Page 1

Nosotros, los ni単os de los a単os

50

Del nacimiento a la juventud, un viaje a esos maravillosos primeros a単os

Una producci坦n de


6


Sumario P. 8 ...................................................................................................................................Prólogo P. 10 .................................................................. Los «autores» que han hecho posible este libro P. 12 .......................................................................................................Tal como era … y cómo es P. 16 ................................................................................................................................. Año 1950 P. 20 ................................................................................................................................. Año 1951 P. 24 ................................................................................................................................. Año 1952 P. 28 ................................................................................................................................. Año 1953 P. 32 ................................................................................................................................. Año 1954 P. 36 ................................................................................................................................. Año 1955 P. 40 ................................................................................................................................. Año 1956 P. 44 ................................................................................................................................. Año 1957 P. 48 ................................................................................................................................. Año 1958 P. 52 ................................................................................................................................. Año 1959 P. 56 ................................................................................................................................. Año 1960 P. 60 ................................................................................................................................. Año 1961 P. 64 ................................................................................................................................. Año 1962 P. 68 ................................................................................................................................. Año 1963 P. 72 ................................................................................................................................. Año 1964 P. 76 ................................................................................................................................. Año 1965 P. 80 ................................................................................................................................. Año 1966 P. 84 ................................................................................................................................. Año 1967 P. 88 ................................................................................................................................. Año 1968 P. 92 ................................................................................................................................. Año 1969 P. 96 ................................................................................................................................. Año 1970 P. 100 ............................................................................................................................... Año 1971 P. 104 ............................................................................................................................... Año 1972 P. 108 ............................................................................................................................... Año 1973 P. 112 ..................................................................................................................... Años 1974-1975 P. 116 ..................................................................................................................... Años 1976-1977 P. 120 ..................................................................................................................... Años 1978-1979 P. 124 ..........................................................................................................En primera persona… 7


Tal como era... y c贸mo es >>

Hoy Las tiendas

1951

Hoy Los aeropuertos

1954

14


1954 «Comprar» ropa

Hoy

15


1950

Cronología

En España 2 de marzo: Francisco Franco inaugura oficial­ mente el Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol, es decir, Talgo. Presenta comodidades como aire acondicionado, butacas extensibles y ventanas herméticas. Puede alcanzar los 141 km por hora. 10 de abril: Carmencita Franco Polo, hija del jefe del Estado, se casa con Cristóbal Martínez Bor­ diú, marqués de Villaverde, entonces joven médi­ co. Este enlace se trata como «la boda del año». La novia viste un traje de seda, sin escote, con diadema de brillantes y velo de tul con cuatro metros de cola. El novio llevaba el uniforme de ca­

Una España rural y aislada En 1950, España todavía es eminentemente rural, a pesar de que se pretende favorecer la industrialización en algunas zonas, sobre todo en el área de influencia de Barcelona, Madrid y Bilbao, lo cual atrae a buena parte de la pobla­ ción rural hacia los núcleos urbanos. Este año se celebró en la Casa de Campo madrileña la I Feria del Campo, que contó con la bendición del obispo Eijo Garay y discurso de Franco,

16

>>

ballero del Santo Sepulcro. Les casó el cardenal Pla y Deniel en la capilla del palacio de El Pardo. 10 de mayo: Se constituye la Sociedad Españo­ la de Automóviles de Turismo (Seat), que explotará patentes italianas de la marca Fiat. 20 de octubre:

Se descubren yacimientos

de fosfatos en el Sahara español. 24 de diciembre: España y Estados Unidos reanu­ dan sus relaciones diplomáticas.


1950

>>

En España predominaba

1950

Nacieron en 1950

quien entre otras cosas

po­­­­­­­­­­­cos medios y escaso

dijo: «Esta feria demos­

u 10 febrero: Fiorella Faltoyano,

trará a todos los espa­

actriz española.

