoy aquí, luchando por la igualdad de los ojos marrones todavía hoy. Ellos no han escuchado lo último de mí, voy a resurgir de las cenizas y bailaré tango con las uñas pintadas de rosa, pendiente de aro, sobre la opresión del Departamento de Vehículos Motorizados otra vez. Página | 21

Sigue siendo extraño ver mi cara más delgada en el espejo. Tenía las mejillas gordas con paquetes masivos de grasa apilados en mi barbilla y mis párpados. Mi cuello tenía rollos. Incluso mis orejas eran gordas. Iba al campamento para gordos cada verano, pero que nunca funcionó porque me escondía en el incinerador para escapar del tiempo de los deportes, una táctica arriesgada, pero en última instancia, efectiva. Prefería convertirme en tocino que avergonzarme a mí misma mostrando mis rollos de grasa y jadear por falta de resistencia. Ocupaba un asiento entero en el bus sola. Tengo que recordarme constantemente que ya no ocupo mucho espacio. Si fuera rica como mi antigua mejor amiga Gina, me hubiera hecho la liposucción para mi decimosexto cumpleaños junto con un BMW o algo así. Por desgracia podrías probablemente haber impulsado un BMW por unos meses con toda la grasa que perdí. Llevaba varias capas de ropa, cuidaba mis calorías cuidadosamente y corría todas las mañanas y todas las noches, así que sólo había músculo gradual y no bolsas quirúrgicamente removidas de grasa para convertirlas en algo útil. Recuerdo que odiaba cada segundo de mi dieta y el ejercicio, pero ahora es un nubloso y doloroso recuerdo, lo contrario del claro y nítido recuerdo que puso mi trasero en marcha en primer lugar. —Yo no salgo con chicas feas. Fea. Me toco la cara, mi reflejo moviéndose conmigo en el espejo húmedo. Fea. Fea fea fea fea. Las mechas moradas no me hicieron más bonita. Bajar de peso no me hizo más bonita. Mi cara es la misma de siempre —un poco más delgada—, sí, pero seguía siendo la misma. Mi nariz es plana y la barbilla es demasiado amplia. El habitual delineador de ojos que uso todos los días está medio lavado, lo que hace que me vea pálida y agotada. La voz del Sin Nombre me persigue incluso cuando me seco el cabello y me pongo los calzoncillos y camiseta cómoda que me sirven como pijama. Mis estrías —feas. Mis granos —feos. La forma en que mis muslos se menean —feo. Soy una chica fea. Y he llegado a un acuerdo con eso. Es lo que soy. En este momento soy la Chica Nueva en la secundaria East Summit, pero pronto el glamur se desvanecerá y me van a dar otro apodo, y seré la Chica Fea. Debería serlo, de todos modos. Ese sería el apodo más lógico y preciso para ponerme. El Sin Nombre era cruel por así decirlo, pero tenía razón. Señaló la verdad en mí, y por eso le estoy agradecida con ironía, de la misma manera que un artista le agradece a alguien que


señaló que su mano izquierda era un poco más inestable, un poco menos magistral. Me ayudó a conocer mejor mis debilidades, y por lo tanto mis puntos fuertes. El amor no es uno de mis puntos fuertes. Las citas definitivamente no son uno de ellos, tampoco. Me gusta pensar que ser realmente agradable es uno de mis puntos fuertes, sin embargo, ya sabes, quitándole el golpear a chicos que se lo Página | 22 merecen. Así que voy a estar bien. Voy a mantenerme lejos de todos los demás. Nadie quiere lo feo. Incluso si lo hicieran, no sería bueno para ellos. Soy ruidosa, colérica y sarcástica. Nadie quiere eso. El Sin Nombre me enseñó eso. Me enseñó a ahorrarle a todo el mundo el lidiar conmigo. Esa es la verdadera bondad. Suspiro y me dejo caer en la cama. La Sra. Muffin, mi desteñida pero de alguna manera todavía pecaminosamente suave osa panda de peluche, me espera. La abrazo y entierro mi cara en su pecho hecho en China. —Señora Muffin, la he cagado. Sus pequeños y brillantes ojos negros parecen decir “Sí, lo sé, cariño. Es lo que haces. Pero no te amo menos por ello.” Me las arreglo para conseguir cuatro horas de sueño o menos antes de que las luces en mi habitación se enciendan todas a la vez. Me incorporo rápidamente, frotándome los ojos para eliminarlas. Está aún muy oscuro afuera. Mamá está en la puerta, temblando como una hoja por debajo de la bata. Lanzo mis mantas y voy a zancadas hacia ella. —¿Otra vez? —le pregunto. Ella asiente, con los ojos vidriosos y bloqueados en algún punto lejano. Pongo mi brazo alrededor de su hombro y la llevo de vuelta a su dormitorio. —Lo siento —susurra mientras se mete en la cama. Pongo las sábanas sobre ella y le sonrío. —Está bien. Voy a buscar el colchón de aire y dormiré aquí contigo. Cuando vuelvo del ático con el colchón, ella se ha ido. —¿Mamá? ¡Mamá! La ventana está abierta. Me lanzo hacia ella y me asomo sobre el borde. Por favor, no. Por favor, no dejes que sea… —Estoy aquí. Su voz es minúscula y suena lejana. La sigo al espacio debajo de la cama, donde está ella, sus rodillas dobladas contra su pecho. —Mamá, ¿qué estás…? —Es más seguro aquí —dice—. ¿Puedes venir bajo? —Estarías más cómoda en la cama… —¡No! —grita, presionando sus manos sobre sus orejas—. ¡No, no, no puedo! ¡No me puedes obligar! —Está bien, está bien. —La calmo, y me presiono plana. Me muevo sobre la alfombra polvorienta, los resortes del somier presionándose en mis costillas, y agarro su mano—. Está bien. Estoy aquí. Me quedaré aquí abajo contigo.


Su pánico se desvanece, y poco a poco se duerme, agarrando mis dedos con los suyos temblorosos y fríos como el hielo. A veces gime en sus sueños palabras que no puedo entender o no quiero y lo único en lo que puedo pensar es en cómo hubiera asesinado a ese hombre si hubiera estado allí. Debería haber estado allí. Debería haber estado con ella en vez de en casa de papá. Debería haberla protegido, Página | 23 debería haber visto las señales cuando la visité en Navidad, y debería haber… —Lo siento —susurra en su sueño, bajito como una niña. Envuelvo mis brazos alrededor de ella, la llevo a mi pecho, y caigo a la deriva en un sueño intranquilo con el olor de la lavanda y la tristeza en mi nariz.

La escuela un lunes después de una fiesta es muy incómoda. Mucha gente sabe que pasó algo embarazoso, pero nadie puede recordar qué es exactamente. Alguien usó demasiados dientes mientras besó a la novia de alguien y tal vez alguien se olvidó de decirle a alguien que habían roto y tal vez alguien puso unos Mentos en el ron con coca-cola de su ex-novio. O tal vez un poco de acción chico y chica, y su pene era demasiado pequeño. La polla de alguien siempre es demasiado pequeña. —¡Eso es lo que voy a hacer! —exclamo masticando la mitad de un sándwich de atún atrozmente práctico—. Voy a difundir el rumor de que su pene es pequeño. Eso es lo único que les preocupa a los chicos, sus penes. Le golpearé donde más le duele, metafórica y también no metafóricamente. Kayla levanta una ceja y mordisquea sus zanahorias pequeñas. —¿De verdad le odias tanto? Entré al estacionamiento hoy y ella me estaba esperando toda tentativa y sonriente. ¡Y ahora está comiendo el almuerzo conmigo! Es un milagro digno del Libro de las Revelaciones. Es la primera entrada en mi libro de Personas Jodidas Con un Final Semi Feliz, de todas maneras. Ella es tan tierna como un conejo y leal como un perro y se siente muy, muy atraída hacia cierto cerdo de hielo, pero eso se puede corregir. Esperemos que sin armas de fuego. —¡Isis! —Una chica totalmente aleatoria que nunca antes había visto corre hacia mí—. ¿Es cierto? ¿Tú y Jack os besasteis en la fiesta de Avery y luego le diste un puñetazo? —Uh, no hubo un Jack y yo, Jack me asaltó —le corregí—. Y babeó por todas partes. No fue un beso, fue un desastre. Era tan malo, tuve que darle un puñetazo. Era tan malo que mi mano formó un puño inconsciente y mi bíceps se retorció hacia adelante en un mecanismo de defensa contra su babeo. Todas las chicas de todas partes deben tener cuidado de sus pésimas habilidades. Haz que corra la voz. La chica asiente con entusiasmo y sale disparada hacia su círculo de amigos. Kayla se cruza de brazos y “bufa” hacia mí. —¿Qué? —Trato de parecer inocente.


—¿Por qué estás esparciendo el rumor, de todos modos? —Si le digo a todo el mundo que él es malo besando, las chicas bellas y amables como tú no caerán en sus trucos y no saldrán con él. El poder del cotilleo herirá el mal en su guarida, ¡donde las espadas no pueden llegar! Página | 24

Ella niega con la cabeza. —Eres tan extraña. —También estoy muy emocionada por congelar su expresión en ámbar y hacerme un collar con ella cuando se dé cuenta de lo que todo el mundo está diciendo sobre él. La venganza es dulce. —¿Qué te dijo ayer que ha hecho que le odies tanto? Me aclaro la garganta. —Sólo, ya sabes. Te insultó. Luego me insultó a mí, lo que es totalmente no genial, porque no hay realmente nada sobre mí para insultar, objetivamente. Si yo fuera menos que perfecta probablemente me molestarían los insultos. Pero no lo soy. Aún así hizo algo vagamente negativo, sin embargo, y de acuerdo a la ley hacer cosas vagamente negativas es malo a veces. Así que tengo que devolvérselo. Ojo por ojo y todo eso. Ella inclina la cabeza, una zanahoria confundida colgando de su boca. Aclaro: —Shakespeare dijo eso. El tipo negociaba mucho con ojos, aparentemente. Entonces entra Avery, flanqueada por otras dos chicas de las que nunca recuerdo los nombres, pero quienes tratan y fallan en parecer menudas y salvajemente elegantes como Avery. Kayla se levanta al instante, cogiendo su almuerzo y balbuceando: —L-lo siento. Me tengo que ir. —Uh, ¿sí? ¿Segura? Camina hacia Avery, dejando un reguero de zanahorias pequeñas a través del suelo mientras se va. El portero de la esquina pone una cara que es sólo ligeramente diferente de su habitual cara de “Me convertiría en un asesino en serie tan rápidamente si se me da la oportunidad”. Kayla aparentemente no quiere que Avery se entere que está pasando el rato conmigo, lo cual está bien, porque a Avery no le gusto y Kayla ha sido amiga de Avery mucho antes de que yo llegara. Por lo que es lógico que ella escoja a Avery sobre mí, y lo digo con la menor cantidad de amargura que jamás he sentido hacia una persona en mi vida. Tiene cien por cien de sentido. Me entretengo brevemente a la idea de que lo que Jack dijo la otra noche podría ser cierto; Kayla realmente odia lo que sus amigos hacen, y se obliga a aceptarlo. Niego con la cabeza y me río con mi sándwich, rociando el atún creando un elegante patrón encima de la mesa. No. Alguien tan pretencioso y egocéntrico no tiene ni idea de cómo relacionarse con otras personas. Jack no tiene ni idea por lo que Kayla —o cualquiera— está pasando. Y eso me incluye a mí.


Me levanto y tiro la basura de mi almuerzo, y me dirijo a mi siguiente clase temprano. No tiene sentido comer sola en la cafetería y parecer un idiota sin amigos más de lo que ya parezco. El día de septiembre es fresco y frío, pero el sol es cálido. La secundaria East Summit se parece a cualquier otra escuela; edificios blancos, vestíbulos con paredes Página | 25 de cristal. Hay una zona de patio gigante hecha de hierba, pinos, fuentes de agua y bancos, y todos los edificios están situados en torno a eso. Hay una bandera delante de la oficina y un estadio en la parte posterior donde perdemos más de lo que ganamos. Es la clase media estadounidense en su máxima expresión y apariencia. Por lo menos en mi antigua escuela teníamos higueras frescas y la invasión ocasional del mapache para condimentar las cosas. Pero aquí no ha pasado nada — nada más que viejos recuerdos y caminar con dificultad a través de una serie de clases y tareas sola. Hasta ayer por la noche, por supuesto. Ahora estoy volando alto sobre una especie retorcida de falsa popularidad sin ningún poder real y duradero. Es un poco increíble. Estoy a mitad de camino a la clase de la Sra. Gregory cuando le veo. Jack Hunter está hablando con el director Evans, un hombre calvo con un traje que siempre huele a una mezcla de bolas de naftalina y peces viejos. Al lado del alto y natural Jack, Evans se parece a un pequeño gnomo torpe. La nariz de Jack se ve bien desde aquí, lo que me molesta. Yo quería una costra, o por lo menos una pequeña marca de algún tipo. No pueden verme, pero puedo escucharlos perfectamente. —… no deberías dejar que eso te mantenga aquí, Jack. Sé que ha sido duro para ti, pero no es una excusa lo suficiente buena para arruinar tu futuro —dice el Sr. Evans—. ¿Sabes cuántas llamadas de Princeton y Yale tengo que responder al día? Ellos te quieren, Jack. ¡Podrías ir a cualquier Ivy League de forma gratuita! No arruines esto para ti. Los ojos de Jack se mantienen fríos, pero por un segundo creo ver un destello de ira caliente correr a través de ellos. Se controla rápidamente, su voz aún agradable y con un propósito, el tipo de agradable que se reserva para los adultos que te quieres quitar de encima. —Soy consciente de ello. Gracias por su consejo. —¡Pero no lo eres, Jack! Ese es justo el problema, que eres consciente. Ella mejorará con o sin ti aquí… Jack me ve por encima del hombro de Evans. Le sonríe a Evans, nada sobre la sonrisa es sincero, y le da una palmadita en el brazo. —Tengo que irme. Mi amiga me está esperando. Para mi sorpresa, Jack se acerca a mí, Evans mirando desde detrás de él. Jack mantiene la espeluznante no-sonrisa en su lugar. —Hey. Lo siento, no he podido encontrarme contigo para el almuerzo —dice. —Uh, ¿qué?


Jack se inclina, pasando sus dedos por mi cabello. Puedo oler su colonia en él, nada fuerte, sino un suave aroma de sudor dulce bajo el olor de su suéter. Sus ojos azules se clavan en mí. Su voz se vuelve tan baja y ronca que suena como una bestia en lugar de la persona alegre que era hace un segundo. Página | 26

—Finge que eres mi amiga. —Dame una buena razón lógica para por la que siquiera piense en ello —le siseo. —Will Cavanaugh. Ese es su nombre, ¿no? Un rayo de dolor rebota a través de mi pecho al oír su nombre. Sin Nombre. ¿Cómo diablos lo ha averiguado Jack? —Mira ese horrible estremecimiento. Tienes una reacción física a su nombre. Debes de ser un dolor terrible. Finge ser mi amiga o lo diré otra vez. Más alto. —No lo harías… —Will… —¡No he podido encontrarte en la cafetería! —digo lo suficientemente alto para que Evans lo escuche, pero no puede ver mi cara. Echo fuego en los ojos de Jack cuando él vuelve su voz ligera de nuevo. —Vamos. Te voy a comprar pizza. Yo invito. —Desliza su brazo alrededor de mi hombro y me aleja. Cada nervio de mi cuerpo se pone en punta. Un chico me está tocando y yo no le he dado ningún permiso. Estoy lista para darle un puñetazo como un especial de la WWE2, pero por el bien de no escuchar el nombre del Sin Nombre otra vez, no voy a hacer nada. Sus costillas están presionando las mías y nuestros pasos van en una especie espeluznante de sincronía. Jack no mira hacia atrás ni una vez, ni yo tampoco, y una vez que estamos completamente alrededor del Edificio-G Jack me deja ir y me apartó como si me hubieran apuñalado con un hierro al rojo vivo. —¿Qué demonios ha sido eso? —gruño. —Debería estar ofendido —dice Jack fríamente—. Estás difundiendo rumores sobre mí. Pegarme no fue suficiente, ¿estás sedienta de sangre vaca? —Disfruto construyendo caídas sociales eventuales —digo—. ¿Y vaca es realmente lo mejor que se te ocurre? Eso es lindo. —Espero que te des cuenta de lo preciso que es. —Oh, sí. Pero es posible que desees conseguir algo un poco más original. No molesta en absoluto. He oído eso una y mil veces antes, confía en mí. —No lo haré. Confiar en ti. Pero te decepcionaré; mi posición social está muy bien. Me he pasado años construyéndola, y unos pocos segundos de calumnia de una insensible pequeña chica nueva no rayará la superficie. —¿Soy insensible? —me burlo—. ¿Eso en qué te convierte a ti? ¿Inflexible? WWE: World Wrestling Entertainment, es una empresa de entretenimiento deportivo, propietaria de una serie de elementos multimedia relacionados con la promoción de lucha libre profesional. 2


—No vamos a discutir semántica… —Vamos. —No. A diferencia de ti, yo tengo una vida que atender. No puedo darme el lujo de perder el tiempo discutiendo los puntos finos de lo que te hace ser una Página | 27 idiota. Intenta pasar a mi alrededor, pero le bloqueo con mi cuerpo. —Todavía no te has disculpado con Kayla. Él se burla: —Esto va mucho más allá de ella, ahora. Deja de usar sus instintos de protección como una excusa para acosarme. Hazlo normalmente, igual que todas los demás chicas deslumbradas en esta escuela. —Me sorprende que logres levantar tu cabeza de la almohada por las mañanas con un ego así. No le gustas a todo lo que tiene una vagina, idiota. —¿Entonces por qué difundir un rumor acerca de cómo beso? Tanto si lo reconoces como si no, se trata de un rumor muy específico. Debiste de utilizarlo como tapadera en la fiesta. Pensaste en ello sobre la marcha, ¿no? Fue lo primero que vino a tu mente, ¿no? Hay un hombre muy inteligente llamado Freud creo que deberías leerlo. —Hay un increíble sándwich que debes probar llamado mis nudillos, pero, qué casualidad, ya lo hiciste. —¿Así que eso es un no, entonces, a mi petición de no difundir más rumores? Sus ojos están mortalmente fríos, pero por alguna razón eso sólo me hace sonreír más. —Oh, voy a difundir el rumor mucho más, ahora. Gracias por hacerme saber que te estaba molestando. Le guiño y me alejo. Él no muestra mucha emoción, pero atrapo el rayo más pequeño de revoloteo de molestia en su rostro antes de que dé la vuelta. He ganado esta ronda. La campana para terminar el almuerzo suena y la gente comienza a salir de la cafetería y yo mantengo el ritmo. Voy a seguir acosándole como ahora, hasta que se disculpe con Kayla, por lo menos. Realmente es culpa suya. Son sólo dos palabras, y luego le dejaría en paz. Pero no —él tiene que ser tan terco, tan engreído, tan… Alguien me agarra de la muñeca, con fuerza. Me doy la vuelta para gritarles, o posiblemente luchar contra ellos, cuando un borrón más o menos me empuja, duros huesos de la cadera presionados en mi estómago y la altura empequeñeciéndome en la sombra. Apenas registro el destello de ojos azules antes de que inclinen a mi cara hacia arriba y me besen, una lengua degustando la esquina de mi boca y un labio trazando la curva de mi labio superior. El beso se propaga zumbando calor desde mi lengua, mi garganta, mis pulmones, mi corazón, hasta el fondo de mi estómago e incluso por debajo de eso. Todo está en llamas. No puedo respirar, el beso me ha congelado, bloqueado en el lugar, completamente inmóvil. Ésta es mi primera vez. Este es mi primer beso y mis rodillas se están


debilitando, estoy haciendo una especie de estúpido y pequeño gemido. ¿Cuán idiota soy por reaccionar de tal manera cliché? ¿Cuán estúpida soy por dejar que esta persona…? Y es entonces que me doy cuenta de que los ojos azules pertenecen a Jack. Página | 28

Y es entonces que me doy cuenta de que Jack Hunter me ha robado mi primer beso en frente de toda la escuela. La gente está silbando, aullando. El olor de la colonia de Jack flota y el sabor de su boca es pimienta y menta en mi lengua mientras se inclina para susurrarme. —Si una guerra es lo que quieres, Isis Blake, una guerra es lo que vas a tener. Cuarenta segundos completos después de que Jack Hunter me bese y se vaya, estoy demasiado aturdida para moverme. Así de simple. Así de simple, mi primer beso ha sido para el Príncipe de Hielo Idiota de East Summit. No con alguien a quien realmente ame. Diablos, ni siquiera con alguien que me guste. Ha sido sacrificado sin poder hacer nada, como una pequeña sacerdotisa en un ritual en el altar de un idiota insensible. Y todos los de la secundaria East Summit lo han visto. Él no podría haber elegido un momento más perfecto para que toda la gente del almuerzo lo viera, y como una idiota yo me he puesto en el lugar perfecto; el único pasillo que conecta la cafetería a la entrada principal. Me he puesto a mí misma, y él se ha abalanzado sobre mí como un jaguar. Mientras mi sorpresa desaparece, me doy cuenta de dos cosas: 1. Él es bueno. Muy, muy bueno. No besando. No; definitivamente no. Sólo estaba en shock, eso es todo. Es por eso que no podía respirar. No, lo que he querido decir es que es bueno en el juego. Yo lo empecé en la fiesta iniciando el rumor, pero él acaba de lanzar su primer disparo, y ha sido un diez perfecto. Yo no podría haberlo hecho mejor. Estoy tratando con una mente maestra. Posiblemente una criminal. Depende de cuántas tazas de sangre de bebé bebe al día. 2. Ha tomado mi primer beso. Ahora que todo el mundo ha visto que se me han debilitado las rodillas por un beso (las rodillas débiles me vienen de familia, todos tenemos que conseguir bastones, no es nada especial) nunca van a creerse el rumor de que besa mal. Que me besó mal. Ahora soy una mentirosa. ÉL ha demostrado que soy una mentirosa delante de todo el mundo en diez segundos. Mi título expandido desde CHICA NUEVA a CHICA NUEVA MINTIÓ y dijo que Jack Hunter besa mal. Él ha tomado mi primer beso y ha arruinado mi reputación, pero lo más importante es que ha tomado mi primer beso cuando pensaba que nunca nadie lo tomaría. Nadie lo ha hecho hasta ahora. Han sido diecisiete años sin que un chico haya intentado besarme. A las chicas feas no se les besa, eso es un hecho. Sin Nombre ni siquiera trató de besarme. Enterré mis esperanzas de conseguir ser besada alguna vez muy por debajo de la tumba de nueve mil millones de metros que contiene mi respeto por los hombres. Mis pies empiezan a dirigirme a la clase de la Sra. Gregory de nuevo. Oigo mi nombre en los labios de la gente, y siento sus miradas fijas. Necesito planear mi próximo movimiento contra Jack. Tengo que hacer que se disculpe con Kayla sin importar lo que pase. Necesito darle la vuelta a esto de alguna manera y salvar mi


reputación. Pero todo eso sólo se funde en una cacofonía de leve zumbido en mi cabeza, con cuatro grandes palabras haciendo eco por encima de eso. Me han dado un beso. Me han dado un beso. Página | 29

Niego con la cabeza tan violentamente para despejarme que uno de mis pendientes mariquita casi sale volando. Tomo la pequeña criatura y le acaricio el esmalte con dulzura. Silencio ahora, Sr. Mariquita. No te vayas a ninguna parte. Todavía te quiero. Tú eres la única para mí. Ese beso no ha significado nada en absoluto, sólo ha sido la forma de Jack de hacerme quedar como una mentirosa. Una vez que el Sr. Mariquita se calma y yo estoy en mi asiento en mi zona de confort mientras la Sra. Gregory habla sobre la matriz de la ecuación mierda, expertamente reconstruyo lo que acaba de suceder, editándolo a mi gusto, por supuesto. Borro todo lo del beso. Eso va primero, no necesito recordarlo nunca más. Los hombres son escoria y Jack Hunter es la peor escoria de todos. Si alguien pregunta, yo perdí mi primer beso con Johnny Depp y/o Tom Hiddleston. Posiblemente, al mismo tiempo. Nota mental: verifica eso con tu Calculadora Realista de Probabilidades™ antes de memorizarlo. En cuanto a las otras partes, sé que vi al señor Evans y Jack hablando. Al parecer, algunas universidades estiradas quieren que Jack asista. ¿Tal vez saca buenas notas o algo así? Le creo capaz de ser inteligente y más, había visto mucho con la forma en que se aprovechó de la sincronización perfecta en el pasillo. Y utiliza grandes palabras extrañas, por lo que probablemente es un gran nerd. Para ser justos, yo también, pero eso es porque soy fabulosa. Jack no tiene esa excusa. Evans y Jack también hablaron de una "ella", como en: "Ella va a mejorar con o sin ti aquí". ¿Quién es "ella"? ¿Y es que ella de alguna manera retiene a Jack de ir a la universidad? Es un gran misterio para el que obviamente no tengo tiempo. Mando lejos la información en mi cerebro en caso de que necesite un poco de munición de alta resistencia en contra de Jack en los días por venir, pero lo dejo en eso. Tengo que hacer planes para derrotar a este chico, no preocuparme extrañamente por su futuro. A no ser que dicho futuro tenga que ver conmigo estrangulándole. Entonces eso está bien y yo probablemente debería ocuparme con ello para asegurarme completamente de que se quede bloqueado en la línea de tiempo dimensional permanente. ¿Y cómo diablos supo el nombre de Sin Nombre, de todos modos? No es como si yo estuviera en los periódicos en Florida, es información muy privada, sensible y particular. Y si Jack de alguna manera se enteró del nombre de Sin Nombre, ¿es capaz de averiguar lo que pasó entre Sin Nombre y yo? Rápidamente garabateo un plan de batalla en la parte posterior de mi mano con el bolígrafo; 1. Evaluar la amenaza 2. Identificar debilidades 3. Explotar dichas debilidades


4. Ganar —¿Isis? —me llama la Sra. Gregory—. ¿Estás prestando atención al problema en la pizarra? —Setenta y dos —digo, y salgo de mi silla para sentarme debajo de mi escritorio. Página | 30 —¿Perdón? —La respuesta —digo desde debajo del escritorio—. Setenta y dos. Ella parece sorprendida, pero rápidamente vuelve a la pizarra y garabatea en una gavilla suelta que piensa que no puedo ver. Toda la clase me está mirando con gran expectación, preguntándose qué demonios está pasando. La Sra. Gregory finalmente levanta la vista. —Correcto. Pero, ¿por qué estás sentada…? Entonces suena la campana, estridente y en ráfagas cortas. La Sra. Gregory les dice a todos que permanezcan en sus escritorios y mantengan la calma. Su rostro de ojos saltones está todo menos tranquilo. El encierro dura cuatro tensos minutos más o menos los que me quito el esmalte negro de mis uñas mientras todos debaten si ha sido un disparo o una redada de drogas. La señora Gregory se arrastra hacia mí y frunce el ceño. —Isis, ¿cómo sabías que iba a haber un encierro? ¿Estas... —baja la voz y se inclina hacia mi—… involucrada con personajes sospechosos? Está bien hablar conmigo, ya sabes. Puedo convencer a la policía que no querías hacer ningún daño. Hay programas para estudiantes como tú… —Vi al chico que le gustan demasiado los cuchillos correr por el patio en su ropa interior con una de plástico. Ella se ve comprensiblemente conmocionada. El director Evans se pone en la megafonía y anuncia que es seguro. De camino a la zona de estacionamiento paso la puerta abierta del director, donde el chico del cuchillo está sentado en una silla, rodeado por tres policías que discuten qué hacer con él. Le doy un pulgar hacia arriba, y él hace las tijeras con dos dedos y los arrastra por su cuello en un saludo jovial, pero no me perturba. Todavía estoy aturdida. Me han besado. La única cosa que nunca pensé que me pasaría, pasó.


3

Página | 31

3 años 10 semanas 1 día

R

ápidamente descubro dos cosas sobre la secundaria East Summit: 1. Avery tal vez sea la chica más popular, pero Kayla es ampliamente considerada la más bonita. 2. Cada chico en la escuela ha tenido al menos cinco sueños

húmedos con ella. Esto significa que Kayla no tuvo que ganar su popularidad arrastrándose por Avery como todos los demás. Simplemente apareció, llegó con un par de fabulosas tetas y un rostro para morirse, Avery la reclutó en su grupo de amigas solamente en base a lo bonita que es, y el poco carácter que tiene. Digo eso con el máximo respeto. Kayla tiene, relativamente, poco carácter. Pero no es estúpida. Esto significa que a Kayla podría realmente gustarle ser popular, o podría realmente gustarle Avery. Estoy dispuesta a apostar que es la primera más que la segunda, porque honestamente, ¿a quién le gusta un contrato de esclavitud aparte de a un racista de ciento dos años y a la lasciva multitud de BDSM? A nadie. Kayla me invita a comer galletas e interpretar la pila gigantesca de tarea de Historia del Mundo que parece no entender, lo que es comprensible, entender la verdadera gloria de Gengis Kan es un poco difícil cuando no está aquí él mismo, disparando flechas emplumadas en tu culo. —¡Hola, engendro! —Arrullo al hermanito de Kayla mientras se contonea dentro de su habitación. Él me eructa. —Parece que habláis el mismo idioma —bromea Kayla. —¿Dónde se encontraba ese descaro cuando Jack te hizo llorar en la fiesta de Avery? —¿Uh, hola? ¿Él es mi enamoramiento? No voy a ser insolente con él. —Muéstrales descaro antes de mostrarles el trasero3. —¿Qué clase de dicho es ese? —Se ríe.

La oración original, "Flash ‘em the sass before you flash ‘em the ass" Analogía con esas palabras al momento de hacer el dicho. 3


—Dicho de mi abuela. Ella es la cabeza de la banda de motociclistas en su hogar de ancianos. Me divierto por unos minutos enseñándole a su hermano cómo soplar burbujas de saliva. Kayla sigue un poco molesta por el hecho de que Jack me besó, de verdad esta vez, y he pasado la última hora asegurándole que no era nada, pero Página | 32 sigue sin creerme. —Todos están diciendo que parecías impactada. Como, un buen impacto. ¿Y qué diablos es eso? —Señala a mi mano. Sostengo una cartera con patrones de piel de serpiente. —Oh, ¿esto? Sólo, uh, lo he cogido. —Parece como algo sacado de una película de vaqueros cursi. Su hermano grita y tira de mi cabello. Lo agrego en mi lista negra. —Oye, no llames a mi cartera cursi. ¿Tienes una cartera de piel de serpiente? No. Incluso si la tuvieras, la tuya estaría pasada de moda, mientras la mía ha sido a la vez gratis y satisfactoria, con lo que quiero decir que la he robado del bolsillo trasero de mi némesis mientras me besaba. —¿Robaste la cartera de Jack Hunter? —Los ojos de Kayla se hinchan. La sacudo delante de ella con una sonrisa. —¿Qué, pensaste que caería sin una pelea? ¿Quieres ver qué hay adentro? Su curiosidad lucha visiblemente con su enamoramiento, pero la curiosidad mata todo tipo de gatos, incluyendo personas. Viene rápidamente a mi lado. La abro y espero que salga alguna clase de profano resplandor de ella como en los dibujos animados, pero todo lo que sale es un pedazo de pelusa y el olor a pino. Dentro está el carnet de identidad de Jack, él mirando a la cámara intensamente. —Es muy caliente. —Suspira Kayla—. Incluso tiene buenas fotos de identificación. —Esa es una clara señal de ser un alíen. O cirugía plástica. Posiblemente ambos. —¡Mira la edad! Miro la edad estampada en el carnet de identidad y frunzo el ceño, 20 de Marzo de 1989. No hay forma de que sea tan mayor. —Ese no es su cumpleaños —insiste Kayla—. Es el 9 de Enero de 1994. Le doy una larga mirada significativa y se ruboriza. Identificación falsa, bien. Todos compramos alcohol y entramos a los clubs de alguna manera. Es bastante normal. Rebusco por el resto de la cartera, cinco dólares, algunos cambios, un carnet de librería porque es un empollón, algunos recibos de pollo, leche y cinta métrica. Cosas bastantes básicas para un chico de secundaria, pero sorprendentemente monótonas viniendo de la cartera de un chico que habla como un clon de Einstein y luce como un anuncio de ropa interior. Esperaba un montón de condones y quizás una raya de MDMA.


El hermano de Kayla grita en mi oído pidiendo dulces. Le digo que las plantas en el patio necesitan regarse y él inmediatamente vaga hacia la cocina arrojando burbujas de saliva. —¡Mira! —Kayla coge algo de la cartera. Es un montón de tarjetas de negocios. O, por lo menos, creo que son tarjetas de negocios. Pero en realidad no tienen Página | 33 ninguna dirección de negocios en ellas, así que no pueden ser tarjetas de negocios. Son de un negro profundo con una sola raya roja en el borde, con el mismo nombre y el mismo número en texto rojo peligrosamente esbelto. Jaden 894-354-3310 —A Jaden debe gustarle mucho darle estas tarjetas a Jack. —Reflexiona Kayla. Es tan profunda algunas veces. —Son suyas, Kayla. Las está entregando. Por eso es que tiene tantas. Su boca se forma en una pequeña “o”. —Pero... pero su nombre no es Jaden. —Es un seudónimo. —¿Por qué necesitaría uno? —Probablemente es por un trabajo. Ella asiente. Me muerdo el labio y torturo mi cerebro para pensar más claramente. Cojo una tarjeta de negocios y devuelvo el resto, dándole la cartera a ella. —Aquí. Puedes hacer los honores devolviendo esto. Probablemente está estresado porque no está, esta es tu oportunidad para poner la balanza a tu favor. Incluso cuando las balanzas estén hechas de misoginia y huesos de bebés pequeños. Ella la toma, radiante. —¡Gracias! —¿Avery sigue molesta contigo por dejar la fiesta? —pregunto. —Oh, no. Quiero decir, Avery nunca se enfada enfada, ¿sabes? Simplemente, no te habla. O te mira. O reconoce que existes. —Ah, sí. Perfectamente razonable. —Se suponía que, um, tenía que hablar con Wren. Sabes, el presidente del consejo estudiantil. —¿El presidente de vuestro cuerpo estudiantil va a fiestas? Considérame impresionada. —Es así de genial, pero al mismo tiempo es intimidante. Como, realmente intimidante. Va a ir al MIT y no te mira a otro lugar que no sean tus ojos. Ni labios, ni pechos, ni siquiera tus pestañas. Sólo. Tus. Ojos. Me mira como demostrándolo, ojos muy abiertos e incesantes, y me estremezco.


—De acuerdo, de acuerdo. Lo entiendo. Mega raro. —Sí, pero como, un mega raro socialmente aceptado. Es extraño. Es amigo de todos. Y quiero decir todos. Vio una temporada completa de Naruto sólo para poder hablar con el club de anime. Página | 34

Silbo. —Es ciertamente impresionante. Temerario. También posiblemente, del verdadero infierno. —De cualquier manera, Avery quiere que, um, hable con él. —¿Sólo hablar? Kayla asiente un poco demasiado duro para mi gusto. —Quiere más fondos para el club de francés. Ella es la presidenta. Está tratando de preparar un viaje a Francia para ellos o algo así. —¿Entonces que tú hables con él les conseguiría los fondos? ¿Eres así de buena hablando? —Sólo, tú sabes. Soy amable. Puedo conseguir cosas de las personas. —Eres bonita. —¡Pero también soy amable! ¡Y soy inteligente! Bien, quizás no en Historia del Mundo, ¿pero a quién le importan esas estúpidas plagas de todas formas? ¡Tenemos vacunas ahora! Soy realmente buena en economía del hogar y el Sr. Gregory dijo que tengo un talento natural para la geometría, ¿de acuerdo? ¡Soy un montón de cosas más aparte de bonita así que no digas eso como todos los demás! Su pecho se está sacudiendo, y su rostro está un poco rojo. Levanto las manos en rendición. —De acuerdo. Lo siento. Tienes razón. Eres un montón de cosas más aparte de bonita. Sólo quiero decir... quiero decir… —¿Sólo querías decir qué? Sé que soy bonita, ¿de acuerdo? ¡Ya sé eso! ¡Eso es de lo que todos hablan! ¡No soy lo suficiente bonita, creo, porque eres la única a la que Jack Hunter ha besado y a mí no! Grita la última frase. Cuelga en el aire como los carámbanos, fríos y dentados. —Yo no… Lo siento… —No quiero hablar de eso nunca más —murmura—. Tengo que cuidar a Gerald, así que si pudieras irte, sería genial. Siento que todo el aire sale de mí a la vez. —Oh. C-claro. Seguro. Cojo mi bolso y libros, colocándolos dentro. Kayla se levanta y va a la cocina, limpiando la suciedad de la cara de su hermano y regañándolo por tratar de comer margaritas. Quiero decir adiós, o disculparme de nuevo, pero hay una espesa cortina de incomodidad cerrándose en el escenario que es nuestra tenue amistad. Quiero decirle muchas cosas. Quiero agradecerle por ser la primera persona en invitarme de verdad a su casa, por hablarme, por almorzar conmigo. Pero esas


palabras se quedan atrapadas en mi garganta, la gratitud que tengo hacia ella bloqueada por la vergüenza. Mientras me voy y pongo en marcha mi coche, me golpeo mentalmente. Por supuesto que le dicen que es bonita. Se lo dicen todo el tiempo. Las chicas bonitas como ella están cansadas de oírlo. He sido insensible al siquiera decirlo, ¿pero Página | 35 cómo puede alguien como yo entender lo que experimentan las chicas bonitas? Chica fea. Jack besándome, ¿ha sido realmente un gran problema para ella? Quizás he sobreestimado sus sentimientos por él. Debe de gustarle de verdad si está así de molesta. Demonios, si siguiera creyendo en el amor, tuviera alguien que me gusta y besara a mi alguna clase de amiga, también estaría molesta con esa amiga. Tiene todo el derecho a odiarme. Mamá me manda un mensaje, pidiéndome comprar esponjas y algunos arándanos en el camino a casa. Me estoy sintiendo mal por lo que he dicho, tan mal que cojo una barra de chocolate. O tres. Cuando llego a casa me escabullo en el baño de mamá y cuento sus pastillas, tiene dos menos. Eso es bueno. Significa que las ha tomado. Puedo respirar más fácil, y tal vez tener una sólida noche de sueño. —Hay un paquete para ti de tu padre —dice mamá. Está despierta y horneando magdalenas, por eso los arándanos. Es una buena señal. No, tacha eso, es la mejor señal que he visto en mucho tiempo. —Gracias. —Sonrió. Sonrisa forzada. Siempre un poco forzada. No será una sonrisa real hasta que esté realmente mejor. Pero ya no recuerdo cómo se ve mejor. El paquete está envuelto con papel marrón y está en mi cama. La caja adentro dice Channel. Papá se casó con una programadora rica de Nueva York, tienen gemelas de dos años, y un niño en camino. Nunca los he conocido, pero sólo saber que tengo hermanastros me pone los pelos de punta. Los veo en Facebook a través de las fotos que papá postea, pero es como si no fueran reales. Es como si sus fotos editadas del monstruo del Lago Ness y la Universidad de Lo Que Sea van a demostrar el engaño probando que el haz de luz al fondo es ondulado o algo. Ellos son reales. Algunas veces deseo que no lo sean. Y eso es horrible, así que dejo de desear. O al menos lo intento. Dentro de la caja hay una hermosa blusa de gasa. Es ligera, esponjosa y con docenas de volantes, expertamente adaptados a mis medidas. La nueva esposa de papá las sonsacó de mis dos veranos atrás cuando les visité. Ella es bastante amable, pero son las cosas como esta que me recuerdan que sólo quiere gustarme. Cree que los regalos de marcas caras son todo lo que necesita para atraer a una chica de secundaria. Tiene la mitad de la razón. Una blusa como ésta atraería a cualquier chica. Cualquier chica que no sea fea. Pero antes de que pueda doblarla con cuidado y ponerla en mi armario para no tocarla de nuevo, me detengo y considero esto. Si


me pongo esto, ¿seré más bonita? ¿Me hará más bonita? Quizás si me pongo esto, puedo ser bonita, y entender un poquito los problemas de Kayla, qué siente. Quizás puedo entenderla mejor. Me saco mi camiseta y deslizo la blusa por mi cabeza. Está fresca y ventilada, y los volantes rebotan con cada uno de mis pasos. Puedo ver mis furiosas marcas Página | 36 rojas de estrías en mi estómago a través de la tela de gasa, pero no me molestan tanto por alguna razón. Me sonrió a mí misma en el espejo, me veo diferente. Más bonita. Quizás Sin Nombre se equivocó. Tal vez soy bonita. La puerta de mi cuarto se abre justo entonces, y me congelo ante los focos que son los ojos de mamá. Me mira de arriba abajo, e inmediatamente niega con la cabeza. —¡Oh, cariño, eso no te queda nada bien! El aire sale de mí de nuevo, pero esta vez de una manera más profunda. Una forma más definitiva. Mamá abre la puerta aún más, totalmente ajena a cuán profunda es la herida. —Las magdalenas están listas. Ven abajo y toma algunas. —Genial. Un segundo. Sólo, uh, déjame cambiarme esta estúpida cosa. Cuando se va, no puedo mirarme en el espejo sin pestañear. Los volantes parecen caer tontamente. El color es una monstruosidad, especialmente en mí. No es mi estilo. Ser bonita no es mi estilo y he sido estúpida por poner a prueba los hechos lógicos y los limites prácticos. Hay reglas. Y la regla número uno es no tratar de ser alguien que no eres. Soy yo misma, no importa cuán fea sea eso, y tratar de ser alguien más bonita es estúpido, una pérdida de energía. No haré eso otra vez, no importa cuánto lo quiera. No lo vale. Nunca seré nada más que fea. Y lo he asumido. He hecho las paces con eso. Coloco la blusa en la caja y la arrojo en el armario.


4

Página | 37

3 años 12 semanas 4 días

D

urante casi dos semanas consideré las ventajas de arruinar la vida de Jack Hunter barra reputación barra todas las futuras posibilidades con mujeres. U hombres. Simplemente amor en general, en realidad. Los chicos como él no deberían lograr ser felices. Arruina la felicidad de las chicas por lo menos una vez por hora. El miércoles, alguien le dejó una carta de amor escondida entre el parabrisas de su sedan negro. La quitó sin un segundo vistazo y la rompió en dos. Un sonido de sufrimiento se oyó a la distancia de una hermosa chica rubia del club de teatro que tenía su corazón hecho añicos y machacado por todo el pavimento. Había estado esperando por su reacción, y ahora tenía que ver las piezas de sus cuidadosamente elaborados sentimientos escritos esparcidos por todo el estacionamiento. Tomé todas las que pude, y la consolé durante tres horas en el hueco de la escalera mientras lloraba sobre mí. Junté de nuevo la carta. Estaba llena de referencias al estilo Shakesperiano y particularmente bien pensados pasajes en los que escribía comparaciones entre Jack y Romeo. Le dije que tenía razón, la enfermedad maniática de Romeo y la obstinación al negarse a reconocer los sentimientos de otra persona están reflejados exactamente en Jack. Me agradeció por esa implacable valoración llamándome perra y empujándome. La llorona del club de teatro fue solo la primera. En las dos semanas de sigiloso seguimiento de Jack por las instalaciones, cuento cuatro confesiones de amor, cada una más creativa que la anterior. La chica que dirige los anuncios de las mañanas dice que Jack ganó un premio en su comité, y que vaya a la sala de megafonía después de la escuela para recogerlo. Hace esto diariamente. Cada. Día. Y aún así cada día Jack no se acerca a la sala, ni siquiera camina por el mismo pasillo. Hace un recorrido que lo conduce alrededor de este y le hace llegar casi tarde al cuarto período. Echo un vistazo por la sala de megafonía después de la escuela durante unos días y efectivamente, la chica de los anuncios espera en esa habitación durante treinta minutos todos los días antes de que finalmente asegure la puerta y se vaya a casa con una expresión de derrota. Una chica en el club de arte está trabajando en una estatua de mármol de él —definitivamente es él, todo el mundo lo sabe—, tallada con la magnífica postura griega y un rostro perfectamente replicado. Ha dejado la zona de la entrepierna sin hacer y se pone roja si alguien le pregunta sobre eso, pero está haciéndolo con cuidado desde que era principiante, y ahora es una Sénior. Otra chica escribe poesía y la deja en su taquilla, y otra en sus clases culinarias está planeando hacerle un pastel de tres pisos para su cumpleaños en enero.


