Page 1

Universidad Nacional  Autónoma  de  México-­‐  UNAM   Centro  de  Investigaciones  Interdisciplinarias  en  Ciencias  y  Humanidades  -­‐  CEIICH   Fundación  Guatemala  -­‐  FUNGUA    

   

El proyecto corporal de las adolescentes: Revista Tú y las nuevas identidades en la sociedad de consumo.

Tesina para  optar  por  el  título  de  Diplomado  de  Especialización                                                                             en  Estudios  de  Género  Feminista  2014      

                  Sustentante:  Lcda.  Beatriz  Zamora  Canjura   Asesora:  Blanca  de  Sánchez   Guatemala,  febrero  de  2014  

1


2


Tabla de  contenidos   Introducción  ..............................................................................................................................  5   CAPÍTULO  I   La  búsqueda  de  la  autoidentidad  de  las  mujeres  como  seres-­‐para-­‐sí  ..........................  11   A.  La  igualdad  .................................................................................................................................................  15   B.  El  tiempo  .....................................................................................................................................................  18   C.  El  espacio  ....................................................................................................................................................  21   D.  La  ciudadanía  ............................................................................................................................................  24   E.  La  autonomía  .............................................................................................................................................  27   F.  La  individualidad  .....................................................................................................................................  29   G.  El  poder  vital  .............................................................................................................................................  32   CAPÍTULO  II   Las  adolescentes  y  el  proyecto  corporal  .................................................................................  37   A.  Las  chicas  de  hoy  .....................................................................................................................................  38   B.  Guatemala:  herencias  patriarcales  y  otras  figuras  hegemónicas  .......................................  41   C.  Los  cuerpos  encarnados  .......................................................................................................................  45   D.  El  proyecto  corporal  de  las  chicas  ...................................................................................................  51            1.  La  familia  y  la  iniciación  de  género  ............................................................................................  54            2.  Escuela,  Iglesia  y  Estado  como  reforzadores  de  género  ...................................................  56            3.  La  cultura  del  cuerpo:  la  venta  sexual  .......................................................................................  61            4.  El  derecho  a  elegir  .............................................................................................................................  70   CAPÍTULO  III   Revistas  dirigidas  al  público  femenino:  Revista  Tú  .............................................................  75   A.  Descripción  del  contenido  de  la  publicación  ...............................................................................  77            1.  Moda  ........................................................................................................................................................  79            2.  Belleza  .....................................................................................................................................................  80            3.  Reportajes  .............................................................................................................................................  80            4.  Salud  y  relaciones  ..............................................................................................................................  81            5.  Posters  ....................................................................................................................................................  82            6.  Artículos  .................................................................................................................................................  82            7.  Ellos  ..........................................................................................................................................................  82            8.  Varios  ......................................................................................................................................................  83            9.  Publicidad  ..............................................................................................................................................  84   B.  Ideología  de  Tú  .........................................................................................................................................  86   CAPÍTULO  IV   Metodología  de  la  investigación  ................................................................................................  92   A.  Modelos,  conceptos  y  métodos  de  la  investigación  cualitativa  ...........................................  92   B.  Investigación  y  etnografía  feminista  ...............................................................................................  94   C.  Diseño  del  estudio  ...................................................................................................................................  95            1.  Problema  ................................................................................................................................................  95            2.  Pregunta  central  y  secundarias  ....................................................................................................  96            3.  Objetivo  general  y  específicos  ......................................................................................................  96            4.  Recopilación  de  datos  ......................................................................................................................  97            5.  Definición  de  la  muestra  ...............................................................................................................  102   CAPÍTULO  V   Discusión  de  resultados  ............................................................................................................  104   A.  Descripción  de  acontecimientos  y  definición  de  la  muestra  ..............................................  104   B.  Cuestionario  escrito  .............................................................................................................................  105            1.  Fenómeno  de  identificación  ........................................................................................................  107    

3


2. Expresión  y  reproducción  ............................................................................................................  112            3.  Significación  .......................................................................................................................................  114   C.  Grupo  focal  ...............................................................................................................................................  118            1.  Artículos  de  moda  y  belleza  .........................................................................................................  119            2.  Publicidad  ............................................................................................................................................  123            3.  Feminidad,  belleza  y  autoestima  ...............................................................................................  124   Conclusión  ......................................................................................................................................  133   Referencias  bibliográficas  ........................................................................................................  137   Anexo  No.  1  ....................................................................................................................................  141   Anexo  No.  2  ....................................................................................................................................  142   Anexo  No.  3  ....................................................................................................................................  143   Anexo  No.  4  ....................................................................................................................................  146   Anexo  No.  5  ....................................................................................................................................  147  

   

4


Introducción      

Nacer en  un  cuerpo  de  hombre  o  de  mujer  en  la  cultura  occidental  representa  

seguir una  serie  de  códigos  impuestos  desde  la  infancia  que  limitan  nuestro  género   y  determinan  en  gran  parte  nuestro  destino  a  partir  del  cuerpo.  Como  mujeres,  los   prejuicios   y   estereotipos   de   toda   nuestra   cultura   vienen   a   ser   una   especie   de   piedra   de  toque  que  delimita  nuestras  actitudes,  comportamientos  y  percepciones  que  nos   convierten   fácilmente   en   cuerpos-­‐para-­‐otros,   es   decir,   en   seres   en   función   a   otros,   expropiadas,  colonizadas,  cautivas.  Si  bien  es  cierto  que  ahora  gozamos  de  muchas   libertades,  gracias  a  la  valentía  de  miles  de  mujeres  que  lucharon  contra  la  opresión   de   género   a   lo   largo   de   la   historia,   en   la   era   de   la   globalización   el   concepto   de   patriarcado   ha   evolucionado   y   ha   asumido   otras   formas   de   control   social   generizado,   más   sutiles   y   difíciles   de   desenmascarar.   La   exacerbada   industria   del   sexo   y   la   cultura   de   la   moda   y   belleza   en   las   que,   bajo   la   falsa   bandera   de   "libertad",   disfrazan  la  desigualdad  y  la  opresión  siguen  tan  vigentes  como  en  1792  cuando  se   publicó   la   Vindicación   de   los   derechos   de   la   mujer   de   Woolstencraft.   Releer   esta   propuesta   es   revivir   en   carne   propia   los   oprobios   que   el   sistema   patriarcal   y   misógino   ha   ejercido   sobre   todas   y   cada   una   de   las   mujeres   de   nuestros   tiempos   como  cuerpos  sexuados  en  femenino.      

Los estudios  sobre  medios  masivos  de  comunicación  nos  comprueban  una  y  

otra vez  la  inmensa  influencia  que  tienen  estos  sobre  las  masas,  pero  los  estudios  de   género   en   las   ciencias   de   la   comunicación   nos   describen   los   sesgos   que   existen   en   los  roles  femeninos  y  masculinos  en  el  cine,  la  televisión,  la  publicidad,  la  radio,  la   prensa   y   las   revistas,   pero   además   hacen   visibles   los   hilos   que   entretejen   el   poder   jerárquico   con   su   discurso   dirigido   a   los/las   niños/as.     Jean   Kilbourne,   experta   estadounidense   en   el   tema   de   género   y   medios,   argumenta   que   un/a   adolescente   promedio   ve   3   mil   anuncios   publicitarios   al   día   y   la   mitad   de   estos   están   relacionados   a   la   imagen   física   femenina.   No   obstante   lo   anterior,   necesito   aclarar   que   el   problema   no   son   los   medios   en   sí   mismos,   sino   la   ausencia   de   criterio   y   de  

5


pensamiento reflexivo  en  el  público.  La  obediencia  y  la  sumisión  que  responden  al   poder  hipnótico  e  insidioso  de  la  publicidad  y  del  mercado  de  los  bienes  simbólicos   son  abrumadoras.      

De esta  forma,  mi  interés  por  abordar  este  tema  y  su  influencia  en  las  jóvenes  

surge como  una  continuidad  a  un  proyecto  educativo  sobre  educación  mediática  que   tengo   en   manos   desde   hace   pocos   años.   En   ese   entonces   ya   había   identificado   aspectos  que  solo  hasta  ahora  logro  comprender  y  explicar  de  mejor  manera,  como   la  objetivización,  cosificación  y  animalización  de  las  mujeres  en  los  juegos  de  video,   las   películas   y   la   publicidad,   entre   otros.   Como   feminista   creo   que   la   educación   de   las  niñas,  y  los  niños,  debería  ser  una  prioridad  en  nuestra  agenda  política;  solo  así   podremos  comenzar  a  ver  un  cambio  en  el  futuro.  Un  cambio  que  evidencie  en  las   mujeres   de   las   próximas   generaciones   la   conquista   de   su   poder   vital,     que   solo   puede   desarrollarse   ejerciendo   sus   derechos   democráticos   y,   por   consiguiente,   viviendo  una  vida  plena  y  libre,  una  vida  como  seres-­‐para-­‐sí.    

En este  estudio  de  género  intento  identificar  de  qué  forma  el  discurso  en  la  

Revista Tú,   dirigida   a   un   público   joven   femenino,   contribuye   a   formar   identidades   asignadas  que  obstaculizan  a  desarrollar  en  sus  lectoras  la  conciencia  de  seres-­‐para-­‐ sí  y  refuerzan  su  orientación  en  seres-­‐para-­‐otros.    

El presente   trabajo   de   investigación   se   compone   de   cinco   capítulos  

conformados de   la   siguiente   manera:   En   el   capítulo   I   titulado   "La   búsqueda   de   la   autoidentidad   de   las   mujeres   como   seres-­‐para-­‐sí"   intento   describir   la   categoría   de   género   seres-­‐para-­‐otros   que   designa   el   deber-­‐ser   de   mujer   como   un   hecho   constitutivo   de   la   feminidad.   En   este   capítulo   planteo   las   claves   de   la   alternativa   feminista,  de  acuerdo  con  Marcela  Lagarde,  que  llevan  al  empoderamiento  o  poder   vital  que  permite  la  transformación  de  las  mujeres  en  seres-­‐para-­‐sí.      

En el  capítulo  II  que  lleva  el  título  "Las  adolescentes  y  el  proyecto  corporal"  

defino brevemente   la   categoría   chicas   como   una   compleja   etapa   de   la   vida   de   las   mujeres,  e  intento  describir  a  grandes  rasgos  las  influencias  del  contexto  en  el  que   vive   la   mayoría   de   adolescentes   del   nivel   socio   económico   alto   en   Guatemala:   desde   las   fuerzas   opresoras   de   la   colonización   que   determinaron   las   bases   de   toda   la   educación   formal   de   hoy   (Familia,   Estado,   Iglesia   y   Escuela)   hasta   aquellas    

6


relacionadas con   la   instrucción   informal   en   las   sociedades   líquidas   de   la   modernidad  caracterizadas  por  los  medios  masivos  de  comunicación  y  sus  discursos   homogénicos.  En  este  apartado  hago  mención  a  las  grandes  industrias  de  la  cultura   del   cuerpo   y   su   incidencia   en   el   trabajo   sistematizado   o   performativo,   como   lo   llama   Judith  Butler,  sobre  el  proyecto  de  convertirse  en  mujer,  y  del  concepto  ilusorio  de   libertad.    

El capítulo   III,     "Revistas   dirigidas   al   público   femenino:   Revista   Tú",   es   una  

aproximación a   la   ideología   y   contenido   de   la   Revista   Tú.   En   este   propongo   un   somero  análisis  de  las  secciones  que  componen  la  revista  como  parte  de  las  claves   culturales   y   sociales   que   definen   una   especie   de   "práctica   inciática"   en   las   adolescentes   hacia   la   feminidad.   Con   argumentos   de   especialistas   de   género   y   medios  como  Dawn  Currie  y  Angela  McRobbie,  entre  otras,  exploro  el  discurso  de  Tú   -­‐-­‐centrado  en  los  estándares  de  belleza  y  sexualidad  patriarcal  tradicionales  bajo   un   registro   informal   de   "hermana   mayor"-­‐-­‐,   como   un   medio   eficaz   en   la   formación   de   identidades  colonizadas  o  seres-­‐para-­‐otros.    

En el   siguiente   capítulo   describo   la   "Metodología"   de   la  exploración  que  llevé  

a cabo   para   esta   tesina   basada   en   la   metodología   de   la   investigación   feminista   descrita   por   Patricia   Castañeda,   cuyos   procedimientos   se   centran   en   unidades   de   observación,  métodos  y  resultados  que  responden  a  los  vacíos  que  la  investigación   convencional   y   androcéntrica   no   se   ha   preocupado   por   tratar   en   relación   a   la   desigualdad   genérica.     Describo   por   lo   tanto,   el   problema   y   los   objetivos,   así   como   también   el   método   que   utilicé   para   la   recopilación   de   datos   y   la   elaboración   de   herramientas  (cuestionario  y  grupo  focal).    

Por último,   en   el   capítulo   de   "Discusión   de   resultados",   analizo   los  

comentarios, percepciones  y  creencias  obtenidas  de  la  jóvenes  de  la  muestra,  tanto   en   el   cuestionario   (análisis   cuantitativo),   como   en   el   grupo   focal   (análisis   cualitativo)   para   el   cual   usé   algunos   de   los   argumentos   que   cité   en   el   cuerpo   teórico   de   este   informe   con   el   fin   de   reafirmar   la   hipótesis   planteada.   No   obstante   creo   pertinente  agregar  que  aunque  los  métodos  cualitativos  pretenden  "dar  voz"  a  quien   supuestamente   no   la   tiene,   frecuentemente   distorsionan   la   agencia   de   las   participantes     excluyendo   su   reflexividad   del   material   recogido.   La   negación   de   la    

7


asunción de   poder   por   parte   de   quien   investiga   y   la   supuesta   transparencia   de   nuestras   prácticas,   tienen   a   oscurecer   o   a   sesgar   esta   realidad.   Bhavnani1  (1990)   sugiere  abarcar  a  través  de  informes  de  investigación  en  los  que  haya  espacio  para   las   contradicciones,   los   errores,   las   contaminaciones,   por   lo   que   intenté   plasmar   "productos"  textuales  en  los  que  aparecen  estas  contradicciones  con  el  objetivo  de   dejar   espacio   para   la   práctica   autorreflexiva,   es   decir,   permitir   que   los   textos   se   configuren   no   como   conclusiones   de   un   proceso   de   investigación,   sino   como   nuevas   narrativas,  parciales  y  situadas  que  pueden  ser  re-­‐analizadas  por  las  otras  agentes   de  la  investigación.    

     

                                                                                                              1Barbara  Biglia.  (2005).  Narrativas  de  mujeres  sobre  relaciones  de  género  en  los  Movimientos  Sociales.  Disponible  

en:http://www.academia.edu/313091/Narrativas_de_mujeres_sobre_las_relaciones_de_genero_en_los_movimie ntos_sociales. Tesis  Universidad  de  Barcelona,  España.  16  

8


A Emilia  Babich  V.   In  memoriam.     A  Concha  Canjura  M.      

9


10


CAPÍTULO I   La  búsqueda  de  la  autoidentidad  de  las  mujeres                                               como  seres-­‐para-­‐sí    

En ningún  lugar  del  mundo  hay  una  sola  mujer     a  salvo  de  la  violencia.  La  fuerza  del  compromiso  global     para  vencer  esta  plaga  es  un  movimiento  cuyo     momento  por  fin  ha  llegado.   -­‐-­‐Asha-­‐Rose  Migiro  

 

Creo pertinente  comenzar  este  trabajo  con  la  problemática  que  implica  vivir  

en un   cuerpo   determinado   social   y   culturalmente   por   el   género;   un   cuerpo   biológicamente   femenino.   Ser   mujer   –u   hombre-­‐   debería   ser   una   celebración   a   la   vida,  a  las  diferencias  y  a  lo  que  estas  representan  en  el  universo:  somos  el  resultado   de  la  complementariedad  biológica:  hombres  y  mujeres2,  juntos,  somos  capaces  de   crear   vida,   pero   también   de   recrearla.   Y   con   recreación   me   refiero   a   las   inmensas   posibilidades   que   existen   en   los   seres   humanos   –hombres   y   mujeres-­‐   para   solucionar,   inventar,   crear,   reintegrar,   unir,   fusionar…   Somos   complementarios   biológicamente;   nos   necesitamos   para   concebir,   eso   es   indiscutible,   pero   también   nos   necesitamos   para   compartir   tareas,   para   multiplicar   esfuerzos,   para   alcanzar   objetivos   comunes,   para   identificar   soluciones,   pero   sobre   todo   nos   necesitamos   para   amarnos,   para   aprender   juntos,   para   reconocer   que   somos   el   resultado   de   nuestras  experiencias,  pero  sobre  todo  de  nuestras  relaciones.      

No obstante,   el   mundo   que   nos   tocó   vivir   es   tan   contradictorio   y   complejo  

que cualquier   anhelo   de   armonía,   respeto   y   equidad   parece   ser   una   mera   utopía,   un   sueño   idealista   que   solo   está   plasmado   en   los   libros,   en   los   discursos   de   las   campañas   políticas   y   conferencias,   en   frases   dichas   por   otros   y   citadas   hasta   el   cansancio   por   políticos,   académicos   e   investigadores   de   las   ciencias.   Nacer   en   un                                                                                                                  

2 El   uso   de   la   expresión   “mujeres”   (en   plural)   es   ya   de   por   sí   un   concepto   que   introduce   la   cuestión   de   los  

feminismos, como   señala   a   Valcárcel   para   demostrar   que   cuando   se   habla   de   “la   mujer”   se   totaliza   arbitrariamente  al  género  femenino  como  si  fuera  un  solo  colectivo.  Aunque  es  válido  utilizar  nombres  genéricos   en   el   lenguaje,   al   hacerlo   con   ciertos   colectivos   que   son   particularmente   complejos   y   diversos,   como   el   de   las   mujeres,   los   negros,   los   judíos,   se   tiende   a   totalizar   y   a   homogeneizar   a   todos   los   integrantes   de   un   grupo,   colectivo,  género  o  cultura.  De  esta  forma,  los  feminismos  piden  “la  autodesignación  de  las  propias  mujeres  en  el   plano   teórico   y   la   autodesignación   de   espacios   que   le   es   correlativa   en   el   práctico”   (pp.   225-­‐226)   en   Amorós,   Celia.   (2007).   La   gran   diferencia   y   sus   pequeñas   consencuencias…para   las   luchas   de   las   mujeres.   (3ª   ed.).   Ed.   Cátedra,  Madrid.  

11


cuerpo de   mujer   o   de   hombre   es   determinante   en   nuestra   cultura,   y   no   hay   lugar   en   el   mundo,   como   tampoco   estrato   social   que   salga   ileso3.   Todas   las   mujeres,   me   atrevería   a   afirmar,   hemos   experimentado   de   alguna   u   otra   forma   la   exclusión,   la   inequidad,  los  estereotipos  y/o  la  opresión  a  lo  largo  de  nuestra  vida:  desde  la  niña   K’iche’  en  Nebaj4  hasta  la  vice  rectora5  de  alguna  universidad  privada  de  la  capital.     Si   bien   las   luchas   feministas   y   los   movimientos   de   mujeres   han   logrado   inmensos   logros   que   no   podemos   pasar   por   alto,   las   mujeres   hemos   aprendido   de   todas   las   formas   posibles   nuestra   condición   genérica,   es   decir,   que   nos   han   hecho   creer  que  “somos  seres  carentes,  capaces  de  renuncia,  cuya  actitud  básica  consiste   en  ser  capaces  de  todo  para  consumar  su  entrega  a  los  otros…”,  hemos  aprendido,   dice   Lagarde,   a   ser   sujetos   impotentes6  y   de   allí   que   nuestra   autora   afirme   que   “todas   las   mujeres   están   cautivas7”.   De   esta   forma,   Lagarde   determina   la   categoría   cautiverio  como  la  síntesis  cultural  que  “define  el  estado  de  las  mujeres  en  el  mundo   patriarcal.  El  cautiverio  define  políticamente  a  las  mujeres,  se  concreta  en  la  relación   específica   de   las   mujeres   con   el   poder,   y   se   caracteriza   por   la   privación   de   la   libertad,   por   la   opresión8”.   Dentro   de   este   sistema   opresor,   estos   cautiverios   nos   sitúa   a   las   mujeres   como   seres   subordinados   al   poder,   seres   vitalmente   dependientes  al  gobierno,  a  las  instituciones  y  a  los  particulares,  es  decir  a  los  otros.    

Ya Simone   de   Beauvoir9  apuntaba   que   no   hay   ningún   colectivo   que   no   defina  

inmediatamente a   Otro   ante   sí.   En   su   Segundo   sexo   ilustra   esta   afirmación   con   un   ejemplo:   basta   con   que   tres   viajeros   se   reúnan   por   azar   en   un   mismo   compartimiento   para   que   el   resto   de   los   viajeros   sean   los   “otros”   vagamente                                                                                                                   3  Las   estimaciones   del   IDM   [Índice   de   Desarrollo   de   la   Mujer]   “indican   con   claridad   que   en   ninguna   sociedad   las  

mujeres disponen   de   las   mismas   oportunidades   que   los   hombres”,   en   Voglio   Monge,   Roxana.   (2012).   Reflexiones   necesarias  en  torno  al  binomio  “violencia  y  pobreza”  de  las  mujeres.   Revista   Europea   de   Derechos   Fundamentales,   Núm.  19/1º  semestre,  pp.  95-­‐122.     4  La   situación   de   las   mujeres   indígenas   es   una   tríada   opresiva   que   se   compone   de   la   opresión   genérica,   la   opresión   clasista   y   la   opresión   étnica   (véase     Lagarde   y   de   los   Ríos,   Marcela.   (2011).   Los   cautiverios   de   las   mujeres:  Madresposas,  monjas,  putas,  presas  y  locas.  Ed.  Horas  y  Horas,  Madrid,  pp.  132-­‐133).   5  Marcela   Lagarde   explica   que   hay   diferencias   de   opresión   en   las   mujeres   según   su   situación   histórica,   así   la   opresión   de   las   burguesas   o   de   las   que   ocupan   puestos   de   poder   en   cargos   ejecutivos   o   gerenciales,   tienden   a   vivir  subordinadas,  dependientes  y  son  discriminadas  en  sus  relaciones  familiares  y  sociales  por  el  solo  hecho  de   ser  mujeres  (2011,  p.  134).     6  Idem,  p.  65   7  Idem,  p.  67   8  Idem,  p.  66   9  Beauvoir,  Simone  de.  (2008)  El  segundo  sexo.  (2ª  ed.).  (Alicia  Martorell,  Trad.).  Ed.  Cátedra,  Madrid.  p.  51  

12


hostiles. Así,  para  el  citadino  los  otros  serán  los  aldeanos,  para  el  guatemalteco  los   otros   serán   los   extranjeros,   para   los   latinoamericanos   los   otros   serán   los   anglosajones,  para  los  americanos  los  otros  serán  los  europeos  y  para  los  hombres,   en   cuanto   género,   los   otros   son   el   género   femenino,   quienes   tributan.   El   DRAE   tiene   dos   aseveraciones   para   el   verbo   tributar:   1.   Dicho   de   un   vasallo   o   de   un   súbdito:   Entregar   al   señor   en   reconocimiento   del   señoría,   o   al   Estado   para   las   cargas   y   atenciones  públicas,  cierta  cantidad  de  dinero  o  en  especie;  2.  Ofrecer  o  manifestar   veneración  como  prueba  de  agradecimiento  o  admiración.  De  esta  manera,  los  otros   son  todas  las  personas,  símbolos  o  instituciones  por  las  que  nos  sentimos  obligadas   a   atender,   agradecer,   dar   cuenta   de,   explicar…   que   pueden   ser   nuestros   hijos/as,   padres,   hermanos/as,   el   cónyuge   o   la   pareja,     la   Iglesia,   Dios,   los   médicos,   el   jefe   y/o   demás   figuras   que   tengan   o   aparenten   tener   algún   poder   sobre   nosotras.   Franca   Basaglia 10  apunta   que   la   mujer   es   en   esencia   ser-­‐para-­‐otros:   “El   cuerpo   y   la   subjetividad11  de  la  mujer  consagrados  a  los  otros  la  constituye  como  el  ser-­‐para-­‐los-­‐ otros  por  lo  cual  ella  no  sabe  qué  significa  vivir  para  sí  misma…”.     Además   de   lo   anterior,   Lagarde   afirma   que   la   ideología   del   amor12  es   la   ideología  del  poder;  un  poder  que  se  basa  en  la  usurpación  de  la  propiedad  privada   de  las  personas  según  consideraciones  específicas:  la  invalidez  y  la  minoridad  de  los   niños,  por  ejemplo,  o  la  naturaleza  vulnerable  y  débil  de  las  mujeres  que  necesita  del   amparo  y  la  protección  de  la  figura  masculina.  Sin  embargo,  son  los  afectos  que  se   derivan   de   este   fenómeno   que   conocemos   como   el   amor,   los   que   juegan   un   papel   preponderante   en   la   vida   de   las   mujeres   como   seres-­‐para-­‐otros:   “la   mujer   no   es   sólo   monógama”,  escribe  la  autora,  “es  monoamorosa  y  debe  ser  monomadre”  y  de  esta                                                                                                                   10  En  Lagarde  y  de  los  Ríos,  (2011:  185).  

11 Con   subjetividad   de   las   mujeres   nos   referimos   a   su   especificidad   y   se   desprende   de   la   forma   de   estar   y   del  

lugar que  las  mujeres  ocupan  en  el  mundo.  Por  subjetividad  entendemos  la  particular  concepción  del  mundo  y   de  la  vida  del  sujeto  que  se  constituye  por  el  conjunto  de  normas,  valores,  creencias,  percepciones,  lenguajes  y   formas  de  aprehender  el  mundo,  conscientes  e  inconscientes,  físicas,  intelectuales,   afectivas   y   eróticas,   comoo   lo   platea  Marcela  Lagarde  y  de  los  Ríos  (2011:  319).   12  Al  respecto  del  amor,  Shulamit  Firestone  en  uno  de  los  capítulos  de  La  dialéctica  del  sexo,  dedicado  al  amor,   comienza  así:  “Un  libro  sobre  el  feminismo  radical  que  no  tratara  del  amor  sería  un  fracaso  político  porque  el   amor,  más  quizá  que  la  gestación  de  los  hijos,  es  el  baluarte  de  la  opresión  de  las  mujeres  en  la  actualidad”.  Por   su  parte,  Anna  Jónasdóttir,  una  teórica  feminista  nórdica,  escribió  en  los  años  noventa  su  libro  El  poder  del  amor.   ¿Le  importa  el  sexo  a  la  democracia?  Donde  plantea  el  problema  del  patriarcado  aún  en  aquellas  culturas,  como  la   nórdica,  en  donde  se  promueven  “políticas  amigas  de  las  mujeres”  y  su  tesis  se  sustenta  en  que  el  concepto  del   amor  debe  entenderse  como  “prácticas  de  relación  socio-­‐sexuales”  y  no  sólo  como  emociones  “subjetivas”,  véase   Celia  Amorós,  (2008:  73-­‐76).  

13


manera, el  amor  para  la  mujer  es  renuncia  y  es  entrega,  es  casi  exclusivo  de  ser-­‐de-­‐ otros;   pero   para   el   hombre,   agrega,   por   el   contrario:   “es   posesión   y   uso   de   otros   (otras)13”.   Simone   de   Beauvoir   decía   que   el   hombre   se   concibe   sin   la   mujer   pero   ella   no   se  concibe  sin  el  hombre:  “Y  ella  no  es  más  que  lo  que  el  hombre  decida  […]  La  mujer   se   determina   y   se   diferencia   con   respecto   al   hombre,   y   no   a   la   inversa;   ella   es   lo   inesencial  frente  a  lo  esencial.  Él  es  el  Sujeto,  es  el  Absoluto:  ella  es  la  Alteridad14”.  Si   partimos   de   la   Alteridad   de   Beauvoir,   vemos   que   nuestra   filósofa   se   refiere   a   las   mujeres   como   un   mero   adjetivo,   es   decir,   lo   otro   del   sujeto   que   representa   a   los   hombres   como   centro   del   mundo   desde   la   visión   antropológica   que   parte   desde   el   contrato   social,   patriarcal,   sexista   y   misógino.   Vamos   a   entender   por   sujeto,   de   acuerdo   a   Sherry   Ortner15,   al   ser   humano   que   siente   y   piensa   y   reflexiona,   quien   hace  y  busca  significados16.      

¿Por qué  es  esto  importante?  Porque  es  dentro  de  este  paradigma  que  se  va  

construyendo y   destruyendo   las   subjetividades   de   las   mujeres   para   reconstruirlas   en   subjetividades   formadas   a   partir   de   sexualidades   disciplinadas   para-­‐otros,   cuerpos-­‐para-­‐otros,  como  dice  Franca  Basaglia17:    

 

Si la  mujer  es  naturaleza,  su  historia  es  la  historia  de  su  cuerpo,  pero  de  un  cuerpo  del   cual  ella  no  es  dueña  porque  sólo  existe  como  objeto  para-­‐otros  o  en  función  de  otros,  y   en  torno  al  cual  se  centra  una  vida  que  es  la  historia  de  una  expropiación  ¿y  qué  tipo  de   relación   puede   haber   entre   una   expropiación   y   la   naturaleza?   ¿Se   trata   del   cuerpo   natural,  o  del  cuerpo  históricamente  determinado?  

Lagarde  infiere  que  los  recursos  de  dominación  son  la  culpa,  el  miedo  y  los  

prejuicios dogmáticos 18  que   mantienen   a   las   mujeres   “en   apego,   defensa   y                                                                                                                   13  Celia  Amorós  (2008:185).    

14 Simone  de  Beauvoir  (2008:  40-­‐50).   15  Ortner,   Sherry.   (2006).   Anthropology   and   Social   Theory:   Culture,   Power   and   Acting   Subject.   Duke   University  

Press, London.     16  “…the   view   of   the   subject   as   […]   a   being   who   feels   and   thinks   and   reflects,   who   makes   and   seeks   meaning”  (véase   Sherry  Ortner,  (2006:110).   17  Citada  en  Marcela  Lagarde  y  de  los  Ríos,  (2011:15).   18  La  concepción  cristiana  del  mundo  y  de  la  vida  se  asienta  en  la  valoración  negativa  de  las  mujeres  por  lo  que  el   concepto   de   mujer   queda   expresado   en   el   estigma   inherente   a   su   condición   sexual,   desde   la   menstruación   como   marca   simbólica   hasta   los   prejuicios   en   los   cuales   se   asientan   adjetivos   calificativos   que   las   describen   cuando   transgreden  las  normas  sociales  (prostituta,  puta,  amante,  loca,  pecadora,  sucia,  diabólica,  satánica,  etc.).  Sobre   este   tema   han   tratado   múltiples   autoras,   como   Marcela   Lagarde   y   de   los   Ríos   en  Los  cautiverios  de  las  mujeres   (op.cit.)   e   Ivonne   Gebara   en   Instituciones  ecofeministas:  ensayos  para  repensar  el  conocimiento  y  la  religión   o   El   rostro  oculto  del  mal.  Una  teología  desde  la  experiencia  de  las  mujeres,  sólo  por  mencionar  dos.    

14


reproducción de  la  organización  y  el  sentido  patriarcales  de  la  vida.  En  apego,  aun,   de   quienes   las   maltratan,   abusan   de   ellas,   las   violentan   y   les   ocasionan   daño.   La   violencia   de   género   es   ejercida   de   manera   generalizada   contra   las   mujeres   incluso   por   quienes   no   se   considerarían   violentos.   Mujeres   violentadas   no   consideran   violencia  lo  vivido.  La  dominación  y  la  dependencia  vital  impiden  a  las  mujeres  ser   libres19”,  y  por  eso  es  que  somos  cautivas.      

Lo que  buscamos  entonces  es  desaprender  estas  formas  de  ser,  formas  de  ver  

el mundo   y   percibirse   en   él   y   para   ello   creo   necesario   establecer   algunos   elementos   que   considero   importantes.   Marcela   Lagarde   destaca   en   su   prólogo   de   la   última   edición  de  Los  cautiverios  de  las  mujeres20  que  las  claves  de  la  alternativa  feminista   son  la  igualdad,  el  tiempo,  el  espacio,  la  autonomía,  la  ciudadanía,  la  especificidad,  la   individualidad   y   el   poderío   o   poder   vital.   Todas   estas,   que   intentaré   describir   a   continuación,   llevan   eventualmente   al   empoderamiento   para   transformarnos   en   seres-­‐para-­‐sí  que  significa  hacernos  cargo  de  nuestra  existencia  y  cuyo  sentido  es  la   libertad.  No  obstante,  agrega  nuestra  autora,  esta  libertad  sólo  puede  ser  posible  a   través  de  la  autoestima  que  nos  constituye  -­‐-­‐y  restituye.      

A. La igualdad   Para   el   feminismo,   la   igualdad   no   es   la   equivalencia   biológica,   no   se   trata   de   asemejar   fortalezas   o   virtudes,   tampoco   de   equiparar   identidades   para   uniformarnos   como   una   sola   entidad,   o   como   dirían   muchos,   a   un   travestismo   de   género.  Con  igualdad  nos  referimos  a  la  equivalencia  humana  que  es,  de  acuerdo  con   Lagarde 21 ,   “fundamento   de   la   ética   contenida   en   la   filosofía   de   los   derechos   humanos,  y  permite  aproximarnos  de  manera  innovadora  a  la  igualdad”.  La  igualdad   para   el   feminismo   es   considerar   que   hombres   y   mujeres,   diferentes   y   desiguales,   pero   únicos   en   nuestra   singularidad,   somos   equivalentes,   seres   de   igual   valor.   Amelia  Valcárcel22  la  describe  de  la  siguiente  manera:                                                                                                                    

19 Marcela  Lagarde  y  de  los  Ríos,  (2011:16).   20  Idem,  (2011:  15-­‐54).   21  Idem,  (2011:  33).   22  Idem,  (2011:  37).  

15


La igualdad  es  un  reconocerse,  es  en  primer  lugar  una  relación  concedida  o  pactada,  a  veces   incluso   impuesta.   En   este   sentido,   si   la   moral   consiste   esencialmente   en   la   capacidad   de   ser   justo,  libre,  benévolo  o  lo  que  se  desee  añadir,  con  los  demás,  cada  una  de  estas  cosas  existe   sobre   el   fundamento   de   que   los   demás   son   como   uno   mismo   y   que   nada   que   uno   se   conceda   a   sí  mismo  tiene  derecho  moral  a  no  concedérselo  a  otro,  sino  que,  al  contrario,  tiene  el  deber  de   pensar  en  el  otro,  como  un  sí  mismo…  

Creo oportuno   agregar   un   componente   que   usualmente   se   confunde   dentro   de   este   paradigma   de   igualdad,   se   trata   de   la   sexualidad.   Comúnmente,   las   personas   tienen  varios  prejuicios  respecto  a  los  feminismos,  pero  me  quiero  referir  aquí  a  la   que   relacionan   con   aquella   consigna   de   la   “revolución   sexual”   que   surgió   en   la   segunda   ola   de   la   historia   política   de   los   movimientos   de   mujeres.   Al   respecto,   Shulamith   Firestone23  valora   de   forma   totalmente   negativa   el   impacto   que   tuvo   este   ideal  para  las  mujeres:     ...la   retórica   de   la   ‘revolución   sexual’,   si   bien   no   mejoró   en   nada   [su]   situación,   sí   demostró   ser   de  gran  utilidad  para  los  hombres.  Al  convencer  a  las  mujeres  de  que  las  astucias  y  exigencias   femeninas   tradicionales   eran   despreciables,   injustas,   mojigatas,   anticuadas,   puritanas   y   autodestructivas,   se   creó   una   nueva   reserva   de   mujeres   asequibles   con   el   fin   de   ampliar   la   escasa   existencia   de   mercancía   para   la   explotación   sexual   tradicional,   desarmando   así   a   las   mujeres  de  las  escasas  protecciones  que  con  tanto  esfuerzo  habían  conquistado.      

Amorós agrega   a   este   planteamiento   de   Firestone   que   “sin   embargo,   cada   vez   más   mujeres   caen   en   la   trampa,   sólo   para   descubrir   demasiado   tarde   y   en   forma   muy   amarga   que   las   triquiñuelas   tradicionales   femeninas   tenían   una   razón   de   ser.   Imitar   a   los   hombres   sin   estar   en   su   situación   resultó   ser   para   ellas   un   negocio   ruinoso24”.   Hay   en   Internet   un   vídeo   que   anda   circulando   en   las   redes   sociales   y   que   me   parece   pertinente   traer   a   colación.   El   vídeo   se   titula   Il  Corpo  delle  Done25  o   El  cuerpo   de  las  mujeres  cuya  voz  en  off  es  de  Lorella  Zanardo,  una  empresaria  milanesa  que   decidió   hacer   un   documental   crítico   sobre   el   sexismo   y   el   humillante   trato   a   la   imagen   de   las   mujeres   en   la   televisión   italiana   (el   documental   fue   un   éxito   inmediato;   sólo   en   el   verano   alcanzó   un   millón   de   visitas).   El   resultado   es   perturbador:   una   recopilación   de   un   sin   fin   de   ejemplos   de   mujeres   cosificadas   y   animalizadas  hasta  el  extremo,    mujeres  que  permiten  el  juego  que  los  anfitriones,                                                                                                                   23  En  Celia  Amorós,  (2008:  74).   24  Idem,  (2011:  74).   25  Zanardo,  Lorella;  Malfi  Chindemi,  Marco  y  Cesare  Cantú.  (2009).  Il  Corpo  della  Donne.  [Documental  disponible  

exclusivamente en   línea].   Italia.     Fecha   última   consulta:   23   de   octubre,   2013.   Disponible   en   http://www.youtube.com/watch?v=1teAJZE1ark#t=20    

16


políticos o   periodistas   les   proponen   para   luego   burlarse   de   ellas   por   su   aparente   estupidez   y   mujeres   que   se   han   sometido   a   cirugías   plásticas   para   permanecer   “presentables”  ante  la  televisión.  Mientras  estas  imágenes  van  pasando,  la  voz  de  la   empresaria  dice:   Entre   los   45   músculos   de   la   cara,   excepto   los   que   necesitamos   para   masticar,   besar,   olfatear   y   soplar,   todos   los   otros   sirven   para   expresar   emociones.   Cuanto   más   articulado   y   complejo   es   el   carácter,  y  como  carácter  quiero  decir  nuestra  profunda  esencia,  más  individual  es  la  expresión  de   nuestra  cara.  ¿Qué  están  ocultando  esas  caras?  ¿Por  qué  las  mujeres  ya  no  pueden  aparecer  en  la   pantalla   con   su   verdadera   cara?   ¿Por   qué   no   hay   alguna   mujer   adulta   que   pueda   mostrar   su   cara?   ¿Por   qué   esta   humillación?   ¿Tenemos   que   avergonzarnos   de   nuestras   caras?   ¿Tenemos   que   esconder   nuestras   arrugas?   ¿Es   una   vergüenza   el   paso   del   tiempo   que   deja   sus   huellas   sobre   nuestro  rostro?  Esto  es  un  enésimo  abuso  que  los  hombres  nunca  sufren…      

Pero además,  están  las  mujeres  jóvenes  que  se  someten  a  cirugías  para  encajar   en   ese   imaginario   patriarcal   y   misógino   (pechos   y   glúteos   rellenos   de   silicona);   figuras  sin  protuberancias,  famélicas  y  siempre  dispuestas  a  agradar  o  a  ser  objetos   de   deseo,   seres-­‐para-­‐otros  o   fenómenos   de   circo,   como   las   llama   la   empresaria.  En   el   vídeo,  la  voz  de  Zanardo  se  cuestiona:   ¿Quiénes   somos?   ¿Qué   queremos?   ¿Por   qué   todas   las   mujeres   de   Italia   no   nos   bajamos   a   la   calle  a  protestar  por  la  manera  en  que  nos  representan?  Las  caras  y  los  cuerpos  de  las  mujeres   reales   han   sido   escondidos;   en   su   lugar,   la   desproporción   obsesiva,   vulgar   y   manipulada   de   bocas,  muslos,  senos:  una  remoción  y  una  sustitución  con  máscaras  y  otros  materiales.  ¿Dónde   están   las   cualidades   de   lo   femenino   en   las   imágenes   que   hoy   dominan?   “Entonces   guapas   y   mudas,   son   así   las   mujeres   que   gustan   a   los   hombres,   un   paso   adelante,   un   paso   atrás,   una   provocación?”   [interrumpe   la   voz   de   una   conductora   de   un   programa   de   televisión   mientras   un  grupo  de  mujeres  jóvenes  ríen  como  niñas]…    

La sexualización  implica,  como  apunta  Mari  Luz  Esteban26,  “la  conversión  de  las   mujeres   en   meros   objetos   de   deseo,   y   por   tanto,   una   forma   más   de   dominación”,   aunque   agrega   que   la   exhibición   del   cuerpo   no   puede   ser   interpretada   exclusivamente   desde   una   mera   equiparación   de   exhibición   a   sexualización   y   de   esta   a   objetualización   y   dominación.   No   obstante,   su   hipótesis   es   que   “se   siguen   manteniendo   niveles   de   desigualdad   para   las   mujeres   y   que   uno   de   los   elementos   claves  y  mantenedores  de  esta  desigualdad  en  la  actualidad  es  la  potenciación  de  la   diferenciación  respecto  a  la  imagen  y  la  identidad  corporal  de  hombres  y  mujeres27”,   tema   del   que   nos   ocuparemos   más   ampliamente   en   el   siguiente   capítulo   de   este                                                                                                                   26  Mari  Luz  Esteban.  (2013).  Antropología   del   cuerpo:   Género,   itinerarios   corporales,   identidad   y   cambio.  (2ª  ed.).  

Ed. Bellaterra,  Barcelona.   27  Idem,  (2013:  83).  

17


informe.   La   igualdad   es   entonces   un   tema   político   de   valía   mutua   o   valoración   humana  equitativa  a  través  de  la  justicia  y  la  libertad,  de  respeto  a  la  diversidad  y   dignidad   inherente   de   las   personas,   pero   sobre   todo,   igualdad   como   el   amor   a   sí   misma  y  amor  propio28,  al  respeto  a  una  misma  a  través  de  la  autenticidad  como  uno   de  los  derechos  fundamentales  del  ser  humano.        

B. El tiempo   Lagarde   se   refiere   a   esta   dimensión   como   “la   resignificación   del   pasado   y   la   desactivación   de   sus   hechos   lacerantes”,   es   el   conocimiento   y   reconocimiento   de   nuestro   pasado   en   su   más   amplia   concepción:   la   historia   de   nuestro   género   en   el   tiempo,   la   historia   de   nuestras   ancestras   más   lejanas   pero   también   de   las   más   las   próximas:   nuestras   madres   y   las   madres   de   nuestras   madres,   en   fin,   a   la   memoria   genérica.   Pero   además,   con   tiempo   nos   referimos   al   sobreuso   del   tiempo   que   siempre   se   nos   impone   a   las   mujeres   como   una   obligación   social,   sin   retribución   económica  ni  reconocimiento;  el  cuidado  de  otros  es  una  imposición  cultural  que  ha   dado  lugar  a  que  las  oportunidades  del  trabajo  formal  sean  escasas  y  estrechas.  La   crisis   económica   financiera   de   las   mujeres   radica   en   el   papel   del   trabajo   remunerado   y   no   remunerado   derivados   de   la   división   sexual   del   trabajo   que   subyacen  en  el  mercado,  las  familias  y  las  políticas  públicas29.     En   este   punto   considero   pertinente   agregar   que   para   muchas   mujeres   que   viven   en   esta   situación   de   doble   o   triple   jornada   laboral,   el   tiempo   es   un   recurso   de   inmenso   valor   debido   a   que   han   desarrollado   un   alto   grado   de   eficiencia30;   una   eficiencia,  claro,  siempre  basada  en  el  cumplimiento  de  satisfacer  las  necesidades  de                                                                                                                  

28 El  amor  a  sí  mismo  y  el  amor  propio  se  usa  a  veces  como  sinónimos,  no  obstante,  son  distintas:  el  amor  a  sí  

mismo actúa   como   si   hiciera   lo   que   hace   por   amor   de   sí   mismo,   para   servir   sus   propios   intereses,   lo   cual   es   egoísmo.  Sin  embargo,  el  amor  a  sí  mismo  puede  recabar  para  sí  todo  lo  bueno,  equivale  al  respeto  que  uno  tiene   por  sí  mismo,   cosa  recomendable,  sobre  todo  si  pone  esta  bondad   y  respeto  al  servicio  de  otro.  Por  otro  lado,  el   amor  propio  es  el  que  uno  tiene  por  sí  mismo,  aunque  hubo  la  tendencia  de  que  era  equivalente  a  egoísmo,  véase   Ferrater  Mora  en  Marcela  Lagarde  y  de  los  Ríos,  nota  al  pie  No.  12  (2012:  24).   29  Montaño,  Sonia  y  Vivian  Milosavljevic.  (2010).  La  crisis  económica  y  financiera.  Su  impacto  sobre  la  pobreza,  el   trabajo  y  el  tiempo  de  las  mujeres.  CEPAL,  serie:  mujer  y  desarrollo.  Naciones  Unidas,  Chile.     30  Marcela  Lagarde  describe  este  fenómeno  como  el  "sobre  uso  del  tiempo"  que  implica  la  extensión  del  tiempo  y   que  conduce  a  una  sobrevivencia  del  tiempo  [...]  Así,  un  año  de  vida  de  una  mujer  es  mucho  más  que  un  año  de   vida  de  los  hombres  de  su  entorno,  por  la  cantidad  y  la  calidad  de  experiencias  y  acciones,  actividades  realizadas   aparentemente   en   el   mismo   tiempo,   por   el   esfuerzo   vital   realizado...Marcela   Lagarde   y   de   los   Ríos.   (2012).   El   Feminismo  en  mi  vida.  Instituto  de  las  Mujeres  del  Distrito  Federal,  México,  71.  

18


otros. Esta  eficiencia  parece  carecer  en  la  mayoría  de  personas  que  no  confrontan  la   obligación   de   ejecutar   este   tipo   de   jornadas,   hombres   que   se   quejan   de   no   tener   tiempo   para   hacer   las   compras   o   para   el   cuidado   de   otros   porque   tienen   que   trabajar,  por  ejemplo.  He  allí  ese  mito  que  las  mujeres  podemos  hacer  muchas  cosas   al  mismo  tiempo,  que  no  es  más  que  esencialismo31  puro  además  de  pretender  ser   un  “halago”  machista  disfrazado,  cuyos  intereses  son  convenientes  para  los  otros.  De   esta   forma   nos   han   hecho   creer   que   esta   eficiencia   -­‐-­‐o   pensamiento   divergente,   como  se  conoce  en  las  disciplinas  del  conocimiento-­‐-­‐  es  una  virtud  femenina  cuando   más   bien   ha   sido   una   herramienta   que   hemos   desarrollado   porque   no   nos   ha   quedado  más  remedio  que  cumplir  con  el  guión  de  género  que  se  nos  ha  impuesto.   Allí   que   las   implicaciones   de   estos   estragos   en   el   tiempo   sean,   como   dice   Roxana   Volio   Monge32,   la   desvalorización   del   tiempo   de   las   mujeres   porque   se   da   por   hecho   que   en   nombre   del   amor33  todo   sea   gratuito,   regalado   o   donado,   por   lo   tanto,   los   costos  de  oportunidad  que  tenemos  son  cero  (oportunidades  laborales,  recreativas,   culturales,  educativas,  políticas,  etc.).   Así   lo   describe   Betty   Friedan   en   The   Feminine   Mystique   en   donde   destaca   el   tiempo  que  las  amas  de  casa  invierten  en  otros  abarca  la  totalidad  de  sus  vidas.  Sus   días  y  años  se  basan  en  las  compras  del  supermercado,  en  hacerlas  de  choferes,  en   lavar   o   secar   platos,   en   preparar   loncheras   o   asistir   a   reuniones   de   padres   de   familia,  en  hacerlas  de  tutoras  por  las  tardes  con  las  tareas  escolares  y  en  miles  de   pequeños   detalles34.   El   tiempo   invertido   en   la   realización   de   quehaceres   del   hogar   en  la  población  de  mujeres  con  12  años  y  más  en  Guatemala  es  de  6.4  horas  al  día  en   comparación   con   1.8   horas   que   invierten   los   hombres   en   lo   mismo35.   No   importa   qué   país   sea,   el   trabajo   de   cuidado   en   las   mujeres   es   una   exigencia   permanente,                                                                                                                   31  Escencialismo  

se refiere   a   una   misma   esencia   para   todas/os,   una   especie   de   uniformidad   que   rechaza   el   principio  de  individualidad.     32  Roxana   Volio   Monge   en   notas   de   clase   del   Módulo   IV   con   fecha   del   11   de   octubre   de   2013.   Centro   de   Cooperación  de  Antigua  Guatemala,  Guatemala.     33     Roxana   Volio   Monge   lo   explica   desde   el   amor,   su   educación   afectiva,   como   la   razón   que   expone   a   muchas   mujeres   a   situaciones   de   pobreza   y   violencia   "no   cualquier   amor,   sino   una   forma   específica   que   es   la   que   la   cultura   patriarcal   enseña   a   las   mujeres",   en   Reflexiones  necesarias  en  torno  al  binomio  "violencia  y  pobreza"  de  las   mujeres.   Revista   Europea   de   derechos   Fundamentales,   Num   19/1a   Semestre,   2012.   Nota   al   pie   de   página   No.   20,   107-­‐108.   34  Betty  Friedan.  (2001).  The  Feminine  Mystique.    Norton  &  Co.,  Ed.,  New  York,  241.   35  Sonia  Montaño  y  Vivian  Milosavljevic,  op.cit.,  (2010:  19-­‐20).  

19


aunque trabajen   fuera   del   hogar   y   aporten   igual   o   más   que   los   hombres   a   la   economía  familiar.     Amorós   distingue   que   “sólo   a   través   de   la   paternidad   compartida,   al   canalizar   equitativamente   hacia   ambos   géneros   el   amor   y   la   hostilidad   del   niño,   evitaría   la   misoginia  y  la  dominación  patriarcal”.  Para  la  autora  la  universalización  de  la  ética   del   cuidado   hay   que   predicarla   y   practicarla   a   los   varones   por   dos   condiciones:   el   reparto  equitativo  de  poderes  (tiempo  disponible,  doble  jornada,  etc.)  pero  además   como   condición   simbólico-­‐estructural   de   una   política   no   iniciática 36 :   “Sólo   una   política   no   iniciática   puede   ser   radicalmente   democrática   e   igualitaria,   transparente   y  no  esotérica37”.   El   tiempo   de   las   mujeres   es   entonces   una   dimensión   clave   en   la   alternativa   feminista   lagardiana,   como   también   lo   enfatiza   Virginia   Woolf   al   referirse   a   la   necesidad   del   tiempo   para   crear   y   al   problema   que   siempre   ha   sido   la   escasez   de   mujeres   escritoras   en   la   literatura.   Necesitamos   tiempo   para   escribir,   para   crear   y   emprender   proyectos,   para   planificar,   para   relacionarnos   con   otros   (activos   sociales)  que  nos  abran  caminos  a  nuevas  oportunidades,  pero  también  tiempo  para   aprender   y   desarrollar   nuestros   talentos   musicales,   teatrales,   lingüísticos   (activos   culturales).  Necesitamos  que  este  tiempo  sea  valorado  y  respetado  por  las  familias  y   la   sociedad   en   general   porque   en   la   gran   mayoría   de   casos,   los   demás   siempre   tienen   el   derecho   a   invadir   este   tiempo   que   tenemos   para   generar   ideas   y   crear,   incluso   para   estar   solas:   nos   interrumpen   en   cualquier   momento,   sin   respeto   ni   consideración,   y   nosotras,   siguiendo   el   guión   de   género   impuesto,   dejamos   todo   para  después,  para  más  tarde  o  para  nunca.                                                                                                                      

36 Celia   Amorós   analiza   la   iniciación   masculina   a   la   virilidad   como   la   negación   a   lo   femenino:   “…existen   en   todas  

las sociedades   conocidas   un   conjunto   de   dispositivos   prácticos,   simbólicos   y   rituales   destinados   a   operar   su   desmarque  y  separación  del  mundo  femenino  en  que  han  estado   inmersos   en  su  primera  infancia  para  hacerlos   ingresar  en  otro,  el  verdaderamente  importante,  donde  se  les  impondrá  el  troquelado  de  varón  como  y  con  los   otros   varones,   los   de   su   misma   promoción   iniciática.  Para   ello   habrán   de   morir   simbólicamente   a   la   vida   natural   –renegar  de  haber  nacido  de  mujer-­‐  y  re-­‐nacer  a  una  nueva  vida,  la  verdaderamente  digna  de  ser  vivida  por  un   hombre.   Esta   le   será   infundida   por   un   varón   –su   maestro   iniciático-­‐   en   el   parto   simbólico   que   le   legitimará   para   ser   inscrito   en   otro   cuerpo,   el   cuerpo   político,   espacio   engendrado   en   el   movimiento   mismo   por   el   que   los   varones  se  arrancan  de  sus  vínculos  naturales…”  (2008:  198).   37  Celia  Amorós,  (2008:  204-­‐205).  

