Page 1


in stal aciones

Bacterias y soluciones

arquitect贸nicas Por Octavio Henao-Orrego

Foto: ThinkStock

Dado que no es posible percibirlos, los microorganismos pueden resultar muy nocivos para el ser humano. La arquitectura puede ayudar a contrarrestar sus efectos, especialmente en instalaciones de salud.

28

Construcciones de Salud 5


Foto: cortesía Centros Especializados San Vicente

in stal aciones

L

as construcciones de salud albergan unos enemigos potenciales extremadamente peligrosos, invisibles a la vista humana, y que conviene tener muy presentes a la hora de diseñar nuevos proyectos, desarrollar la construcción o efectuar reparaciones en hospitales, clínicas, laboratorios, consultorios y locales dedicados al cuidado de la salud. Estos microorganismos, que se cuentan por billones, se pueden categorizar además de bacterias en virus, hongos y rikettsias, todos con características moleculares bien diferenciadas, que fuera de control pueden atentar contra la integridad y hasta la misma vida de quienes se encuentren en el interior de las edificaciones. Por su diminuto tamaño son capaces de colarse por los orificios, acumularse en sus paredes y techos, agazaparse en los bordes de las escaleras, dormir por meses y años en declives, esconderse en los ductos, transportarse en el aire, en-

Construcciones de Salud 5

quistarse en las ventanas, resistirse a las altas temperaturas, reproducirse a tasas increíblemente elevadas, atacar en forma inesperada y no respetar los cánones de la buena ingeniería, ni mucho menos los patrones de la belleza y la estética arquitectónicas en la construcción moderna, a pesar de sus múltiples regulaciones. Cuando se conocen en detalle sus características letales, arquitectos e ingenieros especializados en construcciones de salud enfrentan al menos cinco dilemas: 1. La funcionalidad frente a la bioseguridad. 2. La tradición versus los vertiginosos descubrimientos y avances de la ciencia médica y microbiológica. 3. Los requerimientos generales y particulares de quienes encargan la construcción y la normatividad vigente cada vez más rigurosa, densa y específica. 4. La incertidumbre de la posible eficacia de los materiales empleados, con los cambios inevitables en el tiempo.

5. Las soluciones prácticas y económicas, confrontadas con las propuestas comerciales de un mercado que compite en especificaciones, convenientes de analizar en su real necesidad y beneficio. Y surgen nuevos interrogantes y retos: ¿Cuáles son, entre miles, los microorganismos que conviene neutralizar? ¿Qué áreas fuera de las tradicionales podrían ser vulnerables? ¿Cómo se pueden y se deben priorizar los espacios arquitectónicos teniendo en cuenta la bioseguridad? ¿Dónde colocar y dónde eliminar barreras? ¿Por qué modificar los diseños originales? ¿Cuándo proponer un avance tecnológico para realmente prevenir nefastas consecuencias? ¿Para qué adelantarse a ulteriores requerimientos? Se torna necesario integrar equipos transdisciplinarios, expertos en analizar y proponer soluciones viables y económicamente factibles, que conozcan los riesgos

29


Fotos: Alejandro Villate Uribe

in stal aciones

biológicos y la manera de controlarlos de manera eficaz y prolongada, y que, en lo posible, eviten costosas pérdidas humanas representadas en enfermedades o muertes que se pueden prevenir. Si se revisan los casos catastróficos en varios países de Latinoamérica, en algunos hospitales se han dejado de lado asuntos elementales relacionados con los microorganismos y las infecciones, lo que ha ocasionado innumerables pérdidas humanas y no pocas y cuantiosas demandas. Esta es la razón por la que este artículo pretende efectuar 10 recomendaciones y algunas reflexiones, que aunque generales, resultan convenientes y útiles para quienes tienen en sus manos la responsabilidad de garantizar bioseguridad a los usuarios de las construcciones de salud.

