Page 1

Año 2 - N.º 6 - Diciembre 2006

LA TORRE ALBARRANA


Nº 6 - Diciembre 2006

Finaliza el año del centenario

ERMINAMOS el año 2006 durante el cual hemos conmemorado el centenario de la declaración del Castillo de Loarre, como monumento nacional. Creo que ha sido un año importante, para los Amigos del Castillo de Loarre. Por una parte, hemos consolidado ya, con un año de vida, la revista que tienes en tus manos, con artículos recomendados por la guía de comunicaciones del Gobierno de Aragón. Por otro lado, está el libro «Voz de piedra» de nuestro socio de honor Carlos Garulo. Por cierto, que gracias a la publicación de este libro, con motivo del centenario, y del recital del libro en el teatro Salesianos de Huesca, con la colaboración del centro cultural de Ibercaja en Huesca, ha sido nominado en la sección de cultura del concurso Altoaragoneses del Año, convocado por el Diario del Alto Aragón. Igualmente hemos abierto nuevas vías de colaboración con la Dirección General de Cultura

ditorial

T

de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte. También hemos llegado a nuevos acuerdos de colaboración con la Viceconsejería de Turismo con apoyo a esta revista y pudiendo disponer de ella, como medio de promoción del castillo en ferias nacionales e internacionales. Hemos triplicado tanto el número de socios como el presupuesto de la Asociación. Además se ha negociado con Turismo Activo de Loarre la entrada gratuita al castillo como se detalla en la página siguiente. Después de la Asamblea General, en la que hicimos balance de todo esto y de algunas cosas más, desde la Junta Directiva sólo nos queda agradecer el apoyo que, dia a dia, nos daís todos los socios, los anunciantes y los colaboradores de esta publicación, entidades e instituciones y todos aquellos que, de forma anónina, nos dan su apoyo y colaboración. Muchas gracias y Paz y Felicidad para el 2007.

Edita: Asociación de Amigos del Castillo de Loarre. Maquetación e impresión: Letra Artes Gráficas. Redacción y publicidad: Fundación Castillo de Loarre. Fotografías: Antonio García Omedes. Tel. 609 493 349 - Fax 974 382 717. Email: castillodeloarre@gmail.com - Web: www.castillodeloarre.org La responsabilidad sobre textos e ilustraciones corresponde a sus autores. 3


NUEVOS BENEFICIOS PARA LOS SOCIOS

Como ya se ha ido informando, desde este verano el acceso al Castillo ha dejado de ser gratuito. La entrada básica cuesta 2 euros por persona. La puesta en funcionamiento del Centro de Visitantes, con servicios muy mejorados, la gestión del mismo y de las visitas al Castillo por la empresa «Loarre Turismo Activo» justifican con mucho el precio a pagar. Desde hace tiempo veníamos reclamando que así fuera, al igual que muchos visitantes que dejaron constancia escrita de este sentir en el libro de visitas. Fruto del acuerdo alcanzado con la empresa gestora de las visitas y del Centro de Acogida, ha sido el lograr que todos los socios de «Amigos del Castillo de Loarre tengan el privilegio de visitarlo tantas veces como deseen sin abonar la cuota de acceso al Monumento. Tan solo habrán de identificarse como tales en recepción, bien mediante su carnet, o por comprobación de estar incluidos en el listado de socios activos. A cambio, la Asociación aporta a la empresa Loarre Turismo Activo con publicidad gratuita de sus actividades y horarios en nuestra web. Así quedó acordado y recogido en el acta de la última Junta Directiva de 8 de noviembre de 2006. Un motivo más para afiliarse a nuestra Asociación.

4

HORARIOS DE VISITA AL CASTILLO INVIERNO (1-Nov. -28 Feb.) Mañana: de 11 a 13,30 horas. Tarde: de 15 a 17,30 horas. VERANO (16 Jun.-15 Sep.) Mañana: de 10 a 14 horas. Tarde: de 16 a 20 horas. PRIMAVERA-OTOÑO (1 Mar-15-Jun y 16-Sep-31-Oct.) Mañana: de 10 a 14 horas. Tarde: de 16 a 19 horas.

