Issuu on Google+

SUPLEMENTO CULTURAL

No. 90 - 4 DE MARZO DE 2013 - AÑO 2

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

“La exposición Corte y queda, imágenes del cine nacional, de Ana Acevedo, nos incita a ver más allá de lo que las fotografías nos muestran en la superficie de su origen y desacraliza una iconografía que acaso de esta manera seguirá perdurando y permitiendo cuantas interpretaciones imaginen los artistas para permitir a los espectadores una nueva manera de mirar lo ya conocido”. Juan Antonio de la Riva [Foto-galería en páginas centrales]


4 DE MARZO DE 2013 / AÑO 2

90

I El próximo viernes 8 de marzo estaremos conmemorando el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, o Día Internacional de la Mujer, como es más conocido en nuestro país. Desde 1977, la ONU declaró este día como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Llámese como se llame, lo cierto es que el próximo viernes la mujer será reconocida por su papel como trabajadora, profesionista y formadora. Ya hemos hablado de cómo acostumbran celebrar los políticos este día: otorgarán flores en sus centros de trabajo, pero las condiciones del mismo volverán a ser iguales el lunes siguiente: no hay igualdad de condiciones laborales con respecto a los hombres; son ellos quienes tienen –todavía- más posibilidades de escalar en los puestos de primer nivel en las organizaciones, sobre todo en las públicas. Para no ir más lejos, nuestro Estado está gobernado por hombres… son muy pocos los puestos importantes en la administración pública presididos por mujeres. Por otro lado, independientemente de qué o cuántos puestos ocupen las mujeres en el ámbito público administrativo, es innegable que nuestro Estado cuenta con mujeres muy talentosas que se han abierto camino en contra, incluso, de la costumbre. Por lo mismo, hoy quisiera reconocer y hablar un poco sobre algunas mujeres y su contribución a la cultura en Zacatecas. En el ámbito universitario, tenemos a la doctora Mariana Terán, profesora e investigadora, integrante del Sistema Nacional de Investigadores, cuya línea de investigación es el análisis de la cultura política en el periodo de tránsito del antiguo régimen monárquico al establecimiento del sistema federal en México. Cuenta con varios libros publicados y ha recibido diversos premios por su trabajo profesional. Es profesora en la Universidad Autónoma de Zacatecas. Esther Cárdenas, propietaria de la Librería Andre.a, cumplió recientemente 30 años como librera; su labor en la promoción y el fomento de la lectura en nuestra ciudad es indiscutible, su trayectoria es impecable y gracias a ella, tenemos en Zacatecas una de las mejores librerías de la región. Pilar Alba, escritora, profesora universitaria, actriz, directora de teatro. Pilar tiene una trayectoria reconocida en el teatro universitario; ha publicado varios libros de narrativa y su labor en la promoción de la lectura con jóvenes preparatorianos es digna de reconocer. Actualmente dirige un grupo de teatro en la UAZ, ins-

titución en la cual se desempeña además como docente. Estas tres mujeres han colaborado en La Gualdra desde que iniciamos hace 90 números; desde aquí nuestro reconocimiento y admiración. Su ejemplo dignifica y engrandece el papel de la mujer en Zacatecas. II La semana pasada, dos espacios culturales dirigidos por mujeres celebraron su aniversario; me refiero a la Cineteca Zacatecas –dirigida por Gaby Marcial-, que celebró su cuarto año de fundación; y al Centro de la Gráfica de Zacatecas –dirigida por Jovita Aguilar- que todavía esta semana continúa con la programación de actividades para festejar su quinto año de operaciones. En la Cineteca Zacatecas se llevó a cabo la inauguración de la exposición Corte y queda, imágenes del cine nacional, de Ana Acevedo, de la cual mostramos en páginas centrales la foto-galería de algunos heliograbados que estarán en exhibición durante unas semanas en este espacio. El trabajo de gestión realizado por Gaby Marcial es loable, semana con semana tenemos una programación bastante interesante que nos permite ver filmes que no se exhiben en las salas de cine comerciales, como el ciclo de documentales de Everardo González, llevado a cabo la semana pasada con motivo del Cuarto Aniversario de este espacio. Este mes de marzo, además, llega a Zacatecas la Muestra Internacional de Cine, gracias a los buenos oficios de Gaby. El Centro de la Gráfica de Zacatecas, dirigido atinadamente por Jovita Aguilar, continúa con los festejos de su quinto aniversario esta semana; el sábado pasado realizó en sus instalaciones el Encuentro Estatal de Grabadores y ese mismo día inició el ciclo de cine “Los pintores y su obra”, la programación se encuentra en la pág. 10. Hoy hablamos tan solo de seis mujeres que en Zacatecas realizan un trabajo arduo en pro de la cultura. Lo hacen con profesionalismo, con entrega, con amor por lo que realizan todos los días. Por supuesto no son las únicas mujeres que se destacan por su labor en el Estado, pero para muestra basta un botón. Un abrazo solidario a todas las mujeres que en su día trabajarán como siempre, contribuyendo con su esfuerzo a que este espacio que nos tocó habitar sea un lugar mejor. Jánea Estrada Lazarín lagualdra@hotmail.com

El alma de lo oculto, la eternidad de lo perverso: Aproximaciones platónicas a la obra de Edgar Allan Poe (I) por Gabriel Luévano Gurrola

Los límites de la alteridad por Nelson Guzmán Robledo

MEDI(T)ACIONES CIENTÍFICO-FILOSÓFICAS IV Secuencias: en el camino a la multidimensión de la matemática moderna y la incertidumbre del ser por Armando Haro M.

Corte y queda, imágenes del cine nacional [exposición de Ana Acevedo en la Cineteca Zacatecas]

Diario de Mateo por Mateo Estrada Gaviria ¿Todo cabe en la cultura sabiéndolo acomodar? por Eduardo Campech Miranda

Desayuno en Tiffany’s, mon ku por Lluna Llecha y Carlos Belmonte Misterios del Colibrí y otros plácemes por Miguel Ángel Reyes Cordero

3 4 5 6 7 8 9 11

Todos nos morimos por Pilar Alba El vuelo por Edgar Khonde

12

Canción de cuna para una bañera pequeña por Roberto Galaviz

Carmen Lira Saade / Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas / Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

Jánea Estrada Lazarín / Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Sandra Andrade Trinidad / Diseño

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

Juan Carlos Villegas / Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


4 de marzo DE 2013

El alma de lo oculto, la eternidad de lo perverso: Aproximaciones platónicas a la obra de Edgar Allan Poe (I) Por Gabriel Luévano Gurrola