A pesar de todo esto, Jack es impasible. Al parecer, dejó la clase de arte así no tendría que ver la estatua en el taller. Con una expresión de total aburrimiento, se deshace de las docenas de nuevos fragmentos de poesía que aparecen un su taquilla todos los días. Es como si ignorara todo lo que una chica hace para llamar su atención. Nadie se atreve a llamarlo por su nombre en voz alta en el pasillo. No Página | 38 tiene ningún amigo, se queda solo en los almuerzos y durante los recesos está en la biblioteca. Al principio me he mantenido alejada de Jack para acallar los rumores, y quizás conseguir con suerte que Kayla olvide el hecho de que me besó. Pero ahora hay tantos rumores, que solo son un murmullo irritante. Están saliendo, es uno de los habituales, el más loco es que él es mi prostituto personal y soy adicta a hacerlo, y mi favorito es el que soy su media hermana perdida y que estamos teniendo relaciones ilícitas y que lo hacemos duro. Ninguno de ellos está ayudando a mi relación con Kayla, por supuesto, pero hoy se ha sentado en mi mesa y hemos comido juntas. En silencio total. Lo cual no es exactamente un paso en la dirección correcta, pero al menos es un paso. Ella empezó a sentarse conmigo después de devolverle la cartera a Jack, lo cual yo espié. Fue mucho más suave que su primer encuentro. Se la entregó y ¡él en realidad hizo un gesto con la cabeza hacia ella! ¡Una señal positiva! Sin embargo, no vi sus labios formando las palabras ‘’lo siento’’, así que técnicamente todavía no se ha tragado su orgullo y yo técnicamente no estoy, desafortunadamente, todavía en guerra con él. La sonrisa de Kayla permaneció durante horas después del intercambio. Es increíble cuánto control tiene él sobre sus emociones, y cuán poco le importa. Cualquier chico en la escuela mataría por hacerla sonreír así. Y su indiferencia hacia ella solo me hace odiarlo más. Nadie debería poner todo su corazón en otra persona sin siquiera un reconocimiento. Abro la puerta de la biblioteca. El aire frío mezclado con el olor a humedad de los viejos libros me da la bienvenida. Los ojos de la bibliotecaria se fijan en mis mechas moradas pero no dice nada. Ha visto cosas peores. Deambulo por los pasillos, buscándolo por todas partes. Finalmente, lo encuentro en la sección de novelas románticas, pasando las páginas de un libro con un chico fornido en la portada. Siento mis cejas levantarse rápidamente. ―Podías hacerles un favor a las bellas damas de la escuela y decirles que eres gay ―digo. ―¿No has leído el letrero? ―preguntó fríamente sin levantar la vista―. No se permiten arpías4 en la biblioteca. ―Si fuera algún animal fantástico seria un majestuoso unicornio, gracias, pero perdonaré tus ofensas. Se necesita una buena vista para diferenciar una arpía de un unicornio. También, sentido común. Levanta la vista, ojos azules llenos de irritación. ―No tengo paciencia para ti en este momento. Arpías: Seres de la mitología griega, es desagradable y horrible, en parte mujer y en parte buitre. La parte inferior de su cuerpo y las alas son de buitre, y el torso y la cara de mujer, en concreto de una bruja. 4


―¡Escúchate! No tengo paciencia para ti ―le imito en una voz grave―. ¡Suenas como mi jodida madre! ¡Como un padre! Como un hombre realmente viejo y decrepito. Tienes, ¿cuántos, diecisiete años? Empieza a actuar como tal. Página | 39

―Están difundiendo rumores sobre nosotros. Sería mejor para ti que mantengas tu distancia. ―¡Ajá! ¡Ya he pensado en eso! Pero seamos realistas, esta es la escuela secundaria. Ninguna gran cantidad de espacio entre nosotros va a detener los rumores de reproducirse como conejos. ―Tu Freudiana forma de hablar con metáforas ahora se está volviendo ridícula. Si me quieres, solo acéptalo y dilo. Acabemos de una vez así puedo rechazarte. ―Eso te gustaría, ¿verdad? Nop. No va a pasar. No eres mi tipo, en primer lugar... ―Soy el tipo de todas ―dijo con cansancio. ―… y en segundo lugar, ¿siquiera has visto la estatua de mármol? Es increíble. Deberías aunque sea darle una oportunidad, ¿de acuerdo? Alguien con ese talento debe ser genial. Cierra el libro de un golpe y coge otro. ―No. ―Tienes que estar de acuerdo, es una increíble pieza de arte, con o sin espeluznantes habilidades acosadoras. ―Tú eres la única acosadora que veo aquí ―dijo con un audible suspiro. ―¿Y qué pasa con la chica de la sala de megafonía? Tal vez no sea tan linda como la del club de teatro… ―¿Quién? ―La chica de la nota de amor en el parabrisas. ―Ah. ―¡Pero también es tan linda! ¡Es pequeña! ¡Y tiene grandes pechos! ¡Y es persistente! ¡Pero sobre todo grandes pechos! ¡Eso es una cosa de chicos la última vez que comprobé! ¡Peechos! ―Hago señas ahuecando mi pecho significativamente pequeño―. ¡Y si es persistente podrá aguantar tu mierda arrogante! ¡Es una combinación perfecta! Él resopla. ―No sabes nada de mí, y mucho menos lo suficiente como para emparejarme con alguna chica patética. ―¡Deja de decir que son patéticas! Son agradables, ¿de acuerdo? Simplemente no les has dado la oportunidad… Se mueve tan rápido que apenas puedo parpadear y de forma amenazante, con los brazos a ambos lados de mí y esa misma fría mirada mordaz que vi en sus ojos cuando estaba hablando con Evans. Una extraña presión amenaza con dejar


sin aire mis pulmones, pero me mantengo fuerte. Por Kayla. Por el bien de la guerra. Soy fuerte y no puedo dejarle ver cualquier otra cosa. ―Todo lo que hacen es humillarse ―dice con los dientes apretados―. Soy una obsesión para ellas, no una persona. Me veneran porque no me conocen. Página | 40

―Sí, pero tú lo mantienes de ese modo, todo el mundo piensa que eres intimidante y difícil de alcanzar, justo como a ti te gusta. No haces ningún esfuerzo por ser amable, o hacer amigos. Es más fácil ser venerado por las personas que ser su amigo. ―¿Qué demonios sabes tú? ―No sé nada, excepto que estas aquí, en la biblioteca, leyendo estúpidos libros sentimentales y románticos. —Hago un gesto alrededor de mí. Me mira fijamente a los ojos, como si estuviera buscando algo dentro de mí, y luego retrocede. Pone el libro en su sitio y coge algunos, colocándolos bajo su brazo. ―No son para mí. —He escuchado eso antes. —Tengo una amiga que los disfruta —dice, su voz ahora más tranquila―. Pero no puede salir mucho. Así que yo se los llevo. ―Oh. Bien. Eso es amable de tu parte. También un poco extraño, desde que parece que te desagradan todas las chicas. ―No me desagradan. Estoy cansado de ellas. Esa es la diferencia. ―¿Cansado de ellas? ¡Tienes diecisiete! ¿Por qué tengo que seguir recordándote eso? ¡Aquí hay muuuuchas chicas que todavía no has conocido! No actúes como si estuvieras cansado de las vaginas, ningún chico está jamás cansado de ellas. Me lanza una mirada fulminante, pero por un instante juro que he escuchado una media-risa, media-burla por lo bajo. ―Eres rara. Y una idiota. Pero supongo que podría ser peor. Podrías ser normal. ―Podría ser normal. ―Estoy de acuerdo―. Incluso podría ser peor, podrías gustarme. ―Cierto. Tampoco me gustas. De hecho, te desprecio. ―¿Podríamos quizá no hablar sobre tus pequeños repulsivos sentimientos por mi? ―Confía en mí, son cualquier cosa menos pequeños. Y repulsivos no llegan a definirlo, me causan ganas de vomitar al instante. ―¡Genial! Ya somos dos. ¡He vomitado cuatro veces de camino a la biblioteca para preguntarte sobre esto! Le muestro la tarjeta negra y roja entre mis dedos. La expresión de Jack no cambia de completo aburrimiento. Se la muestro de nuevo poniéndola frente a su cara, moviéndola con la mano hacia delante y atrás un par de veces por si acaso.


―¿No te preocupa en lo más mínimo que tenga una de estas? ―Sé que la tenías. Conté las tarjetas cuando tu amiga me devolvió mi cartera. ―¿Cómo sabes que fui yo quien la tomó? Página | 41

―¿Cómo pudo Kayla si no haberla conseguido? ―preguntó con desdén―. No es de la clase que roba. Tú lo eres. ―Me sentiría insultada si no tuviera mucha autoestima. ―Tengo veintidós tarjetas, y aquí solo había veintiuna cuando ella me la devolvió. ―Me ignoró. ―¿Tienes TOC5 o algo así? ¿Llevas la cuenta de las tarjetas de negocios que tienes en tu cartera? ―¿Puedes ir directamente a la parte de la amenaza? ―preguntó con un suspiro audible. Le di una mirada rápida. ―No he llamado al número de la tarjeta. Todavía. ―Pero has memorizado el número. ―Por supuesto ―digo restándole importancia―. Y si tienes aunque sea un gramo de cerebro en esa cabeza tuya, te disculparás con Kayla antes de que llame y denuncie a la policía de las instalaciones cualquier sórdido tráfico de drogas que tienes de trabajo extra. Habla con burla. ―Drogas. ¿Ese es lo que piensas que es? ¿Crees que soy así de predecible? Estoy ofendido. ―Las personas en el reformatorio ciertamente estarían ofendidas por tu actitud santurrona. Lo suficientemente ofendidas como para darte una paliza a diario. ―Pobre chica. ―Se ríe, pellizcando el puente de su nariz como si tuviera dolor de cabeza―. Pobre, ingenua niña. Hablas mucho, de lo inteligente y diferente que eres de ellas. Pero al final del día, eres tan inconsciente como todas las otras chicas ―¡No seas condescendiente conmigo! ―digo con los dientes apretados―. Sé que estás haciendo algo ilegal. Si no te disculpas con Kayla… ―¿Qué harás? ¿Denunciarme? Adelante. Llama a ese número. ―Se inclina―. Te reto. ―Da un paso hacia atrás ―digo con desprecio en su cara. Entrecierra sus helados ojos, pero no retrocede. ―Hazlo. ―Sostiene su teléfono. Es una trampa. Estoy metiéndome en la trampa más grande del mundo. Jack me mira con un gran y casi hambriento interés. Quiere que averigüe lo que 5

TOC: Trastorno obsesivo-compulsivo


significa esta tarjeta. Al momento en que lo haga, probablemente la trampa ya estará cerrada. Pero también quiero saber. La parte de mí que quiere saber es más fuerte que la que es prudente, es una gran batalla. Si llamo a este número, voy a conseguir una significativa cantidad enorme de chantaje. En teoría. ¿Qué es lo peor que podría pasar? No es como si el número estuviera unido a una bomba o algo. Página | 42 Podría no ser nada, un enorme fiasco, pero no lo sabré hasta que lo intente. Marco lentamente, y lo levanto a mi oído. Hay un timbre. Y otro timbre. Jack no se mueve. Apenas parpadea. Apenas respiro con gran anticipación en mi pecho. ―Hola, al habla Madison ―dice una agradable voz de mujer de manera animada―. ¿Cómo puedo ayudarle? ―Uh, hola, yo… ―Busco una rosa —dice Jack simplemente. ―Busco una rosa. Hay una breve pausa ―Un momento mientras abro las reservas. ¿Puedo preguntar su nombre? Miro a Jack de nuevo, pero él solo niega con la cabeza. ―Isi… Isabelle. ―Está bien, Isabelle, y ¿por quién llamas? ―Um… ―¿El nombre en la tarjeta que te dieron? ―Oh. Jaden. Si esta es una línea de encargo de drogas o algo así, es la más extraña de todas. Hay un sonido como el de la mujer escribiendo en el teclado. Los ojos de Jack miran rápidamente a todas partes sobre mi hombro, observando a la gente caminar, pero puedo decir que sigue prestando atención a la conversación que estoy teniendo. ―¿Y esta es tu primera vez en el Club de la Rosa, Isabelle? ―¿S…sí? Sí. ¿Club? ¿Qué clase de Club…? ―Está bien, muchas gracias por escogernos para reservar con nosotros, Isabelle. Jaden es uno de los acompañantes más populares, así que me temo que hay un poco de espera. La primera vacante que tengo es el 4 de diciembre, a las 12:30 pm, en Columbus. Además estoy obligada a mencionar a cualquier cliente que sus precios son considerablemente más altos que nuestros otros servicios de acompañantes… Marco apresuradamente el botón para cancelar la llamada y el teléfono termina cayendo al suelo. Se desliza bajo un estante y desaparece. Antes de que pueda inclinarme para recogerlo, Jack mueve el estante y lo coge rápidamente.


―He programado mi teléfono para grabar esta llamada. Y ahora te tengo. Si le dices a alguien lo que sabes de esa tarjeta, voy a contradecirte con esta grabación y diré que eres una clienta. ¿Está claro? Trago tan fuerte que juro que escucho a mi garganta agrietarse. Página | 43

―He dicho, ¿está claro? ―Endurece su voz. No le respondo estando de acuerdo. Me voy antes de que él tenga oportunidad de formular otra arrogante frase. Ha sido una trampa. Y he caído en ella.

Estoy siendo derrotada. Digo esto con admiración a Jack Hunter, incluso si odio hasta sus entrañas. Está haciendo todo lo posible para lograrlo, golpeando duro, con fuerza y sin perder el ritmo. Podría estar herida, mi orgullo hecho pedazos, y completamente derrotada si fuera alguien más. Afortunadamente, soy Isis Blake, y lo que se rumorea es que ella es una chica realmente genial que nunca es derrotada. Sin Nombre no pudo hacerlo. Estoy segura como el infierno que no dejaré que algún chico bonito al azar lo haga. ¡La única que puede derrotarme soy yo! Sintiéndome ligeramente con más energía, subo el volumen de mi radio en un semáforo. Mi cerebro se pone rápidamente en funcionamiento. Hago una lista en mi cabeza: 1. Jack tiene una chica. Le lleva novelas románticas. Ella no puede salir mucho. ¿Quizás tiene padres sobreprotectores o algo? Más investigación es necesaria. La chica podría ser un factor clave para ganar la guerra, parece preocuparse por ella, ligeramente más de lo que se preocupa por sí mismo, de todos modos. Necesito averiguar quién es. 2. Jack es un acompañante. Es como algo sacado de un estúpido drama de la televisión, pero he escuchado a la mujer en la línea. Si ella fuera un engaño, era uno muy bueno. Algo en mi interior me dice que no lo era. Jack es bueno con estas cosas de juegos mentales, pero no tan bueno. No podría haber creado toda una línea telefónica falsa y contratar a una mujer para convencerme de que es un acompañante, e incluso si lo hiciera, ¿qué ganaría con eso? ¿Por qué sería de ayuda para él? No lo sería. Así que eso significa que tiene que ser verdad. Si es verdad, entonces no puedo usarlo, ya que él tiene la grabación para usarla en mi contra. Me mata eso de no poder decir nada, revelar que tiene un trabajo a tiempo parcial como acompañante sería la última represalia por robarme mi primer beso. Pero no quiero que me arrastre con él. Así que solo tengo que encontrar otras maneras de hacerlo arrepentirse de haberme tocado, o insultado a Kayla. Ya que Jack es un pedazo de mierda bueno, y nunca he enfrentado tan buen enemigo antes, necesito respuestas, información, y tácticas. Y las necesito rápido. Así que voy a la única persona que podría saber algo sobre Jack.


Wren es voluntario los sábados en el banco de alimentos local. Sé esto porque cada vez que la Sra. Gregory ve su cara en los anuncios de la mañana siente la necesidad de hacer una lista de cada uno de sus logros, comenzando con cuán seguido es voluntario y donde. Estaciono y salgo, moviéndome a través de la multitud de madres solteras con niños gritando y los medio-mendigos. Un chico Página | 44 me mira de arriba abajo y dice con un silbido “Ay, mami” pero huele como a licor y orina y tiene sentido, solo personas con el juicio severamente dañado pensarían que soy lo suficientemente bonita para silbarme. Wren está al frente de la fila, pero detrás de las mesas, apilando latas de maíz y atún. Habla con los otros voluntarios y trabajan juntos con rápida y clara eficiencia. Tiene cabello rubio, perfectamente peinado hacia atrás. Sus gafas le hacen parecer mayor de lo que es. No es guapo como Jack, pero es terriblemente adorable. Me acerco furtivamente a su lado. —Tu mamá debió ponerte Chicken6. Wren alza la vista, ojos avellana confundidos. —¿Disculpa? —Sabes, es un nombre más común que Wren7. Además las personas no te molestarían para deletrearlo todo el tiempo. Si vas a nombrar a tu hijo por un ave, al menos ten la cortesía de hacerlo por uno que las personas saben deletrear. —Tiene cuatro letras —dice. —Esos pequeños papeles que dicen la fortuna tienen cosas de cuatro letras, también, ¿pero sabes siquiera lo complicada puede ser esa mierda? —Lo siento. —Wren entrecierra los ojos hacia mí—. ¿Te conozco? Oh, espera. Sí te conozco. La chica nueva. Isis Blake. —¡La única! —Sonrío. —1 de julio de 1994. Tipo de sangre, O positivo. Antes vivías en Good Falls, Florida, con tu tía. Eres alérgica a las fresas. Estoy impresionada, pero mantengo mi sonrisa. —¿Cómo sabes tan…? —He leído tu registro escolar. Soy voluntario en la oficina. —Apila otra lata encima de la pequeña pirámide de atún. —Ah, cierto. ¡Eso tiene un sentido menos espeluznante! —¿Hay algo que pueda hacer por ti? —Sonríe, sus ojos miran fijamente los míos, y es entonces cuando estoy sometida a su legendaria mirada. No mira hacia otro lado en lo más mínimo, perforando un profundo agujero en mi cabeza. Alejo la mirada, pero cuando vuelvo a mirar aún está observándome con esa misma agradable sonrisa en su cara. Me aclaro la garganta. —Como sabes, estoy en una guerra no planificada con Jack Hunter…

Chicken: Gallina. Wren significa chochín, otro tipo de ave también. Wren: Chochines: Son aves insectívoras, que se alimenta de larvas, orugas, arañas... pero algunas especies comen también frutos. 6 7


—Sí, es difícil ir a cualquier lado sin escuchar sobre la última rabieta que habéis hecho juntos. —… Y un pequeño pajarito, no una gallina, me ha dicho que conoces a todos. Como, a todo el mundo. Página | 45

—Me tomo un momento para hablar con todos. Disfruto tener amistad con muchas personas. —¿Entonces eso es un sí? —Sí. Conozco a todos. Y si no los conozco, como en tu caso, espero hacerlo pronto. Su sonrisa se hace más brillante, pero eso solo me asusta más. —Cierto —digo lentamente—. De cualquier manera, apuesto a que eres el único chico que conoce a Jack. Wren se ríe. —¿Conocer a Jack? Seguro. Lo conozco. Tanto como cualquiera puede. Es como un lobo, viene y va y no da realmente una explicación sobre nada. Pero a veces, solo a veces, te visita en medio de la noche. Si estas buscando información sobre él, me temo que no puedo ayudarte. Estoy un poco ocupado. Wren saca una lata de salsa de tomate y la inspecciona como si fuera una piedra preciosa. Se la da a una mujer trabajando con él. —Está abollada. Devuélvela al montón. —¡Pero, parece que está bien! —dice protestando la mujer. —No, justo aquí —Wren guía los dedos de ella al lado de la lata—. ¿Ves? Una hendidura. No resiste bien abollada. Podrías envenenar a alguien así. La mujer debe ser graduada de la universidad, pero se sonroja de un rojo más oscuro que cualquier chica de escuela. Wren se vuelve hacia mí, y silbo por lo bajo. —Esa es un infierno de metáfora, presidente. Personalmente, hubiera comparado a Jack más con una ameba sin miembros, supurando, pero los lobos funcionan también. —Mi nombre es Wren —dice severamente. —¿Te gustan los burritos, presidente? Hay un lugar a la vuelta de la esquina. Lo vi de camino aquí. ¡Parecen enormes! No puedo comer uno sola. Pero estoy hambrienta como el infierno y es casi la hora del almuerzo, así que… —Muevo mi pulgar detrás de mí—. Voy a ir a conseguirme uno. Supongo que te veré por ahí. El puesto de burritos está en medio de un círculo de mesas de picnic, coloridas sombrillas haciendo sombra en el estacionamiento y cansados trabajadores de construcción del otro lado de la calle haciendo cola para conseguir un bocado de queso, glorioso. Ordeno uno de pollo y salsa verde. Lo corto cuidadosamente por la mitad, coloco una mitad al otro lado de la mesa, y empiezo a comer el mío. Y espero. Es el anzuelo perfecto. Wren puede esconder su cansancio


bien, pero sé que no come lo suficiente. Es la clase de estudiante que está tan ocupado haciendo actividades extracurriculares que olvida comer constantemente. Una sombra cae sobre mi mesa, y Wren se desliza en el asiento al otro lado de mí. Toma la mitad del burrito para él, su agradable sonrisa apenas visible. Página | 46

—No te importa, ¿cierto? —Nop. —Derramo lechuga elocuentemente dentro de mi blusa. Se come el burrito a una velocidad impresionante. Cuando ha terminado, y limpiado su boca con una servilleta, aplaudo—. Muy bien, presidente. Aún hay esperanza para ti. —No he desayunado —admite avergonzado. —Lo sé. —¿Lo… sabias? Asiento hacia sus manos. —Tus uñas. ¿Ves cómo están todas traslucidas y marcadas con esas pequeñas líneas elevadas? Las mías solían ponerse así cuando estaba a dieta. Sin suficiente hierro. Infiernos, no había nada suficiente, punto. Puedo conseguirte otro burrito, si quieres. —No, estoy bien —dice un poco demasiado rápido, y hace esa extraña cosa de mirarme fijamente—. Eres muy observadora, ¿no? Me encojo de hombros. —¿De qué otra forma mantendría tal fabuloso conocimiento de la existencia humana en todo momento? —Eres como él. —Wren ríe, y se levanta. Comienza a caminar de vuelta al almacén benéfico, tiro mis servilletas y rápidamente lo sigo. —¿Cómo quien? —Jack. Los dos prestáis atención a los detalles. Podéis descifrar a las personas. Me río de eso, pero Wren sólo niega con la cabeza. —Él ya ha venido a verme. Para saber sobre ti. Eso solo lo prueba aún más, vosotros dos sois muy parecidos, excepto que tú puede que seas la más lenta. Le lanzo una mirada fulminante, pero él solo sonríe. —No le dije mucho. Si quieres saber sobre él, solo puedo decirte unas cosas. Hay mucho que no sé. —¿Quién es la chica? —pregunto inmediatamente. —¿Qué chica? —La chica a la que le lleva libros. —Oh. Debes referirte a Sophia. —Sophia —repito en voz baja—. ¿Ella es su novia?


—No estoy seguro. Para ser honesto, no me ha dicho mucho sobre ella. Es la única cosa que mantiene demasiado en secreto. Sé que está enferma, está en el hospital casi siempre. Página | 47

—Sophia enferma. Lo tengo. —Atrapo una lata cayendo y se la doy a la mujer que se sonroja—. ¿Algo más? —Vive con su madre en Coral Heights. —El sofisticado barrio privado con las enormes casas, ¿cierto? —Sí, mucho más cerca de Columbus. —¿Dónde está su padre? —Murió en un accidente aéreo, creo. Mi corazón se hunde por absolutamente ninguna razón. Lo acomodo de vuelta junto los ventrículos. ¡Ahora no es tiempo de sentir lástima por el enemigo, corazón! ¡Compórtate! ¡Compórtate en extremo! ¡Compórtate tan bien que te contengas! —¿Entonces que le dijiste sobre mí? —Le conté sobre Will Cavanaugh. Me estremezco tan fuerte que golpeo la mesa detrás de mí. Una pirámide de latas de sopa se tambalea, y termina cayendo. Reprimo una maldición y rápidamente les ayudo a limpiar el desastre. Cuando la pirámide de latas está de vuelta en la mesa en un montón y alegres etiquetas gritando LIBRE DE SODIO, Wren suspira. —Mi primo es una especie de cruel pedazo de mierda. Puedo entender por qué su nombre te afecta así. —Él es… —Trago lo que se siente como el contenido de una caja de grapas—. Él es tu… —Primo —confirma Wren—. No sé si te lo han dicho, pero es un mundo muy pequeño. —Microscópico. —Me río nerviosamente, pero ninguna parte de mí se siente feliz. Sin Nombre está más cerca de lo que pensaba. No, no es él. Calma. Solo es un pariente suyo. No está aquí, y nunca lo estará. Espero. Mentalmente hago una nota de buscar el acantilado más cercano por el cual tirarme solo por si acaso. —No se la historia completa entre mi primo y tú, pero él ha dicho que en un momento estuvisteis involucrados. —Sí. Involucrados. Eso es gracioso. —¿Estás bien? Estás verde. —Estoy… estoy bien. —Pongo una mano sobre mi estómago para estabilizarlo y enviarle un mensaje. ¿Puedes esperar hasta que estemos solos para deshacerte del burrito? Todo mi amor y agradecimiento, La dirección general.


Mi estómago responde con un rebelde gruñido. Wren tacha algo en el portapapeles, sus ojos mirando fijamente a los míos como si estuviera buscando algo. —¿Algo más con lo que pueda ayudarte? Página | 48

—Sí, ¿cómo ilegal es la prostitución de menores? Parpadea. —¿Disculpa? —Como, no es ilegal como para una sentencia a muerte, pero no es ilegal como el alcohol. Entonces es algo entre esos dos, ¿cierto? —Se puede suponer que sí. —Bien. Genial. ¡Gracias de nuevo, presidente! Se estremece ante el sobrenombre mientras me despido y me alejo, mi mente elaborando un fantástico, ultra-genial, plan de éxito seguro. Jack Hunter puede tener una novia enferma y no tener padre, pero aún es un idiota. Aún estamos en guerra. Y va a pagar.


5

Página | 49

3 años 12 semanas 5 días

H

aciendo un poco de investigación en Google del Club de la Rosa me encuentro con dos cosas:

1. No hay ningún Club de la Rosa. Al menos, no a la vista. Las personas en los foros cutres de sexo de Ohio se refieren a algo a lo que llaman “El Club” pero nunca le ponen el nombre. Supongo que tiene sentido, este tipo de cosas son bastante ilegales. Y si el club está contratando a menores de edad, es aún más intolerable e ilegal. O tal vez Jack mintió sobre su edad, con una identificación falsa parecería lo suficiente convincente. 2. Los clubes con hombres guapos de acompañantes son generalmente clubes de gigolós, a cargo de un inteligente gigoló más viejo del extranjero, donde la práctica es muy común en Europa. No es desconocido que las hijas de los ricos contraten chicos igualmente bellos para las fiestas, bodas, reuniones familiares, y los usuales fines de semana de noches salvajes. La duquesa de Orlan-Reis (dieciocho años y preciosa) fue arrestada el mes pasado en Los Ángeles por conducir bajo la influencia del alcohol con quince kilos de Versace de alta costura y dos gigolós portugueses en su coche. Se rumorea que la hija de Bill Gates ha estado saliendo con un gigoló durante un año y medio. A las chicas ricas les gustan los chicos guapos. Y Jack es un montón de cosas tremendamente negativas, pero aunque odie admitirlo, es un chico guapo. Pero es difícil de creer que haya un club de gigolós aquí, en Ohio. Quiero decir, hay algunas personas muy ricas en Columbus, así que tiene sentido, pero solo un sector circularía por ahí. ¿Y por qué Jack se apuntaría para estar en uno para empezar? La última vez que lo comprobé, el sexo por alquiler no es exactamente uno de esos puestos de trabajo que te gustaría. ¿O sí? Niego con la cabeza y abro una lata de atún. No pensemos en el sexo. La gente fea tiene sexo, cierto, ¿pero yo, particularmente? No está en mi futuro. He pasado por la escuela secundaria sin tenerlo, y probablemente, van a pasar un par de años más. Incluso si lo hiciera, no va a ser con alguien que realmente le guste como soy, y con quien lo haga le tendrán que gustar las estrías, la flacidez y los granos, y la última vez que lo comprobé una parte importante de la población masculina piensa que los tres son asquerosos como el infierno. Apagaré las luces o algo y terminaré con ello de una vez. Será como una aventura. Una cosa de bar. ¿Cómo hacen los


adultos para tener sexo otra vez? Las páginas webs de citas, supongo. Es un futuro bastante sombrío, pero no es como si pudiera esperar algo más, estoy librando a la gente de mí, y eso incluye las relaciones. Si alguna vez tengo sexo, será con un tipo al que nunca volveré a ver. De esa manera no hay posibilidad de nada más allá de una cosa de una sola noche. Es el plan más práctico y lógico que he realizado, si se Página | 50 me permite decirlo. —Cariño. —Mamá entra—. Tu padre quiere saber en qué universidades vas a solicitar acceso. Golpeo la mano sobre mi cabeza, pero hay un abrelatas en ella. Así que me froto los moratones, y suspiro. —Le he dicho un millón de veces, Ohio State, la Universidad de Oregón, la Universidad de Idaho, esa universidad mormona en Seattle con los folletos espeluznantes. —¿Por qué aplicas si parece espeluznante? —¿Porque espeluznante es impresionante? Son como un culto. Me gusta toda esa mierda. Mamá me da una mirada de desaprobación frunciendo los labios sutilmente. —Me gusta toda esa caca —corrijo con delicadeza. Ella se ríe, es una buena señal. Dos buenas señales en un mes. Sofoco el optimismo por la cruda realidad, no va a durar. Espero que sí, pero no lo hará. Aún así eso no me va a impedir disfrutar de ella mientras pueda. Junto el atún desecho en unos sándwiches y los coloco en el horno para, bueno, que se derritan. El timbre suena y contesto, Avery está ahí, con su luminoso cabello flameando desde atrás por el sol de la tarde y con el ceño un poco fruncido en su rostro. —¡Impresionante, gracias por haber venido! —No me voy a quedar —dice Avery con voz cansada—. Solo dame el dinero para poder irme. —¡Uh, cierto! ¿Cuánto te debo? —Veinte dólares. —Está bien, un segundo, déjame ir por mi cartera. Subo las escaleras de dos en dos a mi dormitorio y revuelvo frenéticamente en mi cartera. Saco dos de diez y me voy para abajo. Avery me pasa una bolsa de papel marrón. Pequeña y aplastada, y le doy el dinero —Gracias por esto. —Sonrió—. Quería agradecértelo, uh, mucho. —Continúa estudiando en la escuela. —Se burla de lo que le dije la noche de la fiesta. —Ja ja. —Me río con torpeza—. No son para mí. Son para la ansioso… hija… del novio… de mi tía… que es mi prima.


—Claro —resopla Avery—. Como sea. Hay un momento de silencio en el que pienso que se dará la vuelta y se marchará, nuestro negocio está hecho, pero ella se queda. Página | 51

—¿Puedo darte un consejo? —Entrecierra sus ojos. —Claro. —Mantente alejada del pasado de Jack. Levanto una ceja. —¿Alguna razón en particular? Y cómo lo sabes… —Wren y yo hablamos. Le preguntaste a Wren sobre Jack. Y te digo que te mantengas al margen del pasado de Jack. A la gente no le va bien cuando se meten ahí. —Como, ¿contraen una terrible enfermedad? ¿Es que él robó una calavera de cristal de una tumba? Le dije que no era su idea más brillante. —Es peligroso —me interrumpe—. ¿Está bien? Él es jodidamente peligroso cuando intentan acercársele, y si sigues así, te pondrás en peligro y no vas a ser capaz de detenerlo esta vez. —Oh, ¿es esa una amiga, Isis? Inmediatamente meto la bolsa de papel bajo mi camisa. Se abulta torpemente y ruego que no se dé cuenta de que estoy llena de bultos. —Uh, sí, mamá, esta es Avery. Avery, esta es Patricia Blake, mi mamá. Avery le da una mirada a mi madre, con bata de baño, los ojos húmedos y pareciendo ligeramente frágil. —Me tengo que ir. Se ha ido en su Saab verde antes de que mamá tenga la oportunidad de ver atraerla a la sala de estar. Chica lista. También maleducada como el infierno, pero es inteligente. —Esa chica parecía familiar —comienza mamá. —¿Sí? ¿La has visto antes? —Lo he hecho. Pero por más que lo intento no consigo recordar dónde.

Me las arreglo para escabullirme con la bolsa de papel más allá de la seguridad de la escuela justo antes de colisionar contra la parte trasera del coche del conserje mientras lo maniobra para salir del estacionamiento el lunes por la


mañana. Él sale, con la cara como un gran grano de remolacha roja a punto de explotar y mientras me está dando un sermón sobre la conducción segura y revisar mi guardabarros para asegurarse de que no haya ni una gota de pintura roja encima de ello, deslizo la bolsa en la camioneta, debajo de la lona. En el receso de la mañana voy detrás del cobertizo de mantenimiento de la sala de arte, donde el Página | 52 conserje estaciona y descarga el contenido de su camioneta. Una pila de rastrillos, escobas, cloro, esponjas y martillos se amontonan en el suelo, y la bolsa de papel parece que está perfectamente en casa. Rápidamente saco la bolsa de debajo de un poster de lavado de ventanas y corro. Mucha gente en las películas rompe armarios con elaboradas técnicas de poner las orejas cerca de las cerraduras, y cuando eso no funciona siempre hay buenos y viejos alicates. Pero lo que en las películas no te dicen es que es muchísimo más fácil simplemente ir a través de la puerta. Los fondos de los distritos escolares federales aseguran que el metal sea de la calidad más baja del híbrido de níquel y estaño y todos las taquillas de la escuela secundaria están esencialmente hechas con dos pernos, lo que significa que si coges una horquilla y un par de pinzas y giras la cuña de un perno dándoles para la izquierda, puedes abrir la puerta lo suficiente como para deslizar algo en su interior, como por ejemplo dos bolsitas de hierba que sin duda alguna son de Jack Hunter porque ahora están en su taquilla. Voy al baño y llamo a la oficina de la escuela, de forma anónima y les doy la pista de que la taquilla 522 tiene un olor a hierba que sale de ella. La seguridad del campus está toda conmocionada después de la captura del "criminal" del otro día. El chico de los cuchillos ha sido suspendido por una semana, y todo el mundo se ríe abiertamente sobre el hecho de que hicieron falta tres oficiales de seguridad para atrapar a un tipo desnudo, pero eso no les importa a los oficiales. En sus mentes, fue un triunfo de los adultos del bien sobre el mal general de los adolescentes, y eso es suficiente ego soplando como para tenerlos caminando como globos con sus bigotes y calvas. A los diez minutos están en el casillero 522, el conserje corta la cerradura y los oficiales rebuscan entre las cosas de Jack. Miro por la esquina del pasillo mientras sacan sus libros, sus lápices, tirándolos al suelo sin contemplaciones. Cuando encuentran las bolsitas olfatean el interior de ellas y se aseguran el uno al otro que es hierba. Me río suavemente en mi camino de regreso a clases. Jack Hunter: 2. Isis Blake: 1. Es una gran diferencia, pero la podré superar rápidamente. El rumor se propaga como el fuego en un derrame de petróleo, Jack Hunter está suspendido durante dos días en espera de cargos de drogas con la policía local. La vida es dulce. Doy un mordisco a mi sándwich y apenas noto que es el tercer día consecutivo que estoy comiendo atún, mis papilas gustativas sólo pueden percibir dulce, dulce victoria. —¿Qué estás haciendo? —pregunta Kayla, mirándome con una bandeja de chile en las manos. —Saboreando mi victoria —digo.


—¡Has sido tú, no es así! —Kayla golpea su bandeja y silba—. ¡Tú has sido la que ha plantado la hierba en el casillero de Jack! —¿Uh, no? Él es el que fuma drogas, no yo. Ni si quiera sé dónde comprar hierba. Página | 53

—Avery ha dicho que ten vendió dos bolsas. —Oh. Bien, en ese caso, sí. Sé dónde comprar hierba. Hace un sonido de disgusto, pero su cara es lo opuesto a disgusto. Es hermosa. Es como ver una exposición de gatos de raza pura escupir una bola de pelo. —En mi defensa. —Levanto las manos—. Todos saben que la gente popular tiene hierba, ¿está bien? Es como una ley universal, ahí arriba con “la manzana cae en la manada nerd de Newton” y “el cielo es de un color azulado distinto”. —No puedo creerlo. —Kayla suspira—. Creía que eras genial, y ahora mírate; ¿plantando drogas en un tipo que no te gusta? —Uh, es un poco más que “no gustarme”. —Noticia de última hora, al resto de nosotros nos gusta, ¿de acuerdo? ¿Así que puedes simplemente dejar de joder? —¡Todavía no se ha disculpado por hacerte llorar, Kayla! —Me hace llorar todo el maldito tiempo, ¿bien? ¡He llorado a diario en mi almohada por él durante seis años! —¡Incluso más razón para patear su trasero! —¡Esto ya no es segundo grado, Isis! —espeta Kayla —. Morder y patear no es propio de una dama, y tampoco te va a llevar a ninguna parte con algún chico. —¡Tal vez no quiero conseguir a ningún chico! —Mi voz es tan fuerte que está llamando la atención—. ¡Tal vez todos los chicos son unos cabrones! ¡Tal vez yo soy la única que al parecer puede pensar claramente y ver un imbécil por quien realmente es! —Él no es un imbécil… —¡No voy a escuchar tus escusas, Kayla! Las conozco todas. Yo también las dije una vez por un chico, ¿está bien? —Me cuesta creer eso —dice con maldad. —¿Si? ¡Créete esto! Levanto mi manga, y Kayla hace tres cosas en una rápida sucesión, lo ve, lo entiende, y retrocede, estremeciéndose lejos de eso. De mí. Tiro de mi manga hacia abajo y cojo mi mochila. Dejo el sándwich. Dejo el corto triunfo sobre Jack que he tenido allí. Dejo mi secreto allí, con ella.


El resto del día es una sopa borrosa de ira y lágrimas medio contenidas. Cuando llego a casa está a oscuras. Todas las ventanas están cerradas y las cortinas corridas, como de costumbre. La casa está durmiendo, o eso es lo que se siente. Llamo a mamá, no tenía trabajo o una cita con el psicólogo hoy, y su coche todavía está en el garaje. Debería estar en casa. Tomo las escaleras de dos en dos y me Página | 54 congelo cuando veo a su habitación abierta. Todo está destrozado. La lámpara está rota, el vidrio de color ámbar destrozado sobre la alfombra. Sus documentos y lienzos de trabajo están dispersos como las escamas de una serpiente de papel. Ha arrancado algunos de ellos en pedazos, su cama llena de fragmentos. Su maquillaje está goteando fuera de su armario en horribles ríos líquidos de color carne. El espejo en el cuarto de baño está roto, su frasco de pastillas abierto y las píldoras obstruyendo el lavabo. El agua se desborda de la bañera al suelo, se está comenzando a formar una piscina. Mi corazón se vuelve frío, mis dedos se entumecen. —¿Mamá? —grito—. ¡Mamá! Compruebo debajo de la cama, su armario, tirando la ropa y sillas a un lado mientras la busco. No está en el salón, o en mi habitación, o en la cocina. Marco el número de su teléfono móvil, pero suena arriba, debajo de la almohada. Mi mente se desplaza con imágenes de ella golpeada, secuestrada, ese hombre sosteniéndola por el brazo y tirando de ella de nuevo a Nevada, a donde se sentía miserable… Marco el número de papá frenéticamente. Pero sólo suena dos veces antes de escuchar el llanto débil. Mamá. Salto tras eso, siguiendo el sonido al garaje. Ella esta acurrucada en el asiento trasero del coche. Abro la puerta y toco su rostro, sus hombros, inspeccionándola buscando heridas o cortes. —Mamá, ¿qué demonios ha pasado? ¿Estás bien? —Él ha vuelto. —Mamá jadea en mi cabello, aferrándose a mí como un bebé mono se aferra a otro grande—. Me ha encontrado. A la policía le toma quince minutos llegar hasta aquí. Peinan la casa, interrogan a mamá hasta el punto de hacerla llorar de nuevo, y lo único que puedo hacer es abrazarla y espetarles cuando se vuelven demasiado entrometidos o invasivos. Cuando terminan la inspección de la casa, uno de ellos me lleva aparte. —Mire, señorita Blake, ha dicho que su madre tiene un historial de enfermedad mental… —Ella tiene PTSD8 —le corrijo enfadada—. Por un reciente novio abusivo. No un entero historial de jodida enfermedad mental. —Entiendo… —¿Lo hace? —Me reí, medio histérica. 8

PTSD o TEPT: Trastorno de Estrés Postraumático (Post-Traumatic Stress Disorder).


—Mira, lo siento. El PTSD puede ser un infierno. Mierda, la mayoría de nuestros hombres también lo tienen. Algunos de nuestros hombres nos dejan por eso. El punto es, no hay huellas del tamaño de un hombre en la casa, y las cerraduras no han sido forzadas a abrirse. Nada ha sido robado. No hay señales de una lucha de dos personas en su habitación, tampoco. Página | 55

—Ella ha dicho que le escuchó caminando bajando las escaleras. —Bien podría haber sido un flashback. Ha dicho que está medicada, ¿cierto? —Y viendo a un psicólogo cada semana. —Bien, lo siento, chica, pero si está haciendo todas esas cosas ya, no hay muchas cosas que podamos hacer por ella. —¡No está loca! ¡Dejad de tratarla como si lo estuviera! —No lo hago, ¿bien? Solo estoy diciendo los hechos. Podemos dejar un policía fuera de tu casa durante setenta y dos horas, si eso os te hace sentir mejor, pero eso es todo. —Sí. Eso estaría bien. Me da una palmada en el hombro. —Mantén la cabeza en alto. Ella se pondrá mejor. Observo su espalda retirándose y murmuro: —Eso es lo que todos dicen.

Después del susto de mi madre, duermo en su habitación, en el colchón de aire, todas las noches. Hago mi tarea allí con ella mientras lee o duerme la siesta. Comemos las comidas en el piso de arriba, ya que no se atreve a ir abajo durante más de unos pocos minutos a la vez. Mi propia habitación empieza a parecer extraña y extranjera cuando entro, como si fuera una extraña en ésta. El policía fuera ayuda. Cuando se pone nerviosa en medio de la noche, señalo por su ventana al coche de policía sentado bajo la farola, y se relaja y se las arregla para dormir un poco. Yo no. Me quedo despierta, escuchando sonidos de pasos pesados. Esperando. Orando. Rezando para que el hijo de puta venga y me dé una excusa para cortar su garganta. Espero, rezo y agradezco a cualquier Dios que esté escuchando. Sin Nombre pudo haberme jodido, pero no hizo un desastre de mí tanto como ese hombre le hizo a mamá. Lo mío no es nada comparado con lo de ella. Ni siquiera merece ser llamada una cosa a la luz de lo que le pasó a mamá. Lo que le ocurre a las mujeres en todas partes, todos los días.


Llamo a la oficina en la escuela y mamá les dice que estoy enferma cuando no lo estoy. Llama a su trabajo y utiliza todos sus días de enfermedad, pero para el viernes ha mejorado lo suficiente como para ir. O al menos eso dice ella. Yo no le creo, pero lo intento. Si lo creo, tal vez eso lo hará más real. Página | 56

Los viernes en la escuela son siempre buenos días, pero hoy es sólo torta de mierda sobre un sándwich de pastel de mierda. Cada parte de mí se siente como si se estuviera pudriendo de dentro hacia fuera, apenas he conseguido dormir y no me puedo concentrar en el trabajo con el que tengo que ponerme al día. Todo en lo que puedo pensar es en mamá, si ella está bien en el trabajo, si lo está llevando bien, si va a recordar comer el almuerzo que le he hecho. Todos los pensamientos de la guerra con Jack Hunter vuelan por la ventana. No tengo tácticas, no hay prisa por ponerlo en evidencia. Nada. Estoy agotada y cansada. Y acabada. Kayla nerviosamente se me acerca en el descanso. Se aclara la garganta y me levanto de mi lugar en el césped. —Hola —comienza. —Hola. —¿Qué estás haciendo? —Intentando dormir un poco. —Oh. ¿No has dormido bien? —Durante un par de noches —lo reconozco—. Es sólo, ya sabes. Mierda de insomnio. Típicos locos ritmos circadianos de adolescentes. —Has estado ausente. —Sí. Estaba enferma. —Oh. —Se muerde el labio y mira sus zapatos antes de exclamar—: Lo siento mucho. Por lo que he dicho anteriormente esta semana. Acerca de ti y las cosas. Lo siento. Yo no sabía. —Está bien. He sido muy mala contigo también, últimamente. —¡No-o! —He sido insensible. Acerca de Jack, y cómo te gusta. Lo siento. Hay un largo silencio. Ella estira la mano. —¿Vamos a empezar de nuevo? Soy Kayla Thermopolis. Estrecho su mano. —Isis. Isis Blake. —Eres realmente buena en esa cosa de la historia del planeta. —Historia del mundo. —Sonrío mientras ella repite nuestro primer intercambio en la fiesta de Avery. Hablando del tipo rojo con cuernos y un tridente,


Avery entra en ese momento. Kayla la ve claramente, pero a diferencia de la mayoría de las veces no se escabulle al lado de Avery. Se queda delante de mí, y sigue hablando. —Voy... Voy a dar una fiesta esta noche. Mis padres están fuera de la ciudad, así que. Es sólo una pequeña reunión. Sería realmente fantástico si pudieras estar Página | 57 allí. Habrá pretzels. Y una piñata. ¡Incluso podrías golpear a alguien! Pero sólo si realmente tienes que hacerlo. Como si, en verdad, realmente, seguro, tienes que hacerlo. Como, si tu vida dependiera de ello. —Ella piensa en eso por un momento—. En realidad, ¿puedes simplemente no golpear a nadie en absoluto? —Lo intentaré. —Me río. —¡Está bien! Comienza a las ocho, así que ahí te espero. Le echo un vistazo a Avery, quien está lanzando espadas hacia mí. Claymores9. Hachas. —¿Avery va? —le pregunto. Kayla se encoge de hombros. —No. Ella ha dicho que tenía algo que hacer. —¿Estás segura de que estás bien con ella viéndonos hablar a ti y a mí? —Yo… No lo sé. No le gusta, pero te debo una disculpa, así que. Ella es realmente impresionante y esas cosas, pero no voy a dejarla que me impida ser educada. —Correcto. Genial. Te veré esta noche, entonces. Kayla se apresura a regresar al lado de Avery y Avery se lanza hacia ella con palabras rápidas y apresuradas, y miradas punzantes hacia mí. Después de la escuela, revuelvo mi armario buscando algo increíble para ponerme, y ubico una camisa de color negro con una franela roja sobre ella, y una falda negra con medias. No solía estar interesada en la ropa. Es difícil estarlo, cuando la única cosa que la gente ve en ti es la grasa, no la moda. Después de perder todo ese peso, no pude evitar cultivar un nuevo gozo en vestir el cuerpo por el que había trabajado tan duro. —¿Vas a salir esta noche? —Mamá se asoma a mi habitación y me atrapa aplicando delineador de ojos. Sonrío tímidamente. —Ah, sí. Kayla me ha invitado en el último minuto. —¿Y quién es esta Kayla? —La primera persona en la escuela que me llama algo distinto a “Chica nueva”. Mamá hace un pequeño movimiento de aplauso. —Ya me gusta ella. 9

Claymore: tipo de espada, utilizada por los highlanders escoceses.


—¿Estás...? —Me callo—. ¿Vas a estar bien sola, aquí? —Voy a estar bien, no te preocupes por mí. ¿Cuándo vienes a casa? —Yo... no lo sé. Antes de la medianoche, sin duda. Página | 58

—Bien. —El policía todavía estará por ahí, esta noche, así que no tienes que preocuparte. Se mueve y besa la parte superior de mi cabeza. —Lo sé. Lo siento por asustarte así. Solo era yo haciendo el tonto. Estoy a punto de discutir que no es tonto, pero me da palmaditas en la mano. —Date prisa ahora. No quieres llegar tarde. —¡Pero yo sí! ¡Me hace parecer importante y ocupada! Se ríe. Recojo mi cabello en una trenza de lado y cojo mi bolso. Chicle, revisado. Dinero, revisado. Tampones, revisado. Nunca sabes cuando alguien va a comenzar su período o cuando voy a golpear a alguien y hacer que su nariz sangre. Al menos con los tampones puedo ser considerada con mis enemigos. Hablando de enemigos, no tengo ni idea de si Jack estará allí o no y, francamente, no me importa. Todavía no estoy sintiendo todo el asunto de la guerra, y apenas estoy en el estado de ánimo para una fiesta, para empezar. Saco una cazuela abundante de ternera y la coloco en el horno para mamá antes de irme, y ella me dice adiós mientras salgo de la calzada. A mitad de camino de la casa de Kayla, me manda un mensaje para que coja vasos de plástico de color rojo. Hago un caótico giro en u y me encamino hacia el supermercado más cercano, por el artículo de primera necesidad para el intemporal barril de cerveza de la fiesta. Todavía me siento como una mierda, así que cojo un frasco de glaseado para picar. Después de perder casi treinta y nueve kilos, subir dos o tres a causa de mis aún mierdosos y cómodos hábitos alimenticios, es un crimen de poca monta. —Hablando de crimen —susurro mientras miro por el espejo retrovisor. Dos personas pasean por la acera de enfrente del supermercado, saliendo de un restaurante italiano de lujo. El tipo tiene el cabello desordenado, pero demasiado perfectamente desordenado si entiendes mi indirecta y la elevada altura lo delata, Jack Hunter. Pero está sonriendo. Una cálida y sincera sonrisa decora sus pómulos angulares y le hace parecer más humano que nunca. Una mujer joven con un abrigo de piel para morirse aprieta su brazo. Sé que la gente de Northplains en su mayoría es rica, pero esta mujer parece rica de la clase de Columbus. Pertenece a la capital, en Seattle, Los Ángeles, no aquí, su cabello perfectamente rojo y los labios suaves y sensuales. No puede ser más de cuatro años mayor que yo. Probablemente la hija de un hombre rico. Me doy cuenta justo en ese momento; Jack está trabajando. Eso explicaría la sonrisa. Le están pagando por sonreír. Peleo contra el impulso de saltar fuera del coche y seguirlos, y en un tiempo récord cero con cuatro segundos levanto mi


capucha, salgo del coche y les sigo. Es un paseo romántico, tengo que admitirlo. Las farolas son de hierro forjado en un antiguo estilo victoriano, y el cálido resplandor que producen se lleva la fría noche de octubre. Pequeñas tiendas de trampa turística llenas con figuritas de animales de cristal y acuarelas del lago sin alma se amontonan en la avenida. Me agacho detrás de las plantas en macetas y avisos de Página | 59 cafeterías cuando Jack o la cabeza de la dama se giran demasiado. Estoy tan nerviosa y emocionada que destapo el glaseado y meto mi dedo en éste, comiéndolo mientras los sigo. Es como ver una película con palomitas de maíz, excepto que es cien veces más divertido, porque estás viendo a Jack palo-de-hielo-metido-en-suculo tratando de ser agradable. Además, es sumamente inquietante. Verlo sonreír es tan antinatural y raro, como recordar que tus padres tuvieron que tener relaciones sexuales con el fin de hacerte. —No sabía que tu padre era un idiota —dice Jack. Su voz es... burlona. Ligera. Nada acerca de ésta es aburridamente plana, como suele serlo. La dama golpea su brazo juguetonamente. —No te burles de él. Es quien te paga, técnicamente. —Ah, pero yo haría esto por nada. Eso es cuán hermosamente distrayente eres, Madison. Empujo más glaseado en mi boca antes de que desgarre un agujero en el continuo espacio-tiempo con mi risa explosiva. La dama lo encuentra mucho más sincero, y se ríe, apoyando su hermosa cabeza sobre su hombro mientras caminan. —¿Quieres volver al hotel? —pregunta ella, más tranquila—. He comprado cuerda nueva que necesito estrenar. Grito cuando me muerdo mi propio dedo cubierto de merengue. Madison mira detrás de ella primero. Su expresión se pone nerviosa y confusa. Jack se da la vuelta, y su cara va de una máscara débilmente sonriente a una expresión abiertamente muy enojada en menos de cero con dos segundos. Trago y levanto una mano pegajosa en un brusco saludo. —¡Ah, hola! ¡No me hagáis caso! Solo estoy caminando detrás de vosotros. No siguiéndoos. —Estás muy cerca —dice Madison con cautela. —¡Sólo estoy... observando así puedo manejar las cosas! —¿Manejar? —Madison levanta una ceja. Los ojos azul hielo de Jack están más fríos que un río de montaña congelado en diciembre. —¡Sí! ¡Manejo cosas! ¡Soy una... representante! ¡Soy su representante! — Señalo a Jack, guiño y pongo una voz cursi de tiempo antiguo—. ¡Vas a ir a Hollywood, chico! —He pagado la cuota, si eso es por lo que estás aquí —comenta Madison. Jack la mira, la sonrisa destellando por un momento. —Déjame hablar con ella. Dame un segundo.