ñoles que [...] España es

u 13 de febrero: Peter Gabriel,

acceso a la educación. En esta década, esta situación co­­­­­menzaría a cambiar.

eminentemente

cam­

pesina». En esta, como en otras demostra­ ciones de la época, se quería dar la imagen de una España autárquica y autosuficiente, asen­ tada en la tradición cristiana y agrícola. Pero

la población rural, con

músico británico. u 30 de septiembre: Laura Esquivel, escritora mexicana. u 5 de diviembre: Camarón de la Isla (José Monje Cruz), cantante de flamenco español (f. 1992).

la comida y los bienes de primera necesidad

>> 17


1950 Cronología

En el mundo 8 de febrero: En la República Democrática Ale­­­­­­­ mana (RDA) se crea el Ministerio para la Seguridad del Estado, más conocido como Stasi, inspirada en el órgano análogo en la URSS. 14 de febrero: Stalin y Mao firman en Moscú un pacto de amistad entre China y la URSS. 9 de mayo:

Robert Schuman, político francés

nacido en Luxemburgo, presenta la Declara­ ción Schuman, que sería el primer paso para la formación de la Unión Europea, al proponer que

>>

el carbón y el acero de Alemania y Francia –y de

escaseaban, las cartillas de racionamiento y las

los países que posteriormente se adhirieran–

restricciones estaban a la orden del día, y pro­

se sometieran a una legislación conjunta.

liferaban los mendigos en las calles.

25 de junio: Comienza la guerra de Corea, que durará hasta el 27 de julio de 1953. En julio se pro­ duce el primer enfrentamiento entre fuerzas esta­ dounidenses y norcoreanas. 4 de noviembre: Se funda el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo (Francia).

Trabajo y vivienda: lo más buscado Los que tenían la suerte de trabajar percibían unos salarios muy bajos, por lo que la mayoría se veía obligada a buscar una segunda o tercera ocupación para poder llegar a final de mes. Por otra parte, seguían faltando viviendas y no era raro que varias familias vivieran juntas en el mis­ mo piso. Hacer realidad el refrán popular de «el casado casa quiere» era, ahora más que nunca, una verdadera odisea. Con este panorama, salir a trabajar a algún país europeo se veía como la única salida, ya que allí se demandaba mano de obra, sobre todo hombres con oficios de torne­ ros, mecánicos, ebanistas, chapistas o delinean­ tes. Así, muchos acudieron a los consulados para solicitar un permiso de trabajo y probaron fortuna en Europa o algún país americano. Pa­ ralelamente, los extranjeros descubrían los en­ cantos de nuestro país: pueblos donde se vivía como en tiempo inmemorial, playas vírgenes...

18


1950

El ajuar, el servicio social... en la juventud sería cumplir el servicio social, que difundía los valores de ser ama de casa y madre de familia, al mismo tiempo que te­ nía una indiscutible faceta práctica, al ense­

1950

Algunas películas de aquel año

l El crepúsculo de los dioses, de Billy Wilder, con Gloria Swanson, William Hol­

Las niñas sabían que un signo de su entrada

den, Erich von Stroheim.

ñar cómo hacer las tareas del hogar, cuidar de los hijos, cuestiones de higiene o cocinar. El servicio social duraba seis meses, y se di­ vidía en un periodo de formación y otro de prestación. Nacido en tiempos de la guerra, en octubre de 1937, dependiente de la Sec­ ción Femenina de Falange, se prolongó hasta mayo de 1978. Su objetivo era educar a las mujeres para ser buenas esposas y madres, pero también para saber desenvolverse en la

l Eva al desnudo, de Joseph L. Mankie-

casa y fuera de ella, desempeñando trabajos

wicz, con Bette Davis, Anne Baxter, George

considerados propios de su sexo, como la

Sanders.

costura y el corte y confección. Asimismo, las

l Río Grande, de John Ford, con John

mujeres empezaban desde niñas a preparar

Wayne y Mareen O’Hara.

el ajuar para el momento de su boda. La in­

l Stromboli, de Roberto Rossellini, con

mensa mayoría atesoraba sábanas bordadas

Ingrid Bergman.

