Page 1

5

creative commons


CC 2014 Virtual Bread Editorial Libre Mau Miau Historia y arte de Laughtman Ilustración de portada: Laughtman Diseño de portada: Fulanito de tal Tourner Corrección de estilo: Jonathan Yann Tourner Editor: Tourner Diseño editorial: Fulanito de tal Virtual Bread Agradecimientos especiales: Anémona Jonathan Yann Fulanito de tal Y a nuestros queridos lectores de prueba Hecho en México. Licencia: Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional


Virtual Bread Presenta:

5 Historia y arte:

Laughtman


6


7


8


Índice Capítulo 4 11 Ilustración 1 14 Ilustración 2 16 Ilustración 3 23 Omake 33 Promo 35

9


10


Capítulo 5 El extraño caso de Atzin y el esclavo #3

Hoy

me levanté de la cama y tuve un escalofrío. Mientras todas mis va-

caciones fueron tranquilas y muy recreativas sabía que esto eventualmente acabaría, sabía que mis esperanzas de vivir como una persona normal desaparecerían al volver a clases, al regresar con… … La chica gato. Mi nombre es Ricardo, pero todos me dicen Richie, aunque ella jamás recuerda cómo me llamo y me dice Mickey o “Esclavo”. ¿Cómo la conocí? Fue un gran error mío, la verdad es que pienso que de alguna forma mi mente no actúa de la manera que debería cada vez que veo a alguien en desventaja, siento que debo ayudar y ese fue mi gran error. Sí, ese día en la clase, mientras todos destrozaban a Atzin por su obsesión con los gatos, yo simplemente grité como un idiota: “Pues yo pienso que los gatos son lo mejor de mundo”. 11


Ella no volteó a verme, ni siquiera dijo una palabra, simplemente salió del salón de clases caminando, como si nada le importase, como si fuera cosa de todos los días. Horas más tarde, al regresar a casa me encontré con una jauría de gatos y una chica diciendo: -

¿Así que sientes que eres el mejor conocedor

de gatos eh? ¿Piensas que eres el mejor gatista del mundo? ¡Te equivocas! Dentro de poco conocerás de lo que soy capaz cuando se trata de gatos. Y así, desapareció entre las sombras hasta el siguiente día. Todos los chicos del salón estaban reunidos en un rincón discutiendo no sé qué. De pronto Ime (diminutivo de Imelda), una de las chicas del grupo se me acercó y dijo: -

¿Estás bien? Nos enteramos de que te asal-

taron después de que te fuiste de la escuela, decían que estabas mal herido. -

¿Eh? No, yo…

-

Hey Richie, no tenías por qué esforzarte en

venir hoy, debiste haberte quedado en casa (otro 12


compañero interrumpió) -

¿Oye y es cierto lo que dicen? – Continuó

Ime. - ¿La chica gato te salvó? - ¿¡HA!? De pronto se escuchó un portazo, era la chica gato, con orejas de gato. -

Hey mocoso…

Arrojó algo hacia mis pies. -

Esto se te cayó mientras huías de los asal-

tantes ayer. Era mi billetera. -

Oye ¿cuándo tomaste esto?

-

Ya te dije, fue ayer, mientras corrías, no te

preocupes, jamás haría quedar mal a una persona que ama a los animales como tú, es sólo que, sabes, mi instinto siempre ha sido el de ayudar. Bien amigos, debemos guardar la compostura, el profesor está por llegar. No sabía que en el momento en que la defendí, firmé un contrato de esclavitud. Después de eso, los días se volvieron bastante incómodos y vergonzosos, ella me utilizaba para 13


14


sus crímenes gatunos y yo obedecía estúpidamente porque cada vez que me quejaba pasaba algo como… -

¡Auxilio, auxilio, un tipo raro me acosa y me

dijo que quería romper mi ropa! – Y no sólo eran gritos, sino que de verdad salían lágrimas de sus ojos, y si no fuera porque yo era el afectado incluso yo le hubiese creído, su actuación era impecable. Buscábamos gatos raros, hacíamos experimentos con diferentes maullidos, tratábamos de descifrar mensajes ocultos en las manchas de los gatos, ¡Clasificación de gatos por su olor hormonal! Definitivamente Atzin tenía algo que nosotros como humanos mortales jamás podremos desarrollar: Sentido común SUB HUMANO, a veces me pregunté si de verdad ella creía en eso, lo cierto es que preferí callar. Muy a pesar de que mi condición era de esclavitud, en ocasiones no me iba nada mal, llegué a ir a su casa en repetidas ocasiones, sus padres eran muy normales y serios, pero Atzin me preparaba 15