—Está bien. —Madison se ríe. Él la besa apasionadamente, tan apasionadamente que casi me siento avergonzada por mirar. Cuando se separan, ella está sin aliento, y Jack se dirige dando zancadas hacia mí con una falsa sonrisa burlona. Agarra mi codo y me tira en la otra dirección. Página | 60

—¿Es así como me besaste? —pregunto, casi tropezando mientras me lleva a lo largo del camino—. ¡Caramba, parece ligera y jodidamente vergonzoso! Con razón la gente en la escuela ha estado hablando de ello durante semanas. ¡Caramba! —Deja de decir caramba. —¡Ahí va, chico! —¡Deja de decir cosas! —gruñe, soltándome solamente cuando damos la vuelta en la esquina y una tienda de té nos separa de la vista de Madison. —¡Cosas! —grito. —¿Cómo me has encontrado? Si te has metido en el ordenador del club para buscar mis citas… —Vaya, creo que me sobreestimas, tonto. La última vez que he revisado todo lo que he hecho ha sido estar en el lugar equivocado en el momento adecuado. Te he visto y he tenido que… —Acosarme. —… acercarme con cuidado a ti. En una forma furtiva. Desde atrás. Sin ser vista en absoluto. Durante diez minutos. —¿Por qué siquiera estás fuera? Pensaba que estabas enferma. —Lo estaba. Ves, es esta cosa llamada sistema inmunológico… Levanta la mano y se frota los ojos. —Está bien, para. Apaga todos los sistemas y simplemente. Deja de. Hablar. —¿Por qué? —Es molesto. —¡Eso nunca me ha detenido antes! —¿Por qué me seguías? —¿Estaba... curiosa? —No es lo suficientemente bueno. —¿Quieres que sea honesta? —Preferiblemente sí, para que no malgastes más de mi tiempo.


—Estamos en guerra. Las guerras no exigen exactamente honestidad. ¿Cómo estás disfrutando de tu suspensión, por cierto? —Maravillosamente, gracias. —Su voz gotea sarcasmo ácido—. He reservado con siete nuevos clientes y he ganado un millar adicional esta semana. Página | 61

—Impresionante. ¿Es eso lo que ellas te pagan por la polla, o por los chistosos cumplidos cursis? ¿O esos son extras? ¡Si es así, cuenta conmigo! Quiero escucharte dándome una serenata con ellos mientras me ahogo en mi propia bilis. Él baja la mirada al tarro de glaseado que sostengo en mis manos. —¿Estás comiendo eso de la lata? —¿Eres el rey de las preguntas estúpidas? —replico—. ¡Por supuesto que sí! El glaseado es la ambrosia de los dioses. Dios, si estás en esa cosa religiosa. ¿Eres religioso? De alguna manera, tengo la sensación de que la única iglesia en la que participarías es la iglesia de la auto-adoración. Tu cuerpo es tu templo. Trabájalo, muchacho. —¿Qué estás diciendo? —gruñe—. ¡Estás balbuceando! —¡Al menos yo no me estoy prostituyendo! Pone los ojos en blanco. —No es así de simple. —Ah, ¿en serio? Porque sonaba tan simple como un montón de cuerda nueva y una habitación de hotel, y francamente, esa receta significa que tú o bien vas a conseguir algo de sexo pervertido, o os vais a ahorcar mutuamente. Él suspira. —A ella le gusta ser atada, ¿de acuerdo? A mí no. No me gusta nada de esto, ¿de acuerdo? Me pagan. Así que simplemente necesitas perderte e ir a cualquier fiesta inmadura a la que ibas en primer lugar. —¿Cómo sabías que voy a una fiesta? —El recibo por vasos de plástico rojo que sale de tu chaqueta. Tu delineador de ojos. Las chicas no se hacen líneas de delineador así de grandes a menos que planeen beber. —Touché. Eres más inteligente de lo que pensaba. —Y tú eres mucho más molesta de lo que sospechaba primero. Si hubiera sabido que me acecharías como todas las otras, nunca te habría besado, ni siquiera como venganza. —¡En serio, besas a todas de esa manera! No era nada especial. —Exactamente. No era nada especial. Así que vete y déjame en paz.


Se da la vuelta y camina alejándose, hago señas alocadamente a sus espaldas, saltando arriba y abajo. —¡Adiós, perdedor! ¡Trata de no joder! O supongo que tienes que hacerlo ya que te están pagando por ello, ¿eh? Página | 62

Me saca el dedo por encima de su hombro, pero esto sólo me hace reír y lanzó el puño en auto felicitación. Esta es la primera vez que realmente le he visto perturbado. Todo antes de ahora era sólo un montón de sarcasmo frío y miradas pétreas. Me he metido debajo de su piel en esta ocasión. Yo, Isis Blake, me he metido debajo de su piel de permahielo. Voy saltando todo el camino hasta el coche y pongo una triunfante canción de Katy Perry, de camino a la fiesta. Ni siquiera me gusta especialmente Katy Perry. Pero como esta segunda victoria es tan dulce, incluso el pop sin sentido suena como las trompetas de batalla de los gladiadores romanos, y estoy gritando junto con ella de todos modos.


6

Página | 63

3 años 14 semanas 0 días

E

l jardín delantero de Kayla está lleno de coches. Meto mi Beatle en un espacio de estacionamiento entre un árbol y un BMW, y me apresuro a la casa cálidamente iluminada.

—¡He venido trayendo regalos! —grito sobre la ya zumbante música. Debe haber cien personas aquí, si no más. Una pequeña reunión, dijo Kayla. Pft. Podría poner en marcha un pequeño avión jet con el calor corporal amontonado en esta habitación. Tiro los vasos en la cocina, donde botellas de Jack y Bacardí llenan los mostradores. Guardo mi glaseado celosamente, mordisqueándolo mientras serpenteo a través de la fiesta buscando a Kayla. El grupo usual retorciéndose está congregado alrededor de los altavoces, y gente liándose igual de retorcidos están en todas las sillas y sofás. Alguien lanza un rollo de serpentina morada, alguien tiene puesta una máscara de plástico con forma de cabeza de caballo que me asusta, y alguien está limpiando vómito de la estantería con un mando de la televisión. No reconozco la mitad de la gente que hay aquí, algunos deben de ser de las Escuela Secundaria de Midvale. Kayla está en el jardín, una hermosa reunión de espalderas de hiedra y una fuente que burbujea suavemente. Ella está impresionante; su camisa tubo azul y falda blanca hacen que parezca una diosa del tenis bronceada. Está hablando con algunos de la multitud de Avery, pero cuando me ve trota hacia mí sonriendo. —¡Hey! ¡Has venido! —Sí, los vasos están en la cocina. —Genial. Muchas gracias. Te ves realmente bien. —Tú también. Voy a estar en máxima alerta esta noche, para luchar contra esos babosos con un bate de béisbol si tengo que hacerlo. —Oh, relájate. —Se ríe—. ¡Vete a conseguir algo de beber! Cuando vuelvo con un ron-cola, Kayla se ha ido. Miro alrededor buscándola y la encuentro bailando con algún chico. No está empujándose contra ella o mirándole las tetas el 99% del tiempo, así que por mí está bien. Por ahora. Cuando me mira, señalo con dos dedos a mis ojos y luego a él en una advertencia de te estoy


vigilando, y debe de haberlo entendido porque sonríe nerviosamente y asiente. Buen chico. —¿Amenazando a la populación masculina como de costumbre? —dice una voz familiar. Me doy la vuelta para ver a Wren, con una camisa de polo y vaqueros casuales. Está sujetando una bebida, sonriendo de esa manera soleada y Página | 64 mirándome de esa manera espeluznante y temeraria. —Sip. ¿Qué hay de ti? ¿Por qué estás aquí? Oh, eso es, eres el presidente súper genial. No chismoseas de borrachos. —Bueno, si no chismoseara no sería amigo de tanta gente, ¿no? —Ah, ya veo. Estás hambriento por ese juego de popularidad. Se ríe y niega con la cabeza. —No es tanto la popularidad como lo es… ¿cuál es la palabra? ¿Amabilidad? Simplemente me gusta gustar. —Huh. ¿Eso está arraigado en una profunda necesidad de aprobación impulsada por tu madre alcohólica y tu padre adicto al trabajo? Eso explicaría por qué te presentas tanto como voluntario, intentando hacer el bien porque nadie hacía el bien por ti. Se ve como si le hubiera abofeteado. Agito mi mano y me río. —Solo estaba emborracho.

bromeando.

Saco

conclusiones

extrañas

cuando

me

—¿Cómo has…? —Se detiene—. Supongo que debería dejar de preguntar eso a estas alturas. Él y tú nunca dejáis de asombrarme. Él. Se refiere a Jack. Señalo su vaso para sacarlo del tema. —¿Qué estás bebiendo? —Zumo de uvas. Me río. —¿En serio? —En serio. Soy el conductor designado para algunas personas esta noche. —Ahhh, presidente. —Palmeo su espalda y él tira zumo al suelo—. Siempre tan correcto. ¡Tienes que aprender a vivir un poco! —¡Lo hago! ¡Vivo constantemente! —Sí, pero todo es vivir por los demás y esas mierdas. Sin tiempo para ti. Vas a empezar a resentir a todo el mundo muy pronto si sigues haciendo cosas por ellos y no por ti. La canción cambia a Royals de Lorde, y grito un poco y empujo mi vaso hacia él. —¡Sujeta esto! ¡Tengo que ir a bailar! —¿Bailas? —Uh, sí, estoy bien instruida en el tango del trasero, gracias.


Wren mira entre yo y la pista de baile, sus ojos moviéndose. —¿Quieres bailar conmigo? —grito. —¿Qué? —Su rostro se drena a un blanco pálido en un segundo. —¡Vamos! ¡Será divertido! Página | 65

—Yo no bailo. —Sí, yo no cago. —¿Qué? Eso suena un poco insano. —¡Vamos, presidente! —Agarro su mano y lo llevo hacia la “pista de baile”, la cual es solo un 10x10 de alfombra en una esquina a la que le han quitado los sofás. Hago mis bailes más estúpidos, haciéndome ver como una idiota para que Wren no se sienta tan tenso por bailar “bien”. La gente que no baila se preocupa por parecer tonta, pero cuando pareces tonto tan a menudo como yo, bailar es bastante fácil. Wren se ríe cuando me arrodillo en el suelo e intento hacer el giro de cabeza del break-dance. Termino tirando a dos personas antes de que Kayla me dé una patada de forma amistosa para que me detenga. Wren se menea un poco al ritmo, pareciendo nervioso como el infierno. Bailo alrededor de él, la mayor parte, y cuando suena una canción más lenta, pongo sus brazos alrededor de mi cintura y le enseño cómo bailar lento. Solo que ya lo sabe. —¿Ves? Sí que sabes cómo bailar. —Clases de baile —dice—. Mi madre me hizo ir cuando era pequeño. No tiene colonia como Jack, pero su olor natural es bueno comparado con todos los chicos sudorosos que están goteando Axe por todos sus poros. Es entonces cuando noto a alguien sentado en el sofá al otro lado de la casa, mirándome. El azul helado de sus ojos es muy familiar. ¿Qué está él haciendo aquí? ¿Le invitó Kayla? ¿Y por qué su mirada vaga a donde los brazos de Wren están alrededor de mi cintura? Finalmente, me aburro de ser mirada, y me apresuro de vuelta a donde están nuestras bebidas. Wren me sigue, bebiendo su zumo de uvas en un trago sediento. Yo hago lo mismo, la coca cola rancia ardiendo mientras baja. —Tengo demasiaaaado calor —digo—. Físicamente mi culo está caliente, pero también estoy caliente por la temperatura, así que voy a ir afuera. Wren se ríe. —Está bien. Gracias por el baile. —No, gracias a ti, presidente. —¡Wren! ¡Ahí estás! Veo a Kayla correr hacia él, brillando. Wren casi deja caer su vaso y sus gafas se deslizan de su rostro. Kayla se inclina para recogerlas y él tartamudea una disculpa. Tomo mi salida y les dejo vagar a tientas a través de lo incómodo. Trago aire frío e intento recuperar mi aliento. No he bailado en, bueno nunca. No fui invitada a fiestas después de lo que pasó con Sin Nombre en Florida. Su


influencia se extendía mucho, así que yo estaba como prohibida en cualquiera y todas las reuniones. No es que invitaran a la chica gorda para empezar. Pero aún así. Había bailado antes, pero esta era la primera noche en mucho tiempo y se ha sentido bien. He sudado hasta sacar algunas de mis preocupaciones por mi madre en esos pocos minutos. Y pensar que he bailado con el primo de Sin Nombre. Me Página | 66 río y palmeo el banco en el que estoy sentada. —¿Pegando a objetos inanimados ahora? Tu violencia no conoce límites — dice una voz aburrida. Ni siquiera tengo que darme la vuelta para saber a quién le pertenece. —¡Jackoff! —Palmeo el banco más fuerte—. ¿No has sido pagado para ir a la cama con una chica esta noche? ¿Dónde está ella? ¿La has traído? —Lo ha cancelado. Su padre ha tenido un ataque. —Pobre hombre. Probablemente tenga otro ataque cuando averigüe que el dinero que le manda para la universidad va para alcohol y prostitutos. —No soy un prostituto. —¡Ven! Ven a sentarte junto a mí. Es un banco agradable. Agradable y encantador para el culo. —Estás borracha. —Sí, y tú eres feo, ¿pero me quejo por ello? ¡No! Porque no me quejo de las cosas que no puedo cambiar. A eso se le llama inteligencia. ¿Cómo has encontrado la fiesta, de todas formas? —Recuerdo a Kayla gritándome sobre ello antes. Y te he visto con los vasos rojos, así que he sumado dos más dos. —Wow. Inteligente. Muy inteligente. ¿Por qué no estás bebiendo? —Me gusta mantener mi ingenio conmigo todo el tiempo. Beber hace que la gente sea descuidada. —No querría que nadie viera al poderoso Jack Hunter siendo descuidado. —Apestas a ron. —Se sienta junto a mí y olfatea el aire. —Es bueno que no sea una pirata sexy, sino te repetiría la misma línea una y otra vez sobre que se ha acabado el ron y harían una película de ello. —Te gusta Johnny Depp, entonces. —¿Gustarme? ¡El hombre es mi bombón en el coche de mis sueños en la casa de mis sueños en mis verdaderos sueños! Los labios de Jack se arrugan en una sonrisa medio burlona, medio incrédula. —Claaaaro. —Ah, ¿qué sabes tú sobre ser sexy? —farfullo y le quito importancia—. No sabes nada. —Me gusta pensar que sé algunas cosas.


—¿Sí? No me digas, los elogios cursis son tu idea de sexy. Simplemente las dices y esperas que alguna chica, perdón, tu cliente, sea lo suficientemente estúpida como para tragárselas. Página | 67

—La mayoría de mis clientes son bastante estúpidas. Y superficiales. Es bastante inevitable cuando trabajas para un Club que te contrata por tu aspecto. Suena cansado; ese borde exhausto, cansado del mundo en su voz. Me apoyo contra su espalda. Su columna se pone rígida, sus omóplatos son una dureza bastante cómoda en los míos. —¿Al menos has conseguido usar la cuerda? —Eructo. —Para nada. —Maldita sea. Debe haber sido una cuerda bastante buena, ya que ella es rica. Como, dorada y esas mierdas, con hilos de oro y como, zafiros en los nudos. Quizás estoy tan borracha que alucino, pero juro que lo siento reírse, las vibraciones retumban en su espalda y el sonido es claro. Pero rápidamente es tragado por la música antes de que pueda concentrarme a través de mi borracho estupor y determinar si en realidad es una risa o solo otra burla enojada. El jardín está más tranquilo, con gente saliendo de atrás de los arbustos. Señalo una fuente ligeramente amarilla —Alguien ha meado allí. —Apuesto dinero a que has sido tú. —¡Ya me gustaría! ¡Cuán asombroso debe ser mear en esa cosa! Nosotras las chicas no tenemos el lujo de un tubo de pis portátil, ¿está bien? Podemos orinar en cosas sobre las que podemos ponernos en cuclillas. Una fuente no es una de esas cosas. —Con tu cabezota terquedad, estoy seguro de que encontrarás una manera. —Absolutamente. Voy a probarlo ahora mismo… Me levanto un poco demasiado rápido, tambaleándome sobre mis pies. Jack agarra mi muñeca, empujándome a la seguridad del banco, pero cuando colapso hacia atrás sobre este me siento ligeramente sobre su rodilla. Chillo y me reposiciono rápidamente. —¡Uf! Eso fue casi un desastre. Des-madre, ¿entiendes? Soy tan buena. —Estás tan borracha —insiste. —No has visto nada aún. La fuente burbujea y en algún lado un grillo pone en marcha sus piernas musicales. —Quería agradecerte. —Entrecierro los ojos fuertemente hacia la cara de Jack. —¿Por ponerte en tu lugar, pequeña gamberra? —Ni siquiera sé lo que significa gamberra. ¿De dónde sacas todas esas palabras? Eres como ese chico nerd al que ponen en riesgo todo el tiempo. Menos la barba del cuello. Y el grado de inglés.


—Significa algo así como una chica loca. Un poco loca… una especie de persona-tornado. Alguien que rompe a las personas como si fueran papel en su locura. —Oh. Síp. Es genial que hayan hecho una palabra entera para describirme. Página | 68

—Es Shakesperiano. —Él tuvo una visión. De mí. Un millón de años en el futuro. Y eso causó que inventara esa palabra. Pequeño hecho conocido. En algún lugar, alguien rompe algo de cristal y grita: —¡Oh, mierda! Veo a Kayla a través de las ventanas apurándose escaleras arriba con una escoba y una pala. —Como estaba diciendo antes de que fuera groseramente interrumpida — empiezo otra vez—, quería agradecerte. —¿Por qué, exactamente? Pensaba que me odiabas. —¡Oh, lo hago! Pero aún te debo un agradecimiento. Tú… es difícil de explicar, pero nunca pensé, um. Nunca pensé. Es que, cuando eres alguien como yo, piensas que nunca te pasará a ti. Sabes, como que me di por vencida en ello. Estaba feliz con nunca tener uno, porque la gente como yo nunca los tiene, o realmente no los merece. No somos esa clase de persona a las que les pasan esas cosas. —¿De qué demonios estás hablando? —Entrecierra sus ojos —¡Yo sólo…! —grito, luego susurro—: Solo quería decir. Um. Gracias. Por. Um. Besarme. Arquea una ceja. —Ese fue un beso de broma. Tú me estabas molestando con los rumores, tenía que detenerlos de algún modo. No fue en serio. —¡Oh, lo sé! Creo que en realidad hemos discutido eso previamente. No, quiero decir, lo sé. Que fue, ja ja, ¡definitivamente una broma! Sólo. Gracias de todos modos. Jack se queda muy quieto y luego me mira como si de repente me estuviera viendo con una nueva luz. —¿Quieres decir… que nunca has… que ese fue tu primer beso? —Ja ja. Quiero decir que será mi último beso también, porque ya sabes, las personas como yo no son besadas a menos que sea por una broma, por supuesto. Ja ja. Pero fue, uh, una experiencia. Y… y estoy feliz de que me haya pasado a mí, porque pensé que nadie querría hacer algo como eso conmigo. Así que. Um. Sí. Gracias. En serio. —¿Tú nunca…? —¡No! Pero eso no es realmente raro para alguien como yo, quiero decir, ¡MÍRAME! —Señalo mi ropa y mi cara—. No soy, uh, tú sabes, Kayla. Ni siquiera


estoy cerca. Y además tengo demasiados problemas enormes y tontos. Nunca confiaré en nadie para hacer esas cosas. Pero aún así. Fue lindo. Y genial. Y una broma, sí, pero las cosas pueden ser buenas incluso si han sido bromas, creo. Ja ja. Página | 69

Los ojos azules de Jack están conmocionados, o quizás sólo estoy realmente borracha. —Pero eres tan… —empieza. —¿Gritona? ¿Molesta? ¿Amarga? ¿Sabelotodo? Sí, lo sé. Los chicos me han dicho esas cosas antes. —Iba a decir —dice Jack bruscamente—, segura. Carismática. Y encantadora. Eres, como… sólo parece como que un montón de chicos estarían a tu alrededor, no sé. —Ahí vas otra vez con la adulación realmente asquerosa. No soy un cliente, ¿está bien? Así que no tienes que adularme cuando no es lo que quieres decir. —Lo digo en serio. No digo cosas que no quiero decir. —Excepto cuando estás trabajando. —Pero ahora no estoy trabajando. No hay ninguna chica por la que me estén pagando para cortejar aquí, así que lo que estoy diciendo es honesto y verdadero. —Bueno, entonces al parecer no has movido los interruptores correctos del trabajo a la vida normal. Está bien. Los cumplidos son lindos, incluso si no los quieres decir. —Lo digo en serio, ¿está bien? ¡Deja de cuestionar mi sinceridad! —Deja de decir mentiras. —Suspiro—. No soy ninguna de las cosas que acabas de decir. Pero está bien. Puedo fingir. Se frota la frente. —Dios, eres exasperante. —¡Ooh, ese es otro adjetivo para añadir a mi lista! —Si lo hubiera sabido… —Pasa sus manos por su cabello, pero vuelve de nuevo para hacer sombra en sus ojos—. Si lo hubiera sabido no lo habría hecho. Un primer beso… eso es algo que una chica debería apreciar. Es algo que deberías compartir con alguien que realmente amas. No deberías perderlo en una pequeña guerra de voluntades en la escuela con alguien a quien odias. —Sí, bueno. Nunca voy a amar a alguien otra vez, así que. Está bien. ¡Por lo menos estoy feliz de haberlo perdido! Como que estoy feliz de haber conseguido sacármelo de encima. —Estás segura de eso, ¿no? — ¿Segura de qué? —Parpadeo. —De que nunca volverás a amar a alguien otra vez. Lo has dicho con tal… convicción. Como si estuviera grabado en piedra. —¡Oh! ¡Pero lo está! —Sonrío.


—Entonces, ¿en ninguno de los infinitos millones y trillones de probabilidades de tu futuro te enamorarás de alguien otra vez? —Sip. Eso es correcto. Han pasado tres años, doce semanas, y cuatro días desde que me enamoré. Y nunca lo voy a hacer otra vez. He aprendido mi lección. Página | 70

Me levanto y me estiro para romper la incomodidad entre nosotros. —Voy a buscar más bebida. ¿Quieres algo? —No bebo. —¡Oh, jo! ¿En serio? Tú y Wren, los dos sois unos santurrones. Quién lo hubiera pensado. —Solíamos ser amigos, en la secundaria —dijo Jack suavemente—. Él y yo. —¿Y luego que pasó? Jack me mira, sus ojos helados brillan con un fuego extraño en la tenue luz de la casa. Las sombras abrazan su cara, haciéndolo parecer salvajemente hermoso y salvajemente aterrador al mismo tiempo. —Hice algo muy malo. Su tono envía temblores a mi espina dorsal, pero mantengo mi cara fresca y no afectada. —Oh. Como, uh, ¿poner nieve en sus pantalones? ¿Besar a su novia? ¿O tiene algo que ver con Sophia? Jack se ríe. Realmente se ríe. Esta vez, el sonido es claro como cuando estaba con Madison. Pero nada acerca de él es placentero o divertido. Es amargo, viejo, lleno de culpa. Jack se levanta y se va, la curiosidad ruge a través de mí y lanzo mi mano para agarrar su camisa, para empujarlo de vuelta y hacer que me explique. Tropiezo con el borde de la fuente y a la vez hay una horrible sacudida por mi espina dorsal, algo pesado cae a mi lado y hay agua en mi nariz, mis orejas, mi boca. El choque frío despeja mi borrachera y me deja farfullando y luchando por salir de la fuente. Jack está igualmente mojado de los pantalones para arriba y frunciéndome el ceño. Toda la fiesta del interior se aplasta contra las ventanas, mirándonos y riéndose, y la multitud del jardín está prácticamente rodando de la risa. —¿Cómo se han caído ahí? Tiene como dos metros de ancho. —¡Jodidos idiotas! —¡Carl también ha meado ahí! Jack y yo goteamos en solidaridad. —Has hecho eso a propósito —murmura Jack, y juro que veo sus cejas torcerse con ira contenida. —¡N-No! Me he tropezado y… oh, Dios, hay algo verde en tu entrepierna. No es que esté mirando ahí. ¡Sólo que es muy verde! ¡Justo ahí! Coge el pedazo de alga de su entrepierna y lo tira a la cara de un tipo que se está riendo cerca. Hace un ruido mojado y Jack se ha ido antes de tener la


oportunidad de disculparme apropiadamente. No es que fuera a hacer eso, ya que estoy en guerra con él y, ¿en qué estoy pensando? ¡Disculparme! ¿Y agradecerle por besarme? ¿Qué demonios, habré tomado algo además de alcohol? ¡Tengo que mejorar este accidente para que valga la pena! Me levanto y alzo mi puño, gritando: Página | 71

—¡Toma eso, Jack estúpido Hunter! La gente se ríe, algunas personas niegan con la cabeza. Regreso adentro y me aplasto sobre una confundida Kayla. —Lamento lo del suelo. Te quiero. ¿Lo he mencionado últimamente? Realmente te quiero y por favor no te enfades porque haya empujado al que te gusta en una fuente, por favor, ha sido un accidente pero lo estoy haciendo parecer como que no lo es porque soy así de blanda. Hay un lapso de ansiosa tranquilidad en el que reconsidero todas mis opciones de vida hasta este momento. Ella arruga la nariz y sonríe. —Hueles a pis. Exhalo con alivio, inhalo, e inmediatamente me arrepiento. —Huelo a pis como el infierno.


7

Página | 72

3 años 14 semanas 3 días

E

l nivel de amenaza de Jack Hunter está en constante aumento.

Durante un momento en la fiesta pensé que nuestro rato bastante malditamente aislado de compartir sentimientos iba a disminuir la tensión entre nosotros, pero por desgracia no. Al parecer, y por las imágenes pegadas en las paredes y los armarios de la secundaria Summit East, estaba equivocada. Las fotos son mías. Gorda. Saliendo de mi antiguo edificio de escuela en Good Falls, Florida. Se ve la grieta de mi trasero, y estoy prácticamente nadando en las viejas ropas holgadas que solía llevar. La gente mira a las imágenes y luego me señala y se ríe. Calculo de inmediato los pros y los contras de una rabieta. Kayla se acerca furtivamente a mí, una mirada nerviosa en su rostro. Camina conmigo a clase. La gente es realmente malvada. Realmente grandes y gordos malvados. Esto tiene que haberlo hecho Jack, ya que estamos en guerra y todo eso, pero es lo más cruel que ha hecho hasta ahora. He sido bastante cruel también, pero no he andado cavando alrededor de su pasado ni nada. Está bien. Tal vez lo haya hecho. Un poco. Hablé con Wren y él me habló de Sophia y mencioné a Sophia en la fiesta. Así que supongo que esta es la manera de Jack de decirme que me meta en mis asuntos. Que le he enfadado. Súper enfadado. Una gran señal de que había ingerido una gran cantidad de sangre y de que había estado atrapado en una axila durante tanto tiempo que se había convertido en un Godzila enfadado. Así de enfadado estaba. ¡Como si me importara! Él ha sacado la artillería pesada, la bomba de que yo era gorda, y aunque todavía tenía un aspecto fabuloso incluso con la grasa, ¿cómo se atrevía a pasar su dedito por la mierda de mi pasado y sacarla al aire para que todos la vieran? Si alguna vez lo vuelvo a ver, le arrancaré el esófago hasta que salga de su boca y lo utilizaré como un tocado ceremonial… —Isis. —Kayla me da una palmadita en la espalda—. Estás pensando en voz alta otra vez. —Estoy molesta… —aspiro—, con ciertas personas en la vecindad inmediata. —No conmigo —aclara Kayla.


—Nunca tú. —Para ser justos, es una grieta de trasero muy bonita —dice Kayla. —Gracias. ¿Cuál es el primer periodo de Jack? —Trigonometría con el Sr. Bernard… Página | 73

Voy como una tormenta hacia el edificio J y casualmente pateo la puerta del señor Bernard para abrirla. Jack está en la parte posterior. Me paseo genialmente hasta la pizarra, levanto el borrador y lo tiro a su cabeza. Le golpea con una fuerza considerable y Jack parece aturdido. —¡Eres un tipo horrible, Jackoff Hunter McShittington! —grito—. Apuesto a que eres tieso como un montón de cactuses… —Cactus —ofrece el Sr. Bernard tímidamente. —… CACTUS, y hueles horrible y eres el idiota más estúpido que he tenido el disgusto de conocer, y si pudieras saltar desde un edificio y morir solo estaría muy agradecida. Golpeo la puerta detrás de mí y me apoyo contra ella, respirando hondo. A pesar de toda la angustia, puedo sonreír de nuevo, pensar con claridad otra vez. Voy dando botes hasta la clase. Kayla alza una ceja. —¿Estás bien? —Actualmente, estoy ideando escenarios de tortura terriblemente diabólicos en los que Jack no sale con vida con su pene intacto. —Oh. —Él está tachado de la lista de humanos decentes —le aseguro—. ¡Con tinta roja! ¡Y un millón de puntos de exclamación! —¿Realmente crees que él lo ha hecho? ¿Esparcir todas esas fotos? ¿De dónde incluso las sacaría? —Solo hay una persona que tiene acceso a mi pasado de esa manera —me quejo. Mientras voy hacia la guarida típica de Wren en el descanso, me doy cuenta de que no he llorado. Ni una sola lágrima. ¿Y por qué habría de hacerlo? No estoy orgullosa de lo que solía ser, pero no es quién soy. Soy diferente. Tengo cuatro rayas de color púrpura en el cabello y no me he enamorado en tres años, doce semanas y cinco días. Estoy bien. Estoy haciéndolo mucho mejor que esa persona en las fotos. Sostengo mi mano en alto y corro a lo largo de una línea de taquillas, arrancando las imágenes a medida que avanzo. Arrojo el fajo en la basura triunfantemente. Mi trasero gordo decora el suelo, desgarrado y destrozado, sucio por las miles de huellas caminando sobre él. Algunas personas han garabateado GORDA y PERRA ENORME. El conserje está barriendo imágenes por docenas, su habitual mirada de muerte volviéndose un poco blanda cuando me ve. La sala del Consejo Estudiantil es limpia y pequeña y huele como a lápices y agujeros de donuts rancios.


Wren está instruyendo a un chico de primer año con gafas y dos chicas de primer año con cabello de ratón sobre no correr en los pasillos y sacar buenas notas o alguna otra tontería. Voy detrás de él y golpeo mis manos sobre el escritorio. —Sí, hola, buenas tardes a todos. Soy yo, la chica grieta del trasero. Por favor evacuen las inmediaciones, antes de que les muestre mi nueva y mejorada raja del Página | 74 culo. —Isis, ¿qué demonios…? —comienza Wren. Los estudiantes de primer año le disparan miradas nerviosas y él les hace señas para que se vayan. Cuando han cerrado la puerta, me siento en el escritorio de Wren y cruzo mis piernas una sobre la otra como una dama delicada. —Le has dado mi fotografía a Jack, ¿no es así? —No sé de lo que estás hablando. —Has hablado con Sin Nombre y le has dado mi fotografía. —¡No! Te lo juro, Isis, no he hablado con Will… Me estremezco, y él se aclara la garganta. —… uh, Sin Nombre, durante todo un año. ¡No somos tan cercanos! —¿De qué otra manera conseguiría Jack esa foto? —Mira, no estoy diciendo que sepa quién lo hizo, ¿pero no te has dado cuenta de que no han habido comentarios de la dirección? El director Evans no ha estado en el sistema de megafonía para comentar las imágenes en absoluto. Por lo general, reprende el desfigurar la propiedad escolar como un loco. ¿Pero en esta ocasión? Nada. —¿Estás diciendo que Evans ha hecho esto? —No estoy diciendo nada. —Baja la voz—. Solo estoy diciendo que es extraño, eso es todo, y que si hablas con Evans, podrías obtener algo más de información. Me mira con sus ojos redondos color avellana sin parpadear. Finalmente me ablando. No hay manera de que alguien tan lindo como él pueda haber hecho algo tan malo como proporcionarle a mi enemigo fotos de chantaje, incluso si fueron amigos alguna vez. —Está bien. Voy a hablar con Evans. Pero… —Señalo hacia su rostro—. No he terminado contigo. No por un largo tiempo. Jack me dijo en la fiesta de Kayla que hizo algo malo. Y te asustaste. Y voy a averiguar lo que fue. La cara de Wren se pone tan pálida por un segundo que creo que ha tenido un ataque al corazón. Sus labios se adelgazan y pone mala cara. Es toda la prueba que necesito de que Jack ha dicho la verdad. Realmente hizo algo malo. Algo que está haciendo que Wren tiemble bajo su camisa de polo y sus gafas redondas. Pero no puedo sacárselo a la fuerza ahora. Tengo un director que confrontar. Salgo y dejo a Wren atrás. La secretaria de Evans es una mujer bonita de cabello oscuro con un lunar irregular sobre la frente que la hace parecer medio dálmata y medio impresionante. —¿Puedo ver a Evans, señora? Es urgente.


—Por supuesto, cariño. —Sonríe—. Él está libre. Te introduciré en este momento. Respiro profundamente justo frente a la puerta y recobro la compostura. No puedo patear abajo esta puerta. Tengo que ser sociable, tengo que obtener la verdad, y eso significa fingir que soy agradable y pretender que soy fácil de Página | 75 engañar. Entonces sonrío de la manera más brillante posible y empujo la puerta. Evans está en su escritorio, tecleando en el ordenador. Figuritas de cristal de pingüinos se asientan en sus estanterías, y un ostentoso busto de oro de su propia cabeza se apoya en su escritorio al lado de su tarjeta de identificación: DIRECTOR GOODWORTH M. EVANS. Me trago un bufido. Goodworth. ¿Qué clase de nombre es ese? Evans levanta la vista, su calva más evidente que nunca. Sonríe. —Ah, Isis. Supuse que vendrías a verme hoy. Por favor, siéntate. a él.

Lo ha supuesto, ¿eh? Eso no es prometedor. Me siento en la silla lujosa frente —Mi fotografía está en todas partes… —empiezo.

—Lo sé. La he visto. Lo siento mucho… Los niños en estos días son tan crueles. He puesto a Marcus a limpiarlas tan pronto como las he visto. —Él todavía está trabajando en eso. —Lo sé. Pobre hombre. Nada acerca de la voz de Evans suena sincero. Todo son palabras sin sentido, aireadas y medio dulces. No le importa en absoluto. Simplemente sigue escribiendo en su ordenador, sin tiempo para mí. O eso, o no quiere enfrentarse a mí. No me puede mirar a los ojos, y eso no es una buena señal. La culpa le hace eso a la gente. —Quería preguntarle acerca de Jack —le digo. Evans se ríe. —No, no te voy a dar la dirección de su casa, su horario, su número de teléfono o su número de la seguridad social. —¿Qué? —Eso es lo que las otras chicas piden. —No soy las otras chicas, Sr. Evans. —Ya lo veo. —Sonríe, escribiendo en el ordenador incluso más rápidamente—. Fuiste expulsada de tu última escuela secundaria debido a… ¿cómo lo llamó la policía? ¿Intención de hacer daño? De acuerdo a tu registro permanente aquí, peleaste con todos los que estuvieran al alcance de tus manos, todos los que te miraban de una manera extraña. ¿Me pregunto, qué te puso tan sensible? —Oh, no lo sé, tal vez años de bullying vicioso por ser gorda. —Pero las burlas te inspiraron, ¿no? Es por eso que perdiste mucho peso. Así que en realidad, deberías estar agradecida por ello, y por la gente que te antagonizó. Me río con incredulidad.


—¿Estás jodidamente bromeando? —El lenguaje, Isis —dice suavemente—. No queremos otra marca en tu registro permanente, ¿no? Ya está tan rayado. He subestimado a este hombre. Juega muy bien el juego. Por supuesto que sí. Ha tenido años de edad adulta, donde todo el mundo sonríe cuando odia a alguien Página | 76 y reprime sus emociones, para practicar. Es un maestro de la mierda pasivoagresiva del taekwondo. Y yo soy más una maestra del estilo agresivo. Básicamente, estamos bailando alrededor el uno del otro en dos estilos incompatibles, así que ninguno de nosotros llegará a ninguna parte. Cambio mi postura. —He oído que Jack es súper inteligente —agrego con un tono de sonrisa tonta a mi voz—. Eso debe ser porque esta escuela es muy buena en la enseñanza, ¿eh? Evans levanta la vista, su pecho inflándose. —Por supuesto. Nuestros profesores son de primera categoría, como aprenderás muy pronto. Jack es el estudiante más brillante que he visto en años, obtuvo un puntaje perfecto en sus exámenes SAT10. Sonrío satisfactoriamente por dentro, pero solo sonrío en el exterior. —Así que eso significa que probablemente va a ir a una buena universidad, ¿no? —Oh, la mejor. Acaba de empezar solicitar acceso a Yale hoy, como cuestión de hecho. ¿Hoy? Esa es una extraña coincidencia. Cuando oí hablar a Jack y Evans hace apenas unas semanas, Jack parecía odiar la idea de solicitar acceso a una Ivy. Entonces, ¿qué ha cambiado? Estrecho mis ojos, pero sigo sonriendo. —Guaaau. Yale es una del Ivy League, ¿verdad? Eso es bastante impresionante. —Va a solicitar acceso a Princeton, también, o al menos eso ha dicho. Sería una gran pérdida si alguien como él se quedara aquí. —Cierto. Por supuesto. ¿Es la primera persona de la escuela en ir a una Ivy League? Los ojos de Evans reflejan pequeños destellos. —Bueno, no el primero. Ha habido tres personas antes que él. Pero él será el primero en unos veinte años, sí. —Eso debe hacerte muy orgulloso. —Desde luego. Extremadamente orgulloso. —Todo el mundo va a pensar que es por tu administración, ¡probablemente! —Oh. —Se ríe con falsa modestia—. Yo no diría eso.

SAT: Examen de admisión a la Universidad que goza de reconocimiento global. De esta manera, los jefes de Universidad pueden evaluar de forma objetiva el perfil del candidato a ingresar. 10


Y es entonces cuando me doy cuenta. —Tiene acceso al expediente permanente de todos, ¿no, Sr. Evans? Siempre deseoso de hacer alarde de su poder, se regodea, alisando el cabello inútilmente sobre su calva. Página | 77

—¿Qué? Oh, sí. Sí, lo tengo. —Así que tienes los expedientes de las escuelas anteriores de todo el mundo, también. —Por supuesto. —Incluyendo la mía. —Sí, así es cómo sé que fuiste expulsada. —Y apuesto que el registro tiene algunas fotos antiguas de mí, ¿no? —Evans se congela, sus dedos se detienen sobre el teclado. Te tengo, hijo de puta—. Déjame adivinar —digo lentamente—. Jack te llamó. Probablemente el domingo. Te pidió que encontraras fotos de cuando estaba gorda y las publicaras donde las personas pudieran verlas. Y a cambio, él aplicaría a las universidades de la Ivy League por las que le has estado acosando. Evans habla con desprecio. —Eso es una tontería… —¿Lo es? Porque esa foto mía fue tomada por el club del anuario de mi antigua escuela y la pusieron en la sección titulada: ¡ESTUDIANTES FRACASADOS! XD —¿Qué es un XD? —Un rostro sonriente de lado de proporciones horrendas. No cambies de tema. —Isis, mira, realmente me gustaría poder atrapar al que te hizo esta cosa horrible. Pero la realidad del asunto es, que no tenemos un muy buen sistema de cámaras. Y Marcus ha dicho que no vio signos de allanamiento… —Porque nadie allanó nada. Simplemente desbloqueaste la entrada y las puertas con tu llave maestra. Un estudiante habría tenido que meterse a la fuerza por una ventana o una salida de ventilación o algo para entrar. —He tenido suficiente de esto —dice Evans bruscamente—. ¡Vete de mi oficina, ahora mismo! —¿Y si hablo de la seguridad de las instalaciones? ¿Eh? ¿Qué va a pasar entonces? Oh, espera, eres responsable de determinar lo que se va a pagar por eso. Tal vez simplemente vaya a la policía por esto. —No tienes pruebas. ¡Fuera! Le doy un saludo militar con sarcasmo, dando un portazo detrás de mí tan fuerte que escucho una de sus estúpidas estatuillas de vidrio de pingüino caer y hacerse añicos. Se queja y le grita a su secretaria por una escoba, y me marcho con una sonrisa de satisfacción. Su indignación confirma todo. He ganado, y ambos lo


sabemos. El director Goodworth M. Evans es poca cosa, y nunca supuso un verdadero reto en absoluto. Casi estoy decepcionada, pero luego recuerdo a Jack. Todavía tengo a Jack. Todavía tengo un encantador, gratificante desafío esperándome. Página | 78

Algún día, el mundo tiene que reconocer mi natural atractivo sexual. Hoy es ese día. El miércoles, me pongo el más revelador e impresionante atuendo que puedo conseguir que está todavía dentro del código de vestimenta, una falda corta de mezclilla y una blusa roja brillante con aberturas al costado y un cuello ancho para dejar al descubierto la clavícula y los hombros. Me pongo zapatos rojos con un tacón plano, me recojo mi cabello en una coleta alta y llevo cinco veces más maquillaje de lo habitual. Me veo, de cualquier manera, caliente como el infierno. Bueno, siempre me veo caliente. Ahora simplemente no puede ser ignorada. Jack estaba tratando de insultar mi aspecto con esas fotos. Y lo hizo. Lo insultó muy bien; las personas no tendrán otra opción que notar la diferencia. La imagen de antes cubría toda la escuela y la imagen del después está respirando y caminado con una blusa roja brillante. Si esperaba que me avergonzara, usara colores aburridos y evitara la atención, estaba muy, muy equivocado. Puede que no sea linda como Kayla o Avery pero soy mejor que la chica de la foto, y eso es todo lo que la escuela necesita ver. Aparco en el frente, y hago un gran show al salir, acomodando lentamente mis libros dentro de mi mochila y bloqueando mi coche exageradamente presionando la llave. Saludo con la mano a algunas personas que reconozco, Avery quien prácticamente me mira con desprecio mientras paso. Kayla se apresura para acercarse a mí pero Avery agarra su brazo y la arrastra hacia atrás. Le doy rápidamente una sonrisa de “te veo luego”. Es mejor que no se acerque y pregunte cómo estoy, de todos modos. Tengo lugares a donde ir y personas a las que asombrar. Están mirando fijamente, susurrando, pero no hay risa, y seguro como el infierno no hay sonrisas de superioridad. Los chicos silban y una chica me pregunta dónde he conseguido mi falda. Una parte de mí está aterrorizada con toda la atención, mis manos tiemblan y mi garganta está seca. Pero la otra parte de mí sabe que esto es lo que tengo que hacer. No solo por la guerra, no solo para demostrar a Jack que está equivocado. Tengo que hacer esto por mí misma. Por la chica de la foto. Me dirijo al primer período cuando suena la campana. —¡Hola Sra. Grayson! —Sonrío. Ella me mira dos veces, como la mayoría de las personas están haciendo. —¿I-Isis? Oh, Dios mío, pareces tan… —¿Diferente? ¿Impresionante?


—¡Como una prostituta! —No todos tenemos el lujo de un título universitario en inglés, Sra. Grayson. Algunos de nosotros tenemos que ganarnos la vida en las calles. Ella se pone completamente pálida. Si supiera que su favorito Jack Hunter era realmente un prostituto muy bien pagado. Habría enloquecido. Y, probablemente, Página | 79 lo contratara por una noche dos segundos más tarde. Entro a trigonometría. El Sr. Bernard me observa como si fuera un perro rabioso, pero le doy una sonrisa forzada y trato de parecer inocente. Funciona durante dos segundos antes que el Sr. Bernard eche un vistazo a la puerta detrás de mí. —La abollaste, Isis. —Lo siento, Sr. Bernard. Fue una desafortunada víctima de guerra. Estoy aquí solo por un segundo. —Bueno, está bien entonces. Pero que sea solo un segundo. Tengo que ganar tiempo hasta que Jack entre. Veo al chico de los cuchillos. ¿Él está en Trigonometría con Jack? Eso es sorprendente. Me siento en la mesa a su lado. Asiente hacia mí, pero su ceño fruncido permanece. —Estás diferente —dice, su voz es ronca. Es la primera vez que lo escucho hablar. —¡Gracias! ¡Tú también! ¿Nuevo corte de cabello? Apuesto a que te lo has hecho tú mismo. —Una navaja mariposa A9 al pasarla por mi cabeza cortaría el cabello muy bien, ahora que lo mencionas. O podría usar la clásica navaja de revés. —Suena bien. —Asiento, aunque no tengo ni idea de qué demonios está hablando. —¿A quién estás esperando? —pregunta el chico de los cuchillos. —Eso es obvio, ¿no? —Jack, entonces. ¿Gritarle no fue suficiente? —¡Él fue el que puso las fotos de mí en toda la escuela! ¡Infiernos, no, gritarle no es suficiente! Asiente. —Vi las fotos. Me divertí haciéndolas pedazos con mi transportador. Creo que nadie debería burlarse de eso. No sé si sonreír por lo dulce o preocuparme por lo espeluznante que suena. Me decido simplemente por un poco de ambos mientras Jack entra. Camina junto a mí, y se instala en su escritorio detrás de mí. Me vuelvo y le observo bajar su mochila al suelo. —Hola. —Saludo con la mano.


Le toma un momento reconocerme. O un millón de años. Fija su mirada en mí, luego aburrido mira hacia la ventana. Pone su barbilla en su mano, estudia una paloma en un árbol con suma intensidad, y luego de repente con los ojos muy abiertos gira la cabeza lentamente de nuevo hacia mí. Página | 80

—Tú —murmura. —¡Yo! —digo con entusiasmo. —¿Qué demonios estás haciendo con eso? —pregunta, sus ojos se deslizan por mi pecho, mis piernas y de nuevo hacia arriba. —Control de daños. —Sonrío—. ¿Te gusta? —He visto cerdos mejor vestidos. —Oh, no lo dudo, considerando que te ves en el espejo cada mañana. —No fui yo el que publicó las fotos, si eso es de lo que se trata esta idiotez. —Sé que no lo hiciste. Evans lo hizo. Jack se queda completamente inmóvil durante tres segundos antes de hablar enojado. —Le pedí que me diera una foto de cuando eras más joven, no que las pusiera por toda la escuela. —Pero lo hizo de todos modos. Sabe que nos hemos estado peleando, la escuela entera lo sabe. Probablemente quería impresionarte para que consideraras solicitar acceso a varias universidades del Ivy, ¿no? Lástima. Realmente quiere que vayas a uno para poder presumir a todos sus amiguitos educadores. No se ofenda, Sr. Bernard. El Sr. Bernard se encoge de hombros, sus ojos miran fijamente mi trasero. —En serio. —Me vuelvo hacia a Jack—. Deberías haber pensado mejor antes de acudir a Evans. No me importa si no es lo que le dijiste que haga, todas esas fotos aún así se hicieron. Y tú lo iniciaste. Así que no te puedo perdonar. Nunca. Wren entra ese momento, con una pila de papeles en sus manos. Los deja caer sobre la mesa con despreocupación y comienza a hablar con el Sr. Bernard sobre la financiación del club de robótica. Y luego me ve. La cara de Wren es cinco veces más expresiva que la de Jack. De repente su boca se abre ampliamente y se queda así como una puerta entreabierta, y se aclara la garganta y ajusta sus gafas rápidamente. —I-Isis. Buenos días. —¡Oye, presidente! —Me levanto de la mesa y le abrazo. Hace un sonido como de gato estrangulado y ajusta sus gafas tan fuerte que se salen de su rostro. Las recojo del suelo—. ¿Estás bien? —Yo… yo estoy bien. Um. Te ves… te ves, uh, te ves… —¿Atractiva? —le sugiero. —Realmente... realmente atractiva. —Wren deja escapar la respiración—. Atractiva en realidad no es suficiente.


