Page 1


RUCA: Paisitas Jugando Rugby Autor Mauricio Henao Galeano

Edición Alexandra Burbano Abosaid

Diseño Julián Álvarez Torres

Fotografía Cortesía Mauricio Henao

Colaboradores Mario Henao Catalina Palacio Gaviria José Manuel Diosa

Patrocinado por Liga Antioqueña de Rugby Federación Colombiana de Rugby

2014


Prólogo Por Mario Henao Mi historia en RUCA, como casi todo en mi vida, sucede porque soy un afortunado. Fui afortunado al preguntarle a mi compañero de primer semestre de universidad, José Zuleta, por qué no fue a un examen parcial. Me dijo que se fue a un torneo de rugby en Bogotá, era la primera vez que escuchaba esa palabra (ahora que lo pienso, gracias al seven de Bogotá empecé en el rugby, y 11 años después aún no he asistido a ninguno); y cuando le pregunté que si no le daba miedo del supletorio porque era muy duro, él me respondió: “compartí con mis amigos, pude jugar y tener un tercer tiempo de locos, no me importa lo duro que sea el supletorio”. En ese momento, quedé con la duda de lo que era ese tal rugby, que hace que no le importe un parcial (a los primíparos es lo que más nos importa). Tiempo después, en mi amada UdeA, José me mostró un mechudo con camisa sin mangas, tatuaje de indio, y me dijo: “ese man maneja el equipo de nuevos de la U, por si se quiere meter a rugby”. A los días de eso, estaba leyendo bajo el Guayabo que está cerca a la cancha (en esa época de arenilla), y vi a este personaje que llegaba a preparar un entrenamiento con unas niñas (mi primer entrenamiento de rugby fue gracias al rugby femenino). Yo miré curioso, y él de inmediato me dijo, ¿te gustaría jugar rugby? (cuantas veces después repetiría yo mismo esa pregunta). Yo le respondí: “es que no tengo pantaloneta”. Él de inmediato se quitó la que tenía puesta, y me dijo: “tome, entrene con la mía”. Así fue que conocí a Mauricio Henao. Desde el primer momento, me di cuenta que era un loco, una persona que definiría lo que es ser apasionado, y me enseñaría el deporte. Mejor dicho, el estilo de vida que yo quería tener, ¡RUGBY! Desde ese momento, en mayo de 2003, todo ha sido un abrir y cerrar de ojos. Comenzamos a pasar días enteros en la U. De 8 am a 12 m, hacíamos pesas en el multifuncional de la UdeA, con Nelson Henao. Al medio día almuerzo en la cafetería de deportes, donde nos vendían 500 pesos de arroz, 500 pesos de frijol, 2 porciones de tajada de maduro y 1000 de carne molida. A las 2 p.m. entrenábamos con los kitties (equipo B de la Universidad), de 4 pm a 6 pm, jugábamos póker o Risk (juego de mesa), cuyo objetivo consistía en que Mauro conspiraba con todos, para matarme a mí de primero, nunca lo consiguieron.


Luego de 6 pm a 8 pm, entrenábamos con la “A”, el equipo de representación de la U. Un día estábamos en charla del reglamento, y yo no le prestaba atención a la lectura que hacia Mauro. Él me gritó: “vos bien malo que sos como jugador, por lo menos que te sepás las reglas para que no la embarrés mucho”. Desde ese día, decidí que iba a saber más de reglamento que nadie en Colombia. Esto despertó mi pasión por el Referato, pero esa es otra Historia. Mauro empezó a alejarse de las partidas de Risk, para ir a reuniones de la Liga. En esas llega al entrenamiento y me dice: “Mario, deberíamos entrenar niños. Podríamos dedicarnos a enseñarles a jugar, y ayudarlos a través del rugby”. Yo como siempre, le dije: “bueno, dale”. Así comenzó la locura de RUCA, para mí. Empezó entrenando a los niños menores de 12 y 14 años de Gatos, luego en un colegio de la ciudad, luego la selección Antioquia de Menores de 16 años con mi gran amigo David Jaramillo “la cabra”. De ahí, a trabajar en una escuela popular del deporte del INDER Medellín, y cuando menos me di cuenta, todo lo que hacía en mi vida era rugby. Casi por azar y por fortuna, encontré a lo que me quería dedicar el resto de mi existencia. Quise contar un poco de cómo fue mi historia, pues tengo que advertirle a usted amigo que lee estas palabras, que está próximo a vivir la historia del rugby en Antioquia. Que si es un novato con ganas de iniciar, o desarrollar más el proyecto de su equipo, su club o su liga (por que no su federación, pensando que el libro romperá las fronteras de Colombia), aún está a tiempo de elegir otro camino en su vida. Una vez elija meterse con el desarrollo del rugby, sus días parecerán segundos, los fines de semana se irán en un abrir y cerrar de ojos, tendrá que saludar gente en la calle que usted no sabe cómo se llama pero que sabe son compañeros de rugby. Su vida será soñar, soñar en grande con cambiar y afectar la vida de los demás, de influir positivamente en su forma de ver el mundo; y pasará incontable noches relatando historias con sus amigos de como iniciaron, lo mejor es que noche tras noche, esas mismas historias se harán más grandes, con más exageraciones y más actos heroicos. Aún más en mi caso personal, me permitió conocer a Luisa Londoño, la mujer que se convirtió en mi motor extra, el amor de mi vida y que siempre me apoyo todos los sábados y domingo de rugby. En esta historia de los primeros años de RUCA, tendrás una ruta que seguir (aunque no es garantía de nada). En este libro encontrarás algunos factores, que


te harán ver que no eres el único que ha recorrido los caminos de desarrollar un nuevo deporte en una región, encontrarás útiles consejos, y sobre todo, podrás aprender de la experiencia de otros que van más adelante en esta travesía. Esto quizá, te ayude a evitar grandes errores. También podrás saber un poco más, de la forma de pensar de un verdadero líder, una persona con la habilidad de verse, y ver el rugby, muchos años en el futuro. Un visionario. Solo queda agradecer a Mauro, por ponerse en la tarea de describir con una linda narrativa, lo que ha sucedido en los últimos 10 años de la vida de muchas personas, que hemos apostado al rugby como una forma de vivir. En lo personal debo repetirlo, muchas gracias Mauro por haberme salvado de un trabajo de escritorio. Gracias por haberme contagiado de tu locura, y que eso me haya permitido conocer grandes personas (hijos, nietos, hermanos, “apas”) y lugares, que sin duda alguna, hubiera sido imposible conocerlos sin el rugby.


Índice

RUCA……………………………………………….……7 Rugby en Colegios de Antioquia

CAPÍTULO 1……………………………………………12 Un poco de suerte y mucho tiempo libre

CAPÍTULO 2……………………………………………17 Un plan a 2014...Recogiendo frutos del esfuerzo

CAPÍTULO 3……………………………………………30 En búsqueda de un espacio para el rugby

CAPÍTULO 4……………………………………………38 Más sueños hechos realidad

CAPÍTULO 5……………………………………………41 Logros RUCA

CAPÍTULO 6……………………………………………44 Historias de vida

CAPÍTULO 7……………………………………………58 No puede crearse un documento, solo compartir valiosa información

RUCA en imágenes………………………...……..……74


RUCA Rugby en Colegios de Antioquia

Festival de Rugby 2005, COMFENALCO GUAYABAL.

Cuando se cumplen 10 años del programa RUCA, llegan muchos recuerdos a mí mente. Se evocan historias del camino recorrido por este programa, que tantos logros le ha dado al Rugby Paisa, y a la Liga Antioqueña de Rugby. También las metas alcanzadas durante este lapso de tiempo, y más aún las satisfacciones sentidas como resultado de tanta pasión y esfuerzo. Durante esta década hemos trabajado muy duro para cumplir los objetivos trazados, y estoy seguro que el éxito actual del Rugby Paisa, se ha construido en una gran parte con los avances del programa RUCA. El trabajo con el Rugby

8


infantil y juvenil, que en 2004 parecía novedoso y extraño, fue lo que nos impulsó a estar donde estamos hoy. Muchas personas del país y del mundo, me han preguntado cómo fue que logramos crecer tan rápido, que cómo fue el proyecto que creamos para conseguir el éxito, que si podría enviarles el documento que presentamos, o la fórmula que hicimos. Varias peticiones que corroboran la sorpresa que genera el éxito de RUCA. En estos años la respuesta ha sido positiva y se ha visto reflejada en una cantidad significante de personas, a las que les gustaría replicar lo que hicimos; el problema es que esto no se puede reducir a un documento, como un proyecto para presentar a una institución, por ejemplo. Lo que realizamos no es solo papel, es mucho más que eso. Por esta razón, para mostrar cómo lo hicimos y que pueda servir como marco de referencia para los interesados, es que me animé a escribir esta historia. Hoy el Rugby Colombiano tiene grandes desafíos, entre estos masificarse, desarrollarse, y que lo logrado hasta ahora, en los próximos años se convierta en rendimiento deportivo internacional. Cada región de nuestro país tiene que aportar a estos objetivos en la medida de sus posibilidades, regiones como Antioquia que ha avanzado tanto, tiene la responsabilidad de mostrarle su camino a todas las que recién comienzan, para que sea una guía y facilite el paso por el duro camino de desarrollar un deporte nuevo en nuestro país.

Comienzos Para poder hacerse una idea de cómo comenzó RUCA, es necesario saber cómo estaba el Rugby Antioqueño entre el 2001 y el 2004. Hay que entender primero los grandes avances, el por qué se da, y sobre todo cómo se puede con pocos recursos y muchas ganas, alcanzar grandes metas. 

El Rugby paisa a principios del 2000: Algunos pocos fines de semana del 2001 al 2003, jugábamos en las canchas de la nacional (llenas de lodo), o en las de la UDEA de Robledo (sin una esquina), uno que otro partido de lo que en ese momento era la Pro Liga de Rugby de Antioquia. A finales de los noventa, se tenía una liga y algunos avances importantes en el desarrollo del juego, una selección bastante competitiva y algunos clubes sólidos, que con el apoyo de entidades del estado comenzaba a formarse.

9


Una comunidad fuerte que empezaba a crecer, da un vuelco de 180 grados en 2000, cuando por manejos equivocados de la Liga se pierde el reconocimiento deportivo, y por consiguiente todo el apoyo estatal y toda credibilidad frente a las instituciones. Un panorama desalentador se divisaba para todos los que comenzamos a jugar rugby en el Medellín de los 90s, cuando los encargados de dar apoyo o de prestar las canchas, nos formulaban la pregunta ¿Qué es el Rugby? (si pronunciaban bien), a esto la respuesta más fácil “es como el fútbol americano”; seguida de una cara de desconcierto y una asociación de la palabra con una Liga llena de deudas y sin reconocimiento. Sin canchas, sin apoyo estatal, con poco amparo de las universidades, la dinámica del Rugby paisa comenzó a perderse, y sumado a esto algunos líderes de equipos se fueron del país; desencadenando en el 2002 una gran crisis, reflejada en las competencias. Perder el Interligas contra Bogotá en el Estadio Cincuentenario, no tener torneo Metropolitano ese año ni espacios para jugar, 10 deportistas en entreno de Selecciones, y lo peor, unos dirigentes que solo se reunían para buscar sancionar a los responsables de la caída de la Liga años atrás, sin pensar como reactivarla. Varios acontecimientos durante estos años. De los más importantes y memorables, fue la visita de un gran amigo argentino que nos asesoró en la organización de algunos eventos, y más que eso, nos mostró mucho del espíritu del Rugby. Darío Fernández, ex jugador de Curupayti, con un fuerte espíritu de equidad social heredado de su juventud en una dictadura, abrió las puertas de la lucha por esta disciplina. Este señor, un poco excéntrico pero muy culto y sabio, además de ser un punto de encuentro entre muchos que no podían estar juntos por pequeñeces, nos ayudó mucho (sobre todo a mí) con una gran frase, reflejo de su pensamiento, que aún está vigente: “no vale la pena ganar un torneo con 4 equipos en una ciudad donde solo juegan 200 personas. La única obligación de los que actualmente juegan Rugby, es lograr que en el futuro más personas lo practiquen, y que a través de este se pueda lograr un trabajo social, donde se use un deporte, que más que deporte es un estilo de vida, para educar y formar jóvenes de comunidades carenciadas.” Cuánta razón tenía Darío, y que afortunados fuimos aquellos que pudimos conocerlo.

10


La motivación de trabajar por un mejor Rugby, me hizo vincular al proceso de líderes de la Liga, y empezar a entrenar un equipo de novatos en la universidad de Antioquia, Los Kitties; pero ya tendré tiempo para hablar de ellos.

La LAR, sin papeles en ese entonces, se reunía en Unicentro todos los martes en la noche a buscar cómo organizar torneos, como tener una selección y como no dejar jugar en las pocas competencias que teníamos, a un par de personas que eran los supuestos culpables de la situación en que nos encontrábamos. Que poco sentido común teníamos. Luego de 2 años de reuniones, y de darnos cuenta que solos no podíamos, decidimos invitar personas ajenas al Rugby pero con experiencia en el deporte para que nos asesoraran. No era cuerdo pensar que alguien se quería vincular a un barco hundido, con 20 millones de pesos en deudas y con una interna muy difícil, pero siempre hay locos para todo. León Londoño, el padre de un compañero de club de toda la vida, y con décadas en el deporte, se vinculó a la organización; junto con John Jairo Agudelo, encargado de Tiempo libre de la UdeA y excelente persona que motivo a los primeros torneos e invitó a Andrés a formar parte de la Liga. Estos dos personajes, con sus ganas y el apoyo de algunos líderes, lograron que se reunieran los presidentes de los clubes de ese entonces y los jefes de deportes de las universidades, con el fin de votar y en asamblea universal reactivar la Liga Antioqueña de Rugby. Menos de 200 jugadores, todos ellos mayores y universitarios, sin espacio propio sin un reconocimiento deportivo, con líderes en una oposición constante entre ellos y contra la Liga, y con una imagen negativa en las entidades del estado. Lo más grave, más de 25 millones de pesos en cartera y acreedores esperando a que se reactivara la organización para ponerse al día; cualquiera que se animara a ser representante legal tendría que tener unos pantalones muy bien puestos, o ser algo estúpido. Encontramos esos pantalones a quién le voy a estar eternamente agradecido. El señor Esteban Yepes “la negra”, quién como en la cancha siempre estuvo dispuesto a agacharse (es segunda línea, siempre lo fue) y darnos un empujón; se postuló y aceptó el cargo que nadie más quería, ser presidente. Con algunas

11


personas más, comenzó el arduo trabajo para conseguir los papeles en Coldeportes, y poner en marcha la Liga. Una desolada perspectiva y mucho trabajo por delante, si queríamos tener un rugby medianamente organizado y estructurado, disminuir las largas distancias con el rugby bogotano, y ni que decir, de equipararnos para los rivales internacionales, que estaban a años luz de distancia. Con un poco de suerte, visión y tocando puertas, nos encontramos con un antiguo amigo del Rugby, Andrés Gómez, quién en ese momento era metodólogo en INDEPORTES Antioquia, y ahora es presidente de la Federación Colombiana de Rugby. Él, desde que lo contactamos en 2003, se vinculó de lleno a trabajar por la Liga, y fue quién le dio forma a la idea de un programa de Masificación de Rugby, Infantil y juvenil. Andrés entra a la Liga, y nos da un gran impulso con su amplio conocimiento del deporte asociado y planificación en general. Su llegada facilitó la organización de papeles, ayudando a la rápida aceptación de los documentos, para convertirnos en Liga nuevamente y tener reconocimiento deportivo. El casillero de Coldeportes, al que llegaba nuestra correspondencia, fue testigo de un momento muy especial, uno de los días más lindos que recuerdo. El reconocimiento deportivo es lo más importante, sin él no existes frente al estado, no puedes negociar ni recibir recursos o apoyos de manera oficial. El primer choque contra esta dura realidad, lo tuvimos en la primera reunión que logramos obtener, con la gerente en ese entonces del INDER Medellín, la Señora Alicia Vargas. Luego de nuestra asamblea universal y de manera muy atenta, nos recibió con su personalidad extrovertida, y su amabilidad mezclada con algo de agresividad (de ser judoca toda la vida me imagino). Ese día, mirándome a los ojos me dijo: “A ver el reconocimiento deportivo”. “No lo tenemos” respondí. “Bueno, cuando lo tengan vuelven”… así se acabó la reunión, dejando en claro la importancia de aquél papelito.

12


CAPĂ?TULO 1 Un poco de suerte y mucho tiempo libre

Festival INEM 2005, Gatos, Avalancha, Copacabana, RUCA.

