Issuu on Google+


Los antiguos concejos de Fenar, Alba, Gordón, la Tercia del Camino, Vegacervera y la Mediana de Argüello, bañados por los cursos altos del Bernesga y el Torío, forman hoy una comarca desigualmente desarrollada. Antaño sustentada en una agricultura escasa y una ganadería que, a la par que alimentar a sus habitantes, llenaba de productos el carro del arriero, ve hoy cómo la agricultura casi desaparece y el ganado se destina sobre todo a la producción lechera para abastecer a la gran ciudad. Mientras la ribera del Bernesga ha experimentado un cierto crecimiento económico, debido a la continuidad en la explotación minera y a la nueva producción energética, la del Torío atraviesa un período de languidez, de inexorable envejecimiento. Este proceso, atenuado por la presencia del turismo y por la nueva acometida de la minería —ahora a cielo abierto y con unas consecuencias paisajísticas tan acusadas o más que las de la explotación en pozos— parece no haber terminado aún.

El modelado kárstico crea en ocasiones amplias zonas deprimidas de suave pendiente y de drenaje subterráneo; son los poljés. En la foto una vista parcial del Valle del Marqués (Rodillazo). 154 - LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS


El medio físico 1. UN MEDIO MARCADO POR LA COMPLEJIDAD ESTRUCTURAL Los valles del Bernesga y Torío se asientan sobre dos de las grandes morfoestructuras peninsulares, la Cordillera Cantábrica en su vertiente S. y el extremo N. de la Meseta. Desde el punto de vista estructural se pueden distinguir en la zona tres unidades claramente diferenciadas: el extremo septentrional, al norte de la denominada Falla de León, accidente estructural que en nuestra zona iría desde el Puerto de Pajares y Camplongo en el valle del Bernesga, a Campo en el del Torío. Este espacio es la continuación meridional de la Cuenca Central asturiana; aquí se encuentra la cota culminante del relieve, el Braña Caballo de 2.189 metros de altura. En el extremo sur, en torno a La Robla y Robles, las estribaciones de la Cantábrica se ponen en contacto, también mediante una línea de falla de dirección E-W, con una estrecha franja de rocas secundarias. Estas, a su vez, dan paso hacia el S. a los sedimentos terciarios de la Meseta, apenas deformados, y sobre los que los ríos, al salir de la montaña, se encajan dejando entre sí unos interfluvios prácticamente planos. En medio de estas dos unidades queda un vasto sector que, desde el punto de vista estructural, forma parte de la «Región de Pliegues y Mantos», según Julivert, de la Cordillera Cantábrica y está constituido por materiales paleozoicos predominantemente de tipo sedimentario. La complejidad de la zona

Ceras. Las duras condiciones climáticas hacen que los pueblos se emplacen en los lugares más soleados y al abrigo de los vientos del norte.

se debe a la existencia de cabalgamientos mediante los cuales el Paleozoico antiguo —Cámbrico— se sitúa estratigráficamente por encima de rocas paleozoicas más modernas, ya sea devónicas, ya carboníferas, contraviniendo el principio general de la sedimentación según el cual en una serie sedimentaria las rocas más antiguas se sitúan en la base de la formación y por encima de las mismas lo hacen progresivamente las más recientes. La reiteración de este fenómeno —hasta cuatro veces seguidas en nuestra zona— hace que de norte a sur, y en pocos kilómetros, se repitan los mismos materiales y estructuras casi de forma secuencial, dando lugar a una gran variedad de litologías y de formas de relieve. Toda esta estructura está dre-

nada por las redes fluviales de los ríos Bernesga y Torío, cuya dirección general va de la divisora norte con Asturias al contacto sur con la Meseta, aprovechando el desnivel existente entre ambos puntos. A estos colectores principales, se van uniendo de forma irregular una serie de afluentes como los ríos Rodiezmo, Casares, Canseco, Valverdín, etc., y numerosos arroyos menores, cuyo trazado E-W es de marcado carácter estructural y mediante el cual se abren paso por los materiales más fáciles de erosionar, generalmente pizarrosos. El trabajo de esta red de afluentes no ha sido desdeñable, como lo confirma la existencia de amplios valles (en algunos casos como en Rodiezmo y Cármenes se trata de verdaderas cuencas in-

LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS - 155


tramontañosas) enmarcados por crestas de rocas duras, tales como calizas o cuarcitas, y que contrastan con la angostura del valle principal en el que desembocan. Los ríos principales, dotados de una mayor capacidad erosiva al estar bien alimentados por esa red de afluentes, han sido capaces de atravesar perpendicularmente las estructuras geológicas tallando espectaculares hoces y escobios cuando atraviesan las rocas más resistentes; es el caso de las Hoces de Vegacervera, abiertas en la Caliza de Montaña, o de los estrechos pasos de La Gotera y el Tuciro localizados al norte de La Vid sobre las cuarcitas ordovícicas. Valle de Rodiezmo desde el Fontún. Los ríos afluentes discurren paralelos a las principales estructuras. Sobre los materiales más blandos abren amplios valles, mientras que las rocas duras forman crestas en las áreas de divisoria.

