__MAIN_TEXT__

Page 1

PROYECTO REFORMA  CPPT  -­‐  LUCHA  CONTRA  LA  CORRUPCIÓN  

San  Miguel  de  Tucumán,  Noviembre  de  de  2014  

Sr.  Presidente  de  la   Honorable  Legislatura  de  la   Provincia  de  Tucumán:             Tengo   el   agrado   de   elevar   por   su   intermedio   el   siguiente   proyecto   de   ley   de   modificación   del   Código   Procesal   Penal   de   la   Provincia   de   Tucumán.     A   continuación,   expongo   los   motivos   por   los   cuales   considero   necesaria   la   reforma  propuesta:     1.  La  Participación  de  las  Víctimas  como  Querellantes   La   tendencia   actual   de   fomentar   la   participación   de   víctimas   en   procedimientos   constituyó   un   avance   en   el   sistema   procesal   Argentino.   El   Código   Procesal   Penal   original  dio  un  monopolio  al  Estado  para  perseguir  las  condenas  de  imputados1.   Originalmente   prohibió   que   las   víctimas   querellasen,   con   el   fin   de   inculcar   la   justicia   impersonal   en   vez   de   la   venganza,   y   para   mantener   una   separación   entre   los   juicios   civiles   y   penales2.   Sin   embargo,   actualmente   hay   consenso   respecto   a   los   procesos                                                                                                                             1  

Maier,  B.J.,  Derecho  Procesal  Penal  II,  Parte  General.  Sujetos  Procesales.  Ed.  Del  Puerto.  Buenos Aires,  2004  (en  lo  sucesivo  “Maier”),  págs.  588,  644-­‐645.  

2  

Ibid.,  págs.  605-­‐606.

2014  -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

1


deben también  considerar  los  intereses  de  la  víctima,  aparte  de  los  intereses  penales   del  Estado,  porque  fue  aquella  la  afectada  directa  por  el  hecho  punible3.  Muchos  países   han   seguido   esta   línea,   cambiado   su   código   procesal   penal,   para   crear   un   espacio   donde  las  víctimas  desempeñen  un  papel  importante  en  el  proceso.   La  querella  de  una  víctima  aporta  varios  beneficios  al  sistema  penal,  a  continuación  nos   referiremos  –brevemente-­‐  a  algunos  de  los  principales.  Primero,  la  víctima  durante  el   desarrollo   del   proceso   suele   que   ser   la   mayor   proveedora   de   conocimientos4.   Son   pocos  los  casos  en  que  la  víctima  no  es  un  testigo  imprescindible,  y  su  importancia  es   mayor  mientras  más  complejos  son  los  datos  en  una  causa.  Además,  la  víctima  como   querellante  es  una  forma  de  control  externo  de  los  órganos  estatales  que  realizan  las   instrucciones  y  resuelven  los  procedimientos5.   En  ese  sentido,  las  agencias,  como  el  Ministerio  Público,  actúan  en  el  proceso  a  través   de  funcionarios  públicos  que,  por  su  multitud  de  tareas  y  su  propia  rutina  de  trabajo,   suelen  no  adaptarse  lo  suficientemente  a  los  datos  únicos  de  una  causa  concreta6.  En   cambio   el   querellante   funciona   como   un   agente   dinamizador   que   contrapesa   la   burocracia  y  enfoca  los  procedimientos  en  los  temas  más  relevantes.  Su  participación  

                                                                                                                        3  

Ibid.,  págs.  610-­‐613;  Romero  Villanueva,  Horacio,  El  Derecho  Legislación,  “El  proceso  penal  argentino   frente  a  un  nuevo  sujeto  procesal”,  publicada  en  EDLA,  n°  4  (2010-­‐A),  páginas  9  a  18,  disponible  en   http://legislacion.elderecho.com.ar/index.php?accion=11&id_documento=9418   4  

Maier,  págs.  611-­‐612.

5  

Ibid.,  págs..  612-­‐613.

6  

Ibid.

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

2


va en  directa  relación  con  la  aplicación  racional  y  rápida  de  las  leyes  al  hecho  punible;  y   la  búsqueda  de  lo  que  realmente  sucedió7.   Por  otra  parte,  el  querellante  representa  mejor  sus  derechos  en  la  causa,  asegurando  la   reparación   del   daño   que   él   sufrió.   Con   respecto   a   lo   anterior   vale   recordar   que   la   reparación  de  la  víctima  ha  sido  reconocida  como  uno  de  los  fines  de  la  ley  penal8.   Por  último,  y  desde  una  perspectiva  sistémica,  la  víctima  como  querellante  representa   la   participación   ciudadana   que   está   garantizada   en   la   Constitución,   e   impulsa   al   gobierno  a  actuar  en  conformidad  con  sus  responsabilidades.  En  este  mismo  sentido,   como   representante   de   la   ciudadanía   afectada,   el   querellante   impulsa   al   fiscal,   y   a   otros  órganos  estatales,  para  avanzar  en  el  proceso,  de  manera  que  vindica  el  interés   colectivo.     Extensión  de  la  definición  de  víctima     Para   extender   estos   beneficios   a   más   procesos   judiciales,   la   tendencia   moderna   es   ampliar  la  definición  de  “victima”  para  abarcar  asociaciones  que  representan  derechos   supraindividuales.   La   definición   tradicional   de   la   “victima”   en   Argentina   la   describe   como  si  pudiera  ser  sólo  un  individuo:  “persona  particularmente  ofendida  por  un  delito   de  acción  pública.”  (CPP,  82,  I.)   Esta   definición   no   cabe   con   la   realidad   de   que   muchos   delitos   también   lesionan   derechos  compartidos  con  parte  o  toda  la  sociedad—derechos  colectivos  y/o  difusos.   De   hecho,   para   proteger   “los   derechos   de   incidencia   colectiva”,   el   artículo   43   de   la   Constitución   nacional   declara   que   “el   afectado”   y   “las   asociaciones   que   propendan   a   esos  fines”  podrán  interponer  una  acción  contra  autoridades  públicas.                                                                                                                             7  

Ibid.,  págs..  587,  606.

8  

Ibid.

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

3


Estos derechos  de  incidencia  colectiva,  se  encuentran  caracterizados  por  la  existencia   en   ellos   un   interés   difuso   o   colectivo   que   ha   sido   definido   como   “aquél   que   no   pertenece  a  una  persona  determinada  o  a  un  grupo  unido  por  un  vínculo  o  nexo  común   previo,  sino  que  corresponde  a  un  sector  de  personas  que  conviven  en  un  ambiente  o   situación  común.  Es  decir,  se  trata  de  un  bien  que  pertenece  a  todos  y  al  grupo,  pero   que   es   indivisible,   por   lo   que   la   satisfacción   del   interés   respecto   de   uno   de   ellos   importa  la  de  todos”9.   El  reconocimiento  de  intereses  difusos  o  colectivos,  cuya  titularidad  es  compartida  por   muchos  ciudadanos,  ha  dejado  al  descubierto  que  tutela  jurisdiccional  efectiva  resulta   improbable  bajo  los  predicados  de  la  litigación  individual  clásica  o  tradicional.  Así,  se  ha   señalado  que  “el  cambio  de  enfoque  –de  la  historia  individual  a  la  historia  colectiva–  no   puede  dejar  de  reflejarse  en  el  cuadro  de  relaciones  sociales  reguladas  por  el  derecho   y,   fundamentalmente,   el   derecho   procesal   debe   dar   una   respuesta,   una   solución   práctica  a  los  problemas”10.   Con  respecto  a  la  legitimación  para  la  tutela  de  intereses  supraindividuales,  ésta  puede   ser   concedida   tanto   a   personas   físicas   como   a   personas   jurídicas   –   organizaciones   sociales  privadas  o  públicas...–  o  grupos  –sin  personalidad.   Al  respecto  resulta  evidente  que  las  organizaciones  intermedias  son  las  que  de  mejor   manera  nuclean  y  tutelan  estos  intereses  difusos  de  la  sociedad  civil.    