13


Con el reconocimiento de la Liga activo, un comité ejecutivo iniciando a hacer actividades, y una interna relativamente tranquila, comenzamos a hacer las primeras tareas de desarrollo. Como les conté, a mediados de 2002 empecé a entrenar un equipo de jugadores nuevos, en la universidad de Antioquia, los llamamos Kitties. Nombrados en parte como un chiste, y en parte como una forma de presentarlos como las inferiores del Club Gatos; y bueno, resultó que tuve algo de talento para convocar gente a jugar Rugby. Este interés por entrenar tenía viejas raíces. Una persona determinante en esto fue el señor Darío Orlando Fernández, un argentino de 50 años, que llegó por casualidad al club, y no sé qué vio en mí. Tenía 20 años, el cabello largo, camisetas sin manga y un libro bajo el brazo es difícil imaginar una imagen menos adecuada para un entrenador de Rugby. Luego de un mes de entrenarnos, Darío me designó capitán del equipo y me motivo a trabajar con los chicos; en el primer tercer tiempo que compartió con nosotros dijo algo muy importante: “El futuro del Rugby Paisa está en los colegios públicos, sacar el Rugby de las universidades y llevarlo a los barrios”. Esto fue una epifanía, que despertó algo en mí interior, y dije: “sí, ese es el objetivo del Rugby Paisa, irnos a los barrios de Medellín y usar esta disciplina como una herramienta.” Así comencé a entrenar a los nuevos de la UdeA. En un par de meses pase de tener 2 chicos, a más de 90 en varias divisiones, junto con un equipo femenino; resultó que sin tener el más mínimo conocimiento de pedagogía ni de entrenamiento deportivo, a los muchachos (aun no entiendo bien por qué, teniendo en cuenta la metodología que usaba) les gustaba mucho mi entrenamiento, generando una muy buena dinámica de desarrollo. Todo enfocado al objetivo de aumentar la cantidad de jugadores que teníamos en el club. Con Darío, el viejo que participó activamente de las revueltas de la noche de los lápices, el que comprendía la igualdad de gente sobre las diferencias económicas y activista de izquierda, como asesor; seguimos trabajando, haciendo crecer el equipo y organizando actividades en una Liga con grandes problemas. Por esos días se presentó una situación extraña, que fue determinante para entender el porqué del Rugby Paisa actual. En medio de un partido contra Eafit, alguien de ellos que desconocía a Darío le dijo, que la gente de estrato 3 no debería jugar Rugby. Comentario, que tanto a él como mí cuando mencionó el hecho, nos

14


sorprendió y ofendió; y aunque me parecía increíble sabía que ese alguien lo había dicho. Esta actitud me motivo a trabajar con chicos humildes y a pensar que el Rugby en Colombia no podía ser una herramienta más de desigualdad, como las muchas que hay. Que este deporte tenía que ser una opción de hacer iguales a las personas, sin importar su condición económica; y que en Medellín al menos, los niños pobres no iban a dejar de practicar rugby por que no tuvieran el dinero para hacerlo. Fue algo que me marcó profundamente, y quien me conoce bien podrá entender muchas de mis acciones cotidianas al leer esto. Empecé a trabajar arduamente para llevar el Rugby a más personas. Llegamos a tener más de 70 chicos entrenando en los Kitties de la UdeA, y comencé a entrenar otro club, Lobos. Este de unos amigos con quienes logramos jugar algunos partidos de Liga, pero mis conocimientos como entrenador eran muy básicos, tenía más ganas que capacidades. Podía vincular a muchos chicos, hacíamos convocatorias, jugábamos tocadas en la plazoleta, organizaba el torneo de la LAR, arbitraba, conseguía canchas, pero sin asesoría era difícil; además Darío partía a Argentina. Aunque se conseguían cosas, no era nada fácil.

Rugby en Colegios de Antioquia Por esos días, un golpe de suerte del destino se presentó. Un entrenador oficial de desarrollo, de la región de Nice en Francia, quería conocer el mundo y viajar, y resultó que un antiguo amigo, Rafael Chocerot que vivió tiempo atrás en Bucaramanga, le dijo que nosotros podíamos recibirlo. Sin más preguntas llego a Medellín Laurent Palau, con casi nada de español y todas las ganas de enseñar. La mezcla del conocimiento de juego, y experiencia en programas de desarrollo con niños y jóvenes de Laurent; la visión y el conocimiento en planificación de Andrés; y mi desinterés por casi otra cosa en la vida diferente al Rugby, además del tiempo disponible, hicieron posible crear el programa RUCA. Con Laurent comenzamos un plan de capacitaciones, y la Escuela de Gatos menores de 14 años; ahí pudimos practicar como enseñar Rugby a niños y jóvenes. Ya con el apoyo de Andrés, empezamos a generar un plan de cómo llegar a colegios, y cómo sería la estructura de lo que queríamos desarrollar como RUCA.

15


Como Enseñar nos los proporcionó Laurent, el cuándo, el dónde y a quién, nos los proporcionó Andrés; que adaptando un programa que el mismo había diseñado para otros deportes, logró capacitarnos para generar el Programa de desarrollo del Rugby en Antioquia. Los Kitties fueron la primera generación de Rugby Paisa, que se formó escuchando que su responsabilidad era hacer crecer y desarrollar el Rugby. Este se convirtió en el primer grupo de apoyo y mano de obra, para todas las actividades que queríamos realizar. Recuerdo el primer grupo de trabajo de RUCA, con Lina Preciado “la chiqui”, Yeison Vásquez “el Flanquiras” y Julián Jiménez “el cerdo”, con quienes nos reuníamos en casa de Andrés, a hacer poco a poco una cartilla de lo que debería ser el RUCA y como vender el programa más fácil. Recuerdo que nos demoramos 3 semanas haciendo la primera cartilla, que la hermana de Julián nos diseñó. Recuerdo con un par de cervezas hablar con Julián, cuando terminamos la cartilla, sobre la cantidad de trabajo que nos había puesto Andrés, y que luego de eso podríamos tener más tiempo libre ¡que equivocado que estaba! Recuerdo que Andrés nos dio dinero para las impresiones y una carpeta de la IRB, como ejemplo para mostrar algo de orden a los profesores de los colegios e instituciones. Respaldando así lo que decía constantemente: “No llegar a trovar, tener al menos un respaldo.” Andrés nos regaló de su bolsillo las carpetas plegables, y con hojas Kimberly imprimimos 10 carpetas para los colegios. Con este juego de 10 “sesiones de clase”, los valores del juego y mucho entusiasmo, comenzó todo. Ya teníamos la mano de obra, la idea de cómo hacer el proyecto, el conocimiento del juego y la pedagogía necesaria para dar arranque a un cuento que cambiaría la historia del rugby paisa. Así, por allá en el 2003, nace el programa RUCA, Rugby en Colegios de Antioquia. Ya había unas ideas claras y una pequeña estructura, a la que comenzamos a dar vida con la creación de un par de documentos, que nos servirían para sustentar y ofrecer un respaldo, al momento de entrar a las instituciones educativas donde queríamos llegar. Durante todo este año, nos dedicamos entonces a hacer algunas demostraciones pequeñas, que fueron patrocinadas por los padres de los jugadores. La gran mayoría de nosotros, teníamos 20 años o menos, y ningún ingresos laboral; todo

16


era de “nuestros Bolsillos” y los balones prestados de la UdeA, éramos solo ganas y actitud. Ya en 2004, con material de respaldo y un proyecto relativamente organizado, tocamos puertas en COMFAMA, COMFENALCO, algunos colegios, clubes y al INDER, buscando que nos apoyaran con el programa. En esa época el Rugby no era muy conocido. Primero no teníamos a ESPN pasando partidos cada fin de semana, tampoco era un deporte olímpico, y el Facebook o YouTube no eran tan populares. Entonces cuando visitamos lugares, el 90 % de las veces, la gente no tenía ni idea de lo que les estaba hablando. Una buena anécdota fue cuando nos reunimos con el director de deportes de COMFAMA, un experto en deporte que tenía más de 200 empleados en esta área. Le presentamos el proyecto, charlamos durante media hora de todos los valores que el rugby puede ofrecer a sus practicantes, y sobre todo si son jóvenes; incluso llegamos a discutir qué posibilidad de recursos necesitábamos, para finalmente preguntarnos si era posible que en piscinas de 1 50 podíamos jugar. En COMFENALCO por el contrario, nos dijeron que les parecía interesante el programa y nos dieron una segunda reunión, a la que no pude asistir. Fue Laurent solo, quién me hablo en la noche diciendo que habían abierto 2 puestos para profesores, en un grupo piloto con 20 niños de la escuela Benjamín Herrera, en el parque guayabal, a ver cómo funcionaba el Rugby. Un sueño hecho realidad.

17


CAPĂ?TULO 2 Un plan a 2014...Recogiendo frutos del esfuerzo

Festival de RUCa COMFENALCO 2005.

18


Mientras tocábamos esas puertas en 2004, también generábamos un plan de acción a desarrollar durante los siguientes años, pensando en qué se necesitaba para cumplir esas importantes preguntas, que alguna vez Andrés formuló: “¿Cómo sueñan ustedes que será el Rugby en 2014? ¿Qué tenemos que hacer para que ese sueño se haga realidad?”. Este plan de desarrollo fue tan importante, que junto al reconocimiento deportivo, permitieron que Alicia Vargas (que en paz descanse) Directora del INDER Medellín, nos ayudará con el crecimiento del deporte. Lo primero que pensé cuando hablamos sobre crear un plan a 2014, fue que en ese año seguramente no estaría jugando Rugby, que 10 años es mucho tiempo cuando tienes 23, y que además lo que podría hacer para cumplir lo que soñaba, era intentar levantarme un sábado temprano en la mañana (bueno no tan temprano, no voy a mentir) e ir al estadio de Rugby a ver partidos sentado desde la mañana, hasta la noche… Para alcanzar este sueño, comenzamos a trabajar con los 20 chicos de la Escuela Benjamín Herrera, a finales del mes de julio de 2004, en un pequeño espacio atrás de las oficinas administrativas de COMFENALCO Guayabal. Un par de días antes de la primera clase, conocí a John Espinal, el educador físico que había incursionado un poco en rugby con el club Petirrojos, y quién nos ayudaría con el proyecto. Este logro fue gestión de Laurent, que convenció a COMFENALCO para pagar este encargado, que a corto plazo lograría que fueran autónomos con el grupo. Junto con John, visité el Benjamín Herrera, donde una querida profesora de cuarto, nos facilitó el ingreso para trabajar con este grupo de niños. A la primera clase, asistieron 15 niños y 5 niñas, algunos no quisieron participar. Luego de empezar a jugar, el grupo se animó y fue aumentando progresivamente, en menos de 3 semanas tuvimos que dividirnos porque teníamos más de 30 chicos en prácticas. Al terminar el semestre, teníamos más de 50 chicos inscritos y entrenando activamente. El éxito del programa en COMFENALCO fue tan grande, que para el año siguiente pasamos de tener este grupo, a tener 10 grupos; cada entrenador se responsabilizaba de 5 grupos. Un sueño se construía, se comenzaba a trabajar y a vivir del Rugby. Paralelo al programa de COMFENALCO, realizábamos demostraciones en diferentes colegios. Puedo decir que en esos dos años, realizamos más de 100

19


demostraciones, en más de 60 colegios. Fuimos a todos lados, pasamos por los descansos y por los salones, invitando a los chicos a jugar Rugby, logrando en poco tiempo consolidar 4 equipos de práctica. Copacabana a cargo de German Rodríguez, INEM a cargo de Camilo García, Jaguares de Robledo a cargo de Ada y Eberto Tuiran, y Gatos m 17 bajo mi responsabilidad. Estos 4 grupos comenzaron a entrenarse, y en un par de meses logramos tener los suficientes jugadores para efectuar un pequeño festival de Rugby, en Copacabana. A este vino de invitado un equipo de Bogotá, entrenado por los Nick, una pareja de extranjeros apasionados por el deporte. Logramos reunir más de 100 jóvenes, para jugar Rugby en las canchas de Copacabana. Esto para nosotros era increíble, ver pequeños niños de diferentes barrios jugando, era algo de no creer. Ahí, con ese festival, empecé a creer que se podía lograr todo lo que había soñado. El 2004, además de ser el año donde formalmente inicia el Programa RUCA, se da una situación muy importante y es que ingresa a trabajar en la Liga Catalina Palacio. Esta jugadora y representante de la Universidad de Medellín, en una reunión nos pregunta por la mejora de las comunicaciones, a lo que pedimos que se encargue ella. Ahora, 10 años después y con muchas luchas hombro a hombro, puedo decir que sin Catalina nada de esto hubiera sido posible. Ella fue, y ha sido el polo a tierra que no ha permitido, que meta en líos a la Liga por la intensidad de la juventud. Como anteriormente mencioné, el 2005 comienza con un montón de ganas y la posibilidad de arrancar, en el mes de marzo, con 5 nuevos grupos para mí en COMFENALCO, y 10 en total:

1. Benjamín Herrera en Barrio Antioquia. 2. Benjamín Herrera En Barrio Antioquia. 3. Escuela la Pradera Comuna 13 parte alta. 4. Colegio Pedro Octavio amado en Belén AltaVista. 5. Colegio La Rosa en Playón de los Comuneros. 6. Colegio Centenario Ignaciano en la frontera. 7. Colegio Centenario Ignaciano en la frontera. 8. I.E. Juan de la Cruz Posada Villa Hermosa. 9. I.E. Gabriel Echavarría Misas Pedregal. 10. I.E. San Antonio de Prado.

20


Con estos grupos conseguiríamos iniciar el programa de competencias y de fortalecimiento y con el apoyo de COMFENALCO podríamos sostener gran parte del desarrollo infantil, y contar con espacios para las enfrentamientos. Con los grupos de RUCA funcionando relativamente bien, recibimos una excelente noticia del INDER Medellín que, por primera vez en años, nos ofreció ser parte de un programa que había comenzado tiempo atrás, en la UDEA, con el ímpetu de John Jairo Agudelo. El programa Nuevas Tendencias Deportivas. Con este programa, el INDER Medellín nos ofrecía el recurso para tener 6 monitores, en 6 colegios nuevos, en los que con su respaldo podríamos realizar visitas. En estas haríamos demostraciones, invitaríamos a los chicos y tendríamos entrenamientos con implementación pagada; cerrando con un festival final, en el que participarían todos los equipos que pudiéramos tener. Un programa perfecto para nosotros en ese momento. Iniciamos el trabajo en 6 Instituciones Educativas, que cada año rotaban a nuevas, para llegar a 18 Instituciones en todo el programa. Colegios como El Concejo de Medellín, CIESOR, Pedro Octavio Amado entre otros, participaron de este programa, que permitió darnos a conocer a lo largo y ancho de Medellín, facilitando el proceso de difusión, y abriendo las puertas para las actividades a futuro con el INDER Medellín. Con este programa, más CONFENALCO y los grupos RUCA, logramos tener alrededor de 500 chicos jugando Rugby en 2005, algo inimaginado un año atrás. Comenzamos a realizar festivales infantiles y juveniles, con todos los grupos que teníamos, siendo el Festival del INEM, el primero que marcó una nueva etapa de competencias del programa. En muy poco tiempo, logramos un grupo de chicos jugando diferentes partidos amistosos, y festivales infantiles hechos regularmente. COMFENALCO Guayabal, fue un espacio muy utilizado como punto de encuentro de todos estos grupos. Como era el encargado de muchos grupos, estos festivales también permitieron buscar cuantiosos voluntarios, que se encargaran de cuidar y acompañar a los niños durante las actividades. Esta necesidad de colaboradores, fue un detector de nuevos entrenadores para el futuro del Programa. Los buenos resultados en tan poco tiempo, abrieron más puertas. Primero, permitieron que Bill Paul, quien en ese entonces era el presidente de la Federación Colombiana de Rugby, nos apoyara con implementación y recursos que enviaba la IRB, y que INDEPORTES Antioquia nos ofreciera un cargo de

21


monitor para mí. En este cargo el recurso era compartido, 50% para mí y 50% para los monitores, de esta manera entre el recurso de la FCR y de INDEPORTES pudimos mantener a flote el proyecto. En 2003 Bill Paul viene a Medellín, y nombra a Carlos Tejada, conmigo de asistente, para que nos encarguemos del Rugby Colegial, pues la IRB está interesada. Él nos dice que esta organización puede ayudarnos con implementación y recursos, si comenzamos a trabajar con jóvenes que son la prioridad; con Tejada iniciamos trabajos pero teníamos dinámicas muy diferentes. En 2004 estaba solo al frente del desarrollo de la ciudad, y con un gran logro alcanzado en tan poco tiempo. En estas, Bill me envía 40 Balones, número 4, para iniciar el trabajo planeado con los grupos que teníamos; con esta balonería de la IRB, ya teníamos suficiente implementación por algún tiempo. Recuerdo que al ver todos esos balones me sorprendí mucho, nunca antes había visto más de 10 balones juntos, durante mucho tiempo trabaje con solo 2 balones aun teniendo más; porque en mi cabeza tener tantos balones no era posible. El tiempo y la experiencia nos van cambiando. Con casi justos recursos y muchas ganas, logramos mantenernos y seguir creciendo durante todo el 2005. La suerte que siempre nos encontró trabajando, nos dio la posibilidad de tener un par de partidos internacionales con las, por entonces muy superiores, Selecciones Venezuela Juveniles. Esto nos obligó a arrancar con la creación de una Selección Antioquia de menores de 19 años, que en nuestra realidad era más bien una Selección Menores de 18 con 2 jugadores de 19. Por esta oportunidad, se decidió trabajar en la cancha de la UDEA, con las Selecciones juveniles integradas por nuestros jóvenes, para los partidos que se realizarían en medio del Copa Medellín 2005, en la unidad deportiva de Belén. De esa Selección que entrené entre 2004 y 2005, aún quedan grandes jugadores. Manuel Correa, Eduardo Vásquez y Emmanuel Bedoya, aún pertenecen a Selecciones mayores. Y aunque los 3 partidos contra Venezuela se perdieron, fueron la catapulta a pensar en el desarrollo, que en un futuro cercano, nos daría un mejor rendimiento deportivo. El 2005 fue un excelente año para el programa RUCA, nos dio toda la energía para comenzar el 2006. A partir de este año, tengo que dividir las acciones porque pasamos de ser un pequeño sueño, a ser un programa con muchas actividades, y ramas en rápido crecimiento.

