Page 1

adelante con el salado dos años de reconstrucción Boletín #2 • Diciembre / 2011

-1-


dos años de reconstrucción Junta Directiva Fundación Semana

Felipe López María López Alejandro Santos Paulo Laserna Roberto Pizarro Elena Mesa Rosario Córdoba Mario Pacheco Paola Ochoa Soraya Montoya Equipo Fundación Semana Bogotá

Claudia García - Directora ejecutiva, cgarcia@semana.com María Alejandra Cabal - Gerente general María Luisa Montalvo - Asistente administrativo Margarita Agudelo - Asistente Fundación Semana Equipo Fundación Semana El Salado

Beatriz Elena Mejía - Gerente del proyecto Omar Cordero - Coordinador de Cultura Diego Suárez - Coordinador de Desarrollo Económico Rosario Arias Callejas - Coordinadora de Educación y Comunicación Fabio Vélez - Coordinador de Infraestructura Carmen Astrid Garcia - Coordinadora de Desarrollo Comunitario Textos

Marta Ruiz Cocosalado Juan Manuel Álvarez María Lucía Jaramillo Rosario Arias Callejas Fotos

Oliver Ehmig, Mr Faco Juan Manuel Álvarez Diseño

Hernán Sansone Leidy Sánchez Correción

Adriana Camacho Colaboraciones especiales

Ana Cecilia Orozco y Ana Cecilia Romero Fundación Semana

Calle 93B n.º13-50 oficina 201 Teléfono 646 8400 extensión 1720


adelante con el salado dos a帽os de reconstrucci贸n


dos años de reconstrucción

el salado: un modelo para

Claudia García, directora de la Fundación Semana

la reconciliación En estos dos años en El Salado no sólo se han construido obras, lo más importante es que se ha reconstruido el tejido social y la confianza en un futuro mejor.

D

esde cuando nació la Fundación Semana, hace tres años, su junta directiva decidió apostarle a la reconstrucción de El Salado, como un símbolo de lo que nos espera si queremos recons-

truir el país. La idea era hacer de esta población un laboratorio para demostrar que, con voluntad política, la empresa privada, en unión con las organizaciones sociales y las entidades estatales, podía transformar un símbolo de la violencia en un modelo de la reconciliación. La función de la Fundación consistía en convocar y articular esos esfuerzos, pero el mérito de conseguir las metas es colectivo: depende de esa manera -4-

de trabajar con ímpetu y coordinación. Han pasado dos años desde cuando se inició la reconstrucción de El Salado. Hoy hay más de 60 entidades entre públicas y privadas que trabajan con la comunidad en los frentes fundamentales que ellos mismos definieron en un proceso que duró un año: educación, infraestructura, salud, desarrollo comunitario, cultura y seguridad.    Con la permanente asesoría de la Fundación Carvajal y un equipo de Fundación Semana integrado por seis profesionales que actualmente viven en el pueblo, las metas de reconstrucción se han ido logrando gracias a que las empresas que están empeñadas en sacar adelante el pueblo entendieron que


sus aportes no eran sólo económicos, sino, de manera integral jardín infantil Aeiotu, reconocido en el nivel nacional por la apoyar las áreas donde tenían experiencia y conocimiento. excelencia de su educación. Múltiples investigaciones científiCada aliado del proyecto es líder en sus temas y la cas demuestran que lo que se invierta en niños de cero a cinco comunidad está recibiendo no sólo un donativo en especie, años tiene impacto para el resto de la vida. Tener asegurado sino todo ese bagaje social y técnico. que todos los niños cuenten con educación y atención integral Porque dentro de los éxitos que hasta ahora ha tenido le garantiza a la comunidad de El Salado una nueva generación el proceso, quizás el más importante ese ese: que las empresas con mayores oportunidades de desarrollo.   que intervienen no están haciendo una simple donación, sino Ahora falta sacar adelante el desafío enorme de vincuasumiendo un rol dentro de las dinámicas de la reconstrucción. lar a este proceso las veredas aledañas a la población, lugares Quizás el aprendizaje más importante de este proceso prácticamente abandonados que subsisten a la deriva en medio ha sido comprender que la tarea es bastante más compleja que de una pobreza desoladora. A partir del próximo año, todas entregar unas obras y dar por cumplida la misión. esas veredas deben ser parte de esta reconstrucción. Reconstruir no es un asunto que se resuelve con ladriAyudar en la recuperación de un pueblo que hoy llos. De nada vale hacerlo con un centro de salud si el Estado día cuenta con poco más de mil habitantes no parece una no asegura la permanencia de un médico; de nada sirve la pre- mayor empresa. Sin embargo, de este ejercicio puede salir un sencia de ese médico si los niveles de desnutrición de los niños modelo que se pueda replicar en la reconstrucción de diversuperan el 50%. De poco sirve idear proyectos productivos si sas poblaciones y que sea útil para los procesos de restitula carretera hace imposible sacar al mercado los productos; de ción y reparación a los que se enfrenta el país. Quizá no en poco sirve entregar una construcción si no hay organizaciones la forma, porque cada pueblo necesita soluciones diferentes, comunitarias que la hagan sostenible. Una sala de computa- cada una a su medida. Pero sí en el fondo, en el concepto dores es inútil sin profesores de sistemas. Instalar cubos de central de que el sector privado puede trabajar con el público basura por todas las calles del pueblo es un ejercicio vacío si y que sus aportes no deben ser necesariamente girar dineros, no hay un sistema de recolección de basuras. Reconstruir, por sino aportar conocimientos; y también en el uso de algunas eso, es entender las reacciones en cadena de cada situación, no conclusiones que ya hemos aprendido, la más importante montar alambres sino circuitos. Una pieza dañada es responsa- de las cuales consiste en entender que no hay una manera ble de que no funcione el engranaje. diferente de generar desarrollo si no es desde adentro de las Para medir el verdadero impacto que ha tenido toda comunidades mismas. la gestión es necesario que pase el tiempo. Sólo en unos años Porque el principal legado que está dejando este ejercisabremos si las enfermedades relacionadas con el agua dismi- cio de reconstrucción no son los logros, sino los aprendizajes. nuyeron; si los índices de desnutrición infantil bajaron; si se Contrario a lo que desprevenidamente se puede creer, reconsconsolidan los equipos de fútbol, grupos de música y demás truir no es un asunto que se resuelve con dinero. Es mucho manifestaciones de que hoy más que eso: es ayudar a están en etapa de gestación. que la comunidad misma Sólo en unos años se ocupe de su destino, sabremos si los niños y los retome la confianza en ella jóvenes de hoy pudieron misma y aprenda a conviingresar a la universidad y vir con sus cicatrices. realizarse en el campo de De nada sirve un una manera diferente a la modelo de reconstrucción de ser jornaleros. si no consigue converY justamente fuetirse en algo autónomo y ron las ansias de superaautosostenible, determición de esos jóvenes las nado y conducido por la que consiguieron que 2011 misma comunidad, que no sea el año en que se graduó depende de la figura salla primera generación de vadora que provenga de bachilleres de El Salado. afuera. Acá no hay salvadoPero la mayor res. Es el propio pueblo el apuesta de la intervención que tiene que hacerse cargo Este es el equipo de Fundación Semana en El Salado que trabaja en El Salado está en sus de sí mismo. La labor de constantemente por cada uno de los frentes de la reconstrucción. Ellos son: niños. Uno de los logros quienes actuamos en este Beatriz Mejía, Rosario Arias Callejas, Carmen Astrid García, Diego Suárez, más significativos de este proyecto consiste en ayuOmar Cordero, Fabio Vélez y Harvey Arango. año fue la instalación del dar a que eso suceda. ◆ -5-


los que son y lo que hacen

todavía tenemos muchos retos

Mientras se reconstruye El Salado, 63 instituciones, entre públicas y privadas, intentan crear un modelo de gestión conjunto que le sirva al país para la reconciliación. Entrevista con Roberto Pizarro, presidente de la Fundación Carvajal y miembro de la junta de la Fundación Semana.

R

oberto Pizarro es uno de los hombres con más experiencia en gestión comunitaria en el país. La Fundación Carvajal, de la cual es presidente, se ha destacado desde hace 50 años por un esquema de trabajo basado en potenciar las capacidades de la gente, y en proyectos viables que contribuyan realmente a reducir la pobreza y mejorar los ingresos de la gente más pobre. Como miembro de la Junta de la Fundación Semana ha estado al tanto de todo el diseño comunitario, que es uno de los logros intangibles más importantes en estos dos años. ¿En qué momento está la intervención de Fundación Semana en El Salado?