30

1. Diseño y montaje

3. Construcción y reparación

• Adoptar medidas estructurales tendientes a facilitar la accesibilidad completa de los equipos y su ubicación en lugares que faciliten su asepsia continua. • Prever los espacios amplios y adecuados para el acceso de los operarios de mantenimiento (limpieza y desinfección). • Considerar el cableado para la alimentación de los equipos, cada vez más sofisticados y de múltiples canales.

• Aplicación de normas rigurosas para impedir la formación de reservorios. • Cuidado extremo en orificios, bordes, uniones, revestimientos, espacios muertos, puertas, ventanas, accesos, techos, ductos, canales, rejillas, desagües, colectores, y otros. • Capacitación al personal de construcción y reparación para dar instrucción sobre su rol en la transmisión o afectación por los riesgos físicos, químicos y biológicos. • Sellamiento con mallas adecuadas que eviten el almacenamiento de polvo en la construcción (fuente de alojamiento de hongos y esporas).

2. Materiales • Analizar su resistencia a microorganismos de diversa estructura molecular. • Asegurar que no presenten poros, sean impermeables, y de fácil limpieza y desinfección. • Cumplir estrictamente las normas y especificaciones, por áreas diferenciadas.

4. Ductos • Las técnicas actuales utilizadas en la

Construcciones de Salud 5


in stal aciones

climatización de quirófanos, además del tratamiento termo-higrométrico del aire, consideran una filtración eficaz de partículas, un mínimo de 15 recambios cada hora y el mantenimiento de una sobrepresión con relación a las salas circundantes. • La difusión del aire debe hacerse mediante flujo laminar, introduciéndolo directamente por el techo encima de la mesa de operaciones a una velocidad baja para evitar molestas turbulencias, eliminando la interacción con aire del entorno y evacuándolo por el suelo mediante rejillas en el nivel más bajo de las paredes. • La entrada –a un punto óptimo de 3 m desde el suelo– y salida del aire requieren de filtros adecuados, después del ventilador y antes de los ductos. El aire de retorno se debe desechar. Para evitar pérdidas de energía por el aire caliente, se pueden usar sistemas de recuperación que transfieran el calor del aire hacia el aire fresco.

5. Revestimiento • Empleado en zonas de riesgo como los quirófanos, los laboratorios, la morgue, la zona de desechos, los centros de radiodiagnóstico, los cuales deben tener todas especificaciones de calidad establecidas por los organismos de control. • Que garantice resistencia a procesos frecuentes de limpieza y desinfección física y química.

6. Áreas críticas • Las unidades de cuidados intensivos, los quirófanos y los laboratorios requieren de estándares diferenciados y de alta seguridad. • El aire acondicionado resulta vital para obtener temperatura y humedad adecuada y confortable, eliminar el riesgo de flujo de aire desde zonas menos higiénicas, y evacuar el aire contaminante, los gases desinfectantes, los anestésicos y otros gases residuales. • Los depósitos de desechos, alternos y definitivos, son frecuentes zonas de incubación y diseminación de infec-

Construcciones de Salud 5

ciones cuando no se observan la totalidad de las especificaciones técnicas en su construcción o mantenimiento. En especial se debe tener en cuenta la protección de vectores (principalmente moscas y roedores) mediante rejillas de entramado adecuado, que a su vez sean fáciles de desinfectar.

7. Interrelaciones • Racionalidad extrema en las ubicaciones de las diferentes áreas (consulta externa, hospitalización, cirugía, unidades especiales de diálisis, trasplantes, fertilización in vitro, zonas sépticas, depósitos, almacenamiento, cafeterías y zonas de alimentación, morgue, entre otras) con simulaciones computarizadas de flujos entre cada una de ellas, para reducir al mínimo los desplazamientos y las interacciones entre ellas. • Zonas de almacenamiento predeterminadas, con cálculos adecuados que eviten futuras remodelaciones, innecesarias si se han considerado volúmenes probables desde su planeación. • Manejo de conceptos espaciales, privilegiando la bioseguridad de los seres humanos que utilizan los mismos.