                                                                                                                        9  

cfr.  Angelina  de  De  la  Rúa,  La  protección  de  los  llamados  intereses  difusos  en  la  Constitución  Nacional  y   la  Constitución  de  la  Provincia  de  Córdoba,  LL  1996-­‐B-­‐789.  

10  

316.  

Pereira  Campos,  Santiago,  Santiago.  2000,  “Intereses  difusos  y  efectos  de  la  cosa  juzgada”, Montevideo,  Estudios  en  homenaje  al  profesor  Enrique  Vescovi,  Fundación  de  Cultura  Universitaria,  p.  

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

4


Otros países   en   la   región   ya   han   adaptado   sus   códigos   procesales   penales   para   aprovechar   la   participación   de   las   asociaciones   como   querellantes   en   ciertas   causas.   Podemos   mencionar   a   Bolivia,   Brasil,   Costa   Rica,   El   Salvador,   Guatemala,   Paraguay,   Venezuela1111   y   Chile.   Este   último   país   no   solo   permite   en   una   serie   de   casos,   desde   el   establecimiento   de   su   Código   Procesal   Penal   el   año   2000,   la   participación   de   las   personas  (naturales  o  jurídicas)  como  querellantes,  sino  que  específicamente  establece   esta  facultad  respecto  de  delitos   cometidos  por  un  funcionario  público  que  afectaren   derechos   de   las   personas   garantizados   por   la   Constitución   o   contra   la   probidad   pública12.   También  dos  Provincias  Argentinas,  Chubut  y  Río  Negro,  dispusieron  en  sus  Códigos13   que   las   asociaciones   que   defienden   intereses   difusos   o   colectivos,   pueden   querellar   en   causas   donde   estos   intereses   están   implicados,   como   las   causas   de   delitos   de   corrupción.   En   los   casos   en   que   se   ha   aceptado   a   las   organizaciones   como   querellantes,   los   beneficios   que   estas   intervenciones   han   quedado   plasmados   en   los   procesos.   Así,   en   las   causas   de   delitos   por   crímenes   de   lesa   humanidad   ocurridos   durante   la   pasada   dictadura   en   Argentina,   se   ha   visto   una   mejora   patente   en   los   procedimientos   que   venían  por  años  paralizados,  al  ampliarse  la  definición  de  “víctima”  a  través,  primero  de   la   jurisprudencia,   y   luego   con   el   reconocimiento   expreso   otorgado   por   la   Ley   26.550.                                                                                                                             11  

Brasil,  art.  37  de  CPP;  Bolivia,  arts.  76,  inciso  4  y  art.  78  de  CPP;  Costa  Rica,  arts.  70  y  ss.  de  CPP;  El   Salvador,  art.  12,  inciso  4  y  art.  302  y  ss.;  Guatemala,  art.  117,  inciso  4  y  art.  302  y  ss.;  Paraguay,  art.  70  de  CPP;   y  República  Boliviarana  de  Venezuela,  arts.  118  y  301  ss.  de  CPP    

12  

Código  Procesal  Penal.  Art.  111  inc.2.

13  

Arts.  36  y  38,  CPP  Chubut,  y  art.  71,  inc.  2  CPP  Río  Negro.

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

5


Efectivamente, mediante   esta   norma,   se   reconoció   legalmente   a   las   asociaciones   intermedias  poder  querellarse  en  delitos  de  lesa  humanidad  y  graves  violaciones  a  los   derechos   humanos.   Estas   asociaciones   han   tenido   la   capacidad   de   investigar   y   organizar  la  gran  cantidad  de  pruebas  y  testigos  que  están  implicados  en  estas  causas   grandes  y  complejas.  Sus  contribuciones  han  sido  muy  importantes,  sobre  todo  por  el   tiempo   transcurrido   desde   que   ocurrieron   los   hechos   que   se   investigan,   lo   que   hace   difícil  probar  que  sucedió  en  aquella  época14.   Los   delitos   de   corrupción,   comparten   algunas   características   con   aquellos   que   están   relacionados   con   las   violaciones   a   los   derechos   humanos   y   constituyen   crímenes   de   lesa   humanidad.   En   ese   sentido,   la   participación   de   las   asociaciones   dedicadas   a   la   lucha   contra   la   corrupción   en   una   causa   penal,   podría   traer   los   mismos   beneficios   en   cuanto  al  trámite  del  proceso  y  la  reparación  del  daño.     2.  El  vínculo  entre  la  Corrupción  y  las  graves  Violaciones  de  DDHH     Según  la  tendencia  actual,  se  considera  que  “la  participación  de  la  sociedad  civil  en  el   monitoreo   de   casos   de   corrupción   es   un   derecho   no   sólo   reconocido   en   las   convenciones  internacionales  que  regulan  la  materia,  sino  también  una  manifestación   propia  del  derecho  a  la  libertad  de  expresión  en  una  comunidad  democrática.  En  esta   medida,  el  derecho  a  conocer  el  desarrollo  de  los  procesos  anticorrupción  y,  litigar  en   los   mismos,   es   un   estándar   propio   de   derechos   humanos   y   del   sistema   de   políticas   anticorrupción.”15.   En   ese   sentido,   Fabián   Salvioli,   miembro   del   Comité   de   Derechos                                                                                                                             14  

Trigona,  Marie:  “Caso  sobre  derechos  humanos  en  Argentina  que  marca  un  hito  lleva  a  juicio  a  la   tortura”,  11/12/09,  disponible  en  http://www.inesc.org.br/noticias-­‐es/2010/jeneiro/caso-­‐sobre-­‐ derechoshumanos-­‐en-­‐argentina-­‐que-­‐marca-­‐un-­‐hito-­‐lleva-­‐a-­‐juicio-­‐a-­‐la-­‐tortura     15  

Consejo  Internacional  para  el  Estudio  de  los  Derechos  Humanos.  Christian  Gruenberg  y  Pedro  Biscay   “Proyecto  Sobre  Corrupción  y  Derechos  Humanos”.  2007.  Más  información  véase   http://www.ichrp.org/es/proyectos/131?theme=8