Estamos apenas en la mitad del camino de los cinco años que dura la intervención. Hoy hay más de 60 entidades que trabajan con la comunidad de El Salado en cada uno de los frentes que se establecieron en el plan de desarrollo que se construyó durante el primer año con la comunidad y un equipo de Fundación Semana compuesto por seis profesionales que viven en el pueblo. ¿Cuál es exactamente el papel que cumple Fundación Semana en El Salado?

El papel de la Fundación Semana es diseñar con la misma comunidad sus propios procesos de desarrollo y reconstrucción. Se trata de generar un gran proceso de participación comunitaria donde los saladeros sean verdaderos agentes de su propio desarrollo y conjuntamente encuentren los caminos para una clara convivencia. Aquí lo más importante es reconstruir el tejido social que está altamente impactado, devolver la confianza y la autoestima a los habitantes y generar su propio proceso de desarrollo al empoderarlos para que lo busquen, trabajen y lo consoliden. ¿Quiénes financian el proyecto y por qué?

Buscamos entidades públicas o privadas que inviertan en los proyectos acordados previamente con la comunidad. Por ejemplo, la Fundación Semana gestionó ante el Ministerio de Trans-

porte los recursos para el mejoramiento de la vía. Esos recursos entran a la Gobernación, que abre licitación y selecciona un contratista encargado de hacer la obra. En este caso la Fundación no maneja recursos, su labor es gestionar y ayudar a construir la veeduría ciudadana para que la comunidad pueda hacer un control más técnico sobre la obra. Otro ejemplo es el proyecto para la primera infancia AEIOTU. La fundación Semana gestionó y facilitó la entrada de AEIOTU a El Salado, pero es un proyecto financiado por el ICBF, la Fundación Éxito, el programa de la Presidencia de Cero a Siempre, y operado por la Fundación Carulla. En cuanto a los privados, lo más interesante es que el aporte que hacen las empresas es desde su experticia. Pavco, por ejemplo, donó el diseño del alcantarillado, que es de última tecnología. Simón Hosie, un arquitecto que recibió el Premio Nacional de Arquitectura y que viaja por el mundo haciendo proyectos monumentales, donó el diseño de la Casa de la Cultura. Para El Salado es un lujo contar con estos aportes. ¿Cómo funciona la alianza?

La alianza tiene un líder, que es la Fundación Semana, que dirige el proceso de intervención que se genera única y exclusivamente en lo que la comunidad desea hacer. Esta alianza coadyuva a encontrar los sueños de la comunidad, la mejor forma de cumplirlos, bajo mecanismos no asistencialistas sino de participación y empoderamiento. Con una centralización en el liderazgo es perfectamente posible que todos participen en una completa armonía y con una clara identificación de objetivos que tienen al final como elemento común generar un verdadero impacto y resultados tangibles en la comunidad. ¿Quiénes son los beneficiarios del proyecto?

Los beneficiarios son inicialmente las 216 familias resistentes que decidieron permanecer en El Salado, pero también los que quieren retornar y están esperando las mejores condiciones para ello. Estas condiciones no solamente se refieren


a temas de seguridad, sino a la creación de oportunidades que permitan que su retorno sea positivo, placentero, de interés en el arraigo de nuevo por su tierra. En cuanto a la selección de beneficiarios para los proyectos que se van desarrollando, hoy en El Salado existen cinco mesas de trabajo. En esas mesas, conformadas por gente de la comunidad, aliados y Fundación Semana, se discuten los criterios de selección de beneficiarios, que muchas veces están condicionados por requisitos que ponen las entidades responsables de los proyectos. En temas como tierras o vivienda se ha tratado de que se beneficien las personas que más lo necesitan.

Entendemos que el anuncio que hizo el presidente de designar El Salado laboratorio de la aplicación de la Ley de víctimas es un espaldarazo al proceso que hoy vive la comunidad de El Salado. La decisión de ser El Salado piloto de reparación coadyuva a visibilizar muchas de las comunidades que en Colombia han pasado por esta situación y motiva a la Fundación Semana y a sus aliados a desarrollar un trabajo excelente, inclusivo, eficaz, para que el piloto sea multiplicado en otras comunidades con características similares.

¿Cuál es la relación de la Fundación Semana con el gobierno y con los planes que el presidente anunció para El Salado de convertirlo en laboratorio de la Ley de víctimas?

El balance es altamente positivo porque se han podido superar muchísimas dificultades, dada la situación por la que atravesaba el corregimiento y por el real abandono de las autoridades que se encontraron. Infortunadamente, a pesar de la voluntad de los gobernantes, seguimos encontrando serias dificultades para resolver problemas que se pueden solventar con interés y voluntad y decisiones políticas. Por ejemplo, la carretera, que ha sido un verdadero “karma” con esta comunidad y a la que no le vemos una solución cercana. Igual el suministro de energía, muchas veces prometido y no culminado. Creo también que el compromiso del Incoder de entregar la tierra a las 60 familias no ha tenido la celeridad que quisiéramos. Pero también tengo que significar que estamos muy contentos con el respaldo de la comunidad, los avances que hemos visto en ellos y las mejorar que hemos encontrado en el corregimiento. El Salado será siempre de retos y la Fundación Semana y sus 63 aliados lo tenemos muy claro, hemos trabajado intensamente y lo haremos hasta demostrar que las alianzas públicoprivadas funcionan muy bien y permiten crear mejores condiciones para los colombianos.

La Fundación Semana recopila las discusiones y los acuerdos de la comunidad y los transforma en proyectos y programas que a su vez son presentados a los aliados, que, como lo comenté, son el sector público, el privado, etc. La Fundación Semana se convierte en buena parte en una especie de interlocutor ante el gobierno al promover la participación ciudadana en las relaciones con este. En la medida en que altos y medios funcionarios conozcan El Salado y hablen con la gente, la entrada del Estado será con soluciones más apropiadas que respondan a la complejidad del territorio.

¿Cuál es el balance que se puede hacer cuando se llevan dos años de intervención? (dificultades y retos)

¿Qué tiene pensado la Fundación Semana para El Salado el próximo año?

El próximo año terminaremos la planta de tratamiento de aguas residuales que mostrará un manejo ambientalmente excelente del alcantarillado y así mejoraremos condiciones de vida y se disminuirán enfermedades, también se fortalecerá el tema de primera infancia, que será modelo para comunidades de este tipo en Colombia, y finalmente les daremos el gran énfasis a los proyectos productivos asociados con la tierra, con su producción y recuperando muy buena parte de la cultura saladera. No puedo dejar de precisar también que vamos a tener en pleno funcionamiento la casa del Pueblo, que es un verdadero ícono cultural y que fue diseñada, definida y construida por la comunidad y en cuya operación tendremos la participación de muchísimas actividades culturales y de gran arraigo local. ◆


dos años de reconstrucción

el presidente santos estuvo aquí El 8 de julio Santos declaró la de El Salado como la experiencia piloto para la aplicación Ley de Víctimas.

E

l presidente Juan Manuel Santos visitó El Salado el 8 de julio de 2011 para entregar los títulos de las tierras de las fincas La Conquista y La Quimera a 63 familias que habían concursado y ganado una convocatoria del INCODER. El presidente aprovechó la visita para pedir perdón en nombre del Estado colombiano por las víctimas de las masacres ocurridas en1997 y febrero de 2000 y reconoció la omisión del Estado en los hechos. “Vengo a decirles a las víctimas, perdón. Les pido perdón a nombre del Estado, de toda la sociedad. Esas masacres nunca han debido suceder. Ahí hubo omisión del Estado, todo tipo de falencias, como las hubo durante tanto tiempo”, dijo. El perdón público realizado por el Estado es un elemento importante dentro de la reparación simbólica (ver recuadro 1) porque contribuye a acabar con el estigma que existe sobre la población victimizada, como el que por tantos años existió sobre el pueblo saladero. En ese mismo sentido designó El Salado como piloto de reparación, “Con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) hemos decidido que El Salado se convierta en el plan piloto de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras. A partir de hoy queremos hacer una especie de ensayo de cómo va a funcionar esa ley”, afirmó el presidente. No obstante, todavía no hay muchos avances ni claridad sobre el significado exacto de ello. Finalmente se comprometió con 50 millones de pesos para la construcción de la cancha de fútbol. Se decidió, en algunas reuniones, construir la cancha en el terreno, prestado hace varias décadas para ser la cancha del pueblo. Como el dinero que da la presidencia no puede ser utilizado para la compra de lotes, sino para la construcción, se ha demorado un poco el proceso mientras se negocia el lote y se consigue el dinero (ver recuadro 2). ◆ -8-


La cancha de fÚtbol La cancha de fútbol de El Salado, en el Barrio Arriba, es un terreno que ha servido durante décadas a los pobladores como cancha. Hoy día se está negociando su compra por un monto que la comunidad no tiene. La comunidad escribió una carta a la Presidencia explicando la demora en el proceso y solicitando una ampliación de los recursos, para así poder comprar el terreno, adecuarlo y construir la cancha.