16


comida deliciosa y me ayudaba en la tarea, la verdad es que en el fondo ella es una chica especial. Pero saliendo de su casa todo era diferente, era bastante irritante cada vez que me decía Michie, Litchy, Pichi, y finalmente Mickey, que fue el apodo que duró más hasta que decidió llamarme esclavo por tiempo indefinido. Los últimos días de clases estuvo un poco distante, parecía ansiosa y el último día simplemente dijo: -

Sé que será duro para ti, de verdad sé que

esperabas con ansias parar esta navidad conmigo, incluso sé de tus intensiones de declararme tus sentimientos de amor el 24 de diciembre, pero debes entender que esta vez es diferente, debes ser fuerte porque estaré lejos, iré a cumplir mis sueños, bien, me voy, no me olvides. Todo habría sido muy normal, incluso hubiese tomados todo a la ligera e ignorarla hasta que se fuera, pero ella decidió decirme todo eso frente a la clase, en voz muy alta y en tono sincero y dramático. Mi cara se puso tan roja que nadie dudó de sus palabras y ahora todos creían que ella me 17


gustaba y que me había mandado directo a la Friendzone. Los primeros días de vacaciones francamente me sentí un poco solitario, los últimos meses desperdicié mi tiempo en sus caprichos y de un momento a otro simplemente tengo toneladas de tiempo libre, que no sabía en que ocuparía pues irónicamente creí que ella ocuparía todo mi tiempo en invierno y que lo pasaríamos recolectando evidencias de vida inteligente gatuna o de alguna de sus divinidades gato, pero no fue así. Pero unos días después llegaron unos primos de provincia y nos la pasamos genial, la verdad me olvidé del todo de ella, fuimos al parque, viajamos de campamento, bebimos mucho alcohol en casa de un amigo, y todo fue extremadamente divertido hasta que en la noche, un día antes de regresar a clases, mi teléfono sonó, no sé si estoy mal de la cabeza pero en vez de mi ring tone normal se escuchaban gatos: mi-mi-mi-mia, mi-mi-mi-mia, mau miau…, y vi la pantalla y era ella, justo en ese momento desperté de mi encanto, y me di cuenta 18


que fue inocente de mi parte esperar que durase más mi diversión, ella estaba de vuelta. -

Esclavo, tardaste en contestar

-

Pe - Perdón, no estaba cerca

-

Da igual, tendrás que comprar un pug como

castigo -

¿UN PUG? ¿¡Qué diablos es un pug!?

-

Es un perro chato, medio tonto, están de

moda por algunas partes de la ciudad -

¿Ahora investigarás perros?

-

No digas tonterías, es una ofrenda, lo enten-

derás cuando lo veas, como sea, te veo mañana a las 10am afuera del departamento de mi hermana. -

¿Y cómo quieres que sepa dónde vive tu

hermana? Jamás he ido -

Esclavo, eres un inútil, te veo mañana. – Colgó

repentinamente. Hasta ese momento me di cuenta que ella había logrado acondicionarme perfectamente, a tal grado que estaba bastante preocupado por cómo llegar al departamento de su hermana, cuando lo 19


correcto era simplemente ignorarla, estaba bajo su control. De pronto vibró mi teléfono, era un mensaje de ella, era la foto de un mapa hecho rústicamente, que describía cómo llegar desde su casa hasta el departamento de su hermana, inocentemente me pregunté: ¿Por qué no hizo un mapa para llegar desde mi casa, si ya sabe dónde vivo? La respuesta fue contundente al día siguiente. -

¿Hey, amigo, eres tú el novio de Ai? – Dijo

una voz que venía desde la entrada de la casa de Atzin. -

¿Eres el hermano de Atzin?

-

Sí, perdón, no sé tu nombre y no me agradaría

decirte esclavo, bueno, yo me llamo Antonio. -

Ah, mucho gusto, soy Ricardo, pero me lla-

man Richie. -

Bien, Richie, lo que vienes a buscar está por

aquí - ¿Buscar? -

Si, Ai me dijo que vendrías temprano, en fin

ustedes hacen cosas extrañas y francamente 20


no me quiero entrometer, así que simplemente llévate lo que sea que haya en la caja. Atravesé la reja de la casa de Atzin, había una caja mediana, cuyo contenido era desconocido, pero eso había resuelto muchas de mis dudas acerca de ese mapa mal hecho. -

