Page 1

Entrevista

AL MAESTRO Y CON CARIÑO: JORGE BOLANI ÁNIMA: La leyenda de la Llorona CRÓNICAS VIAJERAS: la ruta de las flores

Personalidades

LUCÍA FERREIRA Cambio climático

NI UN GRADO MÁS ROLLING STONES LOLLAPALOOZA DISEÑO SUSTENTABLE


la mirilla / diciembre 2015

2

CONTENIDO

04_ La chica de la libretita

06_

Al Maestro y con cariño

24_ Un

38_

12_ Lucía Ferreira

libro, un amigo

Caramelos de lima

42_ Diseño

que inspira


3 Editora en Argentina Carolina Noya

45_ Foto reportaje: Expo cannabis

Diseño Jessica Conde Corrección Belén Fourment Ilustraciones LuTTe Esteban Antognazza Rodrigo Díaz Consejo de redacción Belén Fourment Playnes Diego Obispo Carolina Noya Jorge Luis Galeano Catalina López Fernández Sebastián Walch

18_

Isabel García Modrego Analía Dobrov Sergio Paglietta

Ánima

Juliana Fitzgerald Cecilia DP Maxi Fleitas Rodrigo Spa Nicolás Marrero Javier Pérez Seveso

56_ Relatos

32_ Tres en línea: Música 2016

Carlos Lazo Bruno Larghero Contacto redaccion.lamirilla@gmail.com Web www.revistalamirilla.com

la mirilla / diciembre 2015

Dirección Jessica Conde


4 la mirilla / diciembre 2015

LA CHICA DE LA LIBRETITA

LIBRETITAS CON OLOR A NUEVO_ Ilustraciones: Lutte

Diciembre. La libretita-calendario de este 2015 se va terminando, y con lo despistada que es, nuestra Chica de la Libretita cae en la cuenta de que todavía no compró el anotador del año próximo. Y así empieza la lista de cosas por hacer; una de ellas, la que dice: “cosas para hacer antes de que termine el año”. La que dice: “Planes para 2016” está en blanco todavía, se ve que sin libreta no se puede planear un año. Es que diciembre es el mes en el que pasado y futuro se unen, de manera retrospectiva, para dar lugar a lo que vendrá. Y si le preguntan a la Chica de la Libretita por el futuro, su respuesta será: “libretitas nuevas y sin borrones” —por si nos conocen recién, nuestra protagonista es zurda, y siempre termina borroneando todo lo escrito,


5

En fin, hay dos modos de enfocar fin de año: tenemos el modo melancólico, donde rememoramos todo lo que hicimos en el año, hacemos un balance con un característico sabor a “final de fiesta”, como cuando en un recital la banda vuelve al escenario por los bises y el público festeja que estén allí pero de todas maneras pide “una más”, para que la noche no termine. De esta retrospectiva anual salen las cuestiones a tratar el año próximo, generalmente pautadas por la lista de cosas pendientes. ¿Suena lógico, no? Pero hay otro modo, donde solo nos enfocamos en lo que ya esta hecho para ver hacia dónde más escalar. Una visión del paso del tiempo como un camino de montaña, que siempre sube. Si alguien sabe qué hay arriba de todo me avisa, porque desde acá solo se ve que hay que seguir subiendo. Y así las metas se piensan de otra manera, menos dependiente del “me faltó hacer esto”. De todas maneras, atención: no es el “este año empiezo la dieta seguro”, que sabemos bien que enero es el lunes del año y esa porción de brownie que nos llama va a seguir estando ahí. Es más una continuación, como si

en diciembre no terminara nada y el tiempo no tuviera un antes y un después obligado. Porque a veces, hacer el “balance de fin de año” por obligación no tiene sentido si al día siguiente hay que volver a la rutina de siempre. Personalmente, nuestra protagonista elige ir haciendo balances más cortitos, casi diríamos por actividad, y ordenarse en función de eso. Está bien que, como vimos, los cambios extremos no son lo suyo, y prefiere ir acomodando el rumbo a lo que viene que tener que cambiarlo cuando ya no hay más que abandonar lo que se estaba haciendo. La libretita de 2016, con sus hojas blancas, sin borrones ni tachaduras, promete muchas historias nuevas por contar. Sin anticiparnos, lo primero que pretende es describir unas merecidas vacaciones, y después, ¡a ponerle pilas al año nuevo! Disfruten de lo que queda de este año y arranquen el que viene de la mejor manera que se les ocurra, ¡no sea cosa que en la listita “Cosas para hacer en 2017” haya que incluir pasarla bien!

la mirilla / diciembre 2015

con la mano manchada. Además, es un deseo sumamente optimista, como cuando se dice que el año “tiene olorcito a nuevo”. Seguramente su futuro incluya libretitas lindas, gracias a su constante negación a modernizarse y escribir en cualquier cosa que no sea de papel.


la mirilla / diciembre 2015

6

ENTREVISTA_ REPORTAJE_

JORGE BOLANI_

AL MAESTRO Y CON CARIÑO POR SERGIO PAGLIETTA FOTOS: JESSICA CONDE

Se dirá que es un encabezado extraño para esta nota, pero en realidad no está muy claro si se trata de una nota aunque fue esa la intención. Hay veces que los reportajes se transforman en charlas amenas, cataratas de anécdotas, risas y recuerdos de todo tipo que hacen del trabajo una experiencia rica e inolvidable.


la mirilla / diciembre 2015

7


la mirilla / diciembre 2015

8

REPORTAJE_

Hablar de Jorge Bolani es hablar de un enorme exponente del teatro uruguayo, un profesionalísimo actor de cine y un docente de primera línea; pero hablar CON Jorge Bolani en su casa, en su mundo interior y casero, tomando una taza de té una tarde de otoñal primavera montevideana, créanme que es una experiencia maravillosa. Y es escaso el tiempo, porque vaya si habrán quedado cosas de qué charlar, escuchar su opinión, su enfoque de las realidades que vivimos. Así y todo, el rato que conversamos nos dejó una serena calma, sabiendo que mientras existan personas con ese carisma y ese talento, todo está bien. Oriundo del barrio Cordón de Montevideo, donde reside y de donde no piensa irse nunca, se vinculó al teatro aún en edad escolar. Vivió frente a las instalaciones del Teatro El Galpón, ubicado en la intersección de las calles Mercedes y Carlos Roxlo. Obviamente pasaba el día dentro del teatro, cosa que no le gustaba mucho a su familia por el “inminente peligro” al que estaba expuesto. “Decir El Galpón era sinónimo de Partido Comunista”, cuenta a La Mirilla. “En el seno de una familia conservadora eso era una cuestión de cuidado, de modo que tuve que ir

por otros caminos”. “Estudié inglés en el Instituto Anglo Uruguayo por muchísimo tiempo, un idioma que me fascina y que conozco perfectamente. Pero mi vocación verdadera ya estaba dentro y en una oportunidad me invitaron a formar parte de un elenco de teatro del mismo Anglo, que hacía obras en inglés, con la dirección de Eduardo Malet. Para mí fue fantástico, pero era una cuestión bastante rudimentaria, muy elemental, y yo buscaba otra cosa”. Así que siendo un muchacho joven y ya estudiando en la escuela del Teatro Circular de Montevideo, siguió con el rumbo fijo hasta egresar en 1974, habiendo representado más de 40 obras. Entre otros, fue dirigido por Jorge Curi, Alfredo Goldstein, Taco Larreta, Jorge Denevi, Ruben Yáñez, César Campodónico, Horacio Buscaglia… Una lista enorme de talentosos y entrañables hombres de teatro. De aquellos años recuerda obras como “Decir adiós” de Alberto Paredes, “Doña Ramona” de Víctor Manuel Leites, “Una jornada particular” de Ettore Scola, “Platonov” y “El tío Vania” de Chéjov, “Antes que me olvide” y “Traición” de Harold Pinter, “Novecento” de Alessandro Baricco, “Extraña pareja” de Neil Simon, “Oleanna” de David Mamet y una infinidad de

“TENGO GANAS DE VOLVER A MIS RAÍCES, AL CIRCULAR, AL TEATRO INDEPENDIENTE, AL ANGLO, A MIS COMIENZOS, RETORNAR A LA LÍNEA DE SALIDA DE MI CARRERA. ESTOY CON GANAS DE TRANSMITIR TODO LO QUE HE APRENDIDO A LOS ACTORES QUE SE ESTÁN FORMANDO”


la mirilla / diciembre 2015

9


la mirilla / diciembre 2015

10

REPORTAJE_

autores. “El Circular fue mi segunda casa, como sucede casi siempre en el teatro independiente”, recuerda. “A Walter (Reino) le pasaba lo mismo: salía del banco en donde trabajaba y se iba al Circular, incluso se quedaba a dormir. Yo llegaba del trabajo, merendaba y me iba al teatro”. ACTOR DE OCHO HORAS (O MÁS) “Trabajé muchísimos años en la industria automotriz, vinculado a marcas prestigiosas de automóviles. Eso me permitió formar una familia, mantenerla y poder hacer lo que siempre me apasionó. Claro, a veces no eran compatibles, pero era la única forma de llevar a cabo lo que me gustaba con el apoyo de todos. Trabajé muchos años haciendo las dos cosas, pero un día llega la invitación de Héctor Manuel Vidal, quien fuera director de la Comedia Nacional, para integrarme al elenco por el sistema de designación directa. Hay dos formas de ingresar a la Comedia: concurso estricto o designación, que se da cuando algún director o la misma institución resuelve tu ingreso por cuestiones técnicas, porque sos el indicado para determinado rol, etc. Y eso, para mí fue maravilloso… Pero a su vez tenía que dejar de lado mis obligaciones como trabajador en la actividad privada por no ser compatibles los horarios. De modo que me jugué por la Comedia, en la cual no sabía cuánto tiempo iba a estar pero en definitiva era lo que quería hacer, porque todo actor sueña alguna vez formar parte del elenco o de la institución. Gané en seguridad, dado que tuve un salario y todos los beneficios como cualquier trabajador; tiempo para dedicarme al trabajo actoral, talleres de perfeccionamiento y la tranquilidad de estar trabajando rentado sin dejar de tener el ingreso que sustentaba

mi familia”, detalla. Jorge Bolani es un trabajador desde todo punto de vista, en cualquier rubro. Sabe de actividades mezcladas que nada tienen que ver una con otra; sabe de extensísimas jornadas de trabajo particular y actoral, lo cual le trajo muchísimas satisfacciones en su carrera y un prestigio que lo ubica entre los más grandes de la escena. ¿UN WHISKY? “Fue la película que más ha trascendido en mi carrera sin dudas”, comenta sobre “Whisky”. “Ganó en Cannes, tuvo repercusión en todas partes y, como pasa casi siempre, se hizo con pocas expectativas. En general pasa con el cine uruguayo, que se producen películas que pasan desapercibidas y cuando nadie lo espera van a festivales importantes y se meten en la órbita de los premios. Con Whisky pasó lo mismo, y luego el público la vio acá y empezó a crecer desde la gente misma. (Fue) Una experiencia estupenda que trajo la difusión de mi persona, y eso tiene que ver con los medios audiovisuales. Sin dudas la importancia de la televisión y el cine es tremenda. Pero para mí todas fueron importantes, y todas me dejaron una enseñanza como sucede con todo el trabajo del actor; se trata de eso, de trabajar, de perfeccionarse, y no es una tarea fácil. El actor debe aprender y estudiar siempre porque su profesión lo exige”. La docencia es algo que también le ha tocado hacer, pero con la seriedad que amerita, como él mismo lo define. “Me encanta enseñar, estar con actores jóvenes y trabajar con ellos. Me gusta pulir las cualidades que cada uno tiene, meterme con el potencial artístico y ayudar a desarrollarlo pero con seriedad, no robándoles el dinero con charlas en las que me cuelgo y en definitiva no aprenden nada.


Eso está mal, y no me gusta hacerlo”, señala.

DE PROYECTOS Y PLANES “Creo que lo que se hace en este país con respecto a las artes escénicas es milagroso. Estamos acostumbrados a laburar y meter para adelante sin ayuda de nadie prácticamente, y nos hemos acostumbrado a salir adelante. Por eso pienso que siempre habrá proyectos y planes en los que estaré involucrado. Como actor, como director, como docente o en donde me toque. Veo con muchas ganas a

“VEO CON MUCHAS GANAS A TODOS LOS JÓVENES QUE ESTUDIAN TEATRO, Y ESO ES BUENO. HAY QUE TENER FE, HAY QUE TRABAJAR MUY DURO Y TENER EL CONVENCIMIENTO DE QUE SE ESTÁ EN EL BUEN CAMINO”.

la mirilla / diciembre 2015

Por una cuestión administrativa y de reglamento, Bolani debió dejar la Comedia Nacional y lo hizo con ‘’La Visita’’, de Friedrich Durrenmatt, bajo la dirección de Sergio Renán el año pasado. No hubo oportunidad de extender su estadía por recortes presupuestales. Desde entonces se ha dedicado a transitar por el camino de la dirección, se ha vinculado a su viejo y querido Teatro Circular, trabaja mucho en publicidad en radio y televisión, y también se ha dedicado a su amor de siempre: el teatro independiente, con el que está siempre en los primeros planos de la escena uruguaya y fuera de fronteras. “No hubo posibilidades de extenderme el contrato. Hubo algunos casos como Estela Medina que tuvo varias prórrogas, pero en general los contratos no se renuevan, de modo que cerré un ciclo que abarcó desde 2005 a 2014, inolvidable para mí. Estoy eternamente agradecido a todos quienes confiaron en mí; me ha proyectado como actor, como persona, he aprendido muchísimo e intento devolver todo lo que he asimilado siempre, en cada función”.