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

6


Humanos de   Naciones   Unidas,   sostiene   que   “es   probable   que   la   lucha   contra   la   corrupción   nos   lleve   en   el   plano   de   los   derechos   humanos   a   la   identificación   del   derecho  humano  a  la  transparencia,  o  como  preferimos  denominarlo,  el  derecho  de  la   sociedad  a  una  política  pública  transparente  siguiendo  un  camino  semejante  al  derecho   a  la  verdad”16.   Para  comprender  de  manera  más  clara  el  vínculo  entre  corrupción  y  derechos  humanos   se   puede   acudir   tanto   a   la   doctrina   como   a   la   normativa   internacional   para   ver   qué   tienen  en  común  ambas  nociones,  al  observar  su  contenido  y  características.     Derechos  Humanos     Una   de   las   más   reconocidas   definiciones   de   derechos   humanos   es   la   que   hace   Pedro   Nikken,   quien   señala   que   la   noción   de   derechos   humanos   se   corresponde   con   la   afirmación  de  la  dignidad  de  la  persona  frente  al  Estado,  que  toda  persona  por  el  hecho   de  serlo  tiene  derechos  frente  al  Estado,  que  éste  o  bien  tiene  el  deber  de  respetar  y   garantizar,   o   bien   está   llamado   a   organizar   su   acción   a   fin   de   satisfacer   su   plena   realización.  Estos  derechos,  “atributos  de  toda  persona  e  inherentes  a  su  dignidad,  que   el  Estado  está  en  deber  de  respetar,  garantizar  o  satisfacer  son  los  que  hoy  conocemos   por   derechos   humanos17.   Sin   embargo,   no   hay   ninguna   definición   que   haya   sido                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

16  

Salvioli  Fabián.  “Transparencia  y  políticas  públicas:  dimensiones  contemporáneas  de  los  Derechos   Humanos”  en  Protección  Internacional  de  Derechos  Humanos  y  Estado  de  Derecho.  “Studia  in  honores  Nelson   Mandela”,  Joaquín  González  Ibáñez  (dir.),  Grupo  Editorial  Ibáñez,  Bogotá,  Colombia,  2009.  

17  

 Nikken,  Pedro.  “El  concepto  de  derechos  humanos”;  en  “Estudios  Básicos  I”;  Ed.  Instituto

Interamericano de  Derechos  Humanos,  San  José,  Costa  Rica,  1994  

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

7


adoptada por   la   comunidad   internacional,   definiéndose   comúnmente   los   derechos   humanos  por  su  violación,  que  salvo  un  único  delito  por  materia  (la  violencia  contra  la   mujer),   tiene   como   agente   perpetrador   al   Estado   o   sus   agentes,   y   a   otros   actores   siempre  que  cuenten  con  su  aquiescencia.   Requisitos:   1-­‐ Violación  de  uno  o  más  derechos  establecidos  en  el  marco  del  derecho  internacional  de   los  derechos  humanos.   2-­‐ Cometido  por  agentes  (funcionarios  públicos)  del  Estado,  o  con  su  aquiescencia.  Salvo   un  delito  regulado  por  materia  que  es  la  violencia  contra  la  mujer,  que  es  considerada   violación  de  derechos  humanos  independiente  del  sujeto  activo.     Corrupción     Con   respecto   a   la   corrupción,   de   acuerdo   con   Robert   Kiltgaard   existen   varias   definiciones   de   la   misma,   pero   puede   decirse,   simplemente,   que   la   corrupción   es   el   abuso  de  un  cargo  con  fines  personales.   Este  cargo  según  el  autor  puede  ser  público  o   privado,   pero   la   corrupción   es   considerada,   normalmente,   como   un   fenómeno   público.   Un   individuo   abusa   de   la   confianza   pública   que   se   le   otorga   para   servir   a   sus   propios   intereses  o  aquéllos  del  grupo  al  que  pertenece18.   En  el  caso  de  los  actos  de  corrupción  los  requisitos  son  variados,  pero  nos  atendremos   al  siguiente  marco:   1-­‐ Uso  de  poderes,  medios  y  facilidades  anexos  al  ejercicio  de  una  función  pública                                                                                                                             18  

En  Naciones  Unidas:  Subcomisión  de  Derechos  Humanos:  49  periodo  de  sesiones,  Tema  4;  Informe   final  sobre  la  cuestión  de  impunidad  de  violaciones  de  los  derechos  humanos  (derechos  económicos,  sociales  y   culturales),  preparado  por  el  Sr.  El  Hadji  Guissé,  Relator  Especial,  de  conformidad  con  la  resolución  1996/24  de   la  Subcomisión;  Ítem  4  “La  Corrupción”,  párrafo  71.  

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

8


2-­‐ Reporta un   beneficio   o   ventaja   ilegal   ya   sea   al   funcionario   que   lo   comete,   a   un   particular,  o  a  ambos.   3-­‐ Afecta   negativamente   el   interés   público   o   el   bien   común   al   desviar   fondos   estatales   para  fines  particulares.  Vulnerándose  de  esta  manera  los  derechos  de  la  población  en   general.     El  vínculo     En   un   análisis   básico   podemos   observar   la   clara   vinculación   jurídica   cuando   al   ocurrir   uno  de  estos  hechos  de  corrupción  (acto  u  omisión)  se  cumplen  –a  la  vez-­‐  los  requisitos   de  una  violación  de  derechos  humanos.   Por  otro  lado,  en  un  análisis  previo,  podemos  agregar  que  con  respecto  al  contenido  de   aquellos,  dentro  del  derecho  internacional  de  los  derechos  humanos,  se  ha  establecido   que   una   de   sus   características   esenciales   es   la   progresividad.   Esta   característica   implica   que   existe   un   aumento   progresivo   de   contenidos   en   los   derechos   humanos,   una   constante   creación   de   nuevos   órganos   y   procedimientos,   y   una   interpretación   progresiva   basada   en   el   principio   pro   persona.   Este   principio   ha   sido   definido   por   Mónica   Pinto   como   “el   criterio   hermenéutico   que   informa   todo   el   derecho   de   los   derechos   humanos,   en   virtud   del   cual   se   debe   acudir   a   la   norma   más   amplia,   o   a   la   interpretación   más   extensiva,   cuando   se   trata   de   reconocer   derechos   protegidos   e,   inversamente,   a   la   norma   o   a   la   interpretación   más   restringida   cuando   se   trata   de   establecer   restricciones   permanentes   al   ejercicio   de   los   derechos   o   su   suspensión   extraordinaria.   Este   principio   coincide   con   el   rasgo   fundamental   del   derecho   de   los   derechos  humanos,  esto  es,  estar  siempre  a  favor  del  hombre”19.                                                                                                                             19  

Mónica  Pinto.  “El  principio  pro  homine.  Criterios  de  hermenéutica  y  pautas  para  la  regulación  de  los   derechos  humanos”  en  “La  aplicación  de  los  tratados  de  derechos  humanos  por  los  tribunales  locales”;  Centro   de  Estudios  Legales  y  Sociales,  ed.  Del  Puerto,  Buenos  Aires,  Argentina,  1997.  