22


 Desarrollo: En este año, continuamos con las demostraciones y con el Programa de Nuevas Tendencias Deportivas, que cada vez estaba más consolidado. Continuamos con los grupos RUCA, en los que Mario Henao fortaleció la Escuela de Gaticos, con una m 12 y m 14; y David Jaramillo fortaleció el INEM, convirtiéndose en su entrenador. Pero el gran éxito en el desarrollo del 2006, fue el ingreso a Escuelas Populares del deporte (EPD). Un día me levante, y vi un programa de lo que estaba haciendo el INDER con chicos, vi que habían visitado Cuba con EPD y me sorprendí. Investigué, y descubrí que muchos deportes ya estaban pero el rugby no. Me fui para el estadio, donde funcionaban las instalaciones de las Escuelas Populares del Deporte, y le pregunte a la secretaria encargada. Ella me presentó al Señor Federico Sierra, quién amablemente me explicó que hiciera una carta a la Doctora Alicia Vargas, por entonces gerente del INDER Medellín, y que sobre eso podíamos comenzar a trabajar. Luego de la carta y un par de semanas, me contactan a una reunión con Andrés Gutiérrez, quien coordinaba la parte deportiva. La respuesta fue simple: “no tenemos dinero este año, nos interesa apoyar las nuevas tendencias y queremos tener el Rugby, pero no tenemos dinero”. Nuestra respuesta fue: “déjenos entrar, nosotros ponemos todo.” Con esto logramos ingresar al INDER, y a su programa más importante Escuelas Populares del Deporte, claro que no de la manera que queríamos; teníamos que pagar al Entrenador y como no teníamos dinero, yo me ofrecí a trabajar ahí durante un semestre gratis. Era una oportunidad única de ingresar y no podíamos desaprovecharla. El 27 de julio de 2006, fue la fecha para comenzar. Decidimos, por cercanía a mi casa, iniciar en la EPD Alcázares. La suerte, nuevamente, nos permitió contar con una enamorada del deporte, que nos abrió las puertas, Marianela Sierra Ruiz. Excelente persona que ayudó con convocatorias y publicidad; convirtiéndola en una importante ficha para el éxito que obtuvimos. Logramos tener 2 chicos pre inscritos, y 3 en el primer entrenamiento en la cancha de la Floresta. Cuatro meses después tenía más de 70 chicos, que hoy son conocidos como Lobos y

23


a los que cada día llegaban más. El éxito en el programa estaba garantizado.

 Competencias: La cantidad de chicos que surgían, nos demostró que la mejor forma de mantenerlos motivados era la competencia. Motivación increíblemente parecida a la de los adultos. Nos vimos en la tarea de generar competencias. Eran importantes y necesarias, razón por la que comenzamos a trabajar para tener torneos para los niños; teniendo como respuesta, el primero de estos, el Torneo Alianza Francesa. Este fue organizado por Laurent Palau, quién logró tener el apoyo de su empleador, la Alianza Francesa, a cargo del Director Fabrice Placet, quién nos apoyó y colaboró de la mano de algunos directivos de empresas francesas, que donaron implementación, o pagaron para traer jugadores franceses a los eventos. El torneo Centenario también nacería en esta época, con la motivación del eterno enamorado del deporte, el profesor Ricardo Valoyes. Con este encargado de cuarto de primaria en la Escuela Centenario Ignaciano, en el sector de la Frontera al norte de Medellín, nos dimos a l atarea de hacer una competencia anual, donde podríamos ofrecer competencia a los niños del sector. En el primer evento, se hizo un lanzamiento con los líderes de la zona, algo totalmente nuevo que me hizo sentir muy extraño. Nunca había presenciado la apertura de un torneo, evento que hoy en día es muy común. A este asistieron menos de 60 chicos, y aun así me pareció un éxito total. Los grupos del norte de Medellín tenían una competencia, que con los años se fue acrecentando; llegando a lo que actualmente es el Centenario, un evento al que asisten más de 1200 niños de todo el país.

 Selecciones: Con la Selección Antioquia jugando contra Venezuela, y un grupo importante de chicos, decidimos buscar competencia para mantenerlos motivados y darle impulso a una idea, (que hasta el día de hoy, y ojala siempre, se mantenga en el Rugby Paisa) que es la

24


importancia de las Selecciones juveniles. Determinamos sembrar y utilizar todos nuestros recursos disponibles, para las Selecciones Juveniles; algo impensado y muy criticado por muchos líderes del momento, que veían como la LAR se dedicaba al desarrollo por sobre las competencias y los mayores. En el Rugby Colombiano del momento, esto era una blasfemia. Las Selecciones Juveniles fueron de Gira por Pereira, y logramos tener buenos partidos contra equipos mayores, que eran obviamente superiores. Lo realmente importante de todo esto, es que comenzamos a viajar, a competir, y a pensar en la necesidad de formar jugadores. En 2006, veníamos con unas selecciones mayores en caída libre, y sin entrenador; un par de personas trataron de sacar la selección pero los jugadores no respondieron, y la LAR no hizo mucha fuerza. Ese año, la Selección Antioquia masculina, no participó del regional en Bogotá y aunque esto fue muy duro para el Rugby paisa, la decisión de apostarle a los más jóvenes, fue la mejor que se pudo haber tomado.

 Espacios: El crecimiento del Rugby en estos pocos años, hizo que el INDER nos diera un pequeño espacio en intención de Comodato (nunca se firmó). Esto siguió abriendo puertas, pues nos dieron primero una cancha, la auxiliar del cincuentenario, y posteriormente, un posible espacio para una oficina. Con este espacio todos los sábados de 9 am a 1 pm, logramos tener un lugar fijo para entrenamientos de escuelas, de selecciones y para competencia de jóvenes, algo que nunca antes habíamos tenido; y logrando también, que el estado se diera cuenta de nuestra necesidad por un espacio propio.

Con estos grandes avances se fue pasando el 2006, un excelente año donde se comenzó la segunda etapa del plan estratégico, dando fuerza a la estructura de un programa que se convertía en algo muy serio. Con INDEPORTES manteniendo el cargo de monitor y con INDER Medellín, que en la primera reunión nos pide 3 hojas de vida para tener 3 nuevas escuelas populares: Santo Domingo, Alcázares y Antonio Nariño, el 2007 comienza de la mejor manera posible. Al llevar las hojas de vida, resultó que varios coordinadores pidieron Rugby, y en menos de 2 horas pasamos de 3 a 7 EPD, permitiendo que

25


varias personas que venían trabajando con nosotros, pudieran pensar en que el Rugby fuera una opción de vida para ellos. A lo que sumábamos la gran cantidad de niños, que 7 escuelas nos podrían dar. La mejor noticia que podríamos recibir. En muy pocos días, pasamos de 70 chicos que entrenaban en alcázares, a más de 300 nuevos jugadores en el INDER. El sueño del 2007, era llegar a 1000 niños y jóvenes jugando rugby en Medellín, ni el más optimista hubiera pensando tantos logros en tan poco tiempo, tantas puertas abiertas y tanto apoyo por parte del estado. Lo que comenzó como el interés de un par de animados, se convertía, en menos de 4 años, en un programa muy estructurado, que además recibía el apoyo de la FCR, con un par de millones para fortalecer su trabajo. Con ese dinero en este año, logramos abrir grupos de práctica en nuevos lugares, dictar capacitaciones y tener mejores condiciones para los festivales. Empezamos a mejorar poco a poco los estándares, a construir documentación y conocimiento para mejorar la calidad de los entrenamientos, y así progresivamente el nivel de juego de los chicos. La Selección continúo entrenando, con Mario Henao y David Jaramillo. Ellos siempre estuvieron ahí para colaborar en todo, y son parte determinante del éxito de RUCA. Comenzamos a participar en eventos como el Copa Medellín B, el Colsanitas y el Torneo Regional, donde los m 19 quedaron Sub Campeones, atrás de Santander que eran mayores. Se iba generando una identidad de juego y de trabajo en las selecciones Antioquia, que ese año en las categorías mayores, se reintegraron y alcanzaron el Titulo Nacional; que hoy 7 años después, no han perdido. Importante mencionar que en este 2007, la Selección Juvenil realizó su primera gira Internacional al Torneo de los Andes en Mérida, donde quedó campeona en su categoría, alcanzando el primer título internacional para la LAR. Recuerdo que hicimos asados, ventas y mil actividades, para poder conseguir el dinero. Nos fuimos sin visas, pues el señor William Moros, del que alguien nos dio el teléfono, nos consiguió todos los permisos. Recuerdo que fuimos con unos chicos a un evento que no conocíamos, y consignamos el dinero a un señor que no habíamos visto; incluso el “Cabra” no fue, porque temía que nos dejaran en la frontera. Al final todo salió bien y terminamos con una experiencia maravillosa. Las Selecciones Juveniles comenzaron a entrenarse regularmente, y poco a poco fueron mejorando el nivel de juego, esto sumado a la activa competencia constante, que festivales, encuentros y torneos ofrecía. El Alianza Francesa y el

26


Centenario de 2007, fueron masivos con más de 400 jugadores infantiles y juveniles; dimos un salto en la cantidad y la calidad de juego. Además en este año, nacieron algunos de los grupos más tradicionales del Rugby Infantil Paisa, como Mirmidones, Cazadores, Crusaiders y Búfalos. Aún recuerdo la felicidad que sentí, al ver tantos chicos jugando Rugby en el Alianza Francesa, con una final entre Gatos y Orcos, que se fue a penales, y donde José Manuel Diosa comenzaba a demostrar su gran talento como jugador. Este año logramos contar con el apoyo de Fabrice Placet, director de la Alianza Francesa Medellín, que nos abrió muchas puertas y que trajo el apoyo de una fundación de franceses, que donaron electrodomésticos y regalos a todos los chicos. El Rugby infantil Paisa empezaba a verse en el Mundo. Los primeros jugadores de las Selecciones Antioquia juveniles, comenzaron a llegar a los clubes y los resultados a notarse. Luego de varios años de supremacía Bogotana en los torneos de Clubes, Gatos de Medellín con los refuerzos de sus juveniles, lograron ganar una final contra Carneros en Pereira, y en el Copa Medellín. Así se abre el paso, a los triunfos del rugby antioqueño, en todas las categorías. En este año, el entrenador inglés de la Selección Bogotá, Stephen Rys Williams, quién también apoyaba a la Selección Colombia, paso unos días en Medellín. Él no conocía la realidad del Rugby Paisa, y me discutía sobre quiénes eran los mejores jugadores del país. En una cena, previa a un entrenamiento de juveniles, no pudimos acordar quienes eran los mejores jugadores del país, obviamente ambos creíamos eran los de cada ciudad. Esto cambió un sábado, a la 1 de la tarde, después de ver un festival con los m 19 y m 17. Stephen me dijo unas palabras que parecieron proféticas: “En 2 años, estos chicos llegaran a Mayores y de ahí va a pasar mucho tiempo, antes de que Bogotá les vuelva a ganar.” Quería traer a flote estas palabras, porque hoy en 2014 son ciertas. No era que Stephen fuese un profeta, simplemente él tenía sentido común y conocimiento del juego. Quién invierte en juveniles e infantiles, seguramente va a tener mejores resultados, que aquel que no lo hace. Y en 2007, el compromiso y talento de los jóvenes era tal, que todos teníamos el convencimiento que vendrían años muy buenos para el Rugby paisa, y así fue. El 2007 marcó también, un momento trascendental en la historia del deporte. Todo el Rugby Colombiano, comenzó a trabajar para hacer un cambio. A mi modo de

27


ver, la dirección que le dada por Bill Paul al rugby, estaba mal orientada…pero bueno, esa es otra historia. Para mí fue un año especial. Conocí a una excelente persona, el Señor Atilio Rienzi, secretario de la CONSUR, que en paz descanse, a quién pude contactar por correo, a través del oficial de desarrollo, Yankee Braceras. El comenzó a ver lo que estábamos haciendo. Le envié varios informes y me dio consejos, para luego de un par de meses invitarme a Uruguay, para trabajar un mes con ellos. Allí podría conocer a fondo lo que hacían, y junto a sus correos, se formaría gran parte de lo que soy como entrenador. En Uruguay conocí a grandes entrenadores, la estructura que tenían y el trabajo que venían realizando. Ellos me enseñaron y compartieron, con toda la buena onda, que caracteriza a los uruguayos. Me ayudaron como solo las personas de Rugby pueden hacerlo, por lo que les estaré infinitamente agradecido. El 2008 comenzó como el 2007, con nuevas escuelas populares, nuevos entrenadores contratados por el INDER Medellín, y nuevos chicos practicantes del deporte. Empezamos además, una nueva etapa de competencias, festivales constantes, encuentros zonales, el Alianza francesa y el Centenario; que ahora se convertía en el evento más importante del Rugby infantil y juvenil del país. Este año, se realizó en Castilla como si la vida nos diera pequeños mensajes, de lo que sería este barrio en el futuro. Este nuevo año trajo muchas buenas noticias. La primera de ellas, fue que con el apoyo del INDER y los progresos de las Escuelas, nos abrieron espacio para la participación de 18 jóvenes, en el proyecto Desarrollo Deportivo. En este proyecto, los mejores deportistas de las Escuelas llegaron a entrenarse con apoyo diferenciado, esto nos dio el espacio para mejorar considerablemente el nivel de juego de las EPD, y tener un grupo de entrenamiento constante. Este primer grupo, entrenó durante todo el año para una sola competencia, pues no había torneos para esta categoría de jugadores, nacidos en 1992 y 1993. Con este programa se abrían las puertas para un nuevo sueño, detectar talentos jóvenes y tener el recurso suficiente, para que estos se entrenaran con buena implementación y acompañamiento. Este programa de desarrollo deportivo, nos ha dado tantos jugadores que hacer un listado con todos sería complicado. Solo diré que hoy en Tucanes están: 

Jaider Pemberthy.

28


          

Harold Jinete. Johan Zurique. Johan Ortiz. Alejandro Vanegas. Danny Giraldo. Jorge Álvarez. Esteban Cardona. Pablo Valderrama. Jefferson Borja. Yerson Ortiz. Juan Gabriel Dávila.