11

CHAU COMEDIA.

todos los jóvenes que estudian teatro, y eso es bueno. Hay que tener fe, hay que trabajar muy duro y tener el convencimiento de que se está en el buen camino. Con respecto a los recortes presupuestales de los organismos vinculados a la cultura, puedo decir que siempre existieron, pero en los últimos años se ha reforzado la colaboración. Nunca alcanza, obviamente. Se necesita mucha plata para montar un espectáculo; por ejemplo, una de las cosas más caras son las salas. Los precios de las salas para hacer obras de teatro son altísimos y está bien, porque los gastos son altos y hay que cubrirlos, y en eso mandan los números. Entonces nos arremangamos todos y hacemos la obra como sea, vendiendo entradas en la boletería, haciendo maquillaje o cosiendo un traje antes de la función. Y eso siempre se hará. La bola de cristal no la tiene nadie, por lo tanto no sabemos qué va a pasar. Pero estoy enterado que las negociaciones con las autoridades están en el sendero correcto y se llegará a un acuerdo. Ojalá salga todo bien”, reflexiona. Todos tenemos ganas de ver siempre a Jorge Bolani, en escena o en el lugar que le toque estar. No podemos darnos el lujo de dejar en un costado a figuras de esta magnitud, con las que a veces nos comportamos de forma equivocada, por no decir casi siempre. Parece que es una constante ser desagradecidos, no aprender de ellos, no tenerlos como referencia de vida y de trabajo. Sin dudas estamos en deuda con muchos de su estirpe. Nos vamos empapados de su talento, de su magia, de la sabiduría que con tanta sencillez transmite y que solamente los grandes de verdad tienen. Volveremos a charlar un día de éstos y seguiremos quedando con las palmas de las manos rojas de tanto aplaudirte.


la mirilla / diciembre 2015

12

ENTREVISTA_

POR BELÉN FOURMENT FOTOS: JESSICA CONDE


13

LUCÍA FERREIRA_

la mirilla / diciembre 2015

ANIMAL DE ESCENARIO Es hace más de un año la mujer de La Tabaré, banda que en noviembre festejó 30 años de historia en el rock uruguayo. Es la mujer que se come el escenario cuando entra en acción, aunque su historia siempre haya sido de nervios y vergüenza. Es la que canta increíblemente bien. ¿Pero de dónde salió Lucía Ferreira? POR BELÉN FOURMENT FOTOS: BRUNO LARGHERO

“ASUMÍ QUE CANTABA COMO QUIEN ASUME QUE ES MOROCHA”.

Cuando sale al escenario entre tantos hombres, es inevitable no mirarla. Tiene pollera corta, medias negras, una remera entre sensual y casual, y atraviesa las tablas de aquí para allá con firmeza. Podría tener botas, es muy probable que las tenga, pero la mirada no se va a sus pies sino que se queda en su rostro. Sonríe poco; las canciones no se lo exigen mucho. Es más de fruncir el ceño, poner una cara de enojada que no parece ser la de todos los días, levantar las cejas con gesto de: “yo te avisé”. No necesita coquetear porque su presencia basta para cautivar a todos, hombres y mujeres por igual. Y además canta tanto y tan bien que a la vez genera placer y rabia, la rabia de por qué ella puede cantar así y yo ni cerca. Lucía Ferreira hace poco más de

un año que es la voz femenina de La Tabaré, banda de rock, de punk, de teatro según la demanda, que desde hace 30 años lidera Tabaré Rivero. Llegó casi de casualidad a este grupo que siempre ha tenido el mismo frontman y ha ido cambiando frecuentemente de chica: había que viajar a Europa y la vocalista del momento, Lucía Trentini, no podía hacerlo. Necesitaban una suplente, y a alguno se le ocurrió recomendarla. La nueva Lucía llegaba tarde al primer ensayo y pensó en la mala imagen que estaba dando. Resultó ser la primera en llegar. Recuerda que la hicieron cantar “Excepto”, un caballito de batalla de La Tabaré, y que el vínculo fluyó de inmediato. “Me encontré con lindas personas”, recuerda en diálogo con La Mirilla.


la mirilla / diciembre 2015

14

ENTREVISTA_

Y Tabaré Rivero también entra en las “lindas personas”. Cualquiera puede pensar que es un villano, no sólo por su voz o las cosas que canta, sino porque por algo La Tabaré cambia tanto de formación, como si él fuera el dueño de piezas que entran y salen cuando se las necesita. Pero no. Rivero aceptó de inmediato a la chiquilina nueva, de veintipocos años y una trayectoria itinerante en la escena montevideana. Y con ella festejó los 30 años de su banda, la banda de Ferreira, de todos. En el Teatro de Verano, cuando el 14 de noviembre celebraron la fiesta más importante de su historia, fueron la pareja perfecta. Y ojalá que dure. *** Lucía Ferreira canta “desde siempre”. Tiene los típicos casetes de cuando era una pequeña, cantando la canción de Ricardo Montaner que sonaba en “Aladín”. “No recuerdo que haya habido un quiebre en el que dijera: quiero cantar. Lo asumí como quien asume que es morocha”, dice en un pequeño y acogedor apartamento frente al lago del Parque Rodó. Allí vive su hermano, pero como está (una vez más) en proceso de mudanza, su casa no es el mejor lugar para recibir a La Mirilla. Las vueltas de la vida: uno de los primeros lugares donde vivió sola fue un pequeño apartamento, en el mismo edificio en el que esa tardecita toma un fernet.

y que lo hacía bastante bien, sus padres fomentaron su talento. El padre le inculcaba disciplina, la hacía afinar, le marcaba pautas; la madre la llevaba a clases, coros y castings. Cuando tenía ocho años fue a una audición para un programa de Canal 5 y el entusiasmo de Ferreira estaba en que seguro se trataba del “Chiquititas” uruguayo. El proyecto no prosperó.

El fernet es un aliado ante la cámara, ante la prensa. Esa mujer que en escena es imponente, aquí es una chica más, hablando de una vida que tuvo sus vueltas raras hasta llegar a este presente. La primera vez que tocó con La Tabaré, en la Plaza Seregni, también llegó tomando algo. Los nervios eran demasiados.

En el liceo católico del que reniega “bastante”, el canto funcionaba como único nexo con los demás. Las relaciones se le dificultaban en ese entorno, pero la cuadernola con letras de Shakira le servía de escudo; detrás de ella, cantando los primeros éxitos de la colombiana, podía ser una más. Por suerte luego llegó el IAVA, un liceo público en el que quizás por primera vez se sintió libre.

Esa vez, Lucía Ferreira lloró. Esta vez, cuando recuerda aquel show, vuelve a llorar. “Es que me estaba pasando lo que yo quería que me pasara”, dice.

Tenía 15 años y ya no escuchaba Shakira. Ya se había encontrado con Charly García, con Janis Joplin, con La Tabaré.

¿Desde cuándo soñaba con *** eso? Desde siempre. Cuando “Soy medio vaga para componer, descubrieron que cantar le gustaba

soy tan emocional que compongo cuando me baja con toda la fuerza porque una situación me lo dispone. Tendría que tener crisis más seguido para componer más”, dice a La Mirilla entre risas. “Y después del paso de componer está mostrarlo, que eso implica una madurez muy grande. A veces cuando hacés arte tenés que dejar de lado lo que va a pensar el otro, porque si no, no es genuino lo que hacés”. La primera canción que compuso fue así, después de una crisis. Terminó una relación amorosa y se dijo: “hicimos todo mal, ¿cómo va a funcionar esto si lo hicimos re mal?”. Escribió unos versos, llamó a su flamante exnovio, le cantó el tema y la sensación fue indescriptible. “El amor sabe andar” fue grabada en una impresionante versión para la última temporada de PardelionMusic.tv, en la que Ferreira, cuando tiene los ojos abiertos, mantiene la mirada al piso. Apenas sonríe cuando grita desde las entrañas: “te quiero libre/ así es mejor amar, amor”. Al final del video se da vuelta en la silla, como si quisiera que en


Puede hacerlo ahora, porque cuando esta banda legendaria del rock nacional la vino a convocar ella sintió que no podía ni quería decir que no. Aun comprendiendo que ser la mujer de La Tabaré le iba a exigir tener mucha fuerza en escena, ese lugar que siempre le había generado tantos problemas.

“VAMOS A GRABAR UN DISCO CON LA TABARÉ Y ME ENCANTARÍA PARTICIPAR, PORQUE FORMÁS PARTE DE LA HISTORIA DEL ROCK NACIONAL”

Nunca tuvo pánico escénico pero cuando estaba ahí, ante el público, prefería que se la tragara la tierra. Cuando tenía 10 años se sumó a un coro de adultos; estaba rodeada de personas de 70 años y la profesora de canto lírico le organizó un concierto. Tuvo que cantar “Manuelita” mientras movía una tortuga y no se sintió nada bien con eso. “No lo tengo como una mala experiencia, pero pasé muchos nervios”, admite. Lo mismo pasó cuando participó de un concurso en el boliche Amarcord, en el que uno de los jurados votaba tan alevosamente a su favor que a ella, menor de edad, la hacía sentir

Después empezó a cantar en los ómnibus para irse de vacaciones; con 17 años ya vivía sola, y no le iba a pedir plata a sus padres para irse al balneario rochense Valizas. Se fue con lo que juntó y allá se enamoró de un pibe, se quedó más tiempo de lo previsto, se bancaba las llamadas de su madre exigiendo reportes. Mientras cantaba en los bares del lugar, le daban comida, algo para tomar y el dinero suficiente como para extender la estadía. “Ahora entiendo a mi madre”, dice. La banda Vía Libre la vio alguna vez en algún bar y la invitó a sumarse; aceptó hacer coros y tener algún tema a su cargo, pero el problema de lo escénico volvió a aparecer. “Y no es por alguna limitación sino porque me genera toda una revolución interna. Una vergüenza, una inhibición zarpada”, comenta. Luego llegó el turno de integrar una murga y otra vez la misma historia. A pesar de estar rodeada de gente todo el tiempo o de poder usar un disfraz, en los ensayos tenía que exponerse a la gente con su rostro y su voz, y el viaje volvía a

15

muy incómoda. En la primera ronda cantó a capela porque no tenía mínimo conocimiento de guitarra ni ningún guitarrista amigo, y cuando terminó la presentación, lloró. Lloró de nervios.

la mirilla / diciembre 2015

ese momento nadie la estuviera mirando. “Tengo mucha más seguridad con La Tabaré, porque lo que yo digo, si bien lo comparto, no lo inventé. Son mis pensamientos pero no mis palabras, y me siento más cómoda hablando a través de Tabaré y La Tabaré”, confiesa. Cuando está con la banda puede explotar lo vocal, lo escénico y lo interpretativo.


la mirilla / diciembre 2015

16

ENTREVISTA_

perseguirla. Pero cuando apareció la oferta de La Tabaré, había que cerrar ese viaje. *** “¡A España! ¡Y a cantar con La Tabaré! Aunque me dijeras al Cerro iba a ir. Qué me iba a perder esa oportunidad por inhibición”, dice con convicción plena. No hubo tiempo para pensar en qué iba a hacer con sus conflictos; hacía más de 10 años que estaba escuchando a la banda que ahora le venía a ofrecer ser parte. Un primer show emotivo, una gira por Europa, un Teatro de Verano repleto… Lucía Ferreira podría haberse prohibido de todo eso, pero decidió que era tiempo de encarar. “Me parece que pensé que no podía estar limitándome a algo que me hacía feliz por mis limitaciones, que son hasta de cabeza. Era un boicot mío y decidí madurar”, reflexiona. No hace falta preguntarle si alguna vez se arrepintió. Con La Tabaré se convirtió, aunque no lo crea, en una estrella de rock. Porque tiene todo para serlo: la presencia escénica (qué ironía), la sensualidad y la enorme voz. Y la personalidad de lidiar con seis hombres y convivir con ellos, más allá de las diferencias de personalidad y emocionalidad que puede haber. De afuera da la sensación de que esta Tabaré es la mejor en mucho tiempo, y de que vos sos la mujer ideal para estar ahí. ¿Desde adentro cómo lo ves? (Piensa) Yo aprendí a respetar el fluir de las cosas. Ahora me siento muy bien en la banda, muy valorada y yo valoro lo que aporto a la banda. Vamos a grabar un disco y me encantaría participar, porque de alguna manera formás parte de la historia del rock nacional. Los demás me olvidarán, pero para mí es eso. Y me lo tomo con la tranquilidad de que ahora me siento bien, y de que yo quiero estar ahí.


17 la mirilla / diciembre 2015

Tengo mi lado zen, las bolas chinas. Cada una de ellas tiene un sonido, una es grave y una aguda, el sonido es más ying o más yang. Me encanta hacerme masajes. A Mafalda la amo y las revistas Pimba! las colecciono, tengo 20, 30, 50, no sé.

Estas postales de Zitarrosa las amo, las vengo coleccionando de todas las mudanzas.