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

9


En virtud  de  este  principio,  las  normas  que  regulan  la  tutela  a  los  derechos  humanos  no   son   rígidas   ni   se   refieren   a   delitos   determinados   en   un   espacio   y   tiempo,   sino   que   tienen   un   contenido   progresivo   que   abarca   las   nuevas   modalidades   de   violación   así   como  los  derechos  que  se  van  reconociendo  por  la  comunidad  internacional.   Otro   vínculo   refiere   al   agente   perpetrador.   La   responsabilidad   del   Estado   es   clara   en   materia  de  corrupción,  ya  que  incumple  con  las  obligaciones  de  respeto  y  garantía.   Incumple   la   obligación   de   respeto   al   facilitar   el   cumplimiento   del   delito   directamente   a   través   de   sus   agentes,   además   de   no   adecuar   el   derecho   interno   a   las   convenciones   ratificadas  (Convención  de  Naciones  Unidas  contra  la  Corrupción,  por  ejemplo),  y  con  la   de   garantía,   al   no   impedir   que   las   conductas   de   particulares   intervengan,   y   no   sancionar  a  los  responsables.   Sobre   el   asunto,   Fabián   Salvioli   agrega   que   los   esfuerzos   deben   “estar   dirigidos   a   establecer  doctrinal  y  jurisprudencialmente  la  responsabilidad  internacional  que  pueda   caberle   al   Estado,   y   la   agilización   de   mecanismos   internacionales   para   vindicar   derechos   humanos   violados   por   hechos   generales   de   corrupción.   Las   esferas   domésticas   tienen   que   recorrer   un   camino   equivalente,   el   cual   no   puede   omitir   el   efectivo   juzgamiento   y   condena   individual   que   pueda   corresponderle   a   una   persona   que  comete  un  hecho  de  corrupción”20.     2.1.  La  Corrupción  como  violación  a  los  Derechos  Humanos     La  responsabilidad  del  Estado     La  corrupción  suele  verse  como  un  mal  que  aqueja  a  la  sociedad,  pero  pocas  veces  es   vista   como   una   violación   clara   a   los   derechos   humanos.   Se   suelen   pensar   los   delitos   de                                                                                                                             20  

Salvioli  Fabián.  “Transparencia  y  políticas  públicas:  dimensiones  contemporáneas  de  los  Derechos  Humanos”  en   Protección  Internacional  de  Derechos  Humanos  y  Estado  de  Derecho.  “Studia  in  honores  Nelson  Mandela”,  Joaquín   González  Ibáñez  (dir.),  Grupo  Editorial  Ibáñez,  Bogotá,  Colombia,  2009.

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

10


corrupción como  económicos  sin  mirar  la  vinculación  que  tienen  con  la  vulneración  de   derechos   esenciales.   La   responsabilidad   de   un   Estado   en   una   violación   de   derechos   humanos   se   verifica   en   el   incumplimiento   de   las   obligaciones,   de   acción   u   omisión,   nacionales  o  internacionales,  establecidas  en  materia  de  derechos  humanos.   Desde   un   criterio   moderno,   la   corrupción   es   considerada   uno   de   los   mayores   obstáculos   en   el   cumplimiento   de   la   obligación   estatal   de   promover   y   proteger   a   los   derechos  humanos21.   En   un   país   en   el   que   la   corrupción   es   sistemática,   son   numerosos   los   derechos   humanos  que  se  ven  afectados  en  cuanto  al  cumplimiento  de  la  obligación  del  Estado   de  garantizarlos.  En  ese  sentido,  cabe  recordar  que  los  Estados  tienen  con  respecto  a   los  derechos  humanos  distintas  obligaciones,  entre  ellas:   1)  Adecuar  el  orden  jurídico  interno  con  los  compromisos  internacionales  asumidos  y,   con  mayor  razón,  que  no  debe  lesionar  los  derechos  humanos  a  través  de  acciones  u   omisiones  de  uno  de  sus  órganos  o  funcionarios.   2)  Asegurar  la  efectividad  de  los  derechos  a  todas  las  personas  bajo  su  jurisdicción,  con   todos  los  medios  a  su  alcance.  Esta  obligación  implica  prevenir,  proteger,  investigar  y   sancionar  posibles  violaciones  a  los  derechos  humanos.   En   los   derechos   económicos,   sociales   y   culturales,   el   Estado   debe   establecer   políticas   públicas   de   manera   inmediata   y   eficaz,   ya   sea   para   el   cumplimiento   de   obligaciones   de   resultado   en   cuanto   al   derecho,   como   en   el   caso   de   las   libertades   sindicales,   o   en   cuanto   a   la   medida   para   una   progresiva   realización   de   derechos,   como   sucede   con   la   vivienda   o   la   alimentación.   Sin   embargo,   la   corrupción   socava,   erosiona   o   bloquea   aquellas   políticas   públicas,   en   cuanto   quita   o   desvía   fondos   destinados   a   llevarlas   adelante.  Así,  la  corrupción  por  lo  general  viola  los  derechos  esenciales  de  los  grupos   más  vulnerables  (trabajadores  inmigrantes,  discapacitados,  mujeres,  niños,  etc.).  

                                                                                                                        21  

Equipo  Nizkor:  “Corrupción  y  derechos  humanos”,  en  http://www.derechos.org/nizkor/corru/

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

11


Estos grupos   dependen,   en   su   mayoría,   de   los   servicios   públicos   y   la   asistencia   del   Estado   para   cubrir   sus   necesidades   básicas.   Aquí   donde   la   corrupción   también   los   afecta   al   dañar   muchas   veces   la   calidad   con   la   que   aquellos   se   prestan.   Cuando   hay   corrupción  en  la  provisión  de  servicios  públicos  se  afecta  la  disponibilidad,  accesibilidad   y  calidad  de  éstos.     Si  la  corrupción  afecta  los  servicios  básicos  del  Estado,  con  ella  –por  ejemplo-­‐  se  verá   perjudicada  la  salud  pública  (por  ejemplo,  los  hospitales  se  ven  privados  de  materiales).   Se   agravará   la   inseguridad   ciudadana   o   se   afectará   el   desarrollo   de   los   programas   sociales   (por   casos   los   programas   alimenticios   no   llegarán   adonde   se   necesitan).   Igualmente,   por   ejemplo,   las   escuelas   podrían   no   brindar   una   educación   de   calidad   porque   el   presupuesto   se   ve   afligido   (con   sus   consecuencias   en   los   sueldos   de   los   maestros   y   en   la   mala   infraestructura.   En   todos   los   casos   los   sectores   vulnerables   de   la   sociedad   son   quienes   están   en   peores   condiciones   para   superar   los   perjuicios   que   conlleva   un   hecho   de   corrupción.   En   resumen,   en   un   país   donde   hay   corrupción   se   arruinan  las  oportunidades  de  las  personas  y  descienden  sus  niveles  de  vida.   Por   otro   lado,   la   corrupción   también   afecta   más   a   los   sectores   vulnerables   en   cuanto   a   la  clara  desventaja  a  la  hora  de  defender  sus  intereses.  Así  se  termina  por  reforzar  la   exclusión   social   a   la   que   están   expuestos.   En   general,   cuando   en   un   país   hay   altos   niveles  de  corrupción,  las  personas  no  tienen  un  real  acceso  a  la  justicia.   En   síntesis,   si   existe   corrupción,   el   Estado   no   estará   cumpliendo   con   sus   deberes   de   protección  y  garantía  en  el  marco  de  los  derechos  humanos.  Así  nos  encontramos  con   más  pobreza,  menos  salud,  educación,  vivienda  adecuada,  alimentación,  etc.   Estamos   ante   la   no   utilización   al   máximo   de   los   recursos   del   Estado   para   dar   plena   efectividad  a  los  derechos  económicos,  sociales  y  culturales.   El   impacto   de   la   corrupción   en   los   derechos   económicos,   sociales   y   culturales   tiene   directa   relación   con   su   protección,   establecida   bajo   el   criterio   de   “desarrollo   progresivo”,  así,  los  instrumentos  internacionales  señalan  que  deben  llevarse  adelante   políticas   hasta   el   máximo   de   los   recursos   disponibles.   Esto   señala   obligaciones   inmediatas   en   cuanto   debe   lograrse   progresivamente   la   plena   efectividad   de   los   derechos  económicos,  sociales  y  culturales.   2014  -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