Literatura

La imaginación, no sólo para los seres de espíritu romántico, sino para todo aquél que aprecie el arte, es piedra angular de lo que llamamos literatura. El hombre desde siempre ha imaginado. Precisamente es separado por esa cualidad de las bestias. Sin embargo, la imaginación nunca es totalmente pura, por así decirlo. Sólo un ángel que desde siempre ha sido joven y lleva en su alma la energía de la eternidad podría aspirar a una imaginación completa, que prescinda de recuerdos o experiencias pasadas. La imaginación constituye una recreación de la realidad, de tal modo que el que la profesa, pueda centrase entre la frontera del sueño y la vigilia. Es decir, para poder imaginar, es necesario poseer algún conocimiento del mundo que nos rodea, por más lóbrego que éste resulte, la imaginación depende de él para constituir su razón de ser. La relación entre realidad e imaginación se resume en un rompimiento. Sin algo anterior del cual alejarse, la mente humana tornaríase inhábil para dar rienda suelta a su libertad de pensamiento. Con él y como han apuntado los formalistas rusos, se desautomatiza al mundo. Toda creación por lo tanto es recreación, un constante e individual evocar del pasado a guisa de reconstruir la realidad. No es de extrañarse pues, que existiendo una diversidad demoledora de caracteres humanos, existan temas recurrentes, derroteros que suponen la seguridad de lograr, si se trabajan con honestidad de estilo, la belleza artística. Dichos objetos estéticos, posesión de la humanidad en su conjunto, presentan variedad de apariencias, de acuerdo al contenido esencial de su naturaleza. De ahí que una misma idea por ejemplo, pueda plantearse de distintas maneras de acuerdo al estilo del autor, otorgándole matices adecuados para el sentimiento que desea transmitir. En algunos casos, el demiurgo de la pluma busca inyectar en sus obras una extrañeza que, al reflejar los aspectos más inquietantes del hombre, produce un vértigo que hemos convencionalmente llamado miedo. Edgar Allan Poe, nacido en Boston en 1809 representa el ápice artístico que ha encumbrado a la literatura como un campo don-

de el lector puede verse como en un espejo y examinar las emociones y los fenómenos más ocultos que transitan en su existir. Su obra constituye uno de los pilares de la narrativa moderna al describir y explicar la cara menos “agradable” del mundo ya que, inevitablemente, todo ejercicio literario contiene implícito, un móvil filosófico. En uno de sus cuentos más logrados William Wilson, apreciamos el drama de un hombre que, entregado a las pasiones y a una saturnal vida, es acosado por un ente, parecido a una sombra que lo martiriza constantemente. El desenlace del cuento es bien conocido. Se asesina al personaje oculto, que termina siendo la conciencia, el alma del desdichado. En esta narración, apreciamos el modelo de los protagonistas (antihéroes) de las historias del bostoniano: un hombre, aparentemente normal, es perseguido o desestabilizado por una fuerza ajena a su comprensión, que lo enfrascará en situaciones de extremosos desenlaces; clara constante del género de horror. A la par de la realidad del personaje, late una segunda, escondida pero acechante. La dualidad está presente tanto como escenario como dentro del individuo mismo, lo que provoca una tortuosa lucha interna. Ahora bien, si asistimos a la idea de la imaginación como proceso evocativo, no podemos pensar que Poe fue el primero en sostener la existencia de dos planos espaciales en la vida del hombre.

Hace más de dos mil años, el filósofo griego Platón, ya había sostenido hipótesis muy parecidas. Platón es, sin duda alguna, uno de los filósofos sobre cuyo pensamiento se desarrolla la historia de las ideas de Occidente y por lo tanto, una referencia insoslayable para el entendimiento de nuestra cultura. Sin él difícilmente Poe habría encontrado un asidero para su trabajo. Platón, concebía a la existencia, dividida en dos realidades. El mundo de las ideas, una especie de paraíso donde se hallaban los modelos (ideas) o moldes de todo ente y el mundo de los sentidos, una proyección imperfecta del primero. El mundo de las ideas es eterno, inmaculado mientras el mundo de los sentidos es perecedero y engañoso. Habiendo entendido esto, podemos pensar según Platón en un conflicto para los habitantes del mundo imperfecto. Esto es, oscilar entre dos actitudes, la consagración de la vida a las pasiones o a la purificación del alma, antigua habitante del mundo de las ideas. Quizá en tal propuesta metafísica, nace la dualidad como explicación de los opuestos que conforman el sentir del hombre, y los contrastes, en ocasiones macabros, del mundo en el que habita. William Wilson y su tozuda conciencia, ilustra la tensión entre la falsedad que deviene de la entrega al desenfreno y a la dejadez y la salvación que promete el alma, conocedora de la verdad. Pero no es

sólo en el cuento ya referido donde asistimos al juego de dualidad. Poseemos de inmediato una visión lóbrega y enfermiza de los escenarios creados por Allan Poe, pues son éstos los espacios de sus más conocidos relatos. Pero a lo largo de su vida, también escribió textos, más parecidos al ensayo que al cuento, o bien, combinaciones donde los protagonistas son meros subterfugios para plasmar sus teorías filosóficas y artísticas. En uno de ellos, El demonio de la perversidad (1845) Poe plantea el origen de la maldad humana como un arcano que sume a la mente en la irracionalidad, una tendencia a la inclinación que siente el alma a rozar los límites de la libertad impuestos por una moral sugestiva y apabullante. La perversidad, no es otra cosa que el profundo deseo del alma, por transgredir la frontera de lo correcto, desafiando la idea de lo racional. El ejemplo es por demás esclarecedor: un hombre, se haya frente a un insondable acantilado, sus pies rozan el borde y paulatinamente, va creciendo el deseo de arrojarse a él. El hombre sabe que eso “está mal”, y es inconveniente, razones aún mayores para arrojarse. Lo oculto nos habla, nos susurra mejor dicho, la existencia de otras maneras de plantearnos el mundo, por lo general, traicionero y engañoso. Ahora bien, si en este texto apreciamos la noción de lo oculto, sería en tres cuentos metafísicos, donde se percibe con más claridad, la idea del alma imperecedera, portadora de la verdad. El coloquio de monos y una (1841), La conversación de Eiros y Charmion (1839) y El poder de las palabras (1845). Los dos primeros versan sobre las propiedades del alma, el conocimiento y la muerte, mientras que El poder de las palabras, hace lo suyo acerca del lenguaje. Esta tríada, se halla unida por una circunstancia, basada en una de las propuestas centrales de Platón. La existencia de la vida del alma, después de la muerte corporal. Los protagonistas de los cuentos son, respectivamente, una pareja que después de abandonar el lastre del cuerpo, se encuentra en el otro mundo, incorpórea, a manera de entelequias cósmicas y charlan sobre el tema determinado.