Este disco de Silvio Rodríguez me lo compré en Tristán Narvaja, igual el que más me gusta es Al final de este viaje. Si tuviera que elegir me quedo con el MTV Unplugged de Charly García o alguno de Cassia Eller.


la mirilla / diciembre 2015

18

ÁNIMA_

ÁNI

POR DIEG

A la orilla del a

“Y aunque la vida me cueste, Ll “Masqui no nemiliz nicpoloz choc Istmeño m


IMA

GO OBISPO

agua Llorona

lorona, no dejaré de quererte” cani, saicsemi ni mitztlasohtlaz” mexicano

19 la mirilla / diciembre 2015


la mirilla / diciembre 2015

20

ÁNIMA_

Los ojos europeos se deslumbraron ante la diversidad del nuevo mundo. Cada crónica de los colonizadores mezcla la excesiva emoción de enfrentarse a la experiencia de la conquista, con el asombro frente a las bellezas naturales de esta tierra. La magia, exuberancia y riquezas se entreveraban ante la vista del conquistador que dominó militar y políticamente, pero que en el proceso fue conquistado estéticamente. Colon denominó “Tierra de Gracia” a la costa norte de Venezuela, a la que llegó recién en su tercera expedición. Esta gracia natural que conmoviera al marino genovés sorprendería a los expedicionarios en cada rincón del continente. El portugués López de Souza ascendió al Cerro de Montevideo en 1531. Desde allí observó tierra adentro la pradera oriental escasa de grandes quiebres geográficos o selvas impenetrables y aun así dejó sentado en su diario de viaje: “No se puede describir la hermosura de esta tierra; son tantos los venados, gacelas, avestruces, y otras alimañas del tamaño de potros recién nacidos que el campo está todo cubierto de esta raza. Nunca vi en Portugal tantas ovejas ni cabras como venados en esta tierra”. Las plumas entusiastas de estos aventureros describieron gigantes de cinco metros, caníbales y hasta emperadores que se bañaban en oro, pero no lograron captar la rica mitología

indígena nacida de la relación con ese entorno que los maravillaba. Durante siglos, los pueblos transmitieron y adaptaron estas historias que buscaron las formas más diversas para sobrevivir a la colonización. Llegar al mito de la Llorona es desembocar en la diversidad de una cosmovisión animista sin reencarnaciones sucesivas, pero en una constante búsqueda de comunicación por parte de los espíritus con el mundo de los vivos y viceversa. Más que reminiscencia de una vida pasada, hay espíritus que se comunican y que muchas veces son tutores y guardianes de una historia, de una persona o de un objeto. Este mito es autóctono de América y desde aquí viajó a Europa. Su protagonista es una más entre en la multitud de espíritus femeninos que vagan por la noche, como la Banshee irlandesa, el Pontianak del sureste de Asia y los múltiples Yurei del Japón. También tiene similitudes con el mito griego de Medea, quien asesinó a sus hijos luego de ser abandonada por su esposo; o la leyenda de Lamia, una princesa con quien Zeus tuvo varios hijos que fueron asesinados por Hera. Desde entonces Lamia vaga lamentándose por la pérdida de sus hijos y devorando a los niños de otras madres. De acuerdo a las versiones más extendidas, la aparición corresponde a una mujer que mató o le mataron

“HIJOS MÍOS. AMADOS HIJOS DEL ANÁHUAC, VUESTRA DESTRUCCIÓN ESTÁ PRÓXIMA… ¿ADÓNDE IRÉIS? ¿ADÓNDE OS PODRÉ LLEVAR PARA QUE ESCAPÉIS A TAN FUNESTO DESTINO? HIJOS MÍOS, ESTÁIS A PUNTO DE PERDEROS...”


21

y frente al hecho consumado de la conquista, su llanto se reduce a la frase: “¡Ay, mis hijos!”. La leyenda empezó a correr desde el sur de Texas hasta la Patagonia y no hubo pueblo que no supiera de aquella historia devenida en profecía que les cambió la vida. Cada región la adaptó a su universo mitológico, repitiendo el sonar del llanto que Chocacíhuatl para que las futuras generaciones no olviden a la diosa que lloró por los hijos del continente. En México a la Llorona se la asocia a la diosa madre, pero también se cree que representa a Malinalli Tenépatl, más conocida como Malinche: la consejera, interprete y amante de Hernán Cortes durante la conquista del Imperio Azteca. Una vez abandonada por el conquistador mató a sus hijos y se suicidó. Esta narración se mantiene similar en Centroamérica. Allí las historias cuentan de indias que traicionaron a su pueblo teniendo amoríos con los conquistadores o con jefes de tribus enemigas. En algunos casos se suicidan y en otros son ajusticiadas junto con sus hijos. En Venezuela la historia comienza a variar y aparece con más frecuencia relacionada a una madre descuidada a la que se le ahogaron sus hijos. En Chile

la mirilla / diciembre 2015

a su hijo o hijos, y enloqueció al tratar de encontrarlos. Esta es la causa de su agónico lamento con el que ha deambulado por más de cinco siglos por los valles y cursos de agua de nuestro continente. Se la describe como una mujer alta, delgada, con vestido blanco, cuyo largo cabello negro cayendo sobre sus hombros resalta. Puede mantener un paso lento, flotar sobre el suelo o moverse a gran velocidad. Su cara está cubierta por un velo, pero en algunas regiones se cree que cuando es seguida por un hombre puede parar súbitamente y retirárselo, revelando un rostro de calavera con ojos llameantes. Las visiones se remontan a los años anteriores a la conquista de México. Fray Bernardino de Sahagún la identifica como Chocacíhuatl, la deidad protectora de la raza. Poco antes de la llegada de los españoles salió de las aguas y se manifestó para alertar a los aztecas sobre la caída del Imperio. Caminó entre los lagos y templos gritando: “¡Ay mis hijos! ¿A dónde iréis, a dónde os podré llevar para que escapéis a tan funesto destino?”. Mientras que en la época anterior a la conquista su lamento pregunta qué será de sus hijos, durante la época colonial


22 la mirilla / diciembre 2015

se cree que le mataron a sus hijos y que en venganza ella se lleva a bebes recién nacidos. Lo mismo sucede en Ecuador, donde para prevenir su aparición se agasaja con dulces cuando un niño nace. En otros países y tal vez en versiones más modernas se evoca la historia de una joven que murió un día antes de casarse; una esposa muerta en ausencia de su amor, a quien busca para darle el último beso; o una mujer asesinada por su marido. Las historias de espíritus que de una u otra manera quedan ligados a este plano existencial, y vagan errantes en busca de culminar aquello pendiente en este mundo, son tan diversas como los dramas asociados a la muerte. Estas se adaptan a esta leyenda y hacen a la diversidad de causas que motivan la aparición de la Llorona. La leyenda original Los cuatros sacerdotes aguardaban expectantes. Sus ojos iban del cielo estrellado en donde señoreaba la gran luna, al espejo del lago de Texcoco en donde los patos bajaban en busca de alimento. De pronto estalló el grito, era un alarido lastimoso, hiriente, sobrecogedor y agudo, como escapado de la garganta de una mujer en agonía. El sonido se fue extendiendo sobre el agua, rebotando contra los montes y enroscándose en los taludes de los templos. Se hizo eco en el Gran Teocali y pareció quedar flotando en el palacio del Emperador Moctezuma Xocoyótzin. -¡Es Chocacíhuatl!-, exclamó el más viejo de los cuatro sacerdotes. -La Diosa ha salido de las aguas y bajado de la montaña para prevenirnos nuevamente. Subieron al lugar más alto del templo y pudieron ver hacia el oriente una figura blanca flotando, vestida por una tela tan suave y liviana que jugaba con la brisa de la noche. Cuando se opacó el grito y sus ecos se perdieron a lo lejos todo quedó en silencio, hasta que el pavor fue roto por otro grito, que los sacerdotes primero y después Fray Bernardino interpretaron de este modo: “Hijos míos. Amados hijos del Anáhuac, vuestra destrucción está próxima… ¿Adónde iréis? ¿Adónde os podré llevar para que escapéis a tan funesto destino? Hijos míos, estáis a punto de perderos...”. Moctezuma se frotó el bigote que se escurría por la comisura de sus labios, se alisó la barba de pelos escasos y entrecanos y clavó sus ojos en las

viejas escrituras, que se guardaban en los archivos del imperio desde tiempos inmemoriales. El Emperador, como todos los que no están iniciados en el conocimiento de esas escrituras, sólo miraba con asombro los códices multicolores, hasta que los sacerdotes le interpretaron lo escrito: -Señor, estos viejos escritos nos hablan de que la Diosa Chocacíhuatl aparecerá según el sexto pronóstico de los agoreros, para anunciarnos la destrucción de vuestro imperio. Dicen aquí los sabios más sabios y más antiguos que nosotros, que hombres extraños vendrán por el Oriente y someterán a tu pueblo, y se vivirán grandes penas y que tu raza desaparecerá, y nuestros dioses serán humillados por otros dioses más poderosos. Por eso la Diosa Chocacíhuatl vaga lanzando llantos y arrastrando penas, gritando para que

“¡AY MIS H DÓNDE I DÓNDE O LLEVAR QUE ESCA TAN FUN DESTI


HIJOS! ¿A IRÉIS, A OS PODRÉ R PARA APÉIS A NESTO INO?”

La llorona del Parque Rivera De las historias que he rastreado la de Uruguay es la única en que la protagonista es asesinada por gente extraña a su entorno. Aunque bien podría ser una variación del relato provocada por un miedo más bien proveniente de la clase media en la cual esta historia ha calado más profundo. Luego de entender el origen de esta leyenda, toma peculiar relevancia el lugar en donde se desarrolla la historia. El Parque Rivera lleva ese nombre en honor al general que, entre otros méritos, carga con la cruz de haber exterminado a los indígenas de esta tierra. En ese mismo parque alguna mente pródiga decidió colocar un estadio llamado Charrúa. Algunos dicen que la mujer vivía en el parque, o cerca de él, y que una tarde salió a caminar por la orilla del lago con su hijo en brazos. El fuerte viento de otoño le hizo perder el equilibrio y caer en las aguas, ahogándose junto a su bebe. Otros cuentan que fue asesinada por ladrones en un copamiento a su casa; también se cree que se suicidó cuando su novio la dejó un día antes de

23

la boda. Según los cuidaparques el lago, con una profundidad que oscila los dos metros y un piso fangoso y arenoso, puede ser una trampa mortal. El viento en el lugar es muy fuerte y silba entre los árboles, y aun de día hay zonas muy boscosas y de escasa luz. El mito ha tomado tal popularidad que son varios los montevideanos que se acercan en su búsqueda; los cuidadores, cansados de que se les pregunte sobre el tema, lo toman con humor. Aunque las recorridas por la noche se hacen de a dos y solamente por el camino que rodea al lago. Los perros son buenos aliados en esas caminatas, porque presienten su presencia antes que el ojo humano, y si bien ninguno cree estar seguro de haberla visto, el misticismo con el que se rodea al lugar los predispone a confundirse. Comentan que se puede ver dos bolsas volando y llegar a creer que es la llorona. Esta leyenda ha cargado a ese parque de historias: hay quienes han visto pumas, jaguares y tigres deambulando por el lugar, aunque nunca se hayan encontrado rastros de alguno de estos felinos. Otros han visto indígenas o gauchos merodeando por sus pasajes. Que se crea o no, es parte de la diversidad que asombró a los europeos al llegar a esta tierra. Detrás de cada una de estas historias hay mensajes, experiencias y teorías muchas veces milenarias. Sus portadores, al contarlas, cargan de una identidad y una sensibilidad especial a un lugar que ellos consideran mágico, y es allí en donde radica la riqueza de la Llorona del Parque Rivera, o de las miles de lloronas que deambulan las orillas húmedas de nuestra masa continental.

la mirilla / diciembre 2015

oigan quienes sepan oír las desdichas que han de llegar muy pronto a vuestro Imperio. Moctezuma guardó silencio y se quedó pensativo, hundido en su gran trono. Los sacerdotes volvieron a doblar las antiguas escrituras y se retiraron también en silencio, para ir a depositar en los archivos imperiales aquello que dejaron escrito los más sabios y más antiguos. Ya en épocas de la colonia, una mujer vestida de blanco y con largo cabello negro aparecía por el Sudoeste de la Capital de la Nueva España, y tomando rumbo hacia el Oriente cruzaba calles y plazuelas como al impulso del viento, deteniéndose ante las cruces, templos y cementerios, para lanzar un grito lastimero que hería el alma. -Aaaaaaaay mis hijos... ¡Aaaaaaay, aaaaaaay! Jamás hubo valiente que osara interrogarla. Todos convinieron en que se trataba de un fantasma errabundo que penaba por un desdichado amor, bifurcando en mil historias los motivos de esta aparición. Los románticos dijeron que era una pobre mujer engañada, otros creyeron ver una amante abandonada con hijos, y en ese sentido contaban de un noble que engañó y abandonó a una hermosa mujer sin linaje.


la mirilla / diciembre 2015

24

SOCIEDAD_

UN LIBRO_ _UN AMIGO


25 la mirilla / diciembre 2015

“La biblioteca escolar proporciona información e ideas que son fundamentales para funcionar con éxito en nuestra sociedad de actual, que se basa cada vez más en la información y el conocimiento. La biblioteca escolar ayuda a los alumnos a desarrollar destrezas de aprendizaje de carácter vitalicio, así como su imaginación, y les ayuda de esta forma a vivir como ciudadanos responsables” Directrices de la IFLA/UNESCO para la biblioteca escolar, 2002 POR JUANA CARDOZO FOTOS: MANUELA GARCÍA

Son las ocho de la mañana y el casero me abre la reja de la escuela. El festival de primavera, que todos los años organiza la Escuela n° 230 del barrio Puntas de Manga, empieza en un par de horas. Atravieso el portón y camino unos metros hasta la dirección, subo una pequeña escalera, de unos cuatro o cinco escalones, y un cartel pintado en naranja me señala el camino. Pienso en golpear la puerta, pero la biblioteca ya se encuentra abierta. Madres, abuelos y los estudiantes de la licenciatura en Bibliotecología trabajan en los últimos detalles. Hoy, después de seis meses de trabajo, se inaugura la biblioteca “Nuevo Roble”.

maestras y maestros de la escuela, lo recibieron de brazos abiertos. La escuela venía trabajando fuertemente con una comunidad de padres en actividades puntuales en animación y promoción a la lectura. Existía un salón en desuso que pretendía convertirse en biblioteca; algunos libros que habían sobrevivido las constantes mudanzas se mantenían resguardados bajo el polvo. El relevamiento fue realizado en dos visitas, y de esta forma se pudo tener un estado preliminar de la sala de lectura y el estado de la colección de libros existente.