Por alguna razón, el cumplido viniendo de Wren significa mucho más para mí que las docenas de miradas y silbidos de admiración.

Página | 81

—¿Simplemente te vas a quedar allí y mirar boquiabierto, Wren? —dice Jack con desprecio—. ¿O vas a seguir con tu asunto presidencial? Estoy seguro de que más asesores del club tienen papeles que necesitan ser entregados. Wren se pone rojo, y mira con vergüenza a Jack. —Cierto. Tengo que irme. Adiós, Isis. —¡Nos vemos! —Saludo con la mano. —Y usted, Sr. Bernard —continúa hablando Jack sin consideración—. La última vez que revisé no le pagaban por comerse con los ojos a las adolescentes. Le pagan por enseñar. Así que empiece a enseñar. El Sr. Bernard se levanta rápidamente de su silla y va toda prisa a la pizarra y comienza a escribir ecuaciones. El chico de los cuchillos se ríe. Le doy un saludo militar mientras me retiro por la puerta. —Que tengas un buen día, Jackoff. —Trata de no conseguir que te acosen sexualmente, arpía —dice Jack bruscamente. —Oh, Dios mío. —Me abanico la cara con la mano—. ¿Podría ser? ¿Podría el Príncipe de Hielo de la escuela secundaria Summit East estar expresando preocupación por mí? —Fuera —dice Jack. —Esa es la única orden tuya que voy a obedecer. —Le guiño y paso dándome prisa por la puerta. Es obvio que he ganado este enfrentamiento. A la hora del almuerzo todo el mundo está hablando de lo zorra que parezco en lugar de lo gordos que solían ser mis muslos. No es una gran mejora, pero es lo mejor que conseguiré. Los susurros son el sonido de mi victoria en la guerra contra Jack. Toma eso, perra.


8

Página | 82

3 años 16 semanas 1 día

R

ecojo a mamá después de su sesión de psiquiatra en el centro. Espero en el coche frente al edificio de ladrillo y observo el sol de la tarde bailar sus dedos de oro por la acera y los árboles. Northplains puede ser tranquilo y estar lleno de un montón de nada, pero es increíblemente bonito en otoño. Hojas rojas y naranjas adornan la tierra, encantadoras nubes de vapor y humo escapan de las chimeneas y el cielo es un frío, azul brillante, como un plato de porcelana congelado. Tiro de mi bufanda y la llevo a mi nariz. Hace mucho más frío que en Florida, pero si me congelo hasta la muerte, por lo menos muero lejos, muy lejos de donde Sin Nombre pueda verme. Recuesto mi cabeza contra el reposacabezas cuidadosamente. Sin Nombre. No se había cruzado por mi mente en un tiempo. Él siempre ha estado ahí, como una enorme mancha de mierda en mi cerebro, pero con la guerra contra Jack y los problemas de mamá, no había pensado en él durante semanas. Eso es mentira, por supuesto. Siempre pienso en él cuando me veo en un espejo, o la cosa en mi muñeca. No puedo escaparme de él. Es la razón por la que ahora tengo este aspecto. Tal vez algún día podre deshacerme de él. Al menos eso espero. Pero es difícil aferrarse a la esperanza sin ahogarse, así que intento no aferrarme demasiado fuerte. A mamá le está tomando más de lo normal, así que agarro mi café y me dirijo hacia el edificio. Unas oficinas ordenadas cubren el pasillo, y un vestíbulo con plantas falsas y chicas falsas en las portadas de las revistas me saludan. La recepcionista es una mujer con el cabello y ojos color gris y una especie de sonrisa triste. Está ayudando a alguien en el mostrador con llameante cabello rojo. Cabello que no puede ser confundido con otro que el de Avery. —¡Oye, Avery! —saludo. La chica se congela, sus hombros se enderezan cuando lentamente, muy lentamente, se da la vuelta. Definitivamente es Avery, sus brillantes ojos verdes me miran con furia y su pecosa nariz se arruga. Le dice algo a la recepcionista y camina hacia mí.


—¿Qué diablos haces aquí? —pregunta, de una manera no amenazante. —Uh, mi mamá viene aquí. Por cosas. ¿Y tú? ¿Qué haces aquí? Oh, mierda, ¿es insensible preguntarlo? Página | 83

—Ligeramente —gruñe Avery. —Estás aquí por alguien más, ¿eh? Duh. Avery Brighton no va a un psiquiatra. —Por supuesto —dice Avery rápidamente—. Estoy aquí para recoger a mi... primo. —¿Srta. Brighton? —llama la recepcionista—. Aquí está su receta. ¿Le gustaría programar otra cita para la próxima semana? Avery hace una mueca, se compone, gira hacia la recepcionista y toma la receta. Marcha de nuevo hacia mí con una cara muy enfadada. —No digas nada. —Uh, no lo haré. Es genial. —No es genial. —La voz de Avery se eleva—. ¿No lo entiendes? Es lo puto contario a genial lo que estoy haciendo aquí, así que mantén la boca cerrada. —Mira, está bien, no voy a cotillear. Estoy detrás de Jack, no de ti. —¿Entonces no sabes acerca de Kayla y Wren? Frunzo el ceño. —¿Qué? ¿Qué pasa con ellos? La cara de Avery se relaja visiblemente. —No importa. —Espera un momento, quizá no pueda estar detrás de ti, pero me preocupo por Kayla. ¿Qué has querido decir con Kayla y Wren? Avery sacude su llameante cabello. —¿Recuerdas que dije que nunca más te invitaría a ninguna fiesta mía? —Vívidamente. —Pues te estoy invitando ahora. Y espero que me devuelvas el favor y no hables de lo que has visto aquí. —Claro —digo lentamente. Avery estrecha sus ojos. —La bolera Grand 9, en el centro de Columbus. El sábado al mediodía. Ve allí.


—¿Y qué hay acerca de Kayla y Wren? Avery se burla. —Estará claro cuando llegues a la bolera. Así que ven. Página | 84

—¿Sí? ¿De acuerdo? ¿Supongo? Ella empuja más allá de mí y se ha ido antes de que pueda hacer más preguntas. —Isis. —Mamá viene detrás de mí, me abraza y gira para enfrentarla—. Siento llegar tarde, cariño, la sesión ha sido larga. Sus ojos están un poco rojos, y está sosteniendo un fajo de pañuelos. Debe haber sido una dura sesión. Dura y triste. —Está bien. —Sonrío—. Vamos. Ya tengo algo de masa para pizza en el horno. —¡Pizza hecha en casa! —Se ríe, observa a la recepcionista y envuelve un brazo a mi alrededor, abrazándome—. Tengo la mejor hija del mundo, lo juro. Cuando llegamos a casa; estiro la masa, le pongo salsa y la decoro con setas, aceitunas y unas rodajas de cebolla. Espolvoreo con mozzarella, sal de ajo y la pongo en el horno. El olor pronto impregna la casa con una nube de esencia a queso y picante. Mamá está arriba, tomando una siesta, cuando suena el teléfono. —¿Hola? —¡Isis! ¿Cómo estás, corazón? —Hola papá. Vaya, lamento no haber llamado. Ha sido una locura aquí. —Tu madre me dijo. Al parecer has hecho amigos y has estado saliendo a fiestas. Estaría orgulloso si no estuviera tan tremendamente preocupado. —Estoy bien, papá. —Me río—. Estoy muy bien. Soy inteligente y cuidadosa. —¿No hay chicos todavía? —Nunca chicos. —Bien. Aleja eso de tu plato durante un tiempo, no necesitas la distracción cuando estás tan cerca de graduarte e ir a la universidad. Al instante el peligrosamente guapo Jack viene a mi mente, y sonrió. —No te preocupes. Sin distracciones aquí.


Hay sólo dos cosas que la gente te preguntara en tu último año de secundaria; en qué universidades vas a solicitar acceso, y si tienes novio. Todo lo demás parece completamente irrelevante; nadie pregunta por tu estado mental (deteriorándose Página | 85 rápidamente con todos mis deberes y ensayos), qué haces para divertirte (mirar el techo de mi habitación y morder el esmalte de mis uñas) o si en realidad deseas ir a la universidad (no, no, estoy cansada de la escuela, pero voy a ir porque todo el mundo quiere que lo haga y hacer hamburguesas en McDonalds por siete dólares la hora suena repugnante). Hasta ahora he solicitado acceso en un par, y la única a la que realmente quiero ir es Ohio State. Está cerca de mamá, así que puedo cuidar de ella si tiene otro ataque, o si simplemente me necesita, punto. No puedo ir demasiado lejos, obviamente, no con sus pesadillas y recuerdos. Se olvidará de comer sin mí aquí para cocinar para ella, estoy segura. Y no voy a dejar que se quede delgada. Lo que realmente quiero hacer es tomar lo que gané en mis trabajos de verano a tiempo parcial e ir a Europa, comer la comida, ver la gente, montar en bicicleta por el campo. Sería increíble. E increíblemente aterrador estar así por mi cuenta. Pero me las arreglaría. Salir adelante en la adultez temprana es la mitad de la diversión, o al menos eso me han dicho. Excepto que todos saben que es una mierda. No era divertido en absoluto. Era doloroso, y ahora sólo quiero ir a algún lugar donde nadie me conozca, empezar el próximo capítulo de mi vida de cero. Pero no puedo. Tengo a mamá. Y la amo más de lo que amo mi libertad. Tengo que protegerla y ayudarla a mejorar. Así que voy a hacer la cosa de la universidad que papá y mamá esperan de mí. Conseguiré un grado en Mierdología o algo. Voy a ser la hija que quieren hasta que yo entienda la persona que quiero ser. La bolera Grand 9 en el centro de Columbus es increíble; una enorme señal de neón me saluda con el número 9 y un oso bailarín electrónico de algún tipo sobre él. Es barato y parece grasoso como el infierno, y ya me encanta. Estaciono y entro, y al instante me saluda el particular olor de la bolera; cera, sudorosos zapatos y patatas fritas mojadas. Un hombre con sobrepeso apunta con su pulgar la última pista y me entrega un par de zapatos talla siete. —Oh. ¿Gracias? ¿Cómo conoce mi talla? —Niño bonito me lo ha dicho —gruñe el hombre. ¿Niño bonito? Camino hacia la última pista, el mostrador plagado de vasos de refrescos, una jarra de cerveza de raíz y envolturas vacías de nachos. Wren está lanzando en la pista, arqueando un split perfecto. Kayla sonríe y choca las manos con él cuando sale de la pista. Avery está malhumoradamente tomando su cerveza de raíz, y para mi sorpresa y disgusto general, Jack Hunter está sentado ahí, luciendo incluso más insufriblemente genial, si eso es siquiera humanamente posible.


—¡Veo que todos están aquí! —Alegremente reboto en un asiento junto a él y desato mis zapatos. Miro otra vez, como si le observara por primera vez—. Está bien, ¿quién de ustedes ha estado incursionando en las convocaciones demoniacas y no me ha dicho nada? Página | 86

Avery pone los ojos en blanco y saca una petaca de, presumiblemente, alcohol y lo vuelca en su refresco. —Es agradable verte en algo aparte de ropa de prostituta —dice Jack. —Tú lo sabes todo sobre la ropa de prostituta, ¿no? —Sonrío y elijo una bola rosa brillante antes de sentarme de nuevo—. ¿Quién…? —Estoy aquí porque Kayla me lo pidió —me interrumpe—. Y he supuesto la talla de tu zapato. —Una suposición precisa. —Tus medidas son 38-28-36, y mides un metro setenta y cinco. No es difícil adivinar la talla del zapato basado en eso. —¡Y sabes mis medidas! —Aplaudo con entusiasmo—. ¿Pero cómo lo has adivinado? Espera, déjame pensar… ¡me estabas mirando fijamente! —Tengo un don —dice secamente—. Para la percepción. —Y para ser extremadamente raro. —Tu atuendo de prostituta del otro día fue la primera vez que utilizaste ropa lo bastante apretada como para poder calcular correctamente. —Me encantaría darte una bofetada ahora mismo, pero actualmente estoy manejando una bola de cinco kilogramos y tengo miedo de que eso se llame asesinato. Medio se ríe, medio se burla y se levanta para ir por un refresco. Me dirijo a Avery. —¿Entonces? ¿Quién está ganando? —¿No sabes leer números? —Avery suspira y hace un movimiento hacia el tablero. Jack está por delante de todo el mundo con unos buenos cincuenta puntos y sólo en el quinto asalto, su tarjeta está decorada con strikes. —¡Miren todos esas X! Es como un signo de un club nocturno. Casi parece que tiene algún significado oculto. —Reflexiono en voz alta. Muy alta. —Significa que voy ganando. —Jack levanta una ceja. —O que eres bailarín en un bar gay —anuncio.


—Sólo he bailado desnudo una vez y fue para una mujer, muchas gracias — sisea Jack. —¿Sí? Cuenta. —Avery de repente parece muy interesada. Jack hace un ruido de asco y se levanta para lanzar su turno. Kayla brinca hacia mí. Página | 87

—¡Oh, Kayla, mírate! Ansiosa como un cachorro y hermosa como un cuadro. No de un cachorro. Porque los cuadros de cachorros a veces parecen un poco babosos y tú no eres babosa y oh, Dios mío, ¿Wren, estás usando lentillas? Wren tose y ajusta el cuello de su camisa, sus ojos ocupados perforan un nervioso agujero en la parte posterior de la cabeza de Jack. —¿S-sí? Acabo de venir del voluntariado en el ejército de salvación, así que no he tenido tiempo para quitármelos. Es bueno verte. Pensábamos que no ibas a venir. —Oh, siempre vengo. ¡Especialmente donde no me quieren! Kayla frunce el ceño. —Eso no es verdad. Um. Avery, um, tú querías que ella viniera, ¿verdad? A espaldas de Kayla, hago un espiral de loca alrededor de mi cabeza con mi dedo. Avery estrecha los ojos, sonríe como un zorro con su cola atrapada en la puerta de un gallinero. —Sí. Seguro. Lo que sea. ¿Has recibido la propuesta del club de francés, Wren? —Sí. Ya lo he revisado. Es agradable que me invitaras a los bolos y todo, pero me temo que no puedo pasarlo. Esa cantidad de dinero sólo para el club de francés es bastante ridículo. —¿Ridículo? Vamos, cariño —arrulla Avery, recorriendo su dedo por el pecho de él—. Sabes que le daré un buen uso. Wren traga saliva. —Ah, aun así. No. Lo siento, pero no puedo firmar eso. Podría empezar cuatro clubes nuevos con ese financiamiento. —¡Pero no van a empezarlos! —gruñe Avery— ¡El dinero está ahí! ¿Por qué no puedes dármelo? Jack hace un lanzamiento extra. Y tiene la forma perfecta. Se aleja a zancadas de la pista pareciendo inmensamente satisfecho y yo deslizo un nacho sobrante en su silla el segundo antes de que se siente. Me sonríe y le devuelvo la sonrisa —Buen trabajo —digo. —No tienes que decirme eso. Siempre lo hago bien.


Hago un movimiento de atragantarme a Kayla, que se ríe y se sienta junto a él. —¡Entonces, Jack! ¿Eres bueno en otros deportes? ¿Cómo béisbol? ¿O baloncesto? —pregunta ella, sus ojos amplios. Página | 88

—Jugué al baloncesto en la escuela secundaria. —¡Oh! ¡Es genial! —Lo odié. —Oh —susurra Kayla. Lanzo mi turno; un strike. Para alcanzarlo, Avery omite el turno de todos los demás en el ordenador y yo lanzo un par de veces más. Strike. Strike. Strike. Strike. Wren me anima, y con cada golpe oigo a Jack ponerse cada vez más irritado cuando responde las inocentes preguntas de Kayla. Finalmente, cuando me doy la vuelta y me siento, noto que Kayla se ha ido, con el sonido de los lamentos que vienen del interior del baño de chicas. Avery parece sorprendida, tanto como una muñeca de porcelana que puede formar emociones como la sorpresa, y los nudillos blancos de Jack están sobre sus rodillas. Wren choca las manos conmigo. —¡Has estado increíble! —¡Gracias! —Nunca... en serio, ¡nunca he visto nada como eso! Tienes que enseñarme tu secreto. En primer lugar, no seas un gran nerd. —Uh… En segundo lugar, ¿por qué Kayla está siquiera ligando con Jack? Wren es mucho más agradable y muy, muy lindo. —Um, Isis. —Wren se aclara la garganta, sonrojándose. Parpadeo. —¿Eh? ¿He dicho eso en voz alta? ¡Tengo que conseguir manejar eso! Wren se ríe, y Avery resopla. Jack se levanta precipitadamente y pasa delante de mí, cogiendo su bola y caminando por la pista con nuevo brío. —¿Has conseguido que te metan otro palo por el culo? No sabía que podría caber otro, ¡tienes el culo tan apretado! —digo en voz alta. —Cállate —declara irritado. Me giro a Wren, quien se ha puesto un poco blanco. —¿Todo bien?


Wren asiente con la cabeza. —Sí. Es que... hace mucho que no había estado alrededor de Jack así. No sabía que iba a venir, de lo contrario no habría… —Sí, yo también. Ahora es demasiado tarde, ¿eh? Ninguna opción excepto

Página | 89 darle una paliza y enviarlo de vuelta al octavo círculo del infierno de donde ha

salido.

—Por supuesto. Nunca me echo para atrás de una buena partida de bolos. —Impresionante. Somos tú y yo contra la legión de la oscuridad, entonces. Mira, voy a ver a Kayla. Enseguida vuelvo. El baño de chicas huele a laca de cabello y jabón de manos. Kayla está en el espejo, arreglando su maquillaje. —Está todo, uh, ¿medianamente bien? Ya sé que no está bien. Puesto que se trata de la cuatro millonésima vez que ese idiota te ha hecho llorar. Sus labios empiezan a temblar, y deja caer su delineador de ojos y corre a mis brazos. —Ha dicho… me ha dicho que Wren y yo haríamos una mejor pareja. ¡Me ha lanzado a su ex mejor amigo, Isis! Mientras ella moquea en mi axila, siento que mis cejas se levantan. Hmm. Los cerdos están volando como los aviones jet en este momento y la luna debe estar azul, porque Jack podría tener algo de razón ahí. Pero no puedo decirlo frente a Kayla. —¿A ti... te gusta algo Wren? —le pregunto suavemente. —¡Es un cerebrito! —gime ella—, un cerebrito del consejo estudiantil que pasa todo el tiempo con personas sin hogar, ¡y no está ni siquiera cerca de Jack en términos de aspecto! —Ah sí, el gran dilema del aspecto sobre la personalidad. ¡No podemos tenerlo todo! ¡Nadie es perfecto! ¡Todos somos superficiales incluso si no lo admitimos! ¡Las ciudades se levantarán, caerán y el universo colapsará desde su propia inevitable muerte por calor! —¿Qué? —Solloza. —Estoy diciendo que Wren en realidad no es tan malo. —Oh. Está bien. Esas han sido un montón de palabras. —Mira, vas a arreglar tu maquillaje, vas a ir ahí y vas a divertirte. ¡No permitas que amargado-en-botas-que-están-oprimiendo-sus-pies-y-haciéndololloriquear-como-un-bebé llegue a ti! Eres hermosa…


Me lanza una mirada asesina. —… ¡oh, hermosa no! ¡Eres divertida! Eres capaz de funcionar adecuadamente. Todas las cosas buenas de la lista de citas. Jack entrara en razón, o encontrarás a alguien más… Página | 90

El comienzo de un gemido se escapa de sus labios, y me retiro. —¡No encontrarás a otro! Si te gusta tanto este tipo, mierda, ¿por qué no lo invitas a salir? —¿No crees que no lo he intentado? ¡Le he pedido salir este año quince veces! —¿Cómo? —Facebook. Me doy un golpe en la frente con la mano. —Quiero decir de verdad, como caminar hasta él y formar las palabras. —¿Qué pasa si me rechaza? —Entonces le dirás: “Dios, eres muy guapo y todo, pero tengo que informarte que si no aceptas mi propuesta de una cita mi amiga Isis va a venir aquí y hacer su cosa rara y confía en mí. Nadie quiere eso”. —Pero has estado haciendo tu cosa rara eternamente con él. —Verdad. —Está bien, voy a resolverlo, ¿de acuerdo? Tienes razón, ¡el primer paso es arreglar el maquillaje y volver ahí fuera! Se vuelve para retocar su rostro deliciosamente destrozado de estrella de cine en el espejo y en ese momento exacto me doy cuenta de que es tiempo de una intervención. Salgo, bajo mi vaso de refresco, y caigo junto a Jack. —Kayla mira mucho tu culo —anuncio. —Sí —concuerda él. Eso es todo. Una sola palabra. Sí. Me inflo con indignación, pero antes de que tenga la oportunidad de explotar sobre él, añade: —Tiende a ocurrir mucho. De repente soy consciente de como de cansado, adulto y cerrado Jack es. —¿Has tenido sexo alguna vez? —suelto bruscamente. Jack cierra los ojos.


Inmediatamente empiezo a dar marcha atrás, más allá de lo que acabo de decir, pasando el día que me enteré del significado de la palabra sexo y por una buena razón, más allá de mi propia fecha de nacimiento. —Simplemente, vaya. No tienes que responder a eso. En realidad sólo lo he mencionado. Porque. Eh. ¡Es una encuesta! ¡Por... educación sexual! Y el profesor Página | 91 dijo: entrevisten a una persona que totalmente crean que es un bicho raro y que nunca ha tenido sexo alguna vez porque es un virgen gordo y flojo, y vuelvan a mí con un informe de diez páginas el lunes. Así que… —Tiendo a guardar mis aventuras privadas para mí —suspira Jack. Kayla sale del baño y es su turno, dándole a Jack ojos de borrego. —¡Eso significa que lo has hecho! Me fulmina con la mirada con mucho fervor. Al menos nueve capas de fervor. —Lo siento. Eres un acompañante. Por supuesto que lo has hecho. ¿Fue raro? ¿El sexo? ¿Es raro? Jack suspira otra vez, y yo sigo presionando. —¡Porque! Ya sabes, he pensado en ello —bajo mi voz—, sexo. Seeeeexooo. Quiero decir, ¿por qué demonios lo estoy susurrando? ¡SEXO! ¡SEXO! Kayla deja caer la bola. Wren parece tener un leve dolor. Avery finge no saber nada de nosotros y murmura “fenómeno” bajo su aliento. La señalo. —¡He oído eso! Se burla y agrega más alcohol a su refresco. Muevo mi puño hacia ella y me giro para enfrentar a Jack otra vez. —No puedo, por más que lo intento, recordar sobre lo que estábamos hablando. ¡Ay! Siempre recordaré este tiempo que hemos pasado juntos cariñosamente y ¡oh Dios, ahora lo recuerdo pervertido! —¡Has sido tú quien ha gritado “sexo”! —sisea él. —Tú fuiste el que nació, así que creo que esa es la raíz del problema. —La raíz del problema eres tú. Estás jodidamente loca. —¡Ese no es el punto! —Derramo mi refresco hacia todos los lados—. El punto es que si ves ese buen pedazo de culo ahí que resulta ser mi amable amiga que está realmente interesada en ti y es la chica más guapa y agradable de la jodida escuela, y yo apenas te apruebo, y si aplastas su puro y virginal corazón voy a sacarte el páncreas a través de la nariz y dártelo de comer con un gotero insertado en tu ano, ¿está claro?


Abre su boca y por primera vez, no sale nada sarcástico. Se inclina hacia atrás y dobla sus brazos sobre su camisa. —¿Qué pasa si te pago? —pregunto. Huele a especias, miel y jabón otra vez, y es extremadamente inservible y asqueroso. Página | 92

—¿Pagarme para qué? —Pagarte para salir con ella. Tengo algo ahorrado, puedo… Resopla, de esa manera de tú-no-puedes-pagarme. —Doscientos. Sólo por salir y ser tan simpático como te vi con Madison. Luce furioso, sus helados ojos congelan mis entrañas. Revuelve su cabello con frustración y hace un medio gruñido en la parte posterior de la garganta. —Bien. Saldré con Kayla por doscientos. Hago un callado silbido de victoria. —¿Cuándo? —Sábado. El Red Fern, a las siete. Es un lugar tailandés en el centro. No me importa si es alérgica. Es el único lugar al que puedo ir donde no me reconocen por mi trabajo de acompañante. —Genial. Obviamente voy a estar ahí. —¿Qué? —declara irritado. —Para asegurarme de que eres agradable. —Sonrío—. ¡Tengo que asegurarme de que mi dinero este siendo rentable! Ella necesita esto más de lo que sabes. Jack y yo tenemos las puntuaciones más altas en el juego, y en el décimo asalto, estamos parejos por dos puntos. Él lanza un doble strike. Tengo que conseguir tres plenos consecutivos o voy a perder. Levanto mi bola y respiro, tratando de desconectarme de las fuertes y locas ovaciones de Kayla y el sensible estímulo de Wren. Avery me espeta que no lo estropee. Hago un doble, y en mi ronda final observo la pista como si fuera una serpiente viva. No me muerdas, pista. Vamos, somos amigos, incluso si eres un reptil y yo un mamífero. La amistad no conoce límites raciales. Me resbalo y la bola entra en la cuneta y rueda felizmente lejos. Jack y yo estamos empatados. Wren y Kayla me dan palmaditas en la espalda y Avery inclina su cabeza hacia atrás y traga más alcohol mientras se pone sus zapatos otra vez. —Te vendría bien prescindir de eso —digo. —Ocúpate de tus propios asuntos, chica gorda —espeta. Kayla niega con la cabeza entre nosotros.


—No te preocupes, yo voy a llevarla. —Volviéndome loca. —Avery suspira. Jack y yo somos los dos últimos en ponernos los zapatos. Él suspira y se encoje de hombros. —Ninguno de los dos ha ganado, pero yo bien podría haberlo hecho. Ambos

Página | 93 sabemos que he lanzado tácticamente más el juego. Tu estilo es un desastre

tremendamente ilógico.

—Sí, mi estilo es una mierda. Pero al menos yo no he lanzado la mitad de un una partida con un nacho pegado a mi culo. Sonrió mientras me alejo tranquilamente, dejando que Jack palpe violentamente la parte trasera de sus pantalones vaqueros. Escucho una palabrota y noto que algo afilado golpea ligeramente mi cabeza. El tipo gordo del mostrador eructa. —Uh, ese tipo acaba de lanzarte una patata. —Está enfadado porque yo he ganado, buen señor. —Suspiro feliz—. Y está molesto porque hasta ahora se está dando cuenta de que voy a seguir ganando.


9

Página | 94

3 años 17 semanas 4 días

J

ack Hunter se está moviendo hacia mí sin camisa y es medio glorioso y medio de infarto y algo en mi estómago gorjea como queriendo vomitar. Sonríe, pero no como le sonrió a Madison. Sonríe como si significara algo, con una suave y dorada curva en sus labios y de alguna manera eso le hace parecer incluso más estúpidamente guapo. —Jack —comienzo, mi garganta tensándose—. ¡Estas medio desnudo! Por alguna razón llevo una blusa escotada pero no recuerdo cómo me he metido en una de estas. Es algo sacado de las baratas novelas que atrapé a Jack mirando en la biblioteca. Jack se inclina hacia mí, el olor de su colonia a miel y especias flotando, sus brillantes ojos azules me perforan mientras se inclina hacia abajo y olisquea mi cuello. Sus labios son suaves y cálidos cuando dice en voz baja: —¿Te gustaría ayudar con la otra mitad? Y entonces de repente la habitación es roja, y hay rosas por todas partes y la recepcionista del club de acompañantes a la que llamé está sentada detrás de un escritorio observándonos pero por alguna razón se parece a Kayla, quien frunce el ceño, observa a Jack besar mi cuello y desfallece, muerta. —¡Ahh! —Me levanto erguida en mi cama, el sudor en mi frente se enfría. Es la mitad de la noche. Estoy en mi propio cuarto en realidad, abrazando el relleno de la Sra. Muffin. Los abdominales de Jack han desaparecido en el aire y Kayla no está muerta. Al menos espero que no. Estiro el brazo para sentir mi cuello y me retuerzo, ¡se sentía tan real! Me levanto y empapo mi cuello con peróxido de hidrógeno por si acaso. Soñar con Jack o no, y todo toqueteo de Jack necesita ser desinfectado inmediatamente, no vaya a ser que atrape sus gérmenes de mierda cabeza hueca. A la mañana siguiente en la escuela tengo que asegurarme de que Kayla no está, de hecho, muerta, porque todo mi mundo se está acabando y tengo que hablar con ella. Está parada debajo de un árbol hablando con Avery, pero tengo que


asegurarme doblemente de que no está muerta, así que me acerco y le doy un golpecito en el trasero. Varias veces. —¡Isis! ¿Qué estás haciendo? —Gracias a Dios, Kayla. Tu fabuloso trasero está intacto. La estabilidad de la

Página | 95 paz mundial depende de ese culo.

—Sal de aquí, fenómeno —se mofa Avery. —Buenos días, Avery-bobavery —gorgojo—. ¿Cómo te tratan las pastillas? La otra chica con la que está hablando parece confundida. —¿Pastillas? ¿Qué pastillas? ¿Tienes pastillas y no me has dado ninguna, Ave? Avery está demasiado ocupada fulminándome con la mirada como para impedir que arrastre a Kayla lejos a un árbol diferente. —Isis, ¿estás bien? —Kayla, ¿crees que Jack es sexy? Hace un chillido de cerdo moribundo y la sacudo. Cortésmente. —He tenido esta pesadilla en donde pensaba que Jack era sexy y tú morías. —Oh-oh. Bueno. ¡No estoy muerta! Eso es bueno, ¿no? —Kayla sonríe. —Oh, Kayla, preciosa, dulce, increíblemente esponjosa mariposa, no me puedes ayudar ahora y tienes una cita con Jack el sábado en el Red Fern a las siete que ya arreglé y me tengo que ir. Encuentro a Wren en la oficina del consejo estudiantil, rellenando papeles sumamente interesantes. Está enterrado detrás de pilas de cosas. Apenas puedo ver mechones sobresaliendo de su cabello rubio. Llego hasta el montón de papeles y empujo a un lado las dos mitades. Cientos de ellos caen de la mesa al suelo. Los papeles van a la deriva a través del aire como copos de nieve. Gordos y aburridos copos de nieve. Wren levanta la mirada, su cara muestra sorpresa. —¿Qué estás haciendo? —pregunto. —Dividir la financiación para los otros clubes —susurra, claramente perturbado. Un papel cae en su cabeza y se desliza con desanimo. Soy respetuosa durante tres segundos. —De todos modos, he tenido una pesadilla en la que Jack era sexy y Kayla moría. —Yo… ¿siento oír eso?


—¿No lo ves? ¡Jack no puede ser sexy! ¡No puedo ni pensarlo inconscientemente, o sino la guerra va a estar perdida! ¡Las incontables tropas viviendo en mi cerebro van a perder la moral si ven un núcleo potencial de sensualidad en Jack! ¡Van a confundirse! No puede gustarme. Ni siquiera un poco. ¡O la cosa entera se desbarata! Página | 96

—Puedo sugerir… —¡Y eso no está tomando en consideración mi cronometro! —alardeo, inclinándome y recogiendo los papeles para él—. Tres años enteros, Wren. ¡Tres malditos años de no ser una idiota! No puedo... ¡No puedo romperlo! ¡Nunca seré una idiota otra vez! ¡No! ¡Los pensamientos sexys llevan al sexo y el sexo conduce al amor! ¿O es al revés? —Estoy bastante seguro de… —¡No puedo hacerlo, Wren! —me lamento—. ¡Tienes que ayudarme! Si me empieza a gustar Jack y él lo ve, podrá derribarme porque: A, estamos en guerra y B, porque soy una vaca gorda fea y entonces mi cronometro se volverá a reiniciar y perderé los tres años y me prometí que no lo haría otra vez, Wren, ¡lo prometí! Estrello el montón de papeles en su escritorio, mi voz temblorosa: —¿Qué hago? Suspira. —Mira, Isis, no sé exactamente qué está pasando, pero si la idea de que te guste alguien te asusta hasta el punto de las lágrimas, no creo que sea bueno para ti. Deberías detenerte. —Estoy intentándolo —grito, y luego lloriqueo—. Lo estoy intentando. Wren suspira, se levanta y pone un brazo sobre mi hombro. —Es comprensible, ¿bien? Él es guapo. Tal vez eso es todo. Tal vez te gusta sólo por su cuerpo. Somos adolescentes. Ese nivel de libido es normal. —Oh Dios, has utilizado “libido” y “adolescentes” en una frase seria. ¿Qué eres, un octogenario con un doctorado? —Y —dice Wren severamente, ahogando mi gemido—, te besó. —Como una broma. —Sí, bueno… —No significó absolutamente nada. —Sí, pero tienes que tener en cuenta que aunque tu cerebro sabe eso tu cuerpo tal vez no. Y... tu corazón también puede estar un poco confuso.


—Pfff. —Hago que mis labios vibren—. ¿Qué corazón? ¿Esa cosa de la que me deshice hace tres años? La última vez que lo miré es imposible que los órganos funcionen correctamente fuera del cuerpo. A menos que lo pongas en una bomba. Pero eso es asqueroso y definitivamente no puse mi tonto corazón en una bomba, lo tiré por la ventana cuando estaba conduciendo a Walgreen’s… Página | 97

—Isis. —Wren me agarra por los hombros, mirándome a los ojos con esa mirada sin pestañear—. ¡Escúchame durante cinco segundos! Estoy asombrada y en silencio. Wren, se da cuenta de que este es un suceso único en la vida, sale disparado mientras que todavía tiene la oportunidad: —Está bien que te guste alguien —murmura—. Incluso si es superficial. No tienes que permitir que lo que hizo mi primo en el pasado te defina. Sé que probablemente hizo algo horrible. Solía poner ranas en el microondas y reírse de ello. Sé cómo es. Sé que te lastimó. Pero si sientes cosas por alguien nuevo, es bueno. Significa que estás sanando. Tienes que dejar que eso suceda. —No me gusta Jack —susurro—. No me gusta. Wren me abraza. Me escapo de su agarre y pongo mi sonrisa más brillante. —En serio, ¡no! Solo ignora todo lo que te he dicho, ¿está bien? Jack es muy divertido para tomar el pelo, ¿sabes? Solo estoy confundida eso es todo. —Isis… —Lo que sea que él hizo debe haber sido muy malo si te pones pálido cada vez que lo menciono y Avery tiene que ir al psiquiatra, ¿eh? ¡Es probablemente tan malo como Sin Nombre! Wren inmediatamente se queda callado, cierra la boca y aprieta los puños. —Además Avery estuvo bebiendo todo el tiempo en la bolera, mientras él estaba allí. Y tú sólo le miraste dos veces, así que, sí. Creo que debe haber sido realmente, realmente horrible. —Toco mi barbilla cuidadosamente—. Tiene algo que ver con Sophia, ¿no? —Para. —¿Le hizo a ella lo que me hizo Sin Nombre? Tengo que preguntarle y… —He dicho para. —La voz de Wren es tan suave y oscura que no puedo evitar un estremecimiento. Ajusta sus gafas y me mira con esos penetrantes ojos verdes—. No te escondas detrás de lo que él hizo, solo porque lo que he dicho te haya tocado una fibra. Jack es mejor tipo que Sin Nombre, te lo prometo. Sólo le toma un rato a la gente notarlo. —Avery dijo que era peligroso cuando la gente empieza a llegar a conocerlo. Wren suspira.


—Es peligroso, punto. Hay una razón por la que mantiene a la gente a distancia. Puede parecer cruel, pero no quiere hacer daño a nadie. —¿Otra vez? Así que eso significa... que le hizo daño a alguien. Hirió a Sophia. Página | 98

Wren se estremece. —Mira, lo siento, Isis, pero necesitas irte. No puedo hablar de esto ahora. —¡Pretendías no conocer a Sophia al principio! ¡Me mentiste! —Vete, por favor. Ahora. Miro furiosamente a Wren, giro sobre mis talones y cierro la puerta detrás de mí. Demasiado para que Wren me ayudara. Estoy sola. Estoy sola y aterrorizada pensando que tal vez podría no odiar totalmente las tripas de Jack Hunter, lo que se cierne sobre mi cerebro como una guillotina. Y el misterio de Sophia se hace más profundo y extremadamente molesto. Tengo que encontrar a esa chica y pronto si quiero respuestas. Pero, ¿las quiero? ¿Escarbar en el pasado de Jack realmente va a ayudarme a que no me guste? Por supuesto que sí, ¿qué estoy diciendo? Claramente hirió a Sophia. Si averiguo cuánto, puedo sacar esta apestosa idea de mi cerebro que cree que él es guapo. Es la táctica perfecta. Y hasta entonces, voy a aplastar cualquier sentimiento idiota que se esté colando con por lo menos siete toneladas de ladrillos de plomo inscritos con la palabra. NOP. Tengo que ganar una guerra, prepararme para una cita, y un imbécil arrogante finalmente se va a esforzar en disculparse con la única amiga que he hecho hasta ahora. Jack Hunter no es sexy. Jack Hunter está en mi lista de mierda, para siempre. Y sólo para hacérselo saber, entro en el edificio de Agricultura y saco una bolsita de plástico llena de mierda de cabra, pollo y Dios sabe qué otro animal y tiro eso a su parabrisas. Salpicando la nueva nota de amor que la llorona chica del club de drama ha dejado bajo los limpiaparabrisas, sonrío para mis adentros y corro cuando la seguridad del campus grita detrás de mí. No hay mucha gente en los pasillos, pero corro casi hasta estrellarme con el chico de los cuchillos cuando giro en una esquina. — Hola —digo sin aliento—. ¿Puedo usar tu chaqueta? —Uh —baja la mirada a la chaqueta verde militar—, claro. Pero ten cuidado. Es antigua. ¿Ves los orificios con materia oscura alrededor de ellos? Son heridas de Vietnam… —Es fascinante. ¡Gracias! —La cojo y me la pongo cuando el sonido de pasos se hace fuerte detrás de mí.


Tiro de una goma en mi muñeca, arreglando mi cabello en un moño y enrollando mis vaqueros. La primera persona que vea en esta esquina tiene que cooperar conmigo, o estoy muerta. Tengo que fingir que he estado hablando con ella hace rato y tiene que mandar lejos a los de seguridad, así ellos sólo verán mi espalda. Giro a la izquierda y corro hasta el final del pasillo, mi corazón canta Página | 99 cuando veo a alguien con la cabeza en una taquilla. Extiendo un brazo y cierro la taquilla. —Rápido —susurro—, finge que hemos estado hablando durante mucho tiempo y si viene seguridad, señala en otra dirección. —¿Por qué yo? —Me mira Avery con furia. —Vamos, ¡por favor! —Me lo deberás. —¡Eso es genial! ¡Seguro! Me encanta deberle favores al diablo. Seguridad viene corriendo alrededor de la esquina, y Avery levanta la voz. —Así que le estaba diciendo que no me vuelva a llamar, pero él no pudo recibir el mensaje, ¿sabes? De todos modos, ¿tienes cálculo o inglés después de esto? —¿Qué camino ha tomado la chica que estaba corriendo? —jadea el oficial calvo. Me subo la chaqueta un poco más hasta la barbilla. Avery lo mira de arriba abajo y señala con el pulgar detrás de ella. —Gracias —jadea el otro oficial. Se alejan hasta el final del pasillo, sus panzas balanceándose. Cuando se han ido, Avery sonríe. —Creerías que serían capaces de recordar cómo luce una chica con mechas moradas en su cabello. Idiotas. —Bien, entonces, ¿qué te debo? Terminemos con Ella-Laraña11. —¿Me estás comparando con una araña gigante? Cuando asiento con la cabeza, parece un poco impresionada y entonces de repente me señala, todo negocios. —Vas a ayudarme a entrar en la casa de Jack después de la escuela hoy. —Vaya, normalmente estaría cien por ciento de acuerdo con el robo criminal, pero estoy teniendo una especie de crisis en lo referente a él y… —Guau, duh, no me importa. ¿Debo llamar a esos culos de grasa? ¡¡¡Chicos!!!! He encontrado a alguien aquí… Ella-Laraña: Es un personaje ficticio que aparece en Las dos torres, segundo libro de la novela El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien. 11


—Bien —siseo, sujetando una mano alrededor de su muñeca—. Dime qué hacer. —Nos vemos en el estacionamiento después de la escuela. Podrás conducir. ¿Estás en alguna clase avanzada? Página | 100

—Sí… —Qué estoy diciendo, claro que sí, eres fea. Trae algunas tareas pendientes de una de esas clases. Y esa es la historia de cómo fui reclutada por Satanás para convertirme en una ladrona.

La casa de Jack es elegante y enorme, con una glorieta de grava en la parte delantera hendiendo el verde césped en dos. Enormes arbustos de rosas y lirios y una multitud de manzanos alrededor de la casa. Un comedero de colibríes brilla rojo con zumo de azúcar mientras los pajaritos revolotean alrededor, bebiendo néctar. Un jardinero riega la rosas cuidadosamente, su cabello rizado flota sobre su cabeza cuando asiente a cada una, satisfecho de que estén creciendo bien. Estaciono en la calle como me dice Avery. Agarra ambos lados de mi cara y me obliga a mirar la suya. —Presta atención, gorda. —Prestando mil atenciones —chillo. —Eres compañera de Jack en un proyecto para biología. Has traído cosas para trabajar con él. No está allí en este momento, y lo sé a ciencia cierta, porque está visitando a Sophia. Su madre es asquerosamente dulce. No te supondrá ningún problema. Pregúntale por el baño. Ve arriba y entra en la segunda puerta a tu derecha. —Voy a vomitar. —¡Ahorrártelo para cuando salgas de la casa! —espeta Avery y deja ir mi rostro—. Solo son la mamá de Jack y su habitación. No es él. Yo vigilo. Si viene a casa temprano, te envío un mensaje, así que ponlo en vibrador y sal de allí si sientes que vibra. Si te atrapa husmeando... —Avery se estremece—. Lo que hizo con la foto de tu culo gordo parecerá amable en comparación. ¿Has entendido? —¡Sí! —Saludo. —¿Qué vas a buscar? —me interroga.


—Una caja de puros con cartas. — ¿Y qué carta vas a coger? —La más reciente. Página | 101

—¿Y qué harás cuando la consigas? —Salir de la casa y definitivamente nunca abrir la carta ni siquiera un centímetro. —Está bien. Haz esto y estamos en paz, ¿me oyes? Yo no hablo sobre el robo, y tú no hablas del hecho de que voy al psiquiatra. —Eso suena fantásticamente igual y todo eso, pero te olvidas del leve problema de que él notará que ha desaparecido una carta porque no está ciego hasta el culo y le preguntará a su madre y sabrá que he sido yo y entonces seré mutilada. El ceño de Avery se profundiza. Tira de su cabello rojo y lo pone en una cola de caballo desordenada. —No me importa —dice finalmente. —A mí me importa muchísimo. —No me voy a arriesgar a su ira. Pero tú ya te estás arriesgando a su ira con esta estúpida guerra que tienen, ¿de acuerdo? Necesito saber lo que hay en la carta, ¿entiendes? Si no lo averiguo… Avery cierra sus ojos de muñeca. —Sophia ya no me habla, ni me deja verla. Es culpa mía. Lo qué pasó en ese entonces fue culpa mía, y Jack lo limpió, ¿de acuerdo? Pero me culpa. Y tiene razón, merezco la culpa. Era una chica estúpida y mala e hice algo de lo que me arrepiento. He estado trabajando durante años para disculparme. Años, chica gorda. Cinco jodidos años para conseguir las agallas de decir lo siento. Pero si no veo lo que hay en esa carta, quizá nunca tenga la oportunidad de hacerlo. Observo su rostro con cuidado. No está mintiendo. Por primera vez su expresión es algo distinta a disgusto, es herida. Un torrente de emoción está luchando en ella, y le duele como el infierno. Conozco la sensación. Salgo del coche y cierro la puerta detrás de mí. La verja de entrada de los Hunter’s es intimidante —todas las curvas de hierro forjado y florituras pintadas de un blanco fresco—, pero está abierta. Pasó por la entrada y sonrío al jardinero, que inclina su sombrero hacia mí. Asciendo por el camino y toco el timbre de la puerta y una mujer con un vestido amarillo canario responde. Es tan hermosa que me quedo muda durante aproximadamente cinco segundos; su cabello es suave, rubio oscuro, y corto. Tal vez tiene cuarenta años,


con una sonrisa brillante y delicada piel de marfil. Está sosteniendo un vaso de agua sucia en una mano y un pincel goteando en la otra. Sus ojos son de la misma forma almendrada, perforadora, un lago de hielo azul como los de Jack, pero los de ella son alegres, mientras que los de Jack siempre aparecen atenuados por el aburrimiento. Página | 102

—¡Hola! ¿Cómo puedo ayudarte? —Sonríe, chorreando un poco de agua mientras equilibra la puerta abierta con un pie. Sus calcetines son a rayas de arcoíris y eso de alguna forma me relaja. —Hola, ¿señora Hunter? Soy compañera de Jack en biología, Isis Blake. ¿Íbamos a trabajar en un proyecto juntos hoy? —Sacudo los papeles. Su cara cae. —¡Oh, mierda! Yo… es decir, ¡maldición! —se corrige rápidamente—. ¿Sabes qué?, Jack se ha ido hace un rato, pero volverá pronto ¿Por qué no entras y tomas el té? ¿Te gusta el té? ¿O eres una persona de café? Puedo hacer café, sólo te advierto que sabe cómo a culo y parece culo, es decir, trasero. Lucha para mantener abierta la puerta y yo la abro para ella. Sonríe. —Gracias. ¡Entra! No puedo evitar el silbido que se escapa de mis labios cuando veo el vestíbulo. Un gran tramo de escaleras conduce arriba, las alfombras son ricas y rojas y probablemente turcas, no quiero decir de pavo, sino el país, porque los pavos no pueden hacer alfombras. Hay suelos de madera y grandes ventanas francesas que dejan entrar la luz y todo huele a lavanda, ¿y esa es una foto de Jack en pañales? oh ,Dios mío parece un pequeño y gordo Buda… —Parece un monje gordo —dice la señora Hunter, asomada por encima de mi hombro. —Yo estaba… estaba pensando eso —digo—. ¡Como Buda, o algo así! —Solía llamarlo todo tipo de nombres horribles. —Suspira—. Era demasiado joven para entenderlos, por supuesto y yo estaba sin dormir a causa de su llanto y lista para estrangular a alguien, así que en lugar de cometer homicidio podía amenazarlo con una dulce voz enfermiza y él sólo sonreía y arrullaba. Horrible, lo sé. Tal vez por eso ha resultado de la forma en que es. —¿Raro? —ofrezco. —Oh, definitivamente raro. —Sus ojos centellean cuando me lleva a la luminosa y brillante cocina—. Era un niño tan feliz. Pero ahora me preocupa. Se ha vuelto en su mayor parte triste. —Niega con la cabeza como para aclararla y llena el hervidor de agua—. ¿Te parece bien con un té de menta? —Sí. —Me instalo en un taburete—. Es decir, no quiero molestar, parece que está muy ocupada… La señora Hunter se ríe.