Detalle de una iuucra 11111-111t.1 en el Fresoeud k Hoces de Vegacervera). La disolución superficial de la caliza origina grietas y cuchillas —lapiaces— por los que el agua se filtra hacia la red subterránea. 156 - LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS

La morfología montañosa de la comarca es el resultado, por tanto, de la labor de disección y de vaciado que la red fluvial ha realizado sobre la estructura original, sin duda mucho más regular. No obstante, sobre las calizas, casi siempre en las de edad carbonífera, aparece un tipo de formas muy peculiar, que dada su extensión y significación comentaremos brevemente. Se trata de formas de relieve que genéricamente podemos englobar dentro del denominado modelado kárstico, cuyo fundamento es el proceso de disolución que el agua ejerce sobre la caliza bajo determinadas condiciones. La transformación y disolución del carbonato cálcico, componente fundamental de la caliza, se realiza tanto a nivel superficial como profundo. En el primer caso, los relieves calcáreos se llenan de profundas grietas separadas por verdaderas cuchillas de roca; son los lapiaces que se alternan espacialmente con unas depresiones de tamaño variable —dolinas— cuya sección en forma de embudo facilita la retención de las aguas procedentes de las precipitaciones así como su filtración lenta hacia el interior de la masa calcárea. Si a ello unimos la presencia de algunas si-


mas (denominadas «sil» en el Agujas (Canseco), El Moruquín país), muchos de estos relieves (Valle del Marqués), Los Dibucalizos adquieren un aspecto su- jos (Villalfeide), El Rubio (Veperficial ruinoso y caótico acen- gacervera), etc.; también destatuado por la inexistencia de ve- car algunas de las numerosas simas como la sima de Huergas, getación sobre los mismos. Pero la disolución de las cali- Sil de la Columbina, La Forca, zas también se realiza en el inte- El Silencio, La Grail, etc. rior de las montañas. Se generan El carácter excepcional de alentonces cavidades por las que el guna de estas cavidades, como la agua circula, en ocasiones du- de Valporquero, ha permitido su rante varios kilómetros, hasta explotación desde el punto de salir de nuevo al exterior me- vista turístico, siendo en la acdiante las denominadas surgen- tualidad uno de los focos de cias kársticas, como es el caso atracción de turismo de la mondel Pozo del Infierno situado en taña leonesa. las Hoces de Vegacervera. La abundancia de cavidades 2. LOS CONTRASTES DE en estos valles hizo posible el de- LAS FORMACIONES sarrollo de la Espeleología en VEGETALES León; prácticamente todas las cuevas de la zona han sido exLos valles de los ríos Bernesploradas y topografiadas por es- ga y Torío tienen unas caractepeleólogos leoneses en las últi- rísticas climáticas de montaña, mas décadas. Algunas de las más con elevados niveles de precipii mportantes cuevas son: Las tación casi siempre por encima

de los 1.000 mm. anuales. No obstante la pluviosidad desciende gradualmente de norte a sur a medida que nos alejamos de la divisoria asturiana y que se baja, por tanto, de altitud. La temperatura media estaría por debajo de los 10° C, pues aunque sólo disponemos de datos para La Robla (9,7° C) parece lógico pensar que hacia el norte y a mayor altura las temperaturas medias deben ser cada vez más bajas. A pesar de la abundante precipitación que se recoge en los valles, hay un período estival seco tanto más acusado cuanto más al sur nos situemos; el déficit de agua a nivel del suelo, muy fuerte sobre sustrato calcáreo, se manifiesta en que la mayoría de los pastizales terminan por agostarse avanzado el verano, con lo que se diferencian claramente

LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS - 157


con los situados al otro lado de la divisoria con Asturias. A este fenómeno sólo escapan determinadas brañas y pastizales de altura, todavía aprovechados por rebaños de ovinos trashumantes; en estos lugares en condiciones normales la sequía estival se reduce al máximo, pues además de recibir los mayores volúmenes de precipitación, las masas nubosas suelen rebasar desde Asturias hasta las más altas cumbres leonesas disminuyendo con ello la insolación y la evaporación a nivel del suelo. Veíamos anteriormente cómo la estructura geológica influía notoriamente en la organización del drenaje, al menos en la de la red afluente; pues bien, esa influencia no es menor en lo que se refiere a la ubicación de las principales formaciones arbóreas. La existencia de numerosos valles de dirección E-W tabica el espacio en solanas y umbrías creándose unas condiciones ecológicas muy diferenciadas dentro de un mismo valle incluso a la misma altitud. Si a ello unimos el hecho de que la naturaleza de las rocas puede cambiar de una vertiente a otra del valle a consecuencia de las características geológicas ya comentadas, el resultado es una

PLUVIOSIDAD MEDIA ANUAL DEL VALLE DEL BERNESGA (Periodo 1955-1974) Altitud (m.) Pluviosidad (mm.) Localidad 1.240 1.341 Busdongo 1.140 Villamanín 1.166 1.007 1.063 La Pola 952 La Robla 798 Fuente: Boletines Mensuales del Servicio Meteorológico Nacional.

disimetría florística muy acusada en cada valle. Ejemplos de esto pueden ser los siguientes: el valle de Rodillazo en donde la umbría está ocupada por un denso bosque de hayas coincidiendo con los materiales calizos, mientras que la ladera de enfrente, la solana, está colonizada a la misma altura por un matorral de escobas y rebollo que se sitúa sobre un sustrato fundamentalmente pizarroso. Otro ejemplo sería el de Villamanín; allí las laderas cuarcíticas del pico Techo conservan pequeñas formaciones de abedules que indican una fuerte humedad; al otro lado del valle, la vertiente meridional de Peñalasa aparece completamente desprovista de vegetación pues su mayor nivel de insolación y la permeabilidad del sustrato calcáreo

no favorecen en absoluto su desarrollo. La diversidad ecológica llega al máximo en algunos puntos situados al sur de La Pola de Gordón, ya que las mismas calizas están tapizadas de encinas o de hayas según la orientación de los relieves, con lo que se funde en un mismo espacio la influencia atlántica y la mediterránea. Por su morfología cabe destacar alguno de estos bosques de haya como el del valle del río Casares, el localizado al W de Ciñera, o el de Valporquero y Rodillazo. La presencia de pequeños bosques de rebollo (Folledo, Buiza), de repoblaciones de pinos preferentemente en la zona sur, de abedules y avellanos en los lugares más húmedos, así como ejemplares aislados de sabinas y de tejos, completan las formaciones arbóreas de estos valles.