Algunos conceptos Reparación colectiva “La reparación colectiva es un derecho fundamental del que son titulares los grupos, pueblos u organizaciones sociales y políticas que hayan sido afectadas por el daño ocasionado por la violación de los derechos colectivos, la violación grave y manifiesta de los derechos individuales de los miembros de los colectivos, o el impacto colectivo de la violación de derechos individuales. La reparación colectiva comprenderá medidas de restitución, compensación, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición, en los componentes político, material y simbólico. La reparación colectiva propenderá por el desarrollo conjunto de tres propósitos: la inclusión ciudadana de los sujetos colectivos como sujetos plenos de derecho; la reconstrucción de confianza de la sociedad en el Estado en las zonas y territorios afectados por la violencia, y la recuperación de la institucionalidad legítima del Estado social de derecho, pluriétnico y multicultural capaz de garantizar el goce efectivo de los derechos fundamentales”. Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación. http://www.cnrr. org.co/reparacion-colectiva.html

Reparación simbólica

(Artículo 141 de la ley de víctimas).

Se entiende por reparación simbólica toda prestación realizada a favor de las víctimas o de la comunidad en general que tienda a asegurar la preservación de la memoria histórica, la no repetición de los hechos victimizantes, la aceptación pública de los hechos, las solicitudes de perdón público y el restablecimiento de la dignidad de las víctimas”.

Rehabilitación

(Ley de Víctimas. Capítulo VIII. Art 135.)

“La rehabilitación como medida de reparación consiste en el conjunto de estrategias, planes, programas y acciones de caracteres jurídico, médico, psicológico y social, dirigidas al restablecimiento de las condiciones físicas y psicosociales de las víctimas en los términos de la presente ley”. -9-


dos años de reconstrucción

el salado: antes y después

En estos dos años se ha pasado del escepticismo a la esperanza. Muchos de los saladeros que siguen desplazados ven el retorno como una opción real

E

l Salado tiene una nueva cara. En septiembre de 2009, cuando se inició el proceso de reconstrucción del pueblo, había que empezar casi de cero en muchos aspectos. La masacre del años 2000 y el desplazamiento masivo habían hecho que todo lo que existía en el pueblo se viniera abajo: las casas estaban derruidas, la carretera hecha un desastre, las escuelas carecían de los recursos básicos para funcionar y la pobreza campeaba en cada casa, no había centro de salud, las fincas estaban carcomidas por la hierba y la maleza. En ese momento se hizo un diagnóstico que mostraba con cifras concretas la situación de los cerca de mil habitantes que habían retornado progresivamente: El 95% de las familias de El Salado vivía con menos del salario mínimo. Los ingresos promedio son (y siguen siendo para la mayoría) 200.000 pesos. El 40% de las familias vivía en hacinamiento crítico. Sin suficiente espacio en sus casas y con necesidades de sanitarios, cocinas y reparaciones, pues había viviendas a punto de caer al piso. -10-

La mitad de los niños sufrían algún grado de desnutrición. Como todos sabemos, la alimentación en la niñez es básica para el desarrollo intelectual y físico de los niños y de ella depende en gran parte su desempeño como adultos. Sólo el 25% de los menores estaba vacunado. Actualmente lo está el 100%. Apenas uno de cada cuatro saladeros ha terminado secundaria. Y uno de cada tres, la primaria. El 20% de los niños menores de 5 años no iban a la escuela. Esta cifra se ha reducido en los últimos meses al 7%. Tres cuartas partes de los habitantes de El Salado no tienen un sanitario decente. Eso puede generar enfermedades y riesgos para la salud pública. El 47% de los saladeros trabaja en tierra prestada; el 13%, en tierra arrendada, y solo el 17% en la tierra propia. A estas cifras, que delatan la inmensa pobreza en la que estaban viviendo los recién retornados, se sumaban los problemas de infraestructura propios de los pueblos de los Montes de María que no han tenido atención adecuada de sus gobiernos


durante varias décadas. Esto es: no había acueducto, ni redes eléctricas ni servicios de teléfono. Había escuelas, pero ¿quién se preocupaba por la calidad de la educación? Para completar el panorama, a finales de la década pasada muchas personas que se habían desplazado, al ver tantas necesidades insatisfechas en el caserío, empezaron a vender sus tierras a compradores que llegaron de otras regiones con la idea de montar grandes proyectos de agroindustria. Pero estos no eran los únicos problemas. La masacre, el desplazamiento y las posteriores detenciones y exilio de algunos líderes habían debilitado las organizaciones propias de la comunidad dentro de El Salado. Había desconfianza, escepticismo y poca fe en las instituciones.

Las obras se ven Sabiendo que el reto era enorme, la Fundación Semana se dio a la tarea de convocar a decenas de entidades de los sectores público y privado para iniciar la reconstrucción de El Salado. En estos dos años, más de 60 de ellas han participado en el proyecto y hecho posible que paulatinamente la vida de este millar de personas cambie. Al mismo tiempo que se le dé rostro a una experiencia que servirá de ejemplo para otros pueblos y regiones del país donde la gente está retornando para continuar con las vidas que el conflicto les alteró. El Salado se ha convertido en un símbolo para el país y en una experiencia observada por organizaciones internacionales tan importantes como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Es un símbolo porque todo lo que se ha hecho está fundamentado en un plan de desarrollo construido por los habitantes del pueblo, que se han organizado en cinco mesas de trabajo a través de las cuales definen prioridades, aportan trabajo y hacen veeduría. Es decir, las obras y los proyectos que se están haciendo no están aislados sino que hacen parte de un sueño colectivo para ir construyendo El Salado del futuro. Es un símbolo porque ha logrado mostrar que una comunidad organizada, con apoyo del sector privado y con una acción responsable y diligente del gobierno, puede salir adelante. Y es un símbolo porque el dinamismo de sus proyectos ha hecho que el gobierno actual convierta El Salado en

una especie de prueba de lo que debe ser la reparación para las víctimas y la restitución de tierras que se hará en todo el país a partir de 2012. Vale la pena recordar que El Salado también cuenta con un plan de reparación colectiva, diseñado por la comunidad con el apoyo de la CNRR. Hoy podemos decir que este esfuerzo colectivo ha redundado en un cambio de rostro para El Salado. En los primeros meses de 2012 se entregará terminada la Casa del Pueblo, que era el sueño de los habitantes de El Salado. Este será un lugar de encuentro, de lúdica, de formación, de charla, de cultura y también de memoria, ya que se construyó donde quedaban la Casa de la Cultura y la cancha, justo los lugares donde ocurrió la masacre. La infraestructura ha cambiado de manera importante: hay alcantarillado, las casas se han venido mejorando, las tiendas también, así como las instalaciones de escuelas y colegios y el centro médico. Los ingresos de muchas familias se han visto incrementados por proyectos productivos, por líneas de crédito de fácil acceso y hasta por el ahorro. La tierra de El Salado vuelve a producir tabaco, pancoger y la gente vuelve a tener ilusiones de siembra y mercadeo. También se ha apostado fuertemente por los niños. Los menores de edad de El Salado tendrán gracias a estos proyectos oportunidades que sus padres y hermanos no tuvieron: mejor alimentación, educación de calidad, espacios recreativos y de cultura, apoyo psicológico, entre otras. Pero quizá lo más importante es que la comunidad vuelve a tejer los lazos que otrora tuvo. Los líderes tradicionales están más activos que nunca y han surgido nuevos liderazgos. Las organizaciones sociales se han revitalizado y la gente está participando activamente en los debates que han surgido en el diálogo con el gobierno y con todas las entidades involucradas en el proceso. Por eso ahora, cuando comienza la implementación de la Ley de Víctimas, con todo lo que ello implica, especialmente en restitución de tierras, muchos ojos estarán puestos en El Salado, en las lecciones aprendidas, en los errores que se han cometido y rectificado y en el modelo participativo que ha hecho posible que hoy entreguemos el balance que ustedes podrán leer en estas páginas. ◆ -11-


dos años de reconstrucción

un pueblo en obra El Salado ya tiene alcantarillado y en pocos meses se inaugura la Casa del Pueblo. La carretera avanza y la mitad de las viviendas fueron mejoradas

antes

En donde quedaba la cancha hoy se construye la Casa del Pueblo, según diseños del arquitecto Simón Hosie. Los constructores se han asegurado de que los cimientos sean sólidos para que dure toda la vida

casa del pueblo: ¡de un cacho!