Otra buena noticia, fue que la Alianza Francesa traería a un grupo de ex jugadores de Francia. Entre ellos, el Pilar de 1987, Jean Pierre Garuet, una persona que desde que nos visitó por primera vez, nos ofreció su amistad y siempre nos compartió con una sonrisa, toda su experiencia en el juego. En el 2008, los equipos comenzaban a tener más forma. El INEM de David Jaramillo, tenía un excelente equipo, algunos clubes comenzaban a tener grupos infantiles y juveniles, y comenzamos a trabajar para genera rivalidades y tener una competencia más dinámica. Los partidos en la mañana de los sábados, en la Auxiliar del Centenario, se convirtieron en algo cotidiano mejorando el nivel de juego. En el Torneo Alianza Francesa de ese año, una excelente final se vivió en la categoría m 18. Con más de 400 jugadores de espectadores, Desarrollo deportivo derrotó al INEM. En la categoría de menores de 12 años, también se vivió una memorable final entre Mirmidones de Moravia y Lobos de Alcázares, que terminó en empate. En esta se coronó Lobos campeón, por una tarjeta roja sacada a un jugador en la primera ronda. En esta final de menores de 12 años, jugaron por Mirmidones: Alejandro Vanegas, Johan Ortiz, Andrés Felipe y Diego Alejandro y en Lobos estaban Jorge Álvarez, Yeison Álzate, Johan Zurique y Jorge Araque. Todos ellos jugadores activos, que actualmente forman parte de Selecciones Colombia. Este año, las Selecciones Colombia viajamos nuevamente a Mérida, a participar del Torneo Internacional de los Andes. Esta vez con 2 selecciones, una menores de 18 años y una mixta. Los resultados fueron regulares para la primera, en la que se rescata solamente un partido muy bueno, contra caballeros de Mérida, con

29


quienes perdimos por 5 puntos: En cambio para la mixta, se alcanzó el titulo por segunda vez, con un muy buen equipo liderado por José Manuel Diosa, quién con sus patadas, seguía mostrando su gran talento para el rugby. Este viaje fue un éxito logístico, en el que logramos llevar 45 personas a Mérida. Con más de 36 horas de viaje de ida y un grupo amplio de personas colaborando, se vivió un excelente momento para el Rugby Paisa, que comenzaba a tener a los mejores jugadores de juveniles, llegando a mayores. También hubo malas noticias en este año. No trabajé en COMFENALCO, le dejé el puesto a un compañero, que a su vez renunció porque prefirió trabajar como instructor de gimnasio; y otro educador Físico lo reemplazó encargándose de los 10 grupos. En los siguientes 6 meses, cerraron los grupos, todos los grupos, porque estos dos educadores físicos no pudieron mantenerlos. Perder esos 250 chicos, que anualmente podíamos tener en COMFENALCO, por negligencia o desinterés de personas que pensé amaban el juego, pero para los que era solo un medio más de conseguir dinero; fue una de las grandes tristezas que me ha dado el Rugby.

30


CAPÍTULO 3 En búsqueda de un espacio para el rugby

COMFENALCO 2005.

31


En 2008, la cantidad de jugadores que teníamos superaba los 1200. Comenzamos a tener un torneo local, con varias categorías inferiores y femeninas, lo que nos generó muchas dificultades para conseguir espacios. Competíamos con Futbol, jugábamos el torneo de la Liga en los escenarios que antiguamente eran de la Liga de Futbol, situación que nos generó más de un dolor de cabeza. Todos nuestros problemas, empezaban y terminaban con el espacio para la práctica. Belén y la Marte del Estadio, ya no daban abasto para el crecimiento que estábamos teniendo; y la única manera de acabar este lio, era teniendo un espacio propio. Así desde RUCA, iniciamos una campaña para que el Rugby paisa tuviera una cancha propia. Presentamos un proyecto al INDER, pero la situación económica y política no era la adecuada para que nos dieran una cancha. No tuvieron la voluntad política, simplemente no les interesó. A raíz de esto comencé una campaña de cartas, en la que les envié una carta al día durante varias semanas, la gran mayoría de estas no tenían respuesta. Lo bueno fue que, como los jugadores de Rugby, aprendí la importancia del trabajo en equipo y cree un grupo en Facebook. Su nombre era “los que queremos una cancha para el Rugby Paisa”. En menos de 2 semanas, tenía a más de 1000 personas, a quienes les pedí que hicieran una carta para solicitarle al INDER Medellín, que se realizara la cancha. Luego de esto, el trabajo con el INDER fue diferente. Este año, tuvimos un importante hecho que modificó el Programa considerablemente. El cambio de políticas federadas, y el cambio de dirigentes en la Federacion. Durante 7 años, el Señor Bill Paul dirigió la pro-FCR desde Bogotá, haciendo avances en algunos aspectos como relaciones con la IRB, y algunas empresas privadas. Pero luego de este tiempo, no había podido conformar legalmente la Federacion y estaba estancado en algunos aspectos, sobre todo muy preocupado por las Selecciones Colombia. En ese momento, en el país teníamos una discusión sobre cuál era el camino deportivo a seguir. Por un lado, estaba el bando oficialista que pensaba (y creo que algunos de ellos aún lo hacen), que el desarrollo sería una consecuencia del

32


rendimiento y los resultados que estos trajeran; y otros, mi bando, que creemos (y espero hacerlo siempre) que el rendimiento es una consecuencia del desarrollo. Estos dos modelos estaban en un ambiente, en el que Antioquia comenzaba a mostrar grandes avances en el Desarrollo, y la Selección Colombia estaba conformada principalmente por bogotanos, obteniendo algunos triunfos a nivel internacional. La discusión era muy activa y ambigua. El bando del rendimiento (como los quiero llamar), invitaba a las regiones a invertir sus recursos en potencializar a los jugadores con pesas olímpicas, y apoyos para que fueran los mejores con un trabajo de acondicionamiento físico. El otro bando, propendía por utilizar los recursos en el desarrollo, entendido como el aumento en la cantidad de practicantes infantiles y juveniles. Dos miradas completamente diferentes. El ejemplo de las diferencias se dio, con una capacitación que pago la pro FCR, a un entrenador de pesas Olímpicas Argentino. Quien sin conocer nada de nuestro Rugby, vino a Medellín y nos dijo abiertamente: “esta generación de jugadores, es la mejor que el rugby colombiano verá”. Frente a esto, decidimos modificar el camino del Rugby Colombiano. Varias regiones nos unimos, y en una votación de todos, Excepto Bogotá que siempre apoyo a Bill, cambiamos el direccionamiento que hasta ahora llevaba. El Programa RUCA, se adaptaba para irse con sus principios a todo el país. El nuevo comité, en un acto de inteligencia y sustentando en los excelentes resultados de Antioquia y el RUCA, decidió que la Pro FCR trabajaría principalmente por el desarrollo del Rugby, modificando por completo lo que pasaría en el futuro de todos nosotros. El primer cambio que se realizó, fue el del Oficial de Desarrollo, nombrándome a mí para el cargo. Con este nombramiento, se dio la suerte que me invitaran a ser Educador en Chile, donde pude conocer a los grandes dirigentes del área deportiva de la CONSUR, y donde logré ser el primer colombiano en ser Educador IRB. Con esto podría dictar cursos en todo el país, otorgando la certificación correspondiente. En 2008 y 2009, fui por tierra a dictar cursos a: Cúcuta, Bucaramanga, Sincelejo, Cartagena, Barranquilla, Pereira, Cali y Bogotá. En estos años, he dictado más de 100 cursos, o charlas sobre capacitación, en 5 países y en muchas ciudades de Colombia, siempre pregonando el mismo mensaje: “El desarrollo es lo más

33


importante, el rendimiento es una consecuencia del trabajo de base, y solo estructuras fuertes podrán soportar el Rendimiento”. Hoy, casi 10 años después de la discusión y con muchos torneos que han pasado, creo que la historia me dio la razón. Todas las regiones piensan que lo más importante es crecer, y casi todas están trabajando en infantiles y juveniles, entendiendo que solo el desarrollo es el camino para permanecer. Incluso Bogotá, hoy está comprometida con el trabajo de base. Esto me llena de alegría y satisfacción, no porque yo tuviera la razón y otros no, sino porque el que haya tenido razón, se traduce en cientos, miles de niños que han podido jugar Rugby. En llegar a más de 12 mil jugadores, y en ser un ejemplo para el mundo de desarrollo infantil y juvenil, con pocos recursos. Y aunque se perdió la mejor generación de rugby colombiano, se recogieron grandes frutos con el esfuerzo. La IRB nos dio otra excelente noticia. La creación del campeonato Suramericano de Rugby categoría B, para menores de 18 años, donde los chicos que teníamos entrenando desde hace mucho tiempo, podrían comenzar a jugar contra otros países. La primera sede, sería Sao José dos Campos en Brasil. Entrenamos durante muchas semanas, para tener el mejor equipo posible en esta competencia. Ganarle a Perú y Venezuela, y perder por 10 puntos contra el local en un partido muy duro, fue un gran éxito, y un avance en mi formación como entrenador. Ahora comenzábamos a tener las bases, de lo que sería la Selección Colombia de Rugby. El proceso de entrenamiento de estas Selecciones, se realizó paralelo con una menores de 20, que nos representó en el torneo Colsanitas quedando campeona; y con desarrollo deportivo, menores de 16, logrando por primera vez como LAR, tener 4 selecciones masculinas entrenando activamente. En estas 4 selecciones trabajando desde 2008, tenemos hoy a:    

34

Mayores: o Andrés Quintero. M20: o Manuel Correa, Santiago Mejía, Emmanuel Bedoya y José Diosa. M 18: o Santiago Mejía, Andrés Felipe Arango. Desarrollo Deportivo: o Jaider Pemberthy.


Menciono esto, porque quiero mostrar la importancia de la continuidad en el proceso de Selecciones juveniles. Estos jóvenes, que hoy son parte de las selecciones Colombia, fueron detectados mucho antes, y han estado trabajando durante años. Hoy son referentes del Rugby Colombiano, pero no es algo gratuito ni fortuito, es un esfuerzo de muchas horas y días, para lograr estar donde están. Muchos chicos se han perdido en el camino, muchos otros no llegaron, pero esa es la realidad de la selectividad. Los jugadores buenos llegan después de mucho tiempo de trabajo, de mucho tiempo de esfuerzo y de soportar; por eso para tener una buena selección, necesitas muchos chicos que pasen por el proceso. Con un crecimiento sostenido, unas nuevas y renovadas energías federadas, con una campaña por una cancha, un trabajo con Selecciones Antioquia juveniles, y un fortalecimiento de la estructura, terminamos un excelente año para el Rugby Paisa y colombiano, lleno de una confianza que nos presentaba un futuro muy bueno para todos. En el 2009, nuestra prioridad en Antioquia fue trabajar para conseguir la cancha. Teníamos una excelente excusa, los juegos Suramericanos 2010, donde la ciudad tenía el dinero para realizar escenarios y podíamos pegarnos del caballo ganador, buscando un espacio para nosotros aunque no estábamos en los juegos. Como muchas veces en el pasado, la suerte nos encontró trabajando, pero por dificultades entre el la gobernación y la alcaldía, entre INDEPORTES y el INDER, quedamos en el medio de una confrontación por la administración de los escenarios públicos. Las ligas durante mucho tiempo, por un contrato de comodato, fueron las administradoras de los escenarios deportivos de la ciudad. Bajo este modelo habían prosperado, el tema era que para los juegos suramericanos, los escenarios tendrían otras características, y el INDER quería recuperar la administración directa de estos, como ya lo había hecho con algunas canchas de Futbol, como la Marte. El argumento de las ligas, era el mal estado de estas canchas por el uso y el abuso. El argumento del INDER, era que se usaban pero apoyando a la comunidad y a nuevos deportes que se desarrollaban. Ahí quedamos nosotros en medio de la polémica, pues recibíamos el apoyo del INDER, y habíamos crecido mucho. Nos convertimos en el caballito de Batalla de la administración.

35


Sale un comunicado en nombre de todas las ligas, dando a entender que estaban unidas contra la Alcaldía. Obviamente, nosotros no estábamos de acuerdo con que la Liga de Fútbol administrara las canchas, pues nunca más podríamos tocarlas. Este hecho hizo que el Alcalde, para demostrar que no todas las ligas estaban de acuerdo y que algunas apoyaban las políticas de gobierno, nos invitara a participar de su programa de televisión. A este asistí, teniendo muy claro el objetivo de comprometer al público, en la construcción de la cancha de rugby que tanto necesitábamos. En medio del programa, se contó la situación del deporte y para dar algo de oportunidad a los participantes, el periodista me preguntó sobre la opinión de algunos que decían que el rugby, era un deporte muy extranjero; a lo que respondí que a excepción del tejo, todos los deportes eran extranjeros, pero que si era obvio que no nos reconocían tanto, porque no teníamos una escenario propio, y que la comunidad asocia las ligas a escenarios. Esta fue la oportunidad para preguntarle al alcalde, cuando tendríamos un escenario; a lo que él, con presión de medios, se comprometió. Creo que este, fue mi mayor logro como doliente del Rugby, pues una semana después me citaron para presentar el proyecto de la cancha de Castilla. La Doctora Alicia Vargas, me dijo que era muy “vivito” por comprometer al alcalde en público, y que teníamos la posibilidad de tener un espacio en la nueva unidad de Castilla, con los amigos de Ultímate. Nosotros aceptamos sin dudarlo, en cambio ellos decidieron no irse a Castilla pues su público estaba más en el sur. El sí, sin pensar, se sumó a la suerte de que el arquitecto diseñador, jugó Rugby en la Alianza Francesa RC. Él nos ayudó, a un gran costo, a ampliar el escenario para hacer la cancha; donde hoy el Rugby paisa vive y sueña. Los amigos de Ultímate, aún esperan que el INDER les de su escenario propio. Muchas cartas, visitas al concejo de la ciudad, reuniones, citas, presentación de proyectos, derechos de petición, hicimos para conseguir la cancha. Luego pelearnos con la comunidad de fútbol del sector, y participar de las reuniones de la zona, para que la gente no nos viera como unos invasores. En fin, muchos trabajo se hizo para conseguir este maravilloso espacio, que cambió por completo la cara del Rugby Paisa para siempre. En 2009, no solo se hizo adelanto el proceso de Cancha. Continuamos con el desarrollo en muchos campos, logramos fortalecer el programa Desarrollo Deportivo, pasando de 18 a 24 jóvenes, y además seguimos trabajando con las Selecciones juveniles, que por primera vez tendrían fortaleciéndolos, una camada

36


de jugadores de Desarrollo deportivo. Esto nos permitió aumentar el tiempo de entrenamiento de los chicos, que se realizó en la Unidad Deportiva de la Floresta. Recuerdo muy bien el trabajo de base que se hizo, durante unas vacaciones de mitad de año, donde logramos que estos jóvenes se convirtieran en un equipo y consiguieran el triunfo, en el primer Torneo Oficial para Colombia en Lima; ganando en el último minuto de un duro partido contra Perú. Este año además, comenzamos a fortalecer otras regiones como Cúcuta, con quienes iniciamos un trabajo para que implementaran su propio programa de desarrollo, y fortalecieran sus infantiles y juveniles. Trabajo, que desde entonces, viene desarrollando William León Higuera, a quien vale la pena destacar. En Medellín el programa se modificó a las nuevas condiciones, y se dedicó principalmente a fortalecer los clubes y las Escuelas Populares. El objetivo en esta etapa, era hacer los grupos más fuertes y tener mejores condiciones de entrenamiento, para esto las selecciones Antioquia y el sistema de capacitación, eran indispensables. Comenzaron a visitarnos varios extranjeros, que nos compartieron su conocimiento y experiencia, como Chacho Herrera, Lucho Peyrone, Chino Tizón, Santiago Ramallo, José Ciley, Ricardo Paganini y Diego Albánese. Todos ellos se fueron sorprendidos con los avances que observaron, en el Rugby de nuestra región; y contentos, por lo que se comenzaba a mencionar como el Milagro del Rugby Colombiano, que se daba gracias al programa RUCA. El 2010 fue un año maravilloso, las dificultades entre los institutos de deportes, nos dio la oportunidad de que el INDER nos diera mucho apoyo. Lo primero fue, que inició la construcción de la cancha de Castilla; lo segundo, que la Alcaldía nos apoyó para hacer varios eventos, como la visita de Cuervos, y la organización de un Seminario Internacional con la participación de grandes entrenadores y referees. Este último se fue dando cada año, donde participaron entrenadores como:        

37

Gonzalo Gasso SIC. Sebastián Perasso SIC. Quique Amarillo Carrasco Polo. Gustavo Gerbasi Old Christian. Luis García Cuervos. Alejandro Lemes Cuervos. Daniel Tobal La Tablada. Carlos Romero Aranduroga.


José Brancato Cuervos.