20


C. El espacio    

Una mujer  necesita  una  habitación  propia  para  escribir,  decía  Virginia  Woolf,  

un lugar   en   donde   nadie   tenga   derecho   a   entrar   o   a   interrumpir,   una   habitación   a   prueba  de  sonidos;  un  espacio  propio  para  crear,  para  soñar,  para  redescubrirse  o   reinventarse.   Pero   además,   siguiendo   a   Lagarde,   por   espacio   entendemos   el   lugar   propio  de  cada  una:  el  cuerpo  propio,  la  tierra,  la  casa38.  Se  trata  entonces  de  nuestra   vida:  lo  que  soy,  lo  que  construyo.  Sus  dimensiones  abarcan  dos  ámbitos:  el  personal   y   el   relacional.   El   primero   implica   nuestras   emociones,   nuestros   pensamientos,   nuestra   intimidad,   nuestras   fantasías,   nuestros   sueños;   es   en   fin,   una   experiencia   subjetiva;   el   segundo,   abarca   las   relaciones   que  tenemos   con   los   otros:   con  nuestros   hijos,   nuestro   amante   y/o   cónyuge,   nuestros   padres,   nuestros   colegas,   nuestras   amigas  y  con  todos  aquellos  con  los  que  nos  relacionamos  en  el  afuera39.     Woolf   cita   a   un   tal   Mr.   Greg   cuando   este   decía   en   los   círculos   académicos   que   “la   esencia  de  la  mujer  es  que  el  hombre  la  mantiene  y  ella  le  sirve40”.  Pienso  en  todas   esas  mujeres  genias  que  mueren  sin  ser  reconocidas  o  sin  ni  siquiera  desarrollar  sus   talentos.  Por  mencionar  algunas  en  el  pasado,  Camille  Claudel  la  gran  escultora  que   siempre   estuvo   a   la   sombra   de   su   maestro   y   amante,   el   escultor   francés   Auguste   Rodin   quien   jamás   le   reconoció   ni   sus   colaboraciones   ni   el   tiempo   que   aquella   invirtió   como   su   modelo   y   asistente;   también   María   Lejárraga,   autora   de   numerosos   éxitos  teatrales,  libretos  y  zarzuelas,  todas  firmadas  bajo  el  nombre  de  su  cónyuge,   Gregorio   Martínez   Sierra,   uno   de   los   dramaturgos   españoles   más   famosos   de   principios  de  siglo.  Y  para  no  ir  tan  lejos,  de  los  112  galardones  que  el  Premio  Nobel   de  Literatura  ha  otorgado,  sólo  13  han  sido  reconocidos  a  mujeres.   Vuelvo  con  Firestone41  sobre  el  amor  cuando  describe  que  mientras  los  hombres   creaban  obras  maestras,  “sus  mujeres  invertían  todas  sus  energías  en  ellos”.  Su  tesis   se  asienta  en  que  “la  cultura  [masculina]  era    [y  sigue  siendo]  parásita,  y  se  alimenta   de  la  energía  de  las  mujeres  sin  reciprocidad”.  La  tesis  de  Firestone  se  apoya  en  la  de                                                                                                                  

38 Marcela  Lagarde  y  de  los  Ríos,  (2011:  37).   39  Roxana  Volio  Monge  en  notas  de  clase  de  Módulo  IV  con  fecha  9  de  octubre  de  2013.  Centro  de  Cooperación  

Español, Antigua  Guatemala,  Guatemala.   40  Virginia  Woolf.  (2002).  Una  habitación  propia.    (Laura  Pujol,  Trad.)  (2ª  ed.).  Ed.  Seix  Barral,  Barcelona,  75.   41  En  Celia  Amorós,  (2008:  73).  

21


Theodor Reik  que  afirmaba  que  el  amor  viene  a  ser  una  envidia  sublimada:  “ya  que   no   puedo   ser   ese   ‘ego’   que   tanto   admiro,   pasaré   del   ser   al   registro   del   tener   invadiendo   emocionalmente   al   otro   y   participando   así   de   sus   cualidades.   Esta   invasión  genera  al  mismo  tiempo  vulnerabilidad  emocional,  ya  que  no  puedo  invadir   al   ego   que   amo   sin   correr   el   riesgo   de   dejar   al   mío   en   la   indefensión.   Así,   si   hay   reciprocidad,   se   produce   un   ‘intercambio   de   yos’”.   Firestone   entiende   con   lo   anterior   que   en   la   dinámica   amorosa   no   puede   existir   nada   que   sea   destructivo   – todo   lo   contrario-­‐,   pero   apunta   que   el   amor   está   corrompido   en   una   sociedad   de   clases  sexuales.   Me   imagino   a   esos   hombres   que   dedican   sus   vidas   a   escribir,   sea   literatura   o   investigación,  y  se  encierran  en  una  habitación  cuya  entrada  queda  vedada  a  todos  a   excepción   de   la   esposa,   madre   o   empleada   que   a   una   hora   específica   le   lleva   su   comida.   Me   pregunto,   ¿qué   pasaría   si   todas   las   mujeres   dejaran   de   atender   a   los   hombres?   ¿Tendríamos   tantos   escritores   hombres   como   mujeres?   ¿Los   cineastas,   escultores,  pintores  y  músicos  hombres  serían  igual  en  número  que  las  mujeres,  es   decir,  pocos,  escasos?  ¿Habría  tantos  congresistas,  directores  y  ejecutivos  hombres   como  mujeres  en  los  mismos  puestos?  Si  a  las  mujeres  se  les  respetaran  sus  espacios   al   igual   que   se   les   respeta   a   los   hombres,   probablemente   la   división   sexual   del   trabajo  no  sería  un  tema  en  la  agenda  política  del  feminismo.     Pero   además   existen   los   espacios   públicos42  donde   son   los   hombres   quienes   disponen  de  ellos  porque  no  sólo  los  transitan  y  cohabitan,  sino  que  los  invaden  y   apropian 43 .   Sólo   hace   falta   observar   quiénes   son   los   que   ocupan   los   puestos   políticos44  y   los   de   los   juzgados,   quiénes   mandan   en   las   calles,   los   parques,   los                                                                                                                   42  Espacio  público  entendemos  el  terreno  entre  la  propiedad  privada  urbana  y  la  propiedad  pública.  Este  terreno  

implica reservar  suelo  libre  de  construcciones  con  el  objetivo  de  que  las  personas  puedan  hacer  uso  de  ellos  con   fines   sociales   característicos   de   la   vida   urbana   (esparcimiento,   actos   colectivos,   transporte,   actividades   culturales  y  a  veces  comerciales,  etc.):  “El  espacio  público  supone,  pues,  dominio  público,  uso  social  colectivo  y   diversidad  de  actividades”,  pero  además  se  refiere  a  “cafés,  conciertos  y  plazas,  como  a  la  prensa  o  a  la  opinión   pública”,   en   Olga   Segovia   y   Ricardo   Jordán.   (2005).   Espacios   públicos   urbanos,   pobreza   y   construcción   social.   Serie:  Medio  ambiente  y  desarrollo.  División  de  Desarrollo  Sustentable  y  Asentamientos  Humanos,  Cepal,  Chile,   17-­‐18.     43  Sobre   género   y   espacio   público,   véase   el   estudio   de   Ana   Falú   (Mayo,   2009).   Violencias  y  discriminaciones  en  las   ciudades.  Naciones  Unidas  para  la  Mujer  (UNIFEM),  Brasil  y  los  Países  del  Cono  Sur.     44  De  acuerdo  con  el  Informe  de  Naciones  Unidas  sobre  la  Situación  de  la  Mujer  en  el  Mundo,  2010,  las  mujeres   mantienen  una  presencia  minoritaria  en  todas  las  esferas  del  gobierno:  sólo  14  de  ellas  son  actualmente  Jefes  de   Estado  o  de  Gobierno;  sólo  en  23  países  se  constituyen  una  masa  crítica,  es  decir,  son  más  del  30%  en  la  Cámara   Baja  o  en  los  Parlamentos  Nacionales;  como  media  mundial,  sólo  1  de  cada  6  ministros  es  una  mujer  (en  Roxana  

22


barrios, el  transporte  público,  los  páramos;  y  por  el  otro  lado,  observemos  quiénes   están  en  un  constante  “toque  de  queda”,  siempre  atentas  a  la  oscuridad,  a  la  noche,  a   los   lugares   aislados   o   los   lugares   demasiado   concurridos,   siempre   conscientes   de   que   están   en   riesgo,   de   que   están   a   merced   del   destino   o   de   Dios   y,   en   el   peor   de   los   casos  hasta  desearían  pasar  desapercibidas,  no  vaya  a  ser  que  las  agredan  por  llevar   minifalda  o  por  hablar  muy  alto  o  por  solo  ser.     Desde   religiones   extremas   como   la   musulmana   en   donde   los   espacios   públicos   son  masculinos,  por  ejemplo,  los  cafés  están  llenos  exclusivamente  de  hombres  que   socializan  mientras  fuman  y  beben  té;  hasta  países  europeos  donde  los  hombres  se   reúnen  en  los  parques  a  jugar  el  ajedrez  o  conversar  entre  pares.  En  Guatemala,  los   espacios  públicos  pertenecen  a  los  hombres  quienes  imponen  sus  leyes  de  dominio   en   todas   las   esferas   culturales   y   sociales:   desde   los   barrios   y   zonas   de   la   ciudad   invadidos  por  maras,  pandillas  o  ladronzuelos  -­‐-­‐y  pasando  por  el  transporte  público   donde   las   mujeres   se   sienten   impotentes   ante   los   manoseos   de   los   hombres-­‐-­‐,   hasta   círculos   cerrados   como   los   literarios   en   donde   son   ellos   los   que   disponen   quiénes   participan  y  quiénes  tienen  el  talento,  que  casualmente  la  mayoría  son  hombres.     Es  por  lo  anterior  que  en  Guatemala  algunos  grupos  de  mujeres  han  sentido  la   necesidad   de   crear   espacios   exclusivos   con   el   objetivo   de   reconocer   a   las   líderes,   artistas   y   especialistas   de   distintas   disciplinas,   por   ejemplo   el   Festival   Ixchel   que   cada   año   abre   una   convocatoria   que   permite   la   participación   de   mujeres   de   Centroamérica  en  todas  las  ramas  artísticas  para  rendirles  reconocimiento  durante   el  mes  de  noviembre,  o  el  reciente  movimiento  “Poderosas,  deja  tu  huella”  que  busca   promover   la   participación   de   las   mujeres   guatemaltecas   a   través   de   los   ámbitos   personal,  artístico,  político,  económico,  social  y  legal.    

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        Volio   Monge,   (2012:10).   En   Guatemala   hay   14   ministerios   de   los   que   sólo   3   están   ocupados   por   mujeres   (21.42%);   de   42   viceministros   hay   12   (28.57%);   en   el   Estado   Mayor,   el   Ejército   de   Tierra,   la   Fuerza   Aérea   Guatemalteca   y   la   Fuerza   Armada   de   Guatemala,   ninguna;   de   los   158   diputados   en   el   Congreso,   sólo   hay   21   diputadas   (13.7%);   en   la   Corte   Suprema   de   Justicia,   de   13   magistrados   titulares,   sólo   una   (7.69%);   de   334   alcaldes,  6  alcaldesas  (1.8%).  

23


D. La  ciudadanía   Como   entidad   política,   apunta   Lagarde,   esta   alternativa   feminista   se   centra   en   el   derecho   a   convertirnos   en   seres   investidas   de   todos   los   derechos.   Al   respecto,   Chantal  Moufle45  define  un  concepto  de  ciudadanía  diferente  de  la  visión  liberal  y  de   la  republicana  civil  cuando  apunta:   La   visión   de   una   democracia   radical   y   plural   que   quiero   proponer   entiende   la   ciudadanía   como   una   forma   de   identidad   política   que   consiste   en   la   identificación   con   los   principios   políticos   de   la   democracia   moderna   pluralista,   es   decir,   en   la   afirmación   de   la   libertad   y   la   igualdad   para   todos.   Tendría   que   ser   una   identidad   política   común   entre   personas   comprometidas   en   muy   diversas   empresas   y   con   diferentes   concepciones   del   bien,   pero   vinculadas  las  unas  a  las  otras  por  su  común  identificación  con  una  interpretación  dada  de   un   conjunto   de   valores   ético-­‐políticos.   La   ciudadanía   no   es   sólo   una   identidad   entre   otras,   como  en  el  liberalismo,  ni  es  la  identidad  dominante  que  anula  a  todas  las  demás,  como  en  el   republicanismo   cívico.   Es,   en   cambio,   un   principio   articulador   que   afecta   las   diferentes   posiciones   de   sujeto   del   agente   social   al   tiempo   que   permite   una   pluralidad   de   lealtades   específicas  y  el  respeto  de  la  libertad  individual.  En  esta  visión,  la  distinción  público/privado   no   se   abandona,   sino   que   se   construye   de   una   manera   diferente.   La   distinción   no   corresponde   a   esferas   discretas,   separadas;   cada   situación   es   un   encuentro   entre   lo   “privado”  y  lo  “público”,  puesto  que  cada  empresa  es  privada  aunque  nunca  sea  inmune  a  las   condiciones  públicas  prescritas  por  los  principios  de  la  ciudadanía.  Los  deseos,  decisiones  y   opciones  son  privados  porque  son  responsabilidad  de  cada  individuo,  pero  las  realizaciones   de  tales  deseos,  decisiones  y  opciones  son  públicas,  porque  tienen  que  restringirse  dentro  de   condiciones   especificadas   por   una   comprensión   específica   de   los   principios   ético-­‐políticos   del  régimen  que  provee  la  “gramática”  de  la  conducta  de  los  ciudadanos.  

Mouffe   enfatiza   sobre   la   importancia   en   reconocer   los   principios   éticos-­‐políticos   de   la   moderna   democracia,   así   como   también   que   puede   haber   tantas   formas   de   ciudadanía   como   interpretaciones   de   esos   principios.   Agrega   que   el   objetivo   es   construir   un   “nosotros”   como   ciudadanos   democráticos   radicales,   “una   identidad   política   colectiva   articulada   mediante   el   principio   de   equivalencia   democrática”,   aunque   aclara   que   esta   relación   de   equivalencia   no   elimina   las   diferencias   que   en   este   caso   sería   simple   identidad,   “es   sólo   en   la   medida   en   que   las   diferencias   democráticas  se  oponen  a  las  fuerzas  o  discursos  que  niegan  a  todas  ellas,  que  esas   diferencias  serán  sustituibles  entre  sí”.   La   autora   citada   reconoce   las   delimitaciones   de   la   complejidad   individual   que   componen   una   comunidad   o   sociedad   como   una   “frontera”   que   implica   diversidad                                                                                                                  

45 Chantal  Mouffe.  (1992).  Feminismo,  ciudadanía  y  política  democrática  radical.  (Hortensia  Moreno,  Trad.).  

Unifem, 8  -­‐9.  Fecha  de  consulta:  20  de  octubre  de  2013,  disponible  en  línea:   http://www.mujeresdelsur.org/portal/images/descargas/chantal_mouffe[1].pdf%20ciudadania%20y%20femi nismo.pdf    

24


pero también   conflicto,   y   asevera   es   hace   preciso   reconocer   que   una   comunidad   política   completamente   inclusiva   nunca   podrá   existir   porque   siempre   habrá   un   “afuera   constitutivo”,   un   exterior   a   la   comunidad   que   es   la   condición   misma   de   su   existencia,  es  decir,  siempre  habrá  un  “ellos”,  o  como  diría  Beauvoir,  los  “otros”.  No   obstante,  su  propuesta  se  encamina  más  a  un  proyecto  que  luche  contra  las  formas   de   subordinación,   no   sólo   las   de   género   sino   las   que   existen   en   muchas   relaciones   sociales.      

Basándonos en  lo  anterior,  podríamos  apuntar  que  la  transformación  de  ser-­‐

para-­‐otros a   ser-­‐para-­‐sí   requiere   del   conocimiento   y   reconocimiento   de   la   esfera   pública-­‐privada   a   través   de   una   toma   de   consciencia   de   los   derechos   fundamentales   que   como   ciudadana   le   son   propios   a   cada   mujer.   Para   Anita   Harris46  ciudadanas   son  aquellas  individuas  “visibles,  valoradas  y  escuchadas”;  es  un  ejercicio  activo  que   implica  tener  opiniones,  tener  una  voz  propia,  es  decir,  convertise  en  sujeto.   Judith  Butler47  propone  un  concepto  de  sujeto  que  se  basa  en  la  ambivalencia.   Se   presenta   generalmente   como   sinónimo   de   “la   persona”   o   “el   individuo”,   no   obstante,   apunta   que   debería   de   considerarse   al   sujeto   como   una   categoría   lingüística  que  describe  al  individuo  en  la  medida  en  que  adquieren  inteligibilidad,   que  domina  la  lengua  y  un  discurso,  que  propone  y  que  hace,  es  decir,  que  existe.  En   este   sentido,   Butler   coincide   con   Ortner   cuando   esta   aborda   el   concepto   de   agency48   o   agencia     como   un   devenir   del   sujeto   y   asegura   que   aunque   “la   capacidad   de   agencia  es  inherente  en  todos  los  seres  humanos”,  sus  formas  específicas  varían  de   acuerdo  al  tiempo  y  al  lugar  en  el  que  estos  se  desarrollan.     Nótese  que  a  pesar  de  que  agencia  no  es  resistencia  y  tampoco  poder,  no  las   excluye.   Ortner   ejemplifica   el   concepto   a   través   de   los   cuentos   infantiles:   El   “proyecto”  de  las  historias  que  vemos  y  que  leemos  desde  niños/as  es  el  proyecto  de   la  búsqueda  de  la  autonomía  e  independencia.  El  subtexto  en  los  cuentos  infantiles  o   de   príncipes   y   princesas   donde   en   apariencia   la   protagonista   es   la   doncella,   no   es                                                                                                                  

46 Anita  Harris.  (2004).  Future  Girl:  Young  Women  in  the  Twenty-­‐First  Century.  Ed.  Routledge,  New  York,  144.   47  Judith  Butler.  (2011).  Los  mecanismos  psíquicos  del  poder.    (3a  ed.).  Ed.  Cátedra,  Madrid.   48  Agency   es   un   término   anglosajón   de   difícil   traducción   que   utilizan   algunas/os   teóricos/as   para   designar   el  

verbo que  describe  la  acción  social  e  individual.  García  Selgas  utiliza  también  el  término  "agentividad",  citada  en   Mari  Luz  Esteban.  (2013).  Antropología  del  cuerpo.  Bellaterra,  Ed.,  Madrid,  41.    

25


más que  la  historia  de  quienes  tienen  proyectos.  Aquí  no  solo  se  refiere  al  príncipe   quien   es   realmente   el   héroe   de   la   historia,   sino   a   los   personajes   que   encarnan   el   “mal”  femenino  (las  brujas  y  las  madrastras).  Estas  mujeres  son  agentes  en  potencia,   asevera   Ortner,   “ellas   tienen   proyectos,   planes,   argumentos.   No   es   necesario   decir   que   todas   terminan   mal”,   lo   que   significa   que   estos   castigos   están   justificados   según   la   moral   de   cuyos   patrones   se   desprende   el   castigo   a   cualquier   intento   de   agencia   femenina:   “parece   justo   sugerir   que   son   castigadas   debido   a   su   excesiva   agencia,   así   como  por  su  contenido  moral”.  Pero  la  política  cultural  de  género,  agrega  la  autora,   nos  enseña,  a  través  de  la  inequidad  y  la  diferencia  que  ambos  géneros  no  pueden   ser  agentes  a  la  vez  y  que  si  el  “proyecto”  de  estas  historias  le  pertenece  a  aquellos   que  son  activos,  léase  los  hombres,  las  mujeres  quedan  relegadas  a  la  pasividad  y  a   un  estatus  de  niñas  no  calificadas,  siempre  a  la  espera  de  que  un  hombre  la  rescate  o   solucione   sus   problemas.   El   proyecto   de   estas   historias,   apunta   Ortner,   es   el   proyecto  de  crecer  que  significa  hacer  lo  propio  para  convertirse  en  adulto/a49.     La  ciudadanía  atañe  entonces  un  devenir,  una  serie  de  acciones  que  conforman   nuestros  proyectos  –personales,  profesionales,  cívicos,  sociales,  políticos,  artísticos-­‐,   infiere  a  la  participación  cívica  y  por  consiguiente,  al  empoderamiento  como  agentes   de   cambios   sociales   –o   al   menos,   cambios   dentro   de   nuestra   propia   vida   que   tendrá   injerencia   en   las   vidas   de   los   otros-­‐-­‐con   el   fin   de   desarrollar   compromisos   sociopolíticos   que   construyan   nuestros   propios   discursos,   individuales   y   autónomos,   pero   también   colectivos   y   sororarios50.   Sólo   así   podremos   desmontar   las   construcciones   hegemónicas   de   las   subjetividades   femeninas   basadas   en   el   patriarcado  y  sus  relaciones  de  poder.      

                                                                                                              49  Sherry  Ortner,  (2006:  141-­‐142).    

50 La  sororidad  o  affidamento  significa  “la  amistad  entre  mujeres  diferentes  y  pares,  cómplices  que  se  proponen  

trabajar, crear,  y  convencer,  que  se  encuentran  y  reconocen  en  el  feminismo,  para  vivir  la  vida  con  un  sentido   profundamente   libertario.   La   sororidad   es   en   esencia   trastocadora:   implica   la   amistad   entre   quienes   han   sido   creadas   por   el   mundo   patriarcal   como   enemigas”,   véase   Marcela   Lagarde   y   de   los   Ríos.   (2012).   “Enemistad   y   sororidad:   Hacia   una   nueva   cultura   feminista”.   El   feminismo   en   mi   vida:   Hitos,   claves   y   topías.     Inmujeres   DF,   México  [Versión  electrónica],  486.    

26


E. La  autonomía   Este  elemento  es  la  clave  feminista  para  la  autoexistencia,  y  para  lograrlo  se   hace  preciso  analizar  los  binomios  que  nos  cosifican  y  hacen  de  nuestras  vidas  una   existencia   dependiente,   periférica   y   limitada51:   la   esposa   de   (incluso   hasta   nuestro   apellido   cambia   para   ser   el   “de”   nuestro   cónyuge),   la   madre   de,   la   hija   de,   entre   otros.     Pero   con   autonomía   también   nos   referimos   a   la   autonomía   económica,   autonomía  física  y  autonomía  a  la  participación  política.     La  económica  radica  en  el  nivel  de  educación,  al  empleo,  a  los  ingresos,  a  la   disponibilidad   de   bienes   en   propiedad52;   la   autonomía   física   tiene   que   ver   con   la   decisión  personal  a  la  maternidad,  al  número  de  hijos  que  se  desean  concebir,  a  la   sexualidad   (que   incluye   control   del   propio   cuerpo   y   a   la   libertad   de   ciudades   seguras);  y  la  autonomía  para  la  participación  política  implica  el  tiempo  disponible,   las  oportunidades  y  limitaciones,  el  interés  para  incidir  en  la  política  que  viene  con   la  educación  desde  la  infancia53.     Pero   en   el   discurso   fundamentalista   a   las   mujeres   se   les   otorga   la   reproducción   como   un   mandato   de   roles   de   género   que   simboliza   la   identidad   colectiva  de  su  comunidad  a  través  del  control  de  los  cuerpos  y  la  autonomía.  Es  tal   el  impacto  en  las  intersecciones  entre  el  género  y  la  clase  que  los  fundamentalismos   religiosos  profundizan  la  explotación  económica  de  las  mujeres  marginadas  y  atacan   de   forma   sistemática   su   autonomía   económica:   “Activistas   por   los   derechos   de   las   mujeres  informan  que  en  muchos  contextos,  se  utilizan  argumentos  religiosos  para   despojar  a  las  mujeres  de  su  autonomía  económica54”.  Aun  hoy  hay  países  donde  se   regulan   y   controlan   los   recursos   de   las   mujeres,   tales   como   Uganda   donde   las   iglesias  pentecostales  y  carismáticas  ofrecen  a  sus  empobrecidas  congregaciones  la                                                                                                                  

51 Marcela  Lagarde  y  de  los  Ríos,  (2012:  39).   52  Las  

condiciones para   que   una   persona   se   considere   no-­‐pobre   son:   En   primer   lugar,   tener   autonomía   económica,   es   decir,   acceso   a   activos   económicos   como   empleo   e   ingresos   que   le   permitan   satisfacer   sus   necesidades  básicas  y  le  permitan  un  nivel  de  vida  digno.  En  segundo  lugar,  deberá  tener  una  serie  de  activos   sociales   y   culturales   en   forma   de   vínculos   y   relaciones   a   través   de   los   cuales   acceder   a   otros   activos   como   un   empleo,   y   con   ello,   a   ingresos;   y   en   tercer   lugar   tener   acceso   a   la   educación,   alimentación,   buena   salud,   vivienda   y  vestido,  a  un  empleo  (véase  Roxana  Volio  Monge.  (2012).  Reflexiones  necesarias  en  torno  al  binomio  “violencia  y   pobreza”  de  las  mujeres.  Revista  Europea  de  Derechos  Fundamentales,  Num.  19/1  Semestre,  99).     53  Roxana  Volio  Monge,  (2013).  Notas  de  clase,  op.cit.   54  Shareen   Gokal.   (Coord.).   (2008).   El   auge   de   los   fundamentalismos   religiosos:   Argumentos   para   la   acción.   (Alejandra  Sardà,  Trad.).  AWID,  Derechos  de  las  mujeres,  19.    

27


esperanza de  la  riqueza;  o  como  Tailandia  donde  los  monjes  budistas  les  ofrecen  a   las   trabajadoras   sexuales   la   promesa   de   un   mejor   karma   para   sus   encarnaciones   futuras55.   Pero   centrémonos   en   nuestra   región.   En   términos   de   “religiosidad   formal”,   México   y   Centroamérica   constituyen   la   región   más   tradicional56  de   Latinoamérica,   a   parte  de  la  inmensa  fragmentación  social  y  cultural  que  existe  dentro  de  cada  uno  de   estos   países   en   donde   sus   ciudadanos   coexisten   en   sectores   plurales,   múltiples   y   diversos   de   providencialismo.   Al   respecto,   el   providencialismo   que   predomina   en   América  Latina  es  “providencialismo  meticuloso”,  el  cual  Pérez  Baltodano  describe   como   el   modelo   que   ofrece   una   “visión   de   Dios   como   una   fuerza   todopoderosa   y   omnipresente   que   controla   y   administra   todos   y   cada   uno   de   los   aspectos   de   la   vida   de  los  individuos  y  de  la  sociedad57”.     En  el  informe  El  uso  y  el  abuso  de  Dios  y  la  Virgen  en  Nicaragua  se  describen   los   “peligros”   que   estos   fundamentalismos   religiosos   tienen   cuando   se   amalgaman   con  el  poder  político  concentrado  en  el  Estado,  por  lo  que:   ...constituyen  uno  de  los  principales  medios  para  el  fortalecimiento  del  sexismo;  la  justificación   de  la  misoginia  y  el  machismo;  y,  la  negación  de  los  derechos  de  las  mujeres.  En  este  sentido  se   puede  afirmar  que  los  fundamentalismos  religiosos  encarnados  en  el  Estado  son  un  obstáculo   para   el   logro   de   la   igualdad   toda   vez   que   refuerzan   los   prejuicios   de   género,   niegan   la   autonomía,  fomentan  la  discriminación  y  la  violencia  hacia  las  mujeres58.      

La intervención   de   las   jerarquías   eclesiales   en   asuntos   públicos   refuerzan   los   dispositivos   de   control   sobre   el   cuerpo   de   las   mujeres   despojándolas   de   la   posibilidad   de   constituirse   como   sujetos   plenos   de   derechos.   Foucault   decía   bien   que   “el   cuerpo   ha   estado   directamente   inmerso   en   una   estrategia   de   poder,   en   un   campo   político59”,   por   lo   que   para   el   feminismo   uno   de   los   grandes   peligros   que                                                                                                                   55  Idem,  (2008:20).    

56 En   palabras   del   teólogo   Franz   Damen:   “Dentro   del   Cristianismo,   el   catolicismo   perdió   su   casi   monopolio,  

mayormente a   favor   del   protestantismo   y   de   las   Iglesias   indígenas   independientes   que   han   crecido   fuertemente   en   las   últimas   cuatro   décadas.   Las   estadísticas   demuestran   también   cuando   dominante   resulta   el   evangelicalismo  en  la  presencia  protestante  en  el  continente.  Por  otra  parte,  América  Latina  participa  de  lleno  en   la  corriente  pentecostalista/carismática  que,  a  nivel  mundial,  va  caracterizando  el  cristianismo  ya  con  un  27,7%”   (p.   22),   véase   María   Teresa   Blandón   y   Rosario   Castañeda.   (2013).   El   uso   y   el   abuso   de   Dios   y   la   Virgen   en   Nicaragua.  Programa  Feminista  La  Corriente,  Nicaragua.   57  Andrés   Pérez   Baltodano.   (Nov,   2009).   Revista   Digital   Envío,   No.   332,   párr.   24-­‐25.   Universidad   Centroamericana   UCA.   Fecha   consultada:   25   de   octubre   de   2013.   Disponible   en:   http://www.envio.org.ni/articulo/4091     58  María  Teresa  Blandón  y  Rosario  Castañeda  (2013:  4).     59  Idem,  (2013:  26).  

28


obstaculiza el   reconocimiento   de   las   mujeres   como   seres   emancipados   es   la   complicidad  entre  los  poderes  del  Estado  y  las  jerarquías  eclesiales.     En   este   contexto,   Adela   Cortina60  asevera   que   “no   existe   autonomía   sin   una   consciencia   laica,   o   que   la   conciencia   laica   es   una   condición   necesaria   para   el   fortalecimiento  de  la  autonomía  de  los  individuos  y  grupos  de  la  sociedad”.      

F. La  individualidad   Celia   Amorós   construye   una   categoría   que   llama   identidad   colonizada61  la   cual   describe  de  la  siguiente  manera:   ...aquella   que   le   ha   sido   negado  el  principio  de  individuación:  ha  sido   fabricada  esencialmente   de   acuerdo   a   los   intereses   del   sistema   de   dominación   masculina;   el   síntoma   característico   o   marca  de  fábrica  de  la  producción  de  esta  identidad  colonizada  –llamada  ‘diferencia’  por  quien   la   produce   práctica   y   simbólicamente–   es   el   carácter   ‘analítico’   totalitario   de   los   enunciados   que  pretenden  describirla  y  que  se  rigen  por  la  economía  del  todo  o  nada:  ‘con  las  mujeres  ya   se  sabe’  y  ‘con  las  mujeres  nunca  se  sabe’  son  los   axiomas  en  que  se  coagula  la  estereotipia  de   este  discurso62.      

Imagino esta  identidad  descrita  por  Amorós  como  una  metáfora  de  la  conquista   en  la  que  la  usurpación,  el  saqueo  y  la  invasión  fueron  las  estrategias  por  medio  de   las  cuales  los  colonizadores  se  apropiaron  de  las  culturas  invadidas  de  América.  Esta   categoría   evidencia   lo   que   significa   esta   conquista   de   la   individualidad   de   las   mujeres:   “implica   un   arrancamiento   de   nosotras   mismas,   de   nuestro   genérico   de   origen   en   tanto   que   genérico   colonizado”,   en   otras   palabras:   para   alcanzar   la   individualidad  habría  que  renunciar  a  nuestra  pertenencia  de  género,   negarnos  a  la   solidaridad   patriarcal   (y   como   solidaridad   genérica   no   hay   dentro   del   patriarcado,   habría  que  reinvertirla  o  reinventarla),  cuyos  precios  a  pagar  son  variopintos63.   Si   la   individualización   es   poder,   como   apunta   Amorós,   el   individuo   es   entonces  una  categoría  ontológica  debido  a  que  es  una  categoría  política  y  viceversa.   Sus   formas   son   históricas   y   se   agrupan   en   una   reconstrucción   genealógica   que   les                                                                                                                   60  Idem,  (2013:25).  

61 Encontramos   en   el   DRAE   (versión   en   línea)   que   la   expresión   “colonizar”   se   refiere   a:   “Formar   o   establecer  

colonia en   un   país”   y   “Fijar   en   un   terreno   la   morada   de   sus   cultivadores”.   En   la   3ª   y   4ª   aseveración   de   la   expresión   “colonia”   apunta:   “Territorio   fuera   de   la   nación   que   lo   hizo   suyo,   y   ordinariamente   regido   por   leyes   especiales”,  y  “Territorio  dominado  y  administrado  por  una  potencia  extranjera”.     62  Celia  Amorós,  (2007:190-­‐191).   63  Marcela  Lagarde  y  de  los  Ríos  lo  explica  con  detalle  en  Los  cautiverios  de  las  mujeres…,  op.  cit.  

29


niega el  poder  a  las  mujeres64.  Por  ello  es  que  son  los  hombres  quienes  se  apropian   de   los   espacios   y   del   tiempo,   y   por   lo   mismo   es   que   somos   seres   negados:   si   la   promoción  de  la  individualidad  se  produce  en  lo  público,  en  lo  privado  el  ser  social   es   “no   reconocido   y   no   expresado”.   Celia   Amorós   describe   este   hecho   como   el   espacio  de  las  indiscernibles  porque  como  no  hay  nada  que  tribuere,  nada  hay  que   distribuere,   por   lo   este   espacio   no   reconocido   y   no   expresado   por   las   mujeres   corresponde   al   “espacio   de   las   idénticas65”.   Para   ilustrarlo   mejor,   nuestra   autora   describe  la  adicción  de  Don  Juan,  aquel  personaje  enamorado  de  “la  feminidad”,  de   ese  ser  colectivo  que  engloba  en  sí  a  todas  las  mujeres  y  que  va  de  flor  en  flor  cual   “deslumbrante  infinitud”.  La  ausencia  de  alguna  característica  sustantiva  de  alguna   mujer   concreta   es   motivo   suficiente   para   no   retenerlo   y   así   debería   de   ser,   si   las   mujeres  no  somos  individuas66  porque  vamos  en  racimos,  lotes  ontológicos  difusos,   como   la   naturaleza   que   no   conoce   el   principio   de   individuación.   Somos67,   como   dice   Luce   Irigaray,   un   continuo   infinito,   multiplicidad   indiferenciada.   En   cambio   los   hombres  son  finitos  y  limitados  y  categorías  tales  como  la  de  individuo,  ciudadano,   sujeto,  universalidad,  objetividad  serían  posturas  masculinas.     La   razón,   apunta   Amorós,   de   que   las   mujeres   no   seamos   individuas   es   la   impotencia.   Por   ello   es   que   las   luchas   de   poder   entre   las   mujeres   desata   tanta   hilaridad   entre   los   hombres,   “la   competencia   de   la   impotencia   y   en   la   impotencia   no   puede  ser  sino  una  ridiculez68”.  Sartre  lo  señaló  muy  bien  cuando  dijo  que  el  poder  y   la   voluntad   general   lo   constituye   el   grupo   que   logra   totalizar   el   espacio   social,   y   Bourdieu69  lo   argumenta   de   otra   manera,   “lo   típico   de   los   dominadores   es   ser   capaces  de  hacer  que  se  reconozca  como  universal  su  manera  de  ser  particular”.  Y                                                                                                                   64  En  Celia  Amorós,  (2007:  102).   65  Idem,  (2007:  104).   66  Individua  es  una  categoría  de  género  que  Celia  Amorós  explica  como  la  opción  que  una  mujer  hace  para  des-­‐

identificación de   la   personalidad   genérica   femenina,   la   cual   señala   que   tiene   dos   formas:   la   desidentificación   femenina  y  la  desidentificación  misógina.  La  primera  re-­‐significa  crítica  y  polémicamente  la  feminidad  patriarcal   para  asumirla  de  nuevo  en  la  solidaridad;  la  segunda,  des-­‐significa  esta  feminidad  en  la  negación.  Ser  individua,   en   los   estudios   de   género   feminista,   es   toda   forma   de   ,   (renegación   de   la   dependencia)   que   promueve   los   vínculos   naturales   para   re-­‐generar   su   vida   como   vida   política   mediante   la   relación   juramentada   con   la   fratría   de   los  varones  con  el  fin  de  investirse  recíprocamente  de  poder,  (2007:  Cap.  3).   67  En  Celia  Amorós,  (2007:  209).   68  Idem,  (2007:107).   69  Pierre  Bourdieu.  (2012).  La  dominación  masculina.  (7ª  ed.).  (Joaquín  Jordá,  Trad.).  Ed.  Anagrama,  Colección:   “Argumentos”,  Barcelona.  

30


aunque este   grupo   de   dominadores   lo   constituyen   aquellos   que   salvaguardan   el   poder   patriarcal,   sería   absurdo   culparlos,   como   argumenta   Virginia   Woolf70:   “Las   grandes   masas   de   gente   nunca   son   responsables   de   lo   que   hacen.   Las   mueven   instintos  que  no  están  bajo  su  control.  También  ellos,  los  patriarcas  […],  tenían  que   combatir   un   sinfín   de   dificultades,   tropezaban   con   terribles   escollos.   Su   educación   había   sido,   bajo   algunos   aspectos,   tan   deficiente   como   la   mía   propia.   Había   engendrado  en  ellos  defectos  igual  de  grandes…”.  Y  cuando  la  necesidad  es  tanta,  la   intuición  puede  mentir.      

Amorós71 además   razona   que   una   de   las   tareas   inseparables   del   proyecto   del  

feminismo es   la   de   constituir   a   las   mujeres   en   sujetos   emergentes   o   seres-­‐para-­‐sí,   que  tiene  como  punto  de  partida  en  la  colectividad  femenina  aquello  que  Jean  Paul   Sartre   denominó   como   “nosotras-­‐objeto”   o   seres-­‐para-­‐otros  o  seres-­‐de-­‐otros,   desde   las   voces   de   aquellos   que   han   estado   en   la   posición   de   sujetos,   del   que   mira   y   nombra.   Este   paso   de   seres-­‐para-­‐otros   a   seres-­‐para-­‐sí   requiere,   entre   otras   prácticas   y  mediaciones,  no  sólo  liberarnos  de  ser  identidades  colonizadas,  sino  que  además   liberarnos  completamente  de  los  otros  para  transformarnos  en  seres-­‐para-­‐sí.      

Lagarde agrega  que  en  los  procesos  de  individuación  y  en  la  consciencia  de  

un nosotras  no  homogeneizado,  las  mujeres  reconocen  su  especificidad,  aun  cuando   se   reconocen   semejantes   y   diferentes   entre   sí,   señala   la   autora,   cada   una   es   específica,   única   e   irrepetible.   “Por   ello,   la   autonomía   como   fundamento   del   poder   vital  comienza  con  la  individualidad72”,  aunque  esta  individualidad  signifique  ir  en   contra   de   la   mayoría   como   asegura   Gloria   Steinem73:   “Tendríamos   que   hacerle   frente  al  hecho  de  que  la  conquista  de  nuestra  individualidad  significa  ir  en  contra  – y   por   lo   tanto,   contribuir   a   promover   un   cambio-­‐   de   la   mayor   parte   de   la   cultura   actual.   No   obstante   mientras   mayores   sean   las   luchas,   mayores   satisfacciones   tendremos”.  Joumana  Haddad  describe  esta  lucha  de  la  siguiente  manera74:                                                                                                                     70  Virginia  Woolf,  (2002:  54)  

71 Celia  Amorós,  (2007:  113-­‐114).   72  Marcela  Lagarde  y  de  los  Ríos,  (2011:  40).   73  Gloria  Steinem.  (1993).  A  Revolution  from  Within.  Little,  Brown  and  Co.  Ed.,  Boston,  277.   74  Joumana  Haddad.  (2010).  Yo   maté   a   Sherezade.   Confesiones   de   una   mujer   árabe   furiosa.  (Marta  Mabres  Vicens,  

Trad.). Ed.  Random  House  Mondadori,  Colombia,    88-­‐89  (el  subrayado  es  mío).    

31


…para la   mujer   ser   mujer   significa   ser,   y   querer   ser,   ella   misma   y   no   la  identidad   de   otra   persona.   Y,  sobre  todo,  no  ser  la  identidad  del  hombre:  la  identidad  del  hombre-­‐padre,  del  hombre-­‐marido,   del  hombre-­‐amante,  del  hombre-­‐hermano  o  del  hombre  hijo.     Significa  que  una  mujer  ha  de  preservar  su  IDENTIDAD,  su  identidad  personal,  con  sus  agallas,  y   su  subconsciente,  y  su  cuerpo,  y  su  mente,  sin  miedo,  sin  pánico,  cautela  o  tabú,  sin  vergüenza,  ni   ningún  otro  impedimento  interno  o  social,  visible  o  invisible.     Significa  que  preserva  todo  esto  sin  preocuparse  de  si  un  hombre  tendrá  buena  opinión  de  ella  o   de  su  éxito,  o  si  juzgará  su  fracaso.     Significa  que  toma  en  lugar  de  querer  que  le  den.    

G. El  poder  vital   El  poder  vital  o  poderío,  como  lo  designa  Lagarde,  es  el  camino  a  la  libertad  y   el  fundamento  de  cualquier  aspiración  a  la  libertad.    En  esta  línea,  señala  que  “es  la   capacidad   de   constituir   un   conjunto   de   poderes   positivos,   poderes   vitales   no   opresivos,  y  de  usarlos  a  favor  de  una  misma  para  eliminar  la  opresión  en  la  propia   vida  y  en  el  entorno75”.  Con  este  poder  vital  se  reconoce  y  se  desarrolla  el  poder  de   ejercer  derechos  democráticos  y  respetarlos,  por  lo  que  conduce  a  la  transformación   de  maneras  de  ser,  de  pensar  y  de  actuar.  Así  mismo,  precisa  cambios  en  los  usos  y   las   costumbres,   los   lenguajes   y   la   subjetividad.   De   esta   forma   es   posible   lograr   el   poderío   que   tiene   como   contenido   el   bienestar,   como   lo   propone   Amartya   Sen   y   Martha   Nussbaum   cuando   argumentan   que   es   “la   capacidad   de   ampliar   el   mundo   personal,   de   allegarse   recursos,   tener   experiencias   enriquecedoras   de   avance   y   desarrollo,   para   mejorar   la   calidad   de   vida,   acceder   al   disfrute   y   al   goce,   así   como   al   bienestar76”.   Lagarde  agrega  que  este  proceso  sólo  puede  lograrse  cuando  nos  despojamos   del  “velo  de  la  igualdad”  que  es  lo  que  impide  ver  o  pensar  con  claridad  porque  el   mismo   sistema   patriarcal   nos   ha   programado   en   la   inconsciencia.   Por   ejemplo,   aquellos  espacios  mixtos  donde  se  cree  que  son  espacios  equitativos,  no  obstante,  al   deconstruirlos   conscientemente   se   evidencian   que   hay   espacios   de   género   designados.   Esta   designación   política   de   segundo   género   genera   violencia,   pérdida   de  derechos  fundamentales,  pobreza  de  género,  sobrecarga  de  vida  y  doble  esfuerzo                                                                                                                   75  Idem,  (2010:  40-­‐41).   76  Idem,  (2010:  41).  

32


para casi   todo   bajo   la   máscara   del   arte   de   la   mujer   sobremoderna   que   menoscaba   con  la  autoestima.     Hoy   está   de   moda   las   tendencias   light   de   la   autoestima:   charlas,   terapias,   talleres,   retiros,   seminarios,   cursos   y   hasta   viajes   por   países   de   Latinoamérica   son   promocionados   para   aumentar   la   autoestima   como   si   esta   se   basara   en   obstáculos   de   la   mente   de   las   mujeres   o   como   un   mero   asunto   de   voluntad   y   autoafirmación   subjetiva   que   está   más   allá   de   las   condiciones   sociales   de   vida77.   A   pesar   de   que   estos   anuncios   no   están   dirigidos   exclusivamente   a   las   mujeres,   estas   son   las   que   más   acuden   a   su   llamado,   sobre   todo   aquellas   que   encuentran   en   estos   métodos   alivios,  aunque  sean  parciales  y  momentáneos,  a  muchos  de  los  problemas  que  las   agobian   y   que   impide   el   desarrollo   de   una   consciencia   de   sí,   de   una   conciencia   crítica  de  género78.   De  acuerdo  con  lo  anterior,  Bourdieu  afirma  que  “la  revolución  simbólica  que   reclama  el  movimiento  feminista  no  puede  limitarse  a  una  simple  conversión  de  las   conciencias   y   de   las   voluntades”   porque   el   fundamento   de   la   violencia   simbólica79   del   patriarcado   reside   en   unas   inclinaciones   modeladas   culturalmente   que   ejercen   un   “poder   hipnótico”   en   el   conocimiento   y   voluntad   de   los   dominados   a   través   de   “todas   sus   manifestaciones,   conminaciones,   sugerencias,   seducciones,   amenazas,   reproches,   órdenes   o   llamamientos   al   orden80”.   Por   lo   mismo,   Lagarde   afirma   que   más   que   voluntad,     “la   autoestima   es   el   resultado   de   un   proceso   social   y   político   acotado   por   las   relaciones   entre   poder   y   autoidentidad,   entre   poder   y   condiciones   de  vida.  Es  decir,  entre  poder  y  biografía”.  Gloria  Steinem  dice  que  sin  autoestima,  el   único   cambio   al   que   podremos   aspirar   es   al   intercambio   de   dueños;   en   cambio,   si  

                                                                                                             

77 Marcela  Lagarde  y  de  los  Ríos.  (2000).  Claves  feministas  para  la  autoestima  de  las  mujeres.  Ed.  Horas  y  Horas,  

Madrid, 188   78  Idem,  (2000:  20).     79  La  violencia  simbólica  es  aquella  que  se  sumerge  en  el  entretejido  social  y  que  afecta  a  las  instituciones  como  a   las  relaciones  entre  hombres  y  mujeres.  Lo  simbólico  se  refiere  a  las  creencias,  percepciones  y  comportamientos   a   partir   de   la   mirada   androcéntrica   donde   las   mujeres   están   subordinadas   bajo  una   aparente  neutralidad.   Así,   la   importancia   del   trabajo   que   desempeña   el   hombre   ante   el   de   la   mujer,   la   preferencia   salarial   en   hombres   con   una   aparente   mayor   destreza,   las   expectativas   familiares   en   torno   al   destino   de   sus   hijas   por   ser   mujeres   (labores   domésticas   y   del   cuidado),   entre   otras   (Clase   dictada   por   la   Dra.   Rosa   Paredes   en   el   Módulo   II   del   Diplomado  de  Especialización  de  Género  Feminista  en  la  Ciudad  de  Antigua  Guatemala,  el  15  de  agosto  de  2013).   80  Pierre  Bourdieu  (2012:  58-­‐59).  

33


contamos con   esta   no   necesitaremos   de   ninguno 81  (dueños   de   nuestro   amor,   sacrificios,   devociones,   percepciones,   emociones,   tiempo,   sueños,   anhelos,   proyectos,  en  fin,  de  nuestra  vida  entera).       Las  claves  feministas  para  la  autoestima  son  el  empoderamiento  y  la  equidad.   El   empoderamiento   es   individual,   pero   también   colectivo   de   género:   El   primero   trata  de  la  fortaleza  y  capacidad  política  de  cada  mujer  que  le  permite  defenderse,   enfrentar   la   opresión   y   dejar   de   estar   sujeta   a   dominio;   para   el   segundo,   cito   a   Mahbub-­‐ul-­‐Haq82:   …el  empoderamiento  consiste  en  que  la  gente  esté  en  posición  de  ejercer  su  capacidad  de  elegir   de  acuerdo  con  su  propio  y  libre  deseo.  El  empoderamiento  implica  una  política  democrática  en   que   la   gente   pueda   influir   en   las   decisiones   sobre   sus   propias   vidas.   Se   requiere   liberalismo   económico   para   que   la   gente   esté   libre   de   regulaciones   y   controles   económicos   excesivos.   Significa  la  descentralización  del  poder,  de  tal  manera  que  la  gobernabilidad  sea  traída  a  la  puerta   de   cada   persona.   Significa   que   los   miembros   de   la   sociedad   civil,   particularmente   las   organizaciones   no   gubernamentales,   participen   de   lleno   en   la   tarea   de   tomar   e   implementar   decisiones…  

 

Celia Amorós83  agrega  que  el  empoderamiento  también  puede  conseguirse  a  

través de   la   política   de   redes   entre   las   mujeres,   redes   que   a   su   vez   deben   insertarse   en   otras   redes,   articulándose   unas   a   otras.   Al   respecto   escribe:   “La   fuerza   de   los   movimientos  feministas  a  lo  largo  de  su  historia  ha  estado  […]  en  su  capacidad  de   producir  sinergias”,  cuya  divisa  debería  ser  la  búsqueda  de  lo  que  une  y  no  lo  que   divide,  “sin  que  aquello  que  divide  pierda  valor  en  sí  mismo”.  Y  más  adelante  agrega:   “El  feminismo  será  tanto  más  pedagógico  cuanto  en  mayor  medida  sea  autocrítico84”   y   Joumana   Haddad   lo   dice   de   otra   manera:   “ningún   esfuerzo   de   autodefensa   merece   ser   tomado   en   serio   si   no   viene   acompañado   y   sostenido   por   un   esfuerzo   de   autocrítica85”.  

                                                                                                             

81 “Without  self-­‐steem,  the  only  change  is  an  exchange  of  masters;  with  it,  there  is  no  need  of  masters”,  

(traducción propia)  en  Gloria  Steinem,  (1992:53).   82  Idem,  (1002:190).   83  Celia  Amorós,  (2008:108).     84  Idem,  (2008:  110).   85  Joumana  Haddad,  (2010:  20).    

34


En su  libro,  The  Beauty  Myth,  Naomi  Wolf  argumenta  que  el  eje  del  mito  de  la  

belleza –y  la  razón  por  la  que  es  tan  efectivo  contra  el  feminismo—es  la  división  de   género86.  Para  explicar  esta  afirmación  usa  los  siguientes  eslóganes:     • • • • •  

“Don’t hate  me  because  I’m  beautiful”  [No  me  odies  porque  soy  hermosa]  (L’Oreal)     “I   really   hate   my   aerobics   instructor   –   I   guess   hatred   is   good   motivation”   [Odio   a   mi   instructora  de  aeróbicos  -­‐-­‐pero  odiarla  es  una  buena  motivación]   “You’d  hate  her.  She  has  everything”  [La  odiarás,  lo  tiene  todo]   “Women  who  get  out  of  bed  looking  beautiful  really  annoy  me”  [Las  mujeres  que  se  levantan   por  la  mañana  luciendo  hermosas  me  desagradan]   “Don’t  you  hate  women  who  can  eat  like  that?”  [¿No  odias  a  las  mujeres  que  pueden  comer   así?]     “Tall,  blond  –couldn’t  just  kill  her?”  [Alta  y  rubia,  ¿podrías  no  matarla?].    

Rivalidad, resentimiento   y   hostilidad   entre   mujeres   se   usan   muchas   veces  

para que  el  mito  de  la  belleza  se  enraíce  en  lo  más  profundo  de  nuestro  inconsciente.   Para  desmontar  este  mito,  Naomi  Wolf  propone  que  nosotras  las  mujeres  iniciemos   una   reinterpretación   de   la   “belleza”,   una   que   sea   no   competitiva,   no   jerárquica,   no   violenta  con  el  fin  de  dirigirnos  unas  a  otras  a  través  de  la  simpatía  y  la  empatía,  en   lugar  de  expresarnos  a  través  de  mensajes  relacionados  con  la  mera  apariencia87:   Una   definición   de   “belleza”   de   la   mujer-­‐amorosa   reemplaza   la   desesperación   por   el   juego,   el   narcisismo  por  el  amor  propio,  el  desmembramiento  por  la  totalidad,  la  carencia  por  la  presencia,   la   quietud   con   la   actividad.   Admite   el   resplandor:   luz   que   fluye   de   su   rostro   y   de   su   cuerpo,   en   lugar  de  enfocarse  en  su  cuerpo  que  debilita  su  ser.  Es  sexual,  variada  y  sorprendente.  Lo  veremos   reflejado  en  otras  y  no  nos  sentiremos  intimidadas  porque  al  fin  seremos  capaces  de  ver  todo  esto   en  nosotras  mismas.    