12


Los derechos   civiles   y   políticos,   se   ha   considerado   tradicional   y   erróneamente,   que   consisten   para   el   Estado   en   meras   obligaciones   de   omisión   (Ej:   no   torturar),   con   lo   que   no   se   necesitarían   políticas   por   parte   del   Estado   ni   destinación   de   recursos.   Sin   embargo,   estos   derechos   encierran   obligaciones   positivas   en   cuanto   a   establecer   medidas  que  aseguren  la  no  violación  (Ej:  la  capacitación  del  personal  penitenciario  o  el   mejoramiento   de   las   condiciones   carcelarias).   En   estos   casos   el   Estado   debe   destinar   fondos   en   orden   a   establecer   políticas   públicas   de   prevención   y   es   ahí   donde   la   corrupción  puede  afectar  seriamente,  mediante  el  desvío  de  los  recursos  destinados,  al   cumplimiento  de  estas  obligaciones.   La   corrupción  -­‐a   su   vez-­‐   genera   por   sí   misma   discriminación,   desigualdad   de   trato,   es   fuente   de   apropiaciones   abusivas   y   origen   de   prácticas   que   suprimen   o   debilitan   la   transparencia,   la   libre   concurrencia   y   la   libertad   de   contratación,   en   perjuicio   de   los   bienes  públicos  y  privados.  Sus  efectos  la  convierten  en  una  amenaza  para  la  sociedad   democrática   y   el   Estado   de   Derecho,   ya   que   debilita   la   fuerza   de   las   normas   establecidas   por   los   poderes   públicos   y   propicia   circunstancias   que   alientan   a   los   funcionarios  públicos  a  situarse  por  encima  de  la  ley.   Además,  debilita  dos  de  los  pilares  que  sustentan  a  todo  Estado  moderno:  los  derechos   fundamentales   y   la   confianza   en   que   se   basa   el   mecanismo   de   representación   democrática.   De   esta   manera   se   diluye   la   distinción   necesaria   entre   lo   público   y   lo   privado,  extendiendo  sus  efectos  sobre  el  ejercicio  del  poder  y  golpeando  por  igual  a   partidos   políticos,   funcionarios   y   jueces,   y   relajando   las   garantías   que,   en   casos   extremos,  se  convierten  en  meras  ficciones22.   Como   se   dijo,   los   derechos   civiles,   políticos,   económicos,   sociales   y   culturales,   conllevan   la   obligación   por   parte   del   Estado   de   establecer   políticas   públicas   para   su   cumplimiento.   Con   respecto   a   esto,   Fabián   Salvioli   habla   incluso   del   “derecho   a   la                                                                                                                             22  

Recurso  Casación,  “Dra.  Piccinini  Ana  S/  Denuncia  S/  Incidente  de  Apelación”  (Expte.  Nro. 256/145/09  –ex  IA).  Fojas  7  y  siguientes.  

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

13


política pública  en  derechos  humanos”  fundado  en  que  el  Estado  se  forma  y  tiene  su   razón  de  ser  en  la  satisfacción  de  los  derechos  de  las  personas  bajo  su  jurisdicción  y  el   medio   para   esto   son   las   políticas   públicas23.   Estas   políticas   requieren   recursos   que   muchas  veces  son  desviados  por  la  corrupción,  afectando  directamente  los  derechos  de   la  población  más  vulnerable.     Repercusiones  en  el  Desarrollo  Humano     La  corrupción,  además  de  generar  las  violaciones  antes  descritas,  y  como  resultado  de   éstas,  tiene  una  directa  relación  con  el  menor  desarrollo  humano  e  ingreso  per  cápita  y   el   aumento   de   la   pobreza.   Por   lo   demás,   desincentiva   la   colaboración   internacional   para   el   desarrollo   que   pueda   recibir   un   país,   al   verse   como   un   terreno   de   prácticas   corruptas  con  captura  de  rentas  por  parte  de  las  élites  dominantes,  distorsionándose  el   impacto  perseguido  por  este  tipo  de  políticas.   En   cuanto   al   desarrollo   humano,   éste   puede   analizarse   desde   los   puntos   de   vista   económico   y   sociopolítico.   Desde   la   cara   económica   del   desarrollo   humano,   la   corrupción  afecta  de  manera  directa  a  una  serie  de  áreas  con  las  que  el  crecimiento  del   producto   está   directamente   relacionado   como   la   atracción   o   ausencia   de   inversión   directa   extranjera,   la   huída   de   inversiones   locales   a   otros   países,   y   la   consecuente   ausencia   de   recursos   suficientes   para   las   inversiones   en   sanidad,   educación   y   programas  sociales.  Desde  la  faceta  sociopolítica  del  desarrollo,  la  corrupción  reduce  la   confianza   ciudadana   en   la   función   pública   y   en   la   legitimidad   de   la   democracia   al   ser   percibidas   por   la   población   como   fachadas   para   cubrir   el   enriquecimiento   de   algunos   grupos  en  desmedro  del  resto.                                                                                                                             23  

Salvioli  Fabián.  “Transparencia  y  políticas  públicas:  dimensiones  contemporáneas  de  los  Derechos   Humanos”  en  Protección  Internacional  de  Derechos  Humanos  y  Estado  de  Derecho.  “Studia  in  honores  Nelson   Mandela”,  Joaquín  González  Ibáñez  (dir.),  Grupo  Editorial  Ibáñez,  Bogotá,  Colombia,  2009.  

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

14


El daño  a  la  confianza  pública  y  la  legitimidad  de  la  democracia     El   buen   funcionamiento   del   Estado   descansa   en   la   legitimidad   de   la   que   gocen   sus   autoridades,  sentando  bases  para  que  el  Estado  sea  regido  por  actitudes  que  puedan   ser   consideradas   transparentes   por   el   ciudadano   informado,   y   de   este   modo   salvaguardar  su  integridad.  Lo  que  se  procura  amparar  es  la  transparencia  del  sistema   en   beneficio   de   la   honestidad   de   la   función   pública,   como   exigencia   del   principio   republicano   de   gobierno   que   rige   nuestra   Constitución   Nacional   (art.   1°   CN);   y   el   derecho   a   la   información   de   tales   actos   que   poseen   los   gobernados,   garantizándose   un   mecanismo   de   control   público   a   las   instituciones   democráticas.   Se   trata   de   que   los   habitantes   comprendan   y   perciban   que   quienes   son   designados   para   llenar   el   cargo   público,   habrán   de   convertirse   efectivamente   en   administradores   en   beneficio   del   bien   común.   Con   esto   se   busca   desincentivar   toda   pretensión   de   obtener   beneficios   indebidos   aprovechando  el  ejercicio  del  cargo  público.  La  disuasión  de  cualquier  acto  que  pueda   cometer  quien  asume  -­‐de  un  modo  u  otro-­‐  el  mandato  de  representar  al  pueblo  o  de   tomar   decisiones   que   influyan   en   sus   destinos.   Sobre   todo   tomando   en   cuenta   la   vigencia   del   sistema   republicano,   democrático   representativo,   y   federal,   que   nuestra   Carta  Magna  ha  adoptado  para  el  gobierno  de  la  Nación  (art.  1  CN).  Esta  importancia   ha   sido   revitalizada   mediante   la   incorporación   del   nuevo   art.   36   en   la   Constitución   Federal  de  1994  que,  confiriendo  relevancia  a  este  tópico,  ha  exigido  explícitamente  la   sanción  de  la  Ley  de  Ética  Pública.   Este  artículo  señala  además,  que  la  Constitución  “mantendrá  su  imperio  aun  cuando  se   interrumpiere   su   observancia   por   actos   de   fuerza   contra   el   orden   institucional   y   el   sistema   democrático”,   señalando   que   atentará   contra   el   sistema   democrático   “quien   incurriere  en  grave  delito  doloso  contra  el  Estado  que  conlleve  enriquecimiento”.  Si  nos   remontamos   a   la   creación   de   la   norma   y   a   la   voluntad   creadora   en   aquel   momento,   de   los   debates   de   la   Convención   Nacional   Constituyente   (12ª   Reunión   -­‐   3ª   Sesión   Ordinaria   19/20   de   julio   de   1994)   se   desprende   que   este   inciso   del   citado   artículo   se   2014  -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