Con este evento organizado por la gente de RUCA, logramos capacitar a más de 160 entrenadores, y esperamos seguir organizándolo en el futuro. El apoyo del INDER, nos permitió también apoyar en la organización del Suramericano de Rugby. Primero el de menores, que se iba a organizar en octubre, y luego, en menos de 1 mes, reprogramar todo y organizar el Suramericano de mayores. Bogotá, que tenía el compromiso de organizarlo, faltando algunas semanas para el evento, renunció a su organización por motivos económicos. El sudamericano de mayores se caía y la FCR no tenía como asumir costos. En medio de una conversación con el director deportivo de la LAR, Jorge Laurencena, nos dimos a la tarea de organizarlo, consiguiendo los 40 millones de pesos extra que se necesitaban. Teníamos 4 días, y Jorge hizo una tarea maravillosa, logrando conseguir el dinero. El suramericano se hizo, y la inauguración de Castilla fue un éxito. El 2010, marcó otra excelente experiencia para el Rugby Paisa, la gira por Argentina y Uruguay de Desarrollo Deportivo. La base de los chicos que habían quedado campeones del suramericano 2010, ganando por mucha diferencia todos sus partidos, se iba de gira gracias al INDER Medellín, a jugar el Valentín Martínez en Uruguay. Ahí lo deportivo no salió tan bien, pero quedo la bonita experiencia de muchos jóvenes de barrios humildes de Medellín, viajando y jugando en el Sur del continente. En este año, sucedió algo importante en el programa RUCA. Comenzamos por fin, a trabajar en Colegios Privados con el apoyo de Gustavo Díaz, un Tucumano que se animó a trabajar con estos chicos. Abrimos 3 colegios privados, un espacio donde antes no habíamos estado, fortaleciendo la presencia en este sector social del país. El Pedro Justo Berrio y el San Carlos, fueron los Colegios con mejores resultados. Llegaron a sumar a un torneo que comenzaba, el INDER Colegiados, en el que participaron 12 colegios del municipio, y que actualmente continúa. El RUCA en este año, creció gracias a las capacitaciones, a los Colegios privados y a la cancha. Nos vincularon a 3 nuevas escuelas populares, Juanes de la paz, Progreso y la Esperanza, en la zona de Castilla; con el Objetivo de fortalecer el Rugby de la zona, y que la comunidad se identificará con el deporte sin verlo como

38


una amenaza. El cambio que gener贸 la cancha en la comunidad, se prest贸 para inconvenientes y amenazas entre combos, muchachos del sector y trabajadores en la construcci贸n de esta. Nosotros esper谩bamos con ansiedad nuestro espacio.

39


CAPÍTULO 4 Más sueños hechos realidad

Selección Antioquia inter ligas Medellín 2012

40


Soy de los pocos que comenzaron a jugar rugby en los 90’s, y aún permanecen. Soy de los pocos a los que les toco todo el proceso de tener liga, perderla y vivir sin esta. Los de mi generación crecimos peleando con futbolistas, tuvimos que jugar a las 11 pm en la Marte, y llegar a canchas un domingo, a las 8 am, para que nos dijeran que por lluvia se cancelaba el partido. Soy de la generación, que antes de dormir miraba el cielo, y si escuchaba un trueno sabía que no habría partido; de los que jugó un torneo, en una cancha media en Robledo, porque no había más. Soy de los que más de una vez, recibió la frase “es que el Rugby daña las canchas”. Soy de la generación de los 90s, que puede entender la importancia y el valor, de tener el espacio en Castilla. El primer día que nos entregaron Castilla, nos permitieron ingresar en medio de los trabajos para poder entrenar. Cuando la vi terminada, y cuando la pisé, la felicidad fue enorme; el triunfo de tener un estadio de Rugby propio después de tantos años, era una experiencia maravillosa. Recuerdo esa noche, quedarnos sentados mucho tiempo en silencio, simplemente disfrutando. Pero no todo era bueno, las personas seguían hablando de lo peligroso del barrio, enfatizando en que no nos quedáramos de noche y que tuviéramos mucho cuidado de por dónde andábamos. Pero el hambre pudo más que el miedo. Esa tarde nos dimos cuenta que vendían cremas en una casa, y decidimos ir a comprar. Isabel Romero nos atendió, y un par de horas, ella y Nana ya eran amigas de nuestros juveniles. Un par de días después, el dueño de la tienda nos preguntó quienes éramos, y porqué comíamos tantas cremas. Le contamos de nosotros y le pedimos hacer comida, porque como buenos rugbistas nos encanta comer. Y sí que consumimos. Esa semana alguien se nos acercó, un chico como cualquier otro, y nos dijo que estuviéramos tranquilos, que en Castilla no nos iba a pasar nada. Y más o menos así fue, exceptuando casos aislados, nunca nos pasó nada. Un par de años después, en una celebración del Club, hablé con Caliche el dueño de las cremas, que me dijo que solo nosotros habíamos consumido tantas cremas, que le habíamos cuadruplicado el negocio. Incluso, si hoy pasas por Castilla, puedes ver 3 o 4 negocios de comida en los que la gente de Rugby consume constantemente. Fue el hambre, la que abrió para siempre las puertas de Castilla.

41


Desde Castilla para acá, todo ha sido más fácil. No solo las puertas se abrieron de par en par, también las ventanas. El desarrollo explotó, los grupos se fortalecieron, y aunque hemos tenido problemas y dificultades como en todo camino, las cosas han sido menos duras. Creo que podemos compararnos con algunos dibujos animados de ayer y hoy, que comenzaban subiendo poco a poco un nevado, luego llegaban a la cima y comenzaba a rodar, ahí se convertían en una bola de nieve enorme e imparable. Así fue con Castilla. Fue duro llegar a la cima, pero una vez ahí, todo comenzó a crecer rápidamente. Con este desarrollo, comenzamos a progresar en todo el departamento. Programas de descentralización en Urabá, en el Oriente, en el Sur Oeste, en el Nordeste, ingreso a juegos departamentales, y crecimiento en colegios privados, además del componente social que RUCA ofrece, han permitido que el programa se mantenga y siga creciendo constantemente, modificándose de acuerdo a las necesidades del momento. Desde Castilla para acá, todos los programas de la LAR crecieron. Los torneos, los festivales, las capacitaciones, las Selecciones, todos se fortalecieron de una manera, que ni el más optimista hubiera imaginado hace 10 años; pero para lograr todo esto, se requirió de mucho, mucho trabajo y de mucha gente. Por eso quiero hacer un pequeño recuento de los logros que hemos alcanzado con RUCA y el apoyo de tanta gente. Quiero aprovechar este pequeño espacio para hacer un reconocimiento, y agradecer a tanta gente que nos ayudó y colaboró con este programa; a los que confiaron en nosotros cuando era muy difícil hacerlo, a los que nos apoyaron, nos dieron una mano, o que simplemente creyeron en este sueño. El Rugby Paisa, es lo que es hoy en día, gracias a ellos. Lina Preciado, Dennis Restrepo, Yeison Vásquez, Julián Jiménez, quiénes fueron los primeros que trabajaron en el programa, donando su tiempo y sus ganas para que esto arrancara. A John Jairo Agudelo, quién nos permitió participar en varias actividades en la Universidad de Antioquia, y entender el potencial del rugby como nueva tendencia deportiva. Andrés Gómez y Laurent Palau, por sus conocimientos; y a Darío Fernández por hacernos soñar.

42


A Miguel Agudelo de COMFENALCO, Federico Sierra, Marianela Ruiz, Andrés Gutiérrez de las EPD; a la Doctora Alicia Vargas (Q.E.P.D) del INDER Medellín, por abrirnos las puertas, y al Doctor Ramos (Q.E.P.D) de INDERPORTES. A Esteban Yepes, Saúl Campuzano, Jorge Laurencena, y todos aquellos que han pasado por la LAR; y han entregado su valioso tiempo para que el Rugby paisa crezca día a día. A Alexa Burbano por sus correcciones, y a todos los que hoy trabajan en la LAR. Sin ellos el crecimiento sería imposible de sostener. A todos los que, de una u otra forma, nos ayudaron a que este sueño se hiciera realidad.

43


CAPÍTULO 5 Logros RUCA

Primer Festival de Ruca en Copacabana, con Colegio Gran Bretaña de Bogotá, Gatos, INEM, Copacabana, COMFENALCO.

44


 Más de 400 demostraciones realizadas.  Más de 200 mil jóvenes observaron demostraciones, en más de 180 instituciones educativas.  220 entrenadores capacitados en nuestro sistema de capacitación.  50 referees capacitados.  35 personas trabajando de manera directa como entrenadores de Rugby.  25 personas trabajando de manera indirecta en competencias, eventos y acciones del programa.  Más de 1200 partidos, en categorías infantiles y juveniles.  Más de 700 partidos oficiales en categoría mayores.  Más de 300 entrenadores capacitados en el Seminario Anual, por conferencistas de 4 países.  Organización anual desde hace 9 años, del Torneo Centenario, con la participación de más de 1200 deportistas, en infantiles y juveniles.  Programas de detección de talentos.  Más de 140 jóvenes en procesos de Selecciones Antioquia, ganado la gran mayoría de los torneos nacionales. En Selecciones Masculinas, no perdiendo en partidos oficiales contra otra Selecciones desde 2005. Y siendo campeones invictos en mayores y juveniles de quinces desde 2007, y desde 2011 en Sevens.

 Giras realizadas a Argentina, Venezuela y Uruguay.  Intercambio de deportistas y entrenadores, en Argentina y Uruguay.  5 años sin perder un solo partido de categorías juveniles, en el país.

45


 Aumento en más de 3500 jugadores, en 10 años.  Descentralización en 6 Sub Regiones del Departamento, y más de 23 municipios.  12 jóvenes estudiando carreras universitarias afines al deporte.  12 jóvenes estudiando en el Sena técnica afín al deporte.  10 jóvenes estudiando Ingles.  4 jóvenes viviendo en la Villa deportiva.  Gran apoyo Estatal, con 2 estadios de Rugby y 3 canchas multipropósito en el departamento.  Ingreso a diferentes programas del estado, como Juegos Departamentales, INDERcolegiados, PIP 20 + cancillería, entre otros.  Reconocimiento a nuestro trabajo. Fuimos postulados por Santiago Ramallo, gerente de la IRB para Suramérica, como mejor proyecto de desarrollo para el Mundo en los IRB Awards. Estos, los premios más importantes del mundo. Los Resultados son muy buenos, pero nada de esto hubiera sido posible sin el trabajo desinteresado de muchas personas. A ellos quiero agradecerles, y darles un espacio en la historia de RUCA.      

46

David Jaramillo. Mario Henao Laurent Palau. Catalina Palacio. José Manuel Diosa. Sebastián Mejía.


CAPÍTULO 6

Historias de Vida

Mario Henao, David Jaramillo y Mauricio Henao, Selección Antioquia m 18 en 2008, cancha marte 2.

47


 Cebastian Zurique

En 2005, comencé a trabajar en la Escuela Floresta la Pradera Parte Alta. Allá logré, en muy poco tiempo, tener un grupo muy estable de jugadores de cuarto y quinto de primaria. Eran chicos entre 9 y 12 años, que estudiaban en la mañana y entrenaban los miércoles, a las 3:30pm, en una pequeña cancha de cemento dentro del colegio. Me gustaba mucho entrenar ese grupo. Primero porque los chicos estaban muy comprometidos, segundo porque tenían talento, y tercero por que el sitio era fresco y bonito, disfrutaba mucho ir. Un par de profesoras apoyaban el proceso. Una de ellas dictaba en tercero, y tenía dos chicos que estudiaban en la tarde, pero no atendían a clase por estar

48


mirando el entrenamiento. Algunas veces, ella los dejó participar de los entrenos, uno de ellos era Johan Cebastian Zurique Borja, a quien luego conocí como Pototo. El año siguiente, por varias dificultades con los espacios, comencé a entrenar en la misma escuela pero a las 8 de la mañana, con un par de niños más comenzó a asistir regularmente Pototo. Junto con Juan Fernando Gómez, que siempre asistía a los entrenamientos, comenzamos a formar un nuevo equipo de chicos menores de 12 años, que tenían muchas ganas y compromiso. Como entrenábamos en una cancha de cemento, no podíamos tacklear, entonces tuve que realizar modificaciones a los entrenamientos, que me hacían sentir que iba a perder a esos chicos, por la falta de espacio. La suerte se presentó y abrieron la EPD Floresta Alcázares, en la cancha de la Floresta. Aquí pude invitar a estos chicos, de los que solo unos pocos continuaron participando, con los que sumados a los nuevos, logramos comenzar el primer grupo de Lobos m 12; que tenía a Zapote, Diablo, Ratón, Pototo y Jonar, un grupo que se hizo muy conocido, durante un tiempo, por el buen nivel de juego que tenían. Pototo, continuó entrenando y se fue destacando. Aunque su disciplina siempre fue un problema, su talento físico y calidad técnica, lo han hecho ser un excelente deportistas; quién con 14 años fue convocado a la Selección Antioquia, y a los 15, jugó el Primer Suramericano Juvenil 2010, donde quedó campeón en Medellín. Luego jugó 4 suramericanos juveniles más. Hoy con 19 años, ha participado en los juegos mundiales, Bolivarianos, Suramericanos, y está en la Selección de mayores. Es uno de los jugadores con más proyección del Rugby Colombiano.

49


 José Manuel Diosa

José Manuel Diosa Interligas 2014. Creo que nadie ejemplifica mejor lo que es la Historia del Programa RUCA, como José Manuel Diosa. Es uno de los chicos que creció con el programa, y que luego regreso a fortalecerlo. Hoy es parte fundamental de esa imagen del Rugby paisa, y del desarrollo del Rugby Colombiano. En 2006, continuábamos con el programa de Nuevas Tendencias deportivas, y Yuseth tenía un colegio en Santa Mónica para hacer demostraciones, el Colegio Cristóbal Colon. Llegó al entrenamiento en la noche y me dijo: “hay un chico que tiene una patada brutal en ese colegio, tiene 15 años y se apellida Diosa. Tiene

50


mucho talento”. Y como Andrés Gómez, y el Profesor Ramos (metodólogo de INDEPORTES) me dijeron, el talento no es fácil de conseguir; y en esos días necesitábamos pateadores en Medellín, así que decidí ir a ese colegio a buscar al chico. Fui al Colegio un par de días después, y pregunte hasta encontrarlo. El chico estaba en noveno y era bastante conocido. Hablé con él, y le propuse ir a entrenarse con Lobos en la floresta. Él no fue. Regresé al colegio y lo volví a invitar, me decía que sí pero no iba. Así que le pedí que sacáramos un grupo, en la cancha al lado del colegio, y ahí si fue. Comenzó así un nuevo grupo, Piratas. Con diosa y Jorgito, comenzó a entrenarse este grupo, con alrededor de 50 chicos de la comuna 13. En la cancha del Cristóbal Colon, los martes y jueves de 9:30 a 11 de la mañana, entrenábamos en un pequeño espacio de arena. Los chicos fueron mejorando y el espacio ya no era suficiente. Así que algunos Piratas, los más comprometidos, empezaron a entrenar con Lobos. Diosa comenzó a asistir a las Selecciones Antioquia, donde inició a jugar de apertura rápidamente; sus condiciones naturales eran impresionantes, era como si hubiera nacido para jugar rugby. En 2008, se dio un viaje para Venezuela donde él no sé cómo, logro conseguir el dinero para ir. En ese torneo, demostró su talento y capacidades, con patadas de más de 50 metros. Nos dio el título…uno de los muchos que levantaría con los años. Hoy, luego de sudamericanos, de jugar contra los pumas, de ir a contar su historia a Francia y de ser jugador insignia de la FCR, trabaja como entrenador de chicos y jóvenes en municipios, regresándole al rugby algo de lo que le dio.

51


 Sebastián Mejía Gil

Sebastián Mejía Juegos Mundiales 2013. Este jugador no comenzó en RUCA, pero representa muchas de las acciones que esperamos con el programa. A él lo conocí en unos partidos amistosos para el suramericano de 2009, donde con 18 años se había pasado por un par de meses. Tenía las condiciones, y lo invité a entrenar con Selecciones Antioquia juveniles, que iba para el

52


COLSANITAS en Bogotá. Él era un chico muy tímido, que apenas hablaba, y que desconfiaba mucho. Me tocó convencerlo para que fuera a entrenar a la Universidad de Medellín en las noches, donde entrenaban las selecciones. Comenzó a ir, pero un día cambiamos el entreno y se perdió. Me llamó y le dije que estábamos en Belén, como no sabía llegar le pague el taxi, y creo que con eso, y con el viaje a Bogotá, decidió no irse nunca más. Lo importante de Sebastián, el Tío (nombre que le puse por un parecido físico, y de personalidad, con un hermano de mi mama llamado Johnny, que murió hace poco), no fue su etapa como jugador de RUCA, sino su etapa como entrenador. Él quería serlo, así que le dije que si sacaba un equipo en Caldas donde vivía, iba a ser mi amiguito. A las 2 semanas teníamos a linces, y comenzó a liderar el grupo de nuevos de la Universidad Nacional. Un par de años después, es un referente para el Rugby Paisa y colombiano. Trabaja con desarrollo, y se está convirtiendo en un excelente entrenador, enfocado en el futuro de este deporte.

Creo que personas como estos chicos, son los que van a hacer que el programa RUCA dure mucho tiempo. Ellos conocen la importancia que el Rugby puede representar, en la vida de las personas.