Si lográramos   que   todas   las   mujeres,   o   al   menos   una   gran   mayoría,   tomemos  

consciencia de   todo   y   más   de   lo   que   he   intentado   esbozar   hasta   ahora,   sobre   la   historia   de   nuestro   género,   sobre   los   mecanismos   del   poder   que   el   patriarcado   ha   ejercido   y   sigue   ejerciendo   en   nuestro   consciente   colectivo   y   sobre   las   consecuencias   que   todo   este   sistema   ha   traído   en   la   vida   de   todas   y   cada   una   de   nosotras,   probablemente   viviríamos   en   otro   mundo,   uno   parecido   a   la   utopía   que   anhelamos  las  feministas:  uno  justo,  libre  y  equitativo.     Lagarde88  se   cuestiona   lo   siguiente:   “¿Qué   sería   del   mundo   si   las   mujeres   poco   a   poquito   destinaran   a   ellas   mismas   parte   de   la   fuerza   y   de   las   energías   vitales                                                                                                                   86  Naomi  Wolf.  (2002).  The  Beauty  Myth.  Harper  Perennial,  Ed.,  New  York,  284  (traducción  propia).   87  Idem,  (2002:  291).     88  Marcela  Lagarde  y  de  los  Ríos,  (2011:  810).  

35


que dedican   a   dar   vida   a   los   otros,   para   obtener   su   aceptación,   su   afecto,   su   protección   y   su   reconocimiento   y   con   ello   la   sobrevivencia?   ¿Qué   pasaría   si   su   energía  vital  fuese  destinada  a  dar  vida,  autoestima,  seguridad,  placer  a  ellas  mismas   como   género   y   cada   mujer   a   sí   misma?”.   En   ello   se   dirige   nuestra   apuesta,   transformar   de   forma   conjunta,   un   nuevo   sistema   socioeconómico   y   cultural   en   donde   las   mujeres   seamos   sujetos   históricos   autónomos,   o   en   otras   palabras,   que   seamos   protagonistas   de   nuestra   propia   historia   de   vida.   Aunque   ya   somos   y   cada   vez   más   las   mujeres   emancipadas   que   con   debilidad   y   de   manera   fragmentaria,   citando   a   Lagarde,   vuelven   los   ojos   sobre   sí   mismas   (seres-­‐para-­‐sí),   es   preciso   que   conozcamos  la  teoría,  que  tengamos  conceptos,  que  tomemos  consciencia  de  la  otra   historia,   la   nuestra,   contada   por   nosotras   -­‐-­‐porque   la   historia   contada   por   los   hombres   es   la   que   nos   han   impuesto   desde   siempre-­‐-­‐.   Es   imprescindible   que   desarrollemos   las   herramientas   para   formar   a   nuestras   niñas   de   otra   manera   y   contarles   un   cuento   diferente   desmitificando   la   feminidad,   la   sexualidad,   la   maternidad,   las   relaciones   entre   mujeres   y   hombres,   del   amor   romántico,   del   trabajo,  entre  otros.  Es  necesario  que  emprendamos  una  revolución  desde  adentro,   como   dice   Gloria   Steinem,   una   que   nos   dé   ese   poder   vital   para   elegir   desde   el   conocimiento,  la  responsabilidad  y  la  sabiduría  porque  sólo  así  tendremos  la  certeza   de  que  hemos  conquistado  nuestra  libertad.  

 

36


CAPÍTULO II     Las  adolescentes  y  el  proyecto  corporal      

 

...el 'genio'  femenino  y  el  corazón  de  la  mujer  está  hecho  para  amar,     para  acoger,  para  expresar  la  ternura  de  Dios  con  el  hombre  [y,     en  este  sentido,]  el  feminismo  cristiano  ha  ofrecido  a  la  humanidad     grandes  mujeres,  plenamente  femeninas,  a  imagen  de  María,     la  madre  de  Jesús,  y  entregadas  de  lleno,  en  la  virginidad  o  en  el  matrimonio,     a  una  maternidad  amplia  y  fecunda.  La  mujer  no  ha  de  dejar  de  ser  mujer     para  ser  más,  sino  que  precisamente  siendo  mujer,     plenamente  mujer,  encontrará  su  plenitud.   -­‐-­‐Demetrio  Fernández,     Obispo  de  Córdoba,  2013  

Proponer que   las   niñas   de   hoy   se   conviertan   en   seres-­‐para-­‐sí   me   hace   pensar  

en derechos   humanos,   pero   también   en   desarrollo   humano.   Criar   y   educar   a   nuestras   niñas   sin   estereotipos   de   género,   sin   guiones   que   limiten   sus   vidas   y   coarten  su  libertad  es  un  llamado  a  los  padres  y  madres  para  que  cumplan  un  mejor   papel   como   educadores.     Nuestros   hijos   e   hijas   no   son   una   tabla   rasa   en   la   que   podamos   escribir   a   nuestro   antojo,   o   como   la   llamaba   Paulo   Freire,   una   educación   bancaria  donde  podemos  depositar  lo  que  se  nos  dé  la  gana;  cada  uno  viene  a  esta   vida   a   ser   lo   que   ya   es,   no   obstante   la   educación   familiar   y   escolar   tradicionales   pueden  aniquilar  su  propia  autenticidad  y  genialidad.  En  las  teorías  sobre  crianza  de   los  niños  de  la  teosofía,  una  escuela  espiritual  que  se  hizo  muy  popular  durante  los   inicios   del   siglo   XX,   escritas   por   Krishnamurti,   Annie   Besant,   Madame   Blavatsky,   entre  otros,    hay  una  cita  que  describe  bien  este  proceso:  "Los  niños  son  pequeños   extraños   que   llegan   a   nuestras   vidas   y   nos   dan   el   placer   y   el   trabajo   de   cuidarlos,   pero   no   nos   pertenecen.   Nuestro   trabajo   consiste   en   ayudarlos   a   convertirse   en   lo   que  ya  son89".      

Obligarlos u   orientarlos   a   convertirse   en   lo   que   nosotros   queremos   desde  

nuestras frustraciones   o   anhelos   propios   incompletos   o   desde   nuestros   dogmas,   estereotipos   y   miedos   llevará   indudablemente   a   que   nuestros   hijos   tomen   elecciones  equivocadas  cuyos  costos  repercutirán  en  sus  propias  frustraciones.  Por  

                                                                                                              89  En  Gloria  Steinem,  (1992).  

37


eso, antes  de  empezar  a  discutir  los  temas  que  nos  atañen  en  este  capítulo,  quisiera   comenzar  con  la  descripción  de  lo  que  para  la  PNUD  es  el  desarrollo  humano:                

...es un  proceso  en  el  cual  se  amplían  las  oportunidades  del  ser  humano.  En  principio,  estas   oportunidades  pueden  ser  infinitas  y  cambiar  con  el  tiempo.  Sin  embargo,  a  todos  los  niveles   del   desarrollo,   las   tres   más   esenciales   son:   disfrutar   de   una   vida   prolongada   y   saludable,   adquirir   conocimientos   y   tener   acceso   a   los   recursos   necesarios   para   lograr   un   nivel   de   vida   decente90.    

Pero aquí,  en  el  contexto  que  abordamos  en  el  presente  informe,  la  mayoría  

de las   chicas   cuentan   con   estos   tres   elementos,   al   menos   mientras   vivan   con   sus   padres,   no   obstante,   lo   que   deseamos   es   que   en   el   proceso   hacia   la   adultez,   desarrollen  las  herramientas  necesarias  para  su  auto  transformación  como  mujeres   autónomas,  tanto  en  el  plano  físico  como  en  el  económico,  político  y  vital.  Deseamos   contar  con  generaciones  de  niñas  empoderadas  y  seguras  de  sí  mismas,  que  lejos  de   seguir   un   guión   de   género   impuesto   que   perpetúe   su   cuerpo-­‐para-­‐otros,   tomen   mejores   decisiones   para   crear   la   vida   que   deseen   para   sí   mismas,   en   otras   palabras:   que   sean   seres-­‐para-­‐sí.   Sólo   así   cumpliremos   con   el   verdadero   objetivo   de   la   maternidad   y   paternidad,   y   a   su   vez   estaremos   contribuyendo   a   fomentar   seres   humanas  plenas,  libres  y  felices.      

A. Las  chicas  de  hoy   He  usado  la  categoría  chicas  como  sinónimo  de  jóvenes  y  adolescentes  para   referirme   a   aquellas   menores   de   edad   que   están   en   proceso   de   convertirse   en   mujeres   adultas.   Para   comenzar,   creo   necesario   definir   estos   términos   porque   los   usaré  indistintamente  para  referirme  a  las  sujetas  de  mi  investigación.    Me  basaré  en   tres   documentos   que   considero   describen   la   complejidad   de   estas   categorías   o   de   este   proceso   en   la   vida   de   las   mujeres.   Lo   que   me   resulta   más   interesante   es   que   cada   una   de   estas   definiciones   está   enmarcada   desde   un   solo   ámbito,   así   "adolescencia"   desde   lo   biológico,   "juventud"   desde   lo   político   y   "chicas"   desde   lo   socio-­‐cultural.   Estas   definiciones   no   significan   que   estos   términos   se   basen   exclusivamente   en   las   descripciones   que   he   elegido,   si   no   que   más   bien   lo   que                                                                                                                   90  Roxana  Volio  Monge  (2012:  100).  

38


intento hacer  es  proponer  las  tres  con  el  fin  de  aproximarnos  someramente  a  esta   compleja  etapa  de  la  vida  del  ser  humano.     Desde   la   biología,   Unicef 91  identifica   la   adolescencia   en   dos   etapas:   la   adolescencia  temprana,  de  los  10  a  los  14  años,  y  la  adolescencia  tardía,  de  los  15  a   los  19  años.  La  primera  es  cuando  comienzan  a  manifestarse  los  cambios  físicos  que   inician  generalmente  con  una  aceleración  repentina  del  crecimiento,  seguido  por  el   desarrollo   de   los   órganos   genitales   y   las   características   sexuales   secundarias.   Además  son  los  años  cuando  el  cerebro  experimenta  un  súbito  desarrollo  eléctrico  y   fisiológico;  el  número  de  células  cerebrales  puede  casi  llegar  a  duplicarse  en  el  curso   de   un   año92”,   con   las   repercusiones   consiguientes   sobre   la   capacidad   emocional,   física  y  mental.  En  el  informe  se  reconoce  que  es  durante  esta  etapa  cuando  las  niñas   y  los  niños  toman  mayor  conciencia  de  su  género  que  cuando  eran  menores,  lo  que   les   lleva   a   ajustar   su   conducta   o   apariencia   a   las   normas   de   su   cultura   -­‐-­‐o   subculturas-­‐-­‐.  De  esta  manera,  agrega  el  informe,  es  un  periodo  que  puede  generar   confusión   a   algunos/as   en   cuanto   a   su   propia   identidad   personal   y   sexual.   Este   último  elemento  es  por  lo  tanto  imprescindible  para  considerar  la  "vulnerabilidad"   que   tienen   los/las   adolescentes   en   adoptar   modelos   de   género,   pero   también   para   encajar  y  ser  aceptados  dentro  de  los  grupos  que  conforman  su  cultura.   La  segunda  etapa,  de  los  15  a  los  19  años,  se  trata  del  momento  en  donde  ya   se   han   desarrollado   estos   cambios   aunque   continúan   desarrollándose,   como   es   el   caso   del   cerebro   cuya   “capacidad   para   el   pensamiento   analítico   y   reflexivo   aumenta   notablemente”.   No   obstante:   “las   opiniones   de   los   miembros   de   su   grupo   aún   tienden  a  ser  importantes  al  comienzo  de  esta  etapa,  pero  su  ascendiente  disminuye   en   la   medida   en   que   los   adolescentes   adquieren   mayor   confianza   y   claridad   en   su   identidad  y  sus  propias  opiniones93”.     En  cuanto  al  término  juventud,    la  Primera  encuesta  nacional  de  juventud  en  

                                                                                                              91  Unicef.  

(2011). La   adolescencia.   Una   época   de   oportunidades.   Estado   mundial   de   la   infancia   2011.   Unicef,   Nueva   York.   Fecha   consultada:   28   de   octubre   de   2013.   Disponible   en:     http://www.unicef.org/devpro/files/SOWC_2011_Main_Report_SP_02092011.pdf   92  Idem,  (2011:6).   93  Idem  (2011:  6).  

39


Guatemala 2011   (Enjuve   2011)   la   define94  ante   todo   dentro   de   un   marco   político,

un/a agente intelegible que conoce y hace velar sus derechos, un/a ciudadano/a con un proyecto de vida:

   

...sea como  sujeto  en  el  ejercicio  de  sus  derechos  más  fundamentales  o  como  ciudadano   que  

actúa en  el  marco  de  un  Estado  democrático;  la  juventud  constituye  una  estructura  temporal   de  lucha  por  acceder  a  horizontes  de  vida,  eliminar  prácticas  de  exclusión  y  por  legitimar  sus   nuevas  expresiones  de  libertad,  y  búsqueda  de  igualdad  y  equidad95.    

En cuanto   a   la   tercera   acepción   del   término,   Anita   Harris96  describe   esta  

etapa de   las   mujeres   como   girlhood97  y   asegura   que   esta   categoría   no   puede   ser   definida   dentro   de   un   marco   temporal   establecido   debido   a   que   este   proceso   de   cambios   biológicos-­‐psicológicos   de   las   mujeres   está   sujeto   a   especificidades   históricas   y   sociales.     Harris   sostiene   que   actualmente   la   población   que   integra   la   categoría  "chica"  está  extendiéndose  a  sus  límites:  por  un  lado,  niñas  de  muy  corta   edad   que   se   vuelven   cada   vez   más   conscientes   de   su   identidad   femenina   y   por   el   otro,  mujeres  en  sus  treintas  y  cuarentas  que  con  mucho  entusiasmo  se  describen  a   sí   mismas   y   a   sus   pares   dentro   de   este   tipo   de   población.   Este   hecho,   apunta   la   autora,   nos   lleva   a   considerar   que   esta   categoría   está   sujeta   a   cambios   y   que   no   debería   de   encasillarse   a   una   edad   fija   o   un   específico   estadio   de   desarrollo   de   la   persona98.      

No obstante,   apunta   Harris,   hay   algunos   parámetros   que   podríamos  

compartir para  comprender  mejor  este  periodo  de  las  mujeres  jóvenes  de  Occidente   de   hoy:   El   precoz   inicio   a   la   pubertad,   las   responsabilidades   y   oportunidades   laborales   así   como   las   de   consumo,   y   las   relaciones   sexuales   disponibles   a   edades   más   tempranas   que   marcan   el   ingreso   de   los   últimos   años   de   adolescencia   a   la                                                                                                                  

94 Aunque  este  estudio  considera  como   jóvenes  a  la  población  guatemalteca  entre  los  15  a  los  29  años,  el  informe  

dividió la  muestra  en  tres  tramos  etarios  censales:  a)  15  a  18  años  de  edad;  b)  19  a  24  años  de  edad;  y  c)  25  a  29   años  de  edad.     95  SESC,   CONJUVE   e   INE.   (2011).   Primera  encuesta  nacional  de  juventud  en  Guatemala   (Enjuve   2011).   Instituto   nacional  de  Estadística,  INE,  Guatemala,  23.   96  Anita   Harris   es   catedrática   de   Sociología   en   Monash   University,   Australia,   y   sus   publicaciones   se   centran   en   el   concepto  de  "la  nueva  chica"  desde  donde  analiza  el  mito  del  poder  de  la  chica  de  hoy  y  describe  las  formas  en   las  que  estas  participan  actualmente  en  la  sociedad  desde  una  perspectiva  global.   97  No  hay  una  traducción  específica  que  describa  esta  expresión  en  inglés  que  se  refiere  al  paso  de  la  niñez  a  la   juventud   de   las   mujeres,   por   lo   que   usaré   el   término   en   su   idioma   original   para   referirme   a   este   periodo   del   desarrollo  de  las  mujeres,  en  adelante  usaré  chicas,  jóvenes  o  adolescentes.   98  Anita  Harris,  (2004:  191).  

40


adultez. En   el   otro   extremo,   girlhood   no   se   percibe   como   un   periodo   terminado   hasta  bien  pasados  los  veinte  años,  finalizada  la  educación  formal,  el  inicio  de  la  vida   laboral   de   por   vida,   la   tendencia   a   la   maternidad   tardía   y   al   aplazamiento   de   relaciones   de   larga   duración.   Esto   nos   indica   que   no   podemos   homogeneizar   el   término,  sobre  todo  en  estos  tiempos  donde  la  imaginería  de  la  globalización  tiene   tanto   impacto   en   las   vidas,   oportunidades,   estilos   de   vida   y   educación   de   las   jóvenes99.      

Pero además   de   todo   lo   anterior,   a   las   sujetas   de   esta   investigación,   las  

adolescentes que   viven   en   un   nivel   socio   económico   alto,   no   podemos   separarlas   de   la  realidad  social  y  política  del  contexto  en  el  que  viven.  Guatemala  es  un  territorio   con   profundas   raíces   mayas,   con   una   población   mayoritariamente   indígena   que   habla   21   lenguas   distintas.   Su   historia   política   se   basa   en   dictaduras,   más   de   tres   décadas  de  una  guerra  que  terminó  con  una  anhelada  pero  frustrada  firma  de  la  paz   y   de   una   actual   violencia   proveniente   del   narcotráfico,   las   maras,   la   corrupción,   la   impunidad  y  la  injusticia  en  todos  los  rincones  del  país.  Todo  esto  y  más  es  lo  que   yace  como  telón  de  fondo  en  las  vidas  de  las  jóvenes  que  asisten  a  escuelas  privadas   y   a   reuniones   sociales   en   donde   su   realidad   es   completamente   -­‐o   en   gran   parte-­‐   ajena  a  la  de  la  mayoría  de  la  población  guatemalteca  y  que,  sin  embargo,  viven  la   discriminación   de   género   sin   tener   consciencia   de   ello.   Este   hecho   es   lo   que   Antonieta   García   de   León100  llama   "de   las   elites   discriminadas",   una   categoría   que   describe  a  las  mujeres  de  las  elites  que  tienen  acceso  a  la  educación  superior,  pero   que  carecen  de  equidad  política  y/o  simbólica101.      

B. Guatemala:  herencias  patriarcales  y  otras  figuras  hegemónicas        

La era  de  la  globalización  en  Guatemala  tiene  varias  facetas.  Por  un  lado,  los  

remanentes de  la  guerra  interna  que  duró  36  años  cuyos  saldos  se  fragmentan  hoy                                                                                                                   99  Idem,  (2004:  193).  

100 Doctora   en   Sociología,   es   profesora   emérita   de   la   Universidad   Complutense   de   Madrid.   Sus   publicaciones  

giran en  torno  a  mujeres  y  poder,  mujeres  académicas  y  científicas  (élites  profesionales  femeninas  en  múltiples   áreas   profesionales),   biografía   y   género,   sociología   y   cine,   entre   otros.   Entre   sus   múltiples   textos,   destaca   "Cabeza  moderna/Corazón  patriarcal"  de  Ed.  Antropos.   101  María   Antonia   León   de,   García.   (1994).   Élites   discriminadas:   sobre   el   poder   de   las   mujeres.   Anthropos,   Ed.,   Bogotá.  

41


día en   violencias   exacerbadas   a   través   de   grupos   de   crimen   organizados   (narcotráfico,   maras,   tráfico   sexual,   extorsiones),   corrupción,   impunidad,   polarización   de   la   población,   pobreza   extrema,   carencia   de   servicios   públicos   de   calidad,  entre  otros  más.  Pero  además  carga  con  la  herencia  patriarcal102  que  existe   en   todos   los   niveles   socioeconómicos   del   territorio   y   que   impiden   la   equidad   en   derechos   y   oportunidades   para   sus   ciudadanos,   pero   en   especial   para   sus     ciudadanas103  y   aunque   desde   el   2008   se   emitió   una   ley   que   "protege"   a   las   mujeres   que  viven  violencia  intrafamiliar,  en  la  actualidad  el  país  ocupa  el  segundo  lugar  en   el  mundo  en  cuanto  a  violencia  contra  la  mujer104 .  A  pesar  de  que  el  75  por  ciento  de   la   población   guatemalteca   vive   en   la   pobreza   y   pobreza   extremas,   los   contrastes   entre  los  que  tienen  y  los  que  no  son  muy  marcados.  Si  bien  ser  mujer  en  Guatemala   ya  es  un  reto,  ser  además  pobre  e  indígena  es  un  triple  desafío  que  genera  un  círculo   generacional  de  limitaciones  interminable.      

No obstante   la   problemática   actual,   nos   resulta   imprescindible   tomar   en  

cuenta el   papel   que   las   mujeres   han   desempeñado   en   el   pasado   para   entender   la   situación   de   las   jóvenes   de   esta   época.   En   Guatemala,   al   igual   que   el   resto   de   América  Latina,  la  historia  del  sometimiento  jerárquico  comienza  con  los  misioneros   o  conquistadores  españoles  provenientes  de  estados  capitalistas  que  dieron  lugar  a   la   devaluación   o   eliminación   de   las   funciones   de   liderazgo   femeninas   y   a   la   organización   genérica   que   intensificó   el   valor   y   el   estatus.   Marta   Elena   Casaús   Arzú105  lo   explica   en   su   texto   Guatemala:   Linaje   y   Racismo   en   donde   expone   los   pormenores  de  su   investigación   basada   en   el   análisis   de   ciertas   redes   familiares   que   consolidan   aún   hoy,   quinientos   años   después   de   la   Conquista,   las   relaciones   de                                                                                                                  

102 Celia   Amorós   define   patriarcado   como   el   sistema   de   dominación   masculina.   Dentro   del   sistema   económico  

que aborda   en   su   texto,   cita   a   Heidi   Hartmann   para   explicar   que   “el   patriarcado   no   es   simplemente   una   organización   jerárquica,   sino   una   jerarquía   en   la   que   determinadas   personas   ocupan   determinados   puestos”   y   agrega  que  así  como  no  hay  un  “capitalismo  puro”,  tampoco  hay  un  “patriarcado  puro”  (2008:  39).     103  Sólo   como   ejemplo:   La   Secretaría   contra   la   Violencia   Sexual,   Explotación   y   Trata   de   Personas   ha   presentado   a   la  fecha  1,446  casos  de  menores  de  14  años  embarazadas  (ver  Prensa  Libre  del  29  de  agosto,  2013:  3).  En  cuanto   a   equidad   participativa,   sólo   el   13%   de   mujeres   tienen   actualmente   representación   en   el   Congreso   de   la   República  de  Guatemala  (véase  Nota  al  pie  No.  40  de  este  informe).     104  Thelma   Aldana.   (2013).   Prevención  de  la  violencia  contra  las  Mujeres.   (Foro     organizado   por   Impunity   Watch   y   la   Embajada   de   Suecia,   22   de   octubre   de   2013).   Con   la   participación   de   Thelma   Aldana,   Hilda   Morales   y   Marcela   Lagarde.  en  la  ciudad  de  Guatemala.   105  Marta  Elena  Casaús  Arzú.  (2010).  Guatemala:  Linaje  y  Racismo.  (4a  Ed.).  F&G  Editores,  Guatemala.  

42


parentesco como   auténticos   núcleos   de   poder   y   dominación106,   lo   que   la   lleva   a   afirmar   que   “el   racismo   es   un   elemento   histórico-­‐estructural   que   se   inicia   con   la   conquista   y   colonización   de   Guatemala   y   se   inserta   en   la   estructura   de   la   clase   dominante,  como  elemento  de  peso  en  la  estructura  social  y  pervive  hasta  nuestros   días107”.     Segeplan108  afirma   que   el   68   por   ciento   de   la   población   guatemalteca   es   indígena   y   el   44   por   ciento   ladina,   no   obstante,   en  el   Enjuve   2011  tan   solo  el   31   por   ciento   de   los   jóvenes   entrevistados   se   autoidentificó   como   indígena,   y   el   63   por   ciento   se   expresó   como   no   indígena;   el   0.2   por   ciento   como   extranjero   y   el   resto,   apuntó   no   saber   o   no   respondió.   El   texto   aclara   que   no   hubo   diferencia   significativa   en  cuanto  a  género  y  la  autoidentificación  indígena,  pero  sí  la  hay  en  los  porcentajes   entre  hombres  y  mujeres  que  se  identifican  como  no  indígenas  con  un  sesgo  positivo   en   las   últimas   de   2.1109.   Este   hecho   podría   indicar   que   estas   mujeres,   como   un   mecanismo  de  protección,  intentan  evitar  la  doble  o  triple  discriminación.    

Este hecho   constituye,   por   lo   tanto,   un   indicador   de   la   ideología   dominante  

para “asegurar   su   cohesión   como   clase   y   justificar   su   dominio   frente   al   indígena.   De   este   modo,   la   oligarquía   se   afianza   en   el   poder   desde   la   época   colonial   hasta   nuestros  días”.  De  allí  que  exista  entre  la  mayor  parte  de  la  población,  sobre  todo  en   la   elite   del   país,   un   concepto   de   belleza   que   va   de   la   mano   con   la   piel   blanca,   ojos   claros,  cabello  rubio.  Es  lo  aparentemente  opuesto  a  lo  que  se  considera  inferior  y   que   viene   de   aquel   trabajo   continuado   de   reproducción   colonialista   lo   que   sigue   reforzando  el  imaginario  colectivo  de  las  personas.      

El sistema   patriarcal   en   Guatemala   es   indiscutible,   no   sólo   porque   se  

desarrolló de  la  ideología  dominante  de  los  conquistadores,  sino  porque  además  se   sostiene  sobre  una  estructura  de  poder  elitista  y  supremacista.  La  globalización  ha   llegado   hasta   lo   más   recóndito   de   la   cultura   nacional,   lo   cual   es   inevitable,   no                                                                                                                  

106 Marta   Elena   Casaús   Arzú   apunta   que   el   racismo,   como   ideología   dominante,   ha   tenido   distintos   canales   de  

difusión (la   religión,   la   legislación   y   los   medios   de   comunicación)   pero   que   su   investigación   se   centra   principalmente   en   la   familia,   como   agente   socializador   fundamental   y   como   una   de   las   instituciones   más   importantes,  a  través  del  cual  se  ha  desarrollado,  dispersado  y  reproducido  la  ideología  racista  (2010:  259).   107  Idem,  (2010:258).   108  Segeplan.   (2013).   Guatemala,   un   país   multicultural.   Secretaría   de   Planificación   y   Programación   de   la   Presidencia,   Guatemala   [en   línea].   Fecha   consultada:   18   de   noviembre,   2013.   Disponible:   http://www.segeplan.gob.gt/index2.php?option=com_content&do_pdf=1&id=85     109  Véase  Enjuve  2011,  p.  25.  

43


obstante, una   cosa   es   diversificación   y   otra   es   aculturación;   una,   expansión   y   otra,   explotación.  De  aquí  en  adelante,  me  referiré  a  la  globalización  como  "modernidad   líquida",   término   que   el   sociólogo   polaco   Zygmunt   Bauman   acuñó   para   referirse   a   "las  sociedades  desarrolladas  más  homogéneas,  intercambiables  entre  sí,  definibles   con   el   adjetivo   de   líquidas   que   describe   a   la   sociedad   postmoderna,   consumista   y   banal,   en   perpetuo   movimiento,   en   contraposición   a   la   vieja   y   sólida   sociedad   del   pasado110".      

La "modernidad   líquida"   en   Guatemala   es   parte   de   la   vida   de   todos   sus  

habitantes. Estar   a   la   vanguardia   de   la   tecnología   no   discrimina   a   aquellos/as   que   viven   con   escasas   oportunidades;   sólo   en   telefonía   celular   en   el   2011,   de   los   aproximados  15  millones  de  habitantes  había  más  de  20  millones  de  usuarios  y  se   estima  que  cada  año  se  incrementa  al  14.5  por  ciento.  Pero  también  hay  que  tomar   en  cuenta  que  los  espacios  urbanos  han  cambiado:  las  viviendas  en  la  ciudad  tienden   a  ocupar  los  edificios  de  apartamentos  que  como  hongos  brotan  multiplicándose  en   ciertas  zonas,  además  de  los  grandes  complejos  residenciales  y  centros  comerciales   sectorizados   cuya   primera   impresión   es   la   de   la   seguridad.   Estos   hechos   son   evidentes   debido   a   la   brecha   socio-­‐económica   y   política   que   divide   a   ricos   y   pobres,   al  sector  privado  y  al  público,  y  que  evidencia  la  polarización  entre  guatemaltecos.    

En Guatemala,  la  mayoría  de  los/las  adolescentes  de  hoy  se  reúne  en  casas  o  

centros comerciales   que   les   permiten   socializar   de   "forma   segura",   al   menos   para   sus   padres.   Los   bares   y   discotecas   localizados   en   estos   complejos   les   permiten   mantenerse  a  salvo  y  resguardados  de  la  violencia  externa,  por  lo  que  su  vinculación   con  otras  realidades  y  experiencias  es  muy  limitada,  y  aunque  algunos  se  involucran   en  trabajos  de  voluntariado  y  proyectos  sociales,  estos  son  una  escasa  minoría.      

En su  libro  Nadie   quiere   soñar   despierto   (Ensayos   sobre   juventud   y   política   en  

Guatemala), René   Poitevin111  describe   a   los   jóvenes   entrevistados   en   su   estudio   a   través   de   dos   características:  visión   individualista   y   un   enorme   desconocimiento   en   torno   a   conceptos   relacionados   con   democracia,   nación,   libertad,   además   con   temas                                                                                                                  

110 Zygmunt   Bauman.   (2005).   Amor   líquido.   (Mirta   Rosenberg   y   Jaime   Arrambide,   Trads.).   Fondo   de   Cultura  

Económica, Buenos  Aires.   111  René  Poitevin.  (2001).  Nadie  quiere  soñar  despierto  (Ensayos  sobre  juventud  y  política  en  Guatemala).  Ed.   Flacso,  Guatemala.  

44


en relación   a   la   guerra   interna,   los   Acuerdos   de   Paz,   entre   otros.   Los   jóvenes   admitieron   tener   proyectos   personales   pero   no   expresaron   tener   intenciones   de   involucrarse   ni   en   lo   social   ni   en   lo   político.   El   autor   lo   explica   desde   diferentes   perspectivas   de   las   que   subraya   tres   elementos:   la   baja   calidad   educativa   del   profesorado   en   general;   la   perpetuación   y   reproducción   de   la   violencia,   el   autoritarismo  y  la  represión  como  castigo  en  la  familia  y  la  escuela;  y  el  pesimismo   de  la  juventud  ante  un  futuro  incierto  en  el  que  no  vislumbran  un  futuro  mejor  que   el   presente.   Poitevin,   destaca   la   relevancia   de   la   deformación   en   los   mensajes   que   envían   los   medios   que   bombardean   "constantemente   con   multitud   de   mensajes   que   son   muchas   veces   contradictorios   o   desorientadores,   más   pornográficos   que   eróticos",  por  lo  que  asegura  que  estos  temas  no  suelen  abordarse  abiertamente  en   las   familias   porque   "los   padres   no   están   preparados   para   orientar   a   sus   hijos112".   Zygmunt   Bauman   atribuye   esta   anomia   de   los   jóvenes   al   desconcierto   propio   que   caracterizan   las   sociedades   líquidas,   en   donde   es   preferible   protegerse   de   un   entorno  que  cada  vez  más  se  percibe  hostil  y  peligroso113.      

C.  Los  cuerpos  encarnados     Para   comenzar   a   adentrarnos   al   tema   central   de   este   trabajo,   quisiera   tomar   en   consideración   algunos   elementos   socio   culturales   que   considero   imprescindibles   sobre  el  cuerpo  y  las  identidades  de  las  adolescentes.  Para  ello,  me  basaré  en  uno  de   los   postulados   de   Mari   Luz   Esteban   para   apoyarme   en   la   idea   de   que   un   estudio   feminista  sobre  el  cuerpo  debería  tomar  en  consideración  la  vivencia  de  un  cuerpo   subjetivo   y   objetivo   a   la   vez,   lleno   de   significado,   material,   personal   y   social,   un   agente   que   ha   recibido   y   producido   discursos,   tal   y   como   lo   describe   esta   autora   quien   cita   a   Bryan   Turner   para   ilustrar   una   compleja   realidad:   “el   cuerpo   en   la   sociedad   capitalista   contemporánea   es   el   lugar   de   la   desigualdad   social,   pero   también   del   empoderamiento114”,   de   esta   cuenta   Ferrándiz   agrega   que   "un   análisis                                                                                                                   112  Idem,  p.  48.   113  Zygmunt  Bauman,  (2005).   114  Mari  Luz  Esteban,  (2013:  52).  

45


del cuerpo   que   no   tenga   en   cuenta   los   contextos   sociales   y   políticos,   y   sus   transformaciones,  no  es  suficiente115".   El   empoderamiento   es,   como   ya   intentamos   describir   anteriormente,   un   asunto   individual   pero   también   colectivo;   es   un   tema   político   que   involucra   derechos,   libertades,  responsabilidades  y  la  afiliación  a  redes.  Se  refiere,  al  fin  y  al  cabo,  a  esa   posibilidad   de   construir   poder   positivo   tanto   para   mí   misma   como   para   con   los   otros.  Quizá  alguien  se  pregunte  qué  tiene  que  ver  el  empoderamiento  con  el  cuerpo   y  la  respuesta  es  todo  porque  como  lo  señalé  en  el  párrafo  anterior:  "es  un  agente   que   ha   recibido   y   producido   discursos",   es   una   identidad   per   se,   sobre   todo   en   la   sociedad  occidental  donde  las  actividades  corporales  de  todo  tipo  se  han  convertido   en   objetivos   fundamentales   en   la   vida   de   muchas   personas116 ,   de   esta   manera   nuestra  educación  tiende  a  modelar  nuestro  cuerpo  y  a  adecuarlo  a  las  normas  y  a   las  exigencias  de  la  sociedad  donde  vivimos.  En  palabras  de  Michel  Bernard117:   ...el  actor  social  está  en  posición  de  mirada  delante  de  su  propio  cuerpo  [...]  En  lo  intangible  del   mundo,   sólo   su   propio   cuerpo   le   permite   agarrase   a   su   propia   existencia   [...]   La   cultura   que   se   había   construido   gracias   a   la   renuncia   del   cuerpo,   parece   haberse   transformado   en   una   cultura   del  cuerpo,  en  una  glorificación  del  cuerpo  erótico...  

La complejidad   que   implica   el   cuerpo   y   la   cultura   hace   necesario   que  

problematicemos el  poderío  o  empoderamiento  como  un  término  que  involucra    la   acción  social,  la  autotransformación  y  la  transformación  social  y  política,   lo  que   solo   es   posible   desde   nuestros   cuerpos,   desde   una   identidad   empoderada.   Esta   complejidad  también  surge  porque  nuestra  cultura  nos  ha  hecho  creer  que  el  cuerpo   está  separado  de  nuestra  mente  cuando  es  todo  lo  contrario;  es  una  calle  de  dos  vías   en   donde   cuerpo   y   mente   transitan   en   conjunción,   como   afirma   Steinem118:   "Un   cambio  en  la  mente  puede  comenzar  con  un  cambio  en  el  cuerpo".  Hay  fenómenos   que  nos  lo  prueban,  por  ejemplo,  aquellos  que  fluyen  desde  lo  más  simple  a  lo  más   complejo,   de   lo   transitorio   hasta   lo   perdurable:   la   respiración   puede   influir   en   nuestro   estado   mental;   el   tacto   es   nuestro   recurso   más   remoto   de   auto   descubrimiento,  pero  también  es  una  necesidad  continua  en  los  seres  humanos;  la                                                                                                                   115  Idem,  (2013:  30).   116  Idem,  (2013:  71).   117  Idem,  (2013:  72).     118  Gloria  Steinem,  (1993:199-­‐205).  

46


sexualidad implica   el   orgasmo,   pero   además   otras   formas   de   expresión   sexual   que   son   recursos   de   auto   afirmación;   la   imaginería   física   conlleva   la   percepción   que   tenemos   para   detectar   en   otros   el   grado   de   estima   -­‐o   desprecio-­‐   de   cuerpos   similares  a  los  nuestros;  el  movimiento  o  capacidad  de  locomoción  es  la  libertad  que   tenemos   para   explorar   nuestro   entorno   y   desarrollar   nuestras   habilidades   corporales  como  un  vínculo  a  nuestro  desarrollo  intelectual.    

Es a  través  de  una  materialidad,  una  determinada  forma  de  vivir,  de  sentir  y  

poner en  funcionamiento  nuestro  cuerpo  -­‐sancionado  dentro  de  unas  instituciones   culturales,  como  el  deporte  o  el  mundo  laboral-­‐-­‐,  además  de  las  prácticas  de  género   que   surgen   en   la   interacción,   lo   que   nos   constituye   dentro   de   lo   masculino   y/o   lo   femenino.  Es  decir,  son  prácticas  que  conforman  el  mundo  social119.    

Me parece   válido   entonces   intentar   analizar   el   cuerpo   como   una   encarnación  

pre-­‐organizada, como   apunta   Judith   Butler120  cuando   discute   sobre   género   y   la   identidad   de   género   en   uno   de   sus   artículos   titulado   "Performative   Acts   and   Gender   Constitution:  An  Essay  in  Phenomenlogy  and  Feminist  Theory".  En  este  texto  revisa   las  teorías  del  cuerpo  que  hacen  autores  como  Merleau-­‐Ponty  o  Simone  de  Beauvoir.   La  autora  afirma  que  yo  es  el  cuerpo,  un  modo  concreto  de  encarnación,  y  que  lo  que   se   encarnan   son   diferentes   posibilidades   históricas.   Para   ella   el   cuerpo   es   "una   materialidad   organizada   intencionalmente121 ",   una   encarnación   de   posibilidades   que   están   condicionadas   y   circunscritas   por   una   convención   histórica.   Desde   una   perspectiva   feminista,   el   cuerpo   generizado   sería   el   resultado   de   actos   que   se   van   sedimentando  a  modo  de  adquirir  un  "estilo  corporal",  un  "acto",  tanto  intencional   como  performativo  y  esta  "performatividad"  puede  ser  contestada  y  modificada.     En   abril   de   2013   decidí   hacer   un   experimento   con   el   fin   de   utilizar   sus   resultados   en   este   trabajo.   Abrí   un   blog   que   titulé   "La   verdá   desnuda122"   (Anexo   No.                                                                                                                   119  Mari  Luz  Esteban,  (2013:  62).    

120 Judith   Butler.   (1988).   Performative   Acts   and   Gender   Constitution:   An   Essay   in   Phenomenology   and   Feminist  

Theory. Theater   Journal,   Vol.   40,   No.   4,   pp.   519-­‐531.   Fecha   consultada:   29   de   octubre   de   2013.   Disponible   en:   http://people.su.se/~snce/texter/butlerPerformance.pdf     121  As   an   intentionally   organized   materiality,   the   body   is   always   an   embodying   of   possibilities   both   conditioned   and   circumscribed   by   historiacal   convention.   In   other   words,   the   body   is   a   historical   situation...(   1988:   521)   (Traducción  propia).   122  Varias   autoras.   (2013).   La   verdá   desnuda.     [Blog   en   línea].   Disponible   en:   http://proyectolaverdaddesnuda.blogspot.com/    

47


5) e   hice   una   invitación   abierta   a   toda   mujer   que   quisiera   participar.   La   condición   era   una   sola:   hablar   "a   calzón   quitado"   sobre   su   cuerpo.   De   mayo   a   octubre   logré   reunir   32   posts   o   testimonios   de   mujeres,   conocidas   y   desconocidas,   que   me   enviaron  por  correo  electrónico  sus  aportes.  Estos  relatos  tratan  de  muchos  temas   que   van   desde   la   menstruación   hasta   la   imagen   corporal,   desde   la   violación   y   el   incesto   hasta   el   reto   que   implica   ser   "bella".   A   continuación   cito   algunos   fragmentos   que  me  parecen  ilustran  bien  la  forma  en  la  que  el  cuerpo  se  vincula  con  la  mente,  el   tacto,  la  imaginería  física,  la  sexualidad  y  la  locomoción,  y  en  algunos  casos  es  tanto   que  nuestra  vida  parece  que  depende  de  esta  percepción  histórica  que  tenemos  de   nuestro  cuerpo  de  mujer  (los  subrayados  son  míos):   •

La necesidad   de   encajar   en   el   mismo   molde   irreal   sobre   la   delgadez   sobrepasa   fronteras.   Comprendí   que   esas   "estupideces"   no   son   tan   estúpidas,   son   verdaderos   problemas   o   angustias  en  la  vida  de  una  mujer  (Gaby,  22  años).  

De vez   en   cuando   me  atrapa  el  miedo  a  envejecer,  de  perder  lo  que  algunos  consideran  como   belleza.  A  veces  caigo  en  la  trampa  y  busco  técnicas  para  reducir  la  velocidad  del  inevitable   paso  del  tiempo  (Karina,  44  años).  

...fue en   mi   pubertad,   cuando   entendí   que   en   algunos   casos   ser  bella  es  una  maldición,  pues   siempre  me  han  buscado  por  mi  físico,  tanto  gente  buena  como  mala  (Lissamaría,  26  años).    

Sabemos que  nuestro  cuerpo  es  nuestra  carta  de  presentación  ante  el  mundo  [...]  La  sensación   de  no  ser  aceptadas  nos  impacta  con  el  miedo  más  grande  de  no  pertenecer,  y  recorremos   grandes   distancias   para   llevar   a   cabo   todas   las   estrategias   para   poder   lograr   esta   garantía.    Dicho   miedo,   genera   en   nuestro   cerebro   una   constante   vigilia.    Es   una   vigilia   que   nos  inunda  de  ansiedad  permanente,  aprendemos  a  manejarla,  inclusive  muchos  de  nosotros   cargamos  nuestra  ansiedad  de  forma  imperceptible  (Karin  de  Shwank,  46  años).    

Padezco de   una   enfermedad   llamada   vitiligo   desde   que   tenía   10   años,   es   decir   que   mi   piel   tiene  dos  colores:  moreno  y  blanco.  Esto  en  un  tiempo  fue  terrible  para  mí,  porque  yo  lo  veía   horroroso   (seguramente   no   sólo   yo)   y   me   traumaba   mucho,   a   pesar   de   esto   nunca   quise   taparlas   con   maquillaje   y   terminé   odiando   los   tratamientos   tópicos,   que   resultaban   muy   cansados  de  aplicar.  Tuvieron  que  pasar  muchas  cosas  para  que  yo  aceptara  las  manchas  y   ciertamente  todavía  no  es  fácil...(Eu,  29  años).    

Es difícil  explicar  y  expresar  la  percepción  que  tengo  de  mi  cuerpo.  Creo  que  la  apreciación   que   tengo   del   mismo   es   por   mi   pasado   vivido.   Pero   quisiera   ser   lo   más   sincera   posible:   mi   cuerpo   no   es   para   nada   hermoso,   es   muy   desproporcionado,   soy   como   un   humanoide.  Todo  del   tamaño  normal  pero  con  una  estatura  de  1.50  mts.  Tengo  los  senos  desproporcionados  a  mi   talla   y   las   caderas   muy   anchas   y   tengo   la   espalda   ancha.   Aunado   a   esto   tengo   una   cicatriz,   “esta  cicatriz”,     tengo  que  pensar  qué  tipo  de  calzonetas  utilizar,  si  es  que  utilizo  una.  Veo  la   cicatriz  y  la  siento,  y  es  prominente  al  tacto  y  está  torcida.  Quisiera  operarla,  tal  vez  lo  haga   pronto...  (Morpho,  36  años).  

   

48


Fue a   los   8   o   9   años   cuando   comencé   a   tomar  consciencia  de  mi  cuerpo,   fue   un   compañero   de   clase   quien   comenzó   a   burlarse   de   mí   por   tener   dos   llantitas   en   la   barriga   (pura   herencia   de   mi   madre).   Cuando   a   los   15   tuve   mi   primer   novio   me   cuestionaba   a   mí   misma   por   qué   se   había   fijado   en   mí   si   siempre   había   chicas   rondándole,   más   guapas   y   más   delgadas   que   yo...(Ana,  29  años).    

...yo siempre  me  he  visto  gordita  y  tenía  bastantes  complejos  con  “mis  curvas  de  más…”  y  el   hecho   de   siempre   andar   adelgazando-­‐engordando-­‐adelgazando-­‐engordando…más,   aparte,   el   tema   de   los   pelos…uyyysss,    ¡yo   que   soy   tan   peluda   y   “más   que   un   hombre”,   por   unas   hormonas   que   tomé   de   pequeña…así   que   todo   eso   no   me   ayudaba   mucho…por   lo   que   el   hecho  de  ir  a  la  playa  (en  bañador,  por  supuesto),  ducharse  junto  con  otras  chicas,  dormir  en   casa   de   algunas   amigas,   la   primera   relación   sexual   con   un   chico…todo   era   para   mí   una   montaña  cuesta  arriba…  (Luna,  37  años).    

Vemos en   todos   y   cada   uno   de   estos   testimonios   un   hecho   contundente,   ser   femenina  es  -­‐-­‐de  acuerdo  al  planteamiento  de  Beauvoir  cuando  dijo  que  ser  mujer  es   una   idea   histórica   y   no   un   hecho   natural,   una   realidad   sin   significado-­‐-­‐   convertirse   en  mujer,  someter  el  cuerpo  a  que  se  adapte  a  una  idea  histórica  de  ser  "mujer",  es   inducir  el  cuerpo  hasta  convertirlo  en  un  signo  cultural;  significa  materializarse  en   la   obediencia   a   una   posibilidad   delimitada   por   la   historia,   y   es   hacer   todo   esto   de   forma  que  se  convierta  en  un  proyecto  sostenido  y  repetitivo.  De  esta  manera,  tal  y   como  apunta  Butler,  la  noción  de  "proyecto"  sugiere  la  fuerza  originaria  de  un  poder   radical   y   porque   el   género   es   un   proyecto   que   tiene   como   fin   la   supervivencia   cultural 123 ,   el   término   "estrategia"   sugiere   de   mejor   manera   esta   situación   de   performatividad  en  sus  distintas  formas.       Por   lo   que   el   género   podríamos   considerarlo   un   performance   con   consecuencias   claramente   disciplinarias,   como   apunta  Butler.    

En estos   testimonios   de   mujeres   que   participaron   en   el   ejercicio   colectivo  

que propuse  y  que  cité  arriba,  hay  expresiones  que  indican  que  existe  un  proyecto   de   género   inconsciente,   una   forma   de   actuar   a   ser   mujer   a   través   de   elementos   correctivos,   punitivos   y   censurables,   pero   a   la   vez,   determinado   por   su   sexo   de   mujer.  Notemos  que  todas  ellas  oscilan  entre  los  22  a  los  46  años  y  que  de  alguna  u   otra  manera  este  proyecto  de  género  ha  sido  y  es  prácticamente  el  mismo  para  unas                                                                                                                  

123 Con  supervivencia   cultural  Judith  Butler  se  refiere  a  la  protección  del  orden  social  patriarcal  que  se  sustenta  

del pensamiento   dual,   binario   y   antagónico   que   se   impone   o   inscribe   dentro   del   individuo   (1988:   9)   como   la   heterosexualidad   y   los   binomios   fuerte/débil,   masculino/femenino,   cerebral/emocional,   progreso/naturaleza,   etc.   Gloria   Steinem   se   refiere   a   este   paradigma   binario   que   aunque   no   siempre   es   negativo,   como   patrón   universal  nos  limita  y  nos  destruye  (1993:  187).    

49


que para   otras:   la   feminidad   es   un   proyecto   inducido   y   hasta   doloroso,   emocional   y/o   físico,   que   se   manifiesta   en   expresiones   punitivas   que   surgen   por   y   con   el   cuerpo,   y   por   consiguiente   menoscaban   la   autoestima:   horror,   gordura,   anchura,   desproporción,   odio,   miedo,   ansiedad,   angustia,   humanoide,   burla,   envejecimiento,   manchas,  vigilia...    

Hay sin   duda,   como   señala   Butler,   una   fuerza   de   poder   radical   que   nos  

empuja a   emprender   una   serie   de   estrategias   para   encajar   en   el   proyecto   de   género   que  la  cultura  espera  de  las  mujeres  y  de  los  hombres  como  géneros  antagónicos  y   estereotipados.   Es   decir,   que   aunque   el   género   es   un   asunto   meramente   inventivo   queda   claro   que   existen   estrictos   castigos   para   aquellos/as   que   contradicen   el   patrón  de  forma  improvisada.  El  género,  agrega  la  autora,  no  es  un  guión  pasivo  que   se  inscribe  en  los  cuerpos,  tampoco  está  determinado  por  la  naturaleza,  el  lenguaje,   lo   simbólico   ni   en   la   abrumadora   historia   del   patriarcado:   "El   género   es,   invariablemente,   una   serie   de   limitaciones,   diarias   e   incesantes,   que   conllevan   ansiedad   y   placer,   no   obstante   si   este   acto   continuo   se   confunde   con   un   hecho   natural   o   lingüístico   dado,   el   poder   cederá   paso   a   la   expansión   del   campo   cultural   del  cuerpo  a  través  de  varios  tipos  de  actos  o  performances  subversivas124".      

En base   a   estos   conceptos   expuestos   sobre   el   género   y   el   cuerpo   como  

agente, las  preguntas  que  conciernen  en  este  punto  del  trabajo  creo  que  serían  las   siguientes:   ¿Hasta   dónde   pueden   llegar   las   nuevas   generaciones   con   estos   performances  para  encajar  en  el  guión  de  género  que  demanda  la  cultura?  ¿En  qué   tipo  de  discursos  basan  las  chicas  de  hoy  sus  formas  de  ser  mujer  y  en  qué  medida   siguen  reproduciendo  su  autoidentidad  de  seres-­‐para-­‐otros?  Basándonos  en  los  tres   temas  fundamentales  de  la  utopía  moderna  (el  nuevo  orden  mundial,  el  progreso  y   la   democracia),   ¿de   qué   maneras   el   mito   de   la   feminidad   de   la   tercera   ola   del   feminismo  se  ha  adaptado  a  las  nuevas  demandas  culturales?  

                                                                                                              124  Judith  Butler  (1988:  531).  

50


D. El  proyecto  corporal  de  las  chicas    

Si ser   adolescente   es   de   por   sí   un   proceso   complejo   de   definir,   vivir   en   un  

cuerpo de  mujer  en  Guatemala  de  elite  representaría  afrontar  una  serie  de  múltiples   contradicciones.  Por  un  lado,  mientras  estas  jóvenes  se  van  acoplando  a  los  cambios   fisiológicos   de   su   cuerpo,   van   desarrollando   al   mismo   tiempo   una   conciencia   de   género   limitada   por   el   determinismo   biológico125.   Los   estereotipos126  y   los   mitos   refuerzan  las  expectativas  del  comportamiento  infantil  y  adulto,  por  lo  que  ejercen   una   inmensa   presión   en   las   niñas.   Presiones   que   van   desde   el   autocontrol   y   la   disciplina   hasta   la   potenciación   del   consumo,   y   que   son   repetidas   hasta   el   cansancio   por  todas  las  entidades  del  mundo  social.        