Río Bernesga al norte de Villasimpliz. Cuando los ríos principales ^ traviesan las )cas más ,herentes, en ,te caso narcitas, tallan profundas gargantas. 158 - LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS


El poblamiento y la actividad agraria tradicional Uno de los condicionantes que preside la vida en la montaña es la reducida superficie de terreno llano. Y esta comarca se caracteriza precisamente por su perfil ondulado, abrupto, en el que las fuertes pendientes son la nota dominante. Las dificultades orográficas juegan aquí un importante papel por su incidencia sobre la organización del territorio. Tanto la distribución del poblamiento como el desarrollo de las actividades económicas, adoptan unas características muy peculiares. Una precisa adaptación a un medio ambiente hostil así lo ha impuesto. Máxime en una tierra tan poco versátil, de tan lenta respuesta a los cambios venidos de fuera. 1. LA DISTRIBUCION DEL POBLAMIENTO Esta difícil topografía ha limitado el poblamiento a los fondos de valle. La red fluvial confor-

Valle de Casares. Las necesidades de agua de la Central Térmica de La Robla llevaron a la construcción de este embalse que ha alterado sustancialmente un espacio de indudable valor natural.

ma, de esta manera, la estructura básica de la organización del espacio. El río da vida a los pueblos y a los caminos, fertiliza las tierras y favorece las relaciones entre los habitantes de la ribera. Pocas son las excepciones a esta regla. Geras, Rodillazo, Barrio de la Tercia o Genicera, parecen querer alcanzar las colladas, pero suben acompañados de un río o un arroyo. Sólo Valporquero se acerca a la cumbre, auxiliado por un arroyo muy escaso de aguas en el estío. En la mayor parte de los casos, los pueblos se asientan en la confluencia de dos o más corrientes de agua. Aprovechando la conjunción de los pequeños valles, Piornedo, Canseco, Rodiezmo y tantos otros disfrutan de las posibilidades agrícolas que ofrece el ensanchamiento de la vega aluvial. Los pueblos son casi siempre pequeños, apiñados en torno a

la iglesia, buscando siempre la vertiente más soleada del valle. Forman un poblamiento concentrado, como queriendo evitar el frío y el aislamiento que en el invierno impone la nieve. Unas con otras, las casas, tan próximas entre sí, se protegen del frío. De todos modos, siempre hay pueblos que han dado importancia a las vías de comunicación. Villamanín y Vegacervera se alinean sobre la carretera. Todas las casas parecen querer asomarse a ella. Y si llega una carretera nueva, enseguida se crea un barrio que contemple su paso y procure extraerle beneficios —así ha ocurrido con Vegacervera y está ocurriendo con Villamanín—. 2. LA IMPORTANCIA DE LA GANADERIA Expuestos a las voraces crecidas primaverales de los cursos de


Cubillas de Arbas,edificio tradicional construido de piedra y cubierta a dos aguas

de paja

agua de montaña, se encuentran los terrenos más fértiles. Esta condición ha atraído sobre ellos el deseo de apropiación por parte de los montañeses. Aquí predomina la propiedad privada. Pero predomina también la excesiva parcelación, el minifundismo. Es el paisaje de la vegetación ripícola, de las sebes, de las huertas cerca del pueblo y los prados de guadaña más allá. Aquí recoge el montañés lo que necesita para alimentarse él —las berzas, las patatas, alguna fruta...— y para alimentar a su ganado durante el invierno —el heno, la alfalfa. El trabajo realizado sobre este terreno es rudimentario. La excesiva parcelación dificulta la mecanización. Por otra parte, poco más se le puede exigir a un suelo cuya vocación fundamental es la ganadera. A poca distancia del río, el terreno está ya muy elevado. La pendiente aumenta rápidamente, dificultando cualquier intento de regadío. Sobre los escasos rellanos se siembra trigo y centeno, pero la tierra es pobre y es preciso que descanse. El barbecho cobra aquí una gran importancia. Más allá de los cultivos de cereales comienzan los prados naturales de secano y en las zonas más elevadas, allí donde la nie-

ve cubre el suelo durante buena parte del año, se hallan los pastizales de alta montaña. Estos son aprovechados a diente por el ganado, una vez que han sido abandonados por la nieve y que se han agostado los prados ubicados a menor altitud. Muy importante es también la utilización de estos pastos por ganado proveniente de otras provincias. Las brañas de Piedrafita, Genicera, Gete o Busdongo constituían el destino para gran cantidad de merinas trashumantes. Los concejos arrendaban los pastos a los ganaderos extremeños y utilizaban el dinero para sufragar los gastos comunales. El alquiler de los pastizales era una de las más importantes fuentes de recursos para la mon-