LA GUALDRA NO. 90

Los límites de la alteridad

Filosofía

Por Nelson Guzmán Robledo Huis hacia el prójimo huyendo de vosotros mismos, y quisierais hacer de eso una virtud […] Yo no os aconsejo el amor al prójimo: yo os aconsejo el amor al lejano. F. Nietzsche, Así habló Zaratustra

A decir verdad, nada me parece tan execrable como aquellos seres que, sin pudores ni reservas, exhiben a todos sus “buenos sentimientos”; nada, salvo la estupidez inherente de quienes además les admiran sin reservas ¿deseas el bien de la humanidad? Perfecto, resérvatelo incluso ante ti mismo; haz lo que la prostituta Monelle instaba a Marcel Schwob que hiciera: No enseñes a tu mano derecha lo que hace tu mano derecha. Uno de los mayores síntomas del siglo que nos precede y que contagia lo hábitos del presente es el de la tolerancia y la alteridad. Nada casual que en occidente haya comenzado la necesidad “espiritual” de acercarse al otro, toda vez que ese otro ha sido definitivamente colonizado y vencido. Para defenderse de la afirmación que hacía de la antropología una secuela del colonialismo LevyStrauss solía afirmar que ésta sólo había podido surgir como ciencia a partir del momento en que se había tomado al otro como medio para descubrirse a sí mismo, cuando se había renunciado a tratarlo como objeto, cuando al otro se le contempla como un igual. Pudiera ser cierto, pero también lo es que sólo tras el fin del colonialismo, ese otro ha perdido su radical alteridad. Se le ama y se le defiende sólo cuando ha sido vencido, no cuando aún se rivaliza con él. Occidente sólo ha aprendido a ver al otro como a su igual, cuando se lo ha reducido a esa igualdad. Y es que la verdadera alteridad sólo puede ser aquélla que nos amenaza, que invade nuestras fronteras; el verdadero otro es aquello que me violenta, que tiende a diluir esa efímera identidad a la que me apego y a la que difícilmente renuncio. La alteridad incluso yace en uno mismo, en el animal que somos y que desconocemos. Desde Platón, la filosofía se esforzó por mostrar que incluso nuestro propio cuerpo nos era ajeno. Pretendiendo abolir la inexorable sentencia de la muerte, Platón sólo logró confabular nuestro aciago destino, haciendo violencia a nuestra propia identidad y dando inicio al menosprecio del propio cuerpo.

Veo mis manos y me sorprende que me pertenezcan, que su articulación responda a mis caprichos. Pero si reflexiono un poco más, en realidad me doy cuenta de que no me pertenecen, sino que en cierta forma son yo mismo. ¿O qué razón dar para dar a mi cerebro o a la acción de mi cerebro las prerrogativas de mi existencia sobre el dedo pequeño del pie? En la idea de que el cuerpo o una de sus partes nos pertenecen, subyace la concepción que separa alma y cuerpo. El cuerpo es yo, más que el nombre o la conciencia de que quien lo porta. Sólo destruyendo la jerarquía que el alma ha impuesto al cuerpo, puedo comprender que yace en mí algo que desconozco, que creo poseer y sin embargo me posee; que ciertamente puede volverme en sus arrebatos hacia la ira, la lujuria o la locura, apenas la conciencia atenúe su vigilancia. No es extraño que aún en nuestros tiempos haya quienes crean que toda exaltación procede de un movimiento mediante el cual algo nos arrastra desde fuera. Conducidos por la inspiración o arrebatados por la fiebre del poseso, no es lo exterior, sino lo ajeno lo habla en las convulsiones del epiléptico ¡Qué cómodo era en otros tiempos adjudicar al enemigo ajeno por excelencia nuestras culpas y dibujar el semblante del demonio sobre nuestra propia inclinación al mal! Ya sea que provenga desde fuera o yazga en nosotros, la alteridad es aquello con lo que, por principio, nuestra conciencia no puede jamás reconciliarse. Es lo que, precisamente por destruir la impostura de nuestra identidad, se mantiene siempre como amenaza. El pensamiento de lo otro exento de violencia, es sólo el sentimiento de filantropía colonial o imperial. No es casual que a menudo se identifique alteridad con minoría o debilidad. La filantropía nace de la gratitud que debemos al más débil por estar ahí para recordarnos nuestra “grandeza”. He ahí la lascivia de quien con bombo y platillo ama a su prójimo. Ahí radica la impostura e hipocresía de las buenas intenciones. La alteridad de los filántropos es aquélla

Alphonse Mucha, La estrella de la mañana

con lo que a pesar de que no identificarse por sentimiento de superioridad o por náusea, tampoco amenaza las fronteras de su identidad. La armonía es la muerte de la alteridad. Abrazar la alteridad es desde luego un imperativo. Pero es un im-

perativo que reclama la disolución de nuestros límites, de nuestra falaz identidad y nuestra sospechosa consciencia, es un imperativo que nos mueve a defender todo lo otro que hay en mí y a exaltar la ambición de nuestra propia locura.


4 de marzo DE 2013

MEDI(T)ACIONES CIENTÍFICO-FILOSÓFICAS IV Secuencias: en el camino a la multidimensión de la matemática moderna y la incertidumbre del ser

Ciencia y filosofía

Por Armando Haro M.

A la pregunta de si es realmente posible sacar algún provecho de las teorías abstractas que la matemática moderna parece apoyar, uno debería contestar que fue basándose únicamente en la especulación pura como los matemáticos griegos dedujeron las propiedades de las secciones cónicas, mucho antes de que nadie pudiera imaginarse que representan las órbitas de los planetas.

Karl Weierstrass

Hemos llegado hasta aquí y aún no demostramos, siquiera intuitivamente, qué sea un diferencial óntico-ontológico, científico-filosófico. Mas hemos avanzado en reconocer los elementos que pueden sustentarlo. El primero ha sido el principio por el cual tanto la física como la metafísica tienen un mismo origen y desarrollan vías paralelas de interpretación del mundo. El segundo ha sido el carácter por el cual la ciencia y la filosofía modernas han dado cada una en su campo grandes avances en el pensamiento, la ciencia y la tecnología. Sin embargo también nos hemos encontrado con grandes vacíos en su relación, como la derogación del pensamiento acerca de lo infinito, el vacío y el azar del ámbito judeo-cristiano, cuando en el oriente árabe se forjaba el crisol del cual nacerá el algebra, sin la cual posteriormente no podría darse lugar a las matemáticas infinitas o diferenciales. O en el mundo moderno el vacío que ha abierto la industrialización y tecnificación del mundo en la comprensión de lo que sea matemática y filosóficamente, pero que al mismo tiempo ha proveído de las grandes intuiciones metafísicas en la que está cimentado el destino de la humanidad. Uno de estos grandes cimientos es La geometría fractal de la naturaleza de Mandelbrot, la cual promete incluso resolver algunos problemas referentes a la búsqueda de una teoría que reúna en una sola a las dos grandes teorías de la física moderna, la teoría macrocósmica y la teoría microcósmica, es decir, la que busca las leyes que constituyen fenomenológicamente el universo y aquélla que busca las de las partículas subatómicas. Sin embargo, más acá, antes de lograr eso, retoma la originaria visión geométrico-matemática del mundo, mas planteada fuera de la visión topológica que no puede escapar del isomorfismo y la continuidad. En cambio, lo que pretende, es

