Page 1

La Historia del pincel Los primeros registros del uso de una herramienta para transporte de tinta fueron identificados en la pintura rupestre, en la era paleolítica, también llamada "arte parietal". Según la historia, el primer recurso fue un palitroque de carbón con grasa animal. Después, otros elementos fijadores fueron introducidos, como la tinta, obtenida al mezclar varios pigmentos minerales con diferentes tipos de grasa.

Los colores obtenidos eran el ocre amarillo, ocre rojo y negro. En las ilustraciones se utilizaban: dedos, plumas de diversas aves, palitroques con pelos en las puntas, una especie de buril de piedra y además un haz de musgo. La irregularidad de las superficies, como aristas, orificios, canales, etc. ayudaba para dar expresión a las formas. En esos millones de años, poco se sabe sobre la fabricación que dio origen al primer ejemplar de un pincel, similar a los que usted utiliza hoy. Algunas informaciones aparecen en el siglo XV, en Europa, con la pintura del Fresco y Falso Fresco, en que se menciona un tipo de pincel “Pitua”, elaborado con pelos suaves de animal, del tamaño de la palma de la mano del pintor, usado para suavizar la textura de la piel humana. También se desarrollaron otros tamaños diferentes y con forma redonda, con los pelos atados en varetas de madera. En oriente, en 1804, encontramos otro registro denominado "Pincel de Toyohashi", en el feudo de Yoshida, Kyoto (Japón). Utilizado para caligrafía y pinturas ornamentales, fue elaborado con mango de bambú, férula de tallo de pluma y pelos suaves de animales. En ese registro, encontramos informaciones sobre una pequeña variedad de formas de puntas. Estos pinceles fueron considerados, en la época, verdaderas joyas, y guardados colgados en soportes de metal noble. Hoy, hacen parte del arte tradicional de Japón. En las antiguas pinturas rupestres, encontramos también el uso del carbón, puntas de plumas y estiletes. En Europa, en las primeras décadas del siglo XIX, algunas informaciones identifican el uso del pincel plano, que viene a sumarse al ya conocido pincel redondo. Todavía en el siglo XIX, con el surgimiento de la máquina fotográfica, algunos artistas perseguían un diferencial para sus pinturas. Combatían la competencia visual con pinceladas expresivas y al mismo tiempo, usaban las fotografías como referencias para sus pinturas.


Tiene inicio entonces la pintura gestual; la pintura en contacto con la naturaleza. Una pintura también llamada "A La Prima". Ese estilo moderno de pintura exigía del artista una mayor intimidad con sus herramientas de trabajo: el tipo de tinta, los colores y el pincel. En cada gesto de la pincelada quedaba impreso el sentimiento del artista, con su óptica del color y de las formas. La pintura adquirió velocidad. Era el llamado "Impresionismo". En ese momento de la historia del arte, el pincel pasó a ser una herramienta de gran importancia. Algunos artistas fabricaban sus propios pinceles, con formas adecuadas a sus pinceladas. Cada nueva forma de pincel era identificada con el nombre del artista que lo había creado. Ya en la secuencia de la evolución de los pinceles, surgieron los fabricantes en escala comercial. La fabricación se hacía bajo sigilo y los conocimientos técnicos se pasaban de forma secreta de padres a hijos. En el siglo XX la fabricación evolucionó con el uso de los filamentos sintéticos, debido a la exploración de nuevas formas para las puntas de los pinceles y tantos otros accesorios artísticos. Esa evolución fue paralela a la de la tinta a base de agua. Hoy, el pincel es una herramienta de trabajo con especificaciones técnicas de uso y mantenimiento. Con una gran variedad de formas, los pinceles amplían los recursos para la pintura en todos los tipos de técnicas. Proyectados como extensión de la mano, encontramos diferentes tamaños de mangos, para adecuarse a la distancia necesaria hasta la superficie que será pintada. La forma define el trazo y la pincelada que busca el artista. La composición de la punta (pelos, cerdas o filamentos sintéticos) define el uso del tipo de tinta que se usará en la superficie que se va a pintar. Los pelos y las cerdas de origen animal sólo se utilizan dentro de las normas rígidas de preservación de las especies. Industrias Condor fue la primera empresa en Brasil que lanzó nuevas formas de pinceles, el uso del filamento sintético y literatura técnica sobre el uso y mantenimiento de ese producto.