Todo comenzó en julio. Uno de los estudiantes llegó a la escuela a realizar un relevamiento para una de las materias de la licenciatura y tanto el director como la secretaria y las

Gracias a un llamado interno de la Unidad de Extensión de la Facultad de Información y Comunicación de la Universidad de la República, fue posible reunir a un grupo de

Primera fase del proyecto


la mirilla / diciembre 2015

26

SOCIEDAD_

trabajo con la participación de estudiantes de la licenciatura en Bibliotecología. Seis estudiantes fueron los encargados de iniciar una primera etapa de inventariado y distribución del mobiliario. Estos pasos preliminares permitieron coordinar con las autoridades de la escuela y el equipo de madres lectoras del proyecto ProLee, distintas actividades relacionadas a la creación de la biblioteca como un espacio integrador, en el cual el barrio y los estudiantes pudieran disfrutar del hábito de la lectura. En pocos meses el sueño de una comunidad comenzó a tomar forma, gracias a mañanas de mate y tardes de bizcochos, entre libros y amor a la lectura. El movimiento comenzó a forjar una pequeña trama entre los estantes que empezaron a poblarse de libros y niños que preferían pasar el recreo dentro de la biblioteca. Inauguración de la Biblioteca “Nuevo Roble” Me puse a mirar libremente uno por uno los libros clasificados y agrupados por colores. La ventaja de esta biblioteca es que los estantes son abiertos, y el lector con total independencia puede seleccionar su libro y disfrutarlo sin ningún intermediario. Pude reencontrarme con clásicos de la colección “Robin Hood”; libros mucho más actuales como la saga de la “Bruja Winnie”, muchísimos libros de Roy Berocay e Ignacio Martínez. El festival comenzaba y no podía despegarme de ese espacio. Varios fueron los niños que prefirieron sentarse entre los almohadones y disfrutar de su lectura. Según me comenta el equipo de trabajo de la biblioteca, tienen pensado armar una colección destinada a los vecinos del barrio para 2016. Puntas de Manga no cuenta con servicios de este tipo; la biblioteca más cercana queda a varios kilómetros de distancia. El proyecto fue aprobado por la Unidad Central de Extensión de la UdelaR, por lo que los estudiantes pretenden dar continuidad a la iniciativa durante todo el año que viene. La biblioteca puede visitarse dentro del horario escolar y la dirección es Canope 3951.


27 la mirilla / diciembre 2015

“SIEMPRE IMAGINÉ QUE EL PARAÍSO SERÍA ALGÚN TIPO DE BIBLIOTECA”. JORGE LUIS BORGES


INFORME INTERNACIONAL_

la mirilla / diciembre 2015

28

Hace tiempo que se habla del cambio climático. Hace tiempo que se habla de las muchas (y muy graves) consecuencias que puede producir sobre animales, plantas y seres humanos; sobre la vida. De hecho, sus efectos ya son una realidad; ejemplo de ello es que en 2015 se ha alcanzado la temperatura media más alta registrada del planeta.

NI UN GRADO MÁS POR ISABEL GARCÍA MODREGO El cambio climático ya no es cosa del futuro: más de 190 países abordaron el tema en la Cumbre del Clima de París. ¿Sobre qué se trabajó?

La Organización Meteorológica Mundial señala que los cinco últimos años son considerados “el quinquenio más cálido desde que se tienen datos”, con frecuentes desastres vinculados al clima, especialmente olas de calor. Uno de esos desastres es el fenómeno de El Niño, “cuya potencia va en aumento y su influencia se deja ver en las condiciones meteorológicas de muchas zonas del mundo”, según ha señalado el secretario general de la OMM, Michel Jarraud. Hay más muestras que evidencian un problema que nos atañe a todos. En el Ártico se están derritiendo los glaciares por el aumento de las temperaturas, y hasta se ha registrado el menor espesor del hielo de la historia. Por otra parte, un equipo de la Universidad de Victoria en Nueva Zelanda ha detectado un rápido adelgazamiento de la capa de hielo oriental del continente, y dice que “se puede necesitar solamente de una pequeña variación climática para iniciar una pérdida descontrolada de hielo”. Este deshielo de los polos produciría una significativa subida del nivel del mar, que a su vez acarrea numerosos problemas. Según los expertos, ya hay zonas en verdadero riesgo de desparecer por el cambio climático. La isla de Vanuatu, en el Pacífico, podría ser la primera, y las islas Tuvalu están condenadas al mismo final. Por eso ya se están tomando medidas para reubicar a los 11.300 habitantes que ocupan estas zonas, ubicadas cerca de Australia. Serán desplazados climáticos.


Cumbres borrascosas La cumbre arrancó con optimismo puesto que 20 países, entre ellos los cinco más poblados y contaminantes (China, Estados Unidos, India, Indonesia y Brasil), han acordado duplicar sus inversiones en investigación en energía limpia para abordar el cambio climático. Este acuerdo se denomina “Misión Innovación”, y con él estos países se comprometen a duplicar su investigación en energía limpia y en desarrollo de la inversión (I+D), para los próximos cinco años. Este acuerdo es fundamental porque estas 20 naciones representan el 75 % de las emisiones mundiales de CO2 (principal gas causante del efecto invernadero). Además,

Unir fuerzas Parece que la inversión para frenar el cambio climático va a surgir antes de fondos privados que de parte de los gobiernos. Y es que dentro de los actos paralelos de la cumbre del Clima de París el fundador de Microsoft, Bill Gates, anunció la creación de una plataforma para financiar proyectos de energías renovables. Gates apuesta por las renovables y lanza un multimillonario proyecto, la Coalición Energía Breakthrough. Con ello busca investigar y promover métodos de producción de energía limpia, para reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Pero no estará sólo. En la Coalición participan 28 miembros desde entidades públicas y privadas, millonarios filántropos, gestores de fondos de inversión y CEOs de empresas tecnológicas. En esta alianza están Mark Zuckerberg (Facebook), Jeff Bezos (Amazon), Jack Ma (Alibaba), Meg Whitman (HP) o Richard Branson

OTROS DATOS: La temperatura ha subido 1,02 grados desde la época preindustrial. Se registra récord histórico de concentración de CO2 en la atmósfera (400 partes por millón), siendo 2015 es el año más cálido de la historia. Además, resultan llamativos e injustos los datos publicados en un informe de Oxfam, según el que tan sólo el 10 % más rico de la población es responsable del 50 % de los gases contaminantes. Por el contrario, los 3.500 millones de personas que conforman la mitad más pobre sólo generan el 10 % de esas emisiones.

29

Estos cambios también afectan a la salud de las personas. Según un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), la contaminación del aire provocó 432.000 muertes prematuras en la Unión Europea solo en 2013. La contaminación atmosférica es el principal riesgo de salud medioambiental en Europa y contribuye a la aparición de enfermedades cardíacas, respiratorias y también de cáncer. Además, “la polución atmosférica afecta a la salud general reduciendo la calidad y esperanza de vida”, señaló el director ejecutivo de la AEMA, Hans Bruyninckx, quien recordó que la contaminación tiene un impacto económico “considerable”, aumentando los costes médicos y reduciendo la productividad al causar bajas laborales. Todo esto fue motivo de discusión en la Cumbre Mundial del Clima que se realizó en París entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre. Jerarcas de más de 190 países se reunieron para trabajar sobre un tema “de vida o muerte”, según el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, previo al cierre del evento.

los países que forman parte de esa propuesta son algunos de los mayores productores de petróleo y gas (Estados Unidos, Canadá, Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, México, Noruega e Indonesia). Otro hecho interesante es que también están muchos países con alta penetración de energías renovables en sus sectores de energía como Canadá, Noruega, Dinamarca, Brasil y Chile. “Misión Innovación”, según la Casa Blanca, se complementa con un esfuerzo liderado por el sector privado por separado, que se ha comprometido a invertir niveles extraordinarios de capital privado en energía limpia. Esta iniciativa paralela, encabezada por Bill Gates, incluye una coalición de 28 inversores de capital privado de 10 países, y se llamará Coalición Energía Breakthrough. Los miembros de estas iniciativas reconocen la necesidad de acelerar el desarrollo de soluciones de energía limpia para luchar contra el cambio climático.

la mirilla / diciembre 2015

Cuestión de salud


la mirilla / diciembre 2015

30

INFORME INTERNACIONAL_

(Virgin Group), entre otros. En total, el patrimonio de estos inversores supera los 350.000 millones de dólares para hallar una solución al cambio climático. El objetivo de este multimillonario proyecto es dotar de inversión para la investigación en tecnología de energías limpias. Por eso, Gates destacó en un comunicado: “soy optimista acerca de que podemos inventar las herramientas que necesitamos para generar energía limpia, asequible y fiable que ayudará a los más pobres a mejorar sus vidas y a detener el cambio climático”. Además, añadió que “las energías renovables que tenemos hoy en día, como la eólica y la solar, han hecho muchos progresos y podría ser un camino hacia un futuro de energía libre de carbono”. Por otra parte, el presidente estadounidense Barack Obama consideró: “estamos ante una asociación sin precedentes entre el sector privado y el público en todo el mundo para promover energía limpia para todos”. Por su parte, la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena) sostiene que para que la temperatura media no suba más de dos grados, habría que duplicar la instalación de fuentes limpias en los próximos 15 años. Por eso, señala a la energía solar y eólica como las que más deben crecer. De hecho, señala que estas tecnologías han reducido mucho sus costes y que “las energías renovables son competitivas respecto a las tradicionales, y en algunos casos más baratas”. En un informe sobre cambio climático, la Irena calcula que el coste de los paneles fotovoltaicos se redujo un 80 % entre 2009 y 2014; y el de las turbinas eólicas “cerca de un tercio en el mismo período”. Según afirma el director de este organismo, “en África las renovables se van a multiplicar por cuatro en los próximos 15 años” y “por tres en Latinoamérica”. “En Asia vamos a ver un aumento muy significativo, en países como China o la India, sobre todo con la energía solar”. Además, la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA) afirma que China, India, Marruecos, Brasil y Turquía son sólo algunos

de los países que han asumido compromisos nacionales sobre energía eólica para después de 2020. En total, 54 países han mencionado a la eólica como una tecnología clave para frenar el cambio climático en sus planes nacionales enviados a la ONU.

¿Qué supone el cambio climático para nosotros? El calentamiento global es algo que ya nos afecta a todos más de lo que pensamos. Quizás los efectos más conocidos sean el deshielo, su consecuente aumento del nivel del mar, la existencia de zonas costeras anegadas, la sequía o falta de agua potable. Pero también la salud de las personas se ve y se verá afecta. Enfermedades respiratorias, mosquitos, especies invasoras o extinción de animales y plantas son algunas de las devastadoras consecuencias del calentamiento.

EL DE URUGUAY FUE UN CASO EJEMPLAR AL QUE SE APELÓ EN LA COP21. EL ESTADO CAMBIÓ RÁSTICAMENTE EN LA ÚLTIMA DÉCADA SU COMPORTAMIENTO SOBRE EL CONSUMO DE ENERGÍA, Y LOGRÓ QUE ACTUALMENTE LA ENERGÍA RENOVABLE PROVEA EL 94,5 POR CIENTO DEL TOTAL DE LO QUE SE USA EN EL PAÍS.


Por ejemplo Beijing, la capital de China (uno de los países que más contaminan del mundo), registró records de contaminación precisamente el 30 de noviembre, día en que comenzaba la Cumbre. Las partículas contaminantes multiplicaban por 30 los niveles recomendados y las autoridades chinas prohibieron la circulación por carretera de camiones pesados, y obligaron a suspender la actividad en algunas fábricas. Esto es apenas una muestra. Según los científicos, es difícil saber el impacto que tendrá que la temperatura media de la Tierra aumente dos grados y, por tanto, supere la época previa a la industrialización. En cualquier caso los expertos alertan de consecuencias: 1. Sequías y problemas de abastecimiento de agua, especialmente en zonas que ya son secas como el Mediterráneo,

el Sahel africano, América Central, Oriente Medio y Australia. Habrá riesgos para el agua dulce de ríos y acuíferos. 2. Desplazados climáticos: habrá desplazados climáticos y eso afectará tanto a zonas rurales como urbanas, lo que incluso podría generar guerras y conflictos entre grupos al aumentar la pobreza y crisis económicas. 3. Afecciones graves a la salud: las olas de calor producirán un aumento de la mortalidad. Se prevé a su vez un incremento de alergias, enfermedades relacionadas con la calidad del aire y la llegada de mosquitos, que contribuirán a enfermedades exóticas. 4. Especies invasoras: los cambios en las temperaturas traen consigo especies con gran capacidad de conquista y de destrucción de los ecosistemas nativos. 5. Deshielo y pérdidas boreales: el deshielo hace subir el nivel del

Futuro El pasado sábado 13 de diciembre, los 195 países reunidos en París llegaron finalmente a un acuerdo contra el calentamiento global, el primer pacto “universal de la historia de las negociaciones climáticas”, como lo bautizó el presidente francés, François Hollande. El pacto establece un techo a las emisiones de gases de efecto invernadero y establece un sistema de financiación para la reducción de emisiones. El acuerdo histórico supone un avance importante en materia política pero sigue siendo insuficiente. Solo el tiempo dirá si la cumbre hará historia o si será un trato más en nuestra carrera por salvar el planeta.

31 la mirilla / diciembre 2015

mar y los ecosistemas boreales están sufriendo el calentamiento. Todo afectaría a las corrientes termohalinas, como la del Golfo, encargada de atemperar el clima en el centro y norte de Europa. 6. Incendios: la subida de las temperaturas aumenta el riesgo de grandes incendios forestales, sobre todo en el Mediterráneo, América del Norte, la región boreal de Rusia, en África y en la Amazonía. 7. Eventos extremos del clima: no se ha constatado que el cambio climático esté detrás de ciclones, tornados o huracanes, pero se prevé que así sea si sigue creciendo su potencia. 8. Extinciones masivas de animales y plantas: algunas especies, como el leopardo de las nieves, el elefante africano o el panda gigante, la tendrán difícil. 9. Cambios en el nivel del mar e inundaciones: el deshielo de los polos y el calentamiento de las aguas producen un aumento del nivel del mar. Esto supone riesgos de inundaciones en zonas costeras; cultivos e islas se encuentran amenazadas. Ciudades como Ámsterdam, Venecia o Nueva York se verían afectadas. 10. Daños económicos que afectarán a sectores como el turismo, la pesca, la ganadería, la agricultura o los seguros. El Banco Mundial calcula que en 2030 habrá 100 millones de pobres más por el clima.


la mirilla / diciembre 2015

32

MÚSICA 2016_ PATRIMONIO_

TRES EN LÍNEA POR JESSICA CONDE

“Sin música la vida sería un error”, dijo Nietzsche en algún momento y tenía toda la razón. El 2015 se va despidiendo pero nos ha dejado más que buenas noticias a nivel musical. Por eso te acercamos tres recitales que no podés perderte en este 2016.