cuántica, en todo caso y por una necesidad mayor, siguió alimentándose de las matemáticas para desarrollar su nueva mecánica, pero dichas matemáticas estarían lejos de basarse en la certeza y el número: uno, bueno y verdadero; sino que surgiría más bien de la probabilidad y el azar. En este sentido los juegos matemáticos infinitos de los primeros matemáticos modernos comenzarían a encontrar un lugar de aplicación, cuando finalmente la teoría de conjuntos de Cantor es aplicada y ahora no sólo se utiliza para la investigación profunda sino incluso es el referente introductorio a todo aquél que se aventure en el estudio del álgebra y la trigonometría. Sin embargo, la revolución que marcaría esta nueva matemática no ahondaría mucho más allá de la Teoría de la relatividad o de la física atómica, sino que se retrotraería a la reconsideración de una idea mucho más empírica y práctica, es decir, a la concepción clásica que se ha tenido de la dimensión. Comenta Mandelbrot: Antes los matemáticos usaban el término dimensión en un sentido vago. Se decía que una configuración era E-dimensional si el menor

M.C. Escher, El sueño

número de parámetros necesario para describir sus puntos, de un modo no especificado, era E. Los peligros e inconsistencias de este enfoque fueron puestos de manifiesto por dos célebres descubrimientos en la última parte del siglo XIX: la correspondencia unívoca entre los puntos de una línea y los puntos de un plano, descubierta

MC Escher, Estrellas, 1948

aventurarse en “la investigación de la morfología de lo amorfo” cuando los matemáticos “han desdeñado este desafío y, cada vez más, han optado por huir de lo natural, ideando teorías que nada tienen que ver con aquello que podemos ver o sentir”. Observación que bien puede resultar una réplica a la propia ciencia, como aquélla que haría Einstein a la filosofía, puesto que en general tanto en la ciencia como en la filosofía se han dado fracturas inter-

1 B. Mandelbrot: Geometría fractal de la naturaleza. Matemas, Barcelona, 1997, pág. 15. 2 B. Mandelbrot: Geometría fractal de la naturaleza. Matemas, Barcelona 1997, pág. 571.

por Cantor, y la aplicación continua de Peano

nas, en ese proceso por el cual parece como si el pensamiento se cristalizara. Al interior de la ciencia moderna una de las fracturas más marcadas que se han dado ha sido la dada entre física y matemáticas, cuando la física comenzó a depender más y más de otras ramas menos teóricas, como la química, la termodinámica, la astrofísica y la física cuántica, en las que sólo se obtienen resultados a través de la experimentación. Finalmente la física

de un intervalo sobre todo un cuadrado.

Y pareciera ser que intuitivamente podemos pensar esto, sin embargo, para poder realmente apreciarlo hay que olvidarnos de la visión clásica y euclídea del mundo, puesto que lo que se abre, siguiendo a Leibniz y Kant, son mundos y universos infinitos, cuyas variantes en su dimensionalidad sobrepasan la comprensión extensa y cerrada del espacio, así como una concepción yoíca del tiempo.


LA GUALDRA NO. 90

Corte y queda, imágenes del cine nacional

Artes visuales

[exposición de Ana Acevedo en la Cineteca Zacatecas]* Por Jesús Romero Bañuelos Al igual que las cinematografías de otros países, el cine mexicano se vuelve una industria de singular éxito en los mercados de habla hispana a partir de la década de los treinta. Como parte de esa industria, los carteles y las fotografías se vuelven indispensables para su difusión y posicionamiento entre el público que encuentra en esas películas muchos puntos de identificación. Los antiguos sistemas de proyección hacían de la exhibición un hecho irrepetible que ocurría ante los ojos del espectador en las oscuras salas de cine. Las películas se fijaban en su mente como un relato visual único que quedaba plasmado en su memoria. No existían entonces los modernos mecanismos de reproducción digital y era impensable el hecho de llegar a tener en casa la posibilidad de ver cuantas veces sea posible la copia de una película. Por ello el espectador devoto al cine, el cinéfilo diríamos ahora, buscaba perpetuar el recuerdo de películas y actores gracias a las fotografías que se publicaban en revistas o que se vendían como postales con aquellos rostros admirados. Era una manera de poseer algo que lo remitiera a las películas ante la imposibilidad de ser dueño de ellas como ahora. Esas fotografías, que las compañías productoras distribuían para fomentar la afición del público, eran realizadas durante las filmaciones repitiendo momentos específicos de alguna secuencia o en estudios con cuidadosos diseños de iluminación. Con esas fotografías se ha ilustrado la propia Historia del Cine y aquéllos que poseen algunas de ellas, las consideran auténticos tesoros de inapreciable valor. Pero al igual que la fotografía hizo que la pintura se orientara hacia la búsqueda de nuevas formas expresivas, ahora una artista plástica reinterpreta algunos de aquellos rostros emblemáticos del cine mexicano, para convertir esas imágenes en una transmutación visual a través de la técnica del heliograbado. La propuesta iconoclasta de Ana Acevedo es contundente y nos muestra imágenes que revelan y rebelan nuestra imaginación a través de un medio que domina y manipula con singular destreza para proponernos una nueva lectura o más bien una nueva visualización de aquellos instantes que se fijaron originalmente en negativos de blanco y negro. La exposición de Ana Acevedo nos incita a ver más allá de lo que las fotografías nos muestran en la superficie de su origen y desacraliza una iconografía que acaso de esta manera seguirá perdurando y permitiendo cuantas interpretaciones imaginen los artistas para permitir a los espectadores una nueva manera de mirar lo ya conocido.

Ana Acevedo,Tín Tán, Heliograbado, 12 x 17. [Inspirado en El Vagabundo, Dir. Rogelio A. González, 1953. Foto: Raúl Martínez Solares.]

Ana Acevedo, El Santo, Heliograbado, 12 x 7 cm. [Inspirado en Película de “El Santo”.]

Ana Acevedo, Marga López, Heliograbado, 12 x 7 cm. [Inspirado en La Panchita, Dir. Emilio Gómez Muriel, 1949. Foto: Raúl Martínez Solares.]

Ana Acevedo, Carlos López Moctezuma, Heliograbado, 12 x 7 cm. [Inspirado en Carne de presidio, Dir. Emilio Gómez Muriel, 1952. Foto: Jorge Stahl Jr.]

Juan Antonio de la Riva Cineasta y Presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas

* Inaugurada el pasado 26 de febrero, con motivo del Cuarto Aniversario de la Cineteca Zacatecas, está conformada por 25 obras con técnica de heliograbado y acrílico. La carpeta de heliograbados es una edición limitada, cuyo tema principal son algunos personajes y escenas inolvidables de ciertas décadas del cine mexicano.