Pero ser   una   adolescente   hoy   también   implica   afrontar   los   retos   de   la  

postmodernidad que   cada   vez   más   exige   una   mejor   preparación   académica   con   títulos   de   educación   superior,   lo   que   no   siempre   va   de   la   mano   de   la   tan   ansiada   autonomía   económica.   La   "modernidad   líquida",   como   lo   intenté   esbozar   anteriormente,   ha   cambiado   ciertas   estructuras   socio-­‐económicas   como   las   oportunidades  laborales  (que  se  han  reducido  a  trabajos  parciales,  de  medio  tiempo,   con   contratos   de   tiempo   limitado,   además   de   una   sobrecalificación   de   algunos   puestos,   etc.   );     las   familiares   (monoparentales,   familias   extendidas,   interraciales,   homosexuales);   el   uso   de   la   información   y   el   conocimiento   (Internet   y   redes   sociales);   y   las   de   vivienda   y   espacios   públicos   (exclusivos   y   excluyentes),   pero   también   ha   modificado   las   formas   de   percibir   el   mundo,   desde   la   elección   a   la                                                                                                                   125  Múltiples   teorías   feministas   (véase   Simone   de   Beauvoir,   Joan   Scott,   Martha   Lamas,   entre   otras)  han  negado   el  

argumento de   las   diferencias   biológicas   que   determinan   lo   femenino   y   lo   masculino,   así   como   todos   los   estereotipos   y   mitos   que   refuerzan   las   diferencias   entre   géneros.   El   determinismo   biológico   naturaliza   la   maternidad  como  si  fuera  una  obligación  femenina,  la  habilidad  en  las  matemáticas  como  un  don  masculino,  las   hormonas   y   el   tamaño   del   cerebro   como   indicadores   de   superioridad/inferioridad   en   las   capacidades   de   hombres  y  mujeres,  entre  otros.  Natasha  Walter  lo  explica  con  detalle  en  su  texto  Muñecas  vivientes,  el  regreso   del  sexismo  (2010).   126  Uno  de  los  estereotipos  de  la  feminidad  que  habría  que  desmitificar  en  las  niñas  es  el  de  la  maternidad  que   muchas  veces  se  disfraza  como  la  situación  ideal  para  la  mujer  sin  discutir  todas  las  problemáticas  que  hay  para   poder  enfrentarla.  No  obstante,  a  las  niñas  se  les  presenta  la  maternidad  como  parte  del  determinismo  biológico   y   se   les   inculca   "su   lado   maternal"   desde   que   nacen   a   través   de   juguetes   que   refuerzan   la   división   sexual   del   trabajo,  la  vida  doméstica  y  las  tareas  del  cuidado  a  través  de  muñecas  con  toda  su  parafernalia  de  biberones,   medicinas,   pañales   y   cochecitos   (Actualmente   ha   salido   una   línea   de   muñecas   llamada   "LittleMoms"   que   se   promueve  por  los  canales  de  cable).  Pero  además  se  sobredimensiona  la  maternidad  en  las  noticias  sobre  la  vida   de  las  famosas  con  titulares  idílicos  que  desvirtúan  la  realidad  y  siguen  reforzando  el  mito  de  la  maternidad.    

51


maternidad hasta  la  expansión  de  la  cultura  de  la  sexualidad.  Todo  esto  lleva  a  que   para  sobrevivir  con  éxito  estos  tiempos  habría  que  desarrollar  nuevas  herramientas   que   permitan   afrontar   los   retos   que   implica   vivir   en   un   mundo   híper-­‐acelerado,   consumista   y   depredador,   pero   además   con   múltiples   oportunidades   para   la   autotransformación.  Pero,  ¿qué  papel  juega  la  educación  en  las  chicas  de  las  nuevas   generaciones?   ¿Las   instituciones   educativas   y   familiares   estarán   realmente   cumpliendo   con   su   papel   en   preparar   a   estas   niñas   para   convertirse   en   mujeres   con   identidad   propia?   ¿Las   están   preparando   sus   maestros/as   en   desarrollar   el   pensamiento  crítico  para  cuestionar  los  discursos  hegemónicos  de  su  cultura?  ¿Las   familias  las  motivan  para  ser  agentes  empoderadas  o  seres-­‐para-­‐sí?    

Aunque reconozcamos   las   carencias   de   las   que   padecemos,   sobre   todo   en   los  

ámbitos educativos   y   familiares,   mi   objetivo   es   intentar   analizar   a   grandes   rasgos   los   elementos   que   aun   perpetúan   la   mística   de   la   feminidad   en   la   postmodernidad   y   cómo  estos  influyen  en  las  nuevas  subjetividades  de  las  jóvenes  y  su  identidad  como   seres-­‐para-­‐otros.    

En 1988  Marianne  Gradbrucker127  publicó  en  el  Reino  Unido  un  libro  titulado  

There's a   Good   Girl  [Eres  una  buena  chica]  que  resultó  ser  un  éxito  en  toda  Europa.   Esta  autora  fue  una  de  las  principales  defensoras  de  las  ideas  del  desarrollo  de  niños   y   niñas   que   estuvieron   en   boga   en   las   décadas   de   1970   y   1980.   Su   libro   es   un   diario   que   registra   esa   época   en   la   que   esta   madre   alemana   se   esforzó   en   luchar   contra   las   presiones   socio   culturales   que   reforzaban   la   feminidad   en   su   hija.   Estas   presiones   incluían   las   culturales,   como   anuncios,   juguetes,   ropa,   pero   también   las   relaciones   familiares,   las   del   profesorado,   las   de   vecinos/as   y   amigos/as,   entre   otros.   Su   objetivo  era  intentar  crear  un  espacio  de  libertad  en  la  que  su  hija  pudiera  seguir  sus   propios  deseos  en  vez  de  tener  que  encajar  en  las  expectativas  sociales  y  a  su  vez,   demostrar   que   estas   son   las   que   refuerzan   las   diferencias   de   comportamiento   entre   niños  y  niñas.      

Gradbrucker explicaba   en   su   libro   uno   de   los   proyectos   fundamentales   del  

feminismo de  los  setenta:  "el  intento,  por  parte  de  algunas  familias  y  profesores,  de                                                                                                                   127  Natasha  Walter.  (2010).  Muñecas  vivientes.  El  regreso  del  sexismo.  (María  Álvarez  Rilla,  Trad.).  Ed.  Turner  

Noema, Madrid,  175.  

52


conseguir que   niños   y   niñas   crecieran   libres   de   estereotipos".   Aunque   el   libro   provocó   críticas   negativas   que   argumentaban   que   el   intento   de   Gradbrucker   había   sido   el   "fracaso   de   un   sueño",   su   autora   respondió   que   de   haber   sido   así,   las   críticas   se  limitaron  a  divulgar  solo  una  verdad  parcial  y  simplista,  y  que  su  conclusión  era   más   compleja:   "No   cambié   de   idea.   Empecé   preguntándome   si   las   diferencias   de   género   se   debían   a   la   educación   o   a   los   genes,   y   acabé   viendo   que   sí,   que   estaban   causadas   por   la   educación   [...]   tenemos   que   redefinir   la   educación   de   una   manera   más  amplia.  La  educación  es  mucho  más  que  la  influencia  personal  de  los  padres.  Es   una   cuestión   política... 128 ".   La   autora   confiesa   que   no   pudo   cambiarlo   todo   individualmente  porque  su  influencia  sobre  su  hija  no  suponía  más  que  una  quinta   parte.   El   resto   estaba   compuesto   por   otros   miembros   de   la   familia,   donde   los   abuelos   pueden   influir   mucho;   amigos   y   vecinos;   educadores   en   general;   y   las   influencias   culturales   de   todo   lo   que   les   rodeaba:   publicidad,   cine,   televisión,   la   religión,  los  libros.  Y  a  pesar  de  que  la  autora  y  su  hija  aun  creen  en  lo  valioso  que   resultó  esta  experiencia,  piensan  que  la  cultura  actual  ya  no  permite  a  otras  mujeres   acceder   a   esa   misma   libertad   debido   a   que   las   explicaciones   biológicas   anulan   las   demás   interpretaciones   sobre   las   diferencias   entre   niños   y   niñas   y   contribuyen   a   crear  una  visión  fatalista  de  la  desigualdad  de  género.      

Bourdieu, en   La   dominación   masculina,   apunta   que   es   preciso   demostrar,  

como ya  han  hecho  las  teóricas  feministas,  que  una  gran  parte  de  las  constantes  y  las   permanencias   de   la   historia   de   los   agentes   y   de   las   instituciones   que   concurren   permanentemente   a   asegurar   esas   permanencias,   Iglesia,   Estado,   Escuela,   etc.,   pueden   ser   diferentes   según   las   épocas,   tanto   en   su   peso   relativo   como   en   sus   funciones.  Si  bien  hoy  día  las  mujeres  gozamos  de  algunas  "libertades"  que  antes  se   nos   fueron   negadas   como   las   del   acceso   a   la   educación   superior,   al   trabajo,   a   las   propiedades,  etc.,  aun  existen  muchos  retos  que  afrontar.  Y  no  me  refiero  a  los  retos   que   resultan   obvios   y   que   los   medios   se   encargan   de   divulgar   como   la   violencia   misógina  y  despiadada  contra  las  mujeres  en  todo  el  mundo  o  la  pobreza  a  la  que  se   ven   sumergidas   en   todo   sentido,   desde   las   concernientes   al   conocimiento   hasta   el                                                                                                                   128  Idem  (2010:  176).  

53


carente acceso  a  servicios  de  salud,  entre  otros  muchos  más.  Los  retos  a  los  que  me   refiero   son   aquellos   invisibles   o   enmascarados,   los   que   resultan   ser   políticamente   incómodos  para  la  mayoría  y  que  están  avalados  por  la  ficción  de  la  libre  elección  y   la   igualdad.     Estos   retos   son   aquellos   que   representan   al   mundo   social   de   la   "modernidad   líquida",   cuya   influencia   es   crucial   en   las   niñas   de   hoy   para   seguir   reforzando  el  ser-­‐para-­‐otros  en  cuerpo-­‐para-­‐otros  y  que  discutiremos  en  el  capítulo   III  de  este  trabajo.    

1. La  familia  y  la  iniciación  de  género  

"La mayoría  de  padres  haría  cualquier  cosa  por  sus  hijos,  menos  permitirles  

ser ellos   mismos"   (Bansky).   La   familia,   dice   Martha   Nussbaum,   puede   significar   amor   pero   también   desatención,   abuso   y   degradación,   por   lo   que   además   "la   familia   reproduce   lo   que   contiene".   Si   es   cierto   que   a   menudo   es   una   escuela   de   virtud,  la   familia   también   puede   ser   una   de   desigualdad   sexual,   actitudes   de   crianza   que   no   solamente   generan   nuevas   familias   a   imagen   de   las   anteriores,   sino   que   influyen   también  en  el  más  amplio  mundo  social  y  político:  "No  es  plausible  que  la  gente  vaya   a   tratar   a   las   mujeres   como   fines   en   sí   mismas   y   como   iguales   en   la   vida   social   y   política   si   en   la   familia   han   sido   criados   para   ver   a   las   mujeres   como   objetos   para   uso   de   los   hombres129 ".   Es   decir,   no   podríamos   tener   como   resultado   hijos/as   ecuánimes  si  en  el  hogar  los  criamos  dentro  de  los  valores  de  la  inequidad.      

Para Bourdieu,   la   familia   es   la   que   "asume   sin   duda   el   papel   principal   en   la  

reproducción de   la   dominación   y   de   la   visión   masculinas;   en   la   Familia   [sic]   se   impone  la  experiencia  precoz  de  la  división  sexual  del  trabajo  y  de  la  representación   legítima  de  esa  división,  asegurada  por  el  derecho  e  inscrita  en  el  lenguaje130".  Esto   lo  afirma  en  base  a  que  el  dispositivo  central  de  la  asimetría  fundamental  (sujeto  y   objeto,  agente  e  instrumento)  entre  hombres  y  mujeres  es  el  mercado  matrimonial,   que  es  al  fin,  lo  que  constituye  el  fundamento  de  todo  el  orden  social,  es  decir,  somos   instrumentos  simbólicos  de  la  política  masculina.                                                                                                                     129  Martha  C.  Nussbaum.  (2002).  Las  mujeres  y  el  desarrollo  humano.  (Roberto  Bernet,  Trad.).  (2a  ed.).  Herder,  

Ed., 319-­‐323.   130  Pierre  Bourdieu,  (2012:107).    

54


Desde que  nacemos  nuestros  padres  nos  identifican  según  nuestro  género.  El  

rosa y   el   celeste   parecen   ser   los   colores   que   nos   determinan   para   cumplir   las   expectativas  sociales,  como  bien  afirmaba  la  escritora  argentina  María  Elena  Walsh   cuando  llamó  irónicamente  a  esta  división  estereotipada  "corrupción  de  menores".   De  esta  manera,  los  otros  planifican  el  resto  de  nuestras  vidas  aún  cuando  ni  siquiera   hemos   ingresado   a   la   escuela   primaria.   La   moral   femenina   es   una   forma   de   disciplina   constante   que   concierne   todas   las   partes   del   cuerpo;   nos   la   recuerdan   y   nos  hacen  ejercerla  ininterrumpidamente  "mediante  la  presión  sobre  las  ropas  o  la   cabellera",  en  los  juguetes  que  nos  regalan  o  nos  confiscan,  en  las  formas  de  dirigirse   a   nosotras,   en   las   maneras   de   proyectarnos   ante   los   otros,   en   otras   palabras,   dice   Bourdieu,  son  todas  ellas  la  naturalización  de  una  ética131 .      

Frigga Haug   ha   trabajado   mediante   un   método   que   llama   memory   work,   el  

cual tiende   a   evocar   algunas   historias   de   infancia,   discutidas   e   interpretadas   colectivamente   y   de   donde   resurgen   emociones   vinculadas   a   las   diferentes   partes   del  cuerpo:  a  la  espalda  que  hay  que  mantener  erguida,  a  los  vientres  que  hay  que   disimular,   a   las   piernas   que   no   deben   estar   abiertas,   todas   ellas   cargadas   de   connotaciones  morales  (mantener  las  piernas  abiertas  es  sinónimo  de  vulgar,  tener   un  vientre  prominente  denota  falta  de  voluntad,  etc132.):  Es  "como  si  la  feminidad  se   resumiera   en   el   arte   de   'empequeñerse'",   apunta   Bourdieu.   Y   es   que   es   así,   entre   más  petite,  más  pequeñas  seamos,  más  representaremos  a  la  feminidad.      

De esta   forma,   las   expectativas   colectivas   están   inscritas   en   el   entorno  

familiar, bajo  formas  de  oposición  entre  el  universo  masculino  y  el  femenino,  entre   lo  público  y  lo  privado,  entre  la  plaza  pública  y  la  casa,  entre  los  lugares  destinados  a   los   hombres   como   los   bares   y   clubs,   y   los   espacios   femeninos   como   salones   de   belleza,   spas   y   centros   comerciales.   Hay   entonces   unas   disposiciones   femeninas,   a   las  que  se  refiere  Bourdieu133  que  se  inculcan  a  través  de  la  familia.  Así,  las  mujeres   se  encargan  de  servirles  a  los  hombres,  a  estar  en  casa  antes  de  que  llegue  el  marido,   a  mantener  un  orden  establecido  en  el  hogar  (ropa  lavada  y  planchada,  comida  lista,                                                                                                                   131  Idem,  (2012:  42).   132  Idem,  (2012:  43).   133  Idem,  (2012:  76).    

55


casa ordenada)   y  hasta   de   preservar   las   manifestaciones   visibles   de  la   diferencia   de   los  sexos  como  la  actitud,  vestuario,  peinado,  entre  un  sin  fin  de  detalles.    

2. Escuela,  Iglesia  y  Estado  como  reforzadores  de  género  

"Una cultura   obsesionada   con   la   delgadez   de   la   mujer   no   es   una   obsesión  

sobre la   belleza   de   la   mujer,   es   una   obsesión   sobre   la   obediencia   femenina.   Hacer   dieta  es  el  sedativo  político  más  potente  en  la  historia  de  las  mujeres.  Una  población   silenciosamente   loca   es   una   población   manipulable"   (Naomi   Wolf).     La   escuela,   escribe  Bourdieu,  aunque  esté  liberada  del  poder  de  la  Iglesia  es  transmisora  de  los   presupuestos  de  la  representación  patriarcal  que  se  manifiestan  en  sus  estructuras   jerárquicas,   todas   ellas   con   connotaciones   sexuales,   entre   las   diferentes   escuelas   o   las   distintas   facultades,   entre   las   disciplinas   (blandas   o   duras),   entre   los   especialistas   y   todas   las   maneras   de   ser,   de   ver,   de   verse,   de   representar   sus   aptitudes   y   sus   inclinaciones,   sus   títulos   y   sus   currículos.   Es   evidente   que   en   la   mayoría   de   facultades   son   los   hombres   los   que   ocupan   los   cargos   administrativos   más  altos  y  son  también  hombres  la  mayoría  de  los  catedráticos.  Es  otra  forma  de   discriminación  que  las  mujeres  de  élite  enfrentan,  siguiendo  a  García  de  León.    

Además habría   que   notar   los   mensajes   directos   e   indirectos   que   el  

profesorado, los  directores  y  demás  personal  de  primaria  y  secundaria  refuerzan  en   los  niños  y  niñas  en  relación  con  los  valores  de  género.  Por  ejemplo,  he  escuchado   muchas  veces  que  maestras  o  maestros  les  dicen  a  las  chicas  que  deben  abstenerse   de  jugar  con  los  varones  porque  "las  damas"  deben  comportarse  de  tal  o  cual  forma,   pero  también  he  sido  testigo  de  las  maneras  que  tratan  los  temas  relacionados  con   la  violencia  de  los  niños  hacia  las  niñas  en  donde  se  les  justifica  muchas  veces  a  los   primeros   su   agresividad   como   parte   del   determinismo   biológico.   Así   el   acoso   no   pasa   de   una   llamada   de   atención   al   niño,   mientras   la   niña   va   aprendiendo   a   normalizar  la  agresión  en  las  relaciones  entre  mujeres  y  hombres.    

56


Pero veamos   algunas   diferenciaciones   que   aparecen   como   "naturales"   y  

"normales" en  la  escuela134:   • • • • • •

que los   niños   ocupen   el   espacio   central   del   patio,   la   cancha   de   fútbol,   que   corran   invadiendo   el  espacio  de  las  niñas  en  el  recreo,  que  interrumpan  sus  juegos.   que   las   niñas   sean   calladas   y   prolijas,   que   los   varones   jueguen   a   lo   brusco;   enseguida   opinamos  que  es  "machona"  la  que  no  se  ajusta  a  las  "cualidades  femeninas".   que  a  todo  niño  le  guste  el  fútbol  casi  por  naturaleza  y  cuando  esto  no  ocurre  sea  objeto  de   chistes  y  comentarios  del  estilo  "Ese,  es  muñeca  quebrada...medio  nenita".   que  siempre  se  salude  "buenos  días,  chicos",  siendo  que  la  escuela  es  mixta.   que   a   las   maestras   les   digan   "miss"   o   "señorita"   y   a   los   maestros   los   traten   de   "profe"   o   "profesores".   que   nada   de   lo   que   han   hecho   las   mujeres   en   la   historia   de   la   humanidad   sea   digno   de   ser   contado,   relatado,   enseñado,   estudiado.   ¿Vieron   que   en   la   pre-­‐historia   parece   -­‐a   juzgar   por   los  libros  y  las  ilustraciones-­‐  que  no  había  mujeres?   que   sea   común   hablar   de   maternidad   adolescente,   pero   que   no   haya   alusiones   a   la   paternidad   adolescente.   ¿Acaso   está   ausencia   no   es   una   manera   de   alentar   la   irresponsabilidad  de  los  varones?  

Cuando en  un  estudio  se  analizaron  varios  libros  de  texto  escolares  utilizados  

en España,   detectaron   en   un   manual   de   Historia   del   segundo   ciclo   de   la   editorial   Santillana,  publicado  en  1998,  que  el  reparto  general  de  alusiones  al  protagonismo   masculino   y   femenino   era   del   89   por   ciento   para   los   hombres,   tanto   como   individuos   como   colectivos,   además   del   uso   del   lenguaje   genérico   universal   que   tiende   a   masculinizar   buena   parte   de   las   actuaciones   de   la   humanidad.   Lo   mismo   sucede  en  la  enseñanza  superior.  Mientras  yo  estudiaba  Literatura  en  la  universidad   le   pregunté   a   uno   de   mis   catedráticos   la   razón   por   la   que   no   leíamos   literatura   escrita   por   mujeres   y   me   contestó   con   tono   sarcástico:   "Porque   no   ha   habido   mujeres  que  escriban,  y  si  las  hubo  fueron  escasas  y  de  estas,  nada  que  valga  la  pena   estudiar".      

Como segunda   institución   está   la   Iglesia   "habitada   por   el   profundo  

antifeminismo de   un   clero   dispuesto   a   condenar   todas   las   faltas   femeninas   a   la   decencia,  especialmente  en  materia  de  indumentaria,  y  notoria  reproductora  de  una   visión  pesimista  de  las  mujeres  y  de  la  feminidad,  inculca  explícitamente  una  moral   profamiliar,  enteramente  dominada  por  los  valores  patriarcales,  especialmente  por                                                                                                                   134  Graciela   Alonzo;   Gabriela   Herczeg,   Belén   Lorenzi,   y   Ruth   Zurbringgen.   (2007).   Hacia  una  pedagogía  feminista.  

Géneros y   educación   popular."Espacios   escolares   y   relaciones   de   género.   visibilizando   el   sexismo   y   el   androcentrismo  cultural".  Colección  Cuardernos  de  Educación  Popular,  Buenos  Aires,  111-­‐112.  

57


el dogma  de  la  inferioridad  natural  de  las  mujeres135".  Y  de  la  misma  manera  que  el   modelo  familiar  con  sus  mensajes  directos  e  indirectos,  la  Iglesia  también  modela  a   las   niñas   a   través   de   una   jerarquía   eclesiástica   masculina   de   dominación.   Por   su   lado,  el  rol  femenino  queda  reducido  al  de  la  belleza  santa  y  pura  como  el  objetivo   de   vida   incuestionable   de   las   mujeres.   La   "buena   mujer",   dice   Naomi   Wolf,     debe   ser   valorada  en  su  castidad  y  auto  negación,  así  son  la  madre,  la  hija  y  la  esposa:  "Las   devotas   son   las   buenas   mujeres,   siempre   y   cuando   sean   devotas",   y   apunta   más   adelante136:   El   sesgo   anti   mujer   de   la   tradición   judeo-­‐cristiana   abre   paso   a   un   campo   fértil   de   crecimiento   en   la   religión.   Su   misoginia   significa   que   las   mujeres,   mucho   más   que   los   hombres,  tienen  que  renunciar  a  su  pensamiento  crítico  si  quieren  ser  creyentes.  A  través   de  la  humildad  intelectual  de  las  mujeres,  cargándolas  en  el  pecado  y  la  culpa  sexual  para   ofrecerles  su  redención  solo  a  través  de  la  sumisión  del  mediador  masculino,  el  desarrollo   de  la  religiosidad  ha  dado  como  resultado  el  legado  de  la  incredulidad  femenina.      

 

No   hay   asociaciones   humanas   que   no   estén   modeladas   por   leyes   e  

instituciones que   las   favorecen   o   desfavorecen,   apunta   Nussbaum,   "la   familia   está   modelada  por  la  ley  de  una  manera  aún  más  profunda  y  total137".  No  obstante,  esta   autora   explica   que   aunque   es   respetable   que   los   padres   tengan   un   interés   sumamente   fuerte   en   criar   a   sus   hijas   en   su   propia   religión   y   en   continuar   las   tradiciones   a   las   que   están   apegados,   se   hace   imprescindible   reconocer   otro   elemento  diferencial  que  afrontan  las  niñas  en  relación  a  los  niños,  a  quienes  se  les   concede  libertad  incluso  para  tener  relaciones  sexuales  antes  del  matrimonio  (se  les   proporcionan  condones  y  hasta  se  les  alienta  a  la  irresponsabilidad).    Es  un  sistema   indudablemente   contradictorio   e   incongruente,   de   allí   su   complejidad 138 .En   Guatemala,   el   provincialismo   de   los   fundamentalismos   religiosos,   que   describimos                                                                                                                   135  Pierre  Bourdieu,  (2012:  108).     136  Naomi  Wolf,  (2002:  86-­‐92).   137  Martha  Nussbaum,  (2002:  346).   138  Martha   Nussbaum   asevera   que   a   través   de   la   religión,   la   gente   busca   lo   transcendente:   "Pero   los   grupos   y  

prácticas religiosas   son   fenómenos   humanos.   la   humanidad   de   la   religión   significa   que   sus   prácticas   son   falibles   y  que  necesitan  de  un  examen  continuo  a  la  luz  de  los  importantes  intereses  humanos  cuya  custodia  es  tarea  del   estado.  Por  otra  parte,  la  religión  misma  está  entre  los  intereses  humanos  importantes,  tanto  en  sí  misma  como   porque   representa   un   ejercicio   central   de   elección   humana.   Por   estas   razones,   toda   solución   al   dilema   que   se   crea  cuando  la  religión  y  la  igualdad  de  los  sexos  colisionan  debe  ser  complejo,  dependiendo  de  la  capacidad  de   los  jueces  y  de  otros  actores  políticos  el  calibrar  con  criterio  los  diferentes  factores.  Una  cosa  que  no  deberían   hacer,   sin   embargo,   es   abandonar,   ante   la   intimidación   pública,   una   obligación   para   con   la   justicia   igualitaria"   (2002:  317).    

58


en el   capítulo   anterior,   tiene   como   fin   el   poder   y   control   sobre   los   cuerpos   de   las   mujeres.      

Blandón y   Castañeda   argumentan   que   "El   control   de   la   sexualidad   constituye  

el núcleo   y   objetivo   primordial   de   todas   las   religiones,   desde   un   orden   de   género   que  les  confiere  a  los  hombres  la  prerrogativa  de  disponer  del  cuerpo  de  las  mujeres   en   una   dimensión   simbólica   pero   también   material".   Muchas   mujeres   en   situación   de  crisis  familiar  buscan  el  consejo  de  un  guía  espiritual  quien  iluminado  por  Dios   les   aconseja   con   sabiduría.   Los   lazos   de   continuidad   son   fortalecidos   por   los   sacerdotes   y   pastores   a   través   de   una   especie   de   pacto   implícito   con   las   mujeres-­‐ madres,  con  el  fin  de139:  

 

...establecer sistemas   de   control   moral   sobre   el   comportamiento   de   hijos   e   hijas   sobre   todo   en   el   ámbito   de   la   sexualidad.   El   miedo   a   las   sanciones   y   la   culpa   por   transgredir   ciertas   normas,   constituyen   los   dos   factores   principales   que   articulan   una   educación   coercitiva   que   al   hablar   en   nombre   de   la   'voluntad'   de   Dios,   configura   una   determinada   moralidad   sexual.        

Los prejuicios,   los   dogmas   en   nombre   de   la   fe   y   los   tabúes   son   las   peores  

armas para  el  empoderamiento.    La  Enjuve  2011140  ilustra  que  el  88  por  ciento  de   los   jóvenes   guatemaltecos   encuestados   admitió   pertenecer   a   la   Iglesia   católica,   seguidos   por   la   evangélica   y,   una   minoría,   cristiana.   Cuando   se   les   preguntó   qué   condición  creían  como  la  más  importante  para  el  éxito  en  la  vida,  el  40  por  ciento  de   los   jóvenes   señaló   "tener   fe   en   Dios".   La   interpretación   en   el   informe   apunta   que   esta  población  cree  que  su  vida  y  su  existencia  dependen  de  la  confianza  que  estos   depositan   en   otro   ser;   tan   solo   el   25   por   ciento   señaló   que   creía   que   el   éxito   dependía  de  "tener  una  buena  educación".  Pero  quizá  lo  más  contradictorio  sean  los   números   que   indican   que   la   creencia   ciega   y   acrítica   de   fe   también   puede   ser   peligrosa   para   esta   generación   que   afirma   que   la   religión   es   fundamental   es   sus   vidas:  8  de  cada  10  jóvenes  sin  educación  y  4  de  10  con  estudios  universitarios  han   vivido   una   situación   de   embarazo141 .   Me   pregunto,   ¿cómo   podemos   ayudar   a   las                                                                                                                  

139 María  Teresa  Blandón  y  Rosario  Castañeda,  (2013:  46).   140  Enjuve  (2011).   141  En   el   artículo   "Una   de   cada   cuatro   centroamericanas   fue   madre   adolescente"   argumenta   lo   mismo   y   señala  

que de   acuerdo   con   el   Informe   de   Estado   de   la   Población   Mundial   2013   de   Naciones   Unidas,   Guatemala   ocupa   el   tercer  lugar  con  el  24.4%  de  embarazos  en  adolescentes  entre  los  20  a  24  años,  en  Ríos,  Julia.  (22  de  noviembre,  

59


niñas de   hoy   a   desarrollar   el   empoderamiento   si   se   les   niega   el   derecho   a  conocer   y   a   controlar   sus   propios   cuerpos?   ¿Cómo   podemos   hablar   de   autonomía,   igualdad,   ciudadanía  e  individualidad  si  en  nombre  de  la  fe  se  les  coarta  uno  de  los  derechos   fundamentales  como  seres  humanos,  es  decir,  la  libertad  de  elección?    

De forma   continua,   el   papel   del   Estado   se   encarga   de   perpetuar   "las  

prescripciones y   las   proscripciones   del   patriarcado   privado   con   las   de   un   patriarcado  público,  inscrito  en  todas  las  instituciones  encargadas  de  gestionar  y  de   regular   la   existencia   cotidiana   de   la   unidad   doméstica

142

". La   división  

ultraconservadora del   Estado   convierte   a   la   familia   patriarcal   en   el   principio   y   el   modelo  del  orden  social  como  orden  moral  de  jerarquías:  preeminencia  absoluta  de   los  hombres  respecto  a  las  mujeres,  de  los  adultos  respecto  a  los  niños,  entre  otros.   Aun   cuando   se   han   logrado   aprobar   leyes   que   protegen   a   las   mujeres   a   una   vida   libre   de   violencia,   hace   falta   todavía   liberarnos   de   los   métodos   de   opresión   del   pecado  y  la  culpa,  pero  además  de  todas  las  formas  de  exclusión  a  las  mujeres  en  el   ámbito  político143,  lo  que  quiere  decir  que  hace  falta  un  estado  de  derecho  que  sea   congruente   con   los   derechos   fundamentales   de   equidad   y   justicia.   En   las   últimas   elecciones   "de   332   alcaldías   existentes   en   el   país,   solo   en   cinco   fueron   electas   alcaldesas;  de  106  candidatas  para  alcaldesas  solo  cinco  ganaron144".    

No obstante,  mientras  continuamos  en  la  lucha  para  que  se  cumplan  nuestros  

objetivos, la   ideología   patriarcal   se   instala   en   todas   las   esferas   de   la   vida   y   por   consiguiente   en   la   legislativa   donde   todavía   persisten   criterios   que   refuerzan   los   estereotipos  y  expectativas  androcéntricas,  reforzando  la  gran  desigualdad  de  trato   ante  la  ley.  "Por  tanto,  las  cúpulas  de  poder  continúan  resguardadas  por  un  techo  de  

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        2013).   Periódico   virtual   El   Faro,   El   Salvador.   Fecha   consultada:   25   de   nov.   2013,   disponible   en   línea:   http://www.elfaro.net/es/201311/internacionales/14001/   142  Pierre  Bourdieu,  (2012:109).   143  Mujeres   en   la   Diversidad   (APMD),   que   reúne   a   19   organizaciones   de   mujeres   de   la   sociedad   civil   guatemalteca,  demandó  en  noviembre  de  2013,  un  espacio  del  50  por  ciento  de  participación  de  las  mujeres  en   cargos   de   elección   y   designación   pública.   Las   mujeres   constituyen   el   51.4   por   ciento   de   la   población   guatemalteca   y   el   53   por   ciento   del   padrón   electoral,   en   Marcia   Lisseth   Zavala.   (21   de   noviembre,   2013).   "Piden   paridad  de  género  en  reforma  a  Ley  Electoral".  Diario  Siglo  21,  sección:  "Nacionales",  Guatemala.       144  Guisela    López  y  Carla  Yadira  De  León  Alvarado.  (2009).  El  derecho  de  las  mujeres  a  una  vida  digna.  Discurso  y   realidad  en  Guatemala.  Ministerio  de  Cultura  y  Deportes,  Guatemala,  88  

60


cristal tan   potente   que,   a   pesar   del   paso   de   los   siglos,   continúa   impidiendo   el   ascenso  a  las  mujeres  y  frenando  su  liderazgo145".    

Dentro de   estas   instituciones   sociales   habría   que   mencionar   a   todas   aquellas  

que integran   distintas   profesiones,   especialmente   en   los   sectores   de   salud,   que   refuerzan  los  discursos  androcéntricos:  psiquiatras,  psicólogos/as,  médicos/as  de  la   medicina   general   y   específica   como   la   ginecología,   pediatría   y   nutricionales   que   continúan   perpetuando   la   culpa,   los   estereotipos   de   género,   la   división   sexual   del   trabajo,  las  relaciones  de  poder  de  los  hombres  sobre  las  mujeres,  la  falta  de  control   sobre  nuestros  cuerpos,  entre  otros.  Pero  también  es  preciso  analizar  el  trabajo  de   los   cirujanos   de   la   estética   quienes   tienen   como   único   objetivo   hacer   millones   a   costa   de   la   baja   autoestima   de   sus   pacientes.   En   Revolution   from   Within,   Gloria   Steinem   discute   sobre   la   falta   de   ética   de   estos   profesionales   "de   la   salud"   al   no   cuestionar   a   sus   pacientes   sobre   las   razones   por   las   que   desean   someterse   a   la   cirugía.   La   autora,   lejos   de   estar   a   favor   o   en   contra   de   este   tipo   de   operaciones,   señala   lo   importante   que   es   reconocer   si   la   paciente   está   tomando   este   tipo   de   decisiones   en   base   a   las   razones   correctas   para   adquirir   poderío   individual:   "El   momento  en  el  que  encontramos  la  verdadera  razón  por  la  que  alguna  emoción  ha   tenido  un  poder  irracional  sobre  nosotras,  cualquiera  que  tenga  que  ver  con  imagen   corporal  u  otra  cosa,  el  hechizo  se  rompe146".      

3. La  cultura  del  cuerpo:  la  venta  sexual    

"La imagen   es   poderosa   pero   también   es   superficial"   (Cameron   Russell,  

modelo norteamericana  en  su  conferencia  de  TED  "Looks  aren't  everything,  believe   me,   I'm   a   model").   La   necesidad   que   tenemos   de   una   identidad   de   género   nos   obliga   a   vernos   a   nosotras   mismas   a   través   de   la   mirada   masculina147 ,   pero   a   la   vez   a   cultivar   las   características   femeninas   que   creemos   que   los   hombres   desean   en   nosotras,   en   otras   palabras,   nos   han   programado   como   seres-­‐para-­‐otros.   Como                                                                                                                   145  Idem,  (2009:  90).    

146 Gloria  Steinem,  (1993:  237-­‐239).   147  En  palabras  del  crítico  John  Berger:  "Los  hombres  ven  a  las  mujeres.  Las  mujeres  se  ven  a  sí  mismas  siendo  

observadas. Este   hecho   determina   no   solo   las   relaciones   de   los   hombres   hacia   las   mujeres,   sino   también   las   que   ellas  tienen  consigo  mismas",  en  Naomi  Wolf,  (2002:  58).  

61


consecuencia, la   autoestima   de   las   mujeres   queda   atrapada   en   atributos   centrados   en   la   apariencia   y   en   pasar   a   ser   meros   objetos   de   deseo   o   en   cuerpos-­‐para-­‐otros.   Aunque   reconocemos   que   la   imagen   puede   llegar   a   ser   importante,   en   las   "sociedades  líquidas"  el  éxito  en  las  relaciones  sociales  va  íntimamente  relacionada   con   ser   deseadas   y/o   admiradas   desde   afuera,   por   lo   que   esta   atracción   depende   sobre  todo  de  un  impacto  visual148.      

En este  contexto,  la  tipología  de  la  apariencia  femenina  tradicional  depende  

en gran   parte   de   los   medios,   la   moda   y   todas   las   industrias   relacionadas.   Ser   femenina   involucra,   entre   otras   cosas,   una   forma   particular   de   consumo:   la   apariencia  convencional  según  nuestro  género   -­‐-­‐o  identidad  corporal,  como  señala   Esteban-­‐-­‐   necesita   de   un   buen   trabajo   de   peluquería,   pero   en   las   mujeres   especialmente   requiere   de   una   serie   de   trabajos   estéticos.   La   feminidad   debe   trabajarse.   Es  un  proceso   de   conversión,   no  sólo   en   "objetos   sexuales"   sino   también   de  auto  creación:  "Cuando  las  mujeres  van  a  comprar  ropa  y  cosméticos,  ellas  toman   decisiones   sobre   cómo   feminizarse149",   así   que   la   feminidad   se   expande   hasta   las   instituciones  y  sus  discursos  organizan  la  vida  de  las  mujeres.  La  cultura  de  hoy  es   una  cultura  del  cuerpo;  una  negociación  constante  con  el  mundo  cultural  y  social.      

Mari Luz   Esteban 150  afirma   que   toda   práctica   social   es   una   experiencia  

corporal.  Las  distintas  prácticas  corporales  dan  como  resultado  diferentes  tipos  de   corporeidad,   por   lo   que   la   cultura   del   cuerpo   se   basa   en   el   estatus,   la   juventud,   la   salud,   la   energía   y   la   movilidad   que   se   sostienen   en   un   doble   juego:  en   primer   lugar,   la  potenciación  del  consumo  y  en  segundo,  el  autocontrol  y  la  disciplina.  Estos  dos   elementos,   que   Susan   Bordo 151  ha   analizado   en   muchos   ensayos   y   artículos   investigativos,   se   alimentan   de   cuatro   grandes   industrias:   las   de   la   alimentación,   las   de  la  salud  y  el  deporte,  las  del  cuidado  estético  y  las  de  la  sexualidad.                                                                                                                  

148 Mary  Talbot.  (2010).  Language  and  Gender.  (2nd  ed.).  Polity  Press,  Ed.,  Cambridge,  137.   149  Idem,  (2010:  138).   150  Mari  Luz  Esteban,  (2013:  71).   151  Las  publicaciones  de  la  norteamericana  Susan  Bordo  han  contribuido  al  corpus  teórico  del  feminismo,  a  los  

estudios culturales  y  de  género.  Sus  temas  giran  en  torno  a  la  cultura  consumista  y  a  la  formación  de  cuerpos   genéricos.   Uno   de   sus   textos   más   conocidos   es   Unbearable   weight:   Feminism,   Western   Culture   and   the   Body   (1993)  en  donde  explora  el  impacto  de  los  medios  masivos  en  los  cuerpos  femeninos  y  sus  efectos  a  través  de   desórdenes   típicamente   feminizados   como   la   histeria,   agorafobia,   anorexia   nervosa   y   bulimia,   los   cuales   categoriza  de  "cristalizaciones  complejas  de  la  cultura"  (complex  crystallizations  of  culture).    

62


Por su   parte,   la   publicidad   vende   productos   pero   también   valores   sociales,  

estilos de  vida  y  modelos  de  relación  a  través  de  ideales  hegemónicos  como  el  tipo   de   cabello,   la   piel   blanca   (sólo   el   27%   de   las   top  models   no   son   de   piel   blanca),   la   simetría  en  los  cuerpos,  la  delgadez,  la  heterosexualidad,  etc.  Y  aunque  hoy  día  los   hombres   también   se   suman   a   esta   cultura   del   cuerpo,   lo   cierto   es   que   siguen   existiendo  desigualdades  abismales  entre  hombres  y  mujeres.    

En cuanto   al   primer   elemento   del   juego,   la   potenciación   del   consumo,  

Esteban describe   los   cuatro   tipos   de   industrias   y   sus   mecanismos   o   influencias   en   torno   al   cuerpo,   todos   centrados   en   el   lenguaje   persuasivo   de   la   publicidad   que   promete  felicidad  y  éxito,  mientras  refuerza  el  mito  de  la  feminidad  centrada  en  ser-­‐ para-­‐otros  o  cuerpo-­‐para-­‐otros:   •

Sexualidad: La   exhibición   del   cuerpo   sexuado   es   tema   central   en   toda   la   cultura  mediática  y  capitalista  de  hoy:  en  la  vida  de  los  famosos  a  través  de   los   reality   shows   o   en   las   noticias   de   prensa,   radio,   internet   y   revistas   que   promueven  sus  escándalos  y  abusos;  en  la  industria  de  la  sexualidad  que  se   expande  a  través  de  la  prostitución,  la  pornografía152  y  la  explotación  sexual   de  menores  que  además  está  al  alcance  de  todos  con  un  solo  click  en  Internet,   en  las  películas  y  los  programas  de  todo  tipo  en  la  televisión153;  pero  también   se   promueve   en   los   espectáculos,   en   los   libros,   ensayos   y   literatura   de   ficción154 ,   entre   otros155 .   Pero   además,   la   sexualidad   en   los   medios   está   cargada   de   imágenes   de   violencia   que   desvirtúan   las   relaciones   entre   hombres   y   mujeres156  lo   que   lleva   a   creer   que   el   sexo   está   relacionado   con   la   violencia,  siempre  y  cuando  esté  dirigido  hacia  las  mujeres.    

                                                                                                              152  En  

el 2000   la   pornografía   en   el   mundo   generaba   un   estimado   de   US$7   mil   millones   al   año,   más   que   la   industria  del  cine  y  de  la  música  juntas.  El  cine,  la  televisión  y  las  revistas  están  bajo  una  enorme  presión  para   competir  con  la  pornografía,  la  categoría  más  grande  de  los  medios,  p.  79  (en  Naomi  Wolf,  2002.).     153En  1974  Robin  Morgan  señaló  que  "la  pornografía  es  la  teoría,  y  la  violación  la  práctica"  lo  que  se  evidencia   hoy  día  con  el  incremento  de  la  industria  pornográfica  y  el  aumento  de  violencia  contra  las  mujeres  en  todo  el   mundo,  en  Natasha  Walter,  (2010:137).     154  Entre  la  literatura  erótica  actual  hay  múltiples  ejemplos:  En  Guatemala,  Siendo  puta  me  fue  mejor  de  Vivian   Marroquín;   y   extranjeros   como   Fifty   Shades   of   Grey   de   E.L.   James,   todas   las   sagas   góticas   de   vampiros   como   Starblood  de  Carmilla  Voiez  o  The  Witching  Hour  de  Anne  Rice,  entre  otras.     155  Los   restaurantes   conocidos   como   breastaurants   (una   combinación   de   "breasts"   -­‐-­‐pechos   en   inglés-­‐-­‐   y   "restaurants")   se   han   hecho   muy   populares   en   los   últimos   dos   años   desde   que   Hooters,  en   la   década   de   1980,   se   dio   a   conocer   mundialmente   por   su   menú,   ambiente   y   personal   exclusivamente   femenino,   cuya   particularidad   radica  en  vestir  tops  que  acentúan  el  tamaño  de  sus  pechos  y  shorts  igual  de  pequeños.  Este  tipo  de  restaurantes   ha  crecido  un  30%  en  los  últimos  años.  Por  ej.,  la  cadena  de  restaurantes  Twin  Peaks  en  los  EE.UU.  tiene  en  su   logo  dos  montañas  puntiagudas  cubiertas  de  nieve,  clara  alusión  sexual  mientras  su  slogan  promete:  "Comidas,   bebidas  y  una  gran  vista"  (en  "Volvió  la  moda  de  los  restaurantes  con  mozas  pechugonas",  en  línea,  disponible   en  MNS  estilo  de  vida).     156  "Los  niños  y  jóvenes  de  hoy,  chicos  y  chicas,  tienen  identidades  sexuales  que  fluctúan  entre  los  fantasmas  de   papel   y   celuloide:   desde   Playboy   a   vídeos   musicales   hasta   torsos   desnudos   en   las   revistas   femeninas   son  

63


Estética: La   cirugía   estética   es   la   especialización   "médica"   que   más   ha   crecido  en  los  últimos  años:  Corea  del  Sur  está  catalogado  como  el  país  con  la   tasa  per  cápita  más  alta  del  mundo  en  cirugía  plástica  cosmética.  Mientras  a   los   hombres   se   les   juzga   por   sus   balances   financieros,   el   "valor"   de   las   mujeres  es  medido  por  su  belleza  física157.  Sólo  en  los  EE.UU.  esta  industria   genera  más  de  US$300  millones  al  año  con  un  incremento  del  10  por  ciento   anual,   ya   no   digamos   en   países   como   Colombia   o   Argentina   donde   los   seguros  médicos  cubren  los  "arreglos"  estéticos158 .  Wolf  afirma  que  vivimos   en  la  era  quirúrgica  que  vende  una  imagen  femenina  de  "salud",  como  si  las   arrugas   o   la   flacidez   natural   en   las   mujeres   fueran   "enfermedades"   terminales.   Hoy   día,   los   recursos   estéticos   y   los   cosméticos   son   tan   amplios   y   diversos   que   los   encontramos   en   todos   lados.   Desde   el   salón   de   la   esquina   para  teñirse  las  canas  o  alisarse  el  cabello,  hasta  las  clínicas  especializadas  de   reducción   de   peso,   tratamientos   diversos   y   cirugías   estéticas,   todas   promovidas  por  los  medios  masivos  de  comunicación.     Alimentación:   Un   mercado   diverso   y   contradictorio   que   oscila   entre   las   industrias  de  productos  slim,  fat  free  y  dietas  que  generan  cerca  de  US$20  mil   millones   al   año,   que   incluye   libros   y   pastillas   para   bajar   de   peso   y   los   restaurantes  de  comida  rápida.    Además  hay  que  agregar  los  productos  que   involucran   todos   los   derivados   de   los   alimentos   orgánicos,   genéricos,   procesados,  entre  otros.  Pero  además,  en  los  últimos  años  ha  habido  un  boom   en  el  arte  de  la  cocina  gourmet  que  ha  dado  lugar  a  una  nueva  industria  de   entrenamientos,  espectáculos  televisivos  y  restaurantes  exclusivos.   Salud:  La  industria  de  la  salud  o  del  modelamiento  del  cuerpo  ha  tenido  un   inmenso  auge  en  la  última  década.  La  salud  es  una  buena  propaganda,  apunta   Wolf,  y    en  nombre  de  la  salud  cabe  casi  todo:  ejercicios,  maratones,  aparatos,   masajes   de   todo   tipo,   ropa,   tratamientos   y   casas   de   retiro   para   combatir   "problemas   médicos"   como   la   celulitis,   la   flacidez,   la   falta   de   tonificación   muscular   o   la   gordura.  Los  medios  televisivos  no  han  perdido  la  oportunidad   para   lanzar   programas   de   competencia   como   "The   Biggest   Loser"   donde   se   ridiculiza   la   obesidad   de   los   concursantes   mientras   siguen   un   tratamiento   riguroso   de   ejercicios   y   dietas.   Se   estima   que   a   los   ganadores   se   les   paga   aproximadamente  US$250,000159.    

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        imágenes   que   se   divulgan   con   una   sexualidad   producida   en   masas,   deliberadamente   deshumanizada   e   inhumana",  p.  162  (en  Naomi  Wolf,  2002.).   157  Véase  el  proyecto  fotográfico  de  la  artista  coreana  Ji  Yeo  titulado  Beauty  Recovery  Room,  disponible  en  línea:   http://jiyeo.com/the-­‐beauty/   158  Naomi  Wolf,  (2002:  231-­‐232).   159Stephanie   Pappas.   (22   de   feb.   2010).   "Biggest   Loser   has   big   health   problems".   NBCNews.com.   Fecha   de   consulta:   30   enero,   2013.   Disponible   en:   http://www.nbcnews.com/id/35487357/ns/health-­‐ fitness/#.UupsQ3ewajQ  

64


Si analizamos   estos   cuatro   elementos   arriba   brevemente   descritos,  

evidenciaremos que   se   retroalimentan   entre   sí.   Mientras   los   medios   nos   venden   imágenes   irreales,   las   industrias   se   aprovechan   de   la   docilidad   de   las   masas   y   se   encargan  de  suplir  las  "necesidades"  que,  la  publicidad  con  tanto  éxito  nos  convence,   tenemos.  Si  en  un  momento  de  la  historia  de  los  movimientos  de  las  mujeres  uno  de   los   objetivos   para   lograr   relaciones   equitativas   fue   la   liberación   sexual   en   estas,   el   problema  ha  sido  la  persistente  motivación  a  verse  a  sí  mismas  como  objetos160:  "Se   nos  sigue  diciendo  que  nos  miremos  al  espejo,  en  vez  de  pensar  en  nuestros  propios   deseos.   Así   no   se   cuestiona   nada.   Todo   consiste   en   convertirte   en   un   objeto,   y   se   dirige  a  chicos  y  chicas  jóvenes  que  probablemente  aún  no  saben  gran  cosa  acerca   de  la  sexualidad161",  asevera  Walter.      

Otro problema,   agrega   Steinem,   es   que   si   las   sociedades   producen   la  

obediencia destruyendo   la   autoestima   de   las   personas,   aquellas   tenderán   a   desalentar   también   su   cura,   su   sanación   o   su   recuperación.   La   individualidad   o   la   idea   del   valor   intrínseco   en   cada   individuo/a   es   tan   peligrosa   para   los   sistemas   autoritarios   que   se   les   condena   etiquetándolos/las   de   auto   indulgentes,   egoístas,   egocéntricos,   contrarrevolucionarios   y   otros   epítetos   que   distorsionan   la   individualidad  de  la  persona162.      

En cuanto   al   segundo   elemento,   el   autocontrol   y   la   disciplina,   el   proyecto  

corporal nos   ha   modelado   una   moral   del   "yo"   que   trabaja   incesantemente   para   hacernos   creer   que   el   éxito   solo   se   alcanza   si   obedecemos   todas   estas   reglas   que   los   productores  nos  dictan  respecto  a  una  imagen  corporal  orientada  al  "bienestar".  La   cultura   y   todos   sus   promotores   se   encargan   de   convencernos   que   tenemos   que   controlar   nuestros   cuerpos   modelándolos   hacia   una   figura   ideal,   de   hacernos   sentirnos   mal   si   nuestra   piel   no   es   "lisa,   firme,   luminosa,   pareja   y   perfecta"   o   si                                                                                                                  

160 Al  respecto  señala  Natasha  Walter  que  "la  experiencia  erótica  supone  necesariamente  una  actuación  en  la  que  

serán juzgadas  visualmente.  En  mis  entrevistas  a  mujeres  jóvenes  acerca  de  su  actitud  hacia   la  sexualidad,  me   llamó   la   atención   un   hecho   aparentemente   trivial:   todas   coincidían   en   afirmar   que   nunca   tendrían   relaciones   sexuales  sin  haberse  depilado  el  vello  púbico  [...]  y  otra  mucho  más  preocupante  es  el  incremento  del  interés  por   la   cirugía   estética   en   los   labios   vaginales   [...].   La   idea   de   que   los   genitales   femeninos   tienen   que   tener   un   aspecto   determinado  está  claramente  relacionada  con  la  pornografía...",  (2010:  138-­‐139).     161  Natasha  Walter  (2010:  133-­‐134).   162  Gloria  Steinem  (2003:  68-­‐69).  

65


tenemos vellos   de   más;   usan   la   culpa   como   medio   de   coacción   si   "caemos   en   la   tentación"   del   postre   o   de   las   papas   fritas   (sí,   el   culto   al   cuerpo   es   también   una   religión   para   la   mayoría).   Por   ello   afirma   Elena   Poniatowska   que   la   culpa   es   la   estrategia   de   coacción   más   efectiva   hacia   las   mujeres,   pero   además   es   "una   estrategia   para   que   nunca   estemos   contentas   [...]   para   que   encontremos   siempre   una   excusa   para   agachar   la   cabeza163 ".   Y   así,   nos   motiva,   sobre   todo   a   las   niñas   y   adolescentes,   a   encarar   dos   retos   sanitarios   estigmatizados:   la   obesidad164  y   la   anorexia165.    

Si "los   hombres   hacen,   [y]   las   mujeres   aparecen166",   es   que   dentro   de   este  

paradigma cultural  que  subyace  del  proyecto  corporal  las  mujeres  son  más  cuerpo   que   los   hombres,   o   los   son   de   una   manera   más   explícita.   ¿Por   qué   nos   han   convencido   de   que   nuestro   destino   o   éxito   depende   de   nuestra   imagen?   ¿Qué   razones   yacen   detrás   de   todas   esas   imágenes   que   lanzan   los   medios   y   que   se   empecinan  en  transmitir  una  y  otra  vez  para  moldearnos  en  una  especie  de  muñecas   vivientes?      

En el   documental   titulado   Miss   Representation167  se   demuestra   la   enorme  

influencia que   tienen   los   medios   para   darle   forma   a   nuestras   sociedades,   a   nuestras   políticas,   a   nuestros   discursos,   pero   sobre   todo   le   dan   forma   a   las   mentes,   vidas   y   emociones   de   nuestros   niños   y   niñas.   En   el   documental   citado,   Jean   Kilbourne   afirma   que   "Las   niñas   reciben   el   mensaje   desde   muy   temprano   que   lo   más   importante   es   la   apariencia;   que   su   mérito   y   valor   dependen   de   ello.   Y   los   chicos   reciben  el  mensaje  que  esto  es  lo  que  importa  sobre  las  chicas  [...]  No  importa  lo  que                                                                                                                   163  Colectivo  feminista  Lila.  (30  de  octubre,  2013).  "Por  mi  culpa,  culpita".  Faktoria  Lila.  [ßlog  en  línea].  Bilbao.  