COLDPLAY

la mirilla / diciembre 2015

Tras amagar con parar por un tiempo, Coldplay acaba de lanzar A Head Full of Dreams, disco con con un sonido inspirador y más pop, de esos que te invitan renovarte, respirar y arrancar el día con otra energía. Es por eso que comienzan un nuevo tour que los trae de regreso a Latinoamérica tras 6 años desde su última visita, en febrero del 2010, cuando se presentó en el Estadio River Plate. La banda liderada por Chris Martin se presentará el 31 de marzo y el 1º de abril -fecha que se agregó tras agotar localidades- en el Estadio Único de La Plata y la venta general de entradas comenzó el 3 de diciembrea través de Ticketek. “La primera vez que tocamos en la Argentina pensé que éramos los Beatles. Se sentía como ‘qué alegría es estar vivo’”, dijo su vocalista, Chris Martin, en una reciente entrevista respecto al show que dieron en febrero de 2007 en el Gran Rex. Seguramente la sensación imperante será nuevamente la misma.

33

ARGENTINA

LA BOCA LOLLAPALOOZA ARGENTINA COLOMBIA

COLONIASTONES ROLLING DEL SACRAMENTO URUGUAY

La lallegada Es capitalde delladepartamento legendaria banda de Colonia británica y un nexo es una entre cuestión Argentina de y Uruguay, Estado en Uruguay. por la cercanía Revolucionados geográfica por y poreltener arribosuhistórico propio puerto. de los La fundaron Stones, los uruguayos los portugueses hicieronenlargas 1680,filas lo que paralaconseguir conviertelasentan la ciudad másentradas preciadas antigua para del país, el primer y conserva recital de prácticamente la banda ensuel estilo país, original que se llevará (recuperado a cabohace el 16algunas de febrero décadas), en el al Estadio menosCentenario. en la zona comprendida Con más de 50 enaños el casco de música histórico. sobre sus espaldas, el show de SusRolling los calles de Stones piedrapromete y su estilo ser elcolonial evento(valga del año la redundancia), -no digo más las casas para no parecer antiguas exageraday bajitasyque la dupla se amontonan Jagger-Richards, sobre lacon poética unos Calle de los sencillos mensajes, Suspiros, fueron y varios encendiendo edificios históricos la previa. “Nunca y ruinashemos hacen el paisaje tocado en de Uruguay. ColoniaTenemos del Sacramento, muchas ganas bordeada de hacerlo”, por el Ríodice de la el Plata.del grupo. Richards por su parte cuenta: “Nunca he cruzado líder Hay el Ríorestos de la de Plata. la muralla Esta vezoriginal, nos conoceremos. está el muelle, Estoy la Basílica, ansioso por el faro y la El verlos”. Plaza público de Toros uruguayo (en desuso), también Keith. un montón de paseos como para no aburrirse.

Unoundebarrio Es los festivales pequeño,más colorido, importantes lleno del de mundo rinconesdesembarca mágicos y queColombia en genera un porsentimiento primera vez:entrañable el Lollapalooza. en quien Enrecorre octubresus de calles. elSufestival 2016, historiallegará comienza con con su particular la visita delreunión adelantado de música, Pedro de Mendoza comida, arte en y responsabilidad 1536 y desde esa social época a Bogotá, se liga que directamente se suma a los inmigrantes, como quinto destino lo que dellafestival transforma creado en un poremblema Perry Farrell de la integración. -vocalista de Jane’s Addiction-, que se ha posicionado a lo largo Después, de los añosLacomo Bocaunosedeenredó los máscon famosos el tango eventos y esaculturales. relación se mantiene Inusual y extraordinario intacta. En-como las esquinas lo dice sudelnombre-, tradicional el evento paseo Caminito, reúne a artistas que toma de diversos su nombre géneros delmusicales, tango, bailan exhibiciones parejasdee invitanexponentes arte, a bailar a los culinarios transeúntes y diversas a cambio expresiones de algún culturales. billete. En esas El Lollapalooza esquinas también llega a complementar se aprecia el legado y ponerdelelartista listón dorado Benito aQuinquela una serie Martín, de festivales responsable existentes de la enpaleta Colombia, de colores a los que de las se casas deRock suman chapa. al Parque, Jazz al Parque, el Festival Estéreo Como ysielfuera Picnic Sónar, poco, entreenmarcado otros. en tan pintoresco barrio se encuentra el inmenso estadio de Boca Juniors, popularmente conocido como La Bombonera.


CULTURA_

la mirilla / diciembre 2015

34

CERRAR LOS CAMINOS DE LAS ARTES_ POR SERGIO PAGLIETTA

Foto: Hernán Piñera


35

Faltando muy pocos días para terminar el año, la cultura uruguaya se enfrenta a uno de los mayores peligros de todas las épocas: la desaparición de las expresiones artísticas. Y no es exagerado ni se trata de dramatizar con semejante frase, sino es una de las posibilidades más ciertas que están ahí, en la puerta, acechando para entrar de forma peligrosa.

Los trabajadores de las artes, léase teatro, danza, música, artes plásticas, etc. se quedarán sin el apoyo gubernamental del Departamento de Cultura de la Intendencia Municipal por un decreto que ha caído como un balde de agua fría sobre todos los trabajadores del arte en Uruguay, los cuales ven en serio riesgo la continuidad de sus tareas y por ende de sus ingresos, escasos por cierto, lo que significa un mazazo a la cultura nacional. Vale la pena recordar que en el año 2007 se logra reconocer a los artistas como trabajadores, lo cual no existía anteriormente. Todos estaban catalogados como técnicos, incluyendo

“La cultura es la memoria del pueblo, la conciencia colectiva de la continuidad histórica, el modo de pensar y de vivir”. Milan Kundera

a los integrantes de la Comedia Nacional, los cuales trabajaban con contrato de obra. En el 2009 esta ley se reglamenta a nivel parlamentario, y en 2012 con la dirección de la ex Intendenta de Montevideo Ana Olivera, se comienza a aplicar y a poner en funcionamiento. Para ello la Sociedad Uruguaya de Actores (SUA), sindicato que nuclea a los trabajadores del arte, conforma una cooperativa para funcionar ante las autoridades municipales y hacer efectivo el cobro de los haberes de los actores y técnicos contratados. Se pacta un acuerdo entre SUA, FUTI (Federación Uruguaya de Teatro Independiente) y el Departamento de Cultura de la IMM y empieza a cristalizar aquello que había sido una lucha de décadas y que fuera ignorado por todos los gobiernos de turno. Este convenio funcionó, y fue un logro maravilloso para los trabajadores que nunca tuvieron un seguro de salud, derecho a FONASA, todos trabajaron en forma adecuada y legal.

la mirilla / diciembre 2015

Teatro Municipal Miguel Young. Ubicada en el departamento de Río Negro


la mirilla / diciembre 2015

36

CULTURA_

Sala del teatro Uamá de Carmelo

OXIGENO Es a partir de la firma de ese convenio, que las salas teatrales pueden oxigenarse y comenzar a funcionar sin tener que estar pensando en cómo pagar la luz, el agua, los impuestos a fin de mes sin ¨bicicletear¨ como hacemos todos con la tarjeta de crédito en nuestras economías domésticas. Se pudo encarar el trabajo artístico y técnico con el respaldo económico necesario para tener las necesidades básicas de funcionamiento y no hacer malabares

acostumbrados para poner en escena los espectáculos. Mantener una sala teatral en Uruguay conlleva una tarea titánica por parte de todos los involucrados, pero el retorno económico siempre es mínimo, casi inexistente. Pero por el mismo camino iban, por ejemplo, los cantores populares, los payadores en las fiestas rurales, peñas, los artistas y músicos de todos los géneros que andan recorriendo el país llevando el arte que han cultivado, y que terminan sus días sumidos en el ostracismo, la miseria, el olvido, y esperando la ayuda de alguien que los conozca y les tienda una mano. Sin dudas también asumieron un compromiso con las autoridades, que consistía en trabajar en los espectáculos que organizaba la intendencia llevando la cultura a los barrios cuando fueran citados; las salas deben ceder los espacios a los músicos, y a los demás proyectos de teatro que carezcan de espacios físicos para ser representadas. La devolución acordada por las partes fue el veinte por ciento de las entradas vendidas para que fueran repartidas en los Municipios de la ciudad para acercar a sus habitantes a las manifestaciones culturales. Se hicieron funciones en los barrios y los profesionales escénicos desarrollaron sus actividades en los barrios recibiendo un salario digno y leyes sociales como cualquier trabajador. Todas las actividades que tienen que ver con esta devolución, eran dirigidas por dos representantes de la IMM y uno de los trabajadores de las artes, siendo el resultado que infinidad de gente de los barrios se acercó a ver espectáculos,


37 la mirilla / diciembre 2015

conversó con los actores, discutían las cables, cosiendo trajes, haciendo tratando de llegar a acuerdos para que obras representadas… Se cerraba un escenografías. los recortes presupuestales no sean tan ciclo mágico de comunicación con la drásticos, pero la incertidumbre se ve y gente pocas veces visto. LA PREGUNTA se palpa en cada sala teatral, en cada ensayo de una banda, en la preparación CRAC... Luego de los caminos recorridos, de un grupo para carnaval o en los escabrosos, muchas veces trancados, talleres literarios que se dictan en los Eso se termina, se recorta a hurtadillas. cortados, sin diálogo, tratando de barrios. No se sabe a ciencia cierta por qué y tramitar pensiones graciables para Una cosa es cierta y es un error negar cómo se recortará. Pero lo cierto es que tantos profesionales, surge la pregunta: lo evidente: de las crisis se sale pero sin 40 por ciento se esfuma. Uno de los ¿no debe ser reconocida toda esta dejar la cultura de lado. Históricamente problemas que aparecen sobre el tapete gente que tanto nos ha ayudado a ha sido base fundamental del desarrollo es la posición de los músicos que están formar profesionales de la escena? de las sociedades en el mundo y a través dispuestos a trabajar ¨en negro¨ lo cual ¿La cultura es un tema de mercado? de la historia de la humanidad. Cuando es casi normal. Siempre ha sucedido así Nunca será autosustentable como una nación atenta contra la cultura, está en todos los ámbitos musicales de este la educación o la salud. Debe tener haciendo trizas las raíces mismas de país. Es tan escasa la oferta laboral para obligatoriamente el apoyo del estado su ser, la columna vertebral de su vida los músicos que lo que menos desean en todo sentido y más aún en un país como país y como sociedad. Por eso no es algún descuento en sus haberes que todo se hace a puro sacrificio y a se entiende por qué, un paisito que ha para que en un futuro puedan estar puro esfuerzo. Hay sectores que pueden dado al mundo tantos nombres ilustres asegurados. Pero resulta un escollo desarrollar mejores espectáculos por de la cultura, y que ha parido tantos hijos difícil de superar. contactos o amistades que ayudan a hermosos que han paseado y mostrado Otro dato importante es que el evento preparar grandes proyectos escénicos, su arte y su amor por el trabajo realizado, ¨Boliches en Agosto¨ fue hecho sin el consiguiendo pasajes aéreos, viáticos, se encuentra hoy frente a una crisis que pago de ningún aporte, como ya lo hemos etc. Quedan otros que no tienen esos más tiene que ver con la economía y la denominado, en negro. Y sin embargo conocidos y se quedan con su proyecto política, que con cualquier otra cosa. se hizo. Los dueños de los boliches en las manos. Fracasan. Es maravilloso ver bandas y artistas contrataban bandas y arreglaban caché Y el aporte estatal a través de sus que recalan en Montevideo para ofrecer sin pasar por los acuerdos que tanto organismos le da oportunidades recitales multitudinarios a precios habían costado. iguales a todos los trabajadores del insuperables. Evidentemente esos Y la tarea es convencer a las nuevas arte, así como tantos programas de espectáculos valen esos precios sin duda generaciones para que se den cuenta fortalecimiento de las artes. No podemos alguna por la excelencia de los mismos. que hoy la realidad puede ser diferente darnos el lujo de perder el acercamiento Pero casualmente, los impuestos que a la que pueden tener en el ocaso de de 60.000 jóvenes a las manifestaciones deberían pagar se reducen a caso cero su carrera. Porque no todos pueden escénicas, a través del otorgamiento de dólar mientras al artista nacional se le tener la suerte de Drexler más allá de la carnés que les da entradas gratis a los cobra hasta el último centavo. Hay algo excelencia; pero todos pueden tener la espectáculos de toda índole. que no está del todo bien, que no es del demora de Rada que anduvo décadas todo justo. tratando de hacerse como cantante, VOLVER A EMPEZAR… Todo muy raro, o muy feo. Según cómo como artista. Y sin olvidar a quienes se mire. están detrás del escenario manejando De ahora en más, se seguirá dialogando,


la mirilla / diciembre 2015

38

INTERVIEW_ DE LIMA_ CARAMELOS

UN CIRCUITO VEGANO POR CARAMELOS DE LIMA

Ser vegano y sobrevivir en Montevideo es posible gracias a Caramelos de Lima, que recorre la ciudad a la caza de opciones. Esta vez Maggie y Noel presentan cuatro opciones a tener en cuenta para tus próximas salidas.