taña. La toponímia nos habla claramente de esta actividad: Braña Caballo, Braña Vieja, Majada del Prado. La ganadería era la principal actividad llevada a cabo en la montaña. La cabaña ganadera procuraba buena parte del sustento al montañés, ya sea porque aprovechaba directamente la producción o porque la destinaba al comercio. Los caballos eran un buen medio de transporte y una gran ayuda en la labranza, así como los bueyes. Los cerdos, después de San Martín, aseguraban las calorías necesarias para pasar el invierno. Las vacas aportaban la leche. Al mismo tiempo, la manteca de la leche, la cecina de cabra, el queso, los terneros o los bueyes eran buenos artículos con los que comerciar con el llano para obtener trigo y vino, pimentón y sal y tantos otros productos de los que carecía la montaña. El aprovechamiento de los pastos era, pues, fundamental. De ahí su organización comunal mediante veceras. De mayo a octubre, el ganado salía a pastar a los prados de altura, donde la hierba era buena. Y para que nada quedase sin aprovechar, las cabras subían a la misma peña caliza, entre cuyos resquicios encontraban alimento. Con la llegada del invierno, las nieves iban empujando al ganado hacia las cercanías del pueblo. Allí podía pastar libremen-

Santa Lucía. Las instalaciones ligadas a la explotación del carbón han llegado a caracterizar muchos rincones de la cuenca.


te en las rastrojeras, una vez acabada la recolección. Finalmente, el ganado quedaba estabulado durante todo el invierno, alimentado con el heno, los forrajes y la paja de los cereales. En función de la magnitud de la cosecha, el ganado que no se podía mantener era vendido en las ferias comarcales.

3. LAS ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS El invierno en la montaña es el tiempo del recogimiento, de las labores artesanales y del filandón al amor del fuego en el escaño de la cocina, lugar de reunión de la casa montañesa de anchas paredes de piedra, cubierta de teja a dos aguas y pequeñas ventanas. El montañés fabrica ahora con la madera del bosque aperos de labranza que luego venderá en la Meseta y se

calienta con la leña recogida en el monte. Porque el aprovechamiento de la riqueza forestal es algo característico de la comarca. Aquí ya no llega la propiedad privada. El monte es de propiedad comunal. Todos los habitantes de la comarca tienen derecho a utilizar la madera que produce el bosque, ateniéndose a las indicaciones que establecía el concejo. La dureza del invierno añadía un problema más a la vida en la comarca: El de las comunicaciones. La nieve aumentaba las condiciones de marginación y aislamiento presentes a lo largo de todo el año. Durante mucho tiempo, la única vía de comunicación fueron estrechas sendas y caminos carreteros. Además, las comunicaciones con Asturias eran también muy precarias. El encajamiento del Torío y el Bernesga y la altitud de los puertos

de Pajares y Piedrafita dificultaban la relación con la vertiente Norte de la cordillera. Quienes más transitaban estos caminos eran los arrieros. Muchos de ellos eran montañeses que se dedicaban a la agricultura y la ganadería y que buscaban en el comercio un complemento a su pobre economía. De Busdongo o de Cármenes, de Canseco o de Casares de Arbás, partían los arrieros hacia la meseta con queso, manteca, miel, pieles o hierbas medicinales y volvían con trigo y vino, o hacia la costa, desde donde retornaban con sal o escabeche. Otros había que, para mantener a su familia, emigraban durante el invierno a provincias meridionales a trabajar en el campo o a cuidar ganado. La deficitaria economía montañesa ha obligado tradicionalmente al lugareño a la emigración.

LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS - 161


La desaparición de un viejo modo de vida A lo largo del siglo pasado empiezan a manifestarse los primeros síntomas de la desarticulación del modo de vida tradicional. El desarrollo generalizado de la economía del país impone la integración progresiva de todo el territorio en dicho proceso. La montaña del Bernesga y el Torío participará en el mismo como comarca exportadora. De ella salen emigrantes, carbón, energía y productos lácteos; pero las contrapartidas que recibe a cambio son más bien reducidas. 1. LA TRANSFORMACION DE LAS ACTIVIDADES ECONOMICAS La dirección de la economía agraria cambia con la introducción de especies bovinas nuevas que van suplantando a las autóctonas debido a su mayor productividad. La economía de la comarca empieza a tener una más acentuada vocación ganadera, sobre todo para la producción de leche que en buena medida es destinada al abastecimiento de la ciudad de León. De este modo, empiezan a abandonarse algunas de las tierras de cultivo, sobre todo las de cereal, en favor de los prados y pastos, destinados a alimentar a la cabaña ganadera. La riqueza forestal deja de aprovecharse según el modo tradicional. Ya no se necesitan en Castilla aperos de labranza hechos en madera. Ahora se repueblan los montes con especies arbóreas impropias de la comarca, de crecimiento rápido y renta-

La Robla es sin duda un importante núcleo de transformación de la riqueza minera de los valles del Bernesga y Torío.

bles para empresarios ajenos a la montaña. La reducción del volumen poblacional producida por la emigración tiene como consecuencia el continuo abandono de tierras. En el paisaje queda la huella del pasado, de los momentos de mayor presión demográfica, en forma de campos antes cultivados y hoy abandonados, convertidos en eriales en los que incluso el aprovechamiento para pastos es muy reducido. Por otro lado, el acentuado envejecimiento del empresariado agrario es una hipoteca para el futuro de las actividades agrícolas de la comarca. Pero el elemento fundamental del cambio en la fisonomía del paisaje y en las actividades de la población ha sido el inducido por las explotacaiones mineras. La extracción del carbón en la cuenca Ciñera-Matallana ha supuesto cambios considerables en