Bueno Richie, me despido, debo correr a la

escuela, diviértanse. Antonio regresó al interior de la casa y yo cargaba una caja cuyo contenido era desconocido y francamente me inquietaba saber, pero decidí no abrirla porque tenía la impresión de que dentro había cosas de las que no debía enterarme o de las que no tendría el control, así que simplemente la llevé conmigo. Sesenta y siete minutos de camino y brazos doloridos fueron el saldo de llevar esa caja al destino final, el departamento de la hermana de Atzin. Di varias vueltas, la verdad es que su mapa era bastante ilegible en la parte donde especificaba el lugar exacto, lo cual podría haber sido intencional o un descuido, la verdad es que a este punto At21


zin es bastante impredecible. Entonces, mientras caminaba, de un arbusto salió una mano, que jaló mi pie hacia las afiladas ramas -

¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH! – Dije

e inmediatamente pensé en Zombies, gracias a la novela que estaba leyendo anoche, La nostalgia de los muertos. Muy buena por cierto. -

Cállate Richie, vas a darme vergüenza aje-

na. – Dijo una voz conocida, era Atzin quien se escondía ente la maleza. -

¿¡Qué haces ahí!? – Pero en mi mente re-

sonaba el hecho de que me había dicho Richie, fue algo interesante, jamás creí que lo diría. -

Tzin tzin no debe vernos, escóndete.

Automáticamente hice lo que ella me pidió ¿Era acaso un perro amaestrado? Una chica rubia muy atractiva pasó al lado del arbusto, se veía preciosa, cargaba una red y una maleta de un tirante. -

¿Es ella tu hermana? – Pregunté, mientras

me quitaba las ramas de la cara. -

¡Cállate! – Susurró. 22


23


Lentamente la chica se alejaba, se tropezaba y seguía. -

Bien, ya se fue – Atzin se veía entusiasmada.

– Le hablaré al esclavo. Atzin salió del arbusto, yo salí después de ella pero no podía evitar sentir algo extraño, la palabra esclavo y el hecho de que me llamase por mi nombre me tenían inquieto. Algo pasaba, veía como ella corría en cámara lenta, iba a buscar a alguien a quien le llamaba como lo hizo conmigo desde hace meses, no sé qué pasó por mi cabeza, pero me sentía solitario. Salí del arbusto lentamente, al parecer fue un shock para mí escuchar eso, no pensé en otra cosa que no fuera Atzin pasando el tiempo con alguien más. Entonces lo vi, un tipo alto, con mucho estilo, cabello oscuro y bien parecido. Era un caso inútil, yo sabía que ella podía cambiar de pensar de un momento a otro, y que su extraño modo de ser simplemente… …¿Pero qué estaba pensando? ¿Realmente quiero esto? ¿Por qué me siento así si en realidad me 24


quitan un gran peso de encima? -

Oye Ai, te dije que no podemos hacer esto,

recuerda lo que pasó en navidad… - Dijo aquel chico. -

No te preocupes tengo la autorización de

Tzintzin, no pasará nada. -

No te creo nada, ya perdí la cuenta de las

veces que has manipulado estas situaciones así. Yo sólo los veía discutir, como si se conocieran de toda la vida, traté de sentirme tranquilo y pensar que ahora el problema era de él pero… -

¡Richie, vamos por él!

-

¡¿Eh?! Oye, Atzin ¿qué diablos tengo que

hacer con la caja? -

¿La caja? – Ella mostró una cara confundida.

– Ah esa caja, dásela al esclavo y ven conmigo. -

¡¿HA?! – Exclamó aquel chico. – no cuidaré

tus cosas mientras te diviertes, es más, sé que no he dicho esto en mucho tiempo pero creo que es hora de irme a casa y seguir buscando empleo, no volveré a formar parte en tus extraños planes ¡Adiós! 25


-

¡AAAAAAAAAAAAAAH! Pues vete, no te

necesito esclavo estúpido. ¡Te odio! ¡Te odio! ¡Te odio! – Atzin sacó la lengua mientras él se alejaba. Ambos caminaban con una postura de jinete sin caballo y salía humo de sus cabezas. Yo sostenía la caja. -

Apresúrate Richie, tenemos que llevarlo antes

de que llegue Tzintzin. -

¿Así que estamos sacando algo de tu herma-

na sin su permiso? – Comencé a caminar detrás de ella. -

No es realmente de ella, ella ni siquiera lo

quiere, incluso le hacemos un favor. -

Pero aquél chico se molestó por lo que vas

a hacer ¿Realmente es buena idea? Atzin se detuvo de golpe y choqué con ella, la caja se cayó de mis manos y su contenido salió con el impacto. Eran libros, discos, fotos, materiales de dibujo, papeles, algunas piezas de ropa. -

¡Jamás me contradigas esclavo! ¡Entiende

que tu posición está debajo de mí y sólo debes 26


obedecer! -

¿Estas planeando escapar de tu casa?

-

¡No me cuestiones!