53


 Emmanuel Bedoya

Mencioné que con Andrés, organizamos varias demostraciones para colegios en la ciudad. Una de ellas fue la del colegio Jorge Robledo, donde Emmanuel nos observó y se enteró como practicar. En ese momento, como era jugador del Medellín no pudo asistir a los entrenamientos. Un par de semanas después, cuando lo cortaron del futbol por que no pasó unas pruebas para ser profesional, se animó a entrenar Rugby con un amigo suyo, a quien apodábamos el loco. Él lo invito a entrenar con Jaguares, en la cancha de la cuchilla en Robledo. Recuerdo el primer entrenamiento que vi a Emmanuel, quién comenzaba a jugar y era bastante rápido. Fue el primer chico que vi que usaba el pie de manera inteligente, y que además lo hacía con un verdadero talento. Le puse atención, y lo invite a jugar con selecciones Antioquia juveniles, donde en muy poco tiempo se convirtió en el apertura. Emmanuel ha hecho todo el proceso como jugador, desde la m 16, m 18, m 20, selecciones mayores, y además ha estado en un club, que desde que el llego a primera división, ha ganado más de 20 títulos en todo el país. Es un jugador que

54


ejemplifica lo que quisimos hacer con RUCA, detectar jóvenes talentosos de los barrios, y vincularlos a clubes y a las selecciones, para mejorar el rendimiento deportivo. Con jugadores como él, el nivel del Rugby paisa creció de manera considerable. El Fofio, como solemos llamarlo, comenzó desde muy joven a trabajar como formador en las escuelas populares. Trabajó en la EPD Cataluña, durante 3 años, y ahora es el entrenador del ITM, y está terminando la Licenciatura en Educación Física, en la universidad de Antioquia. Todo mientras continúa entrenando, y siendo parte de las Selecciones Colombia de mayores.

55


 Carlos Londoño

Carlos Londoño, el mestre, fue de los primeros chicos que comenzaron a jugar en el INEM. Él, junto con su hermano la flaca, el enano, Juan, buda y otros, crearon Avalancha, un equipo que inicialmente se iba a llamar Ladrillo violento, gracias a otro jugador, el Skin; pero la idea no prosperó. Mestre, desde ese día, ha trabajado en ser un mejor jugador, y en colaborar en la LAR y en Avalancha con todos los procesos. Recuerdo el primer día que lo vi en un entrenamiento. No podía creer que era mellizo de la flaca, la verdad no entendía como se podía ser mellizo y tan diferente, por eso lo recuerdo bien. En los primeros días, el llego a entrenar a Selección con otros chicos del INEM, y fue de los que más se vinculó, y más mejoró con el tiempo. Luego su camino, lo direccionó a ser más entrenador que jugador, siendo hoy formador de las Escuelas Populares del deporte, entrenador de una nueva generación de Avalanchas del INEM, y colaborando con las Selecciones Femeninas de nuestro departamento.

56


Creo que personas como estos chicos, son los que van a hacer que el programa RUCA dure mucho tiempo. Ellos conocen la importancia, de lo que el Rugby puede representar en la vida de las personas.

57


 Alejandra Betancur

Aleja, no comenzó exactamente de uno de los grupos de RUCA, ella empezó en Moiras de la UDEA, pero representa mucho del trabajo del Rugby Femenino, y de mi relación con él. En alguna oportunidad tuvimos un concurso de fuerza, en el que por un dolor en la espalda no pude participar. Los tipos de pesas ganaron fácilmente, pero hubo alguien que me llamo la atención. Una chica de 17 años que tenía mucha fuerza, a ella le dije que debería jugar rugby, que le podría ir muy bien. Me respondió que en pesas le iba bien, y amablemente me dijo que no.

58


Todos los que me conocen, saben que no acepto los no como respuesta. Así que siempre que la veía en la universidad, la trataba de convencer con todo tipo de argumentos posibles; pasé por el rendimiento, el bio tipo, los viajes o lo que fuera. Meses después, creo más por evitar que le siguiera diciendo y molestando, accedió a ir y nunca se fue. Ella representa algo maravilloso en el Rugby Femenino Paisa. Una nueva generación de chicas, que entiende el desarrollo como una necesidad y como una responsabilidad de ellas mismas. Esto en contraste con una generación anterior, donde un grupo lleno de talento se fue cerrando, hasta acabarse y casi morir por la falta de jugadoras. Alejandra, junto con otras mujeres, creó un nuevo grupo que comenzó a trabajar por que el Rugby femenino creciera en la ciudad. Además de este gran trabajo, Aleja ganó el premio a mujer talento, es entrenadora de diferentes grupos, y ha sido capitana de Selección Colombia femenina, desde hace algunos años. Ella es un referente del Rugby femenino del país, y gracias a personas así, hoy tenemos muchas niñas jóvenes jugando este deporte. Ella, como muchas otras mujeres, han trabajado por hacer crecer el Rugby en nuestra región. Quiero aprovechar para agradecer a todas aquellas que entendieron la importancia del desarrollo, y que trabajaron porque cada día más niñas jueguen rugby.

59


RUCA desde sus experiencias o Maria Catalina Palacio Gaviria Presidente LAR

Hablar de RUCA para mí, es hablar de una locura. Emprendida en el 2004 como lo comenta Mauro, entre a la liga por cuestiones del azar y por mí osadía de estar siempre organizando lo que nadie quiere organizar. En mi CLUB, ZORROS UDEM, que llevo en mi corazón, jugué aproximadamente dos años. Durante ese tiempo había terminado mis estudios de Administración de Empresas Turísticas, entonces tenía tiempo de sobra para supuestamente “perder el tiempo”, así fue como en el club me encargaba de la tesorería y de organizar los viajes del equipo femenino, pues con el masculino no había muy buena empatía. Llegue entonces a una reunión a representar a mi club, donde hice atrevidas preguntas, y fue así como Mauro Henao pensó que la gordita podría ser útil. En ese momento la liga no tenía sede ni dinero para funcionamiento, pero sí un gran soñador que todo el tiempo decía: “quiero niños y cada vez más niños”. Así, decidí aportar mi conocimiento en la parte administrativa, y Mauro en la parte técnica. Recuerdo mucho que ponía hasta la gasolina para llevar la única tula y los pocos balones. Unos Molten feos, que de Rugby no tenían nada, pero que nos duraron

60


casi toda la primera etapa de desarrollo. Fuimos a muchos colegios, acompañé varias demostraciones, y hasta trabajé en las primeras vacaciones recreativas que hicimos con el INDER; los primeros contratos firmados por la liga. Recuerdo que hicimos varias demostraciones en colegios cercanos a donde vivía, y fue así como RUCA fue tomando forma. Mis memorias son de un programa con muchas ganas, con muchos jóvenes soñadores, que me tocó ir organizando poco a poco y con paciencia. Los papeles se perdían, los informes nunca estaban, pero evoco muchos nombres que se vienen a mí cabeza, como resultado de este bonito programa. Hemos dado más sonrisas que llantos, hemos dado más caminos hacia una buena sociedad de lo esperado, y todo esto como materialización de sueños. Me siento orgullosa de ser parte de esta historia, jamás pensé que mi vida iba a girar en torno a una OVALADA, y que esa OVALADA iba a cambiar la vida de muchos. RUCA es, hoy por hoy, el trabajo incansable de todos los monitores, de todos los jugadores que han pertenecido al programa y que se han quedado con nosotros, y sin duda alguna, por Mauricio Henao que es un soñador con el que la vida me cruzó para formar un equipo de trabajo, en el que todos aportamos desde nuestras capacidades. Para mi RUCA, es la semilla de Rugby para todos

61


o José Manuel Diosa Gómez

José Manuel Diosa Colsanitas Bogotá 2007.

Mi nombre es José Manuel Diosa Gómez, nací en apartado Antioquia el 14 de agosto de 1989 a las 8:32pm. Conocí el rugby en finales del año 2005 en el colegio Cristóbal Colón, donde cursaba el grado 8. Un día cualquiera, llegó un joven grande con un balón ovalado al salón durante la clase de matemáticas; recuerdo muy bien que se formó un gran alboroto cuando este joven grande ingresó. En el momento que empezó a hablar, yo lo único que miraba era ese balón, y me preguntaba ¿Qué puede jugar uno con un balón así? Luego el hizo la invitación a todos y todas los que estaban interesados en practicar RUGBY, para ir el día siguiente a las 8am a la cancha de arenilla, que estaba afuera del colegio.

62


Antes de que este joven llamado Cebastián Yuseth entrara a mi salón, mi vida estaba llena de problemas, tenía problemas en mi casa, colegio y en la calle, o sea que donde estaba, siempre me acompañaba un problema. En mi casa tenía problemas todo el tiempo con mis padres, porque era muy desobediente, y con mis hermanos por grosero. En el colegio tenía problemas académicos y peor aún disciplinarios. Yo era uno de esos estudiantes que se peleaba con todo el mundo, que intentaba hacerlos sentir mal y mucho menos que los demás. En mi barrio siempre tuve muchos amigos, éramos alrededor de 15 adolescentes entre 13 y 20 años, que todo el tiempo no la pasábamos juntos para todos lados. Éramos una pequeña pandilla que siempre estaba mirando que hacer en sus ratos libres. En mi primera semana de entrenamiento, hicimos un juego en una cancha de micro futbol donde había aros de básquetbol; debíamos encestar el balón con las maños, y aquél equipo que lograra hacer una cesta pateando el balón, ganaba el partido. Resulta que yo logre hacer una cesta de esta manera, y me di cuenta que en realidad era bueno pateando el balón ovalado. Durante los siguientes entrenamientos siempre preguntábamos de qué manera uno conseguía puntos a parte de apoyar el balón en la zona de anotación, y nos explicaron el tema de las famosas “H” y cómo se lograba conseguir más puntos. Yo de gomoso, empecé a patear y patear el balón durante los entrenamientos; y en realidad me iba muy bien, los compañeros y Yuseth me lo hacían saber. En el año 2006 continúe con el rugby pero no era nada serio en realidad, solo me gustaba porque era un deporte donde uno podía aprovechar y darse “golpes” con otras personas, de forma muy natural. En el año 2007 conocí a MAURICIO HENAO un señor corpulento. Un día él me dijo que si a mí no me gustaría viajar y conocer otras ciudades jugando rugby, yo le dije ¡claro profesor, a quien no le gustaría viajar! El terminó diciéndome “póngase bien juicioso que yo le ayudo”. En este crucial momento, empecé a dedicarme más y más al rugby, y empecé a dejar de compartir más tiempo con mis amigos. Después de 6 meses, la mayoría de mis amigos ya hacían parte de bandas y consumían drogas. Finalizando ese año mataron como 2 o 3 de los amigos con los cuales yo me había criado; cuando paso esto yo empecé a cuestionarme, y pensaba dentro mí: ¿quiero ser como ellos? ¿Quiero terminar de la misma forma que ellos? Más bien tome el camino que me estaba brindando el RUGBY, el camino del deporte, estar con personas que de pronto no me iban a dar problemas sino más soluciones.

63


Cuando yo empiezo a tomar esta actitud con el rugby, Mauricio me empieza animar y me invita a que entrene con la selección M21, que viajaba a jugar el regional en el año 2008 en la ciudad de Bucaramanga. Yo iba y entrenaba con estos muchachos que llevaban mucho tiempo jugando, ellos nunca me hicieron a un lado, al contrario, siempre estuvieron pendientes de que si entendiera todo, pero como todo nuevo en rugby “nunca entendía lo que me decían” jajajajajaja. Resulta que quedé en el grupo que iba a viajar, la noche antes del viaje estaba jugando un partido de micho futbol por mi casa y me aporreé una rodilla, y no pude viajar. A raíz de esto me di cuenta que debía ser más disciplinado, y si jugar rugby era lo que quería para mi vida debía comprometerme. Después de este viaje, empecé a compartir más tiempo con Mauro, entrenar más tiempo en LOBOS, escuela popular del inder alcázares, y luego entrenar con el equipo de mi colegio, que se hacía llamar PIRATAS. Cuando Mauro empezó a ver ese interés que yo tenía por el rugby, comenzó a enseñarme y a tenerme en cuenta para algunas de sus cosas, como entrenar a los niños más pequeños. Luego él me llevo a jugar al club DUENDES donde jugué durante 3 años del 2006 al 2009, luego me fui a GATOS que es el club donde juego actualmente. La verdad es que si no fuera por el rugby, y por todo el apoyo que Mauro Henao me brindo y me sigue brindado, yo no sabría qué sería de mi vida hoy. De pronto estaría como muchos de mis amigos, en las drogas, en la cárcel o de pronto muerto. Por eso vivo agradecido con el rugby todos los días de mi vida, ya que por él tengo un trabajo el cual disfruto mucho, tengo unos amigos que dentro y afuera de la cancha siempre me apoyaran y estarán conmigo cuando los necesite, y lo más importante de toda esta historia previa y durante mi vida en rugby, es que mis PADRES y toda mi FAMILIA viven orgullosos de mí. Mi meta es nunca, pero nunca en la vida, pase lo que pase, defraudar a todas estas personas que le apostaron a que yo podría ser alguien la vida. ¡GRACIAS RUGBY!

64


Selecci贸n Antioquia m 20 Colsanitas 2008.

65


o David “Cabra” Jaramillo

Ruca y yo Recuerdo bien aquella mañana de domingo donde, por primera vez, vi el rugby en televisión. Veía la cabalgata deportiva Gillette y mostraban el “monstruoso” jugador, que el equipo de Nueva Zelanda tenía como gran opción en el ataque. La verdad no entendí mucho, pero el juego me impactó, y cuando mostraron el haka quedé aun mas entusiasmado. Pasaron varios años antes de tener la oportunidad de practicar rugby, en aquel momento no había información ni promoción, solo un rumor de que en las universidades se practicaba; fue en el momento que ingresé a la Universidad de Antioquia. Con unos 4 amigos, fuimos a encontrar el primer entrenamiento de rugby una mañana de miércoles a las 10 am, allí pude conocer el rugby y a Mauricio Henao, quién era el monitor encargado del equipo de los nuevos. Ese día había 3 jugadores más, y hasta hicimos una línea completa para terminar en try,

66


en una cancha de cemento, ya que por el invierno era imposible ingresar a la cancha auxiliar de la Udea. Ese primer entrenamiento, esa sensación de tener ese extraño balón, de correr, evadir, de pasarlo, de intentar sin éxito que diera giros; todo eso fue hermoso pero no comparable con lo que seguiría. El viernes de esa semana, tuvimos el primer entrenamiento de tackle, dirigido por Darío Fernández y Mauricio Henao, doloroso y divertido entrenamiento tacklear tulas, compañeros, tulas y compañeros. De la mano del entrenador Darío y Mauro Henao, conocería un gran ciclo de tackle; pasamos mucho tiempo divirtiéndonos tackleando. No había mucho que hacer con el balón, pero de verdad, en medio del lodo, de las tulas y tackleando, empecé a sentir el enamoramiento; nada era comparable con el deseo de estar en la cancha tackleando. Fue allí, en medio de tackles y lodo, que comenzó a nacer el amor que hasta el día de hoy no se va de mí; ese amor que empezó con curiosidad a través de la televisión, ese día se volvía un romance, tackleando en una cancha llena de lodo. Después de un largo tiempo de juego, nació la grandiosa idea, de la mano de Laurent Palau y Mauricio Henao, de dar clases para entrenadores de rugby; y tuve mi primera capacitación, en un pequeño salón en la universidad de Antioquia. Allí se fue fraguando lo que serían los diferentes grupos de entrenamiento, de juveniles en toda la ciudad. Yo que había realizado los últimos grados de educación en el Inem del poblado, fui allí a entrenar los alumnos de la época. Había la posibilidad de hacer rotación por los diferentes grados, y los alumnos que se animaran, conformarían el equipo en los entrenamientos extra clase. Roté por los diferentes grados con la ilusión de que a esos “pelaos”, les gustara el rugby tanto como a mí. Al fin y al cabo, como en las buenas historias, todo termina conspirando para que cosas que valgan la pena pasen, encontré una pandilla de “pelaos” de 13 años, súper motivados y entusiasmados, con ganas de jugar rugby. Recuerdo muy bien a quien lideraba esa pandilla, Carlos “mestre” Londoño, quien era el encargado de alinear el grupo cada semana, para los entrenamiento del viernes 12 del día; pasaron varios entrenamientos y empezamos a tener partidos. Recuerdo los emotivos partidos con Lobos, Gaticos y Robledo, en todos ellos caras conocidas y el gran entusiasmo de hacer rugby. Fue en la cancha del Inem, con la guía de Mauricio Henao y Laurent Palau, donde de verdad entendí el rugby, enseñándolo, compartiéndolo y haciendo que otros se