Ana Acevedo, Boris Karloff, Heliograbado, 12 x 7 cm. [Inspirado en El ladrón de cadáveres, Dir. Fernando Méndez, 1956. Foto: Víctor Herrera.]

Ana Acevedo, Fernando Soler, Heliograbado, 1 [Inspirado en La oveja negra, Dir. Ismael Rodríg


4 de marzo DE 2013

Ana Acevedo, Salón México, Heliograbado, 12 x 7 cm. [Inspirado en Salón México, Dir. Emilio Fernández, 1949. Foto: Gabriel Figueroa.]

Ana Acevedo, Sara García, Heliograbado, 12 x 7 cm. [Inspirado en El proceso de las señoritas Vivanco, Dir. Mauricio de la Serna, 1959. Foto: Ezequiel Carrasco.]

Ana Acevedo, Mauricio Garcés, Heliograbado, 12 x 7 cm. [Inspirado en Modisto de señoras, Dir. René Cardona Jr., 1959. Foto: José Ortiz Ramos.]

Ana Acevedo, Ernesto Alonso, Heliograbado, 12 x 17 cm. [Inspirado en Ensayo de un crimen, Dir. Luis Buñuel, 1955. Foto: Agustín Jiménez.]

Ana Acevedo, Macario, Heliograbado, 12 x 7 cm. [Inspirado en Macario,Ignacio López Tarzo, Dir. Roberto Gavaldón,1959. Foto: Ezequiel Carrasco.]

Ana Acevedo, María Félix, Heliograbado, 12 x 7 cm. [Inspirado en Amor y sexo, Dir. Luis Alcoriza, 1963. Foto: Rosalío Solano]

Ana Acevedo Ana Acevedo, Evita Muñoz Chachita, Heliograbado, 12 x 7 cm. [inspirado en La pequeña madrecita, Dir. Joselito Rodríguez, 1943. Foto: Agustín Jiménez.]

12 x 7 cm. guez, 1949. Foto: Jack Draper.]

Ana Acevedo, Cantinflas, Heliograbado, 12 x 7 cm. [Inspirado en Ahí está el detalle, Dir. Juan Bustillo Oro, 1925. Foto: Jack Draper.]

Artes visuales

Ana Acevedo, Viruta y Capulina, Heliograbado, 12 x 17 cm. [Inspirado en Ahí vienen los gorrones, Dir. Gilberto Martínez Solares, 1953. Foto: Jorge Stahl Jr.]

Nació en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, el 2 de enero de 1969. Estudió la licenciatura en pintura en la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Guadalajara. Desde el año 2005 radica en la ciudad de Fresnillo, Zacatecas. Ha tomado varios talleres impartidos por los maestros Ismael Guardado, Fernando Aceves Humana, Luz García Ordóñez, Jesús Reyes Cordero entre otros. Ha participado en cerca de 28 exposiciones colectivas y cuenta con 5 exposiciones individuales. Obtuvo el Segundo lugar en pintura mural “Viva México”, en Guadalajara, Jalisco. Realizó el Mural “Estampida”, en el Restaurant Francés, Guadalajara, Jal. Obtuvo el segundo lugar en el “Concurso La Virgen del Tepeyac” Fresnillo, Zacatecas; y el segundo lugar en pintura en el Primer Salón Premio Estatal de Pintura, Escultura y Fotografía Poeta Juan José Macías. Fresnillo, Zac. Desde 2009 a la fecha es coordinadora de atención a invitados en la Muestra Nacional de Cine de Fresnillo. Ha coordinado las ediciones 2009 y 2010 del Festival de la Muerte en Fresnillo, Zac.; y participado en la coordinación del área de exposición dentro del festival NOVEL, Foro Mexicano para el Cine Nuevo.


LA GUALDRA NO. 90

Por Mateo Estrada Gaviria Lunes 18. Interrumpí la lectura y la comida. Llegó JC. Prometió venir. Notas referenciales: El meteorito en Rusia. El ascenso de Máxima Zorreguieta al trono de Holanda. La renuncia de Benedicto. La medianía de la clase política mexicana. No hay discurso para el siglo XXI. Esas notas, tan lejanas a mí, al leerlas en Internet, me fueron inverosímiles. Les comprendí bulos para mi realidad. Intuyo que harán sutiles cambios en los rituales del poder. Acepto: leo a Clifford Geertz… Martes 19. Upsis, JC vino sobrio, limpio, entero. Todo. ¡Toda! Dice que quiere volver. Acepto la intermitencia, no la dominación. El pianista de pisos abajo, dejó una invitación para las jornadas pianísticas “César López Zarragoitia”. En un post escribió: En el recital toco a las siete, “así fue ayer, hoy, mañana, hasta el viernes”. Me parece tierno. Lástima de no coincidir… Viernes 22. Volvió Antonio. No pidió disculpas. Ni me preguntó cómo pagué el hotel. Actúa como si no hubiese ocurrido algo. Bueno, soy yo quien cree que pasó algo. Propuso un proyecto “interesante”, proyectar una especialización de la biblioteca: El fondo “Batalla de Zacatecas”. Para asentar la idea, trajo un manuscrito: “Verdad y mito de la Revolución Mexicana” de Ignacio Muñiz*. El documento trae notas al margen, del autor. Indicó, como siempre: “El proyecto debe estar para el próximo viernes”. Domingo 24. El viernes bebí como chacuaco. Vinieron Manuel y Alberto. Trajeron dos botellas de tinto. Yo tenía tequila y algo de cerveza. Bebimos todo y fuimos a Las Quince. Allí estaba el Güero-albañil... Venimos a la casa. Confieso: jode coger cuando uno no ama y todo es perfecto. La ñoñez va ganando terreno. Anoche volvió. Para variar, llegó ebrio (es bisexual). Hoy me propuso hacer un trío con un anciano. Dice que paga bien. El show sería en la casa del cliente. Acepté… (*) Ignacio Muñoz. Verdad y mito de la Revolución Mexicana, relatada por un protagonista. Gestación, estallido y consecuencias (tres tomos). México, Ed. Populares, 1960.

¿Todo cabe en la cultura sabiéndolo acomodar? Por Eduardo Campech Miranda Una de las definiciones que más rápido aprendí dentro del ámbito de las ciencias sociales, fue de la cultura: “Todo lo que hace el hombre”. Una definición tan amplia es como un jarrito, donde todo cabe, sabiéndolo acomodar. Así, en aquellos años ochenta del siglo XX, podía leer en las carátulas de los discos de acetato: La música es cultura. Lo mismo en un disco de música clásica, que en uno de Rigo Tovar y su Costa Azul, pasando por los de Manuel Bernal y su declamación del México, creo en ti. Años después entendí mejor esa concepción de cultura. Entonces salía de una función en el palenque de la Feria Nacional de Zacatecas. Se había presentado Juan Gabriel y acompañé a mi esposa al espectáculo. Cuando salimos, abordamos un taxi. El conductor preguntó con un aire de desprecio: “¿No me digan que vienen de ver al jotito?”. Sin esperar respuesta, continúo su interlocución: “Ése es pura jotería. El bueno es Joan Sebastian. Ése sí es hombre y tiene talento. Lo acaban de nombrar el poeta del siglo”. En ese momento perdí el hilo de la conversación. Pensaba en que para el taxista, “La Suave Patria”, “Los amorosos”, “Piedra del Sol”, “Avenida Juárez”, por citar algunos poemas relevantes del siglo, eran obras menores que poco o nada tenían que hacer al lado de frases como “Tatuajes de tus besos llevo en todo mi cuerpo”, o “Te voy a cambiar el nombre”… música celestial para el individuo.