15


refiere a   la   corrupción   como   vulneración   al   sistema   democrático.   El   convencional   constituyente,   Dr.   Antonio   Cafiero   señaló   que   “el   artículo   proyectado   incluye   otra   novedad   en   el   sistema   constitucional   argentino   y   comparado.   Equipara   la   corrupción   con   un   delito   que   tiene   el   mismo   significado   que   el   atentado   contra   el   sistema   democrático.  (…)  Si  queremos  conservar  esta  forma  de  gobierno,  uno  de  los  males  de  la   democracia   que   deberemos   atacar   es   el   de   la   corrupción,   que   es   lo   que   un   autor   moderno   denomina   como   la   cleptocracia.   Justamente   en   este   mal   —que   se   extiende   por   las   democracias   más   avanzadas,   por   las   menos   avanzadas   y   por   las   más   subdesarrolladas—   los   enemigos   de   la   democracia   encuentran   el   elemento   en   el   que   basar   sus   críticas   a   un   sistema   en   el   que   no   creen   psicológica,   social   ni   políticamente   (…)  La  inclusión  de  esta  cláusula  constituirá  una  señal  que  los  constituyentes  del  94  le   enviamos  a  toda  la  sociedad  argentina.  Nosotros  somos  los  primeros  en  asumir  el  reto   de   la   lucha   contra   la   corrupción;   nosotros   somos   quienes   queremos   que   en   el   documento  máximo  que  estamos  reformando  se  inscriba  el  principio  de  que  sin  ética   no   hay   democracia   y   que   con   corrupción   vuelve   el   totalitarismo”.   En   igual   sentido   el   convencional   Dr.   Richard   Gustavo   Battagion   agregó   que   “No   basta   con   condenar   la   corrupción.   La   sociedad   espera   de   nosotros   que   seamos   capaces   de   diseñar   mecanismos   que,   por   fin,   permitan   detectarla.   Quizás   no   haya   muchas   cosas   más   importantes   que   podamos   resolver   en   esta   reforma   que   una   respuesta   a   este   flagelo   que  corroe  los  perfiles  estructurales  de  las  instituciones  de  la  República”.   El  articulo  36  C.N.  reviste  el  triple  carácter  de  Declaración,  Derecho  y  Garantía  al  mismo   tiempo.   Lo   hace   enfatizando   la   defensa   del   orden   constitucional   y   vincula   inescindiblemente   la   ética   al   Estado   de   Derecho,   estimando   que   atentan   contra   el   sistema   democrático   constitucional,   tanto   quienes   se   levanten   en   armas   contra   ella   (usurpando   funciones   para   las   cuales   no   fueron   elegidos),   como   aquellos   que   ocupándolos  por  elección  popular  o  por  designación  de  acuerdo  a  los  procedimientos   constitucionales,   corrompen   y   desnaturalizan   el   fin   de   sus   actos,   postergando   el   bien   común  y  el  bienestar  general  preambular  en  beneficio  particular.  

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

16


El corrupto   viola   Derechos   Fundamentales   porque   desvía   recursos   y   fondos   imposibilitando   su   ejercicio.   Aunque   el   precepto   constitucional   no   alcanza   solamente   a   quienes  son  funcionarios  públicos,  sino  que  está  dirigido  a  la  ciudadanía  en  general.   Ello  por  cuanto  corresponde  a  la  sociedad  comprometerse  en  la  actuación  del  control   ético  del  sector  público  activando  los  remedios  jurídicos  contra  la  corrupción.   Por   otra   parte,   la   necesaria   vinculación   entre   democracia   y   comportamientos   éticos   enlazada   en   nuestro   art.   36   CN   se   enfatiza   con   la   Carta   Democrática   Interamericana   de   la   Organización   de   Estados   Americanos.   Allí   se   considera   que   “el   crecimiento   económico   y   el   desarrollo   social   basados   en   la   justicia   y   la   equidad   y   la   democracia   son   interdependientes   y   se   refuerzan   mutuamente”.   También   que   la   lucha   contra   la   pobreza   es   esencial   para   la   promoción   y   consolidación   de   la   democracia   y   que   la   condición  fundamental  para  la  existencia  de  una  sociedad  democrática  es  la  promoción   y  protección  de  los  derechos  humanos.   Otro   punto   importante   lo   señala   Alejandro   L.   Rúa24,   quien   probablemente   sea   quien   más  ha  escrito  en  el  país  sobre  la  corrupción  y  el  beneficio  que  traería  al  sistema  el  que   las   organizaciones   de   lucha   contra   la   corrupción   sean   querellantes,   es   que   “para   el   Estado  argentino  también  los  graves  delitos  de  corrupción  -­‐  según  la  expuesta  medida   en   que   debilitan   la   democracia,   sus   instituciones   y   la   legitimidad   de   los   gobiernos,   y   constituyen   una   amenaza   para   la   convivencia   social   y   el   desarrollo   económico-­‐,   proyectan  sus  efectos  lesivos  sobre  todos  los  habitantes  de  la  Nación,  más  allá  de  quien   aparezca  como  el  directamente  ofendido;  y  en  atención  a  ello  es  que  se  ha  asumido  el   compromiso   de   otorgar   especial   atención   a   las   formas   y   métodos   de   participación   ciudadana  en  la  lucha  contra  la  corrupción,  y  fomentarla  para  que  intervenga  junto  a   las   agencias   oficiales,   dentro   de   los   medios   de   que   dispone,   y   entre   los   que   deberá                                                                                                                             24  

Alejandro  L.  Rúa.  “Acceso  a  la  Información  y  Derecho  a  la  Verdad  en  Querellas  por  Corrupción Política”  

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

17


atenderse de  ahora  en  más  al  recurso  efectivo  de  actuar  como  parte  querellante  en  los   procesos  penales,  a  través  de  sus  organizaciones”25.     Reconocimiento  Internacional  del  vínculo     Son  numerosos  los  instrumentos  y  declaraciones  internacionales  que  se  han  expedido   con  respecto  a  los  delitos  de  corrupción  y  su  clara  relación  con  las  graves  violaciones  de   derechos  humanos  en  la  población.   El   Consejo   Internacional   de   Políticas   de   Derechos   Humanos   ha   señalado   que   “la   corrupción  no  sólo  afecta  al  desarrollo  económico  y  desalienta  la  inversión  extranjera   en   un   país,   afectando   de   manera   indirecta   a   los   más   pobres,   sino   que   además   la                                                                                                                             25  