Tipos de Cerdas y Origen de los Pelos Cerdas

• Son los pelos retirados del cerdo o del jabalí, se identifican fácilmente debido a la finalización de la extremidad, en dos o más puntas. Determinamos el origen de las cerdas de animales que se protegen de las variaciones climáticas por medio de una capa de grasa o del propio cuero. • Con coloración blanca natural, blanca lavada o gris, son muy resistentes e también indicados para usarlos con diversos tipos de tinta. Debido a la finalización múltiple de los pelos, los pinceles de cerdas mantienen una mayor carga de tinta en la punta, lo que permite un mayor rendimiento en la cobertura de la superficie. Están indicados para pintura en tela, tejido y también para aplicación de fondo en diversos materiales. • Se consiguen algunos efectos especiales aprovechando la textura de las cerdas, como pinceladas demarcadas, estrías, texturas con masas, pátina, decapé y otros recursos. Pelos

• Son pelos retirados de animales que utilizan un gran volumen de pelos para protegerse de las variaciones climáticas. Se pueden identificar por su forma cilíndrica y finalización cónica en las puntas. La extensión de la finalización cónica y el volumen de la "barriga" pueden variar de acuerdo con la especie animal.


• La concentración de la tinta se da en la base (raíz) de los pelos, a la que llamamos de "tintero del pincel". • Con esa característica, aprovechamos la punta para hacer pinceladas precisas y diseños diferenciados, de acuerdo con la forma del pincel. • Con varias coloraciones, están indicados para usarse con diversos tipos de tintas. • Dependiendo del origen animal, poseen una mayor o menor flexibilidad, como también espesuras variadas y porosidad diferente. Pony: pelo suave, y de gran porosidad. Excelente retención de tinta en el tintero del pincel. Indicado para tintas aguadas y suavización de pinceladas. Oreja de buey: pelo suave, flexible, resistente y de excelente precisión en el trazo. Seleccionado y teñido, atiende a las necesidades de los artistas en las diferentes formas de montaje. Indicado para diversos tipos de tintas. Marta o Cibelina: pelo suave, flexible y con punta cónica prolongada, lo que define los trazos con mayor precisión. Con coloraciones en tonos de rojo, se retira de la cola del animal debido a la prolongación de los pelos. Indicado para uso con diversos tipos de tinta, en la ilustración de la pintura y en el acabado. Ardilla: pelo suave, flexible y de gran porosidad, con punta cónica prolongada, lo que permite trazos precisos y continuos. De coloración variada, se retira de la cola del animal, en donde se encuentran los pelos más largos. Ofrece alta retención de tinta en el tintero. Indicado para uso con tintas aguadas y suavización de pinceladas. Filamentos Sintéticos

• Producidos en nylon extremamente fino, son resistentes y flexibles. • Acompañan la forma cilíndrica del pelo con el acabado cónico en la punta. • Son una gran tendencia, estimulando la evolución de las tintas a base de agua.


• Debido al tipo de composición en la fabricación, los filamentos sintéticos ofrecen condiciones de formas diferenciadas, cada vez más técnicas, responden a las exigencias de los artistas en los diferentes estilos de pintura. • Indicados para tintas a base de agua. Su uso, con las diversas formas, complementa ilustraciones y producen efectos especiales de pinceladas, son indispensables en la pintura decorativa. Composición de la férula o Virola

• Las férulas son cintas metálicas que unen la punta al mango. Pueden ser de aluminio pulido, latón cromado o niquelado, acero niquelado, plástico y otros materiales. En los pinceles artesanales, también encontramos el uso de férula de tallo de pluma. • En general, tienen forma cilíndrica con finalización cónica en una de las extremidades, para el montaje de la punta y definición del número del pincel. Es la estructura central del pincel la que define la forma, y une la punta al mango. Composición del Mango

• Los mangos de los pinceles pueden ser de madera, bambú, acrílico, plástico y otros materiales. Están proyectados especialmente para que sean cómodos alusarlos. • La materia prima recibe un tratamiento previo para evitar el deterioro.