Fecha consultada,  26  de  noviembre  de  2013.  Disponible  en:  http://www.faktorialila.com   164  Un  nuevo  informe  de  U.S.  Centers  for  Disease  Control  and  Prevention  indica  que  para  el  año  2030  habrá  cerca   de   32   millones   más   de   obesos   en   Norteamérica,   lo   que   creará   unos   US$550   mil   millones   de   costos   médicos   relacionados   con   el   peso.   En   la   actualidad,   cerca   de   34   por   ciento   de   los   adultos   en   este   país   padece   obesidad   en   comparación   con   el   17   por   ciento   de   los   niños,   en   Carrie   Gann   (Mayo   7,   2012)   "Fat   Forecast:   42%   obese   by   2030",  en  línea,  disponible  en  ABCNews).     165  Casi   24   millones   de   personas   de   todas   las   edades   y   géneros   sufren   de   algún   desorden   alimenticio   en   los   EE.UU.   La   anorexia   está   catalogada   como   la   tercera   enfermedad   crónica   más   común   entre   adolescentes.   El   91   por   ciento   de   las   jóvenes   universitarias   entrevistadas   admitieron   controlar   su   peso   a   través   de   dietas.   Una   de   cada  dos  chicas  afirmó  intentar  bajar  de  peso  usando  estrategias  distintas  (saltar  tiempos  de  comida,  vomitar,   fumar  cigarrillos,  tomar  laxantes),  mientras  que  los  varones  que  admitieron  lo  mismo  fueron  uno  de  cada  tres   (en  "Eating  Disorders  Statistics".  (2010).  ANAD,  en  línea,  disponible  en  www.anad.org).     166  Idem,  (2010:104).   167  Se  recomienda  ver  el  documental  Miss  Representation  disponible  en  línea:   http://www.youtube.com/watch?v=5dkps5Qn8lE  

66


las mujeres   hagan   o   cuáles   sean   sus   logros,   su   valor   sigue   dependiendo   de   su   aspecto   físico".   Miss  Representation   se   basa   en   cómo   los   medios   limitan   y   denigran   a   las   mujeres   poderosas,   por   ej.,   noticias   sobre   la   apariencia   demacrada   de   Hillary   Clinton  durante  el  fin  de  semana  o  en  una  entrevista  por  televisión  en  la  que  se  le   pregunta   a   la   candidata   Sarah   Palin   si   se   había   puesto   implantes   de   senos.   Si   las   mujeres  solo  ocupan  el  3  por  ciento  de  los  cargos  de  influencia  en  las  compañías  de   telecomunicaciones,   entretenimiento,   publicaciones   y   publicidad,   y   tan   solo   el   16   por   ciento   en   la   industria   de   escritores,   guionistas,   productores,   editores   y   cinematógrafos,   lo   más   probable   es   que   la   equidad   de   género   no   progrese   en   los   próximos  años,  admite  Jane  Fonda  en  el  documental.        

Muchas teorías   apuntan   que   mientras   continuemos   reforzando   el  

pensamiento binario   y   jerarquizado   que   asocia   la   razón   con   lo   masculino   y   la   emoción   con   lo   femenino,   la   actividad   con   la   virilidad   y   la   pasividad   con   la   feminidad,   lo   agresivo   con   los   hombres   y   lo   sumiso   con   las   mujeres,   etc.,   la   desigualdad  permanecerá  arraigada  por  mucho  tiempo  más.  Habría  que  considerar   seriamente  una  nueva  forma  de  pensar  la  diferencia  entre  hombres  y  mujeres,  como   sugiere   Martha   Minow168:   la   diferencia   que   subyace   de   las   exclusiones   e   inclusiones   entre  géneros;  y  aquellas  que  se  apoyan  en  las  diferencias.    

De esta   forma,   la   dicotomización   entre   cuerpo   y   razón   se   concentra   sobre  

todo en  el  caso  de  las  mujeres169:     El   control   del   cuerpo   a   través   de   dietas,   ejercicio   físico   y   un   tratamiento   concreto   de   la   sexualidad   se   convierte   en   un   control   social   muy   eficaz   donde   se   articulan   aspectos   sociales,   externos,  individuales  e  internos:  las  personas  son  reguladas  desde  afuera,  pero  ellas  mismas  se   convierten  en  protagonistas  de  este  control.  Se  podría  afirmar  que,  por  lo  menos,  en  el  caso  de   las   mujeres,   su   vida   está   estructurada   en   gran   manera   alrededor   del   eje   consumo/control   del   cuerpo.  

 

Todos  estos  discursos  que  una  y  otra  vez  se  repiten  desde  todos  los  ámbitos  

(familiares, sociales,   culturales,   institucionales)   son   contradictorios   entre   sí.   No   podemos   contar   con   niñas   bien   informadas   que   tomen   elecciones   basadas   en   la   razón  si  su  educación  está  sesgada  por  los  roles  y  la  subordinación  de  género.  Las                                                                                                                   168  Citada  

en Joan   W.   Scott   W.   (Marzo   de   1992).   “Igualdad   versus   diferencia:   los   usos   de   la   teoría   postestructuralista”,  en  Debate  feminista.  Año  3,  vol.5,  p.  85-­‐104.     169  Idem,  (1992:  105).  

67


revistas, como   veremos   en   el   siguiente   capítulo,   los   programas   de   televisión,   la   publicidad,   el   cine   y   la   internet   están   repletas   de   imágenes   degradantes   que   muestran   a   las   niñas,   adolescentes   (tipo   lolitas)   y   mujeres   como   meros   objetos   sexuales,  devaluadas,  cosificadas  y   animalizadas.   Imitar   estas   imágenes,  sin   conocer   las   consecuencias   que   estas   decisiones   tienen   en   sus   vidas,   hace   que   las   chicas   se   retraten   a   sí   mismas   (este   tipo   de   autorretrato   actualmente   se   conoce   como   "selfies")   en   poses   y   actitudes   hipersexualizadas170  que   ellas   mismas   suben   a   las   redes   sociales   o   que   envían   por   mensajes   de   texto,   un   fenómeno   actual   conocido   como  sexting171  y  que  promueve  la  cultura  de  voyeurismo  en  la  que  vivimos.  De  esta   manera,   las   clases   de   danza   eróticas   como   las   de   tubo   que   están   tan   de   moda   hoy   día,   hasta   los   best   sellers   que   narran   las   vidas   glamorosas   de   mujeres   que   se   convirtieron   en   prostitutas   orientan   hacia   un   nuevo   sexismo   donde   se   siguen   reforzando  las  inequidades  entre  hombres  y  mujeres  con  total  misoginia.    

Dentro de  este  contexto,  las  jóvenes  crecen  creyendo  que  su  única  valoración  

reside en   su   atractivo   sexual:   el   53   por   ciento   de   las   niñas   de   trece   años   admite   que   no   les   gusta   su   cuerpo;   al   llegar   a   los   diecisiete,   esta   percepción   se   incrementa   al   78   por   ciento172.   Otra   encuesta   apunta   que   en   todo   el   mundo   el   90   por   ciento   de   las   mujeres  entre  los  15  y  los  64  años  afirma  que  desearía  poder  cambiar  al  menos  un                                                                                                                   170  El  Informe  Bailey  explica  que  hipersexualización    es  "la  sexualización  de  las  expresiones,  posturas  o  códigos  e  

la vestimenta  considerados  como  demasiados  precoces"  y  apunta  que  aunque  los  padres  están  conscientes  que   la   sociedad   actual   está   llena   de   imágenes   sexualizadas,   pero   que   "son   incapaces   de   actuar   contra   esto   porque   no   tienen  dónde  quejarse".  La  hipersexualización  de  la  infancia  tiene  irreversibles  consecuencias  en  las  vidas  de  las   niñas,  siempre  relacionadas  con  la  violencia,  por  ej.  la  pedofilia.  De  acuerdo  con  el  FBI  y  UN,  se  estima  que  hay  un   aproximado   de   750   mil   pedófilos   en   línea   durante   cualquier   momento   del   día.   Se   calcula   que   hay   miles   de   niños   de  las  Filipinas,  desde  los  seis  años  que  son  abusados  tras  las  cámaras  todos  los  días.  Véase  el  vídeo  de  Terres  des   hommes   sobre   turismo   sexual   virtual   en:   http://www.upworthy.com/watch-­‐what-­‐this-­‐make-­‐believe-­‐girl-­‐ means-­‐to-­‐1000-­‐sexual-­‐predators   171  El  sexting  es  una  palabra  tomada  del  inglés  que  une  "sex"  y  "texting",  la  cual  describe  el  fenómeno  actual  de   mandar,   a   través   de   mensajes   de   texto   de   celular   o   redes   sociales,   fotografías   y   vídeos   con   contenido   sexual,   tomadas   o   grabadas   por   sí   mismos/as.   Parece   ser   que   los   menores   que   participan   en   el   sexting   no   percibe   amenaza   alguna   contra   su   privacidad,   ni   son   conscientes   de   las   implicaciones   desde   el   punto   de   vista   de   la   seguridad  por  lo  que  se  colocan  a  sí  mismos  en  una  situación  de  vulnerabilidad.  El  exhibicionismo  también  es   parte  de  nuestra  cultura  en  donde  el  reconocimiento  y  la  notoriedad  les  lleva  a  ponerse  en  peligro  (en  Guía  sobre   adolescencia  y  sexting.  (2011).  Instituto  Nacional  de  Tecnologías  de  la  Comunicación,  España).  El  48  por  ciento   de  los  adolescentes  admite  haber  recibido  mensajes  sugestivos  de  sexting.  El  22  por  ciento  de  sexting  proviene   de  niñas  que  dicen  haber  posado  desnudas  o  semidesnudas,  la  mitad  oscila  entre  los  13  a  los  16  años.  Más  del  50   por  ciento  afirma  mandar  sexting  a  sus  novios,  el  25  por  ciento  a  un  enamorado,  el  20  por  ciento  a  un  ex-­‐novio,   seguido   de   mejor   amigo,   otros   amigos   y   alguien   a   quien   no   conocen,   en   "The   Truth   About   Teens   and   Sexting"   (Nov   1,   2013).   Women   You   Should   Know   en   línea.   Fecha   consultada   25   de   noviembre,   2013,   disponible   en:   http://www.womenyoushouldknow.net/truth-­‐sexting/   172  En   Russel   Cameron.   (2012).   TED   Talk:   "Looks   aren't   everything,   believe   me,   I'm   a   model".   Disponible   en   YouTube.  

68


aspecto de  su  apariencia  física173.  La  gran  mayoría  de  personajes  femeninos174  en  las   series  de  televisión,  el  cine,  los  videojuegos  y  los  vídeos  de  música  están  reducidos  a   meros  objetos  sexuales:  ropa  sexy,    súper  maquilladas,  con  peinados  elaborados,  con   cuerpos   delgados   y   retocados   por   silicona   o   bótox,   moldeados   por   las   cirugías   y/o   por   horas   de   ejercicios   disciplinarios.   La   tendencia   actual   radica   en   soñar   con   un   futuro  dentro  de  la  industria  de  la  moda  como  modelos,  para  unas,  y  como  edecanes   para  otras,  pero  también  desean  liberarse  de  las  ataduras  de  la  opresión  sexual  en   donde   la   promiscuidad   pareciera   ser   la   mejor   salida   para   la   tan   ansiada   equidad   sexual175.  La  presión  psicológica  es  incuestionable.    

La promoción   de   la   hipersexualización   de   las   niñas   (por   ej.   El   reality   show  

Toddlers and  Tiaras,  que  puede  verse  en  el  canal  TLC  de  cable,    sigue  la  vida  de  niñas   de  tres,  siete  y  doce  años  cuyas  madres  las  preparan  arduamente  para  presentarse  a   un   concurso   de   belleza)   hace   que   la   transición   de   la   infancia   a   la   adolescencia   sea   cada  vez  más  acelerada.  Este  hecho  puede  "provocar  daños  irreversibles  puesto  que   los   niños   no   están   preparados   ni   física   ni   mentalmente   para   dar   ese   paso176".   Sus   efectos   son   la   baja   estima,   bajo   rendimiento   académico,   depresión,   desórdenes   alimenticios   (APA,   2007),   ansiedad   (Girlguiding   UK,   2008)   y   estrés   que   son   generados  por  mantener  o  conseguir  una  "belleza"  que  es  imposible  alcanzar.  

                                                                                                              173  Campaña   norteamericana   que   promueve   un   mundo   libre   de   estereotipos   sobre   la   imagen   corporal   de   las  

mujeres en  "Fat  Talk  Free  Week",  disponible  en:  facebook.com/BodyImage3D   174  De   las   100   mejores   películas   estadounidenses   del   2011,   los   personajes   femeninos   representaron   el   33   por   ciento   y   como   protagonistas,   el   11   por   ciento   de   acuerdo   a   un   estudio   hecho   en   el   Centre  for  the  Study  of  Women   in   Television   and   Film  en  San  Diego.  Otro  estudio  hecho  por  el  Annenberg   Public   Policy   Centre  en  la  Universidad   de   Pennsylvania   demostró   que   el   promedio   de   los   personajes   masculinos   y   femeninos   ha   permanecido   2   a   1   durante  los  últimos  60  años.  En  dicho  estudio  se  analizaron  855  películas  catalogadas  top   box-­‐office,  de  1950  a   2006,  y  reveló  que  los  personajes  femeninos  han  sido  utilizados  el  doble  que  los  masculinos  en  escenas  sexuales   explícitas,  mientras  estos  últimos  han  sido  usualmente  retratados  en  escenas  de  violencia,  en  Associated  Press   en  Stockholm.  (6  de  noviembre,  2013).  "Swedish  cinemas  take  aim  at  gender  bias  with  Bechdel  test  rating".   The   Guardian  Journal.  Fecha  consultada:  25  de  noviembre  de  2013,  disponible  en:  http://www.theguardian.com     175  Natasha   Walter   explica   este   fenómeno   en   las   jóvenes   de   Gran   Bretaña   en   su   texto   Muñecas   vivientes,   el   regreso  del  sexismo  (2010)  en  donde  describe  estudios  de  caso  que  fundamentan  las  nuevas  sexualidades  de  las   nuevas  generaciones.   176  Beatriz  Serrano.  (2013).  "Hipersexualización  de  la  infancia:  cuando  los  niños  crecen  antes  de  tiempo".  Revista   Bebés   y   Más.   Fecha   consultada:   20   de   noviembre,   2013.   Disponible   en   línea:   http://www.bebesymas.com/educacion-­‐infantil/hipersexualizacion-­‐de-­‐la-­‐infancia-­‐cuando-­‐los-­‐ninos-­‐crecen-­‐ antes-­‐de-­‐tiempo  

69


4. El  derecho  a  elegir  

"...Tal parece   que   en   América   Latina   resulta   más   fácil   convivir   con   la   tragedia  

y la   injusticia   que   con   la   libertad"   (Elena   Poniatowska).   La   palabra   libertad   según   el   DRAE  es  la  "facultad  natural  que  tiene  el  hombre  [sic]  de  obrar  de  una  manera  o  de   otra,   y   de   no   obrar,   por   lo   que   es   responsable   de   sus   actos".   En   la   2a,   3a,   y   4a   acepciones   indica:   "condición   de   quien   no   es   esclavo";   "estado   de   quien   no   está   preso"  y  "falta  de  sujeción  y  subordinación".  Al  principio  de  este  capítulo  apunté  que   es  un  derecho  fundamental  del  ser  humano  contar  con  el  derecho  a  elegir  una  vida   plena,  saludable  y  libre  de  violencia,  pero  también  el  derecho  a  ser  sujeta  de  derecho   y  agente  de  su  propia  vida.  No  obstante,  para  que  una  joven  sea  responsable  de  sus   elecciones   esta   tendría   que   conocer   -­‐al   menos   algunas   de-­‐   las   posibilidades   que   existen,   pero   además   tendría   que   saber   evaluar   las   consecuencias   que   acarrean   dichas   elecciones.   Y   en   esta   cultura   del   cuerpo   sexuado,   físico   y   material,   ¿qué   posibilidades  se  le  ofrecen  a  las  niñas  si  todos  los  sujetos/as  que  influyen  en  su  vida   refuerzan   el   mismo   discurso   de   ser-­‐para-­‐otros?   ¿De   qué   elecciones   estamos   hablando   si   desde   niñas   nos   cuentan   el   cuento   de   que   todo   vale   en   nombre   del   amor?  Lejos  de  ubicar  a  las  niñas  y  jóvenes  en  el  papel  de  víctimas,  lo  que  aspiro  a   hacer  es  intentar  describir  la  realidad  que  se  circunscribe  en  la  posmodernidad.  Es   un  sistema,  no  una  enfermedad  que  necesita  un  antídoto  para  hacerla  desaparecer,   lo  que  significa  que  dentro  de  este  sistema  hay  opciones,  hay  grados  de  influencias  y   hay   recursos   que   pueden   hacernos   cuestionar   y   denunciar   las   diferencias   que   justifican  las  desigualdades.      

La ficción   de   la   igualdad,   dice   Walter 177 ,   avala   la   cultura   del   cuerpo  

naturalizando la  sexualización  y  cosificación  de  las  mujeres.  La  gente  suele  decir  que   ellas  eligen  libremente  y  que  eso  las  hace  iguales  a  los  hombres178,  no  obstante,  se                                                                                                                  

177 Natasha  Walter  (2010)  describe  la  ficción  de  la  igualdad  en  su  texto  Muñecas  vivientes,  el  regreso  del  sexismo,  

op.cit., en  donde  muchas  de  las  mujeres  de  hoy  eligen  ser  objetos  sexuales  y/o  la  promiscuidad  como  un  escape  a   la   intimidad   que   se   requiere   en   las   relaciones   amorosas,   sobre   todo   a   aquellas   que   no   tienen   otras   vías   de   accceso  al  éxito  o  al  ascenso  social  y  describe  los  ámbitos  sexuales  que  todos  los  medios  promueven:  strippers  y   prostitución,  hipersexualización  de  las  niñas,  amantes  y  pornografía.     178  En   este   contexto,   pareciera   ser   que   "ser   igual   a   los   hombres"   equivale   a   una   valoración   positiva   cuando   en   lo   personal   es   una   devaluación   en   cuanto   al   humanismo   por   el   que   aboga   el   feminismo.   Si   los   que   ejercen   la   pedofilia  y  los  mayores  consumidores  de  pornografía  y  prostitución  son  hombres,  la  afirmación  "ser  igual  a  los   hombres"   definitivamente   no   es   la   meta   que   el   feminismo   desea   alcanzar.     Y   en   este   sentido,   me   parece,   la  

70


requiere de   la   perspectiva   de   género   para   evaluar,   y   como   ya   intenté   demostrar   previamente   en   este   trabajo,   lo   precaria   que   es   esta   afirmación.   Las   relaciones   de   poder   persisten   a   lo   largo   y   ancho   de   nuestros   tiempos,   por   lo   que   podríamos   concluir  que  no  hemos  conquistado  la  igualdad  ni  la  libertad  porque:   •

Las mujeres  no  tenemos  el  mismo  poder  político.    

Las mujeres  no  tenemos  el  mismo  poder  económico.  

Las mujeres   no   nos   hemos   liberado   de   la   violencia   machista   y   misógina,   la   cual  en  la  gran  mayoría  de  casos  queda  impune179.    

Lejos de  criticar  la  promiscuidad  en  una  mujer  o  si  disfruta  de  la  pornografía,  

lo que   deseo   resaltar   es   que   el   contexto   actual   anima   a   las   niñas   y   a   las   jóvenes   a   elegir  sin  medir  consecuencias.  La  fuente  de  poder  sigue  en  manos  de  los  hombres   quienes   en   su   mayoría   devalúan   a   las   mujeres   que   viven   su   sexualidad   sin   compromisos,   de   forma   más   "libre"   o   comercializando   con   su   cuerpo,   no   obstante,   estas   mujeres   en   su   mayoría   reconocen   que   el   precio   a   pagar   va   más   allá   de   lo   aparente,   aunque   no   lo   admitan   públicamente180.   Pero   aquí,   las   sujetas   que   nos   interesan   son   las   niñas   y   mientras   estas   no   tengan   el   criterio   para   evaluar   las   repercusiones   de   sus   decisiones,   la   responsabilidad   seguirá   recayendo   en   sus   padres  quienes  tienen,  por  consiguiente,  la  obligación  moral  de  tomar  las  acciones   pertinentes  no  sólo  para  protegerlas,  sino  más  bien  para  empoderarlas.    

El sexismo  de  la  "modernidad  líquida"  se  sostiene  en  un  sistema  basado  en  la  

desigualdad porque   limita   a   las   mujeres   a   un   ideal   físico   inalcanzable   que   además                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             mayoría   de   las   mujeres   que   se   llaman   "liberadas",   en   lugar   de   empoderarse   se   han   despojado   de   una   de   las   armas  más  poderosas  que  poseen  las  mujeres,  su  propia  sexualidad.   179  En   2011   se   registraron   20,389   casos   de   violencia   física,   sexual,   psicológica,   económica   y   feminicidio.   Sin   embargo,   de   los   casos   que   llegaron   a   los   tribunales   de   justicia   sólo   592   terminaron   en   una   sentencia   condenatoria,   lo   que   representa   el   2,90   por   ciento.     Un   estudio   de   las   Naciones   Unidas   señala   que   la   tasa   de   asesinatos   de   mujeres   en   Guatemala   es   de   92,94   por   cada   millón   de   habitantes,   lo   que   convierte   al   país   en   el   segundo  a  nivel  mundial  con  mayor  cantidad  de  feminicidios,  solo  superado  por  El  Salvador.  Y  aunque  este  tipo   de  denuncias  ha  ido  en  aumento  en  Guatemala,  la  impunidad  alcanza  el  97  por  ciento  en  los  casos  registrados,  en   Agencia   EFE.   (22   de   noviembre,   2012).   "Guatemala:   97%   de   impunidad   en   casos   de   violencia".   Revista   E&N,   Guatemala.     180  Múltiples   estudios   han   evidenciado   las   consecuencias   misóginas   de   la   prostitución   como   la   devaluación   de   la   mujer,   las   agresiones   sexuales,   los   tratos   humillantes.   Entre   las   consecuencias   de   la   pornografía   está   la   insensibilización  a  la  crueldad,  el  voyeurismo,  el  reforzamiento  de  las  desigualdades  a  través  de  cosificación  de   las   mujeres   como   objetos   de   deseo   en   lugar   de   ser   sujetas   de   deseo,   y   la   sobredimensión   de   la   experiencia   erótica   desde   afuera,   como   si   esta   fuese   una   actuación   en   donde   el   cuerpo   pasa   a   ser   el   objetivo   central.   De   este   hecho,   las   jóvenes   suelen   juzgarse   a   partir   de   las   mujeres-­‐objeto   de   la   pornografía,   por   ejemplo,   fijación   con   depilarse  todos  los  vellos  corporales  o  la  labioplastía,  la  cirugía  estética  para  "arreglar"  los  labios  vaginales  y  que   se  ha  incrementado  en  los  últimos  años,  en  Natasha  Walter  (2010).  

71


refuerza las   ideas   equívocas   del   Amor181,   por   lo   que   la   educación   afectiva   que   ha   sido   uno   de   los   ejes   en   el   orden   patriarcal   vigente,   debería   de   abordarse   desde   la   infancia.  La  cuestión  del  amor,  señala  Volio  Monge,  "causa  tantos  estragos  en  la  vida   de   las   mujeres 182 ",   porque   nos   han   enseñado   el   amor   desde   el   poder,   la   subordinación,   la   culpa,   el   deber-­‐ser   para   sentir   que   "pertenecemos"   a   alguien,   porque  solas  nos  sentimos  incapaces,  inválidas,  abandonadas,  e  incluso  nos  enseñan   a   competir   unas   con   otras.   La   misma   autora   arriba   citada   nos   dice   que   el   amor   es   la   razón  que  conduce  a  dos  formas  de  discriminación  contra  las  mujeres:  la  pobreza  y   la   violencia.   Es   dentro   de   estas   grandes   limitaciones   que   nos   resulta   preciso   reconocer   las   consecuencias   sociales   y   políticas   de   estos   paradigmas,   pero   sobre   todo  humanas183.  Ya  bien  lo  señala  Nelson  Mandela  al  decir  que  "por  cada  mujer  y   niña   atacada   violentamente,   reducimos   nuestra   humanidad".   No   podemos   hablar   de   libertad  cuando  la  violencia  contra  las  mujeres  sigue  siendo  moneda  común.      

Cito de   nuevo   la   frase   de   Bryan   Turner   cuando   afirma   que   “el   cuerpo   en   la  

sociedad capitalista   contemporánea   es   el   lugar   de   la   desigualdad   social,   pero   también   del   empoderamiento".   Y   es   que   no   cabe   duda   de   que   no   a   todas   las   mujeres   les   afecta   igual   la   cultura   hipersexual.   Hay   muchas   jóvenes   que   "persiguen   sus   sueños  y  se  dedican  a  la  música  o  a  la  literatura,  que  hacen  política  y  viven  su  vida   personal   aprovechando   de   verdad   el   trabajo   que   hicieron   las   feministas   que   las                                                                                                                   181  Con  Amor  en  mayúscula  nos  referimos  al  amor  universal  que  nos  humaniza.  No  nos  enseñan  a  amarnos  como  

tampoco a   respetar   nuestras   emociones   y   mucho   menos   a   reconocerlas   y   trabajarlas   para   evolucionar   como   personas,   sino   que   nos   enseñan   a   juzgar   nuestros   cuerpos   desde   la   mirada   de   los   otros.   En   esta   cultura   del   cuerpo  físico  y  material,  la  inteligencia  emocional  debería  de  ser  enseñada  en  los  hogares  y  en  las  escuelas,  como   también  debería  de  enseñarse  a  desmitificar  el  amor  romántico  de  telenovela,  ("basado  en  la  idealización  de  un   amor  imposible  por  el  que  las  mujeres  eran  capaces  de  dejarse  morir",  Coria,  2011,  p.  15)  y  con  ello  educar  a  que   las   relaciones   sanas   y   saludables   requieren   un   trabajo   desde   adentro,   desde   lo   personal,   pero   también   a   promover  los  valores  de  responsabilidad  individual  y  social,  con  el  fin  de  difundir  una  cultura  de  paz.  Véase  los   textos  de  Inteligencia  emocional  de  Daniel  Goleman.     182  Roxana  Volio  Monge,  (2010:  107).   183  Estela   Serret   señala   que   si   humanismo   se   refiere   a   “cualquier   sistema   o   forma   de   pensar   o   actuar   en   el   cual   el   interés   humano,   los   valores   y   la   dignidad   personal   predomina”,   la   ética   y   la   política   no   deberían   de   separarse   de   este.   En   este   aspecto,   puede   decirse   que,   de   acuerdo   con   Serret,   para   lograr   alcanzar   una   Ética   social   de   la   pluralidad   habría   que   plantear   “un   proyecto   que   no   se   pretenda   universalizante   y   concluyente”   (p.   387),   pero   que   al   mismo   tiempo   presente   opciones   de   vida   para   los   sujetos   sin   que   a   estos   se   les   excluyan   otras   posibilidades.   La   autora   apunta   lo   difícil   y   complejo   que   es   este   planteamiento,   y   lo   es   porque   lo   femenino   se   concibe  bajo  el  binarismo  y  la  jerarquización  que  no  se  supera  tanto  por  los  detractores  del  feminismo  como  por   las   feministas   de   la   diferencia   (p.   288).   No   obstante,   señala   Serret,   si   la   pluralización   de   los   géneros   se   planteara   como  proyecto  entonces  se  estaría  defendiendo  “el  derecho  a  la  diversidad,  a  la  autodefinición  y  a  la  autonomía”,   elementos   imprescindibles   del   humanismo   per   se,   (sf).   Identidad   femenina   y   proyecto   ético.   Ed.   Miguel   Ángel   Porrúa/PUEG-­‐UNAM/UAM.  Iztapalapa,  México.    

72


precedieron", afirma  Walter,  sin  embargo  la  mayoría  vive  asfixiada  por  este  mundo   claustrofóbico.   La   autora   agrega   que   la   mujer   que   triunfa   en   esta   cultura   del   cuerpo   es  aquella  que  persigue  la  perfección  física  y  silencia  cualquier  posible  sufrimiento,   "esta   mujer   objeto,   admirada   tan   a   menudo   por   ser   la   mujer   o   la   novia   de   algún   héroe   masculino   y   no   la   protagonista   de   su   propia   vida,   es   la   muñeca   de   carne   y   hueso   que   ha   reemplazado   a   la   mujer   liberada   que   debería   estar   abriéndose   camino   en  el  siglo  XXI184".        

                                                                                                              184  Natasha  Walter,  (2010:  158).  

73


74


CAPÍTULO III   Revistas  dirigidas  al  público  femenino:  Revista  Tú     En  1983,  50  corporaciones  controlaban  la     mayoría  de  los  medios  en  América.  En  1990  el   número  descendió  a  23.  En  1997,  a  10.  Y  hoy  son  seis.     A  pesar  de  la  inexistencia  de  cobertura   que  existe  sobre  el  tema  de  la  concentración   mediática,  las  personas  reconocen  que   este  es  un  inmenso  problema  porque  no     podemos  tener  la  democracia  que  anhelamos   si  hay  unas  cuantas  personas  que   controlan  todo  lo  que  leemos,  vemos  y  escuchamos.   -­‐Senador  Bernie  Sanders  

 

Las revistas   para   mujeres   acompañaron   los   primeros   avances   de   los  

movimientos feministas  de  finales  del  siglo  XIX,  y  a  su  vez  encontró  un  nicho  para  la   evolución  del  mito  de  la  belleza,  explica  Naomi  Wolf185.  Durante  las  décadas  de  1860   y   1870   se   fundaron   varias   instituciones   de   educación   superior   para   mujeres   en   el   Reino  Unido.  Fue  un  tiempo  en  el  cual,  en  palabras  de  Peter  Gay186,  "la  emancipación   de  las  mujeres  se  estaba  saliendo  de  control".  Mientras  tanto,  la  producción  en  masa   de  la  imagen  de  belleza  femenina  se  perfeccionaba  en  las  revistas  inglesas  The  Queen   y   Harper's   Bazaar   que   se   establecieron   en   ese   momento;   sólo   la   circulación   de   English  Women's  Domestic  Magazine   se   duplicó   a   cincuenta   mil   ejemplares,   lo   que   hizo   que   se   incrementaran   las   inversiones   en   las   revistas   que   iban   dirigidas   al   público   femenino   letrado   con   poder   adquisitivo   de   la   clase   trabajadora.   La   democratización  de  la  belleza  había  comenzado.     El  camino  en  el  cual  se  ha  desarrollado  este  género  de  lectura  desde  finales   de   1800   hasta   nuestros   días   ha   sido   de   acoplamiento.   Los   equipos   de   edición   de   cada  publicación  de  las  revistas  femeninas  no  solo  reflejan  el  dilema  del  mito  de  la   belleza,  sino  que  lo  intensifican.  Ese  es  el  negocio,  y  eso  es  lo  único  que  cuenta.    El   verdadero   poder   lucrativo   de   una   revista   es   determinado   por   los   anunciantes   que   pautan   en   cada   ejemplar.   La   publicidad   dirige   los   contenidos   de   este   medio,   como  

                                                                                                              185  Naomi  Wolf,  (2002:  62).   186  Citado  en  Naomi  Wolf,  (2002:  62).  

75


veremos más   adelante,   y   le   otorga   una   voz   de   autoridad   a   esta   que   hace   que   sus   lectoras  la  obedezcan  sin  titubeos.     La   Revista  Tú   surge   a   finales   de   la   década   de   1970   a   cargo   de   un   proyecto   dirigido   por   Laura   Labiada   quien   estaba   a   cargo   de   la   casa   editorial   Servicios   Editoriales   Eres,   en   México,   que   ya   publicaba   la   revista   juvenil   Eres.   En   la   década   de   1980,   Tú   era   la   revista   femenina   más   vendida   en   el   país   vecino.   A   principios   de   la   década  de  1990,  Servicios  Editorial  Eres  desapareció  y  la  revista  pasó  a  formar  parte   del   Grupo   Editorial   Televisa 187 .   Ya   para   entonces,   la   revista   generaba   muchas   ganancias,   por   lo   que   su   publicación   no   cesó   mientras   las   negociaciones   entre   editoriales  estaban  en  transición.     Las  nuevas  políticas  y  tiempos  de  planeación  de  la  revista  se  reajustaron  para   acoplarse  a  los  lineamientos  del  Grupo  Televisa,  sin  embargo,  mejoró  la  calidad  de   papel  en  la  que  imprimían  sus  ejemplares,  así  como  en  la  composición  y  nitidez  en   las  fotografías.  Pero  la  esencia  de  la  revista  se  mantuvo:  el  registro  lingüístico  y  los   temas   (moda,   belleza,   pareja,   escuela,   amistades)   han   sido   los   mismos   desde   el   principio,  aunque  su  enfoque  se  ha  ido  adaptando  a  las  tendencias  vigentes.     En   el   2002   la   periodicidad   de   Tú   se   modificó,   de   ser   mensual   pasó   a   ser   publicada   quincenalmente.   Con   23   años   en   el   mercado,   la   directora   de   la   revista   asegura   que   Tú   “se   coloca   como   la   primera   revista   de   su   género   por   ser   ampliamente   reconocida   tanto   en   México   como   en   América   Latina   con   una   circulación   internacional   de   800   mil   ejemplares.   Esto,   según   su   propia   argumentación,   es   lo   que   sitúa   a   Tú   como   ‘líder   en   el   mercado   mexicano188’”.   En   Guatemala,   la   revista   llegó   en   la   década   de   1980   y   actualmente,   está   a   cargo   de   Editorial  Ninoshka  quien  se  encarga  de  su  distribución  en  todo  el  país189.     En  el  “carrito  de  compras”  de  su  sitio  web,  Tú  se  describe  de  forma  siguiente:                                                                                                                    

187 El   Grupo   Editorial   Televisa   también   está   a   cargo   de   41   títulos   de   revistas,   la   mayoría   de   las   revistas   que  

circulan en   Guatemala:   Men’sHealth,   Seventeen,   TV   y   Novelas,   National   Geographic   en   español,   Esquire,   Bazaar,   Cosmopolitan,  Vanidades,  Padres  e  hijos,  Muy  Interesante,  entre  otras.     188  Sandoval   Lutrillo,   María   Antonieta.   (2003).   Tú:   moda   y   belleza   más   allá   del   texto,   un   análisis   de   recepción.   Tesis  para  obtener  el  título  en  Licenciatura  en  Ciencias  de  la  Comunicación  [disponible  en  línea].  Universidad  de   las  Américas  Puebla,  México,  24.   189  El   1   de   octubre   de   2013   me   comuniqué   con   la   gerente   de   comercialización   en   Guatemala   por   teléfono   y   le   solicité   el   número   de   ejemplares   que   circulan   en   el   país.   La   gerente   me   pidió   que   le   enviara   un   correo   con   la   información   que   necesitaba   ya   que   tenía   que   pedir   autorización   al   Grupo   Editorial   Televisa   para   proporcionarme  los  datos.  Nunca  recibí  respuesta.      

76


Es la   amiga   divertida   que   conoce   el   mundo   y   habla   TU   mismo   idioma   sobre   belleza,   salud,   espectáculos,   psicología,   astrología,   moda,   amor,   galanes   y   demás   temas   de   interés   que   te   ayudan  en  la  definición  de  TU  propio  estilo  y  personalidad  en  esta  importante  etapa  de  TU   vida.        

La revista   se   personaliza   para   convertirse   en   la   amiga   divertida   que   todos   quieren   tener.   Se   dirige   a   la   lectora   desde   su   mismo   registro   lingüístico,   en   total   confianza,  como  dos  viejas  amigas.      Su  línea  editorial  es  positiva  y  ética  a  cerca  de   todo  lo  que  la  joven  reclama  saber,  dice  su  directora,  Salamanca,  además  de  buscar   siempre  el  mejor  consejo,  “como  el  que  le  daría  una  mamá  a  su  hija190”.   En  Lutrillo,  el  perfil  de  la  lectora  de  Tú  es  el  siguiente:  

   

Sexo: 100  por  ciento  mujeres  

Edad:   9  a  12  años:  25.2  por  ciento     13  a  17  años:  71.6  por  ciento     18  a  20  años:  3.2  por  ciento  

• Nivel de  estudio:    primario:  26.1  por  ciento                    secundario:  73.9  por  ciento       El   mismo   estudio   determina   esta   revista   como   una   publicación   comercial  

"que presenta  una  propaganda  excesiva  de  productos  y  servicios  que  buscan  vender   (presentado  como  mera  publicidad,  como  consejo  o  recomendación)  y  que  llaman  la   atención  tanto  de  la  audiencia  como  la  de  los  anunciantes".  Por  lo  tanto,  como  punto   de   atracción,   su   contenido   se   dirige   al   mundo   de   la   moda   y   de   la   belleza,   pero   sobre   todo  del  espectáculo  lo  cual  le  asegura  el  interés  de  su  población  objetivo  debido  a   que  tiene  una  doble  intención:  por  un  lado,  es  un  medio  significativo  (producto  de   una  identificación,  placer,  satisfacción,  referencia,  etc.)  y  por  el  otro,  un  sinónimo  de   ganancias  para  los  anunciantes.    

A. Descripción  del  contenido  de  la  publicación    

El contenido   de   Tú   es   similar   al   de   las   revistas   femeninas   para   adultos,   las  

que divergen   en   una   diversidad   de   formatos   textuales:   publicidad,   artículos,                                                                                                                   190  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003:  24).  

77


reportajes, columnas   regulares   y   espacios   para   el   lector,   como   es   el   caso   de   las   cartas  de  las  lectoras,  recomendaciones,  entre  otros.      

Como es   natural,   para   garantizar   el   éxito   de   un   medio   masivo   de  

comunicación, como   en   el   caso   de   Tú,     este   se   verá   obligado   a   cambiar   o   a   modificar   secciones,   sobre   todo   cuando   las   necesidades   y/o   exigencias   de   las   nuevas   generaciones  demandan  temas  de  actualidad.  No  obstante,  Tú  ha  mantenido  algunas   secciones  que  parecieran  ser  la  línea  base  de  la  que  surge  el  espíritu  de  la  revista:   moda,   belleza,   romance,   familia,   escuela,   cine   y   música   pop.   De   acuerdo   a   lo   analizado   en   cinco   números   correspondientes   a   los   años   2012   y   2014,   estos   espacios   pueden   describirse   a   nueve   secciones:   Moda,   belleza,   ellos,   salud   o   relaciones  interpersonales,  artículos,  farándula,  reportajes,  tecnología  y  otros.  Para   efectos   prácticos   de   este   informe,   he   elegido   el   ejemplar   de   enero   de   2014   para   ilustrar  el  espacio  que  la  revista  le  dedica  a  cada  sección.  Este  número  tiene  un  total   de  96  páginas  de  las  cuales  13  son  pautas  publicitarias,  no  obstante,  las  secciones  de   moda  y  belleza  son  espacios  de  mercadeo  como  veremos  más  adelante.  Podríamos   distribuir   las   secciones   antes   señaladas   según   la   cantidad   de   páginas   que   ocupan   en   la  revista.  De  esta  manera,  concluiríamos  que  existe  un  orden  jerárquico  de  temas:   Gráfica  No.  1   Secciones  Revista  Tú  

Publicidad 3%  

Chismes 4%   Tecnología   5%   Esoterismo   6%  

Moda y  belleza   24%  

Ellos 7%   Artículos   8%  

Reportajes 19%   Salud   14%  

Posters 10%  

Fuente:  Elaboración  propia  para  este  estudio,  basado  en  el  ejemplar  de  enero  2014  de  la  Revista  Tú.  

78


Como observamos   en   la   gráfica,   hay   cuatro   grandes   secciones   prioritarias:  

moda y  belleza,  reportajes  de  famosos,  salud  y  posters.   Para  

esta

clasificación,

consideré como   una   sola   las   secciones   de   moda   y   belleza   debido   a   que   tienen   prácticamente  un  mismo  fin:  potencializar  el  mito  de  la  belleza  y  por  consiguiente,   promoverlo   con   fines   mercadológicos.   No   obstante,   en   la   descripción   que   hago   de   cada  uno  de  estas  secciones  a  continuación,  creí  necesaria  separarlas  debido  a  que   cada  una  tiene  distintos  apartados  que  las  distinguen.    

1. Moda  

Esta sección   tiene   varios   apartados   y   ocupa   las   primeras   páginas   de   la  

revista. Estos   apartados   generalmente   tienen   etiquetas:   Estrella  gemela   en   donde   se   ilustran   las   estrellas   de   cine   o   de   música   con   artículos   de   moda   específicos.   Por   ejemplo:  Con  el  título  de  "Del  zoo  a  tu  clóset"  se  invita  a  las  lectoras  a  usar  el  animal   print   en   suéteres,   leggings,   vestidos,   zapatos,   bolsas,   etc.   Como   un   medio   de   promoción   usan   imágenes   de   artistas   usando   este   tipo   de   artículos   y   las   marcas   que   ofrecen   estos   modelos   en   bolsas,   relojes,   pulseras,   entre   otros.   Este   apartado   se   repite  dos  veces  (páginas  4  y  5,  y  luego  en  la  12  y  13  con  otro  título  y  artículos,  pero   siempre  con  artistas  como  modelos).      

Otro apartado   es   TQT,   también   de   dos   páginas,   que   despliega   distintos  

artículos de  moda  y  belleza:  chaquetas,  lápices  labiales,  relojes,  etc.,  siempre  con  sus   marcas  respectivas.  El  tercer  apartado  es  Caja   fuerte,  también  con  dos  páginas,  que   despliega  cuatro  combinaciones  de  looks  cuyo  artículo  principal  para  la  temporada   es  la  chaqueta.  En  este  ejemplar,  se  dividen  en  looks  "salvaje",  "grunge",  "urbana"  y   "militar   glam"   que   sugieren   desde   los   lentes   hasta   los   zapatos.   Cada   look   viene   acompañado  con  la  lista  de  marcas  a  las  que  pertenece  cada  producto  retratado.    

El último  apartado  es  el  principal  de  esta  sección  y  ocupa  seis  páginas.  Cada  

número ofrece   en   este   espacio   la   tendencia   de   la   temporada   con   modelos   adolescentes,   escenarios   temáticos   y   marcas   que   promocionan   los   productos   expuestos.   En   el   número   que   describimos,   este   apartado   se   titula   "Princesa   Trendy"  

79


y se   describe   de   la   siguiente   manera:   "¡Cambiamos   el   concepto   de   realeza!   Es   tan   sencillo   como   estar   segura   de   ti   misma,   siempre   fashion   y   sentir   que   vives   en   un   castillo  lleno  de  sueños".      

Angela McRobbie191  se   refiere   a   la   moda   como   a   "la   expresión   por   excelencia  

del consumismo  femenino",  debido  a  que  proporciona  un  sin  fin  de  imperativos  de   consumo.   La   revista   potencializa   al   máximo   este   concepto   en   cada   publicación.   La   moda   se   relaciona   en   todo   el   contenido,   desde   la   editorial   con   el   tema   de   actualidad   del   mes   (como   tópico   central   del   ejemplar),   pasando   por   el   maquillaje,   los   consejos,   deporte,   estrellas   de   cine   o   de   la   música,   la   escuela   y   hasta   la   actitud   que   está   de   moda.  

2. Belleza  

Esta sección  se  compone  de  ocho  páginas  con  el  título  de  Look.  En  el  ejemplar  

de enero  de  2014,  se  dividen  en  dos  artículos:  "Espejito,  espejito...¿quién  es  la  más   guapa?"  y  "Perfume,  según  tu  ligue".  El  primero  describe  cuatro  looks  de  maquillaje:   Bella   durmiente,   Maléfica,   Blanca   Nieves   y   Bruja   Glam.   En   cada   uno   de   ellos   se   ofrecen   recomendaciones   para   que   las   lectoras   logren   el   look   que   prefieran   y   las   marcas   de   los   productos   que   les   darán   el   resultado   deseado.   El   segundo   artículo,   comienza  con  un  Test  que  comprueba  qué  clase  de  perfume  conviene  usar  según  el   tipo   de   chico   y   sus   actitudes,   percepciones   y   preferencias.   Los   resultados   se   dividen   en  cuatro  clasificaciones,  en  las  que  cada  una  describe  la  personalidad  del  chico  en   cuestión  y  el  tipo  de  aroma  por  la  que  se  sentirá  más  atraído.  Las  recomendaciones  y   sugerencias  de  mercadeo  ocupan  dos  páginas.    

3. Reportajes  

La siguiente   sección   que   ocupa   más   espacio   dentro   de   la   revista   (19   por  

ciento), de  acuerdo  con  la  gráfica  No.  1,  es  la  de  reportajes.  En  el  número  de  enero   de  2014,  esta  sección  abarca  18  páginas  divididas  en  seis  apartados:  Tu  estrella  (dos   artículos),  De   portada,   Lo   +hot  (dos  artículo)  y  Tu   Date.  Cada  una  oscila  entre  dos  a   cuatro  páginas.                                                                                                                     191  En  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003:  30).    

80


En Tu   estrella   se   entrevista   a   algún/a   artista   y   se   repite   varias   páginas  

después con   otro   artista.   De   portada   es   un   reportaje   dedicado   a   la   artista   que   aparece   en   la   portada   del   ejemplar.   Ocupa   generalmente   cuatro   páginas.   Lo   +hot   también  se  repite  dos  veces  y  es  por  lo  general  un  artista  que  tiene  éxito  pero  que  no   es  una  súper  estrella;  y  por  último  Tu  Date  es  un  reportaje  de  dos  páginas  de  algún   cantante  o  actor  masculino.      

Notamos que  hay  una  insistencia  explícita  del  lugar  que  ocupa  la  revista  de  

"gente bonita"   o   famosa.   Según   Carola   García 192 ,   estos   relatos   que   narran   las   costumbres   y   vidas   de   los/las   artistas   ofrecen   un   mundo   de   anhelos   y   deseos   inalcanzables  para  las  lectoras,  que  les  sirve  como  un  modo  de  evasión  a  su  realidad,   nada  glamorosa  como  la  que  presenta  la  revista.  Es  por  ello  que  "la  fantasía  es  una   fuente   de   placer   porque   pone   a   la   realidad   entre   paréntesis",   según   Ien   Ang193.   Al   respecto,  Virginia  Nightingale194  apunta  que  el  proceso  de  afinidad  emocional  entre   audiencia  y  artista  se  desarrolla  en  tres  niveles:  atracción,  identificación  e  imitación.  

4. Salud  y  relaciones  

Esta sección   aborda   temas   psicológicos   y   relaciones   interpersonales   con   un  

14 por   ciento   de   ocupación   en   Tú,   y   se   divide   en   artículos   muy   gráficos,   tests   o   cuestionarios   y   una   que   es   muy   popular   titulada   Trágame  tierra   que   ocupa   cuatro   páginas  y  que  describe  de  forma  cómica  las  metidas  de  pata  de  algunas  lectoras.  Este   último  apartado  logra  una  conexión  con  las  lectoras,  ya  que  estas  por  lo  general  se   identifican  muchas  veces  con  las  escenas  que  se  describen.      

Los artículos,  a  los  que  les  agrego  el  adjetivo  de  gráficos,  describen  dilemas  

normales de   la   adolescencia   en   torno   a   autoestima,   autoimagen,   seguridad   personal   y   relaciones   con   sus   pares.   Por   ejemplo,   "Enamórate   de   ti   misma",   "¿Sabes   escuchar?",   "ByeBye,   Pánico   escénico"   y   test   de   autoestima.   Estos   artículos   se   articulan   de   manera   gráfica   donde   destacan   algunos   mensajes   a   través   de   tipografía   específica,   informal   y   llamativa.   Así,   los   colores,   encuadres,   dibujos   y   etiquetas                                                                                                                  

192 En  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003:  29).     193  Ien  Ang.  (1985).  Watching  Dallas,  Soap  Operas  and  the  Melodramatic  Imagination.  Londres  y  Nueva  York:  

Methuen.   194  Virginia  Nightingale.  (1996).  El  estudio  de  las  audiencias:  el  impacto  de  lo  real.  Paidón,  Comunicación.    

81


cobran gran   relevancia   para   llamar   la   atención   de   las   lectoras.   En   Diván,   generalmente  se  tratan  temas  entre  pares  en  un  formato  de  pregunta  y  respuesta,  lo   que  resulta  también  un  medio  eficaz  de  identificación  con  las  lectoras.    

5. Posters  

Van insertos  a  lo  largo  de  cada  publicación,  entre  secciones.  Ofrece  una  foto  

de algún  artista  de  moda  para  que  las  lectoras  puedan  desprenderla  de  la  revista  y   pegarla  donde  más  les  guste.  Su  tamaño  es  por  lo  general  de  una  página  y  tiene  el   cuarto  lugar  de  cantidad  de  páginas  dentro  de  la  publicación.  

6. Artículos  

Esta sección   ocupa   el   8   por   ciento   de   la   revista   y   se   divide   en   columnas  

gráficas que   describen   situaciones   normales   de   la   adolescencia   y   que   terminan   en   consejos.  Por  ejemplo,  en  la  página  Lorena  titulada  "Concurso",  la  autora  describe  su   obsesión  con  su  hermana  menor  quien  era,  según  su  percepción,  más  guapa  y  más   inteligente   que   ella.   Al   final,   recomienda   evitar   cualquier   inseguridad   personal   porque   esta   generalmente   obliga   a   tomar   decisiones   innecesarias.   Otro   artículo   evalúa  la  coherencia  entre  lo  que  se  dice  y  lo  que  se  hace.  Para  ello,  hace  uso  de  fotos   de   artistas   cuya   conducta   parece   incongruente.   El   último   es   qué   hacer   con   las   amigas   pegajosas   o   "chicle"   del   novio,   quienes   pueden   resultar   ser   un   "dolor   de   cabeza".  Aquí  se  ofrecen  sugerencias  y  consejos  para  evitar  sentirse  celosa  por  estas   posibles  amenazas.    

7. Ellos    

Esta sección   se   divide   en   tres   y   abarca   el   7   por   ciento   de   la   revista:   Test,  

Corazón y   Alex,   y   juntas   tienen   una   ocupación   del   siete   por   ciento   de   la   revista.   Aunque   el   tema   de   los   chicos   suele   tocarse   en   casi   todos   los   temas   de   este   medio,   estas   secciones   ofrecen   problemas   específicos,   como   por   ejemplo   el   Test:   "Son   novios,   ¿pero   parecen   casados?"   y   Corazón,     donde   se   describen   cinco   casos   de   "Si   me  quiere,  ¿por  qué  desea  que  cambie?",  y  sus  respectivas  sugerencias.      

Alex es   una   de   las   secciones   más   antiguas   de   la   revista.   Antes   se   titulaba  

Pregúntale a  Alex,   no   obstante,   ahora   se   ha   reducido   a   Alex   y   se   basa   en   los   consejos  

82


desde una  perspectiva  masculina.  De  ahí  el  título  de  la  sección  que  a  mi  parecer  es   un   tanto   ambiguo;   "Alex"     indica   el   diminutivo   de   Alejandro,   pero   también   de   Alejandra.   No   obstante,   en   Tú   aparece   el   dibujo   de   un   personaje   masculino   que   sugiere  que  es  "él"  quien  da  los  consejos,  sugerencias  y  opiniones  sobre  las  dudas  o   preguntas   que   hacen   las   lectoras   en   torno   a   los   chicos,   el   amor   y   las   relaciones   de   pareja.  

8. Varios  

Estas secciones   varían   entre   esoterismo,   tecnología   y   chismes   (15   por  

ciento). En   el   número   de   enero   de   2014,   Zona  mágica   describe   en   tres   páginas   los   "dotes  especiales"  de  cada  lectora  según  su  mes  de  nacimiento  y  los  poderes  que  la   luna  llena  le  dará  durante  el  resto  del  año.  Las  dos  penúltimas  páginas  de  la  revista   ofrece  el  horóscopo  mensual  y  la  última  un  cómic  relacionado  con  belleza.      