L

a Casa del Pueblo es la obra definida como prioritaria por la comunidad y actualmente está en su fase final. El diseño, donado por el arquitecto Simón Hosie, a partir de un estudio sobre la vida cotidiana y cultural de los saladeros, está inspirado en el paisaje de los Montes de María. Se basa en una edificación central, que hará las veces de biblioteca, rodeada de tres ranchos: uno para los niños, otro para reuniones y otro como cocina, además de los baños y las zonas de esparcimiento. La construcción fue muy dispendiosa dado que el terreno tuvo que ser adaptado para soportar la magnitud de la obra. Eso ocasionó algunos retrasos. También se destaca que en la construcción se usó mano de obra de El Salado para algunas actividades, combinada con personas especializadas.

-12-

Como parte de la Casa del Pueblo se incorporó la cancha, convertida ahora en un santuario para la memoria, después de una jornada de limpieza de las losas en las que murieron tantos saladeros. También se han activado ya los grupos de la mesa de cultura, que, obviamente, hacen parte de la Casa del Pueblo: danza, música, lectura, cine y comunicaciones. También hay dos grupos de emprendimiento empresarial: mujeres tejedoras, que confeccionarán las cortinas de la biblioteca y los ranchos; y un grupo de hombres que construirán una silla especial diseñada por Simón Hosie llamada la ‘hamadora’ –combinación de hamaca y mecedora– y se dio inicio a los trámites para dotar la biblioteca.


Mesa de infraestructura Está integrada por: Ada Luz Martínez, Dioselina Torres, Eneida Narváez, Abimael Hernández, Roberto Pérez, Osvaldo Torres, Manuel Chamorro, Rafael Urueta, Emerson Ramos, Leonel Mena, Luis Torres, Claudina Torres. Su misión es facilitar el acercamiento entre las obras y la comunidad. Se reúnen cada 15 días. Una vez al mes se realiza una jornada de formación organizativa en temas como veedurías y formulación de diagnósticos. La otra sesión es para ver los avances de las obras. Estas últimas reuniones se llaman audiencias públicas y cualquier persona puede asistir.

casas para rato

E

ste es uno de los temas más críticos de El Salado. La inmensa mayoría de las casas están en muy mal estado, por eso uno de los proyectos con mayor impacto en la comunidad es el de mejoramiento de vivienda, que ha beneficiado a 114 familias en el pueblo y a 21 en la vereda El Bálsamo. El Círculo de Obreros y Corsoc-Asvidas fueron los operadores. No obstante, los beneficiarios estuvieron más complacidos con los segundos, ya que indican que fueron más responsables pues el primer operador quedó pendiente de entregar algunos materiales e indican que la calidad de los bloques de construcción no era la indicada. Las casas que antes veíamos como una ‘caja de fósforos’ ahora han tomado una mejor forma, ya las habitan y hasta las han pintado. La comunidad está buscando un tercer mejoramiento que incluya nuevos beneficiarios y se están generando las listas para ser enviadas a Acción Social. Muchos de estos mejoramientos se hicieron en cocinas y baños, y otros, en ampliación de las viviendas. El proyecto contó con el apoyo de Corona, que donó pisos y enchapes.

En febrero de este año se lavaron las losas de la cancha donde ocurrio la masacre del 2000. ahora es un camposanto frente a la casa del pueblo

-13-


dos años de reconstrucción

antes

¡buen apetito! Como se ve en la foto, en el pasado el restaurante escolar prácticamente no existía. Se trataba de una cocina de leña donde no había ni condiciones de higiene ni comodidad para los niños. Por eso la construcción de un nuevo restaurante ha tenido un gran impacto, pues se han beneficiado 210 estudiantes de primaria y secundaria de la institución educativa Elmer Alfredo Vega. Los aliados de este proyecto son: la Alcaldía Municipal, Cimientos, Fundación Carvajal, Corona y la comunidad. El restaurante

será dotado por Bienestar Familiar (incluidos los elementos que tienen actualmente), con un dinero restante de Cimientos se han comprado la estufa y el cilindro. Lo que hay que resaltar de este proyecto es que estaba perdido ya que la Alcaldía no había puesto la parte del convenio que le correspondía y por gestión de la Fundación Semana se logró que cumplieran con su parte. Además, es prácticamente el primer proyecto de la alianza que tiene presupuesto de este ente municipal.

¡por fin tenemos alcantarillado! Uno de los mayores logros que ha habido en la reconstrucción de El Salado es el alcantarillado, que actualmente cuenta con el 97 por ciento de las redes instaladas, 32 cámaras de inspección sanitaria construidas y 145 acometidas domiciliarias. Esta obra se realizó gracias al apoyo de Pavco, que puso la tecnología y donó los materiales, y las gestiones de las organizaciones privadas fueron claves para que Acción Social también le diera vía libre al proyecto. No obstante, el alcantarillado requiere estar acompañado de una estrategia educativa que ya se está desarrollando con ocho promotores ambientales de la comunidad y que tiene cuatro temas básicos: hacia una vivienda saludable; agua, salud y vida; manejo integral de residuos sólidos y servicios públicos domiciliarios. Para mejorar los hábitos se hizo un diagnóstico ambiental mediante la metodología de cartografía social en el que los habitantes identificaron los focos de contaminación a nivel comunitario. El proyecto se complementará con una planta de tratamiento financiada por OIM y Fundación Semana, y un proyecto de saneamiento básico. Vale la pena destacar que en este proyecto se trabajó con mano de obra local, lo que ha ayudado a mejorar los ingresos de varias familias. -14-


La carretera ha sido un dolor de cabeza. Aunque hay trayectos arreglados, faltan otros. El comité veedor ha trabajado arduamente para lograr que tanto el gobierno como Hocol le cumplan a la comunidad.

la carretera: ¿pesadilla con final feliz? Los problemas históricos de la carretera que une El Salado con Carmen de Bolívar se agudizaron en estos meses con el fuerte invierno que ha azotado al país y con el paso de la maquinaria pesada que usa Hocol para sus labores de exploración petrolera. En muchas ocasiones el caserío ha quedado incomunicado y todas las labores comerciales y de intercambio social y cultural se han visto gravemente afectadas. Pero en octubre por fin arrancó la construcción de la placa-huella en los sectores más críticos con la instalación de tubos para la canalización de las aguas que generan las lluvias. Estas obras son contratadas por la Gobernación de Bolívar y el Invías, y la Unión Temporal de Montes de María es la interventora de este proyecto. Se construirán 1.600 metros de placa-huellas en los lugares intransitables que fueron seleccionados por los mismos habitantes de El Salado. Los tramos que se van a intervenir son: Loma bonita (600 metros), San Pedrito (580 metros) y Pénjamo (420 metros). Inicialmente se iban a construir 2.000 metros de placa-huella, pero por el alto costo de los materiales tuvo que ser abolido del plan de construcción el tramo de la entrada del pueblo hasta el cementerio, que es uno de los más deteriorados. Las obras cuestan 1.370 millones y la auditoría,

130 millones, para un total de 1.500 millones de pesos. La compañía exploradora de hidrocarburos Hocol realizó en campos aledaños a El Salado exploraciones de yacimientos de hidrocarburos e ingresó maquinaria pesada a la carretera, hecho que deterioró más la vía. Debido a esta situación, la Fundación Semana convocó a una reunión en la que participaron representantes de Invías, Hocol, Acción Social y Cardique. En esta reunión se pactaron los compromisos de las entidades involucradas en el arreglo de la vía. El Invías se comprometió a iniciar labores en el tramo Loma Bonita y anunció contratar mano de obra no calificada en El Salado. Hocol, por su parte, se comprometió a iniciar la rehabilitación de la vía y dejarla transitable. La comunidad les hará veeduría a las obras realizadas por Hocol. Por otra parte, la Federación de Cafeteros del Magdalena va a reivindicarse con los saladeros ya que las placa-huellas que construyeron años atrás quedaron en mal estado. Ellos se comprometieron a construir 1.300 metros de placa-huella en dos tramos priorizados por la comunidad. Los tramos son: Las Vacas-La Emperatriz y La Emperatriz-Danubio. El comité veedor ha estado presente y ha sido indispensable para avanzar en la solución a los problemas de la vía. -15-


dos años de reconstrucción

volver a la tierra

La vida de El Salado depende de la prosperidad que tengan sus campesinos

con títulos en la mano El gran problema histórico de los saladeros es la falta de acceso a la tierra. Y si algunos tienen unas cuantas hectáreas, otros no tienen crédito, ni capital, ni asistencia técnica, ni mercado para vender sus productos. Por eso las organizaciones que trabajan en la reconstrucción de El Salado están convencidas de que sólo si la gente de este corregimiento tiene acceso a la tierra y a ganar su sustento familiar con ella, se pueden consolidar el retorno y la resurrección del pueblo. Por eso es trascendental lo que ocurrió el 8 de julio pasado, cuando el presidente Juan Manuel Santos en persona les entregó los títulos a 63 que resultaron beneficiados de una convocatoria del Incoder, gracias a que el proyecto fue presentado con la asesoría de expertos contratados por OIM y la Fundación Semana. Los predios adquiridos fueron La conquista y La quimera y, como lo saben quienes participaron de ella, no fue nada fácil. Especialmente porque uno de los predios había sido adquirido por una empresa agropecuaria y -16-

el gobierno tuvo que indagar a profundidad que no se tratara de un despojo. El proyecto está concebido para que cada familia pueda tener ingresos de dos salarios mínimos mensuales y garantice su seguridad alimentaria. Las 320 hectáreas de este proyecto se utilizarán de esta manera: 70 se sembrarán con cacao agroforestal; nueve, con melón-maíz; 56, con maíz-tabaco; 14, con yuca; 23, con ñame; 70, con bosque; habrá un reservorio de 15 hectáreas, 53 están ocupadas en ríos y quebradas y siete en vías y carreteras. Además contempla el riego tecnificado en dos predios. No obstante estos logros, aún no se han firmado las escrituras por la lentitud del proceso burocrático y, por supuesto, esta demora atrasa todos los planes de la comunidad. Eso afecta también la solicitud de créditos a Finagro. Se espera que en tres años el proyecto esté en plena producción. La Fundación está buscando nuevos aliados para bajar la deuda del proyecto.