—¿Ocupada? No es para presumir, pero puedo permitirme nunca estar ocupada, jamás. Aunque lo admito, echo de menos la oficina a veces. Coloca el pincel y el agua abajo, y entonces noto los lienzos en la sala, frente a algunas ventanas. Los cuadros están embadurnados sobre una plataforma, docenas Página | 103 de pinceles aquí y allá en jarras de agua sucia. El cuadro en sí es bonito; un caballo de algún tipo. La señora Hunter se apresura y le da la vuelta a la lona. —¡Oh, no! Aún no está terminado. No puedes mirar. —Claro, lo siento. —No, yo lo siento. Soy yo, tengo esta estúpida cosa donde me pongo nerviosa cuando la gente ve mis trabajos inacabados. No es que se vean bien cuando están terminados, sin embargo. —Ese, sin embargo, era hermoso. Se sonroja. —Gracia. Comencé a tomar clases hace un mes. Me gustaban, pero lo dejé porque todo lo que el maestro quería pintar eran pequeños y feos paisajes de acuarelas, sin alma. ¡Ningún sentimiento! ¡Nada de pasión! —Los caballos tienen toneladas de pasión. Como diecisiete tipos de pasión. —Exactamente. —Aplaude—. Tú lo entiendes. Es más divertido pintarlos que a un puñado de aburridos árboles. Un minúsculo canino lleno de locura entra en la cocina, haciendo suaves ruidos “whoof” hacia mí y sacudiendo la cola. Es oscuro, con lindos ojos y una húmeda nariz que aplasta contra mi tobillo en un intento de medir cuánto tiempo le tomara mordisquear mi talón, o para discernir qué otros perros había pasado en la calle en los últimos diecisiete años de mi vida. —¡Darth! ¡Abajo! —chilla la señora Hunter. El perro menea con fuerza su cola obedientemente y salta en el taburete junto a mí. La señora Hunter agarra un estropajo y lo azota, haciendo que salte lejos y ladre con entusiasmo antes de hacer varias vueltas determinadas a la cocina sin motivo aparente. —Es tan lindo —digo —. ¿Darth es su nombre? —Abreviatura de Darth Vader. Es decir, es todo negro, había visto el Retorno del Jedi, ¡tenía sentido en ese momento! —Es mucho mejor que Fluffy. —Exactamente. —Sonríe—. Es un perro callejero. Mitad Yorkshire Terrier y mitad ardilla.


La tetera suena, y la señora Hunter vierte dos tazas de té y desliza una hacia mí. —La cocina es increíble. Toda la casa lo es —intento. Ella toma un sorbo y sonríe. Página | 104

—¿Lo crees? La verdad no uso mucho la cocina, es Jack quien hace la mayor parte de la comida. Yo acabo quemando las cosas y riego pintura por todos lados. Eso lo vuelve tan loco. Se ríe, y me río tratando de imaginar la cara retorcida y exasperada de Jack mientras limpia pintura de los mostradores. Ardo en deseos por hacerle un montón de preguntas acerca de Jack; aquí está, la mujer que lo llevó durante nueve meses y ha aguantado su basura durante dieciséis años más. Ella lo sabe todo sobre él, apuesto que sí; cuántas veces se ha hecho pis encima, a qué le temía cuando niño, qué estúpidos disfraces le obligo utilizar para Halloween. Probablemente conoce a Sophia, también. Mis dedos se sacuden alrededor de mi taza. Callad, reflejos. Este no es el momento de actuar. Mantened ese insensible deseo de conocimiento en el interior, donde ella no lo pueda ver. —Entonces, ¿tú y Jack deben de ser amigos? —La señora Hunter se aclara la garganta. Darth Vader, finalmente agotado por sus valientes esfuerzos, descansa bajo sus pies. —Ah... jajaja. —Sonrío—. No exactamente. Asiente con simpatía. —Lo entiendo. Es muy difícil de llevar, muy aislado, un poco arisco a veces. No siempre ha sido así, pero en alguna parte alrededor de la secundaria empezó a cambiar. Hormonas, supongo. Y sin un padre… Se interrumpe, mirando un espacio encima de mi hombro durante unos instantes. Sacude la cabeza y suspira: —Lo siento. Estoy balbuceando. —No, está bien —me apresuro a decir—. Es decir, no está bien que no tenga un padre, o que su esposo muriera, es decir, mierda. —Está bien. —Se ríe—. No necesitas tener cuidado por mí. Extraño a Oliver, Dios sabe que lo hago. Pero después de diecisiete años, puedo decir su nombre sin desmoronarme. Es una mejora, ¿no? —Definitivamente. —Asiento—. Yo… tengo también a alguien así. Alguien cuyo nombre no puedo decir. —Oh, cariño, lo siento. ¿Qué idiota rompería a propósito tu bonito corazón así? Uno que no te merece, ese es quien.


Bajo mi manga sobre mi brazo y fuerzo una pequeña sonrisa. Bonita. Ella lo ha dicho de un modo informal, como si fuera cierto. Pero no lo es. Por supuesto que no lo es. —Tengo que ir al baño —empiezo—. Sabe dónde… Página | 105

—¡Oh! Seguro. —Sale de su silla y me hace gestos—. Justo al final del pasillo, a través de la sala de estar a la izquierda. —Gracias. —Cuando vuelvas, ¡abramos esta bolsa de Milanos! Te gustan las galletas, ¿verdad? —¡No quiero encontrarme con una persona a la que no le gusten! Sonríe y yo troto por el pasillo, haciendo un show de caminar con pasos fuertes para que crea que he bajado todo el camino. Subo las escaleras tan silenciosamente como puedo y abro la segunda puerta un centímetro, deslizándome por ahí cuando está lo suficientemente abierta para acomodar mi culo gordo. El cuarto de Jack es tenue. Las paredes están pintadas de azul oscuro, y de las grandes ventanas cuelgan unas cortinas azul oscuras. La alfombra es negra, y la cama es tamaño King y cuidadosamente en tono azul, también. Pero lo azulado no es lo que me sobrecoge, es lo limpia que está. No hay una sola pieza de ropa sucia aquí. Su escritorio está cuidadosamente organizado, lápices en una taza. Su biblioteca no está por orden alfabético, pero hay impresionantes toneladas de libros clásicos, algunos mangas y una pequeña sección de libros con bolsa de papel como portadas. Tiro de la cubierta de uno y le echo un vistazo. Romance. Tiene una sección dedicada a ello y probablemente los había cubierto para que su madre no los viera. Deben ser los favoritos de Sophia. Hay un televisor, un Playstation 4 en la esquina y un Xbox. Su computadora es una portátil, y está en su cama como si la acabara de cerrar. Y su olor está en todas partes. Es el olor de dormir, estudiar y leer, de células de la piel y ropa arrugada, de ser un adolescente pero de ser uno raro, limpio, que se baña con un tipo particular de jabón y usa una colonia particular de menta y miel que se sobrepone a su sudor. Ni siquiera sé si es colonia, ya no. Será cómo huele, naturalmente. Pero está en todas partes y es embriagador. Mis manos sudan más con cada inhalación. Está jugando con mis nervios, me siento como que en cualquier segundo me voy a dar la vuelta y él estará parado ahí, ceñudo y planeando mi muerte definitiva. Me pregunto, ¿su madre sabe en lo que trabaja? ¿Y por qué necesita ser un acompañante cuando su madre está forrada? No tiene sentido. Incluso si quería tener su propio dinero, lo que yo respeto, simplemente podría conseguir un trabajo a tiempo parcial normal como el resto de nosotros. No tenía que ir directo a ser un acompañante. Con su apariencia, cualquiera lo contrataría. ¡Podría ser modelo!


¡Podría actuar! Podría vender alitas de pollo y se forraría de dinero mientras las damas acudían al mostrador diariamente para ver su cara. ¿Por qué acompañante? Entierro la confusión en la esquina de tiempo muerto en mi cerebro. Estás siendo muy arriesgada, Isis. Estas haciendo grandes y enormes preguntas Página | 106 mientras estás en el corazón del territorio enemigo y la última vez que lo comprobé eso consigue que disparen y maten a la gente. ¡Tú eres el general! ¡La guerra depende totalmente de ti! Si te atrapan, ¡ha terminado! Determinada, aprieto el puño y miro alrededor de la habitación. Avery ha dicho que estaría en un lugar obvio, pero aun así oculto. Gracias, Ave. Básicamente es un consejo muy útil. Reviso debajo de la cama, en los cajones del escritorio, en su armario. No hay nada. Me estoy quedando sin tiempo. Si no vuelvo abajo rápido, la señora Hunter sabrá que está pasando algo y vendrá a buscarme. Sólo hay un lugar: su cómoda. Abro unos centímetros los cajones y hurgo en todos ellos. Excepto en el cajón de la ropa interior. Esa cosa puede irse al infierno. Por lo menos no dobla su ropa con precisión, porque francamente el nivel de asesino en serie de esta habitación no necesita ninguna otra razón para subir. Y ahí es cuando lo encuentro. La caja de puros de madera detrás de un montón de camisetas. La saco, el dulce aroma del tabaco flota encima de la caja tallada de puros cubanos. Era de su padre, o eso ha dicho Avery. Brevemente me pregunto cómo sabe tanto sobre Jack cuando no hablan en absoluto. Obviamente se conocían en el pasado, pero, ¿cómo de bien? Probablemente muy bien. Lo que sea que hizo debió haber sido imperdonable, si Avery y Wren le temen tanto ahora. Aparto ese pensamiento por enésima vez y abro la caja. En el interior hay una pila de cartas cuidadosamente organizadas, cada una en la misma papelería rosa con nubes alrededor de los bordes. Tomo la de encima y la abro ligeramente para comprobar la fecha para asegurarme de que es la más reciente. Lo es. Meto la caja de nuevo en las camisas y dudo antes de cerrar el cajón. ¿Quién incluso escribe cartas en estos días y está edad? Es tan antiguo y, por mucho que no me guste admitirlo, romántico. Finalmente, tengo algo de Sophia en mis manos. La escurridiza y misteriosa Sophia justo aquí, está esperando que lea sus palabras. Sería tan fácil abrir la carta solo un poco. Una sola frase. Una frase nunca ha matado a nadie. Excepto que sí, probablemente, en algún lugar bajo la línea de miles de años de existencia humana, pero demonios si eso va a detenerme. La letra es curvada, elegante y muy femenina. Querido Jack, ¿Puedes creer que ya sea octubre? He puesto una cadena de luces de navidad naranja y murciélagos de papel sobre mi cama. Lo verás cuando vengas la próxima vez, realmente me está metiendo en el ambiente espeluznante. Las enfermeras dicen que vamos a tallar una calabaza y a ponerla en mi ventana.


Voy a darle un bigote fu manchú y llamarlo señor Miyagi. O la haré como Hello Kitty. ¿Cuál crees que asustaría más a la gente en la calle de abajo? ¡Estoy bien! El Dr. Fenwall cree que estaré lo suficientemente bien como para salir un día después de mi próxima ronda de tratamientos. Deberíamos ir a Página | 107 un lugar al que quieras ir, esta vez. ¡Y no discutas! Te arrastré a la feria la última vez y sé que lo odiaste así que puedes arrastrarme a donde quieras y no me quejaré, ¡para nada! Lo prometo. Bueno, tal vez un poco de lloriqueo. Pero sólo cuando mis pies empiecen a doler o vea algo lindo que quiero. ;) Realmente está enferma. Pero suena tan alegre y dulce, no puedo evitar que me guste ya. ¿Y Jack en una feria? Sólo puedo imaginar la intensidad de sus miradas cada vez que alguien trate de ofrecerle algodón de azúcar o atraerlo a un juego de aros. ¿Y en la rueda de la fortuna? Resoplo. Se aburriría todo el rato. Él es así de aguafiestas. Pero aun así, a Sophia parece gustarle realmente. Ve más allá de él, de alguna manera. Sé que últimamente has estado alicaído y trabajando muy duro por mí, pero no te preocupes. El Dr. Fenwall dice que ha hablado con el departamento de facturación, y tienen una subvención sólo para gente como yo. Por lo que, está bien si no trabajas durante un tiempo. Aplicaremos para eso, y sé que lo conseguiré. Así que puedes relajarte y divertirte en vez de preocuparte todo el tiempo. Muerdo mi labio inferior. ¿Trabajando? ¿Es por eso... es por eso que trabaja como acompañante? ¿Para pagarle las cuentas de hospital? ¿Sus padres no pueden pagarlas? ¿Siquiera tiene padres? De todos modos, estoy tan feliz de escuchar acerca de la nueva chica. ¿Isis, dijiste que se llamaba? Lo sé, lo sé, la odias y no puedes ver por qué el oír sobre ella me hace tan feliz, ¡pero lo estoy! Mi corazón baila alrededor en mi pecho. ¡Está hablando de mí! Pero Jack, de verdad. ¿Cuándo fue la última vez que alguien te ha afectado así? Nunca hablas de tus compañeros de clase. Ella es la primera que me has mencionado. Debe haber hecho un gran impacto en ti. Parece muy divertida. Estoy tan, tan feliz de que ya hayas conocido a tu igual. Sí, me has oído. Igual. ¡Va a darte una patada en el trasero, y mejor te adelantas si quieres ganar! Por eso estoy feliz. Tienes a alguien contra quién luchar, y sé lo feliz que te hace de una manera rara, competitiva y perversa. Siempre solías quejarte de cómo todos en tu escuela eran tan estúpidos y aburridos. No tienes muchos amigos. Y he rezado todos los días para que encontraras a alguien que te haga correr, que te haga sentir vivo otra vez, que pueda despertar tu interés lo suficiente como para que hagas amigos. ¡Bueno! ¡Ahí está ella! Más tarde me darás las gracias. Me la presentaras, ¿no? Realmente me gustaría.


De todos modos, mejor termino esto y te lo envió. La enfermera Brown ha asomado la cabeza en mi cuarto y me ha sorprendido escribiendo esto a las cuatro de la mañana. Jeejee. Te quiero como a un hermano, Jack. ¿Lo sabías? Te echo de menos todos los días. También lo sabes. Página | 108 Tuya, Sophia Cierro la carta y hago una mueca de dolor. Siento que he violado alguna barrera sagrada por leerla, ahora que he terminado. Tengo que volver abajo e irme. Sostener esta cosa en mi mano está creando una piscina de sentimiento de culpa en mi estómago con cada segundo que pasa. Giro con rapidez y choco con fuerza contra el pecho de alguien. Frígidos ojos azules arden con la temperatura más fría de fuego que haya visto, el rostro al que pertenecen está tallado en sombra y rabia. Dejo escapar un chillido y me escudo. —Deja un cuerpo bonito para mi madre.


10

Página | 109

3 años 17 semanas 4 días

S

é dos cosas con certeza. 1. No voy a escapar de esta casa viva. Tengo buenas razones para creerlo. Principalmente, por la forma en que Jack Hunter ha estado manejando un cuchillo de carnicero durante más de quince minutos.

2. Huelo a mierda de perro. Posiblemente porque cuando Jack y yo hemos entrado en la cocina y me he sentado, Darth Vader ha cagado encima de mí. Pero no antes de que ate un lazo en su cola. El salvaje lord mierda se persigue actualmente en círculos interminables en el pasillo. Río disimuladamente. Jack no ha dicho una palabra desde que me ha atrapado en su habitación. Al instante me ha arrancado la carta de las manos, me ha agarrado la muñeca, me ha arrastrado aquí y me ha dicho que no me mueva o hable. Sintiendo todo tipo de infiernos de culpa, no hago nada, simplemente le observo revolver en la cocina con movimientos fríos y precisos. Jack corta setas y espárragos con una facilidad practicada. Ya tiene algo de carne picada y está ardiendo con una deliciosa salsa de soja dulce. Tira las verduras ahí y comienza a picar coles y pimientos rojos. Cuando se da la vuelta, tomo un pedazo de pimiento y lo muerdo, luego hago una mueca y lo devuelvo. Jack distraídamente agarra el mismo trozo, sin saber que lo he mordido y muerde el mismo pedazo, masticando cuidadosamente como si calibrara el sabor. —¡Agh, asqueroso! —digo—. ¡Ahora tus gérmenes y mis gérmenes están fraternizando y haciendo pequeños bebés gérmenes! Me lanza una mirada asesina. Sopeso los pros y contras de una muerte temprana y cierro mi boca. —¿Quieres arroz de jazmín o arroz blanco, Jack? —La voz de la Sra. Hunter apuñala a través de la tensión en la cocina cuando camina con dos bolsas de arroz, una en cada brazo. Me ve y sonríe—. ¡Oh! Hola Isis. ¿Te unes a nosotros para el almuerzo?


Disparo una mirada a Jack, quien fríamente me ignora y elige la bolsa de arroz de jazmín. —Uh, ¿sí? ¿Siempre y cuando no me lleven a la parte de atrás y me disparen después? Página | 110

La señora Hunter se ríe y se instala a mi lado, y Jack deja el arroz en la arrocera en el mostrador. —¿Cómo estaba Sophia? —le pregunta a su hijo. —Muy bien —dice lacónicamente—. Han decorado para Halloween. —Deberías hacerle ese pudin de calabaza que hiciste el año pasado. Le encantaría. La mano de Jack se queda inmóvil mientras voltea el salteado. Es un movimiento rápido de parada vacilante, pero continúa cuando la carne empieza a quemarse. —No puede comer. —Oh no, no esa cosa del estómago otra vez. —La Sra. Hunter suspira—. Lo siento, cariño. —Está bien. Va a mejorar —dice Jack con fuerte convicción. La Sra. Hunter me mira. —Jack y Sofía eran amigos desde muy pequeños. Es una cosita muy dulce, pero está postrada en una cama de hospital. Algún trastorno neurológico genético. Es tan triste. —Está bien —insiste Jack con frialdad—. Y no tienes que contarle eso a esta chica. Ya lo sabe. La Sra. Hunter me mira con sorpresa. —¿En serio, Isis? Jack lo mantuvo tan guardado que yo no he sabido nada hasta hace unos años. Estoy sorprendida de que te lo contara. —No lo he hecho. Ella ha curioseado. La vergüenza me envuelve, caliente y roja, pero la empujo hacia fuera. —Disculpa si voy en busca de tus debilidades cuando tú públicas las mías por toda la escuela —susurro. —Ser gorda no es tu debilidad —declara irritado—. Los dos lo sabemos. Lo desmentiste con esa vulgar ropa el día siguiente. Y nunca le pedí a Evans que hiciera eso. Se fue por la borda. Nunca imaginé que pudiera hacer algo de esa magnitud, y no esperaba que entraras a mi casa para conseguir ventaja.


—¿Solías ser gorda? —Jadea la Sra. Hunter—. Seguro que eras muy bonita entonces, también. Su halago me aparta de la ira, pero no por mucho tiempo. —¡Lo siento si trato de defenderme cuando me acorralas en una esquina,

Página | 111 imbécil!

La Sra. Hunter nos observa gruñir entre nosotros, su cabeza de un lado a otro como si estuviera viendo un partido de ping-pong. Con espadas. Y un meteorito llameante como pelota. Darth Vader, oyendo nuestra creciente voz, entra y empieza a ladrar. —Nunca te he acorralado en ningún lado. Evans lo hizo —estalla Jack. —Esta es nuestra guerra. ¡Toma alguna responsabilidad por tus malditas acciones! —Así que has decidido que estaba bien venir a mi casa —la voz de Jack se levanta minuciosamente—, revisar mis cosas, y ¿leer mis cartas personales? Buscabas maneras para hacerme daño. Pero no soy sólo yo a quien le haces daño, ¿verdad? Podrías ir a Sophia y hacerle daño, sólo para vengarte de mí. Me estremezco. —No… —Lo harías. Eres despiadada, maníaca y testaruda. Harías cualquier cosa para herirme porque me odias. Me odias tanto que declaraste una pequeña y mezquina guerra. —¡Tú la declaraste primero! —Me has odiado al segundo en que me has visto, y sólo puedo asumir que es porque te recuerdo a alguien que te hizo daño. —¡Jack! —La Sra. Hunter parece sorprendida—. ¡Esa es una cosa horrible para decir! —¿Te dijo que eras gorda? —pregunta Jack fríamente. Me quedo inmóvil, pero él sigue presionando—. ¿Te dijo Will que estabas gorda? —Cállate —gruño, una turbulenta náusea se arrastra por mi estómago. —No —dice Jack ligeramente, como si fuera para sí mismo—. Debe haber sido más que eso. ¿Te llamó estúpida? ¿Mojigata? ¿Fea? Fea. —¡Te he dicho que te calles!


—Jack, no creo que debas…— la Sra. Hunter se interrumpe. Jack saca el salteado del fuego y se gira, apoyado en el horno, me mira con una ira afilada y fría enojo en los ojos. Pero algo detrás de esos fragmentos de hielo de repente se suaviza. Hay una calidez triste en ellos, enterrado profundo y muy bien. Página | 112

—¿Te pegó? —Jack eso difícilmente es… —comienza la Sra. Hunter. Me levanto tan rápido del taburete que chirria y se vuelca. —Te voy a matar —digo entre dientes. —¿Es por eso que me odias? ¿Porque crees que me parezco a él? —¡Cierra la boca! La voz de Jack se vuelve aún más suave. —¿Te forzó? —¡Jack! —espeta la Sra. Hunter. Los ladridos de Darth Vader se vuelven estridentes. —Lo juro —escupo a través de mis dientes enterrados en mis labios tan fuerte que hay sangre—. Voy a matarte si sigues hablando. —¿Por eso odias a todo el mundo? ¿Porque te hizo tanto daño? ¿Porque confiaste en él, y cogió eso y le prendió fuego? —Jack Adam Hunter, quiero que dejes de hablar ahora… Jack sonríe, crispadamente. —Eso es lo que obtienes por confiar en alguien. Deberías haberlo sabido mejor. Me lanzo por él pero soy demasiado lenta. Resuena una bofetada, y la cabeza de Jack se gira a un lado. El silencio en la cocina pesa kilos, toneladas. Darth Vader ahoga un gemido y se queda en silencio. El silbido de la arrocera es lo único que se atreve a hacer ruido. La Sra. Hunter baja su mano, su cara desencajada con pesar y furia en partes iguales. —No volverás —su voz es lenta y pausada—, a hablar a Isis mientras esté aquí hoy. ¿Entendido? Los ojos de Jack brillan con sorpresa y confusión. Pero él mismo se enerva rápidamente y sale de la cocina sin otra palabra, sin una mirada hacia mí. Cuando se ha ido, la Sra. Hunter se gira hacia mí. —Lo siento, Isis. Él es... No voy a excusarme por él, pero no es el mejor reconociendo cuándo está haciendo un daño irreparable a la gente.


—Estoy bien —me las arreglo para decir. —Cariño —dice suavemente la Sra. Hunter—. No estás bien. Estas llorando. Levanto mi mano para tocar mi cara. Está húmeda y fría. Página | 113

La Sra. Hunter me reconforta cuando flanqueo, abrazándome. Cada centímetro de mi cuerpo tiembla, y rompo a sollozar en sus brazos.

La Sra. Hunter me abraza hasta que me tranquilizo, y entonces insiste en que tome una taza de té de menta. Es dulce y cálido y abre mis tristes y obstruidos pulmones. Se lo agradezco. Ella no trae a colación lo que ha pasado, y no hace preguntas. Sólo se ocupa con el té y bebe de su propia taza. Fea. Toqueteo la cosa bajo mi manga. Puedo sentir el contorno en mi brazo. Me duele, quema y arde. Fea fea fea. Jack no viene. Me voy después de agradecerle, haciendo una excusa sobre la cena. Avery está en el coche, todavía esperando, chateando en su teléfono. Para mí, parece irritada. —¿Qué te ha tomado tanto tiempo? ¿Lo has conseguido? —Me ha atrapado. —¿Él qué? —sisea Avery—. Pero… pero no he visto aparecer su coche en la entrada. Señalo con mi pulgar. Avery se da vuelta y sus ojos se amplían sobre el sedán negro estacionado casi a una manzana detrás de ella. —Ha visto mi coche —digo. —¿Por qué está su parabrisas arenoso y marrón? Una sola carcajada se escapa de mi garganta, pero se corta rápidamente. Avery parece confundida y luego sacude la cabeza. —¿Qué ha pasado ahí? Pareces enferma. —No quiero hablar de eso —digo lentamente y arranco el coche. Avery debe ver mis ojos rojos, o nariz mocosa o la manera en que me muevo como si estuviera drenada de toda energía, porque no me obliga a quedarme o volver a buscarlo.


Incluso las despiadadas chicas populares tienen un corazón, supongo. La autopista pasa volando mientras la llevo de vuelta a su casa. —He leído la carta —digo sombríamente. Los ojos de Avery parpadean. Página | 114

—Algo... ¿dice algo sobre una operación? —No. Avery exhala, una profunda y preocupada cosa que la deja sin aliento. —Neurológico, ¿verdad? —pregunto. —Sí. No presentó ningún síntoma hasta… Avery cierra fuerte los ojos. —No importa. Olvídate de eso. —¿Qué hizo, Avery? Por Dios, ¿qué diablos hizo para que tú y Wren le tengan tanto miedo? Es sólo un chico. Un adolescente. Avery vuelve sus ojos a mí, con algo duro y desconocido en ellos. —No, chica gorda. No es sólo un adolescente. Conozco a los adolescentes. Él no es uno de ellos. Parece como uno y su certificado de nacimiento podría convertirlo en uno, pero es mayor. Lo sientes, ¿no? Incluso tú no puedes ser tan ciega. —¿Sentir qué? —La diferencia en él. Mira por la ventana, salgo de la carretera y paso por el desnivel. Los árboles proyectan reflejos en sus ojos verde mientras habla. —No es igual que el resto de nosotros. Y nunca lo será. Por supuesto que no es igual que el resto de nosotros, luce como si perteneciera a un anuncio de American Eagle en una revista. No tiene ningún corazón, o al menos, no tiene corazón para ninguna persona cuyo nombre no comience con Soph y termine en ia. Por supuesto que no es como nosotros; él es el Príncipe de Hielo. Avery lanza su teléfono en su bolso con frustración. —Maldición. —¿Qué? —No puedo comunicarme con Kayla.


—Probablemente está ocupada llenando su cara de barro y poniendo rodajas de pepino en sus ojos o lo que sea que hacen las chicas guapas para arreglarse. Tiene una cita mañana por la noche. —¿Qué? ¿Con quién? Más vale que sea con Wren. Página | 115

—¿Wren? ¿Por qué? Avery intenta parecer tranquila. —N-ninguna razón. Es Wren, ¿verdad? —No. Es Jack. —¡Le dije, Wren! —gruñe Avery—. Wren, Wren, Wren, y entonces después de Wren ella puede ir inútilmente detrás de Jack como quería. —¿De qué estás hablando? Avery me dispara una mirada. —Tú viste cómo se llevaban en la bolera. Incluso Jack lo notó. Fuera de la escuela, donde ella no es popular y él no es un cerebrito, son geniales juntos. Wren ha tendió un enamoramiento por ella desde siempre. Ahí es cuando me doy cuenta. —¡Estás usando a Kayla! —gruño—. ¡Oh, Dios mío, estás usándola para conseguir los fondos para el viaje del club francés a las montañas! ¡Estás usando a tu amiga! —No es sólo para mí, ¿de acuerdo? —Avery mira furiosa un agujero en mi parabrisas—. Irá Kayla. Y Sophia. Es la última oportunidad que tengo, ¿está bien? La última oportunidad que tengo… de compensarla. La operación no será ahora, pero va a ser pronto. Jack me lo ha dicho. —Eso no justifica el hecho de que obligues a Kayla a coquetear con un chico que no le gusta para conseguir lo que… —¿Te lo ha dicho? —me interrumpe Avery—. ¿Jack te ha dicho cuánto tiempo ha estado así Sophia? Trago saliva, fuerte, y por primera vez el famoso motor en mi boca llega a un punto muerto. Sin gasolina. Nada que decir. Avery mira por la ventana al bosque que pasamos. —Francia. Cuando éramos niños pretendíamos que vivíamos en Francia. Princesas de Francia. Eso es a lo que jugábamos en el patio de su casa. Princesas de Francia. Y ella tiene un libro, estoy segura de que aún lo tiene. Lo hicimos juntas. Tal vez lo quemó. Un álbum de recortes, de las cosas que queríamos hacer cuando


creciéramos. Está lleno de cosas francesas. Ella estaba recibiendo clases de francés, justo antes de… Se interrumpe cuando estaciono en su entrada. —Avery, no puedes por favor, por favor decirme ¿qué pasó con Sophia, Jack,

Página | 116 Wren y contigo en la escuela secundaria? ¿Por favor?

Los ojos verdes de Avery parpadean sobre mí, como si me juzgara. —Eres como él, sabes. —¿Disculpa, qué? —Eres como él —repite—. Jack. Tú eres diferente. La gente puede sentirlo. Por eso están en desacuerdo, probablemente. Son tan parecidos. Como dos imanes que se repelen mutuamente. —Avery, qué pasó… —En ese entonces me gustaba Jack. Estaba como Kayla, obsesionada. Sophia y Jack eran... era obvio para todo el mundo que estaban enamorados. Destinados a estar juntos. No podía soportarlo. Así que lo arreglé. Soborné a algunos de los tipos de bajos salarios, que movían cajas en el almacén de envíos de mi mamá. Trabajadores portuarios. Grandes tipos, idiotas que sólo salen a emborracharse todo el tiempo. Los soborné. Yo lo hice. Era una niña estúpida y lo hice, y ahora pago el precio por ello todos los días. Mi estómago se tensa. Pero antes de que pueda consumirme, Avery abre la puerta del coche y sale. Entra en su casa. Lejos de mí. Lejos de la verdad. Cuando llego a casa, preparo algo fácil, sándwiches de jamón. Cojo uno para mamá, que está leyendo en la sala de estar, y ella sonríe y me abraza. —Pareces tan triste hoy, cariño. ¿Estás bien? Fuerzo una sonrisa, pero hoy se siente frágil. No hay convicción detrás de ella. No hay nada detrás, solo mentiras vacías y también llenas de dolor. —Estoy bien. —Nueva escuela, todos esos nuevos deberes, nuevos amigos. ¡Y luego yo por encima de todo! Definitivamente no era tan estresante en casa de tu tía. Debes estar agotada. Niego con la cabeza fervientemente. —Estoy feliz de estar aquí. Sinceramente. Simplemente estoy feliz de poder estar aquí para ayudarte. Se levanta y besa mi cabeza, murmurando en mi cabello.


—Soy tan afortunada de tenerte. Cuando me dirijo hacia las escaleras, mamá me llama. —Hoy he visto a esa chica otra vez. La del cabello rojo. Finalmente me acordé de donde la vi, va a mi clínica. Estuve detrás de ella en la fila en la recepción, tiene Página | 117 prescrita la misma medicina que yo. —¿Para... ? —Depresión. Lo dice delicadamente, suavemente, pero es mucho mejor de lo que solía hacer: fingir que no había nada mal con ella, que no necesitaba medicamentos. —Va a mi escuela —digo. —Lo sé. Es muy joven para estar medicada. Es trágico. —Voy a subir a terminar mis aplicaciones. —Está bien, cariño. ¡Buena suerte! ¡Déjalos boquiabiertos! Me escapo a mi cuarto y cierro la puerta detrás de mí. La chica más popular en la escuela toma antidepresivos en lugar de molly,12 o Coca Cola o las drogas usuales que se usan en las fiestas. La chica más popular en la escuela puso en marcha una cadena de eventos que aún hoy hacen eco. Me estoy acercando a averiguar lo que ocurrió y ganar la guerra de una vez por todas. Pero, ¿aún quiero saberlo? ¿Aún quiero la guerra? Hoy, Jack me ha vencido totalmente. Ha sacado todos mis secretos y los ha expuesto, los ha cincelado con un martillo de crueldad. Vine a Ohio para escapar, para empezar de nuevo, no para que saliera todo y todo el mundo lo viera. Él lo sabe. Y podría usarlo en mi contra en cualquier momento. ¿Cómo podía haber creído alguna vez que me gustaba? No hay nada en mi corazón para él excepto frío dolor, ahora. Dolor y rabia. Debería haber esperado su brutalidad cuando me he metido con las cartas de Sophia. Avery me lo advirtió. Me advirtió que se ponía sensible cuando las personas hurgaban en el pasado, y lo he ignorado. Debí decirle que consiguiera ella misma la carta. Nunca debería haber empezado la guerra. Eso es lo que obtienes por confiar en alguien. Nunca debería haber confiado en Sin Nombre. Fui una idiota por confiar en Jack con mis sentimientos, esa noche en la fiesta. Aprieto a la Sra. Muffin y me curvo en la cama. Molly: La forma cristalina o en polvo del MDMA, droga comúnmente conocida como éxtasis.

12


Fea. Fea, fea. ¿Eso es lo que pensabas que era esto? ¿Amor? Página | 118

Cabello oscuro. Ojos oscuros. El olor de un cigarrillo. Una sonrisa torcida que solía hacer que mis rodillas temblaran y mi cabeza se nublara, convirtiéndose en algo siniestro y maligno. Yo no me enamoro de chicas gordas y feas. Nadie lo hace. Fea. Fea. Chica fea. Los ojos negros de la Sra. Muffin miran sin piedad. Tal vez te amaré. Tal vez, si estás quieta.


11

Página | 119

O

bservo a Isis salir por la puerta principal. Sus delgados hombros están encorvados. Está aspirando los restos de las lágrimas, los puños apretados en sus costados.

Ha entrado en mi casa. Está acercándose a Sophia para hacerme daño. Es una molestia. No debería sentir nada por una molestia como ella. Sobre todo, no la suave llama de simpatía que arde en el fondo de mi mente. Un ansia de demostrar que se equivoca, que no soy como la escoria que le hizo daño. Una imperiosa necesidad de arrancarle las pelotas al cabrón y bajárselas por su propia garganta hasta que se ahogue. Un impulso de protegerla. Resoplo y le doy la espalda a la ventana. Avery está sentada en el coche de Isis. Es típico de Avery conseguir que otros hagan el trabajo sucio por ella, pero aun así Isis aceptó. Parte de la culpa es suya. Avery no se merece nada, ninguna parte de Sophia. No merece ni siquiera leer las palabras que Sophia escribe. Suspiro y paso mis manos por el cabello. Huelo a la mierda de perro que alguien —Isis, probablemente— lanzó a mi coche. Lo he pasado por un lavado de coches, pero es terco. Al igual que Isis. La chica es un misterio. La mayoría se abren como libros, permitiéndome leerlas en pocos minutos. Pelos de animales callejeros en su chaqueta; amante de los animales. Más comprensiva. Dientes amarillos — café, cigarrillos o mala higiene— todos signos de una adicción para castigarse a sí misma. Todo el mundo es simple. Nadie se molesta en esconderse bien. Se ponen perfumes, maquillaje y ropa de diseñador, pero es un escudo superficial que puedo leer. Me toma unos minutos saber quiénes son, si son particularmente difíciles, unas pocas horas. Las personas en Northplains, Ohio, no son exactamente complicadas y engañosas. Tienden a pegarse a los centros comerciales y puestos de barril, cotilleos o los partidos de fútbol. Pero entonces llegó ella. La chica nueva, un completo misterio. La mayoría de la gente nueva se establece rápidamente, pero ella no. Destacó, sin amigos excepto por la obsesionada Kayla. No se ha unido a ninguna pandilla, a todos los trata con el mismo humor brusco, jovial y modesto. No tiene miedo a estar sola. Nunca baja la guardia, con sus sonrisas y sus chistes. Es un acto, un escudo grueso y duro forjado después de años de dolor. Ahora lo sé. Pero aun así, no se ha desvanecido debajo de esto. Lo sostuvo incluso cuando la besé, incluso cuando las


fotos de su antiguo yo fueron publicadas y los susurros contra ella se volvieron maliciosos. Se mantuvo fuerte. Tomó los golpes, y me los devolvió con más fervor que nunca. La única excepción fue en la fiesta. Tal vez fue el alcohol, tal vez fue sólo el aire de la noche. Tal vez sintió que era simplemente el momento adecuado. Pero Página | 120 fue la primera y única vez que ha dejado caer el escudo. Me mostró un atisbo de quién es realmente; la temeraria chica nueva con una ligera inclinación por prácticas traviesas que tiene un corazón desgarradoramente tierno en el centro, aún sin tocar por el mundo y sus crueldades. Con un escudo tan fuerte, esperaba que estuviera vacío por dentro, endurecido. Pero cuando me agradeció por besarla, cuando confesó haber renunciado a ser besada alguna vez, casi tenía miedo a mirar, como si mi sola mirada pudiera estar presionando demasiado fuerte el suave pétalo de una chica que estaba asomándose. Una chica que no esperaba nada. Una chica completamente diferente de la aparentemente confiada que paseaba por los pasillos con burlas para dar y tomar. Una chica que pensaba tan poco de sí misma, que realmente, sinceramente, puramente creía que no merecía ser besada. Ni siquiera era una opción para ella. Will Cavanaugh la había destrozado. Probablemente fue una chica confiada e ingenua antes que él, como una margarita. Y entonces él llegó y arrancó sus pétalos uno por uno, obligándola a rodearse de espinas para sobrevivir. Pero se dejó un pétalo. Y ella lo protege con la fiereza de un tigre. He robado un vistazo de algo que ella trabaja muy duro en fingir que no existe. Y por mi ira con su interferencia en mi vida, he amenazado el pétalo. Una parte de mí se siente culpable. Una parte de mí se siente orgullosa. He protegido a Sophia, quien no tiene a nadie más en el mundo excepto a mí. Soy su única protección contra los mismos males que han marcado profundamente a Isis. Sophia llegó tan cerca de ser como Isis —enfadada, amargada y triste—, me da escalofríos. Isis es lo que Sophia pudo haber sido, si yo no hubiera actuado en esa sofocante noche de agosto. Isis me justifica. Justifica lo que hice, es la encarnación del dolor que retuerce a las chicas hasta ser unas cosas torturadas. Verla todos los días es la prueba de que hice lo correcto. Silencia las voces de duda en mi cabeza, aunque sólo sea durante unos segundos. Wren evitando mi mirada y Avery temerosa no hacen tanto daño cuando Isis está alrededor. Sé que lo que hice fue lo correcto, y esa convicción es más fuerte en mí cuando ella está cerca. Me pregunto cómo hubiera sido Isis, si yo hubiera estado allí como lo estuve por Sophia. Si yo, u otra persona, hubiese hecho por Isis lo que hice por Sophia,


¿Cómo sería Isis ahora? ¿Sonreiría más? No la sonrisa artificial de gatito, que hace cuando está siendo astuta o se siente satisfecha, sino una verdadera sonrisa feliz. Estaría igual de loca como una cabra, por supuesto, pero haría sus bromas y travesuras con alegría, no porque está huyendo de sus demonios. No porque son lo único que la distrae del dolor. Página | 121

—¿Jack? —La voz de mamá se filtra por la puerta—. ¿Puedo entrar? —Sí. Abre cuidadosamente y se pasea con movimientos igual de cuidadosos. Pintura azul embadurna su mejilla, su cabello está recogido en un moño desordenado. —Creo… –Respira profundamente. Nunca ha sido buena en la disciplina. Siempre he tenido al abuelo para eso. Pero cuando se ha decidido con algo, nunca se echa para atrás al decirlo. Es muy parecida a Isis en ese sentido—. Creo que es una chica muy dulce. Realmente me gusta. No es justo lo que le has dicho. Y ha sido cruel. —Lo sé. —Entonces ¿por qué se lo has dicho? —Porque he entrado en pánico. Ella y yo… mamá, ella y yo tenemos esta cosa… —No están saliendo, ¿verdad? —No, Jesús no. Tengo a Sophia. —Lo sé, pero, Jack, ella realmente no… —Se interrumpe, sus ojos se lanzan alrededor de la habitación—. Me encanta Sophia, de veras. Y sé que te ama. Pero no creo que te amé del mismo modo que tú… —Voy a disculparme con Isis. Mamá deja el tren de pensamiento del que odio hablar y sonríe. —Gracias, cariño. —Se acerca y me da unas palmaditas en el hombro—. No me gustaría verte perder una potencial amiga. Tienes muy pocos de ellos. —Eso es porque ninguno de ellos es interesante —le digo y miro por la ventana una vez más, a donde Isis se está alejando de la acera—. Hasta ahora.

3 años


17 semanas 5 días

Página | 122

Duermo durante un día entero. Y cuando me despierto soy una persona nueva. Me siento vacía. He llorado todo lo que tenía dentro de mí. Soy una cáscara vacía esperando ser llenada con lo que viene después. O estoy siendo una reina del drama total. No estoy vacía. Sigo siendo una persona. He llorado por algo malo que me ha pasado, pero probablemente no debería. En comparación con la crisis de mamá, lo mío es pequeño. En comparación con otras mil chicas alrededor del mundo, lo mío es insignificante. No es tan malo. No en comparación con los demás. Fueron sólo un par de segundos. No fueron años. No fueron meses, como mamá. No fue un miembro de la familia. No fue alguien a quien todavía veo. Ni siquiera me dolió. No hubo sangre. No estuvo mal. No en comparación con otros. Así que debería dejar de llorar. Me arreglo lentamente, con cuidado. Es un sitio elegante, pero no demasiado elegante, así que elijo una camisa y jeans. Mi mano se cierne en mi armario, justo sobre la caja de Chanel con la hermosa blusa rosa. La hermosa blusa rosa que no me queda bien. Aun así puedo llevarla. Podría llevarla, con una chaqueta encima así nadie puede verla. Mamá no la vera. Nadie podría ver lo estúpida que luzco, pero le daré algo de uso, por lo menos. Es una blusa cara. No quiero desperdiciarla. Sé que esta hermosa blusa no me queda bien. Pero por una vez, por una noche, quiero ser bonita. No caliente, no fabulosa, no ruidosa o agresiva o molesta. Sólo... bonita. Hermosa, dulce y agradable, como Kayla. Como tantas otras chicas que son mejores que yo siendo una chica. Deslizo la gasa con flores lisas contra mi piel. Me pongo la chaqueta y compruebo mi maquillaje en el espejo. Estoy pálida y agotada. Un poco de brillo de labios y delineador de ojos no lo pueden ocultar. No puedo ni siquiera encontrarme con mis propios ojos en el reflejo. Todo está muy fresco, muy abierto y sangrando. Pero Kayla está esperando la cita que ha querido toda su vida. Mamá está esperando que sonría y le cuente que todo está bien. Tengo que estar bien. Debo ser


la única persona con la que siempre puede contar, la única persona que siempre esté bien; la enorme roca, fuerte como el infierno, en el confuso mar de su recuperación. Mamá levanta la mirada de su periódico. Página | 123

—¿Vas a salir? —Sí, con unos amigos al centro comercial. —Estoy segura de que sería fantástico si le digo que he pagado a un acompañante para que salga con mi amiga en una cita y luego espiaré la cita para asegurarme de que mi dinero esté siendo valorado. —¡Diviértete! Y conduce con cuidado. —Hay sobras en la nevera. Si me necesitas, tendré mi móvil… Me hace un gesto de despedida. —Solo vete. —¿Estás segura? ¿Cómo el hormigón alrededor de un diamante de segura de que estarás bien? —¡Voy a estar bien! Tú no eres la madre, ¿bien? Así que por favor, ve a divertirte. —Te amo. —Te amo más. Casi sale. Ahí mismo, con su cara brillante con una sonrisa, casi le digo lo que pasó. Pero inmediatamente me giro ciento ochenta grados. Si lo supiera, estaría decepcionada. Estaría devastada por lo que me pasó. Me mimaría y trataría de ser fuerte por mí, en su lugar. Pero eso no es lo que necesita ahora mismo. Apenas puede consolarse a sí misma, y mucho menos a mí. Está rota. Tratar de arreglarme sería estúpido cuando tampoco está arreglada. Es mejor si no lo sabe. Lo he guardado en mi interior todo este tiempo. Puedo hacerlo por mucho más tiempo. Porque soy fuerte. Porque soy Isis Blake, y ella puede no ser bonita, o dulce o muy apacible, pero es muy, muy fuerte.


El sol apenas besa el horizonte a medida que se establece la noche, justo cuando estaciono en el Red Fern. El oscurecido cielo azul es de mármol con nubes de crema de melocotón y rayas de sangre naranja. Es como si alguien hubiera tomado un montón de gasolina y lo hubiera vertido por todo el cielo, luego encendió un fósforo. Pero de una manera hermosa, no en un incendio Página | 124 generalmente mortal. El Red Fern es limpio y tranquilo, con pulidas mesas lisas, cómodas sillas, palmeras y flores tropicales en todas partes. La anfitriona me destella una sonrisa. Estiro mi cuello hacia ella y miro las mesas. Ahí está él, con su teléfono. Señalo, y ella hace un gesto. Me siento al lado contrario de Jack, quien se encuentra en vaqueros y una camisa oscura, el cabello peinado y ligeramente hacia un lado. Parece aburrido, encorvado en su silla y mirándolo todo con el aire de alguien que lo ha visto todo antes. Hace que el lugar parezca una sesión de fotos para Prada o algo así. Verlo hace que me maree, cómo si lo que rompió dentro de mí ayer todavía estuviera fresco en mi mente. Pero esto es por Kayla. Es todo lo que ella ha soñado. Para ella, es mejor que una disculpa, así que técnicamente también es por lo que he estado luchando en esta guerra. Esto es el fin, ¿entonces? ¿El final de nuestra batalla de ingenio? ¿Ha ganado él? —Aquí. —Le paso el sobre con el dinero—. Doscientos, según lo acordado. Levanta la mirada. Sus ojos helados no traicionan nada de lo que está pensando o sintiendo. No puedo decir si lamenta lo que dijo ayer en absoluto. Es un exasperante bloque de hielo. Extiende la mano y cuenta el dinero. Satisfecho, lo mete en el bolsillo. —Si me besa, es un extra de veinticinco. Si intenta acostarse conmigo, me voy. —¿Estamos incluso hablando de la misma Kayla? Kayla es tímida y virginal como el infierno. Ni siquiera mirará tu entrepierna, mucho menos se va a acercar. Lo que, en mi opinión, es algo obscenamente bueno, teniendo en cuenta que las únicas cosas que provienen de esa zona anatómica son monstruos más o menos desagradables. —Parece que estás mejor. Resoplo. —No sabes lo que es mejor. —Estás lo suficientemente mejor para hacer chistes. Pero de todas formas, los chistes son como una armadura para ti, ¿no? Fácil de ocultarte detrás. Fácil de distraer a la gente para que no vean cómo te sientes realmente.


—Voy a estar ahí…—Lo ignoro y señalo un punto en una mesa distante, medio oculta por aves del paraíso—. Y voy a ver todos tus movimientos para asegurarme de que todo vaya bien esta noche. —Técnicamente estoy trabajando —dice—. La vigilancia es innecesaria. Soy muy serio acerca de mi trabajo e interpreto bien. Página | 125 —Oh, estoy segura de que lo haces. Me levantó, voy a la mesa y pido un Sprite. Kayla llega diez minutos después, y siento que mi mandíbula cae un poco. Su oscuro cabello está peinado a la perfección, brilla en la luz y se riza sobre un hombro. Lleva un vestido verde sin tirantes, brillantina adorna complementa sus hombros bronceados y unos tacones negros acentúan sus largas piernas. Sus ojos están brillantes y manchados con un hermoso maquillaje ahumado, sus labios un rosa nacarado de rocío. Localiza a Jack y se sonroja, el rosa tiñe sus hombros mientras se desliza hacia él. Es la imagen de una muñeca de ensueño, una increíble obra de arte, el tipo de chica sobre la que los poetas y escritores no dejan de hablar y escriben libros sobre sueños febriles. Incluso Jack —Jack, el rey cara de piedra y corazón helado— parece aturdido. ¡No es de extrañar que Wren tenga un flechazo! ¡Mírala! ¡Es una perfecta diosa! Pero Wren es un buen tipo así que estoy segura de que no todo son tetas y culo con él. Él ve lo inteligente que es. Um. ¡Lista en cosas que no son escuela! ¡Como lápiz labial! La he visto identificar un lápiz labial por el olor. Y puede tocar con la lengua su codo y hace increíbles brownies, pero sinceramente lo único que tienes que saber cuándo luces así es mear y monóxido de carbono… —Señorita. —Siento un ligero golpe en el hombro. Mi mesera me sonríe, dolida—. Está, uh, molestando a los otros clientes. Una pareja de ancianos y una familia está mirándome. Kayla y Jack están al otro lado de la habitación, y no miran hacia atrás, así que estoy bien, pero rápidamente le susurro. —Guau, lo siento, estaba fabulosamente pensando en voz alta una vez más, lo hago mucho, mira, ¿podrías traerme los tallarines? ¿Esta cosita de tallarines aquí? —Señalo en el menú—. Gracias, vaya. Lo siento. Pero fue probablemente fabuloso así que realmente no lo siento, pero aun así, lo siento. La camarera escapa lejos y hago un gesto ahuyentando a la pareja de ancianos que aún está fulminándome con la mirada. —¿No tienen algo mejor que hacer?—susurro—. ¿Cómo jugar al golf, comer ciruelas o morir? La anciana se ve conmocionada. —Está bien, lo siento, no morir. Pero en serio, las ciruelas son buenas para ustedes.