162 - LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS

esta comarca, provocando un desarrollo desigual de los dos valles. El del Bernesga ha experimentado un cierto crecimiento, mientras que el del Torío se ha sumido en el letargo una vez que ha llegado la crisis de la minería. La explotación del carbón trajo consigo la creación del ferrocarril de La Robla a Valmaseda, cuyo objetivo principal era el de dar fácil salida a este mineral y que, complementariamente, ha servido para el transporte de viajeros. Esta línea ferroviaria se inauguró en 1894 y desde entonces ha sufrido diversas fluctuaciones tanto en su balance económico como en el volumen de mercancías y viajeros transportados. En cualquier caso, este ferrocarril atraviesa la comarca por el Sur y su incidencia es muy escasa en los municipios localizados más al Norte, cuya vida se ha desarrollado al margen de la minería del carbón. Tal es el ca-


so, sobre todo, de Cármenes y Vegacervera. En el caso de la ribera del Bernesga, al ser atravesada por la carretera nacional 630 y por el ferrocarril de Renfe, su dinamismo económico es mucho mayor. Aún se mantiene la actividad minera y la propia presencia de la carretera es un factor que influye en el crecimiento económico. Las actividades ganaderas están más decididamente orientadas a la comercialización. A esto hay que añadir la instalación en La Robla de la fábrica de cemento en 1961 y de la central térmica en 1970. Con la implantación industrial, este núcleo ha conocido un importante crecimiento con una completa modificación en la fisonomía de las vías de comunicación que le atraviesan y una acentuación de su condición de centro comarcal, lo que ha traido consigo la elevación del nivel de los servicios y el comercio. La ribera del Bernesga se convierte en lugar de paso, favorable al comercio, mientras que la del Torío sigue siendo un valle cerrado, sin salida fácil a Asturias y en el que las condiciones de aislamiento son mucho mayores. 2. EL APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS MINEROS Y

FNERGETICOS La existencia de ricos yaci-

mientos de minerales en esta montaña fue uno de los factores que hizo posible su temprano poblamiento. Es el caso del criadero de cobre de La Profunda próximo a la collada de Cármenes y que fue explotado por los romanos; de la presencia romana en los valles dan testimonio una serie de hallazgos arqueológicos como estelas funerarias, utensilios mineros, etc., así como la abundante toponimia de origen latino según algunos autores: Camplongo, Fontún, Millaró, Piornedo, Campo, etc. Esta mina fue explotada hacia 1918; el mineral se sacaba por un cable aéreo hasta la instalación transformadora —La Metalúrgica— cuyas ruinas, al pie del ferrocarril a Gijón, subsisten actualmente al norte de Villamanín. Otros importantes yacimientos de la zona son los de hierro (algunas rocas sedimentarias contienen aquí elevadas concentraciones de este mineral), o la baritina que se llegó a explotar en las proximidades de las Hoces de Vegacervera. Pero sin duda son las grandes reservas de carbón las que han sido más intensa y continuamente trabajadas. El carbón aparece en la zona norte extrayéndose actualmente en las proximidades de Busdongo y de Canseco, aunque es la cuenca Ciñera-Matallana situada al sur de la comarca la más importante. Aquí, las capas de carbón alcanzan potencias inusuales en comparación

con la mayoría de los yacimientos leoneses y son objeto de un intenso aprovechamiento en la actualidad pero que prácticamente no ha sido interrumpido desde que se otorgaron las primeras concesiones mineras en la segunda mitad del siglo pasado. La Construcción del ferrocarril a Gijón, cuyo trazado atraviesa el extremo occidental de la cuenca, permitió una fácil salida de los carbones por Santa Lucía. A finales del siglo pasado la apertura del ferrocarril minero de La Robla a Valmaseda revitaliza la explotación de carbón sobre todo en la zona de Matallana. Aunque el ferrocarril hullero se traza por fuera de los terrenos carboníferos, una serie de ramales lo comunicaban con la cuenca; así el que iba desde la Estación hasta Villalfeide, el del valle de Carmonda, el de La Valenciana (La Valcueva), etc., hoy día todos ellos desmantelados. La mayor parte del carbón que se extraía en la zona era transportado a Bilbao donde se consumía. El cambio en la estructura energética del país que se realiza en los años sesenta supone el cierre de muchas minas, prácticamente todas las de la zona de Matallana. A raíz de la crisis de la energía de mediados de la anterior década se revitaliza el consumo de carbón destinado preferentemente a alimentar los grupos termoeléctricos, uno de los cuales

EMPRESAS DE LA MINERIA DEL CARBON. VALLES BERNESGA Y TORIO. 1985 Empresa

Mina/grupo

S. A. H. Vasco-Leonesa S. A. H. Vasco-Leonesa S. A. H. Vasco-Leonesa S. A. H. Vasco-Leonesa S. A. H. Vasco-Leonesa Carbonia S. A. Minas de Ventana Laurentino Alvarez Carbones de Orzonaga

P. Amézola P. Ibarra M. Competidora M. Santa Lucía Cielo Abierto Africana y otras Pontedo Carmonda M. Ulano

N.° de trabajadores

Suma:

Produc. (Tm/año)

140 296 230 520 56 75 52 32 11

50.000 212.500 425.000 800.000 300.000 45.000 24.000 45.000 10.000

1.412

1.911.500

Fuente: Seguimiento del Plan Integral de Seguridad Minera, 1986.

LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS - 163


ya llevaba algunos años funcionando en La Robla y que se ampliará posteriormente. Actualmente la mayor parte del carbón que se extrae en la cuenca es consumido en la propia comarca en la citada central térmica. El nuevo auge del carbón ha supuesto el afianzamiento de muchos pozos tradicionales, la reapertura de alguna que otra mina y la introducción de un nuevo sistema de explotación del carbón cual es la minería a cielo abierto, contando en la actualidad el valle del Bernesga con la mayor explotación de este tipo de toda la provincia: la situada al oeste del Cueto San Mateo (Santa Lucía). De la importancia que el sector minero tiene en la comarca da cuenta el nivel de empleo que alcanza; asimismo los casi dos millones de Tm. de carbón obtenidos en 1985 en los valles los sitúan a la cabeza del sector en la provincia. Los valles del Torío y Bernesga también fueron pioneros a escala provincial de la generación de hidroelectricidad; aprovechando el desnivel de los cursos principales se construyen en los años veinte dos centrales una en el río Bernesga entre Villamanín y La Vid; la otra en el río Torío con una pequeña presa de desviación a la altura de las Hoces y un canal que llevaba el agua hasta la central situada al norte del puente de Serrilla. 3. LA DIFUSION DEL OCIO Otro fenómeno que ha tenido y está teniendo cierta trascendencia en la comarca es el de la creciente utilización de la montaña como espacio de recreo para los habitantes de la ciudad. Hay centros que han ejercido tradicionalmente el papel de lugares de veraneo para los asturianos que cruzaban la Cordillera Cantábrica buscando el sol de la vertiente Sur. Villamanín y Cármenes han jugado un impor-

El ferrocarril minero de La Robla-Valmaseda fue el motor que desarrolló la mine ría del carbón desde finales del siglo pasado. En la foto la Estación de Matallana.

tante papel en este sentido. En la actualidad, el veraneo de los asturianos sigue teniendo cierta importancia. El crecimiento del índice de motorización ha permitido que incluso acudan durante los fines de semana a gozar del sol del verano en las riberas del Bernesga y el Torío, lugar más accesible para los habitantes de las cuencas de Mieres y Pola de Lena. La montaña es un atractivo también para aquellos que gustan del excursionismo, siendo innumerables las travesías que se pueden realizar y las cimas que se pueden ascender. El Machacao, el Polvoredo o el Braña Caballo pueden subirse desde las riberas del Bernesga y el Torío. Aliciente especial ofrecen también las Hoces de Vegacervera, tradicional enclave para la práctica de la escalada, o las Cuevas de Valporquero. Por otra parte, un nuevo incentivo, quizá el principal, se ha sumado a estos. La estación invernal de Valgrande-Pajares, aunque en su mayor parte se ubica en la vertiente asturiana, atrae a gran número de

164 - LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS

aficionados leoneses al deporte blanco. Ello supone un cierto aporte de recursos por la condición del valle del Bernesga como vía de paso hacia la estación. Pero uno de los fenómenos de mayor incidencia es la proliferación de la residencia secundaria. La proximidad a la ciudad de León y el efecto panorámico de la montaña ha inundado la comarca de chalets, sobre todo la ribera del Torío. Estos suponen una transformación del poblamiento y muestran una de las contradicciones que vive la montaña. Mientras los habitantes autóctonos han emigrado en gran número por las escasas posibilidades de futuro que ofrecía la vida en la montaña, unos nuevos colonos acuden a ella buscando la tranquilidad, el descanso o el éxtasis ante sus bellezas. La montaña es objeto de uso «contemplativo» que no deja de tener efectos negativos en la forma de agresiones continuas al medio ambiente. Una ordenación adecuada de las actividades turísticas podrían ser un estímulo de cara al futuro de la comarca.


Crisis de la minería y despegue industrial. Movimientos migratorios en doble sentido A principios de siglo estos valles presentan unos fuertes asentamientos de población, como consecuencia de la importancia ganadera, minera y del trazado del ferrocarril de vía estrecha. Estos asentamientos se irán acrecentando paulatinamente a lo largo de este siglo que alcanza su cota máxima en los años 60, debido más que a su crecimiento natural a los foráneos que vienen hacia las minas. Aunque hay que señalar que los municipios de cabecera de los valles han sufrido ya una emigración desde principios de siglo hacia América, debido a la fuerte presión de la población sobre las estructuras económicas. A partir de los años 60 se produce una dualidad mientras que

en el valle del Torío se produce un descenso poblacional ocasionado por el cierre de las minas y el declive cada vez mayor de la ganadería —por su baja rentabilidad— y la pérdida de importancia del ferrocarril. Por el contrario, el valle del Bernesga es uno de los pocos de la montaña leonesa que ha mantenido su población por la importancia de la inmigración de personas, sobre todo de la provincia, relacionada con la extracción del carbón, la central térmica y el desarrollo de los servicios. Estos valles han tenido siempre mucha relación con Asturias, de ahí que muchos de sus emigrantes hayan salido hacia este lugar, no sólo porque el valle del Bernesga es una de las

principales arterias de comunicación con el Principado, a través de la Nacional 630 y de la vía del ferrocarril Madrid-Gijón, sino porque esta cofraternidad ya viene de los tiempos de la arriería. El aislamiento que sufrieron muchos de los pueblos de la montaña y la escasez de ciertos productos vitales debido a las difíciles condiciones de la agricultura, no sólo por las pendientes del suelo sino por la dureza del clima, dió lugar a que surgiera la arriería practicada en invierno cuando eran imposibles las labores agrícolas. Los arrieros traficaban con Asturias (intercambiando sus productos) a través de los puertos de Pajares y Vegarada que eran los puertos principales. Por tanto la gran ri-

LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS - 165


queza de esta montaña tenía su fundamento en la ganadería vacuna, y rebaños de merinas en los que había muchas cabras. Así, los suelos siempre han sido de escaso aprovechamiento agrícola, ya que incluso el rendimiento del pastizal es inferior a otras áreas de la montaña. En la actualidad las estructuras agrarias siguen siendo tradicionales y son de subsistencia y autoconsumo. En el conjunto del paisaje predominan los prados y pastizales (29,32°7o) y los cultivos tienen escasa importancia destacando los forrajes y los productos hortícolas en las vegas. Por tanto, la ganadería adquiere más importancia, aunque relativamente, ya que es frecuente la práctica a tiempo parcial con la actividad minera e industrial. La ganadería ha empezado a ser rentable a partir de la década de los 60 orientada hacia una producción láctea, cuando empieza a ser recogida por las empresas («Kraft», «El Castillo», «Rófer» y «San Vicente»). Pero ésta no es una raza lo suficientemente selecta, sino vacas

de raza pardo-alpina de actitud mixta, cuya finalidad es servir para el trabajo y producir un ternero anual. Los precios de la leche no permiten vivir a familias numerosas y además el número de cabezas de vacuno no es superior a 10, con escasa rentabilidad, siendo una ganadería puramente artesanal, ya que sigue saliendo a los prados y al monte comunal y solamente cuando el clima lo impide, se estabula. Por tanto, en lo que se refiere a la ganadería hay que calificarla de poco rentable, en cuanto a su producción, calidad y cantidad. Aunque en Pola de Gordón se encuentra una fábrica de queso y mantequilla («Rófer»), que se puso en marcha en 1966, sus materias primas proceden principalmente no de la zona, sino de las comarcas vecinas de Babia y Omaña. También hay que tener en cuenta que muchos de los que tienen ganado son jubilados y lo dedican exclusivamente para su autoconsumo. A pesar del declive de la agricultura se dedica a este sector un porcentaje elevado, si tenemos

166 - LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS

en cuenta su precariedad, pero es debido a que muchas mujeres se han acogido al régimen especial agrario de la Seguridad Social con vistas a la jubilación. La población activa industrial es la que destaca acercándose casi al 50 0/o, con lo que la actividad principal de este sector es la explotación minera, centrada en Santa Lucía y Ciñera, que adquiere auge a partir de 1870, con la construcción del ferrocarril del Norte. La cuenca de CiñeraMatallana tiene gran importancía ya en el siglo XIX. En los años anteriores a 1870, las minas activas estaban cerca de Matallana, pero la construcción del tramo del ferrocarril entre LeónBusdongo, fijo la atención de Santa Lucía y Ciñera, donde había ya minas demarcadas desde 1874. A partir de 1960 pierde importancia con el cierre de algunas minas y la concentración de la producción carbonífera en los núcleos antes señalados, por parte de la empresa mayoritaria («Hullera Vasco-Leonesa»). Aunque en la actualidad en el valle del Torío sigue predomi-


Vertiente norte del Correcillas. Las laderas de los elevados relieves, están a menudo cubiertas por pastizales, aprovechados de forma extensiva por rebaños de merinas de junio a octubre.

nando esta población activa, ya que a muchas personas se desplazan diariamente a trabajar a La Robla o a los centros mineros. Este auge del sector minero, dio lugar a una industrialización en el núcleo de La Robla. En 1955 comienza a funcionar la fábrica de aglomerados que transforma los menudos de carbón, la materia prima básica procede de las minas propiedad de la empresa Hullera Vasco-Leonesa. Se pone en marcha la fábrica de cementos, debido a la explotación de los grandes depósitos de materias primas. En los últimos años de la década del 60 empieza la construcción de la central térmica, habiéndose construído en la actualidad la segunda fase de la térmica para lo cual se ha enido que construir la presa de

Casares, para la refrigeración de la central, que inunda 332 Ha. del municipio de Pola de Gordón. Así, paralelamente al incremento del número de obreros empleados en las minas e industria, se produce el aumento de la población sufriendo profundas transformaciones. Como se puede observar la población crece, disminuye y se mantiene, con lo que la industrialización es decisiva en la natalidad, densidad de población e inmigrantes debido a los numerosos puestos de trabajo que crea. La ganadería pasa a un segundo lugar y pierde importancia en la economía familiar, siendo la principal fuente de ingresos el sector secundario. Otra de las transformaciones principales ha sido el desarrollo

EVOLUCION DE LA POBLACION DEL BERNESGA-TORIO

Evolución .......... Indice 100 en 1950 Densidad (660,9 Km.) Descrecimiento anual

1950

1960

1970

1981

1986

18.881

21.905

20.253

17.662

17.014

100

116,01

107,26

93,54

90,11

28,56

33,14

30,64

26,78

25,74

1,50

-0,78

-1,24

-0,74

Fuente: Padrones y censos de población. Elaboración propia.