Mesa de tierras y producción En esta mesa participan los productores y comerciantes de tabaco negro y rubio, representantes de la Asociación campesina de El Salado (Asocampes) (quién ejecutará el proyecto Incoder para este año 2011), representantes de cuatro asociaciones campesinas veredales, representantes de la asociación de Mujeres Unidas (MUS), asociación de jóvenes productores (Asojopos) y del proyecto apícola. Sus integrantes son: Roberto Pérez, Dioselina Vizcaíno, Alhaid Olivera, Cristo Mena, Samuel Torres, Arnold Arias, Candelario Pérez, Edilberto Suárez, Pedro Duarte, Silvia Olivera, Leyner Ramos, Luis Omar Ortega.

patios productivos Con el apoyo financiero de Protección y Fundación Suramericana, la operación de Fundación Ser logró que 63 familias de El Salado tengan en sus casas huertas caseras con cilantro, tomate, berenjena, pepino, ají, pimentón, col, apio. Además se le entregaron cinco gallinas ponedoras a cada una. Con estos patios, las familias ahorran entre 15.000 y 30.000 pesos que antes gastaban en estos productos. Ahora incluso pueden regalar a sus vecinos algunos de estos alimentos.

los jóvenes no paran

civilizar las tierras

Asojopros se fundó el año pasado con el objetivo de que los jóvenes de El Salado se construyan un futuro de vida en el campo y no tengan que salir a buscar oportunidades en otro lugar. Actualmente hay 32 jóvenes comprometidos con el proyecto agrario propiciado por Argos y que instrumenta Antioquia Presente. Están sembrando ajonjolí, maíz, yuca y plátano. Y actualmente buscan más tierras para seguir creciendo. Hay que resaltar que la juventud se ha convertido en un grupo muy activo en toda la vida saladera y están proyectándose como líderes. Adicionalmente, Argos ya les hizo entrega a los jóvenes de un jeep que sirva para las actividades del proyecto.

Una de las cosas más tristes que generó el desplazamiento de El Salado es que las tierras que antes le daban el alimento a muchas familias se “enmontaron” y cuesta mucho esfuerzo ponerlas producir de nuevo. Por eso las Fundaciones Semana, Carvajal y Saldarriaga Concha diseñaron un proyecto que beneficia directamente a 20 familias (e indirectamente a 100) para “civilizar” las tierras y, sobre todo, brindar asistencia técnica que signifique mayor productividad. Civilizar las tierras quiere decir que se desmontan con máquina y no con quemas, como solía hacerse en el pasado. Actualmente hay sembrados de maíz y ajonjolí que tienen el mercado asegurado, ya que el objetivo de este proyecto es que las familias pasen de una economía de subsistencia a una que les genere ingresos. Vale la pena destacar que los beneficiarios de este proyecto son quienes no han sido elegidos en otras iniciativas.

apicultores

existe un grupo de jóvenes emprendedores que están desarrollando un proyecto de Apicultura. Son capacitados por Colombia Responde en temas de mercadeo y comercialización.

-17-


dos años de reconstrucción

tabaco rubio Dado que la tradición de El Salado es el cultivo de tabaco, Coltabaco se ha propuesto como meta para 2016 que en los Montes de María se produzcan 10.000 toneladas anuales de tabaco burley, lo cual generaría cerca de 15.000 empleos. Por eso se viene incrementando el número de hectáreas cultivadas y se les ha brindado apoyo a los campesinos que quieran hacer el cambio del tabaco negro al rubio.

tenderos

En El Salado existían nueve tiendas, sin embargo, las personas encargadas no tenían conocimientos para el manejo efectivo de su negocio. Por eso Bavaria y la Fundación Carvajal se encargaron de capacitarlos en costos, contabilidad, mercadeo y proyectos. La capacitación fue de tipo teórico-práctico. En la graduación a los tenderos se les entregó una nevera para líquidos. Hoy las tiendas lucen surtidas y mucho más activas.

cerditos y créditos La Fundación Saldarriaga Concha y la Fundación Ser han creado un programa de microcréditos que ha beneficiado a 59 personas, se ha apoyado a tres grupos de ahorro local y familias con una recuperación de cartera del 74% en la primera convocatoria y del 105% en la segunda. Además se apoyó una granja para cerdos que ya está terminada y beneficia a ocho familias. -18-


un salto en salud Por fin hay médico, odontólogo, ambulancia, enfermera y medicinas

Gracias a la gestión y el acompañamiento de la Fundación Semana y a la interventoría del Ministerio de Protección Social, hoy día El Salado cuenta con un médico rural permanente, enfermera, promotora y odontólogo. También tiene una unidad odontológica (donada por la Fundación Santafé y Semana) e insumos; una farmacia con medicamentos suministrados por el ESE Guiovani Cristini y se avanza hacia una farmacia administrada por esta entidad en convenio con las cinco EPS que tienen beneficiarios en el pueblo. Las consultas más frecuentas en el centro de salud son por diarrea, vómitos, alergias y/o enfermedades de la piel que pueden ser causadas por las altas temperaturas o principalmente por el agua. Virosis y gripas son muy frecuentes. El Salado fue dotado con una ambulancia que presta servicios desde el 6 de febrero y hace aproximadamente cinco viajes al mes, generalmente con mujeres en trabajo de parto. El centro de salud puede mejorar si se tiene servicio de laboratorio, bala de oxígeno completa, y si se regularizan los pagos atrasados. Toda la actividad de salud ha sido acompañada además por las Fundaciones Ser, Restrepo Barco y Femsa, Profamilia y Alpina.

Mesa de salud. Esta mesa se ha capacitado para exigir, de acuerdo con las leyes vigentes, el derecho a la salud y les hace seguimiento a los compromisos adquiridos por el Estado en esta materia. Intregrantes: Delsy Méndez (enfermera), Arley Ramos (promotora), Juan Ramírez, Edita Garrido, Neida Narváez y el médico que atiende el puesto de salud. -19-


dos años de reconstrucción

los niños primero La educación universal y de calidad es una prioridad

aeio…tu El proyecto de primera infancia de la Presidencia de la República y el ICBF se está desarrollando en El Salado gracias a una alianza entre Fundación Semana, Fundación Éxito y Fundación Carulla. Este proyecto les está dando cobertura integral en educación, nutrición y cuidado a 112 niños de entre 1 y 5 años. Los niños están siendo atendidos en un centro llamado AeioTÚ, el cual tiene una capacidad para atender a 150. Además hay una casa donde se cocinan tres refrigerios al día y un almuerzo. Las maestras son las antiguas madres comunitarias, que fueron capacitadas por la Fundación Carulla para asumir además del cuidado a los niños, módulos educativos y de estimulación de acuerdo con su edad. Ellas fueron formalmente contratadas por el programa. Vale la pena destacar que este programa ha sido muy exitoso en todos los lugares donde se ha aplicado en el país. Su aplicación el El Salado contribuye a combatir problemas como la desnutrición y la desescolarización de los niños más pequeños.

mi tierra Juanes, el cantante, no sólo lo hace bien en el escenario. Su Fundación, Mi Sangre, decidió vincularse a la reconstrucción de El Salado con un proyecto de apoyo psicológico para los niños que han tenido que conocer la violencia y sus secuelas desde sus primeros años de vida. El proyecto termina en diciembre y ha beneficiado a 118 niños y niñas de 4 a 8 años y sus familias en atención directa; 60 niños y niñas de 9 a 13 años en atención grupal; además de docentes, líderes, y personal de salud y hogares comunitarios. -20-


La mesa de educación Mejorar la cobertura y la calidad de la educación son los objetivos de la Mesa de Educación, cuyos integrantes son: Jorge Tapia, Dairo Suárez, Luis David Arrieta, Rafael Urueta, Dioselina Torres. Esta mesa logra juntar a los miembros de la Asociación de padres de familia, estudiantes, docentes y comunidad. Pronto se espera iniciar una mesa de primera infancia.

granja productiva Se trata de una granja productiva agropecuaria integral sostenible en siete hectáreas para la formación académica, que ha contado con apoyos de la comunidad de El Salado, Acción Social, Fundación Alpina. La granja beneficia a toda la población, pero en especial a los jóvenes que no pueden estudiar fuera del corregimiento sobre técnicas de trabajo en el campo. En 2010 se compró el predio y se instaló la infraestructura. Actualmente Fundación MIMA está diseñando el esquema administrativo y el SENA está asesorando al colegio en el desarrollo de este proyecto. El parque tecnológico de la granja incluye: una parcela que va a ser la granja demostrativa del colegio (para capacitaciones del SENA y bachillerato técnico) y tres parcelas para alquilárselas a empresas y con eso sostener el parque (potenciales clientes: Alpina, Coltabaco) para capacitaciones y cultivos demostrativos.