Miro a Kayla a través de las hojas. Puedo ver un lado de su prácticamente está brillando.

cara, y

Ellos han ordenado y mientras esperan sus bebidas Jack le hace preguntas. Kayla habla con entusiasmo, usando sus manos y Jack la observa con una intensa Página | 126 concentración que es tan diferente de su habitual aburrimiento. Sonríe suavemente cuando dice algo gracioso y cuando ella cae en silencio o habla más lento, su expresión es amable y cariñosa. A veces suelta alguna broma y Kayla se ríe. Es como si otra alma tomara totalmente el control de su grotescamente atractivo cuerpo. Es todo negocios y el negocio significa hacer feliz a las mujeres. Es totalmente capaz de hacerlo, siempre y cuando el dinero esté ahí. ¿Lo sabe Sophia?, me pregunto. Su carta decía que sabía que él trabaja, ¿pero le conto que era como escolta? Obviamente él daba el dinero al hospital para las facturas de Sophia, lo que me hace pensar que sus padres no estaban en absoluto en la foto, y sé de hecho que los fondos del gobierno para los menores enfermos son ajustados. Él es tan bueno como... bueno... bueno. Ha hecho esto de ser escolta durante mucho tiempo. Si Sophia supiera de donde venía el dinero, estoy segura que lo haría detenerse. ¿Pero puede permitir detenerse? Su enfermedad es mala y según Avery, sólo empeora. Jack quiere conseguirle la mejor atención. A él realmente le gusta. La ama. La comida llega, y ellos comen y hablan. Mi propia comida llega poco después y meto los tallarines en mi boca mientras los observo. Kayla es más feliz de lo que la he visto. Jack está siendo paciente, alegre y suave, todo lo que Kayla quiere que él sea. La está reflejando. No es real, pero ella está tan enamorada que no lo ve. Es triste. Tal vez por eso los ojos de Jack parecen un poco tristes. O tal vez está pensando en Sophia, cuánto quiere que ella estuviera a través de la mesa en su lugar. Después de la cena, piden postre. Jack se levanta para ir al baño y dispara una significativa mirada hacia mí. Quiere que lo siga. Espero unos minutos, luego me levanto y me escabullo detrás del vidrio moteado así Kayla no puede verme. Empujo la puerta del baño abierta, rezando para que nadie me vea. Jack se inclina en el lavamanos, brazos doblados sobre el pecho y todas las volutas de amabilidad que había estado usando con Kayla se fueron. Está de regreso el frío Jackass. —¿Entonces? —pregunta. —Es bueno. —Asiento con la cabeza—. Lo estás haciendo bien. Es un poco inquietante lo bien que lo estás haciendo, en realidad.


—Te dije que no dudaras de mí. —Nunca lo hiciste. Sólo sé que no respetas a la gente. —Lo hago. Si me pagan. Página | 127

Me río. —Dios, eres una pieza de trabajo. —¿Y tú no lo eres? Nunca conocí a una chica más persistente, hastiada y cínica en mi vida. —Es cierto. Soy muy especial. Resopla, pero algo en sus ojos se alivia. Por una fracción de segundo, es el Jack apacible, paciente cuando dice: —Lo eres. Y entonces se está inclinando, menta y crema de afeitar y leche de coco de lo que sea que estaba comiendo, y cepilla con su dedo mis aturdidos labios. Levanta la mirada a mis ojos y se congela cuando se da cuenta de lo que está haciendo. Se aleja. —¿Qué dem…? —murmura, mirando sus manos como si no pertenecieran a él—. Olvida lo que acabo de hacer. Sólo, olvídalo. Tenías algo en tus labios. Observo con milagroso horror a Jack Hunter, Príncipe de Hielo del Instituto East Summit, volverse de un suave tono rojo, sus mejillas floreciendo con él. —¿Estás... estás ruborizándote? —susurro. —¡No! ¿No puedes sentir la temperatura del aire? ¡Es ridículamente caliente! —declara irritado—. Me voy a terminar el trabajo. Quédate y mira si quieres, no me importa. Está enojado. Y no está frío de ira, es instantáneo y caliente y hierve sobre sus helados ojos y labios de perfecto mármol. Empuja la puerta y se dirige a la mesa. Espero unos minutos y luego vuelvo a la mía. Él sonríe otra vez, pero su cara está todavía un poco roja y su risa es más fuerte y más salvaje que antes. A Kayla no parece importarle, sin embargo. Siguen con helado de almendra y una especie de galleta en él. Kayla intenta darle de comer, pero se niega y dispara una mirada a mi mesa que dice “si me haces comer de sus dedos te costará más”. Niego con la cabeza y él vuelve cortésmente a rechazarla. Aparte de la rabieta que hizo en el baño, (¡Jack Hunter! ¡Rabieta! Las palabras son opuestas) Todo ha sido genial. Kayla no ha llorado o huido ni una vez. Y cuando Jack paga la cuenta y le ofrece su brazo a Kayla y ella lo enlaza con el suyo, tengo la sensación de que ha sido la mejor noche de su vida. Pago mi cuenta y espero, mirándolos por la ventana. Están parados en la acera, inmersos en el brillo


dorado de una farola. Kayla se inclina en su brazo, levanta la mirada y le pide algo. Él se queda inmóvil, hace una pausa y luego se inclina hacia abajo para darle un beso. Es lento y suave y ella se funde en él. Lucen perfectos —dos personas hermosas en una cita— besándose maravillosamente. Generalmente la gente luce como cerdos medio-atrapados en el otro, toda baba y lengua, pero Jack y Kayla son Página | 128 muy bonitos para eso. Parece una película. Parece que caminaran al atardecer a vivir felices por siempre. ¿Y estoy sintiendo… celos? Pongo mi servilleta alrededor de mi garganta y experimentalmente tiro. Sería un gran lazo. ¿Sintiendo celos del amor? ¿Desde cuándo sucedió eso? ¿Cuándo incluso me importo eso en lo absoluto? No. Es una falsa promesa, un cuento de oro de los tontos, algo que no sucede a la gente como yo. Y sin embargo aquí estoy, celosa. No de Jack, no. De Kayla. Estoy celosa del dulce amor que brilla en sus ojos. Ella todavía puede sentir amor. Todavía cree que es algo maravilloso, ascendente y puro. Incluso si es ingenua, es todavía una mejor manera de mirar el venenoso, pantano-para-ser-eludido-por-todos-los-costos que yo veo es el amor. Ya no tengo catorce años. No puedo volver a esa visión del amor puro. Se ha ido. Para siempre. Estoy celosa de Kayla, y cómo ella nunca ha sido herida. Claro, Jackass la ha insultado varias veces con su racionalidad extrema, diciéndolo-como-lo-es. Tal vez Avery le conto que tiene una novia enferma en el hospital, y le dolió. Pero ella no ha sido destrozada de adentro hacia afuera. No se han reído de ella, no ha sido golpeada, no ha sido forzada. Ella es pura. Dejo caer la servilleta de mi cuello y golpeo mi mano sobre mi boca para detener la repentina subida de vómito en mi garganta. Me duele. La herida está abierta y está doliendo otra vez, y tengo que volver a casa. Tengo que encontrar un cuarto oscuro y acurrucarme allí y tratar de olvidar. Vacilo fuera de la puerta, la campana de encima tintineando detrás de mí. Sólo escucho débilmente. Todo está borroso y no puedo respirar. Intento inhalar pero un incendio estalla en mis pulmones, desgarrando a través de mi cuerpo. Estoy temblando. Tal vez me estoy muriendo. Apesta morir por nada en absoluto. A morir por algo tan tonto y estúpido como el amor. Aquí Yace Una Pequeña Estúpida Chica, Que Se Derrumbó En Una Casual Bola De Pánico Y Lastimosos Sollozos Con La Idea Del Amor. P.D. Cupido Ha Ganado Este Encuentro, Chúpalo. Esa sería mi lápida, y las palomas defecarían ahí y los adolescentes tendrían sexo en ella, y cuando las inundaciones del mundo por el calentamiento global se desborden, mis patéticos huesos en posición fetal flotarán encima y vagaran como un fantasma y gemirán en los oídos de las parejas… —Tú… —Una voz atraviesa mi náusea—. ¿Estás bien? Levanto la mirada. Un Jack borroso se cierne sobre mí.


Vomito con elegancia en sus zapatos.

Página | 129

Me toma unos casuales diez minutos vomitar frente a mi enemigo mortal para darme cuenta de que él me ayudo a entrar en su auto y que yo en realidad estoy vomitando no en el bordillo sino en el lado del pasajero de su sedán negro. Está sentado en el asiento del conductor y está tecleando en su teléfono todo el tiempo. Cuando hay una breve pausa en mis arcadas, levanta la vista. —¿Terminaste? —pregunta. Inmediatamente intento salir del coche y correr al mío para poder empujar mi cabeza en el tubo de escape y misericordiosamente morir, pero él tira de mi chaqueta y me jala adentro otra vez. —Déjenme morir —chillo. —Todavía no. Tengo usos para ti. —¡Eres tan espeluznante! ¡Eres muy espeluznante y tengo tantas ganas de vomitar y suavemente odio todo este universo concebible! —¿Incluida Kayla? Dejo de lamentarme para fulminarlo con la mirada. —Desde que te acabo de pagar doscientos para hacerla feliz, obviamente no, ella es la única cosa que no odio. Ella y los pasteles. Y los gatitos pequeños. Pero todo lo demás se puede quemar en la axila izquierda de Satanás. —Muevo mi cabeza violentamente—. Hablando de eso, ¿dónde está ella? —Se fue a casa. —Tú... También deberías irte a casa. —Deslizo unos centímetros mi pie lentamente fuera de la puerta del coche—. Yo voy a sólo… Salto para huir y ahogarme en el charco más cercano de orina de una persona sin hogar, pero Jack me arrastra de vuelta otra vez, estirándose y bloqueando la puerta cerrada. Tiro de la manija. —¡Le pusiste el seguro de niños! —jadeo. —Quédate aquí hasta que te sientas mejor —gruñe. —¡Me siento bien! Estoy por lo menos dieciséis veces bien —le aseguro—. ¡Mira! ¡Puedo respirar! ¡Puedo usar mis piernas! —Hago movimientos de bicicleta en el asiento—. ¡Puedo golpearme la cabeza! —Golpeo mi cabeza dos veces y Jack


tiene la fortuita intuición de bajar la ventana segundos antes de que vomite fuera. Cuando puedo vaciar de mi estómago los últimos vestigios de mis tallarines, jadeo y meto de vuelta mi cabeza. —¿Qué? ¿Te pones viendo mis fantásticos fuegos gastrointestinales? ¿Es por eso que me mantienes contra mi voluntad? Página | 130

artificiales

—No estás bien —insiste—. Siéntate y relájate hasta que lo hagas. —¡Relajarme! Por favor, dime, ¿cómo diablos puedo relajarme cuando está sentado el muñeco de nieve más grande del mundo junto a mí, hablando como si tuviese un corazón? Es fuera de lo normal. ¡Es... es asqueroso! ¡Tú no eres Jack! Eres un jodido extraterrestre de Zabadoo aquí para tomar su hermoso y ejemplar cuerpo para coleccionarlo, ¿no? Jack arranca el coche. Tiro de la manija de la puerta dos veces con más fuerza. —¡Vamos, pedazo de mierda a prueba de bebé! Estoy segura de que los bebés se han cagado en realidad ellos mismos tratando de abrirte, ¡pero no lo haré! ¡Acabo de vomitar las próximas veinticuatro horas por si sirve de algo, joder! Te voy a abrir, juro que lo haré, o no y entonces seré capturada por extraterrestres y, bueno, fue un placer conocerte pero realmente creo que hiciste un gran error de juicio ya que ellos no tomaron Zabadoobians atrapando a una fabulosa adolescente en su coche en consideración… Jack da un fuerte giro a la izquierda y el impulso aplasta mi cara contra la ventana. Rápidamente me pongo mi cinturón. —¿A dónde vamos? —pido. —Te estoy llevando a una cita. Inmediatamente me arrepiento alguna vez de contratarlo para esta noche. Y también de vivir. Jack debe ver mi pánico, porque suspira. —Es tu primera cita, ¿no? —Ah… sí. Pero, ¿no tienes que hacerlo? ¿Teniendo en cuenta que no es algo que quieras hacer? ¿Y yo realmente no necesito una, o quiero, realmente quiero una? Las citas son para los enamorados y nunca volverá a sucederme a mí así que no creo que sea necesario. —Es una disculpa. Por cómo me comporté ayer. No es nada personal y nada romántico. —Oh. —Me animo, pero alguna parte enterrada de mí se hunde. Bateo el sentimiento de este universo junto con el último de los Zabadoobians—. Bien. Una disculpa. Bien. —Pareces decepcionada.


—No quiero que te alarmes, pero creo que podrías estar loco. Estoy lo opuesto de decepcionada. Estoy opositiva. Decepositiva. No hay nada que me gustaría más que ir a una no-cita con mi peor enemigo que acaba de tener una cita con mi amiga, que, por cierto, yo le pagué para que tuviera… Página | 131

—También estás balbuceando. —Y estoy balbuceando, ¿no es genial? ¡Solo conduce así podemos terminar con esto, alien! Él sonríe y pisa el acelerador.

12 3 años 17 semanas 5 días

M

anejamos por siempre. Cincuentaaa. Sesentaaa. Setentaaa. Terminamos más allá de decrépitos edificios con la edad y costras de graffiti. Una masacre de cuervos pelea por unos pedazos de pan que una persona sin techo está esparciendo. Una estrepitosa y enorme señal de neón en coreano y chino con todos los colores del arcoíris, el olor a pollo frito y semillas de sésamo se esparce. Es exactamente lo contrario de la limpia y elegante zona de la ciudad en la que estaba vomitando por todas partes. ―¿Me llevas a un carnicero del mercado negro para venderme por partes del cuerpo? ―pregunto educadamente. Jack entra en un espacio del estacionamiento y toma las llaves del encendido. ―Sal. Es un pequeño paseo. Salgo y sigo su paso por la oscura acera. ―Sabes, si quieres mi hígado, todo lo que debes hacer es preguntarlo agradablemente. Estoy segura de que podríamos solucionar algo. Con mi puño en tu cara. ―Partes del cuerpo no están en el menú contigo. Esta noche, ni ninguna otra en el futuro.


―¡Caramba! ¿Eso fue en doble sentido? Gracias, pero cuando eres tan fantástica como yo lo soy no puedes permitirte dormir con nerds. De repente se desvía, a un pequeño callejón. Así que aquí es donde encontraré mi final, en un callejón de Chinatown, cortada en pedacitos y enviada a China para Página | 132 reemplazar el hígado infestado de cirrosis de algún viejo empresario. Mis ojos se amplían cuando él empuja abierta una pequeña puerta y camina tres o más pasos dentro de un restaurante. Un mostrador descansa en el medio, vitrinas sosteniendo relucientes losas de rubíes de atún y pálidas extensiones de cola amarilla. Los chefs de sushi expertamente rebanan, cortan y trituran arroz. Sólo unas pocas personas están en el bar y la anfitriona, una pequeña mujer japonesa con una cara con hoyuelos, rápidamente se dirige a nosotros. ―¡Jack! ―Fujiwara-san. ―Él inclina la cabeza. Ella se estira y, para mi absoluta sorpresa, aprieta sus mejillas como si fuera un niño. ―¡Mírate! ¡Todo huesos, sin grasa! ¡No has estado comiendo! ―Como lo suficiente ―insiste Jack, sin tratar de empujarla lejos cuando ella endereza el cuello de su camisa. Sus ojos oscuros se cierran en mí y sonríe. ―¿Quién es? ¿Una amiga? Nunca has traído a cualquiera de tus amigas antes. ¡Estaba empezando a creer que no tenías ninguna! ―Ella no es mi ami… ―comienza, entonces desiste―. Fujiwara-san, ella es Isis Blake. ―¡Ahh, Isis-chan! ―Fujiwara hace una reverencia y yo me inclino de regreso casi haciendo caer la pequeña planta de bambú en el mostrador―. Es bueno conocerte. ―Mucho gusto, también ―digo. Fujiwara se gira a Jack. ―¿Lo de siempre? Asiente. ―Por favor. ―Por acá ―canta. Ella tiembla en las tradicionales sandalias de madera sobre el bar, acomodándonos en dos taburetes. Es rápida con las bebidas, dos tazas de amargo y todavía refrescante té verde. Nos da unos menús y palmea mi espalda, sus brillantes ojos negros en los míos. ―Por favor disfruta. ―Lo haré. Um. Gracias.


Jack recorre el menú en silencio. La pareja asiática junto a nosotros come y ríe, hablando con sus chef de sushi en japonés. ―¿Cómo encontraste este lugar? ―susurro. ―La hija de Fujiwara fue una de mis clientes ―dice―. Me trajo aquí una vez.

Página | 133 Tienen el mejor sushi en Ohio.

―Y... ¿qué paso con la cliente? ―Se fue. Se casó, en realidad, con un empresario estadounidense y regresó a Japón. ―Abre su cartera y saca una foto de un gordo y feliz bebé japonés con un sombrero de Santa, mostrándomelo―. Me envía fotos de su hijo. ―¿Todas hacen eso? Guarda la foto de nuevo. ―No. Yukiko era especial. Me entendió más que cualquiera. Fue el único cliente mío que sostuvo mi interés por más de cinco segundos. Así que seguimos en contacto. ―Eso es realmente genial, tienes que conocer a tanta gente diferente. Se encoge de hombros. El chef de sushi le dice algo en japonés, y él habla de regreso en un sorprendentemente y suave sonido japonés. Me mira. ―¿Sabes lo que quieres? ―Esta cosa. ―Señalo el menú― Sea lo que sea, quiero dos de eso. Ríe disimuladamente y le dice algo al chef, que asiente con la cabeza y comienza a cortar pescado y a sacar arroz. Lo vemos trabajar, ya no sé qué decir y Jack está en silencio. ―Pasan años lavando arroz ―dice finalmente. ―¿Qué? ―Para ser un chef de sushi, pasan años lavando arroz. Dos, en los lugares de sushi barato. Diez en los caros y tradicionales. Aspiro una bocanada de aire. ―¡Jesús! ¿Sólo haciendo arroz? ¿Los diez años? Él asiente. Miro el arroz con una nueva admiración. Ese tiene que ser un buen arroz. Tomo mi té y nerviosamente me doy cuenta de que estoy en una cita con Jack Hunter. Trago el té y quemo mi caja de voz.


Doy un grito ahogado, y Jack cordialmente me pega en la parte posterior unas cuantas veces para asegurarse de que no me ahogo. El chef me da una mirada preocupada, pero Jack le hace un gesto. ―¿Por qué? ―suspiro. Página | 134

―¿Por qué, qué? ―Jack me observa, sus helados ojos perforándome. ―¿Por qué me trajiste aquí? ―Nunca has tenido una cita ―lo dice como un hecho, no una pregunta. Lo fulmino con la mirada. ―Duh. ―Entonces. Esta es tu primera cita. Considéralo una experiencia de aprendizaje. ―¿Qué voy a hacer? ¿Hablar de mi cabello? ¿Preguntarte acerca de tu trabajo? ¡Mi cabello es perfecto y ya sé cuál es tu trabajo! ―Normalmente, un hombre y una mujer en una cita hablan de lo que surja naturalmente. ―Uh, claro, pero tú y yo no somos exactamente naturales. ―Un inamovible objeto reuniendo una fuerza imparable ―dice Jack ligeramente. ―Dos imparables fuerzas chocando y cayendo por un precipicio hacia su prematura muerte ―le corrijo. ―Agua y aceite. ―Aceite y bombas incendiarias. Levanta una ceja en acuerdo parcial y toma un sorbo de su té. El sushi llega, y pulpo, anguila y atún se derriten en mi boca. Todo es tan fresco y delicioso que apenas puedo soportarlo. Muevo mi trasero y hago alegres canturreos. Jack me mira. ―¿Estás bien? ―¡Estoy feliz! Sabe genial. feliz?

―¿Así que te retuerces y haces pequeños ruidos discordantes cuando eres

Frunzo el ceño y soy consciente de ello. Como con más decoro, pero Jack se burla. ―No quise, está bien. Es sólo... es interesante de ti. Casi lindo.


Siento una sobretensión eléctrica arrastrarse por mi espalda y se establece en mi cerebro, zumbando. Linda. Linda. Jack acaba de llamarme… ―En forma de un desquiciado cachorro ―añade. La electricidad se va y noto cuán estúpida fui para pensar que alguien voluntariamente me llamaría linda. No Página | 135 soy guapa. Fuerte, seguro. Grosera, sí. No linda. Nunca linda. El sushi se va rápido, así que ordenamos otra ronda y esperamos. ―Entonces, es decir ―empiezo―, ¿cómo te metiste en, um tú sabes? Jack toma cuidadosamente sorbos de té, y luego baja la taza. ―Hay una cirugía. Es cara y experimental. Pero tiene una tasa de éxito decente y le daría a Sophia años de vida. Quizá incluso se deshaga de las cosas para bien. He estado tomando el doble de turnos para hacer el pago, y ya casi tengo suficiente. Los doscientos que me diste por Kayla pondrán un buen golpe en lo que queda. ―Eso es genial. Es una gran noticia. Suspira y se inclina hacia atrás. ―Solía trabajar en las mesas. Esperando en un restaurante francés en Columbus. Era buen dinero y mantuvieron a flote sus cuentas, pero luego Sophia empezó a empeorar. La cirugía venía desde Suecia. Mi dinero era bueno, pero no lo suficiente para pagar por eso. Y entonces una noche, esperé en la mesa del fundador del Club de Rose. Blanche Morailles. Ella me dio una opción mucho mejor, con salarios más altos. Lo suficientemente alto como para hacer el dinero para la cirugía en un año y medio. No sabía si Sophia duraría mucho tiempo, así que yo… ―Jack sacude su cabeza―. Ella lo ha estado haciendo bien hasta ahora. Tengo un mes para seguir, y luego voy a tener suficiente. Sólo tiene que esperar otro mes. Revuelvo mi bebida, y Jack frunce el ceño. ―Sé lo que estás pensando. ―Dudoso ―digo. sea.

―Crees que no debería ser acompañante. Crees que es malo, o ilegal, o lo que ―Tú... tienes que dormir con gente…

―Dormir con la gente es fácil ―dice lacónicamente―. No significa nada. Es simple, una acción mecánica. Requiere nada de mí que soy reacio a dar. Las mujeres son generalmente consideradas y bien habladas, y corteses. A veces son difíciles, o en las cosas más oscuras, pero me adapto. ―Te están usando.


―Y yo estoy de acuerdo. Así que realmente no me usan. En todo caso, las estoy usando igualmente. No todo es unilateral. Es un acuerdo mutuo. Y tan lejos como el negocio de escoltas va, es uno bueno. Sin hombres. Blanche no me hace tener clientes masculinos, y por eso estoy agradecido. Es un buen trato. Un buen y fácil trabajo que puede salvar a Sophia. Así que seguiré haciéndolo, por tanto Página | 136 tiempo como sea necesario. Su voz termina con un borde duro, decidido. Nuestra próxima ronda de sushi llega. Comemos en total silencio. ―¿Estás... estás bien? ―pregunto. ―Estoy bien ―dice, su cara glacialmente pasiva. ―Sí, bueno, es un poco difícil considerando que he visto rocas estreñidas mostrar más emoción. ―No necesito a una idiota preguntándome cómo me siento. ―¡Sólo trato de ser amable! Eres un bebé de mierda lleno de gorda popó. ―De vez en cuando tengo fantasías de conversación intelectual. ―Suspira. Estoy tan enojada, que empiezo a levantarme de mi silla sólo para chocar con Fujiwara, quién está detrás de mí llevando una bandeja de té. Té hirviendo. Lo derrama sobre mí, empapando mi chaqueta. Grito y me la quito rápidamente, lanzándola al suelo. ―Oh, Isis-chan, ¡lo siento! ―llora Fujiwara―. Estoy tan, tan apenada, no te vi, es mi culpa… ―Está bien ―le aseguro―. Está bien, de verdad, fui la idiota que no miro… ―No, no, no es culpa mía... Jack se levanta, y los tres juntos recogemos las tazas de té y ayudamos a Fujiwara a limpiar el desorden, incluso mientras ella niega la ayuda y se disculpa en una corriente sin fin. Murmura algo sobre “arreglarlo” y desaparece por las puertas dobles de la cocina. Jack y yo nos sentamos y el bar se tranquiliza, y sólo treinta segundos después de haberme quitado mi chaqueta me doy cuenta de que es un terrible error. La blusa rosa. La había olvidado del todo. Brilla y tiembla con cada movimiento que hago. Mis hombros están expuestos. Prácticamente se puede ver a través del translúcido material a donde mi sujetador de puntos está. Me veo estúpida. Siento que todos me miran y creen que parezco tonta, y fea, y que no me queda. Jack se queda inmóvil, congelado a medio camino entre elevar su taza de té a su boca. Sus ojos están sobre mí, en cada parte de mí mientras me mira de arriba y abajo con una mirada lenta, deliberada.


Empiezo a tirar de mi chaqueta, pero me detiene la mano de Jack. ―¿Qué haces?

Página | 137

―No está bien ―susurro―. No quise, no se suponía que me la quitara. Parece estúpida en mí… ―No ―interrumpe―. En absoluto. ―Sólo… –Tomo mi chaqueta. ―Es hermosa ―dice suavemente, luego aclara su garganta―. Te ves... hermosa. Un puño de hierro exprime mi corazón, mi garganta, estómago y luego deja una agridulce quemadura difundiéndose a través de mi cuerpo como fuego. Lo saboreo por un momento y luego sospecho al siguiente y entonces me doy cuenta de lo que está pasando. ―Lo entiendo. ―Sonrío―. ¡Aún estás en el modo de acompañante por todo ese tiempo con Kayla! Han pasado sólo unos pocos minutos desde que su cita se terminó, después de todo. ―¿Qué? No, yo… ―Está bien, de verdad. Olvidaste cambiar el interruptor de acompañante a regular. Es totalmente comprensible. El trabajo y la vida son difíciles de compartimentar. ¡Gracias por el cumplido! Apuesto a que tendría que pagar por lo menos diez dólares para escucharlo si fuera un cliente, ¿eh? Pero lo conseguí gratis. ¡Punto! ―Isis… Jack es interrumpido por Fujiwara que canta disculpas mientras viene entre nosotros con una diminuta bandeja de té, pasteles, galletas y unas bolas de helado de té verde. Tiro de mi chaqueta y la cierro todo el camino a mi barbilla. Charlo con Fujiwara con entusiasmo todo el tiempo que como el postre, hablando de lo bueno que estaba el sushi y de dónde consigue el pescado, preguntando los mejores consejos para sacar las manchas de té verde de las chaquetas, y agradeciéndole por los dulces. Jack está silencioso, recogiendo las galletas y Fujiwara le trae la cuenta. ―Voy a pagar la mitad ―ofrezco, inclinándome para mirar la etiqueta del precio. Mis ojos prácticamente saltan hacia fuera. Jack sacude el sobre que le di con el dinero dentro. ―Ya lo hiciste. Nos dirigimos hacia el estacionamiento del Red Fern en silencio. Estoy ocupada con mi teléfono, tratando de no ver los nudillos blancos que Jack tiene en el volante.


―Debes estar cansado ―le digo cuando entra en el estacionamiento y yo salgo―. Consigue un poco de descanso, ¿está bien? ¡Y gracias por la cita de práctica! No es que alguna vez necesite la práctica, puesto que, ya sabes, nunca va a pasar, pero fue una buena idea. Me divertí mucho. Página | 138

―Tendrás más diversión ―dice Jack, las manos en los bolsillos y una débil mirada de dolor en los ojos―. Vas a salir en más citas, con otros chicos. Y tendrás diversión. Niego con la cabeza. ―No. Te lo dije, ese tipo de cosas no son para mí. ―Lo son ―insiste Jack―. Vas a enamorarte algún día. Me río. ―Nop. Nunca más. Han pasado tres años y van a pasar un centenar más. Conduce con cuidado, ¿de acuerdo? Giro alrededor y empiezo a caminar hacia mi coche. Juro que siento unos dedos sobre mi mano, pero se van igual de rápido. O tal vez fue el viento. Sin pensarlo dos veces. Conduzco a casa. Cuando miro su habitación, mamá está misericordiosamente dormida, sana y salva. Me quito mi blusa en cuanto puedo y la tiro en el armario para que se pudra. Hermosa.

Una parte de mí quería agarrarla. Abrazarla de regreso. Sostenerla. Otra parte de mí sabía que ella odiará el primer hombre en hacerlo después de tanto tiempo. Y la tercera parte de mí tiene miedo. Miedo de su convicción. Miedo de lo convencida que está de que nunca se va a enamorar otra vez. Miedo de lo bonita que se veía en esa blusa. Miedo de lo triste que sonaba cuando se convenció a sí misma de que yo no quise decir lo que dije. Tengo miedo de las cosas que estoy empezando a sentir. Porque no he sentido nada nuevo, por alguien nuevo, durante mucho tiempo.


Despierto con los mensajes de Kayla llenos de caras sonrientes y signos de exclamación, describiendo su cita, lo amable que fue Jack, lo bueno que fue la comida que comieron y cómo la besó como si la amara. Le va a pedir volver a salir Página | 139 otra vez el lunes, y me agradece un millón de veces por lo que hice para conseguir que él saliera con ella. Mamá está en la mesa, tomando café. ―¿Dormiste bien? ―pregunto. Mamá sonríe y asiente con la cabeza. ―Bastante bien. Debes haber entrado tarde, no te oí. ¿Te divertiste? Recuerdo el lugar de sushi y lo delicioso que estaba. Recuerdo el té y vomitar y los suaves ojos de Jack… Hermosa ―Sí. ―Fuerzo una sonrisa―. Fue divertido ―¿Chicos? ―Sólo uno. Mamá levanta un ceja, sonriendo. ―¿De verdad? ¿No una docena de chicos, esta vez? ¿Sólo uno? Debe ser especial. ¿Quieres decirme sobre él? ―No pasó nada. Sólo, había un chico. ―¿Alcohol? ―Ni siquiera un poco de amor. ―¿Así que era un lugar de sushi? ¿Con un chico? Suena muy sospechoso, señorita. ¿Has usado protección? ―¡Mamá! ―chillo, mi cara calentándose―. Te he dicho en varias ocasiones; los chicos tienen piojos y mala higiene. A nadie les gusta excepto a otros niños y a las personas sin sentido del olor. ―¿Así que puedo esperar que traigas a casa una chica uno de estos días? Voy a probar a actuar sorprendida. ―Sonríe. ―¡No voy a traer a alguien a casa! ―bramo―. Sé que es difícil de creer, pero algunas personas de mi edad no están totalmente obsesionadas con el idiota juego llamado citas. ¡Algunos de nosotros tenemos vidas! Y, en general metas más altas


que jugar en el barro con el sexo opuesto. ¡Tengo universidades a las que aplicar! ¡Y amigos con los que salir! ¡Y toda una vida para planear! ―Lo que tú digas ―canta mamá, sonriendo a sabiendas. Saco una cacerola y enciendo la estufa, sacando unos huevos y rebanadas de tocino. Puedo sentir los Página | 140 ojos de mamá en mi espalda, observándome, contemplando cuánto he crecido o algo igualmente parental y molesto. El olor del tocino chisporroteando llena la cocina. El chirrido de los pájaros afuera, el sol entrando a través de las cortinas. Es hermoso. Hermosa. Mi piel pica cuando su voz resuena en mi cabeza. Me hace titubear con la cacerola y enviar casualmente casi todo el desayuno al suelo. ¡Maldito! Aunque no quiso hacerlo, todavía queda en mi cabeza, como una hierba en mi ropa. Y para poner la cereza-de-mierda al helado de mierda, no puedo ni siquiera arremeter contra él. La guerra se acabó. Sé eso por lo feliz que Kayla parecía. Con ella ahora saciada, no tengo ninguna razón para atacarlo, aparte del aburrimiento y la aversión general. Y eso es insignificante. Tan mezquino que no sé si voy a tener el corazón para pelear con él por ellos. Ya terminó. Debería ser feliz. Yo gané, más o menos. O terminamos en igualdad de condiciones, conmigo un poco ganando. ¿O estoy perdiendo? ¿Qué él me llamara de esa terrible y mala palabra significaba que ganó? ¿Incluso importa quién ganó o perdió? Ya terminó, y ahora no tengo nada que esperar. Nada que conspirar, nada que planear. Sólo el vacío donde solía estar la guerra. Y de alguna manera eso duele más de lo que me debería doler. Me había acostumbrado tanto a él, a intercambiar punzantes palabras con Jack cada vez que pasamos en el pasillo o sobre llamarlo con insultos que he olvidado cómo ser normal. ¿Acabaría sonriéndole? No, eso es repulsivamente, totalmente, definitivamente asqueroso. Todas las otras chicas lo hacen. Pase el resto del día terminando mi ingreso a la universidad. Mire a todas – Seattle, Oregón– y secretamente sé que solo voy a estar enviando la de Ohio State. Es la más cercana. Es lo único que me permitirá todavía cuidar de mamá y tener una carrera universitaria al mismo tiempo. No tengo hermanos, yo soy la única persona que le queda. No puedo dejarla, herirla como todos los demás. Gaste mi fondo para el viaje por Europa para pagar la cita de Kayla anoche. He renunciado a mucho de todos modos, ese sueño. Pero es el mejor. Es la elección correcta. No la que quiero hacer, pero la indicada. Y eso es lo único que importa.


13

Página | 141

3 años 19 semanas 0 días

S

i hay una cosa de este mundo de la que estoy segura, es esta: Jack Hunter tiene que morir. O puede llorar como un gran nerd.

No soy exigente. Él cruzo la línea demasiadas veces. Ahora se había desvanecido, raspada y voy a tener que volver a dibujarla con pintura, cuidadosamente, y probablemente tardaré horas y mi espalda estará dolorida y honestamente no tenía ningún derecho a besarme o llevarme a una cita incluso si era falsa y sin duda, absolutamente, positivamente tenía cero derecho a llamarme hermosa sin mi expreso permiso. Fue innecesario y mayormente una enorme y gorda mentira y mentir es castigable con la muerte. O debería serlo. Eh, excepto a mí. Porque yo miento mucho. A mamá, papá. A mí misma. Debería ser exiliada a algún lugar. A Maui. Estaciono y suelto un explosivo suspiro en mi coche. La guerra podría haber acabado, y podría estar agotada, pero tenía que llegar a él una última vez. Sólo una vez, por jugar con mis sentimientos. No que lo hiciera. Sólo, uh, más o menos juego con ellos, pero yo sabía que era falso, así que realmente no lo hizo. Pero aun así. Incluso esas mentiras que me dijo objetivamente merecen algún tipo de pena menor. También, porque Jack ahora está saliendo con Kayla. Salgo del auto y camino a la oficina del director Evans. El primer día Kayla agarró la mano de Jack y él se lo permitió, y mientras caminaron por los pasillos prácticamente se podía oír el corazón de cien mujeres rompiéndose en dos. Chica de poesía había quemado su cuaderno de notas. La llorona del club de drama realizo el mejor monólogo gritando al trágico de Shakespeare que el profesor de teatro había visto. La chica que está haciendo la


estatua casi lo destrozo, pero el profesor de arte la convenció de ponerlo a un lado y terminar más tarde, cuando estuviera en un mejor estado de ánimo. Una enorme mayoría de profesoras tomaron una licencia por enfermedad para ir a llorar en tarros de helado y ver Sexo en la ciudad. Página | 142

Veo la legendaria pareja cuando camino por el patio antes de que la campana de la mañana suene. Están sentados sobre un banco. Kayla le besa en la mejilla, y él asiente. Sólo asiente con la cabeza, no le sonríe. No dice gracias o la besa de regreso. Es como si solo la estuviera tolerando. Pero Kayla no puede verlo. Ella consigue amenazas de muerte en su casillero y desagradables miradas, así que he tomado el reto de ser su guardaespaldas personal. Nunca dije eso en voz alta. Es una especie de Seguridad Nacional para Kayla y sus fabulosos pechos. Kayla está tan envuelta en el amor, que es ajena a todo lo demás, eso significa que tengo que tirar del cabello y dar señales de advertencia con los dedos y dar unos puñetazos a unas rameras. O cinco rameras. Evans no está feliz. La secretaria, que ahora está completamente acostumbrada a mi venerable presencia, me saluda. Lanzo mi mochila en el suelo y caigo en una silla. Él dobla sus manos sobre su escritorio y suspira. ―Los papeles están ahí. Tiro de la pila de papeles hacia mí y saco un bolígrafo. A cambio de no ser expulsada como en mi anterior escuela, estoy ayudando a Evans a corregir las tareas de matemáticas. De alguna manera se enteró de una cosa que se me da bien, probablemente por la señora Gregory, la soplona. Sabía que debí haber jugado a la tonta en su clase. Generalmente bebe café y responde a los correos electrónicos, pero hoy me observa trabajar. Le doy la vuelta a los papeles, haciendo pequeñas marcas de tinta y escribiendo la respuesta correcta por cada mala. El primer día me ofreció la hoja de respuestas, pero lo ignoré. Más tarde reviso mi trabajo contra eso. Después de eso no me ha ofrecido nuevamente la hoja de respuestas. ―Eres muy buena en esto, Isis. ―Síp. ―Tus SATs fueron bastante miserables, sin embrago. ¿Por qué es eso? Me burlo. ―Buen Dios, Sr. E. Tal vez fue porque no desayuné esa mañana. ¡O tal vez fue porque tenía diarrea explosiva! O tal vez fue porque estaba pasando por una pequeña crisis emocional. Tenía ochenta y cinco kilos, con un chico… Fea.


―… con algunos problemas. Vaya. Un adolescente con problemas. Imagina eso. Él me mira furioso y toma un sorbo de café. Ambos sabemos que no lo he perdonado por el incidente de la foto y nunca lo haré. Página | 143

―Deberías tomarlos otra vez ―insiste―. Todavía hay tiempo, antes de que las aplicaciones a la universidad venzan. Podrías conseguir una puntuación muy alta. ―Y hacer que tu escuela parezca incluso mejor ―murmuro. El Sr. Evans frunce el ceño. ―Vamos, Isis. No es sólo por nuestra reputación. Cualquier escuela estaría feliz de tener a una mujer que puede hacer matemáticas tan bien y fácilmente. Y según tus calificaciones, tu inglés no es malo en absoluto. Podrías ir a algunas escuelas muy prestigiosas con ese tipo de SATs. Podrías avanzar más en tu propia vida, hacer un gran comienzo para ti. ―La Universidad Estatal de Ohio está bien conmigo. El Sr. Evans se ríe, y entonces cuando se da cuenta de que no estoy bromeando, su rostro cae. ―Isis, ¿hablas en serio? Estoy hablando de la MIT, UCLA. La Estatal es para personas que no son lo suficientemente inteligentes o no son lo suficientemente ricos como para cualquier otra cosa. ¡Podrías ir a donde quieras! ¡Donde quieras en el país! Posiblemente fuera del país. Hay programas en China, Brasil, Europa. Me estremezco con la última palabra y garabateo una respuesta. ―Yo… yo no tengo ningún interés en viajar. Está lleno de gente grosera e intoxicación por alimentos. El Sr. Evans cae en silencio y me observa trabajar por un tiempo más largo. Prosigo, decidida a ignorar su mirada. Finalmente, enciende su computadora y empieza a responder los correos electrónicos. Wren viene por mí al almuerzo. Kayla dejo de sentarse conmigo hace mucho tiempo, en su lugar se sienta con Jack en su mesa vacía de siempre. Intenta darle de comer sopa y él hace una mueca, pero ella se ríe. Me ve mirarla fijamente y saluda, sonriendo. Jack me mira, y rápidamente me doy la vuelta y me entierro en mi PB y Wren observa fijamente a la pareja con su intensa mirada verde. ―¿Es cierto entonces? ¿Están realmente saliendo? ―¿Hasta ahora te enteras? Se encoge de hombros. ―He estado trabajando en la oficina del consejo la mayoría de las últimas semanas. Es el momento decisivo para los presupuestos y estoy entrenando a


Miranda para que ocupe mi posición cuando me vaya el año que viene, y el banco de alimentos fue allanado ayer por la noche, y no pueden permitirse una cerradura nueva, así que llamé a algunos favores con el padre cerrajero de Arnold… Wren ve mis ojos nublados y suspira. Página | 144

―Lo siento. Estoy divagando sobre cosas totalmente indiferentes. ―Duh. Pero eso no quiere decir que no lo siento. Suena duro. ―Son sólo deberes presidenciales. ―Sonríe lánguidamente. Sus ojos se deslizan a donde Kayla se está riendo de algo que dijo Jack. Su mirada se apaga, con sus ojos casi avergonzados aparta la mirada. ―Te gusta ―digo. No es una pregunta. Esperaba que Wren se sonrojara, o cambiara de tema, pero sólo mira a Kayla otra vez y asiente con la cabeza. ―Sí. ―Y Avery la estuvo empujando hacia ti por un tiempo. ―Para obtener fondos para su club. Sé cómo trabaja. Pero… ―Wren mira con nostalgia a Kayla sobre mi hombro―. Kayla estaba prestándome atención por su orden. Pero intente empujar eso y sólo enfocarme en su atención. Kayla, hablando conmigo y escuchándome y riéndose conmigo, cuando ni siquiera me había dado la hora el día anterior. Intente... egoístamente pretender que lo hacía porque lo deseaba, no porque estaba bajo las órdenes de Avery. Wren cae en silencio. Toco su mano. ―Joder, hombre. Lo siento. Wren sonríe. ―Está bien. Es decir, no está bien. Pero mientras ella esté feliz…―la mira otra vez―… entonces estaré bien. ―Eres un buen tipo. ―No. ―Se ríe Wren―. Soy un estúpido. Y Jack es un tipo aterrador. Así que voy a observarlos de lejos, y asegurarme de que no le haga daño. Incluso si es espeluznante y patético. ―No lo es. Es razonable. ―Avery también está enojada ―dice Wren, sacudiendo su cabeza hacia Avery y su mesa de chicas elegantemente vestidas. Avery mira furiosa a Kayla, apuñalando su ensalada con innecesario entusiasmo. ―¿Por qué?


―Kayla dejó de hablar conmigo. Coquetear falsamente. Avery vino a mí esta mañana e intentó ligar en su lugar, pero yo no podía tragarlo. Supongo que Kayla se negó a recibir órdenes de Avery. Sonrío, orgullo llenado mi pecho. Página | 145

―Se está volviendo más fuerte. ―Sí ―murmura Wren―. ¿Pero a qué costo? Qué pasa si Jack… qué tal si él… Wren toma un bocado de burrito y traga nerviosamente. ―¿Que hizo él, Wren en la escuela intermedia? Dame una pista. Una minúscula pista de polvo del tamaño de un conejo. Wren está en silencio, ceñudo. ―Avery me dijo que contrató a unos tipos de los muelles de sus padres. Dijo que odiaba a Sophia. ¿Los contrato para que hicieran qué? Sé que tú sabes. Sé que tú estabas allí cuando sucedió. Se estremece. ―Avery me dijo que tenía que filmarlo. Es la única razón por la que estaba allí. Era jefe del club de cine en la escuela intermedia. Tenía acceso a todas las cámaras, así que me sobornó para venir al parque y esconderme en los arbustos con ella y filmarlo. ―¿Filmar qué? ―susurro. El timbre del almuerzo suena antes de que él pueda responder, y se levanta y sale rápidamente, la vergüenza devastando su cara. Camino junto a Jack y Kayla cuando van a la siguiente clase. Golpeo con la mirada a una sospechosa de venganza y ella se desvía del curso con un puñado de crema de afeitar. Eso es, sigue caminando. No habrá crema-de-afeitar-en-lahermosa-cara-de-Kayla hoy, gracias. Y si hay, te voy a afeitar. Hasta los huesos. ―Estás haciendo amenazas en voz alta ―dice Jack inexpresivo. ―Es bueno para los negocios ―chillo. Kayla sonríe y enlaza su otro brazo con el mío. ―Tengo a mis dos personas favoritas aquí. Es increíble. ¡Eres increíble! Le disparo una tímida sonrisa y ella revuelve mi cabello. ¿Cómo he podido alguna vez estar celosa de una chica tan inocente y hermosa? Me avergüenzo de mí misma, un nudo caliente se forma dentro de mi garganta, lleno de culpabilidad. Ella merece una mejor amiga que yo. Merece castillos y reinos y todo el cuento de hadas que aún existen en este ruin mundo. Todo eso debería ser suyo.


Besa a Jack en la mejilla y entra en el laboratorio de química. Jack y yo estamos fuera de la puerta, cada uno con diferentes clases, pero un tenso hilo nos amarra en nuestro lugar delante del cristal. Jack habla sin mirarme. Página | 146

―Eres feliz. ―En general, sí. ―No. No generalmente. Generalmente eres miserable, triste y hosca, te escondes detrás de chistes y apasionados arrebatos. Eres como el fuego. Pero es un fuego enfermizo. Todo el mundo lo puede ver. Abro la boca para discutir, cuando me interrumpe. ―Pero cuando estás con Kayla, cuando ella es feliz y te sonríe, ese fuego se convierte. Se extiende por encima de lo enfermo completamente, sana, animada. Ella te hace feliz. ―Es la primera amiga que jamás he tenido. ―Eso es lo que me imaginaba. ―¿Por qué estás engañando a Sophia con ella? No se inmuta, pero sus ojos se astillan con una fracción de dolor. ―No la estoy engañando. Visito a Sophia cada semana… ―Pero, ¿por qué salir con Kayla de repente? Pensé... pensé que de verdad no te gustaba. Decías que es molesta. Así que, ¿por qué salir con ella? Jack fija su helada mirada en mí, su cabello cayendo un poco en ellos. No contesta, se gira y con largas zancadas se aleja, la multitud se abre a su alrededor. Para él.

Isis me miró con esos cálidos, llameantes, ardientes ojos caoba y me preguntó. ―Así que, ¿por qué salir con ella? Es inconsciente. Yo todavía no lo creo. Pero sé que es lo correcto por hacer. Ella no tiene idea cuánto la sonrisa de Kayla le hace sonreír. Inconsciente, una suave sonrisa se forma en su rostro cuando mira a Kayla feliz, una alegría completa


estalla través de sus rasgos cuando se ríe con Kayla. Kayla le recuerda quien solía ser, tal vez, ingenua e inocente. Pero cuando Isis ladeo su cabeza y espero por mi respuesta, no se da cuenta en ese momento de que es inocente como Kayla. Ella nunca ha sido amada. Sólo ha Página | 147 dado amor. No tiene idea de por qué alguien como yo saldría con su amiga, aunque sólo sea para alegrar a su amiga y que ella sea feliz a cambio. Siempre y cuando Kayla pueda besar mi mejilla y hablar de Vogue y Nicki Minaj conmigo, Isis sonríe. Reales, verdaderas sonrisas. Sonrisas sin dolor ni hastiada amargura. Isis no cree verdaderamente que alguien la pueda querer lo suficiente como para darle un beso, y mucho menos hacer algo para hacerla sonreír. No hay ninguna timidez en su pregunta. Simplemente no tiene idea lo que es ser amado. ¿Amor? Frunzo el ceño y tacho esa idea con un lápiz imaginario. Pero mientras camino lejos de ella, la respuesta es muy difícil de decir, la necesidad de dar la vuelta y mirarla sólo una vez más antes de irme es abrumadora. Es la evidencia. Es el frío y duro hecho que lápices mentales no necesitan tachar nada. ¿Cuándo había sucedido? ¿Qué tan estúpido y predecible era eso? La chica nueva ―maníaca, traviesa, permanentemente ingeniosa– corriendo por la ciudad como un torbellino y exigiendo que le preste atención. Exigiendo que peleé. Exigiendo todo excepto la única cosa que ha comenzado a crecer dentro de mí. Debería quemarlo. La planta es todavía joven. No ha florecido, sin embargo, sus raíces no se han atado sobre mi corazón todavía. Aún puedo detenerla. No es demasiado tarde. Sophia es una flor fuerte en mi pecho. Ella es la única que debe importar. La culpa me enferma. Sophia. Estoy siendo infiel, ¿no? Ser escolta no era verdaderamente engañar, no amaba a ninguna de esas mujeres. Nada en absoluto. Eran vacas para ser ordeñadas por dinero y eso es. Amo sólo a Sophia. Sophia siempre ha estado ahí. Sophia está enferma, y me necesita. No puedo abandonarla, o dejarla. Soy lo único que tiene. Nunca fue un problema, puesto que ninguna otra mujer ha atrapado mi atención. Pero ahora... Algo me desgarra, corta y sostiene. Es demasiado tarde. Soy un idiota, y es demasiado tarde.