y otros enseres para aportar al futuro hogar.n

19


1951 Cronología

En España 1 de marzo: En Barcelona tiene lugar la conocida como «huelga de los tranvías», en protesta por el au­ mento del precio del billete de este transporte, que era el más usado por la población. 21 de marzo: En el País Vasco se reparten octavillas que incitan a la huelga general. 29 de abril: Se presenta el nuevo jugador del F.C. Barcelona, Ladislao Kubala, que muy pronto se con­ vertiría en un mito del fútbol. Húngaros también, como Kubala, eran Czibor y Puskas. 10 de junio: España se proclama vencedora del campeonato mundial de hockey sobre patines. El campeonato se celebró en un nuevo pabellón de deportes en la Gran Vía de Barcelona, en el que la multitud que lo abarrotaba vio cómo España ganaba a Portugal por 4 a 3.

«Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad» ...Como dice don Hilarión en La verbena de la

Paloma. En efecto, al mismo tiempo que la po­ lítica se encamina a tener controlada a la pobla­ ción y enaltecer todo «lo español», el gobier­ no se da cuenta de que hay que avanzar. Este año ya se cuenta con el tren Talgo, que para la época y lo que existía anteriormente, es seguro y moderno. También se promueve el turismo, a través del Ministerio de Información y Turis­ mo, ya que se percibe como la industria más floreciente y de más fácil implantación. Eso sí, ese Ministerio se dedicaba también a controlar

20


1951 En muchos lugares de la geo­­­­grafía española toda­­­­

la información y aplicaba la censura en

vía no había llegado el

prensa y radio, cine y espectáculos en

pro­­­­­­­greso. Aún faltaban carre­­­­teras, agua corrien­ te, electricidad...

general. Como se ve, era una época de contradicciones.

El matrimonio, para toda la vida Entonces no era posible casarse por el juzgado, sino que había que hacerlo por la Iglesia, y el divorcio no existía. La mujer dejaba de trabajar fuera de casa en cuanto contraía matrimonio y pasaba a ser un ama de casa, cuya expectativa eran los hijos y el hogar. Muchos matrimonios eran felices, pero los que no lo eran estaban abocados a continuar así para siempre. La vida familiar era, como sigue siendo aún hoy, funda­ mental en nuestro país. El hombre era el cabeza de familia y la mujer no podía disponer del dine­ ro sin el consentimiento del marido. De hecho, la mujer pasaba de vivir bajo la tutela del padre a vivir bajo la tutela del esposo. Algunas mujeres no se casaban, ya fuera porque no tenían opor­

>>

1951

Nacieron en 1951

u 30 de enero: Phil Collins, músico británico. u 26 de febrero: Carmen Martínez-Bordiú, nieta de Francisco Franco. u 27 de mayo: Ana Belén, actriz y cantante española. u 25 de noviembre: Arturo Pérez-Reverte, periodista

y escritor español.

21


1951 Cronología

En el mundo 11 de enero:

lectivas de obreros. Esta reacción inesperada

En Estados Unidos se establece

en Nevada el Nevada Proving Ground o campo

sorprende a las autoridades, que responden con contundencia. Lo que empieza siendo un boicot

de pruebas para armas nucleares. Las pruebas em­­­­­­­­­­­­­­pe­­­­­­ zaron con el lanzamiento de una bomba de 1 kilo­ tón, equivalente a mil toneladas, de TNT. 19 de febrero: Se establece el mando general de las fuerzas de la OTAN en Rocquencourt, cerca de Versalles (Francia). 18 de abril:

Bélgica, Francia, Alemania, Italia,

Luxemburgo y los Países Bajos firman el Tratado de París, por el que se constituye la Comunidad Euro­ pea del Carbón y del Acero. 26 de octubre:

En el Reino Unido, Winston

Chur­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­chill inicia su segundo mandato como primer ministro.

>>

tunidad, o porque preferían mantenerse libres ejerciendo su profesión, normalmente como maestras, enfermeras o secretarias.