PRECIOS DE ACCESO AL CASTILLO: ENTRADA BÁSICA: 2 Euros por persona ENTRADA + VISITA GUIADA: 3,5 Euros por persona. Menores de 12 años acompañados y minusválidos: gratuito TARIFAS REDUCIDAS (Entrada + Visita guiada): Estudiantes, grupos, jubilados: 3 Euros por persona TARIFA ESCOLAR (menores 12 años en grupos): 1,5 Euros por niño.


Nº 6 - Diciembre 2006

Navidad 2006

Ya estamos otra vez en Navidad. De nuevo el frío, las fiestas, las reuniones familiares. Este ha sido un año interesante para el Castillo y sus Amigos, que cada días somos más. Funciona el Centro de Acogida a pleno rendimiento. Y los visitantes van en aumento.

El tradicional Belén de la Asociación se ha montado este año al aire libre, justo detrás del centro de Acogida. Unas banderolas indican el lugar, que antaño fue aprisco de ganado. Allí hay un banco que poca gente conoce. Y un bello lugar para disfrutar

en sosiego de la vista del Castillo. Y del Nacimiento. Por cierto: aunque no lo parezca, hay Niño Jesús. Está a resguardo; para que no se moje ni tenga frío. Felices Pascuas y próspero Año Nuevo en nombre de toda la Junta.

Ayuntamiento de

Loarre

5


La torre albarrana

Su construcción se llevó a cabo con la reforma de Sancho Ramírez Un clarificador trabajo de José Angel Asensio Esteban nos habla de esta reforma de 1071 y de la construcción de la torre Una vez traspasada la majestuosa portada dispuesta en el lienzo este de las murallas que defienden el castillo, vemos a la izquierda del camino una curiosa torre con ventanales geminados en altura. Torre a la que se concede el apelativo de albarrana.

castillo (pertenece a la gran reforma acometida por Sancho Ramírez en 1071). Tampoco parece lógico denominarla “torre del vigía” por el hecho inapelable de no corresponder a la cota más alta del lugar

El vocablo de raíz árabe “albarrana” designa a la torre extramuros de una fortaleza, dispuesta con la finalidad de guardar la puerta y el acceso a la misma.

Antes de la reconstrucción del arquitecto La Figuera en 1915 estaba derruida en su porción superior, pero conservaba arranques de trompas por lo que se dedujo que cubría en altura con bóveda de media esfera.

En el caso de Loarre, no se entiende bien cuál era la puerta que pretendía defender, máxime cuando su construcción es de época tardía dentro del conjunto del

De haber sido torre defensiva, sería atípico que su remate no fuese una azotea, con cadalso o almenas como es lo habitual en este tipo de construcciones. 1

6


Nº 6 - Diciembre 2006

2

Y llegados a este punto acude en nuestro auxilio un clarificador trabajo realizado por José Angel Asensio Esteban, definitivo para la comprensión de esta zona del castillo: “El edificio prerrománico inferior del castillo de Loarre, Huesca. Datos para su estudio”. SALDVIE; 1, 2000, pp. 303-318. Según el mismo, en principio hubo aquí un edificio prerrománico de planta cuadrada de aproximadamente 15 x 7 m. provisto de muros de más de un metro de espesor. Su superficie interna se compartimentó en dos zonas, delimitándose la correspondiente a la cabecera por un arco triunfal, del que queda su arranque, formando parte del muro sur de la torre. Los muros de este templo se remataron en altura con una cuidada cornisa, y los sillares del mismo son de hechura islámica, tan extendida en toda la Sotonera. Son evidentes los listeles enmarcan-

7


Nº 6 - Diciembre 2006

3

do un incipiente o incluso evidente almohadillado en los mismos. Hay sillares muy alargados, y son frecuentes los engatillamientos. Todo ello confiere a los restos de este edificio una importancia remarcable; por sus dimensiones, antigüedad y modo constructivo. El estilo es paralelo en la distribución interior, al del asentamiento fronterizo de “Corral de Calvo”, al norte de Luesia. También hay antecedentes en esta zona de bajorrelieves similares a los que quedan en la porción del muro incluida en la torre. Uno de estos motivos, pudiera representar un rudimentario plano del templo prerrománico. En una fase tardía, dentro de la gran reforma de Sancho Ramírez, se reedificó, adaptando las estructuras del templo antiguo al gusto de la época. Es en este momento cuando se alza la torre, aprovechando el ángulo