Avery nos invitó a Kayla y a mí a su fiesta de Halloween el sábado. Yo estoy un poco desconfiada, desde que Avery sonrió demasiado a Kayla cuando nos invitó, pero iré, así sea sólo para asegurarme de que Kayla no se encuentra con ningún problema. Y todas las chicas populares que han tenido un enamoramiento por Jack también están invitadas, me triplica la necesidad de ir. Voy a ser la silenciosa Página | 148 protectora que Kayla Gotham necesita. ―¿Vas a ir así? ―Kayla resopla por mi ajustado disfraz de látex de Bati-Chica. Hago una mueca de dolor y ajusto el traje. ―Es un símbolo de mi compromiso con la justicia ―chillo y sacudo el falso látigo de murciélago con estrella de mi cinturón. Kayla ríe, suspira y levanta la barbilla. Su traje de sirena, una falda con una cola, se arrastra detrás de ella y su sostén es trémulo y hecho de conchas pintadas. Su cabello oscuro está tejido con pequeñas conchas y su maquillaje es igualmente brillante de verde y azul. ―Bien, sólo no te muevas y déjame hacer tu maquillaje, al menos. ―Hazme ver como un murciélago real. ―¡Qué asco! ¡No! ―Dame una nariz enorme probóscide13 como esos raros murciélagos en África. ―¡Ugh! ―Mancha mi cara en guano14. ―Bien, eso es todo, estás siendo malvada y se está corriendo tu delineador de ojos así que tienes que oficialmente parar. Me río y comprimo mi boca cerrada como un mimo mientras ella trabaja, sus dedos delicadamente borrando las manchas de sombra en mis ojos y el brillo de labios esparcido en mi cara. ―Ni siquiera le ponen tanto maquillaje a los muertos en los ataúdes abiertos. ―me quejo. ―¡Cállate! Casi he terminado. Cuando termina abro los ojos y miro a una nueva persona. Ahumado delineador de ojos y brillo rosado me hacen ver… ―Hermosa. ―Kayla aplaude sus manos. ―No, fea ―la corrijo―. Tu trabajo es genial, esa es sólo mi cara. Lamento que no tengas algo mejor en lo que trabajar. 13La

probóscide es un apéndice alargado y tubular situado en la cabeza de un animal. Su uso más común es para comer y absorber. 14El guano, un abono natural creado a partir de excrementos de ciertos tipos de aves y murciélagos


―¡Cállate! ―Golpea mi hombro―. Ahora vamos. Vamos a llegar tarde. Agarra su bolso, las llaves y se detiene en la sala de estar, caminando de puntillas en el estudio de su padre. Se ha ido solo por unos segundos antes de escapar fuera, una botella de whisky de apariencia cara en su mano y chillando. Página | 149

―¡Vamos Vamos Vamos corre corre corre! Grito en la garganta sin motivo y corro tras ella por la puerta, mi capo humeando por la fría noche de octubre. El cielo está lleno con pesadas nubes de lluvia. A medida que nos detenemos en la calzada de Avery llena de linternas de calabaza, unas gordas gotas de lluvia empiezan a caer. De naranja y negro son las luces colgadas por todas partes en el interior, tazones de ponche de naranja y galletas de calabazas y pasteles de canela llenan el mostrador de la cocina. Chicas vestidas como gatos mostrando piel, enfermeras y brujas se agolpaban en la casa, y chicos en trajes de futbolista y presidentes y de rapero con ridículas cadenas de oro caminan alrededor. Choco los cinco con quien está disfrazado de Pac-Man, porque es el único traje creativo aquí. Mientras más personas llegan, crece la línea de botellas de licor en el mostrador. A medida que la noche crece más oscura, las linternas de calabaza brillan misteriosamente en el porche, el viento aúlla entre los árboles afuera. Los chicos asustan a las chicas y ellas chillan, y alguien inicia la música cuando Avery llega finalmente abajo con un resplandeciente disfraz de princesa, completo con una tiara en su cabello rojo perfectamente rizado, y un vestido de fiesta azul suave y esponjoso. ―¡Te ves increíble, Ave! ―grita Kayla. Avery le da una sonrisa de tiburón y se abrazan de esa forma mejilla-beso como lo hacen las chicas populares. Los ojos de Avery se ciernen sobre mí y se ríe. ―¿Qué eres? ¿Una rata ahogada? ―Bati-Chica, tirana. Duh. Avery suspira. ―Es una buena cosa que te invité. Después de esa hazaña en la fuente eres la chica para ir por hilarante entretenimiento a costa tuya. No te importa verte como una idiota, ¿no? ¿Haciendo el tonto de ti misma? Bueno. Hazlo esta noche. Mucho. ―Se olvida, su Alteza ―me burlo―, pero no recibo órdenes de usted. Así que se puede meter ese cetro plástico por el culo y cagarlo dolorosamente más tarde. Kayla apenas logra contener su risa hasta que Avery se aleja a zancadas, y entonces explota de risa. ―¿Viste la mirada en su cara? —No va a durar. Ella se alimenta del dolor y la ineptitud y por la mirada de esta multitud. —Echo un vistazo alrededor a todo el mundo apenas emborrachándose. Un chico dibuja un pene en una linterna de calabaza y una chica


aparta una tira completa de luces porque atraparon sus alas de ángel—. Habrá mucho de eso esta noche. Saludo con la mano a Wren, que anda vestido de verde como Link, de los videojuegos de Zelda. Incluso tiene una genial réplica de la espada en plástico. Él se Página | 150 acerca tímidamente y se sonroja. —O-oye. Kayla suspira. —¿Qué se supone que debes ser, de todos modos? —¿Uh, Link? —le informo—. ¿De Zelda? —¿Quién de qué? ¿Eso es un programa de televisión? Ruedo los ojos hacia Wren, pero él sólo se ríe. —Sí, es un programa de televisión. Salió hace mucho tiempo, sin embargo. ―Oh, así que es como una cosa vintage. Genial. ―Kayla sonríe. Un segundo después chilla en mi oreja―. Ahí está ―grita Kayla―. Promete no arrastrarlo a una fuente esta vez, ¿bien? ¡Quiero pasar tiempo de calidad juntos esta noche! Miro hacia donde está apuntando Kayla, Jack acaba de entrar. Debería haberlo sabido, es por eso que todas las chicas de la sala están susurrando entre sí y sonriendo tímidamente. Mi mandíbula caería, si no estuviera tan exquisitamente en control de cada una de mis expresiones faciales. Jack tiene un sombrero de pirata, pero está envuelto en un pañuelo de seda y tiene algunas falsas rastas pegadas, tejidas con cuentas. Su suelta camisa blanca está abierta, mostrando su clavícula y sólo la parte superior de sus pectorales, con un chaleco encima y un compás de oro colgando de un lazo en el bolsillo de su pecho. Una falsa espada se apoya en su cadera. Sus pantalones están metidos en unas botas de cuero negro, igualmente desgastado y sucio, y sus ojos azules se destacan como duros carámbanos con el delineador de ojos humeante manchado alrededor de sus ojos. Es la viva imagen de… —¡Capitán Jack Sparrow! —grita Kayla y salta a sus brazos. Él le sonríe, asiente con la cabeza, luego a mí y Wren. —Link —dice—. Que el Triforce esté contigo. Wren se ve nervioso, pero sonríe. ―Sí. Y contigo. —Es evidente que Wren tiene la Triforce de la Sabiduría. Yo tengo la Triforce del Valor, y tú conseguiste Energía —le digo—. ¿O no? Tú no consigues una Triforce en absoluto. Eres Ganon.


Jack sonríe. ―Podría vivir con ser un villano. Wren parece impresionado. Página | 151

―¿Jugabas mucho a los videojuegos, Isis? ―¿Qué otra cosa hace un niño gordo sin amigos? ―¿Así que todo este tiempo me has estado llamando nerd, pero secretamente eres uno? ―Jack levanta una ceja. ―Isis llama a todos nerds. Es su manera de decir que le gustas. ―Kayla sonríe. Me sonrojo. ―No lo es. —¿Es la mejor respuesta que puedes hacer esta noche? “No lo es” ―Jack hace un ruido de “tsk”. Kayla lo lleva hacia la cocina y le sirve alcohol. Él hace una mueca, pero me mira y toma un trago. Entro y me arreglo un ron con coca cola y me paro junto a Jack. ―¿Te conduje a beber o algo así? Pensé que el Príncipe de hielo no bebe. ―No lo hago. Esta noche es especial. ―¿Sí? ¿Por qué es eso? Él sacude su cabeza a Kayla, que chilla con un grupo de chicas y señala a Jack, entonces chilla más fuertes con ellas. ―Está emocionada, dale un respiro. ―La emoción no está cubierta por mi proveedor de atención médica. ―Todas las chicas están emocionadas por su primer novio. Déjala disfrutarlo. Jack se queda en silencio. Alguien enciende la música house. El bajo golpea a través de mi pecho. —¿Lo hiciste? —pregunta Jack. —¿Hice qué? —¿Disfrutaste de tener tu primer novio? —Al principio.


Me quedo mirando la sonrisa de Kayla, y sonrío en mi propio vaso. —Al principio fue genial. Fue realmente genial. Sostener las manos. Fuimos a un día de campo, una vez. No le gustaba mucho salir en público conmigo, desde que era una ballena. No besos, porque yo era demasiado tímida. Principalmente Página | 152 nos quedábamos en su casa o en mi casa. Hablando. Mirando TV. Una vez él trajo un poco de marihuana y casi vomité. Era la primera vez que fumé algo, nunca. —Rebelde —murmura Jack. —Lo sé. —Me río—. Me sentí tan ruda. Todo lo que hizo fue darme hambre y luego dormí durante quince horas. No fue tan divertido. —Pero te divertiste con él. Observo la oscura gaseosa burbujear, efervescer, explotar. La soda puede corroer cosas. Metal. Piedra. He leído eso en algún lugar, una vez. —Sí. Me divertí mucho. Excepto que no era real. Él fingía. Jack está pacientemente tranquilo. Sonrío y le paso mi copa. —Voy a estar bailando. No le eches droga ni nada. A medida que me balanceo al ritmo, perdiéndome en el nido de calor y cuerpos que están en la pista de baile, mis recuerdos se desvanecen. La música es la mejor medicina. Dinamita lejos todos los pensamientos en tu cabeza si es lo suficientemente fuerte, y los mantiene alejados si es una canción lo suficiente buena. No hago bailes ridículos como lo hice con Wren, pero no bailo en serio. ¿Puedes bailar en serio? Lo que sea, esa es una pregunta para algunos snobs del tap-dance o jazz. Yo sólo bailo. Salvajemente. Lanzo mis brazos hacia arriba y salto y giro, el color naranja y negro de las luces se mezcla con el alcohol en una bruma agradable. Puedo observar, sin embargo, borrosamente, la fiesta desde la parte de adentro. Alguien está tirando espagueti cocido en una pared y viendo como se pega. El chico cuchillo se coló en su camino, disfrazado de un asesino en serie con un delantal manchado de sangre y un cuchillo falso, y está hablando animadamente con un tipo vestido como samurai de la katana falsa que tiene. Wren revolotea nerviosamente alrededor de Kayla, quien le está mostrando todas las fotos de bebé enmarcadas de Avery que están escondidas detrás de la nevera para que nadie pudiera ver cómo de vergonzosamente gorda y calva solía ser. Avery se está restregando contra un tipo alto, moreno del equipo de natación. Un hombre disfrazado de alienígena verde se desliza por la barandilla sobre su vientre y se estrella contra una pared, salta y corre por las escaleras para hacerlo todo de nuevo. Y Jack me está mirando. La música cambia a algún lento hip-hop y la fiesta entra en furor y Avery y el chico se están besando y Kayla y Wren han desaparecido y yo me inclino hacia atrás, en el pecho de alguien, y no me importa quien porque estoy tan cansada y tan borracha, y oigo el tintineo de cuentas y levanto la mirada y es Jack.


—¡Mierda! —trastabillo lejos, tropezando con una pareja. Los tres caemos en una maraña de extremidades y egos heridos, y Jack me jala y sostiene mi mano, apretando. —Trata de no matar a todos, idiota. Página | 153

—Deja ir mi mano, antes de que te saque los ojos. —Estás borracha. Te vas a caer de nuevo. —¡Soy perfectamente capaz de mantener el equilibrio por mi cuenta! Me tambaleo, y para evitar comer vomito-y-brillantina manchando la alfombra, agarro el brazo de Jack. La camiseta es blanca y suave bajo mis dedos, pero su músculo está tenso y liso. —O te vas a sentar… —dice Jack a modo de advertencia. —¡No! ¡Quiero quedarme aquí con la música! —O me usas como equilibrio. Pero estás un poco demasiado borracha como para bailar con cualquier tipo de coordinación ya, y no creo que nadie quiera que los agarres de todos lados. —Que te jodan —espeto—. Tú solo estas... solo estás tratando de sofocarme. —Sí. En tu sueño. Así dejarás de vivir y Kayla será toda mía —dice inexpresivamente. No puedo evitar la risa que se escapa. Suspiro y me recuesto en su pecho de nuevo. Permanecemos así, y él se queda quieto, pero yo me balanceo suavemente y empieza a imitarme. —Es bueno no caer —murmuro. —En términos generales —está de acuerdo. La música cambia, y es ruidosa y molesta, y me apartó y me alejo. Algún lugar tranquilo. Algún lugar suave y silencioso. Abro las puertas de los dormitorios de invitados hasta que encuentro una que no tiene una pareja retorciéndose en la cama, y cierro y bloqueo la puerta detrás de mí. Caigo sobre el suave edredón. Edredón de plumas de lujo. Lujosas lámparas de cristal retorcidas como algas de mar. Lujosas imágenes del océano y lujosas almohadas y con el lujoso olor a lavanda. Tomo nota y trato de hacer espacio para que la sala deje de dar vueltas. La música todavía golpea abajo. Un peso está sentado en la cama a mi lado. Jack. Frunzo el ceño y entrecierro los ojos hacia él. —¿Por qué me seguiste? —Me arrastraste contigo.


Me desplomo en las almohadas de nuevo, con la voz ahogada. ―Oh.

Página | 154

Lo miro quitarse el sombrero, con su normal cabello de oro-marrón sobresalir ligeramente. —Te ves mejor sin esas tontas rastas —murmuro. —¿Pensé que te gustaba Johnny Depp ? —¿Es por eso que te vestiste como él? ¿Porque me gusta? Jack hace un espectáculo de levantarse rápidamente y poner su sombrero en la silla más lejana. ―No. Por supuesto que no. Era justo lo que tenía en mi armario desde el año pasado. —Hay una etiqueta de precio en tu chaleco. El más pequeño de los estremecimientos pasa a través de él, pero lo esconde bien y se vuelve hacia mí, sus ojos luciendo todos fríos y peligrosos. —No sé de lo que estás hablando. —Está bien. —Suspiro en la almohada—. No tienes que ponerte a la defensiva. Si lo hiciste por mí está bien. Extraño, pero está bien. La frialdad se desvanece de sus ojos, y regresa y se sienta en la cama. —Eres tan vanidosa. Como si alguna vez fuera a elegir un traje para ti —se burla. —Lo sé. Estaba bromeando. Sé que prefieres... prefieres tirarme en un hoyo que hacer algo por mí. Yo no haría nada por ti, tampoco. Mentirosa. Me doy la vuelta, mi capa arropándome como un burrito. Jalo de mi máscara, tirándola sobre la cama. —Bebí demasiado. —Lo sé. Te traeré un poco de agua. En lugar de luchar contra él, como sé que debería hacerlo, me rindo. —Está bien. Él vuelve con un vaso de agua, y yo bebo con avidez. Parte de ella se desliza por mi barbilla y hago una cara y me limpio.


—Estoy asquerosa. Mírame, toda descuidada frente a mi enemigo mortal. Es inejecutable. Es inagotable .Un... un... bajo el mar. —Inexcusable —ofrece Jack. Página | 155

—¡Sí!—lo señalo—. Sí. Eso. Hay un grito desde abajo y alguien grita “oh Dios estoy sangrando”. —Así que si —me incorporo sobre mis codos. Él está justo en frente de mi cara, sentado en el lado de la cama, con las rodillas al nivel de los ojos—, así que si Kayla te hace tener sexo, ¿te debo dinero? Resopla, y me mira. Sus dedos dejan de jugar con el dobladillo de su camisa. —No voy a tener sexo con Kayla. —Pero están saliendo. —En realidad no. —No puedes... ¡no puedes entretenerla así! ¡A ella realmente le gustas! —Y también a una docena de chica —dice con cansancio. —¿Sí? Pues siento que nosotras no te caigamos bien —espeto. Jack se congela. Yo me congelo. —¿“Nosotras”? —pregunta. Todo sucede tan rápido, como una estrella fugaz, un rayo, y todos esos sentimientos que he enterrado, todas las cosas que quería decir, todos mis temores derriban las bombas en las puertas de seguridad que había estado manteniendo por encima de ellos, ayudado por el alcohol y el agotamiento y unos golpes emocionales que me dejan suave y madura para la cosecha. —Me gustas. Extiendo la mano para alcanzar la suya, la mía temblando. Sus dedos se ven tan largos y esbeltos, y gentiles. Se sienten suaves y cálidos. Agarro unos pocos, como si fuera un salvavidas. Una balsa en el mar. Una cuerda en un hoyo profundo. —Hueles bien —digo—. Y es divertido meterse contigo. Y me gusta tu mamá. Eres inteligente. Un poco tonto, pero también un poco inteligente. Me he divertido. Con la guerra. Y el beso. Y la cita. Y me llamaste hermosa y fue agradable. Así que incluso si no luchamos otra vez, incluso si me odias para siempre por decir que me gustas, gracias. Muchas gracias… Nunca puedo terminar.


Jack se inclina hacia abajo, sus labios sobre los míos, y me doy la vuelta y me empujó hacia arriba, y él empuja de regreso, y yo estoy contra las almohadas y el cabecero y él me está besando… …Y esta vez ella me devuelve el beso. Esta vez no se sorprende y se queda inmóvil. Esta vez no hay nadie mirando. Esta vez ella tiene hambre. Esta vez, su Página | 156 lengua sale, besa la esquina de mis labios, muerde el inferior y jala uno, duro, y yo hago un ruido entre un gemido ahogado y un suspiro. Es curiosa, y sin experiencia, pero curiosa, y testaruda y en busca de algo, cualquier cosa, para besar, cualquier cosa en la que poner sus manos… …El cuello sabe aún mejor, y su garganta es suave, y su nuez de Adam sube y baja mientras traga con nerviosismo (¿nerviosismo?). Y me apartó y murmuro alegremente contra su piel. —Puedo sentir tu pulso en mis labios. …Y ella no tiene idea de lo que está diciendo y cómo está causando estragos, cómo envía una sacudida de electricidad estática por mi espina dorsal, a través de mi estómago, y directamente a mi entrepierna. Los ligeros pantalones de pirata traicionan todo. Mi propio cuerpo me sorprende. No tenía idea de que la anhelaba con esta animada y frenética intensidad. Quiero probarla, provocarla, cogerla más lentamente, más suavemente, con la más profunda consideración, del tipo que va a curvar los dedos de sus pies y hacer que mendigue. Presiono contra ella más duro y envuelvo mi brazo alrededor de su cintura y ella se ríe (¡ríe!) y cada uno de mis instintos me grita para que me mueva por su cuerpo, para que le saque centímetro a centímetro el traje de látex ridículamente caliente y arrastre mi boca sobre su clavícula, sus pechos, su estómago, entre sus piernas hasta que esté gritando por mí, gritando y jadeando mi nombre y olvide todo acerca de ese hijo de puta, todo sobre el dolor, todo acerca de la tristeza… …Él me tira hacia abajo, más abajo en la cama, con la cabeza en la almohada, y de repente está a cada lado de mí, a horcajadas, y estoy temblando y con miedo, pero no estoy, en absoluto, mi exterior está traicionando mi interior, porque mi interior quiere que esto suceda más que nada, pero él podría hacerme daño, lastimar a alguien, esto está mal, él ama a Sophia , no a mí, no a mí, no a mí, me va a lastimar, me va a lastimar de nuevo… …Ella está temblando. Beso su cuello, su hombro. Todo su cuerpo tiembla sin control. —¿Estás bien ? —pregunto. Su cara se distorsiona, se derrumba, y ella la esconde en sus manos. —Lo siento—gime—. No está bien. Esto no está bien. Algo en mi pecho se agrieta desde el centro y se parte en dos. Esto se siente bien. Dios, esta es la sensación más correcta que he sentido en meses, no, años. Había estado dando tumbos a través de cliente después de cliente, encerrado y


forzando mi camino a través de todo esto con mecánicas respuestas y enfermizo placer. Pero apenas tocando a Isis ahora, no puedo ser frío. Es imposible. Ella quema todo, todo el resentimiento que no creía que tenía, toda la cínica profesionalidad Página | 157 que está compuesto en base a mi temor por Sophia. Me había olvidado cómo disfrutar, y su respiración suave contra mi cara y el tacto de sus dedos me muestra cómo de nuevo, claro y luminoso y cálido como un fuego. Está bien. Querido Dios, está jodidamente bien. Pero ella está asustada. Está insegura. Está herida en más formas de las que puedo contar. Y está borracha. Estoy agitado, pero ella está borracha. Hacer cualquier cosa ahora estaría fuera de lugar. Retrocedo de inmediato. —Tienes razón. Lo siento. No quise… —N-no —solloza—. Es mi c-culpa. Lo siento. Lo siento mucho. — Oye —le digo suavemente—. Oye. Mírame. Se estremece, chasqueando sus dedos y mirándome fijamente. Sus ojos están rojos, las lágrimas mojando sus mejillas y su mascará manchada, pero sin correr. —No es tu culpa. Nada es culpa tuya. —Me levanto, y agarro el sombrero de la silla—. Quédate aquí y duerme la mona. Bebe un vaso de agua. Cierra la puerta detrás de mí y no la abras hasta la mañana. ¿Entiendes? Se sienta, sorbiendo. Sin asentir. —¿Entiendes? —repito. Ella niega con la cabeza, las mechas de color púrpura se pegan a sus mejillas. —No te vayas. —Es mejor si lo hago. Te hago sentir incómoda. —¡No! —grita y baja su voz—. No. Yo… yo me sentiría mejor si... si te quedas. Aquí. Y te aseguras de que nadie entra. — Kayla se preocupara. La cara de Isis cae. ―Oh. Oh, tienes razón. Deberías ir… La miro, su cuerpo dando un suspiro tembloroso, temblando constantemente y superficialmente. Ella agarra sus propios brazos y los frota como si tuviese frío. Le hice esto a ella. No puedo dejarla. No de esta manera. —Aquí —digo, y me acerco.


Jalo del edredón, y la manta, y ella se afana a arroparse. —¿Estás segura de que el látex no es incómodo? —pregunto. Baja la mirada, y al instante me arrepiento de decirlo—. No estaba insinuando que deberías quitarte algo. Es solo que parece muy ajustado, y podría ser difícil para dormir, no quise Página | 158 decir… —Lo sé —murmura—. Está bien. Me gustaría quitármelo, pero no tengo ninguna otra cosa. —Utiliza esto —saco mi camisa sobre mi cabeza y se la paso. Frota su cara en ella como un gato. —¡Oooh, suave! —Yo sólo estaré... estaré afuera. —No, está bien, sólo date la vuelta. No mires a escondidas. —Nunca. —Me dirijo a la puerta. —¡Vamos grandísimo mojigato! ¡Eres un escolta! ¡Actúa como uno! Reprendido, me quedo mirando la esquina mientras escucho el sonido del cierre y la lucha. Ella gruñe y suelta maldiciones. Ahogo una risa, centrándome en el empapelado de la habitación y la insípida pintura del océano en la pared para restregar mi mente limpia de la suciedad que está actualmente paleando en el interior por el camión. ¿Cómo son sus pechos? Ella no es plana o pequeña, su infame y ajustado traje después de que las fotos fueron exhibidas me había enseñado mucho. El látex me había mostrado las suavemente acampanadas caderas, los buenos y fuertes muslos y una pequeña cintura que podía caber en una mano… —Está bien. Puedes mirar. Me vuelvo justo cuando ella está a mitad de camino en la cama. Se ve mucho más pequeña en mi ondulante y gigante camisa de pirata, mucho más delicada. La curva de su pecho es suave y considerable. Con el maquillaje corrido y sólo una camisa, se ve tan vulnerable, tan diferente de la persistente y confiada chica de los últimos dos meses. Vislumbro sus piernas desnudas durante un instante antes de que las meta bajo las sábanas y las empuje hasta la barbilla. —Huele a ti. —Sonríe adormilada hacia mí. Aplaco el entusiasmo que fluye a través de mí con sus palabras, impetuosas y fuera de lugar. —Voy a estar por aquí. —Me siento en la silla. —Está bien. Buenas noches. Apago la luz.


—Buenas noches. Lentamente, muy lentamente, deja de temblar. Su respiración se equilibra. Cuando los últimos temblores cesan, finalmente me recuesto en la silla y cierro los ojos. Página | 159

3 años 19 semanas 1 día Mi cerebro vibra con un ritmo doloroso, tratando de escapar de la casa de abuso que es mi cráneo. Abro los ojos, y la luz los agrede. Hago una mueca de dolor y aulló, jalando de las cobijas sobre mi cabeza. ¿De quién es esta cama? ¿Por qué estoy usando esta suave camisa blanca? Y entonces me golpea, y mi cerebro se derrite fuera de mis oídos. Esta es la casa de Avery. La habitación de invitados de Avery. La camisa de Jack. Estoy con resaca y usando la camisa de Jack Hunter. Mi respiración se acelera, pánico llena mi pecho como un hombre gordo y malvado. No hay nadie junto a mí en la cama. Completamente hecha, así que nadie durmió allí. Era sólo yo. Creo. Escarbo frenéticamente en mi mente recuerdos de lo sucedido ayer por la noche, pero es un enorme espacio en blanco. No recuerdo nada. Salgo con cuidado de la cama y pruebo mi peso en el piso. Mi boca sabe a pecado sobre una galleta caliente. Voy al cuarto de baño y restriego pasta de dientes en mis dientes con el dedo. Eso será por ahora. Me olfateo, no huelo a sexo. Es una buena señal. Pero eso no significa que no pasó nada. ¡Ojalá pudiera jodidamente recordar! Me quito la camisa y me pongo mi disfraz de nuevo. ¿Cómo conseguí sacarme eso alguna vez? ¿O no me lo quite? ¿Alguien más lo hizo? Lo hizo, ja… La puerta se abre y Jack entra. Está sin camisa, su estómago y pecho apretado con buena definición. Casi me distrae de su preocupado rostro. Casi. ―Estás despierta —dice. ―Qué demonios pasó anoche…. ―No hay tiempo. Kayla te necesita. Él se escabulle por la puerta. Terror frío se instala en mi estómago, y lo sigo por el pasillo. Envoltorios de golosinas y vasos rojos vacíos adornan al piso. El más delgado de los rayos del sol se filtra a través de las ventanas, no es completamente mañana,


pero no es de noche tampoco. Reviso mi teléfono. Las seis exactamente. La mayoría de la multitud de la fiesta se ha ido. Jack me urge aprisa y me hace un gesto hacia otra habitación de invitados al final del pasillo. Kayla está descansando en la cama, Wren junto a ella. Parece aterrorizada y agotada, su falda de sirena torcida y su maquillaje corrido. Wren le ofrece un rollo de papel higiénico, y ella toma un poco y Página | 160 sopla la nariz con un ruidoso bocinazo. Me lanzo a ella, de rodillas y poniendo mi mano en la suya. ―¡Kayla! ¿Qué diablos te pasó? ―Avery ―rompe en una nueva ola de sollozos―. Avery... mi bebida... ¡puso algo en mi bebida, Isis! Le disparo una mirada a Wren. ―¿GHB15? Asiente. ―No se podía mover durante treinta minutos. ―Alguien…. Wren sacude su cabeza. ―Avery nos encerró a los dos aquí. Bloqueo la puerta con una silla y dijo que no podíamos salir hasta que... Kayla gime y ve a Jack al acecho en la puerta. ―¿Dónde estabas? ¡Estaba tan asustada! Por qué no… por qué no… ―Caí dormido en otra habitación ―dice suavemente, pero no se mueve más cerca de ella―. Lo siento. Kayla pone su cara en las manos y se lamenta. Wren se estremece. Froto el hombro de Kayla. ―Oye, escucha. Estabas a salvo. Wren es un buen tipo, ¿de acuerdo? No necesitas temer.―Levanto la mirada a Wren―. ¿Verdad? ¿No hiciste nada? Dime la verdad y no te voy destripar. ―Te juro que no, Isis. Nunca lo haría, no soy un monstruo. ―Sus ojos verdes se amplían. Una oleada de vergüenza me hace retroceder. ―Sí. Lo sé. Lo siento por dudar. ―Avery pensó... creo que ella pensaba... ―Wren hace una mueca―. Ella pensó que yo lo haría. ―Y utilizar eso para chantajearte para esos fondos. ―Termino. Él asiente. Jack instantáneamente vuela a la acción después de escuchar eso, caminando hacia la chimenea y empuja los ornamentos allí a un lado. Recoge un reloj y lo aplasta. ―¡Jesús! ―grita Wren mientras los dos saltamos. Kayla chilla y se cubre las orejas. Jack se vuelve hacia nosotros, sosteniendo una pequeña caja negra. 15

G.H.B. (Éxtasis Líquido)


―Una cámara ―dice sombríamente. ―Por evidencia ―balbuceo, lentamente me levanto a medida que la rabia aviva sus llamas en mí―. Eso puta perr… ―¡No! ―Kayla se aferra a mi brazo―. ¡No, Isis, por favor! ¡Ella es mi amiga! ¡Es... es la única amiga que tengo! Página | 161 ―Mal ―interrumpe Jack, su voz fuerte―. Mira a tu alrededor. Es la gente que está aquí ahora los que son tus verdaderos amigos. Kayla luce como si acabara de abofetearla. Rompe a llorar otra vez, y Wren hace una mueca, sin estar seguro de qué hacer pero obviamente queriendo ayudar. Me mira. ―Vamos. Tenemos que enfrentarla. Me burlo. ―¿Enfrentarla? ¿Es un poco suave, no crees? Voy a arrancarle las tetas. Wren sonríe y nos dirigimos al final del pasillo, dejando solos a Jack y Kayla. Serpenteamos alrededor de gente despertando y gimiendo, charcos de vómito y pegajoso alcohol y la ocasional pila de ropa. Vamos al segundo dormitorio y Wren golpea. No hay respuesta. Le hago un movimiento para que se aleje y pateo la puerta con todas mis furiosas fuerzas. La habitación de Avery está pintada de púrpura pálido, con una hermosa cama con dosel en el centro. Ella está descansando en una pila de sedosas sábanas, su traje de princesa sigue intacto, solo ligeramente despeinada. Me ve, observa la mirada en mi cara y trata de escapar por la ventana. Me lanzo a ella, jalándola por los cabellos y golpeándola lo suficientemente duro para que caiga al piso. ―Realmente no aprendes, ¿verdad? ―digo suavemente. ―¿Qué… ―Tose―. ¿De qué estás hablando? Me inclino hacia abajo y cojo un mechón de su cabello rojo y tiro. Duro. Ella grita y se retuerce. ―¡Bien, bien! ¡Joder, lo siento! ―No. No es cierto. Pero lo harás. ―No vas a conseguir la financiación, Avery ―dice Wren impasible―. No ahora, ni nunca. Voy a declarar que el presidente del club francés no está apto para el servicio. Voy a poner una sanción sobre ti. Oficialmente tienes prohibido unirte a cualquier club, asistir al baile de graduación y a la graduación. ―No puedes hacerlo ―gruñe Avery―. He sido reina durante cuatro años. Estoy en cabeza de la reina del baile y todo el mundo sabe que voy a ganar. Si me prohíben ir, nadie ira al baile de graduación. ¡Nadie ira a la pequeña y estúpida noche de graduación, tampoco! ―¿De verdad crees que tienes tanta influencia sobre el cuerpo estudiantil? Avery se burla. ―Yo digo salten, y ellos saltan. Sabes eso.


―Crees que vas a tener toda esa influencia cuando les digamos a todos que drogaste a alguien en tu propia fiesta. ¿Cuántas chicas van a confiar en ti otra vez? ¿Cuántas serán lo suficientemente valientes para pasar por alto la amenaza de ser violadas al venir a tus fiestas? ―pregunta Wren fríamente. Página | 162

La cara de Avery se pone blanca. La levanto por su vestido y siseo. ―Apenas como respires en dirección de Kayla nunca más, te voy a matar. Avery se arranca de mis garras y apunta a Wren. ―¡Lo lograste! ¡No mientas, moralista cabrón! Te acostaste con ella. ¡Eres un llorón y pequeño cobarde oportunista y sé que la jodiste! Wren sonríe, su empeñada mirada volviéndose más determinada, más inalterable y un poco divertida. ―Ya no soy ese niño en el bosque, Avery. No soy alguien que puedas forzar a hacer lo que quieras. Somos mayores. Y nunca voy a dejar que le hagas daño a otra chica de nuevo. Avery da un paso atrás, sorprendida. Baja la mirada a sus manos, les da la vuelta. ―Es cierto ―dice Wren―. Estabas tan atrapada en conseguir esos fondos que no te distes cuenta de que estabas haciendo lo mismo que le hiciste a Sophia. Lo hiciste otra vez. No has aprendido nada. Y probablemente lo harás otra vez, hasta matar a alguien o que alguien te mate por ello. ―¡Lo estaba haciendo por Sophia! ―grita furiosa Avery―. Esos fondos para el viaje del club de francés, esos eran para Sophia. No tiene mucho tiempo, Wren, ¡lo sabes! ¡Maldición, tú lo sabes! ―¿Así que lastimarías a cualquiera con tal de ayudarla? ―pregunta él. ―Haré cualquier cosa para ayudarla ―dice Avery a través de los dientes apretados―. Cualquier cosa. Wren sonríe. ―Es una lástima que no puedas sacar el dinero de tus padres. Por otra parte, ellos también son inteligentes, ¿no? Después de todo, te criaron. Tú eres su vivo retrato. Rastrearían a dónde te fuiste, quién fue invitado. Encontrarían el nombre de Sophia y excavarían alrededor de sus antecedentes. Y entonces lo que hiciste sería llevado a la luz. Explotaría en tu cara. El pueblo entero lo sabría. Quizá sea hora de que el mundo lo sepa. ―No te atreverías ―gruñe―. Tú y Jack podrían ser arrastrados abajo conmigo. ―Tal vez. Pero estoy seguro que en la corte Jack obtendría un indulto, y yo podría declarar que temía por mi vida. Saldríamos más fácilmente. ¿Pero tú? No. Conseguirás algo más duradero. ―¡FUERA! ―ruge Avery―. ¡FUERA!


Empieza a tirar cosas, un jarrón, un cuadro. Arranca una lámpara de lujo de la pared y la lanza a mi cabeza, pero me agacho justo a tiempo. Vidrio se rompe y corro tras Wren, a la habitación de Kayla. Página | 163

―Tenemos que irnos. ―jadea Wren, ayudando a Kayla a salir de la cama. Ella se apoya en su brazo, las lágrimas casi secas, pero todavía pareciendo confundida. ―¿Qué está pasando? ―Dame tus llaves ―digo. Kayla hurga en su cartera y me las entrega. Wren ayuda a Kayla a bajar y Jack va a la zaga conmigo. Avery gritando está despertando a los que quedaban de la fiesta. Suena como una banshee siendo exprimida con un escurridor. ―Alguien es infeliz. ―Jack sonríe. ―Wren la amenazo con soltar la verdad de lo sucedido con Sophia ―murmuro. El rostro de Jack cae y se instala una determinación de duro granito. Wren y Kayla tropiezan en el césped de camino al auto. Justo cuando Jack y yo salimos por la puerta, rápidos pasos bajan por las escaleras y corren detrás de nosotros. Me giro justo a tiempo para ver a Avery, su nariz sangrienta por mi golpe, sus ojos violentos con furia salvaje, su cabello rojo como una melena de una diosa de fuego y un bate de béisbol levantado, a centímetros de caer sobre mi espalda. Me agacho, el bate se balancea sobre mí y hay un chasquido con el ruido de algo que es forzado, y Jack de repente tiene el bate. Avery jadea, encogiéndose a medida que Jack examina el bate, observando cada centímetro. ―Igual que los buenos días, ¿eh? ―Jack sonríe rapaz a Avery―. Aunque el que yo usé era de metal, ¿no? La furia de Avery se drena tan rápido que parece como un globo pinchado. El terror se clava en su expresión mientras trastabilla hacia atrás, saltando a sus pies, y corriendo a la casa, golpeando la puerta cerrada y bloqueándola. Jack no dice nada más hasta que dejo a Kayla. Wren condujo detrás de nosotros y sale para ayudar a Kayla a llegar a su puerta. Ella le agradece, quedamente, y él la observa entrar. Wren y yo asentimos con la cabeza el uno al otro en despedida, y él ni siquiera asiente a Jack. Cuando estamos en la carretera y estoy conduciendo hacia la casa de Jack, lanzo una mirada en su dirección. Yo le había dado de vuelta su camisa, y tenía la barbilla en su mano, los dedos sobre sus labios pensativo, mirando el mundo parpadear por fuera de su ventana. Habla primero. ―Rompí con Kayla. ―Impactante. Pensé que iban a durar para siempre. Me dispara una sonrisa sardónica. ―¿No te enteraste? Las cosas buenas nunca duran. Cambiando de carril. Jack enciende el calentador. Huele a moho. Lo apaga rápidamente.


―¿Qué pasó anoche? ―pregunto. ―¿No recuerdas? ―Recuerdo haber estado... recuerdo estar asustada. Temblando. ―¿Eso es todo? Página | 164

Cabeceo. Jack se queda inmóvil. Sus ojos son ilegibles trozos de hielo como siempre lo son, pero por un segundo juro que los veo agrietarse en el interior con dolor.

Ella estaba asustada. No disfruto ninguna parte de eso. Si lo hizo, habría recordado. Pero en ella el miedo sobrepuso sus recuerdos. La herida es mucho más profunda de lo que imaginaba. Observo su rostro mientras conduce, las manos blancas en el volante. Está esperando, confundida, intentando llenar los espacios en blanco de su mente. Lo bloqueó. Anoche fue demasiado parecido a la vez que causó la herida. Quiero decirle que estaba tratando de hacerla sentir mejor, o decirle que estaba tratando ayudarla, (mentiroso, estabas tomando ventaja, tal como lo hizo él). En la sobria luz de la mañana, lo que hice me pega con petrificante acidez. Forcé un beso en una chica borracha que había sido forzada antes. Toque a una chica aterrorizada de ser tocada en lo absoluto. He perdido el control. Jack Hunter, la única persona que se mantiene tranquila, fresca y compuesta todo el tiempo, perdió todo control. Y lastimo tanto a Isis que lo bloqueó de su memoria. Es mejor si no se acuerda.

Pero las grietas se llenan, hielo otra vez, y Jack se encoge de hombros ligeramente. ―Estabas muy borracha. Un tipo con una inquietante máscara saltó a ti desde una esquina. Estabas temblando relativamente duro por el resto de la noche. ―¿Y por qué llevaba tu camisa? ―Tropezaste con alguien mientras bailabas y derramaste coca-cola encima. Era pegajoso. Así que te ofrecí mi camisa, lave tu traje y lo deje secar en el suelo. Suena como algo que yo haría. Asiento. ―Tiene sentido.


Ella se detiene en mi casa, y yo salgo y me quedo en la ventana. ―Cuida de Kayla en los próximos días ―digo―. Te va a necesitar. ―¿Desde cuándo empezaste a preocuparte por ella? Página | 165

Es importante para ti. Así que me importa. No digo eso. Me encojo de hombros y miento, en su lugar. ―Sé cómo es eso. Romper. Y el GHB. ―¿Algún cliente tuyo demasiado raro? ―Sólo un poco. Mis ojos encuentran su cuello, y mi aliento queda atrapado. Allí, justo debajo de su mandíbula, hay un suave chupón rojo. ―¿Pasa algo? ―pide. Si no busca y usa un espejo para ver bajo su barbilla, no lo verá. Niego con la cabeza. ―No hay nada. Gracias por el viaje. ―Gracias por tu ayuda. Con Avery. Y por prestarme tu camisa. Y... por salir con Kayla. Eso la hizo realmente feliz. Te hizo feliz. Sonrió. ―Cuando quieras darme otros doscientos dólares para salir con una de tus amigas, házmelo saber. Ella resopla, y doy un paso atrás y mirándola alejarse del bordillo con algo parecido al remordimiento infestando mi pecho. Meto la noche de ayer en algún lugar profundo en mi mente, bloqueándola lejos para siempre. Voy a revisarlo, cuando el deseo se vuelva demasiado fuerte. Sin embargo no existe, por más tiempo. Nunca sucedió. Y eso es lo mejor. Soy el único que se acuerda. Y eso es lo mejor.

Northplains, Ohio, es una ciudad llena de secretos. Se podría pensar que el aburrido Medio Oeste no tendría cosas como salvajes chicas populares con bates de béisbol y sombríos acontecimientos que ocurrieron en el pasado del que nadie quiere hablar. Pero los tiene a camionadas. Engaño, venganza, mentiras. Todo esto se fusiona como un vórtice sobre la escuela, colgando pesado en el aire el lunes.


Jack entra en la sala principal, me da una mirada a mí y a Kayla sentadas en el banco y camina más allá de nosotras. Kayla, por supuesto, estalla en llanto. Me costó mucho de persuasión y chocolate el domingo para convencerla de venir a la escuela el lunes. Me debato entre mi impulso de darle un puñetazo por hacerla llorar y el conocimiento de que romper era lo mejor para ambos. Era inevitable. Un Página | 166 chico como Jack Hunter no sale con chicas de su propia edad. Ese es el consenso general en la escuela. ¡Por supuesto que Kayla sólo duró dos semanas! ¡Él es Jack Hunter! Corre por la ciudad con ricas chicas en Porsche. Consiguió una pronta admisión en Harvard, un hecho que el Sr. Evans le ha recordado a todos los estudiantes cuando parecen estar holgazaneando en la sala de estudio. Jack Hunter sólo está destinado para cosas más grandes y mejores que Northplains, Ohio. Su legión de admiradoras hace un rápido regreso. La chica de poesía tiene montones de papeles pegados encima de su taquilla. A la estatua en la sala de arte le han quitado la sábana de su cabeza y fue trasladada al centro del salón otra vez, la artista felizmente cincelando las características. La llorona del club de drama se arregla y pavonea delante de los espejos del baño como una niña de siete años que acaba de descubrir el maquillaje de su madre. Los planes del pastel de Jack son más grandes y mejores que nunca y va estar participando en un concurso de pastelería en el centro en vez de ser arrojado a Kayla. Las chicas han regresado con una admirable venganza. Avery no ha venido a la escuela en tres días. Nadie habla sobre su furia con el bate en mano, así que sólo puedo asumir que amenazó a todos para mantenerlos callados. Pero la gente dice que no está bien. El rumor oficial es que está enferma, pero la conozco mejor. Está lamiendo sus heridas, tratando de averiguar qué falda de diseñador va a esconder la cola entre sus piernas cuando finalmente regrese. Es sólo cuestión de tiempo. A veces siento pena por ella. Pero luego recuerdo lo que hizo, y siento pena por sus partes del cuerpo. Tomo respiraciones profundas para calmar mi ira y me centro en algo más. La señora Gregory habla monótonamente. Garabateo su cara sobre mi papel y dibujo con gracia una banana por nariz. Todavía no recuerdo que pasó esa noche en la fiesta. Estaba muy borracha, así que es comprensible, pero he estado borracha unas cuantas veces antes, y aunque las cosas eran difusas siempre recordaba pedazos. ¿Pero la otra noche? No hay nada. Es un enorme sobre blanco manchado en mi memoria. No tengo lapsos así, mi mente es una pieza muy sexy que mantengo en óptimas condiciones. Así que, ¿por qué no puedo recordar ni siquiera un pellizco de esa noche? Kayla ha asumido el control de la posición de Avery como abeja reina temporal. La veo deprimida a través de la fila del almuerzo, las chicas la arrullan con simpatía e insisten en que encontrará a alguien mejor incluso mientras disparan miradas sensuales a Jack desde el otro lado de la cafetería. Jack come solo, leyendo un libro a medida que traga un sándwich. Me pregunto, ¿qué pensarían las chicas si supieran que yo había usado su camisa? Probablemente me meterían una manzana en la boca y me asarian para ser un tostado cerdito. Estoy


dispuesta a morir, pero no estoy lista a morir con una fruta en mi boca. Es un juego de pelota totalmente distinto. ―¿Qué es un juego de pelota distinto? ―pregunta Wren, deslizándose frente a mí y sentándose. Página | 167

―Ah, nada. ―Le paro los pies―. Entonces, ¿qué pasa contigo, mi majestuoso prez? ¿Ocupado haciendo tratados de paz con Irán? ¿Registrando el globo para fuentes de energía alternativas? ―Asegurándome que Avery regrese con ligeramente menos poder alrededor de la escuela. Te sorprenderías cuántos profesores tiene bajo su influencia. ―No me sorprende en absoluto. He visto cómo trabaja. ―Esperemos que tenga el sentido común de no trabajar durante un tiempo.―Suspira―. No quiero ir a Evans sobre el GHB. ―O lo que pasó esa noche en la escuela secundaria. Los ojos de Wren relampaguean detrás de sus gafas. ―Ese fue un farol. ―Y tú soplaste y soplaste y provocaste que la casa se cayera. Wren me observa por un momento antes de bajar su voz a un perceptible murmullo. ―Era nuestra amiga. Levanto la mirada de mi perro caliente. ―¿Quién? ―Sophia ―continúa Wren―. Jack, Sofía y yo. Éramos mejores amigos en la escuela primaria. Vivíamos al lado del otro. Jugábamos en la misma calle, en los patios del otro. Cada verano y estuvimos juntos en las vacaciones de invierno, durante días hasta el final. Fue el momento más feliz de mi vida. Inhala y empuja la bandeja lejos. ―Avery estaba en las afueras. Venía a veces, desde que ella era amiga de Sophia. No era nada como lo es ahora. La vieja Avery era ruidosa y mandona, pero amable. Haría cualquier cosa para hacer reír a Sophia. Odiaba a Jack, pero siempre supe que era porque le gustaba y también porque no le gustaba como Sophia le gustaba. Estaba celosa de que él recibiera atención de Sophia, y celosa de Sophia por conseguir la suya. Quedó atrapada en el medio y la carcomió a medida que nos hicimos mayores, creo. Trato de no moverme, o respirar demasiado ruidosamente. La última cosa que quiero hacer es sacudirlo fuera de la historia. Wren levanta la mirada. ahí?

―Hay algo que quiero mostrarte. Después de la escuela. ¿Puedes llevarnos Asiento, y él sonríe.