Respecto  de  esa  “gravedad”  que  la  nueva  norma  procesal  exige  para  las  violaciones  de  derechos,   podrá  atenderse  a  los  “criterios  de  significación  económica,  institucional  y  social”  establecidos  para  la  Oficina   Anticorrupción  en  la  Resolución  MJyDH  458/01:  “Criterio  de  significación  económica.  Un  caso  tiene   significación  económica  cuando  el  monto  probable  del  perjuicio  sea  de  una  magnitud  tal  que,  en  consideración   a  los  recursos  que  el  organismo,  ente  o  institución  administra,  puede  suponerse  que  resulta  lo  suficientemente   grave  como  para  impedir  o  alterar  radicalmente  su  funcionamiento  o  la  prosecución  de  sus  fines.  Para  la   estimación  del  perjuicio  deberá  tenerse  en  cuenta  si,  del  relato  de  los  hechos  o  del  planteo  de  la  situación,   surge  como  muy  probable  que  el  hecho  sea  sólo  uno  de  varios  similares  o  cuya  habitualidad  razonablemente   pueda  suponerse.  Sin  perjuicio  de  la  evaluación  concreta  de  cada  hecho  en  particular,  un  caso  tiene  siempre   significación  económica  cuando  el  monto  estimado  del  perjuicio  que  provocaría  la  irregularidad  en  cuestión   supera  el  monto  de  un  millón  de  pesos  ($  1.000.000).-­‐  Criterio  de  significación  institucional.  Se  entenderá  que   un  hecho  tiene  significación  institucional,  cuando  por  su  magnitud  afecte  el  funcionamiento  normal  y  habitual   de  las  funciones  del  organismo  involucrado,  o  impida  de  cualquier  forma  que  las  mismas  se  lleven  a  cabo.   También  será  considerado  el  hecho  denunciado  como  de  relevancia  institucional  por  la  ubicación  trascendente   del  o  los  funcionarios  supuestamente  implicados,  o  cuando  la  irregularidad  detectada  impida  o  dificulte  el   cumplimiento  de  los  objetivos  y  las  misiones  para  la  cual  la  institución  involucrada  ha  sido  creada  o  el   programa  o  política  pública  ha  sido  diseñada.-­‐  Criterio  de  significación  social.  Un  caso  posee  significación  social   cuando  el  hecho  denunciado,  en  virtud  de  su  magnitud,  haya  afectado  o  pueda  afectar  de  forma  absoluta  o   relativa  a  un  número  significativo  de  las  personas  que  integran  el  universo  de  individuos  que  resultan   destinatarios  de  los  servicios  y/o  prestaciones  y/o  beneficios  que  otorga  la  institución”.  

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

18


corrupción reduce  el  ingreso  neto  de  aquellos  que  viven  en  la  pobreza,  distorsiona  las   políticas,   programas   y   estrategias   dirigidas   para   satisfacer   sus   necesidades   básicas   y   desvía   los   recursos   públicos   para   inversiones   en   infraestructura,   que   son   elementos   de   importancia  crucial  para  lograr  reducir  la  pobreza  de  un  país”26.   En   la   misma   línea,   el   Comité   de   Derechos   Económicos,   Sociales   y   Culturales   ha   señalado   que   “los   Estados   enfrentan   serios   problemas   de   corrupción   que   tienen   efectos   negativos   para   el   pleno   ejercicio   de   los   derechos   incluidos   en   el   Pacto   (PIDESC)”27.  Asimismo,  el  Comité  de  Derechos  del  Niño  ha  declarado  su  “preocupación   por  el  impacto  negativo  que  la  corrupción  pueda  tener  en  la  asignación,  ya  limitada,  de   recursos  para  mejorar  con  eficacia  la  promoción  y  la  protección  de  los  derechos  de  los   niños,  incluyendo  sus  derechos  a  la  educación  y  a  la  salud”28.     El  Prefacio  de  la  Convención  Penal  del  Consejo  de  Europa  Contra  la  Corrupción,  subraya   que   la   “corrupción   amenaza   el   imperio   de   la   ley,   la   democracia   y   los   derechos   humanos,  socava  a  buena  gobernabilidad,  la  honestidad  y  la  justicia  social,  distorsiona   la  competencia,  obstaculiza  el  desarrollo  económico  y  pone  en  riesgo  la  estabilidad  de   las  instituciones  democráticas  y  los  fundamentos  morales  de  la  sociedad”.   Incluso,   algunas   declaraciones   internacionales   como   la   de   Seúl29   y   la   de   Nairobi30   consideran   la   corrupción   como   un   “crimen   contra   la   humanidad”.   En   esta   misma   línea,                                                                                                                             26  

Consejo  Internacional  de  Políticas  de  Derechos  Humanos.  “La  Corrupción  y  los  Derechos  Humanos:   Estableciendo  el  Vínculo”,  página  13.  

27  

E/C.12/1/ADD.91  (CDESC,  2003,  párrafo  12).

28  

CRC/C/COG/CO/1  párrafo  14.

29  

XI  Conferencia  Internacional  Anticorrupción,  Seúl,  mayo  de  2003.

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

19


en el   Informe   sobre   la   cuestión   de   la   impunidad   de   los   autores   de   violaciones   de   los   derechos  humanos  de  la  Subcomisión  de  Derechos  Humanos  se  señaló  que  las  formas   mayores  de  corrupción  son  fuente  de  violaciones  masivas  de  los  derechos  humanos31.   Al  respecto  señala  que  prácticas  como  la  corrupción  y  el  fraude  fiscal,  entre  otras,  “han   tenido  un  impacto  negativo  sobre  los  derechos  económicos,  sociales  y  culturales  de  los   individuos   y   también   sobre   los   colectivos   o   comunales   (derecho   al   desarrollo   y   a   un   medio   ambiente   sano).   Han   conducido   en   el   pasado,   y   siguen   haciéndolo,   a   graves   y   masivas   violaciones   de   estos   derechos   e,   incluso,   han   sido   totalmente   ignorados   por   aquéllos   que   son   los   responsables   y   que   se   benefician   de   ellos.   Esta   combinación   de   ignorancia,   por   un   lado,   y   omisión,   por   el   otro,   es   una   fuente   de   dificultades   para   el   logro  de  los  derechos  humanos,  en  general,  y  de  los  derechos  económicos,  sociales  y   culturales,  en  particular”32.     El  rol  del  Poder  Judicial  en  la  lucha  contra  la  corrupción     En  el  año  2013,  la  Organización  de  los  Estados  Americanos  aprobó  en  sesión  plenaria  el   informe  del  Comité  de  Expertos  del  Mecanismo  de  Seguimiento  de  la  Implementación   de   la   Convención   Interamericana   contra   la   Corrupción32,   donde   señalan   un   dato                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   30  

Conferencia  Regional  sobre  las  Dimensiones  de  la  Corrupción  en  los  Derechos  Humanos,  convocada   por  la  Comisión  de  Derechos  Humanos  de  Kenia  (KNCHR)  marzo  de  2006.  