-21-


dos años de reconstrucción

tejiendo y ‘hamando’

La cultura es identidad, memoria y emprendimiento en El Salado

tejedoras

El grupo de Tejedoras lleva un año trabajando y  preparándose para asumir la producción de los Comunitarios, que son unos individuales diseñados por el arquitecto Simón Hosie, inspirados en las cortinas hechas con retazos que hacen parte de la decoración típica saladera. A comienzos de noviembre  finalmente  se recibieron las  máquinas  de coser, estuvo lista la casa Taller de Hamadoras y Tejedoras y comenzaron las capacitaciones en costura.  El grupo de Tejedoras cuenta con 10 mujeres de entre 23 y 55 años de edad, todas ellas con hijos (tres en promedio), que tuvieron la idea, hace más de una año, de formar una microempresa de confecciones con la cual aportar al desarrollo de su comunidad y que gracias al proyecto de casa del pueblo que ha llevado la Fundación Semana ahora se está haciendo realidad. La idea de los grupos nace del estudio etnográfico que logra  hablarnos de los deseos de la  gente, lo que les motiva y lo que anhelan, resulta que los tejidos fue uno de ellos y esas mujeres han demostrado no sólo su gusto por las confecciones, sino su entrega por algo colectivo. Hoy día el grupo -22-

cuenta con: diseño de individuales para la mesa y cortinas que serán hechas para la casa del pueblo; prototipo de ambos, seis máquinas planas y una fileteadora industrial; un taller adecuado, capacitaciones en básico de confecciones y elaboración de los productos finales, acompañamiento organizativo y tendrán más adelante formación empresarial.


clubes de lectura

Mesa de Cultura La mesa focaliza sus esfuerzos en la promoción y el fortalecimiento de la comunidad por medio de la cultura a través de los grupos de intereses culturales por las expresiones artísticas y/o recreativas. Integrantes: María A. Montes, Dioselina Torres, Dioselina Vizcaíno, Gladys Arrieta, Xavier Mena, Marina Restrepo, Leyner Ramos, Dirley Mena, Reynaldo Urueta, Nairo Catalán, Jacqueline Cohen, María castro, Ada Luz Martínez, Levis Jaraba. Alrededor del proyecto de Casa del Pueblo se han venido generando en los últimos meses proyectos del área cultural y desarrollo comunitario. La casa del pueblo tiene tres componentes: uno social (todo el trabajo comunitario centrado en el fortalecimiento de las estructuras propias para la sostenibilidad del proyecto así como la estrategia de promoción cultural a través de los grupos de intereses culturales como música, danzas, artes visuales, patrimonio, clubes de lectura etc.), uno de infraestructura y el componente productivo (organizaciones económicas productivas) en este caso Tejedoras y Hamadoras. Ya se recibió como donación un kit de de instrumentos musicales y en enero se espera la llegada de una donación de 5.000 libros para la biblioteca.

Los clubes de lectura han sido la estrategia alrededor de la cual se ha animado la lectura, se ha promovido el acceso a la cultura y se ha generado un proceso de empoderamiento comunitario. Los promotores de lectura son saladeros  y el club se ha convertido en un espacio de encuentro; diálogo; conocimiento del pueblo, los lugares y las historias. Hoy día están funcionando cuatro clubes, uno por sector: La Loma, Centro, Barrio Arriba y Barrio Abajo. Con siete promotoras y un promotor y una asistencia de más o menos 60 niños y jóvenes de entre 7 y 15 años que se reúnen dos veces por semana. Durante las sesiones se lee un cuento o parte de un libro y además se trabajan temas locales de historia e identidad, de convivencia y buen trato, entre otros.

escuela de fútbol

La Escuela Comunitaria de Fútbol Nueva Generación es una iniciativa totalmente comunitaria dinamizada a través de la mesa de cultura y deportes. Al frente de ella está Leiner Ramos, quien asumió el liderazgo deportivo de manera voluntaria y con mucho éxito. La escuela hace parte del grupo de deportes con cinco promotores que trabajan durante nueve horas semanales jugando con una metodología que exalta los valores comunitarios, como el trabajo en equipo, la equidad de género, la solidaridad y el respeto a las reglas del juego.

hamadoras

Las Hamadoras son un diseño donado por el arquitecto Simón Hosie dentro del proyecto Casa del Pueblo, de unas sillas que combinan mecedoras y hamacas. El proyecto productivo de Hamadoras está conformado por un grupo de hombres que se están capacitando en soldadura y que van a empezar la producción de estos muebles para la dotación de la Biblioteca de la Casa del Pueblo.

-23-


dos años de reconstrucción

y hay más…

Cada calle de El Salado está llena de noticias. Aquí están algunas.

burrófono, videos, fotos y otras lides de cocosalado El Colectivo de comunicaciones de El Salado, Cocosalado, es una iniciativa de Cirec, Fair Tunes y Fundación Semana para organizar un grupo de personas para que mantengan informada a la comunidad sobre lo que sucede a su alrededor y así fortalecer el retorno. Actualmente se están conformando grupos de radio, fotografía y video y prensa. Se cuenta ya con un estudio de producción radial completamente dotado donde los jóvenes y niños de El Salado producen los programas de radio que son transmitidos por el Burrófono. Este es un burro con parlantes que recorre las calles transmitiendo programas y cuñas de interés comunitario. También se está produciendo un periódico mural. Otro medio de información es la página de internet de Cocosalado. El programa de radio, que dura aproximadamente 30 minutos, ha sido un éxito. Se hacen cinco o seis entrevistas semanales, se programa música; hay una sección que se llama -24-

“Memoria viva” donde cada semana se entrevista a un adulto mayor diferente y se le pregunta cómo ha sido su vida en El Salado. La sección de deportes la conduce Gilberto Cohen. Y “Las últimas de El Salado” son notas de actualidad sobre el avance de los proyectos.

fortalecer a los líderes

Fundación Semana está trabajando en promoción y capacitación de líderes tanto de las organizaciones de base existentes como de las mesas que le dan impulso al plan de desarrollo. Actualmente se está en proceso de constitución de la Junta de Acción Comunal como una organización de base que puede ser fundamental para el desarrollo del pueblo. Esto es muy importante para que en el futuro, cuando la alianza liderada por Fundación Semana salga de El Salado, y todo el proceso quede en manos de la comunidad, haya suficiente capacidad técnica para seguir adelante.


Noticias varias La Fundación estrena oficinas La Fundación Semana está estrenando oficinas en el centro de El Salado, en una casa que Lucho Torres entregó en comodato por cinco años. El comodato es una figura donde el dueño presta la casa y permite que la fundación haga las adecuaciones necesarias y pague los servicios públicos sin recibir dinero a cambio. Esta casa fue remodelada por el arquitecto Simón Hosie y es una muestra de cómo puede ser una casa saladera con materiales y diseño tradicionales como el rancho de techo de palma, las paredes de caña, las paredes de barro, etc., sin necesidad de traer materiales extraños y más costosos. Las oficinas están abiertas para todos de 8 de la mañana a 12 del día y de 2 a 5 de la tarde y el rancho está disponible para todas las reuniones de los proyectos.

Fueron a Bogotá y volvieron… En enero de 2010, el SENA, con el apoyo de la Armada Nacional, realizó una convocatoria en el municipio de El Carmen de Bolívar para elegir un grupo de jóvenes de los Montes de María que tuvieran visión de líderes, con el propósito de capacitarlos en Bogotá. Los jóvenes elegidos tuvieron capacitaciones en temas agropecuarios para el desarrollo de proyectos productivos y sociales en las comunidades. Este grupo de jóvenes terminó sus clases en septiembre de 2011 y volvió a El Salado para hacer sus prácticas técnico-agrícolas en la granja demostrativa que actualmente se está construyendo. Los jóvenes de El Salado que fueron seleccionados para recibir estas capacitaciones fueron: John Jairo Medina, Nelson Luis Cohen, Manuel de Jesús Medina, Carmen Cárdenas y Liz Leidis Mejia.