Hace unos meses, cuando se transmitía uno de esos programas televisivos dominicales, donde la gente va a cantar y a exponerse, Carmen Alanís (una de las mujeres más cultas que conozco), publicó en su cuenta de twitter, algo así: “En la tele hay un programa donde hay varias personas en unas sillas como en círculo y un morro de apellido Paz” (claro, con las restricciones de caracteres propias de esa red social). De inmediato, otra chica twittera la reprendió (y esto sí es textual): “Es la Voz de México, y no es un morro, es Espinoza Paz, ignorante”. Finalmente, hace un par de días, leía la publicación de uno de mis contactos en Facebook. En un mismo espacio nos compartía su indignación, burla, asombro, de la presentación de José Luis Rodríguez, El Puma, en el foro principal del XXVII Festival Cultural. Me atreví a comentar que yo iría a verlo, sólo si se presentaba su hija Géminis. Él, me respondió, “¿Qué no traían broncas porque quiso abusar de ella?”. Entonces, acoté: “No, el que tuvo las broncas, porque ella era menor de edad, fue Mauricio Islas”. Socarronamente, me contestó: “¡Qué bien enterado estás!”. En estos tiempos en que el término cultura acepta todo, sólo dije: “Imagínate, que me entrevistaran en torno al tema, me daría mucha vergüenza pasar como un ignorante”.

Pablo Picasso, Abrazo (Étreinte), 1972


4 de marzo DE 2013

Desayuno en tiffany´s, mon ku

Por Miguel Ángel Reyes Cordero Colibrí del norte … Y esta alma tibia sigue flotando a la miel de tu rostro hecho flor derrapando al viento a péndulo de coqueto colibrí Trato de rehacer el instante de volar frente a tus ojos crear un amor de otra forma manifiesto no de alquitrán ni despilfarro de emociones que abaratan esta deseable pretensión Esta alma necia incorruptible aire de ausencias no vaga con la ilusión de dos gramos pesa más al sobresalto de revolotear tus rizos conjugados en multicolor deseo Es la ilusión de arriesgarse un lunes de amanecer soleado a tu espera que olvida fantasías presume latentes presencias Es mañana ésta de susurros luminosos que derrapan al viento a péndulo de coqueto colibrí

Alceste en bicicleta El 4 de junio de 1666 se estrenaba en el “Théâtre du Palais Royal” de París El Misántropo o El atrabiliario enamorado, obra en cinco actos y en versos alejandrinos. Esta comedia de caracteres, escrita por el dramaturgo francés Jean-Baptiste Poquelin –Molière–, es una obra singular dentro de la producción del autor: respeto absoluto de las tres unidades aristotélicas (acción, tiempo y lugar), respeto del decoro poético y creación de personajes que pertenecen todos a la misma clase social (alta aristocracia), como si por una vez, cosa rara en su producción, el autor quisiera complacer a los doctos. Desde su estreno en el siglo XVII, la obra –que critica las costumbres, la frivolidad y la hipocresía de la sociedad de su tiempo y de la humanidad en general y denuncia el amor propio, mal inherente a la naturaleza humana– ha sido traducida en varias lenguas, adaptada infinidad de veces para la escena y llevada a la pequeña y a la gran pantalla en múltiples ocasiones. Entre estas adaptaciones, destacamos la de Philippe Le Guay, Alceste à bicyclette, estrenada en 2013 e interpretada por dos actores franceses reconocidos por el público y la crítica, Fabrice Luchini y Lambert Wilson, en los papeles, alternados, de Alceste, personaje principal de la obra de Molière y de Philinte, su amigo y confidente. En la película, Luchini encarna a Serge Tanneur, un actor célebre que en la cumbre de su carrera ha abandonado el mundo del espectáculo para retirarse a la soledad de una casa en la isla de Rê. Wilson es Gauthier Valence, un actor galán de telenovelas, muy popular, adulador, que quiere llevar a escena El misántropo de Molière y que se desplaza hasta la isla para convencer a Serge de volver a las tablas.

Zozobra matinal Y me quedé esperando transitar al misterio de tus ojos al desayuno interrumpido por la siesta de una madrugada en discordia Soy un vigía improvisado de esta tibia mañana cuando el sabor de tu presencia se va desvaneciendo como la humedad de tus lentejuelas Durante una semana, entre conversaciones filosóficas, discusiones metalingüísticas, comidas y paseos en bicicleta, los dos antiguos compañeros, egotistas por igual, verán que su amistad se tambalea por viejos resentimientos, celos y la rivalidad por interpretar el papel protagonista de Alceste. Serge es meticuloso con el texto clásico, escrupuloso con los alejandrinos, la prosodia y la dicción, mientras que Gauthier prefiere interpretarlo a su manera, intentando modernizar el texto para adaptarlo al público del siglo XXI. Estas dos concepciones del teatro clásico se ven reflejadas en dos modos de vida: Serge es solitario, reacio a las nuevas tecnologías, clásico; Gauthier es mundano, conectado permanentemente a su celular, amante de los lujos y de su propio tiempo. Como Alceste, Serge representa el cinismo, la cólera, el rencor, el amor propio; como Philinte, Gauthier representa la falsa bondad. Aunque estos papeles se invierten a menudo en la película ya que los dos actores se turnan para interpretar a los dos personajes como si en el fondo Alceste y Philinte fueran la misma persona. Un enfrentamiento entre dos egos con lectura admirable del texto clásico de Molière, bellas imágenes de la isla de Rê y el tema “À bicyclette” de Yves Montand.

La media mañana me sorprende en una soledad cohabitable de sombras y ayuno esperando transitar al misterio de tus ojos y otros posibles encantos Denso Colibrí A Chucho Reyes Yo todos los días bajo a contemplar la ciudad desde mi más húmedos follajes de mis montañas norteñas de mis dulces paradigmas de sombrillas entristecidas de vacas luminosas de la sed de madrugadas de noviembres comunes de disgustos fugaces… Armemos la fiesta de múltiples peces y huevos de colibrí remendados en la frescura de los paraísos nauseabundos démosles dignidad comamos de las parturientas mañanas ésas cuando bajo todos los días a contemplar la ciudad porque nadie nadie se preocupa por ello… Y por eso el Colibrí desliza sus alas por los infestados callejones de dulzura incomparable a sus pasos… * Primeros tres poemas de cinco, que conforman la Cartonera “Misterios del Colibrí y otros plácemes”; editada en Zacatecas por Cartonera La Cecilia, ilustraciones de Juan Manuel García Jiménez. De venta en Librería Andre.a.