67


enamoraran, haciendo que el rugby creciera, aprendiendo a la vez que enseñaba, conociendo grandes personas, viviendo grandes experiencias. Que emoción ver las caras de felicidad de los chicos, cuando a las 12 m del viernes, se sacaba la tula con 3 balones de rugby; no importaba lo viejos y lisos, solo importaba que eran de rugby, y que esa tarde podíamos sumergirnos en ese mundo lleno de diversión y lejos de todos ¡podíamos tener una tarde de rugby! Con este grupo construido y RUCA ya en marcha, se organizó el Alianza Francesa; un torneo con altura, con trofeo, en una cancha con grama, hasta uniformes organizamos, recogiendo una cuota semana de 1000 pesos para ajustar los 20 mil de la camisa, que hacía la mamá de un jugador. Todo muy bien ordenado, de la mano del profe Jhon Jairo y de Eliceo, los encargados del deporte en el Inem, conseguimos los permisos y nos dispusimos a participar de lo que sería el torneo que cambiaría la vida de muchos. En ese torneo tan disfrutable. tuve el placer de conocer la sensación más grande e impresionante que he sentido dentro del rugby, aunque había salido alguna vez ganador de una cancha como jugador, ver a los chicos que habían compartido conmigo grandes tardes, que habían entrenado duro, que habían puesto empeño, que se habían unido; verlos a ellos ese día disfrutando un gran partido, ver sus sonrisas, su felicidad mientras jugaban y la ilusión al entrar a la cancha, y al final recibir la dicha de un triunfo y disfrutar con ellos esa alegría. Ese fue el momento en el que dije: “¡yo quiero ser entrenador de rugby siempre!” Luego vinieron las selecciones, las escuelas populares del deporte, no sé cuántas cosas más. Hoy quisiera escribir mil historias más, pero creo que la idea se cierra cuando miro en retrospectiva, y veo como el rugby llegó a mi vida y afortunadamente no se fue; porque el rugby no cambió mi vida, le dio sentido y me dio la oportunidad de transmitirlo y que también le diera sentido a la vida de algunos. El rugby me dio hasta el apodo por el que hoy todos, hasta en mi familia, me conocen. Hoy quiero agradecer enormemente a quienes han participado de la construcción de este sueño RUCA, en especial a Mauricio Henao, Darío Fernández y Laurent Palau, quienes me transmitieron este amor de rugby y me han ayudado a ir entendiendo y creciendo en este deporte. Pero también debo agradecer a quienes alguna vez compartieron conmigo en mi faceta de entrenador, a todos aquellos niños, quienes con ilusión y alegría, compartieron el rugby, a Avalancha, Vikingos, Hachas, Gaticos. Que alegría verlos hoy cerrando el círculo, ver como continúan vibrando con el rugby, ver que algunos son entrenadores, y continúan expandiendo este amor, como: Omar García, Santiago “manotas” Mejía, Emmanuel Bedoya, José Manuel Diosa, Felipe

68


“rigo” Álzate, pero en especial a Carlos “mestre “ Londoño, quien le sembró el amor por el rugby a mi hijo Agustín, en el mejor entrenamiento para niños que jamás haya visto. Se me aprieta el pecho al recordar como hiciste vibrar a mi hijo jugando rugby, y creo que eso es RUCA transmitir el amor por el rugby y por medio de él cambiar vidas. Termino acá con los ojos empapados de felicidad, grandes recuerdos, y con dos cosas que decir: gracias eternas a Mauricio Henao. Gracias Mauro por haber creído en un sueño y por haberme incluido a mí en esta odisea fantástica de ser entrenador de rugby. Y Para quien lo lea, por favor no se quede con el amor por el rugby, llévelo siempre con usted y transmítalo a muchísimas más personas ¡el amor por el rugby cambia vidas!

69


o Sebastián Mejía Gil

Linces rugby club partido amistoso 2010 Yo soy Sebastián Mejía Gil, tengo 25 años de edad, y actualmente soy capitán de las selecciones Antioquia y Colombia de rugby, soy entrenador de Fénix Rugby Club y de la escuela popular del deporte en Moravia (Mirmidones); trabajo con la Liga Antioqueña de Rugby, como oficial de desarrollo, y soy muy feliz porque tengo la oportunidad de hacer muchas cosas en el rugby. En 2007 estaba en caldas (Antioquia) en la finca de mi mamá, donde trabajábamos criando marranos, gallinas y pollos de engorde; esto era muy lindo porque siempre tenía algo que hacer, pero mis padres siempre quisieron que estudiara una carrera universitaria, ya que con eso aseguraría mi futuro. Compré el formulario de la universidad Nacional de Colombia, sin mucha fe de sus resultados y solo por darle gusto a mis padres, hice el duro examen de admisión ; para pasar y entrar a estudiar ingeniería agronómica. Qué lindo fue entrar a la universidad. Tenía mucho miedo porque mi mamá me decía “¡cuidado hijo! hay mucha gente que es mala y se puede aprovechar de ti”, mi hermano solo decía “cuidado que a los primíparos los molestan mucho”. Bueno me fui a mi primer día de clase, y creo que este ha marcado demasiado mi vida. Por la entrada a la universidad que da a Coca-Cola, hay unas canchas donde jugaban fútbol y demás deportes, pero este día había algo diferente, unos jóvenes que se tumbaban por un balón y no pasaba nada (jajajajajaj); eso me puso muy feliz porque sabía que era lo que quería hacer, y así fue como conocí el rugby.

70


Todo empezó en septiembre del 2007, cuando entre a la selección Antioquia m18, no sabía nada de RUCA ni de rugby pero si tenía muchas ganas de progresar en este deporte, que con solo meses de conocerlo en la universidad me apasionó tanto, que no quería dejar de hacerlo. Seguí haciendo el proceso deportivo con esta selección, en el cual me sentía muy contento, porque era algo nuevo para mí, y todo lo que decían trataba de ponerlo en práctica. Un día teníamos que entrenar, y el profesor Mauricio Henao dijo con su voz gruesa y que me daba miedo: “los espero en la cancha de Castilla para que me ayuden con el torneo Alianza Francesa ¡ojo pues, los espero a todos”, por dentro pensé que quería ayudar pero tenía problemas de ubicación en Medellín, así que el profe me llevo en su moto. Cuando llegamos a la cancha me dio mucha alegría porque habían muchos niños que estaban jugando rugby, en sus caras se veía que lo disfrutaban muchísimo; llega el profe Mauro y me dice “bueno Tío, este es su equipo, póngalos a jugar y cuídelos. Ellos son gin, diablo, caracho, buda, budita, Manuel, y otros que ya no recuerdo”. Mi primer equipo de m14 al que no sabía que decirles, y por supuesto nos eliminaron del torneo. Seguí ayudando, y cada día hablaba más con el profe Mauricio después de los entrenamientos. Él me preguntó si yo quería sacar un equipo de rugby en Caldas, yo le dije que si él pensaba que yo podía, y me respondió algo que nunca olvidare en mi vida: “claro, todos podemos lograr cosas. Solo hay que hacerlo más que los demás.”. En 2008, se creó el equipo de rugby del municipio de Caldas, que se llamó Linces Rugby Club, fue un gran logro para mí, porque le pude mostrar a otras personas lo lindo que es el rugby en la vida, y que el único riesgo es enamorarse de él y no poder dejarlo nunca… Aprendí mucho de ellos, y creo que haber ayudado a este equipo me cambio la forma de pensar, porque desde que estaba con ellos quise ser un mejor entrenador. Así fue como empecé a trabajar con RUCA, donde pude ayudar en la creación del equipo del municipio de la estrella (Titanes) y del municipio de sabaneta (Uncos). Pero la misión de ayudar con el rugby no se acaba, es una llama que está dentro de las personas que jugamos y sentimos gratitud, con el deporte que nos cambió la vida, la forma de pensar y la forma de sentir; y como siempre digo “le doy gracias al programa RUCA por haberme ayudado a conocer y enseñar el rugby, ya que no sabría qué sería de mí si no estuviera en el mundo del rugby”

71


CAPÍTULO 7 No puede crearse un documento, solo compartir valiosa información

Yeison Alzate, 2006.

72


En cada visita que realizo a otras ciudades, o a otros países, siempre me preguntan cómo logramos estar donde estamos. En muchas partes me preguntan por un proyecto, que si puedo pasarles una copia, o si puedo enviarles el correo con el documento. Bueno, ojala fuera tan fácil como tener un documento, entregarlo y recibir los resultados. Eso es imposible. Hay tantas cosas que se necesitan para desarrollar el deporte, que pensar en un proyecto escrito, me parece simpático casi ridículo. Pero si hay información muy valiosa, que he aprendido en todos estos años, y que muchas regiones o personas, podrían utilizar para acelerar sus procesos de desarrollo. Hay algunos principios, que creo son importantes para explicar cómo alcanzamos el éxito.

73


1. Eunucos Siempre he dicho, que el gran secreto del Rugby Paisa son los eunucos. Éste concepto, nombrado así por David Jaramillo (uno de los primeros eunucos), significa “nunca trabajes solo, siempre ten a alguien a tu lado, que aprenda y luego transmita”. Es muy básico. El Eunuco es una persona, generalmente joven, que se caracteriza por las ganas de aprender, y a quién puedes delegar pequeñas tareas para ver como se desempeña. En un Rugby en Desarrollo, tener muchos Eunucos es una necesidad apremiante. Cada día vas a necesitar, más y más, fuerza laboral capacitada; y la mejor forma de aprender (digan lo que digan los teóricos), es la práctica, la experiencia, el aprender haciendo. Por esto el Eunuco aprende trabajando, hombro con hombro, con vos, ve lo que haces y comienza a tener tareas, comienza a aprender y a generar su propio estilo. Construye las grandes estructuras y se sostiene sobre el trabajo de muchos Eunucos. En Medellín, los primeros Eunucos se dedicaron a trabajar como asistentes de grupos, o monitores de equipos de niños. Una década después, son los encargados de varias tareas muy importantes en el Rugby Colombiano. Esto es simple, es darles la oportunidad a nuevas personas de aprender a tu lado, para luego ir a hacerlo por su cuenta. Mario Henao, David Jaramillo, Carlos Duque, Lucas Caro, Carlos Londoño, y otros, que ahora son entrenadores Multicampeones en sus clubes, en algún momento fueron Eunucos y trabajaron con algún monitor. A ellos, poco a poco, fuimos dándoles tareas y responsabilidades para formarlos como entrenadores, o referees, o administradores. Esta figura nos ha servido y continúa sirviéndonos para masificarnos. Consejo:  Siempre ten varios Eunucos.

74


2. Siempre piense en grande En las primeras reuniones de la Liga, estaban varias personas peleando por qué alguien se había robado (luego nos enteramos que no se robó) 2 o 3 millones de pesos. Nos enfrascamos en una disputa de 2 años, por esos 2 millones de pesos. Como esta triste historia puedo contarles miles, cambiando los personajes y el monto del dinero, o un florero de Llorente diferente. A veces nos peleamos por cosas pequeñas, y dejamos de mirar lo grande que estamos perdiendo. Cuando Andrés regreso a la LAR, nos dijo: “miren, estamos peleando por 3 millones cuando podemos, con liga reconocida, recibir cientos de millones”. Él se equivocó. La verdad hemos recibido miles de millones de pesos, por que en algún momento en Antioquia, dejamos de pensar en pequeño para pensar en grande. Esto significa que las peleas por pesos o por bobadas, hay que dejarlas atrás. Lo más importante es la región, la selección, el rugby, cosas significativas; no las estupideces del día a día, que hace que muchas organizaciones y personas, se queden enfrascadas, no crezcan, o peor aún, se acaben. La invitación a pensar en grande, es creer que se puede cumplir lo que se sueña. Hace muchos años, soñaba que en Medellín tuviéramos tantos equipos para verlo todo un día sin parar. Luego de 10 años se cumplió. Ahora sueño con tener una estructura de Rugby de país, que sea ejemplo para el mundo, y que nos permita tener una selección competitiva, que pueda rivalizar de Igual a igual, con Brasil, Chile y Uruguay. Soñaba además vivir del Rugby, otro sueño realizado. Lo importante de esto, es que se puede cumplir todo lo que se desea, si se aspira a grandes cosas, y no se pierde el tiempo con cosas pequeñas. Consejo:  Trabaje pensando en grandes logros, y no pierda su tiempo con pequeñeces.

75


3. Delegar y delegar Siempre me he considerado una persona muy perezosa. Hay muchas cosas que no me gusta hacer. Creo que como soy tan perezoso, siempre delegue las tareas que no disfrutaba como refereear, administrar o recolectar el dinero. Luego no me gustaba tanto el trabajo de líneas o el siete, así que continúe delegando. De lo que no me di cuenta, es que un tiempo después estas personas, a quienes delegaba, se volvían líderes y producían mucho más, de lo que yo solo hubiera podido construir. Su placer los hacia ser mucho mejores de lo que yo hubiera podido ser, ejemplo perfecto de esto es Mario Henao, a quién delegué para el Referato. Yo pite varios torneos, incluso partidos importantes y finales, pero no lo disfrutaba como lo hacía con el desarrollo o el entrenamiento. Un par de años después, Mario es el mejor referee de Colombia y ha formado muchos referees de gran nivel. No me imagino como estaría el Referato en el país, si mí pereza no hubiera detectado a Mario. Alguien dijo: “si quieres hacer algo efectivamente, busca un perezoso, siempre encontrará la forma más fácil de hacerlo”. Muchas veces uno se equivoca, y delega a alguien que no sabe o no lo hace, pero esto hace parte del aprender. A la larga, uno aprende a detectar actitudes y comportamientos de las personas en las que puede confiar. Ganas, mentalidad positiva y presencia, permiten ver posibles colaboradores, pero ellos al igual que vos, se van a equivocar y entender que el error, el fracaso y las cagadas, hacen parte del aprendizaje, y que equivocarse te harán un mejor líder, permitiéndote delegar cada vez con más confianza. Cuando aprendes a delegar, las cosas se hacen más rápido y mejor. No importa que tan bueno seas, nunca podrás ser tan bueno para ser el mejor en todo. Consejo:  Sea perezoso con lo que no le guste, y delegue.  Tenga paciencia con las personas, ellos se van a equivocar, pero eso les ayudara a aprender.

76


4. No es necesario saberlo todo. Es necesario tener el número del que lo sabe Siguiendo el concepto de Delegar, el concepto de no te las sabes todas es muy parecido. Siempre hay que aceptar que uno no sabe tanto, y que a veces es mejor pedir ayuda de alguien, que sabe más que uno en algún tema. El Rugby nos enseña a trabajar en equipo, quien haya jugado Rugby y trabaje solo en su vida, no aprendió lo más importante del juego. Es necesario encontrar personas que te puedan ayudar, y mejor si son expertos en algún tema. Catalina Palacio y Janeth Tascon, no saben mucho de Rugby pero saben de algo más importante, se llama administración e impuestos, sin estos dos factores las organizaciones no pueden sobrevivir. Andrés Gómez no conocerá mucho de Scrum, pero de planificación estratégica sabe y mucho; como Laurent, que del Line Out entiende poco pero del Sietes y de juego de líneas sabe bastante. Las organizaciones deportivas (y todas las organizaciones), necesitan de todos los conocimientos posibles, y todos los conocimientos son valiosos. Los Sofistas que saben de todo, en el mundo contemporáneo no sirven. El conocimiento tiene que ser profundo, no amplio; cada quien tiene que saber mucho de su campo y aprovechar este trabajo multidisciplinario, para el beneficio colectivo. Consejo:  No hay que saber mucho, hay que saber lo necesario.

77


5. Encontrar Aliados Hay personas que pueden pensar como vos, que sienten como vos. Esos son los que hay que tener a tu lado. Hay que encontrar y trabajar, con las personas con quienes encuentres afinidad. En el Rugby habrá muchas de estas personas, pero hay otros espacios donde también pueda existir gente con tus mismos intereses. Nosotros encontramos en el Gobierno Fajardista, personas que pensaban parecido a nosotros, y nos convertimos en aliados. Ellos nos ayudaron mucho con apoyo gubernamental, esto facilitó todos los procesos, encontrar personas o instituciones que te apoyen, y que respalde el trabajo, hace que todo sea más fácil y las metas parezcan más alcanzables. Tener este tipo de amigos nos abrió muchas puertas, luego tuvimos que trabajar, y mucho. La primera vez que fui a un colegio, me cerraron las puertas. La primera vez que fui a colegio con una carta del Inder, me invitaron a desayunar, y en dos semanas tenía un grupo. Estas instituciones aliadas, respaldan y legitiman los procesos, fortalecen; y de vez en cuando aportan dinero o recursos, que potencializan todos los procesos. Nosotros hemos recibido del estado, más de 10.000 millones de pesos en recursos, contar con este tipo de aliados puede significar la diferencia entre el éxito o el fracaso. Consejo:  Buscar respaldo de entidades que le den validez al programa.