noreste del mismo y buena parte de su muro norte, que se conserva embebida en el lienzo sur de la misma. En dicha reforma, se compartimentó en dos niveles su volumen, rebajándose la zona interior del muro norte antiguo, para dar acogida a una escalera, entre ambas puertas. También se abovedó buena parte de la nave, quedando el arranque norte de dicha bóveda. Las rozas en forma de triángulo en el muro sur de la torre, corresponden a los apoyos de las cubiertas del templo. En su vértice, queda el mechinal de apoyo del madero-guía de la misma. Probablemente se sustituyese la cabecera plana del arcaico templo original por un ábside de tambor, al uso en la época. Del mismo quedan algunos vestigios que una adecuada prospección arqueológica podría delimitar.

9


4

Este reedificado templo debió de ser el utilizado por la población intramuros del castillo y el tercero de los existentes en esta fortaleza (Los otros dos son la iglesia de San Pedro de Loarre y la lombarda de Santa María de Valverde). Desde lo alto del camino de ronda sobre el ábside de la iglesia de San Pedro, nos podemos hacer una idea de cómo fue la planta de estas estructuras. Se ve bien en la imagen 6 con una vista cenital de la planta. Así pues, al sur de la torre existió una sala abovedada edificada en la gran reforma de Sancho Ramírez, sobre los vestigios del templo prerrománico. (imagen 4) y cuya función debió también ser de culto.

10

Al costado norte de esta edificación existen tumbas formadas con losas de piedra orientadas como es habitual en sentido oeste-este y adaptadas a la ladera. Recinto cuadrado, tumbas, torre… es evidente que encontramos aquí todos los elementos que definen un templo románico del cual la torre en cuestión no fue otra cosa que “torre-campanario”, en detrimento del apelativo de “albarrana” que hay que dejar ya de utilizar. Es esta una zona del castillo que muy poca gente conoce. No se halla en los “itinerario turísticos” y hay que estar realmente interesado para visitarla. Por otra parte, no ofrece ninguna dificultad añadida, salvo la prolongación de un agradable paseo y el descubrimiento de una nueva perspectiva de la fortaleza.


Nº 6 - Diciembre 2006

IMÁGENES: La imagen 1 muestra la vista suroeste de la torre, de la cual forma parte en el arranque del lienzo sur la totalidad, del paramento vertical de la cabecera del edificio prerrománico, conservado, al interior de la torre, su cornisa. Los vanos abiertos en ella y las rozas para el sustento de los faldones de las cubiertas, así como el rebaje de sus sillares para acoger una escalera, proceden de la gran reforma de Sancho Ramírez. En la imagen 3, se diferencia con claridad el interfase entre el edificio primitivo con su cornisa (imagen 7) y la torre añadida, adosada al mismo. En los sillares de esta zona, correspondiente a la cabecera plana del templo prerrománico, hay unos interesantes bajorrelieves y figuras incisas. Representan una cruz patada, un aspa. una especie de sierra con grandes dientes y lo que es más interesante: una figura rectangular con divisiones interiores que podrían corresponder a una tosca representación del plano del templo prerrománico (imagen 8).

5

6

Las imágenes 1 y 2 muestran una vista de conjunto del muro norte correspondiente a la cabecera del templo prerrománico, que constituye la totalidad del arranque del lienzo sur de la torre. El arranque del arco, a derecha del vano más elevado, es contemporáneo del edificio primitivo, y debió de constituir su arco triunfal, y la división entre nave y cabecera. 7

El rebaje del muro para acomodar una escalera, el arranque de otro arco, bajo el anterior y las rozas de acomodo de los faldones de las cubiertas del desaparecido edificio, son de la iglesia que se edificó en la gran reforma de Sancho Ramírez, aprovechando lo ya existente. En el ángulo suroeste de la torre, se aprecia, desde el norte la prolongación del muro arcaico, con sus sillares provistos de listel y levemente almohadillados. El muro norte del templo primitivo, conserva al interior de la torre su cornisa en magnífico estado. De no estar avisado de lo expuesto, es fácil confundirla con ménsula corrida del muro para sustentar piso de madera. 8