- JASNÉ BAR Ejido 1237 esq. Canelones (Centro), 2900 1593, jasne. bar@gmail.com, miércoles a sábado de 20.00 a 1.00


- PANCHO VA

la mirilla / diciembre 2015

39

Bvar. España 2141 bis (Cordón), 2412 6686, martes a jueves y domingos de 20.00 a 1.00, viernes y sábados de 20.30 a 6.00

VEGAN WRAPS Y LICUADOS Atrás de Vegan Wraps y Licuados hay un ingeniero colgado con la cocina, que se aburrió de su profesión y decidió virar a otro lado. Con gran entusiasmo abrió esta nueva casa de comidas, que lleva adelante con dos amigos. La carta es pequeña y concreta. Pedimos el wrap de la casa, una hamburguesa de remolacha al pan y un chivito de seitán. De tomar licuados de naranja, manzana y jengibre, y de espinaca, naranja y jengibre. El chivito y la hamburguesa traen espinaca, tomate, morrón crudo, repollo blanco y mayonesa de boniato. Los panes son diferentes, caseros y tostados. El seitán lo hacen en salsa de soja, barbacoa y romero. Estaban buenísimas. También el wrap que tenía, además, arroz integral, servido grillado, calentito y con tres dips: hummus, salsa picante y la mayo de boniato. De postre por lo general ofrecen brownies y galletas. Vegan Wraps y Licuados está abierto todos los días, mediodía y noche. Su apuesta es a utilizar ingredientes de temporada y de productores de la zona, y pronto ofrecerán también desayunos con leches vegetales caseras para disfrutar ahí o llevar. Se pueden hacer pedidos por Whatsapp. PANCHO VA Pancho Va es la nueva y única panchería en Montevideo, ubicada en el barrio que cada vez crece más en oferta gastronómica y de entretenimiento, Cordón. Es comida al paso con una barra pequeña, así

que la mejor opción es llevar o comer por ahí parado o caminando. Éramos tres y pedimos nachos con guacamole, fritas y tres panchos de soja. Nos gustó mucho y coincidimos en que con un pancho y acompañamiento la cena es más que suficiente. La propuesta es genial y festejamos que hayan incluido panchos de soja. Algo a destacar (considerando además que fui con dos hipertensas) es que consultan para agregar sal a las papas fritas. Pancho Va está abierto de noche y los viernes y sábados hasta las seis de la mañana. Está en la zona de varios boliches y es ideal para comer algo después de salir. Hacía falta algo así y para veganos es perfecto para esquivar el fainá y la pizza si nos pica el hambre de madrugada. JASNÉ BAR “Claramente”, en checo, es lo que significa Jasné, el nombre de un pub en el Centro de Montevideo al que fuimos con amigos atraídos por el anuncio de tres variedades de veggie burgers. Además de las hamburguesas y otros platos, en su carta hay pizzas con tres tipos de masa a elección (integral, italiana y clásica), que nos pareció muy original, pero que no logró desviarnos de nuestro objetivo. Así es que pedimos las tres hamburguesas en su versión vegana (todas llevan alguna clase de queso) y una cerveza rubia artesanal de la casa. Con pan casero integral y

- VEGAN WRAPS Y LICUADOS Lorenzo Pérez 3010 (Pocitos), 098 553 007, lunes a domingos de 10.00 a 15.00 y de 19.00 a 00.00.


la mirilla / diciembre 2015

40

CARAMELOS DE LIMA_ INTERVIEW_

- EL MINGUS San Salvador 1952 esq. Jackson (Palermo), 2410 9342, martes a viernes de 12.30 a 18.00 y de 20.30 al cierre y lunes y sábado de 20.30 al cierre

servidas con una mezcla de trigo burgol y aceitunas negras, y salsa barbacoa, son: Hunza (tomate, cebolla confitada y pesto), Vilca Bombais (tomate, cebolla fresca y rúcula) y Rajasthan (chutney de mango picante y cebolla colorada). Como sucede a veces con platos en los que el queso es bastante protagonista, pierden un poco cuando se les saca. De todas formas, quedamos copados y sin duda volveríamos a matar el ocasional antojo de hamburguesa y birra. A mí me encantó la Rajasthan (todo lo agridulce me conquista) y el resto prefirió la Hunza. Hubo también halagos unánimes al pan casero y la cerveza. Nos encanta que haya un lugar en Montevideo que le dé un espacio importante a la comida vegetariana y vegana, y por eso celebramos Jasné. EL MINGUS El Mingus tiene propuestas diferentes de día y de noche. Hoy hablamos de la del día, que tiene platos veganos en su carta y especifica que se consulte por más. De entrada pedimos sopa de tomate y una ensalada. Los principales fueron una bocatta con papines asados y una polenta con vegetales (plato improvisado del chef). Nos trajeron pancitos caseros tibios y un pico de gallo (una especie de salsa/ ensalada de origen mexicano) con aceto balsámico que amamos. La sopa vino servida con albahaca y aceite al carbón, es decir, ahumado,

y le dio un sabor muy bueno. Es difícil lograr una sopa caliente de tomate que no se parezca a una salsa, pero ellos lo hicieron excelentemente. La ensalada es de variedad de lechugas, rúcula y berro, vegetales escalivados (berenjena, tomate, cebolla y morrón asados, un tanto quemados, y luego pelados y condimentados con oliva y sal) y semillas de sésamo negro y blanco, lino y girasol. Una delicia con las verduras al punto y bien sabrosas combinadas con las hojas crocantes. La bocatta tiene rúcula y morrón, cebolla, zapallito y berenjena salteados con papines asados. Si bien estaba rico, como ya hemos comentado en otra oportunidad, es un plato que con variantes hemos degustado en muchos restaurantes y parece difícil encontrar alguno con una vuelta de tuerca. La polenta quemadita tenía un sabor cítrico y vino con más vegetales salteados y mucha albahaca en chiffonade (tiras alargadas y finas). Nos gustó mucho encontrar una forma diferente de preparar la polenta. De postre nos ofrecieron dulce de membrillo asado con salsa de frutillas pero la verdad es que no podíamos más, así que cerramos con cafecito y agua. Nos encanta El Mingus y sus dos facetas: de día, pensada para el almuerzo laboral, y de noche, cuando hay muestras de foto y toques o simplemente se puede ir a cenar, tomar algo y escuchar linda música. secas.


41 la mirilla / diciembre 2015

Ăšnica guĂ­a de restaurantes y emprendimientos con opciones veganas de Montevideo. Noel y Maggie comparten su experiencia visitando restaurantes y ademĂĄs te cuentan todo sobre la movida gastronĂłmica vegana.


la mirilla / diciembre 2015

42

DISEÑO QUE INSPIRA_

DISEÑO QUE INSPIRA

PLUS:

MULCH DISEÑO SUSTENTABLE Fotos: Facebook de “Mulch”

Un emprendimiento creado por Carolina Spinelli y Andrea Koze, dos artistas plásticas amantes de la jardinería e interesadas en la integración del diseño y el cuidado del medio ambiente. Entre sus creaciones encontramos macetas individuales, jardineras, macetas colgantes, jardines verticales, para que puedas formar tu propia huerta urbana, cultivar verduras, plantas aromáticas y coloridas flores.

Todos los modelos son producidos manualmente a partir de la reutilización de lonas de PVC de carteles publicitarios.

EL ELEGIDO: Jardinera colgante de balcón, para maximizar los espacios en exteriores.

- Dónde encontrar los productos de Mulch: A través de su página de facebook Mulch diseño sustentable


KUKU Fotos: KUKU

Kuku design se establece como una propuesta de diseño para la sotenibilidad, que satisface necesidades a un nivel sistémico: social, económico y ambiental. Mejorando el desempeño ambiental de sus productos, apuestan a generar objetos para el hogar que colaboren con la concientización a través de la reutilización de materiales de desecho. Su propuesta de artículos abarca desde macetas hasta objetos para escritorio, pasando por iluminación y elementos para la cocina, con la intención de profundizar sobre la relación entre los residuos y los objetos de uso.

PLUS: Todas las semanas realizan convocatorias de materiales a través de sus redes sociales, para que los usuarios canjeen diferentes materiales de descarte que tengan por los llamados “kukupesos” que luego pueden ser utilizados en la tienda.

EL ELEGIDO: Su línea de macetas Cápsulas. Se realizan otorgando vida útil a las cápsulas de café vacías, las cuales se transforman en productos contenedores. Estas macetas se forman sin necesidad de usar pegamentos ni elementos de unión adicionales.

43 la mirilla / diciembre 2015

- Dónde encontrar los productos de KUKU: En Pequeña Tienda Kuku (Av. Santa Fe 2729 -Local 21, Buenos Aires, Argentina) o a través de www.kukudesign.com


la mirilla / diciembre 2015

44

TEO_


la mirilla / diciembre 2015

45

CLICK_

FOTOREPORTAJE EXPO CANNABIS 2015 POR BRUNO LARGHERO


la mirilla / diciembre 2015

46

CLICK_


la mirilla / diciembre 2015

47


la mirilla / diciembre 2015

48

CLICK_


la mirilla / diciembre 2015

49


la mirilla / diciembre 2015

50

CRÓNICAS VIAJERAS_

UN DÍA EN LA RUTA DE LAS FLORES La Ruta de las Flores en El Salvador es un destino que poco se conoce. Este país, en general, se encuentra demasiado estigmatizado por los problemas que ha tenido con la violencia y la inseguridad. Por eso el viajero distraído suele esquivarlo sin saber que es un lugar que te sorprende a cada paso, te enamora con cada paisaje y te atrapa con cada sonrisa que la gente siempre tiene para regalarte. Esta crónica es mi experiencia de un día de viaje en la región de Sonsonate y más específicamente, uno de los días en que vagabundeé por La Ruta de las Flores. POR NICOLÁS MARRERO


51 la mirilla / diciembre 2015

LA RUTA DE LAS FLORES ESTÁ FORMADA POR CINCO PUEBLOS: APANECA, JUAYUA, ATACO, NAHUIZALCO Y SALCOATITAN. ENTRE SUS PRINCIPALES ATRACCIONES NATURALES SE ENCUENTRAN LA LAGUNA VERDE, EL HOYO CUAJASTE Y EL RÍO TEQUENDAMA.

La Ruta de las Flores se la conoce con ese nombre porque todo su recorrido va cortejado de flores al costado de la carretera. Rodeado de bosques y montañas, es una zona para quienes amamos el café y la cultura de pueblo será lo más cercano al paraíso que podamos estar. Salí de Ahuachapán en la mañana. Tenía tiempo, el recorrido de los pueblos iba a ser lento, saboreando cada metro avanzado, yendo al ritmo que el paisaje marcase.


la mirilla / diciembre 2015

52

CRÓNICAS VIAJERAS_

Luego de pasar un par de noches en aquel pueblo, coincidir en un festejo de no sé qué santo y pasar muchas horas de charlas con mi anfitrión Alejandro, marché a la ruta. Salí sin saber para dónde iba a ir, ni dónde dormir. Sin ningún conocido y sin mucha referencia de lugares. Solo tenía un pequeño mapa sobre los pueblos que visitar y poco más. Una carpa, un pulgar y la confianza absoluta en el camino, porque estaba en El Salvador: el país más amigable del universo para hacer autostop.

movimiento.

Ya antes de llegar al punto para salir del pueblo, me paró una pickup. La gente es curiosa y desinhibida en ese país, la mezcla perfecta para quien viaja a dedo. Sin poner el pulgar ya me paraba el primer vehículo. Tenés que saber que para mi, el movimiento es sinónimo de libertad. Y las pickup hacen que la libertad se haga carne, porque el viento que corre en la parte trasera te va despeinando la cara y la sonrisa se va mezclando con la satisfacción única de sentirte en

Saqué unas fotos, tomé un café en algún comedor popular y volví a la ruta. El próximo destino era Apaneca. Pregunté a un camión que estaba lleno de militantes de un partido político si iban allí pero escuché una voz detrás mio -Nosotros vamos para allí amigo. Súbete- Volteé y era un patrulla de policía. -¡Si! Patrulla policíaca! Al fin borro de mi lista un vehículo al cual siempre he querido subir haciendo autostoppensé (A saber: en esa lista aparecen: ambulancia, camión de helados, transportadora de valores o carro tirado por caballos. Ya he tachado alguno como auto descapotable, taxi y autobús gratis, Fiat 600 y motos)

Hasta Ataco iba el conductor, hasta ahí iba yo. Este pueblo se caracteriza por sus murales y tener mucha oferta artística no solo en las galerías sino en sus murales y arte callejero. Había estado hacía dos días pero solo en la noche, con un grupo de amigos de Alejandro. Allí había pasado una noche de alcoholes, comidas típicas y karaoke. Pero ahora era de día y ni el alcohol o el karaoke formaban parte del plan.