Los primeros en graduarse Una de las afectaciones más sentidas por la población del El Salado a raíz del desplazamiento fue la de la educación. Cuando llegamos, encontramos que la escuela secundaria sólo funcionaba hasta 9º grado por la falta de personal y las malas condiciones locativas de la escuela. Por todo esto, dentro de las tareas que nos propusimos estuvo la remodelación que logramos con recursos de Acción Social y gracias a la gestión de Fundación Semana ante la Secretaría de Educación se pusieron en funcionamiento los grados 10º y 11º. Estos son los primeros jóvenes en graduarse este diciembre: Reynaldo Urueta Restrepo, Oleitis Chamorro Figueroa, Roberto Cárdenas Ortiz, Vanessa Padillas Cárdenas, Óscar Medina Cohen, Jose Bohórquez Garrido, José Domínguez Galeano, Yuranis Velazco Garrido y Yuli Bohórquez Garrido. Les deseamos mucho éxito.

Todos en Cartagena En septiembre todos los líderes de El Salado, los de dentro y los que viven en otras ciudades, se reunieron con las directivas de Fundación Semana con el objetivo de conocer en detalle cómo van cada uno de los proyectos de la reconstrucción de El Salado. A su vez, para que los líderes le informen a la comunidad sobre todo el proceso.

Y de la Policía ¿qué? La Policía Nacional tiene intención de volver a El Salado, para esto uno de los elementos que se necesita es un lote o un espacio para instalar la estación. Por ahora se ha propuesto la bodega en el Barrio Abajo y el edificio estaría diseñado entre Simón Hosie y la Policía. El general Oscar Naranjo ya aprobó 22 efectivos para este puesto.

El arroyo sigue y las murallas… Uno de los proyectos más necesarios de El Salado lo constituyen las murallas que controlarán los arroyos que se forman cuando llueve y que, además de incomunicar el pueblo, son riesgosos para la salud de la gente, ya que arrastran todo tipo de basura. Aún no hay financiación para esta idea, y se está buscando quién se vincule a ella en 2012.

Regalos de Navidad El saladero Vladimir Torres es el diseñador de los regalos de navidad de este año, que han sido elaborados por artesanos de El Salado y están siendo vendidos por Fundación Semana a sus aliados y a todos los que estén interesados. Las ganancias de Vladimir están destinadas para poner un taller en El Salado para producir más artesanías y contribuir con el desarrollo económico del pueblo. Los artículos que están a la venta son llaveros de mujer y de hombre, y pulseras. -25-


dos años de reconstrucción

logros Son muchos los logros que se han podido ver en esta publicación. Aquí destacamos algunos que parecen intangibles, pero que son cruciales para que las obras y los proyectos se lleven a cabo con éxito.

Se ha cumplido con el plan de desarrollo trazado Al iniciar el proceso de reconstrucción se creó un mapa de ruta de los proyectos, tratando de establecer prioridades. Ese plan se ha cumplido de acuerdo con lo trazado gracias a que las mesas de trabajo son activas y vigilantes. A pesar de que hay muchos asuntos pendientes, se ha tejido confianza y se mantiene viva la esperanza de un futuro para las nuevas generaciones de El Salado.

Se ha fortalecido el tejido social La violencia suele destruir las organizaciones de base, contribuye a dividirlas y a dispersar los liderazgos. En estos dos años ha sido importante ver surgir nuevos líderes como jóvenes y mujeres que antes estaban en actitud pasiva. Han retornado otros muy experimentados, como Lucho Torres, quien estaba en el exilio. Y en todo caso, varias organizaciones se mantienen activas, tanto dentro como fuera de El Salado: las de mujeres, las asociaciones campesinas, la junta comunal.

El Salado, un lugar importante para el gobierno Por estar ubicado en los Montes de María, un sitio emblemático para la restitución de tierras, y en general para la repara-26-

ción, muchas instituciones del gobierno miran para El Salado como una experiencia que hay que respaldar para que sirva de ejemplo positivo. Ministerios como el de Transporte y Protección Social, y oficinas presidenciales como la otrora Acción Social han intervenido directamente para hacer más rápida y eficiente la actuación del Estado.

La empresa privada sigue comprometida El Salado ha demostrado que la empresa privada tiene un papel importante que jugar en el posconflicto. No se trata sólo de responsabilidad social, sino de una visión más integral del papel que tiene el sector económico en un país afectado por la guerra, que requiere de trabajo en equipo y de recuperar la confianza en las instituciones. La presencia de la empresa privada les ha dado transparencia y eficiencia a los proyectos. Ha liderado la alianza y les ha puesto el ritmo a otros actores como el gobierno y la propia comunidad.

Mejoró la calidad de vida de los saladeros Como se ha leído a lo largo de este informe, los proyectos no sólo han servido para mejorar la infraestructura del pueblo, que estaba completamente deteriorada, sino que han mejorado la calidad de vida de los saladeros por dos vías: una mejoría de la oferta de servicios básicos para todos los habitantes, como educación y salud; y por el otro, la mejoría de los ingresos familiares con proyectos productivos, y de ahorro. Todo ello estimula el retorno de pobladores que aún no se atreven a regresar a su tierra.


retos Quedan casi tres años para cumplir el objetivo de reconstruir El Salado. Aquí están los retos más importantes para 2012:

Incluir las veredas El El Salado tiene cinco veredas: Santa Clara, El Bálsamo, Espiritano, La Emperatriz y Villa Amalia, con 200 habitantes en promedio, cada una de ellas. Estas veredas carecen de servicios de salud, la educación, servicios públicos, y los ingresos por persona no superan 55.000 pesos. Hay personas que sufren hambre física y que nunca han tenido un médico, sino un botánico local. En algunas veredas no hay escuela o se ha derrumbado por su mal estado. En otras no hay profesores. Los habitantes de estas veredas son pequeños productores que comercian algunos alimentos como tabaco, yuca, maíz y ahuyama y también hay agricultura de supervivencia. El ICBF va una vez por semana en promedio a darles comida a los niños, el resto de los días no tienen alimentación balanceada asegurada. No hay agua potable y la gente vive en ranchos. Apenas unas cuantas viviendas de la vereda El Bálsamo fueron mejoradas. Por eso una de las urgencias del proyecto es llegar a estas familias e incluirlas en el proyecto de mejoramiento del que se ha beneficiado la población de la parte urbana de El Salado.

Mayor velocidad en algunos proyectos urgentes En particular preocupa la carretera, cuyo arreglo se ha dilatado y no ha cumplido con las expectativas de la comunidad, un tema que se agrava ante la crudeza del invierno. El otro tema es el de los proyectos productivos, cuya lentitud rompe la confianza de la gente en el proceso.

Inaugurar pero garantizar que todo siga funcionando. En muchos lugares donde el Estado o la empresa privada han hecho intervenciones sociales, después de la inauguración todo el mundo se va. Luego las obras se deterioran o dejan de funcionar y nadie responde por su situación posterior. El reto es que las obras realizadas puedan ser mantenidas por los gobiernos locales a futuro. Alcantarillado, escuelas, salud, son algunas de las áreas en las que se necesita un compromiso permanente.

Más información con más fluidez Dado que hay un proceso de reparación colectiva en curso, la aplicación de la Ley de Víctimas, y la alianza para la reconstrucción de El Salado, todo ello sobre el mismo territorio, se necesita mayor información a la comunidad, para que esta sepa qué está pasando en cada área. Hasta ahora el mecanismo expedito de información han sido las reuniones, pero quizá se requiere algún medio más periódico y masivo para que fluyan las noticias y los datos.