8. Circulación • Prever zonas exclusivas para el personal de salud, los enfermos y sus acompañantes, el personal de mantenimiento y servicios, las rutas sanitarias, las compartidas, las de acceso restringido y las de tránsito general y de abastecimientos y servicios. • Considerar complejidad del proceso de acopio de elementos y recogida de residuos sólidos y líquidos, y su ubicación adecuada. • Prever ascensores diferenciados para el público, los pacientes, el personal sanitario, y la carga (utilizada para el transporte de desechos contaminados o no).

Es necesario que el equipo de profesionales conozca los riesgos biológicos y la manera de controlarlos desde la arquitectura.

31


in stal aciones

9. Desechos • Materiales apropiados para su albergue y eliminación, de naturaleza diferenciada (biológica, química, física, nuclear y radioactiva). • Cálculo de cantidades y contenedores de acuerdo a volúmenes estimados por sus respectivos generadores.

10. Entorno • Que garantice aire descontaminado en un perímetro razonable y de acuerdo con normas técnicas establecidas. • Que considere la arborización y el paisaje teniendo en cuenta factores conexos como su poblamiento por pájaros y sus excrementos eliminados al aire y a los techos, reservorios de mohos, plantas alérgenas y otros. Todas las anteriores consideraciones, sin ser exhaustivas, admiten nuevas reflexiones y aportes. Los microbios –aunque no todos nocivos– en sus diversas expresiones son verdaderos patógenos y causan

32

enfermedades de difícil tratamiento, e incluso pueden provocar la muerte. Se destacan las bacterias como el estreptoco beta hemolítico, resistente a muchos antibióticos; o la legionela, recordada por la epidemia que causó miles de decesos en España hace algunos años; el temible virus de inmunodeficiencia adquirida o virus del SIDA, y otros virus como los productores de los cinco tipos de hepatitis hasta ahora diferenciados –algunos de ellos que se transmiten por elementos de desecho que se pueden diseminar en sitios de almacenamiento que no cumplen las normas establecidas–; y los hongos, que han resistido por millones de años en la evolución. Controlar los diversos factores y evaluar sistemáticamente las normas para buscar la optimización y el desarrollo de nuevas estrategias para el control de los microorganismos, nos obliga a pensar además en los hospitales del futuro y en una de sus prioridades: los seres humanos y su bioseguridad.

He aquí algunos puntos que pueden contribuir: • Puertas de acceso e ingreso diferenciado, el colectivo y el selectivo, adecuadamente señalizados. • Dotación de estructuras que garanticen eliminación de factores infecciosos del medioambiente, extra e intrahospitalario. • Espacios adecuados para dispositivos de clasificación de riesgos y control de circulación diferenciada y sectorizada, antes del acceso a los pisos y áreas. • Ubicación para sensores y detectores de partículas y gérmenes, a la entrada de las áreas generales y las restringidas. • Sistemas de dobles puertas de seguridad de acceso electrónico a zonas restringidas y otros sistemas de barrera (para controlar ingreso y egreso). • Provisión estructural de puntos de vigilancia electrónica y su centralización operativa. • Ductos de desechos biodegradables y no biodegradables, desde las mismas áreas operativas para evitar su manipulación y transporte contaminante por pasillos y ascensores. • Circulación sin dobles vías ni entrecruzamientos en quirófanos, unidades de cuidado intensivo, unidades de diálisis, unidades de trasplantes, unidades de pacientes altamente contaminados, laboratorios microbiológicos y sus zonas anexas. • Mayor racionalización en la interacción de áreas de servicio (preparación de alimentos, lavandería, limpieza, mantenimiento, seguridad) para minimizar los riesgos. • Manejo y destrucción en la fuente de residuos (biológicos, físicos, químicos, radioactivos) y ubicación adecuada en zonas separadas, de acuerdo al riesgo.

Octavio Henao-Orrego Médico cirujano U. Nacional de Colombia. Verificador de Condiciones para Habilitación U. del Bosque. Director de Investigación y Educación MCHS Medical Plaza/Hospital de Hialeah Miami, USA.

Construcciones de Salud 5

Bacterias y soluciones Arquitectónicas - Construcciones de salud 5  

Bacterias y soluciones Arquitectónicas - Construcciones de salud 5

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you