Las primeras organizaciones obreras En Barcelona, la subida del precio del

En las ciudades, el tranvía era el medio de transpor­

billete del tranvía fue la gota que col­

te más utilizado para des­

mó el vaso. La gente ya no podía más,

plazarse para ir al trabajo,

a causa de la inflación y la crisis eco­

ya que faltaba la gasolina.

nómica, y aquello fue suficiente para convocar una acción de envergadura y, en esos momentos, aparentemente inaudita: una huelga general de cuatro días. Los obreros empiezan ya a organizarse, a pesar de la mano de hierro del régimen. El 1 de marzo la mayoría de los ciuda­­­ danos acude al trabajo a pie y hay marchas co­

22


1951 desencadena en una huelga general que es re­ primida con un refuerzo de 5000 miembros de las fuerzas del orden público. n

1951

Algunas películas de aquel año

l Quo vadis?, de Mervyn LeRoy, con Ro­ bert Taylor, Deborah Kerr, Peter Ustinov. l La reina de África, de John Huston, Humphrey Bogart y Katharine Hepburn. l Un tranvía llamado deseo, de Elia Kazan, con Mar­ lon Brando, Vivien Leigh, Karl Malden. l Un americano en París, de Vincente Minnelli, con

Gene Kelly y Leslie Caron.

23


En primera persona... >>

La primera vez que vi el mar (en 1963) —¿Te lo imaginabas tan grande? ¿Has visto

fastidiarme a cada momento untándome la

cuánta agua?

cara con kilos de crema Nivea o me impidie-

«¡Qué pesados…!, pues claro que sí».

ra bañarme durante ¡tres horas! con la excu-

Acababa de cumplir ocho años y, aunque

sa de que no había hecho la digestión. Y por

nunca había pisado una playa, había visto

supuesto, cuando corría rauda a rescatar-

el mar en el cine y en la televisión. Pero yo

me porque el agua me llegaba un poco más

disimulaba la ausencia de asombro por si

arriba de la rodilla. Pero yo no protestaba

aquello desencantaba a mis padres que, por

demasiado. Jugando en la orilla me sentía

primera vez desde que tuvieron hijos, se da-

una auténtica sirena, aunque compartiera

ban el «lujo» de disfrutar de unas vacacio-

el espacio con aquellas señoras que lleva-

nes como Dios manda en la ciudad de Cádiz.

ban sobre sus cabezas unos extraños gorros

En realidad, la playa me pareció tan diverti-

de goma de colores chillones, repletos de so-

da como me había imaginado tantas y tan-

bresalientes flores, conchas y pinchos.

tas veces, aunque mi madre se empeñara en

126

Rosario A. (1955)


En primera persona...

Sueños y recuerdos en torno al primer coche Fue el primer coche que tuvo mi padre, un

dos grandes piedras y la herramienta de tra-

Dauphine Renault. Nunca habíamos tenido

bajo, y ya podías correr −a 80 kilómetros por

un coche propio hasta entonces. En casa fue

hora, más no los alcanzaba− que aquello iba

toda una fiesta: ¡por fin un coche! Corrían los

clavado al suelo.

dorados años sesenta y los trabajadores em-

Aquel coche fue todo un lujo. Significó poder

pezaban a poder disfrutar de un utilitario…,

ir a la playa, de excursiones…, soñar con con-

de segunda mano, por supuesto. Con sus

ducirlo algún día… ¡Incluso por algún circuito

tres marchas, su velocidad punta superaba

de carreras!

por poco los 100 kilómetros por hora. Era la

Nunca se estropeaba. Y cuando en invierno

época en la que cuando alguien circulaba a

no arrancaba por el frío, llevaba una manivela

mucha velocidad se decía que «¡iba a cien por

que con dos vueltas el motor se ponía a can-

hora!». Y no era para menos, a esa velocidad

tar. No llegué a conducirlo aunque por poco,

se había matado James Dean. En un Porsche ,

ya que el coche nos duró casi veinticinco

eso sí, no en un Dauphine.