31  

Naciones  Unidas:  Subcomisión  de  Derechos  Humanos:  49  periodo  de  sesiones,  Tema  4;  Informe  final   sobre  la  cuestión  de  impunidad  de  violaciones  de  los  derechos  humanos  (derechos  económicos,  sociales  y   culturales),  preparado  por  el  Sr.  El  Hadji  Guissé,  Relator  Especial,  de  conformidad  con  la  resolución  1996/24  de   la  Subcomisión;  Ítem  4  “La  Corrupción”,  párrafos  71  a  75.  En  Salvioli,  Fabián.  “Transparencia  y  políticas   públicas:  dimensiones  contemporáneas  de  los  Derechos  Humanos”  

32  

http://www.oas.org/juridico/PDFs/mesicic4_arg_sp.pdf

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

20


alarmante: desde  el  2007  hasta  el  2010  prescribieron  63  casos  de  corrupción,  y  sólo  1   obtuvo  sentencia.  Asimismo,  el  organismo  recomienda  al  Estado  “adoptar  las  medidas   correctivas   pertinentes”.   Como   se   desprende   del   informe,   existe   en   el   Poder   Judicial   una   morosidad   inaceptable   en   el   tratamiento   y   conclusión   de   las   causas   por   corrupción,  que  se  deben  en  gran  parte  a  dos  motivos:  la  saturación  del  sistema  judicial   y   la   complicidad   de   los   funcionarios   encargados   de   resolver   tales   causas.   El   resultado   de  tal  morosidad  es  la  ineficacia  de  la  justicia  en  la  persecución  penal,  y  por  tanto,  la   anomia  generada  por  la  impunidad.   Si   bien   el   informe   corresponde   a   la   Justicia   Federal,   la   situación   de   la   Justicia   en   Tucumán   no   escapa   a   la   morosidad   sistémica   y   a   la   incapacidad   en   la   resolución   efectiva  de  causas  por  corrupción  contra  funcionarios.     La  primera  medida  para  luchar  contra  la  corrupción,  además  del  estudio  científico  del   tema,   es   el   establecimiento   de   medidas   legislativas   que   tiendan   a   facilitar   la   prosecución   penal   en   este   tipo   de   casos.   Las   medidas   que   se   tomen   deben   ser   tendientes   a   una   mayor   participación   de   la   sociedad   civil   en   este   tipo   de   procesos   penales,   a   fin   de   que   las   causas   no   queden   sin   impulso,   y   por   tanto   prescriban.   En   este   sentido,   el   presente   proyecto   avanza   otorgando   legitimidad   procesal   como   querellantes  a  las  organizaciones  de  la  sociedad  civil  que  tengan  como  objeto  la  lucha   contra  la  corrupción  y  al  Defensor  del  Pueblo.  Asimismo,  otorga  a  todos  los  ciudadanos   el   derecho   de   acceder   al   expediente   sin   otro   requisito   que   acreditar   la   identidad.   Es   necesario  que  los  ciudadanos  se  constituyan  en  contralores   Asimismo  es  necesario  establecer  medidas  que  tiendan  a  evitar  el  “cajoneo”  de  causas,   permitiendo  dilaciones  voluntarias  o  negligentes  que  derivan  en  la  prescripción  de  las   acciones   penales.   En   nuestra   provincia   hemos   tenido   lamentables   ejemplos   de   las   demoras  que  derivaron  en  situaciones  de  impunidad  inaceptables  en  democracia.  

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

21


Es así   que   se   agrega   en   el   presente   proyecto   una   disposición   que   considera   a   las   demoras   de   los   funcionarios   del   Ministerio   Público   y   de   los   Magistrados   como   faltas   graves  y  causales  de  mal  desempeño.   Es   necesaria   una   justicia   transparente   y   expeditiva,   a   fin   de   poder   cumplir   con   el   preámbulo   de   nuestra   Constitución   Nacional   y   “afianzar   la   Justicia”   ahora   y   para   siempre.    

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

22


PROYECTO REFORMA  CPPT  -­‐  LUCHA  CONTRA  LA  CORRUCION    

Por   todo   lo   expuesto,   la   Honorable   Legislatura   de   la   Provincia   de   Tucumán   sanciona   con  fuerza  de  ley  el  siguiente  texto:     Art.  1º-­‐  Modifícase  el  art.  97  de  la  ley  Nº  6203,  texto  consolidado  por  ley  Nº  8268,  el   cual  quedará  redactado  de  la  siguiente  forma:   “Art.97   (ex   art.   96   BIS).-­‐   LEGITIMACIÓN   DE   PERSONAS   PERSONAS   JURÍDICAS.   SUPUESTOS.   Cuando   la   investigación   se   refiera   a   delitos   que   afecten   intereses   colectivos   o   difusos,   las   personas   jurídicas   cuyo   objeto   sea   la   protección   del   bien   tutelado   en   la   figura   penal   tendrán   la   legitimación   a   la   que   se   hace   referencia   en   el   presente  capítulo.   Cuando   se   tratare   de   los   delitos   previstos   en   los   art.   248,   249,   250,   251,   252,   253,   256,   256  bis,  257,  258  bis,  259,  260,  261,  262,  263,  264,  265,  266,  267,  268,  268  (1),  268  (2),   268   (3),   269,   270,   271,   272,   273,   274,   275,   276,   277,   277   bis,   277   ter,   279,   281,   287,   291,   293   bis,   298,   y   303   inc.   b)   del   Código   Penal,   las   personas   jurídicas   cuyo   objeto   sea   la   lucha   contra   la   corrupción   y   el   Defensor   del   Pueblo   de   la   Provincia   tendrán   la   legitimación  para  presentarse  como  querellantes  y  ejercer  todos  los  actos  que  esta  ley   les  reconoce.   En  los  casos  previstos  por  el  párrafo  anterior  los  expedientes  serán  públicos,  pudiendo   toda   persona   particular   pedir   vista   de   los   mismos   sin   otro   requisito   que   la   acreditación   de  su  identidad,  salvo  cuando  su  publicidad  hiciere  peligrar  la  investigación,  debiendo   interpretarse  la  prohibición  en  forma  restrictiva.”     Art.   2º-­‐   Agréguese   un   artículo   al   final   del   Capítulo   III   “Actos   y   Resoluciones   Jurisdiccionales”   perteneciente   al   Título   VI   “Actos   Procesales”,   el   cual   establecerá   lo   siguiente:  

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

23


“Art. :   El   retardo   en   dictar   resoluciones   o   las   dilaciones   indebidas   en   todo   acto   que   dependa  de  los  Magistrados,  será  considerado  falta  grave  y  causal  de  mal  desempeño.”     Art.   3º-­‐   Agréguese   un   artículo   al   final   del   Capítulo   IV   “Actos   y   Resoluciones   del   Ministerio  Público”,  perteneciente  al  Título  VI  “Actos  Procesales”,  el  cual  establecerá  lo   siguiente:   “Art.  :  El  retardo  o  las  dilaciones  indebidas  en  las  medidas  investigativas,  y  en  todo  acto   que   dependa   del   Ministerio   Público,   será   considerado   falta   grave   y   causal   de   mal   desempeño.”     Art.  4º-­‐  Esta  ley  entrará  en  vigencia  a  partir  de  su  publicación  en  el  Boletín  Oficial.     Art.  5º-­‐  Comuníquese.    

2014 -­‐  Bicentenario  de  la  creación  de  la  Provincia  de  Tucumán  y  Centenario  de  la  Fundaciónde  la  Universidad  Nacional  de  Tucumán  

24

Profile for Legislador Fernando Valdez | UCR-TUC

Lucha contra la corrupción - Proy-Ley Cód. Proc. Penal TUC  

Proyecto presentado en Noviembre de 2014, ante la Comisión Especial de Estudio del Código Procesal Penal de Tucumán, creada por la H. Legis...

Lucha contra la corrupción - Proy-Ley Cód. Proc. Penal TUC  

Proyecto presentado en Noviembre de 2014, ante la Comisión Especial de Estudio del Código Procesal Penal de Tucumán, creada por la H. Legis...

Advertisement