-

¿Dónde planeas vivir? Pero qué rayos piensas

Atzin, sólo eres una adolescente… -

¡Cállate! – Atzin me interrumpió con un fuerte

grito y una bofetada en la cara. Cuando reaccioné ella estaba subiendo las escaleras del edificio corriendo. Corrí detrás de ella, realmente no tenía idea de qué diablos pasaba, ella siempre ha sido inestable pero jamás así ¿Qué demonios está pasando? Vi cuando dejó se subir escaleras y entró al pasillo que daba hacia los departamentos, la seguí pero ella entró a un departamento y cerró de inmediato. Mi respiración era acelerada, había subido demasiados escalones. De pronto se escucharon golpes fuertes dentro del departamento al que ella entró, eran realmente fuertes, parecía como si un toro estuviese destruyendo el lugar. Intenté derribar la puerta pero la puerta me derri27


bó a mí, no creí que fuese tan difícil, sin embargo utilicé el recurso de la tarjeta del metro. Abrí la puerta con la tarjeta y justo cuando abrí la puerta vi a Atzin casi ser aplastada por un animal enorme, francamente no lo pude reconocer, simplemente salté y la empujé lejos, mientras que ese animal enorme cayó sobre mí. Perdí la conciencia por un rato, pero claramente escuché a una persona sollozando, y decía: “No te vayas, por favor, no te vayas”, sin embargo no pude recuperar el sentido y seguí durmiendo. -

Eres una idiota Ai, cómo se te ocurre traer a

un desconocido cuando pudo haber sido comido por el gato. Una conversación extraña me despertó lentamente. -

No diré nada más, simplemente pasó y ahora

todo está bien. -

¡¿Cómo que todo está bien?! No sabemos

si algún día despertará ese pobre chico o si se rompió algún hueso, tenemos que llevarlo al hospital. Lentamente abrí los ojos, todo estaba oscuro, las 28


voces venían de otra habitación. -

Pe… Pero, todavía respira y revisé su cuerpo

y parece estar bien. -

No podremos saberlo hasta que lo revise un

médico. Atzin comenzó a llorar. -

Tienes razón Metztli, soy una tonta, no sé por

qué lo traje hasta aquí, yo sólo quería mostrarle que los gatos… que los gatos, que de verdad existe el dios gato y que nuestras investigaciones dieron frutos – Siguió llorando. -

No llores Atzin, debes ser fuerte como cuan-

do el abuelo se fue, recuerda que a pesar de que eras la más allegada a él nunca lloraste, y tu amigo aún sigue vivo. -

Es que yo, es que yo…

-

No me digas que te…

Mientras la conversación se ponía más interesante yo recuperaba la conciencia pero no me di cuenta que a un lado de mí, en una sombra, una gran sombra, una que nadie notó a un lado, en una esquina, ahí, justo ahí, mostraba sus afilados 29


colmillos un… Gato gigante. - ¡WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA! – Grité. Rápidamente Atzin y su hermana corrieron hacia la habitación en la que estaba, donde el gato estaba lamiéndome. -

Tú… - El rostro de Atzin estaba pálido, las

lágrimas seguían cayendo por sus mejillas. - ¡Me robaste mi ropa interior! -

¡¿Qué?! – Dije frenético.

-

Revisé las cosas que tiraste de la caja es-

túpidamente y adivina qué no estaba ¡Mi ropa íntima! -

Eh, bueno, los dejo solos un rato – Dijo la

hermana de Atzin. -

¡Entiendes que eso significa ir a la corte mar-

cial! Maldito pedazo de esclavo. Si te hubieras muerto ahora tendrías una medalla pero como despertaste tendrás de aceptar las consecuencias de ser un pervertido. -

Pero yo no tomé nada de la caja - Franca-

mente por alguna razón yo estaba nervioso. 30


-

Claro, eso dicen todos frente a una chica

bonita, pero tan sólo me doy la vuelta y ahí estas de pervertido, tu castigo será recoger popó de gato desde mañana, tienes que tomar muestras y analizarlas en laboratorio, tengo la sospecha de que algo afecta a cierto tipo de hembras calicó… Mina salió sigilosamente de ahí y tras de ella ese enorme gato aterrador. ¿Qué tontería va a pasar a partir de ahora? ¿¡ES UN PUG LO QUE LLEVA EN LA BOCA!?

¡SE LO COMIÓOOO!

31


32


ยกAlerta Amber Paguau!

33


34


AI

www.virtualbread.blogspot.com

CC 2014 Virtual Bread Editorial Libre Mau Miau Hecho en México. Licencia: Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional

Maumiau 5  

El extraño caso de Atzin y el esclavo #3