En tecnología,   hay   dos   apartados:   Póntelo   ya   que   despliega   una   lista   de  

audífonos de   última   tecnología   y   Ciberamigos   que   en   cuatro   páginas   propone   a   la   lectora   una   serie   de   opciones   de   sitios   en   la   red   en   los   que   puede   navegar   y   encontrar   cosas   que   pueden   interesarles   que   van   desde   la   ecología,   música,   deportes,   sin   faltar   por   supuesto   los   de   moda   y   belleza.   Hay   recomendaciones   de   vídeos   en   YouTube,   aplicaciones   de   edición   para   Instagram,   juegos   en   línea,   cartas   de  las  lectoras  y  páginas  de  fans.      

En la  mira  y  Etc  son  dos  apartados  dedicados  en  este  número  a  la  apariencia  

física de  algunos/as  artistas.  En  el  primero,  se  ofrece  un  análisis  de  rasgos  faciales   del   cantante   de   pop   juvenil   Justin   Bieber   y   en   el   segundo,   una   comparación   entre   artistas  que  aunque  nacieron  el  mismo  año,  uno  de  ambos  se  ve  mayor.  En  estas  dos   páginas  hay  seis  pares  de  artistas,  tres  son  mujeres  y  tres  hombres.  Lo  interesante,   desde   la   perspectiva   de   género   es   analizar   las   frases   que   la   revista   enfatiza   en   negrita:   •  

Para las  mujeres:  

   

a. ¡Oh  mi  Dios!  Quizá  sea  la  maternidad  y  los  kilitos  de  más,  pero  Adele  se  ve  una     década   más  grande...   b.   Mientras   Avril   sigue   gustando   con   su   música   a   los   teens,   Olivia   ya   sale   en   las   películas  y  series  como  cuarentona...  

83


c. Ni   porque   Jessy   está   casada   con   un   chico   guapo   como   Justin   Timberlake,   se   deja   de   ver   muy   flaca,   demacrada   y   ojerosa.   En   cambio,   Nicki   se   le   ve   la   piel   sin   rastros   de   envejecimiento.  

•                

Para los  hombres:  

d. ...pero   esa   barba   fondonga   y   sus   patitas   de   gallo   lo   hacen   parecer   un   par   de   añitos   más  grande  que  el  Big  Time  Rush.   e.  Ambos  nacieron  en  1994  y  son  guapérrimos,  pero  Harry  tiene  unas  entradas  en     la     cabeza  que  lo  hacen  ver  más  grande,  a  diferencia  de...   f.   ...aunque   ya   creció   un   poco   sigue   conservando   su   carita   de   niño,   mientas   que   al   exlobito   de   la   saga   Crepúsculo   parece   que   se   le   juntaron   10   años   y   le   cayeron   toditos   encima.   ¡Ups!  

Notemos las   diferencias   de   las   críticas   en   cuanto   al   género,   cuyos   juicios  

parecen ser   más   severos   para   las   mujeres:   En   el   primer   ejemplo,     se   juzga   la   apariencia  de  la  artista  culpando  a  la  maternidad  y  a  los  kilos  de  más.  El  uso  de  "se   ve   una   década   más   grande"   tiene   un   mayor   énfasis   que   la   del   ejemplo   f.:   "se   le   juntaron  10  años".  Notemos  también  que  mientras  a  las  otras  artistas  mujeres  se  le   colocan   adjetivos   que   las   descalifican   dentro   de   la   escala   de   valores   sociales,   a   los   hombres  se  les  juzga  con  menos  severidad:  "barba  fondonga"  y  "son  guapérrimos"   contra  "como  cuarentona"  y  "demacrada  y  ojerosa".      

9. Publicidad  

Sabemos que   la   inversión   publicitaria   es   básica   en   la   publicación   de   la  

mayoría de  revistas,  pero  también  hay  que  reconocer  que  es  esta  la  que  pauta  buena   parte  de  las  unidades  informativas  que  aparecen  en  el  contenido  de  cada  ejemplar,   de   acuerdo   con   Livia   Gaudino-­‐Fallegger195.     El   propósito,   al   final   de   cuentas,   es   el   de   incrementar  la  aptitud  consumidora  del  público,  y  sobre  todo,  de  las  mujeres  cuyo   poder  adquisitivo  influye  notablemente  sobre  el  mercado.    

Las revistas   juegan   un   doble   propósito,   Helen   Baehr196  explica   que   para   los  

editores son   atractivas   porque   a   su   vez   son   atractivas   para   los   anunciantes,   sobre   todo   si   es   una   revista   de   gran   circulación   como   Tú.   Es   posiblemente   esta   la   razón   por  la  que  en  Tú  exista  una  publicidad  íntimamente  relacionada  con  casi  todos  los                                                                                                                   195  En  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003:  34).   196  Idem  (2003).  

84


artículos y  secciones,  donde  se  describen  dónde  se  pueden  adquirir  cada  uno  de  los   productos  que  se  recomiendan.      

En este   sentido,   las   jóvenes   se   reconocen   como   un   mercado   potencial   de  

consumidoras activas.  Es  una  población  ideal  debido  a  que  están  constantemente  en   la  búsqueda  de  una  identidad  propia,  tal  y  como  describimos  en  el  Capítulo  II  de  este   informe.  La  necesidad  de  ser  únicas,  pero  al  mismo  tiempo  su  enorme  necesidad  de   pertenencia  las  convierte  en  el  objetivo  perfecto  de  la  industria  del  consumo.      

Hay dos   tipos   de   publicidad   en   Tú,  la   que   se   pauta   en   página   entera   con   un   3  

por ciento,   y   la   inserta   en   el   contenido   editorial,   que   es   la   principal   y   más   eficaz   forma   de   persuasión.   Toda   la   publicidad   se   relaciona   en   orden   jerárquico   con   marcas   de   belleza,   ropa,   zapatos,   artículos   femeninos   (como   toallas   sanitarias   y   perfumes),   comida   (cereales,   bebidas   lácteas,   etc.)   y   esporádicamente   anuncios   de   estaciones  de  radio  e  instituciones  académicas.  Así,  las  marcas  más  comunes  que  se   pautan   en   Tú   son:   L'Oreal,   Clinique,   Estée   Lauder,   Helena   Rubinstein,   Ralph   Lauren,   Cover   Girl,   Maybelline,   Guess,   Almay,   Pull   and   Bear,   Zara,   Oysho,   Steve   Madden,   Bershka,  Benetton,  Keds,  Tampax  y  Playtex  principalmente.    

Como notamos,   no   hay   publicidad   de   autos,   productos   para   el   hogar   o   de  

medicamentos. En  este  sentido,  Dawn  Currie197  concluye  que  cerca  de  un  tercio  de   los   anuncios   publicitarios   de   la   revista   Seventeen   (del   mismo   prototipo   de   Tú)   se   relacionan  con  el  significado  de  ser  mujer:  "a  través  de  estos  mensajes  se  dominan   guiones   tradicionales.   La   feminidad   está   asociada   con   la   belleza,   inocencia   y   suavidad".   Así   mismo,   agrega   que   los   problemas   de   belleza   en   Seventeen   se   exponen   en   resolución   de   los   avances   científicos   y   productos   profesionales   (los   cuales   no   tienen  un  precio  muy  elevado  y  los  recomiendan  usar  ampliamente).                

                                                                                                              197  Dawn  H.  Currie  H..  (1999).  Girl  Talk,  Adolescent  Magazines  and  their  Readers.  University  of  Toronto  Press.    

85


B. Ideología  de  Tú    

Debido a   la   importancia   en   el   desarrollo   de   la   identidad   de   las   jóvenes  

durante los   años   de   adolescencia,   es   importante   identificar   la   existencia   de   una   ideología   que   respalda   y   refuerza   el   discurso   de   la   feminidad   en   este   tipo   de   revistas.   Angela   McRobbie198  apunta   que   las   revistas   fueron   importantes   desde   su   inicio   porque   estas   describían   lo   que   significaba   ser   una   mujer.   Hablar   de   una   ideología,   dice   esta   autora,   dejó   de   ser   un   concepto   meramente   político   durante   la   década  de  1980  para  tornarse  en  un  significado  político.  Es  entonces  que  señala  que   el   término   de   ideología   sugiere   que   detrás   de   cualquier   construcción   social   y   de   poder  que  otorga  un  discurso  dirigido  existe  la  posibilidad  de  que  haya  una  verdad   eventual  y  superior,  en  este  caso,  de  feminidad.    Las  revistas,  por  lo  tanto,  juegan  un   rol   regulativo   y   normativo.   Aunque   estas   pertenecen   al   campo   de   la   cultura   comercial,   escriben   sobre   estos   temas   con   total   autoridad,   y   la   tolerancia   que   la   sociedad   ejerce   sobre   su   discurso   tiene   sin   duda   consecuencias:   "Como   fuente   de   consejo   y   sitio   informativo,   las   revistas   para   adolescentes   venden   su   propia   necesidad   dejando   claro   que   es   imprescindible   guiar   a   las   chicas   en   cómo   lograr   alcanzar  un  cuerpo  femenino199".    

Aunque Nancy  Signorielli  encontró  que  este  tipo  de  publicaciones  figuran  en  

el mercado   como   medios   que   ofrecen   a   las   jóvenes   muchos   roles   positivos   como   los   de   "mujer   independiente",   menciona   también   que   en   ciertos   mensajes   se   incluyen   estereotipos   sobre   apariencia,   relaciones   de   pareja   y   carrera   (en   una   minoría),   de   los  cuales  "los  mensajes  de  apariencia  y  relaciones  de  pareja  se  colocan  por  encima   de  todo  lo  demás200".    

El poder   ideológico   de   las   revistas,   dice   Christine   Gledhill201,   se   sostiene   en  

las ideas   que   se   desprenden   de   nuestras   suposiciones,   creencias   y   percepciones   culturales   que   moldean   nuestros   pensamientos.   Agrega   esta   autora   que   las                                                                                                                  

198 Angela  McRobbie.  (1999).  In  the  Culture  Society.  Art,  Fashion  and  Popular  Music.  Routledge,  London.,  p.  48.   199  Citado  en  Angela  McRobbie,  (1999:  48).   200  Nancy  Signorielli.  (1997).  "Reflections  of  girls  in  the  Media:  A  Content  Analysis.  A  Study  of  Television  Shows  

and Commercials,   Movies,   Music   Videos   and   Teen   Magazines".   Trabajo   presentado   en   The   Annual   Meeting   of   Association  for  Education  in  Journalism  and  Mass  Communication  (Agosto,  69th  Norman,  OK).     201  Christine   Gledhill.   (1994).   "Imagine   and   Voice:   Approaches   to   Marxism-­‐Feminism   Film   Criticism",   en   Diane   Carson,  Linda  Dittmar  y  Janice  R.  (comps.).  Multiple  Voices  in  Feminist  Film  Criticism.  Minneapolis:  University  of   Minnesota  Press.    

86


ideologías son  sistematizadas  además  en  las  prácticas  institucionales  de  los  hogares,   escuelas,   iglesias   y   medios,   como   discutimos   en   el   capítulo   anterior.   Desde   una   perspectiva   de   género,   la   ideología   se   basa   en   el   negocio   que   representa   la   naturaleza   de   la   feminidad   y   cómo   este   discurso   formativo,   una   serie   de   compromisos   hablados   y   escritos,   depende   del   concepto   de   qué   significa   ser   una   mujer.   Santa   Cruz   expresa   que   las   revistas   femeninas   son   concebidas   como   "la   ideología   de   las   mujeres   de   las   clases   dominantes,   el   sueño   enajenante   de   las   mujeres  de  las  clases  medias  y  el  polo  imposible  para  las  mujeres  de  clases  bajas202".      

En cuanto   a   la   feminidad,   Angela   McRobbie203  apunta   en   su   texto   que   el  

feminismo post-­‐estructuralista   argumenta   que   no   hay   y   que   no   puede   haber   una   feminidad   verdadera,   así   como   tampoco   puede   haber   un   solo   y   verdadero   feminismo.   El   poder   reside   en   y   a   través   de   los   significados   que   existen   como   claves   culturales   dentro   de   las   sociedades,   en   este   caso,   dentro   de   las   páginas   de   las   revistas.  La  autora  señala  que  una  de  las  tareas  más  importantes  del  feminismo  es   demostrar   cómo   las   revistas   compiten   para   construir   las   subjetividades   de   sus   lectoras   a   través   de   la   producción   de   estos   grandes   lotes   de   significado,   cada   semana:   Y   resultan   ser   tan   familiares   que   entran   en   nuestro   inconsciente   produciendo   deseos   y   placeres   que   ni   siquiera,   de   forma   consciente,   deseamos.   La   convergencia   entre   el   discurso   político   feminista   y   el   discurso   comercial   feminista   radica   en   el   significado   que   tiene   el   mundo   personal   de   las   emociones,   de   las   relaciones,   de   la   familia   y   de   la   vida   doméstica.   A   través   de   estos   intereses   compartidos,   los   feminismos   y   la   feminidad   tradicional   están   bloqueados,   muchas   veces  una  más  desesperanzada  que  la  otra.  

 

En la  Revista  Tú,  el  tema  central  es  la  apariencia  física  pues  está  presente  en  

casi todo   el   contenido   editorial   como   expusimos   anteriormente,   ya   sea   de   forma   directa   como   también   indirecta.   La   moda   es   una   industria   enteramente   femenina,   asegura   McRobbie:   "Aparte   de   unos   pocos   hombres   en   la   cima,   que   incluye   manufactura  y  vendedores,  grandes  diseñadores  y  publicistas,  es  y  siempre  será  una   esfera  femenina  de  producción  y  consumo".  Explica,   esta   autora,   que  la  industria  de   la  moda  se  divide  en  seis  componentes:  manufactura  y  producción;  diseño;  venta  y   distribución;   educación   y   capacitación;   la   revista   y   los   medios   de   moda;   y   las                                                                                                                   202  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003:  89).   203  Angela  McRobbie,  (1999:  p.  49).  

87


prácticas de   consumo.   Esta   antropóloga   especializada   en   medios   apunta   que   si   consideramos   cada   uno   de   estos   elementos   por   separado,   e   intentamos   demostrar   su   mutua   dependencia   así   como   también   su   aparente   distanciamiento,   es   posible   que   veamos   el   conglomerado   de   tensiones   y   ansiedades   que   proveen   las   oportunidades   para   el   debate   político   y   su   cambio   social.   No   obstante,   el   inmenso   poder  que  tienen  las  grandes  compañías  multinacionales  que  crean  las  condiciones   para  la  cultura  del  consumo  en  el  occidente  hacen  que  resulte  difícil  ver  una  luz  al   final  del  túnel204.      

El tipo   de   moda   que   Tú   demuestra   es   el   de   las   últimas   tendencias,   así   mismo  

se presenta   como   una   invitación   a   lo   divertido   y   creativo,   como   algo   en   lo   que   la   lectora   debe   estar   pendiente   para   no   perder   actualidad,   todo   escrito   en   un   tono   informal,  de  complicidad.  Incluso  se  mezcla  el  español  con  términos  en  inglés,  que   evidencia  el  perfil  de  la  lectora  de  Tú  (el  subrayado  es  mío):   La  regla  máxima  de  moda  para  este  2014  es  que...¡no  hay  reglas!  Usa  la  creatividad,  mezcla  y   crea  tus  outfits  (p.  6)     Los  suéteres  y  accesorios  que  parecen  tejidos  por  tu  abuelita  sirven  todo  el  año  y...¡están  de   moda!  Úsalos  y  adopta  este  girly  style  (p.  12)     El  animal  print  sigue  a  todo.  Atrévete  a  mezclarlo  en  tus  prendas  y  a  usarlo  en  los  accesorios.   Aquí  unas  ideas  de  tus  estrellas  (p.  2)  

Acerca de   los   modelos   de   belleza   dentro   de   la   revista,   los   estereotipos   de  

feminidad "reducen   a   la   mujer   como   a   un   objeto   valuado   únicamente   por   sus   cualidades   estéticas.   Esto   produce   conductas   como   la   desaprobación   de   ser   naturales   y   a   la   reproducción   de   estereotipos   propuestos   por   Tú205 "   (el   subrayado   es  mío):                  

Nuestra versión  de  esta  princesa  es  que  como  se  la  pasó  años  dormida,  ahora  prefiere  salir   de   fiesta.   Sin   embargo,   el   que   sea   reventada   no   le   quita   lo   dulce,   pues   su   deseo   es   brillar   como  una  estrella  y  deslumbrar  a  los  prospectos  a  príncipe  (p.  14).     A   ella   le   encanta   hacer   mezclas   en   su   caldero   para   inventar   menjurjes   y   convertirse   en   la   chica  más  guapa  del  universo.  Es  magafán  de  verse  todo  el  día  en  el  espejo,  pero,  a  diferencia   de  la  bruja  verdadera  del  cuento,  a  ella  sí  le  gusta  lo  que  ve  y  se  cree  una  reina  (p.  17).  

                                                                                                              204  Idem,  (1999:  41).     205  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003:  40).    

88


Las relaciones  heterosexuales  se  refuerzan  también  en  este  medio  dentro  de  

su ideología,  pues  siempre  se  hace  alusión  a  la  pareja  hombre/mujer  (ella  y  su  galán,   mamá  y  papá,  etc.).  El  género  masculino  se  propone  como  la  única  posibilidad  que   existe  para  relacionarse  sentimentalmente  y  el  cual  debe  entenderse  para  entablar   mejores   relaciones.   Este   hecho   demanda   a   las   jóvenes   el   desarrollo   de   una   sexualidad  en  torno  a  los  deseos  masculinos  (el  subrayado  es  mío):                            

Como abejas   a   la   miel,   puedes   atraer   al   chico   por   el   que   suspiras   con   tu   aroma.   ¡Haz   la   prueba!  (p.  20).     La  belleza  interna  es  muy  importante,  pero  no  descuides  la  externa.  Llegar  a  un  lugar  con  el   almohadazo   o   desaliñada,   aun   con   tu   mejor   sonrisa,  va  a  espantar  a  tu  crush.   Como  nos  ven   nos   tratan,   así   que   adopta   la   actitud   de   una   princesa,   hazte   un   lindo   peinado   y   escoge   el   mejor  outfit;  compleméntalo  con  tu  mejor  sonrisa  (p.  34).     Los   chicos   aman   a   las   niñas   que   los   aceptan   con   BFF206,   los   hacen   sentirlos   tranquilos   y   que   pueden   combinar   su   tiempo   entre   novia   y   amig@s.   Para   ellos   es   desgastante   partirse   en   dos   para  no  quedar  mal  con  nadie,  ¡ayúdalo!  (p.  57).  

En general,   como   se   intentó   demostrar,   estos   elementos   antes   descritos  

concuerdan con   los   estándares   de   belleza   femenina   y   sexualidad   patriarcal   tradicionales,   lo   cual   representa   estructuras   inertes   de   nuestra   sociedad.   La   necesidad   de   aceptación   durante   la   adolescencia,   de   sobresalir   pero   al   mismo   tiempo   de   pertenecer   a   un   grupo   selecto   de   pares,   así   como   el   desarrollo   de   una   mayor  conciencia  de  género  hacen  que  este  tipo  de  medios  sea  exitoso.  Como  dice   Wolf  en  The   Beauty   Myth207 :  "Una  revista,  es  como  un  club.  Su  función  es  proveer  a   sus   lectores   de   un   sentido   confortable   de   comunidad   y   orgullo   en   su   identidad".   Debido   a   que   las   personas   confían   en   sus   clubs,   es   que   resulta   difícil   leer   estas   revistas  con  ojo  crítico.  Es  por  ello  que  el  mayor  daño  que  infligen  estas  revistas  a   las  mujeres  viene  de  la  mala  interpretación  que  estas  les  dan  a  sus  contenidos:  "Si   pudiéramos   leerlas   desde   una   perspectiva   más   informada,   podríamos   tomar   el   placer   y   renunciar   al   dolor,   y   las   revistas,   con   sus   distintos   anunciantes,   podrían  

                                                                                                              206  En  inglés,  BFF:  Best  Friend  Forever  que  significa  en  español:  "Mejor  amigo  para  siempre".   207  Naomi  Wolf,  (2002:  74).  

89


hacerse ellos   mismos   la   justicia   que   se   merecen   ofreciéndole   a   sus   lectoras   un   periodismo  serio  sobre  el  mercado  masivo  femenino208".        

                                                                                                              208  Idem,  (2002:75).  

90


91


CAPÍTULO IV     Metodología  de  la  investigación     La  Conversación  sobre  el  cuerpo  de  las  mujeres  está     afuera  de  nosotras,  mientras  va  dirigida  (y  mercadeada)     a  nosotras  y  es  utilizada  para  definirnos  y  controlarnos.     La  Conversación  sobre  mujeres  está  en  todos  lados,  público  y  privado.     Nos  describen  y  nos  detallan,  nuestras  caras  y  cuerpos,     diseccionados  y  desmembrados,  nuestro  valor  es  incierto     y  se  basa  en  la  reducción  de  nuestra  persona,  a  un  simple  objeto  físico.     Nuestras  voces,  nuestra  identidad,  nuestro  potencial  y     nuestros  logros  son  constantemente  minimizados  e  invisibilizados.   -­‐-­‐Ashley  Judd,  2012  

 

La   esencia   de   la   investigación   cualitativa   apunta   a   la   comprensión   y  

profundización de   los   fenómenos   a   través   de   la   exploración   contextualizada   y   natural   de   los   participantes.   El   enfoque   cualitativo   se   selecciona   cuando   el   investigador   busca   comprender   la   perspectiva   de   los   participantes   acerca   de   los   fenómenos   que   los   rodea   (Hernández,   Fernández   y   Baptista,   2010:   364).   A   pesar   de   que   el   fenómeno   del   que   trata   el   presente   trabajo   de   investigación   ha   sido   explorado,   analizado   y   profundizado   en   varios   países   como   Estados   Unidos,   México,   España,  Suiza,  entre  otros,  en  Guatemala  el  discurso  patriarcal  dentro  de  las  revistas   juveniles  y  cómo  este  influye  en  su  percepción  como  seres-­‐para-­‐otros  se  ha  discutido   poco.    

A. Modelos,  conceptos  y  métodos  de  la  investigación  cualitativa    

En Hernández,   Fernández   y   Baptista   (2010)209  se   describe   la   investigación  

cualitativa como   aquella   que   lejos   de   partir   de   un   planteamiento   de   un   problema   específico,   se   origina   a   partir   de   una   problemática   más   amplia   en   la   que   existen   muchos   elementos   entrelazados   que   se   contemplan   conforme   avanza,   es   decir,   "requiere  de  cierto  tiempo  para  la  acumulación  de  la  información  que  brinde  nuevos   enfoques,   los   cuales   en   algún   momento   pueden   llegar   a   cambiar   la   perspectiva   inicial   del   investigador 210 "   Entre   las   principales   técnicas   e   instrumentos   de                                                                                                                   209  En  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003:    61).   210  Idem,  (2003:62).  

92


recolección de  datos,  estos  autores  aseguran  que  se  encuentran  los  diversos  tipos  de   observación,   diferentes   clases   de   entrevista,   estudio   de   casos,   historias   de   vida,   historia  oral,  entre  otros.  Por  lo  tanto,  es  importante  considerar  el  uso  de  materiales   que   faciliten   la   recolección   de   información   como   cintas   y   grabaciones,   vídeos,   fotografías   y   técnicas   de   mapeo   necesarias   para   la   reconstrucción   de   la   realidad   social.    

Entre los   modelos   utilizados   en   la   metodología   de   esta   investigación   se  

tomaron en  cuenta  a  Marín  Ibañez  (1976)    y  Ferreiros211  (1979)    cuyos  métodos  se   basan   en   el   proceso   de   clarificación   de   valores,   tal   como   lo   proponen   Raths,   Harmin   y   Simon 212  (1967).   Su   enfoque   metodológico   resume   gran   parte   de   estas   colaboraciones  sobre  dicho  tema,  lo  que  hace  suponer  que  deberían  de  tomarse  en   cuenta  los  tres  ámbitos  presentes  en  el  proceso   de   clarificación   de   valores:   reflexión,   estima  y  actuación.  De   esta   forma,   Cid   Fernandez   et  al.  enfatizan   que   entender   a   la   persona   en   su   "ser   bio-­‐psico-­‐socio-­‐cultural",   implica   también   tomar   en   cuenta   las   tres  dimensiones  de  su  naturaleza:  pensamiento,  emotividad  y  comportamiento,  las   cuales  serán  analizadas  en  el  capítulo  V  de  resultados.    

Por otro  lado,  se  utilizará  la  metodología  etnográfica  que  se  considera  parte  

de la   investigación   cualitativa   que   "sirve   para   validar   otras   formas   de   expresión   y   acercamiento   a   la   realidad   social,   y   reconoce   el   valor   de   lo   personal,   lo   subjetivo,   en   la   práctica   científica   o   académica,   sin   descomprometer   la   tarea   antropológica213".   Esto   llevará   a   una   mejor   descripción   y   comprensión   de   las   creencias,   valores,   motivaciones,   perspectivas   y   las   formas   en   que   estos   grupos   pueden   variar   en   diferentes  momentos  y  circunstancias,  de  acuerdo  con  Martínez214.  En  esta  línea,  las   herramientas   que   se   utilizaron   y   de   las   que   se   vale   el   método   etnográfico   son:   el   cuestionario   y   la   conversación   que   se   planteará   con   el   grupo   focal.   El   cuestionario   escrito  permite  tratar  estadísticamente,  mientras  el  grupo  focal  se  considera  como   una  "técnica  que  aprovecha  la  dinámica  e  interacción  de  un  grupo  y  permite  a  sus                                                                                                                   211  Idem  (2003).   212  Idem  (2003).   213  Mari  Luz  Esteban,  (2013:  53).   214  En  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003).    

93


participantes ser  guiados  para  comprender  y  profundizar  sobre  un  tema  o  aspectos   relacionados  con  el  mismo215".      

B. Investigación  y  etnografía  feminista    

A diferencia   de   la   investigación   tradicional,   para   Patricia   Castañeda216  la  

investigación feminista   es   "una   manera   particular   de   conocer   y   de   producir   conocimientos"  y  se  caracteriza  por  el  interés  que  tiene  en  que  estos  contribuyan  a   erradicar   las   desigualdades   de   género.   Es   por   entonces   una   propuesta   emancipatoria  que  pretende  desarrollar  la  investigación  de,  con  y  para  las  mujeres.   En  palabras  de  Mary  Goldsmith  Connelly,  la  investigación  feminista  es  "contextual,   experiencial,   multimetodológica,   no   replicable   y   comprometida217",   pero   además   con   orientación   multidisciplinaria   y   con   las   tendencias   que   privilegian   los   horizontes   del   futuro   con   el   fin   de   que   sus   resultados   apoyen   el   cambio   social   indispensable  para  erradicar  la  opresión  de  las  mujeres.    Con  contextual  Castañeda   explica218:   • • •

Porque intenta  responder  a  las  necesidades  de  conocimiento  que  plantea  la   vida  de  las  mujeres  en  una  circunstancia  específica;   Porque  plantea  problemas  de  investigación  que  sólo  pueden  ser  abordados   en  sus  mutuas  y  múltiples  determinaciones;  y   Porque  coloca  a  quien  investiga  en  un  contexto  compartido  con  la/el  sujeto   u   objeto   de   estudio,   de   tal   manera   que,   aún   cuando   en   otras   esperas   de   la   vida  no  se  desempeñen  en  el  mismo  ámbito,  para  los  fines  de  la  indagación   el  contexto  se  delimita  como  un  espacio  común  de  interacción.    

En el   campo   de   la   comunicación   y   la   etnografía   feminista,   de   acuerdo   con  

McRobbie: "los  estudios  etnográficos  desarrollaron  un  interés  hacia  las  subculturas   al   explorar   los   significados,   valores   e   ideas   de   las   instituciones,   de   las   relaciones   sociales,   de   los   sistemas   de   creencias,   modos   y   costumbres,   pero   particularmente  

                                                                                                             

215 Presentación  Power  Point  del  curso  Evaluación  Institucional  de  la  Universidad  del  Valle  de  Guatemala,  

Primer ciclo,  2010.     216  Martha  Patricia  Castañeda  Salgado.  (2008).  Metodología  de  la  investigación  feminista.  Fundación  Guatemala,   Guatemala,  12.   217  Idem  (2008:12).   218  Idem  (2008:13).  

94


desde una   perspectiva   del   género   masculino 219 ".   Algunas   feministas   criticaron   severamente   a   estos   etnógrafos   y   argumentaron   que   la   forma   en   que   eran   representadas   las   mujeres   dentro   de   sus   estudios   era   desde   la   línea   de   "los   ojos   masculinos",   lo   cual   reforzaba   imágenes   estereotipadas.   Las   mujeres,   eran   así   "...representadas   momentánea   y   marginalmente",   en   palabras   de   McRobbie220.   Sin   embargo,   escritoras   como   Griffin   y   McRobbie,   aprovecharon   e   hicieron   uso   en   sus   propios  proyectos  de  algunos  de  los  aspectos  empleados  en  estos  trabajos,  como  el   de  la  experiencia  vivida,  lo  cual  "permitió  considerar  seriamente  a  las  adolescentes  y   a   las   mujeres   jóvenes   en   sus   estudios,   reconocer   su   posición   y   hacerlas   visibles   y   oíbles",  según  Griffin221 .      

Actualmente, la  investigación  etnográfica  sobre  los  medios  que  se  consideran  

femeninos (telenovelas,   novelas   de   romance,   revistas   femeninas,   entre   otros)   se   centra  principalmente,  tal  como  Dawn  Currie222  propone,  en  "documentar  el  cómo  la   feminidad  puede  ser  construida  a  partir  del  medio  y  del  proceso  de  identificación  de   sus   lectoras   con   sus   representaciones".   Los   resultados   que   se   han   obtenido   son   importantes   debido   a   que   a   través   de   ellos,   hoy   día   se   cuestionan   muchas   de   las   suposiciones  del  pasado  sobre  todo  aquellas  que  pudieran  ser  un  mero  reflejo  de  la   ideología  patriarcal  dominante  expuesta  por  el  medio.    

C. Diseño  del  estudio    

1. Problema  

El problema  que  incentiva  este  trabajo  es  la  influencia  de  la  cultura  patriarcal  

a través  de  los  medios  en  las  niñas  y  adolescentes.    

El presente  trabajo  se  centra  en  comprobar  que  el  discurso  de  la  Revista  Tú  

contribuye a  formar  identidades  asignadas  en  las  niñas  y  adolescentes,  lectoras  de  la   revista,   quienes   en   su   mayoría   no   cuentan   con   el   criterio   para   desmontar   los   mensajes   de   belleza   y   moda   que   su   contenido   editorial   publica   y   que   por                                                                                                                  

219 En  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003:  65).   220  idem  (2003).   221  idem  (2003).     222  Dawn  Currie  (1999).  

95


consiguiente obstaculizan   a   desarrollar   en   ellas   la   conciencia   de   seres-­‐para-­‐sí,   y   refuerzan  su  orientación  en  seres-­‐para-­‐otros.  

2. Pregunta  central  y  secundarias  

Gráfica  No.  2   Pregunta  central  y  secundarias  del  estudio  

¿De qué  forma  contribuyen  los  mensajes  de  la  Revista  Tú   en  la  formación  de  la  autoidentidad  de  las  adolescentes   como  seres-­‐para-­‐sí  o  como  seres-­‐para-­‐otros?    

¿De  qué  manera  aborda  la   perspectiva  de  género  la   autoidentidad  de  las  mujeres  como   seres-­‐para-­‐sí?   ¿Qué  tipo  de  inŽluencias  son   determinantes  en  la  formación  de   seres-­‐para-­‐otros  en  las   adolescentes?  

¿De qué  manera  refuerza  el  discurso   patriarcal  la  Revista  Tú?    

¿Qué opinan,  perciben  y  sienten  las     adolescentes  sobre  su  autoimagen  al   leer  los  mensajes  de  la  Revista  Tú?  

Fuente: Elaboración  propia  para  este  estudio.  

3. Objetivo  general  y  específicos    

El objetivo  general  de  esta  tesina  fue  analizar  los  conceptos,  ideas  y  mensajes  

de género  que  envía  la  Revistas  Tú  dirigida  a  adolescentes  y  el  tipo  de  sujetas  que   está   formando   este   discurso.   El   propósito   de   este   objetivo   se   centró   en   comprender  la  importancia  que  tiene  la  perspectiva  de  género  para  desmontar   los  discursos  androcéntricos  que  los  medios  masivos  de  comunicación  favorecen   con  fines  consumistas  en  las  adolescentes,  y  cómo  estas  construcciones  sociales   han  influido  en  la  conformación  de  su  autoidentidad  como  seres-­‐para-­‐otros.    

96


Los objetivos  específicos  fueron  los  siguientes:   a.   Describir   las   percepciones   de   las   adolescentes   sobre   los   valores    

culturales de  género.  

b. Analizar   las   características   comunes   de   las   lectoras   de   Tú   y    

comprobar si  la  apariencia  era  un  tema  prioritario  en  su  proyecto  de  

vida.

c. Identificar  si  las  jóvenes  lectoras  de  la  revista  demostraban  ser  críticas    

o conformistas  con  los  mensajes  que  envía  este  tipo  de  medios.  

d.   Comprobar  si  las  chicas  reproducían  los  consejos  o  recomendaciones    

de belleza  y  moda  de  la  Revista  Tú.  

 

4. Recopilación  de  datos    

La información   requerida   para   este   estudio   se   dividió   en   dos   momentos:   la  

primera, basada  en  la  teoría;  y  la  segunda,  en  un  grupo  focal  (grabado  en  cintas  de   vídeo)  y  un  cuestionario  individual,  hechos  el  mismo  día.      

Debido a  que  resultó  una  tarea  muy  difícil  reunir  a  una  muestra  de  jóvenes  

de distintas   instituciones   privadas   para   desarrollar   la   segunda   parte223,   solicité   hacerlo  en  un  solo  colegio.  Para  ello,  contacté  a  la  Directora  del  colegio  de  mi  hija,   quien   accedió   a   que   invocáramos   a   las   jóvenes   de   6o   grado   Primaria   a   4o   Bachillerato  (los/las  estudiantes  de  5o  Bachillerato  ya  se  habían  graduado),  para  ver   si  lográbamos  reunir  a  un  grupo  mínimo  de  diez  participantes.  Para  ello,  diseñé  un   anuncio   en   donde   describí   la   actividad   (Anexo   No.   1)   y   las   condiciones   para   participar,  y  se  lo  envié  a  la  encargada  para  que  lo  colocara  en  algún  lugar  visible  de   las   instalaciones.   La   dinámica   fue   que   por   libre   elección,   las   interesadas   podían   dirigirse   a   la   oficina   e   inscribirse   en   una   lista.     Tres   semanas   más   tarde,   teníamos   dieciocho  estudiantes  inscritas  en  la  actividad.      

                                                                                                             

223 Intenté   convocar   las   amigas   de   mis   sobrinas   de   15   y   17   años,   no   obstante,   según   su   opinión,   el   horario   de  

actividades personales   durante   los   días   de   clase,   la   dificultad   para   que   sus   padres   las   llevaran   y   recogieran   en   el   lugar   acordado   para   la   actividad   y   sus   actividades   familiares   durante   los   fines   de   semana   eran   algunas   de   las   razones  por  las  que  la  mayoría  no  podía  comprometerse.    

97


Debido a   que   la   Directora   había   autorizado   dos   horas   para   desarrollar   las  

entrevistas, decidí   pasarles   un   cuestionario   individual224  el   cual   debía   completarse   en  un  período  de  no  más  de  20  minutos.  La  hora  y  media  restante,  la  dedicaríamos  a   la  entrevista  grupal  para  la  cual  organicé  una  presentación  en  Power  Point  con  siete   imágenes   o   páginas   de   siete   ejemplares   de   la   Revista  Tú   de   los   años   2012   y   2013   (Anexo  No.  3).      

Como la   actividad   fue   a   finales   de   año,   la   Directora   dispuso   que   podíamos  

completarla en  tres  períodos  de  clase  debido  a  que  ya  no  les  afectaría  en  sus  notas;   los  exámenes  finales  ya  habían  terminado  y  los/las  estudiantes  de  5o  Bachillerato  ya   no   estaban   en   el   colegio.   De   esta   manera,   se   programaron   los   ejercicios   en   un   horario   de   8:30   horas   a   10:30   horas   en   el   salón   que   ocupan   por   lo   general   los/las   alumnos/as   de   5o   Bachillerato.   Cuando   llegué,   media   hora   antes,   ya   me   tenían   preparado  el  salón:  con  cañonera  y  escritorios.      

Intenté crear   una   atmósfera   cómoda   que   no   las   condujera   a   percibir   que  

estaban en  un  ambiente  de  clases  o  de  análisis.  Para  ello,  dispuse,  en  la  medida  que   el  espacio  del  aula  lo  permitió,  los  escritorios  en  forma  de  U  (Anexo  No.  2),  con  el  fin   de  evitar  la  rigidez  de  las  aulas  tradicionales,  y  además,  les  llevé  una  refacción  que   incluyó   empanadas   saladas,   pastelitos   dulces   y   refrescos   de   soda.   Cuando   llegaron   las  jóvenes,  me  presenté  y  les  expliqué  de  qué  se  trataría  la  actividad  y  cuál  era  el   objetivo.  Les  conté  que  usaría  una  cámara  de  vídeo  para  grabar  las  entrevistas  con  el   fin  exclusivo  de  que  pudieran  servirme  para  transcribir  sus  opiniones,  comentarios   e   ideas,   y   que   si   alguien   no   deseaba   ser   grabada   que   tenía   todo   el   derecho   de   expresarlo  y  que  evitaría  en  lo  posible  de  colocarla  fuera  del  marco  de  la  imagen.  No   obstante,   nadie   pareció   tener   inconveniente.   Esta   dinámica   de   presentación   duró   unos  15  minutos  y  las  estudiantes  se  fueron  mostrando  más  relajadas  y  espontáneas   en  sus  opiniones  a  medida  que  fue  desarrollándose  la  actividad.                                                                                                                         224  El   cuestionario   individual   y   la   mayoría   de   las   preguntas   utilizadas   en   el   grupo   focal   fueron   tomadas   de   la  

Tesis de  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003).  

98


a. Instrumento  No.  1:  Cuestionario  escrito    

Para la   primera   parte   de   la   actividad,   las   estudiantes   debían   completar   un  

cuestionario que  considera  el  proceso  de  identificación  y  generación  de  significado   de  la  audiencia  hacia  el  medio,  en  este  caso  de  la  muestra  a  la  Revista  Tú.      

A pesar   de   que   las   dieciocho   consumidoras   de   Tú   mostraron   tener  

personalidades distintas   entre   sí,   tienen   características   en   común   (descrito   a   continuación),   entre   las   que   destaca   como   categoría   su   estrato   social   medio-­‐alto   y   que  comparten  el  gusto  por  la  lectura  de  esta  publicación.  La  pregunta:  ¿en  qué  se   identifica  cada  una  de  ellas  y  en  qué  forma?,  radica  de  los  fundamentos  de  algunos   autores  como  Gummesson225  (1991)  quien  indica  que  en  la  investigación  cualitativa,   las  posibilidades  de  generalizar  desde  un  sólo  caso  no  residen  en  lo  numeroso,  sino   en   lo   abarcador   de   las   medidas.   Además,   Clifford   Geertz   (1989)   señala   que   este   método  nos  conduce  a  identificar  lo  general  de  lo  particular  mediante  la  extracción   de  lo  esencial  que  es  lo  universal:  "Lo  universal  no  es  aquello  que  se  repite  muchas   veces,  sino  lo  que  pertenece  al  ser  en  que  se  haya  por  esencia  y  necesariamente226".    

Por otro  lado,  Dell  Hymes227  (1972)  argumenta  que  el  trabajo  etnográfico  no  

pretende generalizar   la   particularidad,   sino   "particularizar   la   generalidad"   y   reconocer   la   manera   en   que   lo   genérico   se   expresa   "en   cada   caso".   Por   su   parte,   Rockwell   (1980),   enfatiza   sobre   este   aspecto   cuando   afirma   que   no   se   trata   de   estudiar   "una   totalidad"   a   partir   "de   los   casos",   sino   "en   casos"   que   están   determinados,   en   alguna   medida,   por   la   "totalidad".   Sin   embargo,   reconoce   que   aunque  existen  críticas  a  cerca  de  esta  postura,  agrega  que  "la  validez  científica  no   descansa   en   el   establecimiento   de   una   correlación,   sino   en   la   comprensión   fundamental   de   la   estructura,   los   procesos   y   las   fuerzas   que   mueven   al   ente   de   estudio".      

Investigadoras como   Angela   McRobbie   (1981),   Stephanie   Vanderslice  

(1998), Kate  Pierce  (1990)  y  Dawn  Currie  (1999)  han  enfatizado  que  es  a  través  de   las  revistas  juveniles  que  las  mujeres  experimentan  su  género,  construyen  mucho  de                                                                                                                   225  En  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003:  69).   226  Idem  (2003).   227  Idem  (2003).      

99


su realidad   social   y   refuerzan   ideologías   tradicionales   femeninas.   Pero   además   consideré   necesario   para   este   informe   identificar   las   variables   que   surgen   de   las   chicas  y  que  fundamentan  dichas  hipótesis.  Si  no  hubiera  atracción  hacia  el  medio,   no  existiría  su  consumo,  por  lo  que  la  pregunta  que  abre  paso  a  la  estructura  de  la   segunda   parte   del   cuestionario   escrito   es   la   siguiente:   ¿Qué   hace   que   las   revistas   juveniles  sean  tan  llamativas  y  atrayentes  para  su  audiencia228?  Siguiendo  la  tesis  de   Sandoval   Lutrillo,   las   preguntas   que   se   formularon   para   intentar   responder   a   la   pregunta   anterior   se   distribuyeron   en   la   segunda   fase   del   cuestionario   en   tres   bloques:  identificación,   expresión   (reproducción)   y   significación  las  cuales  describo  a   continuación.     •  

Descripción del  cuestionario  

El cuestionario  se  basó  en  dos  partes:  identificación  y  evaluación  (Anexo  No.  

5).   En   la   primera   parte   se   les   solicitaba   ocho   preguntas   que   permitían   que   las   adolescentes   describieran   de   manera   individual   como   su   edad,   apariencia   física,   forma  de  vestir,  experiencia  familiar  y  pasatiempos.    

La segunda   parte   del   cuestionario   se   compone   de   quince   preguntas,   y   el  

objetivo es   que   las   respuestas   puedan   orientarnos   a   explicar   los   aspectos   por   los   cuales   se   desarrollan   en   las   lectoras   el   proceso   de   consumo   de   la   Revista   Tú,   así   como  también  las  formas  que  pueden  afectar  su  conciencia  en  seres-­‐para-­‐sí.  Los  tres   bloques  son:    

1) Identificación,   compuesta   por   seis   preguntas,   pretende   medir   las   formas  

en las   que   la   lectora   llega   a   reconocerse   e   identificarse   a   sí   misma   como   mujer   adolescente  con  la  ideología  de  moda  y  belleza  expuesta  en  Tú.      

2) Expresión   (reproducción),   con   cinco   preguntas,   tiene   como   objetivo  

detectar las   formas   en   las   que   reproducen   los   productos   que   consumen   y   cómo   asimilan   las   sugerencias   o   recomendaciones   de   la   revista   dentro   de   su   vida   cotidiana.                                                                                                                     228  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003:  77).  

100


3) Significación,  con  cinco  preguntas,  busca  explorar  los  valores  adjudicados  

a lo  que  las  jóvenes  reconocen  como  importante  en  la  revista.  

   

b. Instrumento  No.  2:  Grupo  focal     El   material   que   se   utilizó   durante   la   actividad   del   grupo   focal   consistió   en  

tres anuncios  de  publicidad  y  cuatro  artículos  (dos  de  moda  y  dos  de  belleza)  de  la   Revista   que   se   expusieron   en   una   presentación   de   Power   Point.   Lo   que   se   pretendía   con   estas   imágenes   era   evidenciar   los   elementos   con   los   que   las   jóvenes   se   identifican  y  la  manera  en  cómo  los  asocian  con  su  experiencia  social.  Los  artículos   se  seleccionaron  al  azar  (Anexo  No.  4):     •

Moda de  verano  (artículo  de  moda);  

Keep calm  and  enjoy  fashion  (artículo  de  moda);  

Belleza para   estudiantes   guapas:   Debes   asistir   a   todas   las   clases   y   portar  con  respeto  el  uniforme,  pero  ¿qué  debes  hacer  para  ser  la  más   bella?  (artículo  de  belleza);  

Guapérrima en   la   CQ:   ¡Focus!   Llega   al   cole   irreconocible   y   muy   linda.   Las   chicas   de   la   serie   de   televisión   La   CQ   te   dicen   cómo   (artículo   de   belleza).  

El material   publicitario   que   de   acuerdo   con   Currie   (1999),   "es   una   vía   que  

alienta al   encuentro   con   los   problemas   de   belleza229",   fueron   tres   imágenes:   la   primera,   un   anuncio   de   CoverGirl   con   una   modelo   mayor,   en   este   caso,   la   actriz   y   modelo  Sofía  Vergara,  con  un  eslógan  que  reza:  "¿Salir  sin  mi  CoverGirl?  ¡Nunca!";  la   segunda,   un   anuncio   de   trajes   de   baño   de   la   marca   Roxy,   de   fácil   asimilación   (relacionada   con   su   entorno   social   inmediato)   donde   hay   dos   chicas   en   bikini   saltando   desde   una   piedra   al   agua;   y   el   último,   uno   de   relojes   de   la   marca   Casio   donde   hay   un   grupo   de   nueve   colegialas   asiáticas   usando   la   línea   de   relojes   para   adolescentes  "Girls  Generation  meets  Baby-­‐G"  .  

                                                                                                              229  Dawn  Currie,  (1999:  79).  

101


La sesión   inició   con   los   artículos   de   moda   y   belleza,   los   cuales   fueron  

observados y   leídos   en   grupo   durante   breves   minutos   antes   de   la   discusión.   Las   cuestiones   fueron   en   torno   al   reconocimiento   de   las   imágenes   con   el   texto,   su   apreciación   de   lo   más   interesante,   atractivo   y   lo   que   rechazaron,   así   como   el   por   qué.    Al  terminar  esta  sección,  se  les  presentaron  los  anuncios  para  abrir  el  debate   acerca  de  lo  que  identificaban,  asimilaban  y  negociaban  con  respecto  a  aspectos  de   su  apariencia  y  estilo  de  vida.      

Esta última   parte   de   la   actividad   del   grupo   focal,   sirvió   como   herramienta   de  

corroboración de  coherencia  entre  lo  descrito  en  los  cuestionarios  individuales  y  la   forma   en   la   que   se   desenvolvieron   en   grupo   (búsqueda   de   aprobación,   temor   a   quedar  en  ridículo  o  a  la  burla,  etc.),  es  decir,  en  la  contradicción  o  la  modificación   de   sus   posturas230  tanto   verbales   como   no   verbales   (silencios,   gestos,   miradas,   paráfrasis,  redundancia,  diminutivos  calificativos,  intensidad  de  la  voz).      

5. Definición  de  la  muestra  

Las sujetas  de  este  estudio  fueron  dieciocho  adolescentes  entre  los  12  y  los  

18 años  de  un  colegio  privado  de  la  ciudad  de  Guatemala.  El  criterio  de  selección  fue   realizado   al   azar   a   partir   de   una   convocatoria   abierta   en   la   que   cada   participante   eligió   participar   libremente.   Se   les   solicitaba   a   las   jóvenes   que   se   anotaran   en   un   listado   con   el   fin   de   evaluar   si   lográbamos   reunir   un   grupo   mínimo   de   diez   participantes.  Dicha  selección  estuvo  basada  en  tres  características:  ser  lectoras  de   la   Revista  Tú,   estar   entre   los   13   y   17   años   y   tener   ganas   de   participar   en   la   dinámica   a  través  de  opiniones  y  comentarios  sobre  el  mundo  de  la  moda  y  belleza  juveniles.      

                                                                                                              230  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo  (2003).  

102


103


CAPÍTULO V   Discusión  de  resultados       Una  cultura  obsesionada  con  la  delgadez   de  la  mujer  no  es  una  obsesión  sobre   la  belleza  de  la  mujer,  es  una  obsesión   sobre  la  obediencia  femenina.  Hacer  dieta     es  el  sedativo  político  más  potente  en  la  historia     de  las  mujeres.  Una  población  silenciosamente   loca  es  una  población  fácilmente  manejable.   -­‐-­‐Naomi  Wolf  en  El  mito  de  la  belleza    

A   continuación   se   presenta   la   descripción   de   los   datos,   circunstancias   e  

interpretaciones que  se  obtuvieron  de  los  instrumentos  aplicados.  Estos  se  dividen   en   tres   partes   centrales:   descripción   de   acontecimientos,   cuestionario   (identificación,  expresión  y  significado)  y  grupo  focal  (textos  y  publicidad).    

A. Descripción  de  acontecimientos  y  definición  de  la  muestra    

Aunque la   Directora   del   centro   educativo   autorizó   dos   horas   para   la  

actividad, la  agenda  se  extendió  una  hora  más  de  lo  previsto.  Las  jóvenes  parecían   estar   disfrutando   tanto   de   la   discusión   como   también   de   la   refacción,   por   lo   que   cuando   hice   alusión   al   tiempo,   todas   opinaron   que   deseaban   continuar   y   que   no   nos   detuviéramos.   Este   hecho   podría   demostrar   el   placer   que   tiene   para   las   participantes  conversar  sobre  las  revistas  de  belleza,  moda  y  "cosas"  de  mujeres  en   un   ambiente   relajado   y   cómodo,   al   menos   para   la   mayoría,   o   que   simplemente   prefirieran  esta  actividad  a  estar  en  clase.      

En la   primera   parte   del   cuestionario   apuntaron   su   edad.   Como   vemos   en   la  

gráfica No.   3,   la   mayoría   de   las   participantes   indicó   tener   13   años   (siete   chicas),   seguidas  de  las  de  17  años  (tres  chicas)  y  una  de  18.  Este  hecho  probablemente  no   influyó  en  la  poca  participación  que  hubo  en  la  mayoría  de  las  adolescentes,  pero  sí   quizá   lo   hubo   al   expresarse   oralmente   dentro   de   un   grupo   heterogéneo   en   donde   siempre   se   percibe   la   presión   de   aprobación   de   los   pares.   A   pesar   de   que   las   estudiantes  de  13  años  era  el  grupo  mayoritario,  prácticamente  solo  dos  fueron  las   que   más   participaron   en   el   grupo   focal   (Jimena   y   Daniela),   como   veremos   más  

104


adelante; mientras   que   las   de   17   años,   que   representaba   el   16   por   ciento,   fueron   también  dos  las  que  más  participaron  con  sus  comentarios  (Michelle  y  Ghalia).           Gráfica  No.  3   Cantidad  de  participantes  según  edad  

45.00% 38.80%   40.00%   35.00%   30.00%   25.00%   16.60%   20.00%   11.10%   11.10%   11.10%   15.00%   10.00%   5.50%   5.50%   5.00%   0.00%   13años   17años   12años   15años   16años   14años   18años  

Fuente: Elaboración  propia  para  este  estudio.    

B. Cuestionario  escrito    

Como se  describió  en  el  capítulo  anterior,  el  cuestionario  se  dividió  en  cuatro  

bloques: datos   personales,   identificación,   expresión   (reproducción)   y   significación.   A  continuación  se  describirán  a  grandes  rasgos,  los  aspectos  más  trascendentales  de   las  respuestas  de  las  participantes  en  los  datos  personales:    

La pregunta   4   era:   ¿Cómo   te   describirías   a   ti   misma?   (Haz   una   breve  

descripción física).   En   cuanto   a   su   aspecto   físico,   algunas   usaron   frases   con   adjetivos   como  los  siguientes:   • • • • • • • • • •

...elegantes piernas...  (Amie,  16)   ni  tan  linda,  ni  tan  fea...  (Gaby,  15)   Linda...(Jimena,  12)   ...blanquita...(Shantzie,  12)   Ojos  claros,  color  verde  con  azul  y  amarillo...(Ceci,  13)   Linda...hermosa...(Anika,  13)   ...gordita...  (Chelsea,  18)   ...algo  morenita...  (Alicia,  13)   Guapa...  (Isabel,  13)   ...piel  blanca...  (Regina,  16)  

105


Resulta interesante   notar   que   sólo   tres   de   las   dieciocho   chicas   se  

consideraron "linda",  "guapa"  o  "hermosa",  pero  más  interesante  aún  es  que  las  tres   chicas  oscilan  entre  los  12  y  13  años.  Pareciera  que  a  más  edad,  más  consciencia  de   su   autoimagen   tuvieran   y   a   la   vez,   también   de   los   estereotipos   de   la   moda   y   belleza,   por   ejemplo,   afirmaciones   como   "gordita"   o   "ni   tan   linda   ni   tan   fea"   vienen   de   jóvenes  de  18  y  15  años  respectivamente.    