años. Al final hubo que jubilarlo: cuando se le

Lo llamaban el coche de las viudas porque al

rompió la dirección. Afortunadamente no nos

pesar poco la zona frontal y llevar motor tra-

pasó nada a ninguno. ¡Es que con aquellas ve-

sero, solía dar vueltas de campana o irse en las

locidades que alcanzaba!

curvas. Pero mi padre llevaba en el maletero

Manuel F. (1958)

>> 127


En primera persona... >>

Juguetes nada tecnológicos

128

Como tantas niñas de mi época, yo fui a un

Con las amigas, quedábamos para jugar

colegio de monjas, donde nos educaban

juntas siempre que podíamos. Y queríamos

para ser señoritas con una sólida cultura

ser lo más iguales posible, dentro del grupo.

general y saber estar. Nos animaban a estu-

Por eso, solíamos pedir los mismos jugue-

diar tanto como a ser buenas hijas y futuras

tes. En 1961 todas pedimos para Reyes un

buenas esposas y madres. Llevábamos un

diábolo, y nos lo trajeron. Por eso estamos

uniforme que tenía que estar siempre impe-

en la foto posando muy orgullosas cada una

cable y, no sé cómo, ¡lo conseguíamos!

con su diábolo.

Nieves A. (1953)


En primera persona...

Juventud a tope

De pequeño, recuerdo que mis padres tra-

los pinos, escalando montículos y montando

bajaban todo el día en el negocio familiar.

batallas con espadas de madera. No teníamos

Prácticamente no les veía. Mi hermana pe-

nada, pero lo teníamos todo. Con mi abuelo,

queña y yo pasábamos casi todo el tiempo

hacía excursiones por las rocas a coger can-

con mis abuelos. Sé que mis padres traba-

grejos. Entonces había muchos y nosotros no

jaban tanto para que nosotros tuviéramos

éramos ninguna amenaza para ellos. El mar

de todo, y se lo agradezco, aunque era duro

estaba lleno de peces y en las charcas que se

verlos siempre tan cansados. Fui a un cole-

formaban en los huecos de las rocas podías

gio de curas donde la enseñanza era bastante

ver varios tipos de bichos. A mí me fascinaba

exigente. A final de curso nos daban una lista

todo aquello; sobre todo, la gran libertad de

de lecturas para el verano. Y en el intermina-

la que disfrutaba. Pasé una juventud a tope,

ble verano, además de leer, correteaba por el

y eso no me lo quita nadie. Algo queda de las

monte. A base de mucho esfuerzo, como otra

ansias de revolución que teníamos entonces.

gente de entonces, mi familia se había cons-

Siempre he preferido vivir a mi aire, sentirme

truido una casita cerca de la playa. Hoy en día

libre. Tengo mi trabajo, mi familia, pero nece-

está irreconocible, todo urbanizado, pero en

sito mis paseos por el campo y mis instantes

aquel momento no había más que cuatro o

de soledad y silencio. Como cuando era niño.

cinco casas diseminadas. Los niños disfrutábamos mucho jugando entre los matorrales y

Jaume T. (1954)

>> 129


Colección «Un viaje

por la memoria»

Haber nacido en una u otra generación nos ha marcado, sin duda, tanto en nuestro modo de ser como de ver la vida. El mundo que nos recibió en nuestra infancia y vio nuestra primera juventud es distinto al de hoy. Era aquel un tiempo en que veíamos el futuro lleno de excitación y curiosidad. Estos libros nos invitan a revivir aquellos maravillosos años...

Nosotros, los niños de los años 50

En la década de los 50 llegamos a un mundo que se alejaba de los duros tiempos de posguerra y se abría hacia los años del desarrollo económico. Tras una infancia marcada quizá por las estrecheces, nosotros seríamos los adolescentes del mayo del 68, del «haz el amor y no la guerra»... Recorre con este libro tus años de infancia y primera juventud.

Profile for Lucia Molina

Nosotros, los niños de los años 50  

Libro-recuerdo. Colección "Un viaje por la memoria".

Nosotros, los niños de los años 50  

Libro-recuerdo. Colección "Un viaje por la memoria".

Advertisement