del sector servicios, que ha originado una diversificación del empleo, pero que solo adquiere un mayor desarrollo en las villas más activas y pobladas, centrándose fundamentalmente en La Robla y Pola de Gordón. Los núcleos de población son pequeños y concentrados en torno a las vías de comunicación y siempre al lado de la cuenca del río o de sus afluentes. Sólo sobrepasan los 1.000 habitantes las entidades de Ciñera, Santa Lucía, La Pola de Gordón y La Robla. Los demás núcleos apenas el centenar de habitantes y algunos de ellos están abandonados como Rodillazo y Tabanedo. La estructura de los diferentes núcleos es sencilla, lineal respecto a la carretera o radial en torno a la plaza o edificación pública, existiendo a veces una mezcla de ambas. Sin embargo, en varios de estos núcleos se ve incrementada su población en verano, debido a que muchos de los antiguos pobladores vienen a pasar sus vacaciones, y también a la proliferación de residencias secundarias, «sobre todo de asturianos», pues es habitual la construcción de chalets en Villamanín y Pola.

LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS - 167


EVOLUCION DE LA POBLACION VALLES TORIO Y BERNESGA

TORIO 1950

1986

CARMENES Almuzara ........................................... Campo ................................................ Canseco ............................................. Cármenes .......................................... Felmín ................................................. Genicera ............................................. Gete .................................................... Getino ................................................. Lavandera .......................................... Pedrosa .............................................. Piedrafita ........................................... Piornedo ............................................. Pontedo ............................................. Rodillazo ............................................. Tabanedo .......................................... Valverdín ........................................... Villanueva ..........................................

1.542 54 32 147 353 44 108 119 71 44 23 117 71 98 40 38 47 136

626 19 6 45 187 32 65 39 34 23 7 21 10 71 4

MATALLANA Matallana de Torio ......................... Naredo de Fenar ............................ Orzonaga ........................................... Palazuelo de la Valcueva (1) ...... Pardavé .............................................. Robledo de Fenar ........................... Robles de la Valcueva .................. Serrilla ................................................ Valcueva (La) .................................. Villalfeide ...........................................

3.327 362 285 482 75 345 140 819 147 339 333

2.117 157 152 201

VEGACERVERA Coladilla ............................................. Valporquero ..................................... Valle .................................................... Vegacervera ..................................... Villar del Puerto ..............................

832 225 72 156 162 117

372 90 6 82 184 10

6.761 356 175 335 207 820

6.512 148 77 165 110 1.913

Municipios y lugares

25 38

158 72 1.037 68 142 130

BERNESGA LA POLA DE GORDON Barrios de Gordón (Los) ............... Beberino ............................................. Buiza ................................................... Cabornera .......................................... Ciñera .................................................

Folledo ................................................ Geras (2) ........................................... Huergas de Gordón ........................ Llombera ........................................... Nocedo de Gordón ........................ Paradilla de Gordón ...................... Peredilla ............................................. Pola de Gordón (La) ...................... Santa Lucía ....................................... Vega de Gordón .............................. Vid (La) .............................................. Villasimpliz ........................................

169 317 235 276 114 32 196 1.049 1.727 428 526 304

173 141 155 69 11 105 1.392 1.292 263 378 120

LA ROBLA Alcedo de Alba ............................... Brugos de Fenar .............................. Candanedo de Fenar ..................... Llanos de Alba ................................. 011eros de Alba ................................ Puente de Alba ............................... Rabanal de Fenar ........................... Robla (La) .......................................... Solana de Fenar .............................. Sorribos de Alba .............................

3.114 112 193 262 362 125 101 239 1.349 200 171

5.547 294 147 223 489 107 91 135 3.823 107 131

VILLAMANIN Arbás ................................................... Barrio de la Tercia ......................... Busdongo .......................................... Camplongo ....................................... Casares de Arbás ........................... Cubillas de Arbás ........................... Fontón ................................................ Golpejar de la Tercia ..................... Millaró ................................................. Pandilla .............................................. Pobladura de la Tercia .................. Rodiezmo .......................................... San Martín de la Tercia ............... Tonín ................................................... Velilla de la Tercia ......................... Ventosilla ........................................... Viadangos de Arbás ...................... Villamanín .......................................... Villanueva de la Tercia ..................

3.305 32 59 762 123 307 221 74 91 68 158 120 292 109 84 40 124 117 375 156

1.840 19 26 176 65 117 102 62 41 31 65 74 171 47 42 24 92 76 543 67

( -1 Despoblado o anexionado a otra entidad. 11) Incorporado a La Valcueva. (2) Incorporado a Folledo. Fuente: Censo y Padrón de población.

BIBLIOGRAFIA GONZALEZ FLOREZ, M. La Montaña de los Argüellos, León, 1978. LOPEZ TRIGAL, L. «El ferrocarril de vía estrecha de León a Bilbao», Tierras de León, n.° 43, 1981; pp 5-16. CRISTOBAL PEREZ, M.T., GONZALEZ GONZALEZ, M.J., ANDRES NISTAL, P., Movimientos migratorios recientes y su incidencia demográfica en el norte de León, Junta de Castilla y León, 1986.

Delineación: Francisco Pelayo Somoano. Fotografías: José Cortizo Alvarez, Lorenzo López Trigal, José María Redondo Vega, «Paisajes Españoles» y Archivo del Depto. de Geografía.

168 - LA PROVINCIA DE LEON Y SUS COMARCAS


Valles del Bernesga y Torio. Diario de León