Algunos aspectos,  no  obstante,  evidenciaron  tener  en  común.  En  su  estilo  de  

moda, siete   de   las   dieciocho   adolescentes   afirmaron   que   les   gustaba   la   moda,   comprar  accesorios,  tacones,  ser  "coqueta".  Nuevamente,  fueron  las  chicas  de  15,  16   y  17,  con  excepción  de  una  joven  de  13  años,  las  que  más  se  pronunciaron  a  favor  de   la   coquetería   y   la   elegancia,   estar   pendientes   de   la   moda   y   el   deseo   de   sentirse   modernas.   El   resto   de   jóvenes,   de   14   años   o   menos,   señaló   que   prefería   la   comodidad   y   la   sencillez,   y   cinco   de   ellas,   incluso,   afirmaron   que   rechazaban   las   faldas  o  vestidos.      

Otro aspecto   en   común   es   el   aspecto   familiar,   la   gran   mayoría   aseguró   que  

tanto la  madre  como  el  padre  trabajan  y  que  tienen  hermanos  y  hermanas.  Pero  sólo   dos   adolescentes   admitieron   identificarse   con   su   madre   y   una   con   su   padre.   En   la   alimentación  hay  toda  una  variedad  de  preferencias  y  tendencias,  desde  la  comida   internacional  hasta  comida  "sencilla"  ("quesadilla,  frutas  o  cosas  así").  A  excepción   de  una  estudiante  que  señaló  "lo  que  me  gusta  pero  con  medida",  ninguna  pareció   llevar  una  dieta  particular  para  cuidar  su  figura.    

En cuanto   a   los   pasatiempos,   también   tienen   en   común   su   gusto   por   la  

música, estar  con  amigas/os,  ir  al  cine  y  conectarse  con  otros  a  través  de  las  redes   sociales.   Entre   las   excepciones   está   Ghalia   quien   dice   que   modelar   es   uno   de   sus   pasatiempos   favoritos,   mientras   que   de   forma   distinta,   tres   chicas   escribieron   que   practicaban  deportes,  considerados  como  masculinos  en  nuestra  cultura:     •

Modelar...ir al  castings  (Ghalia,  17)  

...ahora estoy  haciendo  motocross  (Michelle,  17)  

...jugar fútbol  (María  José,  14;  y  Chelsea,  18)  

106


1. Fenómeno  de  identificación  

Como ya  determinamos  en  el  capítulo  de  la  metodología,  este  fenómeno  en  la  

etnografía se  centra  en  documentar  cómo  la  feminidad  puede  ser  construida  a  partir   del   medio   y   del   proceso   de   identificación   de   sus   lectoras   con   sus   representaciones231.   En   palabras   de   Hall,   la   identificación   puede   entenderse   como   "...el  reconocimiento  de  algún  origen  común  o  características  compartidas  con  otra   persona   o   grupo,   o   con   un   ideal,   y   con   la   cláusula   natural   de   solidaridad   y   lealtad   establecida  sobre  esta  unión232".      

Como primer   punto,   en   esta   segunda   parte   del   cuestionario   se   intentó  

vincular la  importancia  de  indagar  en  la  experiencia  de  consumo  de  las  receptoras   de   este   medio.   La   variabilidad,   según   Morley233,   depende   del   "capital   cultural   de   cada  lector"  y  explica  que  en  su  desarrollo  se  llegan  a  dar  procesos  de  identificación,   por   lo   que   los   receptores   sienten   placer   y   obtienen   significados   del   material   proporcionado.  Por  lo  tanto,  las  revistas  se  basan  en  dos  códigos  de  persuasión:  el   primero  se  rige  en  las  imágenes  que  articulan  "el  mecanismo  de  identificación  (con   el  arquetipo  de  mujer  'guapa',  con  éxito  social  y  buena  persona)  o  el  mecanismo  de   proyección   (la   mujer   fea,   sola   y   mala)234";   y   el   segundo   se   basa   en   el   lenguaje   (informal  y  con  estilo  directo  que  personaliza  el  trato  de  las  lectoras)  que  reduce  la   distancia  psicológica  entre  la  revista  y  la  lectora  y  poder  así  entrar  en  confidencia.      

Hay en   Tú   un   liderazgo   moral   de   "hermana   mayor",   como   describe   Mónica  

Figueras Maz   quien   agrega   que   "la   angustia   sobre   determinados   temas   lleva   a   la   dependencia  de  consultar  a  la  revista  como  si  fuera  un  adivino235".  En  este  aspecto,   la   autora   citada   sugiere   que   se   trata   de   "formatos   con   finalidad   pragmática   (a   menudo   orientada   al   consumo   de   productos),   nada   abstracta,   que   es   justamente   aquello   que   las   lectoras   esperan   oír.   Esta   ilusión   de   un   mensaje   personalizado   se   complementa   con   el   tono   categórico   de   algunas   expresiones   que   responden   a   la  

                                                                                                             

231 En  María  Antonieta  Sandoval  Lutrillo,  (2003:  65).   232  Idem  (2003:  82).     233  Idem,  (2003:  66).   234  Mónica   Figueras   Maz.   (2005).   "Consumo   mediático   y   socialización   en   las   adolescentes".   Comunicación   de  

género: de  la  investigación  a  la  acción.  AMECO,  Madrid,    107.   235  Idem,  (2005:  108).    

107


necesidad de  las  chicas  de  sentirse  seguras236".  Esto  también  aplica  a  la  curiosidad   que   sienten   las   jóvenes   al   leer   la   sección   del   horóscopo   y   artículos   sobre   temas   esotéricos.      

En   este   aspecto,   esta   parte   pretendió   evidenciar   con   qué   cuestiones   sobre  

moda y  belleza  de  Tú  se  identifican  las  dieciocho  adolescentes  de  la  muestra.      

La pregunta  9  indagaba  la  forma  en  la  que  la  joven  lee  la  Revista  Tú:  semanal,  

mensual, cada  dos  o  tres  meses  o  muy  de  vez  en  cuando.  Como  describe  la  gráfica   No.   4,   la   mitad   de   la   muestra   indicó   que   la   lee   "de   vez   en   cuando",   cuando   van   al   supermercado   con   sus   padres   o   cuando   alguno   de   estos   se   las   compra;   el   28   por   ciento   señaló   que   la   leía   en   el   supermercado,   mientras   alguno   de   sus   padres   hacía   las  compras;  el  22  por  ciento  aseguró  que  la  compraba  todos  los  meses  y  el  11  por   ciento,  la  lee  en  casa  de  otras  (amigas,  primas).       Gráfica  No.  4   Forma  de  lectura  de  la  Revista  Tú  

50

27.7

22.22 11.11  

Súper

De vez  en   cuando  

Casa de  otras  

Cada mes  

Fuente: Elaboración  propia  para  este  estudio.    

La pregunta  10:  ¿Por   qué   lees   sobre   moda   y   belleza?  El    88  por  ciento  apuntó  

que porque   le   gustaba   estar   al   tanto   de   la   moda   y   saber   qué   "tips"   de   belleza   las   ayudaría  a  verse  mejor.  Figueras  Maz  indica  que  "Para  estar  'in'  hace  falta  consumir,   pero   para   saber   cuál   es   el   código   'in'   sólo   hace   falta   comprar   una   revista,   y   éstas   están   al   alcance   de   todos.   Leer   una   revista   juvenil   implica   tácitamente   ser   joven   y   la                                                                                                                   236  Idem,    (2005:107-­‐108).  

108


posibilidad de   'acceder   al   mundo   juvenil'   sin   salir   de   casa   y   sin   riesgo   a   equivocarse237".  Esto  no  implica  por  lo  tanto  que  el  placer  que  sienten  por  estar  al   tanto  de  la  moda  necesariamente  esté  vinculado  a  su  forma  o  estilo  de  vestir,  sino   más   bien   nos   induce   a   pensar   que   es   una   forma   de   sentirse   vinculadas   al   grupo   como  entidad  social  y  cultural:   § "Me  gusta  estar  a  la  moda  y  me  da  consejos  de  cómo  vestirme"  (Jimena,  12)   § "Porque  me  gustan  sus  consejos  para  verme  más  coqueta"  (Danny,  13)   § "Para  ver  que  me  gusta  y  saber  lo  más  de  moda  y  arreglarme  idealmente"  (Amie,  16)   § "...me   gusta   mucho   y   para   mí   es   muy   importante   porque   soy   modelo,   además   de   todo"(Michelle,  17)      

La siguiente   pregunta   fue   sobre   las   percepciones   que   las   lectoras   tienen   de  

estos temas:  ¿Qué  sensaciones  experimentas  al  hacerlo?  Por  ejemplo,  ¿lo  disfrutas?  ¿te   emocionas?,  ¿te  sientes  mejor?     Todas,   a   excepción   de   una   adolescente,   indicaron   que   lo  disfrutaban  mucho,  se  sentían  mejor  o  que  les  parecía  interesante.  Figueras  Maz   indica   que   las   adolescentes   necesitan   estar   al   día   en   las   tendencias,   conocer   el   código   estético   imperante   en   cada   momento,   por   lo   que   Tú   se   convierte   en   un   "metalenguaje"   porque   recoge   a   la   vez   las   tendencias   de   esta   industria   (moda,   música,   belleza...),   de   esta   forma,   "Las   jóvenes   piensan   que   son   auténticas   y   libres   cuando,  en  realidad,  el  mercado  las  homogeneiza  y  uniformiza238":   •

"Es interesante  y  me  ayuda,  me  siento  bien"  (Shantzie,  12)  

"Lo disfruto  mucho  pues  me  hace  saber  más  cosas"  (Michelle,  17)  

"Sólo algo  de  curiosidad"  (Regina,  16)  

"Me emociono  porque  a  veces  esas  cosas  no  las  sé,  entonces  me  gusta"  (Isabel,  13)  

La pregunta   12   giraba   en   torno   a   la   jerarquía   de   valores   que   tienen   las  

lectoras sobre   las   imágenes   y   artículos   en   la   Revista  Tú:   De  lo  que  puedes  ver  a  través   de  las  imágenes  y  artículos,  ¿qué  es  lo  que  consideras  más  importante  y  por  qué?    Un   46   por   ciento   de   las   jóvenes   señaló   que   los   tests   o   cuestionarios   les   ayudaban   "para   ver  qué  tipo  de  persona  soy"  (Shantzi,  12  años).  El  segundo  tema  más  relevante  para   ellas   resultó   ser   la   sección   de   chismes   de   las   estrellas   de   cine   y   televisión,   el   tercero                                                                                                                   237  Idem,  (2005:110).     238  Idem,  (2005:110).  

109


en relevancia   fueron   los   artículos   de   películas,   las   entrevistas   de   los   artistas   y   la   sección   "Trágame   tierra"   porque   las   "divierte   mucho".   El   último   señalado   fue   la   sección   de   moda,   entre   otros   como   el   horóscopo,   artículos   de   cómo   mejorar   la   autoestima,  y  preguntas  y  respuestas.     Gráfica  No.  5   ¿Qué  es  lo  más  importante  de  los  artículos  de  Tú?  

3.8

Moda Artistas  y  famosos  

7.6

Películas

7.6

Trágame tierra  

7.6

Chismes

18.2

Tests

46 0  

10

20

30

40

50

Fuente: Elaboración  propia  para  este  estudio.      

Al cuestionarlas   sobre   la   relación   que   encontraban   entre   el   tipo   de   moda   y  

maquillaje que  utilizan  las  modelos  con  algo  relativo  a  su  vida  diaria,  la  mayoría,  el   72  por  ciento,  contestó  que  "Sí":  ¿Encuentras  alguna  relación  entre  el  tipo  de  moda  y   maquillaje  que  utilzan  las  modelos  con  algo  relativo  a  tu  vida  diaria?   Estas   respuestas   contradicen   las   afirmaciones   de   las   jóvenes   en   el   grupo   focal   como   veremos   más   adelante:   •

"Sí, por  los  detalles"  (Daniela,  13)  

"Sí, por  las  compras"  (Anika,  13)  

"Sí, porque  me  puedo  vestir  así"  (Isabel,  13)  

"Sí, por  las  marcas  de  maquillaje"  (Michelle,  17)  

La última   pregunta   de   esta   sección,   la   número   14,     se   dirigía   a   la  

identificación en   general:   En   general,   ¿con   qué   cosas   te   sientes   más   identificada?   Como  vemos  en  la  gráfica  No.  6,  el  34  por  ciento  se  siente  identificada  con  los  tests,   lo   que   coincide   con   las   respuestas   de   la   pregunta   12;   les   sigue   la   sección   de  

110


"Trágame tierra"   con   el   24   por   ciento;   seguido   de   "Moda   y   belleza"   con   un   21   por   ciento   y   el   resto   que   oscila   entre   entrevistas,   horóscopo   y   la   sección   de   "Alex".    

Vemos que   los   "tests"   reafirman   sus   preferencias   de   las   preguntas   12   y   14  

porque "generan   ilusión   de   que   marcando   una   simple   cruz   se   puede   descubrir   la   propia  identidad  y  autojuzgarse,  sin  moralinas  de  adultos239 ".  Es  de  esta  forma  como   se   juega   a   crear   identidades   imaginarias   que   les   dan   cierto   bienestar   psicológico   y   las   ayuda   a   pensar   en   su   identidad.   Es   así   como   las   revistas   se   convierten   en   una   excusa   para   reflexionar   sobre   ellas   mismas;   a   través   de   ellas   descubren,   "viven"   a   través   de   otras,   se   ruborizan,   se   emocionan,   se   escandalizan,   se   distancian,   ríen   y   se   ríen,   las   critican   y   critican   a   otros..."Una   revista   es   como   un   centro   comercial   impreso   en   papel   donde   encantarse   y   pasear   mentalmente   por   sus   páginas   [...]   muestran  sus  fantasías  ocultas  y  explicitan  sus  deseos.  Por  lo  tanto,  para  bien  o  para   mal,   las   revistas   intervienen   en   el   proceso   de   construcción   de   la   identidad   de   las   lectoras240"    

En esta  fase  podemos  concluir  que  las  lectoras  aceptaron  que  disfrutan  leer  

sobre moda   y   belleza   porque   les   gusta   "estar   al   tanto"   de   las   novedades,   es   decir,   que   les   interesa   estar   informadas.   Currie241  agrega   que   las   adolescentes   se   sienten   atraídas  por  las  explicaciones  que  les  proporcionan  estas  revistas  porque  responden   a   sus   problemas   cotidianos   y   les   provee   de   una   información   funcional,   "más   que   diversión".                                                                                                                                     239  Idem,  (2005:111).   240  Idem,  (2005:112).   241  Dawn  Currie,  (1999:  82).  

111


Gráfica No.  6   Identificación  en  general  

12%

Tests

3% 34%  

6%

Moda y  belleza   Trágame  tierra   Horóscopo  

24%

Entrevistas famosos   21%  

Alex  

Fuente: Elaboración  propia  para  este  estudio.  

2. Expresión  y  reproducción  

Esta parte,   como   intenté   explicar   anteriormente,   tiene   como   objetivo  

detectar las   formas   en   las   que   reproducen   los   productos   que   consumen   y   cómo   asimilan   las   sugerencias   o   recomendaciones   de   la   revista   dentro   de   su   vida   cotidiana.      

La pregunta  15  indaga  sobre  la  forma  en  la  que  comparten  lo  que  leen  en  Tú:  

El 72  por  ciento  dijo  que  platicaba  con  sus  pares  (amigas,  primas  o  hermanas)  lo  que   leían  en  la  revista,  una  apuntó  que  con  su  mamá  y  el  28  por  ciento  aseguró  que  no  lo   compartía   con   nadie.   Lo   anterior   lo   explica   la   autora   del   artículo   "Consumo   mediático   y   socialización   de   las   adolescentes"   cuando   argumenta   que   las   revistas   son   un   medio   que   sirve   como   intermediario   entre   ellas   y   los   otros   "que   les   posibilitan   acercarse   al   exterior   vicariamente   y   que   les   generan   gratificaciones   emocionales  por  la  información  que  aportan.  Vuelvo  a  citar  a  Figueras  Maz  cuando   dice   que   la   revista   funciona   como   un   centro   comercial   y   del   placer   que   provoca   mirar   juntas.   Es   un   signo   cultural   porque   se   confirma   el   gusto   y   porque   posibilita   imaginar   diferentes   identidades   y   reacciones   de   los   otros.   "Las   amigas   sirven   para   confirmar  la  elección  y  recrear  el  sueño  del  patito  feo  que  se  convierte  en  cisne..."242.    

                                                                                                              242  Mónica  Figueras  Maz  (2005:  110).  

112


No obstante,   cuando   en   la   pregunta   16   se   les   cuestionó   si   tomaban   en   cuenta  

las sugerencias  o  consejos  de  Tú  para  elegir  qué  vestir,  solo  el  44  por  ciento  admitió   que  sí:   • • •

"Sí porque  me  gusta  mucho  sus  sugerencias  para  comprar  ropa"  (Danny,  13)   "Sí  porque  a  veces  no  sabes  qué  está  de  moda  y  eso  ayuda"  (Daniela,  13)   "Sí,  para  elegir  los  colores  de  moda  y  lo  que  me  va  mejor  según  mi  estilo"  (Regina,  16)  

 

El 27  por  ciento  señaló  que  "A  veces";  el  22  por  ciento  que  "No,  en  nada"  o  

"No, me  visto  como  yo  quiero";  y  tan  solo  el  5  por  ciento  que  "No  influye  mucho".  Lo   que   resulta   interesante   también   son   las   respuestas   de   la   pregunta   17:   Seleccionar   qué   ponerte   para   ir   a   una   fiesta   o   un   compromiso   especial   resulta   complicado,   ¿has   recurrido   a   Tú   en   auxilio?     Sólo  dos  adolescentes  contestaron  afirmativamente.  Esto   podría   radicar   en   que   aunque   las   adolescentes   están   abiertas   a   sugerencias   generales  en  cuanto  a  moda,  a  la  hora  de  elegir  alguna  combinación  para  asistir  a  un   compromiso   especial   ellas   eligen   en   base   a   su   "memoria   selectiva",   es   decir,   que   probablemente  no  recurren  a  la  revista  de  forma  directa,  si  no  indirectamente  (con   las   sugerencias   asimiladas,   adaptan   a   su   personalidad   aquello   que   han   visto   previamente).   Lo   mismo   sucedió   en   cuanto   a   los   artículos   de   belleza   o   ropa   de   marcas   sugeridas   por   la   revista,   pregunta   18:   Sólo   dos   adolescentes   admitieron   comprar  productos  recomendados  por  Tú.  Lo  anterior  lo  fundamenta  Currie  al  decir   que   la   moda   de   las   revistas   no   tiene   un   valor   práctico   para   las   adolescentes   en   su   vida  diaria  porque  no  encaja  con  la  "realidad"  de  sus  vidas243.    

Figueras Maz   afirma   que   la   educación   informal   en   los   medios   opera   "como  

por 'ósmosis',   nutre   culturalmente   a   los   individuos   de   una   manera   continua   y   a   veces  inconsciente.  Su  acción  es  profunda  y  puede  afectar  incluso  los  contenidos  de   la   educación   formal.   El   simple   hecho   que   haya   revistas   juveniles   sólo   para   chicas   influye,  de  alguna  manera,  en  el  proceso  de  desarrollo  de  la  personalidad  de  ambos   sexos;  por  lo  tanto,  no  deja  de  ser  también  educación  informal244".    

En la   última   pregunta   de   esta   segunda   parte   se   les   preguntó   si   podían  

mencionar algún  consejo  referente  a  moda  y  belleza  que  hubieran  seguido:  El  55  por                                                                                                                   243  Dawn  Currie  (1999:  90).   244  Mónica  Figueras  Maz  (2005:  106).  

113


ciento dijo   que   "No   ha   seguido   ninguno";   el   11   por   ciento   no   contestó   y   el   45   por   ciento  restante  admitió  que  sí:     • • • • • •

"Usar accesorios  y  me  encanta"  (Jimena,  12)   "En   productos   para   la   cara.   Fue   diferente   y   los   resultados   se   ven   con   el   tiempo"   (Shantzie,   12)   "Sí  me  gustó  mucho  lo  que  hice  porque  quedé  muy  guapa"  (Danny,  13)   "Cómo  hacer  un  lipstick  para  labios  rajados  y  funcionó"  (Daniela,  13)   "Usar  pantalones  llamativos  para  mi  altura,  hasta  hoy  día  los  sigo  usando.  Fue  muy  positivo,   recibí  muchos  halagos"  (Amie,  16)   "Echarme  guacamole  en  el  cabello  y  no  funcionó"  (Ghalia,  17)  

 

Como observamos,   más   que   influencia   sobre   el   comportamiento   de   las  

lectoras, la  revista  les  sirve  a  estas  más  como  un  medio  para  aprender  acerca  de  su   condición   social   como   mujeres   adolescentes.   A   través   de   la   práctica   de   algunas   recomendaciones   y   sugerencias,   las   chicas   socializan   estos   mensajes   dentro   de   la   misma  comunidad  femenina  a  la  que  pertenecen  como  una  forma  de  corroboración   entre   pares,   como   veremos   en   los   resultados   del   grupo   focal,   pero   además   para   evaluar   la   posibilidad   de   reproducir   lo   asimilado   según   las   circunstancias   individuales   (económicas   y   culturales,   es   decir   las   posibilidades   según   sus   posibilidades   adquisitivas)   y   precisas   del   contexto   (sociales,   de   acuerdo   al   lugar   y   momento  adecuados).      

3. Significación  

Como expusimos   anteriormente,   esta   sección   busca   explorar   los   valores   de  

significación adjudicados  a  los  valores  que  las  jóvenes  reconocen  como  importantes,   y  sus  preguntas  fueron  las  siguientes:    

La pregunta   20:     ¿Sientes   que   Tú   entiende   los   problemas   de   moda   y   belleza?  

¿Por qué?   Aunque   el   27   por   ciento   aseguró   que   Tú   no   entiende   sus   problemas   de   moda   y   belleza   (una   dijo   que   "porque   todas   tenemos   diferentes   problemas";   la   mitad   de   estas   señaló   que   "no   leía   esta   sección"   y   el   resto   no   explicó);   la   mayoría   admitió  que  sí  porque:   • • •

"...para las  adolescentes  es  importante  la  forma  de  vestirse  en  varias  ocasiones"  (Regina,  16)   "...  da  buenos  consejos"  (María  José,  14)   "...  algunos  problemas  los  veo  en  mi  vida  diaria"  (Shantzie,  12)  

114


Podemos notar  que  entonces  el  73  por  ciento  de  las  chicas  cree  que  la  revista  

entiende sus   problemas   de   moda   y   belleza,   por   lo   que   valoran   sus   consejos   o   sugerencias   en   torno   a   este   tema   que   resulta   ser   muy   significativo   para   esta   población.      

La siguiente  pregunta  explora  las  respuestas  anteriores  cuando  indaga  de  la  

siguiente manera:   ¿De   qué   manera   consideras   útiles   los   consejos,   tips   y   artículos   de   moda   y   belleza   de   Tú?     Nuevamente,  una  minoría  no  contestó  a  la  pregunta,  pero  el   89   por   ciento   estuvo   de   acuerdo   en   que   las   "ayuda"   a   arreglarse   o   vestirse   mejor,   incluso   una   escribió   que   le   resultaban   útiles   "para   causar   impresión   a   un   chico   o   amigas"   (Isabel,   13).   Esta   afirmación   sugiere   la   importancia   que   resulta   la   apariencia   femenina   desde   la   pubertad   como   resultado   del   proceso   natural   de   pertenencia  en  esta  etapa  de  la  vida  -­‐-­‐ya  sea  hacia  los  chicos  o  sus  pares.  Es,  como   señala   Beauvoir,   someter   el   cuerpo   a   que   se   adapte   a   una   idea   histórica   de   ser   "mujer",   como   describimos   en   el   Cap.   II   de   este   informe.   No   obstante,   en   cuanto   a   "causar   impresión   a   amigas",   evidencia   uno   de   los   rasgos   característicos   de   la   cultura   patriarcal   y   eje   del   mito   de   la   belleza   que   explica   Naomi   Wolf:   la   rivalidad   entre  mujeres.    Como  vemos  con  este  comentario,  la  asimilación  va  encaminada.      

La pregunta  22  es  interesante  si  la  analizamos  en  conjunto  a  las  respuestas  

anteriores:   ¿Qué  crees  que  es  lo  que  Tú  te  trata  de  comunicar  a  través  de  sus  artículos   y   suplementos?   La   gráfica   No.   7   ilustra   las   respuestas:   Aunque   el   40   por   ciento   coincidió  que  la  revista  intenta  comunicar  artículos  relacionados  con  la  imagen,  un   33  por  ciento  señaló  que  su  objetivo  es  "Ayudar  a  las  jóvenes",  no  obstante,  ninguna   especificó  a  qué  tipo  de  ayuda  se  refería.  Por  otro  lado,  el  17  por  ciento  dijo  que  el   fin   de   la   revista   es   ayudarlas   en   su   desarrollo   personal:   "Guiarnos   y   ayudarnos   a   tomar   decisiones   que   tienen   consecuencias   en   la   vida"   (Shantzie,   12).   Como   ya   describimos   anteriormente   en   el   Cap.   IV,   este   tipo   de   revistas   persigue   un   rol   regulativo   y   normativo   para   guiar   a   las   chicas   en   cómo   lograr   alcanzar   un   cuerpo   femenino,  las  respuestas  de  las  adolescentes  de  la  muestra  lo  confirman.        

El 5   por   ciento   afirmó   que   era   establecer   un   prototipo   de   adolescente   (Amie,  

16); y  un  5  por  ciento  cree  que  está  orientada  al  consumismo:  "Captar  la  atención  y   que  la  compremos"  (Anika,  13).  Estos  dos  últimos  comentarios  parecen  evidenciar    

115


la ausencia  de  pasividad  en  este  grupo  de  adolescentes.  Sin  embargo,  aunque  sean   conscientes   de   que   este   tipo   de   revistas   tienen   una   finalidad   interesada   y   comercial,   y   que   en   última   instancia   las   decisiones   dependen   de   ellas   mismas,   leerlas   es   "como   un   juego   a   través   del   cual   'hacer   equilibrios'   respecto   a   la   identidad"   las   ayuda   a   buscar  respuestas,  aunque  sean  simbólicas,  a  sus  ansiedades245.  Retomo  a  Figueras   Maz   cuando   apunta   que   por   estas   razones   es   que   aunque   las   chicas   crean   que   son   auténticas   y   libres   para   elegir   qué   usar   o   ponerse,   la   realidad   es   que   el   mercado   siempre  gana  homogeneizándolas  y  uniformándolas.      

Las respuestas   de   las   jóvenes   de   la   muestra   en   esta   cuarta   parte   del  

cuestionario evidencian  que  la  revista  es  un  medio  que  proporciona  información  útil   que  no  encuentran  en  ninguna  otra  parte.  Es  información  sobre  el  propio  cuerpo  o   una   sexualidad   sin   tabúes,   en   palabras   de   Figueras   Maz:   "El   placer   en   la   experimentación   narcisista,   en   la   construcción   de   un   estilo   propio   y   en   el   cuidado   por  la  imagen  puede  ser  una  dimensión  creativa  de  la  personalidad  y  no  tiene  por   qué   ser   negativo.   El   problema   es   cuando   se   ultrapasan   los   límites   y   se   entra   en   el   terreno   de   la   salud;   hay   un   momento   en   que   las   fronteras   entre   la   normalidad   y   trastorno  son  muy  delgadas  y  las  consecuencias  pueden  ser  peligrosas246".     Gráfica  No.  7   ¿Qué  trata  de  comunicar  la  Revista?  

Prototipo   5%   Desarrollo   personal   17%  

Consumismo 5%  

Apariencia 40%   Ayudarlas   33%  

Fuente:  Elaboración  propia  para  este  estudio.  

                                                                                                              245  Idem,  (2005:  108).   246  Idem,  (2005:  113).  

116


La pregunta   23   solicitaba   un   consejo   que   recordaran   de   la   revista:  

Supongamos que   va   a   publicarse   una   edición   de   Tú   Especial,   con   los   100   mejores   consejos  de  moda  y  belleza  del  siglo,  ¿cuál  recomendarías  tú  con  base  a  todo  lo  que  has   leído   y   aprendido   en   sus   páginas?   El   83   por   ciento   de   las   chicas   recordó   una   recomendación   en   torno   a   la   apariencia:   "Cuando   se   vayan   a   dormir,   lavar   bien   la   cara  y  después  poner  hielo  para  cerrar  los  poros"  (Chelsea,  18);  mientras  sólo  el  17   por   ciento   describió   consejos   que   giran   en   el   poder   personal:   "Usa   tu   belleza   interior"  (Ceci,  13).     La   última   pregunta,   24:   ¿Tiene  algún  valor  el  consejo  que  te  ofrece  Tú  para  que  

siempre estés  actual  y  bella?  ¿Por  qué?    El  72  por  ciento,  admitió  que  sí  porque:   • •

 

• •

"...ser linda  es  bueno  pero  ser  linda  y  vestirse  bien  es  guau"  (Jimena,  12)   "...la   forma   en   verse   bonita   para   que   así   nosotras   nos   sintamos   bien   con   nosotras   mismas"   (Regina,  16)   "...me  hace  sentir  segura,  verme  bien  y  poder  aprender  sobre  mí"  (Shantzi,  12)   "...siento  que  me  puede  ayudar  mucho  en  la  vida"  (Danny,  13)  

Al analizar   y   contrastar   las   respuestas   obtenidas   hasta   este   momento,  

podemos coincidir   en   que   los   formatos   utilizados   en   la   revista   dan   una   ilusión   de   diálogo   (instrucciones,   recomendaciones,   consultorios...)   que   se   ve   reforzado   por   este   liderazgo   moral   de   "hermana   mayor"   que   mencionamos   previamente.   Las   jóvenes  lectoras  de  Tú  estudiadas  para  esta  tesina  afirmaron  que  la  revista  entiende   sus  problemas  de  moda  y  belleza  y  que  las  ayuda  a  mejorar  su  imagen.  A  pesar  de  lo   que   podría   parecer   como   contradictorio   en   algunas   respuestas   del   cuestionario,   quizá   podríamos   afirmar   que   el   discurso   de   Tú   sí   influye   sobre   sus   percepciones   pero  también  en  sus  comportamientos,  ya  que  la  gran  mayoría  pudo  citar  al  menos   una  recomendación  que  había  seguido.  En  este  aspecto  vale  la  pena  acotar  que  todas   estas   recomendaciones   giraron   en   torno   a   la   imagen,   pero   ninguna   a   aspectos   relacionados   a   la   actitud,   buena   alimentación,   planes   de   vida,   profesionalización,   contribución  social,  etc.    

Pero lo   más   importante   aquí   no   son   los   "contenidos   ideológicos"  

transmitidos por  los  "medios  de  masas",  sino  lo  que  constituye  un  marco  de  práctica   social  que  pauta  las  formas  de  interacción,  de  deseo  y  de  praxis  cotidiana  según  los    

117


mandatos de   la   reproducción   social   que   favorece   la   introyección   del   dominio,   la   adaptación  y  el  conformismo.  Es  decir,  es  un  "training  para  la  vida",  como  lo  llama   Adorno247,   un   molde   perfecto   para   la   formación   de   seres-­‐para-­‐otros,   identidades   colonizadas,   siempre   necesitadas   de   la   aceptación   y   aprobación   de   los   demás,   sumisas  a  la  autoridad,  sujetas  a  un  escalafón  infantil  de  dependencia  vital.      

Veamos ahora   las   formas   en   las   que   las   jóvenes   de   la   muestra   socializaron  

estos conceptos.    

C. Grupo  focal    

La exposición   de   las   siete   imágenes   proyectadas   a   través   de   una   cañonera   en  

la pared   del   aula   tenía   como   objetivo   que   las   adolescentes   socializaran   sus   opiniones   y   percepciones   en   torno   a   cuatro   artículos   y   tres   pautas   comerciales.   Debido  a  que  la  muestra  representaba  la  variabilidad  en  cuanto  a  edad  y  madurez,   también   es   importante  evidenciar   que  aunque  las  chicas  de  la  muestra  se  conocen   entre   ellas,   muchas   probablemente   no   se   sintieron   suficientemente   en   confianza   para  opinar  o  comentar.  En  este  aspecto,  me  parece  importante  resaltar  que  aunque   intenté   crear   en   la   medida   de   lo   posible   un   ambiente   relajado   y   así   evitar   que   sintieran   que   sus   respuestas   estaban   orientadas   a   un   juicio   de   valor   (correctas   o   incorrectas),  estar  dentro  del  ambiente  escolar  y  en  una  de  sus  aulas  es  sin  lugar  a   dudas   una   limitación   para   lograr   la   confianza   necesaria   para   la   libre   expresión   individual.  Este  hecho  puede  indicarnos  claramente  la  rigidez  con  que  la  educación   tradicional   puede   reprimir   la   espontaneidad   y   la   expresión   de   ideas   propias   de   las/los  jóvenes,  que  sin  duda  coartan  el  desarrollo  pleno  de  la  individualidad,  pero   además  que  esta  se  rige  en  la  tan  llamada  "pedagogía  de  la  opresión"  en  donde  el  o   la  docente  (la  persona  que  está  al  frente)  representa  el  conocimiento  y  por  ende,  la   dirección   del   proceso   enseñanza-­‐aprendizaje   (educación   horizontal).   Lo   anterior   podría   explicar   el   comportamiento   expectante   de   la   mayoría   de   las   jóvenes   de   la   muestra:   algunas   chicas   mantenían   sus   brazos   cruzados   o   con   las   manos   cerradas                                                                                                                   247  Maiso,   Jordi.   (2009).   "¿Comunicación   libre   de   coacción   o   falsa   inmediatez?   La   crítica   de   Adorno   a   la   industria  

de la   cultura   y   los   pasos   en   falso   del   'cambio   de   paradigma'".   Revista  Arxius.   No.   22,   junio   de   2010,   pp.   61-­‐70.   Universidad  de  Salamanca,  España.    

118


sobre el   escritorio   y   todas   estaban   atentas   a   la   presentación,   pero   sobre   todo   a   seguir   instrucciones   lo   que   dificultó   la   espontaneidad   en   la   mayoría,   al   menos   al   principio.    

Debido a  lo  anterior,  a  medida  que  exponía  las  imágenes,  tuve  que  hacerles  

preguntas muy  específicas  para  que  comentaran  las  gráficas;  en  algunos  casos  volvía   a   preguntarles   lo   mismo   de   forma   más   simple   o   más   directa   debido   a   que   probablemente  algunas  cuestiones  les  parecían  abstractas.    Debido  a  que  el  tiempo   fue  una  limitante  para  entrar  en  confianza,  algunas  de  las  jóvenes  participaron  más   que   otras,   como   señalé   previamente.   En   algunos   momentos   tuve   que   animar   individualmente   a   algunas   participantes   para   que   opinaran,   lo   que   fue   útil   para   intentar  mantener  cierta  equidad  participativa.        

Las preguntas   en   general   se   basaron   en   las   siguientes:   ¿Qué   les   dice   esta  

gráfica? ¿Qué  creen  ustedes  que  intenta  transmitir  la  imagen  y  el  mensaje  escrito?   ¿Es   coherente   el   mensaje   escrito   con   el   de   la   imagen?   ¿En   qué   medida   se   identifican   ustedes  con  el  artículo  o  anuncio?  ¿Con  la(s)  modelo(s)?  ¿Por  qué  es  importante  que   las  jóvenes  sepan  esta  información?  ¿Describe  o  ilustra  su  concepto  de  feminidad?      

1. Artículos  de  moda  y  belleza  

Debido al  límite  de  espacio  para  este  informe,  intentaré  sintetizar  las  cuatro  

ideas principales  que  surgieron  en  el  grupo  focal  en  esta  primera  parte  dedicada  a   cuatro   gráficas   de   moda   y   belleza,   descritas   anteriormente.   Notemos   que   durante   todas  las  intervenciones,  el  uso  del  impersonal  solo  puede  indicarnos  un  mecanismo   de  proyección  (en  el  cual  se  atribuye  a  otros  cualidades  propias):   • Identificación:  En  las  cuatro  diapositivas  la  mayoría  de  las  jóvenes  aseguró   sólo   sentirse   identificadas   con   la   imagen   No.   2   (Keep  calm  and  enjoy  fashion)   debido   a  que  percibían  que  la  modelo  se  sentía  cómoda  y  relajada  (vestía  botas  sin  tacón)  y   que   transmitía   una   imagen   más   real   que   las   chicas   retratadas   en   los   otros   tres   artículos   (su   maquillaje   y   cabello   lucían   más   naturales),   además   el   atuendo   que   llevaba   podía   favorecerle   a   la   mayoría,   sin   importar   su   peso,   en   cambio   en   la   gráfica   No.   1   dijeron   que   seguramente   "les   dolían   los   pies"   a   las   modelos,   debido   a   las  

119


grandes plataformas   de   los   zapatos   que   llevaban   puestos.   Al   respecto   de   la   ropa   señalaron  que:      

"No le  quedaría  bien  a  cualquiera...es  para  chavas  más  desarrolladas"  (Danny,  13)   "Es  que...hay  que  tener  buen  cuerpo  para  poder  usar  eso"  (Jimena,  12)    

• La feminidad:  Al  discutir  el  alto  de  los  tacones  como  símbolo  de  feminidad,   la   mayoría   estuvo   de   acuerdo   en   que   al   principio   no   resultaba   cómodo   usarlos   pero   que  era  pura  cuestión  de  "costumbre",  además  señalaron  que  si  era  para  verse  bien   y   más   coqueta   estaba   bien   usarlos,   aunque   al   principio   representara   un   sacrificio.   Todas  parecieron  coincidir  con  la  siguiente  opinión:            

"Es que  es  cuestión  de  costumbre  porque  al  principio  una  siempre  camina  como  bambi  (hizo   gestos  como  cuando  se  camina  torpemente),  pero  al  final  uno  se  acostumbre  y  puede  usarlos   sin  problema"  (Michelle,  17)  

Resulta interesante   analizar   este   razonamiento   con   el   planteamiento   de  

Butler que   vimos   en   el   Cap.   II   cuando   apunta   que   ser   mujer   es   una   especie   de   "proyecto"   que   tiene   como   fin   la   supervivencia   cultural.   El   performance   aquí   es   superar   el   sacrificio   a   través   de   una   disciplina   marcada   por   la   costumbre.   Usar   tacones  para  "verse  más  coqueta"  radica  en  esa  fuerza  de  poder  radical  que  propone   Butler  con  el  fin  de  encajar  en  el  proyecto  de  género  que  nuestra  cultura  espera  de   nosotras.      

Lo anterior   se   evidencia   en   el   resto   de   la   socialización   del   grupo   focal.  

Después de  hablar  de  tacones,  las  jóvenes  negociaron  sobre  la  ropa  que  define  a  una   mujer:  Jimena  de  12  dijo  que  una  chica  puede  usar  lo  que  quiera  siempre  y  cuando   tenga   "colores   femeninos,   como   el   rosado".   Ante   esta   opinión,   algunas   (Danny,   13;   Ghalia,  17;  y  Michelle,  17)  la  desaprobaron  y  apuntaron  que  no  importaba  el  color   sino  más  bien  "saber  combinar  la  ropa",  como  expresó  Danny.  Esto  nos  indica  que   efectivamente,   las   jóvenes   de   la   muestra   están   dispuestas   ya   a   ser   agentes   de   este   guión   de   género   continuo   y   arduo   del   que   se   compone   la   feminidad;   es   un   trabajo   procesual   de   construcción   como   decía   Beavouir:   "Una   mujer   se   hace,   no   nace".   Implica  por  ende  que  una  persona  debe  irse  acoplando  o,  al  menos,  intentar  cumplir   con   ciertas   expectativas   sociales/culturales   que   exigen   la   elección   de   forma   dual,   dicotómica:   se   es   hombre   o   mujer.   Como   reconocemos,   en   cualquiera   de   los   dos  

120


casos se  requiere  de  la  disponibilidad  para  aprender  a  ser  uno  o  lo  otro,  pero  que  en   el   caso   de   la   feminidad,   como   bien   demostramos   a   lo   largo   de   este   trabajo,   es   necesario   afrontar   una   serie   de   sacrificios,   transformaciones   y   sufrimientos   para   llegar  a  ser  reconocida  como  mujer,  ya  no  digamos  como  mujer  guapa.     • Belleza:   Este   tema   salió   a   relucir   dos   veces   durante   esta   primera   etapa   del   grupo   focal.   La   primera   cuando   discutían   la   imagen   No.   2   y   exponían   por   qué   algunas   de   ellas   se   sentían   excluidas   en   la   revista,   y   la   segunda   mientras   comentaban  la  imagen  No.  3,  sobre  el  concepto  "guapas"  y  de  lo  mucho  que  puede   afectar   este   tipo   de   mensajes   a   las   jóvenes   que   tienen   baja   autoestima.   Esta   referencia   salió   a   flote   siempre   en   tercera   persona,   como   si   se   tratara   de   un   problema  ajeno  a  ellas:        

"Las modelos   son   siempre   altas,   blancas   y   rubias...pues,   la   mayoría...no   salen   morenas,   a   veces  sale  alguna  negrita  pero  no  morenas"  (Anika,  13)  

         

"Me parece   ridículo   solo   el   título:   Para   estudiantes   guapas...yo   hubiera   puesto   'Belleza   para  estudiantes',  por  qué  guapas?"  (Michelle,  17)  

El tema  de  exclusión  y  autoestima,  en  estos  testimonios,  está  vinculado  en  la  

"Es que   depende   de   la   persona   y   de   cómo   se   encuentre   su   autoestima   a   la   hora   de   leer   un   artículo  así...    porque  depende  también  del  autoestima  de  cada  quien..."  (Amie,  16)  

trampa del   mito   de   la   belleza.   Cultivar   las   características   femeninas   que   creemos   son  deseables  para  los  otros  (recordemos  que  la  revista  es  la  autoridad  en  este  tema,   que  guía  y  orienta  a  lo  deseable  y  deseado)  requiere  un  trabajo  activo  de  creación   basado   en   la   apariencia.   Ser   objetos   de   deseo   o   en   cuerpos-­‐para-­‐otros   en   las   "sociedades   líquidas"   garantiza   (al   menos   por   un   tiempo,   a   veces   muy   limitado)   el   éxito  de  las  relaciones  sociales.  La  cultura  nos  ha  hecho  creer  que  este  éxito  depende   en  ser  deseadas  y  admiradas  desde  afuera.        

El fenómeno   del   "efecto   de   la   tercera   persona 248 "   está   muy   bien  

documentado en   los   estudios   sociales   de   medios   en   los   que   se   ha   identificado   la   tendencia  que  tienen  las  personas  al  desvincularse  de  la  influencia  que  los  medios   tienen   en   sí   mismos   y   de   señalar   a   los   otros   de   vulnerables.     De   esta   manera,   veremos  cómo  se  comprueba  este  fenómeno  a  lo  largo  de  sus  aportes.                                                                                                                     248  Strasburger,   Victor   C.;  Wilson,   Barbara   y   Amy   B.   Jordan.   (2009).  Children,  Adolescents  and  the  Media.   (2a   ed.).  

Sage Publications,  California,  p.  10.  

121


• Socialización: El   aspecto   de   aprobación   social   surgió   a   lo   largo   de   toda   la   actividad   en   dos   aspectos:   la   forma   de   comportamiento  individual   dentro   del   grupo,   y   durante   algunos   de   sus   comentarios   que   evidenciaron   la   influencia   que   tenía   para   ellas  las  otras.  En  el  primer  caso,  se  notó  durante  las  tres  horas  que  algunas  de  las   alumnas  buscaban  la  aprobación  del  grupo,  por  ej.,  volvían  a  ver  a  las  demás  antes  o   después   de   hablar.   En   algunos   momentos,   en   el   video,   se   puede   identificar   fácilmente   que   algunas   de   ellas   tenían   intención   de   opinar,   sus   miradas   buscaban   el   apoyo   de   otras   y   al   no   coincidir   o   al   no   recibir   la   respuesta   deseada   se   retraían   y   preferían   permanecer   en   silencio.   Por   otro   lado,   dos   chicas   mayores,   Ghalia   y   Michelle,  de  17  años  ambas,  parecía  que  llevaban  el  control  de  las  discusiones.  Sus   opiniones  eran  más  directas  y  hasta  provocativas,  como  veremos  a  continuación,  y   ninguna   de   las   dos   buscó   en   ningún   momento   la   aprobación   de   las  otras   mientras   emitía   sus   puntos   de   vista.   La   edad   no   evidencia   seguridad   tampoco,   como   pudimos   notar   en   este   grupo;   Chelsea,   la   única   estudiante   de   18,   no   habló   durante   toda   la   actividad,   así   como   del   lado   opuesto,   Danny   de   13   y   Jimena   de   12   fueron   las   estudiantes  menores  que  más  participaron.    Con  respecto  a  la  imagen  No.  3:            

   

"A mí  me  parece,  disculpe  por  la  palabra,  ridículo  porque  uno  viene  al  colegio  a  estudiar  y  no   a   hacerse   las   modelitos,   así   que   no   me   parece   muy   bonito   que   uno   se   venga   a   maquillar...pues,   bueno,   si   se   quieren   ver   bien,   pues   está   bien   usar   rímel   y   no   sé   qué...pero   tampoco...hay  unas  que  se  maquillan  como  que  fueran  payasos..."  (Ghalia,  17)   "Es  que  yo  lo  leí  [el  artículo]  y  dice  que  no  tenés  que  venir  exagerada  así  al  colegio,  bueno...   porque  primero  que  nada  no  es  permitido  y  a  parte...  se  mira  feo...  entonces,  lo  mejor  es  un  tu   rímel  y...(hizo  el  gesto  de  lápiz  de  labios)  un  brillo  y  ya"  (Danny,  13)     "En  mi  opinión  como  que  usar  maquillaje  todo  el  tiempo  en  el  colegio  y  luego  ir  igual  a  una   fiesta...   entonces   no   se   va   a   ver   la   diferencia,   entonces   van   a   decir   'Ah   esta   viene   igual   que   siempre'"  (Ghalia,  17)     "Sí,  y  luego  te  ven  sin  maquillaje  y...[caras  de  susto]  van  a  decir:  Uyyyy  qué  fea!!!"  (Michelle,   17)  

La dificultad   presentada   en   la   participación   de   todas   las   adolescentes   y   la  

falta de  profundidad  y/o  sinceridad  en  sus  opiniones  y  comentarios  podría  deberse   a   que   al   encontrarse   en   grupo   estas   asumieron   ciertos   mecanismos   de   defensa   para   evitar   ser   juzgadas   por   sus   pares:   posición   social   de   indiferencia,   represión,   proyección,  racionalización.    A  pesar  de  que  todas  las  chicas  de  la  muestra  estaban    

122


allí porque   así   lo   habían   elegido   libremente,   creo   que   hubiera   sido   enriquecedor   haber  tenido  la  oportunidad  de  conversar  en  privado  al  menos  con  algunas  de  ellas   para  corroborar  si  el  grupo  era  una  limitante  para  la  emisión  de  opiniones  propias.      

Sin embargo,   me   parece   interesante   retomar   la   idea   de   Mari   Luz   Esteban  

cuando apunta   que   un   cuerpo   es   subjetivo   y   objetivo   a   la   vez,   un   agente   que   ha   recibido   discursos,   pero   que   también   los   produce.   Así   lo   vemos   con   este   grupo   de   adolescentes.  La  mayoría  no  solo  produce  un  discurso,  sino  que  reproduce  el  de  los   otros.   En   este   sentido,   lo   importante   es   el   ejercicio   activo   que   implica   tener   opiniones,  aunque  por  el  momento  no  sean  precisamente  propias.  Recordemos  que   devenir   en   sujeto     es   convertirnos   en   ciudadanas,   como   apunta   Anita   Harris,;   transformarnos   en   individuas   "visibles,   valoradas   y   escuchadas"   nos   conduce   a   la   transformación   de   seres-­‐para   sí.   Por   ello,   me   parece   preocupante   la   proliferación   irresponsable   de   las   fuerzas   opresoras   que   mueven   los   sistemas   educativos   de   nuestra   cultura,   y   que   influyen   en   silenciar   la   capacidad   innata   de   agencia   en   las   niñas   y   jóvenes,   conceptos   que   discutimos   en   el   Cap.   I   en   el   apartado   de   ciudadanía.   Lograr  una  sólida  autoestima  requiere,  contrario  a  lo  que  estas  chicas  creen  que  es,   entre   otros   elementos   más,   el   desarrollo   de   una   consciencia   de   sí,   una   consciencia   crítica   de   género   que   desmonte   el   "poder   hipnótico"   de   todos   los   discursos   patriarcales  de  nuestra  cultura.      

2. Publicidad  

De los  tres  anuncios,  ya  descritos  previamente  en  el  capítulo  anterior,  sólo  se  

identificaron con  el  de  la  imagen  No.  6  para  el  que  usaron  adjetivos  calificativos  para   describirla:   real,   natural,   dinámicas,   activas,   felices,   amigables,   valientes,   fresh...En   los   otros   dos   anuncios   describieron   a   las   modelos   de   superficiales.   En   la   imagen   No.   1  dijo  una  estudiante  que  le  parecía  incongruente  con  respecto  a  la  población  de  la   revista.   La   modelo   les   pareció   que   no   encajaba   con   la   edad   de   ellas,   por   lo   que   no   podían   identificarse,   además   dijo   otra   alumna   que   el   mensaje   le   transmitía   que   ejercía  cierta  presión  para  lucir  como  la  modelo:      

"No me   gusta   porque   la   frase   es   como   presión...es   como...NO...NO   salgás   sin   maquillaje"   (Jimena,  12)  

123


"La gente   que   se   maquilla   tanto   es   porque   no   está   segura   de   sí   misma   y   siente   que   tiene   que   ponerse  maquillaje  para  verse  mejor...pero  no  es  eso  pues..."  (Inés,  15)   "Depende   quien   lea   el   anuncio   porque   hay   chavas   que   creen   que   maquillándose   mucho   se   van  a  ver  mejor  y  realmente  resultan  mucho  peor  que  cuando  no  lo  tenían"  (Danny,  13)  

 

La gráfica   No.   3   fue   la   más   reprobada   entre   estas   chicas   y   sus   críticas   se  

centraron en  que  las  modelos  estaban  demasiado  maquilladas  y  arregladas,  que  no   les  parecía  reales  ni  naturales,  además,  apuntaron,  el  producto  anunciado  (relojes)   ni   se   veía   en   el   anuncio.   En   este   aspecto,   el   señalar   a   las   modelos   como   no   reales   conduce   a   pensar   en   lo   que   Patricia   Castañeda   Salgado   apunta   como   parte   del   pensamiento  androcéntrico,  "en  el  que  se  asocian  rasgos  que  terminan  por  conducir   a  la  connotación  de  las  mujeres  como  No  Sujetos,  tanto  en  el  plano  social249"  como   en   el   epistemológico   y   filosófico.   Esta   asociación   es   resultado   del   pensamiento   dicotómico  actividad/pasividad,  objetividad/subjetividad,  realidad/ilusión,  etc.  que   producen,  como  ya  tratamos  anteriormente,  estereotipos  y  jerarquización.    

3. Feminidad,  belleza  y  autoestima  

Cuando di  por  finalizada  la  presentación  (las  dos  horas  se  habían  terminado),  

todas protestaron   al   unísono   y   me   pidieron   que   continuáramos   (al   parecer   a   ningún/a   maestro/a   pareció   importarle   tampoco,   ya   que   nadie   llegó   para   pedirles   que   regresaran   a   clase).   Parecía   que   estaban   pasando   un   buen   momento,   así   que   aproveché   para   preguntarles   qué   pensaban   sobre   la   feminidad.   Para   las   jóvenes   algunas   imágenes   de   Tú   describen   la   feminidad,   sin   embargo   estuvieron   de   acuerdo   en   que   este   es   un   tema   muy   personal   e   individual,   que   no   todas   se   ven   bien   de   igual   manera   y   que   "cada   quien   tiene   su   estilo".   En   este   aspecto,   las   jóvenes   infirieron   nuevamente   a   la   feminidad   como   un   trabajo   puramente   estético,   un   actuar   performativo,   un   ser-­‐para-­‐otros   (nadie   mencionó   nada   sobre   personalidad,   actitud,   habilidades,   desarrollo   personal   o   profesional).   A   pesar   de   lo   anterior,   expresaron   sentirse   excluidas   de   la   revista   porque   "retratan   estereotipos",   por   lo   que   aseguraron   que   no   hay   diversidad   de   chicas   como   tampoco   de   estilos.   Este   punto,   como  notamos,  lo  habían  comentado  anteriormente.                                                                                                                     249  Martha  Patricia  Castañeda  Salgado,  (2008:23).  