78


6. Adaptarse Siempre hay que adaptarse a lo que el mercado, o la realidad, te exijan. Al Estado le gusta el trabajo social y eso fue lo que hicimos; nos fuimos a los barrios más pobres, y al Estado le gusto un barrio periférico para hacer la cancha. Para allá nos fuimos. Al Estado le gusto que el rugby se fuera para municipios terciarios, pues terminamos en Apartado, donde no hay canchas de grama, y en cemento entrenamos. Nuestra política siempre fue adaptarnos a las condiciones que nos ofrecieran, y nunca decir no. El Rugby no puede ser una camisa de fuerza, hay que adaptarse a la realidad. Si no hay canchas de grama, pues en tierra o en cemento se entrena, si no hay recursos pues con las uñas, si hay poco espacio pues jugaremos cerrado. Hay que adaptarse a las condiciones, y con un deporte nuevo no podemos ponernos con grandes exigencias. Logramos que el Estado nos viera como una herramienta educativa y para esto, fue necesario hacer varios cambios. Tuvimos que dejar la cerveza tan tradicional en el tercer tiempo (aun con el dolor de muchos), y se hizo, también tuvimos que dejar atrás los bautizos y los guerreros zulús, se hizo. Así se hicieron muchas adaptaciones para cumplir lo que el Estado requería, porque frente a las oportunidades, el que se adapta vive y el que no, ya sabemos que le pasa. Al Estado le interesa el trabajo en comunidades pobres y con niños, acá el Rugby era para universitarios, así que se modificó y se mejoró. En cada región deben tener sus propias realidades, y lo que funciona en Medellín podrá funcionar de otra forma en Bogotá. Ellos tendrán que adaptarse a su realidad y a sus condiciones, modificar su discurso para que el Estado, o la empresa privada, les ofrezca lo necesario. Es igual al modelo de Rugby de países, no se puede copiar el modelo del club y el quincho argentino, o el de colegios británicos, porque acá ni hay clubes ni hay colegios británicos; tenemos que adaptar nuestro rugby a la realidad, no al revés. Consejo:  No hay modelos exitosos que se copien a tu realidad, hay que adaptarse a cada realidad y estar abierto a la posibilidad de cambio.

79


7. Buscar la motivación Siempre me preguntan cómo he logrado encontrar tantas personas que quieran trabajar. Creo que somos uno de los sitios, en el mundo, donde más referees tenemos en proporción a jugadores, y también donde más fuerza laboral tenemos. El secreto de esto es la motivación, ofrecer a chicos la opción de salir adelante con el Rugby, como una opción de vida. Una muy buena herramienta de los líderes, es encontrar qué motiva a las personas, qué necesitan para trabajar. La motivación para algunos será el estudio, para otros el dinero, y para uno que otro loco, será la gloria. Cada persona tiene un punto de motivación, que hay que detectar y fortalecer. Los jugadores y los colaboradores son como los burros. Hay que motivarlos y empujarlos con una manzana al frente como objetivo, y un látigo a la espalda para mantenerlos trabajando. La analogía es muy cierta, el tema es siempre encontrar que motiva a las personas que trabajan con vos. Nosotros encontramos muchos chicos que querían vivir del Rugby, y esa fue su motivación. Logramos que muchas personas se prepararán, y trabajarán constantemente, para algún día vivir de esta disciplina. Decidieron que esta era la vida que querían. Hoy contamos con chicos que estudian, y otros que consiguieron vivir bien de ser entrenadores; estas personas son muy valiosas porque son la fuerza laboral que sostiene la estructura de la organización. Es necesario buscar individuos que piensen en el Rugby como opción de vida, serán ellos quienes más, y mejor, trabajarán para desarrollar el deporte. Consejo:  Encuentra personas que quieran el Rugby, como una opción de vida.

80


8. Siempre ser optimista He tenido la suerte de ir a muchas regiones con procesos deportivos nacientes, con menos de 50 jugadores. Un par de años después, he regresado a un panorama muy diferente. Al menos 12 lugares visité con estas condiciones, y los resultados entre regiones son muy diferentes. Podría decir que algunas regiones triunfaron, y otras fracasaron en la medida de sus posibilidades. Unas regiones, con pocas posibilidades, pudieron crecer considerablemente en un lapso de 5 años, otras regiones con muchas opciones, crecieron muy poco o casi nada, en el mismo tiempo. La razón, para mí, es la actitud. Las regiones con líderes negativos, o poco optimistas, crecieron menos que las regiones con líderes optimistas, o con actitud positiva. Las personas que comenzaron sus frases con “no se puede o es muy difícil”, alcanzaron muchos menos objetivos que las que comenzaron sus palabras con “vamos a hacerlo o será difícil pero se puede”. Cuando una persona tiene actitud positiva, tiene las ganas de hacer las cosas, o encontrará la manera de hacerlas. Así he conocido personas en varias regiones, que han logrado mucho con poco. Por el contrario, los que siempre encuentran problemas y dificultades, han estado envueltos en inconvenientes, y sus regiones no han crecido de la manera que sus potencialidades les permiten. Ellos se han convertido en un lastre, y no en un motor para su región. Consejo:  Siempre piense que se puede.

81


9. El Rugby como una empresa El Rugby paisa, durante mucho tiempo, dependió de sus torneos. Lo único que teníamos era un torneo nacional, un torneo de un semestre de quinces, y algunos fines de semana de siete. Esto lo cambiamos y nos resultó muy bien. Decidimos ofrecer muchos más servicios a la comunidad, y pensar en el Rugby como un negocio, no solo como un deporte. Un negocio entendido como una empresa que puede dar utilidades, si se ofrece y se vende como un servicio. Con este concepto comenzamos a trabajar, pensando en ofrecer más servicios a la comunidad. La FCR ha tenido la misma filosofía de trabajo, ofrecer más servicios y opciones a su comunidad, y garantizar que estas tengan la mejor calidad posible; siempre pensando en que las personas queden satisfechas, y quieran consumir nuevamente el producto. Ofrecer muchos eventos de calidad, y aprovechar una buena imagen para obtener recursos que se reinvertirán en el desarrollo, es una garantía de éxito. La comunidad estará dispuesta a comprar el producto. Para lograr esto, es necesario entender que el juego, y todas las demás actividades, requieren de una gerencia efectiva con cargos rentados muy claros en sus responsabilidades, y un grupo de personas que tengan la disponibilidad para prestar un servicio de calidad. Este pensamiento es muy difícil de entender para personas que ven el Rugby más como un juego, que como un concepto de valores éticos. Si el juego es de mejor calidad y se logran conseguir más recursos, crecerá y permitiremos a más jóvenes conocerlo, y formar parte de él. Consejo:  Piense siempre en que el deporte es una opción de negocios, y administre todos sus programas como una empresa.

82


10.

Tocar muchas Puertas

En una etapa inicial del desarrollo las puertas no se van a abrir fácilmente, algunas permanecerán cerradas, otras se abrirán poco a poco, y algunas se abrirán para luego cerrarse. El secreto es tocar muchas puertas, para saber cuáles son las que tienen opción de abrirse. En un comienzo fuimos a más de 20 colegios, a cajas de compensación, a empresas del Estado, a otras ligas y a empresas privadas, nos dimos cuenta donde nos aceptaban más fácilmente y donde no. Aún hoy, estamos tocando puertas. Es necesario abrirse paso buscando a los interesados, y en que nichos puedes trabajar; para esto debes ir a muchas partes y ofrecer el producto de la mejor manera posible. Siempre van a encontrar negativas, a veces dicen no de entrada. El tema es seguir buscando quién te dice sí, con paciencia, y seguir tocando puertas y tocando puertas sin desfallecer. Para desarrollar el juego, es necesario tener paciencia, mucha paciencia, y no rendirse frente a las adversidades; es cuestión de soportar y aguantar. Tarde o temprano las puertas se irán abriendo, hasta que en algún momento tendrás la fuerza suficiente para derribarlas. Consejo:  Tenga paciencia y sea persistente. Las metas a veces cuestan, y las alcanzan quienes se mantienen en su objetivo de lograrlas.

83


11.

Generar necesidades

Hace tiempo me presentaron un proyecto de desarrollo del Rugby de Bogotá, el R 12. En este, cada colegio tenía que poner 12 millones de pesos para comenzar con las prácticas. No sé cuántos colegios comenzaron con este programa, sé que hoy no continua, y creo que la razón es simple, muy pocos o casi nadie, van a poner dinero para algo que no conocen. En nuestro medio, es necesario generar una necesidad, antes de vender u ofrecer el producto. En otras palabras, primero tienes que mostrar el producto, regalarlo; y luego ver sobre la necesidad creada, que intensiones tiene el cliente. Vender sin darse a conocer es difícil. Nosotros usamos la estrategia de generar adicción. El primero te lo regalo, el segundo te lo doy económico y el siguiente será más caro, y cuando estés enganchado, te cobramos lo mismo que a los demás. Con esta política hemos logrado ingresar a muchos espacios, y hemos hecho crecer los torneos y el rugby en Colegios privados. Ofrecemos el producto gratis, o a bajos costos, al inicio. Luego sobre la necesidad y el interés de los chicos, llegamos a negociaciones, y sobre la demanda comenzamos a buscar contratación, o a aumentar los precios del evento. Así hemos logrado con pocos recursos, llegar a muchos sitios con el rugby, dándoles la oportunidad a los entrenadores, de que se abran su espacio con trabajo, y a los clubes o colegios, la posibilidad de conocer el producto antes de comprarlo. Cuando generas una necesidad, la institución se verá en la obligación de satisfacer la necesidad, es simple. Es la ley de oferta y demanda. Nosotros generando necesidades, logramos desarrollar el Rugby en muchas partes. Consejo:  Primero para vender, es más fácil mostrar el producto y darse a conocer. Será difícil que te compren sin que se conozca el producto.

84


12.

La Gallina y el esturión

Siempre uso esta historia para ejemplificar mi punto. Pregunto qué animal pone huevos y todos responden: “la gallina”. Pregunto cuántos huevos pone la gallina y su valor, y me dicen: “entre 400 y 600, y 120 mil pesos por gallina”. Les pregunto nuevamente, cuántos huevos pone un esturión, y algunos dicen: “millones”, y les pregunto por el valor, recordándoles el nombre caviar, y dicen: “millones de pesos”. A lo que finalmente pregunto: ¿Por qué si un animal pone millones de huevos y son mil veces más caros, el crédito de poner huevos se los lleva la gallina? La respuesta que doy, es que la gallina al poner un huevo hace mucho ruido. Ese es mi punto. Cuando haga algo bien en su organización, haga mucho ruido y trate que todo el mundo se entere. A veces en esta sociedad es más importante parecer que ser, la imagen que tengan la gente de su organización, es determinante para el éxito o el fracaso; por eso al conseguir un logro, o tener un éxito, hay que hacer como las gallinas, mucho ruido. Nosotros teníamos los valores y la capacidad de alejar a chicos vulnerables de la violencia. Hicimos tanto ruido con eso, que mucha gente al pensar en Rugby, ahora piensa en valores y labor social. No hubiéramos logrado esto quedándonos callados. A todos los que conocí, les hablé de las ventajas y de las virtudes del rugby (creo que a muchos los convencí), luego a todos les contamos los éxitos y los avances del proyecto, abriéndonos más puertas. Era tema de hacer ruido.

Consejo:  Como las gallinas, haga mucho ruido del trabajo que está realizando.

85


13. Dinero del Estado es sagrado

El Estado comenzará a ofrecerte recursos, y estos son sagrados. Las legalizaciones son lo más importante para las organizaciones deportivas. Por favor, consejo, este dinero del Estado tiene que ser muy bien administrado, muy bien cuidado, y sobre todo muy bien legalizado. La primera legalización que recuerdo, fue por 300 mil pesos de unas vacaciones recreativas. El año pasado legalizamos, en diferentes programas, más de 300 millones de pesos en la Liga de Antioquia, y esto se debe a que nunca, en todos estos años de trabajo, hemos tenido un peso perdido. Yo siempre pensé en el dinero como un medio, y no como un fin. El dinero es necesario pero no me interesa, apenas y se sumar; pero entiendo que si te robas un millón hoy, vas a dejar de recibir 100 millones mañana. Por favor, no le hagan un daño a su deporte por 3 pesos, a la larga siempre es menos, de lo que trabajando honestamente, te podrás ganar. Consejo:  Hay tanto dinero para todos, si se trabaja bien. Robarse 3 pesos y perderlo, es lo más estúpido que se puede hacer.

86


14.

No hipotecar el futuro por pensar en el fin de semana

El Rugby es un camino de largo plazo. Al comenzar no me di cuenta, pero ahora si lo tengo claro. Si logro vivir 40 años más, en 40 años estaré vinculado al Rugby, en este deporte no hay ex jugadores, no hay retirados. El jugador de Rugby está vinculado a este deporte, a sus amigos y su club, por siempre. Con un pensamiento tan contundente como este, hay que tener claro que se debe trabajar pensando en el largo plazo, no en el fin de semana. Se puede ganar el fin de semana, pero el objetivo de todos los países en desarrollo, es generar bases más sólidas para sostener el crecimiento del juego durante décadas. Muchas veces esto nos obligará a ejecutar acciones en contra del corto plazo, será difícil de entender para muchos, pero a la larga comprenderán. El futuro siempre será más importante, y trabajar pensando en él es la mejor opción.

Consejo:  Siempre piensa en el futuro.

87


15.

Trabaje solo si lo disfruta

Mi último consejo, es el que le doy a todos los jóvenes a quienes entreno: “traten de hacer en la vida lo que disfrutan”. Si el Rugby no es lo que disfrutan, no lo hagan no vale la pena, pero si de verdad quieres vivir de esto es una experiencia maravillosa. Haga las cosas con pasión y disfrútelas, que seguramente las puertas se abrirán. Tal vez la suerte le de una mano, eso sí, cuando la suerte llegue lo tiene que encontrar trabajando.

88


CAPรTULO 8

RUCA en imรกgenes

89


Cebastian Zurique en juegos mundiales y juegos Bolivarianos.

90


Demostración en institución Educativa CIESOR, Nuevas tendencias deportivas MEDELLÍN 2007

Demostraciones En COMFENALCO guayabal invitando a niños a participar del deporte 2004.

91


Festival Copacabana diciembre 2004, con niĂąos de Benjamin Herrera y Colegio Britanico de BogotĂĄ.

Festival Escuelas Populares 2007, Unidad deporiva la Floresta.

92


Davinson Cardona, 2004 Copacabana, actual jugador de Duendes RC

93


Partico Sel Antioquia m 19 vs Sel Venezuela Unidad deportiva de BelĂŠn 2004.

Entrenamiento COMFENALCO Guayabal 2006.

94


Avalancha INEM Campeonato Alianza Francesa 2006.

Festival Escuelas Populares, Barrio Popular 2 Cancha El rompoy 2008.

95


Selecci贸n Antioquia mayores y juvenil Inter Ligas 2007 Bucvaramanga.

Selecci贸n Antioquia vs Cabras RC Copa Medell铆n 2008.

96


Torneo Los Andes Merida Venezuela 2008.

Selecci贸n Antioquia 2007..

97


Inter Ligas Bucaramanga 2007.

Gira por Argentina y Uruguay, desarrollo deportivo 2010.

98


Escuela La Pradera COMFENALCO 2005.

Sebastian Zurique Uruguay 2010.

99


EPD La Ladera 2009.

EPD La Ladera 2009.

100


EPD la Ladera 2009.

101


Festival Rugby INEM 2005.

Avalancha 2005.

102


Johan Zurique, Jorge Araque en EPD La Floresta en 2006.

Piratas, EPD Alcazares 2006.

103


Festival RUCA Copacabana 2004.

Entrenamiento COMFENALCO Guayabal 2006.

104


Entrenamiento COMFENALCO La Pradera 2005.

EPD Gatos y colegio Britanico 2004.

105


106


107


108


109


110


111


112


113


114


115


116


117


118


No es el FIN‌

‌esto hasta ahora empieza. 119

Profile for Liga Antioqueña de Rugby

RUCA - Paisitas Jugando Rugby  

Por Mauricio Henao Galeano. Rugby en Colegios de Antioquia, cumple 10 años y ha sido un programa lleno de experiencias e historias de vida....

RUCA - Paisitas Jugando Rugby  

Por Mauricio Henao Galeano. Rugby en Colegios de Antioquia, cumple 10 años y ha sido un programa lleno de experiencias e historias de vida....

Advertisement