• El acabado de la pintura, en diferentes colores, facilita la identificación de las familias de los pinceles. El laqueado en barniz valoriza el mango y aumenta su impermeabilidad. • Por medio de la impresión en el mango, identificamos las informaciones del pincel; como su composición, referencia, número, fabricante y lectura de barras. • El mango determina el equilibrio y la estabilidad del pincel. Debe ser adecuado a la férula y al volumen de pelos en la punta. Puede ser corto, largo o extralargo. • Los mangos cortos están indicados para la pintura próxima a los ojos, sobre la mesa o en las manos, cuando es necesario tener una comodidad visual para la definición de detalles y de precisión en las pinceladas. Indicados para pintura decorativa, acuarela, porcelana, témpera y otras. • Los mangos largos atienden a las necesidades de larga y media distancia en la pintura, en que la apreciación posterior de la obra mantendrá esa misma perspectiva. Por ejemplo: telas en caballetes. • Los mangos extralargos están indicados para obras de mayor tamaño, murales, paneles y otras propuestas, ya que facilitan el acceso a la superficie. La apreciación posterior de la obra mantendrá también esa perspectiva.

Numeración del Pincel Con tamaños estandarizados de mercado, la numeración de los pinceles está impresa en el mango. La lectura se hace en centímetros o pulgadas. En los pinceles artísticos, la numeración normalmente está especificada en centímetros. En las paletinas, encontramos con frecuencia la lectura de los números en pulgadas. La punta de la férula que sujeta la cabellera define el número del pincel a través de la lectura de la medida del diámetro, en los pinceles redondos, y del ancho, en los pinceles planos. El número 0 es el inicio de la escala numérica. Los números a la izquierda disminuyen el tamaño del pincel, los números a la derecha aumentan su tamaño. Ejemplos: 000, 00, 0, 2, 4, 6, 8, 10, 12, 14, 16, 18, 20, 22, 24.En el área de los pinceles artísticos, los tamaños más comunes van del 000 (o 3/0) al número 24.


Mantenimiento de los pinceles Antes de utilizar un pincel nuevo, se debe remover el caucho protector de la punta, colocado por el fabricante para mantener la forma original durante el transporte. Durante su uso, no permita que ningún tipo de tinta se seque en el pincel. Después del uso, retire el exceso de tinta con papel absorbente o tejido suave, limpie el pincel con el solvente indicado para la tinta usada, lávelo con agua y jabón neutro y enjuáguelo con agua corriente.

Utilice movimientos de vaivén y circulares, evite dar “golpecitos” en el recipiente de limpieza. Para eso, puede utilizar la Bandeja Condor (585). Para hacer una limpieza profunda, utilice el Limpia-Pincel (574), presione suavemente el pincel sobre la superficie irregular, con movimientos circulares y de vaivén. Use agua y jabón neutro para la limpieza. Cuando utilice anilinas o tintas de alto poder de teñido, reserve un pincel apenas para esa finalidad de pintura.

Durante el secado, mantenga el pincel sin presión en la punta, así evitará la deformación de su forma original. Si va a guardar un pincel durante un largo tiempo, consérvelo en un lugar fresco y ventilado. Al transportar pinceles, no permita que se ejerza presión en la punta de los mismos. Industrias Condor siempre ofrece el material adecuado para lo que usted necesita. Con la herramienta correcta en las manos, todos sus trabajos se transforman en obras de arte.

La historia del pincel