Apaneca es uno de los pueblos de mayor altitud del país y está rodeada de montañas que se ven verdes y cuadriculadas. Si, cuadriculadas. Los árboles están plantados de manera tal que forman paredes que sirven de protección a las plantaciones de café. Les proveen de la sombra necesaria para que crezcan, derribando el mito ese que dice que “nada crece a la sombra” (?). De casualidad encontré una oficina de turismo. Me atendió una mujer con esa amabilidad avasallante salvadoreña. Sin dejar de sonreír, me recomendó la Laguna Verde y se ofreció a cuidarme mi mochila para alivianarme la carga. Así que le dejé mis cosas y emprendí marcha para allí. En la caminata me cruzaba con casas de grandes murales con motivos de flores y paisajes, con gente que me saludaba y me sonreía indicándome el camino, montañas de fondo y cafetales que me protegían del sol del mediodía. Una pickup me frenó. - A la laguna vamos- me dijo el conductor. Resultó ser que era el alcalde del pueblo. Vestido de botas tejanas, sombrero


53 la mirilla / diciembre 2015

ranchero y camisa a rayas con el color del partido político. Iba a chequear la laguna para alguna cuestión de cuidado y política ambiental. Con cara de preocupación, me preguntó cómo era que un uruguayo estaba caminando por un terreno en medio de las montañas de un pueblo perdido en El Salvador. Y por qué estaba solo y sin novia y qué hacía yo con más de treinta años sin hijos. Luego volví al pueblo caminando porque quería disfrutar de esas vistas profundas desde la altura de la montaña y del Volcán Santa Ana en el horizonte. Los cafetales me marcaban los pasos, un par de vehículos me pararon para llevarme solo porque me veían caminando. Me negué las dos veces. Yo solo quería sentir la vida que da caminar por una carretera. Disfrutar de la soledad y el silencio, escuchar la naturaleza. Viajar solo te enseña a disfrutar de ser vos en sintonía con tu circunstancia ¿Cuán desacostumbrados estamos a la soledad? ¿con cuánto miedo a estar solos nos criamos? Ya no te hablo de viajar, solo caminar por esa ciudad que vivís en compañía de tu mente y escucharla lo que tiene para decir es una de las mejores terapias que te podés regalar.

en aquella carretera perdida, llegué al pueblo y me tomé otro café de esos que hacen las señoras mayores en como si uno fuese su nieto. Volví a la oficina de turismo, tomé mis cosas, me despedí de los funcionarios y salí a la ruta hacia próximo destino: Juayuá, un pueblo dónde me encontré con historias mágicas y situaciones surreales. Al primer vehículo al que le hice dedo, oh casualidad, paró. Mientras conversábamos animados con el conductor, me dijo -Oye ¿sabés que en este punto no hay gravedad?¿Cómo: “no hay gravedad”?- le dije mientras pensaba en que todavía estaba sintiendo toda fuerza del centro de la tierra en mi cuerpo. El conductor me miró y sonrió. Apagó el motor del vehículo y lo dejó libre, sin freno, nada más que en neutro. Estábamos subiendo una cuesta de la carretera y, aún así, el auto seguía avanzando. Repito: estaba apagado, en subida y el vehículo se movía de todos modos. Según él, muchos científicos habían venido a estudiar esa anomalía gravitacional y aún no le encontraban explicación.

La cuestión fue que sin gravedad o no, me dejó en Salcoatitán. Allí tomé una desviación hacia Juayuá. Estaba a dos kilómetros y decidí caminar, en pleno mediodía, en subida y con mi Luego de tener esa charla conmigo mochila.

NICOLÁS MARRERO ES ESCRITOR NÓMADA. PODES LEERLO Y ADQUIRIR SUS LIBROS EN SU BLOG LETRASDEVIAJE.COM


54 la mirilla / diciembre 2015

A veces es extraño pensar como el cuerpo se acostumbra a ciertas exigencias. Y más extraño aún, es el cómo nuestra cabeza las acepta. Recuerdo mi primer viaje en soledad, en los balcanes y como una caminata de tres horas y esperas de una o dos horas de vehículos, me hicieron sufrir el viaje y sentirme frustrado ante tanto cansancio y espera. En ese momento en El Salvador, me sentí que podía caminar hasta el infinito, que mi cuerpo y mi mente aceptarían cualquier exigencia que les impusiera. Me sentí en mi mayor plenitud física de viajes. Llegué a Juayuá, dejé mis cosas en la oficina de turismo y salí para “Los Chorros”, una cadena de cascadas que no sabía que existían hasta cinco minutos antes de salir para allí. El que atendía la oficina me lo recomendó pero me dijo: -Oye, mira que cerramos a las cinco y son las dos. Y queda lejos.- No importaba,

me sentía bien y enérgico como para hacer todo el trayecto y llegar. Comencé a seguir un camino de terracería hasta que me metí por un portón de una casa que daba a un camino por los cafetales que me dejaría en las cascadas. En cierto momento, luego de una hora, me di cuenta que estaba caminando en círculo. Todo era igual, los mismos caminos y los mismos nortes. Allí recordé lo que una vez un veterano en México me dijo -Si algún día te pierdes en la selva, solo siéntate y escucha a tu alrededor. Siente la naturaleza y ella te va a decir hacia donde debes de ir-. Así que eso hice y comencé a escuchar. A lo lejos, un sonido tibio e imperceptible me hacía eco ¿de dónde venía? No era desde mi espalda ¿Dónde sentía la energía? Respiraba. Escuchaba. En eso, abrí


Se hizo de noche y todavía no tenía lugar para acampar. La ruta que salía del pueblo no tenía bosque en sus orillas, solo montaña, naturaleza espesa y áspera. El parque que estaba en el pueblo no me ofrecía garantías. Recorrí las calles y pregunté en el parking de la municipalidad, me dijeron que no. Seguí buscando y nada me convencía, mi instinto (esa brújula interna del viajero) no me

Al final, quedé yo solo con los animales, los colores y la energía intemporal de ese lugar.

Me senté en el parque. La noche caminaba rápida. Yo miraba a mi alrededor. Algo iba a aparecer. Siempre algo surge. Siempre la ruta provee. En eso, vi a lo lejos una cosa que despuntaba por encima de las casas. Algo rojo con vivos azules, banderas y cuerdas sosteniendo una gran Al regresar se me hacía tarde para estructura. Era un circo ¿de dónde llegar antes que cerrara la oficina, así había aparecido? Había recorrido todo el pueblo y no lo había visto que me tomé una mototaxi. antes ¿Era real? ¿Cuántas cosas -Tres dólares- me dijo el conductor. mágicas podían pasar en un día? No lo pensé y fui hasta allí. -Muchas gracias, pero no-Dos, entoncesNo necesité explicar mucho mi -No, gracias. Con ese dinero cenosituación, enseguida me hicieron -Bueno, por un dólar lo llevo-. pasar ¿Qué le iba a explicar yo a esa Me subí. El arte del regateo. tribu de circo lo que es ser nómada? Recogí mis cosas, ya eran las cinco Armé la carpa adentro de la gran de la tarde. Aún quedaban unas carpa, al costado de las cabras y a la horas de luz. Pude haber optado por luz de los trapecios y tinglados. irme pero no quería correr. Decidí sentarme a comer en algún comedor Todo era tan irreal: el equilibrista, el y luego buscar dónde dormir. La cena malabarista, el domador de tigres, se extendió porque me puse a charlar el traga sable, la niña crecida en la con la señora que preparaba la caravana; todos se me acercaban y comida, contándole de mis viajes y yo compartíamos historias con las cabras preguntándole sobre la vida. Rutina de oyentes. La noche avanzaba y los curiosos se iban a dormir. diaria en este país.

Esa noche soñé con cabras flotando sobre inmensas cascadas. El Salvador me regalaba otro día para el recuerdo eterno, me hacía dormir feliz, contagiándome el surrealismo y la magia de su ruta.

55

dejaba elegir lugar.

la mirilla / diciembre 2015

los ojos: ya sabía para dónde tenía que ir. A los diez minutos estaba entrando al lugar que estaba lleno de cascadas y piscinas de esa misma agua que caía. Todo gratis, sin tener que pagar por ser turista ni para que se beneficie algún terrateniente de la zona. Así es El Salvador: te da sin pedirte mucho a cambio. Imposible no enamorarse.


la mirilla / diciembre 2015

56

RELATOS_

GUALTER POR SERGIO PAGLIETTA

-Buenas – dijo Walter en la recepción-, vengo por el asunto ése que me llamaron para la entrevista del trabajo. -Tome asiento – le indicó la recepcionista con tono caribeño, al tiempo que lo observaba de costado y percibía el olor que tenía. Era un hombre de edad mediana, vestido con un saco dos talles menos, una camisa blanca con arrugas y una corbata roja bomberito. Alto y exageradamente pasado de kilos, tomó asiento en uno de los sillones de la sala y miró las paredes con imágenes de La Habana, un busto de Martí, fotos de Fidel y Raúl Castro, Camilo Cienfuegos y el Che Guevara. Unas palmeritas chicas en macetas verdes, daban un toque de frescura al ambiente que estaba en silencio como una solemnidad que no tranquilizaba, sino todo lo contrario. Transpiraba. Transpiraba mucho y recordó la vez que esperó el resultado del examen de matemáticas de segundo año, el que había rendido cuatro veces sin suerte, siempre aplazado. Miró las fotos y recordó la vez que había estado en Cuba con su mujer, cuando la suerte estuvo de su lado y se ganaron el viaje en la rifa de fin de año. Lo pasaron muy bien; todo había estado perfecto, la playa, los paseos, el Malecón, la Bodeguita, el paseo por Santa Clara, el mojito…todo bien. Se había encariñado con todo aquello, tanto, que juró volver alguna vez. Pero sin trabajar era difícil


57 la mirilla / diciembre 2015

además la suerte no iba a golpear de nuevo su puerta. -¿Aguirre? – dijo el hombre que abrió la puerta del despacho. -Yo – contestó él. - Pase por acá, por favor y tome asiento. – Entró, se sentó en la silla de ratán que estaba enfrente del escritorio. El hombre tomó unos papeles y le dijo: - Walter Aguirre Plá, 32 años, casado, uruguayo, dos hijos y libreta de chofer profesional, ¿estoy en lo cierto? - Si, - dijo Walter. Y agregó: - ¿Sabe una cosa? Yo estuve en su país. Me encantó; todo me gustó. Las playas, la gente, todo estuvo bárbaro. Me trataron como uno de ustedes. Comí como un chancho y chupé como un beduino. El funcionario lo miraba en silencio y asentía con la cabeza conteniendo la respiración. -Cuando supe que precisaban un chofer para la Embajada, dije ‘’tá, es pa mi’’. Porque yo ya estuve en Cuba y corro con ventaja, ¿no?. Y le pedí a la Adriana, mi mujer, que me ayudara a redactar la carta para presentar acá. La Adriana sabe de esas cosas de internet, terminó el liceo, no tiene faltas de ortografía y me escribió toda la carta. ¡Fijesé qué tarro que tuve que me llamaron! Y ahí, cuando ya tuve la fecha de la entrevista me empecé a mover para

encontrar alguna pilcha para venir. Mi hermano Javier me prestó el saco que me queda un poquitito chico, camisa tenía una de hace tiempazo y la corbata es la del liceo de mi botija, rojita, pero está buena ¿no? El funcionario lo escuchaba y no decía nada. Walter habló y habló por diez minutos, le contó que era hincha de Peñarol, que había jugado al fútbol cuando era joven, pero después tuvo que trabajar y ahí empezó con la cuestión de la militancia sindical. De pronto el funcionario le preguntó: -¿Cuánto pesa? -¿Cómo? -¿Cuánto pesa usted? Su peso corporal digo. Carraspeó y lo miró sin entender mucho la pregunta. -Ehh…138 kilos…Pero mire que ando y ando, ¿eh? Subo escaleras, bajo sin problemas, y tengo carné de salud también. Mire acá lo tengo – lo sacó del bolsillo de atrás y lo puso encima de la mesa. El funcionario miró el carné y con los ojos por encima de los lentes le dijo: - Mire Aguirre, nosotros estamos buscando un chofer para el embajador. Usted podría ser, pero está excedido de peso, ¿me entiende? La flota de autos que tiene la embajada es vieja, obsoleta, no es fácil conseguir repuestos cuando se rompe algo y tenemos que ser cuidadosos en eso. Usted es demasiado gordo. ¿Me explico? Walter lo quedó mirando sin entender mucho. No le entraba en la cabeza la posibilidad de que fuera víctima de semejante atropello, absurdo atropello. ¡Quedar fuera por ser gordo! En la embajada de Cuba, que conocía tanto y que tanto había disfrutado cuando la visitó, en donde lo habían tratado tan bien, con tanta cordialidad, en donde todos eran iguales sin importar nada, ni siquiera el peso que acusaba en la balanza…No podía ser…Algo no cerraba, se sentía engañado, decepcionado, aturdido. -¿Vos me estás diciendo que no me das el laburo porque soy gordo? ¿Vos me dejás afuera a mi, que admiro tanto a tu gente, a tu gobierno? Yo aprendí muchas cosas en tu país, ¿sabés? Aprendí que todos somos iguales y que todos tenemos poco, pero todos tenemos, no como acá que tiene más el que tiene más plata. Vos no tenés dignidad, sos un traidor. -Tranquilo Aguirre- sugirió el funcionario. -¿Cómo me pedís que me quede tranquilo?- gritó Walter¡Pelotudo! ¡Lo que menos esperaba es ser tirado a un costado por gordo! ¿Sabés lo que son ustedes? Una manga de hijos de puta disfrazados con boina y que discriminan a la gente. Deberían aprender de nosotros que no discriminamos a nadie. Por eso nos quieren en todo el mundo, ¿entendés? ¡Acá no se discrimina a nadie por nada! Salió de la sala. Enojado y dolido; defraudado con todo aquello que supuso era lo exacto, lo justo y a todo lo que podría aspirar una persona. Había caminado varios metros hacia la salida pero volvió sobre sus pasos. Entró en la oficina del funcionario que sintió miedo cuando lo vio entrar con el rostro desencajado: -¿Sabés una cosa? A mi los kilos se me pueden ir, pero vos siempre serás el mismo. ¡Negro de mierda!