Río de palabras

Por Lluna Llecha y Carlos Belmonte

Misterios del Colibrí y otros plácemes*


LA GUALDRA NO. 90

ag en da cultur al

MARZO 2013

VIERNES y SÁBADOS Leyendas de Zacatecas Frente a Catedral / 20:00 horas SÁBADO 9 Sábados en la Cultura Danza, teatro música Escalinatas del Antiguo Templo de San Agustín y Plazuela Miguel Auza 18:00 horas Restauración Virtual del Antiguo Templo de San Agustín 20:00 horas MARTES 12 Lectura en voz alta “Leo, luego existo…” Con Julieta Egurrola Teatro Fernando Calderón 19:00 Hrs. Entrada libre MUSEOS Y GALERÍAS ANTIGUO TEMPLO DE SAN AGUSTIN Bioartesanía Colección del Museo de Arte Popular Permanencia: 15 de marzo Admisión: $30.00 MUSEO DE ARTE ABSTRACTO MANUEL FELGUÉREZ Oaxaca. Con un pie en la Abstracción Colectiva. Sala Temporal I Abstracción de Aguascalientes Colectiva. Sala Temporal II MUSEO FRANCISCO GOITIA Pintura Abstracta Diario del Exilio Obra del Mtro. Salvador Castro de la Rosa Permanencia: 17 de marzo

MUSEO ZACATECANO Carpeta Conmemorativa de Grabados de los 13 sitios de Zacatecas, ubicados en la ruta del Camino Real de Tierra Adentro, declarados Patrimonio Mundial, en la Categoría de Itinerario Cultural.

PROGRAMA MARZO 2013 CINETECA ZACATECAS. La Cineteca Zacatecas está ubicada en calle Dr. Hierro #303, centro histórico de Zacatecas. La proyección de las películas se realiza de manera gratuita, con fines culturales y educativos.

FOTOTECA DE ZACATECAS PEDRO VALTIERRA Zacatecas con Plata y Sílice Exposición individual: Carlos Segura Pérez. Permanencia: 7 de abril MUSEOGRABADO Exposición y venta de obra gráfica: Francisco Toledo, Vicente Rojo, Manuel Felguérez, Alberto Castro Leñero. Museo de Arte Abstracto “Manuel Felguérez” De lunes a sábado de 10h00 a 17h00 Tel: 492.103.04.07 www.museograbado.com MUNO Exhibición y venta de obra gráfica: Bem Dierckx, Marcelo Balzaretti, Plinio Ávila, Ernesto Morales, Adam Leech. Objetos de diseñadores mexicanos Tacuba 128, centro histórico De lunes a sábado de 12pm a 21pm horas Tel. 492.126.56.32 www.muno.com.mx TALLERES Diplomado en Literatura Zacatecana Impartido por el Mtro. Veremundo Carrillo Primer módulo, inicia el 25 de febrero Sala Ex Libris del Centro Cultural Ciudadela del Arte Lunes de las 17:00 a las 20:00 horas. Inscripción: 300 pesos.

5 Aniversario del Centro de la Gráfica de Zacatecas CICLO DE CINE LOS PINTORES Y SU OBRA Sábado 2 de marzo, 20:00 Hrs. LA AGONÍA Y EL ÉXTASIS Dir. Carol Reed Estados Unidos / 1965/ 139 min. Miércoles 6, 20:00 Hrs. REMBRANDT Dir. Alexander Corda Reino Unido / 1936/ 84 min. Jueves 7, 20:00 Hrs. LAUTREC Dir. Roger Planchon Francis / 1998/ 125 min. Viernes 8, 20:00 Hrs. LA JOVEN CON EL ARETE DE PERLA Dir. Peter Webber Reino Unido / 2003 / 91 min. Miércoles 13 GOYA EN BURDEOS Dir. Carlos Saura España / 1999/ 104 min. Película comentada por Fernando Jiménez Jueves 14 BASQUIAT Dir. Julian Schnabel Estados Unidos / 1997/ 106 min. Película comentada por Jovita Aguilar

Íride Martínez

María Daniela y su sonido lasser

23 de marzo, 20:30 Hrs. Plaza de Armas Nació en Costa Rica en donde comenzó su educación musical. Subsecuentemente continuó sus estudios en Los Ángeles, en Italia y en Munich. Ella ha sido ganadora de concursos muy importantes a nivel mundial. Regularmente participa en los festivales de Salzburgo, Bregenz y Glyndebourne. Ha participado en La Scala y las Casas de Ópera de Viena, Dresden, Munich, París, Riga, Berlín, Leipzig, Koln, entre otras.

25 de marzo, 19:30 Hrs. Plaza de Armas Es un grupo mexicano de género Electropop. Está compuesto por Emilio Acevedo y María Daniela Azpiazu. En el año 2005, publicaron el primer disco María Daniela y su Sonido Lasser, que fue reeditado el año siguiente incluyendo dos temas más, Chicle de menta y Carita de ángel, y quitando Yo soy así (remix).

Alan Pingarrón

25 de marzo, 20:30 Hrs. Plaza de Armas Banda irlandesa de rock, formada en Limerick en 1989 bajo el nombre de The Cranberry Saw Us; más tarde cambiado por la vocalista Dolores O’Riordan. Aunque muchas veces es asociada con rock alternativo, el sonido de la banda también incorpora elementos de metal, post-punk y pop rock. The Cranberries saltó a la fama internacional en la década de 1990 con su álbum debut, Everybody Else Is Doing It, So Why Can’t We?, que se convirtió en un éxito comercial y vendiendo más de cinco millones de copias en Estados Unidos. El grupo fue uno de los grupos de rock más exitosos de los años 90 y vendió más de 14,5 millones de álbumes sólo en los Estados Unidos, mientras que a nivel mundial la cifra asciende a más de 40 millones de discos. La banda ha logrado cuatro top 20 álbumes en el Billboard 200 (Everybody Else Is Doing It, So Why Can’t We?; No Need To Argue; To the Faithful Departed y Bury the Hatchet) y 20 sencillos en el puesto ocho de las Alternative Songs.

23 de marzo, 20:30 Hrs. Plaza de Armas Inició sus estudios de canto con Pedro Heredia, y desde el 2001 a la fecha, técnica vocal con Leonardo Mortera. Ingresó a la Escuela Nacional de Música en el 2003 en la Licenciatura de Canto. Ha sido solista con las principales orquestas de su país. Fue galardonado por la UNAM con la medalla “Gabino Barrera”, tras obtener el promedio más alto de su generación.