11


Nº 6 - Diciembre 2006

La campaña del Maestrazgo Ayudado de aquel sosiego que las últimas palabras de Cabrera dieron a su espíritu, cogió D. Beltrán el sueño, quedándose en él con profunda quietud hasta muy avanzado el día; pero cuando ya su cuerpo hubo recibido la reparación de que estaba tan necesitado, el cerebro se soliviantó, dándose a los sueños extravagantes. Después de mil visiones vagas, indefinibles, viose atormentado por seres malignos y traviesos que le traían y llevaban sin ningún respeto a su nobleza y ancianidad. Eran, sin duda, los familiares demonios de Nelet, que por contagio de la amistad, pasado se habían del joven al viejo, del creyente al incrédulo. En medio de la turbación del soñar, su razón siempre vigilante le decía: «De esto tiene la culpa Santapau, por contarte sus diabólicas aventuras con tantos pelos y señales». Ello es que la infernal cuadrilla cogió por su cuenta al señor de Albalate, y de un vuelo me le transportó a Cintruénigo, donde vio a Doña Juana Teresa echando trigo, y a Rodriguito con la pluma tras la oreja, contando los garbanzos que se habían de echar al puchero. Visto esto, volvieron los diablillos a cogerle por los sobacos o por el cogote (no estaba bien seguro), y le llevaron a la cima del Moncayo; de allí a Veruela, y metiéndole por un subterráneo, le arrastraron hasta salir al Castillo de Loarre en tierra de Huesca. Entretuviéronse en jugar con él a la pelota, lanzándole de un torreón a otro, y después le llevaron, cogido por las orejas, a la Sierra de Guara, desde cuyas cumbres le mostraron todo el territorio del antiguo reino de Sobrarbe, diciéndole... Pero de lo que decían no pudo enterarse bien. Despertó con el cuello dolorido, y, viendo la necedad de su ilusión, requirió nuevamente el sueño, tomando mejor postura. BENITO PÉREZ GALDÓS (1899)

13


«In Memoriam»

Cayetano Enriquez de Salamanca, amigo y socio de honor AYETANO, Don Cayetano, nuestro amigo y Socio de Honor, murió en Fitero, en su casa, el pasado 21 de Agosto de 2006. El Arte Románico pierde a uno de sus mejores valedores. Somos legión quienes nos hemos aficionado al mismo a través de sus libros de pionero, escritos desde el cariño y el conocimiento. Pero la muerte no supone su desaparición. Afortunadamente seguirá aconsejándonos

C

Madrid 1936. Cayetano Enríquez de Salamanca y Navarro, tras licenciarse en Ciencias Físicas en las Universidades de Madrid y Barcelona, pasó a especializarse en organización de empresas e informática (término que, por cierto, fue el primero en introducir en España allá por el año 1963, y que parece que ha hecho fortuna), ejerciendo durante bastantes años sus actividades profesionales en dichos campos. Con los años fue derivando hacia terrenos más humanistas, con el “leit-motiv” de España. Lo que le llevó a recorrerla en todos los sentidos y a descubrir por si mismo, procurando evitar los caminos demasiado trillados. A este propósito escribió de él el marqués de Lozoya: “Como don Antonio Ponz, como don José María Quadrado, recorre la tierra palmo a palmo, sin prisas, por buenos o malos caminos, conversando con párrocos, maestros y médicos rurales para adquirir noticia de lo desconocido, de lo inédito”. En el mismo sentido se expresaba Francisco Pons-Sorolla al escribir: “Un espíritu de investigador incansable del entorno natural y humano que le rodea ha hecho de Cayetano Enríquez de Salamanca y Navarro un escritor enamorado de esta insólita España, que nunca acabaremos de conocer.” Para hacer partícipes a los demás de los “descubrimientos” de estas correrías surgieron libros como “Guadalajara”, “Jaén”, “Palencia”, “Ciudad Real”, “La Provincia de Segovia”, dedicados a describir algunas de las provincias más olvidadas de nuestra geografía, así como los titulados “Gua-

rutas y lugares desde cada uno de los libros. Y son muchos los que escribió. Gracias a ellos tenemos la suerte de no partir de cero. Lo que escribió en sus momentos de fortaleza física nos acompañará en nuestros viajes. Gracias, maestro. Me seguirás dictando rutas para mis viajes. Desde tus libros. Desde donde estés. Y te seguiré haciendo caso, como siempre. Antonio García Omedes

darrama y Gredos”, “Castillos de Salamanca y Zamora”, “Peregrinaciones a Santiago”, “Jaca y el románico”, “Alcalá de Henares y su Universidad Complutense”, “Santa María del Paular”, etc.