Preparar la estrategia de salida La tarea en El Salado está en la mitad del camino y a medida que avanza se debe preparar el terreno para la salida de la Fundación Semana (2014). Cuando ello ocurra, la comunidad debe tener tanto la fortaleza organizativa como el criterio técnico para seguir adelante y crecer. Por eso desde ya se está diseñando el modelo para salir y entregar todo el proceso a los saladeros. Ellos se encargarán de proyectar al futuro a este pueblo que este año cumple 200 años de vida. -27-


los que son y lo que hacen

Acción Social/CCAI Ha sido la entidad líder del Estado para consolidar esta alianza. Además aporto la financiación de la construcción del alcantarillado y los proyectos productivos de la casa de la cultura. Coltabaco Además de liderar el proyecto más ambicioso a nivel productivo –recuperar la siembra de tabaco en la zona– está financiando la reconstrucción de la casa de la cultura. Argos Donó un predio de 100 hectáreas y está financiando un proyecto liderado por Antioquia Presente para que los jóvenes campesinos se queden de forma sostenible en su tierra. Recientemente donó un Jeep para que los jóvenes puedan transportar sus cosechas. Además, contrató un estudio técnico para diagnosticar el problema del arroyo que pasa por el pueblo. Telefónica Conectó a El Salado con el mundo a través de una antena que permite que hoy tenga teléfono fijo y conexión a Internet por banda ancha. Luego permitirá la señal para cualquier operador celular. Además, ha brindando excelente acompañamiento técnico cuando hay fallas en el servicio. Pavco Bajo el liderazgo de Roberto Pizarro, la Fundación Carvajal ha sido la gran cabeza detrás de la intervención en El Salado. Además opera la mayoría de los proyectos de infraestructura del corregimiento. Fundación Carvajal Bajo el liderazgo de Roberto Pizarro, la Fundación Carvajal ha sido la gran cabeza detrás de la intervención en El Salado. OIM Creadores y líderes de la convocatoria ante el Incoder, además aportan contrapartidas para los proyectos financiados por el sector privado. Bavaria Gran patrocinador de la campaña de la pulsera de El Salado; líder y financiador del programa de fortalecimiento de tenderos. Fundación Saldarriaga Concha Líder del proyecto de reactivación económica y microcrédito, y lider del proyecto piloto de civilización de tierras.

-28-

Presidencia de la República Ayuda gestionando la articulación del sector público y recientemente el Presidente Juan Manuel Santos prometío donar un espacio deportivo para la comunidad. Fundación Alpina Ha sido el corazón de la reconstrucción y lidera el proyecto de la granja demostrativa que se convertirá en el nuevo parque tecnológico de El Salado. Fundación Santafé Lidera la creación de un plan de salud pública a largo plazo y apoyó el “plan carpa”. Coca-Cola Femsa Ha ayudado a diseñar un plan de saneamiento básico y donará una solución para la potabilización de agua. Corona Además de donar materiales para los distintos proyectos, ha sido líder en el área de infraestructura. Aguas de Cartagena Diseñó el sistema de tratamiento de aguas residuales y esta acompañando y capacitando a la junta de acueducto. CNRR Diseñó el piloto de reparación colectiva para El Salado y lideró la convocatoria al Incoder y la reconstrucción del puesto de salud. Armada Nacional Acompaña de forma permanente a la comunidad y apoya a la Alianza con logística y transporte de materiales. Fundación SER Financia y ejecuta varios de los proyectos con seriedad y compromiso. USAID Ha destinado recursos para varios de los proyectos que se adelantan. La W Con Julio Sánchez a la cabeza, La W ha sido el gran promotor de la campaña por El Salado. Caracol TV Grandes patrocinadores de varias causas durante el proceso y cofinanciadores del documental La masacre de El Salado: los años que siguieron. Publicaciones Semana Principales creadores del proyecto y promotores del mismo a través de sus distintas publicaciones.


Avianca Apoya el continuo acercamiento con la comunidad de El Salado. Fundación Suramericana Líderes en el proyecto de seguridad alimentaria. Protección Líderes en el proyecto de seguridad alimentaria. DDB Han sido los autores de la campaña y la imagen de la Alianza en todas sus iniciativas. Mazda Donó una camioneta para uso del proyecto. Prieto Carrizosa Ha donado su excelente asesoría legal para todos los temas relacionados con este proyecto. Mercedes Salazar Diseñó la manilla simbólica que muchos colombianos llevan en la muñeca para recordar lo que sucedió. Be Tv Productores y cofinanciadores del documental La masacre de El Salado: los años que siguieron.

Profamilia Apoya proyectos relacionados con la salud. ING Financia el rancho de niños de la casa de la cultura. Syngenta Presta asistencia técnica a proyectos agrícolas y ha donado insumos para el proyecto de civilización de tierras. Home Center Ha donado materiales y hace parte del comité de infraestructura. Hoteles Royal Apoyó el proyecto desde el comienzo. Fundación Éxito Lidera el componente de nutrición del proyecto de atención integral de alta calidad para la primera infancia. Fundación Ideas para la paz Está documentando todo el proceso. Constructora Bolívar Apoya La Casa del Pueblo y todos los temas de infraestructura

Aeiotü Lidera el proyecto de atención integral de alta calidad para la primera infancia

Chevron Ha financiado los paneles solares para hacer de La Casa del Pueblo un proyecto autosostenible.

Ministerio de transporte Se ha comprometido con la partida para mejorar la vía a El Salado.

Electricaribe Implementó soluciones a problemas eléctricos de El Salado.

Invias Hizo el diagnóstico y el diseño para el mejoramiento de la carretera y entregó los recursos a la gobernación de Bolívar para comenzar el mejoramiento de la vía.

Fundación Restrepo Barco Ha apoyado todas las iniciativas en Salud y apoyará la financiación del equipo en El Salado en 2012.

Interactiu Donó la estrategia digital y diseñó la página Web. Eternit Ha donado materiales para distintos proyectos y ha liderado todos los temas de infraestructura. ICBF Hace parte de la estrategia de atención integral para la primera infancia. Fundación mi sangre Financió un proyecto de atención psicosocial para niños y niñas.

Sena Va a entrar con varios de sus programas a El Salado y va a apoyar la granja demostrativa con capacitaciones. Mapp OEA Hace acompañamiento al proceso con la comunidad. Simón Hosie Ha donado todo el diseño de La Casa del Pueblo, hito de la reconstrucción. Diseñó la casa donde están las oficinas de Fundación Semana basándose en diseños tradicionales y también donó los diseños de los “comunitarios” y la “hamadora”.

-29-


los que son y lo que hacen

Autogalias Financia la sala de cine y los juegos de niños de La Casa del Pueblo.

De Cero a Siempre Es uno de los líderes de la estrategia para la primera infancia.

Gobernación de Bolívar Está apoyando a través de la oferta institucional los proyectos de El Salado. Además, contrató a la UT Montes de María para el mejoramiento de la vía.

Ministerio de Agricultura Apoya el desarrollo de los campesinos de El Salado. Banco Agrario Ha entregado créditos para el desarrollo rural de los campesinos.

CIREC Capacitó al colectivo de Comunicaciones de El salado “Cocosalado” e instaló un estudio de grabación en el corregimiento.

DNP Apoya la iniciativa de la comunidad para crear un plan de desarrollo del corregimiento.

Incoder Aprobó la convocatoria de tierras para El Salado.

Red Nacional de Bibliotecas Públicas Incluyó la biblioteca de la casa de la cultura de El Salado en su red y la va a dotar de libros.

Lemonade Apoya la comunicación interna de El Salado. Corporación Antioquia Presente Opera con mucha responsabilidad el proyecto de jóvenes campesinos de Argos.

BID Apoya la iniciativa de reconstrucción de El Salado como un piloto de reparación. Alcaldía de El Carmen de Bolívar Apoyó la construcción del nuevo restaurante escolar.

REPUBLICA DE COLOMBIA ALCALDIA MUNICIPAL EL CARMEN DE BOLIVAR

El Universal Apoya esta iniciativa y cubre sucesos importantes de El Salado.

Ministerio de Cultura Ha apoyado todas las iniciativas culturales de El Salado y ha donado instrumentos musicales.

ecnológic dT

a de

Bolívar s

r ta ia gen a de I nd

Ca

Aceral Donó la estructura metálica para la casa de la cultura.

Universid a

BDO Apoya a la Fundación Semana en el manejo de las finanzas.

Hybrytec Donará el mantenimiento de los páneles solares durante los próximos años. Alta Consejería para la Prosperidad Ha nombrado a El Salado como uno de los pilotos de zona libre de pobreza extrema. Policía Nacional Va a acompañar de forma permanente a la comunidad y apoya la alianza con logística y transporte de materiales. Ministerio de Protección Social Supervisa y lidera el cubrimiento en salud para la comunidad.

-30-

Universidad Tecnológica de Bolívar Ha abierto la posibilidad para que sus estudiantes hagan practicas en El Salado y abre las puertas de sus instalaciones para la alianza. Aviatur: Apoya los productos hechos en el corregimiento y a través de su fundación apoya a los deportistas de El Salado.

El Color de la Calidad

Pintuco: Está comprometida en darle color a El Salado. Surtigas: Apoya la financiación del equipo en El Salado. Colombia Responde Apoya al grupo de apicultores de El Salado y a los campesinos de las veredas aledañas. Fundación Caminos por Colombia Donó 5 sillas de ruedas para el centro de salud de El Salado.


-31-


-32-

Adelante con el salado  

Boletín que realize para la Fundación Semana.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you