la mirilla / diciembre 2015

58

RELATOS_

PROCESIÒN POR CARLOS LAZO

Les contaré algo a modo de confesión: desde hace un tiempo cobijo la idea de que algunas existencias son, antes que fieles testimonios de la sucesión de los días, atemporalidades. No es una intención de transgredir las leyes del espacio-tiempo, aquello que da vida a mi pensamiento, más bien es una sensación que me instigan las humanidades libres y lo que simbolizan, esto es: una fuerte fragancia a autonomía, un temple inexpugnable y un albedrío creativo que simboliza el triunfo del Ser sobre su forma mundana. No obstante, a pesar de la singularidad que estas humanidades denotan, del gran misterio que encarnan y nos revelan, reconocerlas constituye una tarea de lo más sencillo (si nos costara discernirlas, al menos, un poco más, tan distintas serían las cosas). Por ejemplo, en ellas las nociones de universalidad y trascendencia se encuentran arraigadas como las raíces de un árbol a la tierra. Tal es su rebeldía, y en igual magnitud su grandeza, que no admiten ser encasilladas en una sola época. Por el contrario, repelen la franja temporal —a la que solo las ató una azaridad orgánica— que supieron ocupar, se desentienden de la conclusión patética desprendida del ocaso biológico, a saber, año de nacimiento-guion-año de

defunción; y, al culminar su obra, parten hacia algún lugar capaz de albergar la vastedad de sus ánimas fulgurantes. Por mi parte, no hay oportunidad en que razone sobre estos temas sin experimentar un dejo de remordimiento para conmigo, sintiéndome caer en una densa nulidad que a la vez es un reproche (y esos son los efectos de la inconformidad; evitarla a toda costa, en la medida de lo posible). La libertad que le otorgo a ese inconformismo para exteriorizarse, la vida que le infiero al dejarlo ser en mí, quizás sea la prueba fehaciente de mi cobardía. Y con esto último, no quiero expresar otra cosa que mi disgusto por esta realidad que moldeo con mis propias manos y me dice: «Tu certeza de esto o aquello es como un suspiro profano que se desvanece en un abrir y cerrar de culpas». Entonces, tras asimilar lo último, el cargo de conciencia que me dilata crece en peso y tamaño, y progresivamente paso de un reproche a un leve remordimiento contra mí, de un leve remordimiento contra mí a una crispación pronunciada de mi estado anímico, de una crispación pronunciada de mi estado anímico a un llanto inconsolable, de un llanto inconsolable a laceraciones profundas con lo primero que encuentre y, desde la rigurosidad o filo de su forma, me


la mirilla / diciembre 2015

59

RELATOS_

prodigue un vívido dolor, etcétera. Hoy es una mañana más gélida que de costumbre. Mi dormitar sobre uno de los bancos de la Plaza San Martín se ha interrumpido de un modo grotesco. Sucede que el rocío matutino, que no solo afecta a las flores y a los pastos, ha suplantado la tarea del despertador. Decir que el intercambio ha sido poco conveniente sería desmerecer la efectividad del mismo, puesto que, al fin y al cabo, aquí estoy, despierta y escribiendo mis últimas líneas. Lo que nadie puede negar es que despertar a causa de sentir como una cruda frialdad se filtra por tus prendas, fagocitando de a poco el calor que las mismas te brindan, eso sí trastoca un poco la paciencia. Y más cuando reparo en que, con este clima, la ropa tarda más de lo habitual en secarse. En fin, ¿qué se le va a hacer, no? Si por más que remarcarlo sea un cliché, cada uno es dueño de su destino. Por consiguiente, de tan solo pensar que ahora podría estar con mi madre compartiendo un opulento desayuno (cuya opulencia jamás sería tal por su contenido, dada nuestra habitual pobreza, sino por la riqueza de las charlas que durante el solíamos

entablar, siempre acompañadas por tostadas que, al tragarse, raspaban la garganta), entristezco. Entiendo que hace unos instantes destaqué los atributos de las humanidades libres, y entre ellos nombré una intensa fragancia a autonomía. Pero también entiendo que esa fragancia no es perfume de feria, y yo he confundido, estúpidamente, el olor del vino con el de la uva. En definitiva, por causa de un apresuramiento innecesario, he resignado el calor de mi hogar por la frialdad londinense del invierno porteño, los guisos de arroz que tanto le admiraba a mi madre por los trozos de pan que, no sin gran vergüenza, disputo a las palomas diariamente, ante la atónita mirada de los ancianos que los arrojan; y los mimos de esta última por las miradas despectivas de los transeúntes, quienes, con sus ademanes fulminantes, muestran su aversión por mí, su asco intenso por mi piel renegrida y mis harapos olorientos. A la lista de acérrimos detractores de las moscas de ciudad como yo, también podrían sumarse, sin ningún pudor, las fuerzas policiales. De hecho, mi estadía en la plaza San Martín tiene su origen en la deshonestidad de un policía que, tan hambriento de un coño como yo de algo que llenara


60 la mirilla / diciembre 2015

el vacío en mi estómago, aprovechó las ventajas que su profesión y su uniforme le proporcionan para matar dos pájaros de un tiro. Así fue como una madrugada de viento helado y sirimiri, el conductor de un patrullero errante me advirtió entre unos cartones que, apilados estratégicamente, oficiaban de colchón y frazada, respectivamente. Deteniendo el auto frente a mí, me interrogó sobre mi situación. Entonces yo le confesé haber despertado en Constitución hace unos días, sin saber cómo ni porqué. Cuando preguntó por mis progenitores, respondí que padre no tenía, más era hija de una mujer cuyo nombre, y cualquier otro dato que me facilitara su ubicación, había olvidado. Acoté que de ella solo conservaba una finísima impresión, como un gusto a haberla amado con reciprocidad. Evaluando el carácter de mis respuestas, el uniformado habrá conjeturado que yo andaría bajo el influjo de alguna sustancia extraña, por lo que me ofreció alcanzarme a pasar la noche en lo que él llamó un “aguantadero de negros”. Al ver el desconcierto en mi cara, y anticipándose a la interpelación que estuve a punto de hacer, este dividió sus labios a la mitad, posando su índice derecho sobre ellos, mientras acompañaba el ademán con un soplido liviano, semejante al que hace una gaseosa que se destapa lentamente. Acto seguido, exclamó que en el aguantadero de negros se agolpaban enormes cantidades de vagabundos, en cuyos historiales figuraban desde violaciones hasta asesinatos a sangre fría por una petaca semivacía de whisky. Atiborrada de espanto tras oír semejantes declaraciones, yo solo rogaba porque mi verdugo pronunciara los favores que debería facilitarle para conseguir mi libertad. Un sánguche de milanesa a medio comer, una gaseosa que hacía tiempo había perdido el frío y un posterior traslado a la plaza San Martín, a cambio de una prolongada felación y la concesión de mi sexo por espacio de media hora, ese era el trato. De seguro mi cara de profundo rechazo lo habrá disgustado, puesto que agregó, a modo de advertencia y persuasión, que en el aguantadero de negros los vagabundos no me tendrían ningún tipo de piedad, y menos tendrían la «decencia» de esperar a que me durmiese. No tuve más remedio que aceptar. Podría haber rechazado la propuesta, es verdad. Podría haber aprovechado la ocasión para emular el ejemplo de las nombradas humanidades libres, las cuales nunca miden el valor de sus acciones por los riesgos que

implican, sino por la trascendencia que estas encierran y anhelan alcanzar, aún si para hacerlo deben, como el inmortal Perseo, recorrer la vastedad del mundo en soledad, sin más armas que su brío y su astucia, abriéndose paso entre indómitos paisajes y verdugos que, merced a su gallardía, surcarán y derrotarán indiscutiblemente en pos de conquistar su meta, la cual les significa la mismísima obtención de su Libertad. Sin embargo, no fui capaz. Las cadenas que me sujetaban eran mucho más fuertes que mi ultrajada voluntad, y mis quejidos fueron ahogados por la viscosidad de un jarabe sacrílego que, al dispararse como una bala sobre mis amígdalas, me produjo un asco jamás experimentado. Presa de un gran desparpajo, me desvanecí, siendo un rostro que exhibía una inquietante mueca de satisfacción lo último que vi. Horas han pasado de aquellos sucesos. Días desde que no comprendo qué sucede. Desde entonces, sin más rumbo que el que improviso, he deambulado por la ciudad, por esta afamada Buenos Aires que (y esta opinión corre por cuenta de mis experiencias) es una contradicción full-time, un misterio dentro del Misterio, una puta caprichosa que, preferentemente en las horas nocturnas, se vuelve cautivante cuando, a merced del declive lumínico que engendra el irse de las horas de la tarde, desnuda su lado más críptico, íntimo y delicado, del mismo modo en que una mujer henchida de romances ocultos, de secretos indecibles, se revela a sí misma al caer la noche, escurriéndose entre antros y lechos que luego fingirá olvidar por pura conveniencia, con esa indiferencia que al hombre tanto lacera. Es en ese momento, cuando la sombra del ocaso recubre sus edificaciones centenarias, que mis sentidos se dislocan, rebalsados por la fastuosidad de sus cafés centenarios y colmados de anécdotas de grandes tangueros y literatos, de sus edificios coloniales y sus palacios, pruebas vívidas de los primeros esbozos de nación y de su esplendor; y de las calles empedradas de la zona céntrica, como la sempiterna Defensa, cuyas paredes han presenciado históricas jornadas en las que el heroísmo argentino supo hacer frente al aberrante afán inglés (que se perpetra hasta hoy día) de invadir y colonizar territorios a mansalva, o la icónica Perú, custodia de numerosas reliquias arquitectónicas como las


Que manera de desvariar, por favor. Al menos es una buena forma de amenizar el camino mientras me muevo por las calles en bajada. Y ya que hablo de las calles, que tormento esto de las aceras inclinadas, eh. Entre mis malestares físicos y la fatiga mañanera que me invade, siento como si algo me alentara la espalda cansinamente. En cualquier momento aterrizo. Es una impresión fuertísima. De hecho, ya me estoy viendo caer torpemente por la calle Maipú. Hasta imagino las consecuencias: llamar la atención de una manera vergonzosa, ser la burla pública, pelarme la rodilla hasta el hueso, sentir como un calor intenso sube y ver aparecer a la sangre rubí; advertirla concentrada en una de mis

61

rodillas, apreciar como desborda sus límites con irreverencia coagulada y admirarla cayendo lento por mis piernas, tiñendo con su estela fatídica mis muslos hasta concluir el recorrido en mis tobillos. Eso sí, de ahí a que eso pase… Mientras tanto desciendo por las entrañas de esta ciudad que me arrolla con su indiferencia. La mañana fría y esquiva instiga en mí un ansia de rebobinar las horas hasta el Sol del último atardecer. Bajo su rayo la procesión se me hacía más amena. En cambio ahora las nubes grises opacan toda luminosidad. Los hombres apresuran el paso hacia sus trabajos. Algunos caminan, bien trajeados, portando un maletín o toneladas de tristezas mudas; otros se desplazan sobre ruedas. El tumulto de autos, colectivos, taxis y camiones, los bocinazos de quienes creen que pueden controlar el tránsito en base a berrinches inútiles y las puteadas a la familia del otro fluyen con una naturalidad que me sorprende. Casi da lo mismo estar en Retiro que en el Amazonas. Es un panorama aterrador. Las aceras no se quedan atrás, rebalsadas de caminantes, viajeros y puestos clandestinos que ofrecen desde prendas de vestir de paupérrima calidad hasta salames y quesos en un estado que bajo ningún motivo me atrevería a corroborar con su degustación. Y ni que hablar de la atmósfera y su heterogeneidad de matices sonoros, de contrastes que si no se toman como un chiste mundano pueden deprimir a cualquiera (el sobrado que tira la mitad de una factura en el primer tacho que se le cruza y, metros más adelante, deposita algunos centavos en la lata que, de tanto en tanto, agita el brazo cadavérico de un indigente), del olor a aceite frito de tercera marca que se combina con el hollín de las locomotoras y el combustible que emanan los automotores desde sus caños de escape, o de los rateros que combinan las bondades más preciadas de la naturaleza sin saberlo, como la astucia del delfín, la sagacidad del león y la rapidez del puma. Insisto, es un panorama aterrador. Y yo, hasta el pescuezo de tanta histeria colectiva, busco abrirme paso de alguna manera entre las calles, de escabullirme entre los monstruos y las estepas de humo. Como una desamparada más de tantas prosigo mi camino, oscilando entre la inercia y la intuición. He dejado atrás tanto de mi como tanto de mi descubro paso tras paso. Ignoro cuanto me falta para llegar hacia algún lugar, por ahora solo me basta con verme yendo.

la mirilla / diciembre 2015

Casas Redituantes o el edificio Otto Wulf. Cuando me pierdo en esos auténticos portales del tiempo, en esos ojos del pasado y del porvenir, me asalta un repelús añoso; y, al hacer contacto directo con todo cuanto he nombrado, un retrotraerse en sepia me ilustra secuencias fugaces en las que una Buenos Aires primitiva aparece frente a mis ojos, siéndome permitido ver, por ejemplo, un par de caballos viriles arrastrando un majestuoso carruaje a lo largo de la avenida de Mayo, mientras, a unos pocos metros, en una mesa ubicada en el exterior del Tortoni, dos hombres longevos y bien trajeados discurren negativamente sobre la oleada de inmigrantes que atesta la ciudad. Pero más allá de esas imágenes que, como tales, bien podrían ser otras y lo mismo darían, llama mi atención la sensiblería que en mí despiertan esas visiones, como si las mismas fueran parte de un pasado que no recuerdo haber vivido y, no obstante, me imprime una gran nostalgia al evocarlo inconscientemente; como si en ese roce de íntimas fibras retornaran melodías silenciadas hace décadas, acaso el eco gardeliano de un arrebato de amor, el frenesí piazzolliano de una ciudad impiadosa o el vértigo darienziano de una cotidianidad empanizada de sorna arrabalesca y penas obreras. Retornos que, al producirse, me demuestran claramente la sintonía existente entre esta ciudad y yo, haciéndome ya no extraño el sentir que, al igual que cualquier fachada de un típico edificio porteño, mi alma también debe poseer una arquitectura irregular, enmarañada y compleja; una esencia multiforme, remozada y a la vez clásica como un tango o un River-Boca.


/La-Mirilla

@_lamirilla

la mirilla / diciembre 2015

62

La Mirilla - Nùmero 17  
La Mirilla - Nùmero 17  

El futuro nos espera y nosotros recibimos el año mirando hacia adelante. En esta edición: entrevistas a Jorge Bolani, Lucía Ferreira; un Tr...

Advertisement