124


Para sintetizar,  las  adolescentes  discutieron  en  esta  etapa  del  grupo  focal  dos  

temas que  considero  merece  la  pena  resaltar:   •

La belleza  como  canon  socio-­‐cultural  e  industrial,  al  que  se  refirieron  desde   tres  planos:  estético,  lucrativo  y  "cultura  de  masas";  y  

La influencia  que  tienen  las  imágenes  que  este  tipo  de  revistas  publica  en  la   autoestima  de  las  jóvenes  y  mujeres,  entre  las  que  hay  que  contemplar  sus   consecuencias  físicas  y  psicológicas.    

En cuanto   al   primer   punto,   recordemos   el   argumento   de   Figueras   Maz  

cuando infiere   que   en   las   revistas   juveniles   son   las   empresas   anunciantes   las   que   imponen   los   temas,   prueba   de   ello   son   los   consejos   editoriales   que   Tú   despliega   a   lo   largo  de  sus  artículos  en  los  que  pretende  convencer  a  las  lectoras  de  sus  beneficios.   De  esta  manera,  si  las  revistas  son  prescriptora  de  consumos  y  normalizadora  de  las   pautas   de   belleza,   la   imagen   será   el   objetivo   principal   por   el   que   las   lectoras   de   este   tipo   de   medios   basarán   su   autoestima.   Por   ello   es   que   se   sienten   excluidas   y   marginadas,   la   cultura   del   cuerpo   tiene   significados   culturales   que   crean   la   ilusión   de   poder,   pero   es   un   concepto   de   poder   externo   que   dependerá   siempre   del   valor   que   otros   tengan   sobre   la   imagen   física.   No   es   extraño   entonces   suponer   las   razones   por  las  que  millones  de  mujeres  en  el  mundo  viven  inconformes  con  ellas  mismas  y   por  qué  los  programas  de  autoestima  son  tan  populares.        

Considero que   la   parte   más   enriquecedora   del   grupo   focal   fue   esta.   Las  

adolescentes parecían   haber   logrado   sentirse   más   en   confianza,   e   incluso   algunas   que   no   habían   comentado   lo   hicieron   en   este   momento.   Pero   aún   más   interesante   fue   la   forma   en   la   desarrollaron   la   dinámica   en   la   que,   más   que   establecer   un   hilo   conductor  de  ideas,  las  adolescentes  entraron  en  una  especie  de  monólogo  en  donde   cada  una  expresaba  lo  que  pensaba,  sin  ningún  interés  aparente  por  establecer  una   correlación   discursiva   entre   ellas.   La   percepción   que   tuve   fue   que   se   trataba   más   que  todo  del  puro  goce  de  socialización  entre  iguales,  lo  cual  me  resultó  fascinante.   La  revista  hace  sospechar,  como  lo  apunta  Figueras  Maz  en  su  artículo,  que  asume   una   función   iniciática,   no   solo,   como   señala   esta   autora,   "a   una   sociedad  

125


paradójicamente secreta,  la  sociedad  de  comunicación  de  masas250",  sino  también  a   los   modelos   de   género,   de   cómo   convertirse   en   mujer   o   ser-­‐para-­‐otros.   Por   esta   razón  he  decidido  transcribirlas  a  continuación:  

 

"...[desearía que  las  modelos]  fueran  como  nosotras,  alguien  normal..."  (Danny,  13)     "Solo   sacan   a   modelos   delgadas   con   photoshop...   dan   un   mensaje   de   lo   que   es   bonita   o   no...   (Jimena,  12)     "Las   mujeres   sienten   rechazo   que   son   feas...   depende   mucho   de   la   autoestima   porque   no   se   acoplan  al  prototipo  de  la  revista"  (Amie,  16)     "No  estoy  de  acuerdo  con  este  tipo  de  revistas  porque  van  creando  una  barbie..."(Michelle,  17)     "Es   un   prototipo   de   lo   que   es   femenino...deberían   de   mostrar   cosas   más   naturales   y   la   diversidad   de   mujeres   que   hay...tipo   A,   tipo   B,   tipo   C...pero   ver   que   solo   hay   un   prototipo   es   aburrido,  como  solo  comer  lo  mismo,  es  aburrido"  (Amie,  16)     "A   las   chavitas   se   les   dice   cómo   ser   de   grandes...yo   tengo   amigas   que   están   mal   de   la   cabeza...y....y...solo   tienen   pintura,   moda   y   chavos   en   la   cabeza...pero   es   lo   que   la   revista   está   diciendo...porque   sin   pintura   no   pueden   salir...   que   se   tiene   que   vestir   así   para   llamar   la   atención...y   me   gustan   más   las   chavas   como   las   de   Roxy   [el   anuncio   No.   2]   porque   aunque   obviamente  tienen  maquillaje  o  así,  no  se  ven  tan  superficiales  sino  natural...y  entonces  así  van   creando   mujeres   como   ellos   quieren   que   sean...[risas   del   grupo]   de   verdá,   o   sea,   les   están   diciendo   que   siga   la   moda...y   les   dice   que   usen   tacones,   aunque   a   alguien   no   le   guste   los   usa   porque  eso  está  de  moda...y  creen  que  no  tienen  opción"  (Michelle,  17)     "Sí,  es  que  hay  chavas  que  le  hacen  caso  en  todo  a  este  tipo  de  revistas...lo  que  dice  la  revista   creen   que   está   en   lo   correcto...ehhhh...por   ejemplo,   el   cuerpo   de   modelo,   el   pelo   bien   hecho,   una  cara  bien  pintada...ehhhh  y  como  algunas  son  gorditas,  otras  son  cachetonas,  otras  tienen   el  pelo  [hizo  el  gesto  de  alborotado]...y  eh...van  haciéndose  daño  en  su  cuerpo  y  comienzan  a   hacerse   cirugías   y   dietas   muy   estrictas...y   pues,   nos   va   diciendo   que   solo   importa   lo   físico,   pues"  (Regina,  16)    

Vemos en   sus   opiniones   que   estos   materiales   simbólicos,   además   de   los  

materiales que  proporciona  la  escuela,  el  trabajo  o  la  familia,  ayudan  a  elaborar  su   identidad,   y   la   realidad   negociada   aquí   reafirma   cómo   las   adolescentes   asocian   su   ideología  de  la  feminidad  (misma  de  la  revista)  con  el  mundo  comercial,  entre  lo  que   es   natural   y   lo   que   les   resulta   "irreal",   anormal   y   "plástico".   Notamos   que   al   decir   "creen  que  no  tienen  opción",  Michelle  está  parcialmente  en  lo  correcto:  los  medios   construyen   las   subjetividades,   como   señalamos   en   el   capítulo   anterior   con   McRobbie:   "produciendo   deseos   y   placeres   que   ni   siquiera,   de   forma   consciente,   deseamos...".   Este   es   el   punto   al   que   me   referí   cuando   discutí   sobre   el   derecho   a                                                                                                                   250  Idem,  (2005:  110).    

126


elegir en  el  Cap.  II  de  este  trabajo;  la  ficción  de  igualdad  se  sostiene  porque  limita  a   las  mujeres  a  un  ideal  físico  inalcanzable.    

Cecilia cambió   de   tema   abruptamente   cuando   dijo   que:   "El   nombre   de   la  

revista creo   que   está   mal   porque   dice   Tú,   pero   casi   nadie   se   identifica   con   ella,   entonces   no   muy".   Como   nadie   más   dijo   nada,   pregunté:   Entonces,  ¿por  qué  tantas   adolescentes   la   leen?   "Por   los   chismes..."   dijeron   algunas   al   unísono,   pero   Danny   señaló   que:   "Yo   creo   que   hay   muchas   que   se   identifican   con   la   revista...   que   no   piensan  como  nosotras...y  que  sí  les  gusta...  es  otra  opinión...".  Este  comentario  me   pareció  importante  porque  evidencia  que  sí  están  conscientes  de  la  diversidad  que   existe  entre  ellas  y  otras.  Después  de  este  comentario,  nadie  se  atrevió  a  decir  nada   más   por   lo   que   cambié   de   pregunta:   ¿Cuál  creen  que  es  el  objetivo  de  la  revista?  Si   ustedes   fueran   las   directoras,   ¿qué   meta   perseguirían?   Esta   vez   la   pregunta   desató   una  especie  de  conversación  entre  pares  (de  los  once  comentarios  citados  siete  son   en   torno   a   la   imagen   y   cuatro   son   críticas   hacia   el   fin   lucrativo   de   la   revista)     que   transcribo  a  continuación  (el  subrayado  es  mío):   "La  moda  y  los  chismes,  pero  sobre  todo  la  moda"  (Jimena,  12)     "Pero   también   salen   artículos   para   sentirse   bien   y   cómo   no   sentirse   lastimada,   pero   al   mismo   tiempo   te   ponen   cosas   para   hacerte   sentir   mal   entonces   es   un   poco   confuso"   (Shantzi,  12)     "Tal  vez  hacer  mujeres  perfectas  o  irreales  [para]  que  compren  sus  productos"  (Cecilia,  13)     "Sería   bueno   que   en   lugar   de   modelos   contrataran   chicas   normales,   como   nosotras   para   que  nos  sintamos  identificadas"  (Jimena,  12)     "Sí,  pero  si  hacen  eso  igual  ellos  las  vuelven  plásticas...las  modelos  son  chavas  reales  porque   no   son   maniquíes   verdá...   pero   ellos   las   vuelven   plásticas   poniéndoles   tal   y   tal   cosa,   poniéndoles  pelos  y  esas  cosas..."  (Ghalia,  17)     "No...pero   sería   bueno   que   fueran   chavas   que   tuvieran   su   propio   estilo   y   vayan   a...."   [no   terminó  la  oración]  (Jimena,  12)     "Así  como  decía  Ghalia,  me  parece  que  cualquier  chava  que  modele  la  van  a  maquillar  como   payaso...pues  eso..."  [volvió  a  ver  a  Ghalia  un  par  de  veces  como  buscando  aprobación,  pero   la  compañera  no  se  percató]  (Gaby,  15)     "A   mí   me   parece   que   al   final   de   cuentas   el   objetivo   de   la   editora   es   hacer   dinero,   un   interés   ....ehhhh....lucrativo"  (Cecilia,  13)     "Yo   si   fuera   la   editora   cambiaría   algunas   cosas,   no   todas,   pero   por   ejemplo   no   pondría   modelos  gorditas,  por  ejemplo,  porque  la  gente  no  la  compraría...no  es  que  sea  malo  porque   hay  gorditas  bonitas  que  la  ropa  les  queda  bien  pero  hay  otras  que...ehhhh  [se  notaba  que  

127


hacía un   esfuerzo   por   explicar   lo   que   pensaba]...si   alguien   las   viera   con   la   ropa   puesta,   alguien   diría   'hay   no,   eso   está   peor   y   si   a   ella   le   queda   feo   a   mí   también   me   queda   feo',   entonces  no  comprarían"  (Danny,  13)     "Yo  creo  que  no  se  puede  hacer  eso...porque  son  las  industrias  las  que...ehhhh  (buscando  las   palabras)...las   que   financian   y   pagan   la   revista,   digamos,   entonces   la   publicidad   es   lo   que   paga  la  revista...no  es  que  los  editores  tengan  el  dinero  sino  que  lo  tiene  que  conseguir...."   (Cecilia,  13)     "También   si   les   importa   el   dinero...ehhhh,   que   sepan   qué   promocionar   y   cómo   promocionarlo   para   que   la   gente   se   sienta   segura   y   compre   más,   y   así   seguir   promocionando  la  ropa....sería  un  buen  negocio..."  (Shantzi,  12)  

 

Voy a  detenerme  en  tres  ideas  que  surgen  en  esta  última  parte  y  que  subrayé  

en las  intervenciones  de  arriba  citadas:  los  chismes,  la  contradicción  en  los  mensajes   de   la   revista   y   los   fines   lucrativos   que   persigue   este   medio.   En   cuanto   a   los   chismes,   me   parece   relevante   notar   la   importancia   que   tiene   esta   sección   en   las   lectoras,   como   evidenciamos   también   en   los   resultados   del   cuestionario.   Los   chismes   en   torno  a  las  estrellas  de  cine,  música  y  televisión  son  una  de  las  estrategias  que  usa   Tú   para   crear   esa   sensación   de   confidencia   con   la   lectora.   Pero   el   chisme,   dice   Lagarde,  significa  mucho  más  que  una  forma  de  relación  entre  mujeres,  como  podría   serlo   entre   hombres.   El   chisme   es   para   ellas   "una   de   las   pocas   posibilidades   de   encuentro  entre  amigas-­‐enemigas  para  sobrevivir  y  encontrar  en  ellas  un  espejo  de   la   propia   imagen251".   El   poder   de   enjuiciamiento   que   convierte   a   la   revista   en   juez   y   se  lo  cuenta  a  su  lectora  promueve  una  vivencia  placentera  que  consiste  en  rebajar  a   uno  para  elevar  a  otro252.  La  existencia  de  lo  dual,  por  consiguiente,   con  sus  valores   opuestos,  se  supone  natural  y  necesaria.  Así,  lo  que  sea  catalogado  como  bueno,  "in",   cool  o  bello  está  para  que  se  destaque   lo  malo,  "out",  pasado  de  moda  o  feo.  De  esta   manera,  es  la  revista  la  que  dicta  qué  es  lo  que  pertenece  a  lo  uno  y  qué  a  lo  otro.  La   descalificación   de   las   otras/os,   además,   es   una   de   las   características   del   mundo   patriarcal,  por  lo  que  valorar  a  los  demás  en  el  error  a  través  de  la  competencia  es   solo  un  ejercicio  más  de  nuestra  condición  genérica253.    

                                                                                                              251  Marcela  Lagarde  y  de  los  Ríos,  nota  al  pie  No.  13,  (2012:  472).   252  Idem,  nota  al  pie  No.  14,  (2012:  472).     253  Idem  (2011:  441).    

128


Como segunda   idea   tenemos   la   contradicción   de   la   revista   que   mencionó  

Shantzi de   12   años   y   que   es   otro   claro   ejemplo   del   pensamiento   crítico   en   la   audiencia.  Sandoval  Lutrillo  señala  al  respecto:                

Currie explica   que   el   proceso   de   contradicción   que   ocurre   en   la   minoría   de   las   audiencias,   puede   ser   ocasionado   por   la   multiplicidad   de   temas   y   definiciones   acerca   de   lo   que   es   la   feminidad.   Por   su   parte,   McRobbie   lo   adjudica   como   un   punto   analíticamente   importante   porque   ofrece   a   la   lectora   la   señal   de   alerta   acerca   de   la   naturaleza   de   construcción   de   los   textos,   por   lo   que   está   claro   que   la   lectura   de   Tú   puede   ocasionar   un   proceso   de   contradicción  para  sus  lectoras.  

Podríamos asumir   que   el   elemento   de   contradicción   está   presente   en   todas  

las ramas  que  componen  el  sistema  educativo  formal  e  informal  de  nuestra  cultura,   como  ya  describimos  en  el  Cap.  2  y  3  de  este  trabajo.  Identificar  estos  patrones  es   importante  para  romper  los  paradigmas  que  fundamentan  el  ser-­‐para-­‐otros,  pero  no   tiene   ningún   beneficio   a   largo   plazo   si   desconocemos   sus   razones   y   las   maneras   insidiosas   y   opresivas   en   las   que   se   alimentan,   sobre   todo   si   ignoramos   sus   consecuencias.    Lo  mismo  podemos  asegurar  con  la  tercera  idea  que  surge  de  esta   última   discusión,   los   fines   lucrativos   son   evidentes   para   las   adolescentes,   sin   embargo   si   no   cuentan   con   una   educación   equitativa   de   género   que   las   ayude   a   desmontar   el   pensamiento   dual   y   patriarcal   que   impera,   será   muy   difícil   que   las   chicas   eviten   favorecer   al   sistema   patriarcal   que   subsiste   por   las   representaciones   dominantes   tradicionales.   Figueras   Maz   dice   al   respecto   que   "los   estereotipos   se   acaban   convirtiendo   en   realidad   y   las   mujeres   son   cómplices   sin   quererlo.   El   descontento   respecto   al   cuerpo   no   es   consecuencia   sólo   de   las   revistas,   ni   de   la   industria   de   la   belleza,   sino   de   la   posición   subordinada   de   las   mujeres   a   los   hombres,  como  dice  Bourdieu,  de  'la  dominación  masculina254'".    

Por último   les   pregunté:   ¿Cómo  se  sentían  ellas  después  de  hojear  revistas  de  

moda, respecto  a  su  autoimagen?  ¿Creen  que  tienen  algún  tipo  de  influencia  en  ellas?   ¿Cómo   las   hacían   sentir?   Las   adolescentes   permanecieron   en   silencio.   Algunas   se   miraban  de  reojo,  evaluando  si  alguien  se  atrevería  a  hablar,  pero  después  de  unos   segundos,   sólo   Ghalia   rompió   el   hielo:   "Yo   creo   que   no...porque   todas   somos   bonitas   y  aunque  no  lo  sepamos  explotar  todas  vamos  a  aprender...a  mí  en  lo  personal  no  me                                                                                                                   254  Mónica  Figueras  Maz,  (2005:  114).  

129


afecta...porque ellas   [las   modelos]   se   cuidan....".   Estas   posturas   no   coincide   con   las   respuestas   del   cuestionario,   no   obstante,   puede   ser   que   algunas   no   hayan   querido   opinar   lo   contrario   por   temor   a   contradecir   al   grupo   o   que   simplemente   hayan   cambiado  de  percepción  a  lo  largo  de  la  actividad.      

Es interesante  identificar  la  frase  "todas  vamos  a  aprender"  como  un  objetivo  

ineludible de   la   feminidad,   un   deber-­‐ser   que   ya   ha   comenzado   a   asimilarse   como   resultado  del  trabajo  sistemático  de  todos  los  ejes  que  componen  la  educación  de  las   niñas.   Es   por   ello   que   aunque   ellas   aseguren   que   estas   imágenes   no   ejercen   influencia   alguna   sobre   su   autoimagen,   tenemos   argumentos   que   indican   lo   contrario,  como  expusimos  anteriormente:  sus  quejas  ante  la  ausencia  de  diversidad   de   estilos   en   las   modelos,   pero   también   la   insistencia   que   hacen   los   medios   en   reforzar  como  características  inefables  de  belleza  la  blancura  de  la  piel,  la  claridad   de   ojos   y   cabello,   los   comentarios   sobre   la   delgadez,   la   gordura   o   "no   tener   el   cuerpo"   para   usar   cierto   tipo   de   ropa,   entre   otros,   lo   que   nos   verifica   la   categoría  de   las  "élites  discriminadas"  que  postula  María  Antonia  García  de  León.      

Por otro   lado,   estas   jóvenes   hablaron   de   que   la   diversidad   también   radica   en  

otras formas   de   pensar   y   expusieron   que   se   sienten   excluidas   porque   no   se   identifican   con   la   aparente   e   inalcanzable   belleza   que   retratan   en   sus   páginas,   tampoco   con   las   demandas   en   cuanto   a   moda   y   maquillaje.   Las   adolescentes   reconocieron   también   las   consecuencias   negativas   en   seguir   los   consejos   de   las   revistas   sin   ningún   criterio   y   están   conscientes   de   los   fines   lucrativos   y   mercantilistas   de   las   revistas   y   sus   anunciantes.   No   obstante,   aún   cuando   existe   evidencia  de  una  postura  crítica  en  ellas,  "sería  necesario  fortalecer  la  capacidad  de   experiencia,   establecer   las   condiciones   para   rebasar   la   mera   asunción   acrítica   y   sumisa  de  actitudes  impuestas  socialmente  y  desvelar  las  pseudo-­‐gratificaciones  de   una   industria   de   la   cultura   que   se   sirve   de   las   necesidades   de   identificación,   aceptación   y   catarsis   de   unos   sujetos   socializados   menesterosos   e   impotentes255".   Esta   capacidad   de   experiencia   es   lo   que   la   crítica   adorniana   señala   como   imprescindible   para   la   constitución   del   yo   o   de   la   autoidentidad,   una   experiencia                                                                                                                   255  Jordi  Maiso,  (2009:  68).  

130


que exceda   las   grandes   limitaciones   que   proponen   los   medios   y   la   cultura   en   general.    

Cierro este  trabajo  con  Angela  McRobbie256  quien  opina  que  el  horizonte  de  

autoridad que   antes   se   conocía   como   "patriarcado"   o   de   "dominación   masculina",   como  lo  llama  Bourdieu,  se  ha  difuminado  de  nuestras  sociedades  contemporáneas   para  trasladarse  al  complejo  de  moda  y  belleza.  La  postura  de  esta  autora  se  basa  en   Foucault  y  su  idea  de  gobernabilidad,  y  ¿cómo  es  que  funciona  esta  gobernabilidad   en   las   jóvenes   adolescentes?   McRobbie   asegura   que   es   haciéndoles   creer   que   se   gobiernan  a  sí  mismas:  cuidándose,  el  sí  como  tarea257,  como  intenté  describir  en  el   proyecto   corporal   y   la   autogratificación   como   un   proyecto   de   vida.   El   argumento   de   esta   socióloga   descansa   en   que   la   cultura   de   consumo,   y   el   complejo   de   moda   y   belleza,   juntas,   son   inseparables   y   vienen   a   ser   una   forma   que   reemplaza   al   ya   anticuado  patriarcado.  Y  de  cierta  manera,  apunta  la  autora,  es  mucho  más  efectivo   porque   nadie   puede   decir   que   es   culpa   de   los   hombres   o   que   allí   hay   patrones   de   dominio  masculino.  Bajo  este  disfraz  es  que  las  jóvenes  parecen  elegir  este  tipo  de   estructura   basado   en   la   perfección,   en   la   consciencia   del   cuerpo,   el   de   hacerlo   por   sí   mismas.      

La idea   de   esta   falsa   consciencia   es   completamente   mecánica,   señala  

McRobbie, y  es  unidimensional  porque  el  sistema  las  ha  convencido  de  que  logrando   alcanzar   lo   inalcanzable   (la   perfección   y   la   belleza),   además   de   conquistar   su   independencia  económica  y  vivir  con  un  nuevo  tipo  de  contrato  sexual258  es  lo  que                                                                                                                   256  "Angela  McRobbie  on  the  Illusion  of  Equality  of  Women".  Entrevista  disponible  en  Podcast.  (Junio  de  2013).  

Social Science  Bites.  In  association  with  SAGE.  Disponible  en  www.socialsciencebites.com   257  En   palabras   de   McRobbie:   "Through   notions   of   governing   the   self:   looking   after   the   self,   the   self   as   a   task"   (Traducción  libre  para  este  informe),  Idem  (2013:3).     258  Angela   McRobbie   explica   que   este   nuevo   contrato   sexual   es   el   que   anima   a   las   jóvenes   a   que   estudien   y   saquen  una  carrera  universitaria  con  el  fin  de  poder  entrar  al  mercado  laboral  y  así  garantizarles  que  no  tendrán   más  obstáculos  porque  serán  mujeres  independientes,  al  menos,  económicamente.  Este  proceso  es  sin  duda  muy   positivo  para  la  economía  nacional  desde  varios  puntos  de  vista:  desde  el  feminismo  porque  ella  no  necesitará   más  que  un  hombre  la  mantenga,  pero  también  es  bueno  para  la  economía  porque  le  da  a  las  jóvenes  un  ingreso   desechable   que   se   gastará   en   artículos   que   recomiendan   los   medios   masivos   de   comunicación.   Y   aquí   viene   el   contrato  sexual  con  un  doble  discurso  que  les  dice  que  pueden  tener  una  vida  sexual  activa  siempre  y  cuando  no   salgan   embarazadas.   Estas   son   las   políticas   gubernamentales   y   eso,   dice   la   autora,   es   a   lo   que   se   refiere   con   gobernabilidad:   libertad   sexual   sin   embarazo,   poder   adquisitivo,   consumismo   exacerbado   que   permitirá   mantener  activa  las  industrias  de  moda  y  belleza...Todo  esto  las  condena  a  vivir  dentro  de  una  especie  de  prisión   activa  en  donde  permanecen  excluidas  de  la  política  formal  que  sigue  funcionando  de  forma  muy  paternalista,   siempre  pendiente  de  "cuidar"  a  sus  ciudadanas.  Y  ¿quiénes  son  estos  cuidadores?,  pregunta  la  autora,  "son  los   antiguos  patriarcas  con  unas  pocas  y  extrañas  mujeres",  (2013:  3-­‐4).  

131


las liberará   de   la   inequidad   de   género,   pero   es   una   simple   ilusión;   una   ilusión   de   actividad,   de   elección   y   de   empoderamiento,   como   describimos   a   lo   largo   de   este   trabajo.   Esto   se   trata   más   bien   de   una   serie   de   actividades   multifacéticas   y   multienramadas  que  vienen  a  ser  las  formas  en  lo  que  las  jóvenes  se  convierten,  lo   que   Judith   Butler   llamó   "inteligibilidad   cultural".   De   esta   manera,   este   complejo   moda-­‐belleza   viene   a   ser   extrañamente   obsesivo   con   la   feminidad   en   un   momento   en   el   que   las   mujeres   tienen   más   oportunidades   de   alcanzar   un   mayor   grado   de   equidad:   "Y   por   lo   que   veo   con   esta   orquesta,   el   hacer   hiper-­‐feminizado,   es   que   limita  absolutamente  las  posibilidades  que  tienen  las  jóvenes    para  participar  en  la   cultura  política259",  en  otras  palabras,  para  convertirse  en  seres-­‐para-­‐sí.          

         

                                                                                                                            259  Idem,  (2013:  3).    

132


Conclusión Creo  que  si  queremos  cuidar  a  las  nuevas  generaciones  de  niñas    deberíamos  asegurarles  que  el  poderío,  la  fortaleza  y  el  carácter     son  más  importantes  que  la  imagen  y  que  siempre  será  así,     aún  cuando  no  se  sientan  ni  delgadas  ni  bonitas,  ellas  siempre     serán  merecedoras  del  respeto  de  otros.  Ese  es  el  mensajes     para  los  hombres  desde  que  nacen.  Es  hora  de  apropiarnos  de  lo  mismo.     -­‐-­‐Laurie  Penny  en  "I  don't  want  to  be  told  I'm  pretty     as  I  am-­‐  I  want  to  live  in  a  world  where  that's  irrelevant",  2013.  

La conclusión   que   extraigo   de   este   informe   de   investigación   reafirma   la  

hipótesis planteada  para  esta  tesina:  Los  conceptos,  ideas  y  mensajes  publicados  en   la  Revista  Tú  sí  contribuyen  a  formar  identidades  asignadas  en  las  adolescentes  que   obstaculizan   su   desarrollo   de   la   conciencia   de   seres-­‐para-­‐sí   y   refuerzan   su   orientación   en   seres-­‐para-­‐otros.   Me   permito   aclarar   que   esta   influencia   solo   es   posible   en   conjunción   con   otros   medios   culturales   (televisión,   Internet,   radio,   música,   literatura,   publicidad,   prensa),   como   intenté   describir   en   el   capítulo   II.   La   Revista  Tú  funciona  entonces  como  parte  del  "marco  referencial"  del  significado  de   chica  adolescente  "normal"  y  un  medio  que  produce  placer  al  socializar  entre  pares   y  así  comparar,  imitar  o  delimitar  gustos,  afinidades  y  preferencias.        

La afirmación  de  la  hipótesis  parte  de  los  siguientes  hallazgos:    

1. Las  adolescentes  de  la  muestra  evidenciaron  valores  culturales  de  género  a  

través de   comentarios   relacionados   con   la   feminidad:   la   aceptación   del   sacrificio   como   parte   de   verse   bien,   saber   combinar   bien   la   ropa,   la   impresión   visual   hacia   otros,   la   competencia   entre   mujeres,   la   importancia   de   la   delgadez   como   valor   estético,   el   concepto   de   belleza,   entre   otros.   Pero   además,   este   grupo   de   estudiantes   mostró   identificarse   más   con   los   textos   de   las   revistas   femeninas   que   con   lo   llamativo   de   las   imágenes,   contrario   a   lo   que   podríamos   suponer   debido   a   la   importancia  de  la  cultura  audiovisual  desarrollada  en  las  nuevas  generaciones.    Esto   se   explica   a   través   de   sus   afirmaciones   en   torno   a   los   consejos,   métodos   o   sugerencias   de   Tú,   de   los   cuales   admitieron   que   les   resultaban   "útiles"   o   de   gran   "ayuda"   para   verse   mejor,   cuidar   su   apariencia   física   y   de   atraer   al   sexo   opuesto.  

133


Esto considero  que  es  importante  porque  nos  advierte  sobre  las  predilecciones  de  la   audiencia  desde  la  adolescencia  en  su  desarrollo  de  seres-­‐para-­‐otros.      

2. Aunque   estas   adolescentes   tienen   varias   características   en   común,  

comprobamos la  ausencia  de  homogeneidad  en  estas.  La  diversidad  de  intereses  es   diversa:   en   cuanto   a   sus   pasatiempos   (algunas   practican   el   motocross   o   juegan   fútbol  y  una  es  modelo),  en  las  formas  de  comunicarse  (unas  más  activas  que  otras),   en  predilecciones  alimenticias  (hay  carnívoras,  vegetarianas  u  odian  el  chocolate)  o   en   las   maneras   de   pensar   su   feminidad   (hay   algunas   que   admiten   sentirse   fascinadas   por   la   moda   y   belleza   y   otras   aseguraron   no   identificarse   en   nada   con   este   tema).   No   obstante,   para   este   grupo   de   chicas,   ya   sea   que   admitan   o   no   el   gusto   por   la   moda   y/o   el   maquillaje,   la   apariencia   parece   ser   el   único   aspecto   que   relacionan  con  el  concepto  de  autoestima  ya  que  ninguna  mencionó  la  personalidad,   la  actitud,  la  autonomía  o  el  poder  personal  como  características  imprescindibles  de   la  valía  individual  o  empoderamiento.  Aquellas  chicas  que  no  consideran  la  moda  y   maquillaje   como   importantes,   sí   estuvieron   de   acuerdo   en   que   la   autoestima   depende  de  cómo  cada  una  se  sienta  consigo  misma  respecto  a  su  imagen.    

3. Las  jóvenes  demostraron  en  el  grupo  focal  la  ausencia  de  pasividad  crítica  

y señalaron  aspectos  como  las  contradicciones  en  la  revista,  lo  que  las  incomodaba,   con   las   que   no   estaban   de   acuerdo   o   que   las   hacía   sentir   excluidas,   todas   ellas   relacionadas   con   aspectos   físicos   de   las   modelos   retratadas   en   la   revista   de   las   cuales  subrayaron  de  "irreales",  "superficiales"  o  "no  naturales".  Esto  representa  el   rechazo   proyectado   hacia   ciertas   imágenes   que   caracterizaron   como   exageradas   o   inaplicables  a  sus  propios  estilos.  Lo  interesante  es  que  el  rechazo  nunca  evidenció   ser  hacia  las  representaciones  del  mandato  cultural  de  género,  sino  siempre  dirigido   a  la  apariencia.      

Por otro  lado,  aunque  hubo  también  críticas  hacia  los  fines  mercantilistas  de  

este tipo  de  medios,  ninguna  de  las  chicas  propuso  que  los  cambios  en  la  revista  se   encaminaran   a   otro   tipo   de   intereses,   como   por   ejemplo,   aquellos   relacionados   a   salud,  oportunidades  de  estudio,  temas  sociales,  científicos  o  ambientales,  proyectos   de  vida  o  cultura  en  general.      

134


De esta  manera  podemos  asegurar  que  Tú  es  un  mero  reflejo  de  la  relación  

entre los  editores  y  los  intereses  económicos  de  la  industria  de  cosméticos  y  moda.   La  venta  de  espacios  publicitarios  como  primera  fuente  de  ingresos  de  este  tipo  de   publicaciones   resulta   determinante   en   la   manipulación   de   su   contenido,   el   cual   define   su   objetivo   en   convencer   a   un   grupo   de   mujeres,   identificado   como   potencial   de   consumo   por   la   mercadotecnia   y   la   propia   cultura   patriarcal,   para   adquirir   productos   pero   también   valores,   actitudes   y   conceptos,   pero   sobre   todo:   para   adquirir  un  sentido  de  normatividad.      

4. Como   último   elemento,   logré   establecer   que   las   chicas   reproducen   los  

consejos y    recomendaciones  de  belleza  y  moda  de  Tú,  aun  cuando  en  momentos  sus   respuestas   parecían   ser   contradictorias,   aspecto   que   resulta   natural   en   los   grupos   de   investigación,   como   cité   en   la   Introducción   de   este   informe.   Sin   embargo,   la   reproducción  de  las  recomendaciones  de  este  tipo  de  revistas  evidencia  las  formas   de   operación   del   poder   dentro   del   contenido   de   moda   y   belleza   de   Tú,   no   precisamente  por  la  revista  misma  sino  por  los  efectos  observados  en  las  vivencias   de  las  adolescentes.        

De esta   manera   se   consideró   que   la   revista   juvenil   Tú   es   un   aparato  

ideológico importante   que   a   pesar   de   que   no   es   un   determinante   sobre   las   actividades   de   las   chicas   y   sus   relaciones   sociales,   lo   es   para   perpetuar   la   construcción   de   género   en   las   adolescentes   además   de   funcionar   como   un   reforzador  del  orden  cultural  patriarcal  que  media  constantemente.      

Acerca de   la   generación   del   conocimiento   que   una   investigación   puede  

ofrecer, McRobbie   (1994)   nos   recuerda   que   hay   una   infinidad   de   posibles   interpretaciones   y   que   ninguna   podría   considerarse   absoluta.   Por   ello   es   que   este   planteamiento   que   ofrezco   en   este   estudio,   lejos   de   intentar   plantear   una   "verdad   definitiva"  sobre  el  proceso  de  la  feminidad  en  las  adolescentes  a  través  de  la  Revista   Tú,  mi  intento  es  la  de  aportar  o  contribuir  de  alguna  manera  al  desarrollo  de  una   conciencia  crítica  de  género.        

Finalmente, quisiera   señalar   que   aunque   sepamos   que   las   chicas   de   las  

nuevas generaciones  necesitan  desarrollar  herramientas  que  les  permita  desmontar    

135


y desmitificar   la   ficción   de   igualdad,   los   prejuicios   y   estereotipos,   las   contradicciones   que   presentan   los   discursos   culturales   entre   sí   (Escuela,   Estado,   Iglesia,   Familia),   las   dinámicas   que   dividen   a   las   mujeres   y   las   claustrofóbicas   limitaciones   que   promueve   la   cultura   hipersexual   en   los   medios   es   preciso   reconocer   que   necesitamos   hacernos   co-­‐responsables   de   este   entorno   cultural   en   el   que   vivimos.   Que   mientras   no   cambiemos   el   pensamiento   dualista,   jerárquico   y   supremacista   de   la   competencia,   del   materialismo   y   consumismo   seguiremos   estancados  en  el  pantano  del  sexismo.  Tal  y  como  afirmé  a  lo  largo  de  este  informe   de  investigación:  todo  empoderamiento  social  implica  un  empoderamiento  corporal,   es   decir,   que   es   necesario   que   asumamos   una   conciencia   corporal,   cuerpos   de   deseo   y   al   mismo   tiempo   a   ser   cuerpos   narcisistas   (no   patológica   sino   epistemológica),   seres-­‐para-­‐sí     (sin   el   dolor   ni   los   sacrificios   que   impliquen   sufrimiento   por   lo   inexistencial   o   inevitable),     porque   la   emancipación   hoy   es   un   proceso   de   reafirmación,  pero  además  de  introspección  y  autoconocimiento  en  donde  el  cuerpo   siempre  será  protagónico.      

Las luchas   feministas   de   los   últimos   doscientos   años   nos   han   abierto   el  

camino para   seguir   cosechando   frutos   que   nos   favorezcan   a   todas,   abriendo   las   brechas  para  las  nuevas  generaciones.  Son  los  mismos  sueños  a  los  que  aspiramos   desde  hace  dos  siglos:  que  algún  día  hombres  y  mujeres  podamos  vivir,  convivir  y   amarnos  como  iguales,  en  libertad,  sin  las  limitaciones  de  tradiciones  supremacistas   ni  opresivas.  Son  los  sueños  que  nos  dictan  que  en  lugar  de  convertirnos  en  seres-­‐ para-­‐otros,   las   mujeres   podamos   aspirar   a   desarrollar   todo   nuestro   potencial   humano  como  protagonistas  de  nuestra  propia  vida.     Guatemala,  1  de  febrero  de  2014    

136


Referencias bibliográficas         Amorós,  Celia.  (2007).  La  gran  diferencia  y  sus  pequeñas  consecuencias…para  las     luchas  de  las  mujeres.  (3ª  ed.).  Ed.  Cátedra,  Madrid.     -­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐.  (2008).  Mujeres  e  imaginarios  de  la  globalización.  Ed.  Homo  Sapiens,     Argentina.     Bauman,  Zygmunt.  (2005).  Amor  líquido.  (Mirta  Rosenberg  y  Jaime  Arrambide,     Trads.).  Fondo  de  Cultura  Económica,  Buenos  Aires.       Beauvoir,  Simone  de.  (2008).  El  segundo  sexo.  (2ª  ed.).  (Trad.  Alicia  Martorell).  Ed.     Cátedra,  Madrid.     Blandón,  María  Teresa  y  Rosario  Castañeda.  (2013).  El  uso  y  abuso  de  Dios  y  la     Virgen  María  en  Nicaragua.  Programa  Feminista  La  Corriente,  Nicaragua.     Bourdieu,  Pierre.  (2012).  La  dominación  masculina.  (7ª  ed.).  (Trad.  Joaquín  Jordá).     Ed.  Anagrama,  Colección:  “Argumentos”,  Barcelona.       Butler,  Judith.  (1988).  Performative  Acts  and  Gender  Constitution:  An  Essay  in       Phenomenology  and  Feminist  Theory.  Theater  Journal,  Vol.  40,  No.  4,  pp.  519-­‐   531.   Fecha   consultada:   29   de   octubre   de   2013.   Disponible   en:     http://people.su.se/~snce/texter/butlerPerformance.pdf       Castañeda   Salgado,   Martha   Patricia.   (2012).   Metodología   de   la   investigación     feminista.  Fundación  Guatemala,  Guatemala.     Casaús   Arzú,   Marta   Elena.   (2010).   Guatemala:   Linaje   y   Racismo.   (4a   Ed.).   F&G     Editores,  Guatemala.     Currie,   Dawn   H..   (1999).   Girl   Talk,   Adolescent   Magazines   and   their   Readers.     University  of  Toronto  Press.       Department  of  Education.  (2013).  Bailey  Report.  Disponible  en  línea:       http://www.education.gov.uk/childrenandyoungpeople/healthandwellbeing   /b0074315/bailey-­‐review     Esteban,  Mari  Luz.  (2013).  Antropología  del  cuerpo.  Género,  itinerarios  corporales,     identidad  y  cambio.  (2ª  ed.).  Ed.  Bellaterra,  Madrid.    

137


Falú, Ana.  (Mayo,  2009).  Violencias  y  discriminaciones  en  las  ciudades.  Naciones     Unidas  para  la  Mujer  (UNIFEM),  Brasil  y  los  Países  del  Cono  Sur.     Friedan,  Betty.  (2001).  The  Feminine  Mystique.  (Introducción  de  Anna  Quindlen).   Norton  &  Co.,  Ed.,  New  York.       Gokal,  Shareen  (Coord.).  (2008).  El  auge  de  los  fundamentalismos  religiosos:     Argumentos   para   la   acción.   (Alejandra   Sardà,   trad.).   AWID,   Derechos   de   las   mujeres,  p.19.       Gledhill,   Christine.   (1994).   "Imagine   and   Voice:   Approaches   to   Marxism-­‐Feminism     Film   Criticism",   en   Diane   Carson,   Linda   Dittmar   y   Janice   R.   (comps.).   Multiple     Voices   in   Feminist   Film   Criticism.   Minneapolis:   University   of   Minnesota     Press.         Harris,  Anita.  (2004).  Future  Girl:  Young  Women  in  the  Twenty-­‐First  Century.  Ed.     Routledge,  New  York.       Lagarde  y  de  los  Ríos,  Marcela.  (2012).  El  feminismo  en  mi  vida:  Hitos,  claves  y  topías.       Inmujeres  DF,  México  [Versión  electrónica].       -­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐.  (2011).  Los  cautiverios  de  las  mujeres.  Madresposas,     monjas,  putas,  presas  y  locas.  Ed.  Horas  y  Horas,  Madrid.     -­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐.  (2000).  Claves  feministas  para  la  autoestima  de  las  mujeres.  Ed.  Horas  y     Horas,  Serie  “Cuadernos  inacabados”,  No.  39,  Madrid.      

León García,  María  Antonia  de.  (1994).  Élites  discriminadas:  sobre  el  poder  de  las       mujeres.  Anthropos,  Ed.,  Bogotá.     Maiso,  Jordi.  (2009).  "¿Comunicación  libre  de  coacción  o  falsa  inmediatez?  La  crítica       de   Adorno   a   la   industria   de   la   cultura   y   los   pasos   en   falso   del   'cambio   de     paradigma'".  Revista  Arxius.  No.  22,  junio  de  2010,  pp.  61-­‐70.  Universidad  de     Salamanca,  España.       Marks,  Jaime;  Chun  Bun,  Lam  y  Susan  M.  McHale.  (Agosto,  2009).  Family  Patterns  of       Gender  Role  Attitudes.  US  National  Library  of  Medicine  National  Institutes  of     Health.   Fecha   consultada,   13   de   noviembre   de   2013.   Disponible   en:     www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3270818/       McRobbie,   Angela.   (1999).   In   the   Culture   Society.   Art,   Fashion   and   Popular   Music.     Routledge,  London.     Montaño,  Sonia  y  Vivian  Milosavljevic.  (2010).  La  crisis  económica  y  financiera.  Su     impacto  sobre  la  pobreza,  el  trabajo  y  el  tiempo  de  las  mujeres.  CEPAL,  Serie:   Mujer  y  Desarrollo.  Naciones  Unidas,  Chile.      

138


Mouffe, Chantal.  (1992).  Feminismo,  ciudadanía  y  política  democrática  radical.     (Trad.  Hortensia  Moreno).  Unifem.  Fecha  de  consulta:  20  de  octubre  de  2013.   Disponible  en:   http://www.mujeresdelsur.org/portal/images/descargas/chantal_mouffe[1] .pdf%20ciudadania%20y%20feminismo.pdf     Muraro,  Luisa.  (1994).  El  orden  simbólico  de  la  madre.  (Beatriz  Albertini,  Trad.).  Ed.       Horas  y  Horas.  Cuadernos  inacabados  No.  15,  Madrid,  p.  54.       Nussbaum,  Martha  C.  (2002).  Las  mujeres  y  el  desarrollo  humano.  (Roberto  Bernet,       Trad.).  (2a  ed.).  Herder,  Ed.,  Barcelona.     Ortner,  Sherry.  (2006).  Anthropology  and  Social  Theory:  Culture,  Power  and  Acting     Subject.  Duke  University  Press,  London.       Pérez  Baltodano,  Andrés.  (Nov,  2009).  Revista  Digital  Envío,  No.  332,  párr.  24-­‐25.     Universidad   Centroamericana,   UCA.   Fecha   consultada:   25   de   octubre   de   2013.  Disponible  en  línea:  http://www.envio.org.ni/articulo/4091       Poitevin,  René.  (2001).  Nadie  quiere  soñar  despierto  (Ensayos  sobre  juventud  y     política  en  Guatemala).  Ed.  Flacso,  Guatemala.     Sandoval  Lutrillo,  María  Antonieta.  (2003).  Tú:   moda   y   belleza   más   allá   del   texto,   un     análisis   de   recepción.  Tesis  para  obtener  el  título  en  Licenciatura  en  Ciencias     de   la   Comunicación   [disponible   en   línea].   Universidad   de   las   Américas     Puebla,  México.     Scott  W.,  Joan.  (Marzo  de  1992).  “Igualdad  versus  diferencia:  los  usos  de  la  teoría       postestructuralista”,  en  Debate  feminista.  Año  3,  vol.5,  p.  85-­‐104.       Segeplan.  (2013).  Guatemala,  un  país  multicultural.  Secretaría  de  Planificación  y       Programación  de  la  Presidencia,  Guatemala  [en  línea].  Fecha  consultada:  18     de   noviembre,   2013.   Disponible:     http://www.segeplan.gob.gt/index2.php?option=com_content&do_pdf=1&id   =85       Segovia,  Olga  y  Ricardo  Jordán.  (2005).  Espacios  públicos  urbanos,  pobreza  y       construcción  social.  Serie:  Medio  ambiente  y  desarrollo.  División  de       Desarrollo  Sustentable  y  Asentamientos  Humanos,  Cepal,  Chile.       Serret, Estela. (sf). Identidad femenina y proyecto ético. Ed. Miguel Ángel Porrúa/PUEGUNAM/UAM. Iztapalapa, México.   SESC,  CONJUVE  e  INE.  (2011).  Primera  encuesta  nacional  de  juventud  en  Guatemala.     Instituto  nacional  de  Estadística,  INE,  Guatemala.    

139


Signorielli, Nancy.   (1997).   "Reflections   of   girls   in   the   Media:   A   Content   Analysis.   A     Study  of  Television  Shows  and  Commercials,  Movies,  Music  Videos  and  Teen     Magazines".   Trabajo   presentado   en   The   Annual   Meeting   of   Association   for     Education   in   Journalism   and   Mass   Communication   (Agosto,   69th   Norman,     OK).       Steinem,  Gloria.  (1993).  A  Revolution  from  Within.  Little,  Brown  &  Co.  Ed.,  Boston.     Strasburger,   Victor   C.,   Wilson,   Barbara   J.   y   Amy   B.   Jordan.   (2009).   Children,     Adolescents  and  the  Media.  (2a  ed.).  Sage  Publications,  California.       Voglio  Monge,  Roxana.  (2012).  Reflexiones  necesarias  en  torno  al  binomio  “violencia  y     pobreza”  de  las  mujeres.  Revista  Europea  de  Derechos  Fundamentales,  Núm.     19/1º  semestre,  España.     Unicef.  (2011).  La  adolescencia.  Una  época  de  oportunidades.  Estado  mundial  de  la     infancia  2011.  Unicef,  Nueva  York.  Fecha  consultada:  28  de  octubre  de  2013.   Disponible   en:     http://www.unicef.org/devpro/files/SOWC_2011_Main_Report_SP_0209201 1.pdf     Walter,  Natasha.  (2010).  Muñecas  vivientes.  El  regreso  del  sexismo.  (Trad.,  María     Álvarez  Rilla).  Ed.  Noema,  Madrid.       Wolf,  Naomi.  (2002).  The  Beauty  Myth.  Ed.  Harper  Perennial,  New  York.       Zanardo,  Lorella;  Malfi  Chindemi,  Marco  y  Cesare  Cantú.  (2009).  Il  Corpo  della     Donne.  [Documental  disponible  exclusivamente  en  línea].  Italia.    Fecha  última   consulta:   23   de   octubre,   2013.   Disponible   en   http://www.youtube.com/watch?v=1teAJZE1ark#t=20                                  

140


Anexo No.  1  

         

141


Anexo No.  2            

                             

142


Anexo No.  3        

• Gráficas para  grupo  focal   Artículo  1   (moda)  

   

Artículo 2   (moda)  

         

143


Artículo 3   (belleza)  

   

Artículo 4   (belleza)  

   

144


Anuncio publicitario  1   CoverGirl  

Anuncio  publicitario  2   Roxy  

Anuncio  publicitario  3   Casio  

   

145


Anexo No.  4    

• Cuestionario

1. Nombre   2.  Edad   3.  Grado   4.  ¿Cómo  te  describirías  a  ti  misma?  (haz  una  breve  descripción  física)   5.  ¿Cómo  describes  tu  forma  de  vestir?  (si  tienes  un  estilo  en  particular  o  si  depende  de  tu  estado   emocional  o  situación,  explica  de  forma  breve)   6.  ¿Cómo  es  tu  familia?  (descripción  general  de  tus  padres  o  tutores,  a  qué  se  dedican  y  las  edades  de   tus  hermanos/as  y  cómo  te  llevas  con  ellos,  con  quién  te  identificas,  etc.)   7.  ¿Qué  tipo  de  alimentación  prefieres?  (lo  que  te  gusta  o  no  comer)   8.  ¿Cuáles  son  tus  pasatiempos  y  hobbies?  (lo  que  haces  en  el  tiempo  que  no  estás  en  el  colegio  como   ir  a  clases  extracurriculares,  tipos  de  lectura,  música,  redes  sociales,  internet,  cine,  amigas,  etc.)   9.  ¿De  qué  forma  lees  la  Revista  Tú?  ¿La  compras  semanalmente?  ¿Una  vez  al  mes?  ¿Cada  dos  o  tres   meses?  ¿Muy  de  vez  en  cuando?   10.  ¿Por  qué  lees  sobre  moda  y  belleza?   11.  ¿Qué  sensaciones  experimentas  al  hacerlo?  Por  ejemplo,  ¿lo  disfrutas?,  ¿te  emocionas?,  ¿te  sientes   mejor?   12.  De  lo  que  puedes  ver  a  través  de  las  imágenes  y  artículos,  ¿qué  es  lo  que  consideras  más   importante?  ¿Por  qué?   13.  ¿Encuentras  alguna  relación  entre  el  tipo  de  moda  y  maquillaje  que  utilizan  las  modelos  con  algo   relativo  a  tu  vida  diaria?        Sí     No   14.  En  general,  ¿con  qué  cosas  te  sientes  más  identificada?  (con  los  artículos  de  moda,  belleza,   trágame  tierra,  tests,  las  entrevistas  de  famosos,  hazlo  tú,  etc.)   15.  ¿En  alguna  ocasión  platicas  o  compartes  con  alguien  acerca  de  los  que  lees  en  Tú  sobre  moda  y   belleza?¿Con  quién?,  y,  ¿cuándo?   16.¿Consideras  los  consejos  o  sugerencias  de  Tú?         Sí     No                                                                                                                       ¿Qué  influye  en  tu  forma  de  vestirte?   17.  Seleccionar  qué  ponerte  para  ir  a  una  fiesta  o  un  compromiso  especial  resulta  complicado,  ¿has   recurrido  a  Tú  en  auxilio?       Sí             No   18.  ¿Has  comprado  productos  de  belleza  o  ropa  recomendados  por  Tú?     Sí     No   19.  ¿Podrías  mencionar  algún  tip  o  consejo  referente  a  moda  y  belleza  de  Tú  que  hayas  seguido?   ¿Cómo  fue  la  experiencia?,  y,  ¿cuáles  fueron  los  resultados?   20.  ¿Sientes  que  Tú  entiende  los  problemas  de  moda  y  belleza?  ¿Por  qué?   21.  ¿De  qué  manera  consideras  útiles  los  consejos,  tips  y  artículos  de  moda  y  belleza  de  Tú?     22.  ¿Qué  crees  que  es  lo  que  Tú  te  trata  de  comunicar  a  través  de  sus  artículos  y  suplementos?   23.  Supongamos  que  va  a  publicarse  una  edición  de  Tú  Especial,  con  los  100  mejores  consejos  de   moda  y  belleza  del  siglo,  ¿cuál  recomendarías  tú  con  base  a  todo  lo  que  has  leído  y  aprendido  en  sus   páginas?   24.  ¿Tiene  algún  valor  el  consejo  que  te  ofrece  Tú  para  que  siempre  estés  actual  y  bella?  ¿Por  qué?                  

146


Anexo No.  5              

• Portada del  Blog  La  verdá  desnuda  

147

El proyecto corporal de las adolescentes: Revista Tú y las nuevas identidades  

Explora la categoría de género "seres-para-otros" como un "deber ser" social y cultural en las mujeres. El ser mujer, como decía Beavoir, es...