Nº 6 - Diciembre 2006

Posteriormente se convirtió en autor-editor, transformando la afición en profesión. A esta etapa corresponden una treintena de libros, la mayoría declarados “de Interés Turístico” (es el autor que más veces ha alcanzado tal distinción). Y pese a aquello de que nadie es pro-

feta en su tierra. esta continua labor le valió el Premio Nacional de Turismo “Vega Inclán”-1982, la Medalla de Plata de la Orden del Mérito Turístico, la Placa de Plata del Montañismo, la Medalla de Plata de la R.S.E.A de Peñalabra, etc.

Nueva película en Loarre, «Miguel y Williams»

De nuevo la claqueta llega al Castillo. Decorados, actores, carruajes... Esta vez de la mano de la directora nacional Carmen París. La película se titulará "Miguel y Williams", y gira en torno a la supuesta coincidencia entre Miguel de Cervantes y

Williams Shakespeare en torno a 1590. El reparto incluye a Elena Anaya, Juan Luis Galiardo, Will Kemp, Malena Alterio, Geraldine Chaplin y José María Pou. El productor de la cinta es Antonio Saura, hijo del director de cine oscense Carlos Saura,

uno de los responsables de la empresa Zebra Producciones (Según informa el Diario del Alto Aragón). Esperamos que esta vez, el metraje con el Castillo como escenario de lujo sea más prolongado que en la última ocasión.

15


La Junta Directiva de la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre os desea una muy feliz Navidad y un próspero y venturoso 2007 donde se hagan realidad todos tus sueños e ilusiones

✂ ESTIMADO VISITANTE: La Asociación de Amigos del Castillo de Loarre necesita de tu ayuda y colaboración para poder seguir trabajando por el castillo y su entorno. Asociándote podrás recibir información sobre las actividades que se vayan organizando, así como recibir la revista de la Asociación. Pero sobre todo será un modo de colaborar con una actividad cultural y de desarrollo para nuestro entorno. Las personas o entidades interesadas en colaborar económicamente con la Asociación, pueden hacer sus ingresos en: Ibercaja de Loarre cc.: 20852071 06 03 0090 4886 Para asociarse, rellene por favor esta hoja: nos la puede remitir por correo al Ayuntamiento de Loarre, 22809 Loarre, o dejarla en alguno de los establecimientos abiertos del castillo o de Loarre. Gracias.

Nombre

Apellidos

Localidad

CP

Provincia

Calle

D.N.I

Piso

Teléfono

Autorizo hasta nueva orden a la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre para que carguen en mi cuenta el recibo anual de socio por importe de 6 €.

Nº ENTIDAD

Firma

Nº OFICINA

DC

En

Nº CUENTA

a

de

de 2007.


Breves apuntes de cine y literatura en torno al Castillo de Loarre Ricardo del Arco. «Joyas del Arte Patrio. El Castillo Real de Loarre» Librería de Justo Martínez. Madrid, 1917. 22x 15,5 144 pags. + XIII h de presentación y prólogo. Plano y fotos fuera de texto. Monografía del castillo. Descripción histórico-artística y arqueológica. En el prólogo el autor refiere los trámites y peticiones que originaron la campaña de r restauración de 19141915 de Luis de la Figuera Lezcano, del que Ricardo del Arco fue asesor. El libro recoge las obras y descubrimientos verificados durante la restauración, así como, en palabras de su autor un “intento mentad la reconstrucción a la vista de lo descubierto”. En otro capítulo ofrece datos cronológicos probables del edificio e incluye un Apéndice de documentos inéditos

Manuel Chamoso Lamas. «Revisión de formas constructivas en el Castillo de Loarre« Instituto Diego Velásquez C.S.I.C. Madrid, 1944. Separata de la revista Archivo Español de Arte. 27,5x19,5, 15 pags. de texto y 8 de fotografías. Descripción de las obras de restauración de 1943, realizadas por el autor, asesorado por Francisco Iñiguez Almech. Chamoso Lamas ocupaba en ese momento la Comisaría del Patrimonio Artístico de Aragón. El libro describe, entre otras intervenciones, el descubrimiento del paseo de ronda en la parte superior del ábside de la iglesia y su restauración.

18

Revista 06 loarre