―Es bueno. Nos vemos entonces. Tengo una carrera de caridad que organizar, así que mejor me voy. ―Más tarde ―intento sonar casual. Viéndolo salir de la cafetería, la curiosidad me come viva. Página | 168

Después de la escuela, Wren me instruye sobre dónde ir. Me lleva al aeropuerto, casi todo el camino a Columbus. Después de un par de vueltas más, estamos en un suburbio adyacente al aeropuerto, con carreteras agrietadas, constantes y elevados ruidos de los aviones, y desvanecida hierba amarilla. Virutas de pintura en las casas y una línea de basura en las calles. Un par de zapatos de tenis cuelgan tristemente de un cable eléctrico por encima. Estaciono y sigo a Wren. Él me lleva a unas pequeñas escaleras de una casa, de dos pisos con limpias pero aún así viejas ventanas. El porche está curtido por el clima y con juguetes de plástico de niños derramados. Una mujer abre la puerta, mirando a través de la pantalla. ―¡Wren! ―Su rostro se ilumina―. ¡Adelante, adelante! ―Gracias, señora Hernandez. ―¿Es una amiga? ―Sí, me está ayudando en el Banco de alimentos. ―¡Oh, qué bien! ―La señora Hernández limpia sus manos en el delantal y extiende una a mí―. Yo soy Belina. Es bueno conocerte. ―Isis. Encantada de conocerte. ―¡Bueno, entra! ¡No te quedes ahí en el frío! Ella nos invita en la casita. Huele a carne picante y ropa fresca. Una imagen de porcelana de María cuelga de casi todas las paredes y los sofás, sillas, mesas están desgastados, pero limpios. Dos niños salen gritando y persiguiéndose con escobillas, usándolas como espadas. La señora Hernández les habla bruscamente en español y ellos se encogen y corren inmediatamente al baño. ―Lo siento. ―La Sra. Hernandez sonríe―. He estado horneando tostadas todo el día y los he dejado jugar con lo que sea. ―Mientras no sacudan esas espadas alrededor de la comida ―bromea Wren. Ella se ríe, y nos señala para que entremos en la cocina. ―¿Quieres un poco de jugo? Tengo leche, también.


―No, está bien. Estamos aquí por un momento. Quería saber si podrías conseguirme tu papeleo del WIC16. Necesito el pin y estaba en el barrio, así que me imaginé que podría pasar. ―¡Por supuesto! Un segundo. Página | 169

Se apresura hacia las escaleras. Wren se vuelve hacia mí y arrasa su brazo alrededor. ―Es acogedor, ¿no? Cuatro dormitorios. Tres baños. No está mal para una madre soltera con dos bocas que alimentar. ―Esa bien, pero no entiendo… ―Ella trabaja como empleada doméstica. Casi un salario mínimo. ―Entonces, cómo consigue el din… ―Jack. Inmediatamente empiezo a ahogarme con nada. ―¿Qué? ―Manda el dinero. A través de mí. Para Belina, soy un estudiante que trabaja con el Banco de Alimentos en un programa de extensión para suministrar fondos a las madres solteras. Pero en realidad ella es la única que recibe el dinero. ―Pero por qué… ―No sé lo que Jack hace exactamente para conseguir ese dinero ―me interrumpe fríamente Wren―. Pero tengo una idea. Si tan sólo alguien pudiese confirmarlo por mí, estaría muy agradecido. Muerdo mi labio. ―No puedo. Me hizo prometerlo, Wren. Tiene mi voz en una cinta… ―Lo entiendo. Eso es más que suficiente. Gracias por confirmar mis sospechas. ―No puedes decirle lo que sabes. Wren suelta una risita. ―¿Parezco que si tuviese un deseo de muerte? ―Entonces… ―bajo mi incrédula voz―. ¿Por qué Belina? ¿Qué hizo? ―No es lo que ella hizo. Es lo que hizo Jack. Se me pasa por la cabeza, un lento arrastre que ilumina de luz mi pensamiento. ―Lo que sea que él hizo en la escuela secundaria. ¿Está ligado a Belina? Wren asiente con la cabeza. Voy a hacer otra pregunta cuando Belina regresa por las escaleras. Wren hace un espectáculo de verificar sus papeles y charlar. Así que el dinero no es sólo para Sophia. Mintió. Pero, ¿por qué? ¿Porque no quería El programa especial de nutrición suplementaria para mujeres, infantes y niños (WIC) es un programa federal de asistencia de la Food and Nutrition Service (FNS) 16


que yo lo supiera? ¿Por qué diablos Jack sentiría que le debe dinero a Belina? Es un bien lo que hace, pero tiene que tener una razón. Siento que me estoy perdiendo una enorme parte, un engranaje en un mecanismo de relojería en el medio que conecta a todos los demás y los hace moverse a la par. Wren y yo nos despedimos, Belina nos saluda desde el porche y mi cabeza está

Página | 170 más llena de preguntas que nunca. Wren no contesta más de ellas, mantiene la

boca cerrada todo el camino a su casa. Llego a casa y garabateo locamente en el papel que me ayudará a desentrañar los hilos. Dos hombres contratados por AveryBatdebeisbolSophiaWren con camaraJackBelina BelinadineroJackAveryWrenmiedoSophiaJack Jack jackJack Jack???Jack Sophia Sophiaes es importante Jack la ama Mi estómago se retuerce. Jack la ama

Hay una triste finalidad cuando Acción de Gracias se acerca. La gente empieza a enloquecer con la fecha límite de las aplicaciones para la universidad. Los profesores nos agobian para que acabemos con ellos y los entreguemos. El clima es penetrantemente frío, el último de los árboles derramando sus hojas caídas. Las pilas se convierten en abono, y el abono se convierte en suciedad mientras las lluvias de otoño-invierno lavan eso fuera de los canales y las calles. Nada es bonito, cielos grises y tierra gris y árboles grises desnudos temblando por las brisas. Después de dos semanas Kayla conquistó el acto de mirar a Jack sin estallar en llanto. Wren estaba allí con una caja de pañuelos en su camino a la maestría, sin embargo y por la forma en que ella le sonríe e incluso se sienta con él y conmigo en el almuerzo. Algo se está gestando entre ellos, y me hace sonreír a sabiendas, porque aunque son dos idiotas nerds sin esperanza, son mis idiotas nerds sin esperanza y sólo quiero lo mejor para lo mío. La reaparición de Avery fue mucho más decepcionante de lo que pensamos que sería. Sólo apareció un día en la escuela, vestida con la misma ropa y con la misma sonrisa salvaje. Las chicas flotando alrededor de Kayla pulularon instantáneamente para volver a ella, sin incluir a Kayla. Una oleada de orgullo corrió a través de mí cuando Kayla giro su espalda al movimiento que le hizo Avery. Kayla entrelazo su brazo en el mío y nos alejamos como las perras malas que somos. Jack no me miró, mucho. Lo que no es raro, puesto que sé que soy un gusano en su zapato y todo, pero es un poco raro que no le guste estar en la misma


habitación que yo tampoco. Historia del Mundo es el peor de los casos, él hace excusas para ir a la enfermería, y casi todos los días acaba haciendo novillos y nunca aparece en la clase. Pero lo veo caminando alrededor del campus y a otras clases. Es sólo la clase que compartimos en la que nunca aparece. Podría enfrentarme a él por eso, pero aún me debato sobre lo que realmente pasó esa Página | 171 noche. Su explicación tiene sentido, pero no suena verdadera. No se siente correcta. Y me aburro. Dios, estoy tan aburrida. Ahora que nosotros no estamos en guerra, mis días están llenos de nada excepto deberes y mirar a las frentes de los profesores, preguntándome dónde tuvieron sus peores granos cuando tenían mi edad. Me siento en la oficina de Evans, sirviendo mi última detención. Un día más y estoy libre de clasificar sus papeles y mirar su brillante cabeza calva a la luz de su gloria auto infligida. ―Entonces, Isis. ―Aclara su garganta―. La fecha límite para enviar la solicitud a Yale es la semana que viene. ―No voy a una Ivy, Evans. Anteriormente hemos discutido esto. A muerte. ―No sirve en la vida si no vas a una buena universidad ―insiste. ―¿Has visto la Food Network recientemente? Comer es una fantástica razón para vivir. ―Si puedo ser totalmente honesto contigo, Isis, la universidad es todo sobre beber y llorar —dice. Ahogando una carcajada, y se convierte otra vez en todo negocios―. Pero es donde tú decides ir a beber y llorar tan lejos como puedas. Como, por ejemplo, Harvard. Puedes obtener una calificación mediocre en una mediocre carrera de campo y obtener un título, pero será un título de Harvard, ¿ves? Habla volúmenes más que un grado de la Universidad Estatal de Ohio sobre tu nivel de compromiso. ―Y esnobismo ―digo. ―A pesar de todo ―habla sobre mí―. Es demasiado tarde. Ya te he aplicado para Harvard, Yale, y Stanford. ―¿Qué? ―me enfurezco―. Cómo… ―Tu padre fue muy complaciente. Sólo quiere lo mejor para ti y suministro toda tu información personal. ―Pero, mi ensayo requerido… ―Saqué unos ensayos espectacularmente divertidos pero conmovedoras y observadores que hiciste en clases de Inglés e Historia del Mundo. Encajan muy bien. ―Mi puntuación en los SAT… Sostiene un papel. ―Tu padre me informó que tomaste un ACT antes de irte a Florida, en su instancia. Nunca conseguiste las puntuaciones porque te fuiste, pero tu tía las había enviado. Echa un vistazo.


Cuatro números grandes, negros resplandecen hacia mí; 35, 32, 33 y 9 ―Las puntuaciones ejemplares en todos los ámbitos. Maravilloso. Debiste estar de mucho mejor estado de mente para esa prueba. ―No puede….―me quedo sin palabras―. ¿De dónde saco el decidir a dónde debería ir a la universidad? Página | 172 ―Tu padre también me dijo que eres una hija particularmente obediente, y que tu madre está pasando por un momento difícil en la vida. Créeme cuando digo que lo entiendo… ―¿En serio? ―gruño―. Lo dudo, calvo. Sonríe pacientemente. ―Tenía un padre que estaba enfermo. Cáncer. Me quedé tres años mientras mis amigos fueron a la universidad para cuidar de él. Siguió diciéndome que me fuera, pero no pude hacerlo. Cuando murió la culpa de que no pude salvarlo me aplastó. Pero la forma en que él me dijo que estaba orgulloso de mí, el chico que trabajó en una gasolinera en los turnos de noche, que estaba orgulloso de mí, me hizo sentir aún más culpable. Guardo silencio, mi rabia hirviendo a fuego lento en lugar de burbujear. No tenía idea de que Evans tuvo una vida así. ―Así que, me está contando su lastimera historia de vida y espera que le tenga lastima y vaya a Stanford, ¿eso es todo? ―pregunto quedo. ―Sólo quería decir que te entiendo. Sé lo que es, seguir contra tu voluntad, aunque tu corazón quiere quedarse. Has tachado totalmente la idea de ir fuera del estado. Estas dispuesta a conformarte con una escuela que no tiene desafíos, para cuidar a alguien que amas. Aprieto el puño alrededor del sillón. Evans sonríe. ―A veces, no podemos hacer las cosas que queremos hacer para nosotros mismos. A veces esperamos que alguien lo haga. No siempre puedes esperar eso. Tienes que tratar de localizar el cambio por tus propios medios. Pero mientras tanto, tengo que intervenir. Inhalo. Él sigue presionando. ―Incluso si eres aceptada, no tienes que ir. Elije cualquier camino que te gusta. Pero puedo descansar tranquilo, sabiendo que al menos puedes ver los caminos abiertos ante ti. La campana suena. Dejo mi pluma y recojo mis cosas. Puedo sentir a Evans mirándome como un gran y calvo elefante que huele. Como un entrometido cubierto de popo. Me detengo en la puerta y miro sobre el hombro. ―Gracias. Supongo. ―Considéralo una disculpa por las fotos. ―No lo va a compensar. Va a necesitar como, un millón de pasteles y una docena de clones de Johnny Depp para siquiera comenzar a compensar eso.


―Hay un muy buen programa de clonación en Duke… Amablemente grito UGH y cierro la puerta detrás de mí.

Página | 173


14

Página | 174

3 Años 22 Semanas 4 días

C

hico cuchillo se me acerca casi cuatro semanas después de la fiesta de Avery, justo antes de las vacaciones de Acción de Gracias. Estamos viendo una película en inglés, bolsas de papas fritas y bandejas de pasteles cubren el mostrador desde la fiesta de los últimos días antes de las vacaciones que el señor Teller nos dejó mantener. Es de noche, y la gente está susurrando y riendo y haciendo planes para las vacaciones y no prestan atención a la película en absoluto. Chico cuchillo se desliza en el asiento junto a mí. —Hola, Su Alteza Puntiaguda —le digo—. ¿Qué te trae por mis lares de chica nueva? —No eres más una chica nueva. —Ah, ¿sí? Entonces, ¿qué soy? —Chica rara. Me río. —Es mejor que chica gorda. —Ellos te llaman así, también. Pero rara es el más utilizado. Sonrío. Vemos la televisión durante un par de segundos antes de que empiece a hablar de nuevo. —Tú y Jack se gustan. Encorvo mis hombros y aprieto la cara. —¿Estás drogado? —Te vi en la fiesta de Halloween. Bailaron juntos, y luego lo metiste en esa habitación. Siento que mi boca cae abierta. —¡No lo hice! —Lo vi —insiste—. Simplemente lo estoy sacando a colación porque Jack es genial. Él es el único que nunca ha sido un idiota conmigo en este lugar. Y parece un poco decaído. Últimamente. Desde esa fiesta.


—¿Decaído? —farfullo—. ¿Jack? Sus músculos faciales se han atrofiado, no sabe cómo hacer expresiones, por no verse decaído. Chico cuchillo se encoge de hombros. —Él sólo parece desanimado. Tú y él son los únicos a los que no fantaseo con apuñalar. Así. Pensé que deberías saber. Página | 175 —Bieeeeen, un placer hablar contigo. Me tengo que ir. A la India. Invento un pretexto para ir al baño y escapo corriendo por el pasillo. Jack está en Educación Física en este momento, lo sé porque Kayla ha estado cantando su horario en su sueño como un raro ritual para olvidarse del ex novio. Estoy llena de rabia y por lo menos siete bizcochos hecho por la talentosa madre de alguien. ¡Cómo se atreve Jack a mentirme! Quiero decir, sé que mentir era una cuestión común en los viejos tiempos, cuando todavía estábamos en guerra, y tal vez sea también una cuestión común para todos los días de vida de la secundaria, pero vamos! ¡Confiaba en él! ¡Mal movimiento, pero todavía lo hacía! Definitivamente no estoy entrando en pánico sobre lo que realmente pasó en esa habitación, sólo estoy preocupada. Un poco. Y también haciendo sonidos agudos eeeeee. Salí por las puertas delanteras. El aire frío me azota mientras corro hacia el campo, donde la clase de Educación Física está jugando un juego flojo de esquivar la pelota. Las personas se paran allí a propósito para ser golpeados así pueden salir y sentarse en la hierba y mensajearse y hablar. Jack se encuentra tendido de espaldas en la hierba, mirando a las nubes. Marcho y amablemente pateo sus costillas. —¡Ay! Mierda —Él silba y se sienta. Su mirada me esquiva cuando se da cuenta que soy yo. —¿Qué pasó en esa habitación? —Isis… —¡Qué pasó. En esa. Habitación! —le grito. El maestro de Educación Física está demasiado ocupado hablando con el entrenador de fútbol para notarlo, pero todo el mundo me mira con recelo. Jack se pasa la mano por el cabello y exhala lentamente. Ahora que estamos cerca puedo ver los círculos oscuros bajo los ojos. ¿Cuándo consiguió esos? ¿Y por qué se ve más delgado? Sus pómulos y mandíbula sobresalen de una manera poco saludable. —No fue nada —susurra Jack—. ¿Está bien? Nada. Solamente te dormiste. —Chico cuchillo dijo que me vio arrastrándote a esa habitación. Estaba borracha. No puedo recordar. Así que será mejor que me digas la verdad, o te juro, que será una guerra de nuevo… —¿Qué quieres que te diga, Isis? —gruñe—. ¿Quieres que sea el malo de la película? ¿Crees que me aproveché de ti? Lo golpeo, pero se recupera rápidamente. Toda la clase se queda en silencio, el juego de esquivar la pelota cesa ante el sonido de la bofetada.


—Dime lo que hiciste… —¡No hice nada! —grita—. ¡No hice nada, lo juro por mi vida! Su constante insensible máscara, se rompe. Nada en él está tranquilo o contenido. Página | 176

No es el Príncipe de Hielo, nunca más. Está furioso; con las cejas apretadas y su boca retorcida en una cruel mueca. —Ya no puedo confiar en lo que dices —le digo. —¡Entonces no lo hagas! No confíes en mí. ¡No confíes en nadie! Esa es la manera que te gusta, ¿no? Esa es la forma en que has estado viviendo durante los últimos tres años, ¿no? ¡Obviamente, funciona para ti! Así que sigue haciéndolo. ¡Ten puta diversión por confiar en nadie para el resto de tu vida! —ruge. Sus palabras arden como fuego frío en mi corazón, dejando tras de sí, cicatrices oscuras. Corro. Me giro sobre mis talones en un movimiento fluido y corro. Todo está entumecido. Sólo puedo apenas oír a Jack llamarme tras de mí. Estoy bajo el agua, en el fondo, en las profundidades del océano del pasado. La voz de Jack vuelve a Sin Nombre. Fea. ¿Creíste que eso es lo que era? ¿Amor? Cierro el lado del conductor de mi auto y arranco el motor. Sobrepaso la caseta de seguridad y salgo disparada a casa. Los semáforos están misericordiosamente en verde, y los que no lo están, los paso. Fea. No recuerdo de estacionar. No recuerdo salir o correr hacia las escaleras o cerrar mi puerta. No recuerdo lo que pasó esa noche. Eso es lo que pasa por confiar en alguien.

Mamá comprende. Ella sabe que esta es mi crisis. La última fue sólo un calentamiento. Ella entiende las crisis mejor de lo que mi tía lo hace, y mucho mejor de lo que papá lo hace. Sabe que hay pequeñas fallas que se vuelven grandes. Esta es mi Grande. Duermo durante días. No me ducho. Mi cabello es un desastre anudado. Mamá me trae comida a veces, pero tomo un poco y dejo el resto. Está tan feliz de ayudarme como yo la he ayudado. A veces lloro. A veces no lloro y las veces que no lloro de alguna manera son peores que las que lloro. A veces mi mamá me sostiene, a veces la dejo fuera. Kayla me visita, trayendo bocadillos y deberes y hablando alegremente sobre nada en absoluto, y eso ayuda. Su charla mecánica me ayuda más a dormir, más que llorar. Esto me recuerda que no soy la única con problemas, que la vida de Kayla está plagada de problemas que, para ella, son tan grandes, un rubor perdido


en Sephora, cómo se le olvidó que había una venta en Macy que había estado en espera desde hace un año, cómo su hermano pequeño se pone constantemente sus sostenes y los extiende al ponerlos en la cabeza. Menciona a Jack, y hago que prometa no mencionarlo de nuevo. Página | 177

—Caray, sé que lo odias, pero decir su nombre no es un delito, ¿de acuerdo? —Podría convertirse en uno —murmuro. —Es él... ¿es que el por qué estás tan triste? Me burlo. —Sí claro. Y no estoy triste. Tengo estreptococos. —Tienes una preciosa voz estreptocócica. La miro amenazadoramente, y ella sonríe, y me entrega otra galleta. —Bueno, tengo que irme. Mamá quiere que cuide al renacuajo esta noche mientras ella sale. Te escribiré, ¿de acuerdo? Mi ira se desvanece. —Sí. Gracias por venir. —Es lo menos que puedo hacer. —Me abraza, y luego arruga la nariz—. Apestas. Pero te quiero. —Yo también te quiero. —Sonrío. La veo irse a través de la ventana, medio deseando que vuelva y medio deseando que no vuelva nunca más. Después de todo lo que la he hecho pasar, los comentarios desagradables y mis celos ocultos, sigue siendo mi amiga. Soy una persona menos-que-estelar, pero se ha quedado a mi lado. Los días pasan volando. Se siente como si hubiera estado fuera de la escuela durante semanas, pero sólo han pasado unos pocos días. Cuando no estoy durmiendo, investigo Northplains en Google, en busca de cualquier indicio de lo que Jack hizo. Los periódicos de ese entonces no ayudan. Ni siquiera sé lo que estoy buscando. Dos hombres. Un bate de béisbol. Algo que asustó a Avery y Wren en el silencio. ¿Acaso Jack les ganó? Pero, ¿por qué habría que convencerlo de dar a Belina dinero? ¿No era Belina la esposa de uno de los hombres? Belina era la esposa. Todo cae en su lugar. Ella era la esposa de uno de los hombres que Jack capturó con un bate de béisbol… Mamá grita, el sonido hace eco de la planta baja y en mi habitación. Mi sangre se enfría, bombeando lentamente a través de mi cuerpo. Mamá no grita así, salvo en sus pesadillas. —¡ALÉJATE DE MÍ! Mis pies vuelan por las escaleras, saltando los últimos tramos y aterrizando dolorosamente, pero el dolor no importa ahora, lo único que importa es llegar a la puerta, llegar a ella, luchar contra todo el que la está haciendo gritar de esa manera… —¡VOY A LLAMAR A LA POLICÍA!


—Vamos, Georgia. Los dos sabemos que no lo harás. Solo se razonable sobre esto. Mamá agarra la puerta para apoyarse, con el cuerpo retorcido por el terror. El hombre en la puerta es robusto, en pantalón color caqui y una camisa gris, con una barba negra y la cara más amable que he visto, agrietado con líneas de expresión y Página | 178 patas de gallo. Pero conozco la verdad detrás de él. Y eso me enferma. El hombre me mira y su rostro se ilumina con una sonrisa. —¡Isis! Me alegro de verte… Aparto a mamá, le tiro la puerta en la cara y la cierro. Ella tiembla, aterrorizada, y se aferra a mí mientras la llevo al sofá para sentarse. Corro las cortinas, cierro la puerta trasera y las ventanas, y agarro mi celular con fuerza mientras me acerco a la puerta para comprobar si se ha ido. No. Su grasiento, culo abultado aún se cierne a través del cristal moteado de la puerta. —¡Isis, vamos! ¡Georgia, dile que abra la puerta! ¡Sólo quiero hablar! —¡No! —grito—. Nadie va a hablar, Leo. ¡Déjanos en paz! —¡No puedes estar hablando en serio! Conduje todo el camino hasta aquí para ver a un amigo. ¡He estado en la carretera durante toda la semana! Estoy polvoriento y sudoroso. Simplemente pensé en pasar por aquí, ya que estaba en el barrio. Me vendría bien una vaso de agua. ¿Qué tal un poco de hospitalidad? —¿Qué tal si te sales de los escalones de mi entrada antes de que llame a la policía? —¡No he hecho nada malo, perra! —La voz de Leo pasa de amable a irritada—. ¡Ahora abre esta puerta y déjame hablar con tu madre! —Esta es la última advertencia, Leo. Vete, o llamo a la policía. —Este es un problema de adultos, no para niños mocosos. Así que solo te lo voy a decir una vez más: abre esta maldita puerta o la voy a tirar abajo. De repente no puedo respirar. —¡Vamos, perra! ¡Abre! Toca la puerta, con fuerza, y la perilla gira violentamente y mamá empieza a gritar cubriéndose los oídos. Con cada golpe, ella se estremece y grita más fuerte, enterrándose a sí misma en el sofá, convulsionando mientras cada segundo de sonido es un golpe físico con ella. Esto no es mejor. Esta no es la cura. Él le hace daño otra vez sólo por estar aquí. Los golpes se hacen más fuertes, y agarro una pesada estatuilla de porcelana de la mesa con una mano y empiezo a marcar el 911 con la otra. —911, ¿cuál es su emergencia? —Hay este… me llamo Isis Blake. —No me gusta el sonido de mi voz, la sacudida en mis manos—. 1099 Thorton Avenue, Northplains, Ohio. Hay un hombre tratando de entrar en mi casa. —Entiendo. Necesito que cierres todas las puertas y ventanas y te encierres en una habitación.


Leo ruge, utilizando el hombro para tirar la puerta abajo, como un toro furioso. —¿Isis? —El pedido del personal de emergencia es insistente—. Háblame, Isis. ¿Conoces a este hombre? Página | 179

—Él es el ex novio de mi mamá. Por favor, tienen que darse prisa! Algo se rompe, y dejo caer el teléfono mientras observo con horror, la mano de Leo golpea a través de los paneles de cristal a ambos lados de la puerta, y llega a su alrededor para abrir el pomo. El grito de mamá se vuelve primordial, estridente, y ella huye del sofá y se dirige a su habitación. La puerta cruje abriéndose lentamente, y él está en la puerta, con los ojos oscuros brillando. Soy lo único que hay entre él y ella. Yo, una joven de diecisiete años de edad, sosteniendo una estatua de porcelana pesada detrás de su espalda y temblando como una mariposa en un huracán. —Hazte a un lado, niña. Estoy aquí sólo por tu madre, no por ti. No quiero hacerte daño. Levanto la mirada, lentamente. Todas las noches que mamá estuvo llorando, todas sus sonrisas tristes, todos los días que no podía decidirse a salir de su habitación y verme, destellan a través de mi mente. —Ya lo has hecho, idiota. Estrecha sus ojos, dando un paso hacia mí. Es un paso pesado. Mi corazón se hunde con él. ¿Qué esperanza tengo contra un tipo de noventa kilo? Él talla madera. Caza ciervos. Es peligroso. —Última oportunidad. ¡Fuera del camino! —Sobre mi cadáver. —Aprieto los dientes. Él se ríe, agrio y siniestro. —Tienes agallas. Me gusta eso. Estoy temblando. Estoy temblando tanto que puedo sentir mis dientes castañeando y mis dedos retorciéndose. No puedo hacer esto por mi cuenta. No puedo luchar contra este demonio. Apenas puedo luchar contra los míos. Oigo a mamá lamentándose en el piso de arriba, y agarro la estatua más firmemente. Pero tengo que luchar. Nadie va a venir a salvarme. Nadie me va a rescatar. Nadie me salvó cuando el Sin Nombre me sujetó. Nadie me rescató en la ducha después, no mamá, no papá, no mi tía. Estoy sola. Nadie ha tratado de rescatarme. Así que tengo que rescatarme a mí misma. Leo se lanza sobre mí, y me agacho a un lado y estampo fuertemente la pesada estatua en la parte posterior de su cuello. Él se estremece, rugiendo de dolor, y da la vuelta y me agarra. Me levanta como una muñeca de papel, una bolsa rellena de algodón, algo ligero. Soy fácil de tirar. Estoy volando, navegando a través del aire por unos segundos, y luego un dolor agudo envía ondas de choque y agonía atravesando mi columna vertebral. Estoy en mis manos y rodillas, mirando al


suelo, ya que se tambalea, se atenúa, luego vuelve brillante, luego se atenúa de nuevo. Mamá. Tengo que ayudar a mamá. Los pesados pasos de Leo golpean hacia las escaleras. Página | 180

Trato de gritar para advertirle, pero la oscuridad me consume.

La casa de Isis Blake es intimidante. No debería serlo, es pequeña, de un solo piso, que parece que ha sobrevivido al menos a dos incendios y un tornado. El patio es descuidado y los pasamanos y los canales están oxidados y obstruidos con hojas. La pintura se descascara como una quemadura solar, las ventanas se empañaron con la edad y la exposición al humo. Los carillones de viento tintinean patéticamente contra sí mismos. ¿Es esto realmente dónde vive? Compruebo la dirección que Kayla me dio sólo para estar seguro. Mi GPS apunta directamente aquí. Es un agujero, un cuchitril. Esperaba un palacio más grande, con la forma en que Isis se pavonea con perfecta confianza en sí misma. Se ve humilde y deteriorado y agotado, todo lo contrario de ella. Es un basurero. Y sin embargo, todavía estoy intimidando. Es porque sé que está en el interior. Ella, la chica que está en guerra contra mí, la chica que me sonríe, la chica que me dio un beso que aún persiste cuando cierro los ojos. La chica que lastimé. Dos veces. No, ¿tres veces? ¿Cuántas veces he cruzado la línea y ella no ha dicho nada? Salgo del coche y camino hasta la puerta. El sonido de alguien gritando es débil, e inquietante. Miro a mi alrededor por la fuente, pero no hay nadie en la calle. Debe de ser una película de terror reproduciéndose a todo volumen en una casa cercana. Niego con la cabeza. Detente, Jack. Sin distracciones. Vas a pedir disculpas por esa mierda que dijiste el otro día, y vas a hacerlo ahora mismo. Estoy tan envuelto en qué decir cuando la vea por primera vez, cómo pretender estar tranquilo y genial, que no veo el vidrio al principio. Pero cuando doy el primer paso en el porche, me congelo. Mis zapatos crujen por pisar el vidrio. Los cristales de las ventanas moteadas para la decoración a los lados de la puerta, uno de ellos está roto. Y los gritos son cada vez más fuertes. Definitivamente no es una película. Terror frío se aferra a mi garganta. Abro la puerta y siseo. —¡Mierda! ¡Isis! Me dejo caer a su lado. Ella está tumbada en la pared, inconsciente. Aparto el cabello de su cara, verificando si hay sangre en cualquier lugar. Hay un punto de


color rojo oscuro húmedo en la parte de atrás de su cabeza, y una salpicadura de sangre en la pared. —No —grazno—. No, no, no, no puedes. ¡No puedes! Busco a tientas por mi teléfono y marco 911. El operador insiste en que ya hay gente en su camino, y maldigo. Página | 181 —¡Haga que se apuren! ¡Consiga una ambulancia! —Señor, hemos hecho todo lo que podemos. La ayuda está en camino… —¡Vaca Inútil! —gruño—. Si ella muere, que Dios me ayude, si ella muere… Los gritos de arriba se incrementan, el vidrio cruje en su intensidad. Maldigo y miro alrededor buscando algo, cualquier cosa. Ahí es cuando lo veo. Un armario medio abierto, lleno de artículos deportivos. Y un bate de béisbol. Aluminio. Lo agarro y subo las escaleras de dos en dos, mi furia como lava al rojo vivo pulsando a través de mis venas. Mi mente grita que me calme, que espere a la policía, pero la otra parte de mí que ha permanecido en estado latente durante tanto tiempo me susurra animándome. Me urge que siga. Quería esto. Extrañó esto. Un hombre se eleva sobre una mujer acurrucada en la cama, la madre de Isis. Está desabrochando su cinturón, manteniendo las piernas en su lugar. El olor a bosque me golpea. La sensación de agujas de pino bajo mis pies. Niebla invade, suave y blanca, en los bordes de mi visión. Sophia, acurrucado contra un tronco de árbol, y los hombres de la sombra avanzando. Camino detrás de él. La madre de Isis me ve, con los ojos espantados y abiertos como un pescado muriéndose sobre el hombro de un hombre. Es enorme. Por lo menos el doble de mi peso y casi de mi altura. Sus brazos están llenos de músculos y tendones y las cicatrices de duro trabajo. Obra perversa. Sophia gritó, con la cabeza entre las manos, las muñecas finas como el ala de un pájaro. —Ayúdame, Jack. Un hombre me sujetaba, su mano sosteniendo mis brazos detrás de mí. Iban a hacerme mirar. —Quédate quieta, princesa. Todo terminará pronto —cacareó una de las sombras avanzando. Algunos se balanceaban borrachos. Cinco de ellos. Cinco hombres enormes, anchos hombros y sonrisa aceitosa en la luz de la luna de los bosques. La madre de Isis me mira y grazna. —Ayúdame.


Empezaron a quitar el vestido de Sophia. Mordí al hombre sosteniéndome y cogí el bate que se le cayó. Golpe. Y golpe. Y seguí golpeándolo a través de los gritos y la sangre. Sostengo firmemente el bate, abro mis pies, y tiro hacia atrás. Página | 182

El primer golpe llega al lado de su cabeza. La oreja. Su tímpano estalla al instante, la sangre salpicando. Gotas calientes salpican en mi cara. Él se gira a mirarme, y sonrío. Otro golpe. Rodillas. Ellos trataron de agarrarme, pero yo era rápido, fuerte, más fuerte de lo que pensaban. Demasiado joven para luchar, o al menos eso pensaron. El primero y el segundo tenían cráneos débiles. El tercero sacó una pistola para matarme y le disparó al cuarto en su lugar. Sonreí y me lancé hacia el tercero, cerrando el bate por encima de su cuello. Se oyó un chasquido repugnante y él se quedó inmóvil. El quinto apenas se había puesto el pantalón cuando golpeé el bate en su costado. Se tambaleó, cogió un arma, pero lo golpeé de nuevo. Los oscuros ojos del hombre se abren mientras el bate se conecta con su brazo. Codo. Golpeo tres veces en rápida sucesión y hay un crujido. Él grita, tropezando lejos de la cama. La madre de Isis se arrastra levantándose de ella, sollozando. El hombre se agarra el brazo, doblado en el codo en una dirección poco natural. —¡Maldito bastardo! —grita, y baja su hombro, corriendo por mí. Me río y doy un paso al costado en el último momento, y él se estrella en la cómoda, desorientado durante unos segundos por el impacto. Uso esos momentos también. Le di a la mano que tenía el arma. Estaba tan sorprendido que apenas bajó la vista hacia él, como si fuera un programa de televisión en lugar de algo que le estaba pasando. Y lo golpeé de nuevo. Los huesos crujiendo, su mano se rompe, la sangre y la carne salpicando sobre las hojas de pino. Lloró. Se arrastró lejos de mí y gritó, pidiendo misericordia. —Por favor, hombre, no quisimos… no íbamos a… —E… escucha, chico, sólo me voy a ir, ¿de acuerdo? No hay necesidad de que… Lo golpeo de nuevo, en sus entrañas. Y de nuevo, entre las piernas. Se desploma, aullando, y pongo mi pie sobre su pecho y bajo la mirada hacia él. —Hay crímenes. Y por lo tanto hay una necesidad —le digo—, de castigos. —Por favor… Sonrío y conecto contra su nariz con el extremo del bate de béisbol ligeramente. —Deja de rogar. Muere con dignidad. Levanto el bate, al nivel de la cabeza, y él grita y se protege la cara con el brazo sano. El monstruo en mí se ríe de alegría.


Pรกgina | 183


15

Página | 184

3 años 23 semanas 2 días

M

e despierto en el ano de Satanás. Todo es blanco, paredes blancas, camas blancas, luz blanca. O es Narnia. Podría ser Narnia. ¿Morí y fui a Narnia? Porque eso sería genial. Pero entonces veo la intravenosa atada en mi brazo y escucho el constante "bip-bip” del monitor de mi corazón y toda esperanza se desinfla rápidamente fuera de mí. Nop. Ano de Satanás, también conocido como hospital. Me siento contra las almohadas y mi cabeza intenta girar de adentro hacia afuera y huir de mi cuello. El dolor de cabeza me divide por la mitad y me cose de nuevo otra vez con eléctrico dolor. —¡Peludas bolas de mono! —susurro—. Mierda de perro en un palo. ¡Vomito de panqueques! Una cabeza se asoma. Wren, sus ojos verdes sonrientes, se acerca a mi cama. —Sabía que estabas despierta. ¿Quién arrojaría tan originales y cautivadoras maldiciones? Palpo mi cabeza. Un gran vendaje como un turbante la envuelve. Hay flores en la mesa a mi lado, y un globo con una cara sonriente me observa desde una esquina, girando lentamente para obtener una mejor vista de mí. Desde todos los ángulos. —¿Dónde estoy? Aparte del infierno. —En el hospital San Jermaine —ofrece Wren, jalando de una silla y sentándose en ella—. Has estado fuera por una semana o más. —¡Mamá! —Me senté—. Está mamá… —Está bien. —Wren pone su mano sobre la mía para tranquilizarme—. Fue a trabajar hoy, pero me dijo que volvería en la noche. Todos hemos tomando turnos para venir a verte. Yo, Kayla, Avery… —¿Avery? ¿Cómo la pelirroja Avery? ¿Avery quien me odia? ¿La Avery que amenazamos? —Es raro, lo sé. Pero ella trajo flores. —Hace un gesto hacia un montón de camelias blancas sobre el escritorio. —¿Leo? El tipo que entró…


—La policía dijo que te noqueo y luego subió. Y entonces… La expresión de Wren se agrieta con inquietud. —Entonces, ¿qué? ¿Qué pasó? Los ojos de Wren lentamente se mueven para encontrarse con los míos. Página | 185

―Jack. Él dijo que fue a hablar contigo y te encontró en el suelo inconsciente. —¿Quién? —¿Quién qué? —¿Jack quién? Wren sonríe. ―¡Vamos, no te hagas la tonta. Jack. Él se acercó y se hizo cargo de Leo. Cuatro costillas rotas. Un brazo roto. Un tímpano estallado. Fractura de cráneo. Aspiro una respiración. Wren sacude la cabeza e intenta sonreír. —Tienes una, ya sabes. Fractura de cráneo. Te golpeaste la cabeza muy duro con la pared. En los primeros días los médicos no sabían si ibas a deslizarte en un coma o no. Pero seguiste adelante. Había algunas hemorragias internas y hematomas. Pero lo arreglaron y seguiste. Miro mis manos y levanto la sábana para mirar mi cuerpo. Moretones casi curados cubren mis piernas y brazos. —Leo está en custodia —dice Wren—. La mamá de Jack le consiguió un abogado. No está encerrado ni nada, pero está vigilado. La policía dice que tiene una buena oportunidad de escapar sin cargos si tu madre y tú testifican, pero Leo va ir a la cárcel, definitivamente. —Debería abrazar a este tipo Jack. Mostrarle mi gratitud. Darle, como, una tarjeta de regalo de Starbucks al menos. Wren resopla. —¿En serio? Creía que Jack y tu estaban en guerra. ¿Normalmente se dan abrazos durante la guerra? —¿La guerra? No, no estoy peleando con nadie. Bueno, tengo que pelear diariamente para no casarme conmigo misma, pero no. No estoy en guerra con nadie. —Me río—. Y no con este tipo Jack. Podrá imaginar una buena manera de darle las gracias. Salvó mi culo y el de mi mamá después de todo. ¿Es viejo? ¿Es joven? ¿Va a la escuela? —Está bien, Isis, corta eso. Fue gracioso la primera vez. —¿Cortar qué? —Tú conoces a Jack Hunter. No finjas que no. —Jack Hunter, ¿eh? Qué nombre. Suena como el tipo de nombre que tendría un idiota pretencioso de Wall Street. Pero, salvó a mamá. Cuando yo no podía. Así que supongo que es un mayor y verdadero notable no-idiota. Se abre la puerta y un médico entra. Él me sonríe y comprueba los monitores.


—Es bueno verte despierta, Isis. ¿Te sientes con ganas de unas pruebas de cognición? —¿Voy a recibir esa insoportable luz brillando en mi ojo? —Sí. Página | 186

—Impresionante. —Doctor —dice Wren y aleja al doctor por el codo. Susurran en la esquina. —¡Oigan! ¡Aquí estoy! ¡Eso es muy grosero! —grito. Ellos me ignoran y siguen hablando. Refunfuño y pongo mis brazos sobre mi pecho y miro a la puerta. Allí, en la puerta, está un chico muy caliente. Digo esto con partes iguales de repugnancia y admiración, uno, porque los chicos lindos son generalmente insufribles y dos, porque es tan bueno que incluso alguien como yo que tengo aversión por los chicos guapos tiene que admitir que está caliente. Es alto; ¿uno ochenta? ¿Uno ochenta y cinco? Es larguirucho, no construido, pero se destaca la definición muscular estrictamente bajo su camisa negra y pantalones vaqueros. Su estructura ósea es algo fuera de un panteón romano, pero su nariz es recta y sus labios más suaves. Su cabello es dorado, con un corte casi al ras, sus ojos son agua helada que perfora dentro de mí. Incluso si son fríos e inalcanzables, puedo ver los tonos oscuros de dolor en ellos. Nos quedamos mirando así, el uno al otro por unos buenos cuatro segundos antes de que yo grite. ―Está bien, sé que quieren que mejore, pero ordenar un stripper es ir demasiado lejos. El tipo, en lugar de ofenderse, sonríe. El dolor en sus ojos se suaviza minuciosamente, y entra. Wren levanta la mirada desde su lugar en la esquina y se precipita hacia el tipo. —Jack, hay algo que necesitas saber… Jack lo empuja, pasándolo y me ofrece una rosa negra. —Me imaginé que odias las flores, así que me decidí a comprar una que coincida con tu alma —dice. Tomo la flor, cuidadosa de no tocar ninguno de sus largos dedos. —Gracias. —Sonrío—. Tú debes ser Jack. Mucho gusto. También, gracias por salvar mi trasero. Y el trasero de mi mamá. Por lo que escuché fue bastante como mierda de mono con el tipo. Aplausos para ti. Lo aplaudo. La sonrisa de Jack se desvanece lentamente. El médico se apresura al lado de mi cama y comprueba el monitor, haciendo garabatos en un portapapeles. —Isis, vamos a meterte en una tomografía axial computarizada para unos exámenes médicos. Necesitarás beber algo, así que déjame conseguírtelo. Siéntate derecha.


—¡De acuerdo! Gracias, doc. —Lo saludo mientras se escabulle hacia fuera. Wren está empujando a Jack gradualmente lejos de mi cama.

Página | 187

—Jack —dice con cierta urgencia desesperada—. Jack, van a averiguar qué pasa, ¿está bien? Tienen que hacer pruebas; él dijo que probablemente no es permanente… —Isis —dice Jack sobre la cabeza de Wren. Levanto la mirada. —¿Sí? —Ya basta. —¿Basta qué? ¿De ser tan sexy? Lo sé, es difícil, pero no puedo… —Basta —gruñe—. Tú me conoces. —¿Ah, sí? Nos conocimos, hace como treinta segundos. —Me río entre dientes—. Así que supongo que sí, técnicamente te conozco. —Estás mintiendo —gruñe. —¿Mintiendo acerca de qué? —Frunzo el ceño—. Mira, amigo, te agradezco lo que hiciste, pero llamar a una chica hospitalizada mentirosa va un poco lejos, ¿no crees? Los ojos de Jack se amplían. Aprieta los puños. Wren le empuja más lejos. —Por favor, Jack, vete a casa. Te llamaré cuando hagan las pruebas, ¿de acuerdo? —susurra. —¡Estás mintiendo! ¡Todavía sigues enojada conmigo así que estas mintiendo para verme sufrir! —grita Jack. Enfermeros entran por mi puerta para ver de qué se trata la conmoción. —No estoy mintiendo ¡No sé de lo que estás hablando! —grito de nuevo. Mi cabeza palpita con una nueva ola de dolor y la agarro, haciendo una mueca de dolor—. ¿Puede alguien simplemente sacarlo de aquí? Está lastimando mi cabeza. La cara de Jack se afloja, toda emoción se drena de él en una fracción de segundo. —Señor, si viene con nosotros —dice uno de los enfermeros. —Estaré aquí con ella. Te llamaré si algo cambia, así que por favor, por favor solo… —le asegura Wren. —Isis —dice Jack suavemente. Lo observo. —¿Qué? —¿Me recuerdas? —Uh, no, estaba un poco noqueada cuando entraste y nos salvaste. Lo siento. Pero, sabes, ahora que estoy despierta. Podemos conocernos. Te puedo comprar un cachorro o algo así. Te lo mereces, por ayudar a un desconocido. Jack no parpadea. Me mira fijamente, la tristeza de regreso en sus ojos. La tristeza los nubla, les hace oscuros y pesados. Y entonces se ha ido.


No vuelve. Los médicos hacen sus pruebas. Mamá me ve despierta por primera vez y se derrumba, sollozando, sus brazos abrazándome durante horas, disculpándose. Así nos quedamos dormidas. Wren se queda más a mi alrededor, y Kayla, también. Ella piensa que es raro que no me acuerde de Jack, pero le digo que no estaba despierta Página | 188 cuando entró a la casa. No lo entiende, sin embargo. Avery no visita tanto, tampoco. Viene tal vez dos veces. La primera vez pretendo estar durmiendo. Se queda sólo unos pocos minutos, sentada en una silla y viendo la televisión conmigo. La segunda vez abrí los ojos y empecé a hablar, y salió volando de la habitación. Los doctores me prescriben medicina y terapia física. Hago caminadora dos veces al día y entra una señora y me habla sobre lo que sucedió en la casa, pero no quiero hablar de ello. Mamá dice que debería pero odio a los psiquiatras y ella dice que lo sabe, pero que eso va a ayudarme a curar. ¡Pero no estoy rota! ¡Solo agrietada! Por la mitad. En mi cabeza. Está sanando muy bien, pero los médicos me mantienen en observación y recuperación, lo que sea que signifique. Un día, tomo mi bandeja de comida y como en el lobby del segundo piso. Hay un balcón que se abre al aire fresco y unas pocas mesas de plástico. La ciudad tamborea a mi alrededor, el cielo está nublado y el viento es frío pero refrescante. Toco mi gelatina y pollo en tortilla e intento infructuosamente por enésima vez este mes no morir de aburrimiento o de terrible y reconstituida proteína del tipoastronauta. —Hola. —La voz de una niña viene detrás de mí. Me doy la vuelta. Una chica pálida y bonita, pequeña de cabello rubio platino me sonríe. Su piel es blanca como la leche, y sus ojos son de un acerado, azul oscuro. Es delgada, vistiendo un suéter y una falda floreada. Pero hay una banda alrededor de su muñeca. Se ve tan delicada, como un diente de león blanco, o un espíritu hermoso. —Oye —respondo—. Buen día. Su nariz de botón se arruga mientras sonríe. ―Sí, pero si llueve otra vez voy a perder la cabeza. —Te escucho. —Apuñalo mi tortilla y hago un gesto—. Puedes sentarte, si quieres verme comer pollo espacial. Se ríe, el sonido melodioso y dulce. Se instala frente a mí y recoge una hoja muerta sobre la mesa. Le ofrezco mi manzana, y la toma con agradecimiento pero no se la come. —Soy Isis —digo—. ¿Cuál es tu nombre? Sonríe, el débil sol atrapando su cabello y haciéndolo brillar de oro blanco. —Sophia.


Página | 189

savage delight La luz se encuentra con la oscuridad. Los secretos con la verdad. Han pasado tres años, veinticinco semanas y cinco días desde que Isis Blake se enamoró, y si fuera por ella, se alargaría para toda la eternidad. Después de un encuentro con el ex novio de su madre, escarba para recordar lo que ha perdido por la amnesia. Su ex némesis Jack cae más profundo en un pozo de desesperación, y su novia Sophia hace todo lo que puede para tenerlo entero para ella. pero a medida que los recuerdos de Isis vuelven, encuentra que le es cada vez más difícil resistir lo que sentía por Jack, y Jack encuentra que le es imposible mantenerse alejado de la única chica que ha logrado derretir el hielo alrededor de su corazón. A medida que los oscuros secretos que rodean a Sophia emergen, Isis se da cuenta de que Jack no es quién pensaba. Es peligroso. Pero cuando Isis empieza a recibir emails aterradores de una fuente anónima, ese peligro puede que sea lo único que la protege de algo aún más amenazante. Su pasado.


Página | 190

Sara Wolf es la autora de Lovely Vicious, un oscuro Young Adult sobre la guerra entre una chica fogosa y un chico de hielo, ambos igual de dañados. Actualmente está trabajando en el segundo libro de la serie Lovely Vicious. Entre sus otros libros está la serie Arrenged; dos libros sobre un matrimonio concertado entre universitarios, y su novela. Es adicta a Crónicas Vampíricas, le encanta el chocolate y la angustia romántica, y no se cansa de los héroes dañados. Para más libros, noticias, teasers y sorteos, visítala en sarawolfbooks.blogspot.com or facebook.com/sara.wolf.3304


Pรกgina | 191

Sara wolf loveli vicious # 1  

Isis Blake de diecisiete años no se ha enamorado en tres años, nueve semanas, y cinco días, y después de lo que pasó la última vez, pretende...

Sara wolf loveli vicious # 1  

Isis Blake de diecisiete años no se ha enamorado en tres años, nueve semanas, y cinco días, y después de lo que pasó la última vez, pretende...

Advertisement