Paloma San Basilio 24 de marzo, 20:30 Hrs. Plaza de Armas Nace en Madrid. Estudió en la Universidad Complutense de Madrid unos años de Filosofía y Letras y Psicología antes de dar comienzo a su carrera artística en 1975. Ganadora del premio Grammy Latino a la Excelencia Musical en 2006. En el año 2007 recibió el disco de Diamante por haber superado el millón de copias vendidas a lo largo de toda su carrera. Es una de las intérpretes más populares y prestigiosas en idioma español, tanto en la canción como especialmente en el teatro musical.

The Cranberries


4 DE MARZO DE 2013

Como parte de su Programa de Formación - Museograbado ofrece 6 becas de impresión por un monto máximo de $ 24,000 PESOS con la intención de formar impresores en los procesos de colaboración con artistas contemporáneos, edición profesional y conservación de obra sobre papel. Dirigido a: impresores que busquen refinar sus habilidades para la edición de estampas en calidad museo. Es necesario tener conocimientos avanzados y experiencia de edición en grabado, litografía o serigrafía. Es fundamental que posean habilidades comunicativas, actitud de servicio y de trabajo en equipo. *Esta beca no es para artistas. Fecha límite de solicitud: Marzo 15, 2013. Fechas: cada impresor tendrá fechas y horarios flexibles según las necesidades del Museograbado y las fechas que fijen los artistas con quien colaborará. Se busca que el becario imprima las ediciones resultantes de su colaboración con los artistas y éstas serán evaluadas por Museograbado y el artista para la continuación de su beca. Al terminar su período, recibirá una constancia de participación. Hospedaje: tarifas especiales en hostales y hoteles cerca del Museo Felguérez para los impresores foráneos. Solicitud: Enviar a cursos@museograbado.com la siguiente información: CV / Identificación oficial / CURP / Lista de artistas con quien ha colaborado en gráfica. 5 imágenes jpg de estampas realizadas por otros artistas e impresas por el solicitante. NOTA: El monto exacto de la beca será asignado previamente con cada beneficiario según sus habilidades, disponibilidad y ediciones a imprimir.

Juan de Tolosa, 104 Centro, Zacatecas, Zac. 92 267 46 Frente a la Fuente de los Conquistadores Facebook: mykonoscocinamediterránea Twitter: mykonoszac


LA GUALDRA 90 / 4 DE MARZO DE 2013

El vuelo

Todos nos morimos

Por Edgar Khonde

Por Pilar Alba

Río de palabras

Al fin y al cabo todos nos morimos. Nos vamos consumiendo, poco a poco como peces fuera del agua. Salimos del vientre y damos la primer boqueada, tomamos aire porque sentimos que se nos va la vida, y en efecto, así es, se nos va yendo poco a poquito. Inventamos juegos, distracciones, religiones, filosofías, tratamos de encontrar un sentido mientras la vida se nos va acabando. Yo ya entendí el juego, ya me di cuenta de lo inútil que resulta despertar por la mañana, el ritual del baño, elegir el mejor atuendo, salir con una sonrisa, buscar en los otros una mirada una mueca de complacencia y nada. Llegar a la oficina, buscar el sustento diario que asegure la vivienda, los alimentos, un techo y la relativa seguridad que cada día

se ve más amenazada. Y ahí tampoco pasa nada, el tiempo transcurre lento, cada sonido del segundero agrava la agonía burocrática que se ve concluida al checar la tarjeta. Saliendo comienza la otra rutina, la agonía disfrazada. Se juega a encontrar la felicidad en la comida rápida, en las compras a crédito, en los programas de televisión. Lo peor de todo es cuando llega el amor y, entonces, se tiene la ilusión de que todo será distinto, nos llena la esperanza de que éste podrá redimirnos, que nos hará diferentes, pero también, como todo, se acaba. Por eso yo ya no pienso hacer nada de nada, esperaré en este sillón así sin moverme, ausentándome de todos esos juegos… al fin y al cabo; ya sea tarde o temprano, todos nos morimos, no queda nada.

Sintió una sacudida y salió disparada, la habían despertado de su letargo, ahora viajaba tratando de alcanzar la velocidad de la luz. Voló, tal vez no a la velocidad de Supermán, pero qué importaba, había cosas que ni siquiera se movían, y ella volaba, no tenía alas, no necesitaba de ningún otro artefacto que ella misma, volaba mejor que los hombres en sus aviones, volaba esquivando sombras, con fuerza. No sabía dónde, ni en qué momento, se supo eterna, se creyó invencible, y de algún modo lo era. Sus compañeras comenzaron a preguntarse sobre su paradero, hacía tiempo que nadie la veía, dormíamos juntas, dijo una de ellas, tal vez se cansó, se decidió a viajar, secundó otra. Preguntaron, pero nadie respondía, está perdida, concluyeron. Volaba, con una energía extraordinaria, se enfrentó contra un obstáculo y salió librada, ahora tenía la seguridad de que nada era capaz de detener su vuelo. Se alzó tratando de

tocar las nubes, tratando de contemplarse sobre el cielo, quiso incluso tocar el sol. Comenzó a descender, pero había perdido todo tipo de noción, estaba ebria de sí, ebria del aire y la velocidad, bajaba y ella pensaba que se proyectaba hacia el espacio, pensó en Curiosity y Marte, entró descontroladamente, rompió las baldosas. Se detuvo, tocó carne, supo, recordó que alguna vez le habían contado que tarde que temprano toda bala encontraba la carne, supo que el fin había llegado, trituró el hueso, aplastó las fibras, si le hubiesen dicho que hay un túnel y una luz, ella hubiera declarado que la carne es mucho más que la luz; saboreó la sangre y le gustó, ahora sabía que cuando volviera a salir, añoraría ese lugar, esa nada tan caliente en donde habíase incrustado. Se hizo lenta, se durmió. Sus compañeras la reportaron, se busca bala perdida. Nadie la volvió a ver.

Canción de cuna para una bañera pequeña [Léase mientras se escucha: Té para tres / Soda Stereo]

Por Roberto Galaviz* Ya no hay tiempo para los elogios, ni está, ni existe la anatómica sonrisa de tu fonética espalda mientras diacrónica sumerges la terquedad inmóvil de un tobillo izquierdo en trescientos veinticuatro litros de agua y catorce palabras que nunca diremos Es la hora indicada en que las palabras y el tiempo c a e

n

de las apariencias para dar paso a los gemidos -nos besamos en la ceguera explosiva de la madrugada como fotografiando la predisposición semántica de los suspiros que casi olvidan su equipaje¡Que alguien haga una corrección onomatopéyica a la brisa que desprenden las fuentes! ya no hay tiempo para los elogios apresúrate ya casi somos ( ) paréntesis

Edgar Degas, La tina, 1886


La Gualdra No.90